Sie sind auf Seite 1von 134

“Toda obra de arte es hija de su tiempo”

Kandinsky.

“Mis obras son obras de todos los tiempos”

1

ia.

No creo en ti.

No creo en ti y duele no tenerte

Más por saberte que por carecerte

Más por entenderte sin conocerte

No creo en ti y duele no tenerte.

Más por morir sin importarte.

No creo en ti mi dios que no calmaste

No creo en ti compasión que no mostraste

Mas por no querer amarme si un día me hiciste y me olvídate.

Porque de niño me enseñaron a temerte

Porque mi madre dijo que había de quererte

Porque mi esperanza deseaba mejor suerte

Porque mi vida te necesitaba para ser fuerte.

Te busque sin encontrarte

Te ame sin ser amante

Te adore por tus pasos que escuche delante

Te pregunte por saber que era errante.

Mis ojos nunca te vieron y no dude tu vista

Mis manos no te sintieron pero supe tus dedos de artista

2

Mis oídos sin oír oyeron que por fin mi vida estaba lista

Mis olores y sabores te olieron y supieron, mi autor solista.

Te cante sin siquiera esperar que tú me oyeras

Te alabe sin esperar que nada me dieras

Te defendí aun cuando otros males me dijeran

Te llore sabiendo que no había hora en que tú me sintieras.

Porqué no bebí sin agradecerte

Porqué no comí sin enunciarte

Porqué no te dije más que para glorificarte

Porqué no te use siendo farsante.

No creo en ti y duele no tenerte

Más por saberte que por carecerte

Más por entenderte sin conocerte

No creo en ti y duele no tenerte.

Más por morir sin importarte.

No creo en ti mi dios que no calmaste

No creo en ti compasión que no mostraste

Mas por no querer amarme si un día me hiciste y me olvidaste.

Porqué ahora no puedo más saberte

3

Porqué en todos los reinos te encuentro ausente

Porqué no puedo más pensarte sin ofenderte

Porqué te conozco solo como bueno sin presente.

Te vi en mis adentros confundirte y esfumarte

Te sentí en mis hermanos morirte y transformarte

Te encontré invisible en bocas hambrientas escaparte.

Te contemple sin nada hacer por inocentes, mal de tu parte.

Mis dolores no sanaron

Mis temores se quedaron

Mis amores se apartaron

Mis huesos se quebraron.

Te perdone por no quererme

Te encontré por no buscarme

Te escuche por no hablarme

Te ame aun que fueras a matarme.

Porqué no pedí para mi pan ni carne

Porqué no pedí sin entregarme

Porqué no pedí sino para darte

Porqué no pedí que me dieras sin darte.

4

No creo en ti y duele no tenerte

Más por saberte que por carecerte

Más por entenderte sin conocerte

No creo en ti y duele no tenerte.

Más por morir sin importarte.

No creo en ti mi dios que no calmaste

No creo en ti compasión que no mostraste

Mas por no querer amarme si un día me hiciste y me olvídate.

5

Elegías de una bruja

Elegía I

A cuando la gracia nos cobijaba y nos mecía

Cuando disfrutábamos la maldad que nos placía

Valientes éramos en los rincones

Escondiendo nuestros cuerpos en las sombras

La vida no sonaba hueca y hasta las ventanas parecían ser las puertas

Veíamos las flores sobre la mesa marchitarse mientras las moscas en sus contornos se

morían

Quién diría que fuimos felices cuando después del crimen nos lamíamos los bigotes

No había hombre tan dulce en toda la tierra que calmara nuestros goces

Pero ahora estamos quietos, andamos con el resto de los ciegos

Nos contentamos con las tonterías del resto del mundo donde nos perdemos y mezclamos

Nos sentamos apacibles a contemplar lo aburrido que hasta el perro haya interesante

Nos agotamos por la noche y casi sin sentido metemos nuestros cuerpos en la cama

Y aun por las noches despierto con sobresalto cuando recuerdo nuestras fechorías

No tengo culpa alguna en mi pasado, tengo náusea por mirarme atrapada en la

desgracia

Recuerdo la libertad con la que corrías escapando a la tragedia que seguía tus zapatos

Pasas por aquí cuando te pienso porque te extraño, ¿Qué será de tu vida mi ángel

muerto?

¿Qué habrá sido de tu maldad mi demonio inquieto?

No lloro mas tu partida, es que mi pecho suspira tu bacante despedida

6

Mis manos ahora siempre están quietas, por mis narices ya no se pasea el olor de lo podrido

Y en esta tarde clara obscura y siniestra, mi cuerpo tus labios reconoce perdidos

Pienso en tu palabra, pacto no reconocido en ningún libro, toma suave la navaja por el

filo

Cortaste por detrás de las rodillas para que no pudiéramos apartarnos

Pero te has ido, ya no gozo, ahora rio, y las delicias en humos se adelgazan

Y

los huesos sin la carne ya no son lo mismo

Y

me pregunto qué haré para olvidarte, como tomare las rosas por las espinas

Si ya no estás para deleitarte con mi sangre

Es que la locura en que comimos sin ti ya no es lo mismo

Es que el mundo de repente me pide que tenga sentido

Y

no puedo, me cuesta tanto aceptar que un chiste es cómico por no ser divertido

Y

mis piernas ya no quieren caminar, y mis ojos no quieren ni ver, y mi cuerpo no tiene

rasguño

Es que estoy tan pura sin ti, que me duele el cuerpo todo por estar tan sana

¿Donde encontrare ahora mano que quiera estrangular mi cuello?

¿Donde hallare ojos que quieran estar dentro de mi cuerpo?

¿A dónde correré buscando ayuda para terminar de remendar la carne en la cocina?

Estas muerto y no tengo herida, no hay razón para llorar amargamente

No hay razón para prenderle fuego a las cortinas.

¡Y ay de mi cuerpo! cuando siendo las tres de la mañana nada impulse meterse al agua

fría

De ahora en adelante mi cuero blanquecino se pondrá obscuro por salir

Mis senos no tendrán mordiscos en sus puntas, y mi espalda estará desierta de tus garras

7

No veré más tu rostro enfermo y agitado, no me tomaras enfadado por detrás de la cintura

Me sentare sola por las mañanas a tomarme un té de rata, y casare tontamente

contenta las arañas de sus esquinas

Ya no estaré triste cundo vea un amigo, y el postre no será mas de niño sino de higo

Y

cambiare con el tiempo, y oler perfumes, tal vez me guste más que el musgo

Y

tomare los caminos más claros para llegar al río, ya no atravesare el bosque espeso

esperando ser perseguida por los lobos.

Y en verdad lo siento, porque esa vida buena será cosa de costumbre

Porque no tendré más el gusto por el susto y lo horrible

Porque no tendré momento de espanto ni de lo vello lo terrible

Y de verdad lo siento, porque no seré más una bruja voladora de cielos nublados

Porque no habrá buitre que tema ante mí estar alado

Porque no será igual la sopa de hierbas y sapo, ni las tartas de alacranes remolidos

Es que el mundo entero piensa que por no ser buena no siento

Es que la gente olvida que no soy un monstruo por ser de naturaleza extraña

Es que en sus miradas se miran las ganas de quemar mi amor tan simple

Solo porque amo lo que a sus usos parece horrible

¡Y que si en mi cuarto las velas resplandecen toda la noche!

¿Es que por ser bella y eternamente joven tengo que arrugar mi corazón para dar gusto a

su envidia?

¡Y que si a mí las bestias me apasionan!

¿Es que tengo que enterrar lo que a mi cuerpo agrada solo porque al resto el corazón

destroza?

¡Y que si yo prefiero la penumbra de la noche más que el brillo de la mañana!

8

¿Soy por ello tan diferente que merezca mi cabeza la cuchilla?

No veo la diferencia tan clara, mis pociones son iguales que sus médicos, lo mismo curan

lo mismo matan.

Mis hechizos semejantes a sus oraciones, las mismas veces atinan y las mismas fallan.

Mis cantos solo cambian de palabras, yo descanso lo mismo cuando nombro espíritus y

fantasmas, es lo mismo que sus frases rosas y sus menciones santas.

Pero ahora estoy sola, ya no estás para cobijarme, te has ido sin querer llevarme.

Por fin me traicionaste con su dios, te fuiste esclavo de amor mi diablo, su amante.

9

Elegía II

¿Qué haré ahora con la lechuza que nos canta?

¿Le arrancare las alas para en caldo devorarlas?

¿La encerrare en jaula como hacen con los petirrojos las doncellas?

¿Lo espantare para que vuele a posarse sobre los nopales?

¿Qué con el alebrije del sótano que me regalaste?

¿Lo matare de hambre sin las cosidas manos de bebes o sin las cabezas crudas de pescado?

¿Le arrojare al campo para que libre juegue asustando a los pastores?

¿O también le comeré en un pastel de amarga masa suave?

No lo sé, ya no se… ¿Será que tu muerte me exige la vuelta para que sea cuerda?

¿Es que acaso debo caminar arrepentida hacia la luz?

Pues hasta el silencio se ha quedado mudo, ya no tiene voces bajo la cama

Mi cabello ya no conserva su brillo negro, no quiere tocar el suelo, se conforma con

acariciarme los talones

Ya no veo rostros sobre las brasas, ya no tengo el gato junto de la almohada, mis tijeras

tampoco tienen filo

Mis hermanas viven sin asilo, les quemaron los pies, les enfriaron su cariño por las

plantas

Y yo no sé qué hacer, tengo miedo de salir, pues los hombres poblaron la noche con sus

antorchas, ¡Me cazan!

Y yo no sé qué hacer, tengo miedo de morir, no por la muerte que nos quiere, sino por los

recuerdos que se marchan.

Yo también conservo mis ritos, gimo en círculo de fuego, carcajeo y doy mis gritos

10

Lavo mi cara en el reflejo de la luna, cuelgo patas y transformo mi cuerpo en esfera

flameada

Aun hablo al cuerno como ellos a su cruz, e igualmente ante los sordos me siento

desdichada

Y ¿Que será de mí, ahora que no consigo saber el qué de mi casa?

¿Que será cuando la lluvia reclame mi tristeza bajo su calma?

¿Quién dirá que soy hermosa aun con el fruto de mi pecho terrible?

¿Cómo bailare el baile de los antiguos sabios infernales?

No me quejo ante tu boca tumba porque te fuiste

No reclamo tu lejanía si debiste

No me incumbe saber si de las sombras te apartaste o si a los cielos regresaste o de donde

viniste o saliste.

Es que no entiendo a los hombres buenos crueles, es que no tiene forma lo que me enseñaste

Es que ¿Si yo era mala por ser buena o buena por ser mala, como fue que me engañaste?

No lo entiendo ¿Si su dios que es bueno les mostró lo bueno porque quieren para mí lo

malo?

No lo entiendo ¿Si buscando la verdad se engañan no queriendo que yo viva, como seria

yo cosa falsa aun estando muerta?

No lo entiendo ¿Por qué me llaman demonio si yo solo como la hiena, como y vivo como

manda mi naturaleza, mientras ellos que llevan dentro a los santos para que les

protejan de mí están ansiosos de actuar como demonios contra mi cuerpo y dispuestos a

pasar por encima ensuciando su conciencia?

Quizá el mundo está un poco de revés, quizá habíamos de darnos tregua

Quien sabe sino el tiempo nos cambie de nombre y ellos sean los monstruos

11

Pues uno nunca sabe que cosas traiga la tormenta, o que cosas se lleve el terremoto

Puede ser que el viento arranque sus espíritus y los ponga todos en mis manos para que yo

les salve, quien sabe, tal vez nunca nada pase.

