You are on page 1of 111
  • 2.1 El pensamiento Clásico.

Adam Smith y David Ricardo Carlos Marx

Análisis del pensamiento económico de Smith, Ricardo y Marx

Introducción

En el siguiente trabajo intentaremos analizar la teoría del valor-trabajo desde la perspectiva

de tres autores distintos. Siguiendo el orden cronológico, abordaremos en primer lugar esta noción desde las teorías elaboradas por dos de los máximos exponentes de la denominada “Economía Clásica”: Adam Smith (1723 – 1790, economista escocés) y David Ricardo (1772 – 1823, economista inglés), y a continuación consideraremos el mismo tema analizado desde la perspectiva del pensamiento de Karl Marx (1818 – 1883, filósofo, sociólogo, economista y pensador socialista) realizando una comparación entre ambas corrientes del pensamiento económico.

Adam Smith Antes de analizar la concepción que este economista escocés tenía del concepto de valor, caracterizaremos de una manera muy general su pensamiento económico. En su obra fundamental, Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la Riqueza de las Naciones, Smith busca explicar el crecimiento económico a partir del concepto de “división del trabajo”, cuyo regulador será el mercado. La especialización de la fuerza de trabajo genera un incremento en la productividad que permite la acumulación de riquezas. Sin embargo, sólo aquellas economías orientadas hacia la producción para el intercambio son las beneficiarias, ya que las economías de subsistencias no son capaces de generar estas innovaciones que elevan el nivel de producción.

Smith realizaba una distinción entre las actividades que resultaban útiles y productivas, y las que no lo eran. En su teoría, los empleos productivos eran aquellos que

  • 1. tenían como resultado la producción de objetos tangibles, que permitirían la acumulación.

  • 2. generaban un “excedente” que se podría re-invertir en el futuro.

Desde esta perspectiva, actividades como aquellas destinadas a prestar servicios no son consideradas como productivas, al igual que las actividades gubernamentales. Smith no negaba que estas actividades fueran necesarias, pero remarcaba que no contribuían a enriquecer a la sociedad.

A continuación entraremos en el análisis de la concepción del valor de Adam Smith. Dada

la importancia que el mercado tiene en su modelo económico, le resultará muy importante averiguar la forma en que se establecen el valor económico de los diversos productos. Para ello, lo primero que hará Smith será marcar una distinción entre los conceptos de “valor de uso” y “valor de cambio”.

El valor de uso es aquella capacidad que tienen los diversos productos para ser utilizados,

la capacidad que tienen para satisfacer alguna necesidad del hombre. Smith no cree que el valor de uso de un producto resulte económicamente significativo, ya que existen objetos que son muy útiles y que sin embargo no se intercambian. El valor de cambio, por otro lado, es aquel que establece cuánto de un producto se debe intercambiar para obtener otro. Permite establecer relaciones entre productos, y es por ello que resulta económicamente tan significativo. La pregunta es: ¿Cuál es el elemento unificador que permite comparar los valores de cambios de diversos productos? Smith sostuvo que el trabajo era “la medida del valor”. Desde esta perspectiva, la cantidad de trabajo invertido en un producto determina su valor. Sin embargo esta definición es muy ambigua, y no logra explicar satisfactoriamente el fenómeno de la formación de valor de un producto. Smith lo utiliza de un modo esquemático, representando sociedades primitivas, pero al analizar sociedades más complejas no considera que sólo mediante el trabajo se pueda establecer el valor, ya que factores como el capital y la tierra también tienen influencia. De este modo, Smith deja de lado la visión del “trabajo incorporado”, y en su lugar instaura la noción de “trabajo ordenado” como la medida apropiada del valor de un producto.

Consideremos esta nueva concepción a la luz de un ejemplo: si para fabricar un determinado producto se necesitan 10 unidades del factor trabajo, y tanto los empresarios dueños del capital como los propietarios de la tierra exigen (“ordenan”) cada uno una retribución

equivalente a 10 unidades de trabajo, el valor final de ese producto será de 30 unidades de trabajo.

10 unidades del valor final serán utilizadas para pagar los salarios, 10 corresponderán a la renta y 10 a la ganancia del empresario.

Esta división de la formación de valor de un producto en salario, renta y ganancia le permitió a Smith elaborar el concepto de “precio natural”. El precio natural de los bienes (es decir,

su valor de cambio) estará dado por estos 3 factores, y cada uno de ellos tiene a su vez un nivel natural dentro del precio natural de los bienes. El precio natural será aquel que alcance para pagar, ni más ni menos, la renta de la tierra, el salario del trabajo y la ganancia del capital.

Sin embargo, Smith observa que en el precio que los bienes tienen en el mercado no suele

cumplirse con esa definición. El precio de mercado suele ser distinto del precio natural, y es a través de la competencia que se logra que estos niveles se acerquen. De esta forma, la acción del mercado hará que los precios alcancen un equilibrio. David Ricardo David Ricardo fue un exitoso empresario inglés, que se interesó por la economía como

ciencia una vez que ya había ganado una considerable fortuna. Puede verse que utilizó sus conocimientos de economía para defender los intereses de la burguesía industrial.

Ricardo muestra que la ganancia industrial se ve determinada por la ganancia agrícola, ya que los insumos de la industria provendrán del excedente de la producción agrícola. Cuanta más producción agrícola haya, mayores serán las posibilidades de obtener ganancia en la actividad industrial ya que los precios de los productos agrícolas serán bajos. Por lo tanto, cuando disminuya el margen de ganancia agrícola disminuirá también el margen de ganancia que obtengan los empresarios industriales de la burguesía. Al disminuir los alimentos producidos, su precio subirá, pero el empresario deberá seguir pagando con la misma cantidad de alimentos a sus obreros, por lo que obtendrá menos ganancia. Sin ganancia, el sistema capitalista entraría en una etapa de estancamiento; es por ello que Ricardo sostiene fervientemente que, para evitar dicho estancamiento y permitir al sector industrial acumular ganancia, se debe garantizar que exista una gran cantidad de producción agrícola disponible. Existían 2 elementos que hacían que la cantidad de producción agrícola inglesa no fuera necesaria. En primer lugar, el incremento del número de la población hacía necesario obtener más alimentos. En segundo lugar, la teoría del rendimiento decreciente de las tierras. Con el tiempo, las tierras se desgastaban y su productividad decrecía. Era necesario hacer cada vez más inversiones

para elevar la productividad de la tierra. La posibilidad era cultivar nuevas tierras, pero en Inglaterra

Ya no quedaban tierras sin cultivar

La solución propuesta por Ricardo es levantar la restricción a las importaciones de granos. Esta cuestión generó gran polémica en el Parlamento (dominado por el grupo terrateniente conservador) quien en principio decidiría no llevar a cabo tal medida, destinada a beneficiar a la clase empresaria burguesa. En cuanto a su teoría de valor, Ricardo intenta elaborar su teoría siguiendo los mismos pasos que había tomado Adam Smith, intentando utilizar el “trabajo” como la medida para establecer el valor. Ricardo sostenía que el precio del trigo estaba regulado por el trabajo empleado en tierras de renta cero (recordemos que Ricardo escribe en un contexto en que Inglaterra está cerrada a las importaciones y el rendimiento decreciente de la tierra hace que el margen de ganancia agrícola sea muy bajo) por lo que no será necesario considerar a la renta como componente del valor de un producto. Por su parte, el capital podía expresarse en factor trabajo si consideramos a las maquinarias y demás insumos como trabajo acumulado o incorporado, que agrega parte de ese trabajo al producto elaborado. Sin embargo, Ricardo observó que su teoría era de un alcance limitado, ya que variaciones en los tipos de salario monetario, o la acumulación de capital fijo, hacían muy difícil sostener su teoría en espacios de tiempo prolongados. De igual manera, al no existir uniformidad entre el capital fijo y variable necesario para elaborar distintos productos, la teoría también resultaba difícil de sostener. Ante una elevación de los salarios, el valor de un producto elaborado fundamentalmente por el trabajo directo de la mano de obra sería más vulnerable que el de un producto realizado fundamentalmente a través de trabajo incorporado en capital fijo (es decir, trabajo incorporado indirectamente).

Karl Marx Para poder analizar el pensamiento económico de Karl Marx, es importante comprender

que el propio Marx no se consideraba a si mismo como un economista. Siempre se definió fundamentalmente como un revolucionario, y en función de sus intereses y objetivos políticos realizó trabajos y estudios en distintas áreas del saber humano, utilizándolas como herramientas para su lucha política. De esta manera, atravesó la filosofía, la sociología, y también la economía política. Es por esto que Eric Roll dice que se lo puede considerar “mucho más (o mucho menos) que un economista”.

Como veremos, Marx construye toda su teoría económica sobre la base del molde elaborado por la economía clásica. Asimismo, veremos que Marx es un pensador que económicamente podríamos calificar de “positivista”, dado que la idea de “progreso” es fundamental en toda su teoría. El marxismo es una teoría económica que busca explicar la evolución histórica a través de procesos económicos, especialmente a través de la denominada “lucha de clases” entre dominadores y dominados a lo largo de las distintas etapas de la historia. El hombre produce todos sus medios de subsistencia en sociedad. Marx parte de esta base,

negando el individualismo llamándolo despectivamente con el término “robinsonada”, ya que incluso cuando un hombre subsiste solo en una isla tras un naufragio, ya tiene dentro suyo las formas de producción social. Partiendo de la premisa que el hombre produce sus medios de subsistencia en sociedad, necesariamente se sigue que entre los hombres se establecen relaciones sociales que les permitan producir esos medios. Esas relaciones sociales son lo que Marx llama “estructura económica” de la sociedad, y es a partir de las características de esa base económica que se levanta toda una “superestructura” de instituciones políticas y jurídicas, de ideas y modos de pensar. Marx sostiene que todas estas formas sociales están determinadas por la base económica de la sociedad, es decir, por las relaciones sociales de producción que están establecidas en un determinado momento histórico. Los distintos tipos de relaciones sociales de producción ofrecen distintas capacidades productivas, y permiten aumentarlas hasta cierto punto. Sin embargo, en determinado punto las fuerzas productivas ya no podrán seguir desarrollándose, puesto que las relaciones sociales vigentes que les permitieron llegar a ese punto de desarrollo ahora resultan un impedimento para continuar con el progreso. De esta forma, Marx explica el cambio social a través de la necesidad de un cambio económico. La evolución de un modelo social a otro se genera por un cambio en las relaciones y modos de producción económica. Al cambiar la base económica de la sociedad, también es necesario elaborar una nueva superestructura institucional, jurídica e ideológica que se adapte correctamente a la nueva situación económica. La necesidad de un cambio llega cuando se alcanza una contradicción interna dentro del sistema económico

En un primer momento, en los orígenes de la sociedad, la producción social se daba dentro de lo que Marx llamaba el “proto-comunismo”, un modo de producción en el que no existía la propiedad privada. Luego de este momento inicial en la historia de las relaciones económicas, aparece el factor que habría de marcar los modos de producción siguientes: la propiedad privada. La misma determina que la sociedad debe dividirse en 2 clases: la clase propietaria y la clase trabajadora, de modo que todos los miembros de una sociedad se distribuirán en estas clases. La lucha entre estas 2 clases a lo largo de la historia será la que permita la evolución de las fuerzas productivas, y determinará los cambios sociales necesarios. A partir de la propiedad privada, surgirá en primer lugar el modo de producción esclavista, en el que tanto los hombres pertenecientes a la clase trabajadora como su fuerza de trabajo son propiedad privada de la clase dominante. De este modelo se pasa al de producción feudal, de allí se llega al modo de producción capitalista, y finalmente se llega al punto que Marx considera como el modo de producción definitivo: el Comunismo.

En líneas muy generales,

esta

es

la

filosofía

de

la

historia

que

propone

el

análisis

económico de las sociedades realizado por Marx. Otros economistas clásicos anteriores no tenían opiniones muy distintas sobre la evolución social previa que había llevado a las sociedades humanas a constituirse como sociedades capitalistas. La gran diferencia entre Marx y otros pensadores es que él aplica esta filosofía de la historia también al capitalismo, considerándolo como una etapa de desarrollo más en la escalera del progreso, y no como el orden social inmutable que sostenían los economistas clásicos.

Marx define al trabajo humano como “actividad deliberada dirigida a apropiarse objetos naturales de una u otra forma”. A través del trabajo, el hombre produce objetos que tienen la capacidad

de satisfacer necesidades humanas; es decir, que esos objetos producidos tienen un determinado “valor de uso”. Tienen valor ya que al usarlos se logra satisfacer una necesidad. El trabajo no es la única fuente generadora de valor de uso, ya que se necesitan elementos naturales para poder trabajar. Todo valor de uso tiene un componente de trabajo y otro de naturaleza. El trabajo puede caracterizarse en trabajo particular, realizado por un individuo específico,

Y la suma total de los trabajos individuales de los distintos individuos que componen una sociedad. En este segundo aspecto, el trabajo adquiera una significación social, y el valor de uso producido se convierte en parte del trabajo total de la sociedad. Se ha encontrado un “arreglo social” que permitirá “distribuir” el trabajo de toda la sociedad.

El valor

de

uso

no

está

determinado

por

el

tipo

de

relación

social

a

partir

del

cual

está

elaborado.

“Por

el sabor

del trigo

no podemos

decir

si

lo

cultivó

un siervo

ruso, un pequeño

propietario francés o un capitalista inglés”.

El modo en que se genera la transformación del trabajo individual en una fracción de trabajo social, está dado por las relaciones sociales de producción que imperan en cada sociedad, según el modo de producción que utilicen. Al analizar el caso de una familia campesina patriarcal,

O el de una sociedad de hombres libres sin propiedad privada, Marx sostiene que allí el trabajo individual de cada uno de los integrantes es considerado como un “órgano” de la fuerza de trabajo a la que pertenecen, la familia o la sociedad en cada caso.

Sin embargo, en una sociedad capitalista con propiedad privada de los medios de producción y empresas privadas, la generación de trabajo individual en parte del trabajo social no puede darse de esta manera, puesto que no hay una identificación del individuo con el todo social; por lo tanto, hay que conseguir dicha identificación de alguna otra manera. El método utilizado por estas sociedades es asignarle a los productos, además de su valor de uso que les es intrínseco por sus propiedades, un “valor de cambio” que permitirá intercambiar esos

objetos por otros, en una sociedad en la que rige el cambio privado. Los objetos tienen valor

de cambio porque se ha invertido en ellos una parte del trabajo social. Este valor de cambio está medido por el tiempo de trabajo que se ha empleado para producirlo. No el tiempo empleado para un bien en particular, sino el “tiempo socialmente necesario” para producir ese tipo de bien.

También el trabajo, tiene un doble carácter en la sociedad capitalista, pues produce tanto valor de uso como valor de cambio. El valor de cambio es un requisito necesario para que pueda existir el cambio privado y la sociedad capitalista. Si bien existen diferencias en los valores de uso de los productos, el sistema ignora esas “diferencias materiales individuales” y crea una equivalencia general entre ellos; sólo a través de este proceso puede existir una sociedad capitalista con cambio privado.

Con esta teoría del valor-trabajo, Marx se aleja de los economistas clásicos, ya que si el valor de cambio de un bien está determinado por la cantidad de trabajo necesario para producirlo, entonces el trabajo no puede tener valor, ya que él mismo es el patrón que determina el valor de un producto, y no puede determinarse a sí mismo. Cuando un capitalista compra fuerza de trabajo en el mercado, la paga por su valor de cambio, determinado por el tiempo de trabajo socialmente necesario que incorpora el trabajador en sus medios de subsistencia. Sin embargo, al utilizarla se apropia de su valor de uso, que genera un nuevo valor de cambio, y que además puede utilizarse por más tiempo que el necesario para producir los medios de subsistencia del trabajador. De esta diferencia entre el valor de cambio de

la fuerza de trabajo y el valor de uso, el capitalista obtiene la “plusvalía” que le permite realizar acumulación de ganancias.

Sin este mecanismo, la apropiación de ganancias no sería posible, ya que el cambio de mercancías no podría generar excedentes por si mismo. Si una persona con una determinada

cantidad de dinero cambia ese dinero por una mercancía, lo está cambiando por el valor de cambio

de esa mercancía. Si luego vuelve a cambiar esa mercancía por dinero con otra persona, el valor de cambio debe seguir siendo el mismo que cuando él adquirió la mercancía, por lo que allí no puede generarse un excedente que permita la acumulación de capital. Pero el capitalista, al cambiar su dinero por un valor de cambio cuyo valor de uso tiene la propiedad de generar un nuevo valor de cambio (es decir, al comprar fuerza de trabajo contratando obreros) ha encontrado la forma de obtener ganancias.

A

lo

largo

de este trabajo

se

ha podido

observar en ciertos puntos las similitudes y

diferencias que el pensamiento de Marx presenta respecto a los economistas clásicos como

Smith

 

y Ricardo.

