Sie sind auf Seite 1von 2

¿QUÉ ES LO BÁSICO EN EDUCACIÓN?

Desde la lectura “Los Procesos Cognitivos y Currículum”- Una base para decidir lo que hay que
enseñar, de Eisner, Elliot W. (1087, nos hace reflexionar respecto a la situación de la educación
en nuestro País.

Si bien es cierto que la preocupación de los norteamericanos los alertó desde la década del 80,
al ver los bajos resultados en los exámenes en lo que respecta a la lectura, escritura y cálculo;
a nosotros los peruanos, recién desde los resultados alarmantes y preocupantes PISA-2000,
con respecto a la educación en Latinoamérica; por lo que, el Ministerio de Educación mediante
la unidad de medición de la calidad MED 2004-2005 realiza un estudio, la misma que es
publicada en octubre sobre una muestra de 843 colegios de Primaria y 636 de Secundaria,
donde encontró que entre el 10% y 15%, alcanzan el rendimiento esperado en Comprensión
Lectora y en Matemática la situación es más dramática, solo el 9.6% .

Es muy común escuchar a las personas adultas, padres de familia, que “la educación de antes
era mejor que la actual”, “con segundo año de primaria se más que los que terminan hoy la
secundaria”, “antes si se enseñaba de verdad”, entre otras acepciones relacionadas con los
aprendizajes y el comportamiento de los estudiantes de hoy.

Estos comentarios se han visto reforzado con los resultados expuestos anteriormente, por lo
que considero importante recordar los momentos que ha pasado nuestro sistema educativo en
lo que corresponde a la construcción e implementación del currículum.

Durante mucho tiempo se aplicó un sistema educativo que hoy es considerada como
tradicional, por las estrategias utilizadas en el desarrollo del proceso cognitivo, donde estuvo
muy arraigado el conductismo y se rendía culto a la memoria, midiéndose la calidad de los
aprendizajes por la cantidad de la información retenida por el estudiante.

Esta situación fue cuestionada por los pedagogos, donde el grueso del magisterio se quejaba,
porque desde los programas educativos, eran impuestos desde el Ministerio de educación, sin
contar con la opinión de los alumnos, es decir a espaldas de la realidad.
En el año 1996 se emite la R.M. N° 016-96-ED, donde se formaliza la autonomía institucional,
cediendo espacios a que la escuela planifique el currículo, diversificando las estructuras
curriculares, que responda a las necesidades e intereses del educando, el mismo que
posteriormente, fue acompañado con la implementación de un Plan Nacional de Capacitación
Docente (PLANCAD).

Es decir, ya se tenía un diagnóstico de la situación educativa en nuestro país, donde se


consideró necesario la revisión del currículo y asumir nuevas formas de desarrollarlo, aplicando
diferentes metodologías, lo que los profesores lo denominaron “Nuevo Enfoque Pedagógico”,
que no era nada más que mirar las experiencias realizadas por psicopedagogos,
incorporándose al lenguaje del maestro el término “aprendizajes significativos”.

Este periodo fue un “paso de los objetivos a las competencias”, donde a los maestros nos era
difícil comprenderlo, ya que esto trastocaba incluso el sistema de evaluación, surgiendo el
problema al momento de tratar de implementar éste nuevo enfoque pedagógico, donde los
docentes no contaban con las herramientas suficientes para hacerlo, causando preocupación
en los entes ejecutores, quienes recibían propuestas del Ministerio de Educación en cuanto a la
implementación del uso de la metodología activa. Esta experiencia ha ido mejorando poco a
poco el currículo hasta llegar en la actualidad a contar con un Diseño Curricular Nacional, que
presenta las características deseables en los estudiantes al concluir su Educación Básica
recular.

Posteriormente se incorpora la tecnología a los procesos pedagógicos, con el famoso EDURED


(Secundaria) e INFOESCUELA (Primaria), llamado posteriormente el Programa Huascarán y
hoy en el Ministerio de Educación funciona como la DIGETE, con el afán de brindar a los
docentes, nuevas herramientas para potenciar la calidad de los aprendizajes en los alumnos
haciendo uso de las NTIC, de lo que en la actualidad, son pocos las II.EE. que le dan el uso
adecuado, pues se argumenta por la cantidad insuficiente de equipos o por que les falta mayor
capacitación respecto al uso de los programas.

En conclusión, el problema del bajo rendimiento académico, se ha tratado de enfrentar


mediante la intensificación de la capacitación al docente y directivos, pero considero que se
debería implementar mecanismos que comprometan seriamente a los profesores con el
rendimiento de sus alumnos, pues se viene invirtiendo fuertes sumas de dinero, sin tener
resultados positivos a la vista, pues muchos profesores solamente se preocupan de hacer uso
de las estrategias en que los capacitan, mientras son monitoreados, luego vuelven a su rutina,
de donde no se les puede sacar fácilmente; además, se debería dotar a las instituciones
educativas de una auténtica autonomía, donde tengan la facultad de poder ir depurando entre
su personal, para quedarse con el idóneo y cuenten con la administración de sus recursos, que
les permite estimular la calidad del desempeño laboral; reconociendo el esfuerzo, dedicación,
capacidad de innovación e iniciativas del personal docente, de tal manera que éste se
incremente, estableciendo mecanismos de control que eviten el abuso y la corrupción; el mismo
que sumado al compromiso que involucre al personal docente y directivo con las puntuaciones
que alcancen los alumnos, mejorará la calidad de los aprendizajes que brinden los colegios
nacionales, pues cada uno de ellos ensayará las diferentes estrategias, conocidas de manera
teórica, desarrollándola de manera creativa para incrementar los rendimientos académicos.

Como es sabido, si se cambian las formas de entender el desarrollo del currículo, también se
modificarán las formas de evaluación, el mismo que durante estos tiempos han ido sufriendo
ciertas variaciones, pues tratando de aplicar una evaluación criterial (criterios: conceptual,
procedimental y actitudinal), luego competencias y hoy capacidades, entendiéndose que éstas
son el potencial inherente al ser humano que se desarrolla en el transcurso de la vida, hasta el
último de nuestros días, y está compuesta por el conjunto de habilidades, destrezas y actitudes,
donde para su desarrollo la escuela juega un papel importante, quien se encarga de potenciarlo
haciendo uso del currículo, por lo cual me parece interesante la afirmación que “…los
procedimientos de evaluación para que sean eficaces en el logro de complejas metas
educativas, han de ser útiles para determinar algo más que si se han cumplido simples
objetivos”

Para terminar, es preciso mencionar que el problema del bajo rendimiento académico en
Lectura y Matemática, es en todos los países latino americanos, donde cada uno de ellos
ensayará diferentes estrategias, de acuerdo al potencial con que cuente y lo importante de esto
que establezcan medios para medir los avances de manera objetiva, asumiendo los correctivos
necesarios en el camino.