Tal vez mi llanto nunca cese, y tenga que vivir eternamente sepultada

No lo sé, quizás uno de nuestros invisibles amigos de confianza nos clave cuchillo por la

espalda

Y por un rato ahora moraremos juntos, esperando mutuamente encontrarnos sin ser

vencidos

Solo esperando hacer más larga nuestra vida, porque en lados opuestos fuimos colocados

Yo cargare mis venenos y con belladona mis brebajes para cuidarme, ellos andarán con

lanzas, arcos y de cruz sus trajes

Viviré quizá más que un poco, pues mi vida es frágil por ser larga, pero usare mi canto

que a los hombres aletarga.

Clavare mi beso con sus hijas para convertirlas, alargare mi saliva hasta las cunas de

sus niños

Y estrechare mi corazón para no lamentar por nadie

Así hasta que vuelvas a mí, o alguien pruebe la prueba de matarme.

12

Elegía III

¡Pero qué importa ya!, Nada importa, vivamos mientras podamos los más vivos

¡Nada importa ya!, Que mueran mientras mueren los más muertos

¡Vamos! Vayamos y cantemos, bebamos, holgazaneemos y gocemos nuestros cuerpos

No demos calma a nuestro fin, no finjamos que nos vamos, gritemos y bailemos

Ahora que podemos y mientras todavía nos movemos, vino y miel, sangre, y dolor en la

piel

Soy bruja, bestia del infierno, espuria, y mil males peores, y ¿Mientras? penes y

demonios, tetas tibias, labios rojos.

No he venido para sufrir, en mi, ni falta, ni pecado, no tengo miedo de vivir, quiero

monstruos, malos chistes negros, jóvenes deformes, y llagas en las manos, poner mis ganas

en un cuerpo frito, llenar con grasas mi apetito, y pan tostado con polvo de hueso untado.

Y esta noche las estrellas nos arrullaran, música siniestra escucharemos, con tambores

ancestrales y violines desafinados, golpearemos con deleites a los sacrificados, y no

descansaremos, nos tocaremos, nos tocaremos, nos tocaremos…

Pondré sobre mi cabeza el cráneo de un puerco, alzaremos las miradas y miraremos los

ángeles que se le escapan para venir a hacernos compañía, entonces nuestra orgía tendrá

buena forma, porque no llegamos a nuestros cuerpos para arrepentirnos de tenerlos.

Levantare mis faldas, golpeare con gusto otros cuerpos contra mis nalgas, lameré lo que

me pongan enfrente, jamás diré ¡Basta es suficiente! Y a si en el más bello goce cuando

acabe gritare, gritare, gritare…

Vamos ya, que aun no es tarde como para ser temprano, festejemos las fiestas en su

nombre, yo pondré el incienso en las cinco puntas, yo diré el conjuro a la negra noche, yo

13

misma prenderé los leños a los banquetes, frutas rosas, ojos duros, hervidos cabellos, uñas

cristalinas, y colas de serpiente.

Y entonces por fin, tal vez solo por una noche no estaré sedienta, olvidare sus rabias, y no

estaré ni enojada ni contenta, y no pensare en el limbo, y no sentiré mi corazón haciendo

ruido, no te veré la sombra que dejaste para seguirme, dormiré con ella, rociare sal con

mis dedos en las tumbas.

No tendré que apretar más los dientes.

Y te recordare, ¡Entonces te recordare vivamente! y si mi muerte desean, ¡Que su dios les

bendiga!

¡Ojalá que se muera, toda la gente!

14

Canción para una noche de espantos.

Din dan, sonara la campana,

A

cenar la campana te llama,

Y

el llamado la noche que anuncia,

El anuncio de la penumbra.

Din dan, sonara la campana

A tu cama paciente te llama,

Duerme niño inocente

Callado imagina en tu mente.

El frío que rosa tu almohada

El sonido del viento que aúlla

Siniestro eco que arrulla

Tu madre ya duerme callada.

Tus rodillas comienzan a temblar

Y los dientes que chocas quieres callar

Pero ves que no puedes

Y prender la linterna tu quieres.

Niño cobarde, eres peor que una rata

Y la sombra que no se aparta

15

¡Es tonto aquel que se levanta!

Quieres gritar pero no quieres a mama despertar.

Clic clac, suena el reloj

¿Dormirte tu quieres?

¿Luz tu prefieres?

Viene el terror.

Clic clac, suena el reloj

Los monstruos ya vienen

Los muertos te tienen

No tienes amor.

Clic clac, suena el reloj

El diablo bajo la cama

El duende bajó de su rama

Tú tienes temor.

Y en el fondo del cuarto que brillan

Los ojos demoníacos que astillan

Pupilas rojas que miran

Las sombras negras hacia ti caminan.

Y más lejos se oyen

16

Las risas malditas

Las pisadas queditas

Son las bestias que comen.

Niño podrido tú hueles

Saben los locos que tú eres

Saben las arañas que no duermes

También saben quién manchó los manteles.

Ahora serás castigado

Estarás para siempre

Hasta volverte serpiente

En un cuarto negro encerrado.

Tus ojos se los comerán los gatos

Un esqueleto morderá tu cabello

En la boca te pondrán un chile de cello

Y por ser un mal niño te patearan los zapatos.

¡Niño ingrato tu eres!

Y por eso pronto serás

Esclavo de los peores quehaceres

Y nunca escaparas.

17

Y los malos a carcajadas

En el trasero te darán

Duras palmadas

Y nunca acabaran.

Ya verás como sangras

Ya veré como aprendes

Y

convertido en perro, como ladras

Y

vuelto niño como te dueles.

Clic clac, suena el reloj

Y más lejos tú escuchas

El canto de las lechuzas

¡Tus huesos esperan con un buen sabor!

Clic clac, suena el reloj

Las brujas te quieren

Los fantasmas te sienten

¡Que comience el clamor!

Jajaja, nos reiremos todos

Te jalaremos las patas,

Te cortaremos y meteremos en latas

Te bañaremos con apestosos lodos.

18

Jijiji, nos reiremos todos

Te cocinaremos

Luego te comeremos

O te empujaremos a los lobos.

Jajaja, nos reiremos todos

Y

un mosquito que zumbe por siempre en tu oreja

Y

verdes moscas pondremos en tu lengua pareja

Jijii, nos reiremos todos.

Y

el silencio te perseguirá

Y

una imagen pesadilla que anuncia

Un muñeco que a tu desespero no renuncia

Tus lamentos nadie escuchara.

Din dan, no sonara más la campana

La campana que a cenar te llamaba

Del sueño no despertara tu madre amada

Y no cenaras nunca más, nunca, nada.

Din dan, no sonara más la campana

La campana que mama agitaba y sonaba

Din dan, no volverá a sonar la campana

19

La campana que no suena es más liviana.

¿Ya será de mañana?

20

La espada, la amada y tres gatos

¿Qué anuncias gato?

En esta tarde clara.

Que a poco se obscurece

Trayendo la noche fantástica

Hasta para el que no la merece.

Ven a tallarte conmigo

Ven pequeño amigo

Dame la suerte de tu estrella

Dámela antes de ir por ella.

¿Pero qué haces aquí?

¿De dónde pudiste salir?

¿Qué importa pequeño animal?

Yo no creo ni en dios ni en el mal.

Ahora me voy,

Ya que la noche se pone oscurecida.

Y tú retorna a tu hogar

Antes que otro se coma tu comida.

¡Este gato otra vez!

¿Que no vez que por ti no puedo

21

Retrasar mis pies?

¡Vete gato, vete!

Que mi amada

Ya debe estar impaciente.

Por fin el gato se fue,

Ahora ya se fue y solo resta

Encontrar a mi amor contenta.

¡Pero es que no puede ser

Que otro gato vino a aparecer!

Qué raro que encontrara

Otro como usted.

Un placer

Pero debo abandonarlo

Otro día quizá

Podamos platicarlo.

¿Pero qué sucede esta noche?

Oigo detrás mío maullar un felino,

Pero ni siquiera volteare

No puedo mas ser un distraído.

Por fin alcanzo a ver

Su puerta ensombrecida

22

Bajo la luz del farol

Que el viento puede mover.

Ojala no esté su cara enrojecida

Por lo tarde que mi llegada puede ser.

¡Pero otro gato!

¿Qué es esto?

En su puerta

Acurrucado

Gato negro

Apártate que está cerrado.

Entonces el gato no se mueve

Y

no quiero empujarlo

Y

miro de su puerta el número nueve

Tal vez si toco alguien venga a quitarlo.

Mejor no, miro para este y el otro lado,

Y si nadie me ve, puedo patearlo.

¿Pero quién está allí junto del árbol?

Es silueta de mujer.

¿Es que es ella? ¿Pero quién es él?

23

¡Ahora se besan! ¡No puede ser!

¡Si es ella! ¡Pero quien es el!

¡Maldita sea! ¡Tengo la cara entumecida!

¿Pero qué puedo hacer?

¡La odio ahora! ¡Otro gato!

¡Lo odio también a él! ¡Estoy frío y estoy sudando!

¡Morirán los dos! ¡Ya son tres gatos!

¡Saquemos pues el arma fiel!

¡Matemos estos insensatos!

¡Con un solo golpe como si fueran patos!

¡Mi espada está entre sus cuerpos atorada!

La arrancare, limpiare la sangre

Pero antes me asegurare, en seguida me marchare.

¡Pero si no es ella!

¡Es su hermana!

¿Qué he hecho?

Se acelera el latir de mi pecho.

Y

oigo una voz detrás

Y

dice mi nombre

¡Pero es ella!

24

¡Mi amada!

¡Ella sabe!

La cosa es más complicada.

Tengo miedo.

¡También a ella debo matarla!

¡Pero la amo!

De nada sirve mi amor

Si su alma a la mía no puede amarla.

Un cobarde soy, ¡Un cobarde!

Pero mi cuerpo ya no se detiene.

Y ahora mi espada en el pecho

Ella tiene.

¡Corre! ¡Corre! ¡Corre!… Lo recuerdo todavía…

¡Ese gato! Algo me decía…

Lo recuerdo todavía…

Él era el único que con mi desgracia

Se divertía.

25

Fantasma.

¡Ha! si tan solo un día pudiera abriendo mi cuerpo encontrar dentro un espíritu o

fantasma,

Miraría paciente sus ojos llenos de ira y de rabia, le pediría perdón, luego le arrancaría,

Le enviaría lejos de mí donde no sufriera cárcel ni tuviera que estar callado, le amaría.

¡Ha! Si por una vez mis líneas se vieran, si paseando por algún sitio tropezara con algo,

Si mis manos pudieran traer las formas, entonces sonreiría alegre por ser un hombre

completo,

Entonces andaría entusiasmado, nunca cesarían mis ganas de crear las cosas que nadie

ha creado.

Y si quizá, en alguna pizca de tiempo oyeras mi voz que te dice, o mi aliento caliente

rozara un cuerpo duro,

Bastaría a mi esencia un toque de nada para saber que no soy una sombra que

deambula en un mundo sin cuerpos,

Porque oiría siquiera un gato nocturno gruñendo en el lomo de una amante ferozmente

herida apasionada.

