Sie sind auf Seite 1von 9

ENSAYO PROCTOR

  • 1. Introducción

El ensayo Proctor se realiza para determinar la humedad óptima a la cual un suelo alcanzará su máxima compacidad. La humedad es importante pues aumentando o disminuyendo su contenido en el suelo se pueden alcanzar mayores o menores densidades del mismo, la razón de esto es que el agua llena los espacios del suelo ocupados por aire (recordemos que el suelo está compuesto de aire, agua y material sólido), permitiendo una mejor acomodación de las partículas, lo que a su vez aumenta la compacidad. Sin embargo un exceso de agua podría provocar el efecto contrario, es decir separar las partículas disminuyendo su compacidad. Es por esto que el ensayo Proctor tiene una real importancia en la construcción, ya que las carreteras y las estructuras necesitan de una base resistente donde apoyarse, y un suelo mal compactado podría significar el colapso de una estructura bien diseñada, en algunos casos, como por ejemplo en caminos de poco tráfico o de zonas rurales, el suelo constituye la carpeta de rodado, por lo que la importancia de la compactación se hace evidente.

  • 2. Objetivos

    • - Se determinará la relación entre la humedad y el peso unitario de los suelos compactados.

    • - Este método de ensayo se emplea para la determinación rápida del peso unitario máximo y de la humedad óptima de una muestra de suelo empleando una familia de curvas y un punto.

    • - El índice que se obtiene, se utiliza para evaluar la capacidad de soporte de los suelos de subrasante y de las capas de base, subbase y de afirmado.

      • 3. Marco Teórico

El término compactación se utiliza en la descripción del proceso de densificación de un material mediante medios mecánicos. El incremento de la densidad se obtiene por medio de la disminución de la cantidad de aire que se encuentra en los

espacios vacíos que se encuentra en el material, manteniendo el contenido de humedad relativamente constante.

En la vida real, la compactación se realiza sobre materiales que serán utilizados para relleno en la construcción de terraplenes, pero también puede ser empleado el material in situ en proyectos de mejoramiento del terreno.

Para medir el grado de compactación de material de un suelo o un relleno se debe establecer la densidad seca del material. En la obtención de la densidad seca se debe tener en cuenta los parámetros de la energía utilizada durante la compactación y también depende del contenido de humedad durante el mismo.

Las relaciones entre la humedad seca, el contenido de humedad y la energía de compactación se obtienen a partir de ensayos de compactación en laboratorio.

La compactación en laboratorio consiste en compactar una muestra que corresponda a la masa de suelo que se desea compactar, con la humedad calculada y en un molde cilíndrico de volumen conocido y con una energía de compactación especificada. En la actualidad se presentan diferentes tipos de ensayos los cuales determinan el grado de compactación del material, entre otros se pueden encontrar los ensayos de: Método del martillo de 2.5 Kg, método del martillo de 4.5 Kg, Proctor (estándar), Proctor modificado y el método del martillo vibratorio. Los primeros cuatro están basados en la compactación dinámica creada por el impacto de un martillo metálico de una masa específica que se deja caer libremente desde una altura determinada, el suelo se compacta en un número de capas iguales y cada capa recibe el mismo número de golpes. La compactación en el quinto ensayo está basado en la combinación de presión estática y la vibración. El suelo se compacta en tres capas iguales presionado fuertemente hacia abajo el compactador vibratorio durante 60 segundos en cada capa.

Los resultados obtenidos a partir del ensayo proporcionan una curva, en la cual el pico más alto dicta el contenido de humedad óptima a la cual el suelo llega a la densidad seca máxima. Por medio de los ensayos sé a podido determinar que por lo general la compactación es más eficaz en los materiales bien gradados que

contienen una cantidad de finos que en los materiales de gradación uniforme que carecen de finos.

  • 4. Equipos

    • - Molde de compactación con base y collar

    • - Martillo de compactación (24.5 N X 0.305 m de caída o 44.5 N X 0.46 m de caída) o martillo operado mecánicamente

    • - 10 a 12 latas para contenido de humedad

    • - Extractor de muestras (gato hidráulico) o pulverizador mecánico

    • - Bandeja mezcladora grande

    • - Mezcladora para suelos (opcional)

      • 5. Exposición General

El ensayo estándar consiste en tomar 3 kg de suelo, pasarlos a través del tamiz No. 4 añadir agua, y compactarlos en un molde 944 cm 3 en tres capas con 25 golpes por capa de un martillo de compactación de 24.5 N con caída de 0.305 m en el suelo. Esto libera una energía nominal de compactación al suelo de:

Luego de compactada de esta manera la muestra es removida del molde y desbaratada nuevamente hasta obtener grumos de tamaño aproximado del tamiz No. 4, se toman muestras para contenido de humedad, se añade más agua, se mezcla cuidadosamente el suelo, y se procede a compacta nuevamente el suelo en el molde. Esta secuencia se repite un número de veces suficiente para obtener datos que permitan dibujar una curva de densidad seca vs contenido de humedad con un punto de pendiente 0 (un valor máximo) y suficientes puntos alrededor de ese máximo para definir adecuadamente su localización. La ordenada de este diagrama es la densidad seca. La ordenada máxima de este diagrama se conoce como la densidad máxima, y el contenido de humedad al cual se presenta esta densidad se denomina contenido de humedad óptimo (CHO).

