Sie sind auf Seite 1von 27

RESUMEN

EL FIN DE LA POBREZA

JEFFREY SACHS

CAPÍTULO 1: RETRATO DE FAMILIA MUNDIAL

LA ESCALERA DEL DESARROLLO

1: RETRATO DE FAMILIA MUNDIAL LA ESCALERA DEL DESARROLLO China India →TI Bangladesh → industria naciente

China

India →TI
India →TI

Bangladesh industria

naciente

Malawi economía rural

En

Malawi

es

posible

observar

la

“tormenta

perfecta”:

una

combinación

de

cambio

climático,

empobrecimiento,

enfermedades

como

el

SIDA,

malaria,

esquistosomiasis,

y

otras

enfermedades

y

cuyo

resultado

de

todo esto falta de la infraestructura

mínima

como

calles

o

canales

de

riego,

poca

población

con

la

capacidad

de

trabajar

y

con

un

ingreso

paupérrimo

que

no

le

permite cubrir ni siquiera lo que se

considera necesidades básicas, sumiéndose así en una espiral de pobreza y subdesarrollo.

En Bangladesh por otra parte a pesar de que se observa otro escenario de pobreza, sin embargo, se trata de pobreza en retroceso, en donde si bien es cierto hay terribles riesgos y necesidades insatisfechas, poco a poco se gana la lucha por la supervivencia. Las últimas generaciones se han librado de los perores estragos del hambre y la enfermedad mediante una floreciente industria textil, que no solo estimula el crecimiento, sino que cambia la estructura social. Aún así, hay desafíos importantes a superar, sobre todo en lo que ha derechos laborales se refiere. Mediante sus propios esfuerzos y el apoyo de organizaciones no gubernamentales y economías más fuertes Bangladesh ha conseguido poner un pie en el primer peldaño de la escalera del desarrollo.

La revolución de las tecnologías de la información (TI) así como las nuevas tendencias de las industria textil y de confección, la electrónica, la farmacéutica, los componentes de automoción y otros sectores han llevado a la India a pisarle los talones a tasas de crecimiento de economías desarrolladas y a ascender varios peldaños en la escalera del desarrollo.

En China por otra parte, las exportaciones, influenciadas por las inversiones y las tecnologías extranjeras, y estimuladas por la mano de obra de bajo coste y competente, han llevado al resurgimiento de un sector industrial tras otro convirtiéndose en una de las capitales económicas del mundo con una renta per cápita anual de más de $4000 y una tasa de crecimiento superior al 8% anual.

¿QUIÉNES SON Y DÓNDE ESTÁN LOS POBRES?

A efectos de definición resulta útil definir tres grados de pobreza:

las

necesidades básicas para la supervivencia. Según los datos del Banco Mundial el 93% de personas en situación de pobreza extrema se ubica en tres regiones: Extremo Oriente, el sur de Asia y África Subsahariana, esta última es la que se encuentre en una situación más preocupante pues en comparación con 1981 no ha logrado no ha logrado variar este porcentaje.

La pobreza moderada se refiere a condiciones de vida en las que las necesidades básicas están cubiertas, pero solo de forma precaria. En este escenario Extremo Oriente, el sur de Asia y África Subsahariana, siguen dominando, con un 87% de los 1.600 millones de personas moderadamente pobres que hay en el mundo.

las

La

pobreza

extrema

significa

que

familias

no

pueden

hacer

frente

a

La pobreza relativa se interpreta habitualmente como un nivel de ingresos familiares situado por debajo de una proporción dada de la renta nacional media.

EL RETO DE NUESTRA GENERACIÓN

Cumplir con los objetivos del milenio para 2015

Acabar con la pobreza para el 2025

Garantizar que, ya bastante antes del 2025 todos los países pobres del mundo puedan realizar avances sólidos en su ascenso por la escalera del desarrollo

Llevar todo esto acabo con una ayuda financiera moderada de los países ricos.

CAPÍTULO 2: LA EXTENSIÓN DE LA PROSPERIDAD ECONÓMICA

1800

inicia lo que se considera la época de crecimiento moderno, a partir de entonces es cuando empiezan a observarse notables diferencias en el ritmo de crecimiento de los paises

La primera guerra mundilal entre 1914- 1918 representa la gran ruptura y marca el fin de un periodo de crecimiento initerrumpido y nunca antes observado

Revolución Industrial
Revolución Industrial

Causo el despegue de Gran Bretaña y a partir de allí del resto del mundo

Entre 1945-1991 es necesario llevar a cabo la reconstrucción de sistema económico mundial

Una de las preguntas más importantes en la actualidad respecto al desarrollo es sobre el origen de las diferencias y el desfase que existe entre países ricos y pobres. Para comprender esto es necesario conocer cuando se originó la era de crecimiento moderno. Antes de 1820 todas las regiones del mundo eran similares en cuanto a niveles de desarrollo y renta; a partir de mediados de siglo XIX se observa el fuerte despegue en el crecimiento de la población y la renta per cápita mundial, las desigualdades entre países surgen de ritmos distintos de crecimiento.

¿QUÉ CAUSÓ EL DESPEGUE?

La respuesta parece evidente: la revolución industrial; el cambio tecnológico que permitió ‘alejar’ las barreras que limitaban la productividad, proceso sustentado por la transmisión de tecnología e ideas. Este proceso, aunque continuo, se puede caracterizar por tres ‘oleadas’ tecnológicas:

La primera refiere al cambio dado gracias a la invención y perfeccionamiento de la máquina de vapor

La segunda oleada de avances tecnológicos se relaciona con el comercio mundial y las telecomunicaciones, incluyendo así el ferrocarril, los barcos transoceánicos, el telégrafo, el comercio a escala mundial y dos grandes proyectos: el Canal de Suez y el Canal de Panamá

La tercera oleada supuso la electrificación de la industria y la sociedad. En general, se relaciona con uso de nuevas formas de energía, incluyendo la obtenida a partir de combustibles fósiles

¿POR QUÉ INICIA EN GRAN BRETAÑA?

Porque era una sociedad que contaba con características particulares que permitieron que se llevara a cabo la revolución industrial:

Era una sociedad abierta y con posibilidades de movilidad social, lo que incentivaba la iniciativa individual

Contaba con instituciones que garantizaban las libertades políticas

Era uno de los centros de la revolución científica que se daba en Europa

Ventajas geográficas para la producción y el comercio

La soberanía como nación

¿CÓMO SE DIFUNDE EL CRECIMIENTO AL RESTO DEL MUNDO?

Principalmente por tres medios:

Las colonias inglesas tanto en América como en el resto del mundo (Australia, por ejemplo)

A través de Europa misma, de norte a sur y de oeste a este

Del resto de Europa a América Latina, por el proceso de colonización

LA GRAN TRANSFORMACIÓN

El crecimiento económico llevó a un cambio estructural en la forma de vida:

En primer lugar la industrialización implicó un proceso de urbanización, esto debido a dos rezones esenciales: el aumento de la productividad agrícola, que hace innecesarios demasiados trabajadores en el campo, y las ventajas que ofrece la vida urbana para las nuevas actividades económicas que se implementan como el comercio y los servicios.

El crecimiento económico moderno causa movilidad social, el desvanecimiento y transformación de las clasificaciones y jerarquías sociales

Se da también un cambio en los roles de género, ya no se observan la estrictas diferenciaciones de las sociedades tradicionales. Parte de este cambio es causado por la disminución de la tasa total de fecundidad

Se observan nuevas realidad en la estructura familiar, como cambio en la cantidad de hijos o en la edad promedio en que las personas se casan.

Aumenta la división del trabajo a medida que se da la especialización laboral.

LA GRAN RUPTURA

La Primera Guerra mundial resultó tan perjudicial porque puso fin a la era de la globalización dirigida por Europa. Su coste en vidas humanas fue sorprendente, y provocó acontecimientos catastróficos (caída del zarismo en Rusia y revolución bolchevique, inestabilidad económica que llevó a un nuevo conflicto armado) que proyectaron su sombra sobre el resto del siglo XX.

LA RECONSTRUCCIÓN DE UNA ECONOMÍA MUNDIAL

La recuperación del comercio mundial, interrumpido por las guerras mundiales y la gran depresión, estuvo marcada por la fractura mundial en bloques ideológicos. Por un lado los países capitalistas con Estados Unidos a la cabeza representaban el primer mundo, lograron restablecer la convertibilidad de la moneda y un sistema de pagos para el comercio internacional; por otro lado el segundo mundo, el socialista, aislado del resto del mundo hasta la caída del Muro de Berlín; el tercer mundo estaba constituido por los países postcoloniales, que no confiando en ninguno de las formas ideológicas de las potencias pretendieron apartarse y cerrarse a toda influencia de estas, y por lo tanto, al comercio internacional. No obstante, los planteamientos del segundo y tercer mundo no resultaron sensatos, haciendo que las transformaciones requeridas les retrasaran en el progreso económico y los avances tecnológicos.

