You are on page 1of 9

Saussure, Coseriu, Martinet,

Barthes: Síntesis de Algunas


Categorías Centrales en
Lingüística

• Sobre Lectura de Curso de Lingüística General de F. de Saussure


• Sobre Lectura de Elementos de Lingüística General de André Martinet
• Sobre Lectura de Lecciones de Lingüística General de E. Coseriu

SOBRE LECTURA DE CURSO DE LINGÜÍSTICA GENERAL DE F. DE SAUSSURE

1. Saussure se detiene a explicar el concepto de arbitrario, para aproximarlo más a la


categoría de inmotivado que a la de "libertad del hablante para cambiar aspectos del
lenguaje". El signo, o, más específicamente, el significante, es arbitrario en relación con su
significado.

A este respecto, Saussure señala, como dos posibles objeciones a esta tesis, el caso, en
primer lugar, de las onomatopeyas. A esta objeción, que sugiere que ellas no son arbitrarias,
Saussure responde que las onomatopeyas no son un elemento orgánico del sistema lingüístico,
y además agrega que su número es más reducido de lo que generalmente se piensa. Pero su
argumento quizá más sólido radica en que estas onomatopeyas, toda vez que "ingresan" a un
sistema lingüístico, se ven más o menos arrastradas por la evolución fonética, morfológica, etc.,
con lo que se "convertirían" al carácter del inmotivado signo lingüístico en general.

En segundo lugar, Saussure nos muestra la posible objeción del caso de las exclamaciones,
que son vistas en una primera impresión como expresiones dictadas por "la naturaleza". A esto
se responde que, en la mayoría de los casos, el lazo entre el significante y el significado no
existe (Para ello, Saussure compara el aie! Francés con el au! Alemán). Además, remata
Saussure, varias exclamaciones no son más que huellas de viejas palabras de sentido
determinado.

2. Abriendo su cuarto capítulo de la segunda parte, Saussure distingue dos elementos que
entran en juego en ese sistema de valores "puros" que es la lengua: las ideas y los sonidos.

Las ideas, sin las palabras, serían (y son) para Saussure una masa amorfa, indistinta,
anárquica, un conjunto de imágenes caóticas: una nebulosa, dice Saussure, donde nada está
delimitado necesariamente.

Ahora Saussure piensa a los sonidos por sí mismos. ¿ofrecerían en este marco entidades a
priori, de antemano? No, porque la sustancia fónica es algo más que un molde donde
desemboca el pensamiento, que debe adaptarse a ella: es una materia plástica, orgánica, que
suministra, en sus distintas partes, los significantes que el pensamiento necesita.
Así, la lengua sería una serie de subdivisiones contiguas confluyentes al mismo tiempo en ese
plano indefinido de las ideas confusas, y también en el (indeterminado) plano de los sonidos.

La lengua serviría de intermediario entre el pensamiento y el sonido.

3. Signo lingüístico: a) Sus dos componentes: Ellos son, en una primera clasificación, el
Concepto y la Imagen acústica y, más tarde, el Significado y el Significante. El lazo que los
une es arbitrario.

La Imagen acústica es la representación sensorial, y no el sonido material; es la representación


de nuestros sentidos que da testimonio de ese sonido, y solo en este marco puede aplicársele
el calificativo de material. En esto, por otro lado, radica la originalidad de Saussure en el
abordaje del Signo lingüístico (con lo cual considero respondido en esencia el inciso b).

Por otra parte, el Concepto puede definirse como un "hecho de conciencia" y, en este sentido,
sería más abstracto que la Imagen acústica. El Concepto se asocia a la Imagen acústica para
su corporeización.

Pero, como ya se señaló, Saussure menciona más adelante las categorías de Significante y
Significado, que reemplazan en cierta forma a las desarrolladas más arriba. La razón del
reemplazo se debe a que, según Saussure, estos términos dan cuenta más claramente de la
oposición que los separa entre sí y de la totalidad a la que pertenecen. De este modo, la
distinción-dicotomía de Saussure abre más posibilidades de análisis y un amplio abanico de
definiciones y distinciones duales.

