Sie sind auf Seite 1von 12

Música y Adoración Ungidas 

CAPÍTULO VII 
DIRECCIÓN DE LA REUNIÓN DE 
ALABANZA. 
El líder de alabanza tiene un ministerio muy importante, pero difícil. Es importante que todo el que 
es  llamado  al  liderazgo  cristiano  entienda  un  poco  acerca  de  la  complejidad  de  este 
ministerio,  aunque  usted  nunca  sienta  el  llamamiento  personal  para  ser  un  líder  de  alabanza. 
Cuando los diferentes líderes de la iglesia tengan más entendimiento y discernimiento espiritual 
acerca  de  la  dirección  de  la  alabanza,  podrán  ayudar  más  a  guiar  a  los  que  tienen  esta 
importante responsabilidad. Así que si su voz suena, más parecido a la de una rana que a la de un 
ángel, no trate jamás de ser el líder de alabanza, pero le animo a que por medio del estudio de 
este capítulo le sea de provecho para su crecimiento en el ministerio. 

Hay muchos factores que deben estar bien organizados y dirigidos para que un tiempo 
de alabanza “dé en el blanco " y cumpla todo el plan de Dios. Durante la alabanza, el líder 
tiene que hacer que los músicos y la congregación sean uno, como lo hace el director de una 
sinfonía.  Pero  las  responsabilidades  de  este  ministerio  son  aún  mayores  que  los  talentos 
naturales y la organización que se necesita. El líder de alabanza necesita ser sensible en el 
nivel espiritual, para guiar  a  toda  la  gente muy adentro   en la presencia de Dios, evitando 
estorbos  espirituales  y  venciendo  toda  oposición  enemiga.  También  necesita  ser  un 
adorador,  organizador,  cantante,  vigilante  y guerrero  espiritual,  ¡todos  esos  personajes  en 
uno! 

LA NECESIDAD DE, LÍDERES DE ALABANZA. 

La primera cosa que necesita un líder de alabanza es una visión correcta, para entender el 
verdadero propósito de su ministerio. El líder de alabanza necesita ser un adorador que ayude 
a  guiar  a  la  gente  a  la  adoración.  Nuestro Señor  Jesús  nos dijo en Juan 4:23 que  el  Padre 
busca  adoradores.  Esto  es  importante  para  satisfacer  el  corazón  de  Dios,  pero  también  es 
importante para la gente, porque cuando adoramos al Señor, es cuando somos cambiados a Su 
semejanza (2º Corintios 3:18;   1a    Juan 3:2). La única visión que debe haber en el corazón de 
un líder de alabanza es ser un adorador que guíe a otros a la adoración; porque muchos tienen 
una  visión  mucho  menor.  A  continuación  explicaremos  algunas  de  esas  “visiones 
menores”. 

1) Los lideres entusiastas 

Este  tipo  de  líderes  de  alabanza  tratan  de  motivar  a  la  gente  mediante  la  emoción  y  la 
actividad.  Ellos piensan que  emoción significa  un  río de unción,  y  que una buena  reunión

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

debe ser dinámica, estridente deseo de seguir  las sendas de justicia que nos muestre nuestro 
Gran Pastor. El Señor testificó diciendo: "He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a 
mi  corazón,  quien  hará  todo  lo  que  yo  quiero",  (Hechos  13:22).  Es  solamente  cuando 
también nosotros deseemos de  todo corazón hacer  todo  lo que  Dios quiera,  que  nuestra 
música  y  adoración  podrán  llegar  a  ser  puras  y  poderosas  como  la  música  de  David. 
Entonces podremos invitar a nuestro Dios y Rey a visitar el santuario cuando le adoremos. 
Nuestra música puede entonces ser ungida también, como cuando el joven David tocaba 
el arpa ante el rey Saúl, y veremos huir a los malos espíritus. 

