Sie sind auf Seite 1von 81

Antropología filosófica

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo intenta lograr un acercamiento al la naturaleza humana, el objeto mismo de estudio de la antropología. Complicado como es, en constante cambio por estar en constante proceso. La metodología seguida es la propuesta en el plan de la Licenciatura de Ciencia Religiosas, en su modalidad de sistema abierto.

Aunque es muy amplio y abunda material sobre esta materia, trataré de exponer las ideas más importantes que he creído.

Podría decir que, al terminar este trabajo, el hombre es un misterio, por ser creado por Dios en ser único e irrepetible, a demás de ser imagen y semejanza de Dios, su creador. Igualmente, el estudio de dicha materia me ha permitido conocerme mejor y clarificar algunas cosas, que aunque me percataba de su existencia, no tenía el conocimiento exacto.

Creo que las nociones básicas que se adquieren en esta materia, de alguna manera, ya los tenía, pero al término de su realización he logrado definir claramente, delimitando los conceptos básicos y ampliando otros.

Antropología filosófica

1. CATEGORÍAS DE LA ANTROPOLOGÍA

Antes que cualquier otra cosa será conveniente dar la definición etimológica de antropología, la cual es: el estudio o tratado del hombre en su totalidad, estudia las causas últimas a la luz de la razón. ¿Qué es el hombre?, ¿podemos definir al hombre? La respuesta obvia es negativa, no por el concepto aristotélico-escolástico “omne indivifuum ineffaible”, sino porque es demasiado complejo. Es una realidad, no un concepto. Tanto la filosofía como la ciencia estudian al hombre, ambas han dado sus respuestas, aunque se

contradicen en ocasiones

como es para cada una de ellas.

pero las dos son verdaderas, pues tratan de explicar la realidad

Para el científico lo real es lo que existe y se puede verificar como existente, que va de acuerdo a ciertas leyes. Para el filósofo es algo existente en su radicalidad. Por eso no hay oposición, pues no se excluyen, porque el saber científico cimenta el problema

filosófico. El saber filosófico no es deductivo, “sino que se refiere a los diferentes aspectos

o dimensiones de esta compleja y desconcertante realidad que es el hombre: es una realidad

histórica, social, religiosa, cultural, económica, erótica, política, lúdica, técnica, etc.” 1 , por lo tanto, la antropología no es suma o yuxtaposición de saberes positivos, sino su estructura

y unidad, va más allá de todos ellos.

“El saber científico presenta el material para la elaboración filosófica” 2 , pues los datos científicos son datos de la realidad, y la inteligencia los eleva al nivel de la radicalidad filosófica. “Ciencia y filosofía se unen y se complementan para conocer y

explicar la realidad. (

La antropología filosófica no trabaja sobre los datos científicos, sin

sobre la realidad humana que le presentan las ciencias con sus datos” 3 , no significa que sean aceptados sin crítica, ellas sólo acepta datos de la realidad, éstos debe elevarlos a la trascendentalidad y radicalidad.

)

1 SANABRIA, J. R. “Filosofía del hombre” 62.

2 Idem 63.

3 Idem 62.

Antropología filosófica

1.1 EL HOMBRE EN LA JERARQUÍA DE LOS SERES.

¿Qué es el hombre? Hay muchos que piensan que el hombre es solamente un subgrupo de los vertebrados y de los mamíferos. Éste el concepto sistemático natural: “el hombre es un animal evolucionado, con mayor complejidad y sobre todo un gran desarrollo cerebral” 4 . Pero es necesario aclarar la diferencia entre el hombre y el animal irracional es específica y no sólo de grado. En muchas ocasiones se ha llegado a decir que la diferencia entre hombre y animal es la imaginación, pero es un error decir que el animal no tiene imaginación, porque la imaginación es la capacidad de dar permanencia a las sensaciones en las imágenes, las imágenes son llamadas fantasmas y a la imaginación también se le llama fantasía; y la capacidad de distinguir cosas diferentes es una clara muestra de que sí tienen imaginación, pues conservan las sensaciones para después compararla.

Otra diferencia que se suele resaltar entre hombre y animal son las pasiones, pero los animales también tienen pasiones, pero la inteligencia es propia del hombre. El intelecto humano funciona a partir de los datos que proporciona en conocimiento sensible, por lo tanto es abstracto. Entre la imagen, producto de la inteligencia y el concepto producto del intelecto, hay grandes diferencias; es decir que el intelecto puede reconocer la relación entre las esencias aunque las imágenes son muy distintas. Por el intelecto se conocen la esencia o naturaleza de las cosas y la imagen sólo alcanza los accidentes.

Los humanistas hacen gran distinción entre naturaleza y libertad, coinciden en ser metafísicos, es decir interpretar el ente sin plantear la cuestión sobre la verdad del ser. Todos los humanistas suponen como evidente que la esencia del hombre es el ser como “animal racional” y esto es metafísico. Si el estudio del hombre parte de la animalidad, nunca se podrá abandonada por muchas diferencias que se declaren con respecto a los demás animales. La esencia del hombre se expresa desde su proveniencia (de dónde viene) y no desde su ser.

4 SANABRIA, J. R. “Filosofía del hombre” p. 65.

Antropología filosófica

Dice Heidegger que el hombre es más que un animal especial o racional. Si se reduce al hombre a la biología no podría ser la culminación de la naturaleza, sino el mayor error cometido dice Scheles. Y Nietszche que si sólo se toma lo biológico del hombre no podría ser el más valioso, lo llama un “paso en falso”, pues argumenta que se ha convertido en un “animal enfermo”. Se podría decir que la técnica y ciencia actual es la negación de su deficiencia biológica ya que los productos de la inteligencia son una compensación a su deficiencia. El dominio del mundo y la materia es una expresión, inconfesa y táctica, de precariedad vital: la astucia es el arma del débil.

R. Eucken (1846-1926) dice que es necesario una revolución radical en el concepto de hombre, y una nueva relación fundamental del hombre con el mundo. También dice que es necesario conciliar libertad y verdad y crear un todo compuesto de forma y contenido, por esto se necesita cambiar el concepto de hombre. Con lo anterior no se niega la dimensión animal del hombre, sino que se privilegie de tal manera que disminuya la dimensión humana. Pero no puede ser el extremo contrario en el que se pierda la carga animal. El hombre es un ente único en la naturaleza, una unidad plural, uno de esos elementos es la animalidad, pero una animalidad humana. No se puede definir al hombre, porque una definición, un concepto, es limitado.

A continuación enlisto una serie de definiciones de hombre:

1. El hombre es parte de la naturaleza (Presocráticos).

2. El hombre es Prometeo encadenado (Sófocles)

3. El hombre es un animal racional (Aristóteles y otros griegos).

4. El hombre es un lobo del hombre (Plauto, Bacon y Hobbes).

5. El hombre es imagen de Logos (Filón).

6. El hombre es imagen de Dios (S. Agustín y Orígenes).

7. El hombre es pensamiento (Descartes).

8. El hombre es el ser capaz de autoestimación moral (Kant).

9. El hombre es conciencia alienada (Hegel).

10. El hombre es el ser que puede querer (Schiller).

Antropología filosófica

11. El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el súper hombre (Nietszche).

12. El hombre es el animal que puede prometer (Nietszche).

13. El hombre es el ser que sabe decir no (Scheler).

14. El hombre es el animal que se engaña a sí mismo (Ernst).

15. El hombre es un animal simbolizante (Cassirer)

16. El hombre es un animal espiritual ( Lavelle).

17. El hombre es un animal que fabrica utensilios (Franklin).

18. El hombre es un animal inteligente (D’Ors).

19. El hombre es un animal enfermo (Unamuno).

20. El hombre es una esencia alienada (Tillich).

21. El hombre es un dios caído que se acuerda del cielo (A. De Vigny).

22. El hombre es un descifrador de enigmas (Ortega y Gasset).

23. El hombre es un espíritu encarnado (G. Marcel).

24. El hombre es una carencia infinita (G. Marcel).

25. El hombre es mamífero dominante (Burnett).

26. El hombre es el pastor del ser (M. Heidegger).

27. El hombre es un animal gesticulante (Morris).

28. El hombre es un animal representativo (Landmann).

29. El hombre es interrogante (K. Rahner).

30. El hombre es un animal inquieto y curioso (De Finance).

31. El hombre es una pasión inútil (Sartre).

32. El hombre es deseo de ser Dios (Sartre).

33. El hombre es un animal cultural (Mainnardi).

34. El hombre es un sujeto espiritual (Sciacca).

35. El hombre es un ente desequilibrado (Sciacca).

36. El hombre es un ser utópico (E. Bloch).

37. El hombre es animal biológicamente deficiente (Gehlen).

38. El hombre es un animal semiótico (Van Lier).

39. El hombre es un animal de proyectos (C. París).

40. El hombre es un animal incierto (Garaudy).

41. El hombre es un animal ladino (Rico).

Antropología filosófica

42. El hombre es un animal de realidades (X. Zubiri).

43. El hombre es una sustancia psicoorgánica (X. Zubiri).

44. El hombre es un animal interpretativo (Ortiz-Osés).

45. El hombre es el ser que tiene la idea de la muerte (Lacroix).

46. El hombre es un animal paradójico (Lorite Mena).

47. El hombre es un animal de despedidas (Álvarez Turienzo).

48. El hombre es un animal parlante (Gusdorf).

49. El hombre es un ser transfinito y creador (García Barca).

50. El hombre es un animal divino (G. Bueno).

51. El hombre es un animal fabulador (U. Eco).

52. El hombre es el ser que es según se relacione con lo que no es (Nicol).

53. El hombre es el fabricante de sentidos (Barthes).

54. El hombre es un enigma inagotable (Sanabria).

55. El hombre es una paradoja viviente (Sanabria) 5 .

El hombre es indefinible, es decir la pluralidad de definiciones. Y no por ser concreto, sino porque la verdad del hombre es un enigma. Para Sanabria es: el viviente que tienen la capacidad de reflexión (autotransparencia), de autoestima (libertad) y de comunicación.

El hombre es, comparado con el resto, es el rey del universo, pero es también un ser ontológicamente muy pobre, reducido por dos limitaciones: la de la esencia y la de la materia prima, porque de ellas depende la potencia, por lo tanto, el hombre no es la medida de todas las cosas, sino que está medido, es un ser sujeto a leyes y no un legislador.

1.2 SER CORPÓREO.

El hombre es corpóreo, está compuesto de materia prima y substancial: potencia y acto. La materia prima es elemento de permanencia y permite cambio, actúa como potencia. Es un principio limitativo, restringiendo la especie de la forma y dándole un modo concreto

5 SANABRIA, J. R. “Filosofía del hombre” 69-71.

Antropología filosófica

y singular. La forma substancial es especificativa, gracias a ella reciben el acto del ser, por lo tanto, “la forma substancial en el hombre es el alma”, pero “el hombre es materia prima y alma” 6 .

La dimensión estática radica en que el hombre es un ser racional, por esto “es inmutable, porque la definición es la expresión de la esencia de los seres, y la esencia permanente” 7 . La dimensión dinámica está enfocada a su actividad, que es un principio de perfeccionamiento de cambio.

Es necesario aclarar que es el cuerpo. El hombre es espíritu y también cuerpo, no podemos dividirlo porque caeríamos en el antiguo dualismo o en un monismo; el hombre es un ser totalmente espíritu y totalmente cuerpo, es decir, es un “espíritu encarnado 8 ”, en el hombre existen “dos dimensiones o aspectos de esta maravillosa unidad plural 9 ”; no tiene cuerpo sino que es cuerpo, pues sin éste no podría existir y en él y por él se realiza la persona.

El cuerpo es:

a) expresión, pues la persona humana se expresa y realiza en el mundo gracias a su

cuerpo, pues sin él no tendría posibilidad de expresarse.

b) presencia, pues el cuerpo no es una fachada, sino la expresión de la presencia de

alguien, una cercanía temporal y espacial en una comunidad.

c) lenguaje, pues el cuerpo es modo fundamental de comunicación, según Lévinas

dice que el rostros habla, es la identidad, pues allí se manifiesta la persona, sin conceptos.

d) medio de instrumentalidad, pues aunque no tiene una función, no es instrumento

en sí mismo, es principio de instrumentalidad ya que todo instrumento se refiere al cuerpo.

e) limitante, pues el cuerpo expresa nuestra contingencia, ya que esta sujeto a las

leyes que rigen la materia, la expresión más grande de esto es la muerte.

6 GARCÍA, Alonso “Ética o filosofía moral” p. 60.

7 Idem p.61.

8 SANABRIA, J. R., “Filosofía del hombre”, Ed. Porrúa, México, 1987. p. 175.

9 Idem. p. 176.

Antropología filosófica

Así es como notamos que este concepto ha dado un gran giro, pues del desprecio se ha llegado a endiosarlo. Podemos concluir que “el cuerpo es el lugar privilegiado para entender las relaciones del individuo con la realidad social 10 ”. El cuerpo se convierte en medio de comunicación y la forma más evidente de comunicación es amor.

Igualmente el cuerpo es el medio para vivir la sexualidad, pero es necesario aclarar que la sexualidad es una relación con la esencia íntima del hombre, no como uso meramente genital, pues la sexualidad humana no se reduce a lo puramente biológico. Puesto que el hombre es esencialmente comunicación, entonces la sexualidad es también un lenguaje porque en cualquier relación no podemos dejarla de lado, pues el hombre es sexuado. Una conducta sexual siempre es conducta expresiva de relación con el otro. El sentido de la sexualidad no es el placer y la satisfacción, sino el encuentro, la perfección de la persona, el amor; cuando se pierde esta dimensión se reduce a un instinto animal y las personas en instrumentos de placer. Es necesario integrar a la persona total.

1.3 SER VIVIENTE.

El hombre es un ser vivo, sin duda alguna; podríamos decir que la vida es lo que hace que un ser sea capaz de una actividad inmanente de auto-perfección. Basándonos en nuestra experiencia de lo que es la vida, un homónimo de esta es el movimiento, pues todo aquello que no se mueve no vive y viceversa; es necesario aclarar que en muchas ocasiones aunque sólo podemos distinguir el movimiento en ciertas cosas cuando prestamos atención a ella, no quiere decir que no tengan vida, por ejemplo las plantas, pues su movimiento es imperceptible.

Científicamente se define como un conjunto complejo de fenómenos que se entretejen con otros seres y su función es la conservación y superación de sí misma. Metafísicamente la vida es la posibilidad a tener un movimiento organizado y las consecuencias de estas recaen en el que las ejecuta; pero está sometido a las leyes de la naturaleza.

10 SANABRIA, J. R., “Filosofía del hombre”, Ed. Porrúa, México, 1987. p. 182.

Antropología filosófica

La vida tiene dos principios: el acto y la potencia, el primero tiende a la perfección y el segundo potencia su capacidad de ser; a su vez, la potencia se divide en alma y materia, la primera es su acto primero, pero necesita una materia organizada, que corresponde a la materia. Las facultades que hace reconocer al hombre como se vivo son: la nutrición, el crecimiento y la reproducción. Otro argumento es la posesión de una dimensión sensible (con sentidos externos e internos), la posibilidad de locomoción y el apetito sensitivo (concupiscible e irascible).

1.4 SER ESPIRITUAL.

Sin duda el hombre es ser espiritual, Marcel dice que el hombre es un espíritu encarnado, y Lavelle dice que el hombre es un animal espiritual. Aunque parecieran contraponerse ambas definiciones, coinciden en su dimensión espiritual, la cual lo hace diferente a los demás seres y le permite la visión trascendente del mundo, sin la cual el hombre no pasaría de ser un animal racional.

Esta facultad, atribuida a la posesión de una alma, es lo principal del hombre, la conciencia, la vida del Espíritu. Esta ha de ser única, unida sustancialmente al cuerpo e indivisible. Siendo que el destino del alma es el mismo Dios, el principio de donde ha salido o de donde emana, podemos decir que es esta dimensión una cualidad sin la cual no podría ser hombre, es pues ontológica al ser.

Así mismo, ésta es inmortal, pues sólo así puede aspirar a la trascendencia, al Verdad y al Bien. Sino fuera así, las aspiraciones más profundas del hombre quedarían truncadas.

1.5 SER SOCIAL.

El hombre, dice Aristóteles, es por naturaleza un animal social. Y es el conjunto de relaciones que tenemos con los que nos acompañan, fundamental en el desarrollo del hombre. La vida colectiva es una necesidad y una exigencia de la propia naturaleza del hombre, pues requiere estar en contacto, en compañía; esta necesidad es, tanto física como

Antropología filosófica

psicológica. El hombre no es un ser solitario, por lo que su naturaleza social queda fuera de

su libre voluntad y hasta es un deber. Aunque no es voluntaria la capacidad de relación, sí

lo es la formación de grupos, esto sucede cuando un grupo se interesa y trabaja por un bien

colectivo.

Esta dimensión del hombre depende de la posibilidad que tiene el hombre de captar

una relación existente consigo mismo, llamada yo; y en la medida en la que sea capaz de

relacionarse consigo mismo, será capaz de relacionares con otros. Aclaramos que la noción

de nosotros se basa en la del yo y el tú; y que la preceden en existencia, pues sólo hasta que

el hombre es capaz de distinguir que el yo no es el nosotros, pero sí es parte de él y el

nosotros no se entiende sin el yo. Así pues, podemos decir que la noción del yo interna

fundamentan el ser social del hombre.

El hombre es en principio soledad, pero tiende a la plenitud; es una noche iluminada.

Es necesario la soledad para la maduración personal, pero esta soledad no es aislamiento.

1.6 SER CREADO.

Sin duda alguna, este tópico lo relacionamos inmediatamente con Dios, el Creador.