El signo es arbitrario, como se dijo en otro punto, y tiene un carácter lineal. Estas dos
características son muy consideradas por Saussure en su definición de los signos, además de
la aclaración fundamental que nos señala que el signo lingüístico no une una cosa y un
nombre, sino al Concepto y a la Imagen acústica: con esto, Saussure ubica el funcionamiento
del signo en un juego de representaciones cerebrales del ser humano y su corporeización en
la Imagen acústica, no abordando a la cosa, al referente real.

b) Como se dijo, la originalidad del abordaje saussuriano del signo radica en señalar que la
Imagen acústica y su relación-oposición con el Concepto interaccionan dentro de las
representaciones sensoriales, y no el mundo material. Como el propio Saussure señala, el
signo vive en un proceso enteramente psíquico; así, la Imagen acústica es la representación
de nuestros sentidos que da testimonio de ese sonido, y solo en este marco puede aplicársele
el calificativo de material. El referente, la cosa, es algo que Saussure deja deliberadamente
fuera de sus estudios. De aquí, podrían desprenderse otras ideas saussurianas como el hecho
de que la lengua es una forma y no una substancia y que su funcionamiento es autónomo y,
por tanto, plausible de ser estudiado como tal (como sistema, podría agragarse).

c) Como ya lo habíamos esbozado rápidamente un poco más atrás, el signo, siguiendo a


Saussure, es arbitrario. Prueba de ello es la existencia de varios idiomas y sus diferencias
para designar objetos. Otro ejemplo radica en que el Concepto "bala" no tiene ninguna relación
interna con la serie de sonidos b-a-l-a que hace de significante. De este modo, el signo es
arbitrario en tanto que inmotivado, es decir, en relación con su significado, como aquí arriba se
prueba. Saussure distingue Signo de Símbolo, debido al efecto que el segundo da de
naturalidad en relación con el significado; mas la aclaración esbozada por Saussure a este
respecto deja también al símbolo en un plano de arbitrariedad, ya que éste no es en sí natural
en su relación con el significado, sino que la convención y la costumbre colectiva le atribuyen
esa naturalidad.

La lengua no puede guardar en sí una relación natural con el significante, sino más bien formal,
convencional y arbitraria, aún cuando, como en el caso de los símbolos, parezca que esto pasa
por otro lado.
SOBRE LECTURA DE ELEMENTOS DE LINGÜÍSTICA GENERAL DE ANDRÉ MARTINET

OPCIÓN 1

1. Aquél código imaginario puede analizarse así:

• La Estrella significa: Coronel.


• El Rombo significa: Capitán.
• El Redondel significa: Teniente.
• Fondo azul, significa: Artillería.
• Fondo verde, significa: Infantería.

Como vemos, en este código identificamos unidades con sentido propio. Estas unidades
pueden combinarse y lograr un código que nos permita colegir que, por ejemplo,

o Estrella sobre Fondo Azul, significa: "Coronel de Artillería", o


o Rombo sobre Fondo Azul, significa: "Capitán de Artillería", y así
sucesivamente.

Este código posee una serie limitada de unidades con sentido (Estrella: Coronel), que puede
combinarse con las otras ((Fondo Azul, etc.) y lograr significados. Pero he aquí un obstáculo
metodológico que me impide lograr hacer de este código un lenguaje complejo, y es la carencia
de la segunda articulación: estas unidades sí poseen una primera articulación, porque
guardan una forma y un sentido (del Rombo, sabemos que su significado es Capitán); muy
distinto sería, ahora, imaginarse el proyecto de crear un lenguaje con este código: la economía
de la segunda articulación, que consiste en conformar la primera a partir de decenas de
unidades fónicas que se repiten y se alternan según la unidad de sentido que requiera esta
primera articulación, no existiría, y tendríamos que imaginarnos una cantidad apabullante de
unidades de sentido del tipo "Rombo: Capitán". En inventario de las unidades de sentido de la
primera articulación sería infinito, o bien, mi efabilidad sería muy limitada. Pese a que puedo
alternar, por principio de la primera articulación, Rombo con Fondo Azul o con Fondo Verde,
evidentemente, sin la segunda articulación, la "economía" de este código brilla por su
ausencia.