2)  El entretenedor 

Alguien  que  tiene  esta  visión piensa  que ha  hecho  su  trabajo,  si  su  ejecución  fue  popular  y 
todos  han  disfrutado  del  tiempo  de  alabanza.  Los  que  entretienen  a  la  gente  no  pueden 
discernir entre el alma y el espíritu, (Hebreos 4:12), lo que ellos intentan es agradar el alma 
de la gente con cosas como la belleza, el talento, el humor y el drama en lugar de aprender a 
fluir  y  ministrar  en  el  Espíritu,  (Filipenses  33,  Zacarías  4:6,  1º Corintios  2:1­5).  Dado  que  el 
entretenedor  clasifica  su  ejecución  por  su  popularidad,  tratará  de  promoverse  a  sí  mismo  en 
lugar  del Señor,  y  puede  convertirse  en una  persona que  busque  agradara  los  hombres antes 
que  a  Dios  (Gálatas  1:10).  El  "entretenedor   "también  copiará  las  técnicas  populares  de  los 
cantantes y músicos mundanos, (2º Corintios 10:12, 18). 

3)  El profesional 

¡Un  líder  de  alabanza  con  esta  meta,  apunta  hacia  la  excelencia,  pero  no  apunta  hacia  el 
Señor! El talento musical y la habilidad del equipo de trabajo son importantes, pero pueden 
llegar a ser "¡un ídolo!”  El líder de alabanza que busca sobre todas las cosas ser profesional, 
puede dirigir con talento una reunión tranquila, donde el enfoque sea el tiempo de adoración y 
alabanza  y no el Señor.  Alguien que trata de demostrar o "anunciar" su talento desviará la 
atención de la gente de una adoración sincera de todo corazón para el Señor. 

Se busca: ¡Reuniones de adoración, no conciertos de música! 

Una  vez  hablé en  una  iglesia  donde el  Señor  abrió  mis  ojos  para  ver  cuán  importante  es 
realmente  tener  una  visión  pura  para  el  tiempo  de  adoración.  La  alabanza  estaba  siendo 
dirigida  por  un  grupo  que  daba  conciertos  de  música  cristiana.  Ellos  sabían  que  yo  era el 
orador invitado, que era músico, líder de alabanza y que daba conferencias por todo el mundo 
acerca  de la  música  y  la  adoración.  Así que  entre  otras  cosas, ellos deseaban impresionar al 
predicador  invitado.  Yo  quedé  tan  impresionado  que  ahora  lo  menciono  en  la  mayoría  de 
todos los talleres y seminarios que dirijo. 

Conforme avanzaban de canto en canto, me di cuenta que el grupo de música estaba tocando

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

las canciones originales que  cantaban  regularmente en  sus conciertos de  música.  Ellos  no 


estaban  tocando  cantos  que  la  congregación  sabía,  y  las  partes  que  ocasionalmente  la 
congregación  trataba  de  cantar  fueron  de  poca  importancia.  ¡El  grupo  musical  estaba 
dirigiendo  la reunión como un espectáculo,  ya  sea  que la  gente en  la iglesia pudiese o no 
cantar, o simplemente­aplaudir y observar! Aunque era domingo en la mañana y estaba en 
la iglesia, muy pronto pude darme cuenta que estaba en un concierto de música y no en una 
reunión de adoración. 

Conforme  el  de  a la ba nza "  avanzaba  a  un    paso  rápido,  yo  estaba  tratando  de 
orar,  adorar  y  encontrarme  con  el  Señor.  Yo  sabía  que  en  unos  cuantos  minutos  sería 
llamado a predicar el mensaje dominical,  y  estaba  invocando al  Señor  para que enviara 
una unción sobre mí, aunque durante la alabanza no estaba presente la unción. 

Entonces me volví para mirar a m i  esposa, y observé que ella no estaba tratando de cantar o 
aplaudir. N/le incliné hacia ella y l e  dije:  "Sé que este no es una buena reunión de alabanza, 
pero al menos debemos tratar de unirnos y encontrarnos con el Señor” . Entonces mi esposa 
me contestó: "¡Tú no estarías aplaudiendo y cantando con ellos si vieras lo que  yo veo ¡" 
Esa respuesta atrajo mi atención, así que le pregunté que estaba viendo. Ella me contestó 
que el  Señor le estaba dando una  visión de un gran ídolo en medio del grupo de música, 
que los cubría con su sombra. Ella vio que todo el   g ru p o   es tab a  ad o r an d o   al   íd o lo , 
y q u e  e l  íd o lo  e r a  su  p ro p ia  mú s ic a. 