Y que día aquel que imagino, donde la luz penetrando las sombras me diera un blanco

esqueleto,

Que hermosa mi piel se pondría llena de carne gruesa maciza y de roja sangre corriente,

Mis ojos grandes y abiertos, blancos y negros, bellos como dos truenos entonces te verían.

26

Y que noche ennegrecida aquella donde a obscuras caminando hacia algún sitio mi

silueta chocara con un bulto,

O

si

encendiendo

una

vela

quedara

deslumbrado

ante

su

llama

azul

y

rojiza,

maravilla fosfórica ardientemente plasmada y liza.

Que noche, mi noche primera seria, me quedaría tendido despierto mirando los puntos que

brillan enterrados en el tizne de arriba.

¡Ay! Pero ninguna mirada se detiene en mis filos, ningún sonido venido de labios se me

dirige, ningún pensamiento en mí se detiene.

¡Ay! De mi y de mi estado, no soy, no fui, y nadie me tiene, ¡Ay! qué raro invierno este de

mis eternidades, que frío es este tan indiferente.

¡Ay! Si un día mis pasos pisaran, si mis caricias se fueran, si mis quejidos se oyeran, con

gusto entonces me entregaría hasta a los tratos atroces. Entonces lloraría, cantaría,

tendría tenue sonrisa, también besaría las piedras y flores.

Si un pensamiento falso en mi corazón se clavara con tal que fuera uno vivo de a

deberás.

Si un relámpago clandestino de un dios piadoso me consumiera de este tan calmado mi

limbo.

Si tan solo un demonio maldito al infierno me arrastrara, no importaría que fuera

castigo.

No me arrepentiría de nada, no mientras fuera yo lugar de algún sitio.

siquiera un miserable capricho.

27

Si fuera

Pero no estoy, no soy, y tampoco me marcho, pienso, creo, no estoy ni de pie ni sentado,

Y ni las sombras me cubren, ni los silencios me atraviesan, y las ideas tampoco me

señalan.

Porque en este hueco sin espacio vine a caer, en este abismo con tiempo suspendido que me

sujeta entre lo muerto y lo vivo.

¿Qué error soy me pregunto? ¿Qué accidente malogrado? ¿Qué casualidad sin pasar o

misterio no completado?

¿Qué pregunta hay que gritar para ser en respuesta enteramente pronunciado? ¿Qué

luz debo adorar para dejar de ser esta interrogante?

¿Qué oscuro debe ser sepultado? ¿Qué fulgor a de iluminarse? ¿Qué soledad debe ser

guardada para que salga o brote de ella dulce palabra?

¡Ah! si tan solo un día no fuera tan triste mi condición, si pudiera frenéticamente un

susto, si mi angustia se apartara.

Si

encontrara

un

límite

a

este

vacío,

si

hurgando

en

descubriera

alguna

consistencia, si fuese yo un espíritu cualquiera en esfera confusa.

Si hubiera nacido, o una mentira se me rebelara, ¡Ha que dicha entonces porque no sería

más un fantasma! Sino solo una figura feliz, que es como todo, que vive y que mata.

28

Niño malcriado.

Si tú crees que el mundo es nefasto y horrible, si por todo andas enojado o triste,

Si no quieres obedecer a mama, o si quieres engañar a papa,

Ven, acércate a mí, no soy bueno ni malo ni un poco querible,

Pero tengo en mi mano un dulce amargo comible.

Si eres tú berrinchudo, chillón y enojón,

Si nada te gusta o por todo rezongas y eres bribón,

Ven, acércate a mí, no soy bueno ni malo pero tengo maravillas en mi rojo cajón,

No soy un monstruo ni algo nefasto, pero conmigo jamás volverás al jabón.

No tendrás que volver a bañarte, ni chueca pondrás la boca obligado a comer un solo

tomate,

No tendrás que hacer más tu cama, ni oirás otra vez el grito de una nana,

Ya estarás muy contento, jugaras todo el día y comerás golosinas por kilo o por ciento,

Ya estarás muy contento, tendrás muchas cosas bonitas, y no cenaras de nuevo en un

asiento.

Dormirás

todo

el

día

y

te

acostaras

luego

muy

tarde,

comerás

gelatinas,

pastel,

chocolate,

Podrás tener el cabello pachón, y también saltaras cuando quieras en un buen colchón,

Te daré pelotitas, muñecos, carros y juegos, y también pistolitas, ropita y zapatos

nuevos,

29

Pintaras las paredes con monos, garabatos y dibujitos, y también si tu quieres un negro

gatito.

No tendrás que levantarte temprano, poseerás las cosas que envidias de tu hermano,

Puedes ser un metiche también un tentón, no iras más a la escuela y te daré más de un

tostón,

Gritaras cuando quieras, correrás por la calle, y podrás quedarte en la feria sin pedir

opinión,

Patearas cualquier cosa, sabrás más que tus papis, dormirás destapado, y nunca estarás

atrasado.

Pedirás lo que quieres, te daré lo que exijas, órdenes serán tus caprichos, también

mataras a los bichos,

No habrá castigo por ser mentiroso, a otros podrás jalar los cabellos, ¿pan dulce? un buen

trozo,

Todos serán tus sirvientes, tu mascota besaras en la boca y no tienes que tener limpios los

dientes,

Ya verás que te gusta, vivirás en la gula, podrás romper los platos, no habrá jamás

malos tratos.

Ven, solo dime que sí, todo eso tendrás si prefieres conmigo venir a vivir,

Es muy bueno ya lo ves, solo di que me quieres más que a tus padres,

Solo escribe con odio que tus amigos son animales,

Solo firma estos papeles con un poco de sangre, solo piensa que ganaste un regalo de gratis.

30

No te pediré que hagas nada, solo dame tu alma, no estoy enojado ni pierdo la calma,

Yo no quiero que tu sufras nada, solo mira los goces, no escuches de otros sus voces,

Toma mi mano inquieto amiguito, no te apresures yo si tengo tu tiempo, más que un

ratito.

Ya verás que nada escondo, ya verás que te gusta el fondo, es un lugar oscuro caliente y

redondo.

Si tú crees que el mundo es horrible y nefasto, si no quieres volver a lavar un solo trasto,

Si eres un consentido o escuincle mimado, si tú quieres que todo sea tu gusto niño mal

criado,

Ven acércate a mí, soy yo el diablo escondido en tu cuerpo y este día me encuentro

contento,

Solo quiero sin daño veas las cosas que te daré sin que tengas que esperar a cumplir otro

año.

Ven solo dime que si, mira los cuetes, brillantes tus grandes juguetes,

No dejes que te asombre, pronuncia mi nombre, no te asustes por verme, tú puedes

quererme,

Ven solo dime que si, serás el niño más fuerte, y jamás conocerás a la muerte,

Observa bien mis ojos, saciare todos tus antojos, solo besa mi mano y no mires mi pie de

marrano.

Limpia no tengo ninguna uña, mira que soy como tú, es chistosa de mi pierna izquierda

la pezuña,

31

Tengo rojas mis pupilas como los lindos conejos, ¿ves que no es tan malo de lejos?

Y mi piel escamosa solo es un traje, disfraz de serpiente, es bueno mi sastre, dime que se

siente,

Y si dices que no, no te preocupes, piénsalo bien, piensa en mí y estaré pronto presente.

Ya volveré otro día, cuando mal encarado te encuentres por tu comida,

Ya será en otro momento, apareceré después del regaño, o quizá en la noche dentro del

baño

Niño ingrato, ya será en otro rato,

Niño feo, algún día te llevare de paseo… ya conocerás el infierno y el llanto.

Si tú crees que el mundo es nefasto y horrible, si por todo enojado o triste

Si no quieres obedecer a mama, o si quieres engañar a papa

Ven, acércate a mí, no soy bueno ni malo ni un poco querible

Pero tengo en mi mano un dulce amargo comible.

Si eres tú berrinchudo, chillón y enojón

Si nada te gusta o por todo rezongas y eres bribón

Ven, acércate a mí, no soy bueno ni malo pero tengo maravillas en mi rojo cajón

No soy un monstruo ni algo nefasto, pero conmigo jamás volverás… es bella canción.

32

Luli.

Carlitos era un niño guapo y apuesto, de ojos misteriosos por las sombras bajo sus

parpados.

Blanco de piel y de altura bien dada, era también hermano fiel y devoto hijo.

Su madre amaba él y eso que era adoptada, y también su menor hermana era su

enamorada.

Pero un día Carlitos durmió muy mal, y esto cambio su vida, pues una enorme pesadilla

tuvo, y ese sueño horrendo transformo sus días pues le volvió loco.

Carlitos se levanto de noche, sombrío camino hacia la cocina, tenía las manos tiesas, y

las orejas frías, y en su cara una sonrisa monstruosa y en su mano empuñaba un filo

brillante.

Sus ojos misteriosos tenían una luz muy tenue casi obscura, y sin pensar se dirigía a la

habitación de su linda hermanita.

Y así fue que la noche se puso roja y ceniza, pero como no quiero asustar a nadie con el

relato de aquella fatídica noche, contare la historia como si mis palabras fueran otra

cosa que no horribles menciones, y a si les diré el suceso, como si no tuviera seso, y

dejaremos que solas nos hablen las voces.

33

¿Carlitos de noche levantado? ¿Qué haces de noche con ese achillon empuñado en la

mano?

¿Qué cosas tan raras están pasando por tu cabeza?

¿Qué locura cometerás antes de que luzca la mañana y te delaten los pajarillos el

horror que causaste a tu hermana?

¿Carlitos niño hermoso de pies ligeros, porque no haces ruidos ni ecos?

La luz de la luna aun parecía un agujero en el cielo y las nubes le tapaban para que

no se hiciera hielo, y Carlitos con paso sereno se encaminaba a donde dormía el angelito.

Carlitos se detuvo un momento en la puerta del cuarto de su hermana, y contempló por

unos instantes el cuerpo que yacía bajo la sabana, jugaba en su mano con el achillon,

lo movía de lado a lado acariciándose el cuello y luego cerrando la puerta se abalanzó

sigiloso hacia la cama, tomo la almohada y la puso sobre los dientes de su pequeñita

hermana.

El abrió grande la boca y jadeaba como estando en agua helada, y siendo la hora 3:15 de

la mañana, a su hermana achillonateaba, y la vitagua escurría del pequeño cuerpo y

manchaba de color rojo las prendas blancas.

Carlitos entonces reía sacando unas tirijillonas con las que su mama cortaba las telas,

pues era costurera su madre de noche y de día vendedora usurera.

Carlitos tomo a su hermana de los cabellos, y entonces los hizo pazatajos, y también de

sus dedos saco rotricecos, y unos cuantos trazonetos bien comillunosos, luego miro el

34

ombligo y una idea negra cruzo por sus manos, una quijada llena de riza diabólica

ilumino su nariz puntiaguda, y con una enorme destreza comenzó a sercarnilarle el

estomago, y mientras con una mano le enterrizanosa las trinopas, con la otra le

arrancifaba los ojos.

Carlitos no se detuvo hasta tener en su bolsillo el corazincillo de su hermana, y la cara

toda manchada, y las uñas sucias de piel rastricinada.

Luli era el nombre de su hermana, ahora vive en un pequeño cajón color de carbón, ella

aun ama a su hermano que ha perdonado por ser jugueton, Luli ríe todavía, canta y

juega con sus amigos los gusanitos que por sus huesos se pasean, y come en ocasiones

pasteles de tierra, y visita a su hermano por las noches que triste se ha puesto por que su

hermanita no es un esqueleto sino un seco cascaron.