2. Una lengua humana debe ser necesariamente de doble articulación debido a las
posibilidades físico-fisiológicas que tiene el ser humano para poder entenderlo y utilizarlo: como
en el caso del punto anterior, si una lengua se valiera solamente de la primera articulación, no
podríamos retener para cada palabra una unidad de sentido que carezca de unidades fónicas
transferibles a otras unidades; en ese caso, la economía de la segunda articulación cumple un
papel esencial, ya que permite que con solo unas decenas de producciones fónicas distintas
podamos obtener todas las formas vocálicas de las unidades de la primera articulación. Y, de
esta manera, todas las unidades de la primera articulación estarán hechas con el escaso y
poco numeroso material de la segunda articulación y sus infinitas posibilidades de combinación.

En un caso contrario, es decir, si un lenguaje tuviera únicamente una segunda articulación, sus
posibilidades de materializarse para conformar unidades mínimas de sentido (cuestiones de la
primera articulación) serían inexistentes, con lo cual tendríamos un caos amorfo de
combinaciones sin sentido y "en bruto".
3. Segmentación del enunciado en unidades de primera y segunda articulación:

De primera articulación: Est.o.s ami.go.s aguard.aba.n impacien.te.mente en París. (seis


palabras, catorce monemas o unidades mínimas con sentido)

De Segunda articulación: /E-s-t-o-s-a-m-i-g-o-s-a-g-u-a-r-d-a-b-a-n-i-m-p-a-c-i-e-n-t-e-m-e-n-t-e-


e-n-P-a-r-i-s/

4. Tomemos el caso de /impacientemente/.

Esta unidad, en su contexto (la frase), tiene una relación con las demás en el enunciado, una
relación, entonces, de orden sintagmático, y se puede ver a simple vista en la oración. Guarda
con las demás palabras una relación de contraste, en tanto que es una entidad distinta de
aguardaban y en París, que la preceden y suceden. Si tomáramos impacientemente al nivel de
la segunda articulación, veríamos también la relación sintagmática entre las unidades fónicas.
Así, /i/, /m/, deben sucederse, como /c/ debe anteponer a la segunda /i/, y así sucesivamente.
Es una relación, diría Saussure, in praesentia, visible, concretada y "materializada" en el
enunciado.

En cambio, impacientemente tiene también otro tipo de relación con ese contexto, llamada
paradigmática. Esta relación sería in absentia, y se les da el nombre de oposiciones.
Impacientemente fue una palabra seleccionada por el contexto, y sin embargo, en ese mismo
contexto también podría haber figurado tranquilamente, furiosamente, pacientemente. Estas
competidoras, aquí en oposición, son descartadas por el hablante porque no las consideró
convenientes para este caso. Los dos tipos de elecciones son inconscientes, aunque no
gratuitas: el hablante, por su "competencia" (diría Chomsky), es capaz de seleccionar en cada
caso la unidad correspondiente, tanto en el orden sintagmático como en el paradigmático. Pero
no hay que confundir el hecho de que el hablante elija con el hecho de que la elección no esté
determinada. Siguiendo un poco a Saussure, creo que Martinet sugiere que el hablante
selecciona dentro del margen escaso de libertad que el lenguaje le propone, y que poco puede
hacer para cambiar esta particular relación lenguaje-hablante.

5. En cuanto al carácter no-discreto de la entonación, puede decirse que la entonación,


entre otros factores, es determinante para la distinción de dos formas iguales. Por ejemplo:
decir afirmativamente: Salió, y preguntar: ¿Salió?: aquí, la diferencia no es entre fonemas, sino
exclusivamente de entonación. Pero la naturaleza del carácter no discreto de la entonación, al
no ser algo definido en sus distintos tipos, acepta matices en la significación: términos
medios entre una pregunta y una afirmación, por ejemplo. Si yo elevo levemente la vocal tónica
en lugar de hacerlo con énfasis, quizá logre una significación distinta a la de la pregunta, tal vez
un tono de frustración o decepción. Valga como prueba del carácter no discreto de la
entonación y sus ambiguedades en la significación un ejemplo que creo pertinente: la invención
del doble signo "?!", construido por las dos marcas "opuestas" de exclamación e interrogación
al mismo tiempo: un caso de indeterminación que la naturaleza no discreta de la entonación
puede permitir.