Después de predicar y de que el grupo musical terminara la reunión con un canto suave, el 
líder de alabanza se dirigió justo hacia mí. Yo estaba preocupado de que me pidiera una 
opinión  acerca  del  “tiempo  de  alabanza”,  y  que  yo  no  tuviera  que  decir  algo  no  muy 
cortés;  sin  embargo,  fui  aliviado  de  la  preocupación  cuando  comenzó  a  hablar.  Sus 
primeras palabras para mí fueron: "La reunión fue fantástica! ¡No perdimos el ritmo, y justo 
cuando  comenzó  la  alabanza  supe  que  esto  iba  a  ser  de  primera!    "Él  siguió  y  siguió 
alabando la ejecución de su grupo de música, y nunca me preguntó mi opinión. 

Aún si mi esposa no hubiese visto esa visión del Señor, habría sido bastante obvio que su 
música y su  talento se habían  convertido en un ídolo para ese grupo  musical.  Y debido a 
que su ministerio  musical no estaba bajo  el señorío  de  Cristo,  tampoco  se sometían  a  su 
pastor. Unos meses después, el pastor trató de reorganizar las reuniones. Cuando el grupo 
de música vio que e l los no podrían continuar "haciendo lo su y o propio," la ma y oría de ellos 
dejaron la i g lesia y ayudaron a dividir la congregación. 

Nuestros motivos y visión para ser un líder de alabanza, o un músico en la casa del Señor 
son de suma importancia. Esto dirigirá todo lo que pensamos y hacemos, y puede hacernos 
ya  sea    “dar  en  el  blanco”  y  cumplir  los  propósitos  de  Dios,  o  bien,  seguir  nuestras 
propias insignificantes ideas y objetivos humanos. ¡Escojamos deleitarnos en hacer Su 
voluntad, y buscar de todo corazón ser la clase de adoradores que Él desea! 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA DIRIGID. UNA REUNIÓN DE ADORACIÓN

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

Mientras que por  una parte es  importante mantener  la  visión correcta en nuestro corazón, 


también  tenemos  que  adquirir  mucha  sabiduría  práctica  a  fin  de  llegar  a  ser  líderes  de 
alabanza.  A  continuación  veremos  algunos  pasos  que  pueden  ayudarle  a  desarrollar  in 
ministerio eficaz.

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

1. Nuestro corazón tiene que estar preparado 

El  primer  cimiento  que necesitamos es  tener  un  corazón  recto  para  con  Dios.  El  salmista 
declaró en el Salmo 66:18: "Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no 
me habría escuchado".  Para  funcionar  correctamente  en  cualquier  ministerio  necesitamos 
tener un corazón libre de ataduras de pecado. Eso no significa que seamos perfectos, pero 
necesitamos  saber  que  la  sangre  de  Cristo  nos  ha  lavado  y  que  podemos  estar 
confiadamente  en  Su presencia,  sin  ser  avergonzados.  Si  usted no  tiene esta confianza, 
necesita  buscar  sinceramente  al  Señor  para  obtener  victoria,  o  tener  a  otra  persona  para 
dirigir la alabanza que a usted se le había encomendado. 

Otra  manera  en  la  que  necesitamos  preparar  nuestro  corazón  es  comenzar  con  oración  la 
reunión de  alabanza.  Tenemos  que  buscar  al  Señor  para  obtener  revelación,  para  que 
nos muestre lo que Él  quiere hacer durante ese tiempo. La reunión de alabanza puede ser 
como una batalla, y un comandante sabio tratará de tener el plan de batalla correcto para 
cada  situación.  La  oración puede  ayudarnos  a  tener la  unción cuando nos situemos para 
dirigir la reunión. 

Otra razón por la que necesitamos preparar nuestro corazón, es para recibir confianza de 
parte del  Señor para estar frente a la gente (Deuteronomio 31:6­8,  2º Corintios 3: 5­6). ¡El 
comandante de guerra que es temeroso en el  frente de batalla, no inspirará  a sus tropas a 
dar  lo  mejor  de  ellos!  Pero  si  Dios  ha  preparado  nuestro  corazón  como  preparó  el  de 
Josué,  entonces  la  gente  tendrá  confianza  en  seguir  nuestro  liderazgo.  Cuando  usted  se 
pone ante la gente, confíe en que el Señor le ayudará a guiarlos a su presencia, ¡Sonría, no 
parezca una estatua de hielo! 

