Sie sind auf Seite 1von 8

SARTRE, Jean Paul

Les mains sales

Gallimard, París 1979.

1. Introducción

Las manos sucias (Les mains sales), drama en siete cuadros, fue estrenado en 1948, época en la
que Sartre se mantenía aún muy ligado al Partido comunista. La obra fue acogida críticamente por parte
de los sectores comunistas (entonces estalinistas) y puede decirse que marca el punto de inflexión en el
estalinismo de Sartre. No es que la obra sea una crítica anticomunista; al contrario. Está en perfecta
coherencia con el existencialismo ya bosquejado en La náusea y en El ser y la nada, e incluso con la
postura de la Crítica de la razón dialéctica, mucho más tardía. Como se verá más adelante, el
existencialismo ateo de Sartre (el hombre como “pasión inútil”, el estar “condenado a la libertad”) tiene
siempre necesidad de un activismo amoral.

2. Argumento

El drama es sencillo y lineal. Hugo Barine, un joven intelectual, de familia aristócrata, acaba de salir
de la cárcel. Dos años antes fue condenado por asesinar a Hoederer, líder del partido comunista,
aunque quedan dudas si se trató de un crimen político o pasional. Saliendo de la cárcel, Hugo va a casa
de Olga, también militante del partido comunista, y su antigua amante. Llega Louis, actual líder del
partido (o uno de sus jefes) con la intención de liquidar a Hugo, porque sabe demasiado. Olga pide una
tregua, hasta media noche, para ver si Hugo es o no es recuperable para el Partido. Louis acepta. Olga
pide a Hugo que le cuente de nuevo toda la historia. Termina así el primer cuadro. Los cinco siguientes
cuentan la historia sucedida en 1943. El séptimo y último recupera el hilo donde se había quedado al
final del primero. Año 1943. Estamos en un país imaginario de Europa del este. En la guerra, el rey ha
tomado partido a favor de Alemania; después, viendo mal la suerte alemana, el Regente, junto con el
jefe del partido conservador, intentan un acercamiento a los comunistas. Hugo, que se ha hecho
comunista por idealismo, trabaja en la redacción de un periódico comunista. En esa sede tiene lugar
una votación de lo que puede ser el comité político del Partido, para decidir sobre una propuesta del
líder, Hoederer: unirse con todas las fuerzas políticas para después de la guerra repartirse el Poder.
Hoederer ha ganado. Pero Louis está en contra. Aprovechando los deseos de Hugo de entrar en la
lucha, le encarga una misión: liquidar a Hoederer antes de que se reúna con los fascistas y
conservadores. Hoederer ha solicitado un secretario —que, no se sabe por qué, tiene que ser casado—;
se decide que Hugo ocupe ese puesto, llevándose a su mujer, Jessica. Termina así el segundo cuadro.

El tercer cuadro tiene lugar en la residencia de Hoederer. Hugo y Jessica están deshaciendo las
maletas. Georges y Slick —dos de los guardaespaldas de Hoederer— quieren registrar la habitación y a
los dos recién llegados. Hugo se opone, entre otros motivos porque tiene una pistola con la que piensa
liquidar a Hoederer. Para dirimir la cuestión deciden llamar a Hoederer, que viene personalmente.
Hoederer se demuestra una persona amable, confiada y con un cierto interés por Jessica. El registro
tiene lugar, pero la pistola no es encontrada porque Jessica ha conseguido guardarla en la blusa y el
guardaespalda no se ha atrevido a registrarla.