 

Si bien tienen algunos puntos en común a la hora de analizar la evolución social y económica que llevó al surgimiento del Capitalismo, Marx se diferencia rotundamente de los clásicos al sostener que el capitalismo no es un modo de producción absoluto e irremplazable, sino que constituye sólo un eslabón más en la cadena del progreso, que habría de desembocar en el Comunismo, con una sociedad sin clases y sin propiedad privada. Como podemos ver, para realizar sus análisis económicos Marx toma numerosos elementos del pensamiento económico clásico, aunque los reformula para expresar su distinta concepción de la sociedad capitalista. Vemos que al igual que Adam Smith utiliza los conceptos de “valor de uso” y “valor de cambio”, pero que del análisis de esos conceptos llega a una conclusión muy distinta: el trabajo humano (generador de valor de uso) no puede tener valor de cambio, dado que el propio trabajo es el elemento utilizado para medir el valor de cambio de cualquier producto. A partir de esta conclusión rotundamente alejada del pensamiento clásico (pero que partió de un análisis distinto de los mismos conceptos) Marx estudia la forma en que el capitalista compra fuerza de trabajo, pagando su valor de cambio y usando su valor de uso, que le permite obtener una ganancia al apropiarse de la plusvalía generada por el obrero; ganancia que sería imposible de obtener intercambiando dinero por mercancías y luego volviendo a intercambiarlas por dinero.

2.2 El pensamiento Neoclásico.

El caso de la ciencia económica será el tema de la presente investigación, revisaremos las bases epistemológicas de la teoría económica neoclásica y trataremos de proponer el esbozo de una teoría diferente.

La motivación central de esta investigación es nuestra propia pobreza, sin embargo, no nos avocaremos a una investigación empírica de este fenómeno, nos concentraremos en el análisis de las teorías que pretenden explicar esa realidad económica. Las teorías, como cuerpos lógico deductivos, no pueden ser tomadas aisladamente del contexto del pensamiento en que se desarrollan; necesariamente, las bases éticas y filosóficas que las sustentan forman parte indisoluble de su estructura lógica aunque no lo manifiesten explícitamente. Así, la concatenación entre los principios éticos, las teorías económicas, la explicación de los fenómenos y las consecuencias de la aplicación de las políticas económicas nos permite comprender la realidad y la acción del hombre sobre ella, con una transparencia que cuando se toma la teoría aisladamente es difícil de alcanzar. De esta manera, se abren perspectivas de búsqueda teórica alternativa a los paradigmas hegemónicos si comenzamos desde nuevas bases filosóficas y éticas la construcción de estructuras lógico deductivas diferentes, quedando la dirimencia de su validez en la contrastación con la realidad. En el primer capítulo exponemos como las políticas económicas neoclásicas en América Latina en los últimos 50 años solamente han agravado nuestra pobreza. El paradigma económico que sustenta estas políticas se muestra incapaz de explicar el fenómeno. Y como explicamos en ese capítulo, según Thomas Kuhn, cuando una ciencia normal se contrapone a fenómenos inexplicables de manera reiterada nos encontramos frente al caso de una anomalía que exige explicaciones desde nuevas bases, sin embargo, la comunidad científica adherente del paradigma hegemónico tratará de levantar hipótesis explicativas ad hoc para salvar la teoría, resistiéndose, así, al abandono de sus convicciones. En el segundo capítulo presentamos de manera sucinta las proposiciones fundamentales del paradigma económico neoclásico. Comenzamos con las proposiciones de carácter filosófico, que tienen en la función de utilidad uno de los supuestos axiomáticos fundamentales y veremos cómo todo el cuerpo teórico de esta ciencia normal se sustenta en esta función. Luego, continuamos resumiendo esquemáticamente los aspectos fundamentales de la teoría económica neoclásica en sus proposiciones económicas genéricas ( 0 ) y), como parte de lo que llamamos normativas ( ciencia normal. El análisis lógico deductivo de esta teoría económica nos permite encontrar en la crítica del

tema del ocio el puente para un enfoque diferente del trabajo y el comienzo del esbozo de una teoría alternativa. Precisamente, la idea original para esta investigación surgió al estudiar el tema del trabajo en un Seminario sobre Hegel . Fue, al reflexionar sobre la dialéctica del amo y el esclavo en La Fenomenología del Espíritu, el momento en que surgieron las primeras ideas de esta tesis. En el capítulo tercero emprendemos la búsqueda de una teoría económica alternativa a la ofrecida por el pensamiento neoclásico. Iniciamos nuestro desarrollo con la presentación de un conjunto de proposiciones filosóficas que nos ofrecen una concepción del Ser en su realidad, su proceso, su

finalidad y su sentido ético. Seguimos esta secuencia lógico deductiva y

es llegamos a la proposición filosófica fundamental:

(9) que a nuestro juicio

En el trabajo, el hombre no solo recrea lo que es, reproduciendo su existencia, sino que también recrea qué es, modificando su propio Ser.

El trabajo es presentado, entonces, como el aspecto central que configura el Ser del hombre, en su

aspecto existencial y en el proceso del desarrollo de su propia naturaleza. Apoyándonos en esta proposición filosófica fundamental, abordamos, en este capítulo, el cuestionamiento de la actividad económica del ser humano, buscando críticamente su sentido teleológico. Así, presentamos un conjunto de proposiciones económicas generales 0 y entre ellas destaca la proposición 0 (19) que dice:

El

general.

de la economía es la reproducción ampliada de la vida humana como parte de la vida en

El sentido, la finalidad, el de la actividad económica del ser humano dependerá necesariamente de los supuestos éticos que hayamos asumido, por consiguiente, su encadenamiento lógico deductivo nos llevará por diferentes caminos en función de esas primeras proposiciones éticas. Y así, continuamos con las proposiciones económicas específicas 1 que desarrollan sintéticamente algunos aspectos de la teoría de la exclusión. En el capítulo cuarto nos avocamos a la construcción de nuestro modelo, y, como veremos, no parte de una tabula rasa, sino que se apoya en los desarrollos teóricos previos para introducir nuevas perspectivas. Por eso, recogemos y asumimos los planteamientos desarrollados por el Dr. Adolfo Figueroa en Teorías Económicas del Capitalismo, en especial, el tema de la internalización de la mano de obra en el modelo. Ello nos permite establecer que los bienes se convierten en insumos del proceso productivo de seres humanos. A diferencia de la teoría económica neoclásica y sus axiomas hedonistas, nuestra investigación parte de otros supuestos filosóficos. Para nosotros la cuestión fundamental es la afirmación de la

recreación del hombre como proceso económico histórico de aquellas sociedades que despliegan sus capacidades y amplían sus potencias. Así, tomamos como punto de partida, la tabla II.6 de la página 77 del libro del Dr. Figueroa, e introducimos una pequeña modificación para obtener el modelo de una sociedad que sólo produce hombres y bienes de capital. Entendiendo la producción de seres humanos en un sentido cualitativo, humanos con capacidades superiores. El desarrollo de nuestro modelo nos permite llegar al siguiente gráfico que resume lo fundamental de nuestra propuesta:

recreación del hombre como proceso económico histórico de aquellas sociedades que despliegan sus capacidades y amplían

FRONTERA DE EXCEDENTE ECONÓMICO ¿Qué nos dice este gráfico? La “teoría T”, que proponemos, nos dice que solamente en el segmento MN podemos alcanzar el pleno empleo y, por consiguiente, la ausencia de exclusión. La “Economía T”, según los , supuestos axiomáticos presentados [ 0 ] alcanzaría cualquier punto del segmento MN, porque es una economía dinámica que después de cada ciclo económico amplía su frontera de excedente económico, pues, acumula capital físico y capital humano. Ahora sí podemos explicar la pobreza de una manera diferente. No la definimos solamente como carencia ingresos, sino como aquella exclusión del mercado laboral que impide la reproducción de la existencia humana. Los excluidos son pobres porque no logran reproducir su existencia, la pobreza es un ciclo de degradación humana. La causa de la pobreza absoluta es esa exclusión del trabajo y acceso a los medios de trabajo, no es un problema de explotación o apropiación de los excedentes, es un problema mucho más grave, es la negación del derecho a la existencia de los excluidos. Finalmente, como conclusión, podremos ver el problema de la pobreza desde una perspectiva diferente, podremos explicarlo de una nueva manera y podremos formular políticas económicas diferentes. Buscando, desde la ética y la epistemología, que la economía se desarrolle como una ciencia que no se deja sujetar por ideologías doctrinales.

Cuestiones epistemológicas y metodología Uno de los aspectos diferentes de esta investigación es aquel referido a la forma de conocer y a la manera de hacer investigación científica, es decir, a los supuestos epistemológicos. La relación entre la teoría económica, la observación empírica de la realidad y las políticas para cambiarla es presentada por el Dr. Figueroa en sus obras como una estructura lógico deductiva. En ellas nos expone la concatenación entre las proposiciones axiomáticas universales en economía 0 , las proposiciones económicas específicas j y las proposiciones , las proposiciones empíricas observables . normativas Por nuestra parte, hemos agregado una idea previa:

Las proposiciones , de modo que las fronteras entre filosofía y y epistemológicas filosóficas teoría económica se diluyen, permitiendo la conexión entre ambas como un todo lógico coherente. Este enfoque holístico ( significa todo) nos permite concebir la teoría como una unidad totalizante y no como partes individuales especializadas científicamente, este enfoque nos lleva a concatenar lógicamente aspectos ontológicos, éticos y epistemológicos con aquellos aspectos específicamente económicos. Así, podemos abordar el estudio de la teoría económica desde sus supuestos primeros, los de carácter filosófico, permitiendo la conexión entre ética y economía. Proposiciones:

o

) ( Filosóficas

o ) ( Epistemológicas

o

(

Económicas genéricas 0 )

o

(

Económicas específicas 1 )

o

) ( Modelos

o ) ( Económicas empíricas

o ) ( Económicas normativas

recreación del hombre como proceso económico histórico de aquellas sociedades que despliegan sus capacidades y amplían

Las proposiciones primeras tienen carácter axiomático, a ellas les exigimos una verdad por coherencia. De esta manera, toda teoría, desde sus proposiciones filosóficas, debe necesariamente respetar el principio de no contradicción, estableciendo una concatenación racional lógico deductiva.

La racionalidad de la teoría permite derivar proposiciones observables de carácter empírico y

establecer relaciones de causalidad respecto a la realidad. No obstante, la validación de la teoría, según Popper, sólo puede verificarse por falsación, si la realidad observada no se adecua a las proposiciones empíricas, entonces, la teoría es falsa, sin embargo, si la observación no contradice la teoría, solamente podemos señalar que hay consistencia entre la realidad y la teoría, no se puede afirmar que sea verdadera. La política económica se derivará, entonces, de aquella teoría validada en la realidad y consiste en aquellas acciones para modificarla. Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior El profesor Figueroa nos dice, citando a A. Einstein lo siguiente:

o

“detrás de las cosas tiene que haber algo profundamente oculto”

o

una

colección de hechos empíricos por muy abundante que sea, no puede conducir [a una

o

teoría]. Una teoría puede contrastarse con la experiencia, pero no hay ningún camino de la experiencia a la construcción de una teoría”

La pobreza En primer lugar la pobreza en el Perú, luego la pobreza en América Latina y también la pobreza en el llamado mundo subdesarrollado, es la motivación central que suscita esta investigación, el reclamo por el derecho a existir como sociedad y como cultura (1) es lo que nos mueve. Así, presentamos como primera proposición filosófica de nuestro desarrollo, aquella que propone la preeminencia del Ser, el derecho a existir, como cuestión fundamental a considerar:

Lo que es, es y no es posible no ser (Parménides)

Desde el fin de la II Guerra Mundial las potencias vencedoras organizaron su hegemonía y crearon las instituciones necesarias para ejercerla, surgieron, así, entre otros organismos mundiales el Banco Mundial, el FMI y la OMC como parte de una nueva institucionalidad global política y económica. Las políticas económicas desarrolladas por estas instituciones han tenido como objetivo, según sus propias declaraciones, el combate a la pobreza en países como el nuestro; y sabemos, además, que la base teórica que sustenta estas políticas ha sido en términos generales el pensamiento económico neoclásico. Más de medio siglo después, los resultados de estas políticas se pueden apreciar en los informes del Banco Mundial, más aún, en la última década en América Latina se ha aplicado de manera ortodoxa este modelo neoclásico, tanto el Perú de Fujimori como la Argentina de Menen siguieron al pie de la letra las recomendaciones de política económica del Fondo, y los resultados son los que estamos viviendo en este momento. Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior La población en situación de extrema pobreza en América Latina y el Caribe, según el Banco Mundial, ha aumentado de 63 millones en 1987 hasta 78.2 millones en 1998, aunque según sus optimistas proyecciones ésta descendería a 60 millones en el 2015. La situación es más grave aun en el África al Sur del Sahara que aumenta desde 217 millones en 1987 hasta 291 millones en 1988. Lo mismo podríamos decir del Asia del Sur que aumenta desde 474 millones en 1987 hasta 522 millones en 1998. Creemos que las hipótesis ad hoc de la teoría neoclásica carecen de capacidad explicativa en estos casos, más bien, pueden servir para explicar casos como el de China.

La racionalidad de la teoría permite derivar proposiciones observables de carácter empírico y establecer relaciones de

El porcentaje de la población en situación de extrema pobreza tiende a no reducirse en el caso de América Latina sino que se mantiene constante. Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior La última información del Banco Mundial que hemos podido obtener vía Internet nos señala que ha habido avances en la lucha contra la extrema pobreza. Lamentamos observar que en los casos de América Latina, África del Sur y Asia del Sur esos avances no se aprecian, por el contrario, se agrava la situación. América Latina aumenta hasta 77 millones en 1999 y África del Sur hasta 490 millones. Es difícil de compartir el optimismo del Banco Mundial en sus proyecciones para el 2015, por el contrario, si seguimos por el mismo camino que nos proponen las políticas derivadas de la teoría económica neoclásica creemos que la tendencia al agravamiento del problema se mantendrá. Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior

Los cuadros que nos presenta el Banco Mundial señalan que hay millones “Personas que viven con

menos de US $ 1.00 diarios”, ello supone la comparación con aquellos que viven con más de US $

1.00 diarios. Quedarnos en esa lógica comparativa supondría aceptar que es un problema entre los

que tienen menos de un dólar y los que tienen más de un dólar, aparentemente un problema de

redistribución del ingreso y de pobreza relativa, que podría enfrentarse con “ayuda internacional”.

Nosotros creemos que esos cuadros expresan un problema de pobreza absoluta, no se trata de

compararnos con aquellos que tienen más, la comparación no es con otro, sino con nosotros mismos,

la comparación es con lo necesario para reproducir nuestra existencia. Precisamente, en América

Latina, en África y en Asia la existencia de esos millones de personas se encuentra amenazada por

esa exclusión que impide la recreación del propio Ser. Además, habría que preguntarse si esa cifra

arbitraria de US $ 1.00 tiene alguna relación con lo necesario para la reproducción de la vida humana.

Podríamos, a partir de esta evidencia, comenzar a investigar las razones que explican cada fracaso

concreto y nos embarcaríamos, entonces, en una polémica interminable con los economistas

neoclásicos del Fondo y el Banco Mundial. Quienes, necesariamente, tienen una hipótesis ad-hoc

para explicar el fracaso de cada caso. Este camino no conduciría a esclarecer el problema.

Veamos, entonces, el problema desde otra perspectiva, según Tomás Kuhn, cuando un fenómeno no

es explicado satisfactoriamente en el contexto de la ciencia normal, en el marco del paradigma

vigente, nos encontramos frente a una anomalía. Estas pueden interpretarse como contraejemplos de

las teorías científicas, sin embargo, las comunidades científicas adherentes del paradigma vigente

tratan de incorporar la explicación de estas anomalías a su teoría, para ello levantan hipótesis ad-hoc.

Pero, cuando las anomalías se multiplican se hace evidente la incapacidad explicativa de esa ciencia

“normal”, es, entonces, cuando se produce la crisis del paradigma.

“[Los paradigmas] son realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto

tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica.”

”[Ciencia normal] significa investigación basada firmemente en una o más realizaciones científicas

pasadas, realizaciones que alguna comunidad científica particular reconoce, durante cierto tiempo,

como fundamento para su práctica posterior”. (Kuhn, 1998)

El fracaso en América Latina de las políticas económicas del Fondo nos lleva al señalamiento, en el

mismo sentido del lenguaje de Kuhn, de una anomalía que involucra principalmente a la teoría

económica neoclásica que sustenta estas políticas, esta anomalía cuestiona el paradigma neoclásico.

La incapacidad explicativa de esta teoría para aclararnos el problema de la pobreza nos lleva a la

búsqueda de nuevas explicaciones. Aunque es necesario precisar que no pretendemos hacerlo

desde el análisis particular de los casos para luego generalizar, sino que trataremos de encontrar,

siguiendo un camino lógico deductivo, los fundamentos que están a la base de la teoría económica.

La confrontación entre paradigmas económicos tiene una larga historia que comienza con el

nacimiento mismo de la Economía como ciencia. En ciencias sociales la contienda entre paradigmas

tiene un significado distinto al de la ciencia Física:

“Por un lado, la contienda de paradigmas tiene en las ciencias sociales un significado distinto que en

la Física moderna. La originalidad de los grandes teóricos de la sociedad, como Marx, Weber,

Durkheim y Mead, consiste, lo mismo que en los casos de Freud y Piaget, en que han introducido

paradigmas que en cierto modo siguen compitiendo hoy en pie de igualdad. Estos teóricos siguen

siendo contemporáneos nuestros, o en todo caso no se han vuelto históricos en el mismo sentido en

que lo son Newton, Maxwell, Einstein o Planck, los cuales consiguieron progresos en el desarrollo

teórico de un mismo paradigma básico. Por otro lado, los paradigmas guardan en las ciencias

sociales una conexión interna con el contexto social del que surgen y en el que operan. En ellos se

refleja la comprensión que del mundo y de sí tienen los colectivos: sirven de manera mediata a la

interpretación de intereses sociales, a la interpretación de horizontes de aspiración y de expectativa.”