La última razón por la que necesitamos preparar  nuestro corazón es a fin de tener el gozo 
del Señor.  Guiaremos a otros hacia  lo que  ya tenemos. No  traiga  un  corazón cargado con 
infinidad de problemas a la reunión; eso le hará recordar a la gente sus propios problemas. 
En lugar de eso, haga que la mente y el corazón de las personas vean a Jesús. 

2. Prepare una lista de coros 

Los líderes de alabanza deben preparar también una lista de coros como ayuda. Así como el 
predicador ora y prepara un bosquejo del sermón, el líder de alabanza tiene que preparar con 
anticipación muchos detalles. Eso no quiere decir que tenga que seguir al pie de la letra la 
lista,  al  igual  que  el  predicador,  que  pese  a  llevar  su  bosquejo,  debe  ser  guiado  por  el 
Espíritu Santo para hablar incluso de cosas que no llevaba preparadas. Sin embar g o, aún 
cuando  cambie  el  orden  de  algún  canto  durante  la  reunión,  su  lista  de coros  le  ayudará 
para que todo el equipo de adoración funcione sin encontrar obstáculos. 

Guiar  el  servicio  de  alabanza  no  es  cosa  de  un  hombre.  Las  iglesias  t i enen  músicos  y 
al g unas veces otros que cantan para a y udar en la dirección ti de la alabanza, y generalmente 
ellos necesitan alguna instrucción previa, así como practicar los cantos. Si su iglesia usa un

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

retroproyector pava, que la congregación siga, las palabras del canto, entonces la persona 
encargada  del  retroproyector  necesita  una  lista de coros de ese día para hacer  su trabajo 
eficientemente. 

Los cantos que formen su lista deben fluir en la misma nota para que ayuden a la iglesia a 
entrar  paso  a  paso  en  la  presencia  de  Dios.  A  continuación  veremos  algunos  patrones 
generales para que los coros fluyan de la mano con el mismo propósito y dirección divina. 

Los coros pueden ser organizados de acuerdo al acorde musical en que se cantan. Tenga 
cuidado de graduar la nota de entrada del canto dentro de un buen rango, para que ninguna 
parte  del  careto  tenga  que  ser  cantada  demasiado  baja  o  alta.  Es  difícil  para  la 
congregación  abrir  libremente  sus  corazones  en  alabanza  y  adoración  si  sus  cuerdas 
vocales tienen que estirarse dolorosamente. 

Cada iglesia debe tener una lista de coros clasificada según las notas en que se cante mejor. 
Si usted no tiene la habilidad musical para hacer esta lista, entonces busque a alguien que 
pueda hacerlo. 

Si usted prepara algunos cantos que se pueden cantar muy bien en cierta nota, por ejemplo 
la  nota  de  “do ",  entonces  usted  tiene  que  buscar  más  cantos  en  la  nota  de  "do  "  para 
seguir fluyendo. Usted puede cantar esos coros uno tras otro, sin esperar que los músicos 
le  den  una  nueva  nota  para  empezar  a  cantar.  Musicalmente  esta  es  la  mejor manera  de 
hacer  que  fluya  el  tiempo  de  alabanza.  Si  usted  quiere  cantar  en  una  nota  diferente, 
también es bastante conveniente escoger algunos coros de la siguiente nota más alta, por 
ejemplo, cante en tono de "sol" después de algunos coros en “fa”. Esto elevará suavemente 
el tono de la alabanza a un nivel más alto sin que haya confusión en el canto. 

Otra forma que ya vimos para organizar una reunión de alabanza, es pasar de la alabanza a la 
adoración. Este  es un buen patrón  general; sin embargo,  recuerde que  este patrón de la 
alabanza a la adoración es una guía que no debe seguirse con estricto legalismo. El Señor 
podría querer que se enfatizara la alabanza en una reunión y no tener adoración. En otras 
ocasiones, el  corazón de  las personas podría  ya  estar  preparado  (con  oración,  o  por  los 
músicos  que  están  tocando  antes  de  la  reunión)  de  manera  que  el  tiempo  de  alabanza 
puede comenzar con adoración. Si ha habido alguna atadura o pesadez en la adoración, a 
veces es bueno tener un canto de alabanza al final de la adoración, antes de continuar con el 
resto de la reunión. 

