Sie sind auf Seite 1von 25
ASIGNATURA: ASIGNACION: ALUMNO FECHA: HISTORIA DE LA PSICOLOGIA EL MACHISMO EN NICARAGUA Jessica Navarrete Avilés
ASIGNATURA: ASIGNACION: ALUMNO FECHA: HISTORIA DE LA PSICOLOGIA EL MACHISMO EN NICARAGUA Jessica Navarrete Avilés
ASIGNATURA: ASIGNACION: ALUMNO FECHA: HISTORIA DE LA PSICOLOGIA EL MACHISMO EN NICARAGUA Jessica Navarrete Avilés
ASIGNATURA: ASIGNACION: ALUMNO FECHA: HISTORIA DE LA PSICOLOGIA EL MACHISMO EN NICARAGUA Jessica Navarrete Avilés

ASIGNATURA:

ASIGNACION:

ALUMNO

FECHA:

HISTORIA DE LA PSICOLOGIA

EL MACHISMO EN NICARAGUA

Jessica Navarrete Avilés Rosa Sánchez Garmendia Katherine Sirias Miranda Zaire Morales Pérez Alexander Antonio Sequeira González 16 DE MAYO DE 2014

1

TEMA GENERAL:

MACHISMO

SENTIMENTALISMO DEL NICARAGUENSE

TEMA ESPECÍFICO

o

EL MACHISMO EN NICARAGUA

o

SENTIMENTALISMO EN NICARAGUA

2

OBJETIVOS GENERALES:

Profundizar sobre la problemática del Machismo en Nicaragua, mediante la investigación sistemática promoviendo la igualdad entre hombres y mujeres para construir una sociedad más justa.

OBJETIVOS ESPECIFICOS:

1. Analizar las causas y consecuencias del Machismo en los diversos ámbitos de la sociedad nicaragüense.

2. Concientizar a la población nicaragüense sobre la igualdad de género como factor común en la construcción de una sociedad más justa.

3. Contribuir en la degradación del Machismo para ver realizada una sociedad estable, en paz, libertad, justicia e igualdad.

3

JUSTIFICACION:

El machismo es una problemática que ha venido afectando la ecuanimidad entre hombres y mujeres nicaragüenses, generando una sociedad sumergida en la violencia y provocando conflictos que desintegran los distintos ámbitos de la sociedad.

Hemos elegido este tema por disposiciones de nuestro docente, lo cual tomamos con total aceptación y lo abordamos de manera, veras, objetiva, sin exageración, sin polarización y con responsabilidad.

Nos preocupa ver la realidad que vivimos actualmente y como buenos ciudadanos y futuros psicólogos sentimos la obligación de promover los buenos valores fundados en la igualdad y justicia.

El Machismo es visto como una realidad latente, porque tales diferencias producidas por este son aceptables por el simple hecho de pensar que un hombre y una mujer son distintos, dándole un grado de superioridad al hombre, por lo tanto pensamos que al desafiar esta desigualdad formada por la diferencia de sexo ganaremos.

Que se valore por la grandeza de nuestra persona y no por nuestra condición de hombre o mujer teniendo en cuenta que como humanidad no hay nada que nos haga diferentes pues todos somos iguales ante Dios.

4

HIPOTESIS

“El machismo es un mal que tiene como consecuencias la discriminación, el abuso y la violencia de nuestros derechos humanos reprimiendo la conducta de hombres y mujeres”

5

Generalidades

CONTENIDO

MARCO TEORICO

7

CAPÍTULO I: GENERALIDADES

7

CAPÍTULO II: CARACTERÍSTICAS DEL HOMBRE Y DE LA MUJER SEGÚN LA SOCIEDAD MACHISTA

9

CAPITULO III: CAUSAS QUE PROVOCAN EL MACHISMO EN LA SOCIEDAD NICARAGÜENSE .11

CAPITULO IV: “EL MACHISMO Y LA PSICOLOGÍA SOCIAL”

12

1. INTRODUCCIÓN

12

2. DESARROLLO

12

CONCLUSIÓN

16

CAPITULO V:

17

EL MACHISMO EN LOS DIFERENTES ÁMBITOS DE LA SOCIEDAD NICARAGÜENSE

17

A. EN LA RELIGIÓN Y VIDA ESPIRITUAL

17

CAPITULO VI: “LA DEPRESION”

23

CAPITULO VIII: “LA MUJER COMO SIMBOLO SEXUAL”

24

CAPITULO IX: “CONSECUENCIAS DEL MACHISMO”

25

6

MARCO TEORICO

CAPÍTULO I: GENERALIDADES

A. Conceptos

1. Machismo

Es el conjunto de actitudes y practicas sexistas del sexo masculino sobre el femenino.

El Machismo engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a justificar y promover el mantenimiento de actitudes discriminatorias contra las mujeres y contra hombres cuyo comportamiento no es adecuadamente “Masculino” a los ojos de las personas machistas.

2. Neomachismo

Es la versión modernizada. El hombre asume que la mujer juega un rol en la Sociedad, con el derecho al trabajo y a su vida propia, pero en la vida en casa se cree con derecho a pedir explicaciones a su compañera y a no realizar aquellas tareas del hogar que aun se consideran pocos masculinas dejando de lado el maltrato a la mujer, sin embargo, busca mantener el control, liderazgo, aunque de manera objetiva y democrática; aceptando sus errores las ventajas del sexo femenino. Este busca un consenso de pareja en el matrimonio haciendo valer su opinión y haciendo más justa una Familia.

B. Origen e Historia del Machismo

El origen del Machismo o supremacía masculina no esta en la naturaleza del hombre sino en la necesidad de mantener el culto a la fuerza y a la violencia para favorecer el infanticidio femenino y con ellos frenar la tasa de natalidad o reducir la población efectivamente. En las aldeas patrilineales los caciques y líderes religiosos son casi siempre en su mayoría hombres. El nacimiento del Machismo sucedió en aquellos tiempos en los que unos pobres neopaganos reinventaron la palabra ciudadano, olvidando que la base de una comunidad feliz no puede ser el individuo, sino la familia. Se levantó entonces sin distinguir a los culpables de las victimas un monumento al ciudadano solitario, al gran hombre, al soltero, al pirata, al bandolero, al divorciado, a esa especie de vagabundo sin familia que vive en un mundo marcado por cosas tan poco femenina como la ley y la política comenzando a menospreciar y ridiculizar ese pequeño reino independiente que debiera ser cada familia. Empezaron los hombres a salir de casa con otros aires, y a dedicarse a sus asuntos; con la mentalidad moderna; hombre ocupado; que no cuenta nada a su mujer. La familia se fue identificando exclusivamente con el tiempo

libre; con el descanso del guerrero. Toda sociedad o cultura debe, para dar garantía a su supervivencia, modular su expresión a sus necesidades adaptándose a las condiciones históricas, ambientales (antes mencionadas) que están en continua relación con sus miembros. Una de las necesidades está relacionada con las relaciones del genero al inferior de una cultura, se remota a mucho tiempo atrás. Las sociedades que basaban su economía en la casa, sociedades tribales, se produjo por primera vez la división de las tareas entre hombres y mujeres. Los hombres tenían la misión de encontrar el alimento para el hogar, y a la mujer le correspondía el cuidado de la progenitora y el hogar. El motivo más que un impedimento en el