DOSCIENTOS AÑOS DE CRECIMIENTO ECONÓMICO MODERNO

¿Qué ha traído al mundo esta era de crecimiento económico moderno? Básicamente ha influido en dos aspectos: ha contribuido a un nivel de vida, en general, elevado e inimaginable dos siglos atrás, pero también grandes distancias entre países ricos y pobres

¿A qué se debe el profundo abismo que separa la sexta parte de la humanidad que vive en los países más ricos de la sexta parte que habita los países pobres? Al momento en que empezaron a crecer, así como los obstáculos a los que se han enfrentado los últimos

¿Existe algo por hacer? Sí, aunque no haya un remedio único existen soluciones prácticas a casi todos los problemas: políticas que pueden ser corregidas aún, ayuda que puede ser brindada

CAPÍTULO 3: ¿POR QUÉ ALGUNOS PAÍSES NO CONSIGUEN PROSPERAR?

De la misma forma en que una familia en situación de pobreza puede mejorar su situación mediante el ahorro, comercio, la tecnología y la expansión de los recursos naturales- o empeorarla por la inexistencia del ahorro, la ausencia de comercio oportuno, el retroceso tecnológico, disminución de los recursos con que cuentan, trastornos que afecten la productividad (una muerte, por ejemplo) o el crecimiento demográfico- una economía se puede balancear sobre la cuerda floja con el riesgo de caer en situaciones graves de pobreza o en una senda de continuo crecimiento.

¿POR QUÉ HAY PAÍSES QUE NO CONSIGUEN ALCANZAR EL CRECIMIENTO?

La trampa de la pobreza, de la misma forma en que una familia puede ser tan pobre que no tenga la forma de ahorra porque ni siquiera cuenta con los recursos para cubrir las necesidades básicas, una economía puede encontrarse en una situación tal que no pueda salir por sí mismo, por falta de infraestructura y capital humano, por

contar con un capital natural mermado y desgastado, ausencia total del ahorro lo que no le permite invertir.

La geografía física puede afectar severamente, dificultando el comercio o por una baja productividad (en un entorno árido, por ejemplo)

Cuando un gobierno no es capaz de crear y sostener la infraestructura necesaria para el crecimiento, se dice que la economía ha caído en la trampa fiscal. Esta puede darse ya sea por la ineptitud de las autoridades, como complemento a una población empobrecida o por soportar una gran carga de deuda.

Los fallos de la acción de gobierno pueden impedir el desarrollo. El gobierno debe desempeñar un papel activo en la promoción del crecimiento, y si no existe confianza en la estabilidad puede que la inversión en la economía sea poca, o cuando la infraestructura física no es suficiente, pero no por la falta de recursos, sino por el desinterés de las autoridades, entonces el camino al crecimiento se ve entorpecido.

Las barreras culturales, como las normas religiosas que son un obstáculo para el desempeño de las mujeres o normas contra minorías, por ejemplo, pueden resultar problemáticas para el desarrollo y crecimiento de un país.

Las barreras geopolíticas entorpecen el comercio y, por ende, el crecimiento.

La innovación y el crecimiento económico avanzan en un proceso de reforzamiento mutuo, por lo tanto, existe una clara diferencia entre los países pobres y ricos en cuanto a la tendencia a innovar que refuerza la posición de cada uno

Una de las razones de la trampa de la pobreza es la trampa demográfica. Las altas tasas de fecundidad de una generación tienden a causar empobrecimiento de los hijos, y a que también en la siguiente generación haya elevadas tasas de fecundidad. Asimismo, el rápido crecimiento demográfico genera grandes presiones sobre el tamaño de las explotaciones agrícolas y los recursos medioambientales, con lo cual se agrava la pobreza.

¿POR QUÉ ALGUNOS PAÍSES POBRES CRECEN Y OTROS SUFREN UN DECLIVE?

Al observar los datos (Banco Mundial, 2004) la clave parece ser la productividad alimentaria. Los países que parten de producciones elevadas de cereales por hectárea y emplean altas cantidades de fertilizante por hectárea son los países pobres que tendieron a experimentar un crecimiento económico.

¿POR QUÉ NO PROSPERAN LOS PAÍSES DE RENTA MEDIA DE AMÉRICA LATINA?

Las razones principales parecen ser:

Geografías particulares

Divisiones sociales

Vulnerabilidad a choques externos

¿POR QUÉ PERSISTE LA POBREZA EXTREMA EN MEDIO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO?

El crecimiento no se distribuye uniformemente

Errores gubernamentales

Interferencias culturales

El mayor desafío de nuestro tiempo: superar la trampa de la pobreza

CAPÍTULO 4: ECONOMÍA CLÍNICA

LECCIONES DE ECONOMÍA CLÍNICA

Al observar la medicina clínica existen ciertas lecciones que le serviría aprender al economista, sobre todo para aplicarlas en el campo del desarrollo

Los sistemas son entes complejos, no de una sola dimensión

El diagnóstico debe ser diferencial, considerándose las características particulares de cada agente (ente este caso de la economía)

El seguimiento y las evaluaciones resultan fundamentales

La profesión requiere de ética, normas y códigos de conducta.

¿EN QUÉ HA FALLADO LA PRÁCTICA DE LOS ESPECIALISTAS EN DESARROLLO?

El principal problema resultó de la época del ajuste estructural, cuando Estados Unidos, con Ronald Reagan como presidente, y el Reino Unido, dónde Margaret Thatcher era primer ministro, impulsaron un modelo de crecimiento en el cuál se consideraba que la conducta de cada país resultaba el único factor determinante del crecimiento, y por lo tanto, se procuró aplicar las mismas medidas (responsabilidad fiscal, privatización, liberalización y buen gobierno) a todas las economías, sin considerar otros aspectos externos y sin tomar en cuenta las características de cada una.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL PARA LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA

Existen ciertos aspectos a tomar en cuenta respecto al diagnóstico diferencial de una economía

Extensión de la pobreza

Política económica

Marco fiscal

Geografía física y ecología humana

Barreras culturales

Geopolítica

CAPÍTULO 5: HIPERINFLACIÓN A GRAN ALTURA EN BOLIVIA

Para 1985 Bolivia estaba envuelta en medio de un proceso hiperinflacionario del cuál parecía imposible que fuera a salir. El profesor Sachs fue llamado como consejero económico para diseñar un plan de estabilización, que consistió en dos medidas básicas:

Detener la creación de dinero, pues las fuerzas monetarias básicas eran la causa de la hiperinflación. Subyacente a esto estaban las medidas fiscales que debían tomarse, pues la impresión de moneda se utilizaba para financiar al gobierno.

Estabilización del tipo de cambio

En el análisis del déficit presupuestario del gobierno se determinó que el desajuste provenía de la forma de determinación del precio del petróleo, que determinaba la principal base impositiva. Por lo tanto, se aplicó una terapia de choque: un aumento brusco en los precios del petróleo. En agosto de 1985 se dio lo que se conoció como el “gasolinazo”, que no solo estabilizó los precios, sino que también el tipo de cambio, aliviando la economía.

Sin embargo, la hiperinflación y el déficit fiscal solo eran síntomas de problemas más profundos de la economía.

El 24 de octubre de 1985 el Mercado de Metales de Londres suspendió las operaciones referentes al estaño, lo que llevó a la quiebra, poco tiempo después, del Cartel del Estaño, del cual formaba parte Bolivia, provocando serios problemas en las minas de estaño, propiedad del gobierno. Este hecho causó nuevos desajustes presupuestarios en diciembre de 1985, lo que llevó a emitir de nuevo dinero del Banco Central para cubrir los salarios de los trabajadores públicos, apareciendo de nuevo la sombra de la hiperinflación.

La recomendación en este momento del profesor Sachs fue que el Banco Central vendiera sus reservas, para absorber de esta forma el dinero emitido. Esta medida aunada al anuncio por parte del presidente, Víctor Paz Estenssoro, de una política monetaria coherente con la meta de no recaer en la hiperinflación determinó el final de esta nueva crisis y la estabilización.

Sin embargo, para alcanzar la victoria definitiva y la estabilización Bolivia tenía cuatro grandes obstáculos a vencer:

El desplome de los precios del estaño, con lo cual las minas dejaron de ser rentables afectando más que severamente al sector minero.