Cuarto cuadro. Despacho de Hoederer, que no está presente. Jessica —que se sigue demostrando
una persona superficial y alocada— va a ver a Hugo. Quizá está dando muestras de interesarse por
Hoederer. De todas formas, se aburre. Hugo es un hombre dubitativo. En Hoederer se nota que hay
fuerza y convicción. Entra Hoederer y ordena que Jessica se vaya. Pero entre tanto tiene lugar una
conversación entre Jessica y Hoederer que se parece demasiado a un diálogo entre personas que se
interesan el uno por el otro. Hoederer tiene visitas: el jefe del partido conservador, Karsky y el Príncipe
Paul. Se van a iniciar las conversaciones. Hugo ya ha incumplido su misión: tenía que matar a Hoederer
antes de que esto ocurriese. Mientras hablan, alguien arroja una bomba. Gran explosión pero sólo un
herido leve, Karsky. Un momento antes de la bomba, cuando parece que Karsky y el Príncipe están
dispuestos a aceptar las condiciones de Hoederer, Hugo protesta en voz alta e incluso echa mano al
bolsillo donde está la pistola. Pero tampoco se ha atrevido esta vez. Como solución, Hugo, que de
ordinario no bebe, se emborracha en presencia de Jessica y de los guardaespaldas de Hoederer; está a
punto de confesar cuál es la misión que tiene que cumplir.

El quinto cuadro se desarrolla en la habitación de Hugo, que está tendido en la cama, bajo los
efectos de la embriaguez. Entra Olga, que se presenta a Jessica. Confiesa que es ella quien ha arrojado
la bomba, en gran parte para salvar la reputación de Hugo. Olga sigue siendo antes que nada una
partisana, aunque ame a Hugo; desprecia a Jessica, a la que considera romántica, corriente, simple
mujer. Se despierta Hugo y Olga le anima a realizar de una vez el trabajo; después, se va. Jessica —
que no deja de trasparentar su admiración por Hoederer— aconseja a Hugo que cuente toda la verdad
al líder y que le proponga trabajar con él. En esta conversación se descubre que Jessica y Hugo no se
aman verdaderamente; al menos, sus sentimientos son ambiguos, quizá debido a la indefinida
personalidad de los dos.

Llaman a la puerta; piensan que es Olga, pero es Hoederer. Este viene simplemente a estar, a
buscar un rato de compañía, quizá también a ver a Jessica. Se establece una discusión entre Hoederer
y Hugo a propósito del proyectado pacto del Partido con los fascistas y conservadores. Es el momento
clave del drama. Hoederer razona como un teórico-práctico, como un comunista concreto y lúcido. Hugo
como un idealista. Le parece que el pacto es una ofensa a los miles de compañeros que han muerto por
la causa. Hoederer argumenta que con el pacto se evitará que mueran otros cien mil. Hugo queda
impresionado, pero al salir Hoederer dice a Jessica que al día siguiente lo matará.

Sexto cuadro. En el despacho de Hoederer. Jessica desea hablar con él. Se refiere a la
conversación de la noche anterior. Jessica piensa que Hoederer tiene razón; no sin cierta ligereza,
Jessica le dice que quiere entrar en el Partido. En realidad —o además— pretende enamorarlo o hacer
que el líder se interese por ella. Hoederer la trata con simpatía y con distancia a un tiempo. Juega con
ella. Sin más trámite, Hoederer adivina qué le viene a decir Jessica: que Hugo va a matarlo. Jessica
dice que Hugo no desea matarle, aunque esta mañana traerá el revólver para hacerlo. Jessica dice
también que no quiere que Hoederer muera y, a la vez, que le encantaría. Llaman a la puerta. Es Hugo.
Jessica se esconde detrás de una cortina.

Entra Hugo y, después de unos preámbulos, él y Hoederer empiezan a trabajar regularmente.


Hoederer interrumpe, tratando de convencer a Hugo que abandone su idea (la de matarle) y trabaje
siempre con él. Hugo vacila. Hoederer lo tienta, para que dispare. Se vuelve de espalda. Hugo no se
atreve. Suelta el revólver. Hugo se va y Hoederer no cesa de dar muestras de simpatías hacia él.

Jessica, que estaba escondida, sale. Ha oído todo. Parece que se enciende su interés por
Hoederer. De hecho le confiesa que en la noche anterior lo vio muy solo. Ahora lo admira, porque es un
hombre verdadero; Hoederer la abraza y, en ese momento, entra Hugo.

Hugo dice que ahora entiende todo, ahora entiende por qué Hoederer no lo ha liquidado. Era por
su mujer. Así ya las cosas están claras. Coge el revólver y dispara a Hoederer. Antes de morir,
Hoederer dice a los guardaespaldas, que acaban de entrar, que no hagan nada a Hugo, que ha
disparado por celos.