San Agustín y Orígenes, basándose en el Génesis, dice que el hombre es imagen de Dios.

Una de las teorías del origen de la vida es la creacionista, basada en la fe, coloca a Dios

como Principio de todo, pero negando, hasta hace poco, la evolución. Actualmente la

Iglesia ha corregido su postura, pues no niega evolución, sino que coloca a Dios como el

guía de ella. Lo que si no se puede explicar es la posesión del alma, esto convierte al

hombre en un ser creado por Dios, el único que pude dotar de esta dimensión al hombre.

1.7 EL CUERPO Y EL ALMA ESPIRITUAL COMO COPRINCIPIO DEL SER HUMANO.

Recordemos que durante mucho tiempo se creyó que el cuerpo y el alma formaban

una dicotomía. Sabemos que no se puede negar al hombre su ser corpóreo y su ser

espiritual, por lo tanto, la antropología ha de ser dualista. Siendo el cuerpo un elemento

constitutivo, no es un enemigo, ni cárcel, ni mal, ni principio de males, sino que el

Antropología filosófica

egoísmo, la envidia y la soberbia son vicios del espíritu, por lo tanto el hombre es una unidad natural y una combinación accidental de elementos; podríamos decir que es una bi- unidad o unidad plural y sin la cual no podría ser hombre, pues no tiene un cuerpo y una alma, sino que coexisten simultáneamente.

El hombre es pues una alma encarnada o un cuerpo animado, pero en él han de existir conjuntamente los dos principios fundamentales: el cuerpo y el alma. En esta unión se distingue la diferencia que tiene con cualquier otra creatura y lo convierte en un ser humano, por lo tanto, esta unión es su principio creador.

1.8 LA NATURALEZA HUMANA.

La naturaleza del hombre se refiere a las concepciones que se pueden tener de él. A continuación desarrollo algunas de las visiones del ser humano:

Monismo Materialismo Espiritualista Por la estructura de su naturaleza Por unión accidental Concepciones Dualismo
Monismo
Materialismo
Espiritualista
Por la estructura de su
naturaleza
Por unión accidental
Concepciones
Dualismo
del hombre
Por la unión substancial: hilemorfismo
Existencialismo
Por otras razones
De la realidad
Inmanentismo
De lo espiritual 11
A
continuación
presento
cada
una
de
las
concepciones
de
hombre

arriba

mencionadas, los principales exponentes de cada una y la postura de cada uno:

Concepción

Exponente

Postura

Materialismo

Demócrito

El hombre es un ser meramente material o un ser

11 GARCÍA, Alonso “Ética o filosofía moral” p. 57.

Antropología filosófica

MONISMO

   

Feverbach

cuyo espíritu es materia más evolucionada El pensamiento es fruto del cerebro. El destino es terreno, por lo tanto, no existe inmortalidad del alma y minimiza dignidad humana. El hombre es un ser únicamente espiritual (casi ángel), por lo tanto, el cuerpo es una apariencia falsa.

El hombre

Marx

Tienen

un

solo

elemento

constitutivo

 
 

Espiritualista

Berkeley

 

Unión accidental

 

Platón

El hombre es el resultado accidental y obligado de los dos elementos constitutivos (alma y cuerpo) El alma y el cuerpo son “cosas” y “seres substanciales”.

 

Descartes

DUALISMO

El hombre

   

Tiene

dos

Hiduistas

El alma es obra de un dios bueno, mientras que el cuerpo es la obra de uno malo, tan poderoso como el primero. También llamado helimórfica (hilé: materia y morfé: forma). El hombre es la unión del cuerpo y el alma en una sustancia. El hombre es materia prima y forma substancial. Niega la naturaleza del hombre, es sólo un “haz de funciones” y es limitado.

elementos

constitutivos:

Cuerpo y alma.

Unión substancial

 

Aristóteles

 

Existencialismo

Sartre

INMANEN-

Inmanentista

de

la

 

El hombre no puede conocer lo exterior a él, tal y como es. No es capaz de conocer las realidades divinas. 12

TISMO

realidad

1.9 ANALOGÍA ENTRE SER HUMANO Y SER SUPREMO.

Esta analogía se basa en la creencia de que el hombre es la imagen y semejanza de Dios ésta consiste en la existencia en ambos de ciertas dimensiones, superando las de los animales.

12 GARCÍA, Alonso “Ética o filosofía moral” pp.58-59

Antropología filosófica

Las características comunes entre el hombre y el ser Supremo, las cuales son infinitamente superadas, son:

a) Inteligencia: mientras que la inteligencia del hombre tiende al conocimiento de la Verdad, la cual irá conociendo poco a poco; la de Dios es la Verdad a conocer.

b) Voluntad: siendo que en el hombre su voluntad se puede hacer realidad dependiendo de su potencia, en Dios la potencia y el acto en sí están indisolublemente unidos, lo cual hace a Dios omnipotente.

c) Libertad: sabiendo que el hombre es libre, pero está sujeto a las leyes naturales, las cuales no puede gobernar, entonces Dios es absolutamente libre.

d) Creación: mientras el hombre es creado, uno a uno desde la concepción, por Dios, Él es increado.

e) Finalidad: sabiendo que el hombre tiende a su perfección y su bienaventuranza, es en Dios donde la encuentra.

f) Temporalidad: sabemos que el hombre tiene un principio y un final, entendiendo como hombre la bi-unidad de cuerpo y alma; Dios es eterno, sin principio y ni fin.

g) Espacialidad: conocemos que el hombre es un ser finito, es decir, con límites; es Dios un ser infinito.

h) Espíritu: el hombre es un espíritu encarnado, en él se unen el cuerpo y el alma, y aunque su alma es inmortal su cuerpo no lo es; Dios es un espíritu Puro, quien sin ser materia la domina y gobierna.

i) Mientras Dios es inmenso, el hombre es mensurable.

j) Necesidad: el hombre es un ser pobre, necesitado, contingente; Dios es el Sernecesario.

k) Perfección: siendo que Dios es perfecto, el hombre es imperfecto o perfectible.

Es así como podemos concluir que el hombre es imagen y semejanza de Dios y que tiende a Él como a su Fin supremo, para unirse a Él, pues Él lo creó.

Antropología filosófica

2. DIMENSIÓN VEGETATIVAIBLE.

2.1. LA VIDA EN GENERAL.

Este capítulo está referido a la vida que como ser humano se tiene, para estudiarlo partiremos de la noción general de vida, y a modo de definición podemos decir que la vida es lo que hace que un ser sea capaz de una actividad inmanente de auto-perfección. Empíricamente la vida es el movimiento, pues aquello que no se mueva no está vivo y viceversa. Los científicos la definen como un conjunto de fenómenos comunes y la función de éstas es la conservación de la misma. Metafísicamente, la vida es la espontaneidad del movimiento organizado, cuyas acciones recaen en el que las ejecuta; así mismo, está sometido a las leyes naturales que someten a toda materia.

La vida tiene dos principios: acto, que tiende hacia la perfección del ser y la potencia es la capacidad de ser. La potencia se divide en el alma y la materia, la primera es lo que lo hace ser-vivo, es el acto primero, pero necesita de un cuerpo o una materia organizada, un conjunto de elementos que lo constituyen y lo hacen ser.

2.2. LOS GRADOS DE LA VIDA.

El vegetal es el ser vivo, con operaciones: organización, nutrición y reproducción, con una alma que es su principio de vida, el cual es inmaterial y omnipresente en todo el cuerpo. Hay que aclarar que sí tiene alma, según la definición metafísica, pero no espiritual, pues depende del cuerpo y sin él ya no subsiste. Así como el hombre se puede clasificar como un ser vivo, con una organización más compleja y trascendente que la de un vegetal, pero al fin y al cabo, vivo como el vegetal.

2.3. LOS ORÍGENES DE LA VIDA.

Para explicar el origen de la vida existen varias teorías, expondremos algunas a continuación:

Antropología filosófica

a) Teoría de la generación espontánea: según ésta, la vida surgió de la simple intervención de las fuerzas fisicoquímicas, pues ya había gérmenes de vida en potencia en toda la materia.

b) Teoría de la preexistencia: uno de sus principales exponentes es Bergson, el cual dice que “lo primitivo es la vida”, pues aunque no existía ser vivo alguno, existe el movimiento que según la definición empírica de la vida, es la vida misma.

c) Teoría de la creación: ésta fue durante mucho tiempo la que la Iglesia institucionalizó como cierta y única verdad posible, basándose únicamente en al Biblia; según esta teoría la vida fue creada por Dios, utilizando las sustancias inorgánicas como instrumentos, hasta que existieron las condiciones que lo posibilitaron, y que Él mismo es el que dirige la evolución con su Providencia.

d) Según la otra teoría, la vida existe en el tiempo y en el universo desde siempre, como embriones de vida, aún mucho antes de que hubiera condiciones favorables en la tierra para que se implantara. A estos gérmenes Svante-Arthenius les llama Pansmermas y Schultz biógenes.

2.4. EL PROBLEMA DE LA EVOLUCIÓN.

Al hablar del origen de la vida nos topamos con un problema más, la evolución, pues una necesidad, la metafísica no prohíbe la admisión de la evolución, partiendo de un germen primitivo.

El evolucionismo surge cuando aparecen organismos distintos a los que existieron en el pasado, viniendo de una realidad preexistente. El fixismo se le opone, pues argumenta que las especies son inmutables y han sido creadas por Dios así.

Hay varias hipótesis sobre la evolución:

a) Según Lamark la evolución se basa en el uso o desuso de un órgano, pues si éste

se usa se vuelve más fuerte y se perfecciona y aquellos que no se debilitan y desaparecen; la evolución, dice él, no ha llegado a su límite de desarrollo.

Antropología filosófica

b) Darwin sugiere que la base de la evolución es la selección natural, pues aquellos más aptos se unen con los más del otro sexo y se va mejorando la raza, los débiles no son elegidos y son eliminados.

c) Comenta De Vries que la mutación es el mecanismo de evolución, pues cualquier especie puede hacer un cambio repentino de uno o más genes en el nuevo individuo, por lo tanto, los cambios no son visibles en sus características.

Al conocer los diferentes puntos de vista, surgen dos problemas, sobre el hecho de Eva, que contrapone al creacionismo, y los mecanismos que siguen la evolución. Sobre el primero hay varios argumentos: según la paleontología, los representantes de las especies en capas inferiores son distintas a las actuales, aunado a las pruebas anatómicas y fisiológicas de los cambios sufridos a través del tiempo; los creacionistas han dicho que Dios creo dos especies paralelas y apenas diferentes en lugares distintos y al desaparecer una de ellas se justifican las pruebas arriba mencionadas. Es necesario aclara que esta teoría ya no tiene validez científica. El segundo problema, sobre los mecanismos de evolución ha sido aclarado por Darwin, pues según él la evolución está dirigida por la ortogénesis, siguiendo líneas definidas, con algunas oscilaciones.

Antropología filosófica

3. DIMENSIÓN COGNITIVO-SENSIBLE.

La esfera cognitivo-sensible del hombre es un dinamismo muy complejo, es condicionado por muchas cosas. A continuación voy a intentar explicar los procesos de:

sensación, percepción, memoria e imaginación. Todo éste se basa en lo que sentimos, y aunque sentimos muchas cosas, no todas las percibimos; las funciones de la memoria y la imaginación dependen directamente de las dos anteriores, pues lo que recordamos lo percibimos y lo sentimos anteriormente, y aunque lo que imaginamos no, toma como elementos de base los ya sentimos anteriormente.

3.1. LA SENSACIÓN.

Una definición válida es “el fenómeno psíquico determinado por la modificación de un órgano sensorial” 13 y quien lo modifica es un objeto. Hay que distinguir entre el acto de sentir y el objeto sentido, y si el objeto es una totalidad o unidad o un complejo de cualidades sensibles. La aprehensión de estos es la sensación.

A. Nociones de sensación.

Hay que tener muy claro que todo conocimiento es percepción del objeto y sólo por abstracción es aislada la sensación dentro del proceso cognitivo, el teorizarlo no legitimiza la abstracción. Tenemos que conocer el objeto como el juego de las partes o condiciones, pero en función y sin perder de vista el todo de las partes o condiciones, sin perder de vista el todo.

La sensación se compone de dos procesos diferentes y diferenciables:

a) Conocimiento de un objeto (que es el objeto material): que consiste en la aprehensión de cualidades sensibles como el calor, el color, la acidez, etc. (llamado objeto formal).

13 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía psicológica“ Buenos Aires. Ed. Carlos Lohle, 1956; p. 92

Antropología filosófica

b) Estado afectivo, que puede ser más o menos intenso (que constituye el objeto material): que conlleva una reacción morota como atención, atracción, repulsión, etc. Entre ambos elementos hay una relación inversa: entre mayor intensidad de estado afectivo es menos clara la presentación.

B. Fisiología de la sensación.

a) Excitante.

El primer elemento que se necesita para tener una sensación es, sin duda alguna, el excitante. El excitante es “el objeto material cuya acción sobre un órgano sensorial determina la modificación de este órgano” 14 , por lo tanto no cualquier objeto puede ser excitante de cualquier sentido. El objeto o excitante está constituido por el llamado “per se, y es lo que un sentido percibe en razón de su naturaleza o constitución” 15 . “El objeto, per accidens es lo que el sentido no percibe por sí mismo, sino lo que añade al objeto , es un conjunto de elementos no sentidos que el espíritu sintetiza” 16 . Hay excitantes naturales o adecuados y excitantes artificiales o inadecuados para algún órgano sensorial, por ejemplo, un olor es un excitante natural para el olfato y es artificial para la vista; es aquí donde

comienza el problema de explicación del fenómeno de sensación. Los excitantes tienen una naturaleza, Wundt distingue los sentidos entre “sentidos mecánicos” (tacto, vista y oído) y “sentidos químicos” (olfato y gusto). Hay también los excitantes propio o de objeto común, los primeros son perceptibles sólo por un sentido, los segundos por dos o más.

b) Dinteles.

Como todo, los sentidos tiene límites, estos son llamados dinteles. El dintel primitivo:

es el límite mínimo o una determinada intensidad para que el excitante provoque una sensación, el excitante debe de, por lo menos, llegar a esta intensidad; también es el que delimita el mínimo y máximo para producir la sensación, por ejemplo, un gramo sostenido en nuestra mano no es suficiente para sentirlo, sino es auxiliado por otro sentido como la

14 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía psicológica“ Buenos Aires. Ed. Carlos Lohle, 1956; p. 93.

15 VERNEAUX, R. Filosofía del hombre“ Barcelona. Ed. Herder, 1981; p.54.

16 Idem. pp. 54-55.

Antropología filosófica

vista. Estos dinteles varían bastante según los individuos y las condiciones de cada uno, por ejemplo: un ciego aumenta su sensibilidad táctil.

Estos dinteles nos sirven para percibir las intensidades de las diversas sensaciones y sus variaciones. Cada sentido tiene un grado mínimo de aumento para que pueda diferenciar su variación. Estos tienen la función de sentir los objetos hasta que sufren cambio, por ejemplo, un sonido constante no lo notamos hasta que cambia. También nos hacemos insensibles a estados duraderos, como el peso del vestido y su contacto con la piel, no nos fijamos en ellos hasta que hay un cambio. Dos filósofos: Hobbes y Bain dicen que no percibimos los objetos, sino sólo cuando sufren cambios. Las sensaciones no son mensurables, pues son muy distintas por sus causas y efectos y por no haber medida común entre fenómenos de diferente especie, pero por medio de los dinteles se obtienen datos útiles en medicina y pedagogía científica.

c) Sede. Es necesario aclarar la sede de la sensación: los fisiólogos y psicólogos modernos ponen al cerebro como el asiento de la sensación, pero cuando se daña el cerebro, la persona es todavía capaz de responder a ciertos excitantes, ¿cómo es esto? Loeb y Bohn responden a esto al aplicar el término del tropismo del dominio vegetal al comportamiento animal; esta postura reduce la sensación a un fenómeno fisicoquímico y una respuesta puramente mecánica y aunque hay algunos que se pueden aplicar, como el fototropismo de la mariposa al volar hacia la luz, pero ¿lo son en realidad?.

Esta postura la contradice Jennings y Driesch al descubrir que la variabilidad extrema de las reacciones reflejas según el individuo, las circunstancias, las experiencias anteriores, los hábitos y los intereses. El cerebro no es la condición absoluta y universal necesaria para la sensación y no es la sede de la sensación, sino el órgano sensorial periférico y las funciones del cerebro es hacer consciente la sensación y tener reacciones motoras (apoyada por la aristotélica y la escolástica). Una prueba de esto es: las “ilusiones de los amputados”, que aunque no tenga algún miembro, todavía lo sienten; o por la acción

Antropología filosófica

de anestésicos o por traumatismos. Entonces pues, el órgano principal es el cerebro y el secundario es la médula.

C. Psicología de la sensación.

Psicológicamente la sensación es el acto de aprehender una cualidad sensible, esta cualidad puede ser de función de conocimiento o simple cualidad sensible. La sensación por sí misma es un acto de conocimiento, de aprehensión de una realidad sensible, en contra de la opinión de Descartes, pues argumenta que la sensación no era otra cosa que la vibración molecular de los órganos corporales, incapaz de proporcionarnos por sí misma información sobre el objeto; pero el conocimiento sensible se presenta como una intuición, es decir, la captación inmediata y directa de una cualidad externa en su realidad concreta. La realidad que se presenta a la intuición de los sentidos son las cualidades del objeto y los aislamos por abstracción. Todas las sensaciones que tenemos son comprendidas en una estructura, por esto sólo en casos anormales y excepcionales tenemos sensaciones puras.

a) La duración de la sensación.