La crisis de la deuda, que ejercía una severa carga para el presupuesto. Durante el periodo de desestabilización se suspendieron los pagos, pero una vez superada la hiperinflación el FMI propugnaba por la reanudación, lo que representaría una carga explosiva políticamente e inaceptable para los sectores más pobres de la sociedad. En 1987 empezó un proceso, que aunque lento y espinoso resultó un éxito, para la condonación de la mayor parte de la deuda.

El drama de la reforma fiscal, que debió afrontarse en la primavera de 1986, en un camino hacia una sociedad menos desigual, un punto fundamental en la estabilización monetaria y la concordancia política.

Afrontar la pobreza, para lo cual era necesaria la inmediata ayuda exterior. Aunque la estabilización de los precios proporcionaba los cimientos para el desarrollo económico era necesario un fondo social de emergencia que procurara aliviar, al menos en parte, los graves males sociales; el Banco Mundial respaldó dicho fondo, lo que ofreció un poco protección, en forma de empleos e infraestructura a escala local, a la sociedad.

Los problemas económicos causados por los intentos del gobierno de los Estados Unidos por la erradicación de los sembradíos de coca, lleva a reflexionar sobre el problema de fondo de Bolivia, que parecen ser las limitaciones geográficas, pues complican el comercio al permitir que solo sea rentable exportar mercancías con altísimo valor por unidad de peso, de otra forma no es posible afrontar los costos de transporte.

LECCIONES DE ECONOMÍA CLÍNICA

La estabilización es un proceso complejo

Los instrumentos macroeconómicos tienen un poder limitado

Implementar un cambio que tenga éxito implica una combinación de conocimientos tecnocráticos, habilidades políticas y participación social

El éxito no solo depende de medidas audaces, sino también de ayuda extranjera y los países pobres aún deben aprender a exigir la que les corresponde

CAPÍTULO 6: EL RETORNO DE POLONIA A EUROPA

Polonia, al igual que las demás Repúblicas Socialistas, en 1989 también enfrentaba una crisis:

había suspendido los pagos de la deuda, la inflación iba en constante aumento y una aguda crisis política.

PLAN DE ESTABILIZACIÓN

Al igual que en Bolivia, el profesor Sachs fue llamado para diseñar un plan, que consistió en:

Estabilización

Liberalización

Privatización

Protección social

Armonización institucional

PUESTA EN MARCHA

Las medidas que se tomaron para realizar esto fueron:

Anunciar el no pago de la deuda y luchar por la condonación

Crear, con ayuda externa, un fondo de estabilización de la moneda, el zloty

Aplicar como terapia de choque la eliminación del control de precios, para acabar con los mercados negros

Permitir la devaluación, para aumentar la competitividad

Dictar una nueva legislación encaminada a regular el nuevo sistema de mercado

Eliminar las barreras comerciales

LECCIONES DE LAS REFORMAS DE POLONIA

El destino de un país está determinado por sus vínculos específicos con el resto del mundo

Es muy importante un concepto orientador acerca de las transformaciones económicas; en este caso fue el retorno de Polonia a Europa, la integración con la Comunidad Europea (que posteriormente se convirtió en la Unión Europea)

Las posibilidades prácticas del pensamiento conceptual. En el caso de Polonia las iniciativas políticas específicas encajadas en un plan mayor permitieron obtener el apoyo necesario para el éxito.

No aceptar un no por respuesta. La condonación de la deuda tardó casi dos años, en los que los miembros del G7 parecían inconmovibles, pero se logró, y esto fue fundamental.

Cuando una sociedad se ha sumido profundamente en una crisis requiere de ayuda exterior, que permite restablecer la confianza y brinda nuevos fundamentos para recomenzar

CAPITULO 7 RECOGER TEMPESTADES: LA LUCHA DE RUSIA POR LA NORMALIDAD

En 1980 cuando Gorbachov accedió al poder, la Unión Soviética sufrió dos duros golpes. En primer lugar, el precio mundial del petróleo cayó en picado, lo cual hizo descender los ingresos vía exportaciones. En segundo lugar, la producción petrolera llegó a su nivel más alto y luego empezó a descender bruscamente debido al agotamiento de los yacimientos y a la falta de inversiones en nuevos yacimientos de la tundra, de más difícil acceso. La economía soviética quedó atrapada por el descenso de los ingresos de las exportaciones de petróleo y el incremento de la deuda externa. En 1991 los acreedores dejaron de conceder préstamos y empezaron a exigir pagos, con lo cual allanaron el camino del desplome económico.

El asesor económico de Gorbachov, el joven reformador soviético Grigori Yavlinski y el Jeffrey Sachs trabajaron en 1991 en lo que llegaría a conocerse como el Gran Trato. El “Gran Trato” consistía en que Gorbachov intentará llevar a cabo unas reformas económicas y una democratización aceleradas, respaldado por una ayuda financiera a gran escala de Estados Unidos y Europa.

En Rusia todo era más complejo que en Polonia: la dimensión de los problemas, el alcance del

encorsetamiento socialista de la sociedad; los mil años de autocracia; las once zonas horarias en un solo país; una población casi cuatro veces mayor a la de Polonia y las profundas diferencias geográficas, culturales, religiosas y lingüísticas existentes en el interior de Rusia y

entre esta y Occidente.

Era imposible poner fin a las tribulaciones de Rusia de un solo golpe. Rusia iba a necesitar una ayuda internacional considerable, que debía incluir elementos como las reservas financieras para la estabilización de la moneda rusa, el rublo, y la condonación de parte de la deuda de la época soviética, estabilización y liberalización de los mercados, privatización.

Era necesaria la conversión del rublo soviético en quince monedas nacionales, este proceso costó más de dos años. En febrero de 1992 Rusia quedó despojada por completo de reservas

de

divisas por el pago de intereses de la deuda extranjera.

La

ausencia de ayuda de Occidente tuvo costes muy altos. Durante los primeros años de la

década de 1990, la democracia tenía posibilidades muy prometedoras, con nuevas instituciones que permitían la libertad de expresión y medios de comunicación que cavaban

de conquistar su independencia. A finales de la década los rusos volvían a buscar un dirigente

fuerte con poderes centralizados.

Incluso 12 años después del inicio de las reformas, es demasiado pronto para emitir una opinión definitiva sobre las posibilidades de Rusia en cuanto a la democracia y la economía de mercado.

Rusia se convirtió en una economía de mercado, aunque desequilibrada hacia las materias primas, especialmente el petróleo y el gas. La estabilización no se logró hasta finales de la década de 1990, tras años de elevada inflación seguidos de una crisis aguda de la balanza de pagos de 1998.Sin embargo, posteriormente la economía empezó a crecer sobre la base de los altos precios internacionales de la energía y de una moneda devaluada que favorecía las exportaciones.

CAPÍTULO 8: CHINA PONERSE AL DÍA TRAS MEDIO MILENIO

A partir de 1978 China había emprendido drásticas reformas de mercado. La población de

China, 1300 millones de personas, constituye más de una quinta parte de la humanidad. La población de Asia constituye el 60% de la misma. En otras palabras, el destino de Asia es el destino de la humanidad. En 1975 la renta per cápita de China equivalía a tan solo 7,5% de la Europa occidental. Desde entonces China ha ascendido vertiginosamente: en 2000 ya había

alcanzado un nivel de renta equivalente aproximadamente al 20% de Europa.

A principios del siglo XVI China era la superpotencia tecnológica mundial. ¿Donde tropezó? Con dirigentes que cerraron el país al comercio internacional y varias invasiones por parte de países extranjeros. En 1949 se instauró la República Popular de China (Mao Zedong).

Los éxitos obtenidos en el período maoísta en salud pública son asombrosos y sin lugar a duda formaron parte de los cimientos del boom económicos chino posterior 1978.

Desde 1978 China ha sido la economía de mayor éxito del mundo, y ha crecido a una tasa media anual per cápita de casi 8%. A ese ritmo, la renta media por persona se ha duplicado cada nueve años, con lo cual en el 2003 ya era casi ocho veces mayor que la de 1978. Es típico que un país en rápido crecimiento como China experimente una moderación gradual de dicho crecimiento con el paso del tiempo. La razón fundamental es que gran parte del crecimiento consiste en ponerse al día, y concretamente en adoptar tecnologías de los países innovadores que van a la cabeza. A medida que empiezan a utilizarse esas tecnologías se reducen las posibilidades de crecimiento “fácil” por medio de la importación de tecnología.