7

plano de las habilidades (antes de esto las mujeres cazaban la comida con los hombres), la división social del hombre deviene con el establecimiento o asentamiento humano, tenía que ver con diferencias anatómicas que hacían de la mujer una mejor cuidadora de sus pequeños y en lo principal en la posibilidad de amantarlos. Posteriormente, comienza a ser atribuido el trabajo masculino una preponderancia excesiva en desmedro de las actividades de las mujeres, quienes son vistas en el papel más pasivo y que no guardan relación cercana al modelo religioso del imaginario colectivo de los hombres de aquella época (los Dioses, poderosos guerreros debían ser la imagen y semejanza de los fieros cazadores). En este momento comienza a instaurarse pautas diferenciadas entre sexos, adquiriendo un carácter jerárquico, una expresión cultural, perpetuada bajo la forma de un “patriarcado” en distintas épocas históricas y se ha reforzado por prácticas religiosas, intereses económicos y ámbitos de poder. Ahora sabemos que los roles de géneros son construcciones culturales. En los antiguos pueblos de occidente (Grecia, Roma) las relaciones sociales de la familia proyectaban a la mujer en un segundo plano, y todo su sistema giraba en torno a la concepción machista del pueblo. Con la llegada del cristianismo se produce nuevos cambios de autoridad del hombre, cuyo poder era divinamente legitimo al interior de la familia. “Nuestra sociedad, como muchas otras sociedades, tiene la característica de ser androcéntrica, esto quiere decir que toma al hombre, como medida para todas las cosas, todo gira a su alrededor.” Debido a esto Latinoamérica ha sufrido el impacto de choque en diversas culturas y nuestra identidad. El influjo de los pueblos occidentales calo de tal forma que su impronta se convirtió en nuestro estatuto de vida, de la llegada del europeo, el latinoamericano ha mirado hacia occidente para encontrar sus modelos culturales, indudablemente la forma en que los géneros se relacionan entre sí también es parte de este acervo cultural.

En Nicaragua, por su parte la revolución sandinista contribuyó a cambiar algo las cosas Las mujeres sandinistas lograron en la revolución muchos cambios y avances legales, pero la agenda feminista de género no fue incorporada. Al terminar la revolución, en el año 90, muchas mujeres se organizaron en diversos colectivos. Desde entonces el movimiento de mujeres ha sido el movimiento social más fuerte y organizado en Nicaragua con respecto a este tema .

8

CAPÍTULO II: CARACTERÍSTICAS DEL HOMBRE Y DE LA MUJER SEGÚN LA SOCIEDAD MACHISTA

A. Características del Machismo

El deseo para dominar y controlar a la mujer

1.

"Yo mando," "yo llevo los pantalones," "Ella no hace nada sin mi permiso," etc.

3.

"siéntate allí," "no te muevas"

3.

Abusan de los textos bíblicos: por ejemplo los textos que tratan de la ropa modesta.

a.

Ustedes saben que yo soy muy cuidadoso en cuanto a la ropa modesta, más que muchos

de ustedes.

i. Los textos que tratan de la ropa modesta son para elevar a la mujer, para que sea vista como madura, santa, digna.

b. El machista se obsesiona para controlar a la mujer al hablar de ropa modesta:

c. ¿los mandamientos en cuanto al amor, la mansedumbre? ¡los pasa por alto!

El ver a la mujer como "objeto", o sea como una posesión personal, en vez de una persona que merece respeto.

1. Por tanto, los machistas tienen poca simpatía, poca compasión cuando su esposa está

enferma, Hablan de "mi mujer" con desprecio

2. Cuando la esposa está enferma, él no está preocupado por ella, sino, se enoja, "¿no vas a

poder preparar la comida?"

Hace prohibiciones que no tienen sentido.

1.

Ella dice, "Quiero ir a ver a mi madre." El dice, "¡NO! Te lo prohibo."

a.

¿Por qué? "No me gusta"

b.

Así controla

2.

Trata a la esposa como hija y no como esposa

a.

"Te prohibo" , "Pida mi permiso", etc.: Así se trata una niña, no su ayuda idonea.

El abuso verbal: insultos y humillación

1.

"gorda" , "fea" "boba," "estúpida," "no sabes nada."

2.

¿Por qué esta clase de abuso? Los machistas lo hacen porque en verdad se sienten

inferiores y quieren tumbar a la mujer para sentirse ellos superiores.

Un deseo para siempre ser servido y no servir nunca

1. "Traeme la comida," "traeme el cafe"

2. Historia de Kentucky: Un amigo mío no quiso preparar su sandwich aunque no estaba

haciendo nada, sino llamó a la esposa, muy atareada, para hacerlo.

3. El marido también debe servir a la esposa. Esto nunca hace el machista porque es egoista.

El celo irracional

1. Imagina que la esposa está mirando a otro: "Tu estás enamorada de aquel."

2. No confia en otros hombres:

3. Razones:

a. Muchas veces él machista es infiel, imagina que ella también lo es

b. No quiere que otro controle "su posesión."

La promiscuidad: El machista piensa poder tener otras mujeres. Son objectos para

él, no son personas.

El abuso físico: la golpea, la intimida

A fin de cuenta, puro egoísmo.

B. Roles Sexuales Las características masculinas y femeninas tienen que ver con muchos aspectos que nos distinguen del resto de los seres vivos como el comportamiento, los sentimientos, los valores,

9

las capacidades, las metas, los gustos, etc. Al nacer, a través de un proceso de socialización nos va enseñando el modelo de ser hombre o ser mujer que la sociedad espera de nosotros. La sociedad define comportamientos y responsabilidades diferentes para cada uno de los dos sexos, es decir, un rol o modelo determinado de ser hombre o mujer. Los roles sociales van siendo aprendidos por los niños y niñas desde pequeños, pues se presentan como la expectativa familiar y social. Es lo que se espera de ellos y ellas.

1. Hombre

Estos deben ser independientes, valientes, arriesgados, no sentir miedo ni llorar, enfrentar juegos rudos, saber ordenar y controlar a los demás, porque van a ser “jefes” del hogar, del trabajo y de la vida pública.