En cambio, esto no sucede con las unidades discretas: aquí, en un caso muy distinto del
anterior, las palabras se distinguen por diferencias entre fonemas y no de entonación: /pata/
y /pala/ se distinguen por la diferencia entre los fonemas /t/ y /l/, y en este caso, que yo eleve o
no la voz no va a hacer cambiar una /l/ por una /t/. además, para estas unidades, el sentido del
mensaje cambia completamente, y no hay posibilidad alguna de imaginar matices,
indeterminaciones o términos medios entre /pata/ y /pala/. Así, Martinet define estas unidades
discretas como aquellas cuyo valor lingüístico no resulta afectado en nada por variaciones de
detalle determinadas por el contexto o por circunstancias diversas: /t/ será /t/ en cualquier
contexto. En esto, precisamente, se sostiene la claridad de la dicción y la escritura; en la
diferencia entre esos fonemas para representar lo que se debe representar. Así que los
fonemas son unidades discretas, distinguibles e inconfundibles unas de otras. En cambio, no lo
son la mayoría de los rasgos prosódicos como los hechos de entonación señalados líneas
atrás.

6. Como ya fue (en parte) señalado en el punto anterior (aunque no en este marco), los
fenómenos suprasegmentales tienen relación con la entonación y su carácter no discreto.

A veces, y no obstante la importancia de la también señalada doble articulación del


lenguaje, las lenguas se comportan al margen de ésta. Por ejemplo, Martinet señala que el
carácter interrogativo del francés no está marcado sino por una elevación final en el tono del
hablante. Así, esa elevación final puede reemplazar a la construcción interrogativa entera. Esa
especie de curva melódica puede ser entonces un signo, exactamente igual a la construcción
interrogativa, y con un significante y un significado; significado: "Interrogación"; significante:
"Elevación del tono".

Además, la elevación de voz es ciertamente inanalizable, ya que en la cadena hablada no


ocupa un lugar determinado, sino que se superpone, de algún modo, a las articulaciones, y no
se puede analizar en una sucesión de fonemas.

En esto consisten, básicamente, los hechos o fenómenos suprasegmentales.

SOBRE LECTURA DE LECCIONES DE LINGÜÍSTICA GENERAL DE E. COSERIU

1. El corolario del significado unitario busca un significado único para una forma lingüística
distinta. Desde aquí, Coseriu distingue entre significado único y significado unitario, y
luego polisemia y variación semántica. De esto concluye en que puede darse que el significado
de una forma pueda no ser único, pero sí debe entenderse como unitario. Esto es un concepto
importante para comprender por qué los hablantes emplean una palabra para muchas
acepciones, dadas o "inéditas".

Este corolario es elemental para establecer un orden y una prioridad en la descripción e


investigación de las lenguas, según Coseriu. Además, se trasluce en el lingüista su intención
clara de purgar las categorías de homofonía, polifonía, sinonimia y polisemia.

Pero la mejor explicación que quizás encuentra Coseriu a la necesidad del corolario del
significado unitario es que, sin él, la investigación se vería entorpecida por el mal uso
(soberecarga confusa de significaciones y acepciones) de esos términos y otros, faltando a una
delimitación coherente de las categorías de análisis y, por lo tanto, de la propia disciplina.

2. Aquella cita puede ejemplificarse a través del método de la conmutación: si ver y mirar son
conmutados en un enunciado, observaremos que, si bien su substancia se ha visto modificada,
la función en el enunciado no se vio alterada. Pensar a Coseriu sin tener presente en todo
momento que las unidades deben ser unidades funcionales antes que variantes de realización
es pasar por alto una gran premisa de su proceder epistemológico. Coseriu no va a pensar en
sustancias sino en formas, y, específicamente, en formas funcionales y no tanto en variantes;
en formas, unidades de lengua y no de habla.
3. Un sistema, dice Coseriu, es económico si utiliza al máximo los rasgos distintivos que lo
integran; el más económico sería el que con menor número de rasgos estructure el mayor
número posible de oposiciones y, por ende, de unidades.

El principio de sistematicidad sostiene que, en un sistema lingüístico, las diferencias


funcionales suelen (valga la falta de contundencia del verbo) presentarse de manera
sistemática; esto es, se repiten para una serie de unidades análogas. Así, mediante los mismos
rasgos distintivos combinados, se estructura un número de unidades superior al de los rasgos
utilizados. Podemos recurrir a un ejemplo: en el sistema verbal de nuestra lengua, los rasgos
distintivos que oponen el presente del pretérito indefinido, (Hago/He hecho), se repiten para
otros tiempos con Haber (Hacía/Había hecho, Haré/Habré hecho, Haría/Habría hecho, etc). En
el léxico, esto puede verse también con claridad: lo que distingue ver de mirar también
distingue oír de escuchar; entre meter y sacar la oposición es la misma que entre poner y
quitar, y así con otros casos.

