Sie sind auf Seite 1von 170

permedia

media

dia

elocutiva

a elocutiva

locutiva

utiva

elocutiva

hipermedia

conec v a

conectividad

conectividad

conectividad

ISSN 0123-0425

conectividad

conec v a

hipe

Wikipedia RAE YouTube rmedia IDEP elocutiva hipermedia elocutiva
Wikipedia
RAE
YouTube
rmedia
IDEP
elocutiva
hipermedia
elocutiva
RAE YouTube rmedia IDEP elocutiva hipermedia elocutiva hipermedia http://www.idep.edu.co/ hipermedia conectividad

hipermedia

http://www.idep.edu.co/

hipermedia

conectividad

conectividad

http://www.idep.edu.co/ hipermedia conectividad conectividad hiper conectividad conectividad conectividad conectividad

hiper

conectividad

conectividad

conectividad conectividad hiper conectividad conectividad conectividad conectividad conectividad 25 hiperte c o n e

conectividad

conectividad conectividad

25
25

hiperte

conectividad

conectividad

25 hiperte c o n e c t i v i d a d conectividad hipertext

hipertext

c o n e c t i v i d a d conectividad hipertext c o

conectividad

conectividad conectividad

hipermedia

conectividad

hipertexto

conect

co

hipermedia

Lenguaje Lenguaje

humanidades digitales

conectividad

humanidades digitales

hipermedia

hipermedia

Netspeak

hipertexto

hipermedia

Lenguaje Lenguaje Lenguaje

pedagogía

pedagogía

pedagogía

pedagogía

pedagogía

pedagogía pedagogía

pedagogía

pedagogía

pedagogía

Lenguaje

escuela

escuela

escuela

escuela

conectividad

hipertexto hipertexto hipertexto hipertexto hipertexto hipertexto

hipertexto hipertexto hipertexto

hiperte

conect

con

co

co

co

co

co

co

co

co

co

co

co

co

hipermedia hipermedia

a

ipermedia

locutiva

Lenguaje

escuela

escuela

humanidades digitales humanidades digitales

humanidades digitales

humanidades digitales

humanidades humanidades digitales digitales

humanidades

digitales humanidades digitales

humanidades digitales

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

hipermedia hipermedia hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia hipermedia

hipermedia

hipermedia hipermedia

Lenguaje

videojuegos videojuegos

Lenguaje

videojuegos videojuegos

escuela

escuela

escuela

videojuegos videojuegos

escuela

escuela

escuela

videojuegos videojuegos videojuegos videojuegos

videojuegos videojuegos

escuela

escuela

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia hipermedia

hipermedia

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

hipermedia

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

cognición cognición

cognición cognición cognición cognición

cognición cognición

cognición

cognición

cognición

Internet

transmedia transmedia

transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia transmedia

Web Web Web Web

Wiki

locutiva

ocutiva

ocutiva

ocutiva

cutiva

cutiva

hipermedia hipermedia hipermedia hipermedia

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela escuela

cognición

cognición

cognición

cognición

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

cognición

hipermedia hipermedia

hipermedia

hipermedia hipermedia hipermedia

sujeto sujeto

sujeto sujeto sujeto

sujeto

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak Netspeak

videojuegos videojuegos

videojuegos

TIC

Web Web Web Web

Web

WikiWiki

TIC

Wiki Wiki

Wiki Wiki

Wiki

Wiki Wiki Wiki

Web Web Web

Web

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

hipermedia hipermedia hipermedia

TIC

escuela

TIC

cognición

cognición

videojuegos videojuegos videojuegos videojuegos

cognición

cognición

cognición

cognición

cognición

Wiki WikiWiki

Wiki Wiki Wiki

Web

NetspeakNetspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

cognición

cognición

cognición

TICTIC

cognición

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC

Wiki

Wiki Wiki

Wiki Wiki

WikiWiki Wiki

Web

WebWeb Web

Wiki

Web Web

Web

escuela

escuela

Web

escuela

escuela

escuela

Web

Web

Web Web

Web Web

WebWeb

Web

Web Web Web

Web Web Web Web Web

Web

Web Web Web

Web Web Web Web

Web

Web

Web Web

Web Web

TICTICTIC TIC TIC TIC TIC

TIC TIC

Web Web Web

Wiki

Wiki

Web Web

Web Web Web Web Web

Web Web Web Web

Web Web Web

Web Web

Web Web

Web Web

Web Web

Web Web Web Web Web

Wiki

TIC

Wiki

Wiki

TIC

TIC

TIC

cutiva

hipermedia

sujeto

TIC TIC TIC

Web

Wiki

Wiki

Wiki

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipertexto hipe hip h

con

con

control neuronal

control neuronal

control neuronal

control neuronal

TIC

TIC

control neuronal

control neuronal

TIC

control neuronal

control control control neuronal neuronal neuronal

TIC

TIC

control control control control control control control neuronal neuronal neuronal neuronal neuronal neuronal neurona