(Habermas, 1987)

La teoría económica neoclásica observa generalmente la pobreza como un problema de distribución

del ingreso, desarrolla investigaciones empíricas que miden los niveles de consumo de unos sectores

en comparación de otros. Entonces, estamos hablando solamente de pobreza relativa. Por el

contrario, el enfoque de esta investigación pretende abordar el problema de la pobreza más allá de

cuestiones redistributivas del ingreso o cuestiones de explotación.

Cuando la carencia de bienes y la exclusión del trabajo pone en peligro la existencia misma de los

hombres estamos hablando de pobreza absoluta. Ya no se trata de que unos tengan más que otros, o

de que esos unos se apropien del excedente social, el problema es que tenemos tan poco que ya no

podemos reproducir nuestra existencia y, además, estamos excluidos por el sistema social de la

posibilidad de salir de esa situación.

Significado ético de la pobreza

Podría, ahora, desarrollar una amplia argumentación ético moral sobre el significado de la pobreza

para el hombre, sin embargo, prefiero citar brevemente a un peruano ilustre que ya es parte del

acervo intelectual de la humanidad. La universalidad de los siguientes juicios morales se encuentra

más allá de la adhesión a cualquier fe e involucra a creyentes y no creyentes, aunque haya, entre las

mismas autoridades religiosas de hoy, quienes pretenden silenciar a este peruano ilustre.

“La pobreza es para la Biblia un estado escandaloso atentatorio de la dignidad humana y, por

consiguiente, contrario a la voluntad de Dios.”

oprimir al pobre es atentar contra Dios mismo, ...

...

“En una palabra, la existencia de la pobreza refleja una ruptura de la solidaridad entre los hombres y

de comunión con Dios.”

“La pobreza es expresión de un pecado, es decir, de una negación del amor.”

“La pobreza es un mal, un estado escandaloso, escándalo que en nuestros días adquiere enormes

proporciones.” (Gutiérrez, 1984)

Ciencia normal: la teoría económica neoclásica

Proposiciones Filosóficas ) (

La función de utilidad

La teoría económica comienza, según Samuelson por ejemplo, con el problema de la escasez, es

decir, una cantidad limitada de factores (trabajo, capital y tierra) frente a las necesidades

insatisfechas, la economía pretende resolver la asignación de recursos escasos en la sociedad.

Sin embargo, la pregunta sobre qué es lo que mueve al hombre en su actividad económica es

anterior al problema de la escasez; mucho antes de la existencia de la misma economía como

ciencia, el hombre se ha hecho esa pregunta.

Según Hal Varian, en la época victoriana, los filósofos y los economistas hablaban de la “utilidad”

como indicador del bienestar, una medida de la felicidad.

La búsqueda de la felicidad sería lo que mueve al hombre, al respecto, se remontan a la antigüedad

clásica los pensadores que lo sustentan así, podemos citar a Platón y Aristóteles, en primer lugar,

pero también a Antístenes, Demócrito, Epicuro y otros. Luego, con el nacimiento de la modernidad, la

idea de la búsqueda de la felicidad adquiere nuevas perspectivas con el pensamiento de René

Descartes, Baruch Spinoza, David Hume, Thomas Hobbes, John Locke, Jeremy Bentham, John

Stuart Mill y otros.

“De acuerdo con la definición de Mill, que es prácticamente la de Bentham, el utilitarismo o principio

de la mayor felicidad sostiene que las acciones humanas son buenas en la medida en que tienden a

promover la felicidad. Por felicidad se entiende el placer o la ausencia de dolor.”

“Esta segunda parte de la definición ...

es

la de mayor importancia para Bentham, ya que implica tres

supuestos sicológicos sobre los que descansa toda su concepción del utilitarismo.”

“Según el primero, el único objeto posible de voluntad o deseo es el placer o la ausencia de dolor.

Con esto se afirma el egoísmo como único impulso sobre el cual hay que fundamentar la ética.”

“Según el segundo supuesto, el placer es susceptible de medida o, lo que es lo mismo, todos los

placeres son cualitativamente iguales. De aquí la posibilidad de una suma de placeres, que se

calcularían según criterios de intensidad, duración, proximidad y seguridad.”

“Según el tercer supuesto, los placeres de distintas personas pueden compararse entre sí, ya que la

sociedad es un agregado de individuos a los que deben darse las mismas oportunidades de placer.”

(Mill, 1974) se derivan del hedonismo Estas proposiciones tienen carácter filosófico ( contemporáneo

y también podrían tener su antecedente en el hedonismo racional de Epicuro, aunque algunos

señalarán su vinculación con el hedonismo cirenaico; de ella pueden derivarse lógicamente

proposiciones económicas referidas a la maximización de la función de utilidad sujeta a la restricción

de la disponibilidad de recursos en la sociedad, para luego deducir el equilibrio general y proponer el

óptimo de Pareto como criterio de eficiencia económica.

No obstante, como señala Hal Varian, la medida de la utilidad no es cuantificable, por eso los

economistas han abandonado hoy la anticuada idea de la utilidad como medida de la felicidad y la

han reemplazado por las preferencias que el consumidor revela en su comportamiento. La influencia

del empirismo positivista es evidente en esta nueva forma de explicar el comportamiento. A pesar de

ello, la búsqueda de la felicidad sigue siendo el impulso que mueve las preferencias del consumidor y

ésta se alcanzaría consumiendo una canasta de bienes.

“Una función de utilidad es un instrumento para asignar un número a todas las cestas de consumo

posibles de tal forma que las que se prefieren tengan un número más alto que las que no se

prefieren.” (Varian, 1994)

“En una palabra, la existencia de la pobreza refleja una ruptura de la solidaridad entre los

La función de utilidad tiene implícito el supuesto de la búsqueda de la felicidad y que ésta se halla

consumiendo bienes, puede que nadie lo diga de esta manera tan simple, pero nos parece que la

lógica de la ecuación lo dice así:

La utilidad está en función de los bienes el grado de utilidad expresa el grado de felicidad.

Después puede aderezarse la idea con discursos de libertad individual, pero la cuestión es simple,

esta teoría supone que una felicidad mayor se alcanza con más bienes:

“En una palabra, la existencia de la pobreza refleja una ruptura de la solidaridad entre los

Para el utilitarismo los bienes son el insumo del bienestar y la felicidad. Aunque es necesario recordar

como Aristóteles no estaría de acuerdo con esta forma de buscar la felicidad, para él, por el contrario,

se debería buscar en la realización plena de la naturaleza humana.

Proposiciones Económicas Generales ( 0 )

Maximización de la Utilidad

La teoría económica, entonces, ha establecido de manera axiomática el supuesto de que la felicidad

es alcanzable con bienes, sea que lo señale de manera explícita o que lo sostenga implícitamente y

de manera subyacente.

El Utilitarismo desarrolla como doctrina que todo aquello que es útil es bueno, el objetivo supremo de

la acción moral es el logro de la mayor felicidad para el más amplio número de personas, maximizar

la función de utilidad será, entonces, ese objetivo supremo.

Maximización de la Utilidad La teoría económica, entonces, ha establecido de manera axiomática el supuesto de

Y podríamos llegar hasta el límite de la saturación si no fuese porque estamos restringidos por la

escasez de recursos. Los mitos del Edén suponen la abundancia de bienes sin ninguna restricción, el

paraíso de la felicidad sería la maximización de la utilidad sin límites.

Restricción presupuestaria

La teoría económica neoclásica nos plantea que el individuo está sometido a una restricción para

alcanzar niveles mayores de utilidad, está sujeto a una cantidad limitada de ingresos y solo podrá

alcanzar la cantidad de bienes que ese ingreso le permita. Para ello, tiene que suponer que el dinero

y el precio son cuestiones de carácter universal, y que son formas de relación social que

corresponden a todas las formaciones sociales independientemente del lugar y de la época.

Y

así

obtenemos

el

conocido

gráfico

que

todos

hemos

estudiado

el

cursos

básicos de

microeconomía:

 

Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior

Maximización de la Utilidad La teoría económica, entonces, ha establecido de manera axiomática el supuesto de

Luego la teoría permite el análisis de variaciones de acuerdo con el aumento o disminución del

ingreso disponible, del cambio en los precios y otras variaciones según los impuestos, los subsidios y

el racionamiento. Permite analizar el efecto sustitución, el efecto renta y otros.

Pero lo fundamental de la teoría ya está planteado en la maximización de la función de utilidad sujeto

a la disponibilidad de ingreso.

La función de la demanda

Maximización de la Utilidad La teoría económica, entonces, ha establecido de manera axiomática el supuesto de

La función de la demanda es lógicamente deducible de lo anterior y puede sintetizarse en:

Establecida esta proposición podemos continuar derivando lógicamente los conceptos de bienes

normales e inferiores, las curvas de Engel, los bienes complementarios, los bienes Giffen, el

excedente del consumidor, la elasticidad de la demanda y otros temas.

La tecnología

Maximización de la Utilidad La teoría económica, entonces, ha establecido de manera axiomática el supuesto de

Los factores de producción (tierra, capital y trabajo) permiten producir los bienes necesarios para

alcanzar la maximización de la función de utilidad y minimizar las restricciones del ingreso disponible

para alcanzar, así, el bienestar y la felicidad. Así obtenemos la función de producción:

Las relaciones tecnológicas establecen las proporciones necesarias de cada factor de producción

para obtener una unidad del producto y. La teoría continua definiendo los conceptos de producto

marginal, relación técnica de sustitución, rendimientos decrecientes y otros.

La maximización del beneficio

Consistentemente con la proposición filosófica de la función de utilidad del individuo consumidor,

ahora se propone la maximización del beneficio de la empresa, que en última instancia es el beneficio

de los accionistas que persiguen el incremento de sus ingresos para maximizar su función de utilidad,

es decir, el principio axiomático fundamental sigue presente.

Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior

Los beneficios que obtiene la empresa se pueden resumir en el resultado de los ingresos totales por

ventas menos los costos totales. Después podemos continuar con las definiciones de costos fijos y

variables, corto y largo plazo, hacer análisis de estática comparativa, minimización de costos, costos

medios, costos marginales y otros.

La curva de oferta

Para obtener la curva de oferta hay que considerar la igualdad del precio y el costo marginal, en el

corto plazo se supone que el nivel de capital está dado y en el largo plazo se puede ajustar el tamaño

de planta.

La curva de oferta Para obtener la curva de oferta hay que considerar la igualdad del

La oferta de la industria será:

La curva de oferta Para obtener la curva de oferta hay que considerar la igualdad del

Luego la teoría explicará el equilibrio de la industria a corto y largo plazo, el efecto de los impuestos,

la renta económica, los controles de precios, el monopolio, la discriminación de precios, el oligopolio y

otros.

) ( Proposiciones Económicas Normativas

El óptimo de Pareto

La eficiencia económica para asignar bienes permitiría que la sociedad en su conjunto alcanzase

niveles mayores de utilidad y por consiguiente una mayor felicidad total.

“Una situación económica es eficiente en el sentido de Pareto si no existe ninguna forma de mejorar

el bienestar de un grupo de personas sin empeorar el de algún otro.”

“El concepto de eficiencia en el sentido de Pareto puede utilizarse para evaluar las diferentes formas

de asignar recursos.” (Varian, 1994)

Según el principio de la optimización, los individuos tratan de elegir libremente las mejores pautas de

consumo de bienes. Y según el principio del equilibrio, los precios se ajustan hasta que la cantidad

demandada de bienes corresponde a la cantidad ofrecida. En La Riqueza de las Naciones, Adam

Smith desarrolló como tesis central que la mejor forma de distribución de la riqueza es aquella en la

que no interviene el gobierno, es decir, en condiciones de laissez-faire; se trata del principio de la

mano invisible del mercado que buscando los propios intereses de cada uno, todos los individuos

alcanzan el óptimo de la asignación de bienes.

Vilfredo Pareto (1848 – 1923) intento establecer una teoría de los sistemas sociales que permitiera

explicar su estabilidad, sus estudios lo envolvieron en las polémicas sobre la economía de libre

comercio y el proteccionismo, argumentando que el óptimo se logra sin intervención estatal en una

situación en la que no es posible mejorar el bienestar de alguien sin perjudicar el de otro.

El Bienestar

“La eficiencia en el sentido de Pareto es en sí misma un objetivo deseable, pues, si es posible mejorar

el bienestar de un grupo de personas sin empeorar el de otras, ¿por qué no hacerlo?”

“Pero normalmente hay muchas asignaciones eficientes en el sentido de Pareto; ¿cómo puede la

sociedad elegir una?”

...

el

concepto de función de bienestar, que sirve para “sumar” las utilidades de los diferentes

consumidores.” (Varian, 1994)

Las funciones sociales de bienestar consiste en sumar las utilidades de los individuos, es decir, que la

asignación x se prefiere socialmente a la y:

La curva de oferta Para obtener la curva de oferta hay que considerar la igualdad del

O también la función utilitarista clásica o benthamita ponderada:

La curva de oferta Para obtener la curva de oferta hay que considerar la igualdad del

Pero en síntesis es solamente un desarrollo más de la proposición axiomática fundamental que

señalamos al principio.

El Ocio

Suponiendo que el consumidor:

M = percibe inicialmente una renta monetaria independientemente de que trabaje o no

C = la cantidad de consumo del individuo }

p = el precio del consumo

w = el salario

L = la cantidad ofrecida de trabajo

L°= la cantidad máxima de trabajo posible

R = (L°-L)= el ocio

R°=L = la cantidad total de tiempo disponible para el ocio

Tendremos la restricción presupuestaria:

La curva de oferta Para obtener la curva de oferta hay que considerar la igualdad del
Si el individuo no trabaja, su dotación de consumo será: Podemos rescribir la restricción presupuestaria de

Si el individuo no trabaja, su dotación de consumo será:

Podemos rescribir la restricción presupuestaria de la siguiente manera:

Si el individuo no trabaja, su dotación de consumo será: Podemos rescribir la restricción presupuestaria de

“[La última ecuación] nos dice que el valor del consumo de un individuo más su ocio tiene que ser

igual a su dotación de consumo y su dotación de tiempo, valorado en función de su salario.”

“El salario no es sólo el precio del trabajo sino también el precio del ocio.”

...

el salario es el costo de oportunidad del ocio.” (Varian, 1994)

Más adelante este autor se pregunta ¿qué pasaría si alguien se saca la lotería? M aumentaría tanto

que surge la pregunta ¿Trabajaría o sólo se dedicaría al ocio? Él observa empíricamente que cuando

aumenta la renta monetaria disminuye la oferta de trabajo.

Luego, maximizar la función de utilidad sin trabajar sería preferible a hacerlo con trabajo, salvo el

caso de aquellos “locos” que les gusta trabajar.

Comentario crítico

Precisamente el tema del ocio nos tiende el puente teórico para establecer una primera gran

diferencia con el paradigma hegemónico en economía y a partir de ella comenzar a construir un

modelo alternativo, tomando al trabajo de una manera totalmente diferente a como lo hace la teoría

económica neoclásica.

Consistente y coherente con el supuesto axiomático fundamental sobre la función de utilidad, lo

deseable será, entonces, disponer sin limites, gratuitamente y sin trabajar de una renta tan grande

que la maximización de la utilidad alcance el infinito de sus posibilidades y que todo el tiempo

disponible pueda ser destinado al ocio. Será una situación de riqueza tan grande que el costo de

oportunidad del ocio no podrá ser alcanzado por ninguna oferta de empleo.

Así, la teoría y sus axiomas coinciden en este caso con la mitología de esta sociedad:

El Mito del Edén: el paraíso de la abundancia llegó a su fin por el castigo de Dios y el hombre fue

condenado a trabajar.

Según esta teoría una limosna suficiente permitiría que los miserables de nuestra sociedad alcancen

el Edén. O que todos los problemas de pobreza de África del Sur, Asia y América Latina se

solucionen con la donación de un pequeño porcentaje de la renta de los países desarrollados del

Norte. O que Foncodes y su asistencialismo sea el principal organismo estatal para enfrentar los

problemas nacionales.

Supóngase que el sistema globalizado no nos necesitara, que el tercer mundo estuviera lleno de

excluidos, entonces, solamente es necesaria una pequeña donación para que no ocasionemos

conflictos y “mal aspecto” con nuestra pobreza, así, el costo de la paz mundial sólo será una pequeña

suma de la inmensa riqueza del Norte.

Consumir sin trabajar sería el ideal de este Edén.

Recordando a Hegel

que Por el contrario, nosotros, en base a los supuestos filosóficos planteamos, podemos decir que el

trabajo es lo que precisamente humaniza al hombre.

Más adelante, en el siguiente acápite, presentaremos de manera estructurada y en secuencia lógico

deductiva estos supuestos filosóficos.