De manera similar, los tiempos de alabanza se pueden organizar correctamente moviéndose 
de los cantos rápidos a los más lentos. Los cantos rápidos ayudan a "despertar  "ala gente para 
empezar, y les animan a comenzar con gozo, pero una vez que la gente se ha encontrado con el 
Señor, los cantos lentos de adoración generalmente permiten que las personas se concentren 
más plenamente, en la comunión con Dios.

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

Otro patrón similar que podemos considerar cuando preparamos una lista de coros  es 
comenzar  cantando coros  que nos  exhorten,  y  luego coros  que  alaben a  Dios.  A  veces 
empezamos  una  reunión  con  coros  donde  nos  exhortamos  unos  a  otros,  con  cantos 
como  "Dios tiene un ejército" o  "Entra  en la presencia del Señor con gratitud". Tal vez 
podemos saludamos unos a otros durante el inicio con un coro como  "Te a mo con a mor 
del Señor” . Todos estos son coros que cantamos para  exhortarnos a nosotros mismos 
y son "exhortaciones horizontales" o "ministración al cuerpo”  Pero la meta suprema del 
tiempo de alabanza es terminar con la mirada puesta en las cosas celestiales, y  el corazón 
dirigido  hacia  el  Señor.  Esto  puede  ser  llamado  "adora ción  vertica l",  o  también 
“ ministración al Señor”

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

Si no tenemos la pericia para seleccionar los coros, podríamos tener un tiempo de mucha 
confusión. Piense como sería una reunión con la siguiente lista: 
1. De pie, de pie en reverencia a Ti. 
2. Te amo con amor del Señor. 
3. Señor, eres más precioso que el oro. 
4.  Soy libre. 
5. Gloria, gloria, gloria al Cordero. 
6. La iglesia se mueve. 
7. Levántate y brilla. 

¡Si en una reunión se cantaran estos coros en ese orden, probablemente terminaría en un 
desastre! Si examina las palabras de los coros, se dará cuenta que todos los cantos con número 
impar están dirigidos a Dios en el cielo, mientras que los pares están dirigidos a los santos en 
la tierra. Si los cantáramos en este orden sería como subir y bajar en la montaba rusa; también 
parecería como tratar de brincar hacia atrás y adelante, entre el Atrio y el Lugar Santísimo 
entre cada canto que usted entone. 

Una última su g erencia al preparar el tiempo de alabanza es usar coros que contengan "una 
verdad presente" o que tengan una "unción reciente." Anote los nombres de los coros que 
hayan sido muy buenos en reuniones recientes, o que hayan estado en su corazón. Como el 
salmista menciona en el Salino 418, y el Salmo 77:6, Dios puede darnos "cánticos en la 
noche. " Aunque estemos dormidos el Espíritu Santo puede mover nuestros corazones 
a cantar, y cuando despertamos es sabio recordar lo que nos dio el Espíritu Santo. Si 
nos estamos preparando para guiar un tiempo de alabanza, ese careto en la noche puede 
habérsenos dado como un canto clave para la próxima reunión. 

3. Sea un buen líder 

El líder de alabanza debe ser sólo eso –un líder, no un seguidor. Es su responsabilidad guiar 
a  todo  el  grupo  de  adoración,  y  a  la  congregación,  a  la  presencia  del  Señor.  Un  líder 
nervioso  que  actúa  como  estatua  de  hielo,  mantiene  sus  ojos  cerrados,  y  murmura 
débilmente exhortaciones, no va a inspirar confianza en su liderazgo. 

En  primer  lugar,  dé direcciones  claras de  manera  que  todos entiendan  a  donde  los  quiere 
llevar. Hable claramente cuando necesite dar instrucciones, al empezar un coro usted puede 
comenzar  a  aplaudir,  cantar  fuerte,  o  balancear  sus  manos  para  mostrar  que  está 
empezando. Puede ayudar  a dirigir  la  velocidad del canto mediante aplausos, usando un 
pandero,  o  balanceando  sus  manos.  Si  usted  quiere  que  todos  se  unan  en  una  misma 
acción  (como  levantar  sus  manos  o  danzar)  dígaselo  antes,  ya  sea  antes de  empezar  el 
canto o en el momento más silencioso del canto cuando nadie esté cantando.