Luli, quiere a su hermano más que a nadie en el mundo, y le dice en tono callado que lo

ama y que no lo odia por lo sucedido aquella noche en la cama, Luli

no quiere que su

hermano este mas callado, ni llorando, y quiere que lo saquen del cuarto blanco donde lo

han

encerrado

con

esa

camisa

graciosa

de

rallas

y

mangas

largas

en

su

espalda

envueltas, por que los cinturoncillos no lo dejan respirar ni salir a jugar, y porque a ella

le gusta más su hermano pudiendo mover sus largas manos que le hacían cosquillas en

sus delgadas costillas.

Pero su hermano no escucha la delgada vos de su lejana hermana, y ríe todas las noches

y sufre cada mañana.

35

Luli no tiene ojos, pero aun así es hermosa, tiene poco cabello pero bellamente rizado.

Luli es muerta mi más dulce compañía, pero mi sangrienta historia te la contare otro

día.

36

Des de la negra noche.

Monstruo mío que entre las sombras de mi corazón te escondes,

Luna blanca que manto negro pones sobre mi cara,

Rojo blando que pintas mis siniestras manos,

Lucifer querida alma hermana que mis ojos diriges por caminos escabrosos.

Dame tiempo más para las cosas nefastas, quiero delirio grueso espinoso,

Ojo fiero nocturno que descubra sutilezas por todas partes, y un suspiro tenebroso,

Cuerpo ligero que sobre el suelo deambule, y esqueleto quebradizo sin pizca de carne,

De obsequio un cuervo enorme que pique mis nervios, y una pluma de letra fina que

rasgue.

Apártense de mi las cosas bonitas y los momentos alegres, no quiero ni risas ni suaves

placeres,

No vengan a mí los inocentes niños que calmen, ni con fines de idilios las brillantes

luces,

Solo quiero conmigo los fantasmas sepulcrales y los deseos horribles

Acérqueseme los peores intrusos y los espíritus crueles.

Partan mi lengua las tinieblas profundas, déjenme decir las cosas más feas y tristes,

Quiero nublado mi día y purpura madrugada maldita sin sol y sin gente,

Gustar fruta podrida y contemplar siempre marchitas mis flores,

Déjenme Una silueta

de alas deformes.

37

Yo no amo las cosas lindas, ni tampoco los sublimes amores,

Yo quiero en mi mesa de tintas cráneos y miradas distintas y poder corromper corazones,

Conocer en su abismo la maldad y adornar con llantos mis canciones,

Quiero en mi soledad las angustias y también en mis fiestas encontrar delicadas

pasiones.

Jueguen con mis pensamientos los muertos, quemen los espectros mis días de júbilo pasado,

Llévense también mis tardes de enamorado y que en la tierra jamás se prediquen mis

estúpidas necias buenas acciones.

Llévenme hasta los buitres, hagan que pueda yo hablarles y con mis fauces decirles,

¡vallan y coman de los hombres vivos felices y también los ojos de los novios fieles!

Denme poder sobre las tumbas, y regocijo en los actos mezquinos,

Una carcajada para los sabios y una mandíbula que devore los dulces cariños,

Reserven para mí los actos violentos, un lugar junto a los deplorables locos,

Y una voz que no diga más que los nombres de los fatales demonios.

Hagan de mis actos desventura, proporciónenme suculentas drogas y agrios licores,

Y de los pecadores los olores y de los abusados festejo en sus dolores,

Que broten de mi frente los cuernos, que rujan en mi pecho de ira los truenos,

Den vanidad a mi alma fracasada y no aparten de mí nunca la empresa desdichada.

38

Déjenme en estado de fiera, y a los humores tétricos habitarme,

Denme espanto y ultraje y también si lo pueden conserven mi escalofriante riza

insolente,

No me acompañen amigos y mi familia se haga recuerdo perdido y ausente,

Y en mi cabeza un tétrico aullido perturbe mi punzante negra mente.

Pero no se alejen de mi, ni los dedos fríos ni las palabras quemantes

No quiten de mí el rostro pálido, ni el hurgar lo desconocido de mis ojos,

Y dejen en mí los lúgubres quejidos y los cortantes antojos

No quiero nada más que mí torcida conciencia y mi víctima suplicante perpleja.

Vengan a mí los dones de los tramposos y penetren mis labios solo voces hirientes

Quiéranme las mujeres más viles, y no haya salud que mis sustos escarben,

Denme en mis dibujos los conjuros de los brujos y procuren en mis letras lo espantoso,

Y una figura que sufra clávese en mis pasos para que siempre me haga miserable.

Detesto las cosas bellas, odio lo bueno del trabajo, no quiero mirar las rosas, solo quiero las

cosas pavorosas.

No me complazco en lo hermoso, desconozco los buenos días, todo ello me parece horroroso

Yo prefiero la melancolía, yo en lo más obsceno encuentro saciante reposo,

Negras mariposas, gatos huraños, cuerpos tiesos, y de descompuestos cadáveres llenos

profundos posos.

39

¡Ah! Mi confuso linaje, ¡ah! mi amargo paisaje, una línea chueca, una alma

inquieta,

Una vida turbia, un niño soy, un niño nacido de agitado mar tempestuoso,

Un viento desastroso me trajo, y un día de muerte me concibió,

Soy un hijo del misterio perdido, confinado a la elaboración del sueño terrorífico y

monstruoso, pero soy extraño como soy, y soy así maravilloso.

40

El niño intruso.

En una apartada orilla de un bosque en tono seco

Se casaron dos que se querían

Cabaña extraña y triste donde se protegerían

E hicieron en su casa un dulce hueco.

Una mujer loca y un hombre raro y sombrío

Vivian en el bosque, solos, muy lejos de los normales

Vinieron a tener tres hijos y dos parecían deformes animales

Pero el tercero era lindo niño cosa diferente de ese trió.

Entre ellos cada uno solo medio y uno en años diferían

El primero con cara de gato y manos no felinas

Era un niño tierno y manso con once y medio años en sus líneas

Era el más grande y ronroneaba mientras comían.

El segundo nueve inviernos en la tierra ya llevaba

Era como una enorme masa de espinas pero de buitre su cara

El también era amable y sensible a pesar de su forma poco clara

Y gustaba de jugar a que sus puntas eran plumas grises que lavaba.

Pero el tercero que cosa tan más sobria y confusa,

Era un niño sin ninguna seña de ser otra cosa que no fuera eso

41

Solo un niño con siete y medio años y cara como de ángel en pequeño lienzo

Era ese niño entre los tres una criatura de alma intrusa.

Su madre que era loca y de naturaleza melancólica

No entendía que cosa era eso entre sus hijos

Y su padre con mirada desorbitada le miraba sin prefijos

Entre ellos se decían que era causa de una noche alcohólica.

El primero era Felini, el segundo Buitrón

Y

al tercero no le bautizaron y solo niño le llamaron

Y

como el niño siempre tenía ojos de llanto y mueca de tristón

Para adornar su cara le pusieron en el cuello un negro listón.

Pobre niño era aquel, muy parecido a sus padres

Pero sus padres le ignoraban y preferían a sus hermanos animales

Y él solito se reía esperando que le hicieran cariños artificiales

Mas sus padres no le veían y solo le decían ¡niño feo entre los mortales!

Y

un día el niño solitario encontró un cuchillo en un armario

Y

triste como se moría contemplo después de cortar las venas de su brazo

Y

sus padres no sabían que su hijo el más pequeño solo necesitaba un cálido abrazo

Y

sus hermanos que le descubrieron en el suelo, su cuerpo escaso y frio pronto devoraron.

42

Niña blanca.

La niña blanca tenía los ojos grises y las piernas flacas

Y una sonrisa siempre como poco honesta de gente mala

Unas manos frías y huesudas que festejaban tocarla

Y unas manías no muy dulces que le acariciaran

En el sótano de su casa se escondía

Ricos roses en vigilia y noches siempre opacas

Una costumbre que le complacía

Un amigo que le amaba, dolor le daba, y nada le decía

Ella era hermosa y estando en el fondo guardando algo que su corazón destroza

Encanto, hechizo maligno, pequeños senos en vidrio astillizo

Encuentra delicias en dolosas caricias y sabor enfermizo en las costillas rebanadas

Mientras su amigo que le ama le responde diestras y precisas incisiones con mano de

cirujano.

¡Ha maldita fantasía! Cuanto gozo había en ese infantil regodeo

Amar la falta de saliva y lo escaso del abundante aire que traía mareo

Delectación de sentir que la vida se le hacía menos en cada momento

Grises esferas contempladoras del vacío cuando de rojo se teñía el agua tibia de la tina.

¡Niña monstruo! Demonio a quien te amaba tú le hacías

43

Y

con tal de contenta verte su pecho comprimía

Y

el lloraba ausente cuando no te veía

Y

también amaba sonreír el verte cuando el cuerpo te partía.

Pero tu mirada punzante le inquiría y tus quejidos en su espalda se esparcían

Y cuando tu cuerpo sangrando estaba tus sollozos eran claras esperanzas que se perdían

Tu pobre compañero, el cuerpo amado blanquecino rosaba mientras tú sufrías

Y el dolor de él no se apartaba aunque tu lánguida susurrabas en agradecimiento su

nombre, ¡Pago demente debió parecerle al desgraciado!

Poro en verdad que solo amabas su crueldad y su atrevimiento

Sus manos temblorosas luego de los filos que satisfacían tus demandas

Y quien sabe si no su dolor también lindo te parecía

Pues su temor por errar en tus partes, húmedos sus ojos le ponían, y tu pudor allí tampoco

era mesurado.

¿Pero qué importancia tiene él?

Es que tu alma un día se puso cruel

Y tu delgada piel el dolor pedía

¿Quién puede decir que era malo si con ello tú verdadero sufrir huía?

¿Quién es cualquiera para juzgar tu necesidad como maleficio si con el no tenias

insania?

Ni por tus delgados piececitos que luego de las quemadas no podían caminar derechos

44

Ni por tu cintura estrecha que ansiaba por ser cortada

¿Quién soy yo para no mirar con amor y clamor siquiera lo bella que maltratada te

ponías?

Niña blanca que todo lo tenías y hasta en la muerte pudiste ser amada

Y

pobre tonto que se prestó a tus juegos que no sabía que querías ser aprisionada

Y

tu cabello lacio y lizo que tu rostro definía en su sueño feliz le atormentaba

Pero tus delgadas manos en su boca le metías para que el supiera a que sabias cuando le

gozabas.

Y por amarte en su dolor se volvió un perturbado, por que vino un día tu muerte y a él su

amor se le hiso vicio.

Y tú en la penumbra te balanceabas queriendo escapar de su cuerpo que sobre ti se

apretaba.

¿Pues qué cosa hiciste para merecer su llanto y su cautela?

¿Qué dolor te regalo tan fino cuando el frio aun no anunciaba primavera?

Pues un día en lugar del vidrio bajo tus senos un beso quiso poner sobre tus huesos

Sus labios sobre los tuyos amor que mataba a saber viniste,

Pues el dolor que querías traer en tu cuerpo fue demasiado pesado a un tiempo, cuando a

ti lo que te mato, no fue la falta de sangre, si no su asqueroso enamorado beso que cual

negro amor sentiste.

Se hace mal una sola vez lo que mal se hace, y con ello lo mejor echo queda sepultado,

porque entonces viene a ser que hasta lo más bueno, se pone malo.

45

Extraña Biografía.