6.

Ensayo Proctor Modificado

Un poco antes y durante la Segunda Guerra Mundial, los pesados equipos de aviación militar comenzaron a exigir densidades de subrasante bajo las aeropistas, mayores que las que podían proporcionar los métodos tradicionales de compactación. En lugar de incrementar las compactaciones relativas por encima del 100%, se introdujo un ensayo de compactación modificado (Proctor Modificado). Este ensayo tiene las siguientes características:

  • - 944 cm 3

Molde:

  • - 44.5 N

Martillo:

Capas:

  • - 5 a 24 goles por capa

  • - Caída del martillo:

0.46 m

Las características básicas del Experimento son las mismas del ensayo patrón de compactación, esto es, usar la fracción menor del tamiz No. 4, o consultar las normas ASTM o AASHTO para casos en los cuales haya presentes gravas mayores, desarrollar la curva tal como la del experimento patrón: añadir incremento de agua al suelo, compactar, desbaratar la muestra, tomar un contenido de humedad, y repetir el proceso hasta obtener todos los puntos de la curva.

El ensayo de compactación modificado introduce una energía nominal de compactación al suelo de 2710 kN/m 3 o cerca de cinco veces la energía de compactación del Experimento patrón. Para esta energía mayor se obtiene un incremento entre el 5 y el 10% en densidad y un valor reducido del CHO sobre los datos correspondientes en el Experimento patrón. Los datos para el ensayo de compactación modificado también se representan en curvas de densidad seca contra contenido de humedad.

La gráfica de densidad seca contra contenido de humedad indica que el proceso de compactación a cualquier esfuerzo de compactación se vuelve cada vez más eficiente hasta un cierto valor del contenido de humedad (CHO), a partir del cual su eficiencia decrece. La eficiencia crece a medida que se le añade agua,

inicialmente debido a la saturación y/o ruptura general de las uniones interparticulares de los grumos de arcilla y posiblemente a alguna lubricación. En la parte húmeda de la curva los terrones generalmente se han extinguido y el exceso de humedad produce presiones instantáneas de poros sumamente altas a medida que el martillo produce su impacto. Estas altas presiones de poros producen una reducción apreciable en la resistencia al corte del suelo y el martillo por consiguiente produce simplemente un corte (remoldeo) del suelo más que un incremento adicional en la densidad.

  • 7. Importancia de la Compactación

La compactación de suelos en general es el método más barato de estabilización disponible. La estabilización de suelos consiste en el mejoramiento de las propiedades físicas indeseables del suelo para obtener una estructura con resistencia al corte y relación de vacíos deseables. Existen muchos métodos para estabilizar suelos utilizando materia química como cal, mezclas de cal y cenizas, cemento, y compuestos de ácido fosfórico, pero estos métodos usualmente son más costosos y pueden utilizar métodos de compactación adicionalmente a las mezclas, pues al incorporar el material químico en la masa de suelo se produce una gran perturbación de su estructura.

Generalmente el esfuerzo de compactación imparte al suelo:

  • a) Un incremento en la resistencia al corte pues ella es función de la densidad

  • b) Un incremento en el potencial de expansión

  • c) Un incremento en la densidad

  • d) Una disminución de la contracción

  • e) Una disminución en la permeabilidad

  • f) Una disminución en la compresibilidad

De esta lista de propiedades afectadas por la compactación, se ve claramente que el problema de especificar la compactación es algo más que simplemente el requerimiento de incrementar la densidad del suelo. También es importante considerar los efectos colaterales, afortunadamente el problema no es tan grave

como parecería a primera vista, debido al método de estipular o especificar compactación utilizado más comúnmente. Es, sin embargo, muy importante especificar el tipo de suelo al cual se aplican los criterios de compactación en un proyecto dado con el fin de eliminar por ejemplo, problemas con el cambio de volumen.

Se reconoce hoy en día que la estructura resultante de la masa de suelos (especialmente cuando hay suelos finos presentes) se asocia íntimamente con el proceso de compactación y el contenido de humedad a la cual se compactó la masa del suelo. Este concepto es importante en extremo para compactar los núcleos de arcilla de represas (por ejemplo), donde asentamientos fuertes podrían causar fracturas de dicho núcleo. Se ha encontrado que la estructura dispersa del suelo obtenida al compactarlo en el lado húmedo del óptimo de humedad resulta en un suelo que tiene una resistencia al corte algo menor pero que puede resistir grandes deformaciones sin falla (fracturas) y las consiguiente filtraciones y/o falla total de la presa. La compactación del suelo en el lado húmedo de su óptimo, reduce igualmente su permeabilidad, comparada con la permeabilidad obtenida al compactar en el lado seco del óptimo.