2. Mujer

Las niñas deben ser tranquilas, obedientes, responsables y desde pequeñas deben aprender a ser buenas madres y asumir las tareas del hogar ,por lo que se les anima a jugar muñecas y

trastecitos de cocina. C. Estereotipos del Hombre y de la Mujer Hombre

 

o

La hombría se demuestra por la fuerza física y los modelos rudos.

o

Los hombres son fuertes y no lloran, por lo que no deben expresar sus sentimientos ni su ternura.

o

El hombre está hecho para el placer, su sexualidad es incontrolable y debe llevar la iniciativa en las relaciones sexuales.

o

El hombre es el que manda, el que trabaja y garantiza el aporte económico del hogar.

o

El ámbito del hombre es LO PUBLICO, el trabajo fuera de casa.

o

El hombre es el más dado a la independencia y a la acción.

o

Los hombres tienen derecho hacer uso del alcohol, del tabaco que los hace ver “mas hombres”

Mujer

 

o

La feminidad se demuestra por la delicadeza, la dulzura y afecto.

o

La mujer es sentimental y débil, pues coloca sus afectos en primer lugar y se deja llevar por las emociones.

o

La mujer tiene menos necesidad sexual, debe ser pasiva en el plano de la sexualidad y esperar que el hombre tome la iniciativa.

o

La mujer se realiza al tener hijos, su destino es el matrimonio y la maternidad, sino lo logra es una persona frustrada.

o

El ámbito de la mujer es LO PRIVADO el hogar - el marido debe mantenerla.

o

La mujer es hacendosa, sumisa y debe responder por la crianza y cuidado del hogar.

o

La mujer no puede hacer vida social.

10

CAPITULO III: CAUSAS QUE PROVOCAN EL MACHISMO EN LA SOCIEDAD NICARAGÜENSE

El machismo ha sido un elemento de control social y explotación sexista en muchas culturas. Algunos factores que han contribuido a su supervivencia y continuidad son:

Leyes discriminatorias hacia la mujer.

o

Diferencia de tratamiento en el caso del adulterio: en algunas culturas, el adulterio, o el embarazo previo a la concertación del matrimonio son castigadas con la pena capital.

o

Necesidad del permiso del varón para realizar actividades económicas.

o

Negación del derecho a voto o de otros derechos civiles

Educación machista desde las escuelas o la propia familia, por el cual el proceso de enculturación trata de justificar y continuar el orden social existente. Eso incluye consideración de valores positivos la sumisión al marido, el matrimonio y la procreación como una forma preferente de autorrealización.

Discriminación en el ámbito religioso, en países de predominio musulmán, en determinadas ramas del cristianismo (como catolicismo), en los ortodoxos judíos, en el hinduismo, etc.

División sexista del trabajo, por el cual los hombres prefieren a otros hombres en puestos decisorios (originalmente la división sexista se fundamentó en la diferente capacidad física y muscular, en la que los hombres tenían ventaja comparativa. En cambio, en las modernas sociedades tecnológicas la fuerza física es irrelevante, siendo inmensamente más importante las capacidades intelectivas y las habilidades sociales, sin duda eso ha permitido la incorporación de muchas mujeres al trabajo asalariado). También se refiere a un pago de salario menor a las mujeres que a los hombres a cambio del mismo trabajo.

Los medios de comunicación y la publicidad sexista, al realzar ciertas conductas o modelos como siendo los más adecuados o típicos de las mujeres.

11

CAPITULO IV: “EL MACHISMO Y LA PSICOLOGÍA SOCIAL”

1. INTRODUCCIÓN

El machismo constituye un fenómeno multidimensional, en el cual se hayan imbricados tantos factores y de tan diversa índole, que siempre ha de ser pretencioso el plantearse siquiera la posibilidad de realizar el más somero análisis acerca de su naturaleza, la forma en que se ha erigido como un fenómeno transcultural, los mecanismos a través de los cuales se sostiene y perpetúa, las razones de su fundación, etc. por lo que de partida asumimos los límites de nuestro “análisis teórico explicativo”, en cuanto a que la explicación de un fenómeno con las características del machismo debe insertarse en un esfuerzo interdisciplinario que logre abarcar al menos en parte la complejidad que todo fenómeno social conlleva.

Nos embarcamos entonces en la realización de un trabajo de investigación teórica en el que debemos relacionar, por un lado, un fenómeno social plurideterminado que se evidencia como una realidad social enmarcada en una época histórica determinada y en un contexto sociocultural determinado, como es “el machismo”, y por el otro un constructo teórico pragmático proveniente del ámbito de la psicología social, disciplina que se instaura en la contingencia de la modernidad y que tiene a su haber una serie de elaboraciones discursivas o construcciones lingüísticas operativas destinadas al desarrollo de herramientas para la investigación científica de las actividades del individuo influido por otros individuos, “la psicología social se puede definir como el estudio científico de las actividades del individuo influido por otros individuos”(Klinneberg,O. 1986). El constructo teórico al que hacemos referencia es el de “Actitud”, que en breves palabras lo podemos definir de la siguiente manera; “Una actitud se considera como una asociación entre un objeto dado y una evaluación dada”(Morales, F. Y colls, 1994)

Con respecto a la multidimensionalidad del fenómeno del machismo ya hablamos de su complejidad para el abordaje teórico. Con respecto a que la psicología social se inscriba única y exclusivamente en el plano de la modernidad, implica el hecho de estar analizando un fenómeno que ha trascendido los límites epocales de tiempo, lo que no significa que ha permanecido indemne al paso del tiempo, pues es de perogrullo decir que las distintas épocas han modulado las expresiones de nuestras necesidades y nuestras pautas culturales, pero que sí significa el reconocimiento del fenómeno del machismo desde muy temprano en las historia de la humanidad (desde la aparición de la división social del trabajo). Por lo que, realizar un análisis desde la psicología social, operativizando uno de sus conceptos teóricos es abordar la problemática desde un prisma modernista cientificista que no puede otorgar una visión más corporalizada del fenómeno, por tanto teniendo claro nuestro paraguas paradigmático, ya estamos en condiciones de desarrollar nuestro ensayo/investigación.

2. DESARROLLO

Toda sociedad o cultura debe, para dar garantías a su supervivencia, modular la expresión de sus necesidades adaptándose a las condiciones históricas y ambientales que están en continua relación con sus miembros, relación que es más que bidireccional, multidireccional, dado que no sólo se condicionan mutuamente, sino más bien, producen una concatenación de efectos en el plano simbólico, medioambiental, genético, evolutivo, etc.