control neuron control control neuron neuro control control neuron neuron

Internet

Internet

hipermedia

TIC

TIC

hipermedia

TIC

ipermedia

permedia

ermedia rmedia

rmedia

TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC

media

TIC

TIC

edia

Wiki Wiki

Wiki

Wiki

Wiki Wiki

Wiki

Web

Web Web

Wiki

Wiki Wiki Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

TIC TIC

Web

TIC

TIC

TIC TIC TIC

Web Web

Web Web Web

Web

redes

Web Web

Web Web Web Wiki

Web Web

Wiki

Wiki Wiki Wiki

Web

Web

Web Web

Wiki

Web Web

Wiki

Web

Internet

Internet

hipermedia

Internet

Internet

control neuronal

Web WebWeb Web

Web

Web Web

Web Web Web

Web

Web

Web Web Web Web

Web Web

Web Web Web

Web Web Web WebWebWeb Web Web

Web

Web

Internet

Internet Internet

Internet Internet

Internet Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet Internet

Internet

Internet Internet

Netspeak

Netspeak Netspeak

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Wiki

Wiki Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Web

Internet

Internet

Internet

Internet Internet

Internet

Internet

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

TICTIC

Wiki

Wiki

Web Web Web Web Web

Wiki Wiki

Wiki Wiki

Wiki

Web Web Web Web Web

Web Web

Web Web Web Web WebWeb Web

Wiki Wiki

Wiki Wiki

Wiki

Wiki Wiki TIC

Wiki TIC

Wiki TIC

TIC

Wiki

TIC escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela

TIC

TIC

escuela escuela escuela

escuela

escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela escuela

Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet Internet

Internet

Internet

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

Netspeak

hipermedia

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki

Wiki Wiki

Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki

Axiología

hipermedia

hipermedia

Axiología

hipermedia

hipermedia

hipermedia

Axiología

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

Wiki

Wiki

hipermedia

Wiki

hipermedia

Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki

Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

TIC

TIC

TIC

TIC

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

Internet

escuela

escuela

escuela

Internet

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

hipermedia

Axiología

hipermedia

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

Netspeak Netspeak Netspeak Netspeak Netspeak Netspeak Netspeak

videojuegos

videojuegos videojuegos

videojuegos

videojuegos

videojuegos

Axiología

hipermedia

TIC

TIC

hipermedia

Axiología

hipermedia

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

Wiki

Wiki

TIC

TIC

escuela escuela

escuela

TIC

TIC TIC TIC TIC

Wiki

Wiki

TIC TIC

TIC

Wiki Wiki Wiki Wiki

TIC

TIC

Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki

Wiki

Axiología

hipermedia

TICTICTICTIC

TIC

TIC

TICTICTIC

TIC TIC

TIC

TIC

TICTIC

TICTIC

redes

redes

Axiología

hipermedia

Axiología

Wiki Wiki Wiki Wiki Wiki

Wiki Wiki Wiki

WikiWiki

Wiki

Wiki

TIC

TIC

TIC

redes redes

Axiología

hipermedia

hipermedia

Axiología

hipermedia

Axiología

Axiología

Axiología

TIC

Web Web Web Web Web WebWebWebWeb Web Web Web Web Web Web Web Web Web Web

Wiki

TIC TIC TIC

TIC

TIC

Wiki

Web Web Web

Wiki

Wiki

Wiki

Web Web Web Web Web Web Web Web Web Web Web WebWeb

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

Axiología

WikiWikiWiki

Wiki

Wiki

Wiki

Web

Web

Web

Web Web

Web Web Web

escuela

escuela

redes

redes

redes

redes

Wiki

Wiki

Wiki

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

redes

Wiki

redes

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

TIC

media TIC

media

media

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TICTIC TICTIC

TIC

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC

TIC

TIC TIC

TIC

videojuegos

Axiología

Axiología

TICTICTIC

TICTIC

TIC

TIC

nativos digitale nativos nativos digitales digitales

nativos digitales

nativos digitales

nativos nativos digitales digitales

redes

Axiología

Axiología

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC TIC

TIC

escuela

TIC

TIC

TIC

TIC TIC

TIC

escuela escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela

escuela escuela

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC TIC

TIC

edia

TIC

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

hipermedia

escuela

escuela escuela

escuela

escuela

escuela escuela

escuela

escuela

Axiología

Axiología

escuela

Axiología

escuela

videojuegos

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TICTIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC

nativos digitales

nativos digitales

h

h

edia

edia

media

media

rmedia

rmedia rmedia

permedia

Axiología

Web Web

WebWeb

hipermedia

hipermedia

hipermedia

videojuegos videojuegos

videojuegos

videojuegos

videojuegos

TIC

TIC

nativos digitales

nativos digitales

nativos digitales

nativos digitales

TICTIC

TIC

hipermedia hipermedia hipermedia

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC

Web Web Web

TIC

TIC

videojuegos videojuegos videojuegos

Web

videojuegos

nativos digitales

nativos digitales

hipe hi

TIC

TIC

nativos digitales

Nuevos Lenguajes y Educación

TIC

TIC

Web

TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TICTIC

TIC

TIC

TIC TIC TIC

TIC TIC TIC TIC TIC

TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TICTIC

TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TICTIC

TICTIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC TIC TIC TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

TIC

nativos digitales

nativos digitales

nativos digitales

nativos digitales

hipert

hipert

nativos digitales

nativos nativos digitales digitales

TIC

TIC

TIC

nativos nativos digitales digitales

nativos nativos digitales digitales

nativos nativos ti di digitales digitales it l

hi hipertext ertexto

TIC

TIC

TIC

TICTIC

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

Nuevos Lenguajes y educación

educación 25 y Ciudad Nuevos Lenguajes y educación 1

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP EDUCACIÓN

REVISTA EDUCACIÓN Y CIUDAD No. 25

Primer semestre: julio-diciembre de 2013 Tema monográfico: Nuevos Lenguajes y Educación

ISSN:

0123-0425 / Impresión 2357-6286 / Web-Online

Directora:

Nancy Martínez Álvarez

Sub director Académico:

Paulo Alberto Molina Bolívar

Consejo Directivo:

Clara Inés Rubiano Zornoza

Editores Invitados:

Myriam Lucía Ochoa Piedrahita Jorge Iván González María Cristina Cermeño Óscar Sánchez Jaramillo Rocío Rueda Ortiz

Editor:

Antonio Quintana Ramírez Cooperativa Editorial Magisterio

Coordinación

Editorial IDEP:

Diana María Prada Romero

Diseño, diagramación

e iconografía:

Alexander Marroquín

Impresión:

Subdirección

Tiraje:

Imprenta Distrital –DDDI 1000 ejemplares

Publicación semestral del IDEP Subdirección Académica - Comunicación, Divulgación y Socialización Correspondencia, información, canjes y suscripciones Avenida Calle 26 No. 69D-91. Centro Empresarial Arrecife. Torre Peatonal, Oficinas 805 – 806. Teléfono (57 1) 2630594 – 2630575 - 4 29 67 60 Bogotá, Colombia Correo electrónico: idep@idep.edu.co Página Web: www.idep.edu.co

Los conceptos y opiniones de los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no comprometen la política institucional del IDEP. El Comité Editorial agradece los artículos

enviados voluntariamente y se reserva la decisión de su publicación en

la

revista. Se autoriza la reproducción de los artículos citando la fuente

y

los créditos de los autores; se agradece el envío de la publicación en la cual se realice la reproducción.

Impreso y hecho en Colombia

Contenido

Editorial: Nuevos lenguajes, cultura digital y educación

Rocío Rueda Ortiz / Antonio Quintana Ramírez

7-10

Aprendizaje transmedia en la era de la convergencia cultural interactiva

Juan Carlos Amador

11-24

¿Cómo definir a las Humanidades Digitales? ¿O no definirlas?

Alejandro Piscitelli

25-38

La ciudad post letrada: reto para la escuela contemporánea

Jaime Alejandro Rodríguez

39-50

Escópica de videos confesionales en Youtube ¿Lugares de resistencia o Subjetividades en suspensión?