Roland Barthes (1913-1980)

Ronald Barthes es conocido por el tiempo dedicado al estudio de los signos, la


semiología. Esta disciplina, entiende que los seres humanos se comunican no solamente
a través de los signos lingüísticos (el lenguaje) sino también de otros elementos
culturales tales como la ropa, el peinado, los gestos, las imágenes, las formas y los
colores a fin de convencernos unos a otros respecto de las emociones, valores e
imágenes que deseamos transmitir.

Lo natural

Barthes señaló que con frecuencia, cometemos el error de llamar “natural” a lo que
consideramos socialmente aceptable, moralmente deseable o estéticamente placentero.
Por cierto, es natural comer, dormir, tener relaciones sexuales y usar el lenguaje... sin
embargo, qué comemos, cuándo dormimos, cómo tenemos sexo y qué palabras usamos
es algo que varía de acuerdo a la cultura o subcultura de la que formemos parte.

La actuación y los signos


En su ensayo “Le monde ou l’on catche”, Barthes expone su explicación respecto en lo
que ocurre en la mente del lector de ficción o del público del teatro. Su trabajo se basa
en el análisis de “Catch” lo que podríamos describir como “luchas guionadas”,
espectáculo que se diferencia de un deporte genuino porque los contrincantes no
compiten “de verdad” y no se esmeran por disimularlo tampoco, esto es, actúan sin
hacerse daño con el objeto de reiterar las funciones, noche tres noche. Lo que Barthes
puntualiza es que el público, sabe que el combate es fingido.

Barthes establece una analogía entre el espectador de una lucha de catch y el público de
un espectáculo teatral o una novela de ficción. Así como Otelo no asesina “realmente” a
Desdémona sobre el teatro (y el público lo sabe, aunque pueda conmoverse), los
combatientes de catch no se pegan en “realidad”. Sólo se trata de signos que carecen
de contenido “real”

Introducción a la lingüística estructural

De acuerdo a la terminología acuñada por Saussure, no hay un centro de verdad última


que garantice que los signos funcionen como en verdad lo hacen. En definitiva, el
ensayo de Barthes sobre el catch pretende aplicar los conceptos de la lingüística
desarrollada por Saussure a la cultura popular.

Las palabras funcionan debido al lugar que ocupan dentro de la estructura del lenguaje,
porque siendo diferentes unas a otras se ajustan a un esquema particular. De modo
similar, los gestos de los luchadores de catch tiene un significado aunque este no sea
coincidente con lo que ellos pudieran pensar “realmente” en el momento en que están
actuando. En efecto, de los gestos, se deriva el significado de las convenciones mediante
las cuales los seres humanos expresan su emociones e interpretan las de los demás.

Los gestos de los luchadores parecen “naturales”, del mismo modo que a nosotros nos
resulta “natural” hablar fluidamente nuestra lengua materna. Pero Barthes observa que
todas las formas de comunicación son artificiales pues su funcionamiento se debe a
una estructura y la estructura solo puede funcionar en tanto y en cuanto vivamos
dentro de una sociedad y no en estado “natural”.

Los signos, pues, dirá Saussure, son arbitrarios, por lo tanto, no deberían ser
considerados “naturales”. Al observar un combate de catch, la primera impresión puede
ser que la lucha es “natural”, pero luego se advierte una cuidadosa codificación de
modo tal que cada gesto significa algo específico: enojo, frustación, agresividad,
venganza, etc, de modo tal que el público pueda interpretarlos al decodificarlos.

Del mismo modo, no es que un semáforo funciones porque exista una conexión
“natural” entre el color rojo y el peligro o el verde y la seguridad sino porque aceptamos
y convenimos una significación puntual para ese código cromático. El sistema
funcionaría también si “detenerse” se indicara mediante un conjunto de líneas negras
sobre un fondo amarillo y avanzar sobre líneas azules sobre un fondo rosado. La
diferencia sería suficiente para establecer la convención.
Elementos de semiologia

En Elementos de semiología (1965), Barthes reconoce el lugar de central de Saussure en


el desarrollo de la lingüística moderna especialmente por centrar el interés en el
funcionamiento estructural.