Séptimo y último cuadro. Se reanuda la acción interrumpida al final del primer cuadro. Olga trata de
saber de Hugo por qué mató a Hoederer, cuáles fueron sus verdaderos motivos. Hugo confiesa que no
exactamente por celos; simplemente estaba inmerso en una tragedia y fue el modo de salir de ella. En
realidad, cuando llamó a la puerta estaba dispuesto a decir a Hoederer que se pasaba a su bando. En
realidad amaba a Hoederer más que a nadie en el mundo...

En este momento Olga le dice que puede volver al Partido. A medianoche Louis y otro han
quedado en venir para matar a Hugo; pero Olga no les abrirá la puerta, que es la señal convenida en el
caso de que Olga no lo hubiese encontrado recuperable. Pero es recuperable. Olga lo ayudará, porque
se aman. En ese momento, Hugo recuerda cómo, en la cárcel, el Partido intentó envenenarle
enviándole unos bombones. ¿Lo sabía Olga? Sí, pero todos hemos sufrido. Yendo a lo esencial: Olga
se alegra de que Hugo no esté orgulloso de lo que hizo, de la muerte de Hoederer. Porque fue un error;
la política seguida por Hoederer era la correcta; Louis y los demás no pudieron saberlo porque en 1943
eran muy difíciles las comunicaciones con la URSS. Cuando fue posible informar y recibir consignas se
hizo lo que Hoederer había sugerido, porque era la línea correcta: pacto con los fascistas y los
conservadores para que, después, el Partido pudiera hacerse con el Poder. Olga aconseja a Hugo que
olvide todo; el asesinato de Hoederer fue una pesadilla. El que asesinó a Hoederer se llamaba de otro
modo y murió en la cárcel, envenenado con unos bombones. De Hoederer hay que decir que su
tentativa era prematura y que no era el hombre adecuado para llevar a cabo esa política. Su memoria
será rehabilitada. Es cierto que los camaradas sabían que Hugo era del Partido; se les ha dicho que fue
un crimen pasional. Eso es mentira, de acuerdo, pero no se puede decir toda la verdad a la tropa...

En este momento se produce la transformación en Hugo: odia al Partido, su política, su lógica


férrea; ama más que nunca a Hoederer, a pesar de que también él hacía esa política. Todo
contradictorio. Pero una cosa resulta clara: Hugo no es de esta especie. Olga va hacia la puerta, la abre
y dice: “No recuperable”. Cae el telón.

3. Los personajes

Los personajes son once, pero la mayoría están dibujados de forma esquemática; son figuras, no
personas (Louis, dirigente comunista; los guardaespaldas Georges y Slick; Charles, Ivan, dos militantes
con función de simple comparsa; Karsky y el Príncipe, comparsas también). Quedan las dos mujeres,
Olga y Jessica; y los personajes centrales: Hoederer y Hugo.

Olga es también un personaje “ideológico”: la militante que hace lo que debe, sin mayores
preocupaciones. Está enamorada de Hugo, pero también lo ha estado de otros muchos. Todo sin que
se altere en lo más mínimo su perfil estalinista. Su aparición arrojando la bomba es muy endeble, uno
de los momentos peores del drama.

Jessica queda desdibujada adrede. Podemos imaginar que es una burguesa sin ideas, infantiloide,
que no ama realmente a Hugo, que no ama nada. Su repentino enamoramiento de Hoederer resulta
también poco convincente, pero es necesario para que se pueda hablar de “crimen pasional”.

Hugo es el “falso” protagonista. Aristócrata, intelectual idealista, se afilia al partido por deseo de
claridad y de justicia. Necesita algo en qué creer, algo que obedecer. Si el mundo está mal y el Partido
tiene la solución, todo lo que diga el Partido estará bien y será la verdad. Pero no se atreverá a matar a
Hoederer, porque lo admira, lo quiere. Intuitivamente descubre que ése es el verdadero comunista, es
decir, el verdadero hombre. Pero sigue conservando su romanticismo al no comprender que tampoco
importa mucho que —por error: falta de comunicación con la URSS— Hoederer haya muerto. En lugar
de olvidar todo —como le recomienda Olga, es decir, el Partido—, de no importarle haberse ensuciado
las manos, prefiere entregarse a la muerte. Le importan más las personas que la “línea correcta”.