12

Una de las necesidades a las que hacemos referencia antes, está relacionada con las relaciones de género al interior de una cultura, para entender esto es necesario remontarse a mucho tiempo atrás. En las sociedades que basaban su economía en la caza, sociedades tribales, se produjo por primera vez la división de las tareas entre hombres y mujeres. Los hombres tenían la misión de encontrar el alimento para el hogar, este alimento por lo general consistía en feroces animales que debían cazarse en grupos, y a la mujer le correspondía el cuidado de la progenie y el hogar. El motivo, más que un impedimento en el plano de las habilidades (antes de esto las mujeres cazaban la comida con los hombres), la división social del trabajo deviene con el establecimiento o asentamiento humano, tenía que ver con diferencia anatómicas que hacían de la mujer una mejor cuidadora de sus pequeños, principalmente por la posibilidad de amamantarlos.

Posteriormente, comienza a ser atribuido al trabajo masculino, una preponderancia excesiva en desmedro de las actividades de las mujeres, quienes son vistas en un papel más pasivo y que no guarda relación cercana al modelo icónico religioso del imaginario colectivo de los hombres de aquella época (los dioses, poderosos guerreros debían ser la imagen y semejanza de los fieros y diestros cazadores).Entonces es en este primer momento en que comienzan a instaurarse las pautas diferenciadas de los diferentes sexos, adquiriendo un carácter jerárquico, que no responde más que a una expresión cultural que se ha perpetuado bajo la forma de un “Patriarcado” en las diferentes épocas históricas y que se ha visto reforzada por prácticas religiosas, intereses económicos, ambiciones de poder, y quien sabe que otras cosas más.

Ahora sabemos que los roles de género son construcciones culturales acerca de las pautas que las personas deben explicitar como miembros de una cultura determinada según sea su sexo, “cuando hablamos de género nos referimos a las características de la mujer o de el hombre que son determinadas socialmente, estas características o roles que se les asigna a cada género, son un conjunto de reglas y normas, aprendidas, reforzadas y sancionadas dentro de la sociedad, de la cual el hombre y la mujer forman parte”

Nos referiremos ahora a la forma en que son socializados los roles en nuestras sociedades (“occidentales”). Latinoamérica ha sufrido el impacto del choque entre diversas culturas, y nuestra identidad, tan problemática para muchos investigadores se encuentra diseminado en ese torbellino de razas, en este multiverso de nociones acerca del mundo. El influjo de los pueblos occidentales calo de tal forma que su impronta se convirtió en nuestro estatuto de vida, desde la llegada del Europeo, el latinoamericano ha mirado hacia occidente para encontrar sus modelos culturales, sociales, económicos, etc. indudablemente la forma en que los géneros se relacionan entre sí también es parte de este acervo cultural.

En los antiguos pueblos de occidente (Grecia, Roma)las relaciones sociales en la familia proyectaban a la mujer a un segundo plano, todo su sistema giraba en torno a la concepción Machista del pueblo, y si bien incluían a las mujeres dentro de su sistema panteísta, los dioses femeninos encarnaban principalmente la corrupción y la maldad. La asimetría de género se instauraba desde el plano simbólico, lo cual definía el “todo conocido”. Con la llegada del cristianismo se producen nuevos cambios en la concepción de autoridad del hombre, cuyo poder ahora era divinamente legítimo al interior de la familia.

“Nuestra sociedad, como muchas otras sociedades, tiene la característica de ser androcéntrica, esto quiere decir que toma al hombre, como medida para todas las cosas, como prototipo del ser humano y todas las instituciones creadas socialmente, responden a las necesidades del varón, es decir, todo gira a su alrededor”

13

De lo citado anteriormente descubrimos que la socialización con respecto a la asignación de

roles de género ha constituido la historia de legitimación de un género por sobre el otro, y junto con ello un orden social instaurado artificialmente sobre la base de supuestos mitológicos (hombre superior), y que hoy en día se encuentra “manifiestamente oculto” como el aire que respiramos. Hoy en día el machismo es un lenguaje, una concepción tan arraigada en nuestra psique que cuesta descubrir el velo que envuelve sus mecanismos, el machismo está presente en todos los aspectos de nuestra interacción tanto de hombres con mujeres, hombres con hombres, mujeres con mujeres. Todas nuestras definiciones son androcéntricas, inclusive las que utilizan las mujeres para definirse a sí mismas. Un ejemplo de la extremización de este fenómeno lo constituye la siguiente reflexión; sabemos que el feminismo vendría a ser algo así como la antítesis de machismo, pero su naturaleza, su presencia sólo puede entenderse bajo

la presencia del machismo, o sea el feminismo encuentra su posibilidad de ser en la lucha

contra aquello que no lo valida, el feminismo encuentra su sentido y su razón de ser en el objeto

de su negación, por ello su presencia no hace más que afirmar la condición de existencia del machismo, un ejemplo práctico lo obtenemos reflexionando acerca de lo siguiente: el feminismo ha logrado, entre otras cosas la mayor participación de la mujer en las decisiones de la sociedad, ha ingresado masivamente al campo laboral, ha ingresado al marco de la competitividad de género y muchas veces, sino la mayoría ha salido victoriosa, sin embargo postulamos que estos triunfos son triunfos del modelo machista de sociedad para la cual el feminismo viene a ser funcional, o sea la mujer al participar (lo cual es algo muy valioso) perpetua el modelo machista imperante, al permitir regirse bajo el alero de un mundo definido desde el prisma de la masculinidad dominante.

El machismo, entonces vendría a ser una construcción cultural, basada en la historia de la evolución de la socialización de los roles de género, en esencia es un modo particular de concebir el rol masculino basado en el mito de la superioridad de los hombres por sobre las mujeres y en la autoridad que “por derecho propio” tiene sobre ellas.

En estos momentos nos vemos ante la necesidad de definir un constructo teórico que de cuenta en alguna medida de cual es la dimensión psicológica del Machismo, asumiendo que, si bien este fenómeno encuentra su origen en la evolución de las formas culturales, es en el grado último (pero no menos relevante) de su expresión, un fenómeno individual de actualización de pautas culturales. El concepto que decidimos operativizar para este análisis es el de las “actitudes”, y tal como quedo definido en la introducción, constituye una asociación entre un objeto dado y una evaluación dada. Lo cierto es que, es difícil entender un concepto con tan poca información, pero la simpleza de esta definición nos permite trabajar con este concepto de manera más eficiente (simplicidad pragmática). Sabemos además que las actitudes están constituidas por tres componentes: un componente cognitivo que se relaciona con creencias, percepciones acerca del objeto de la actitud. Un componente afectivo relacionado con el valor positivo o negativo que le asignamos a ese objeto, y por último un componentes conativo conductual que se expresa en conductas de hostilidad u apoyo con respecto al objeto de la actitud.(Morales, F. 1994)

A modo de ejemplo, supongamos que alguien tiene una actitud negativa frente a los autos

Japoneses, la actitud aquí consiste en asociar al auto Japonés con la valoración que ese sujeto

le da, en este caso negativa. Entonces el componente cognitivo está presente porque el sujeto

ve el auto Japonés y dice “creo que ese es un auto de mala calidad”, el componente afectivo se daría por ejemplo si el sujeto pensara “a mi me gusta mucho más mi auto Inglés”, y por

último, el componente conductual “yo no me voy a comprar un auto Japonés”. El ejemplo es un tanto rebuscado, pero nos permite figurarnos de manera más explicativa la forma en que opera

la actitud, luego esto aplicado al fenómeno del Machismo es algo de mucho mayor complejidad.