Hoy fui a donde la biblioteca de mi abuelo y encontré muchos frascos que tenían sueños

guardados, esa es la biblioteca más bonita, pues en botellas de aguas coloreadas se

guardan las memorias de muchos sabios.

Esos libros no tienen ni letras ni hojas, sino solo líquidos con polvo asentado, debajo de

estos, en los anaqueles, hay pequeños letreros, dicen el autor, y el nombre de todos sus

recuerdos, yo escogí uno y mi abuelo me aconsejo que para saber algo había que agitarlo,

yo entonces le sacudí muy rápido y el polvo plateado se levanto, el agua estaba turbia de

color violeta, y lentamente de las sombras, como saliendo de una niebla en el frasco unas

figuras aparecieron inquietas, mi abuelo me dijo que esa era la biografía de un poeta.

Entre la arena que caía de nuevo al fondo se veía toda su vida y sus deseos en un

contorno, vi cuando nació y también cuando aprender a caminar podía, pero lo más

triste que vi fue cuando por una mujer ajena él se moría.

Luego el polvo ya no estaba y el agua se puso cristalina y nueva, mi abuelo dijo,

agítala otra vez y veras su obra, pero yo ya tenía que irme a cerrar las puertas.

Cuando llegue a mi casa me decía si podía yo tener una de estas, y preguntando a mi

padre como le podía hacer, me dijo, toma papel y lápiz y escribe lo más importante de tu

vida, pero nunca lo muestres en la escuela porque tu vida les sería peor que un acertijo,

así que me fui a mi alcoba y esto es lo que quedo sobre la hoja escrito:

46

En mi casa a los locos se les toma en serio,

A

los serios se les tira de locos,

Y

a los que ni una ni otra los ignoramos,

Porque estos siempre quieren confundirnos.

A mí me gusta comer tarántulas crudas,

Ya

hervidas dice mi abuela que pierden las proteínas,

Me

gusta acompañarlas con aceitunas,

Y mi mano izquierda tiene vida propia,

Siempre que tiene frio se mete a mi boca.

En mi casa ya no comemos dulces

Desde que mi padre perdió el empleo

Mi madre dice que ahora los dulces serán

Para ponernos tieso el cabello

A

veces mi hermana lame mi cabeza por las noches,

Y

yo por agradecimiento rasco con mis dientes sus ojos,

También me gustan las lombrices y tengo dos conejos cojos,

Y mi mama me dice siempre que no me moje si no voy a quedar enfermo.

En mi casa tenemos un sillón lleno de masetas,

Pero ya no tienen flores porque mi hermana se las come en brochetas,

Mi mama dice que es mejor plantar escarabajos o gusanos,

47

Porque estos no se ven y cuando se entierran nadie puede encontrarlos.

En

el jardín de afuera hay muchas sombrillas negras,

Mi

mama las abre todas las mañanas y luego las riega,

Dice que así es mejor porque estas ni se mojan ni se secan,

Y en las noches las cierra por si llueve, así se moja la tierra.

Mi papa dijo que contara cosas importantes,

Pero yo no sé bien qué es eso,

Mi mama dice que es importante tener siempre las ventanas abiertas

Para que las moscas que quieren entrar no choquen contra el cristal.

Mi papa dice que es importante que llueva,

Por que cuando llueve puede llorar desconsolado sin sentirse solo,

Porque el cielo que es enorme le hace compañía,

Y si no fuera así entonces nunca lloraría.

Para mi es importante cuando mi papa juega conmigo,

Porque me complace con mucho cariño,

A él le gusta jugar con mis ojos,

Toma una navaja y acaricia mis pupilas con el filo.

Pero yo prefiero que me toque las axilas con un fierro al rojo vivo,

O que me dé palmadas en la espalda con el hacha,

48

O que meta en mis orejas insectos mientras yo estrello mis dientes contra la punta de sus

botas.

También me gusta que me haga cosquillas con el alambre de púas, o que llene de vidrios

mi

pequeña boca. ¡Es realmente divertido!

Mi

mama suele remendar nuestra ropa por las tardes,

Y a mí me gusta ayudarle porque dice que ya no ve,

Mi

mama pone el hilo en la aguja, y la punta en su ojo

Yo

se que a si no es, por que la aguja debe ir en el ojo

Y el hilo en la ropa.

Mi hermana tiene otra opinión, que el hilo en el ojo

La aguja en la mano y la tela en la boca

Mi papa dice que no, que la tela en el ojo, que el hilo en la mano

Y que la aguja clavada en las encías, por eso mis calcetines siempre terminan con más

agujeros.

Mi casa tiene tres pisos y por cada piso un solo cuarto

Uno es para mama y papa, el de en medio para los conejos cojos

Uno se llama negro porque es blanco y el otro blanco porque es negro

Así cuando les hablamos corren desconcertados, chocan entre ellos y lloran sumidos en

confusión.

El tercer cuarto es para mí y mi hermana, ese tiene dos puertas,

49

Una que se abre hacia adentro, otra hacia afuera, y no tiene techo.

Dice mi papa que una puerta es para entrar y la otra por si algún día se me ocurre

aventarme desde lo alto, por eso esta está en la pared y la otra en el suelo.

Y

porque dice que uno no debe ni entrar ni salir por las ventanas como moscas,

Y

porque en mi cuarto tampoco hay ventanas,

Por eso no hay moscas, porque estas detestan usar la puerta, además como no hay techo si

se meten de todos modos les pega el aire.

Antes venían muchos amigos de mi padre, siempre venían sin dinero y se iban con el de él

Pero mi mama dice que ya no porque se asustan con las hienas que viven en la cocina,

Y

mi papa ahora tiene mucho tiempo libre,

Y

para sacar algún dinero la hace de carpintero.

Aun que esto en verdad no es trabajo porque él lo disfruta mucho,

Pues ahora a cada rato se pega con el martillo en los dedos,

Un día no encontraba su martillo y tanto se desespero por su pérdida,

Que tuvo que meterlos en la orilla de la puerta para apachurrarlos.

Mi mama le dice que no haga eso porque la va a fregar y no tenemos para otra,

Que agarre una piedra o que se consiga otro martillo,

Pero él le dice que las piedras no porque estas a la larga salen más caras y tienen menos

aguante,

Y que su martillo, su martillo, es irremplazable, pero sueña el día que tenga un taladro.

50

Mi tía ya se murió, tenía la costumbre de meter cosas entre sus piernas,

Una vez se metió un cuchillo y estuvo sangrando por tres días,

Luego otra ocasión quiso meterse el ojo del tío pero el tío completo no cavia,

La

última vez fue un gato, este entro todo, pero le destrozo el vientre y toditas las tripas.

Mi

mama dice que a ella no la enterraron sino que la quemaron,

Porque no se debe enterrar a los muertos en la tierra viva sino solo a los vivos,

Porque a nosotros no nos gustaría que nos metieran un muerto tampoco.

A sí que le prendieron fuego en un pueblo y de paso a todos sus habitantes para que no

anduvieran de chismosos, así que ahora ni tía, ni habitantes, ni pueblo.

Anteayer fui a la escuela, yo solo voy a la escuela los miércoles de ceniza,

Mis papas dicen que los miércoles de ceniza hay que aprovechar y comer mucha,

Y como a la escuela llevan para todos los niños, pues ese día es el único que me mandan.

A los otros niños se las embarran en forma de cruz en la frente,

Pero yo le digo a la maestra que es un desperdicio y mejor que me la ponga en los dientes,

Porque si la pone en la frente no la alcanzare con mí lengua,

Ella se enoja pero siempre accede ya que no me vuelve a ver hasta el otro año,

Y

ya luego ando chupándole la frente a mis compañeros, pero la que más me gusta es la

de

la niña de coletas porque sabe a muerto, ella tiene lepra.

51

Me dejaron una tarea, escribir un poema, y yo escribí dos, uno para la niña de las coletas

y otro para el que era novio de mi hermana.

Para las niñas se escribe con pocas letras porque a ellas no les gusta leer, así que solo puse

una I y luego una A seguidas de muchos dibujitos donde nos besamos y nos mordemos las

uñas del otro cada uno, y también uno donde esta ella con unas tijeras atravesando mi

corazón.

Porque en las historias de amor las niñas siempre les hacen trisas a quien las ama el

corazón, y después se ríen y se van, unos días pasan y regresan, luego se comen lo que

queda del corazón que rompieron, y finalmente tienen hijos atormentados por su locura,

Porque su papa no tiene corazón propio porque se lo comió su mama, y porque su mama

arrepentida partió el suyo para dárselo a su papa y ahora solo le llega la mitad de la

sangre que necesita su cerebro.

Mi abuela luego viene a casa y se queja que de noche no puede pegar los ojos

A sí que mi papa va por su martillo y lo soluciona con unas tachuelas,

También a veces se queja de que ya no siente los pies y mi mama le arranca los brazos

para que no trate de sentirlos, ya luego se va y se los vuelven a poner con cinta adesiva.

Mi mama dice que a esa edad ya uno no recuerda ni cuando perdió las piernas en el

accidente de cierra, cuando un honorable leñador inteligente le confunde a uno con

arbusto.

El poema para el que era novio de mi hermana decidí hacerlo con muchas erres

Porque no puedo pronunciarlas solo escribirlas,

52

El novio de mi hermana se suicido el viernes pasado,

Dacia que no entendía el humor de mi hermana ni por que ponía ratas al guisado,

Esto es lo que le escribí:

Para Raúl con todas mis erres.

En la rama del árbol en forma de erre

Que en la tierra creció repentinamente

Hay frutas rosas relucientes

De la rama una cuerda

Y de la cuerda Raúl que rico se retuerce

Ríe mi hermana rápidamente rugiendo

Robusto Raúl pronto se muere con el cuero rizado

Y yo rubicundo respiro el aire enrarecido

Mientras las ranas croan criminalmente

Raúl renuncia a su ruca risueña irritante

Y se retira triste en la penumbra del viernes.

Ya nadie se acerca a mi hermana

Con ruines razones morbosas

Y ella sonríe discreta al sacristán

Que roba reliquias de la parroquia.

53

El sacristán revende en el mercado

Al señor que no quiere bajar de la carroza

Porque con su dinero quiere comprarle rosas

Y fornicar con mi hermana

En el altar de la virgen del rosario.

Pero el sacristán no debe saber

Que mi hermana en el altar ya respiró

Con el cura de rostro rasposo por no cortarse la barba

Y si ríe seria solo para seducirle

Porque prácticamente con lo robado desde que es feligrés

El rabioso farsante debe tener buen salario.

Pobre Raúl como rinoceronte roto que ronca

Ahora solo es un cuerpo rancio y recio

Rojo rima con piojo pero no lleva erre

Por error replico el verso anterior

Rojo le vistieron para el sepulcro del viernes

Y ya término mejor porque se me acabaron las erres.

Por cierto a mi hermana en la calle de cariño le dicen ramera

Mis papas dicen que a si le dicen porque no se aprenden su nombre

Y a mí me llaman por mi nombre pero yo soy el que nunca se lo aprende

Por eso cuando alguien grita mi nombre yo no le hago caso

54

En cambio si gritan raro siempre volteo. Pero esto no viene al caso.

De grande quiero ser escritor,

Porque el miércoles de hace un año,

La maestra nos dijo que los escritores se mueren de hambre,

Y

eso debe ser maravilloso, y si no cuando menos uno muere completo,

Y

no como la niña de las coletas que se muere por pedazos.