CHINA VS EUROPA DEL ESTE

En 1978 cuando se iniciaron las reformas de mercado, China era todavía en gran medida una economía rural y agrícola. Europa del Este y la antigua Unión Soviética presentaban una estructura claramente dispar. En la economía soviética prácticamente el 100% de la población trabajaba en empresas de propiedad estatal. La diferencia en los puntos de partida explica la divergencia. En ambos contextos el sector empresarial estatal planteaba un desafío enorme. Como los trabajadores tenían garantizado su salario, el puesto de trabajo y las prestaciones, las empresas de propiedad estatal eran al mismo tiempo poco eficientes y enormes sangrías para el presupuesto.

China fue capaz de comenzar sus reformas con un fuerte aumento de la producción agrícola que resultó clave y una reforma radical del mercado del sector alimentario. La primera etapa de las reformas de China supuso un incremento notable de la producción que constituyó una victoria para los sectores rurales y urbanos. Las siguientes pasos en las reformas de China, en las décadas de 1980 y 1990, fueron también bastante veloces y tuvieron consecuencias positivas, entre esas medidas se encuentra la liberalización del comercio internacional y la inversión, en un principio en zonas de libre comercio. En el sector estatal la reforma fue más gradual donde en las décadas de 1980 y 1990 liberalizó parcialmente, pero no privatizó, las empresas del Estado.

Las economías soviéticas habían contraído un nivel de deuda externa enorme, mientras China no.

que

La Unión Soviética había alcanzado mucho más en la senda de la industrialización a base de tecnologías incompatibles con las tecnologías occidentales, mientras que China continuaba exhibiendo bajos niveles de tecnología y podía adoptar con mayor facilidad las especificaciones de la tecnología occidental.

LOS MAYORES DESAFÍOS DE CHINA

1) El crecimiento de China no es uniformemente alto. Al igual que cualquier otra

economía está conformada por su geografía, en este caso por una división este-oeste y otra norte-sur. Decidir en un contexto de reforma de mercado cuál es el papel del sector estatal en la protección social y ambiental. China tendrá que construir un sistema de protección social y, sobre todo, un sistema público de atención sanitaria, especialmente en las zonas rurales.

2)

3)

Reforma política. El sistema político chino es quizá la estructura estatal más antigua del mundo, tendrá presiones a la democratización.

Capítulo 9 Las reformas de mercado en la India: el triunfo de la esperanza sobre el miedo

En 1991 la India comenzó a introducir reformas de mercado trascendentales.

La India es una mezcla sin igual de culturas, etnias, lenguas, alfabetos y religiones. La diversidad es su primera y más destacada característica.

En 1857 finalizó la conquista militar de la India por parte de Gran Bretaña, momento en el cual la Compañía de las Indias Orientales, que ya estaba sometida a control estatal, transfirió formalmente la autoridad legal sobre la India a la Corona británica. Los británicos no mostraron interés en educar a la población india, tanto al nivel más básico como al de las élites. La salud pública estuvo muy desatendida. También se despreocupó de la industrialización de la India. El mayor ejemplo de la irresponsabilidad imperial británica fue la respuesta que dio a las reiteradas hambrunas y epidemias durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera del siglo XX. El balance global de la gestión económica bajo el dominio británico fue bastante negativo. La India no experimento ningún crecimiento per cápita entre 1600 y 1870.

El 15 de agosto de 1947 la India se independizó. El dominio colonial volvió a la India alérgica al comercio internacional y la inversión extranjera, y las divisiones sociales extremas, que dejaron debilitado al país tanto internamente como desde el punto de vista competitivo con respecto al resto del mundo.

El primer gran avance económico importante de la India llegó a finales de la década de 1960 y principios de la de 1970, cuando se introdujo en el país la revolución verde. El consiguiente incremento del rendimiento de las cosechas liberó a la India de la tenaza de la hambruna. No obstante, en términos generales la India continuó atrapada en un crecimiento lento y errático.

El ciclo del crédito extranjero finalizó a mediados del año 1991, cuando los inversores se dieron cuenta de que el nivel de la deuda exterior de la India estaba aumentando con rapidez sin que hubiera un aumento acorde de las exportaciones. Cuando los inversores empezaron a retirar sus fondos y a exigir que se les devolvieran sus préstamos, las reservas de divisas cayeron. Desde mediados de 1991 en adelante, la India se incorporó al grupo de países que implementaban reformas de mercado uniéndose así a China, la Unión Soviética, Europa del Este y América Latina en su proceso de globalización.

LA IMPLANTACIÓN DE LAS REFORMAS

Las primeras medidas consistieron en poner fin a las restricciones burocráticas más agobiantes que pesaban sobre el comercio y la inversión internacional. El gobierno rebajó las barreras arancelarias y eliminó las cuotas de importación de miles de artículos. Con cautela y

de forma gradual, el gobierno también empezó a facilitar que las empresas extranjeras invirtieran en la India.

India se convirtió en un centro de exportación a gran escala de servicios en el ámbito de las nuevas tecnologías de la información.

En 1994 la India se enfrentó a cuatro desafíos económicos cruciales. En primer lugar, era necesario ampliar las reformas. En segundo lugar, la India tenía que invertir muchísimo en infraestructura básicas. En tercer lugar, la India debía invertir mucho más en la salud y la educación de su población. En cuarto lugar, la India tenía que resolver cómo pagar las inversiones sociales y en infraestructura ya que el presupuesto atravesaba por una situación de riesgo en la que tanto el gobierno central como los estados eran muy deficitarios.

El auge de las exportaciones en la India ha continuado profundizándose y extendiéndose desde las tradiciones actividades de las tecnologías de la información hasta la cada vez más sofisticada deslocalización empresarial.

CAPÍTULO 10 LOS MORIBUNDOS SIN VOZ: ÁFRICA Y LAS ENFERMEDADES

El resto del mundo esgrime respuestas fáciles en relación con la prolongada crisis de África. Todos recurren una y otra vez a la corrupción. La política no puede explicar por sí sola la prolongada crisis económica de África. Los países africanos van rezagados en el crecimiento económico aún cuando se percibe en ellos menos corrupción. El crudo legado colonial y los verdaderos estragos del período poscolonial tampoco explican la crisis de desarrollo a largo plazo.

La sabana africana plantea infinidad de retos excepcionales para el desarrollo económico moderno: enfermedades, sequía y una distancia enorme respecto de los mercados mundiales por citar solo tres de ellos.

El aislamiento y la falta de infraestructura básicas son los rasgos predominantes de la mayor parte de las zonas rurales de África, y en esas zonas es donde viven la mayoría de los africanos. Por otro lado, el sida y la malaria producen un impacto devastador en la sociedad africana.

Si un país está atrapado en la trampa de la pobreza un buen gobierno y unas reformas de mercado adecuado no son suficientes para garantizar el crecimiento. Para comprender y superar este tipo de crisis es necesario desenmarañar las interrelaciones entre pobreza extrema, enfermedades endémicas, condiciones climatológicas inestables y rigurosas, elevados costes de transporte, hambre crónica e insuficiente producción alimentaria.

Malaria: En el África tropical prácticamente todo el mundo contrae la enfermedad al menos una vez al año. La pobreza acentúa los efectos de la malaria porque deja a las familias y a los gobiernos sin medios económicos para combatir la enfermedad. La malaria también es causa de la pobreza, y por razones que van mucho más allá del hecho obvio de que origina absentismo laboral y escolar. La malaria también puede

detener un gran proyecto de inversión. En las zonas donde la incidencia de la malaria es alta, esta enfermedad obstaculiza la transición demográfica y la inversión en capital humano. África ofrece un entorno excepcional para la enfermedad: altas temperaturas, infinidad de lugares de cría y mosquitos que prefieren a los seres humanos antes que al ganado.

Sida: Los costes económicos de la enfermedad igualan o superan la cifra a la que ascienden los de la malaria. Los inversores extranjeros se ven disuadidos de adentrarse en la ciénaga del sida de África. Actualmente no hay ninguna explicación sólida de por qué en África el sida está mucho más extendido que en cualquier otro lugar del mundo.

La mala salud causa pobreza y la pobreza contribuye a empeorar la salud. El mundo rico debería aportar al mundo pobre una cifra de aproximadamente una milésima parte de la renta del mundo rico para invertir en salud.

Se creó el Fondo Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria en el 2001 y se consiguió el apoyo del presidente Bush y de los líderes del G-8. Desde que el fondo comenzó a operar, la batalla permanente ha constituido en obtener los recursos necesarios para desarrollar un trabajo a largo plazo y a contribuir a que los países con rentas bajas elaboren y pongan en práctica planes acordes con el reto que se les presenta.