14

Para relacionar lo que hemos hablado hasta ahora con respecto a las actitudes, y con respecto al machismo, vamos a citar ciertos fragmentos de una conversación que mantuvimos con el profesor Max Eytel (profesor de psicología Social en la Universidad de la Frontera y en la universidad Diego Portales )

La verdad es que yo no te autorizo para que me citen por que me voy a mandar un volón (risas); yo me atrevería a decir que el machismo consiste en una “actitud” que tiene el hombre frente a la mujer, en el que hace una asociación entre el objeto mujer y el grado de valoración que le da, pero resulta, fijate que esta es la volada que me voy a pegar ahora, que el Machismo no es una actitud solo frente a la mujer, sino que es frente a toda una serie de actividades o funciones que se supone que tiene la mujer, entonces eso si lo miramos desde el punto de vista de la teoría del aprendizaje, podría ser perfectamente una sobregeneralización.

Esta idea es bastante interesante porque nos permite entender de qué manera una “actitud”, que como dijimos es la asociación entre un objeto dado y una evaluación dada, se convierte en un “estereotipo”, que es un conjunto de ideas que se mantiene acerca de un grupo determinado. Esta sobregeneralización desborda el terreno del objeto concreto para diseminarse a la categoría genérica de elementos de la cual ese elemento en particular (objeto de la actitud)forma parte, así las actividades que desempeñan las mujeres son etiquetadas como actividades de menor status social, y asignadas a la categoría de las mujeres en general.

La sobregeneralización es un proceso que da cuenta de la dinámica de nuestros procesos cognitivos orientados a nuestra adaptación, sin embargo el curso de esta dinámica psicológica unido a la historia de nuestras pautas culturales de asignación de roles, constituyó, y aún constituye un escenario muy hostil para la mujer.

Las actitudes cumplen múltiples funciones, es una herramienta cognitiva que nos permite aprender selectivamente aquello que nos sea significativo, en este caso la actitud actuaría como un “esquema bipolar”, entendiéndose por este “que las actitudes contienen conocimientos relativos a puntos de vista con los que se está muy de acuerdo, o muy en desacuerdo, facilita el aprendizaje y recuerdo de la información que se adecúa a cualquiera de estos dos puntos de vista”.(Morales F. 1994)

En este sentido las actitudes adquieren un gran valor adaptativo, ligado a la supervivencia, al constituir un marco cognoscitivo organizativo o esquema, permite orientar nuestra acción de manera efectiva disminuyendo el gasto energético, y el tiempo invertido, la actitud además actúa como Heurístico, siendo una herramienta operativa que permite resolver problemas de manera sencilla recurriendo a nuestras evaluaciones almacenadas.

A modo de resumen, ahora sabemos que el Machismo, puede constituir una “actitud” que tiene como objeto, más que la mujer, lo femenino, o sea todo el entorno simbólico que rodea la figura de la mujer en nuestra sociedad, el contenido de esta actitud está basado en el mito de la superioridad masculina, por lo que se puede argüir que es explícitamente negativo hacia las posibilidades de desarrollo espiritual de la mujer, y paradójicamente del hombre, que se constituye en un temprana víctima de sus formas institucionalizadas, que orientan la formación de los varones a la supresión de la expresión de la emocionalidad y la sensibilidad a causa de una homofobia por parte de los padres. Este último elemento es muy importante dado que permite la visión de la diversidad de elementos a la base del Machismo, siendo la homofobia un factor no muy reconocido, y para completar es necesario agregar que no se ha encontrado una relación directa entre la crianza con una conducta de pasividad y la posterior homosexualidad, y además las historias de la milicia confirman que el aspecto de macho no es suficiente para negarse a la posibilidad de encontrar una pareja homosexual.

15

Las actitudes son aprendidas, el aprendizaje se lleva a cabo en un contexto histórico y socio- culturales que imprime su sello en nuestra individualidad, las actitudes pueden cambiar, no son estáticas, pero en el caso del machismo el cambio esperado debe pasar por la ruptura de macroestructuras de paradigma que incluso hoy en día permanecen encubiertas.

CONCLUSIÓN

Hemos mirado a nuestro alrededor, sí lo hemos hecho, hemos descubierto que en nuestra melindrosa cotidianeidad, hay fantasmas que siguen haciendo mella en nuestra sociedad se vive hoy, según dicen, una ruptura de paradigmas, una crisis de los pilares que sustentarían a la Modernidad, ese viejo monstruo desprestigiado que agotado ya sólo desea prestarse para el estudio.

Hemos mirado en torno nuestro, nuestros padres, nuestras madres, hemos intuido el peligro de los hábitos, de las palabras habituales, de esas que parecen tan inocuas y que sin embargo llevan la semilla de la dominación masculina hacia su perpetuidad.

Hemos asistido en esta época a la inclusión de la mujer en el propio juego de su dominación y nos entristece, sin embargo, creemos que hay esperanza, sólo por medio de la conciencia de todas las formas de dominación, no tan sólo el Machismo, sino a todo abuso cometido en el contexto de la desigualdad de posiciones, podremos estar premunidos para poder atacarlos, es necesario dar vuelta el mundo, descubrir velos, gritar los más fuerte que se pueda, y con todas las voces que se pueda. Este trabajo es una forma de gritar, esta investigación acerca del papel de las actitudes en el fenómeno del Machismo es un pequeño paso hacia su desenmascaramiento. Pero sabemos que hemos dejado muchas cosas en el tintero, la psicología social nos dio una herramienta teórica adecuada, según creemos, pero temas como, las condiciones socioeconómicas y su relación con el machismo, el machismo como medida compensatoria de las clases sociales desprotegídas para aliviar la frustración, Machismo y alcohol, no pueden ser abordadas tan fácilmente por medio de un aparato discursivo, volvemos al principio, la mirada múltiple, interdisciplinar puede ser más útil, puede brindar más que sólo inquietud al respecto, la investigación en este plano debe estar orientada a producir un cambio, no a permanecer neutral frente al tema. Por ahora sólo tenemos las herramientas de la ciencia para abordar seriamente el estudio de este fenómeno, una ciencia que desde sus inicios se ha definido bajo el prisma de la masculinidad, en la medida en que esto no cambie, nuestra voz seguirá siendo el eco del discurso patriarcal, y esa será nuestra burla y nuestro destino.