Ayer oí a un señor conversando con otro,

Uno dijo que hay lugares donde la gente se muere de hambre

Y yo pienso que esa debe ser la tierra de los escritores

Luego el otro dijo que hay lugares llenos de ricos

Y yo pienso que ha de ser porque son unos holgazanes sin talento.

En mi casa todos debemos ser personas de talento

Porque todos siempre estamos con hambre y bien flacos,

El cura no porque él esta gordo como una vaca bien cuidada

Y siento pena por él, porque no tiene talento alguno.

Un día me enferme y me pusieron una inyección

Para que no gritara me cosieron la boca con un listón

Y

para que no me moviera me fracturaron el esqueleto

Y

ahora ya no escribiré porque mi mano tiembla de frio y se guardara en mi boca,

Y

yo podría seguir escribiendo con las orejas pero es más cansado.

55

Corazón descorazonado.

En su cara un dibujo de espinas y mariposas

Y en sus codos cicatrices rasposas tenía el loco

Hablaba claramente de nada y de cosas

Hasta que no le quedaba de saliva ni poco.

Pondré una sardina en el bolso que coma raíces y hojas

Y me iré volando por el espacio

A ver si encuentro las estrellas más rosas

Luego leeré una piedra que no sufra cansancio.

Quiero bailar en el techo alrededor del foco

Quiero flores hechas con agujeros

Y un amigo sonriente con ojos enfermos

Que no me vea y que sepa cuanto le quiero.

Comprare un pedazo de abismo

Pondré allí mi más lindo sueño

Y con leche me regare a mi mismo

Para que nazca mi amor pequeño.

En un triangulo puntiagudo

Mí sofocado relámpago desnudo

56

En una estufa sin fuego

Cocinare mi más tierno reflejo.

Del calor me tapare con cobijas de frio

Del frio me escapare por el camino sin suelo

Y mi plato nunca vacio

Adornado con espirales de mi crisol longevo.

En un hongo profundo de moras

Y un olor un poco seco que no sea carnal

En un columpio de alfombras

Las boses no se van callar.

Quiero no estar en el frente del cielo

Y

dormir despierto en terciopelo

Y

no sanar nunca lo flaco

Y

tener de risas un arsenal.

Un zapato de queso

Y un guante en la oreja

Me pondré mi más linda ropa

Y me bañare con azúcar de campo.

A si, comeré como los solos

57

Un sonido delgado con salsa

Y una tira de madera porosa

Con un poco de aire venido de los polos.

Besare los cuadros barnizados con puntos

Y en una bicicleta daré relaciones de rallas

Cuando vengan las tortugas doradas

Me pondré un sombrero con sabores adjuntos.

Recibiré muchas cartas

Viajare por todas las frutas

Mirando solo para adentro

Y diciendo mis azules caricias.

Claro que sí, no puede ser de otra manera

Y luego regalare mi última vez

Me pondré una roncha al revés

Y mi gato se convertirá en suave marea.

Mírame nada mas, ya casi estoy de repente

Con ríos hago mi suéter

Un cometa me llama

Y un leoncillo me afeita.

58

Mi reloj está bien untado

Y mis uñas se apoderan del arcoíris

Tengo un castillo lleno de humo

Y un zorro que sostiene mi cama.

El color de mi amor es casi una tilde

Y mis saltos ya no están obsesionados

Tengo mi querido contagio

Y mi cajita brillante.

Ya le saque fotos a mi silencio

Para llevarlas conmigo a ninguna parte

Porque no quiero estar en este ruido

Que parece un insecto galante.

No

me veras mas

No

te hare ningún nudo

Te pondré un nuevo nombre

Quizá ciruela o algo más rudo.

¡Te

amo locura mía!

¡Te

amo dolor tan profundo!

Mi

rojo aislado y sin ningún pasado

Mis hilos violetas, ¡mi corazón descorazonado!

59

Misión de los tres caballeros flojos.

Es tiempo ya mis amigos de comenzar nuestro viaje

Es hora ya de pelear por la permanencia de nuestro linaje

Porque una cosa horrible a este mundo amenaza

Y es la siempre temida y cruel, ¡La gran calabaza!

Caminaremos los senderos del bosque más fino

El que usa shampoo en sus ramas y es envidia de su vecino

Seguro estoy que nos encontraremos las criaturas más malas

Los tricalipodes espinosos y los narcilentos con alas.

Poro nosotros pelearemos asta vencerles

Que para ello montamos nuestros aguados corceles

Nos pondremos en la cabeza los cascos de plastilina

Y nos batiremos las armaduras con la más dura mescla de harina.

Vamos valientes caballeros, no dudéis que es peligroso

Pero es más feo ver morir al monótono faquir mescla de mono y oso

Y nuestra princesa espera ansiosa su rescate

Porque prisionera la obligan a lavarse las axilas con zacate.

Tú llevaras la rosa de las mil voces que parla

Es un arma que te servirá si sabes usarla

60

Y aunque nunca nadie supo cómo se usa

Se ve muy bonita como un adorno de blusa.

Tú la sabia piedra caballero segundo

No es bonita pero confunde a todo el mundo

Sé que no es bueno llevarla

Pero a esta hora, ni modos que vamos a dejarla.

Yo cargare con la porción mágica

Es una sustancia de la nación trágica

Esta es buena para no echarse la culpa

Y torna quejumbron a aquel que la ocupa.

En el camino tendremos muchas pruebas

Pasaremos mucho tiempo sin mujeres nuevas

Y si nos quedamos sin comer

Recordaremos las palabras del indio como deber.

“Si me ves comiendo a mi no me pidas

Que somos hermanos de hazañas emprendidas

No del alimento que traigo conmigo

Porque comiendo, se desconoce al amigo”.

Y esta será nuestro lema y nuestra filosofía

61

“¡Dormir toda la noche hasta que llegue el día,

Y de día descansar para dormir bien toda la noche!

No vaya a ser que nuestras energías terminen en derroche.

El amor por nuestro pueblo debe guiarnos

Ya luego les robaremos si no quieren pagarnos

Traigamos a la reina su hija y la libertad a la tierra

Pronto diputaremos quien la besa y quien la entierra.

Por de pronto vallamos sin pánico a nuestra empresa

No queremos saber que la gran calabaza la ponga tiesa

O que el dragón con su fuego la queme

Porque si tal pasare ¿Con quién en la cama iba yo a querer meterme?

Yo se que entre los guerreros no somos los mejores

Y se bien que de hecho somos los peores

Pero dijo la reina que debíamos ser nosotros

Porque los buenos salen muy caros y no le alcanza para otros.

Ustedes pensaran ahora que su hija realmente no le interesa

Pero estáis equivocados, ¿Que reina no sabe cuánto vele el trasero de una belleza?

Es más bien que su riqueza y la del pueblo se han consumido

Porque sus vestidos son de colección y sus zapatos de humilde oro pulido.

62

Pero eso a nosotros que no nos interese

No se dirá de vos que sois fijados o que pensamos que nadie nos merece

No se dirá de nosotros que venimos solo por el dinero

Cuando también nosotros conocemos el valor de un lindo trasero.

Además la muchacha vale la pena pues come poco y sufre anorexia

Y cualquier hombre rico pagaría por alguien como ella buena feria

Pues el mundo entero sabe en qué consiste el mal de una mujer

“son berrinchudas, también chillonas y con frecuencia todas piden de comer”.

Con todo lo dicho no queda más que pedir auxilio en dios

Porque bien sabido tenemos los muchos que en el intento dijeron adiós

Como el caso del infeliz príncipe de los arrabales

El cual encontraron muerto a causa de los siempre verdes y puntiagudos nopales.

Pero no se espanten que todavía puedo referirles casos más tristes

Como el de los que tragaban trigo en un trigal siendo tres tigres tristes

¡¿Pero como no iban a estar tristes si siendo carnívoros habían de someterse a dieta de

trigo?!

¡De verdad que hay que ser perverso para fraguar tan deshonroso castigo!

No pudo ser esto obra ni del más ingrato abonero

Quizá tal crimen solo podría pasar por mente del vil jabonero

Del cual se rumora que en su casa el que no cay resbala

63

¡Maldita sea su estirpe! No es por deseárselo pero ojala alguien le pegue una bala.

Por último recuerden no sucumbir ante el extrañamiento

Este no es peor que el estreñimiento

Y si sufres diarrea, por favor no me cuentes

Tú recuerda que te apesta el hocico, lleva contigo tu cepillo de dientes.

Esto es todo, queridos y siempre ejemplares caballeros

Esperemos que el señor nos proteja hasta los más escondidos cabellos

Y ojalá nunca nos descubra durmiendo

Porque el día del juicio quiero estar a su lado sonriendo.

Pues bien, no sigamos con esto

Que nuestra labor sigue en aumento

Y no olviden de la abuela las sabias palabras

“Si no quieres verte infeliz, mejor no las habrás”…

64

Dialogo entre un círculo de siete lados y una gota mal cuajada.

-¿Qué cosa te trae por aquí mi querida gota?

- Solo admiraba el pasto que este día ha amanecido tan finamente lisiado. Nada hay

en toda la tierra que me parezca más legítimo que el resorte a ras de suelo.

-Algo hay a mi parecer más admirable.

-¿Y qué cosa es esa?

-Las hermosísimas patas de hueco que se quedan atoradas en las rocas sin enmarcar.

-Claro, no podría ser de otra forma, es que tú eres un círculo de siete lados.

-Tal vez a eso mismo se desinfle. Y por cierto, ¿no has visto a la desdichada incoherencia?

dicen que anda por allí presumiendo su trineo submarino remolcado por el suculento

aroma felino.

- No.

-Qué raro, el no marea perderse mucho silbido.

-Pues lo último que supe es que se inscribió a un limonero y lo descalificaron por exceso de

proteínas hipoalergenicas.

-Si eso también supe yo.

- Bueno, pasando a cosas más insuficientes. ¿Qué opinas tu de la sombra de encaje?

-No lo sé, eso es algo que no tiene remedio. Parece ser que el litro de mazorca ahora está

subiendo de peso, y que es más conveniente embarrarlo por hora.

-Si yo opino lo mismo, porque desde que el gris se puso sabor mandarina ya nada es lo que

solía ser, ni la nausea ni el alfarero, además nada es más difícil de conseguir que una

gallina ciega con buen gusto, antes por lo menos nos quedaba la montaña izquierda que

nuca se ponía a la derecha.

65

-Tienes razón en todo lo que dices, la última vez que se me ocurrió imitar a un manatí

termine hecha una escama de chinche en un parabrisas dinámico.

-Sí, eso suele pasar, un día yo estaba en un juego de haber quien ríe mejor y perdió el tipo

que llevaba los vasos más cóncavos.

- ¡Cómo! ¿Es que ahora los convexos ya no tienen límites?

- Yo diría que nunca los tuvieron, desde que se invento eso del baile remilgoso todo el

mundo se cree cochinilla de buen arnés.

-¡Maldita sea la cosa! Y yo que pensaba ir a visitar a mi madre este fin de semana, ya

últimamente no está bien, nada bien, todo le parece más sordo.

- ¿Y eso por qué? ¿Ha estado saliendo muy por los botones cerrados sin llevar nieve sueca?

- No, Nada de eso, tiene un problema con todo lo que es monocromático a la tornasol.

- Ha ya veo, pues no creo que eso sea un problema tan grave, basta con que se tome un

jugo de doscientos vatios por las narices, dicen que es buenísimo.