La sensación parece instantánea , pero no lo es porque es imposible aislar los elementos psíquicos que forman parte del fenómeno de la sensación y variar de una hombre a otro, pues depende de la atención, salud, edad, etc. del sujeto y también varía el tiempo que se necesita para asociar una sensación determinada con un contenido, sensorial o intelectual. El tiempo que hay entre una excitación y su respuesta es llamada tiempo de reacción simple y el que ocurre entre la excitación y la respuesta que necesita ser asociada es llamado de reacción asociada (ej: una traducción).

b) Sensación como aprehensión de cualidades sensibles.

Las diversas corrientes psicológicas, como los tomistas, asociacionistas y genetistas, se contradicen, pues unos creen que las sensaciones consientes son la suma de muchas pequeñas sensaciones inconscientes, o confunden el hecho psíquico con la acción del excitante, diciendo que los elementos de las sensaciones no son otra cosa que la conjunción de cualidades aisladas, asociadas por el cerebro.

Antropología filosófica

La simplicidad no excluye a la complejidad, según la cual las sensaciones son dadas como conjunto en que se mezcla y modifican recíprocamente por la combinación de las múltiples cualidades proporcionadas por nuestros diferentes órganos sensoriales. Las sensaciones depende del estado de los órganos sensoriales y el estado fisiológico general, asiéndolas relativas y hasta subjetivas, pues toda sensación está comprendida en una estructura que es un sistema de relación entre los objetivos.

D. Las diversos sentidos.

Para poder distinguir unos sentidos de otros es necesario que se pueda señalar un excitante específico y un órgano que lo capte. Actualmente se hace distinción entre sentidos internos y externos, los externos se refieren a objetos o cualidades externas y los internos a sensaciones intracorporales, por ejemplo la psicofisiología se refiere al tacto interno o cenestesia. Antiguamente definían los sentidos internos como: el sentido común, la imaginación, la estimativa o instinto y la memoria.

Existen diversos tipos o grupos de sensibles y estímulos:

Pueden ser sensibles por sí mismo: lo que el sentido percibe en él mismo, y el sensible por accidente: el objeto revestido de las cualidades.

Pueden ser sensibles propios: cuando afecta a un solo sentido.

Pueden existir cualidades primarias, que son los reales y las cualidades secundarias,

éstas otras son subjetivas.

Pude haber cualidades distintas, que son más representativas y las cualidades confusas

cuando contienen más elementos afectivos. La vista es el sentido más intelectual o noble, es un sentido analítico y el oído y el tacto captan cualidades confusas.

Hay sensibles inmediatos: cuando la acción del excitante físico es directo con el órgano sensible. Sensibles mediatos: cuando la cualidad externa conocida por el efecto del excitante físico, presenta a la imagen como intermediario.

Hay estímulos mediatos, que son aquellos que son próximos (ej: la luz reflejada en un

objeto) y estímulos inmediatos, que son los lejanos (ej: el objeto mismo que refleja los

Antropología filosófica

rayos luminosos). Por consiguiente, los estímulos intermediarios no son los objetos mismos que sentimos.

a) Naturaleza de los sentidos.

Podemos percibir más de un concepto de sentido:

- Un sentido es una facultad: el ser vivo reacciona de una u otra manera a los estímulos,

hay que admitir en él el poder o la potencia de realizar estos actos. No es un ser, menos una sustancia, pues no tiene existencia propia, no existe separada sino solamente en un ser vivo,

que es una sustancia, por lo tanto es un “accidente”.

- Es una potencia pasiva: no significa que sea puramente pasivo, sino también un poder

de actuar. Kant opinaba que la sensación era la “receptividad de las impresiones”, y

reserva la actividad para el entendimiento. Hay pasividad en la inteligencia, y la sensibilidad está dotada de cierta actividad, pues que conoce. Entra en actividad y pasa el acto si es movido, excitado desde fuera.

- El sentido no es ni material ni espiritual: No es puramente material, corporal, no se

reduce al órgano. Tampoco es espiritual, pues los órganos no es solamente una condición de la sensación, es constitutivo. El sentido puede recibir el nombre de facultad del alma, potentia animae, porque es el alma la que da vida al cuerpo y por lo tanto la posibilidad de sentir. Es pues la raíz de la sensibilidad 17 .

b) Los diferentes sentidos.

“La función de los sentidos consiste en poner al ser vivo en relación con el medio físico en el que tiene que vivir, y al que, para vivir, tiene que adaptarse. Todos los sentidos concurren a este fin. En general el objeto de los sentidos es el medio físico o el conjunto de los cuerpos con los que estamos en relación” 18 . A continuación voy a aclarar el excitante,

órgano y objeto de los llamados sentidos externos:

El gusto. El excitante: son las sustancias sápidas diluidas en la boca.

17 VERNEAUX, R. “Filosofía del hombre“ Barcelona. Ed. Herder, 1981; p. 57-58.

18 Idem. p.54.

Antropología filosófica

El órgano: las papilas caliciformes (especializados en el sabor amargo), las fungiformes (especializadas en sensaciones táctiles y térmicas) y las fólidas. El objeto: los sabores: ácido, amargo, dulce y salado, los cuales están mezclados con sensaciones térmicas, táctiles, dolorosas y olfativas, que modifican la percepción de sabores. Las papilas son diferenciadas y específicas. Se puede descubrir su localización subjetiva (lugar de la excitación) y la objetiva (donde está el objeto).

El olfato. El excitante: partículas olorosas transportadas por el aire que entran en contacto con la mucosa nasal. El órgano: su sede son las fosas nasales y los órganos son los bastoncillos olfativos. El objeto: los olores, al parecer ilimitados e inclasificables y generalmente van unidos a excitantes propios de otros sentidos. No puede haber localización objetiva, se ayuda de la vista y el tacto, pero sí se percibe espacio.

El oído. El excitante: vibraciones aéreas recibidas por el oído externo y llevadas hasta el interno por el conducto auditivo. El órgano: está formado, en el oído interno, por las células ciliadas del órgano de Corti, en donde se expande el nervio auditivo. El objeto: los ruidos y sonidos, es decir las vibraciones sonoras. Los ruidos son vibraciones irregulares y los sonidos musicales son regulares y cadenciosas; ambas se dan juntas. Se distingue tres elementos: intensidad, amplitud o fuerza de las vibraciones; altura, frecuencia o número de vibraciones en un tiempo dado; timbre, que resulta de la superposición del sonido fundamental (o más bajo) y los armónicos más agudos. El oído tiene una característica que ningún otro tiene, es sintético porque puede sumar un gran número de sensaciones simultáneas y unir sonidos para producir continuidad; también puede aislar o abstraer los sonidos que le interesan. Este sentido no permite localización, ni objetiva, ni subjetiva, pero sí puede captar espacio.

La vista.

El

excitante:

vibraciones

luminosas

que

llegan

Antropología filosófica

a

la

retina

con

determinada

intensidad (claridad) y determinada cualidad (color).

El órgano: las terminaciones del nervio óptico que tapizan el fondo del globo ocular en forma de conos (que captan colores) y los bastoncillos (que sienten la claridad). Hay tres sensibilidades cromáticas o colores fundamentales: rojo, verde y violeta, su combinación a una misma proporción da el blanco y sus combinaciones una gran gama. Según la teoría de Young y Helmnotz para cada color hay un especial tipo de cono, por ejemplo, los conos rojos que captan el rojo, los verdes y los violeta.

El objeto: la luz con sus determinaciones. La luz tiene claridad y color. La intensidad corresponde a la amplitud de las vibraciones luminosas que producen diferentes niveles de claridad, y la altura, que proviene de la frecuencia de las vibraciones, producen los colores o cualidades luminosas. La visión no supone por sí misma la localización objetiva, se auxilia de la combinación de movimientos musculares y aparatos adaptativos.

El tacto. Este es el más complejo de todos los sentidos, porque junta las sensaciones más diversas. Antiguamente este sentido se subdividía en varias capacidades, pero el hecho de poder distinguir órganos funcionales distintos refleja la existencia de varios sentidos distintos.

Sentido térmico: se pude distinguir puntos sensibles al frío y al calor, existen menos puntos sensibles al calor. Las temperaturas son distintas a la presión y resistencia, porque no se puede pasar de una a otra (como una reacción). Sólo hay puntos que son más sensibles a uno o a otros exitantes térmico, hay algunos más sensibles al calor que al frío y al revés.

Sentido muscular: a este sentido lo integran varios más.

Antropología filosófica

Contacto: acción mecánica que se ejerce con presión sobre la piel. Su objeto es la

resistencia, capta lo duro o blando, liso o ásperos.

Esfuerzo: puede ser pasivo (choque, presión o resistencia) o activo (palpación o acto de

oprimir un objeto con la mano).

Peso: se tiene en el acto de levantar un objeto, es un conjunto de sensaciones de presión

y esfuerzo.

Actitud: todos tenemos la sensaciones de las posiciones relativas de las partes del

cuerpo. Si se está en una posición estable se puede distinguir las posiciones, pero no la determinación de sus posiciones relativas, éstas se obtienen de las sensaciones articulares y musculares.

Equilibrio y orientación: la sensación de equilibrio es la sensación de la actitud total de

cuerpo con relación a la vertical (de pie, acostado, inclinados), gracias a este se originan los movimientos compensadores. Según Elías de Cyón creyó descubrir órganos especiales para estas sensaciones: los canales semicirculares, el utrículo y el sáculo del oído interno. Aunque las lesiones en el oído interior afectan al equilibrio y la orientación, pero no en forma definitiva, por lo tanto, no sólo el oído interno es el órgano de este sentido.

Tacto interno (cenestesia): son el conjunto de las sensaciones orgánicas que se nos

presentan como asociadas y fundidas en una sensación global confusa. No conocemos órganos especial de la cenestesia, sino un complejo indefinible de sensaciones heterogéneas múltiples. Se tienen dos sensaciones principalmente: la térmica y la del tacto.

Algunos psicólogos admiten un sentido especial para el dolor y otros afirman que el dolor no tiene órgano específico. También afirman que no existen sensaciones puramente dolorosas y que el dolor y el placer están unidos a las sensaciones como modos de ejercicio de sus órganos.

E. Espacio, tiempo, movimiento.

Los datos de espacialidad, temporalidad y movilidad nos son dados por la compleja actividad de diversos sentidos, unidos a la percepción de los sentidos propios, son construidos basándose en experiencias múltiples y heterogéneas, ninguna de las cuales,

Antropología filosófica

tomada aparte o sola, puede dar la percepción completa; son el fruto de una experiencia primordial y fundamental, sin la cual no sería posible llegar a estas nociones. Son también llamados “sensibles comunes”, los cuales no son construidos de partes y piezas aisladas, traídos por múltiples sentidos, y que se juntan al azar, pero exigen condiciones sensoriales que se van perfeccionando.

a) El espacio.

La experiencia primera y fundamental es la del propio cuerpo, que conocemos, primero e inmediatamente, “por sentimiento” la posición de cada uno de nuestros miembros, la cual fundamenta todas nuestras sensaciones posteriores, este espacio corporal y alrededor de éste se extiende un mundo o espacio exterior u objetivo, el cual se va construyendo a través de las diferenciaciones y de la explicitación. Se elabora con el concurso de varios sentidos. Este conocimiento es esencialmente funcional y concreto. Esta espacialidad la atribuyen Berkeley S. Mill a la vista, mientras que Plantner a la conjunción de la vista y el tacto. Lo que se concluye es que no se puede establecer de manera satisfactoria la invención del espacio objetivo, entre la actividad de un sentido especializado y un juego mutuo y complementario de diversos sentidos; lo único que sí se

puede decir es la espacialidad está ya ahí, como la experiencia fundamental de nuestra presencia en el mundo.

b) El tiempo.

Al igual que la espacialidad, la temporalidad se basa en una experiencia primitiva de duración, que es la base de las nociones de temporalidad, esta consiste en el sentimiento de una continuidad de flujo. Según Bergson todo se reduce al presente porque la duración es una multiplicidad de fusión y de interpretación de instantes sucesivos, pero para que no pierda su sentido temporal es necesario que haya tensión interna por la que cada presente reafirme la presencia de todo el pasado y anticipa el porvenir. Según Aristóteles, esta tensión es la misma vida, dice: “El tiempo es la explicación de instantes, de una dialéctica continua de antes y después, pero captados de tal manera que el tránsito o flujo es en ellos el carácter esencial 19 ”. La base de esta temporalidad son los ritmos vitales, como: los

19 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía. Psicología” Buenos Aires, 1956. p. 127

Antropología filosófica

movimientos internos (cenestesia) y los movimientos orgánicos (pulsación del corazón, respiración), los cuales nos dan una percepción de duración regulares.

c) El movimiento.

Jouvilet dice que “las sensaciones de movimiento se hallan en todas nuestras percepciones espaciales y temporales, ya que el espacio es el campo de nuestra acción y el tiempo es el ritmo incesante del paso de la potencia al acto” 20 , así el movimiento aparece como el más fundamental de los sensibles comunes. Es necesario aclarar que es muy distinto percibir un movimiento que un móvil en reposo en sucesivas posiciones, lo que objetivamente se presenta a nuestros sentidos es las sucesivas posiciones continuas de un móvil que, al desplazarse, hace la unidad de su movimiento. La percepción del movimiento es exactamente la percepción de este móvil en acto. El hecho fundamental es “la percepción de una realidad espacial cambiante de un objeto con relación al fondo que queda (o parece) fijo” 21 . Pero. ¿por qué para nosotros los movimientos son o parecen absolutos?, porque “la instalación en el mundo y de nuestra familiaridad con él, los movimientos que en él tienen lugar revisten para nosotros la apariencia de movimientos absolutos” 22 .

F. Filosofía de la sensación.

a) El acto de conocimiento.

“La sensación es real y esencialmente una actividad cognitiva” 23 , porque “la sensación es aprehensión de un objeto, y no simplemente la percepción de una modificación subjetiva del sentido orgánico” 24 . Esta teoría va en contra del materialismo, (mecanicismo, epifenomenismo). El conocimiento es una operación vital inmanente, es decir que tiene su término o efecto en aquel que es su sujeto, tiene por resultado hacer

presente un objeto al sujeto cognoscente y el objeto no es modificado de ningún modo por el conocimiento que de él se tenga, y fuera del sujeto ninguna huella queda de la actividad

20 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía. Psicología” Buenos Aires, 1956. p. 128.

21 Idem p. 129.

22 Ibidem.

23 Idem. 131.

24 Ibidem.

Antropología filosófica

cognitiva. Todo sucede y termina en el sujeto; estos objetos no están en el que conoce por presencia física, sino sólo por su imagen.

La escolástica la llama especie, la cual no es aún más que una impresión representativa, es el objeto presente a los sentidos, gracias a los procesos físicos y fisiológicos. Ningún conocimiento sería posible si faltara esta impresión de la semejanza del objeto en el sujeto, no es posible que de otro modo pueda el objeto hacerse presente al sujeto. Todo conocimiento implica cierto grado de inmaterialidad, tanto de parte del objeto, que no puede penetrar físicamente en el sujeto que conoce, como de parte del sujeto, que no puede devenir intencionalmente “el otro”, por lo tanto, la inteligencia tiene una amplitud y una penetración superior a la de los sentidos.

b) La sensación como conocimiento.

Estamos de acuerdo en que no se puede llegar a un conocimiento sin la especie impresa con la modificación fisiológica del órgano sensible. La sensación es un fenómeno psicológico e inmaterial. El sentido, modificado por un objeto físicamente presente, capta al mismo objeto en la imagen que de él posee. De forma aristotélica, “el sensible en acto y

el sentido en acto son una sola y misma cosa: el objeto en cuanto sensible no es otra cosa que la imagen o especie por la cual es el sentido determinado a conocer” 25 .

c) La relatividad sensible.

Todo conocimiento es relativo, es primero relativo a un objeto y segundo al sujeto. Es relativa a la naturaleza de los sentidos y al estado de del sentido: salud, fatiga, saturación, lesión.

d) La intuición sensible.

El conocimiento es inmediato y concreto, pues excluye toda especie de inferencia y discurso y que capta el objeto en su realidad concreta y singular. La relatividad no impide que sea una intuición. La corriente cartesiana dice que entre la sensación y el conocimiento hay intermediarios, es decir los órganos o más claramente los fenómenos fisiológicos, esto

25 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía. Psicología” Buenos Aires, 1956. p. 131.

Antropología filosófica

no es cierto, porque los fenómenos fisiológicos que se producen en los órganos no son medios mecánicos distintos del sentido, sino que son el sentido mismo bajo su aspecto corporal. Por lo tanto no existe ningún intermediario. Por lo anterior, podemos decir que si el sentido conoce inmediata y directamente al objeto, no puede existir ningún error.

Conclusión. Una definición de la sensación que exprese su naturaleza o esencia: “el acto común del que siente y lo sentido”. Muestra la objetividad y la subjetividad, señala la parte actividad y la pasividad. El sentido es infalible respecto de su objeto propio. O funciona, o no funciona. Si no funciona, no hay sensación. No existe el “error de los sentidos”, solamente hay error en la interpretación de los datos sensibles y en el juicio que se sigue. Los sentidos son la única función de conocimiento que nos pone en contacto con lo real o lo existente. La imaginación construye representaciones, y la inteligencia no conoce más que por conceptos abstractos que dejan escapar todos los caracteres concretos y la existencia de su objeto. Los juicios de existencia solamente pueden verificarse por “resolución en lo sensible” es decir por referencia a una experiencia, basta con que el juicio se funde en una experiencia. La conclusión tiene un valor existencial, porque el punto de partida del razonamiento es una intuición sensible.