16

CAPITULO V:

EL MACHISMO EN LOS DIFERENTES ÁMBITOS DE LA SOCIEDAD NICARAGÜENSE

A. EN LA RELIGIÓN Y VIDA ESPIRITUAL

La religión fomenta el nivel espiritual en las relaciones humanas, no cabe duda de que está lejos de ser una causa del machismo ha sido un instrumento para imitarlo. “En la concepción machista, derivada de la cristiana, el hombre es un don, un regalo; formado a imagen de Dios, nace para ser servido, pues si bien ha de trabajar, a él le corresponden los trabajos dignos y enaltecedores. La mujer es su contrapartida.

Concebida como una carga, su vocación es servir y, en efecto, se le reservan las pequeñas tareas domésticas”. “La debilidad que la concepción machista la atribuye a la mujer, no se refiere a su capacidad física para levantar pesos o “correr la milla”, sino también a una concepción Psíquica.

La mujer al ser débil es, por consiguiente, inferior, incapaz, desde Eva, de resistir a la tentación, por tanto, peligrosa, tentadora ella misma”

Es verdad, que al mismo tiempo que la religión potencia la superación de la “ley del mas fuerte” lo hace también en categoría que son deudoras en parte del contexto cultural circundante. Por eso es normal y explicable, ya que la religión no es sino la revelación invertida en categoría humana las cuales no pueden dejar de estar influenciada por el contexto social del momento.

Un ejemplo en el manifiesto al que nos referimos lo tenemos presente en la bibliaen: I de corintios 11,3-7 como afirmación de que la mujer debe callar y taparse la cabeza. Aunque en Marcos encontramos la exigencia de una fidelidad matrimonial, al mismo nivel, al hombre y a la mujer (10 11-12).

Sobre la relación de la Biblia con el machismo:

-La Biblia no contiene normas a favor o en contra de cualquier forma de machismo.

-En la Biblia se condena la discriminación de la mujer, especialmente en los textos en los que se expresa la voluntad del Dios

B. En la Mujer

Anteriormente hablamos de los roles sexuales, de ellos planteamos que estos hacen que la mujer actúe dentro de un sistema machista.

La mujer machista es aquella que tiende a sacrificar su individualidad, su identidad, sus creencias, su trabajo, sus amigos y, a veces, hasta su salud cuando está en pareja

"En principio, no existe 'sociedad machista´ sin complicidad de la mujer"

17

Feministas o moderadas, las mujeres suelen repetir los mismos modelos y actitudes que critican y cuestionan de los varones. Hasta las mujeres más "progres y liberadas" encierran una semilla de machismo en su interior. Ya sea porque malcrían a sus hijos varones y les inculcan las tareas domésticas a sus hijas, se someten en mayor o menor medida a sus parejas, utilizan expresiones típicas de los hombres, discriminan o desconfían hasta cierto punto de las colegas mujeres.

Características de la mujer machista.

1. Desatiende sus propios intereses (estudios, trabajo, etc.) para ayudar o estar más disponible

para su pareja.

2. Tiende a desvalorizar las propias opiniones, creencias y conocimientos personales cuando

éstos difieren de los del varón (ya sea su pareja o jefe).

3. Deja de lado a los amigos o familiares si él los desaprueba.

4. Acepta sentirse tratada como "loca o desubicada" por su pareja. Y aún así la justifica.

5. Queda emocionalmente ligada con un ex marido y cree que jamás podrá volver a enamorarse.

6. Está disconforme con su pareja, pero siente que tiene la culpa de que la relación no funcione.

Si las cosas andan mal es porque ella no es lo suficientemente capaz de lograr que él la ame.

7. No sabe ni puede poner límites a las conductas masculinas que le desagradan. No sabe

decir que no.

8. Idealiza al hombre y después se enoja cuando él no cumple con sus expectativas.

9. Cambia de opinión y deja de lado sus creencias para conformarlo y no ser cuestionada.

10. Miente solamente para retenerlo o complacerlo a él.

Algunas frases o comentarios de mujeres machistas inconsciente o conscientemente son:

-Hija, limpiá la mesa así puede estudiar tu hermano

-No, hoy no puedo ir al cine. Es una pena, pero se me complica. Esta es la única noche que el Flaco no sale con sus amigos

-Yo jamás me atendería con una ginecóloga. No sé por qué, pero las médicas no me transmiten seguridad

-Ojalá consiga novio. Está insoportable.}

18

C.

En la Educación

Desde las escuelas y la propia familia, por el cual el proceso de enculturación trata de justificar y continuar el orden social existente. Eso incluye consideración de valores positivos la sumisión al marido, el matrimonio y la procreación como una forma preferente de autorrealización.

Hasta los movimientos femeninos de este siglo muchas de la mejores escuelas universitarias y profesionales no admitían mujeres como por ejemplo: En Nicaragua pocos años atrás existían centros educativos en los cuales solo se limitaban a admitir o solo mujeres o solo varones, es decir había una división de géneros aunque no significa que específicamente eran machista porque no había exclusión de géneros solo separación.

En lo que respecta al sistema educativo en nuestra sociedad criterio la doctrina machista no se ha erradicado por el lamentable sistema que se tiene y por la religión. La educación primaria y secundaria, debería contemplar una asignatura que contemple esencialmente el tema de los derechos humanos, para contribuir a través de una educación integral, con la formación de estudiantes con una actitud humanística; es menester unirnos al correcto derrotero de la educación constructivista-humanista; sea ésta una posibilidad de trocar esta situación.

Hasta los textos de estudios, de Moral, Cívica y Urbanidad, encargados de transmitir valores fundamentales para la formación de los estudiantes, en varios de sus capítulos, parecen libros de educación católica. Esta situación se debería estudiar desde la perspectiva que la educación

es laica. No obstante, no sólo la religión católica es la que obsta la desaparición del machismo, este problema social que no permite superación intelectual y mantiene la mente atrofiada a las personas. En la mayoría de las religiones encontramos un cuerpo doctrinal que intenta legitimar

el patriarcado

amoroso, redentor.

parece que hace falta mostrar a Jesucristo: cariñoso, libertador de las mujeres,

D. En el Trabajo

Los hombres sexistas ganan más dinero al cabo del año.

El modelo tradicional (el hombre trabajando y la mujer en casa) es más rentable que el de un varón colaborador y partidario de la igualdad.

El resultado es que tienen posiciones más conservadoras les fue mejor (al menos, económicamente). También las mujeres con ideas tradicionales salían beneficiadas, aunque mucho menos: las machistas ganaban al final más al año.