El hombre tiene certeza subjetiva de ser, precisamente, hombre; pero su certeza no es aún un saber,

la idea que se hace de sí mismo puede ser todavía falsa. Para que esa idea de sí mismo sea una

verdad es necesario que revele una realidad objetiva, la idea de sí mismo debe ser reconocida por los

otros. Una verdad meramente subjetiva no es verdad, se necesita la adecuación de la subjetividad y

la objetividad. Por eso solamente otro sujeto podrá objetivar la subjetividad ajena, reconociéndolo.

Elevando, así, al rango de verdad la certeza subjetiva que el Yo tiene de sí mismo. La propia

Autoconciencia no puede realizarse de manera unilateral o solitaria.

Mientras el señor se ve atrapado por el apetito y el goce insatisfecho, nunca saciado y siempre

ocioso, servido por su esclavo, éste trabaja. Antes el siervo era una cosa, el señor lo cosificaba, ahora

el siervo vence al mundo con su trabajo y se humaniza en este acto.

El señor en el consumo aniquila o desaparece al objeto, el siervo en el trabajo refrena su apetito y

con su acción transforma el objeto, lo humaniza.

“Este término medio negativo o la acción formativa es, al mismo tiempo, la singularidad o el puro ser

para sí de la conciencia, que ahora se manifiesta en el trabajo fuera de sí y pasa al elemento

permanencia; la conciencia que trabaja llega, pues, de este modo a la intuición del ser independiente

como de sí misma.” (Hegel, 1998)

En el objeto trabajado el siervo puede contemplarse a sí mismo, en el fruto de su trabajo puede ver su

propia singularidad.

Pero le falta todavía el reconocimiento de la otra conciencia.

la sociedad igualitaria, la comunidad espiritual no se ha conseguido todavía y en cualquier caso

...

esta experiencia de intersubjetividad no ha conseguido realizar plenamente el Yo que es un Nosotros

o el Nosotros que es un Yo.” (Hegel, 1998)

El siervo logra la objetivación de su propia subjetividad trabajando o transformando el objeto, es decir,

suprimiendo su forma natural e imprimiéndole su humanidad. Trabajando destruye la naturalidad del

objeto, aquella vida de la que no quiso desprenderse, esa vida que no quiso arriesgar para afirmarse

como autoconciencia superior a la naturaleza.

En el trabajo el siervo objetiva su superioridad humana de una manera más perfecta que el señor,

que solamente desprecio la naturaleza arriesgando su vida.

“En el señor, el ser para sí es para ella otro o solamente para ella; en el temor, el ser para sí es en

ella misma; en la formación, el ser para sí deviene como su propio ser para ella y se revela a la

conciencia como es ella misma en y para sí.” (Hegel, 1998)

El señor ponía su esencia en el esclavo, otro; el siervo, por el contrario, tiene su esencia humana en

sí mismo gracias al temor; y por el trabajo su certeza subjetiva es la verdad objetiva de su producto.

“En el fondo queda algo que no ha sido todavía satisfecho, el deseo de reconocimiento y de sociedad

perfecta.” (Hegel, 1998)

, , , , La Economía Neoclásica como una formulación integral ( )

Hemos visto en este breve resumen lo fundamental de la estructura lógico deductiva en la teoría

económica neoclásica.

Las proposiciones primeras de carácter filosófico proporcionan los fundamentos de esta construcción

teórica, así de esta manera, el utilitarismo provee los primeros axiomas afirmando la felicidad como

búsqueda del placer o de la ausencia de dolor, el egoísmo como naturaleza esencial del hombre, la

cuantificación del placer por su intensidad, duración y proximidad, y la sumatoria de placeres

personales en una sociedad concebida como agregación de individuos.

Y se articulan coherentemente con proposiciones de carácter epistemológico que tienen a la base lo

fundamental del pensamiento empirista inglés y del neopositivismo, pretendiendo equiparar la ciencia

económica con el paradigma de la Física.

Surge así, por derivación lógica, la primera proposición económica general en la maximización de la

función de utilidad y coherentemente nos permite construir la curva de la demanda, para luego,

derivar desde la maximización de beneficios de la empresa la correspondiente curva de oferta. Sea

que lo expresemos como algoritmo matemático o como curva geométrica, esta construcción teórica

concatena sus proposiciones económicas con los fundamentos señalados.

La capacidad de predicción de esta teoría esta comprobada por infinitas observaciones del

movimiento de los precios y de las cantidades en los múltiples mercados de las actividades de la

sociedad moderna.

Y, finalmente, tenemos en el óptimo de Pareto la proposición normativa que nos orienta en la mejor

asignación de los recursos para alcanzar la felicidad.

“ la sociedad igualitaria, la comunidad espiritual no se ha conseguido todavía y en cualquier caso

Como vemos es un cuerpo teórico con una estructura lógico deductiva que no presenta fisuras de

coherencia y que además posee probada capacidad de predicción y explicación del fenómeno de los

precios y las cantidades de bienes.

No obstante, como señala Thomas Kuhn, los paradigmas de la ciencia normal sufren la subversión de

las revoluciones científicas, así por ejemplo, la astronomía Ptolemáica que también poseía similar

capacidad de predicción de los fenómenos fue subvertida por Galileo. En nuestro caso, el fenómeno

de la pobreza como anomalía inexplicada subvierte la coherencia de este sólido edificio.

Evidentemente, no pretendemos equipararnos con Galileo, solamente tratamos, con nuestro pequeño

cincel, de minar las bases de esta sólida construcción teórica neoclásica.

En la búsqueda de una teoría alternativa en la economía

La teoría económica neoclásica también puede eludir la contrastación con la realidad. Así, según Hal

Varian, la Economía no es comparable con la Física o la Biología como ciencias, piensa que una

mejor comparación sería con la ingeniería o con la medicina.

“Y como no puede existir una epistemología para la ingeniería, la economía no necesita de la filosofía

de la ciencia.

Economía es aplicación de la teoría económica a problemas de política económica.

Si definimos las políticas económicas como Doctrina, tomando la filosofía sólo como ética, entonces

tendremos una derivación lógica de las y éstas , a partir de las proposiciones económicas

proposiciones normativas . a su vez, se derivarán de las proposiciones filosóficas

“ la sociedad igualitaria, la comunidad espiritual no se ha conseguido todavía y en cualquier caso

Así, no habrá espacio para la contrastación con la realidad, de esta forma eludirían la crítica kuhniana

que les señala la anomalía de la pobreza. Ni siquiera hacen el esfuerzo de construir hipótesis ad hoc

para explicar los fenómenos que escapan a su cuerpo teórico, les basta su doctrina.

Sin embargo, tomando la filosofía como ética y epistemología, cuando la naturaleza del problema

exige que nos preguntemos sobre los fundamentos y las razones subyacentes al hecho observado,

las fronteras entre la filosofía y la ciencia se diluyen llevándonos a un enfoque holístico. La pobreza,

como hecho y como problema, exige que vayamos a los fundamentos mismos de la teoría

económica, sobretodo, cuando la ingeniería económica del Fondo solo nos muestra la evidencia de

sus fracasos, tenemos que ir a la búsqueda de sus razones subyacentes. Tenemos, entonces, que

hacer epistemología de la economía y estudiar la validez del conocimiento científico económico, de la

estructura de las teorías económicas, de la naturaleza de su método.

El método lógico deductivo que asumimos, nos lleva por un camino que comienza , para) ( con las

proposiciones primeras, es decir, las de carácter filosófico continuar, luego, con las derivaciones que

se desprenden de estas.

Proposiciones:

) ( Filosóficas

) ( Epistemológicas

( Económicas genéricas 0 )

( Económicas específicas 1 )

) ( Modelos

) ( Económicas empíricas

) ( Económicas normativas

Así, no habrá espacio para la contrastación con la realidad, de esta forma eludirían la crítica

El Dr. Figueroa nos plantea la discusión sobre el carácter de la ciencia económica: ¿teórica o fáctica?

Y nos dice que las proposiciones , de carácter axiomático y no observables por consiguiente,

permiten la derivación de las proposiciones , que sí son observables empíricamente. Entonces, la

ciencia económica sería una ciencia fáctica, no obstante, las proposiciones observables son

derivadas de proposiciones axiomáticas . Luego se pregunta sobre la universalidad o singularidad

de estas proposiciones, adoptando una posición intermedia con las proposiciones 0 , de carácter

universal, y las j , de carácter singular referido a una sociedad j dada en el tiempo y en el espacio.

Hemos definido, así, que las proposiciones

se obtienen por derivación lógica desde las

,

sin

embargo, hay dificultades operativas para relacionarlas, por ello, con ayuda de las matemáticas

necesitamos construir modelos ’ de estas teorías generales, que sí permiten la relación.

Las relaciones de causalidad son establecidas en las proposiciones

,

permitiendo, así, las

predicciones. Las variables exógenas de la teoría constituyen la causa, que se expresa en las

variables endógenas como efecto. Estas proposiciones son empíricamente contrastables con la

realidad observada.

A continuación, sobre el criterio de verdad, el Dr. Figueroa nos dice:

es, en cierto grado, ”Como se ha señalado arriba, toda proposición arbitraria. Por ello, se dijo, es

axiomática.”

“¿Cuáles son los límites de la arbitrariedad?”

, que sí son empíricamente observables.” ”Esto lo dan las proposiciones

puede ser arbitraria pero las ”La elección de una proposición ya no lo serán, pues éstas predecirán

relaciones de causalidad proposiciones (relaciones de causa efecto) observables empíricamente.”

se genera así una hipótesis de causalidad sobre la realidad.” ”De

Con la realidad y por esta vía evaluar la ”Se puede entonces confrontar validez de la proposición.”

Entonces la ”Si la realidad observada no conforma a la proposición

conjunto de proposiciones

, es falsa.”

teoría, es decir, el

“Evidentemente, una teoría, que como sistema lógico es correcto, puede ser empíricamente falsa.”

, Sólo se puede decir que hay ”Pero si la realidad observada conforma sea verdadera.” . No se

puede aceptar que ‘consistencia’ con

Puede también ser derivada lógicamente de otra ”La razón es simple:

de otro conjunto

“ (Figueroa, 1996) teoría,

Nosotros proponemos una nueva , desde la pregunta sobre el de la actividad económica. Para

Nosotros proponemos una nueva 0 , desde la pregunta sobre el de la actividad económica. Para ello

hemos necesitado eliminar la frontera de carácter entre la ciencia y la filosofía. Entonces,

desde las proposiciones epistemológicas, derivamos ontológico y deontológico y desde las

proposiciones de teoría económica. lógicamente las proposiciones

La contrastación con la

,

que

establecen realidad

observada

se

proposiciones las relaciones de causalidad.

hará,

entonces, con las

, llevarán a la acción las políticas que se Finalmente, las proposiciones desprenden de la teoría

desarrollada y su contrastación con la realidad.

Toda esta secuencia lógico deductiva puede desarrollarse de manera explícita por el investigador, o

de manera implícita. Vemos en la crítica del pensamiento económico neoclásico que los supuestos

filosóficos, deontológicos y epistemológicos que la sustentan no están presentes explícitamente, lo

cual no significa que no existan de manera subyacente. Es, precisamente, la falta de explicitación lo

que conduce a encubrir los fines de esa teoría económica.

Proposiciones Filosóficas ) (

Introducción

La primera idea que deseamos presentar es la idea de Realidad, la cita de Parménides recoge de una

excelente y bella forma lo que queremos expresar. Tomar esta idea como punto de partida es crucial

para establecer el criterio de verdad, precisamos por ello, que siempre y en última instancia

estaremos referidos a lo Real como criterio de verdad, como criterio de adecuación entre el concepto

de lo real y lo real.

Lo que es, es y no es posible no ser

Pero, haciendo un paréntesis en el desarrollo de la exposición lógico deductiva, también hemos

escogido esta cita de Parménides como proposición primera por un motivo:

sentimos que nuestra existencia se encuentra amenazada, la pobreza absoluta que nos envuelve

amenaza nuestro futuro como Ser.

Sin embargo, estas palabras de Parménides nos llenan de esperanza porque nos dice que:

...

no es posible no ser

Queremos leer esa imposibilidad del no ser en un sentido deontológico: no es posible que nos

nieguen la existencia, debemos negar esa posibilidad.

Cerrando el paréntesis y continuando, decimos:

La segunda idea fundamental que planteamos es la concepción del movimiento, al respecto existen

múltiples teorías, nosotros asumimos la idea de que el movimiento es inherente a la naturaleza del

Ser. El movimiento es proceso, entonces, el Ser es proceso.

Con esta segunda idea nos distanciamos de Parménides que concibe al Ser como inmutable y sin

movimiento y nos acercamos a Heráclito.

Luego, el proceso de la naturaleza nos lleva necesariamente al proceso de la vida, y este, al de la

vida humana. El proceso del Ser nos ha llevado hasta el Ser consciente de sí mismo: el hombre. Esta

idea del movimiento natural supone una idea más profunda:

la idea de recreación.

Pero ¿Cuál es la finalidad de la existencia? ¿Para qué existe el Ser? Las respuestas a estas

interrogantes son diversas, habrá algunos que le otorgarán una finalidad trascendente, otros, como

Parménides, le negarán toda finalidad. Nosotros asumimos que la finalidad del Ser es el ser mismo,

es el existir, como del proceso de recreación perpetua, como proceso de reproducción. El

hombre es existir, es recrear su existencia.

Ahora bien, ¿En qué consiste la recreación de la existencia humana? Nosotros, tomándolo de Smith,

Ricardo y Marx, asumimos al trabajo, como el acto humano que recrea o reproduce la existencia del

hombre. Sin embargo, establecemos una precisión, no señalada explícitamente por los clásicos: el

hombre no solo recrea lo que es, reproduciendo su existencia, sino que también recrea qué es,

modificando su propio Ser.

En contraste con este desarrollo proposicional, la filosofía utilitarista y la teoría económica neoclásica

nos proponen otra cuestión, entonces debemos comparar la propuesta a y su derivación a con

nuestra propuesta de una filosofía del trabajo b y su derivación b .

Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior

La filosofía utilitarista nos propone la maximización de la felicidad para el mayor número de personas,

entendiendo por felicidad el placer o la ausencia de dolor como único objeto posible de la voluntad o

el deseo. De ello deducen la esencia egoísta de la naturaleza humana como fundamento de su ética

y una concepción de sociedad como agregado de individuos cuyo placer es susceptible de medida

sumatoria.

Por el contrario, nuestra filosofía del trabajo b y la alternativa teórica b que proponemos, nos

presenta caminos diferentes, cuya consecuencia será una explicación y un combate a la pobreza

desde nuevas perspectivas muy distantes de la exclusión actual.

Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior diferente, la racionalidad

económica que La Teoría Económica “T” propone un se deriva de estas proposiciones axiomáticas

es distinta a la racionalidad del homo economicus de la teoría neoclásica.

A partir de este supuesto, se podría desarrollar una nueva teoría positiva, como un criterio de

bienestar sin embargo, en nuestro estudio tomaremos esta social, es decir, como una teoría

normativa, así como el óptimo de Pareto es tomado como la teoría normativa derivada de la función

de utilidad.

Desarrollo proposicional

Desarrollaremos, a continuación, un conjunto de proposiciones de carácter filosófico que comenzando

con cuestiones ontológicas, para establecer la naturaleza de las cosas y de la realidad, concluye en

una proposición deontológica, para establecer la ligazón entre el derecho a la existencia, al Ser, con

el derecho a la vida y al trabajo.

La existencia es el punto de partida de todos los razonamientos y la existencia es proceso perpetuo,

sin embargo, cuando la existencia se haya amenazada es necesario el juicio moral que reclama el

derecho a la existencia.

Desarrollo proposicional:

Lo que es, es y no es posible no ser. (Parménides)

Aunque tomo distancia de otros extremos del pensamiento de Parménides, como:

El Ser sin finalidad ni

propósito.

El Ser es completo, no cambia.

El Ser es perpetuo presente.

El mundo sensible es ilusión

.) ( El Ser es sin fin

El Ser es y existe (significado predicativo y existencial)

El movimiento es inherente a la naturaleza del Ser.

El Ser es movimiento, es cambio, es transformación perpetua.

El Ser es proceso.

El Ser en su proceso natural crea la vida y la continua recreando:

el proceso vital.

El Ser en su proceso vital crea al ser consciente de sí mismo: el hombre.

La finalidad del Ser es el ser mismo, es el existir, como proceso de recreación perpetua, como

proceso de reproducción.

El Ser Humano recrea su existencia, reproduce su existencia trabajando.

Las potencias o capacidades del hombre se ponen en acto en esta recreación: el trabajo.

El del hombre es la recreación de su existencia, la reproducción de su vida es la finalidad del

hombre. La reproducción de la vida del hombre tiene un significado esencialmente colectivo, el

hombre es un ser social, se reproduce como sociedad en todas las múltiples dimensiones de su

humanidad.

En el trabajo, el hombre no solo recrea lo que es, reproduciendo su existencia, sino que también

recrea qué es, modificando su propio Ser.

Deber ser:

El derecho a la vida se traduce en el derecho a reproducir la existencia y, por tanto, en el derecho al

trabajo.

Cualquier orden o sistema que excluya a los hombres del trabajo niega el derecho a la vida, niega el

mismo Ser.