3.2. LA PERCEPCIÓN

Lo que normalmente percibimos son los objetos distinguibles, los cuales poseen una unidad, que es, no una suma, conglomerado o mosaico de cualidades sensibles, sino un sistema que es exterior al sujeto. Tienen las siguientes tres propiedades: de ser objetos, exteriores al sujeto y localizados en el espacio. La percepción es consecuencia directa de la sensación, se fundamenta en ella. Hay que poner en claro que no todo lo que sentimos lo percibimos, o mejor aún, somos conscientes de sentirlo y no le damos importancia y al cabo de un tiempo desaparece de nuestra memoria.

Con referencia a este tema hay varias teorías, las que voy a intentar explicar son la genetista, asociacionistas, atomístas, la Gestal y la escuela de la Forma:

Antropología filosófica

Los genetistas dicen que los sistemas y los todos nos son dados primero y que sólo el análisis nos permite, disociándolos, aislar los elementos de que se componen, o más exactamente, las condiciones de que dependen. El objeto no es “construido”, no lo fabricamos nosotros a partir de sensaciones elementales aisladas, de imágenes distintas y de ideas innatas o adquiridas, inertes invariantes que estarían unidos entre sí desde afuera. Partiendo de la premisa de que la percepción actual está parcialmente condicionada por las anteriores experiencias (asociaciones, recuerdos, reflejos, hábitos) atribuyen la distinción de objetos y hasta la forma y organización espacial. Para aclarar hay que tener claro que hay dos realidades distintas: la realidad subjetiva, que es el objeto percibido, y la realidad objetiva, que es el objeto sentido. Gran diferencia entre la realidad física y la realidad psíquica. En conclusión, el objeto, percibido subjetivamente, es resultado de una fusión o de una síntesis. Este postulado anterior le llaman postulado de la composición. Según ellos también, “a cada sensación corresponde siempre la misma excitación, y, el revés, a un mismo excitante corresponde regularmente una mismo sensación 26 ”, a lo cual le llaman postulado de la constancia.

En cambio los asociacionistas y atomístas opinan de la premisa natural de que jamás las partes preexisten al todo. El organismo, es decir el sistema y el todo, es lo primero.

Los psicólogos de la Gestalt han demostrado que el problema de los asociacionistas es un pseudo-problema, pues dicen que la suposición de la imagen retiniana es la condición única y total de la sensación (por citar un ejemplo) y se ha demostrado que es un elemento en el complejo perceptivo.

Ehrenfels fue el primero en llamar la atención sobre el hecho de que la forma parecía existir independientemente de los elementos que la componen el todo objetivo. De modo que una “cualidad de forma” distinta de todas las otras cualidades sensibles (ej: en una melodía el ritmo o la tonalidad). La escuela de la Forma (Wertheimer, Köhler, Koffka) ha demostrado experimentalmente que el objeto no es el resultado de una fusión de

26 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía. Psicología” Buenos Aires, 1956. p. 137

Antropología filosófica

elementos inorgánicos. Las tesis de ellos son: “Entre la percepción, como proceso psíquico, y las condiciones externas del objeto a percibir no existe intermediario. Los estímulos sensoriales no son intermediarios propiamente dichos, porque no son la condición total de la percepción, y luego porque no son jamás términos de la actividad perceptiva” 27 .

En consecuencia, no hay motivo para distinguir entre la realidad del objeto percibido y la apariencia; psicológicamente no existe más que un objeto, que el objeto percibido y tal como es percibido. Gracias a los psicólogos de Gestalt que criticaron la teoría del mosaico (para la cual los diversos elementos sólo se unen por contacto), pusieron de relieve el hecho de que lo que primero que se nos da son estructuras y formas, es decir objetos, y que todo dato sensible supone una estructura o se encuentra contenido, por las necesidades normales de la percepción, en una estructura.

3.3. SENTIDOS INTERNOS.

La imaginación está clasificada, junto con el sentido común, la estimativa y la memoria son considerados “sentidos internos”. Aunque también, de alguna manera, son también sentidos externos porque su objeto, aunque interior al cuerpo, es exterior al sentido o, digamos, a la conciencia.

Aunque no es necesario, voy a esbozar algunos rasgos del sentido común, pues no es tomado en cuenta dentro de los tópicos, pues así se logrará tener una visión más completa.

A. El sentido común El sentido común no es el “buen sentido”, es decir, la inteligencia en su actividad espontánea, o la razón, “poder de distinguir lo verdadero de lo falso”, como dice Descartes. Este cambio o aclaración se debe a Red. Se introdujo en la escuela tomista en el siglo XIX,

27 JOLIVET, R. “Tratado de filosofía. Psicología” Buenos Aires, 1956. p. 138.

Antropología filosófica

su defensor fue el padre Garrigou-Lagrange. Es una expresión moderna, llamado también “sentido íntimo” por Maine de Brian o la “conciencia sensible”.

Para poder admitir la existencia de este sentido: “el primero es que nosotros distinguimos y unimos cualidades sensibles diferentes, de orden diferente, como un color y un sabor. Por otra parte conocemos nuestras sensaciones. No sólo sentimos el objeto, sino que sabemos que lo sentimos. Un sentido no puede reflexionar sobre sí mismo porque es órgano. Hay que admitir una función del conocimiento distinta que tiene por objeto los actos directos del conocimiento sensible” 28 .

Es necesario aclarar que no es una función de reflexión, pues el conocimiento tiene por objeto una cosa distinta que el sentido común; su objeto son las sensaciones de los demás sentidos. Tampoco es una función intelectual, pues su objeto no es abstracto; es una función sensible, porque tiene por objeto el fenómeno concreto de la sensación de objetos. No la podemos poner en el mismo plano que los sentidos externos, porque no versa sobre los objetos exteriores, sino sobre nuestra sensación de los objetos. Es el centro, o la raíz, o el principio de la sensibilidad. De ella procede la aptitud para sentir de los cinco sentidos externos, y en ella se terminan las impresiones que reciben de sus objetos. Se puede designar con el nombre de conciencia sensible. No existe sensación puede ser más o menos consciente, a veces subconsciente, pero no absolutamente inconsciente: dejaría de existir como sensación”.

B. La estimativa Se puede definir como: una tendencia y una habilidad innatas. “Su objeto es la utilidad o la nocividad de las cosas percibidas. La utilidad no es un hecho, una cualidad sensible; santo Tomás lo llama intentio insersata, una relación que no puede ser percibida por ningún sentido 29 ”. Gracias a la estimativa podemos saber o imaginar el efecto o la acción futura de una cosa percibida. Su función consiste en perfeccionar los instintos, de modo que aunque sean aún instintos, no son ya instintos animales, sino humanos.

28 VERNEAUX, R. Filosofía del hombre“ Barcelona. Ed. Herder, 1981; p. 65-66

29 Idem. p. 71.

1.4 LA MEMORIA

Antropología filosófica

Esta capacidad se confunde con la imaginación. La memoria supone y necesita de la inteligencia. Podemos definirla como “la facultad de conservar y de reproducir imágenes” 30 . Lo que especifica a la memoria y la diferencia de la inteligencia es su objeto formal: el pasado. Su acto propio es el reconocimiento de los recuerdos, o el recuerdo como tal, es decir, una imagen en cuanto es referida al pasado. Esta capacidad tiene ciertas condiciones, como son: una imagen presente, cierta percepción o una apreciación del tiempo.

No puede existir abstracta del tiempo, y de ningún modo es necesario saber qué es el tiempo para percibirlo. No existe una medida precisa del tiempo, hay algunas formas de medirlo como el tiempo objetivo, sideral o social. Si lo miramos bien, el tiempo no es una magnitud mensurable porque solamente se da el instante presente. Lo que nosotros podemos medir como tiempo es en realidad una medida del espacio recorrido por un móvil supuesto, animado de una velocidad uniforme. Tal medida indirecta del tiempo es útil para localización precisa de recuerdos. La memoria supone solamente la capacidad de percibir el paso del tiempo internamente, es lo que se llama tiempo propio o subjetivo; por oposición al tiempo objetivo y social. La identidad personal lo fundamenta la memoria. La memoria fundamenta a la persona, pues supone la sucesión de los estados interiores.

La memoria se halla perfeccionada por influencia de la inteligencia. Esta organiza los recuerdos, los reúne y los cuadra en ideas generales, facilitando su evocación y localización. Basta con ser un ser inteligente para formar instantáneamente un concepto partiendo de fantasmas sensibles rememorados.

1.5 LA IMAGINACIÓN.

La imaginación es una función de conocimiento sensible que tiene por objeto el fantasma. Que es una función de conocimiento, se manifiesta porque consiste en

30 VERNEAUX, R. Filosofía del hombre“ Barcelona. Ed. Herder, 1981; p. 73.

Antropología filosófica

representarse un objeto. Es de orden sensible, porque su objeto es concreto. Lo que

distingue a la imagen de la sensación es que su objeto es irreal. La imagen no es la presentación, sino la representación de un objeto real, en ausencia de éste. Sartre dice que

el

objeto se presenta como irreal, sin duda hay una excepción: la alucinación. Su objeto es

el

fantasma, no tiene existencia fuera del acto que lo ve.

Las funciones principales y que hacen posible la memoria son la conservación y la reproducción de imágenes. La conservación es lo que comúnmente se llama memoria. Es aún misteriosa. Descartes toma una metáfora de Santo Tomás y la aplica a las ideas innatas:

“yo las saco de algún modo del tesoro de mí espíritu” 31 ; la psicología moderna las llama las “huellas cerebrales” y las “imágenes latentes”. Por la sensación, el sujeto recibe una nueva forma; recibe en sí, sin perder su propia forma, la forma del objeto. Ahora bien, nada obliga a creer que pierda esta forma cuando la sensación cesa, cuando cesa la acción del objeto. Según esta hipótesis nunca olvidaríamos nada, el problema es explicar el olvido. Bergson explica el olvido por las exigencias de la acción: la conciencia sólo admitiría las imágenes útiles para la acción presente. Esto supone discernir las imágenes útiles de las que no los son, por lo tanto, que tenga cierta conciencia.

La reproducción, llamada evocación, o técnicamente reminiscencia, consiste en

tomar conciencia de la forma conservada, es decir, construir una imagen. La cuestión que aquí se plantea es saber si la imagen es el objeto mismo conocido o el medio de conocer el objeto, a menudo se les confunde; la imaginación como objeto representado: lo imaginario

o el fantasma, y la imagen como acto por el que el objeto es a la vez constituido y

conocido. La intención se dirige al objeto y no al acto, la imaginación no es una función reflexiva.

La imagen a veces se produce en continuidad con la sensación lo presenta. Por ello la imaginación está sujeta a error. Santo Tomás decía: “el sentido no se equivoca sobre su objeto propio, pero las imaginaciones son casi siempre falsas” 32 . El error formal no

31 Idem. p. 69.

32 VERNEAUX, R. Filosofía del hombre“ Barcelona. Ed. Herder, 1981; p. 70

Antropología filosófica

empieza más que a partir del momento en el que se juzga que la imagen está conforme a la realidad.

Los casos más graves son las alucinaciones. La ilusión es una imagen evocada por una sensación presente, pero más viva y precisa que ella, de tal modo que creemos ver lo que en realidad sólo imaginamos. La alucinación es una imagen viva y precisa sin objeto que el corresponda. No hay diferencia radical entre la alucinación y la ilusión. Existe una diferencia de grado, pues la base sensible es menor en la alucinación que en la ilusión.

4. DIMENSIÓN VOLITA SENSIBLE.

Antropología filosófica

Este capítulo es la profundización es especificación del anterior, sobre la dimensión cognitivo sensible. Se tratarán temas como el instinto, el placer y el dolor, las emociones y los sentimientos, las pasiones y la educación de la sensibilidad.

4.1. EL INSTINTO.

El instinto lo podemos definir como la tendencia primitiva e innata, independiente de la educación y la imitación, que deriva inmediatamente de las necesidades fundamentales del animal, proveniente de una estructura hereditaria de representaciones e imágenes. Los instintos los podemos clasificar como innatos y permanentes, los primeros se derivan de las necesidades fundamentales naturales y los segundos son aquellos que no sufren cambios, ni variaciones, ni progresos importantes a través del espacio y el tiempo. Uno de los criterios para clasificar, es la relación que tienen con el fin que realiza, ¿cómo podemos evaluar si el fin de un instinto es bueno o malo?, simple y sencillamente. Por lo tanto este criterio no es válido. Podemos clasificar los instintos según su objetivo, desvinculándolo del automatismo, pues es sólo para cubrir una necesidad.

Existen algunos instintos que pueden variar o especificarse según la raza o variedad, pero es necesario establecer sus límites, pues pueden variar por individuos, entonces pues, la uniformidad es más formal que real. El instinto suele ser ejecuta con perfección, pues el individuo no sabe lo que hace, ni cómo, es decir, no elige los fines ni los medio, la naturaleza se los impone, esto es la ignorancia del objetivo, se le llama estupidez del instinto. Esto se cumple más específicamente en los seres inferiores donde la voluntad no ejerce ninguna presión, por lo cual el hombre ejecuta muy pocos instintos que cumplan esta condición.

4.2. EL PLACER Y EL DOLOR.

Antropología filosófica

Ambos fenómenos van unidos a hechos orgánicos y muy ligados a estados de ánimo, por lo que hablar de ellos es sólo teorizar, partiendo de las experiencias personales. Éstos son antónimos, el dolor es una impresión penosa de naturaleza especial, el placer es lo contrario.

Puede haber varias causas:

a) Según las teorías intelectuales pueden ser provocados por estados afectivos, los cuales pueden ser producidos porque el alma aprecia su estado de perfección o imperfección a través de un juicio (Descartes), son manifestaciones, en conciencia, del aumento o disminución de nuestro ser (Spinoza y Leibniz) y provienen del acuerdo o contradicciones con el conjunto de nuestras representaciones (Herbart). Es necesario aclarar que el tomar conciencia es una condición pero no es causa adecuada o total del placer o del dolor.

b) Según las teorías de la afectividad la vida es una lucha por la existencia, pero reduce el placer a la ausencia del dolor, es decir un estado de vacío; pero el placer aspira hacia un objeto y logra una satisfacción en el goce del objeto.

c) Según las teorías de la actividad el dolor es un estimulante que provocan un

desequilibrio, por necesidades no cubiertas o por excesiva actividad. El dolor y el placer están unidos accidentalmente o son producidos por actividades nocivas o útiles, respectivamente.

La finalidad del placer tiende a favorecer necesidades y el dolor busca alejar los objetos nocivos.

4.3. LAS EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS.

Estos dos estados afectivos suelen confundirse. Una emoción es la señal de la actuación de un instinto, se demuestra en una perturbación brusca y profunda, psíquica y físicamente son de mayor intensidad y menor duración; mientras que el sentimiento es un estado afectivo antecedido por una representación sensible o inteligible, son de mayor duración y menor intensidad.

Antropología filosófica

Ambos estados tienen sus propias reacciones. Mientras que las provenientes de las emociones son viscerales, en donde actúan los sistemas respiratorios, digestivos, circulatorio, glandular, muscular, donde la expresiva actúa fuertemente. En las reacciones de los sentimientos son cambios de actitud, mímica y reacciones cenestésicas parecidas a las de las emociones de menor fuerza y mas duradera, de ahí provienen la confusión.

La risa es una de las reacciones de emoción más común, puede ser de alegría, proveniente de una excitación agradable y se traduce en una descarga emotiva del sistema nervioso, y puede ser causada por lo cómico, al percibir una relación entre un acontecimiento y un juego de palabras.

4.4. LAS PASIONES.

Las pasiones son inclinaciones predominantes hechas hábitos, pueden ser: inferiores o sensibles, cuando obedecen a los instintos elementales, y puede ser superiores o racionales, cuando buscan bienes superiores como la Verdad, la Belleza, el Bien, es decir, aquellas que van tras las finalidades esenciales.

Son causada por el temperamento, que está fundamentado en los instintos naturales, la razón y la voluntad. Sus consecuencias pueden ser:

a) El círculo pasional: centrar las actividades del alma sobre el objeto de la pasión y suspender cualquier otra actividad que no tienda a los fines pasionales.

b) Lógica pasional: unifica el alma y permite a la inteligencia consagrarse a los fines

que persigue.

Las pasiones pueden ser causadas por la Voluntad, aún antes de que esté formada, pues trabaja favoreciéndola y alimentándola para trasformar la sola apariencia y decoración en una verdadera pasión. Este proceso es muchas veces inconsciente.

Antropología filosófica

4.5. EDUCACIÓN DE LA SENSIBILIDAD.

La vida es la propiedad animal de percibir todo aquellos que nos rodea, recibir sentimientos agradables o desagradables y actuar en consecuencia lógica de reacción. La sensibilidad es la tendencia hacia un objeto concreto, aprehendido como bueno. Lo que el ser ha de educar son los apetitos sensitivos, el cual está constituidos por instintos y pasiones, sin la educación de estos la sensibilidad se puede desviar.

Santo Tomás coloca dos aspectos principales en este apetito sensible:

a) Apetito concupiscible: tiende al placer y se aparta del dolor. Son cinco distintos:

1. Amor: tiende a lo bueno en general.

2. Deseo: tiende al bien ausente.

3. Goce: tiende al bien presente.

4. Pasión del odio: tiende al mal ausente.

5. Aversión: tiende al mal presente.

b) Apetito irascible: son los obstáculos opuestos a las funciones del apetito concupiscible. Son 5, de los cuales dos tienen al bien difícil de alcanzar y los otros tres tienden al mal difícil de evitar.