África requiere soluciones no solo para el control de las enfermedades, sino también para el hambre crónica, el aislamiento de las zonas rurales y la creciente degradación medioambiental, a menudo, resultado de que la población sigue creciendo. La geografía y la economía han convergido para dotar a África de unas condiciones de partida especialmente malas. África carece de regadío, y más del 90% de los cultivos se nutren solo de la lluvia. Los agricultores carecen de acceso a carreteras, mercados y fertilizantes.

Los problemas de África son especialmente difíciles. Pero, no obstante, son solubles mediante tecnologías prácticas y eficacia probada. Las enfermedades se pueden controlar, los rendimientos de los cultivos se pueden incrementar y las infraestructuras básicas se pueden extender a las aldeas. Una combinación de inversiones en sintonía con las necesidades y condiciones locales puede permitir que las economías africanas escapen de la trampa de la pobreza.

CAPÍTULO 11

EL MILENIO, EL 11-S Y LAS NACIONES UNIDAS

El nuevo milenio se inauguró con una nota de esperanza. El mundo sobrevivió sin incidentes al temor generalizado ante la crisis informática del efecto 2000. La economía estadounidense continuó tomando la delantera. El progreso económico en China, la India e incluso Rusia daban la sensación de que la globalización todavía podía cumplir sus promesas.

En septiembre del 2000 se celebró la Asamblea del Milenio. Fue la reunión de líderes más grande de la historia. Los líderes transmitieron la esperanza de que la pobreza extrema, las enfermedades y la degradación medioambiental podrían paliarse con la riqueza, las nuevas tecnologías y la conciencia global con la que se había ingresado al siglo XXI. Se presentó el

documento Nosotros, los pueblos: la función de las Naciones Unidas en el siglo XIX y este se convirtió en la base de una importante declaración mundial, la Declaración del Milenio, que suscribieron los líderes reunidos en la ONU. El documento expone una serie de objetivos cuantificados y con asignación de plazos para reducir la pobreza extrema, la enfermedad y las penurias. Esos objetivos fueron extraídos posteriormente de la Declaración del Milenio para convertirse en los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Los ocho objetivos: erradicar la pobreza extrema y el hambre; universalizar la enseñanza primaria; promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el sida, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Además de esperanza los Objetivos del Milenio engendran cierto escepticismo. En muchos casos, estos objetivos reiteran compromisos contraídos hace mucho tiempo por la comunidad internacional y que en el pasado no se cumplieron. Había pequeñas cuestiones que minaban las esperanzas, el trauma estadounidense tras unas elecciones muy reñidas, el fin de la subida de los mercados de valores y una avalancha de escándalos en empresas importantes, pero todo esto parecía insignificante balo la sombra del 11 de septiembre. El 11 de septiembre marcó el principio de la reciente guerra contra el terrorismo llevada a cabo por la administración Bush.

El terrorismo no es la única amenaza a la que se enfrenta el mundo. Sería un error concentrar todas las energías, esfuerzos, recursos y vidas en luchar contra el terrorismo dejando a un lado desafíos mayores y más importantes aún. Además, el terrorismo está originado por causas diversas y complejas, y no se puede combatir únicamente con medios militares. Para combatir el terrorismo es preciso que se luche también contra la pobreza y las privaciones. El autor sostiene que no se puede librar una guerra contra las armas de destrucción masiva únicamente con medios militares y denomina armas de salvación masiva a los medicamento contra el sida, las mosquiteras contra la malaria, la perforación de pozos de los que se puede extraer agua potable y otras cosas similares que pueden salvar millones de vidas y ser también un baluarte de la seguridad mundial.

Los líderes mundiales se reunieron después en Monterrey, México para la conferencia internacional para la financiación para el desarrollo y después en Johannesburgo, Sudáfrica para celebrar la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible pero lo propuesto en esas reuniones no se ha cumplido. Estados Unidos puso prácticamente todo su afán y todas sus energías políticas y económicas en la opción militar y el incumplimiento de sus compromisos quedó patente. La guerra de Irak comenzó el 20 de marzo de 2003. Los costos de la operación militar han sido inmensos, más de un millar de vidas humanas estadounidenses, miles de civiles iraquíes muertos y menoscabo de la credibilidad estadounidense en todo el planeta.

es un importante instituto dedicado al desafío del desarrollo

sostenible, todo el trabajo del Proyecto del Milenio de Naciones Unidas ha dependido en su totalidad del este instituto. El instituto se configura en cinco grupos: ciencias de la Tierra, ecología y conservacionismo, ingeniería medioambiental, salud pública y economía y administración pública. Al reunir estas disciplinas bajo un mismo techo, el Instituto de la Tierra puede vincular mejor las ciencias con la labor de la administración pública con el fin de

El Instituto de la Tierra

encontrar soluciones prácticas a problemas de cualquier índole, desde pequeñas aldeas hasta acuerdos globales de la ONU.

CAPÍTULO 12

SOLUCIONES SOBRE EL TERRENO PARA ERRADICAR LA POBREZA

El desafío al que tiene que hacer frente el mundo no consiste fundamentalmente en superar la indolencia y la corrupción, sino más bien en superar al aislamiento geográfico, la enfermedad, la vulnerabilidad a los cambios climáticos y cosas similares con nuevos sistemas de responsabilidad que puedan garantizar esta labor.

UNA REUNIÓN CON LOS POBRES DE LAS ZONAS RURALES: SAURI, KENIA

Región acuciada por el hambre, el sida y la malaria. La situación es mucho más penosa de lo que describen los documentos oficiales. La situación también es reversible, pero para resolver la crisis de Sauri y de las restantes zonas rurales de África es necesario que la comunidad internacional comprenda mucho mejor su gravedad, su dinámica y las posibles soluciones.

En Sauri la producción de alimentos por persona está decreciendo; la malaria es omnipresente y continúa en aumento; el sida acecha en la comunidad y en la región, y la tasa de infección entre las personas adultas ronda el 30%. Los manantiales para recoger agua de uso doméstico están con frecuencia sucios. Las tasas de fecundidad giran en torno a los 6 hijos por mujer, y los aldeanos no tienen ningún tipo de acceso a servicios de planificación familiar y salud reproductiva, ni a los anticonceptivos modernos. No llegan remesas de dinero, no llega a la aldea ningún tipo de ingreso en efectivo. Dada la escasa producción de los agricultores, la producción agraria debe destinarse casi por completo al consumo doméstico en lugar de a la venta en el mercado. La comunidad no dispone de dinero para fertilizantes, medicamentos, matrículas escolares ni cualquier otro tipo de producto básico que deba adquirirse fuera de las aldeas.

Esta aldea podría recuperarse y alcanzar los Objetivos del Milenio, pero no por sí sola. La supervivencia depende de que se aborden una serie de retos específicos: suelos sin nutrientes, precipitaciones erráticas, malaria, pandemia de sida, falta de oportunidades educativas adecuadas, falta de acceso a agua potable y a letrinas, y la necesidad no satisfecha de transporte básico, electricidad, combustible para cocinar y comunicaciones. Todos estos retos pueden abordarse con tecnologías y actuaciones conocidas, demostradas, fiables y adecuadas.

Las aldeas de Sauri y otras aldeas similares pueden salvarse y situarse en una vía de desarrollo a un coste diminuto para el mundo, pero demasiado elevado para las propias aldeas o el gobierno. La comunidad de desarrollo internacional debería hablar de cinco grandes actuaciones para el desarrollo que marcarían la diferencia entre el hambre, la enfermedad y la muerte, y la salud y el desarrollo económico. En Sauri son: desarrollo agrícola, inversión en salud pública, inversiones en educación; energía, transporte y comunicación y agua potables con garantías e instalaciones de saneamiento. Más pronto que tarde estas inversiones se justificarían por sí solas no solo al salvar vidas, educar a los niños y mantener las comunidades, sino también al proporcionar los beneficios comerciales directos.

LOS DONANTES INTERNACIONALES Y LAS ALDEAS COMO SAURI

El proyecto del Milenio de Naciones Unidas trabaja con el gobierno de Kenia para garantizar que sus esfuerzos para reducir la pobreza sean lo bastante rigurosos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Esta estrategia exigirá mucha más ayuda para el desarrollo y una mayor condonación de la deuda por parte de los países ricos para permitir a Kenia invertir en agricultura, salud, electricidad, transportes y comunicaciones y agua potable. Sin embargo cuando el gobierno de Kenia propuso la creación de un fondo de garantía social sanitaria a escala nacional y la ampliación de este sistema con el fin de garantizar la atención sanitaria básica, los donantes se mostraron de inmediato reticentes.

Si los funcionarios de los organismos de donación se unieran al gobierno de Kenia en las reuniones con los aldeanos y reflexionaran junto con los funcionarios del gobierno, plantearían docenas de ideas fructíferas para garantizar que la ayuda llegara efectivamente a las aldeas.