Proposiciones Epistemológicas

La epistemología, entendida como la disciplina filosófica que estudia los criterios de validez del

conocimiento científico, la estructura de las teorías científicas, la naturaleza del método científico y el

lenguaje de la ciencia, tiene que estar sustentada en una concepción gnoseológica, en una teoría del

conocimiento.

Consideramos un error reducir la epistemología a la rigidez positivista de reglas metódicas, la filosofía

de la ciencia tiene que ir, necesariamente, más allá. El punto de partida es el contenido del saber

mismo, por eso comenzamos citando las primeras palabras de Aristóteles en la Metafísica referidas al

saber. El siguiente paso es definir cómo se resuelve el acceso a este saber, al respecto se ha

desarrollado una antigua polémica entre racionalistas y empiristas, sin embargo, Kant nos ayuda a

comprender la relación entre la cosa en sí y la conciencia que aprehende la idea de la cosa. No

obstante, es necesario definir que la relación entre sujeto y objeto no es estática, en ese sentido

Hegel nos introduce a la idea de proceso como el camino hacia el saber.

Si bien, estamos siguiendo un camino lógico deductivo en la presente exposición, estamos lejos de

plantear, simplemente, como criterio de verdad la coherencia de las proposiciones expuestas; nuestro

criterio de verdad está referido fundamentalmente hacia lo Real.

Aunque, es necesario que precisemos:

Para nosotros esta realidad no tiene el mismo significado que para los empiristas, según ellos, la

verdad reside en la cosa y ésta puede ser aprehendida directamente por los sentidos.

Nosotros, por el contrario, proponemos que el saber subjetivo y la verdad objetiva deben adecuarse,

la certeza de sí mismo y la verdad objetiva deben identificarse, nosotros suponemos que el hombre

se hace hombre por el trabajo, y la certeza subjetiva de su humanidad se ve reflejada y confirmada en

el fruto de su trabajo como verdad objetivada, su Yo se ha plasmado en ese objeto y el Yo se

reconoce en él.

La objetivación de la verdad es un punto medular de nuestra propuesta, todo aquello que el hombre

posee como autoconciencia solo quedará como certeza subjetiva al interior de sí mismo si no es

exteriorizada, si no es objetivada, si no es reconocida por el Otro. El hombre al ponerse en acto, al ir a

la práctica, extrae de su interior esa subjetividad y la transforma en verdad objetivada, entonces, su

Yo se ha plasmado en el fruto de su acto, y, así, puede ser reconocido por el Otro. Solamente cuando

nos encontramos frente a esa verdad objetivada podemos desplegar las múltiples facetas de la

intersubjetividad y avanzar, de esta manera, en ese camino infinito de la búsqueda del Saber

Absoluto.

Desarrollo proposicional

 

(Aristóteles, Met

)

(

Todos los hombres por naturaleza desean saber 1 980b)

El saber en general, el saber filosófico y el saber científico con fronteras que se diluyen cuando se

aborda las cuestiones fundamentales, es esencial a la naturaleza humana.

Sin sensibilidad ningún objeto nos sería dado y, sin entendimiento, ninguno sería pensado. Los

pensamientos sin contenido son vacíos; las intuiciones sin conceptos son ciegas. (Kant, B75)

La relación entre el sujeto y el objeto es replanteada por Kant y resuelve, así, la polémica de esa

época entre empiristas y racionalistas.

La razón se despliega históricamente. La verdad se despliega en el tiempo y adquiere nuevos

contenidos. La razón se sustenta en el movimiento de la realidad. La realidad es portadora de la

verdad que se va desplegando históricamente. La relación entre el sujeto y el objeto no es un proceso

atemporal, es un proceso histórico. (Hegel, 1998)

El saber subjetivo y la verdad objetiva deben adecuarse, la certeza de sí mismo y la verdad objetiva

deben identificarse.

El hombre se hace hombre por el trabajo, la certeza subjetiva de su humanidad se ve reflejada y

confirmada en el fruto de su trabajo como verdad objetivada, su Yo se ha plasmado en ese objeto y el

Yo se reconoce en él.

El saber científico no es acumulativo en la historia, avanza de crisis en crisis derribando viejos

paradigmas y levantando nuevos. (Kuhn, 1998)

Proposiciones Económicas Genéricas ( 0 )

Como derivación lógica de las proposiciones filosóficas ( ) y ) expuestas surge una nueva definición

de la economía como epistemológicas ( de la actividad económica, el “output” ciencia, si

planteamos ese nuevo final del proceso económico tiene que ser necesariamente nuevo.

Entonces, el estudio del proceso de producción y distribución de bienes para comprender la

economía será insuficiente, desde esta nueva perspectiva.

La economía debe estudiar la actividad del hombre para recrear su existencia. Esta definición de

economía tiene carácter universal, es independiente de cualquier forma de organización social

singular, esta proposición es aplicable a todas las sociedades, desde la actividad económica de una

primitiva tribu recolectora hasta la actividad más compleja de las actuales sociedades modernas.

Sin embargo, esta propuesta de definición de carácter universal podría ser adulterada si concebimos

al hombre solamente en su dimensión individual. Por ello debemos tener absolutamente claro que

cuando decimos: la economía debe estudiar la actividad del hombre para recrear su existencia, nos

estamos refiriendo tanto al ser personal como al ser social.

Esta nueva definición de economía lleva implícito consideraciones éticas que la tradicional definición

no posee, el derecho a la existencia, el derecho a la vida, el derecho al trabajo.

Enfocar la pobreza desde esta perspectiva abre posibilidades explicativas que el paradigma

neoclásico carece, una sociedad que no puede recrear su existencia será una sociedad pobre en

camino a la extinción. La pobreza tiene, entonces, un carácter absoluto. Ya no se trata de un

problema redistributivo como lo conciben las políticas del Fondo, que solo ve la pobreza relativa.

Una sociedad que excluye a una parte de sí misma y le niega el derecho a la propuesto a para la

economía. existencia no cumpliría el

El significado del concepto reproducción adquiere nuevas dimensiones cuando lo asociamos al

concepto recreación, la actividad económica del hombre no solamente restablece las energías

gastadas en el proceso productivo, sino que recrea al hombre mismo, desarrollándole nuevas

capacidades. El hombre no solo recrea lo que es, reproduciendo su existencia, sino que también

recrea qué es, modificando su propio Ser.

Reproducir la vida humana se entiende como la recreación del Ser del hombre en todas las

dimensiones de su naturaleza, en especial, de aquellas que son exclusivas de él: las formas de

conciencia.

Desarrollo proposicional

La Economía estudia el proceso económico, entendido como el proceso productivo y distributivo de

bienes para reproducir la vida humana como parte de la vida en general.

El proceso productivo no solo genera los bienes necesarios para reproducir la existencia del hombre,

sino que también reproduce al hombre mismo.

De la economía es la reproducción ampliada de la vida humana como El parte de la vida en

general.

La pobreza es la incapacidad de generar los bienes necesarios para la existencia y para recrear al

hombre mismo.

La privación de capacidades es la negación del Ser del hombre, la pobreza niega el Ser del hombre.

Proposiciones Económicas Específicas ( 1 )

Introducción

La explicación de la sociedad capitalista actual ha merecido la atención de múltiples escuelas

económicas, cada una levantando su propio modelo explicativo. Las escuelas neoclásica, keynesiana

y clásica, en términos generales, son las más relevantes.

Los siglos XIX y XX fueron testigos de la contradicción que generó las teorías de Karl Marx en su

interpretación de la sociedad capitalista, contradicción que se extendió también a lo político, lo

económico y lo militar, y todavía continua.

Sin embargo, esta teoría marxista pretende, fundamentalmente, explicar la explotación, desarrolla

teóricamente las formas particulares que la sociedad moderna tiene para la apropiación privada del

excedente económico.

Entonces, al proponer la apropiación social de los excedentes, su finalidad última es la redistribución

de la riqueza, su preocupación se reduce al ámbito de la pobreza relativa y a la justicia o injusticia de

las formas de apropiación del excedente, llamada por él: plusvalía.

Para los neoclásicos, la apropiación privada del excedente económico no solamente está justificada

teóricamente, sino también éticamente. Así, la gran dispersión de los niveles de ingreso de los

diferentes estratos sociales, es coherente con el sistema.

La discusión entre neoclásicos y marxistas podría ser simplificada a un problema de redistribución, o

de justicia o injusticia de la pobreza relativa.

Sin embargo, nuestro problema no es redistributivo, nuestro primer problema no es la pobreza

relativa, nuestro problema es mucho más grave que la diferencia entre ricos y pobres. Nuestro real

problema es que la existencia como sociedad y como cultura de países como el Perú está

amenazada, nuestra existencia está en peligro.

Tomamos la teoría de la exclusión desarrollada por el Dr. Figueroa como explicación de esta pobreza

absoluta, aunque el planteamiento original este referido a la pobreza relativa. Consideramos que la

economía de subsistencia de los excluidos no permite su reproducción, por ejemplo, para tomar solo

un aspecto, podemos decir que los niveles de alimentación a los que están sometidos los excluidos,

en el largo plazo, podrían tener consecuencias genéticas y generar una raza subnormal.

Desarrollo proposicional

Consideraré tres tipos de sociedades capitalistas

La sociedad Épsilon:

...

Trabajadores homogéneos.

[Abstractas]: épsilon, omega y sigma.

El capital está concentrado en la clase capitalista.

Los capitalistas buscan maximizar ganancias.

Se produce un solo bien.

El sistema requiere desempleo para funcionar.

El mercado laboral es un mercado no walrasiano.

El dueño del capital se apropia del excedente.

El sistema está en equilibrio, se reproduce período tras período con desempleo y desigualdad.

Los trabajadores son excluidos de tres mercados: del mercado de trabajo (los desempleados), del

mercado de crédito y del mercado de seguros.

La sociedad Omega:

Igual a la sociedad épsilon, salvo por una diferencia: superpoblación en relación con el stock de

capital.

El único bien se puede producir también solo con trabajo y sin capital, pero su productividad será muy

baja.

El sector de subsistencia obtiene un sustento mínimo para sobrevivir autoempleándose.

El salario es superior al ingreso de autoempleo.

El sistema está en equilibrio, se reproduce período tras período con desempleo y desigualdad.

La sociedad Sigma:

Igual a la sociedad omega, salvo por una diferencia: los trabajadores no son socialmente

homogéneos.

En la población aborigen (Z) [ex colonia] las dotaciones de capital físico y capital humano (activos

políticos y culturales) serán inferiores a las del resto de la población (X)

El sistema está en equilibrio, se reproduce período tras período con desempleo y desigualdad.

La teoría de la exclusión plantea una explicación de la desigualdad y de la pobreza relativa.

Un Modelo de la Teoría “T”: El sistema de Leontief ’ ) (Proposiciones

Continuando con las derivaciones lógicas de las proposiciones anteriores, (9 vemos que la

proposición ) sobre el trabajo, la proposición 0 (19) y las proposiciones 1 que resumen la teoría de

la exclusión, nos permitirán construir un modelo que puede explicar la pobreza. Apoyándonos en los

desarrollos teóricos de Dr. Adolfo Figueroa que resumimos en el apéndice 2, ahora, podemos

comenzar el desarrollo de nuestra propuesta.

Revisando las bases axiomáticas

Veamos, que nos dicen:

“Independientemente de cómo se organice una sociedad para la actividad de producción y

distribución de bienes, hay ciertas relaciones que se establecen entre los elementos materiales y no

materiales que intervienen en la producción. Estas son las relaciones tecnológicas.” (Figueroa, 1996)

Por nuestra parte introduciríamos solo una sutil modificación, aquella referida a los bienes, y diríamos

lo siguiente:

Independientemente de cómo se organice una sociedad para la reproducción de su existencia, hay

ciertas relaciones que se establecen entre la naturaleza y los hombres que intervienen en la

producción. Estas son las relaciones tecnológicas.

El profesor Figueroa define Economía así:

“La economía es una ciencia, una ciencia social. Estudia un proceso particular: el proceso

económico.”

“Éste es definido como el proceso de producción de bienes y su distribución entre los distintos grupos

sociales que forman las sociedades humanas.”

Nosotros introducimos nuevamente una leve modificación desde la proposición 0 (19) de la

economía. La implicancia de ésta sobre el la entendemos en el siguiente alcance:

El proceso que nos interesa es el proceso de reproducción de la vida humana, en ese sentido el

proceso de producción de bienes es solamente una parte del proceso principal.

Entonces diríamos lo siguiente para definir la Economía:

El proceso económico es definido como el proceso de reproducción de la vida humana entre los

distintos grupos sociales que forman las sociedades.

Insistimos en esta diferencia sutil, porque es posible que se establezcan relaciones tecnológicas muy

eficientes (en el sentido del óptimo de Pareto) en la producción de bienes y que, sin embargo, no

logran reproducir la vida humana en su conjunto. Vimos anteriormente como la teoría de la exclusión

nos muestra la situación de segmentos poblacionales por debajo de los niveles mínimos de

subsistencia.

Concebir el objetivo del proceso económico como la maximización de la producción de bienes puede

llevarnos a políticas económicas que generan la exclusión de una parte de la sociedad. Nosotros

negamos el supuesto axiomático fundamental de la economía neoclásica que nos dice que:

El sistema está en equilibrio, se reproduce período tras período con desempleo y desigualdad. La teoría

La recreación del hombre

Por el contrario, nosotros afirmamos al hombre como aspecto central de la actividad económica. La

cuestión fundamental de esta investigación es recogida en la proposición (9) referida al papel del

trabajo en la reproducción de la existencia y el Ser de los hombres dice:

En el trabajo, el hombre no solo recrea lo que es, reproduciendo su existencia, sino que también

recrea qué es, modificando su propio Ser.

En el modelo que presentaremos, la reproducción de la existencia del hombre se expresa en H n ,

como el flujo que se desarrolla al interior del proceso económico para restablecer las energías (en

términos generales) consumidas en el proceso mismo.

Se satisface, de esta manera, la exigencia deontológica que implícitamente contiene la proposición 0

(19) sobre el de la economía.

Pero, esta reproducción de la existencia sólo satisface un aspecto de proposición (9) Queda

pendiente el otro aspecto, la modificación de su propio Ser.

El “output” final del proceso económico es H e , el excedente económico es lo que permite, o mejor

dicho, es la recreación misma del Ser del hombre.

El sistema está en equilibrio, se reproduce período tras período con desempleo y desigualdad. La teoría

La cuestión fundamental de esta investigación es la afirmación de la recreación del hombre como

proceso económico histórico de aquellas sociedades que tienen la capacidad de generar excedentes.

El mito del Edén y el paraíso de la abundancia, implícitos en el paradigma neoclásico, desaparecen

de esta manera y el trabajo deja de ser el castigo de Dios, para convertirse en el aspecto fundamental

de la humanización del hombre.

La acumulación de capital

La acumulación de capital en la teoría económica neoclásica está referida a la acumulación de bienes

(capital fijo y capital variable). Esta forma de entender la acumulación es consistente con todo su

desarrollo teórico y sus supuestos axiomáticos.

Concebir la economía como proceso de recreación del hombre nos abre la posibilidad de un nuevo

enfoque en el concepto de acumulación de capital, nos referimos a:

La acumulación de capital humano.

Como desarrollaremos más adelante, la dimensión H (la potencia humana) es acumulable

históricamente.

Por ahora, tomemos en cuenta que cuando decimos que H e se refiere a la modificación del propio Ser

del hombre, el qué es, estamos diciendo que esas modificaciones de la naturaleza humana son

acumulables.

Construcción del modelo

La internalización de la mano de obra en el modelo del Dr. Figueroa nos permite establecer los

coeficientes tecnológicos para la reproducción de esta misma, así los bienes se convierten en

insumos del proceso productivo de hombres.

Nueva tabla de insumo – producto

Vamos a seguir una secuencia lógica que comienza con la tabla II.6 de la obra citada del profesor

Figueroa, que supone un sistema estático, con pleno empleo, sin exclusiones y que reproduce la

población al mismo nivel de vida y de capital humano.

Pero, con una modificación solamente, no hay consumo innecesario y no hay inversión en activos

acumulables.

El mito del Edén y el paraíso de la abundancia, implícitos en el paradigma neoclásico, desaparecen

El sistema de ecuaciones es el mismo que en los acápites del anexo 2 (Aproximación al nuevo

modelo: Bases teóricas previas) salvo lo siguiente:

El mito del Edén y el paraíso de la abundancia, implícitos en el paradigma neoclásico, desaparecen

Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior

Esta tabla expresa el proceso económico de una sociedad que reproduce su existencia periodo tras

periodo, el consumo necesario está totalmente cubierto al interior del mismo proceso. Pero no

produce más, no aumenta su stock de capital, ni aumenta el stock de tierras útiles, ni aumenta su

población y la población económicamente activa se mantiene constante.

Entonces el gráfico de Frontera de Excedente Económico se modificaría de la siguiente manera:

Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior

El gráfico es exactamente igual al del anexo 2 salvo el Proceso P h que ha sido modificado

aumentando la cantidad de bienes necesarios para reproducir un trabajador, de modo que la frontera

de excedente económico se reduce a cero.

Nueva tabla de insumo – producto (2)

El siguiente paso es avanzar de una sociedad que no produce excedentes a otra sociedad superior

que si los produce, sin embargo, surge la pregunta:

¿Qué excedentes producirá esta sociedad superior?