Remontando todo lo dicho de los roles de hombres y mujeres a nuestra sociedad aunque parezca horrorifico y exagerado ,es una realidad la pesadilla domestica que miles de mujeres nicaragüenses experimentan y aguantan a diario por los mecanismos de control y dominio que dependen del ejercicio de la violencia en todas sus dimensiones :física ,emocional etc.Por la figura expuesta de que el hombre sale de casa y la mujer solo puede trabajar en los labores del hogar después de todo ese es el ámbito en que mejor se desenvuelve según este mundo androcéntrico la mujer cuyos trabajos tienen signados solo son los del hogar aunque luego de

19

algunos siglos esto ha ido cambiando y mujeres nicaragüenses pueden trabajar en otras ocupaciones aunque esta problemática no se ha logrado erradicar totalmente.

En el encuentro de masculinidad realizado en Managua en 1994 Se considera el trabajo de masculinidad entre hombres como un elemento que debe y que puede contribuir a la lucha de las mujeres por la equidad en todos los ámbitos de la vida privada y pública. Además, se reconoce que el mismo sistema sexo/género con dominación masculina perjudica también a los hombres, de forma distinto por lo tanto se busca mejorar la calidad de vida de ambos lo cual solo se logra con el trabajo.

E. En el Deporte

Según los estereotipos tradicionales ligados a la feminidad como la pasividad y la sumisión, junto a unas diferencias biológicas mal interpretadas siguen limitando la actividad físico- deportiva de las mujeres. Ellas practican menos deportes y con menos frecuencia que los hombres, inclinándose además por la natación, el tenis y la gimnasia, como prácticas que no contradicen el modelo femenino tradicional.

En el pasado, a las mujeres se les prohibía practicar deporte. Es más, no debían ni siquiera hablar de ese tema. El deporte era una actividad reservada para varones, por cuanto no era un tema "doméstico", y la mujer debía atender sólo temas domésticos, o sea de la casa. Con el tiempo, gracias a las revoluciones feministas y la apertura del mercado laboral a las mujeres, empiezan a practicar actividades deportivas. Como es obvio, surgieron los deportes "masculinos" y "femeninos", además de que otros se adaptaron para recibir a las nuevas practicantes. Aunque es correcto que haya categorías distintas para el hombre y la mujer. Puede parecer una separación machista, pero no es machismo sino justo realismo: tienen diferente capacidad atlética y por tanto los vestuarios deben estar separados.

El creer que los deportes solo era ámbito en el cual solo se podían desenvolver los hombres es influido por una educación

Que los padres daban a sus hijos desde pequeños se les obligaba a que les gustaba el futbol .En Nicaragua los niños son llevados por sus padres a estadios de baseball e incluso se les da de obsequio que incluyen una pelota de futbol u otra. Si al niño no le gusta el deporte se les tacha de gay o de que les gusta jugar al otro lado situación que era bastante grave durante el siglo xx

En una cultura como la nuestra, donde la mediocridad de pensamiento es una forma de vida, donde el machismo es una tarjeta de presentación y donde no puede ser aceptada aún como un ser por igual a todos los hombres, pensando que aún son muy frágiles para todo, poniéndoles obstáculos como el de ser madre y decirles ¿tú una deportista no puede ser si eres casada? Y el esposo machista comentando, eso déjaselos a las solteras, atiende a tus hijos, haz tu labor en el hogar, etc.

20

F. En la Política

Desde los espacios políticos e intelectuales se debiera hacer un análisis de esa enfermedad grave que afecta a la clase política nicaragüense, a la Iglesia y a toda la sociedad.

También a las razones por las cuales Nicaragua sigue paralizada dentro de una cultura social

y política que no corresponde ni a la necesidad interna, ni a la necesidad de una juventud que va a tener que insertare en el mundo.

En la política, donde la mujer ha logrado las mayores cotas de igualdad, también se respira machismo. Tras mucho esfuerzo, las mujeres han logrado ser ministras, vicepresidentas, secretarias de Estado, presidentas de autonomías, alcaldesas. Puestos ocupados por derecho

y por valía. Sin embargo, sentarse en el escaño de diputada o llevar la cartera ministerial no

significa liberarse del estigma de una parte de la sociedad, que continúa viendo a la política primero como mujer y después como profesional. Que analiza su físico, su ropa y su vida privada.

En Nicaragua solo hemos tenido como presidenta a violeta barrios de chamorro (periodista) postulada en 1989 llevando a la paz a Nicaragua y logrando democracia papel que no solo el hombre puede desempeñar también una mujer es decir, esta puede ser partícipe de ámbito política y llevarlo a cabo de la mejor manera posible.

G. En la Cultura

La cultura no debe ser vista como al apropiable, sino como una producción colectiva de un universo de significados que son transmitidos a través de generaciones. La cultura incluye como tal costumbre, práctica, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, religión, rituales, normas de comportamiento y sistema de creencias.

La cultura del ser humano es la capacidad de reflexionar sobre sí mismo, es ella la que hace de nosotros seres específicamente humano, racionales, críticos y éticamente comprometidos Atreves de ella discernimos los valores y efectuamos opciones y expresamos la toma de conciencia de sí mismo.

En nuestra sociedad la visión machista no esta tan desprestigiada como creemos. Se manifiesta

a cada rato y por todos lados. Incluso las clases sociales que se oponen a la doctrina machista

promueven lo contrario y es que la discriminación sexual no es algo teórico. Decir que se está en contra de ella no basta, solo suena bien, moderno y liberal

Se ha criticado que los pueblos latinoamericanos poseen como elemento de su cultura el machismo, si bien es cierto, no es solo de los pueblos Latinoamericanos, el machismo surgió en los pueblos primitivos en la etapa de barbarie.

Aunque la causa estructural del machismo sea el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad, pero este fenómeno se desarrolla y se consolidad como elemento cultural a partir de otros aspectos como el componente religioso. Se origina en la deformación del modelo familiar

21

cristiano; en el caso de América Latina en la conjunción de esa deformación potenciada por la brutalidad de los colonizadores españoles y portugueses.

G. En la Familia

El machismo es lo que destruye a la familia “no es por las mujeres ni por el feminismo” que en

Nicaragua se considera a la familia el sitio más inseguro para la vida de las mujeres y la niñez.

La cultura machista con su acervo de creencia que justifica la dominación y la desigualdad humana ,la que está destruyendo tanto a los hombres como a las mujeres, hundiendo a la familia en una escalada de violencia y causando los mayores sufrimientos individuales y colectivos que se conocen en un ámbito considerado como hogar dulce hogar.

Es la cultura machista lo que está destruyendo al hombre, a la mujer y a la familia, lo cual se aprecia claramente en el hecho del que el cuarenta por ciento de los hogares en Nicaragua son sostenidos por madres solas ,abandonas por hombres que practican de acuerdo a los roles tradicionales una frecuente promiscuidad sexual .