Hoederer es el verdadero protagonista. Es el comunista auténtico. A la vez humano y “objetivo”.


Lúcido, inteligente, con dominio de sí mismo. Está dispuesto a arrostrar la impopularidad, incluso dentro
del Partido —cuyo liderazgo ostenta— con tal de facilitar el triunfo de la Revolución y la toma del poder.

Esta interpretación está de acuerdo con unas palabras de Sartre comentando este drama: “Quise
que un cierto número de jóvenes, de origen burgués, que han sido mis alumnos o mis amigos, pudieran
encontrar algo de ellos en las dudas de Hugo. Hugo no ha sido para mí un personaje simpático y jamás
consideré que tuviera razón frente a Hoederer. He querido representar los problemas de una cierta
juventud que, a pesar de sentir una indignación verdaderamente comunista, no llega a unirse al Partido
por culpa de la cultura liberal que recibió. Pero no quise decir que esos jóvenes tuvieran razón o no; en
ese caso habría escrito una obra de tesis. Simplemente me he limitado a describirlos. Aunque la actitud
de Hoederer es la única que me parece sana”1[1].

4. Citas textuales

Las palabras que dan título al drama conducen a la escena central, al diálogo de Hugo con
Hoederer (Quinto cuadro, escena tercera).

1[1]
Citado por A. MARSILLACH, autor de la traducción castellana de Les mains sales, publicada en la
“Colección escena”, Ediciones MK, Madrid 1978, p. 8. La traducción es muy deficiente e incompleta. Las
citas que siguen son de la traducción de MARSILLACH corregida a la vista del original, según la edición
francesa de Gallimard, de 1979.
En esta escena, Jessica incita a Hugo a ventilar sus diferencias ideológicas con Hoederer. Incluso
adelanta la primera acusación que Hugo hace: que Hoederer es un social-traidor (socialtraitre, traducido
simplemente por traidor en la versión de Marsillach). Traidor-social porque, según dice Hugo a
Hoederer, el Partido es “una organización revolucionaria y usted va a hacer de él un partido de
gobierno”. La contestación de Hoederer es fulminante y descubre, para Sartre, el verdadero comunista:
“Los partidos revolucionarios están inventados para tomar el poder”.

Hugo replica: por las armas, sí, con pactos no. Hoederer contesta que si acaso echa de menos la
sangre...

HOED. ¿Echas de menos la sangre? Eso me fastidia, pues deberías saber que no podemos
imponernos por la fuerza. En caso de guerra civil, el Pentágono tiene las armas y los jefes militares;
serviría de cuadro a las tropas contrarrevolucionarias.

HUGO. ¿Quién habla de guerra civil? Hoederer, no le entiendo. Bastaría tener un poco de
paciencia. Lo ha dicho usted mismo: el Ejército Rojo echará al Regente y tendremos el poder para
nosotros solos.

HOED. ¿Y cómo lo conservaríamos? (Pausa) Cuando el Ejército Rojo haya atravesado nuestras
fronteras, te garantizo que habrá momentos muy duros que pasar.

HUGO. El Ejército Rojo...

HOED. Sí, sí. Lo sé. También yo lo espero. Y con impaciencia. Pero es preciso que te des cuenta
de esto. Todos los ejércitos en guerra, sean liberadores o no, se parecen. Viven en el país ocupado.
Nuestros campesinos detestarán a los rusos; y es lógico. ¿Cómo quieres que después nos amen a
nosotros, que les hemos impuesto los rusos? Se nos llamará partido extranjero o algo peor. El
Pentágono se hará de nuevo clandestino; no tendrá ni siquiera necesidad de cambiar sus eslóganes.

HUGO. El Pentágono, yo...