- ¿Ha si? ¿Quien dice?-

-Que importa, todo el mundo dice algo como eso cuando se topa con un interior por fuera.

-Bueno siendo así no tenemos porque ponerlo en duda nosotros y menos cuando se trata de

un termitero tan bien espigado. Y menos siendo que la definición y el término son tan a

la canela.

-Por ello yo mejor hago como que no me incendio siempre tomando lo mejor de los fueros

internos, y bueno, como ya dice el dicho, a grandes literas mas vele un monedero de atole

que una estaca en el marcapasos, y eso es todo lo que puedo recomendarte, por mi parte

ahora debo comerme tus linternas e ir a donde los escombros de los calvos, a si que tu

disculparas pero ya ves como se pone eso de sobreentendido cuando llega uno después de la

puesta del artesano.

66

-Está muy bien, te agradezco mucho tus sabias hortalizas, ojala todas las bebidas con

cocoa te escucharan o por lo menos fueran tan amables como las berenjenas.

-Bueno, tú sabes que es un gusto poder lustrar los nietos de los moribundos y para eso

viene uno al mundo, creo yo, tan solo para merendar más temprano que aquellos que

primero deben ir al sonámbulo.

-Pues gracias y tropiézate lo suficiente que nuca faltan las cucharas con lentejuelas.

- Lo tomare en cuenta, tu también dátelas en ínfulas de cartógrafo y ven pronto a mi

celosa lamentación con esa singular alegría que caracteriza a todas las letanías bien

ominosas.

-Adiós y buen desinfectante tengas esta luminaria sin frenos.

- Igualmente sean tus lagartijas. Y dales mis más sinceros mariscos a tus comediantes.

67

El conde de paja estaba

El conde de paja.

En un dilema raro que lamentaba

No sabía cómo decir a quien el corazón le animaba

Cuanto le quería ni como era que le amaba.

El conde de paja estaba

Entre matorrales que admiraba

En un campo enorme de espinas por donde nadie caminaba

Y a lo lejos una belleza delgada contemplaba.

El conde de paja estaba

¡Qué extraño! Sentía que su corazón se enamoraba

Y alzando su cara no podía, no quería, no atinaba

Que hacer, que decir, que sufrir cuando imagino que se le acercaba.

***

Pobre conde no sabe de qué se esconde

Pobre conde al descubrir que sus pies no calzan

Pobre conde, que va a ser si se entera que no es conde

Pobre conde, si es tan solo un espanta pájaros de paja.

Si el supiera, si el mirara, que no son piernas finas espigadas

Si conociera la razón del temblor en sus rodillas engañadas

68

Entonces no le amaría, no sufriría, no tendría de amor inquietas corazonadas

Entonces no soñaría con bailar apretando su cintura bajo noches estrelladas.

Pobre conde cuando sepa lo que a lo lejos ama

Pobre conde, Una vaca flaca entre negra y parda

Pobre conde, no sabe lo que adora

Pobre conde, que miseria, que lo cura, que ilusión tan rara.

***

Un día despertó el conde creyéndose por sus vestidos un conde

Eran negros terciopelos creía por la niebla que salía de quien sabe donde

Mas él no sabía que no tenía palacio, ni tampoco rubio cabello lacio

Pues el solo era un espantapájaros en campo Cansancio y vestía un saco viejo y rancio.

Yo estaba en su hombro aquella tarde llena de asombro

Yo estaba contenta cuando el abrió sus ojos

Yo estaba desde hace mucho amando su figura entre hierbas y escombro

Yo estaba, yo quería, yo anhelaba que saliera de aquellos muertos despojos.

Yo le amo, soy un monstruo, una joven, hija única, doscientos años en destrozos

Cuervo negro es mi cuerpo, una niña, dulce campesina, ojos violetas hermosos

Y un brujo por mi madre en venganza, me conjuro con engañosa alabanza

Quince años tenía cuando convertida en ave quede, y aun mi descanso no me alcanza.

***

Toda mi vida desde entonces junto a este saco la he pasado,

69

Y

mi corazón de él con el tiempo quedo prendado

Y

ahora que vivo le veo no puedo decirle nada

Pues si le digo que le amo le distraigo y le mato, pues su corazón vive solo por su amada.

Ay mi amado que desgracia, que hacer, que romper, que vendrá a suceder esta noche de

niebla baja,

Cuando veas que tu cuerpo en la tierra se hunde con una estaca,

Que dirás cuando sepas que tu amor se confundió con una triste vaca.

Prisionero eres de un sueño falso, así yo de ti soy esclava, te amo aunque tengas cerebro de

paja.

A pero que desencanto, yo amándote a ti, tu amándola a ella, y ella no amando

A pero que descontento, yo convertida en un negro cuervo y tu mi amor ignorando

A pero que desaliento, tu fijo en un fantasma, yo quieta en tu hombro llorando

A pero que desencanto, tu amándola a ella, yo amándote a ti, mientras ella pastando.

***

Pobre, pobre cuervo que soy, lamentando estar enamorada.

Pobre, pobre cuervo que estoy, solo una mujer sintiendo amor en cuerpo feo atrapada

Pobre, pobre cuervo me voy, que noche, que dolor, y mi corazón hecho un tasajo

Pobre, pobre cuervo que soy, que pena, que martirio, ojala estuviera en la tierra debajo.

Si el supiera, si el mirara, que no son piernas finas espigadas

Si conociera la razón del temblor en sus rodillas engañadas

Entonces no le amaría, no sufriría, no tendría de amor inquietas corazonadas

70

Entonces no soñaría con bailar apretando su cintura bajo noches estrelladas.

Pobre conde cuando sepa lo que a lo lejos ama

Pobre conde, Una vaca flaca entre negra y parda

Pobre conde, no sabe lo que adora

Pobre conde, que miseria, que lo cura, que ilusión tan rara.

***

Libre y atrapada, sola amando enjaulada, vivo y muerto, amado sin mortaja,

Mi príncipe con un pecho hueco, con un sentimiento seco, con un ojo chueco,

Querido mío, mi sol, mi sal, mi cielo, amado mío, mi mar, mi tierra, mi fuego

Te amo, te llamo, te quiero, y mi corazón ciego en una caja, ¡cuanto lo siento! mi conde

de paja.

71

Mi amor en un frasco.

Muerto tu y muerta yo entonces estaremos tranquilos

Destilare nuestro amor con instrumentos y filos

Pondré tu fragancia alrededor de mi cuello

Y mi amor en un azul frasco pequeño y bello.

Voy a tomar una cuchara

Y voy a sacarme un ojo

Voy a limpiarlo bien

Y a ponerle un moño.

Voy a mandarlo contigo

Y

Voy a mirar lo que no miro

Y

cuando duermas el estará dormido

Y

cuando sueñes regresara conmigo.

Voy a estirar de mi cuerpo cada pliegue

Voy a poner allí de limón un poco de nieve

Y tendré entonces mis bordes dulces

Mis detalles ácidos, y mis contornos fríos.

Quitarme una mano estoy pensando

Después de dejarle crecidas la uñas

72

Te la mandare en una caja bailando

Y tocare de tu cuerpo oscuras partes algunas.

Voy a comer botones de los jazmines

Y esperare a que en mi interior florezcan

No voy a dejar que de besar mis labios termines

Y olerás sonriendo mis olores de flores frescas.

Voy a batir un vestido blanco con mi sangre,

Voy a convertir en delirio mi hambre,

Tendré entonces tu carne transfigurada,

Tus suspiros en mis heridas y una luna mordisqueada.

Atravesare tus pensamientos con luz quebrada

Y puntas en mis huesos de metales cristalinos

Descansaran en mi almohada memorias de asesinos

Y moriremos ambos en una noche de terror perturbada.

Voy a cortar en tu piel agujeros espaciales

Voy a rellenarlos con semillas especiales

Crecerán en ti galaxias llenas de rojos soles

Y te escurrirán brillando polvos de colores.

73

Quiero cortar mi locura en pequeños trozos

Quiero incrustarlos para adornar tus rincones porosos

Quiero tus cabellos lacios rosando mis chuecas rodillas

Y delinear con tus lágrimas el mar en sus orillas.

Quiero picar con agujas mi dorsal espina

Y

que mires como me retuerzo con ritmo de circo

Y

que goces mi dolor viéndolo más raro y más rico

Mientras copa de cianuro en tu garganta se empina.

Voy a extrañar cuando no estés aquí a mi lado

Voy a reír en el infierno por santos ultrajado

Voy a buscarte debajo de mi sabana

Voy a quererte de nuevo matar mi dulce alma hermana.

Meteré mi cabeza en un recipiente con caliente agua

Me picare con avispas mis manos largas y delgadas

Me arrancare el ombligo para que viaje en una piragua

Y dejare que los perros muerdan mis orejas aplastadas.

Voy a matarme amor mío para que nunca más ame a nadie

Voy a morir divertida cuando todos se larguen

Voy a lograr que mi sombra me coma y estalle

Voy a visitar los fantasmas en sus lugares sepulcrales.

74

Pero antes arrancare el corazón mío y te lo enviare

Lo amarrare a un globo rosa y no te lo diré

Mentiré por última vez en silencio

Y recostada mirare por última vez el nocturno cielo.

Muerto tú y muerta yo entonces estaremos tranquilos

Destilare nuestro amor con instrumentos y filos

Pondré tu fragancia alrededor de mi cuello

Y mi amor en un azul frasco pequeño y bello.

75

El corazón más feo.

El corazón más feo amaba, amaba tanto a los seres vivos

El corazón más feo tenía, tenía el alma colmada de acertijos

El corazón más feo lloraba, lloraba pidiendo al cielo piedad para sus otros hijos

El corazón más feo, reía, reía dando gracias por haber nacido vivo.

El corazón más feo estaba, estaba en el lugar más feo

Envuelto en la envoltura más fea, que era la piel más fea

En el hombre más feo que era realmente, realmente el más feo

Salido de una mujer muy bella que era, era verdaderamente bella.

Ella tenía una dulce vos, dulce, que era clara como agua, como agua cristalina

Ella olía a flor, a flor y también a crema fina

Pero tropezó con un hombre que en el mar se dedicaba a la casa, a la casa de sardina

Y quizá por la poca armonía que había en esa combinación el resultado apestaba,

apestaba a sucia letrina.

El niño era horrible, horrible, como solo puede ser lo más horrible

La boca hedionda tenía, tenia de una forma terrible, terrible, como un muerto después de

algunos días al aire libre

Tenía un ojo, ¡un ojo! Que miraba poco y solo hacia arriba, y solo agachando la cabeza

hasta un ángulo posible

Veía entonces, veía, con un solo ojo, y veía mal porque el otro pegado no estaba disponible.

76

Tenía su nariz chueca, chueca, como su boca chueca pero para el otro lado

Tenía una oreja mocha, mocha, pero la otra, la otra en peor estado

Tenía su cabello lleno de cebo, y un hoyo en su mejilla como si hubiera reventado

Le nacían los dientes de fuera, de fuera una lengua pequeña de color verdoso, y el cuello

chueco, chueco y atrofiado.

En fin, que su cara no tenia buen aspecto es algo que se advierte

Pero si hubieran visto el resto, ¡el resto! no pensarían que es una cosa que divierte

Su brazo izquierdo tenia, tenía la mano en el codo, el derecho un buen brazo que se

invierte

Los dedos en el hombro, las uñas al reverso de la palma, y por en medio sin huesos en masa

aguada se convierte.