Édgar Giovanni Rodríguez Cuberos

51-62

La axiología subyacente en el lenguaje de las series de dibujos animados presentados en la televisión colombiana

Yebrail Castañeda Lozano

63-74

El Yo [sujeto] en el timeline [Redes Sociales]

Edgar Villegas Iriarte

75-84

La Web Victoriana y el Curso Victoriano Wiki:

comparación de la eficacia educativa de tareas idénticas en la Web 1.0 y la Web 2.0

George P. Landow

85-106

El murmullo incesante del videojugador

Julián González

107-120

Reflexiones sobre los videojuegos en la escuela

Analia Segal / Roxana Perazza

121-132

Escritura e Internet: sentidos del uso del lenguaje de la Internet en los procesos escriturales de los estudiantes de Medellín

Milton Daniel Castellano Ascencio / Ena Luz Ortiz Naranjo

133-144

Entrevista

Sandra Patricia Ordóñez Castro

145-150

Entre tabletas, tintas, redes y tecnomediaciones:

laberintos de la escuela por explorar

Ana Brizet Ramírez / Fernando Aranguren / Hernán Riveros

151-162

Instrucciones para los autores y autoras de artículos

Sandra Patricia Ordóñez Castro

163-166

Comité Editorial

ADELA MOLINA ANDRADE Formación Académica Doctorado en Educación, Universidad de Sao Pau- lo. Maestría en Educación con énfasis en Evalua- ción, Pontificia Universidad Javeriana. Licenciatura en Educación con énfasis en Biología, Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Filiación Laboral Docente de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Nacionalidad Colombiana. amolina@udistrital.edu.co

ROSALBA PULIDO DE CASTELLANOS Formación Académica Doctorado en Educación Área Ciencias Natura- les, Universidad Pedagógica Nacional. Maestría en Biología, Universidad de Los Andes. Maestría en Dirección Universitaria, Universidad de Los Andes. Licenciatura en Ciencias de la Educación Universi- dad Pedagógica Nacional. Filiación Laboral Docente de la Universidad Pedagógica Nacional. Nacionalidad Colombiana. rpulido@pedagogica.edu.co

NANCY MARTÍNEZ ÁLVAREZ Formación Académica Magíster en Estructuras y Procesos del Aprendi- zaje, Universidad Externado de Colombia. Licen- ciatura en Ciencias de la Educación, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Laboral Directora del Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP. Nacionalidad Colombiana. nmartinez@idep.edu.co

ALEJANDRO ÁLVAREZ GALLEGO Formación Académica Doctorado en Historia de la Educación y Educación Comparada, Universidad Nacional de Educación a Distancia. Maestría Estudios Políticos, Pontificia Universidad Javeriana. Li- cenciatura en Ciencias Sociales, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Laboral Docente de la Universidad Pedagógica Nacional, Facultad de Educación. Nacionalidad Colombiana. rizoma.alejandro@gmail.com

RUTH AMANDA CORTÉS SALCEDO Formación Académica Doctorado en Educación, Universidad Pedagógica Nacional. Maestría en Desarrollo Educativo y So- cial, CINDE. Especialización en Enseñanza de la Historia, Pontificia Universidad Javeriana. Licencia- tura en Ciencias Sociales, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Laboral Investigadora del Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP. Nacionalidad Colombiana.

amandacortes2006@yahoo.es

MARCO RAÚL MEJÍA Formación Académica Doctorado Programa Interdisciplinar Investiga- ción en Educación. Proyecto Interdisciplinario en Investigaciones Educativas. Maestría en Desarrollo Educativo y Social, CINDE. Licenciatura en Filo- sofía y Letras, Pontificia Universidad Javeriana. Filiación Laboral Planeta Paz. Nacionalidad Colombiana. marcoraulm@gmail.com

BETTY MONROY HENAO Formación Académica Maestría en Psicopedagogía, Universidad Pedagó- gica. Especialización Inteligencia Artificial, Univer- sidad Pedagógica Nacional. Licenciada en Ciencias de la Educación, especializada en Psicología y Pe- dagogía, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Laboral Docente de la Universidad Externado de Colombia. Nacionalidad Colombiana. ligia.monroy@uexternado.edu.co

PAULO ALBERTO MOLINA BOLÍVAR Formación Académica Politólogo Universidad Nacional de Colombia. Magíster en Educación, Desarrollo Humano y Formación de Valores, Universidad Externado de Colombia. Filiación Institucional Subdirector Académico, Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP. Nacionalidad Colombiana. Pmolina@idep.edu.co

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

GLADYS JAIMES DE CASADIEGO Formación Académica

Doctorado en Ciencias Pedagógicas, Universidad Central de Las Villas. Maestría en Lingüística Teó- rica y Formal Université De Paris VIII. Maestría en Lingüística Hispanoamericana Instituto Caro

y Cuervo. Especialización en Lingüística Instituto

Caro y Cuervo. Licenciatura en Ciencias de la Edu- cación, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Laboral Consultora IDEP. Nacionalidad Colombiana.

RUTH MILENA PÁEZ MARTÍNEZ Formación Académica Doctora en Educación, Universidad Pedagógica Nacional de Colombia. Magíster en Educación, Pontificia Universidad Javeriana. Licenciada en Educación Básica Primaria, Pontificia Universi- dad Javeriana. Filiación Laboral Docente Maestría en Docencia de la Universidad de La Salle. Nacionalidad Colombiana. milenapaez@yahoo.es

FERNANDO ANTONIO RINCÓN TRUJILLO Formación Académica Magíster en Educación, Universidad Pedagógica Nacional. Especialista en Comunicación-Educa-

ción, Universidad Central. Especialista en Gerencia

y Gestión Cultural, Universidad Nuestra Señora del Rosario. Filiación laboral Asesor de Dirección del Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP. Nacionalidad Colombiana. frincon@idep.edu.co

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

Comité Científico

FEDERICO REVILLA

Formación Académica Doctor en Filosofía y Letras (Sección Historia del Arte) Universidad

de Barcelona. Licenciado en Ciencias de la Información (Real Decreto

1.201/1977).

Filiación Laboral Miembro del Claustro de Doctores de la Universidad de Barcelona. Director del Centro de Estudios Post-universitarios. Miembro del Comité Consultivo de la Sociedad Española de Emblemática. Presidente de la Fundación Cultural de las Américas. Nacionalidad Española.

amigos@cultuamericas.org

GLORIA PÉREZ SERRANO

Formación Académica Doctora en CC de la Educación, Universidad Complutense de Madrid (UCM). Licenciada en Filosofía y Letras. Sección Pedagogía, UCM. Filiación Laboral Catedrática de Pedagogía Social UNED. Dirige la revista interuniversitaria Pedagogía Social y el Máster en Intervención Educativa en Contextos Sociales de la UNED. Catedrática de la Universidad Pablo de Olavide, Sevilla. Nacionalidad Española.

gloriaperez@edu.uned.es

JAUME TRILLA BERNET

Formación Académica Doctor en Pedagogía de la Universidad de Barcelona. Filiación Laboral Catedrático de la Facultad de Pedagogía y miembro del grupo de investigación en Educación Moral (GREM) de la Universidad de Barcelona. Nacionalidad Española. jtrilla@ub.edu