Muchas veces oímos de que “padres machistas, hijos machistas” y esto es verdad pero si no hay alguien sobre quien ejercer ese poder machista no existiría El Machismo y es aquí donde la madre juega un papel muy importante. Ella complementa esta educación y con ejemplos también ensena a sus hijos e hijas a ser un machista: la violencia doméstica, el maltrato infantil, el chantaje, las agresiones verbales, físicas, morales y sexuales son patologías de personas adultas que han sido instauradas desde la niñez y que las continúan en sus propios hijos creando y criando así nuevos seres en la mentalidad machista, en la que fueron criados aquellos.

H. En la Moda

La moda femenina ha sido paradójicamente uno de los nichos de funcionamiento del Machismo encubierto.

Los tacones altos, el maquillaje, los esfuerzos por mantener figuras esbeltas, los sostenes, etc. No hacen sino afirmar que tácitamente la mujer debe resultar “atractiva a su contraparte masculina .Esta actitud ha ido cambiando un tanto con el tiempo disminuyendo estas tendencias .El giro de la moda ha sido tal en su inicios del siglo XXI ,en algunos países los hombres se preocupan por su estética de su cuerpo .

22

CAPITULO VI: LA DEPRESION

La depresión es una enfermedad mental que consiste en un trastorno del estado de ánimo. Su síntoma habitual es un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente. Hay indicios que apuntan a que se trate, también, de un trastorno cerebral, y que la principal zona del cerebro responsable del mismo se halle en una diminuta región de la corteza pre frontal, el área.

Un gran porcentaje de mujeres sufre de depresión por la violencia psicológica y física que puede recibir por parte de los hombres y con esto no solamente abarca a sus parejas o familiares sino todas las personas con las que se rodea a diario porque tal como están expuestas algunas frases machistas estas se aplican en nuestro diario vivir ya sea en nuestro trabajo, casa, colegio.

La depresión en si es un proceso del cual se podría decir “normal” ya que estudios realizados demuestran que la mayoría de las mujeres sufre algún cuadro depresivo en su vida la cual aparece alrededor de los 13 años y desaparece a los 45 lo cual afecta a toda la familia sin importar la edad de la mujer pero esto se manifiesta de una forma mucho más terrible cuando estas mujeres ya han conformado su propia familia.

En una entrevista realizada a Daniela S. de 25 años ella contaba que aún siente el cambio que sufrió cuando su madre comenzó a manifestar los primeros síntomas de la depresión. Pasó de ser una madre activa que cuidaba a sus hijos (Daniela, Juan Manuel y Francisco en menor) y se esforzaba por veros sonreír a una madre triste y sin ánimo que dejaba a sus hijos prácticamente solos e incluso le confeso a su hija mayor (Daniela) que ya simplemente sentía que ni siquiera sus hijos le importaban demasiado “a mi mamá se le derrumbó el mundo”.

Esta es la frase que define el fenómeno que se produce en una familia cuando una madre sufre depresión, se derrumba no solo su mundo, sino también el de sus hijos.

Algunas de las razones son explicadas por especialistas Una de las más importantes es que bajo la tutela de la madre está la base de la educación sentimental de los hijos, la responsable de construir un vínculo, además es porque en muchas familias es ella la que cría día a día a sus hijos, la que se preocupa de sus necesidades y la encargada de poner orden y los límites.” En el caso de las madres depresivas, ellas muestran conductas que se pueden llamar “displicentes” que las madres no depresivas no las tienen, lo cual genera un impacto negativo en el desarrollo de sus hijos, creciendo y madurando con desesperanza.”, lo que se desenvuelve en una inseguridad permanente de los hijos la cual si no es tratada a tiempo se convierte en una depresión. Por otra parte cuando una madre se recupera antes de que termine el proceso de crecimiento de los hijos busca recomponer el abandono, “entonces viene el polo contrario a la displicencia: la sobre protección y el sobre control de los hijos”.

23

CAPITULO VIII: LA MUJER COMO SIMBOLO SEXUAL

La mujer es delicada, sutil y bella de alguna u otra manera, eso todos lo saben, tanto así que los medios de comunicación han llegado a tal punto que se ha materializado la imagen femenina, siendo las mujeres una entretención para los hombres, despersonalizada, sin identidad propia, solo pone su cuerpo y belleza al servicio y satisfacción de los varones, no es persona, sino adorno. La imagen de la mujer aparece en la publicidad en una mayor proporción que la del varón, sobre todo si el anuncio tiene un contenido sexual. Esta forma de utilizar la figura femenina es una forma de violencia simbólica

Pero, ¿por qué? Principalmente porque atrae la mirada del espectador varón para traspasar posteriormente su atención al verdadero objeto, objeto del anuncio, la marca o producto publicitado. Generalmente suele ser una mujer joven y bella, de proporciones exuberantes que bien aparece desnuda o escasamente vestida. La mujer es sólo un cuerpo, una pieza objeto del deseo del hombre.

Podemos hablar de dos tipos de modelos:

• La mujer como objeto decorativo: la mujer es un adorno, un elemento más que forma parte

del producto anunciado. El hombre, además de adquirir el producto se lleva en todo el "pack"

al producto anunciado y a la mujer que lo anuncia.

• La mujer escaparate: la mujer sirve como vehículo para simbolizar el éxito masculino. Para el

hombre la mujer será como un trofeo. Según la tradición machista de nuestra sociedad, cualquier hombre que se precie ha de llevar al lado a una mujer de gran estilo, belleza, signo externo de su superioridad. Así, la mujer, se convierte en otra más de las posesiones que el hombre ha de tener para significar su posición social. El estereotipo de "mujer escaparate" es una fórmula utilizada por la publicidad para publicitar marcas o productos destinados al consumo de los hombres, como jabones masculinos, máquinas de afeitar, etc.

En resumen, podemos decir que actualmente se esta divulgando, sobre todo a través de los medios de comunicación, es una imagen errónea y denigrante de lo que realmente es una mujer, es decir, un ser humano completo, pensante y digno de respetar, y se ve de una manera erótica con cuerpo perfecto, ni siquiera saludable, ya que en muchos casos para conseguirlos se recurre a cirugías plásticas que atentan con lo natural.

24

CAPITULO IX: “CONSECUENCIAS DEL MACHISMO

Consecuencias principales:

i. Esto provoca a largo plazo consecuencias como:

- El impedimento del desarrollo natural y pleno de la personalidad de la mujer. Por ende impide el desarrollo como pareja.

- En el ámbito laboral las disposiciones vocacionales (la opción de elegir un trabajo) se hallan frenadas para la mujer.

- Cuando una mujer accede al estudio ó a un mejor puesto laboral, lo hace en condiciones dificultosas, económica y psicológicamente hablando, por los prejuicios machistas de quienes la rodean.

- Una mujer limitada por el machismo, produce menos en cantidad y calidad, y por ende perjudica a la nación. (Ello grafica que el machismo puede afectar al desarrollo de un país)

- El machismo puede ser causa de divorcio.

- Y también como su consecuencia más fatal; el femicidio.

25