La educación consiste en conocerse a sí mismo para poder dominar este apetito sensible para lograr el cumplimiento del fin último que se persigue.

Antropología filosófica

5. DIMENSIÓN INTELECTUAL.

5.1. CONOCIMIENTO INTELECTUAL.

La inteligencia se puede considerar como existente en el animal y en el hombre. En

el animal puede tomarse como la capacidad de adaptarse a situaciones concretas, pero como

la sola reacción del instinto; en estas adaptaciones siempre intervienen al inteligencia, la respuesta es inmediata y generalizable, además incluye los ensayos fracasados. En cambio,

la inteligencia del hombre es muy distinta pues aunque también está basada en gran parte

en el instinto, es una función específica de invención y organización, es decir, comprende

una situación, inventa o descubre los medios que conducen a un fin, critica y dirige el comportamiento, a través de estas funciones puede crear los instrumentos apropiados para su solución.

El límite entre estas es que la inteligencia del animal no puede percibir la totalidad al no estar presente a sus sentidos, por lo tanto no puede anticipar los eventos, la ausencia de lenguaje es otro límite, pues su uso es signo del pensamiento.

Hay gran variedad de inteligencias humanas, dependiendo d su variedad de aptitudes

y su cantidad, que son medidas por los tests de inteligencia; basándose en la rapidez y

exactitud de las respuestas, están siempre influenciados por concepciones filosóficas.

La inteligencia está basada en el pensamiento, que etimológicamente significa: pesar, medir, compara, estimar. Se aplica en muchas operaciones mentales como el análisis, síntesis, asociación, disociación, comparación, invención, organización, intuición, discurso. Según Platón y Aristóteles el pensamiento se da por medio de las operaciones de concebir ideas, juzgar y razonar, de ellas más adelante.

La inteligencia puede ser afectada directamente por fallos en la afectividad, la

También

pueden ser por exceso de afección de instrumentos empleado, o por defecto, debido a

actividad, la fisiología, la neurosis, etc.

pueden ser definitivas o pasajeras.

Antropología filosófica

detenciones del desarrollo, regresiones, confusiones mentales o ensueños morbosos, y por desviaciones como paranoias.

5.2. LA ABSTRACCIÓN Y LENGUAJE.

La abstracción es la capacidad de producir interiormente el nuevo ser inmaterial, independiente de su representación material, aislar la esencia de toda forma sensible. La abstracción es también la obtención, a través de procesos mentales, de una idea, un signo de la realidad de carácter general y universal, sin embargo es individual, concreta y singular, pues están en un totalidad sujetas a la estructura mental propia. En resumen, abstraer quiere decir considerar en un objeto un elemento prescindiendo de los otros.

La abstracción puede ser por separación, es decir, considerar un aspecto o parte del todo o abstracción de las esencias separándola de la cosa.

La base de las abstracciones son las ideas, éstas tienen tres funciones:

a) Toda idea procede de la imagen, pues nada hay en el entendimiento que primero no

haya estado en el sentido.

b) No se puede pensar sin imágenes, pues toda idea tiene su principio en un imagen y

mantiene su unión con lo sensible.

c) La comprensión necesita de las imágenes.

Por lo anterior, a la abstracción puede llamársele metafísica experimental, pues supera por mucho a las imágenes y a la experiencia. Hay diferentes grados de abstracción pues mientras más nos acerca a la idea del ser es más abstracta y universal, pues de un objeto podemos abstraer las cualidades, la cantidad y al ser mismo.

Es precisamente en el lenguaje donde se expresa el pensamiento que actúa en y por él, pues sin el lenguaje el pensamiento sería sólo emoción, de esto que se diga que la palabra o discurso interior es el pensamiento mismo.

Antropología filosófica

Según Darwin, Von Humbolt, el lenguaje es una diferenciación y desarrollo del gesto espontáneo; según Leibniz, Herder Tylor es resultado de la imitación y algunos otros dicen que es fruto de la transmisión social. Durkheim argumenta que la expresión del pensamiento es afirmación del sujeto y la comunidad, en la cual es utilizado como medio de transmisión y adquisición del saber.

La importancia de la sociedad en esto es que es ella quien define las categorías lógicas, las nociones de género, especie, jerarquía y reglas ideales. El desarrollo del lenguaje es paralelo al progreso del pensamiento.

El lenguaje tiene una triple raíz: expresión, significado y comunicación, siendo que el

hombre es un yo-encarnado junto con los otros, necesita del lenguaje y sus tres funciones:

a) la expresión: define y humaniza al yo frente a los otros, en efecto y signo de

autonomía.

b) significado: es lo que el hombre quiere dar al mundo.

c) comunicación: socializa el pensamiento.

La palabra es espontánea del ser humano, como su forma de estar-en-el-mundo, pues es fruto de esfuerzo para pensar, organizar el mundo y apoderarse de él. El lenguaje puede ser también conceptual, es decir, la capacidad de distinguir la representación del objeto sensible a través del un sistema de signos abstractos.

El lenguaje se expresa a través de palabras, el poder expresar una idea significa que deja de ser inestable y fluida, es decir, le da cuerpo y la fija; así se logra que la palabra hace manipulable la idea al reducirla y simplificarla.

Otra expresión es el lenguaje escrito que trasciende el tiempo, a través del sistema pictográfico (signos convencionales), ideografismo (dibujos) y fonetismo (que separa la imagen en sonidos articulables).

Antropología filosófica

5.3. LOS JUICIOS Y LAS PROPOSICIONES.

Un juicio es la afirmación de lo que es el objeto en sí mismo o en relación con los otros, en otras palabras, es el acto por el cual el espíritu humano afirma o niega de un sujeto la existencia o una determinación, igualmente si son válidos o no. La psicología dice que el juicio es el un acto vital e inmanente de asentir, el cual se basa en una proposición.

Los juicios pueden ser:

a) reflejos y espontáneos: los reflejos son la reacción ante lo evidente y los espontáneos son el producto de una comparación activa y reflexiva.

b) mediatos o inmediatos, los primeros son la conclusión de un razonamientos y los

segundos no lo son.

c) ciertos y opinativos, los primeros no tiene peligro de error y los otros se aproximan

a la verdad.

d) de ser y de valor: los de ser se refieren a la esencia o a la existencia y los segundos

enuncian su valor.

e) explícitos e implícitos: los explícitos, como su nombre lo indica, se forman

discursiva y conscientemente y los implícitos constituyen sólo una opinión desde le punto

de vista práctico.

La esencia del juicio es la síntesis, la afirmación; el juicio es tan simple como afirmar

o negar algo, es un acto simple e indivisible. Por lo anterior el juicio, cronológicamente hablando, es primero que el concepto, pero lógicamente hablando, el juicio es lo segundo. Para contradecir la segunda postura se dice que los conceptos no son otra cosa que el conjunto de juicios virtuales. Pero anterior a los dos es la experiencia, lo sensible.

Según el sensualismo, el juicio no es más que la presencia simultánea de dos sensaciones dominantes, mientras que el asociacionismo argumenta que el juicio es resultado de asociación automática hecha por costumbre, es necesario notar que la segunda postura toma el juicio como un mecanismo y la sola inercia de asociaciones.

Antropología filosófica

Según los filósofos modernos de la teoría de los valores, el ser y el valor no guardan relación alguna, por lo tanto, cada campo tiene un juicio distinto. El valor tiene un sentido arbitrario, relativo y cambiante, entonces la moral y el derecho pierden su valor absoluto. El valor es una propiedad o aspecto del ser, de lo real y objetivo, Igualmente no añade nada al ser, pues está fundado en una cualidad o propiedad inherente. La percepción de lo valioso en el ser lo hace apetecible.

En las ideas no se reconoce la verdad, porque no afirma, si se hiciera una negación o afirmación se convertiría en juicio, esta operación se puede atribuir a los actos del espíritu como el juicio y la creencia. Toda verdad a de ser objetiva, pues sin lo fuera se convertiría en creencia subjetiva y sólo verdadera para el que la cree y su negación no es un error. Un juicio no es verdadero por ser sólo coherente, pues puedes haber sistemas de ideas coherentes y contradictorias, por lo tanto es necesaria la no-contradicción.

Un error es pues, la falla de conformidad del juicio con la verdad, puede ser causada por: ignorancia, es decir, por la afirmación de lo que no se ve o no se conoce; por un influjo irracional de la voluntad, por la debilidad de la inteligencia o por falta de penetración ante los objetos sin la evidencia necesaria.

Todo juicio puede ser objeto de creencia, es decir, la adhesión a la verdad de la afirmación, entonces todos juicio se convierte en creencia para el que lo formula. Se puede creer ante juicios de ciencia, en aquellos que se expresa el asentimiento por la percepción inmediata y evidente de la verdad. Aquellos juicios que se convierten en creencias señalan y expresan la elección entre afirmar o negar. Las creencias razonadas se convierten pues en certezas.

Hay diferentes formas de creencias: las que se basan en las verdades empíricas son reales y las asentadas sobre las nociones de verdades lógicas, que son las creencias; también existen aquellas que no se articulan en la conciencia, las implícitas y las que explicitan en forma discursiva y conscientemente; las que son fruto de la espontaneidad las

Antropología filosófica

inmediatas y las reflexivas examinan las razones que fundan el juicio; existen algunas que

se han adquirido, llamadas habituales y otras que se dan en un momento, llamadas actuales.

Una creencia es fruto de la coacción con la verdad, la voluntad puede causar error o

discusión en lo evidente, pero no puede hacer que se deje de asentir lo evidente. La fe

religiosa es el dominio por excelencia de las creencias, sobrepasando la inteligencia, pero

también existen las creencias metafísicas del orden no sensible.

5.4. LOS RAZONAMIENTOS Y EL ARGUMENTO INDUCTIVO Y DEDUCTIVO.

El raciocinio es el medio por el que la inteligencia busca la razón de ser de un objeto

en cuanto está contenido en uno o varios objetos conocidos previamente. La razón es el

umbral que divide al hombre del animal, pues no está sujeto a datos sensoriales presentes,

por lo tanto la podemos definir como la capacidad de percibir o producir un orden

solamente. Según los asociacionistas es razonamiento es la evocación espontánea de

imágenes sucesivas asociadas por la experiencia, pero también incluye la relación causa-

efecto y es fruto de la crítica de éstas.

Existen varias formas de razonamiento:

a) Formas empíricas: son las hechas a través de analogías, que completa o concluye la

identidad de dos o más términos por semejanza parcial, son sólo hipótesis; pueden ser

razonamientos por ejemplos, al tratar de descubrir un caso o una ley general a partir de

hechos particulares, llamado inclusión.

b) Formas de verificación: al subsunción de términos, es decir la deducción o

silogismo categórico, por sustitución de términos, ordenándolos por sus relaciones de

igualdad o equivalencia, y pueden ser por unión de términos, como los efectos y las

consecuencias (utilizado en ciencias experimentales).

La justificación de las juicio es la consecución a la verdad incondicional o su relación

lógica, en una conclusión o consecuencias.

Antropología filosófica

Dos funciones propiamente humanas son. el análisis y la síntesis, la primera capta y compara elementos, determina sus relaciones, el orden que guardan y la segunda reconstruye todo a partir de elementos. Estas están muy unidas al argumento inductivo y deductivo. Gracias a estas funciones y argumentos se forman conceptos, es decir, la representación abstracta, fuera de tiempo y espacio. El raciocinio es pues el resultado de captar lo real como sistema ordenado de naturalezas y esencias, de principios y causas, que trasciende lo sensible, a éstos, el simbolismo intelectual, los libera del dato sensible inmediato y los convierte en símbolos.

El razonamiento tiene varias etapas: comienza con el infantil alrededor de los siete y se refiere a cosas reales, indica causas, motivos y algunas conexiones lógicas y tiende hacia el adulto, que es el mismo que el infantil pero enriquecido con experiencias y criticidad.

Argumento deductivo. Tradicionalmente la deducción es: la derivación o razonamiento que va de lo universal a lo particular, pero no incluyen a todas las alternativas. La deducción es un proceso de relación por la cual, de una conclusión, resulta de una o más cualidades, que se fundan en la esencia, en la evidencia del objeto. Se pueden distinguir dos niveles, la deducción como tal y la demostración, es decir una deducción particular.

En la deducción no es necesario agregar nada exterior para que siga su curso. Aristóteles compara la deducción con el silogismo, es decir, que todo lo que se necesita para llegar a la conclusión está en las premisas. Él expresa esta relación con el verbo inesse (inherir), es decir, el modo y la capacidad de producir un silogismo. Agrega que es necesario que se mire a la totalidad del ser, que tenga una multiplicidad de premisas y estas sean universales.

Los estoicos van en contra de la propuesta aristotélica, pues su lógica es sensista. Ellos dividen los razonamientos en demostrativos o apodícticos, que concluyen en alguna cosa nueva, e indemostrativos o ananpodícticos, que no contribuyen en nada nuevo; así el

Antropología filosófica

fundamento de la deducción es sensible. En la edad moderna, Locke, fundó la deducción en la relación de acuerdo o desacuerdo entre ideas. La lógica contemporánea toma la teoría convencionalista de la deducción, es decir que no está fundada en las sustancia de los objetos, ni en la evidencia sensible, sino en la libre elección de las reglas para deducir.

El sistema deductiva actualmente es un discurso que inicia con algunas reglas como premisas y la rigen. El método deductivo es la búsqueda de confirmar una hipótesis por comprobación de las consecuencias previstas por la hipótesis.

Argumento inductivo Aristóteles le llama el proceso que va de lo particular a lo universal, es un camino para lograr nuestras creencias. Se le atribuye a Sócrates haber descubierto los “razonamientos inductivos”. La inducción es pues el raciocinio de donde, a partir de la observación de una relación constante entre fenómenos, se obtiene una relación esencial, y por lo tanto universal y necesaria entre dichos fenómenos. La inducción está fundada en la abstracción formal. Con este tipo de argumento captamos que una serie de objetos tienen una propiedad ontológico a su ser, entonces inferimos que todos los objetos que pertenezcan a esa naturaleza tendrán la característica.

Puede servir

como ejercicio de la dialéctica y de la retórica, pero no constituye una ciencia, porque ésta

debe ser demostrativa.

Con este método se obtienen las leyes de las ciencias experimentales.

Los epicúreos la consideraron como único método válido, y los estoicos negaron su valor. Sexto Empírico argumenta que la inducción necesita recorrer todas las premisas, lo cual es imposible. Según la escuela de Port Royal dice que no se puede basar una ciencia en la inducción. La llamada inducción perfecta es la observación de todos los casos de una clase, y a partir de allí, expresar la propiedad captada en cada uno de ellos; entonces la parcial observa un número suficiente, no total, de casos para ingerir lo universal.

Antropología filosófica

Es por lo anterior que la inducción corre el riesgo de ser tautológica, que en la conclusión sólo se repita lo de las premisas, entonces ¿será posible pasar de lo singular a lo universal? Para este problema hay tres soluciones: la primera es la objetivista, que considera la uniformidad de la naturaleza para generalizarla; la subjetivista o crítica, que aclara que toda percepción está conformada por las leyes, por la estructura y por lo tanto, es uniforme; y la pragmática reconoce la imposibilidad de una justificación teórica. Podemos concluir que es imposible justificar la inefabilidad, pues la ciencia no elimina el riesgo, sino que lo calcula.

Y, ¿cuál es primero, la inducción o la deducción? A priori está la intuición de la esencia. Entonces, la inducción posibilita la información hacia la ley universal y su aplicación en un caso particular es la deducción.

5.5. EDUCACIÓN DE LA VIDA INTELECTUAL.

Es esencial que se eduque el entendimiento, pues éste es el que “ilumina”, “eleva”, abstrae las imágenes y las hace capaces de obrar por sí mismas. Al abstraer la esencia de un objeto se producen especies impresas intelectuales que inmaterializan el objeto.

El entendimiento pasivo recibe las especies inteligidas por el entendimiento activo, éstas permiten conocer intelectualmente y forman la idea o especie expresa, la cual el cognoscente se dice a sí mismo qué es la cosa conocida mediante la especie impresa y al declarárselo engendra la idea. En y por la idea, la inteligencia conoce en acto, en forma abstracta y universal los objetos antes captados por los sentidos.

El objeto esencial de la inteligencia es el ser, está ordenada a aprehender el ser. En el momento en el que la cosa es aprehendida se convierte en idea y cuando es expresada se convierte en definición. El objeto indirecto de la inteligencia es: el autoconocimiento, como principio de sus operaciones y su percepción de la naturaleza, y el conocimiento análogo que eleva al conocimiento de seres inmateriales, principios y causas las esencias de orden sensible.

Antropología filosófica

Se dice que la medida de la inteligencia es el ser, pues cuanto más perfecto es el grado del ser, es más inteligente. El grado de inteligibilidad depende de la proporción entre la facultad cognoscitiva y su grado de perfección.

Puesto que la inteligencia esta encaminada a la aprehensión de esencias, la educación de estar encaminada a dar las herramientas al ser para poder captar las esencias de las cosas materiales, para la cual se requiere un esfuerzo para abstraer de las cosas sus características individuales.

No podemos situar un órgano que maneje directamente las facultades de la inteligencia, es pues una facultad inorgánica, esto lo demuestra la inmaterialidad y la universalidad de las ideas, pues aunque es el mismo objeto cognoscible en la idea y en la realidad, estos son diferentes, pues en la inteligencia es inmaterial y abstracto y en la realidad es concreto y material.

Siendo que la inteligencia está ordenada esencialmente a la verdad, producto de los juicio, entonces es necesario que el espíritu pueda acceder a la cosa misma, a la existencia.