JOSÉ ÁNGEL LÓPEZ HERRERÍAS

Formación Académica Doctor en Filosofía. Filiación Laboral Profesor de Pedagogía General y Social de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. Nacionalidad

Española.

jherrer@edu.ucm.es

ROCÍO RUEDA ORTIZ

Formación Académica Doctorado en Ciencias de la Educación, Universidad de Las Islas Baleares. Maestría en Tecnologías de la Información Aplicada, Universidad Pedagógica Nacional. Licenciatura en Psicología y Pedagogía, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Institucional Doctorado Interinstitucional en Educación, Universidad Pedagógica Nacional. Nacionalidad

Colombiana.

rruedaortiz.@yahoo.com

ARACELI TERESA DE TEZANOS CASTIÑEIRAS

Formación Académica Doctorado en Lettres et Sciences Humaines. Université de Paris X Nanterre. Maestría Investigación Educativa Universidad Iberoamericana. Especialización Certificatto in Pedagogia. Università degli Studi de Firenze. Especialización Diplôme d’ Études Approfondies en estudios Ibéricos e Iberoamericanos Université de Paris X Nanterre. Filiación Laboral Université de Paris X – Nanterre. Nacionalidad Uruguaya.

atezanos@club-internet.com

INÉS DUSSEL

Formación Académica Ph.D., Department of Curriculum & Instruction, University of Wisconsin-Madison. Maestría en Educación y Ciencias Sociales, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Argentina. Licenciada en Ciencias de la Educación, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, Argentina. Área de formación focalizada: Historia de la Educación. Filiación Laboral Directora Educativa del Programa Ciencia y Tecnología con Creatividad, Sangari Argentina. Investigadora Principal, Área Educación, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Argentina. Nacionalidad Argentina. ines.dussel@sangari.com

JAVIER OCAMPO LÓPEZ

Formación Académica Doctor en Historia, Colegio de México. Especialización Historia de las Ideas, Universidad Nacional Autónoma de México. Filiación Institucional Universidad de Cartagena. Doctorado Interinstitucional en Educación. Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Nacionalidad Colombiana.

javierocampo11@yahoo.es

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

CARLOS OBANDO ARROYAVE

Formación Académica Doctorado en Investigación Pedagógica y TIC de la URL-Blanquerna, Barcelona, España. Maestría en Comunicación Audiovisual Digital, Universidad Internacional de Andalucía, Sevilla, España. Especialista en Semiótica-Estética, Universidad Nacional, Colombia. Comunicador Social-Periodista, Universidad de Antioquia, Colombia. Filiación Institucional Coordinador y Docente Máster en Diseño y Producción Audiovisual, Universidad Autónoma de Barcelona, España. Miembro del grupo de Investigación en PSiTIC, Universidad Ramon Llull-Blanquerna, Barcelona, España. Nacionalidad Colombiana. carloso@carloso-bcn.com

EDUARDO GUTIÉRREZ

Formación Académica Doctorado en Historia, Universidad Nacional de Colombia (en curso). Maestría en Comunicación, Pontificia Universidad Javeriana. Licenciatura en Lenguas Español-Inglés, Universidad Pedagógica Nacional. Filiación Institucional Profesor asistente del Departamento de Comunicación, Pontificia Universidad Javeriana. Nacionalidad Colombiana. clasehistoria@gmail.com

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

Pares evaluadores

Tomas Vázquez

Universidad Distrital Francisco José de Caldas tomvasquez@hotmail.com

John Páez

Universidad Distrital Francisco José de Caldas johnpa@live.com

Antonio Quintana

Universidad Distrital Francisco José de Caldas

aquintana21@gmail.com

Rocío Rueda

Universidad Pedagógica Nacional rruedaortiz@yahoo.com

Daniel Torres

Revista Internacional Magisterio directorrevista@magisterio.com.co

Nina Alejandra Cabra

Universidad Central

ninacabra72@yahoo.com

Antonio Arellano Duque

Universidad de Los Andes, Venezuela

memorias2006@yahoo.com

Carlos Eduardo Valderrama Higuera

Universidad Central cevalderrama@gmail.com

Gloria Patricia Marciales

Pontificia Universidad Javeriana gloria.marciales@javeriana.edu.co

educación 25 y Ciudad Editorial
educación
25
y
Ciudad
Editorial

Nuevos lenguajes, cultura digital y educación

Rocío Rueda Ortiz 1 Antonio Quintana Ramírez 2

E n el presente número monográfico sobre Nuevos Lenguajes, cul- tura digital y educación, invitamos a reflexionar sobre dos ejes cen-

trales. Por una parte, la presencia de nuevos lenguajes y la tendencia dominante a su digitalización en la contemporaneidad, hecho que se produce al lado de varias transformaciones (tecno)culturales: el resurgimiento de una cultura de la (hiper)visualidad; la configura- ción de nuevas formas de circulación, autoría y archivo de saberes; la exaltación de la sensibilidad y de la experiencia estética; y las nuevas formas de consumo de información vinculadas a prácticas sociales que exaltan el uso individual(izado) y colectivo de ésta, ligado tanto a lógicas del mercado y de la publicidad de las industrias culturales, como a prácticas sociales de solidaridad, colaboración y creación co- lectiva “desde abajo”. De esta manera, se trata de una transforma- ción que afecta a toda la sociedad en su conjunto. Por otra parte, interesa reflexionar sobre las implicaciones edu- cativas de tales transformaciones en la cultura digital, donde la ac- ción pedagógica es interpelada directamente en tanto que hay gran expectativa sobre las nuevas aproximaciones a los aprendizajes, al procesamiento, difusión, producción y apropiación de saberes; y a las formas de interacción y participación de los sujetos. Tal conjunto de circunstancias nos obliga a retomar retos de la escuela contempo- ránea: el descentramiento cultural del libro y de la racionalidad logo- céntrica que le acompañó, y el empoderamiento de las generaciones jóvenes con nuevos lenguajes y escrituras, que les permiten partici- par en otros escenarios de socialización de saberes y de construcción identitaria, antes circunscritos a la familia y a la escuela (Lévy, 1998;

Martín-Barbero, 2005; Turkle, 1998 y 2010).