Pero no pensaran que nunca agarro nada, pues su tercer brazo, ¡tercer! que del costado le

nacía estaba sano, algo largo es cierto, muy cierto, pero con él hacia lo que con los otros no

podía

Se rascaba la cabeza de los piojos, también se limpiaba de la boca, de la boca la saliva

que salía

Y hasta se acariciaba sin agacharse las rodillas, ¡las rodillas! cosa que, estoy seguro,

usted no podría.

Tenía una sutil joroba, joroba justo debajo de la que no era tan sutil

Tenía también un lunar bien negro, negro exacto en la punta de una verruga inútil

77

Pues por cierto estaba entre muchas otras, otras que no gozaban de tan vistoso adorno

fútil,

Y no diré donde estaban porque de seguro, de seguro les causaría más desagrado que estar

en la mira de un fusil.

Era esquelético su torso, era todo él, todo, de lo más nefasto un buen trozo,

Y tenía una pansa redonda, redonda, e hinchada de lombrices.

Era poseedor desgraciado del peor cuerpo, cuerpo monstruoso,

Y por las llagas reventadas en sus piernas, estaban estas cubiertas de cicatrices.

El infeliz tenía cuatro rodillas, un espolón donde los otros llevamos el empeine,

Y ni que decir de su pene, pues el solo ir al baño se le hacía trabajo calamitoso,

Además tenía una diminuta cola, una costilla saliente, y una mugre perene,

Más aun no cuento lo peor, pues aun con todo ello había en el algo más asqueroso.

De la nariz siempre escurriendo un amarillo, amarillo moco,

De las orejas saliéndole la será, la será rubia de poco a poco,

Sus fluidos siempre en consistencia de baba, y debajo de los ojos grumos coagulados de

legañas,

Y sus axilas con pelos, con pelos gruesos llenas, llenas de alimañas.

También tenía una alergia a sí mismo, que raro, que feo, que cosa tan descuidada.

Era un ser sin geometría, era un cuerpo que dolía, y de solo verlo se sentía el alma

atormentada

78

Y a pesar de que cuando estornudaba, también tosía, y luego vomitaba, de cuando en

cuando lloraba cuando defecaba, y por si no bastara, después de todo ello como puerco en

matadero gemía y se quejaba.

Mas pon atención lector mío, que no es mi intención hacerte en el estomago sensación

desagradable,

Yo solo trato de contar lo que pasó después con esa tragedia que se encarnaba

inconmensurable,

Y es que de verdad yo sé que mi narración de aquella cosa detestable

Es corta en comparación con la impresión que si le hubiese usted visto hubiera logrado

provocarle.

Lo más feo en aquel hombre era su corazón, su corazón, de verdad una cosa incomparable

que no tiene dobles

Mas déjame deciros que en el fondo de toda aquella porquería, había sentimientos,

sentimientos nobles,

Y

sucedió que un día miro una joven hermosa en la sombra de unos frondosos robles

Y

sintiéndose inevitablemente atraído se acerco a la belleza, belleza que brillaba como

miles de enormes soles.

Lentamente hasta donde ella se desplazo, y cuando estuvo cerca susurro su nombre,

Y ella dando la vuelta horrorizada por el aspecto de aquel descompuesto hombre

Saco unas tijeras sin pensar ni porque, ni de donde…

79

Y con gesto maniaco desgarrando de su rostro la propia belleza, clavo profundo su arma

en el corazón deforme.

Pues cual gato huraño sin reacción advertida, tratando de defenderse de cosa desconocida,

Dio tempestuosos gritos asustada, y ni tampoco se acordó que por precaución era mejor

tirarle una patada,

A si se fue del mundo el corazón más feo, y jamás, ¡nunca! Solo por ser muy feo, ¡nunca!

Cumplió un solo deseo.

El corazón más feo, era hermoso por dentro pero nació atrapado y termino desangrado

El corazón más feo tirado dentro del cuerpo más feo bajo los robles

Y nadie supo nunca que ahí yacían los sentimientos más nobles

Pues de haber sabido lo que sentía el corazón más feo se lo hubiesen remendado.

El corazón más feo amaba, amaba tanto a los seres vivos

El corazón más feo tenía, tenía el alma colmada de acertijos

El corazón más feo lloraba, lloraba pidiendo al cielo piedad para sus otros hijos

El corazón más feo, reía, reía dando gracias por haber nacido vivo.

80

Los crímenes de un poeta.

Matar primero mi amor primo

Ser de mi corazón propio asesino

Dejarme en pecho vivir una espina

Mirar de reojo mi sombra que camina.

Matar luego luz de una belleza

Amarla en muerta naturaleza

Quitarme vida quitando de la suya

Ingrato también con el gato que maúlla.

Dejar que se acerque alguna ingenua.

Pagar su ingenuidad con un desprecio

Matar entonces su fuerza y su deseo

Y luego atormentarme por su huida.

Destrozarme la vida completa

Completarme la vida con dolores

Dolores por vida luego aborrecida

Y hacer canto a los amores.

Luego regresar al crimen

Matar mis propios personajes

Victimas de por vidas sepulcrales

¡Sacrifico su vida a mis finales!

81

Así hasta en mis chuecas letras

A mis queridos doy crimines por criminales

Mate ya un perro, ya también un elefante

Y matare también esta hermosa con diamantes.

Soledad que me procuro con crimen

Matar, matar mi vida miserable

Matar a los dolidos, también matar al amable

Matar con mis dedos desmedidos, matarme sin soltar quejidos.

Matar enamorado sentimiento

Matar a quien quiso amarme dando arrepentimiento

Pues pago mal su amor en mi nombre abandonado,

Confieso entonces cuanto llevo sepultado.

Atormentarme con dolor extravagante

Haciendo de mis ojos agujeros negros lastimantes

Rugiendo como sonoro muerto inquietante

Lastimar amor rematando con odio sofocante.

Son los crímenes de un poeta,

Ya dejé la mujer más bella tuerta

Cuerda en cuello apreté a inocente

Y con cierra cruce un costado reluciente.

Quite el cabello con todo y piel a un niño

Corte las manos a un artista

82

Por madre al bebe arranque cariño

Y a todos el cuello rebane imitando la muerte del bautista.

Metí de mi amor su cara en fría agua

Le ahogue tranquila mientras pateaba

Reí cuando vi que su vida ya no estaba

Y le reviví para darle otra pasada.

Los crímenes de un poeta son los peores

Pues nadie sabe que los sufre y todavía los alientan

Por su muerte constante gozan los depredadores

Creyendo creer que sus crímenes son siempre mejores.

Lo que no saben es que me he desgraciado la vida

Que ya mi cuerpo ni siquiera apetece la comida

Que también a mi quiero matarme

Como a uno más en mis finales derrotarme.

Pues no son crímenes escritos los que escribo

Son crímenes vivos los que vivo

Pues me muero a cada instante por servicio

Sin servir para nada a ningún instante.

Y por ahora he de complacerme

Pues escribiendo estoy para vencerme

Ahora que puedo ya marcharme

Como de un sueño voy a despertarme.

83

Ahora tengo en la mano un cuchillo

Y con ello terminare este miserable estribillo.

Que aun a mi muerte estoy seguro complacidos

Algo para su deleite van a poder sacarme…

84

Canción de los hechiceros.

Si vas a cantar solo recuerda que lleva un tono muy alegre,

Si vas a chillar solo recuerda que es un canto de la muerte,

Si vas a bailar solo recuerda que no le gusta a la gente,

Si vas a morir solo recuerda que nadie va a detenerte.

Esta es la canción de todos los tiempos

De todos la más temible

Pues su maldad es la más imposible

Que nunca se dijo que nunca se dice.

Escrita por los más grandes hechiceros

Los más grandes de todos los tiempos

Pero también eran los más malos

Pues con ella hechizaban a sus hermanos.

Dictada cada palabra por el demonio

Es una canción que no debe ser pronunciada

Pues con ella los peores hechizaban las almas

Con ella la tierra misma de su eje puede ser derribada.

Diez mil lenguas todas aquí juntas

Cantares poliglotas para que nadie traduzca

85

Es una canción horrible más cruel que cualquier punta

Y ojala nadie cante las tres notas juntas.

Jumi ama lami trequida,

Jumi ama lasmi asida.

Quencu rimora ledo,

Sali jalimi maniedo.

Itaki shiki poko,

Akata mati otioroko,

Telcoma asuki kirubi

Kiroki Kenuya jalimai kibi.

Iscle mostly mixcatl,

Xicaca ariyo istle,

Mixcle tlacxe moschitl,

¡Achacostl! ¡Achacostlicle!

Adarebe ambodihribi,

Arejee amgenarie sale,

Comiriligi arreb arrebi,

Libniri zitharajmeri igbizale.

Rocmorri mirri rro,

86

Cuminrri, inrri jo,

Podarraco, poderro rraco,

Voquirro ameti rro.

Lenguas vagas son sus letras

Muertos están invocados en sus silabas chuecas

Palabras que no deben pronunciarse por mortales

Y más difíciles hicieron antes de ocultarles:

Sofalala sofala le lola,

Sofiamala sofí lelola,

Ifnilili of lili coftola,

Ifnieli eli lelola.

Avi evi, evvi neva,

Evi en neva evi,

Quevi inivi vi levire,

Levire, levi, levi eli,

Hara lera, hor, ior mara,

Shojoro, oro, que mara,

Mitirie etire oro,

Kemaumara, oro, horo horo….

87

Misterios ocultos indescifrables

Que nadie repita cosas tan temibles de los linajes

Pues podremos morir todos en unos instantes

Y los demonios despertar de sus sueños ancestrales:

Achitimiri, miri za, miri sazi,

Miri eri, eri meri, erizisa sazi,

Casi isi, esiri siri,

Si iri emire, kefa nimari.

Aka nefir, fire ami, omi sefire moa,

Moa ani, opi epo, lemuo saquiofa,

Saquiniere, eri mega, agana epora,

Epora delifni epora delfini Ala.

Mogte atag, mogte ate

Mogte le mog oreg,

A dios magnietos magaregos,

Quesque la fag, le mog, ¡morieg!

¡iYa! ¡iYa! ¡iYa!

Este es el último verso de aquel canto perverso

Este es el fin de las letras de todas las almas muertas

Esta es la última de las cosas que dicen

88

Que no quieren oír ni las más enterradas lombrices.

Upecha echa al mora, malorum malo olu,

Upere mochiasha, moru elo,

Fiteria mitoaneria soquiera ami.

Amire ami, chanshira ima moricane cane ana ¡sofar!

Si vas a cantar solo recuerda que lleva un tono muy alegre,

Si vas a chillar solo recuerda que es un canto de la muerte,

Si vas a bailar solo recuerda que no le gusta a la gente,

Si vas a morir solo recuerda que nadie va a detenerte.

89

Nueve entre el otro

Aquello el punto de línea

La cosa

A media relleno abismo que potro

Mi

cero la ruta esto ceñía.

En

esto me rapto un ninguna

Más menos reía la ranura

Y paso de liso aquel bajo

Ante ojo mineral cualquier atajo.

Dime subido en flecha

Por suma triangulo desecha

Búho nosotros la espiral tuerca

El cielo desde la efe hueca.

Una esqueleto correr la luna

Sin atrás del no él sitio quijada

Negación vía la aquella bajada

Nunca mano blanca negra aceituna.

No

ser ante la siete silencio

No

quiero dame la lumbre

No

menor flaca por derrumbe

90