¿Acaso buscará aumentar la cantidad de bienes producidos de manera similar a la tabla II.6?

Sí el de esa sociedad es la reproducción de la vida humana

¿Qué producirá?

La respuesta será:

Debe producir hombres

Pero no se trata de aumentar la cantidad de hombres,

hemos supuesto que ésta se mantenga constante

Debe producir hombres en un sentido cualitativo.

¿Qué significa hombre en sentido cualitativo?

Un hombre con capacidades superiores.

(9) referida al papel del trabajo en la reproducción de la La proposición existencia y el Ser de los

hombres recoge esta idea, es, a nuestro juicio, fundamental. No se trata solamente de reproducir la

existencia cuantitativa de los hombres, el proceso económico tiene como finalidad la reproducción de

la vida en un sentido cualitativo, es decir, mejorando la calidad de vida de esos hombres.

En el trabajo, el hombre no solo recrea lo que es, reproduciendo su existencia, sino que también

recrea qué es, modificando su propio Ser.

Recrear qué es el hombre significa modificar su propio Ser. No obstante, el ser humano

biológicamente hablando es inmutable, al menos en el horizonte de tiempo de la actual existencia

humana.

Entonces:

¿Dónde esta el cambio?

¿En que consiste la modificación?

Podemos responder la pregunta así:

El recipiente no cambia, lo biológico

La materialidad no cambia

Lo que cambia es la conciencia

El incremento de capacidades humanas se manifiesta como formas de conciencia

Capacidades entendidas como potencias humanas

Forma de conciencia como capacidad de regularidad y seguridad

Forma de conciencia como capacidad estructural y relacional

Forma de conciencia como capacidad de autovaloración y reconocimiento

Forma de conciencia como capacidad cognitiva

Forma de conciencia como capacidad estética

Forma de conciencia como capacidad de realización plena

Debemos producir hombres en un sentido cualitativo.

H = H n + H e

La variable H tiene que ser observable necesariamente, y así lo es, aunque no a la manera de la

observación del empirismo.

Cuando recordamos a Hegel señalamos que la subjetividad se revela como realidad objetiva en el

fruto del trabajo y nos reconocemos intersubjetivamente en ello.

La teoría económica neoclásica solamente verá objetos tangibles en el fruto del trabajo, es decir,

bienes.

Por el contrario, cuando nosotros observamos los frutos del trabajo del hombre, vemos algo más que

la tangibilidad del objeto producido, nosotros reconocemos al hombre.

Históricamente, podemos observar la acumulación de capital humano que hace posible el actual nivel

de desarrollo de nuestras sociedades. Por ejemplo, tomemos la energía y comparemos la primitiva

fogata de los primeros hombres con las actuales formas de energía, o también, tomemos sus

instrumentos y comparemos la primitiva piedra punta de flecha y las sofisticadas herramientas que

hoy usamos. Todos estos objetos nos hablan más de los hombres que los produjeron que las

fotografías de un australopiteco o de un moderno newyorkino.

Evidentemente, la observación de esta variable H no es sencilla, será necesario establecer

convenciones y acuerdos generalizados para definir las unidades de medida correspondientes, por

nuestra parte, haremos un esfuerzo de aproximación a los criterios generales para llegar a esas

unidades.

Definamos, entonces, la variable H:

H n se define como la cantidad de energía transferida al interior del proceso económico para recrear la

existencia del hombre

H n medido en términos de potencia recuperada, de cantidad restablecida al nivel inicial del proceso

H e se define como la cantidad de energía transferida en el proceso económico que modifica qué es el

hombre

H e medido en términos de potencia ampliada, que implica cambios de calidad

El proceso productivo de la industria de hogares (P h ) podría circunscribirse a la reproducción de la

existencia humana al mismo nivel que se encontraba al inicio del proceso económico. Es decir, el

proceso P h produce hombres en el sentido H n . Tenemos que crear otro proceso productivo que

incremente las capacidades humanas P e que produciría hombres en un sentido H e

La nueva tabla insumo producto que obtendríamos sería la siguiente:

Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior

El sistema Leontief que se deriva de esta tabla

Recrear qué es el hombre significa modificar su propio Ser. No obstante, el ser humano biológicamente

El proceso de producción de la industria “hogares” (P 4 ) tiene los coeficientes que indican la mezcla de

bienes necesaria para reproducir a un trabajador y su familia, esto es el consumo necesario. Y el

consumo recreativo estaría dado por el proceso productivo de ampliación de capacidades humanas

(P 5 )

El proceso P 4 consiste en la producción de bienes para el consumo necesario e indica la mezcla de

bienes necesarios para la manutención del trabajador y su familia. El proceso P 5 consiste en la

producción de bienes para el consumo recreativo e indica la mezcla de bienes utilizados para la

ampliación de capacidades humanas.

El proceso P consiste en la producción de bienes para el consumo necesario e indica la

Los procesos productivos serían cinco y generarían los siguientes “bienes”:

o

B 1 (bienes agrícolas)

o

B 2 (bienes industriales)

o

B 3 (bienes de capital importados)

o

B 4 (trabajadores) reproducción necesaria de la existencia

o

B 5 (trabajadores) recreación de la existencia y ampliación de capacidades

  • 1. Simplificando la nueva tabla de insumo – producto

Para poder graficar vamos a reducir el número de procesos productivos.

Los siguientes procesos pueden ser resumidos en uno solo llamado B k

o

B 1 (bienes agrícolas)

o

o

B 2 (bienes industriales)

B (bienes industriales)

B 3 (bienes de capital importados)

Los bienes agrícolas B 1 pueden ser comprendidos como insumos de los procesos productivos de la

industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades, es decir, como capital de trabajo.

Por ejemplo, la producción de alimentos en x 14 y x 15 permitiría la alimentación de los trabajadores.

El excedente de producción de bienes agrícolas I 1 sería acumulación de capital de trabajo.

Igualmente, los bienes industriales B 2 también pueden ser comprendidos como insumos de los

procesos productivos de la industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades, es

decir, como capital de trabajo. Por ejemplo, la producción de textiles en x 24 y x 25 permitiría el vestido

de los trabajadores.

El excedente de producción de bienes industriales I 2 sería acumulación de capital de trabajo.

Finalmente, los bienes importados B 3 asimismo pueden ser comprendidos como insumos de los

procesos productivos de la industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades, es

decir, como capital de trabajo. Por ejemplo, la importación de software informático en x 34 y x 35

permitiría satisfacer las necesidades de comunicación de los trabajadores.

El excedente de bienes importados I 3 sería acumulación de capital de trabajo.

De esta manera, los tres procesos productivos pueden ser simplificados en un solo proceso de bienes

de capital B k que proporcionaría insumos x k4 y x k5 como capital de trabajo de los procesos productivos

de la industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades.

El stock de factores también puede ser simplificado en B k

o

o

o

X 1 B 1 (bienes agrícolas)

X 2 B 2 (bienes industriales) X 3
X 2 B 2 (bienes industriales)
X
3

B 3 (bienes de capital importados)

El stock de bienes agrícolas B 1 puede ser comprendido como capital fijo de los procesos productivos

de la industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades. Por ejemplo, el fondo o

stock de árboles frutales en X 14 y X 15 permitiría la producción de frutas para la alimentación de los

trabajadores.

El excedente de producción de bienes agrícolas I 1 aumentaría el capital fijo al sumarse al stock inicial.

Igualmente, el stock de bienes industriales B 2 también puede ser comprendido como capital fijo de los

procesos productivos de la industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades. Por

ejemplo, el fondo o stock de maquinarias electro domésticas en X 24 y X 25 permitiría el funcionamiento

de múltiples servicios en los hogares de los trabajadores.

El excedente de producción de bienes industriales I 2 aumentaría el capital fijo al sumarse al stock

inicial.

Finalmente, el stock de bienes importados B 3 asimismo puede ser comprendido como capital fijo de

los procesos productivos de la industria de hogares y de la industria de ampliación de capacidades.

Por ejemplo, la importación de automóviles en X 34 y X 35 permitiría proporcionar el servicio de

transporte de los trabajadores.

El excedente de bienes importados I 3 aumentaría el capital fijo al sumarse al stock inicial.

De esta manera, los tres fondos pueden ser simplificados en un solo stock de bienes de capital B k que

proporcionaría servicios X k4 y X k5 en los procesos productivos de la industria de hogares y de la

industria de ampliación de capacidades.

Por último, en lo referente al fondo de naturaleza o tierra T asumiremos el supuesto de que ésta es un

factor redundante absoluto.

Aunque, como veremos más adelante, es necesario considerar de manera especial el proceso

económico como parte del proceso de la vida en general, como lo contempla la Economía Ecológica.

Y no como un simple recurso o factor de producción subordinado a los fines del proceso económico.

Ahora si estamos en condiciones de presentar una nueva tabla de insumo producto simplificada que

expresa el proceso de producción de bienes de capital B k y la recreación de hombres H e .

Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior

Los procesos productivos serían los siguientes:

Finalmente, el stock de bienes importados B asimismo puede ser comprendido como capital fijo de los

Este es el sistema Leontief que se deriva de la tabla.

Para ver el cuadro seleccione la opción “Descargar” del menú superior

Definamos, entonces, el conjunto de variables involucradas en este modelo. Sea:

S h = Población de trabajadores

S k = Stock de capital

= Jornada laboral

X k = Total de del Stock de capital = S k

x k = Producción total de capital

x kk = Cantidad de B k para producir B k

a kk = Cantidad de B k para producir una unidad de B k

x k4 = Cantidad de B k para reproducir H n (Proceso 4)

a k4 = Cantidad de B k para reproducir la existencia de 1 trabajador

y su familia

x k5 = Cantidad de B k para recrear H e

a k5 = Cantidad de B k para ampliar la capacidad de 1 trabajador y su familia

x 4 = Total de trabajo necesario

x 4k = Cantidad de trabajo necesario para B k

a 4k = Cantidad de trabajo necesario para producir una unidad de B k

x 5 = Total de trabajo excedente

x 5k = Cantidad de trabajo excedente para producir B k

a 5k = Cantidad de trabajo excedente para producir una unidad de B k

x 54 = Cantidad de trabajo excedente para reproducir H n

a 54 = Cantidad de trabajo excedente para reproducir la capacidad de

1 trabajador y su familia (Ejemplo: trabajo en educar)

x 55 = Cantidad de trabajo excedente para recrear H e

a 55 P) la = Cantidad de trabajo excedente para ampliar ( capacidad de 1 trabajador y su familia

(Ejemplo: trabajo en investigar)

H = Potencia o capacidad de trabajar de una sociedad = S h P

H t = Potencia al inicio del proceso

P = Coeficiente de potencia o capacidad

P t = Coeficiente de potencia al inicio del proceso

P [t + 1] = Coeficiente de potencia al final del proceso

P

= Incremento del coeficiente de potencia = [P [t + 1] - P t ]

H n = Potencia inicial para trabajar de una sociedad = S h P t

x 4 = Trabajo necesario = X h = [ S h P t ]

x 4 = Potencia en acto para reproducir H n (Proceso 4)

x 5 = Trabajo excedente = [ S h P

]

Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior La línea de restricción está
Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior La línea de restricción está

Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior

La línea de restricción está determinada por el stock de X k y está representada en el presente gráfico

por la línea S 1 S 2

Luego, como hemos supuesto que el número de trabajadores sea constante la representaremos por

H 1 H 2

Finalmente, el consumo necesario estará representado por el segmento OR’ del proceso productivo

P 4 y haciendo la sustracción gráfica correspondiente obtenemos la Frontera de Excedente Económico

PMN.

Para ver el gráfico seleccione la opción “Descargar” del menú superior

FRONTERA DE EXCEDENTE ECONÓMICO

Este gráfico de la frontera de excedente económico nos permite analizar que solamente en el

segmento MN se logra la ausencia de exclusión porque se opera con pleno empleo, en cambio, en el

segmento PM se opera con una parte de los trabajadores excluida del trabajo.

La “Economía T”, según los supuestos que hemos desarrollado, llegaría a un punto cualquiera en el

segmento MN, debido a que es una economía dinámica, y, así, en el siguiente periodo la Frontera de

Excedente Económico crecerá porque se ha acumulado capital físico y capital humano.

Se satisface, de esta manera, la exigencia deontológica de la cual se derivó la proposición 0 (19) de

la economía y que nos sobre el dice:

de la economía es la reproducción ampliada de la vida humana como

general.

La “Economía T”, según los supuestos que hemos desarrollado, llegaría a un punto cualquiera en el

Recapitulando, podemos señalar que:

El

parte de la vida en

Por el contrario, la lógica del óptimo de Pareto nos lleva a una situación lejana del pleno empleo y que

genera

la

exclusión

de

una

parte

de

la

sociedad.

El laissez-faire que defiende la teoría económica neoclásica, nos puede llevar a cualquier punto a lo

largo del segmento PM, pero ese óptimo no logrará de la satisfacer el supuesto axiomático que

proponemos como nuevo economía.

¿Conduce la economía capitalista, en la versión de la teoría neoclásica, al segmento MN?

La respuesta es negativa, pues implicaría tener máquinas sin usar, lo cual implica no maximizar

ganancias

¿Podría alcanzarse el equilibrio en el segmento PM?

La respuesta es afirmativa, sin embargo, ese equilibrio implica exclusión en el mercado laboral y, por

consiguiente, no hay reproducción de toda la mano de obra, ni acumulación de capital humano para

todos los trabajadores.

Entonces, según el criterio de la teoría T, la solución neoclásica es ineficiente.

Y, sin embargo, una solución en el segmento PM puede ser “eficiente” desde , los supuestos

axiomáticos [ 0 ] neoclásicos: ¡¡Un óptimo paretiano!!

  • 2.2.1 La función de producción.

EL PROCESO PRODUCTIVO.-

CONCEPTO: El Proceso de Producción consiste en transformar unos factores o recursos en bienes o

productos.

TIPOS FACTORES PRODUCCION:

ELEMENTALES: Recursos necesarios. (Materiales, energía, equipo y trabajo)

CREATIVOS: Diseño, análisis y definición de las características.

ADMINISTRATIVOS: Dirección del proceso productivo.

APROVISIONAMIENTO

DE FACTORES (INPUTS)

DISTRIBUCION

DE BIENES Y SERV. (OUTPUTS)

La “Economía T”, según los supuestos que hemos desarrollado, llegaría a un punto cualquiera en el

PROCESO DE TRANSFORMACION

La “Economía T”, según los supuestos que hemos desarrollado, llegaría a un punto cualquiera en el

(TECNOLOGIA)

CLASES DE PROCESOS PRODUCTIVOS:

1.S/ VARIEDAD DE PRODUCTOS:

Producción simple

Producción múltiple

2.S/ SECUENCIA DE ACTIVIDADES:

Producción monoetapa

Producción multietapa

3.S/ NIVEL DE INTEGRACION:

Producción centralizada

Producción descentralizada

4.S/ ORIGEN DE LAS ORDENES DE FABRIC.

Producción para el mercado o para almacén

Producción por pedido o encargo

5.S/ LA EXTENSION TEMPORAL DEL PROCESO:

Producción continua

Producción intermitente

LA ORGANIZACIÓN DE LA PRODUCCION.

Es uno de los campos en los que más se ha avanzado

Ha producido disminución de los costes de los productos.

Aumento de la productividad, en el último cuarto del s. Xx por:

Utilización de nuevas tecnologías

Aumento de la automatización:

Mejorar la comunicación, el cálculo, el control y la utilización de grandes cantidades de datos.

Nuevas formas de organización:

Justo a tiempo (JIT)

Planificación de las necesidades de materiales (MRP)

LOS COSTES DE PRODUCCION.

COSTES = Consumo de recursos en una actividad productiva valoradomonetariamente.

GASTO = Salida de fondos por la adquisición de factores de producción.

 

CLASES:

S/ LA NATURALEZA DEL GASTO:

Materiales

Mano de obra

Energía

Amortizaciones

S/ EL VOLUMEN DE PRODUCCIÓN:

Fijos

Variables

S/ EL HORIZONTE TEMPORAL:

A corto plazo

A largo plazo

S/ LA REFERENCIA DEL CÁLCULO:

Reales

Previstos

S/ SU RELACION CON EL PRODUCTO:

Directos

Indirectos

EL UMBRAL DE RENTABILIDAD:

CONCEPTO: El Punto Muerto o Umbral de Rentabilidad es la cantidad de producto que debe

producir la empresa para que sus ingresos sean igual a sus costes, es decir, es la cantidad a partir

de la cual se obtienen beneficios.

  • C I

Ct

Cf

Q0

Q

Cf

Ct Cf Q0 Q Cf PM = -------------------------------- P – Cvu LA PRODUCTIVIDAD. La productividad nos

PM = -------------------------------- P – Cvu

LA PRODUCTIVIDAD.

La productividad nos da la eficiencia del sistema productivo.

EFICIENCIA = Máximo de producto con los mínimos recursos.

EFICIENCIA = EFICACIA

PRODUCTIVIDAD EN LA EMPRESA:

PROD. de un factor= Vol. Prod./ Cantidad de factor consumido.