HOED. Y hay otra cosa: el país está arruinado. Puede que sirva de campo de batalla. Sea cual sea
el régimen que suceda al del Regente, deberá adoptar medidas terribles, que le harán odioso. Después
de la partida de la Armada Roja, seríamos barridos por una insurrección.

HUGO. Una insurrección se destroza. Estableceremos un orden de hierro.

HOED. ¿Un orden de hierro? ¿Con qué? Incluso después de la Revolución el proletariado seguirá
siendo lo más débil, y durante mucho tiempo. ¿Un orden de hierro? ¿Con un partido burgués que
saboteará y con una población campesina que quemará sus cosechas para hundirnos en el hambre?

HUGO. ¿Y qué? El partido bolchevique ha visto cosas peores que ésas en el 17.

HOED. Pero no había sido impuesto por el extranjero. Ahora, escucha, pequeño, y trata de
comprender: nosotros tomamos el poder con los liberales de Karsky y los conservadores del Regente.
Ningún problema, ninguna ruptura: la Unión Nacional. Nadie nos podrá reprochar que hemos sido
instalados por un extranjero. Yo he pedido la mitad de los votos en el Comité de Resistencia, pero no
cometeré la idiotez de pedir la mitad de los ministerios. Una minoría: eso es lo que tenemos que ser.
Una minoría que dejará a los demás partidos la responsabilidad de las medidas impopulares y que se
ganará a la población jugando a la oposición en el interior del gobierno. En dos años verás el fracaso de
la política liberal y será el país, todo el país, el que nos pedirá que hagamos lo nuestro.

HUGO. Y en ese momento el partido estará deshecho.

HOED. ¿Deshecho? ¿Por qué?

HUGO. El Partido tiene un programa: la realización de una economía socialista; y un medio: la


utilización de la lucha de clases. Usted pretende servirse del Partido para hacer una política de
colaboración de clases en el marco de una economía capitalista. Durante años va usted a mentir, a
engañar, a ir dando rodeos, de compromiso en compromiso. Defenderá ante nuestros compañeros
medidas reaccionarias adoptadas por un gobierno del que usted formará parte. Nadie lo entenderá; los
duros nos abandonarán, los demás perderán la cultura política que acaban de adquirir. Quedaremos
contaminados, reblandecidos, desorientados; nos haremos reformistas y nacionalistas. Al final, los
partidos burgueses no tendrán mucho que hacer para liquidarnos. Hoederer, ese Partido es el suyo.
Usted no puede olvidar el esfuerzo que se ha puesto en forjarlo, los sacrificios que ha sido necesario
pedir, la disciplina que ha hecho falta imponer. Se lo pido: no lo sacrifique con sus propias manos.

HOED. ¡Cuántas palabras inútiles! Si tú no quieres correr riesgos no hagas política.

HUGO. No quiero correr ese tipo de riesgo.

HOED. Muy bien. Entonces, ¿cómo conservar el poder?

HUGO. ¿Y por qué hemos de tomarlo?

HOED. ¿Estás loco? Un ejército socialista va a ocupar el país y tú dejarías que partiese sin
aprovecharte de su ayuda. Es una ocasión única. Te digo que no somos lo suficientemente fuertes para
hacer la Revolución solos.

HUGO. No se puede tomar el poder a ese precio.

HOED. ¿Qué quieres hacer tú del Partido? ¿Una cuadra de carrera? ¿De qué sirve afilar todos los
días el cuchillo si no se utiliza para cortar? Un partido no es otra cosa sino un medio. Y hay un solo
objetivo: el poder.

HUGO. Sólo hay un objetivo: hacer que triunfen nuestras ideas, todas nuestras ideas y sólo
nuestras ideas.

HOED. Es cierto. Tú tienes ideas. Se te pasará eso.

HUGO. Usted cree que soy el único que las tiene. ¿No murieron por sus ideas los compañeros que
se dejaron matar por la policía del Regente? ¿No cree usted que los traicionaríamos si hacemos que el
Partido sirva para acreditar a los asesinos?

HOED. A mí no me importan los muertos. Murieron por el Partido y el Partido puede decidir lo que
quiera. Yo hago una política de vivos, para los vivos.