Inversamente la estructura floculada que resulta de compactar el suelo en el lado seco de su óptimo es menos susceptible a la contracción pero más susceptible a la expansión. La resistencia residual del suelo compactado en el lado seco del óptimo es casi la misma resistencia última del suelo compactado en el lado húmedo del óptimo. Por consiguiente, para trabajo de carreteras donde se desean deformaciones unitarias muy pequeñas bajo el pavimento, el suelo debería compactarse entre contenidos de humedad en la parte seca hasta el óptimo. El suelo que rodea el núcleo arcilloso de una presa debería también compactarse para producir en él una estructura floculada pues en ese suelo la resistencia es más importante que la permeabilidad. El núcleo de arcilla por otra parte debe compactarse para producir en él una estructura dispersa ya que es posible que se presenten grandes asentamientos y el suelo debe ser capaz de tolerarlos sin desarrollar fracturas o fisuras que permitan una falla por sifonamiento/filtración.

8.

Compactación Relativa

Es el término utilizado para comparar el suelo compactado in situ con la curva de compactación de laboratorio. La compactación relativa se define como:

Puede ser mayor o menor que 100%. Por ejemplo, un proyecto particular puede especificar que el suelo alcance el 90% de compactación relativa; otra práctica puede especificar un 105% de compactación relativa. Si la densidad seca máxima es 18.50 kN/m 3 , el peso unitario de campo es:

A 90% de compactación relativa 18.50 (0.90)= 16.65 kN/m 3 A 105% de compactación relativa 18.50 (1.05)= 19.42 kN/m 3

La reutilización del suelo para desarrollar la curva de compactación es un proceso preferentemente de laboratorio, que produce en el suelo un procesamiento considerablemente mayor que el que tiene lugar en el campo. Se ha obtenido una gran cantidad de información que indica que la estructura del suelo, la densidad y el CHO dependen del método de proveer la energía de compactación (amasamiento, impacto, vibración, etc.).

  • 9. Recomendaciones

    • a) Para que un ensayo sea estándar, los resultados deben ser reproducibles, y el hecho de usar muestras frescas cada vez o reutilizar la muestra compactada en el siguiente punto, produce diferencias grandes en los valores máximos de densidad seca (no es extraño obtener de esta manera diferencias de 0.8 a 1.2 kN/m 3 .

    • b) Cuando se trabaja con suelos secados al aire, a menos que la primera muestra se mezcle con el primer incremento de contenido de humedad y se le permita un curado (toda la noche por ejemplo), los resultados pueden traducirse en unos puntos erráticos (en lugar de una curva continua) en la parte seca de la curva. La falta de curado también puede desplazar a CHO

a la derecha (tiende a aumentarlo) de la curva densidad seca contra humedad. Algunos suelos pueden dar una curva “errática” en la parte seca como una característica del suelo.

  • c) Si el cilindro de suelos no es compactado en tres incrementos aproximadamente iguales, los puntos de la curva también se mostrarán erráticos, es decir, no caerán en una curva continua a cada lado del óptimo.

  • d) Para evitar tener que compactar un gran número de cilindros y teniendo en cuenta que 5 puntos bien espaciados determinan muy bien la curva, es deseable comenzar el ensayo a un contenido de humedad entre 4 y 5% cercano al CHO. Añadiendo entonces 2% de humedad (por peso) en cada ensayo sucesivo, el último punto se encontrará 4 a 5% de humedad dentro del lado húmedo del pico de la curva. Para ayudar en la determinación de la humedad del punto de comienzo, se presenta la Tabla 1. Esta carta permite estimar el CHO dentro de un 2% de confiabilidad si existe razonable exactitud en la determinación de los valores de los límites líquido y plástico. Con la práctica es posible estimar el CHO añadiendo agua a una porción de suelo en la mano hasta que el suelo se deforme dejando la huella de los dedos cada vez que se le aplique un esfuerzo de amasamiento promedio y que el suelo moldeado de esta forma se resista a la ruptura en pedazos. Si se seca esta muestra para obtener su contenido de humedad se tendrá un buen estimativo del CHO.

  • e) El molde de compactación debe colocarse sobre una superficie que no vibre durante el proceso de compactación de manera que la energía de compactación no se pierda en producir desplazamientos de la base. La ASTM recomienda hacer descansar el molde sobre una base consistente en un cilindro o bloque rígido de concreto con una masa de por lo menos 90 kg (200 lb).

TABLA 1

TABLA 1 10. Bibliografía - Manual de Laboratorio de Mecánica de Suelos - Joseph Bowles -

10. Bibliografía

  • - Manual de Laboratorio de Mecánica de Suelos - Joseph Bowles

  • - Mecánica de suelos - Juarez Badillo