REUNIDOS CON LOS POBRES DE LAS ZONAS URBANAS: MUMBAI, LA INDIA

La presencia de suburbios a pocos metros del tren es un indicio de la desesperación de los más pobres de entre los pobres que llegan a las ciudades huyendo de la pobreza rural. Lo que esta comunidad necesita son inversiones en individuos y en infraestructura básicas que permitan a la gente estar más sana, tener mejor educación y ser más productiva como fuerza de trabajo. Estas familias pobres necesitan servicios básicos: vivir lejos de las vías del ferrocarril, tener acceso a agua, instalaciones de saneamiento, carreteras e incluso electricidad.

La clave para acabar con la pobreza es crear una red global de relaciones que llegue desde las comunidades pobres hasta los mismos centros de poder y riqueza mundial. El mundo rico se pregunta cómo garantizar que el dinero reunido llega verdaderamente a los pobres. Esto se puede responder mostrando cómo pueden desarrollarse redes de responsabilidad mutua junto con las redes de financiación. Se necesita una estrategia para ampliar las inversiones que pongan fin a la pobreza, incluido un sistema de administración que dote de poder a los pobres al tiempo que los haga responsables.

CAPÍTULO 13. QUÉ INVERSIONES HAY QUE HACER PARA ERRADICAR LA POBREZA

Sachs hace referencia a su propia clasificación de capital, argumentando que los pobres extremos carecen de estos 6 tipos de capital:

Capital Humano: salud, nutrición, capacitación, etc.

Capital empresarial: maquinarias, instalaciones y transportes motorizados para la agricultura, industria y servicios.

Infraestructura: carreteras, energía, agua, aeropuertos, puertos, sistemas de telecomunicaciones, etc.

Capital

biodiversidad,

natural:

tierra

cultivable,

suelos

en

buenas

condiciones,

ecosistemas que funcionen correctamente. etc.

Capital institucional público: legislación, sistemas judiciales, servicios gubernamentales, políticas laborales, fuerza pública, etc.

Capital intelectual: saber práctico, científico, tecnológico, que eleva la productividad de los beneficios empresariales y la calidad de vida de los habitantes.

Según el autor, los pobres parten de un nivel muy bajo de capital por persona, y después se ven atrapados en la pobreza porque la proporción de capital por persona va decreciendo de una generación en otra. La cantidad de capital por persona decrece cuando la población crece más rápido de lo que se acumula el capital. Además, si los ahorros son menores que la depreciación, la acumulación de capital decrece.

Una mayor acumulación de capital desemboca en crecimiento económico, que a su vez eleva los ingresos familiares; sin embargo, las familias pobres en general gastan todo su ingreso en consumo, simplemente para seguir con vida. En este contexto no hay impuestos para que el gobierno utilice en inversión, ni tampoco ahorro para aumentar el stock de capital. Sin embargo, el crecimiento demográfico y la depreciación continúan aumentando sin cesar. El resultado es un descenso del capital por persona y por tanto un crecimiento negativo de la renta per cápita. Esto es lo que se denomina trampa de pobreza.

Así pues, las inversiones orientadas y respaldadas por la ayuda de los donantes constituyen la clave para la desactivación de la trampa. Estas inversiones son necesarias para elevar el nivel de capital por persona. Cuando la acumulación de capital por persona es lo suficientemente alta, las rentas serían tales que los hogares podrían ahorrar para el futuro y la economía no solo saldría de la trampa, sino que comenzaría a crecer por sí sola.

Una vez que se tuviera la ayuda suficiente, el sector público debería centrarse en cinco tipos de inversiones: capital humano, infraestructuras, capital natural, capital institucional y parte del capital intelectual. El sector privado (financiado por el ahorro privado) debería ser responsable principalmente de las inversiones empresariales y en capital intelectual; así como las contribuciones familiares a la salud, educación y nutrición que complementen las inversiones públicas en capital humano.

Sachs menciona una serie de victorias logradas en esta dirección, entre ellas: La Revolución Verde en Asia (Variedades de alto rendimiento), La erradicación de la viruela, la campaña para la supervivencia infantil de UNICEF, la alianza mundial para la vacunación y la inmunización, la campaña contra la malaria, desarrollada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la década de 1950 y 1960, el control de la enfermedad de la ceguera de los ríos en África, la difusión de las políticas de planificación familiar, la revolución del teléfono móvil en Bangladesh.

CAPÍTULO 14. UN PACTO GLOBAL PARA ACABAR CON LA POBREZA.

La falta de financiación por parte de los donantes despoja a los países pobres de su entusiasmo en la lucha contra la pobreza. El siguiente diálogo entre Jeffrey Sachs y un alto funcionario del Fondo Monetario Internacional refleja muy bien la idea del capítulo.

« ¿De qué te quejas ahora Jeff?» Le repetí la historia y le comenté que Etiopía vivía sin apenas atención sanitaria moderna, con una esperanza de vida de 42 años, con una mortalidad infantil de 170 muertes por cada 1000 niños, con unas probabilidades que no superan el 30% de alcanzar los 65 años, 1 médico por cada 30 mil habitantes y un gasto público sanitario de $2 por persona por año. « ¿Y qué quieres que haga?» me dijo el funcionario. «Quiero que el FMI apoye un mayor incremento en el gasto público sanitario en Etiopía.» « ¡Pero Jeff, no hay ningún donante para hacerlo!» «El mundo de los donantes es escandalosamente rico», le informé. «Jeff, los donantes no ofrecen más dinero para Etiopía». «Pero entonces no hay ninguna posibilidad en lo absoluto para que Etiopía cumpla con los Objetivos de Desarrollo del Milenio». «Tienes razón, esos objetivos son inalcanzables». Exasperado le dije: «Muy bien; pero entonces dilo públicamente por lo menos»…”

Acabar con la pobreza del planeta en el año 2025 exigirá que tanto los países ricos como los países pobres lleven a cabo acciones concretas, empezando por alcanzar un pacto global entre ambos. Los países pobres deben abordar el fin de la pobreza con rigor y tendrán que dedicar una parte más importante de sus recursos a reducir la pobreza, antes que a la guerra, la corrupción y la contienda política. Los países ricos tendrán que avanzar en sus reiteradas promesas de enviar más ayuda.

En un pacto global, al igual que cualquier otro contrato, hay al menos dos partes, y por tanto las responsabilidades recaen sobre ambas. Los países pobres no tienen garantizado por derecho cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio ni recibir de los países ricos ayuda para el desarrollo. Solo tienen derecho a ello si por su parte cumplen con sus compromisos de buen gobierno. En este pacto global el compromiso de los países ricos debería ser ayudar a todos los países pobres donde haya voluntad colectiva de ser socios de esta empresa. El problema de nuestros días no es que los países mal gobernados reciben demasiada ayuda, sino que los países bien gobernados reciben demasiada poca.

Una verdadera estrategia de reducción de la pobreza basada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio debería contar con 5 elementos:

Un diagnóstico diferencial que identifique las políticas e inversiones que el país debe realizar para alcanzar esos objetivos.

Un plan de inversión que exponga la amplitud y los plazos de las inversiones necesarias.

Un plan económico para financiar el plan de inversión que incluya la proporción de las necesidades económicas que tendrán que completar los donantes.

Un plan de los donantes que incluya los compromisos plurianuales de los mismos para financiar el plan económico.

Un plan de gestión pública que muestre los mecanismos de gobierno y administración pública que contribuirán a implantar la estrategia de ampliación de inversiones públicas.

Un plan económico apropiado debe empezar con una estimación del coste unitario para dotar al territorio de las infraestructuras básicas (aulas, kilovatios/hora de electricidad, km de carretera, etc.) y después analizar la cantidad de población adicional que se verá beneficiada por estas intervenciones. En algunos casos los donantes han apoyado una fórmula de compromiso según la cual se les pide a los pobres que paguen una parte, no todo del coste del servicio. Estas recomendaciones han fracasado rotundamente. No han sido realistas acerca de lo que los pobres pueden permitirse pagar. Quienes viven en pobreza extrema no tienen ni siquiera para comer, así que mucho menos para pagar electricidad, mosquiteras o anticonceptivos. Así que, el plan económico debe incluir una previsión realista de los que los pobres pueden pagar en realidad y lo que no.