De acuerdo a Saussure, la peculiaridad del lenguaje reside en la arbitrariedad de los


signos, lo cual permite una combinación tan variada como los diferentes significados
que se deseen comunicar. Barthes introducirá además, el concepto de signos motivados
que resulta más preciso para explicar el funcionamiento de ciertos signos gráficos.

Clasificación de los signos según Barthes

Barthes enumera tres clases de signos: los signos icónicos, motivados y arbitrarios. La
diferencia entre estos se corresponde con una escala progresiva, los signos icónicos
cumplen una sola función y se ubican en un extremo, con posibilidades muy amplias de
significación, los signos arbitrarios, se encuentran en el otro extremo.

Por ejemplo, la cruz en la cultura cristiana o la luna creciente en el Islam, tienen un


único significado icónico. Estrechamente relacionados con este tipo de signos (cuya
aceptación se da por convención social) se encuentra las marcas de identidad de las
banderas nacionales, o los uniformes, por ejemplo que comienzan a confundirse con
signos motivados cuando ocasionan el uso de ropas civiles dotadas de significación
para la sociedad que las originó. El tradicional sobrero hongo y el paraguas cerrado del
funcionario civil británico es un ejemplo de signo motivado, pero es posible imaginar
los mismos signos con un significado diferente... en La Naranja Mecánica (1971) el
joven pandillero Alex y su amigos, llevaban sombreros con las mismas características...
En efecto, la carga de connotaciones que pesa sobre esos signos nos impide
considerarlos simplemente arbitrarios.

En realidad, lo que se intenta destacar es que sería inusual encontrar un signo que,
siendo absolutamente natural careciera de ambigüedad alguna... ¿es esto posible?

Se dice, por ejemplo, que levantar un puño cerrado a la altura del hombro es claro signo
de enojo, sin embargo, este mismo gesto, en los círculos izquierdistas de la década del
30, significaba camaradería y solidaridad proletaria.

La inmersión del mundo en el lenguaje


Los seres humanos, viven un mundo lingüístico tan completo, que existen muy pocos
signos capaces de funcionar correctamente sin una explicación que utilizando el
lenguaje, explique su significado. Aquellos que sí pueden hacerlo (cómo las señales
viales o el código morse) son muy limitados y sólo alcanzan pra producir un conjunto
muy reducido de mensajes. Incluso las viñetas humorísticas, que pueden parecer a
primera vista fomas no lingüísticas de humor, solo cobran sentido cuando son
mediatizadas por el lenguaje. Porque aunque la risa de la persona que ve la caricatura
sea aparentemente instantánea, lo cierto es que el humor es posible solo cuando ésta
realiza internamente un comentario verbalizado de la misma.

Los Tabúes
Barthes observará así, que nada en la sociedad carece de significado, y en esta línea
avanzará sobre el estudio semiológico de los tabúes.

Para el antropólogo, los tabúes nunca carecen de sentido aún cuando resulten
extravagantes para el observador externo puesto que son un medio a través del cual la
sociedad se habla a sí misma y rara vez tiene una función utlitaria directa. Según
Barthes, es muy probable que el tabú alimentario respecto al consumo de carne de cerdo
de acuerdo al judaísmo o el alcholo entre los musulmanes tenga su orgien en una pauta
sanitaria como la de evitar la intoxicación o la borrachera... sino tan solo operar como
diferenciación respecto a otros grupos humanos.

En efecto, la prohibición del alcohol por parte del islam, permitía a los musulames
diferenciarse de los cristianos: no es un dato menor que el vino cumpla un papel central
en el ritual de la misa (eucaristía) y el primer milagro de Jesús fuera precisamente,
transformar el agua en vino (Bodas de Caná, Jn 1:1-11).

Del mismo modo, las leyes Kasher (pureza), conforman una serie de signos dietéticos
que se expresan en tabués alimentarios y signos corporales (circunsición, pelo y barba
sin cortar, etc.).

La aplicación de la semiología de Barhtes al estudio de los tabués, subrraya la distinción


esencial entre hechos físicos e instituciones o acontecimientos sociales, mientras que los
primeros pueden ser considerados neutros, los segundos siempre están cargados de
significación. La importancia de los tabúes como signos no puede seprarse de su
necesidad de ser mediados por el lenguaje y expresados por él.