Antropología filosófica

6. LA DIMENSIÓN VOLITIVA RACIONAL.

6.1. EL CONCEPTO DE VOLUNTAD.

La voluntad es una facultad o principio de actividad, no puede ser captada, fuera de los actos que de ella derivan. Al igual que la inteligencia es una facultad espiritual. La voluntad es una actividad sintética, que es imposible reducirla ya a las representaciones, ya a las tendencias e impulsos, o bien a los estados afectivos y al deseo, es una síntesis de todos: imágenes e ideas, tendencias y apetitos, conscientes o subconscientes, que constituyen el yo en un momento determinado.

Para entenderlo mejor, podremos decir qué no es la voluntad:

Según Bain y Spencer (asociacionistas) la voluntad es una conciencia de anticipación de una idea que va a nacer, es una respuesta a una situación determinada.

Según Condillac, es sólo un deseo dominante.

Para Wunot, es la emoción y el acto que ésta provoca y la hace desaparecer.

Dicen Spinoza y Herbart (intelectualistas) que es la facultad de afirmar y de negar y no el desear, por lo tanto, la inteligencia y la voluntad son iguales, lo que convierte al hombre en simple espectador de las respuestas dada a imágenes anteriores

Para Blondel (sociólogo) es sólo la resistencia que los imperativos colectivos imponen a nuestros apetitos individuales y el orden que les imponen.

La voluntad puede existir con o sin conflicto, cuando no lo hay se desarrolla de manera armoniosa y simple; pero cuando sí lo hay cuando hay tendencias múltiples contra la tendencia particular. Es necesario aclarar que la voluntad no es resultado de tendencias agrupada o yuxtapuestas, sino que expresa una unidad y una organización, por lo que traduce la personalidad. La voluntad es más fuerte y eficaz mientras la unidad es más perfecta, por lo tanto, implica una concentración interior.

Antropología filosófica

La voluntad y la inteligencia están muy unidas, pues la razón presenta un objeto a seguir o a rechazar, pero no sólo como capaz de satisfacer una necesidad, sino también como un bien deseable. Es pues la inteligencia quien activa la voluntad. Asimismo, incluye un conflicto interior. Es necesario aclarar que el acto busca un bien determinado, pero no el Bien, lo cual lo hace indeterminado. En este principio se basa Platón para decir que “Nadie hace el mal voluntariamente”, pues lo que ha de hacer, para él es un bien, aunque para otros no lo sea; así es como se puede concretizar la voluntad.

Hemos de aclarar que la voluntad tiende hacia un bien conocido, pues ¿cómo desear lo que no se conoce?, pero podríamos decir que todo está ordenado en la búsqueda de Dios, pues el hombre al buscar un bien, en realidad, en lo profunda, aún si saberlo, busca el Bien, y éste es sólo Dios mismo, por lo tanto, la voluntad tiende implícitamente a Dios.

Un ejemplo de esta búsqueda de Dios podría ser lo que Pascal argumenta, dice que todos los hombres buscan la felicidad, aunque los medios sean distintos. Este estado o el conocimiento de Dios es un bien infinito, pues sólo Él puede colmar el corazón del hombre.

6.2. EL ACTO VOLUNTARIO.

La acción voluntaria es una actividad por excelencia, pues es consciente y dueña de sí. No depende de las representaciones, sino que es una especie de comando. Esto convierte a la libertad en la esencia del acto y el principio es la voluntad misma. Es llamada apetito racional, depende en su ejercicio de la razón.

El acto voluntario tiene los siguientes elementos:

Movimiento aero-muscular: son movimientos complejos a nivel nuero- muscular, pero son casi automáticos, la voluntad no interviene.

La representación: inicia con una imagen o una idea, para presentar al apetito sensible o intelectual, es decir, un objeto a desear o evitar.

La apetición: este tiene un tono afectivo, despierta el deseo o tendencia.

Antropología filosófica

Juicio práctico: es la unión entre la apetición y el acto, se da a través de un proceso que define la conducta a seguir.

Psicológicamente, podríamos decir que el ejercicio de la voluntad, el acto voluntario, comienza con la función de las representaciones, las cuales la provocan, pero no la constituyen, son representaciones anteriores; inmediatamente después inicia el juicio de elección, que consiste en la elección de varias posibilidades, es un juicio práctico que ordena y decide el movimiento, está basado en las experiencias; y por último se utilizan las imágenes para producir el movimiento mismo.

Podemos decir que este acto tiene un proceso, en el cual la decisión es la clave, según Bergson, las siguientes fases no son exactamente cronológicas. Expondré dos teorías sobre las fases, la base será James, por se el más completo, únicamente compararé con Cousin:

1) Representación del fin pretendido: esta es iniciada por la razón, Cousin la llama predeterminación de la acción. 2) Deliberación: es la concepción de las diferentes alternativas, analizar los pro y contras de los motivos. 3) Decisión: es la fase capital y esencial, es el acto propio de la voluntad. 4) Ejecución: según Cousin esta fase ya no forma parte del acto, pero toda volición implica ejecución, sin acto que la exprese y dé cuerpo, la decisión es actividad sólo especulación del espíritu. También se expresa en la voluntad de continuar el acto una vez iniciado.

Existe un proceso que lo define con más exactitud, que marca 12 fases que conciernen a la inteligencia y a la voluntad, algunas son difíciles de vislumbrar como diferentes: primero se concibe un objeto como bien y se encuentra en el una complacencia, después ha de hacerse un examen para descartar lo imposible y lograr aclarar el fin. Al encontrar el fin se buscan los medios, se eligen y consienten, si no son realizables quedan como intenciones. Elegidos los medios, estos se examinan. La deliberación termina al elegir un medio de entre los otros, éste es el acto central, la decisión misma. Toca ahora

Antropología filosófica

ordenar las operaciones y la voluntad los pone en movimiento (inteligencia, imaginación, sensibilidad). Viene entonces la ejecución misma y se produce un fruto.

Se pude resumir en:

Concepción del bien

produce un fruto. Se pude resumir en: Concepción del bien Deliberación de los motivos (intelectuales) y

Deliberación

Se pude resumir en: Concepción del bien Deliberación de los motivos (intelectuales) y los móviles (afectivos).

de los motivos (intelectuales) y los móviles (afectivos).

de los motivos (intelectuales) y los móviles (afectivos). Decisión la preponderación de uno de los motivos.

Decisión

(intelectuales) y los móviles (afectivos). Decisión la preponderación de uno de los motivos. Ejecución 6.3. LA
(intelectuales) y los móviles (afectivos). Decisión la preponderación de uno de los motivos. Ejecución 6.3. LA

la preponderación de uno de los motivos.

Ejecución

6.3. LA LIBERTAD.

La libertad es la esencia de la voluntad, ya que la libertad no es otra cosa que la manera de cómo se ejerce el auténtico querer. Es pues, la capacidad de autodeterminarse, de ser lo que se quiera ser, porque indeterminado no existe. La libertad es total o no es libertad, no es sólo una facultad, sino un carácter, un accidente del hombre, que le da sustancia. Leibniz da tres interesantes características del acto libre: contingente (que limite), espontánea e inteligente.

La libertad está determinada por fuerzas mecánicas (fenómenos naturales) y por una potencia afectiva (instinto, tendencia, obsesión, pasión y emoción); pero no así por la racional, a esto se le llama libre albedrío. En el momento en que se hace el último juicio práctico, la libertad es determinada u ordenada a un bien, a o un fin, conocido y propuesto la razón.

Antropología filosófica

Por lo anterior, al acto libre es el fruto común de la inteligencia y la voluntad, sin posibilidad a actuar de forma separada. Aclaremos que no todos los actos voluntarios son realmente libres. La libertad no significa una intervención arbitraria de la voluntad en un conflicto, sino sólo la capacidad de determinarse con relación a unos bienes.

Un acto libre ha de excluir toda necesidad, tanto interior como exterior, por lo tanto, un acto es libre cuando no hay coacción. Hay libertad de hacer, siempre y cuando estén exentas de coacciones internas o externas, como por ejemplo: la libertad de moverse, de volunta, política y moral La libertad de querer, llamada moral, que es totalmente interior (libre albedrío) es decir ser dueño de sí mismo.

La libertad no es ser indiferente a las tendencias de la conciencia, ni se impone la más fuerte, en esencia, es la capacidad de determinarse a sí mismo. Y el producto de esta es un acto motivado, autodeterminado. Bergson dice que para que un acto se libre ha de emanar del yo y solamente del yo, sabiéndose como autor; esta es una manifestación del alma entera.

Podemos concluir que la libertad es una certeza incuestionable, pues ningún argumento la puede contrariar, y es una cualidad que se va adquiriendo en la medida en la que se adquiere la razón, por lo tanto, implica una posesión total de sí y la perseverancia en la búsqueda de los fines superiores, convirtiendo así a la libertad en una realidad y no un ideal.

6.4. PRUEBAS PSICOLÓGICAS DE LA LIBERTAD.

La primera prueba es la conciencia interna de su existencia, pues cualquiera que se escuche y se consulte así mismo, se dará cuenta que es libre y racional, pues la conocemos sin pruebas, sino que la experimentamos. También el mismo hecho de preguntarnos sobre la libertad es otra prueba, pues sólo el que es libre puede interrogarse y es un ejercicio de su voluntad. Podemos decir que la libertad se quiere, y quererse, para ella, es existir.

Antropología filosófica

La conciencia moral puede ayudarnos a argumentar la existencia de la libertad, pues sin ella no hay responsabilidad moral, pues no somos autores libres de nuestros actos, entonces, no hay mérito, ni demérito, ni sanción, ni premio; es decir que aquel que puede ser responsable de sus actos, se conoce como principio y autor, entonces tiene libertad.

Según Sartre (existencialista), la libertad es la esencia misma del hombre, incluso es anterior a su propia existencia.

Contrariando lo anterior, Mill dice que no podemos conocer lo que podemos hacer, sino lo que hacemos, es decir, que no podemos percibir el acto posible, y no el poder de actuar. Pero Descartes y Lequier dicen que la conciencia del libertad es el mismo acto libre en el momento de realizar. Otro argumento en contra es el hecho de que cuando realizamos un acto libre, la libertad es sólo ilusión, porque no conocemos las causas que llevan a determinar la voluntad.

6.5. FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE LA VOLUNTAD LIBRE.

Analizando con detenimiento lo anterior, ¿el hombre es realmente libre? Este un problema fundamental de la filosofía.

Según Bergson dice que la espontaneidad reduce la voluntad libre en autodeterminación, pero sólo con la acción de la razón, no como una potencia que juzga y gobierna, y no es sino un elemento de la corriente que provoca la decisión; reduce así el acto voluntario a un simple impulso.

Otro factor que puede influir es la autodeterminación, aunque ésta es necesaria para decidir, es decir, es el ejercicio de la libertad, pero puede ser un reflejo de la coacción exterior, que sin darse cuenta ha llegado a ser el motivo de su coacción interna. Esta puede estar también marcada por los automatismos de las representaciones, sin poder fijar y dominar su flujo, presentando ideas o imágenes que obsesionan al sujeto.

Antropología filosófica

Existen dos tipos de degradamiento:

a) El automatismo normal: como son los hábitos, según las necesidades de cada momento; pero existen distracciones, es decir, inhibiciones circunstanciales. b) El automatismo anormal: es provocado por el debilitamiento intelectual o deficiencias en las actividades voluntarias. Las demencias, la sugestión son un claro ejemplo, ya sean producida por sí mismo o por otro (histeria o hipnotismo).

Existen varias corrientes que argumentan contra el acto voluntario libre, como el fatalismo y el determinismo. El primero cree que ha una fuerza anónimo e inflexible que dirige el curso de las cosas, sin que ningún esfuerzo humano pueda cambiar cosa alguna. El determinismo plantea que Dios prevé necesaria e infaliblemente, en virtud de su omnisciencia, no sólo los acontecimientos necesarios, sino hasta los actos libres; convirtiendo así el acto voluntario libre en una ilusión.

Existe también otro tipo de determinismo, el cual tiene más influencia en el acto voluntario, este proviene de la coacción que la sociedad ejerce sobre los individuos que la integran. Podríamos analizar las estadísticas y comparar algunos comportamientos repetidos. Esta influencia es incompatible con la libertad moral, pero los fines que persiguen son supraindividuales, por lo que su cumplimiento es la realización del individuo racional y libre que siendo miembro de la sociedad, conforma sus fines con los de la sociedad.

Otro tipo de determinismo es el científico, el cual argumenta que el acto voluntario libre en sí mismo produce energía, pero según ellos dicen que la energía no se puede crear, sino sólo transformar, pero éste proceso no esta dentro de un sistema de cerrado de energía. Estamos igualmente limitados fisiológicamente por nuestro cuerpo y sus capacidades.

Todas los factores que influyen en el acto voluntario libre se pueden agrupar en cuatro:

a) Físicos: son aquellas fuerzas superiores a las del individuo.

b) Civiles: aquellas que son impuestas por las leyes.

Antropología filosófica

c) Políticas: aquellas que van en contra de la tiranía o la dictadura, es el poder de actuar como miembro del grupo.

d) Morales: las que son impuestas por la obligación moral.

Hay tres categorías de patologías de la voluntad, llamadas abulías:

Abulía de deliberación

Abulía de decisión

Abulía de ejecución

De los impulsos: no actúan, son influidos. de deliberación Abulía de decisión Abulía de ejecución De los intelectuales: la deliberación es indefinida. No

De los intelectuales: la deliberación es indefinida.

No es capaz de decidir, o espera las circunstancias para hacerlo (veleidosos).De los intelectuales: la deliberación es indefinida. De los débiles: no pueden ejecutar, ceden a la

De los débiles: no pueden ejecutar, ceden a la primera dificultad. De los obsesos: la acción de una idea fija. De los obstinados: persistencia de una idea fija, sin poner en acto, sin posibilidad de cambio, es impotencia del querer.o espera las circunstancias para hacerlo (veleidosos). Podemos concluir que el estudio de la libertad, y

Podemos concluir que el estudio de la libertad, y de su acción concreta en la volición, es el problema más delicado a entender al estudiar al hombre. Sin duda que lo primeros que hemos de hacer es definir la libertad, pues de esta definición depende el análisis de la libertad. En forma absoluta el hombre no tiene libertad absoluta, por ser un ser finito y contingente. Esta característica es la esencia del hombre y la que lo distingue de los ángeles, es un don de Dios; contiene en sí mismo un riesgo para el mismo hombre y sus hermanos, pues puede elegir algún bien que no lo sea para algún otro.

Aún dentro de sus límites el hombre es libre, la única libertad incoercible es la libertad al pensamiento, de acuerdo con sus capacidades. Pero lo más sublime del hombre es que puede utilizar su propia libertad para optar por un bien que cree como el más sublime, así es como se autodetermina al optar por algo y lucha con su voluntad para mantenerse en el camino de ese bien. Esto convierte la libertad no en la posibilidad de hacer lo que el quiera, sino responder coherentemente a la opción tomada. Es así como él

Antropología filosófica

mismo limita su libertad cuando descubre el bien, lo sigue y busca sólo a Él, pues sólo ahí podrá colmar sus más hondas aspiraciones. Este es el acto más voluntario y libre.

Antropología filosófica

7. EL ALMA HUMANA

7.1. DEFINICIÓN DE ALMA.

El alma es una inmortalidad natural, es lo principal de la persona, es el espíritu. conciencia es la vida del Espíritu, y actúa en tres formas:

La

a) Conciencia universal: es llamada Razón, la cual es una facultad universal que capta la esencia de las cosas. Es propia del hombre y crea, a través de la conciencia, una visión unificada, pues la conciencia tiene la capacidad de abstracción.

b) Conciencia en sí: según Bergson es una actividad espontánea, es la atención que el espíritu se presta así mismo. Es también llamada Reflexión, etimológicamente, es el del sujeto sobre sí mismo, por lo tanto, es el origen del pensamiento. En esta actividad en el centro se encuentre el yo. Esta actividad puede probar que el hombre tiene un alma, porque por sí mismo piensa, lo que lo transforma en un ente, por lo tanto en un espíritu. Tiene dos actividades a realizar:

Objetiva: que tiende al conocimiento de las esencias (en sí). Subjetiva: que tiende al conocimiento de su propia esencia (para sí).

c) Conciencia de los valores: es llamada Apreciación y se logra a través de la reconciliación (síntesis) de lo subjetivo y lo objetivo, pues el valor es lo que el sujeto capta del objeto.

7.2. PROPIEDADES DEL ALMA.

Las propiedades del alma se dividen en tres:

a) Unicidad: propiedad por la cual el alma del hombre es única, es creación divina, por lo tanto la convierte en única e irrepetible.

Antropología filosófica

b) Sustancialidad: propiedad por la cual la unión entre el alma y el cuerpo es una unión tal de elementos que resulta una sola sustancia. La prueba de esto es que el hombre tiene conciencia de pensar y de sentir; así como de sus diversas actividades.

c) Simplicidad: propiedad por la cual el alma no tiene partes, es indivisible; pero solamente Dios es absolutamente simple. Esta simplicidad está compuesta por partes metafísicas complementarias:

esencia y existencia.

potencia y acto.

sustancia y accidentes.

Esta propiedad se convierte en la prueba metafísica de la inmortalidad del alma. Entonces podemos decir que el alma es sustancia incapaz de descomponerse, no se puede dividir.