De ahí que, en términos educativos, estos nuevos lenguajes y sus soportes representan no sólo un medio o recurso didáctico que amplía las condiciones de enseñabilidad de los saberes, sino que juegan un papel determinante en la (re)producción cultu- ral, social, política, económica y, sobre todo, en la producción de universos de sentido, afectando la comprensión del mundo y los modos de representación e identificación. En efecto, vemos que ya no se trata solamente de pedir que estos lenguajes sean incluidos en la escuela como una vía para tender un puente con el mundo de la vida de los estudiantes y sus formas de comunicarse y narrarse, que poco a poco se han venido introdu- ciendo y colando dentro de las prácticas escolares (a veces en el cu- rrículo oficial, otras en el “invisible”), sino también de comprender la manera en que a la tendencia dominante de un sujeto racional, formado a través de la alfabetización de la escritura y la lectura en la escuela, se le está superponiendo otra, de manera compleja, “jalonada” por un “afuera escolar” que ofrece gran variedad y mul- tiplicidad de opciones de producción de sí, del reconocimiento de saberes y formas de experiencia antes excluidas. Sin embargo, al mismo tiempo, esta novedad está vinculada al modo de producción capitalista contemporáneo, a sus lógi- cas de consumo y de conversión de cualquier acto creativo en mercancía. Por lo tanto nos preguntamos entonces, ¿qué poten- cialidades, pero también, qué amenazas nos ofrece este nuevo escenario a nivel subjetivo, individual y colectivo?, ¿qué dice la investigación en este campo y qué repercusiones tiene en el es- cenario educativo?

1 Editora Invitada. Profesora de la Universidad Pedagógica Nacional. Doctorado Interinstitucional en Educación; Correo electrónico: rruedaortiz@yahoo.com

2 Editor Invitado. Profesor de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Maestría en Educación, Especialización Educación en Tecnología; Correo electrónico:

aquintana21@gmail.com

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

En consecuencia, en el actual número de Educación y Ciudad presentamos un conjunto de textos que rompen con varios mi- tos, tanto sobre los “efectos” de los medios, como sobre las “dramáticas transformaciones” que se están produciendo, para pintar un paisaje de apropiaciones subjetivas, sociales y situadas en contextos específicos. Una diversidad de formas de experien- cia que muestra la necesidad de ampliar, tanto el locus como los modos de aproximarnos a estos temas en la investigación social y educativa. Así mismo, nos ofrecen pistas sobre posibles apuestas y propuestas del horizonte hacia el cual direccionar las transfor- maciones que harán una escuela más pertinente a los cambios y situaciones del momento histórico que transitamos. Así, un primer grupo de artículos responde a reflexiones sobre esta transformación cultural en las tecnologías, los lenguajes, las prácticas sociales, las subjetividades y sus implicaciones educati- vas. En este sentido, el texto de Juan Carlos Amador aborda una reflexión sobre el fenómeno de la transmedialidad, en particular sus relaciones tanto con el aprendizaje como con los procesos de subjetivación. Lo anterior, a partir de dos entradas que le dan tanto contexto como sentido argumentativo: de una parte, lo que el au- tor plantea como “la convergencia cultural interactiva” y, en segun- do lugar, el fenómeno transmedia analizado desde las categorías de ambientes (ecología de medios) y la narrativa interactiva. Desde una postura crítica, aguda y propositiva, Alejandro Pisci- telli asume la tarea de definir las Humanidades Digitales, y desde allí hace una revisión de lo que denomina “una educación míni- mamente invasiva”, que considera como elemento definitorio de la acción que en estos momentos está asociada en buena medida por la conectividad. Propone la paradoja de que se requiere de un mínimo de intervención con un máximo poder para llevar a cabo el gran cambio que amerita lo educativo; esta intervención debe afectar de manera sustancial el espacio, el tiempo, el currículo y la evaluación. A partir de la crítica a la pedagogía de la enunciación, propone considerar una pedagogía de la sorpresa, que es para él un dispositivo pedagógico clave para propiciar aprendizajes. De la misma forma, Jaime Alejandro Rodríguez también con- sidera que la escuela contemporánea debe responder a nuevos

retos, en tanto que nos encontramos frente a un estado de cir- cunstancias en el cual el modelo de ciudad letrada ha cambiado, dando lugar a la ciudad hipertexualizada o post letrada que, en virtud a las nuevas posibilidades devenidas de nuestras actuacio-

nes en el ciberespacio, en particular, ha propiciado una transfor- mación de la cultura popular hacia la cultura de la participación

al interior de la cual se gesta y se vive la inteligencia colectiva. En

este contexto de las “nuevas prácticas letradas”, propone consi- derar nueve aspectos a tener en cuenta en todo proyecto educa- tivo en relación con la función de la tecnología digital interactiva. Por su parte, el artículo de Edgar Giovanni Rodríguez explora las dimensiones estéticas que se despliegan en el consumo de videos confesionales en Youtube por niños y jóvenes. En su aná- lisis nos aporta una reflexión educativa inquietante en la contem-

poraneidad, esto es, la necesidad de reconocer otras modalidades

de captura de la atención de los niños(as) y jóvenes, diferentes

a las de la escuela, y sus efectos o potencias en la formación

subjetiva, individual y colectiva, así como en la transformación ético-estética, desde la clave crítica cerebridad-celebridad. Yebrail Castañeda realiza un análisis de la axiología que sub- yace al lenguaje de los dibujos animados que se han presentado en el país, con base en las categorías del gusto de Calabrese: Te- ratología (estudio de los mostruos), Adalidología (estudio de los héroes), Fractales (estudio de lo regular e irregular) y Entropía (estudio de lo conforme y deforme). Así, a través de un viaje por las canciones y los personajes de series como Centella, He-Man, los Caballeros del Zodiáco y South Park, Yebrail arriesga una propuesta para comprender las formas complejas, subterráneas

y paradójicas en que hoy emergen diversos tipos de ciudadanías. Edgar Villegas aporta una reflexión a partir de su interés por develar relaciones emergentes entre las nuevas condiciones de interacción y actuación en las redes sociales, en las que desta- ca la línea de tiempo como definitoria en la construcción de la subjetividad. En este contexto, recurre a planteamientos del psi- coanálisis y del comportamiento de las masas para proponer su necesaria actualización a la luz de las nuevas circunstancias de las redes sociales. Finalmente, hace referencia a las características