Pgi = P1 Q1+………+Pn Qn / f1 F1 +…….+fn Fn

TPG 0-1 = (PG1-PG0/PG0) * 100

La productividad nos sirve para tomar decisiones futuras en la producción.

ESTUDIO DE METODOS YTIEMPOS.

OBJETIVO= Aumentar la productividad

ESTUDIO DE TRABAJO: Análisis sistemático de los procedimientos, operaciones y métodos de

trabajo que se emplean con el objetivo de incrementar su eficiencia.

TECNICAS:

ESTUDIO DE METODOS: Observación y análisis de todos los métodos y formas de realizar una

tarea, tanto actual como prevista, para idear métodos más sencillos y simplificados, reduciendo así

los costes.

LA MEDICION DEL TRABAJO: Sirve para determinar el tiempo necesario para desarrollar una

tarea eficientemente y establecer una norma para que dicha tarea se realice en el tiempo previsto

LOS INVENTARIOS Y LA GESTION DE ALMACENES.

PROBLEMA IMPORTANTE: GESTION STOCKS O INVENTARIOS DE LOS

PRODUCTOS TERMINADOS Y DE LAS MATERIAS PRIMAS

COSTES QUE SE GENERAN:

I) COSTES DE ADQUISICION O FABRICACION: D* P

II) COSTES DE RENOVACION O EMISION (COSTES FIJOS DE ENTRADA EN ALMACEN):

E*(D/Q)

III) COSTES DE ALMACENAMIENTO (COSTES DE POSESION): (A+P*i)*Q/2

IV) COSTES DE RUPTURA DE STOCKS (COSTES TECNICOS O DE OPORTUNIDAD)

COSTE TOTAL: (D*P)+(E*(D/Q))+((A+P*i)Q/2)

MODELO DE WILSON

Ct Cf Q0 Q Cf PM = -------------------------------- P – Cvu LA PRODUCTIVIDAD. La productividad nos

Q= 2ED /( A Pi)

LA GESTION DE LA CALIDAD.-

La calidad suele referirse al grado en que las características obtenidas se acercan a lo previsto. La

calidad se mide por:

Standares o normalización

Por muestreo

La calidad es objetivo fundamental.

La calidad va a depender de muchos factores.

El control de calidad supone la inspección de la producción final.

Los costes de controlar la calidad son menores que los costes que provoca la falta de calidad.

COMPETITIVIDAD Y CALIDAD:

Una empresa es competitiva cuando sus costes permiten establecer unos precios en posición de

ventaja relativa respecto a la competencia. Esto es así, en parte, por dos motivos:

En competencia perfecta, los precios quedan condicionados por la oferta y por la demanda.

No basta con abaratar los costes cuando se hace rebajando la calidad del artículo o servicio

ofrecido por la empresa.

REDIMENSIONAMIENTO DE LA ACTIVIDAD.-

Los cambios en las tecnologías y la accesibilidad de estas a las empresas ha modificados

los sistemas de producción y los sistemas de administración, registro e inventarios.

EFECTOS:

1.- A las operaciones (downsizing)

2.- A los mandos intermedios:

Por la aparición de los ordenadores

Por la Delegación

Por la Externalización (outsourcing)

La función de producción es la relación que existe entre el producto obtenido y la combinación de

factores que se utilizan en su obtención.

Dado el estado de la tecnología en un momento dado del tiempo, la función de producción nos indica

que la cantidad de producto Q que una empresa puede obtener es función de las cantidades de

capital (K), trabajo (L), tierra (T) e iniciativa empresarial (H), de modo que:

La calidad suele referirse al grado en que las características obtenidas se acercan a lo previsto.

Cada tipo de actividad empresarial, industrial, o simplemente cualquier actividad productiva

(entiéndase, por actividad productiva aquella que combina los factores de la producción con el

objetivo de obtener un resultado materializado en un bien, o en la prestación de un servicio) tendrá

una función de producción diferente.

De esta forma podemos pensar diferentes ejemplos de funciones de producción. Supongamos un

agricultor que se dedica al cultivo del trigo. Este empresario utilizará la tierra de que dispone, las

semillas, trabajo, maquinarias fertilizantes, tecnología de riego, etc. La función de producción le

indicará a nuestro agricultor cuáles son los niveles de producción, cantidad de trigo, que alcanzará

mediante la combinación de todos los factores de la producción que tiene a su disponibilidad en ese

momento. Esto último es importante, la dimensión temporal. Con esto queremos decir que la función

de producción hace referencia a un momento del tiempo en que la tecnología está dada, si ocurre una

innovación o retroceso tecnológico, es decir, si ocurre un cambio en la tecnología, la función de

producción cambiará.

La función de producción en el corto plazo

Entendemos por corto plazo, ese momento del tiempo en el cuál no es posible modificar la cantidad

disponible de algunos factores, a esos factores los denominamos factores fijos; mientras que sí es

posible modificar la disponibilidad de otros factores, a los que llamamos, factores variables.

Es importante entender que el corto y el largo plazo no hacen referencia lineal a una cantidad tiempo

cronológico, sino que el concepto de corto y largo plazo se encuentra relacionado a la capacidad de

la empresa (unidad de producción) para modificar la disponibilidad de factores.

Veamos esto con un ejemplo. Supongamos que nuestro empresario es un panadero de un barrio y

atiende sólo a ese barrio, es decir es un productor de pequeña escala (tanto en tamaño de mercado

como de acceso a capitales). Supongamos también, que de un momento a otro, aumentada la

demanda por pan. El panadero de nuestro ejemplo, puede dedicar más horas de su propio trabajo a

fabricar pan, por lo que comprará más insumos y eventualmente puede contratar un ayudante. En el

corto plazo los factores variables de la función de producción de nuestro panadero, son las horas de

trabajo, y los insumos variables que utiliza en la producción del pan (harina, sal, levadura, agua, etc.).

Se nos hace difícil pensar que este empresario pueda duplicar la planta, su panadería, en el corto

plazo. Vemos así, que los factores de capital se mantienen fijos en este momento del tiempo.

Por otra parte, podemos pensar que en la ciudad que contiene al barrio de nuestro panadero, existe

una planta industrial dedicada a la elaboración de todo tipo de productos de panadería. El tiempo que

necesita esta planta para responder al incremento de la demanda por pan, es muy diferente al de

nuestro panadero artesanal. Es decir, esta planta rápidamente puede extender los turnos del personal

empleado actualmente; puede incorporar con facilidad más personal; adquirir con rapidez la mayor

cantidad de insumos necesarios para la producción. Además, si todo eso no fuera suficiente, tiene la

posibilidad de ampliar la planta, porque suponemos que su disponibilidad de capital es mayor que la

del panadero artesanal.

Este ejemplo muestra como los conceptos de corto y largo plazo, dependen de la capacidad de cada

productor para modificar todos sus factores. En general, para simplificar el análisis, se suele suponer,

que en el corto plazo, todos los factores de la función de producción son fijos, menos el trabajo, que

es el único factor variable. De esta manera, aumentar la producción, solamente es posible mediante

la adición de unidades de trabajo.

  • 2.2.2. El modelo lineal de cambio tecnológico.

El Cambio Tecnológico: el modelo conceptual y la aplicación de la política

Sumario: El presente artículo propone un nuevo enfoque teórico del cambio tecnológico y sus

consecuentes implicaciones de política. El concepto de competitividad empresaria aquí asumido se

vincula estrechamente con la capacidad de generar innovaciones o cambio técnico. Una breve

discusión sobre el concepto de tecnología y el conocimiento tecnológico da lugar a la presentación de

una visión alternativa del “modelo lineal tradicional”. Además, el análisis del cambio técnico es

abordado desde el punto de vista de los factores generadores, por lo que se establece una clara

diferencia entre la “capacidad productiva” y la “capacidad tecnológica” de las empresas. Por último, se

hace referencia al rol de la política tecnológica y sus áreas de actuación.

I. La Competitividad y el Cambio Tecnológico

La competitividad se ha convertido en un tema de creciente interés teórico-práctico, tanto desde el

punto de vista académico como, del empresarial y de los “policy makers”. Existen diversas

definiciones de competitividad que se aplican a nivel de empresa y otras, que se consideran a nivel

agregado de un país.

En relación con el primer tipo de definiciones, se asocia a la competitividad tanto con la simple

capacidad de las empresas de vender sus productos como, con su capacidad de diseñar y producir

eficientemente de acuerdo con patrones específicos de calidad, especialmente internacionales. En

cuanto al segundo tipo de definiciones, se asocia a la competitividad con el buen desempeño de una

economía nacional dentro del comercio internacional. En algunos de estos casos se agrega además

que, para que un país sea competitivo, debe ser capaz de lograr un mayor nivel de vida para sus

habitantes y elevar el producto per cápita.Sin embargo, tal como señala Porter (1991), el principal

determinante de la prosperidad económica de las naciones es la productividad y pretender estudiar la

“competitividad nacional” es algo improcedente. En este sentido, la búsqueda de competitividad en

forma de superávit comercial, devaluaciones del tipo de cambio o bajos costos salariales está

“plagada de trampas y peligros”. O bien como señala Krugman (1994), si una firma deja de ser

competitiva tiende a desaparecer del mercado; hecho éste que no ocurre con las naciones. Es un

error considerar que los países compiten entre sí en el mismo nivel en que lo hacen las empresas.

Por ende, el concepto de “competitividad nacional” es confuso, peligroso y puede además, implicar

políticas públicas distorsionadoras.

Asumimos aquí que el concepto de competitividad se refiere principalmente a las empresas y que

éste tiene que ver, esencialmente, con la capacidad de supervivencia de las mismas en el mercado

(nacional pero, especialmente internacional). A partir de este concepto, nos preguntamos: ¿qué

determina la competitividad de una firma? Indudablemente las características del entorno

macroeconómico y sectorial en el que se desenvuelve una empresa, afectan a su competitividad.

Pero, el determinante fundamental de la competitividad es la capacidad para innovar; o, dicho en

otros términos, la capacidad para generar cambios tecnológicos. Schumpeter (1952) fue el pionero en

señalar que la base de la competencia reside, principalmente, en la innovación tecnológica.

Justificando esta línea de pensamiento se encuentran numerosos autores; entre ellos: Freeman y

Soete (1997), quienes destacan la importancia de la innovación tecnológica como motor de

generación del éxito competitivo y también, Nelson (1991), quien explica que las firmas tienden a

diferenciarse y obtener ventajas competitivas, mediante la innovación.

II. El Análisis del Cambio Tecnológico

Dentro del pensamiento económico neoclásico, se ha asignado una notable importancia al cambio

tecnológico como fuente del crecimiento económico pero, sin embargo, esta corriente de pensamiento

no incorpora con claridad una teoría de la tecnología y la competitividad. Dentro de este enfoque

teórico, el avance tecnológico es considerado exógeno a la firma y ésta sólo se limita a aplicar las

tecnologías que se encuentran disponibles dentro del sistema científico-tecnológico. Sin embargo, la

idea de que la tecnología es un bien del cual las firmas disponen libre y gratuitamente ha recibido

fuertes cuestionamientos.

A fines de la década del ’80 las denominadas nuevas teorías del crecimiento se propusieron

“endogeneizar” el cambio tecnológico en los modelos de crecimiento económico. Sin embargo estos

modelos, tal como lo destaca von Tunzelmann (1995), se concentran, casi exclusivamente, en la

formación de capital humano a nivel agregado antes que en la tecnología. La escuela que se

enmarca dentro del evolucionismo económico y del pensamiento de los reformistas Neo-

Schumpeterianos ha adelantado también fuertes críticas a la idea de tecnología como “maná que cae

del cielo”. Según este nuevo enfoque teórico, es necesario replantear qué se entiende por tecnología

para luego evaluar cómo se relaciona con las funciones de una firma y su competitividad. Estudios

realizados en la “Science and Technology Policy Research” (SPRU) de la Universidad de Sussex

intentan sobreponerse, en cierta medida, a las deficiencias teóricas del enfoque neoclásico sobre el

tema de la tecnología, desde esta perspectiva “evolucionista”. En suma, este enfoque enfatiza un

nuevo punto de vista: a pesar de que comúnmente se entiende como tecnología a los artefactos o

bienes tangibles, es decir a los propios productos o bienes de capital físico, la tecnología constituye

más precisamente, un bien intangible.

En primer lugar, la tecnología se conforma a partir de un conjunto de conocimientos, capacidades y

habilidades (o “know-how”) relacionados con la producción. En segundo lugar, estos conocimientos

no pueden ser codificados totalmente ni transmitidos fácilmente. Finalmente, la tecnología necesita

ser aprehendida y, en gran parte, consiste en un conocimiento tácito, específico en su naturaleza y

acumulativo en su desarrollo (Pavitt, 1998). Así, la tecnología influye sobre el desempeño de una

empresa en sus diversas funciones; es decir, en relación con qué productos produce una firma, cómo

los produce y cómo ésta se organiza y se administra para producir y vender. Consideramos,

entonces, al cambio tecnológico como aquellas innovaciones que realiza la firma a partir de un

conjunto de conocimientos, habilidades y capacidades. Al respecto, ya Schumpeter (1952) sugirió

diferenciar cinco tipos básicos de innovaciones. Ellos son: nuevos procesos, o nuevas formas de

producir los productos existentes con los recursos existentes; nuevos productos o nuevas versiones

de ellos; nuevas fuentes o tipos de insumos (materias primas o productos intermedios); nuevos

mercados (en sentido geográfico o en sentido de sectores de destino de los productos) y nuevos

métodos organizacionales (para organizar y controlar las actividades productivas en general).

Pero a partir de nuestra definición ¿cómo analizamos el cambio tecnológico? Existen, básicamente,

dos formas de abordar el tema. Una de ellas es analizar el cambio tecnológico desde el punto de vista

de los resultados; es decir considerando los efectos que el mismo tiene en el proceso de competencia

de una firma. Este enfoque, evidentemente, se ocupa de clasificar a las innovaciones en función de

sus resultados en el mercado una vez realizadas pero, no considera las condiciones que hacen

posible tal generación de cambio técnico. Por esta razón es de poca utilidad para comprender las

reacciones y las decisiones de la firma que contribuyen a su supervivencia.

La otra alternativa para analizar el cambio tecnológico es hacerlo desde el punto de vista de los

insumos o “inputs” del mismo. Es decir, mediante el estudio sobre cómo se desarrollan las

capacidades tecnológicas generadoras del cambio técnico. Este enfoque, a diferencia del anterior, no

tiene en cuenta solamente a las empresas que efectivamente realizan innovaciones sino que, parte

del supuesto de que no todas las empresas poseen capacidad para generar cambio tecnológico. En

base a ello, pretende analizar las causas y los determinantes de que las empresas tengan o no tal

capacidad. Nuestro estudio, el cual se sitúa dentro de este segundo enfoque, centra su interés en las

causas generadoras del cambio tecnológico más que en los efectos que éste provoca en el mercado

una vez realizado.

III. El Modelo Lineal Tradicional del Cambio Tecnológico

Tradicionalmente, los estudios relacionados con el cambio técnico así como también, muchas de las

recomendaciones generales de política para el progreso tecnológico estaban basados en el

denominado “modelo lineal”. Este modelo señala que el cambio técnico es el resultado de la

existencia de investigación científica básica, de la cual se deriva la posibilidad de realizar

investigación aplicada. Esta investigación aplicada, a su vez, posibilita la realización de desarrollos

experimentales que dan lugar, finalmente, a la innovación tecnológica y su difusión. En términos

gráficos:

Investig

Investig

 

Desarrol

 

Innovac.

ac.

ac. ac. lo Tecnoló

ac.

ac. ac. lo Tecnoló

lo

ac. ac. lo Tecnoló

Tecnoló

Básica

Aplicada

Experim.

g.

Dentro del pensamiento económico neoclásico, se ha asignado una notable importancia al cambio tecnológico como fuente
Dentro del pensamiento económico neoclásico, se ha asignado una notable importancia al cambio tecnológico como fuente
Difusión
Difusión

De este modelo lineal se deriva la conclusión de que mientras más se invierta en investigación básica

y aplicada, mejores serán los resultados alcanzados en relación con el cambio técnico y su difusión.

Este modelo, sin embargo, ha sido muy criticado dado que empíricamente no se ha podido encontrar

una fuerte asociación entre tales fenómenos. Estas críticas dieron lugar al famoso debate “tirón de

demanda versus empuje de oferta” de las innovaciones. Frente a ello, coincidimos con Freeman

(1975), quien planteó un enfoque superado de este debate en el cual se destaca la importancia tanto

del avance científico-técnico como, del reconocimiento de las necesidades del mercado y sus

posibilidades. En síntesis, para que una innovación sea exitosa debe ser resultado de: a) las bases

científico-tecnológicas generadas por el lado de la oferta, b) la identificación de las necesidades del

mercado por el lado de la demanda y c) la capacidad del empresario para combinar estas posibilidades

(técnicas y del mercado).

IIVV..