7.3. LA UNIÓN DEL ALMA Y EL CUERPO.

Este argumento va en contra de la dicotomía entre el cuerpo y el alma, que durante mucho tiempo se tomó como cierta. Ahora podemos decir que el alma y el cuerpo están

unidas, pero esta no es indisoluble, pues al acaecer la muerte se separarán. pues, una bi-unidad o unidad plural, “pues no tiene un cuerpo y una alma

simultáneamente cuerpo y alma” 33 . Sabemos que el objeto de estudio de la filosofía es el hombre, pues constituye una síntesis misteriosa entre:

El hombre es existe y es

materia-cuerpo.

tiempo-eternidad.

yo-no yo.

libertad-necesidad o dependencia.

Y la filosofía define al hombre como una sustancia indivisible de naturaleza racional.

33 SANABRIA. op. cit. p.51

Antropología filosófica

7.4. EL DESTINO DEL ALMA.

Siendo que de Dios a salido o emanada el alma, el destino final es el mismo que su principio, pero logrando un total conocimiento de su Creador. Sabemos bien que el hombre tiene, por naturaleza, a conocer la Verdad y a poseer el Bien, que sólo se encuentre en Dios. Así se manifiestan las más profundas y ardientes tendencias del alma.

7.5. NOCIONES DE INMORTALIDAD.

El alma es inmortal, es una propiedad en virtud de la cual un ser no puede morir, pues sigue existiendo más allá de la muerte; conserva su individualidad: consciente de identidad y de sí misma; su supervivencia es ilimitada. Por naturaleza, el alma es incorruptible e inmortal.

Para que el alma sea “de hecho” es necesario que ninguna fuerza exterior la aniquile,

sólo el Creador

más radicales y profundas quedarían insatisfechas. Sabemos que Dios no ha de aniquilar su creatura, pues repugnaría la Sabiduría y Justicia de Dios. Esta inmortalidad puede ser: de hecho y de derecho.

pero, la bondad de Dios da la inmortalidad sin la cual sus aspiraciones

7.6. PRUEBAS DE LA INMORTALIDAD.

Para

intentar

inmortalidad.

probar

esta

inmortalidad,

dividiremos

las

características

de

la

La inmortalidad intrínseca es por ser incorruptible e inmortal, la cual tiene tres pruebas:

Metafísica: está fundamentada en la simplicidad, por esto el alma no puede perecer: ni

directamente por ser sustancia simple, ni indirectamente por no tener necesidad intrínseca del cuerpo, ni de sus órganos para ejercer sus funciones de conocimiento y voluntad.

Antropología filosófica

Psicológica: está fundamentada en las tendencias esenciales de su naturaleza, pues el alma aspira a conocer la Verdad absoluta y a poseer el Bien supremo, por lo que mientras más aumenta nuestro conocimiento más comprendemos que nada, fuera de Dios, nos satisface; lo que prueba la inmortalidad.

Teológicamente: según Santo Tomás, el temor de la muerte es una prueba suficiente de la inmortalidad, este argumento es bastante difícil de comprender.

Moral: podemos presentarlo desde diversas maneras:

1. Exigencia de la Justicia: según la justicia el comportamiento humano exige un

castigo o un premio, en términos humano, según el bien o el mal, es decir, ha de ser tratado según sus obras. Esto sólo se puede lograr si el alma es inmortal, pues el ejercicio de la justicia requiere de un tiempo, o una eternidad. Lo anterior se fundamenta en que el alma no se alcanza en términos materiales, pues el alma no es material, por lo que debe sublimar los valores de la vida presente.

2. Exigencia de la perfección: el hombre tiende a la perfección, mientras más

perfecto tiene más santidad, sólo es posible se aceptamos que el ser racional subsiste personalmente en la infinitud, donde sólo Dios puede abrazarla. El hecho de que el hombre tienda a la perfección es señal y efecto de la capacidad de trascendencia del alma más allá del espacio y el tiempo.

3. Valor absoluto de orden moral: la conciencia dicta, respecto absoluto a los

valores morales, es así como podemos decir que todo ser moral ha de ser inmortal.

8. LA DIMENSIÓN MORAL DEL HOMBRE.

Antropología filosófica

8.1. EL HECHO MORAL

También llamada realidad moral. Los juicios morales, los que versan sobre la diferencia entre lo bueno y lo malo, se imponen a la conciencia moral. La realidad moral se manifiesta por medio de su conciencia moral, la cual tiene dos aspectos:

a) Individual o subjetivo: el hombre emite juicios valorativos y estos se fundamentan en las nociones morales (bondad y maldad), así logra formar reglas de conducta. b) Colectivo o social: este es el aspecto objetivo, busca un apoyo en la realidad moral. Es de proceder humano.

8.2. LA LEY ETERNA, LA LEY NATURAL Y LA LEY POSITIVA.

Estas tres leyes las podemos agrupar en dos tipos, una es la divina, que depende de Dios; y otra son las humanas, que se dan con los hombres. Trataremos de desarrollar cada una de las leyes de manera independiente:

a) Ley eterna: esta tiene su origen en lo divino, está ordenada a la divina sabiduría, en cuanto dirige todos los actos y movimientos (Sto. Tomás). “Es un acto de razón que ordena todas las cosas según leyes necesarias (si las cosas carecen de razón) y según leyes morales (si aquellas son racionales y libres)” 34 .

b) Ley natural: es la ley que se nos manifiesta por la razón natural, ya que se desprende de la esencia o naturaleza de las cosas. Es una ley eterna en cuanto para la creatura racional, por su participación constante. Esta ley es la impresión en nosotros de la luz divina, por la cual distinguimos lo que es bien y lo que es malo, el hombre participa de ella por la razón.

c) Ley positiva: su orden procede de la voluntad libre de su legislador y se añade a la natural. Es de dependencia humana, pero se distingue de la natural en:

34 BARBEDETTE, D. “Ética o filosofía moral” Ed. Tradición. México. 1974. p. 45.

Antropología filosófica

No existe necesariamente sino que proviene de la libre voluntad de Dios.

No recae sobre las cosas intrínsecamente buenas o malas (objetos).

La ley natural se aplica al hombre en general y la positiva se aplica a los hombres que sean miembros de una comunidad concreta.

Mientras la primera tiene un fin sobrenatural, la segunda sólo temporal.

Se nos comunican, no están grabadas en nuestro corazón, como lo está la divina.

8.3. LA FINALIDAD DE LA EXISTENCIA.

Aquellos a lo que el hombre está inevitablemente atraído, es decir, su fin último, es la Bienaventuranza, esta es un estado de perfecta felicidad. El hombre está llamada a la perfección que viene de Dios, Autor de la naturaleza. El objeto de la Bienaventuranza no es sino sólo Dios, pues todo procede y tiende a Él. La voluntad tiende al bien universal y sin límites, por lo tanto nada satisface la inagotable capacidad de la voluntad humana, sólo el Bien infinito e ilimitado. Teológicamente, el hombre por ser creatura, tiende a la Gloria de Dios, a la felicidad, es decir, al conocimiento perfecto, el amor y la alabanza,

La Bienaventuranza es la reunión de todos los bienes, el Bien perfecto, el que satisface todos los demás; no es la posesión de los bienes corporales, ni los espirituales, ni siquiera la reunión de ambos, ni tampoco es una evolución.

El hombre en todos sus actos libres, persigue un fin y un fin último, alimentándose de una intención virtual. Por fin y fin último queremos decir:

a) Persigue un fin: una potencia no puede obrar sin un objeto propio que sea el término o el fin de ella, por lo tanto, el objeto propio de la voluntad libre es el Bien y este considerado como un fin. b) Persigue un fin último: se le llama así el que es querido por sí mismo; pero la voluntad no puede querer un fin relativo sino absoluto.

Antropología filosófica

8.4. EL DEBER Y EL DERECHO.

El deber es la necesidad moral que constituye nuestra voluntad a que cumpla lo que

la ley ordena o se abstenga de lo que prohíbe. Podríamos clasificarlos de la siguiente

manera:

Naturales Por su origen Según la ley que los fundamenta Positivos Negativos Por su modalidad
Naturales
Por su origen Según la ley que los fundamenta
Positivos
Negativos
Por su modalidad
Según prohíban o permitan algo.
Positivos
Jurídico
Por su relación con
el derecho ajeno
Según corresponda o no a un derecho
ajeno estricto o manifiesto.
No jurídico
Con Dios.
Por su objeto: Con el prójimo.
Consigo mismo.

El derecho es el poder moral o legítima facultad de poseer, hacer o exigir alguna

cosa. El derecho es correlativo del deber. Su esencia consiste en un poder moral

conforme a la razón y a las reglas morales, el sujeto de derecho es una persona moral, la

cual está dotada de inteligencia y voluntad. Se puede dividir:

- Por su origen: en natural o positivo, según proceda de que ley proceda.

- Por el sujeto: en personal o real, según tienda a una persona o a una cosa.

- Por su extensión: en perfecto o imperfecto, según tenga o no el poder de exigir

su ejecución aún por la fuerza.

- Por su transmisión: en personal o impersonal, según se ejerza por sí mismo o

por otros.

Antropología filosófica

8.5. EL ACTO HUMANO EN CUANTO ACTO VOLUNTARIO.

El acto humano procede de un principio intrínseco y para ser voluntario requiere

tener un conocimiento previo. Existen dos condiciones para que un acto sea voluntario: a)

espontaneidad de parte del que obra (proviene de un principio externo) y b) conocimiento del fin (procede de un principio interior). Dentro del acto humano voluntario hay los que son necesarios y los que son libres.

A continuación desarrollaré una comparación de los actos de la voluntad y la

inteligencia en cada uno de los pasos a seguir para realizar un acto voluntario:

de la inteligencia

Ordenado a la intención
Ordenado a la intención

Intención simple de nuestro bien perfecto, nuestro fin.

El juicio de la Sindérasis proponiéndonos como fin un bien honesto realizable.

El consejo o deliberación sobre la elección de medios para obtener el fin. El juicio práctico que estima preferible utilizar en este momento tal o cual medio.

ACTO Deseo
ACTO
Deseo

Intención

de la voluntad

La simple volición deseo vano o deseo ineficaz del bien conocido La intención eficaz o deseo del bien propuesto.

Consentimiento El consentimiento aprobando medios aptos para alcanzar el

fin.

Elección La libre elección del mejor

medio, que sigue al juicio práctico

.

El

mandato

de

la

razón

práctica

ordenando

la

ejecución de tal o cual medio.

Antropología filosófica

Utilización

La aplicación por la voluntad

de nuestras potencias a la

ejecución de los medios.

La ejecución pasiva por las diversas facultades, del

acto ordenado por la voluntad:

de la voluntad que sigue al acto

consumado.

Fruición

Actos imperiados
Actos
imperiados

Sin duda alguna, de la libertad depende la realización de actos voluntarios.

Podríamos definir la libertad como aquella propiedad de la voluntad por medio de la cual se

es inmune a las necesidades externas e internas; esencialmente es la facultad de decidir

autónomamente.

Podemos agregar que la libertad:

es la inferencia del sujeto que, teniendo todos los requisitos para obrar, puede o no

actuar.

es la independencia de la ley de causalidad.

es la inmunidad de la voluntad contra la coacción exterior o interna.

es la fuerza y capacidad de la voluntad.

es la voluntad gobernada por motivos morales.

Existen varias teorías que definen diferencialmente la libertad. Como son:

Determinismo

definen diferencialmente la libertad. Como son: Determinismo Teológica : Dios ya sabe qué sucederá Cosmológica :

Teológica: Dios ya sabe qué sucederá

Cosmológica: Todo está regido por leyes naturales.

Psicológica: Los motivos más poderosos triunfan

Indeterminismo

Absoluto: La voluntad posee independencia.

Relativo: La voluntad está determinada por el carácter, herencia, sentimiento, impulsos, medio físico y social, etc.

69

Antropología filosófica

8.6. EL ACTO HUMANO EN CUANTO ACTO MORAL.

Los actos humano, en cuanto acto moral, pueden ser:

a) Acto bueno: es el que está conforme con la norma moral que lo sigue.

b) Acto malo: es contrario al bueno.

c) Acto indiferente: es aquel que no tiene relación con la moralidad.

d) Acto externo: en el sólo radica la voluntad del acto libre.

Las fuentes de la moralidad de los actos humanos son:

a) Objeto: es la cosa en sí, considerada en su aspecto moral, de la que se puede tener

una noción de bueno o malo. Si es intrínsecamente malo puede haber dos formas:

- Absolutamente malo: odio a Dios.

- Malo: como derivado de los derechos del hombre, por el peligro al que se expone.

b) Circunstancia: se le llama así a aquellos accidentes que modifican la moralidad,

Se pueden enumerar como: persona, cosas, medios, lugar,

sin alterar la esencia del acto.

motivo, modo y tiempo. Se dividen en:

- Que cambian: un acto de una especie que trunque a otro.

- Agravantes: aumentan la malicia del acto.

- Atenuantes: disminuyen la malicia.

c) Fin: es lo que motiva a obrar al agente. Hay diferentes clases:

- Intrínseco: obra por su naturaleza.

- Extrínseco: se lo propone el que obra.

- Principal: determina a obrar.

- Bueno: se pretende un bien.

- Natural: cuando lo que se pretende no pasa del orden de la naturaleza.

Antropología filosófica

8.7. LA RESPONSABILIDAD.

Se puede definir como la obligación de dar cuenta de los propios actos y sufrir sus consecuencias. Es el primer y principal afecto del acto humano. El acto humano, unificando las dos visiones anteriores (moral y voluntario), es el que produce la actividad voluntaria y libre del hombre con miras a un fin conocido y deseado; el hombre lo realiza como tal y es moral porque hace responsable al autor del acto propio.

La responsabilidad varía según sea más o menos perfecto o voluntario; lo puede modificar la violencia, el miedo, la ignorancia y los diferentes estados patológicos. Pero es necesario aclarar que aunque se presenten estas posibles influencias, el hombre no se libra de la realidad de responder por sus actos, sólo que se toman en cuenta.

8.8. LA SANCIÓN.

Se puede definir como el conjunto de premios y castigos vinculados a la observancia o violación de la ley con el fin de asegurar su complemento. Se dividen en dos:

a) Divina: implica a la ley natural, divina y positiva, ya que cada una tiene una sanción terrena en el gozo y rendimiento de la conciencia.

b) Humana: son aquellas sanciones exteriores que difieren entre si según sean civiles o eclesiásticas:

- Civiles: indican una pena correspondiente a la violación de la ley.

- Eclesiásticas: corresponden a la Iglesia y consisten, generalmente, en la privación de algún bien.

Antropología filosófica

9. DIMENSIÓN SOCIAL.

“El hombre es por naturaleza un animal social” Aristóteles.

“Nos encontramos siempre acompañados por otros que no son yo, que me acompañan por fuera y que fundamentan un conjunto de relaciones, si las cuales yo no me podría desarrollar normalmente como persona” Cervera.

La vida colectiva, in miltitudine, es una necesidad y una exigencia natural del hombre, pues necesita que haya gente alrededor, estar e contacto, es decir, el hombre requiere compañía. Esta necesidad es física y psicológica. Siendo que el hombre no es una raza solitaria, sino que es naturalmente sociable, por lo tanto, este acto está fuera de la libre voluntad 35 , Santo Tomás dice que además es un deber. Aunando esta opinión Aristóteles dice que “quien no es capaz de vivir en sociedad o no siente la necesidad de hacerlo, es una bestia o un dios 36 ” y Leclerq dice que sería un enfermo o un santo. Aunque el hecho social es independiente de la voluntad, ésta nace por la voluntad de sus miembros cuando “el grupo adquiere conciencia de un interés colectivo que se realiza mediante la unión 37 ” y así adquiere el deber de tomar parte en la obra colectiva. La formación de sociedades en universal, pues es una tendencia fundamental humana.

El hombre es un ser en relación consigo mismo y con los otros y en la medida en que logre relacionarse interiormente será capaz de hacerlo con los otros. El hombre al utilizar las expresiones de yo y tú significa que “no solo señala claramente el objeto del que habla, sino que a la vez se sitúa en una determinada relación con las realidades señalizadas, no

35 Cfr. Encíclica Deutorum illud de León XIII

36 LECLERQ, Jaques. “El derecho y la sociedad, sus fundamentos” Ed. Herder, 1995. p. 162.

37 Idem p. 163.

Antropología filosófica

tanto del otro sujeto, sino de sí ante él 38 ”. La noción del yo y el nosotros está íntimamente ligado, pues el yo no soy más que yo, yo no soy tú pero estoy y soy contigo, entonces se descubre el somos, el nosotros. Al llegar a esta noción el yo se da cuenta que no es el nosotros, pero sí soy parte y, por lo tanto, el nosotros no se entiende sin el yo y sin el tú. Esta noción marca la amplitud de nuestras relaciones. En conclusión, en el yo está base del nosotros y no pueden precederlo en existencia, por tanto, si el yo no participa no se puede ser un ser social. La noción del yo es interna y el tú es externo, y “el otro me sale al encuentro como otros, que también tienen un yo, pero que no son yo” 39 .

Aunque el hombre es social, en principio es soledad y tiende a la plenitud, es decir, que no es, sino que tiende a ser, es una noche iluminada. Necesitamos de la soledad para nuestra maduración personal, es necesario aclarar que la verdadera soledad no es aislamiento.

Hay varios tipos de soledad. La soledad física es la sencilla carencia de compañía, mientras que la psicológica es el sentimiento que acarrea la física. La soledad ontológica es la que el hombre tiene por ser único e irrepetible, Dons Escoto (1265-1308) dice que la persona es la soledad última, la cual necesita para desarrollarse y hacer consiste en la negación de dependencia; Descartes convierte la interioridad socrática y agustiniana en intimidad cerrada. La soledad positiva es el sentimiento de sentirse bien sin compañía y es una expresión profunda, fecunda, creadora y perfectible, mientras que la soleada negativa puede ser la ausencia moral de seres innumerables, que aunque están no están presentes. Aunque el hombre es soledad y necesita compañía para enriquecerse, el equilibrar estas dos esferas trae consigo la madurez en soledad positiva y silencio creativo.