de la fotografía hoy, a partir de prácticas que se han vuelto coti- dianas y que se ubican más allá de los usos, para instalarse como formas inéditas de representación, al vincularse, en la red, con otras modalidades de expresión. Otro grupo de artículos presenta sus reflexiones a partir de procesos de investigación en contextos específicos. Así, el tra- bajo de George Landow, quien es por cierto uno de los autores clásicos sobre el tema del lenguaje del hipertexto en la cultura di- gital, nos aporta de manera detallada un ejercicio de investigación donde realiza un análisis comparativo entre el uso educativo de un entorno hipertextual y un entorno wiki. Landow destaca las diferencias, las semejanzas, lo que permanece y lo que se trans- forma en dichos entornos, tanto en las prácticas docentes como en las prácticas de lectura y escritura de los estudiantes. Por su parte, Julián González, en su texto sobre el “murmullo incesante del videojugador”, rompe con el imaginario extendido sobre los “efectos de los videojuegos”, para observar, “in situ”, la experiencia del videojugar como una práctica social dispuesta en un espacio y tiempo concretos. Cuerpo, lenguaje y emoción, serán centrales para comprender cómo las nuevas generaciones hoy crecen jugando videojuegos cuyas estructuras modulan su experiencia emocional, y cómo el “videojugador” se adapta crea- tivamente a éste para mantenerse dentro. También desde el campo de los videojuegos, Analia Segal y Roxana Perazza presentan un concienzudo relato de su experien- cia de indagación a partir del desarrollo propio de videojuegos educativos, que ponen en escena en algunas escuelas urbanas de Argentina. Las autoras hacen énfasis en que si bien los videojue- gos aportan en sí mismos oportunidades cognitivas y el desarrollo de estrategias propias del juego, se hace necesario vincular su uso a propósitos educativos pertinentes y relacionados con los aportes del juego, e integrar sus usos a secuencias de trabajo escolar que permitan sacar el mejor provecho de sus potencialidades. Milton Daniel Castellano y Elena Luz Ortiz analizan el uso del lenguaje de la red o netspeak, como una forma de “escribir-ha- blar” y como un rasgo identitario de los jóvenes hoy. Estas nue-

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

vas formas de escritura configuran nuevos sentidos, tanto en el mundo cotidiano como en el mundo escolar. En su investiga-

ción, con estudiantes de Medellín, encontraron dimensiones es- téticas, temporales y emotivas que configuran el universo lingüís- tico y significativo de las nuevas generaciones, e invitan al cuerpo docente a conocer y comprender estos mundos de la vida para poder establecer puentes de comunicación con sus estudiantes. Como parte central de este monográfico se encuentra la en- trevista a Jorge Huergo, uno de los más importantes pensadores latinoamericanos del campo de la comunicación-educación. El profesor e investigador argentino plantea la necesidad de re- flexionar críticamente en la escuela sobre las transformaciones por las que atraviesa, de la mano de los medios tecnológicos. Para ello, propone potenciar a los actores escolares para que se sientan sujetos protagonistas de una cultura que está cambiando,

y comprender las formas diversas de construir experiencia social.

En este sentido, además de la distribución y apropiación de tec- nologías y medios en la educación, Jorge Huergo considera fun- damental la vinculación del campo de la investigación y reflexión de la Comunicación/Educación, con los sectores populares, los movimientos sociales, y en general con las formas de lucha por el reconocimiento en la sociedad, esto permitirá mantener un hori- zonte de sentido al cambio tecnológico que vivenciamos. Finalmente, Ana Brizet Ramírez, Fernando Aranguren y Her- nán Riveros, presentan una reflexión incial sobre su proyecto con

experiencias de uso de medios en el Distrito Capital. En esta reseña, además de enunciar las 22 propuestas en las que se entre- cruzan las categorías saberes-tecnicidades y escuela, esbozan tres elementos orientadores de lo que será el análisis en profundidad de su investigación: en primer lugar, el contexto escolar, los roles

y los actores; en segunda instancia, el debate teórico y pedagó-

gico suscitado al interior de estas y otras experiencias desde la escuela; y, finalmente, el tema de los procesos de sostenibilidad

y agenciamiento, que son elementos críticos cuando se trata de

experiencias de innovación y, por tanto, resultan de suma impor- tancia para la reflexión por parte de la comunidad académica.

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

T ema : N uevos L eNguajes y e ducacióN 10 E ducación y c iudad
educación 25 y Ciudad IDEP IDEP
educación
25
y Ciudad
IDEP
IDEP

Aprendizaje transmedia en la era de la convergencia cultural interactiva

Transmedia Learning in the age of interactive cultural convergence Transmedia Aprendizagem na era da convergência cultural interativo

Juan Carlos Amador / jcarlosamador2000@yahoo.com

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

Juan Carlos Amador 1

jcarlosamador2000@yahoo.com

1

Profesor e investigador de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (Maestría en Comunicación-Educación y Licenciatura en Pedagogía Infantil). Director del Instituto para la pedagogía, la paz y el conflicto urbano (IPAZUD).

Fecha de recepción: 18 de octubre de 2013 / Fecha de aprobación: 8 de noviembre de 2013

Aprendizaje transmedia en la era de la convergencia cultural interactiva

Resumen

El artículo analiza las posibles relaciones entre el fenómeno transmedia y el aprendizaje en los niños y niñas contemporáneos; partiendo del presupuesto de Jenkins (2008), en el que la transmediación se inscribe en la convergencia mediática y tecnológica, el texto desarrolla tres grandes temáticas: la primera describe los principales aspectos de la convergencia cultural interactiva, contexto en el que se produce este fenómeno; la segunda expone los atributos del proceso transmedia, haciendo énfasis en los ambientes (ecología de medios) y la narrativa interactiva; y la tercera introduce algunas consideraciones, a manera de implicaciones pedagógicas, para fomentar aprendizajes en los niños y niñas, asunto que exige problematizar la noción de nativos digitales.

Palabras clave: transmedia,

convergencia cultural interactiva, aprendizajes, niños y niñas.

Transmedia Learning in the age of interactive cultural convergence

Summary

The article discusses the possible relationships between the transmedia phenomenon and learning in contemporary children, based on the assumption Jenkins (2008), which is part transmediación media and technological convergence, the text develops three major themes:

the first describes the main aspects of interactive cultural convergence, context in which this phenomenon occurs, the second exposes the attributes of transmedia process, stressing environments (media ecology) and interactive narrative, and the third introduces some considerations, as a pedagogical implications to encourage learning in children, an issue that requires problematize the notion of digital natives.

Keywords: transmedia, interactive cultural convergence, learning, boys and girls.

Transmedia Aprendizagem na era da convergência cultural interativo

Resumo

O artigo discute as possíveis

relações entre o fenômeno transmídia e aprendizagem em crianças contemporâneas, com base na suposição de Jenkins (2008), que faz parte transmediación mídia e convergência tecnológica, o texto

desenvolve três temas principais:

o primeiro descreve os principais

aspectos da convergência cultural interativo, o contexto em que esse fenômeno ocorre, a segunda expõe os atributos do processo de transmídia, ambientes estressantes (ecologia da mídia)

e narrativa interativa, eo terceiro apresenta alguns considerações, como um implicações pedagógicas para incentivar a aprendizagem em crianças, uma questão que requer problematizar a noção de nativos digitais.

Palavras-chave: transmídia,

convergência cultural interativa, aprendizagem, meninos e meninas.