La financiación es necesaria pero no suficiente para obtener el éxito económico. Si el gobierno es incapaz de llevar a término su plan de inversión, el dinero se derrochará o quedará muerto en alguna cuenta bancaria. Poner en práctica un plan de inversión exige tiempo para la planificación la construcción, la formación y la supervisión de las mejoras

Los países pobres tienen también necesidades cruciales que no pueden resolver mediante inversiones nacionales o regionales ni a través de reformas políticas interiores. Hay asuntos que deben abordarse a escala mundial. Entre ellos están la crisis de la deuda, la política comercial, la ciencia aplicada al desarrollo y la gestión medioambiental. Para esto, se necesita una colaboración mucho más estrecha de los organismos especializados de la ONU, como la FAO, FIDA, PNUD, UNICEF, OMS con el FMI y el Banco Mundial.

CAPÍTULO 15. ¿PUEDEN LOS RICOS PERMITIRSE AYUDAR A LOS POBRES?

Hay

verdaderamente modesto:

5

razones

por

las

que

el

esfuerzo

necesario

para

acabar

con

la

pobreza

resulta

La cantidad de pobres extremos ha disminuido a una proporción relativamente pequeña de la población mundial. Hace una generación las personas en pobreza extrema representaban una tercera parte de la población mundial. Actualmente representan poco menos de la quinta parte

La propuesta apunta a acabar con la pobreza extrema, no con toda la pobreza, y menos aún a igualar las rentas mundiales, reduciendo las distancias entre ricos y pobres

El objetivo de acabar con la trampa de la pobreza es mucho más sencillo de lo que parece. Cuando se adopta un punto de vista práctico y se habla de inversiones en

sectores específicos como carreteras, energía, transporte, suelo, agua, control de enfermedades, etc.; la labor se vuelve mucho menos desalentadora

El mundo rico hoy es extremadamente rico. Los costes de eliminar la pobreza extrema representan una fracción muy pequeña de las rentas enormemente elevadas del mundo rico.

Disponemos de instrumentos más poderosos que nunca: la telefonía móvil para zonas rurales que acerca información a la gente; la mejora de los sistemas logísticos; nuevos enfoques en materia de control y prevención de enfermedades como producto de los grandes avances de las prácticas médicas; mejora en el cultivo de semillas, etc.

Posteriormente, Sachs presenta un sencillo cálculo sobre lo que costará llevar a cabo la labor de acabar con la pobreza extrema. El primer aspecto del problema consiste en preguntarse cuántos ingresos habría que transferir desde los países ricos a los pobres para poner a disposición de todos los pobres extremos del mundo un nivel de renta suficiente para satisfacer sus necesidades básicas. Estimaciones del Banco Mundial dicen que para esto se ocuparía $1,08 diarios por persona, en dólares de 1993. Luego, se calcula la cifra de pobres de todo el mundo que vive por debajo de ese umbral. Según el Banco Mundial, en el 2001 había 1100 millones de personas que vivían por debajo del nivel de los $1,08 y cuya renta media es de $0,77 diarios por persona. Esto quiere decir que los pobres sufrían en promedio un faltante de $0,31 diarios por persona para satisfacer sus necesidades más básicas. Esto es, $113 anuales; o sea, un total de $124000 millones al año ($113 multiplicado por 1100 millones de personas).

Utilizando las mismas unidades contables (dólares de 1993), en 2001 la renta de los 22 países donantes del Comité de Ayuda para el Desarrollo de la OCDE era de $20,2 billones. Así pues, una transferencia del 0,6% de la renta de estos países donantes, que ascendería a $124000 millones, permitiría en teoría que todos los pobres extremos del mundo puedan alcanzar un nivel de satisfacción de sus necesidades básicas. Sin embargo, las transferencias de dinero en efectivo pueden elevar a los pobres por encima de los niveles de renta desesperados, pero no es probable que abran la trampa de pobreza si solo sirven para corregir un déficit de consumo. Para acabar con la trampa de pobreza, la ayuda exterior debería destinarse para inversiones en infraestructura y capital humano (a través de servicios públicos de sanidad, nutrición y educación), lo cual permitiría a los pobres ser más productivos por sí mismos y situaría a los países pobres en una vía de crecimiento auto sostenido.

Esto hace que la cifra de contribución de Estados Unidos (0,15% del PNB) se vea completamente ridícula. Más aún, cuando datos del Internal Revenue Service de USA revelaran que los cuatrocientos estadounidenses más ricos sumaban una renta anual en el año 2000 de $69000 millones; unos $174 millones cada uno. Esto fue más que el PIB de Botswana, Nigeria, Senegal y Uganda juntos ($57000 millones). En otras palabras, esos 400 estadounidenses juntos tienen una renta más alta que las más de 161 millones de personas de esos cuatro países. En este caso, las verdaderas soluciones a los problemas de la erradicación de la pobreza extrema exigirán sin duda, cierto equilibrio entre filantropía e impuestos.

CAPÍTULO 16. MITOS Y SOLUCIONES MÁGICAS.

Existen muchos prejuicios del mundo rico sobre las regiones pobres del planeta, y en especial sobre el continente africano, entre ellos:

Que el dinero donado se va por el desagüe puesto que luego de años de ayuda no hay muchos cambios que mostrar. Sin embargo, lo cierto es que la cantidad de ayuda por africano al año es verdaderamente muy pequeña. En el 2002 fue de tan solo $30 por africano subsahariano en el año. De esta pequeña suma, poco más de $5 se dedicó a pagar asesores de los países donantes, $3 de ayuda alimentaria y otras ayudas de emergencia, $4 para ayudar a pagar los intereses de la deuda africana y $5 a operaciones de reducción de la deuda. El resto, (cerca de $13) fue lo que se dedicó al desarrollo. Por tal razón, no es de sorprenderse que no haya muchos cambios que mostrar.

Que la corrupción o el mal gobierno son los pecados de África y por tanto la razón principal de su mal actuar y que la pobreza está originada por el hombre porque es consecuencia de decisiones políticas. Sin embargo, la gestión gubernamental de África es pobre porque África es pobre. A medida que la renta aumenta, el gobierno mejora por dos razones principales: En primer lugar, una sociedad más alfabetizada y próspera es más capaz de mantener un gobierno honesto ejerciendo un papel de control sobre los procesos gubernamentales. En segundo lugar, cuando los gobiernos están respaldados por una amplia recaudación de impuestos, los funcionarios están mejor formados, entre otras cosas.

El crecimiento más lento de África se explica mejor mediante factores geográficos y ecológicos. Estudios muestran que África no manifiesta ningún tipo de tendencia a ser más o menos corrupta que países con los mismos niveles de renta.

Que la pobreza y la riqueza son simplemente un reflejo de los valores sociales. Sin embargo, este tipo de argumentos culturales presentan dos problemas principales. El primero es que las culturas cambian en función de los momentos y las circunstancias económicas. El papel de las mujeres en el mercado laboral, las opciones de fecundidad de las familias, la asistencia de los niños a las escuelas y otras áreas críticas del comportamiento económico cambian radicalmente cuando las sociedades se desplazan de las aldeas a los centros urbanos, de la agricultura a la industria y del analfabetismo a la alfabetización. Lo que parecen valores sociales inmutables resultan ser circunstancias y oportunidades económicas sorprendentemente maleables. El segundo problema principal es que por regla general, este tipo de interpretaciones se formulan sobre la base de argumentos en vez de pruebas demostrables. Quienes propugnan este tipo de interpretaciones pocas veces comprenden que la baja productividad no se deriva de la pereza, sino de la falta de inputs de capital físico y humano para la producción.

Que cuanta mayor libertad económica, más rápido es el avance por la senda del desarrollo. La evidencia empírica muestra que esto no es así. China es un claro ejemplo de esto. Además, se muestra que los países africanos crecen en aproximadamente tres puntos porcentuales por debajo de los otros países con el

mismo nivel de libertad económica (medido por el índice creado por The Wall Street Journal).

Sachs también hace mención del economista peruano Hernando de Soto quien argumenta que gran parte de la desmotivación de los pobres y de su asociada pobreza es la falta de formalización de las economías. De Soto argumenta que la inexistencia de títulos de propiedad en las economías informales atenta en contra de los pobres. Si bien Sachs acepta la visión de De Soto, argumenta que la misma es un acercamiento parcial a las causas de los problemas.

Otro prejuicio tiene que ver con el supuesto déficit de moralidad que se le atribuye a África. Es cierto que la pandemia del sida ha causado estragos en esta región. Esto en parte se le atribuye a la irresponsabilidad sexual en África. Sin embargo, estudios de la prestigiosa revista médica británica The Lancet muestran que los hombres y las mujeres de África comparten sexualmente con un número de personas similar, cuando no inferior a la de las personas de muchos países occidentales.