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

Si quiere repetir un coro, simplemente prosiga cantándolo, o use  también un gesto con su 
mano para dar a entender que se cantará de nuevo. Cuando desee parar de cantar, podría 
dejar de aplaudir y quedarse quieto en silencio, o tal vez levantar su mano abierta para 
tener  la  atención  de  todos.  Si  desea  guiara  todos  a  un  momento  de  adoración,  puede 
levantar su mano antes de que termine el coro, cerrar sus ojos y empezar  a adorar mientras 
se aleja del micrófono. 

También  necesita  tener  un  sistema  (le  señales  con  el  encargado  del  proyector.  La 
alabanza suele ser interrumpida cuando no se proyecta rápidamente el canto en la pantalla, 
o  si  se  pone  un  canto  equivocado.  Si  usted  tiene  una  señal  de  silencio  que  capte  el 
encargado  del  retroproyector  (podría  ser  una  inclinación  de  cabeza,  o  un  movimiento 
rápido de la mano) entonces le liaría saber con anticipación que debe preparar el siguiente 
coro en la pantalla. Asegúrese de que la persona que está en el retroproyector se mantenga 
atenta  a  sus  instrucciones;  si  cierra  demasiado  los  ojos  para  adorar  al  Señor,  podría 
desatender sus instrucciones y corno consecuencia, distraer a la iglesia entera. 

Las señales que yo uso con quien está en el proyector son un contacto visual discreto y 
un gesto con  mi mano durante un coro, esa es la manera en que le doy a entender que esa 
será  la  última  vez  que  repetiremos  el  coro,  de  manera  que  tiene  que  estar  listo  para 
poner  el  siguiente.  Si  quiero  saltar  un  coro  y  pasar  al  siguiente  de  mi  lista,  hago  un 
giro con mi mano y le ha g o señas con dos dedos para  mostrarle que pasamos al segundo 
giro mi ida coro, y si quiero regresar al coro anterior, giro mi mano de y vuelta para indicarle 
que prepare el canto anterior. 

Cierto que el líder de alabanza debe aprender a dirigir bien, pero la clave más importante 
para llegar a ser un buen  líder  es aprender  también  a  ser  un  seguidor.  Si usted  no  es 
el  pastor  principal  de  la  iglesia,  necesita  conocer  lo  que  el  liderazgo  de  la  iglesia 
quiere  que  usted  haga.  ¿Desean  ellos  un  tiempo de  alabanza breve?  Entonces  hágalo 
corto, usted dirige bajo el pastor, el líder de la reunión y el director de música. Si ellos 
confían  en su ministerio y le dan plena libertad para dirigir, entonces hágalo bien, pero 
si usted está apenas aprendiendo, o aún no ha ganado la confianza del liderazgo, entonces 
sea  sensible  a cualquier  instrucción que  ellos le den. Si  a usted  le piden que  guíe  solamente 
unos  cantos,  entonces  no  intente  predicar  también,  o  dar  palabras  de  conocimiento  o 
profecía, y un llamado al altar, sólo porque usted esté con el micrófono. 

4. Empezar la reunión de alabanza 

Si  usted  está  iniciando  la  reunión  desde  el  mero  principio  (un  “arranque  enfrío” ), 
entonces  tiene  que  atraer  la  atención  de  la  congregación  y  conducirlos.  Esto  puede 
hacerse por medio de oración, una lectura de la Biblia, o a través de exhortación. 

Si  el  pastor  o  los  músicos  ya  han  iniciado  la  reunión  y  han  conseguido  que  la  gente 
fluya, entonces tenga la sensibilidad para continuar desde donde ellos hayan dejado a

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

la  congregación.  La  reunión  puede  ser  como  una  carrera  de  relevos,  y  usted  necesita 
entender  el  inicio  para  seguir  desde  allí;  no  los  lleve  de  vuelta  al  principio.  Si  la 
congregación  ya  ha  estado  cantando  alabanzas  antes  de  que  a  usted  le  dieran  el 
micrófono,  entonces  tal  vez  usted  quiera  pasar  menos  tiempo  en  alabanzas.  Dos 
tiempos  de alabanza  juntos pueden ser  muy  largos  y  tediosos. También, si ya han sido 
preparados los corazones, entonces tal vez deba ir directamente a los cantos de adoración 
o esperar en el Señor.