Introducción

E l presente trabajo tiene como propósito analizar los compo- nentes sociales, comunicativos y cognitivos que constituyen

actualmente el fenómeno transmedia, así como sus potencialidades para fomentar aprendizajes en los niños y niñas contemporáneos. De manera preliminar, se puede señalar que este suceso surge de la articulación progresiva de modelos narrativos hipertextuales y una serie de prácticas socio-culturales que circulan y se profundizan en, con y a través del mundo mediático y digital (Jenkins, 2008). Al parecer, el advenimiento de estas nuevas coordenadas espa- cio-temporales online (convergencia cultural interactiva), no sólo afecta los modos de socialización sino que configura otros modos de razonamiento del mundo de la vida en los sujetos y grupos. Por esta razón, el “aprendizaje transmedia” es una propuesta que no pretende convertirse en un modelo ni en una fórmu- la para hacer efectivo el desempeño académico en escuelas y universidades. Se trata, más bien, del reconocimiento de una nueva esfera público-privada en la que están presentes sujetos, saberes, prácticas e intereses, la cual subyace de la convergen-

cia cultural interactiva, esto es, modos de ser, pensar y actuar que emergen a partir del tránsito del receptor-usuario al pro- sumidor. Este tránsito está mediado por la participación de las personas comunes en la narrativa digital y en ambientes interac- tivos (ecología de medios) 2 . El prosumidor (prosumer) no solo es consumidor sino también productor. Este cambio sugiere el advenimiento de nuevos atri- butos en el sujeto, que hacen posible otras maneras para el apren- dizaje y la acción colectiva Dentro de estos atributos, se pueden destacar: la construcción de habilidades multitasking en espacios pantallizados e hiperconectados; la generación de otros sistemas de codificación y decodificación que hacen posible leer y escribir de manera hipertextual; y mecanismos de participación hiperme- diales e interactivos a través de proyectos colectivos que exigen colaboración y toma de decisiones. Antes del surgimiento del fenómeno transmedia y sus vín- culos con la educación, ha sido recurrente el planteamiento de puntos de vista que buscan vincular los medios y las tecnologías

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

a la educación, tales como: el uso de las TIC para la enseñan-

za de contenidos académicos; el análisis crítico de medios; la educación virtual mediante la implementación de plataformas (Learning, Management System) para la implementación de cursos online multicanal y multimedia (e-learning, b-learning y multimodal); y la implementación de ambientes y objetos vir- tuales de aprendizaje. Sin embargo, como bien lo han señalado Inés Dussel (2006) y Joan Ferrés (2008), se trata del uso de artilugios (a veces muy sofisticados), que reproducen currículos

y prácticas pedagógicas tradicionales. También han aparecido durante los últimos años otras inicia- tivas en torno a las relaciones entre medios, tecnologías y educa- ción, especialmente procedentes de las industrias culturales y las corporaciones transnacionales de software, hardware, telefonía móvil e Internet. En este grupo, las perspectivas no son muy

distintas entre sí, pues, con frecuencia, sus orientaciones giran al- rededor de promesas como estar conectados, tener amigos, vivir actualizados (accediendo a noticias, deportes, moda y reciente- mente aplicaciones móviles) así como divertirse en modo online

a través de pasatiempos, juegos y mundos virtuales. Aunque tam-

bién existe otro tipo de promesas, procedentes de activistas de

la

Web, como la generación de usuarios que participan en redes

y

comunidades, grupos que pueden gestar iniciativas sociales y

gente común que puede compartir y crear. Desde el punto de vista teórico, aquellos que han analizado la mutación de los medios y las tecnologías de información y co- municación, teniendo en cuenta los acontecimientos de la his- toria reciente, la diversidad de matrices culturales, la inestabili- dad de los órdenes sociales y las lógicas geo-bio-noo-políticas 3 de las sociedades contemporáneas, dan cuenta de la existencia de una revolución tecnológica que no determina lo humano ni el mundo de la vida (Castells, 2006; Latour, 2005; Lévy, 2007). Se trata, más bien, de un proceso de co-construcción en el que los sujetos inciden en la transformación de las tecnolo-

gías, y en el que éstas a su vez modifican los modos de ser, hacer y pensar de las personas. Según Martín-Barbero (2003),

2 La noción ecología de medios fue planteada tempranamente por Marshall McLuhan. Dada su pertinencia para el abordaje del fenómeno transmedia y sus relaciones con el aprendizaje, este tema será desarrollado más adelante.

3 Al respecto, es importante señalar que los análisis políticos originados en la teoría social contemporánea plantean la biopolítica (Foucault, 2005), como un proceso de control sobre el cuerpo social, en el que están presentes la gubernamentalidad del sujeto, el territorio y la población. La noopolítica (Deleuze, 2006), implica el control de las pasiones, los conocimientos y los deseos, en el contexto de sociedad posfordista.

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

la clave de este proceso está en los usos y las apropiaciones que las personas comunes producen en su vida cotidiana al relacionarse en, con y a través de los medios. Esto supone transitar de los medios a las mediaciones 4 . En esta dirección, son varias las perspectivas que, apartándo- se del análisis instrumental de los medios y las tecnologías, han abordado el problema de las tecnologías digitales atendiendo a la complejidad humana, social y política que configura la cultura popular, la cultura visual y, de manera más reciente, la cultura digital. A partir de esta marco de comprensión sobre lo cultural (más que sobre la cultura en singular), se ha planteado la nece- sidad de repensar la escuela, no sólo mediante el equipamiento tecnológico y el uso de las TIC para enseñar contenidos acadé- micos, sino reconociendo el universo de aprendizajes invisibles (Cobo y Moravec, 2010) que las generaciones más jóvenes ad- quieren en su condición prosumer y a través de su participación en la convergencia cultural. Los planteamientos que se presentarán a continuación se enmarcan en estas preocupaciones. Se apoyan en los hallazgos de la tesis doctoral titulada Infancias, comunicación y educación:

1. Convergencia cultural interactiva

Algunos pensadores de fines de siglo XX e inicios del siglo XXI, han mostrado otras facetas de esta nueva era que van más allá de las polarizaciones. Pierre Lévy (2004, 2007), propone observar la realidad contemporánea como un ecosistema de ca- rácter social, técnico y cultural que modifica las condiciones de existencia de las personas, instituciones y sectores. Esta modifica- ción está asociada con la emergencia de nuevas dimensiones de la

análisis de sus mutaciones. El propósito de la investigación fue comprender las mutaciones culturales (repertorio cultural te- levisivo y filmográfico dirigido a los niños y niñas) y las mu- taciones comunicacionales (experiencia de niños y niñas en la comunicación digital interactiva) durante el período 1992- 2012 en Colombia, con el fin de establecer sus implicaciones en la educación y el gobierno de la infancia. El estudio se apoyó metodológicamente en el análisis semiótico audiovisual procedente de la perspectiva de Roland Barthes (1980), y de la etnografía virtual (Hine, 2003). Aunque no se hará alusión a los resultados del estudio en sen- tido estricto 5 , se desarrollará, tal como se anunció al inicio, un análisis del fenómeno transmedia (categoría emergente de la in- vestigación) y sus relaciones posibles con los procesos de apren- dizaje en el mundo escolar. Para tal efecto, se tratarán tres gran- des temáticas: la convergencia cultural interactiva, escenario en el que surge el suceso transmedia 6 ; los atributos de la transmedia, haciendo énfasis en los ambientes y la narrativa; y el aprendizaje, problematizando su carácter social, comunicativo y cognitivo así como el despliegue de la subjetividad del sujeto que aprende.