Que ayudar a África desembocaría en una explosión demográfica aún mayor. Sin embargo, las tasas de fecundidad dependen de varios factores. En primer lugar, cuando muere un elevado número de niños, las familias tienden a tener muchos más hijos para contrarrestar el peligro de que esto suceda. En segundo lugar, la evidencia empírica muestra que las tasas de fecundidad descienden cuando el desarrollo económico se mantiene entre otras cosas, por el costo de oportunidad que representan los hijos.

Para terminar, otra persistente ilusión es pensar que los problemas de pobreza extrema se resolverán por si solos porque el desarrollo económico se propagará por todas partes. Como dice el refrán: “cuando sube la marea, todas las barcas se elevan”. Sin embargo, hay zonas donde existen limitaciones (aislamiento geográfico por ejemplo) que impiden que el progreso económico llegue.

CAPÍTULO 17. ¿POR QUÉ DEBEMOS HACERLO?

Pensar que ya se está haciendo todo lo posible para ayudar a los pobres es una falacia. Sondeos de opinión pública realizados en USA la década pasada mostraron que los estadounidenses creían que la ayuda exterior era en promedio 24 veces más de lo que la cifra real. Otra falacia es pensar que el ejército puede garantizar la seguridad estadounidense aun en el marco de un mundo inestable. En el 2004 Estados Unidos gastó 30 veces más en el ejército que en ayuda exterior. Sin embargo, con independencia de si los terroristas son ricos, pobres, o de clase media, sus lugares de refugio o sus bases de operaciones son sociedades inestables atacadas por la pobreza, el desempleo, el rápido crecimiento demográfico, el hambre y la desesperanza. Si no se aborda desde la raíz las causas de la inestabilidad, poco avanzaremos en la contención del terror. Pruebas concluyentes han revelado fuertes vínculos entre la pobreza extrema en el exterior y las amenazas a la seguridad estadounidense.

También es erróneo suponer que se castiga a los políticos por apoyar planes de ayuda exterior. Hay infinidad de experiencias que muestran que el gran público acepta este tipo de medidas, sobre todo si ven que a los ricos de sus propias sociedades se les pide que cumplan con lo que en justicia les corresponde. El problema no ha sido la oposición pública, sino la falta

de liderazgo político para informar siquiera al público de su importancia, o para pedirle que realice un esfuerzo mayor. Diferentes encuestan revelan que aproximadamente el 54% de los estadounidenses rechaza la idea de que la ayuda exterior debiera ser estrictamente un asunto privado del que tengan que ocuparse sólo las personas que realicen donaciones a través de organizaciones privadas.

En términos generales, el fracaso económico (una economía atrapada en la trampa de pobreza, una crisis bancaria, el impago de la deuda o la hiperinflación) a menudo desemboca en una crisis del Estado. Un estudio de la CIA confirma las raíces económicas del hundimiento del Estado. A los estadounidenses les encantaría creer que su país puede ser una isla de estabilidad y prosperidad en un mar global de pobreza y fracaso económico. Sin embargo, la historia revela lo contrario. Hay muchos ejemplos: El ascenso de los bolcheviques al poder en 1917 se produjo tras el desplome económico de la Rusia zarista. El ascenso de Hitler en 1933 se produjo en medio de la gran depresión, que afectó de modo particularmente duro a Alemania debido a su enorme deuda exterior. Yugoslavia (80s) e Irak (1990) representan otros claros ejemplos. El estudio de la CIA también concluyó que: Las tasas de mortalidad infantil, que indican que los bajos niveles generales de bienestar material, son un factor significativo de los desplomes de Estado. La apertura de la economía, de tal forma que, cuando los vínculos económicos con el resto del mundo son más fuertes, disminuyen las posibilidades de que un Estado entre en crisis, y que la democracia contribuye puesto que los países democráticos exhiben menor propensión que los regímenes autoritarios a que el Estado se desplome. Además, las crisis políticas en el exterior son importantes para la seguridad de Estados Unidos y los demás países ricos, puesto que a menudo desembocan en compromisos militares de estas partes en el exterior.

Por tanto, una vez más los líderes políticos de las democracias ricas tendrán que dirigirse pronto a los contribuyentes y votantes para llevar a cabo lo que hoy día parecería imposible. Tendrán que garantizar el apoyo público a que se destine 0,7% del PNB a ayuda al desarrollo y explicar por qué podría ser necesario mantener este compromiso durante 20 años (plazo en el que se espera que se haya eliminado la trampa de pobreza en todo el mundo). Y si son inteligentes, explicarán que el 0,7% al fin y al cabo no causará mucho daño (¡son apenas 7 centavos de cada $10 de renta!), sobre todo si se financia de dos grandes golpes. El primero transferirá parte de un excesivo presupuesto militar al capítulo de la seguridad global a través del desarrollo económico y el segundo apelará de forma especial a los más ricos entre los ricos, cuyas rentas son decenas de miles de veces más altas que los más pobres entre los pobres, para que contribuyan con una cuota proporcional.

Según el autor, los más ricos entre los ricos pueden realizar semejante contribución sin apenas esfuerzo y que comprenderán que será una demostración profunda y plena de sentido del excepcional momento que vive nuestra generación para garantizar el bienestar de todo el mundo. Filántropos como Bill Gates, George Soros, Rob Glaster, Gordon Moore y Ed Scout ya han empezado a actuar en este sentido.

CAPÍTULO 18. EL RETO DE NUESTRA GENERACIÓN.

Nuestra generación es heredera de dos siglos y medio de progreso económico. Podemos imaginar sin dejar de ser realistas, un mundo sin extrema pobreza en el año 2025 (el libro fue publicado en el 2005), ya que el progreso tecnológico nos permite satisfacer las necesidades básicas a escala mundial. Éste se ha ido alimentando de las revoluciones que vienen experimentando la ciencia básica y se ha propagado mediante el poder de los mercados globales y las inversiones públicas en materia de sanidad, educación e infraestructuras. La labor de nuestra generación puede definirse en los siguientes términos, basados en ideas que vienen desde la ilustración:

Contribuir a fomentar sistemas políticos que promuevan el bienestar humano y estén basados en el consentimiento de los gobernados.

Contribuir a fomentar sistemas económicos que extiendan los beneficios de la ciencia, la tecnología y la división del trabajo a todas las regiones del planeta.

Contribuir a fomentar la cooperación internacional con el fin de garantizar una paz perpetua.

Contribuir a fomentar la ciencia y la tecnología fundadas en la racionalidad humana para alimentar las perspectivas sostenidas de mejora de la condición humana. El progreso es posible, pero no inevitable. Puede movilizarse a la razón para promover el bienestar social, pero también puede ser superada por pasiones destructivas. Las instituciones humanas deberían estar diseñadas, de hecho, a la luz de la razón precisamente para controlar o contener la vertiente irracional del comportamiento humano.

Muchas generaciones han triunfado a la hora de aumentar el alcance de la libertad y del bienestar humano mediante una combinación de esfuerzo, persuasión, paciencia y profundas ventajas de situarse del lado correcto de la historia. Casos que ejemplifican lo anterior son el fin de la esclavitud, el fin del colonialismo, los movimientos por los derechos civiles y contra el apartheid, y ahora nos toca el turno de llevar el curso hacia el fin de la pobreza.

El libro cierra con nueve pasos para alcanzar el objetivo de la erradicación de la pobreza para el 2025. Se resumen en lo siguiente:

1. Comprometerse a acabar con la pobreza.

2. Adoptar un plan de acción.

3. Alzar la vos de los pobres.

4. Contrarrestar el papel de USA en el mundo: Actualmente las políticas estadounidenses son contrarias a la búsqueda de una senda hacia la paz y la justicia mundial pues tienen carácter unilateral y militarista.

5. Recuperar el FMI y el Banco Mundial: que dejen de servir a los gobiernos acreedores y se conviertan en instituciones defensoras de la justicia económica y la globalización ilustrada.

6. Reforzar la ONU: Hemos tenido la ONU que han determinado los países poderosos del mundo.

7. Utilizar la ciencia global. La financiación pública, la filantropía privada y las fundaciones sin ánimos de lucro tendrán que respaldar la universalización de los avances científicos porque no bastarán las fuerzas del mercado por si solas.

9.

Formular un compromiso personal: las grandes fuerzas sociales son la acumulación de

acciones individuales. Finalmente, Sachs concluye con una frase de Robert Kennedy: “Cada vez que un hombre defiende un ideal, actúa para mejorar la suerte de otros o lucha contra una injusticia, transmite una onda diminuta de esperanza. Esas ondas se cruzan con otras desde un millón de centros de energía diferentes y se aventuran a crear una corriente que puede derribar los muros más poderosos de la opresión y la resistencia”.