10 

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

5. Dirigiendo el fluir. 

Usted  desea  que  la  alabanza  vaya  adelante  por  el  mover  del  Espíritu  Santo.  En  las 
Escrituras  se hace  referencia  al  Espíritu  Santo  corno  tipo  del  viento,  del  agua  y  del 
aceite. Cada  uno de  ellos tiene  diferente clase de  movimiento, e igualmente podemos 
aprender de ellos la manera en que el Espíritu Santo se quiere mover durante la alabanza. 

Si usted siente  que el fluir  y la unción bajan con un canto, entonces deje de cantarlo 
y  muévase  al  siguiente.  Tal  vez  haya  confusión  musical,  sea  un  canto  equivocado  o 
tenga  un  mensaje  erróneo.  Si  a  Díos  no  le  place  ungir  ese  canto  que  entonamos, 
entonces necesitamos ser sensibles para entender esto y humillarnos para no aferrarnos a 
nuestros propios planes sino movernos adelante. 

Busque  libertad  en  la  alabanza  antes  de  pasar  a  la  adoración.  Si  no  hay  victoria, 
libertad o gozo. Entonces ore rápidamente por una clave. Tal vez un canto traiga victoria, 
o una oración o exhortación. Una acción (como gritar, danzar o aplaudir nuestras manos) a 
veces puede traer libertad. 

Sea  cuidadoso  para  que  no  se  desvíe  la  atención  de  la  g ente  por  distracciones,  eso 
puede  incluir  personas  o  animales  que  estro  caminando,  suspensión  de  la  energía 
eléctrica, ruido del templo, o instrumentos musicales y amplificadores que no funcionen 
correctamente.  Tenga  la  atención  de  la  gente  hacia  el  Señor,  y  tenga  a  otras  personas 
listas para hacerse cargo de los problemas, pueden ser los lideres o diáconos. 

Como  líder  de  alabanza,  es  su  responsabilidad  unificar  los  corazones  de  la  gente  y 
después  guiarlos  al  Señor.  A  menudo  tenemos  que  em p ezarla  reunión  atra y endo  la 
atención  de  la  gente,  pero  conforme  avanza  el  tiempo,  debernos  enfocar  la  atención 
de  la  g ente  hacia  el  Señor.  En  ese  punto,  tenemos  que  soltar   la  atención  de  la  gente. 
Algunas de las maneras en, las que podemos llevar la atención de ellos al Señor (y quitarla 
de nosotros) son las siguientes.

1)  Sea un adorador, no sólo un director o líder de alabanza.
2)  Evite hablar de más, exhortando durante la alabanza o repitiendo las palabras 
del coro.
3)  Evite dar demasiadas instrucciones, y no continúe controlando 
rígidamente la reunión cuando el Espíritu sano empiece  moverse. Déle 
oportunidad al señor (y a otros) de  ministrar, esperando en el Señor y dando 
oportunidad a la profecía y a otras manifestaciones en el Espíritu.
4)  Evite movimientos que atraigan la atención hacia usted. Eso puede ser 
hablarle a otros, buscar nerviosamente, rascarse, arreglarse el cabello, 
movimiento de la mano que lo  señalen, y cosas por el estilo.
5)  Use movimientos que atraigan la atención de la gente hacia el Señor. Pueden 
ser: levantar sus manos en adoración, cerrar sus ojos, permanecer de pie,

11 

www.ajecelsalvador.com 
Música y Adoración Ungidas 

arrodillarse en adoración, aléjese del púlpito o venir al centro.
6)  Durante la adoración, aléjese del micrófono (si usa un pedestal), en otro 
casó aléjelo de su boca. Si no es el momento en que usted necesite dar 
instrucciones, entonces solamente guíe a la gente al Señor. No siempre tiene 
que ser alta su  voz, como si usted estuviera cantando un solo. Si cada uno 
está ocupado en encontrarse con el Señor en adoración, entonces aléjese del 
micrófono para que usted sea un adorador más.
7)  Sepa cuando parar. Trate de dejar de guiar la alabanza cuando la gente 
haya  llegado a  una cima espiritual, no a un valle. Trate de terminar con la 
presencia del Señor fuerte en el santuario, y con los corazones de los santos 
llenos de gozo, amor y victoria. No prolongue demasiado la reunión, porque 
la gente se cansará y la presencia del Señor empezará a levantarse.

12 

www.ajecelsalvador.com