HUGO. ¿Y cree que los vivos aceptarán esa política?

HOED. Se hará de forma que la compartan poco a poco.

HUGO. Con la mentira.

HOED. Mintiendo alguna vez.

HUGO. Tiene usted un aspecto tan verdadero, tan sólido... No es posible que acepte eso de mentir
a los compañeros.

HOED. ¿Por qué no? Estamos en guerra y no es costumbre poner al soldado, hora tras hora, al
corriente de las operaciones.

HUGO. Hoederer, yo... yo sé mejor que usted lo que es la mentira. En casa de mi padre todo el
mundo mentía, me mentía. Empecé a respirar cuando entré en el Partido. Por primera vez vi hombres
que no mentían a otros hombres. Cada uno podía tener confianza en todos y todos en cada uno. El
militante más humilde tenía la convicción de que las órdenes de los dirigentes le revelaban lo que él
realmente deseaba. Si había que sufrir un golpe duro, se sabía por qué uno aceptaba morir. Usted no
irá...

HOED. Pero, ¿de qué hablas?


HUGO. De nuestro Partido.

HOED. ¿De nuestro Partido? Siempre se ha mentido un poco. Como en todas partes, por lo
demás. Tú, Hugo, ¿estás seguro de no haber mentido nunca, de no mentir en este momento?

HUGO. Jamás he mentido a los compañeros. Yo... ¿De qué sirve luchar por la liberación de los
hombres si se les desprecia lo suficiente como para mentirles?

HOED. Mentiré cuando haga falta, y no desprecio a nadie. No he inventado yo la mentira; ha


nacido en una sociedad dividida en clases y cada uno de nosotros la hereda al nacer. No acabaremos
con la mentira rechazando el mentir. Acabaremos con eso si usamos todos los medios para suprimir las
clases.

HUGO. No todos los medios son buenos.

HOED. Todos los medios son buenos cuando son eficaces.

HUGO. ¿De qué sirve entonces condenar la política del Regente? Ha declarado la guerra a la
URSS porque era el mejor medio de salvaguardar la independencia nacional.

HOED. ¿Piensas que yo condeno esa política? Ha hecho lo mismo que habría hecho cualquier tipo
de su casta. No luchamos ni contra los hombres ni contra una política, sino contra la clase que produce
esos hombres y esa política.

HUGO. Y el mejor medio que usted ha encontrado para luchar contra ella es ofrecerle compartir el
poder.

HOED. Exactamente. Hoy, es el mejor medio. (Pausa) ¡Cómo te aferras a tu pureza, mi pequeño
muchacho! Tienes miedo a ensuciarte las manos. Bien, ¡continúa siendo puro! ¿De qué te servirá? ¿Por
qué has venido con nosotros? La pureza es el ideal del faquir y del monje. Vosotros, los intelectuales,
los anarquistas burgueses, utilizáis la pureza como pretexto para no hacer nada. No hacer nada,
permanecer inmóvil, apretar los puños, llevar guantes. Yo tengo las manos sucias. hasta los codos. Las
he hundido en el fango y en la sangre. ¿Y qué? ¿Piensas que se puede gobernar limpiamente?2[2]

Esta larga escena es la clave del drama. Por eso Sartre encuentra a Hoederer el más sano. Es el
perfecto marxista. Hugo representa al intelectual “idealista”, nada realista, que acaba arruinando la
Revolución y perpetuando la división en clases. “Tú no amas a los hombres, amas los principios”, le dice
también Hoederer. La muerte de Hugo es una muerte inútil, tonta. La de Hoederer, a pesar de deberse
a un error de comunicación con la URSS, ha servido: se está haciendo la política correcta, la que
consentirá que el Partido se haga con el Poder.

5. Valoración literaria

Las manos sucias, en cuanto drama, mantiene en todo momento el interés. Como ya se ha
señalado antes, los personajes (salvo Hugo y Hoederer) son marionetas o casi caricaturas. La última
escena —los sicarios comunistas esperando que se abra la puerta para disparar sobre Hugo— tiene
sabor de película norteamericana de la postguerra. Olga no es nunca convincente, y no hay emoción.