El medio concreto por el cual el hombre se relaciona, es el lenguaje. Heidegger dice que el lenguaje es el punto de partida para decir qué es el hombre, pues es un ente en relación, es un ser con y “el lenguaje es el medio por el que se comunica el yo con el tú” 40 . Uno de los principales y más usados de los diversos tipos de lenguaje es el habla, es

38 HAEFNER, Gerd. “Antropología filosófica” Ed. Herder, Barcelona, 1986. p.84

39 Idem. p. 89.

40 SANABRIA, J. R., “Filosofía del hombre”, Ed. Porrúa, México, 1987. p. 165.

Antropología filosófica

necesario aclarar que la palabra es medio de comunicación, no-comunicación en sí misma, y la acción de hablar es connatural, es decir, “el hombre es por naturaleza parlante” y el lenguaje hace al hombre ser hombre, lo hace salir de sí mismo y manifiesta su autotrascendencia, no es el yo no el tú, sino el nosotros y el lenguaje es lenguaje sólo cuando es entre dos o más. Así se manifiesta el ser relacional -dialogal- que es el hombre, el cual, según G. Gausse de Maulde, debe ser expresión, representación y comunicación.

El lenguaje tienen tres funciones.

a) descriptiva: es fundamental el significado de las palabras.

b) expresiva: es trascendencia del yo más allá del él mismo y no puede ser individual

porque expresa algo de alguien para alguien. c) comunicativa: “pues estoy presente en mi mismo en la medida en que estoy fuera de mí en un movimiento de donación que me vuelve libre 41 ” y es así como el lenguaje trasciende la dimensión física, aunque no abarque la totalidad del ser, pues sólo expresa a lo exterior.

El lenguaje tiene tres elementos: quién habla y a quién y los circunstancias, alguna de estas circunstancias son las experiencias que tengamos con el significante. Un lenguaje más es el corpóreo.

9.1. SOCIEDAD FAMILIAR.

Bien sabemos que la base de la sociedad es la familia, podríamos definirla como la sociedad de padres e hijos, que son prolongación de sus padres; en ocasiones es reducida a los padres y los hijos solteros. La familia es la célula del estado, tiene el deber de dar buenos ciudadanos y el estado debe servir a la familia creando ambiente favorables a que sean ellos mismo, no sólo es enseñarles urbanidad ni simple instrucción.

Otra de las dimensiones propias del hombre y que no realizar ninguna actividad sin ella, es la sexualidad, la sexualidad adquiere su plenitud en el matrimonio, según Bommer es la «comunidad sexual y amorosa entre hombre y mujer», Messner agrega que la

41 SANABRIA, J. R. op. cit. p. 171

Antropología filosófica

comunidad sexual y de vida también es legal y duradera. Este amor se funda en la tendencia ontológica a buscar juntos, a través del otro, su realización humana y conocimiento del otro; se expresa en la unión sexual y la caricia. El matrimonio es representación del Absoluto, es imagen de la Trinidad. Es la institución en la que se funda la familia.

Desde la edad media se revaloró el matrimonio, san Gregorio el grande (596-604) dice que Dios ya lo había ideado desde la creación, algunos dicen que la finalidad es la procreación, peor en la modernidad se ha hecho diferencia entre la capacidad de procrear biológica y la humana, así la condición biológica se convierte en amor fecundo.

Para el matrimonio existen dos propiedades básicas: la fidelidad que “ama al tú total en su irrepetible originalidad 42 ”, que se manifiesta en la entrega corporal; y la permanencia que implica el amor para siempre va más allá de la muerte y trasciende el tiempo y se instala en la eternidad. Así el matrimonio se convierte en una institución social porque esta sujeta a las leyes civiles. Es así como el matrimonio es el fundamento de la familia. Es necesario aclarar que una familia no lo deja de ser cuando la unión no es matrimonio, sino la coincidendia espacial y temporal de un pequeño grupo de individuos, que tratan de procurar su supervivencia.

9.2. SOCIEDAD CIVIL.

La sociedad civil está integrada por el conjunto de personas que coexisten en un mismo lugar, que anteponen sus intereses personales a los que el grupo busca, en especial en aquellos casos que tienden a su sobrevivencia y conservación. Está constituida por un conjunto de familia, generalizando este término.

Una de las actividades que se dan en la sociedad, en la que el hombre se desarrolla como ser social es el trabajo, es una actividad humana que implica el uso de sus facultades conscientemente mediante las fuerzas corporales o intelectuales. Puede ser intelectual,

42 Idem. p. 207.

Antropología filosófica

manual o mixta. El trabajo es la acción de re-crear lo que Dios creó donde el hombre se perfecciona y obtiene su subsistencia.

Esta es la dimensión esencial del ser social, concibiendo la sociedad civil como el grueso del grupo al que pertenece el individuo. El lenguaje remonta una gran importancia, pues es el medio de relación; así mismo, el cuerpo es muy importante, pues es el fuente de comunicación.

9.3. SOCIEDAD RELIGIOSA.

La sociedad religiosa está inmersa en la sociedad civil y a su vez la supera, pues tiene un contacto con la divinidad, el cual hace que tienda a la trascendencia y no sólo a la supervivencia de la sociedad propia. Así como en toda sociedad existen leyes que rigen las relaciones entre sus integrantes, igualmente en la sociedad religiosa, esta es el amor.

La palabra amor es polisémica, en ocasiones se define como sentimiento y se queda a nivel psicológico, pero no es sólo esto, pues el amor se refiere a la parte ontológica del hombre, es la estructura para su realización. En pocas palabras: “una persona ama a otra a la luz del ser, entonces el amor es el ser” 43 , hace que el hombre devenga en hombre y le confiere su carácter propio.

El amor es.

Gracia: Santo Tomás dice que es el primer regalo y los posteriores se nos son dados en razón del amor.

Destino: M. Blondel (1861-1949) dice que el amor es ante todo la que hace ser, es decir, el yo pretende que el tú exista, y el tú pretende que el yo exista.

Un Arte: como lo es vivir y lo aprendemos como cualquier otro arte, según Fromm, esto evita caer en una función meramente sexual.

43 SANABRIA, J. R., “Filosofía del hombre”, Ed. Porrúa, México, 1987. p.184.

Antropología filosófica

Aunque es difícil amor, no hay mejor ocupación de vida. Existen distintos grados de

amor:

a) Eros: para Platón (428-348) significa ante todo, el amor sensible que se convierte pasión. Aunque inicia con la belleza corporal, pero tiende a la belleza del saber, a la del alma y a la Belleza subsistente, original y eterna, que contiene y causa primera de toda belleza, está íntimamente unida a la Bondad. El eros tiende al bien donde el hombre se plenifique. Este nivel de amor es indispensable, pues funda el encuentro de dialogantes que

enriquece, Langgässer escribe que “no hay creación sin colaboración del eros” 44 . Tiene el peligro de que degenere:

- que se convierta en pasión, en fuerza violenta que trasciende la racional y casi acaba con la actividad libre.

- que se caiga en el desenfreno y pierde su sentido de lo bello y del bien.

- que se convierta en amor sexual, es decir, sacar el bien a lo bello excluisivisándolo.

- que surja la insatisfacción y la búsqueda de más se convierta en búsqueda del otro, no por amor a él, sino por satisfacción personal.

b) Philia: es el amor personal y espiritual, a través de la reflexión, ilumina y perfecciona el eros es un amor que trasciende la amistad, mientras que el eros no penetra las profundidades. Philia abarca la totalidad del hombre y expresa lo más profundo y mejor de la persona, “el eros se queda en lo bello, en tanto que philia se dirige al bien que resplandece en lo bello 45 ”. Aunque en los dos modos anteriores de vivir intervienen las personas enteras, en el eros predomina la corpórea y en philia la espiritual, por esto es que en Eros el otro suele ser algo y no alguien. El verdadero amor -philia- es querer el bien a la otra persona, en palabras de Aristóteles: “amar es desear a otro todo lo que se considera bueno, no por un mismo, sino por el otro” 46 , y G Madinier escribe que amar es querer al otro “como libertad y principio de iniciativa… el que ama de verdad quiere al otro como persona y se esfuerza en constituirlo como tal” 47 , en pocas palabras, amar es alegrarse de la

44 Idem. p. 187.

45 Idem. p. 190.

46 Ibidem.

47 Idem. p. 191.

Antropología filosófica

felicidad del otro. El amor es ante todo, una donación, es entrega sin esperar recompensa, pues al existir interés se acaba el amor, San Agustín dice “ama y haz lo que quieras”.

Dentro de las facetas del amor encontramos la amistad, el P. Laín Entralgo dice que la amistad es una comunicación amorosa entre dos personas que es realizan y perfeccionan. La amistad es un extraordinario esfuerzo de pureza y lucidez; igualmente provoca interioridad, alegría, felicidad, entusiasmo por la autorrealización. Siendo que el amor es ontológico al hombre y la amistad es amor, la amistad es también ontológica, refiriéndose a esto, San Agustín dice que al hombre se le debe juzgar por lo que ama y que “sólo el amor hace de él lo que es 48

Hay dos niveles de amor, puede ser como deseo de autoafirmación, que es amor egocéntrico, donde las cosas y las personas tiene un valor, o puede ser una salida de sí mismo hacia los demás, entonces las cosas y las personas tiene un valor objetivo.

El amor es un proceso que implica:

una elección que no obedece ninguna razón objetiva, sino una ontológica, es decir, te amo porque eres tú… único e irrepetible; entonces el amor sobrepasa la dimensión del amor que ama porque tienes o me das.

una dádiva, una entrega total a la persona amada; es por eso que tanto el yo busca que tú sea realmente tú, como el tú busca que yo sea realmente yo, en libertad y en gratuidad genuina, pues el que “se da simultáneamente porque el nosotros maravilloso del amor, yo soy la persona amada y ella es yo mismo; nos amamos mutuamente sí, pero nos amamos en el amor 49 ”, por eso no se tienen derechos no es un contrato, pues es correspondencia del otro, el libre y regalo gratuito.

un constante reconocimiento porque “antes de amarte ya te amaba, antes de conocerte te conocía ya” 50 , y aunque ya te amaba y conocía, lo vamos descubriendo progresivamente y profundizando; a diferencia del conocimiento material que se hace como una novedad.

48 SANABRIA, J. R., op.cit. p. 195

49 Idem. p. 199.

50 Idem. p. 200

Antropología filosófica

una temporalidad, exige vivir el “no-ser-ya” del pasado y el “todavía-no” del futuro gozando de la plenitud del presente, porque la vida no es repetición absurda de acontecimientos, sino la unión de espíritus que están por encima del tiempo, por lo tanto, el amor es desde siempre y para siempre. Según Marcel el amor debe ser inmortal, un ejemplo es el amor conyugal que busca íntima unión toda la vida.

9.4. SOCIEDAD INTERNACIONAL.

Podríamos decir que esta en realidad la sociedad, pues la sociedad no se puede limitar a ser sólo la sociedad familia, ni la civil y ni siquiera la religiosa; la sociedad internacional es le conjunto de sociedad, que incluye, quiera o no, a todos los individuos. Como su nombre lo dice, esta sociedad va más allá de las fronteras que el mismo hombre a trazado.

El factor que unifica esta sociedad es la coincidencia temporal y geográfica, aunque esta última no sea muy próxima. Ciertamente, para que exista una sociedad ha de tener la posibilidad a interactuar con todos sus miembros, es necesario que haya conocimiento de los miembros, pero en este caso, aunque no haya conocimiento personal de cada miembro, sí existe una comunicación, es decir, la interacción.

9.5. DERECHOS HUMANOS.

Este tópico podría ser tratado con gran amplitud, pero sólo expondremos las generalidades. Derechos son los aquellas facultades que otorga la sociedad a cada uno de sus miembros, los cuales ha de respetar todos los demás miembros, así como él a de hacerlo con los de los demás. Estos emanan de la misma cualidad de ser hombre. Estos derechos son anteriores a la sociedad y se imponen a ella. Es necesario decir que, al igual de que tiene derechos tiene también obligaciones y aquel no cumpla sus obligaciones, no tiene derechos. Estas expresan la dignidad del hombre.

Antropología filosófica

El primero de los derechos es el derecho a la vida, pues aunque algún individuo tiene la capacidad de privar de la vida a otro, esto está en contra de su derecho fundamental.

Entre los principales está el derecho inherente a la libertad, sin la cual el hombre no es hombre; emana de la dignidad humana. Así como el hombre tiene derecho a la libertad, la sociedad tiene derecho a delimitarla, para lograr que en la búsqueda de sus intereses no pase por encima de los intereses del conjunto.

Cada hombre tiene posibilidad de escuchar a su conciencia, así como de secundar la noción que ella dicta o no. Esta es la conciencia moral. El hombre tiene también derecho a relacionarse con quien quiera y como él quiera, pues al no hacerlo atenta contra su naturaleza relacional. La sociedad en su conjunto debe de ofrecer al hombre la posibilidad de autodesarrollarse, de llegar a la plenitud, encontrar su vocación y llevarla a cabo. La sociedad en conjunto, produce gran cantidad de conocimientos a los cuales debe de tener acceso, para utilizarlo como él lo prefiera.

La justicia es la virtud moral que dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en la relaciona humanas la armonía que promueve a equidad, respeto a las personas y al bien común.

Antropología filosófica

BIBLIOGRAFÍA

1. JOLIVET, R. “Tratado de filosofía, lógica y cosmología” Buenos Aires, Ed. Carlos

Lohle, 1979.

2. SANABRIA, J. R., “Filosofía del hombre” , Ed. Porrúa, México, 1987.

3. VERNEAUX, R. “Filosofía del hombre“ Barcelona. Ed. Herder, 1981.

4. GUTIÉRREZ SANEZ, RAÚL, “Introducción a la lógica”, México, Ed Esfinge.

5. ABBAGNANO, NICOLA, “Diccionario de filosofía” FCE. México, 1995.

6. LECLERQ, Jaques. “El derecho y la sociedad, sus fundamentos” Ed. Herder, 1995.

7. HAEFNER, Gerd. “Antropología filosófica” Ed. Herder, Barcelona, 1986.

8. BARBEDETTE, D. “Ética o filosofía moral” Ed. Tradición. México. 1974.

ÍNDICE

Antropología filosófica

INTRODUCCIÓN

3

1.

CATEGORÍAS DE LA ANTROPOLOGÍA

4

1.1

EL HOMBRE EN LA JERARQUÍA DE LOS

5

1.2

SER

8

1.3

SER VIVIENTE

10

1.4

SER

11

1.5

SER

11

1.6

SER

12

1.7

EL CUERPO Y EL ALMA ESPIRITUAL COMO COPRINCIPIO DEL SER

12

1.8

LA NATURALEZA

13

1.9

ANALOGÍA ENTRE SER HUMANO Y SER SUPREMO

14

2.

DIMENSIÓN

16

2.1.

LA VIDA EN

16

2.2.

LOS GRADOS DE LA VIDA

16

2.3.

LOS ORÍGENES DE LA VIDA

16

2.4.

EL PROBLEMA DE LA

17

3.

DIMENSIÓN

19

3.1.

LA

19

3.2.

LA PERCEPCIÓN

31

3.3.

SENTIDOS

33

3.4

LA MEMORIA

35

3.5

LA

35

4.

DIMENSIÓN VOLITA

37

4.1.

EL

38

4.2.

EL PLACER Y EL DOLOR

38

4.3.

LAS EMOCIONES Y LOS

39

4.4.

LAS

40

4.5.

EDUCACIÓN DE LA

41

5.

DIMENSIÓN INTELECTUAL

42

5.1.

CONOCIMIENTO

42

5.2.

LA ABSTRACCIÓN Y LENGUAJE

43

5.3.

LOS JUICIOS Y LAS

45

5.4.

LOS RAZONAMIENTOS Y EL ARGUMENTO INDUCTIVO Y

47

5.5.

EDUCACIÓN DE LA VIDA

50

6.

LA DIMENSIÓN VOLITIVA

52

6.1.

EL CONCEPTO DE

52

 

82

Antropología filosófica

6.2.

EL ACTO VOLUNTARIO

53

6.3.

LA LIBERTAD

55

6.4.

PRUEBAS PSICOLÓGICAS DE LA

56

6.5.

FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE LA VOLUNTAD

57

7.

EL ALMA HUMANA

61

7.1.

DEFINICIÓN DE

61

7.2.

PROPIEDADES DEL

61

7.3.

LA UNIÓN DEL ALMA Y EL

62

7.4.

EL DESTINO DEL

63

7.5.

NOCIONES DE INMORTALIDAD

63

7.6.

PRUEBAS DE LA

63

8.

LA DIMENSIÓN MORAL DEL

64

8.1.

EL HECHO MORAL

65

8.2.

LA LEY ETERNA, LA LEY NATURAL Y LA LEY POSITIVA

65

8.3.

LA FINALIDAD DE LA

66

8.4.

EL DEBER Y EL DERECHO

67

8.5.

EL ACTO HUMANO EN CUANTO ACTO VOLUNTARIO

68

8.6.

EL ACTO HUMANO EN CUANTO ACTO

70

8.7.

LA

71

8.8.

LA

71

9.

DIMENSIÓN

72

9.1.

SOCIEDAD

74

9.2.

SOCIEDAD

75

9.3.

SOCIEDAD

76

9.4.

SOCIEDAD INTERNACIONAL

79

9.5.

DERECHOS HUMANOS

79

BIBLIOGRAFÍA

81

83