EEll CCoonnoocciimmiieennttoo CCiieennttííffiiccoo yy eell CCoonnoocciimmiieennttoo TTeeccnnoollóóggiiccoo

Como alternativa a la anterior idea de que el conocimiento científico es determinante unidireccional

del conocimiento tecnológico existe, en la actualidad, la idea de que tanto la investigación básica

como la aplicada junto con los desarrollos experimentales, están en constante interacción y

retroalimentación. Así, de la interacción entre el conocimiento científico y tecnológico se desprende el

conocimiento que puede ser codificado y fácilmente transmisible como así también, aquel

conocimiento que es tácito y basado en la experiencia (generalmente incorporado en las personas y

no fácilmente transmisible). En este sentido, cabe destacar la contribución de Dosi (1988), quien

afirma que la tecnología comprende conocimiento que proviene directamente del saber científico

(universal) pero, al mismo tiempo, comprende conocimiento que se corresponde con “el modo de

hacer las cosas” (específico). En parte, el conocimiento tecnológico proviene del “aprendizaje formal”

(articulado) y en parte, del “training” o puesta en práctica de tal aprendizaje (tácito). Por último, la

tecnología también se conforma del conocimiento que se ofrece en las publicaciones científicas y

técnicas (público) y paralelamente, del conocimiento que es secreto o está patentado (explícitamente

privado) o es tácito (implícitamente privado).

En definitiva, la anterior visión lineal y abstracta que se ha venido proponiendo para el análisis del

cambio técnico ha sufrido una profunda revisión en los últimos años. Hoy el cambio técnico es

conceptualizado como el resultado de un proceso interactivo entre diversos tipos de conocimientos:

científico, tecnológico, experimental.

Ahora bien, para comprender cómo las firmas desarrollan sus capacidades competitivas, se propone

diferenciar la capacidad tecnológica de la capacidad productiva.

V. La Capacidad Tecnológica y la Capacidad Productiva

Al respecto de las capacidades tecnológicas a nivel de firma cabe destacar la característica

“innovativa” de las mismas. Este elemento marca una clara diferencia entre lo que constituye

“capacidad productiva” y “capacidad tecnológica”.

La capacidad productiva (o de producción) incorpora aquellos recursos usados para la producción,

con una tecnología dada; mientras que los recursos “necesarios para generar y gestionar el cambio

técnico” constituyen las capacidades tecnológicas. De esta manera, incrementos en la capacidad

productiva no están ligados a la acumulación de capacidades tecnológicas. Como consecuencia, el

sólo hecho de llevar a cabo actividades productivas no necesariamente tiene efectos de aprendizaje

en relación con el cambio tecnológico. Por el contrario, las inversiones explícitas en aprendizaje son

de creciente importancia como base para la acumulación de capacidades tecnológicas (Bell y Pavitt,

1993).

El siguiente diagrama ayuda a precisar la diferencia de efectos entre cambios en la capacidad

productiva y en la capacidad tecnológica:

Capacidad

Productiva

2

4

1

3

Capacidad

Tecnológica

El eje vertical representa las capacidades productivas e indica que, en la medida en que más

avanzadas sean las tecnologías aplicadas mayores serán las capacidades productivas alcanzadas y

ello estará también asociado a mayores niveles de productividad (producto por trabajador en relación

al capital por trabajador). La aplicación de tecnologías atrasadas y más simples indica menores

niveles de capacidad productiva y menor productividad. Ello, sin embargo, poco refleja respecto del

grado de capacidad tecnológica. La capacidad tecnológica, que se representa en el eje horizontal del

diagrama, está ligada a la capacidad de generar el cambio técnico o innovar. Mientras mayores sean

las capacidades tecnológicas mayor será el grado de creación tecnológica, o la posibilidad de generar

cambio técnico (o innovaciones). En este caso la implementación de nuevas tecnologías será

“creativa”. Si las tecnologías son, por el contrario, adoptadas “pasivamente” ello indica que los niveles

de capacidad tecnológica son bajos. Así, en la zona 1 de la figura se combinan bajos niveles de

capacidad productiva y bajos niveles de capacidad tecnológica, lo que indica la aplicación de

tecnologías atrasadas y la imposibilidad de mejorarlas “creativamente”. Si las tecnologías aplicadas

son de avanzada pero no se aprende “creativamente” de ellas y por ende, no hay lugar para el

cambio técnico, se estará en la zona 2 de la figura. La zona 3 indica un alto grado de capacidad

tecnológica combinado con baja capacidad productiva; es decir que aunque las tecnologías sean

relativamente atrasadas, éstas son implementadas de manera creativa y por ende, son susceptibles

de ser mejoradas. Por último, en la zona 4 se combina la situación ideal de elevada capacidad

productiva y elevada capacidad tecnológica en donde no sólo se aplican tecnologías de avanzada

sino, que se aprende creativamente de ellas, por lo que existe la posibilidad del cambio técnico.

Habiendo señalado esta diferencia entre capacidad productiva y capacidad tecnológica, observamos

que aparece una clara implicación: una alta capacidad productiva en las empresas no

necesariamente implica acumulación de capacidades tecnológicas que den lugar al cambio técnico ni

al desarrollo tecnológico. Por el contrario, es sólo la acumulación de las capacidades tecnológicas la

que da lugar al cambio técnico y el desarrollo tecnológico.

Así las empresas, en sus intentos por alcanzar competitividad, pueden decidir acumular sólo

capacidades productivas o también capacidades tecnológicas o una combinación de ambos tipos de

capacidades. Lo importante es que sólo la acumulación de capacidades tecnológicas es la que

asegurará la posibilidad de generar cambio técnico y por ende, competitividad.

VI. Las Fuentes del Cambio Tecnológico

Ahora bien, ¿en qué aspectos del accionar de la firma pueden ocurrir la generación y la acumulación

de estas capacidades tecnológicas impulsoras del cambio técnico? En otros términos, ¿cuáles son las

posibles fuentes de cambio tecnológico y de competitividad en una firma?

El cambio tecnológico en una firma, puede provenir de las distintas funciones que ejerce la misma. La

figura siguiente muestra las principales funciones de una firma y sus relaciones con los elementos

propios del contexto:

Ciencia y Tecnología I & D
Ciencia y
Tecnología
I & D
Técnicas Institucione Camb. Gestión Benef. Financ. Proceso Finanza s Org. General Externo s s Funciones de
Técnicas
Institucione
Camb.
Gestión
Benef.
Financ.
Proceso
Finanza
s
Org.
General
Externo
s
s
Funciones de la firma
Producto
Fuentes cambio técnico
Elementos del contexto

Elementos del contexto

Elementos del contexto

s

Cam.

Dem.

Gustos

En la figura se señalan por un lado, aquellos factores que constituyen fuentes de cambio tecnológico

dentro de la empresa misma tales como, por ejemplo, “Investigación y Desarrollo” y “cambios

organizacionales”. Y, por otro lado, se señala cómo el contexto en el que la firma opera (conformado

por las diversas instituciones, la ciencia y tecnología, las características particulares del mercado,

etc.) influye sobre las distintas funciones de la firma. El sentido de las flechas indica el sentido en que

se producen los cambios: por un lado, existen interrelaciones entre las diversas funciones de la firma

y por otro, entre ellas y aquellos factores que, dentro de la empresa, afectan tales funciones. En el

caso de las características del entorno las flechas indican que el origen del cambio es unidireccional

dado que, en principio, el entorno macro-sectorial constituye un “dato” para la firma, que no puede ser

modificado por ella

1

. El “management” o “gestión general” figura como el núcleo central de la

estructura dado que supone que es el elemento que coordina e interrelaciona todos los aspectos que

entran en juego para el funcionamiento de la empresa.

Dentro de nuestro modelo, el diagrama anterior permite identificar las posibles fuentes del cambio

técnico empresarial y por ende, los potenciales factores de competitividad en una firma. Estos

factores de competitividad, entonces, se encuentran en aquellas partes o aspectos del operar de la

firma en que puedan existir y desarrollarse capacidades tecnológicas. Como consecuencia, el logro

del cambio técnico y una mayor competitividad puede resultar de la capacidad para realizar cambios

en los productos producidos, en los procesos productivos, en la organización de los mismos y en la

gestión o “management”, en general.

VII. La Política hacia el Cambio Tecnológico y su Aplicación

Dado nuestro modelo conceptual del cambio tecnológico cabe destacar una clara implicación de

política. Dado que la firma es el ente fundamental en donde el proceso de cambio tecnológico tiene

lugar, su rol en materia de decisión de política es de importancia crucial. Es decir, dentro de un

esquema de política que tienda a favorecer la creación de capacidades tecnológicas, las firmas no

deben ser consideradas como meras receptoras de tal política. Por el contrario, junto con los

organismos de aplicación de la política (tales como los ministerios de economía y los consejos o

ministerios de ciencia y tecnología), la empresa debe ser el tercer actor central en la decisión de

política.

Por un lado, una política tecnológica puede fijar ciertos lineamientos estratégicos sobre la

forma en que se facilitará la generación y acumulación de capacidades tecnológicas. Por

ejemplo, decidir si se basará en esfuerzos locales de aprendizaje tecnológico o si se basará en

la transferencia de tecnologías desde el extranjero, con un complemento de capacidades

locales que permita la absorción de ese conocimiento tecnológico transferido. En función de

esta elección estratégica, podrá decidir sobre la aplicación de instrumentos de política

específicos.

Por otro lado, y más allá de la estrategia elegida, la política deberá actuar en aquellas áreas en donde

las firmas encuentren obstáculos para hacer posible la acumulación de capacidades tecnológicas. En

efecto, las firmas, especialmente si son pymes, pueden encontrar ciertas limitaciones para ello. Por

ejemplo, la inversión en investigación y desarrollo por teoría, posee resultados inciertos en cuanto a la

generación de innovaciones y por ello, es un gasto que no siempre las pymes están en condiciones

de llevar a cabo. En segundo lugar, éstas pueden no encontrar en el mercado recursos humanos

suficientemente calificados como para absorber y acumular el conocimiento tecnológico necesario

para hacer posible la generación de cambio técnico. En tercer lugar, pueden no encontrar en el

mercado de servicios tecnológicos la infraestructura adecuada que apoye y estimule la generación de

capacidades tecnológicas al interior de la firma.

De ello se deriva que son tres las grandes áreas de actuación de una política tecnológica: 1) el

financiamiento de actividades tecnológicas en las empresas; 2) la formación y la capacitación

de los recursos humanos y 3) el desarrollo de la infraestructura tecnológica. La infraestructura

tecnológica se compone, a su vez, de tres elementos básicos: i) las instituciones que ofrecen

servicios de metrología, calidad, normas, etc.; ii) las instituciones de investigación, tanto

públicas como privadas (universidades, centros de investigación y desarrollo, etc.) y iii) la

asistencia técnica y las actividades de extensión.

Así el financiamiento de las actividades tecnológicas, que debe responder estrechamente a las

necesidades de la demanda de las empresas, puede por ejemplo ser asistida mediante mecanismos

de “bonos” a la demanda o mecanismos de fondos compartidos (“matching grants”), entre otros. La

política hacia los recursos humanos debe apuntar a la formación y capacitación que permita la

generación de conocimiento tecnológico local y el aprendizaje del nuevo conocimiento tecnológico

implícito en la transferencia de tecnologías desde el extranjero. Por su parte, la política hacia el

fortalecimiento de la infraestructura tecnológica, debe considerar instrumentos adecuados para

promover la oferta de servicios tecnológicos en función de la demanda empresarial y también, puede

facilitar la asistencia técnica para acompañar a las empresas en el proceso hacia la innovación.

2.2.3. La innovación como variable inducida.

En 1971, Hayami y Ruttan, propusieron en el marco de la teoría neoclásica de la producción y de la

firma, una teoría de innovación tecnológica e institucional en la agricultura, la cual facilita el

entendimiento del proceso de desarrollo en el sector agrícola.

El modelo de la innovación inducida considera la tecnología como un elemento fundamental del

desarrollo agrícola y del uso eficiente de los factores de producción. Intenta explicar por qué y cómo

los productores agrícolas pueden impulsar y estimular el desarrollo y la adopción de nuevas técnicas

de producción socialmente más eficientes y por qué para ello es necesaria la participación del sector

público (Machado y Torres, 1987).

El punto central del modelo de la innovación inducida, es la existencia de numerosos patrones de

desarrollo tecnológico y de crecimientos de la productividad en el sector agrícola. Los cambios en los

precios de los insumos, reflejan su escasez relativa, lo cual representa una señal en la guía de la

investigación para la adopción de nuevas tecnologías e instituciones.

La teoría explica el cambio tecnológico a través del comportamiento de los precios relativos de los

insumos. Por ejemplo en las sociedades en que el trabajo es un factor de producción escaso y por

ende costoso, debe existir la posibilidad de sustituirlo por otros factores como la tierra y el capital,

mejorando los implementos y la maquinaria agrícola con los cuales se puede cultivar mayores

extensiones de tierra. En consecuencia, la escasez relativa del factor trabajo debe orientar la

investigación agrícola hacia la generación y adopción de paquetes tecnológicos poco intensivos en el

uso del trabajo. El que se induzca o no una innovación en el sector agrícola para adoptar una nueva

tecnología depende, fundamentalmente de los precios relativos de los factores productivos, los cuales

expresan la situación de escasez relativa de los factores de producción e insumos en la sociedad.

En cuanto a la innovación institucional, Hayami y Ruttan reconocen que no solo los investigadores

responden a las condiciones que crea el mercado, pues las instituciones que orientan el uso de la

tecnología también lo hacen con las nuevas oportunidades, por lo que la innovación institucional es

una respuesta a la búsqueda de un empleo más eficiente de los recursos disponibles y de mayor

abundancia.

El modelo de la innovación inducida también se basa en la hipótesis de que cambios en las

oportunidades económicas generan cambios institucionales por la misma vía que inducen cambios

tecnológicos. Este cambio institucional facilita la incorporación de variables endógenas de la

economía al modelo de crecimiento.

Tal es el caso de los cambios tecnológicos, que inducen a cambios en las expectativas de las

instituciones en cuanto a la asignación de recursos, por lo que el desarrollo de la agricultura ocurre

con cambios en la función de producción, lo que influye directamente en el nivel de producción

obtenido (Stevens y Jabara, 1988).

En síntesis, el modelo de la innovación inducida se basa en: 1) la existencia de mercados en los que

los precios de los bienes reflejan su escasez o abundancia y 2) mecanismos institucionales que

recojan, canalicen y procesen las necesidades e iniciativas de los productores agrícolas en materia de

innovación técnica. Al darse ambas condiciones se genera en consecuencia, un progreso tecnológico

sostenido y difundido en el sector agrícola, el cual conlleva a un uso eficiente de los factores de

producción disponibles.

La teoría de la innovación inducida complementa el marco teórico sugerido por la teoría neoclásica de

la producción, al plantear cómo los productores y las instituciones de investigación y desarrollo

tecnológico para la agricultura se ven inducidos a generar y adoptar innovaciones y cambios en la

forma cómo producen (en el caso de los productores), cuando se dan modificaciones en los precios

de los insumos y de los factores de producción. Así, el cambio en los precios relativos de los insumos,

esto es, el proceso en que unos insumos aumentan más de precio que otros, debe inducir al uso de

tecnologías y propiciar innovaciones y desarrollo tecnológico que estimule el uso de los insumos y de

los factores de producción más abundantes (más baratos en términos relativos).

Este es un comportamiento, que de acuerdo con la hipótesis de trabajo de esta investigación, se

supone que asumieron los productores de papa del estado Mérida ante el encarecimiento relativo de

algunos insumos utilizados para producir (semilla certificada importada, fertilizantes y otros

agroquímicos).

2.2.4. La demanda como causal de innovaciones.

Planteamiento general

Los cambios en el nuevo orden internacional han propiciado el replanteamiento de las condiciones

organizacionales entre el capital y el trabajo. La competencia comercial a nivel internacional,

encabezada por tres potencias industriales (Estados Unidos, Alemania y Japón), subyace de una

nueva estructura fundamentada en la regionalización de las economías que exige buscar alternativas,

tanto de innovaciones organizacionales como de innovaciones tecnológicas que garanticen el

incremento de la productividad del proceso de trabajo. De esto depende que un bloque comercial

determinado supere en la competencia comercial al otro.

A grosso modo, cada bloque comercial representa un modelo de proceso productivo que, a la luz de

la competencia en la década de los años ochenta, ya mostraba sus aciertos y limitaciones ante la

nueva condición de la economía internacional. La apertura de las economías, la saturación de

equipos básicos de producción en el mercado y el descenso de la demanda, fragmenta mucho más al

mercado imponiendo fuertes retos a la productividad de las empresas. De tal forma que en lo

sucesivo se requerirá garantizar la disminución de los costos, alimentar al mercado y conquistar

nuevos círculos de consumidores cuya demanda está especificada. Es decir, que la competencia

económica entre las empresas y las naciones se vuelve mucho más compleja.

Un aspecto que, en la perspectiva de este trabajo, es importante considerar, es que en la década de

los años ochentas el neoliberalismo parecía constituirse en el paradigma dominante que no sólo

definiera las formas que rigen las relaciones políticas, sino también las económicas y las sociales.

En ese sentido, es entendible cómo se cifró la atención en el éxito de la economía norteamericana,

puesto que su proyecto político, económico y social exaltó las virtudes de individualismo que

impregnó y definió las formas de relación entre el capital y el trabajo, es decir, las relaciones internas

del proceso productivo. De tal forma que, la incapacidad de ese sistema para superar la crisis

económica, que presiona sobre Estados Unidos desde principios de los años ochenta, sugiere de

antemano que su modelo productivo no dio los resultados esperados.