Del mismo modo, las escenas en la casa de Hoederer son flojas, salvo el diálogo que hemos
reproducido antes. La causa principal es lo indeterminado de la figura de Jessica.

Por otro lado, Sartre construyó esta obra con una gran dosis de ambigüedad, lo que permite a los
actores recrear los personajes. Por ejemplo, Jessica puede acentuar los indicios de enamoramiento de
Hoederer; el actor que interprete a Hoederer podría también acentuar esa debilidad del jefe hacia la
mujer del secretario. Y así el drama podría cobrar “romanticismo”. No parece ser ésa la intención de
Sartre, pero en teatro casi todo es posible.

2[2]
pp. 187-194 de la edición francesa de Gallimard; pp. 68-71 de la traducción castellana (ediciones MK).
La escena de la muerte de Hoederer es teatralmente floja. Hugo acaba de salir para pensar en el
ofrecimiento que le ha hecho Hoederer de trabajar para él. Entra poco después, sin llamar, para
sorprender a Jessica en brazos de Hoederer. Sartre parece que tiene miedo a dibujar un drama
pasional (y, en efecto, no había apenas pasión en el amor de Hugo por Jessica). Hugo actúa —muy
“sartrianamente”— porque sí. Dispara, y eso es todo. Resuelve, con un acto bastante gratuito, una
situación... No hay más. Si se aceptan los presupuestos de Sartre, esto puede convencer. Pero en
ningún caso hay auténtico drama, fuerza. Demasiado intelectualizado todo.

6. Valoración doctrinal

a) Marxismo y existencialismo

En Las manos sucias Sartre llega a una síntesis de su marxismo y de su existencialismo. Si el


hombre no tiene naturaleza, si es libertad, si no es más que el proceso de sus actos, no tiene más
remedio que actuar siempre (existencialismo). Hoederer representa esta acción necesaria, a favor de
una causa objetiva —la supresión de las clases—, que no puede estar coartada por un moralismo
(marxismo).

Sin embargo, la mezcla marxista-existencialista no podía durar en quien afirmaba que el hombre es
el proceso de sus actos, que es fundamentalmente historia.

Si el hombre no tiene naturaleza, si la razón no puede alcanzar nada objetivo, ¿no dará todo igual?
¿No será el afán de justicia un moralismo más, típicamente intelectual? No le queda nada más que el
cambio por el cambio, la acción por la acción, para compensar la falta de verdad.

Cuando, años más tarde, el comunismo se consolida en Rusia y en otros países, adquiere todos
los rasgos de la inmovilidad, mientras que Sartre, por su existencialismo, tiene necesidad de cambiar. Si
surge alguien o algo a su izquierda, no tendrá más remedio que ponerse a su lado. Así, se pronunció a
favor de los neo-marxistas de Checoslovaquia (aplastados por la URSS en 1968), de los vietnamitas del
Sur... Pero, al hacer esto, Sartre se situaba más en la línea de Hugo que en la de Hoederer. No por su
deseo de pureza, de independencia intelectual —esto lo tuvo siempre claro—, sino por su
individualismo, por su creencia en que él —sólo él— tenía la clave de los nuevos momentos históricos...

Por esto, Sartre tenía que renunciar al marxismo, como así ocurrió. Se quedó sólo con su
existencialismo. Es decir, sólo con él mismo. En 1980, cuando Sartre muere, Hoederer está ya muy
lejos de Sartre. Las manos sucias quedan como un momento, superado, de la síntesis que Sartre
realiza entre el marxismo (“la filosofía insuperable de nuestro siglo”, como dijo una vez para después
cambiar) y el existencialismo.

Sin embargo, en estos tiempos de cambios de estrategia marxista (eurocomunismo, socialismo con
rostro humano, etc.) la figura de Hoederer sigue quedando como la de un auténtico marxista-leninista, y
estalinista. Amoral, sin duda; cruel, pero objetivo. Su “mentir un poco”, su elitismo (la tropa no puede
saber nunca todo), su análisis de cada situación al día, es quizá lo mejor que se ha escrito en este siglo
sobre “el comunista”.

b) ateísmo

El drama no es más que una demostración del existencialismo ateo de Sartre. Si Dios no existe,
todo es posible (significativamente, el nombre de lucha de Hugo es Raskolnikoff, un personaje de
Dostoyevski que mata por la misma razón: Si Dios no existe, todo está permitido. Si Dios no existe,
piensa Sartre, el hombre es un dios frustrado. No hay moral alguna, sino un acto detrás de otro,
situaciones... No cabe, en este panorama, hablar de la dignidad de la persona humana, de cada
persona. Sartre no sólo resulta contrario, como es obvio, a cualquier concepción religiosa de la vida;
tampoco cabe para él una moral natural.

Pudiera pensarse que Hugo se comporta honradamente. Ésta es la razón de la importancia


concedida por algunos a este drama de Sartre; pero en realidad Hugo no es el protagonista, sino
Hoederer: el perfecto comunista. Naturalmente, se equivocó también la crítica comunista, que vio en la
obra un ataque al Partido. Por otro lado, la sinceridad del autor quedó muy en entredicho cuando se
supo que Sartre había permitido que la obra, al estrenarse en Estados Unidos con otro título (Los
guantes rojos), tuviera un final optimista, sin la muerte de Hugo.

En Las manos sucias sólo Hoederer presenta un valor: el de la coherencia. Hoederer es inmoral,
pero lo es coherentemente. Para él, cualquier medio es bueno si es eficaz. Sin embargo, hay que añadir
que esa coherencia es poco sartriana; el personaje que mejor representaría la posición de Sartre sería
un Hoederer que, de pronto, se hiciera como Hugo; o al revés. Cualquier cosa puede ser cualquier cosa.
Esto puede resumir la trayectoria filosófica, literaria y personal de Sartre.

Apéndice: Selección de otros pasajes significativos

(Comunismo y terrorismo)

HUGO. En Rusia, al final del siglo pasado, había tipos que se colocaban en el camino de un
gran-duque con una bomba en el bolsillo. La bomba estallaba, el gran-duque saltaba por los aires y el
tipo también. Yo puedo hacer eso.

LOUIS. Esos eran anarquistas. Tú sueñas con eso porque eres como ellos: un intelectual
anarquista. Llevas cincuenta años de retraso. El terrorismo ha terminado. (Segundo cuadro, escena IV,
p. 47).

(Marxismo y objetividad)

(Hugo habla con Jessica. Ha de matar a Hoederer).

JESSICA. Yo creí que él era sincero y que amaba el Partido.

HUGO. Lo que quiere, lo que piensa, eso no importa nada. Lo que cuenta es lo que hace. (...)
Objetivamente actúa como un social-traidor.

JESSICA. ¿Objetivamente? (...) ¿Quién tiene razón?

HUGO. Yo (...) La política es una ciencia. Puedes demostrar que tú estás en la verdad y que los
otros se equivocan. (Quinto cuadro, escena II, p. 177).

(Incoherencia de Hugo)

(Después de la larga conversación entre Hugo y Hoederer —estando presente Jessica—, ésta
entiende que Hoederer ha convencido a su marido. Hugo lo niega).

JESSICA. No crees lo que dices. Te he estado observando mientras discutías con Hoederer. Te ha
convencido.

HUGO. No me ha convencido. Nadie puede convencerme de que hay que mentir a los
compañeros. Y si me hubiera convencido ésa sería una razón más para matarle. Porque si puede
convencerme, podría convencer a otros. Mañana por la mañana terminaré este trabajo. (Quinto cuadro,
escena V, pp. 189-190).

(Sartrismo de Hugo: “estar de más”)

(Conversación de Hoederer con Hugo. Hoederer le ofrece su confianza).

HUGO. No estoy hecho para vivir. No sé qué es la vida y no tengo necesidad de saberlo. Yo estoy
de más, no tengo sitio y molesto a todo el mundo. Nadie me ama y nadie confía en mí. (Sexto cuadro,
escena II, p. 215).