realidad que incluyen atributos como lo virtual, lo digital y lo in- teractivo. Este fenómeno, al que denomina programa de la ciber- cultura, plantea un desafío fundamental: la inteligencia colectiva 7 . Por su parte, ubicado en una línea comunicacional-semiótica, Carlos Scolari (2008) señala que en el inicio del nuevo milenio se observa un tránsito de las mediaciones a las hipermediaciones. Según el investigador argentino, los aportes de Martín-Barbero

4 Es necesario plantear de manera preliminar que la teoría de Martín-Barbero (2003), se basa en el tránsito de los medios a las mediaciones, esto es, de los aparatos a los procesos. Bajo este presupuesto, introduce conceptos como socialidades, sensibilidades y tecnicidades.

5 Los resultados de la investigación serán publicados mediante el formato de libro. En el momento de la escritura de este artículo la publicación se encuentra en prensa.

6 Vale la pena señalar que en el texto se emplearán los términos transmedia y transmediación. La génesis del primero está sutilmente relacionada con la expresión inglesa Mass Media, la cual ha sido abordada por la sociología a través de la tradición de estudios sobre medios de comunicación de masas, y por la comunicación, al referir al público y las audiencias. El segundo término alude al campo de lo mediático, perspectiva ampliamente desarrollada por Henry Jenkins (2008). Aunque se pueden buscar diferencias más finas, el texto se referirá con frecuencia al término transmedia, dado su interés por establecer puentes con la perspectiva ecología de medios.

7 En la respuesta a la pregunta de Pierre Lévy (2004), ¿qué es la inteligencia colectiva?, se destacan tres elementos claves que sirven como punto de partida para el desarrollo de esta propuesta. En primer lugar, se trata de una inteligencia repartida en todas partes, valorizada constantemente, coordinada en tiempo real y condu- cente a movilizaciones efectivas. En segundo lugar, su objetivo principal es el reconocimiento y enriquecimiento mutuo de las personas (no el culto de comunidades fetichizadas), y en tercer lugar, también puede ser entendida como un conjunto de energías y experiencias humanas desafortunadamente desperdiciadas que, tenien- do el potencial para la movilización, suelen despreciarse.

(2003) sobre la existencia de una matriz cultural que se ha sedi- mentado en el tiempo, a través de los usos y apropiaciones de los medios (cine, radio-teatro, prensa, telenovela, música negra, etc.), y que ha configurado progresivamente una suerte de hibri- dez cultural en América Latina y el Caribe, han adquirido nuevas características en la era de la Internet 8 .

Desde una perspectiva especialmente relacionada con la epis-

temología y los llamados estudios Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), Bruno Latour (2005) explora las relaciones entre sujetos

y objetos a través de lo que llama Teoría del Actor Red (TAR).

Esta relación plantea que los objetos no son meros accidentes del mundo social, sino que se convierten en mediadores, capaces de participar en la agencia que el sujeto ejerce a través de sus prácticas y los sistemas de significado que recrea constantemente mediante la cultura. En conclusión, los planteamientos de la cibercultura, las hiper- mediaciones y la TAR, en medio de sus diferencias, coinciden en plantear que, tanto en el carácter fenoménico del mundo contem- poráneo como en sus marcos comprensivos-explicativos, subya- cen tres registros fundamentales que permiten entender la rela- ción entre comunicación, medios y tecnologías digitales frente a las transformaciones sociales y subjetivas del sujeto: otros modos

de asumir la realidad; nuevas formas de gestionar la participación;

y una ruptura de la totalización mediante la creación interactiva. En esta línea de discusión, se puede señalar que las apro- ximaciones teóricas sobre convergencia no son abundantes, pero algunas de ellas proporcionan ideas ilustrativas sobre fe- nómenos emergentes que vinculan medios, prácticas sociales

y matrices culturales (cercanas al enfoque CTS). Además de

la importancia que adquiere la interconexión de los canales de distribución (plataformas) y de los dispositivos (en red), como ecosistemas que actualmente tramitan la vida de los niños y niñas; la digitalización de los medios ha provocado agencias sociales y culturales, preferiblemente asociadas con la participación y la generación de proyectos colectivos. Lo más importante de estas manifestaciones colectivas de la sociedad contemporánea, a juicio de Henry Jenkins (2008), es que el advenimiento de esta convergencia mediática está dando lugar a la generación de culturas participativas. Aunque se trata

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

de comunidades de usuarios que, motivadas inicialmente por el entretenimiento, consumen, producen y distribuyen contenidos propios y ajenos, estas experiencias sociales pueden llegar a con- vertirse progresivamente en proyectos alternativos a las hege- monías políticas, cognitivas y estéticas que han encontrado en la Web su principal superficie de control y reproducción. La convergencia, comprendida por Jenkins (2008) como “cul- tura de convergencia mediática”, supone la existencia de un flujo de contenidos que se apoya en múltiples plataformas mediáticas, en la cooperación entre múltiples industrias mediáticas y en el comportamiento migratorio de las audiencias mediáticas. Estas audiencias, según el investigador del MIT, están dispuestas a ir casi a cualquier parte en busca del tipo deseado de experien- cias de entretenimiento (2008, p. 14). Esto significa que la nueva circulación de los contenidos mediáticos depende de la partici- pación activa de los consumidores, quienes pueden llegar a es- tablecer conexiones entre contenidos mediáticos dispersos por distintos medios, canales e interfaces. Sin afirmar que estas definiciones no sean válidas, y que segu- ramente proporcionan marcos explicativos claves para entender la fuerza del mundo mediático en la actualidad, es necesario in- troducir otros elementos que permitan precisar qué es la conver- gencia cultural y cuáles son sus implicaciones en la educación, la economía, la política y la estética. Por ahora, una opción para explorar este camino es el reconocimiento de las intersecciones entre cultura popular, cultura visual y cultura digital. Quizás en estas intersecciones se comprendan mejor las relaciones emer- gentes entre convergencia, transmedia y educación. De entrada, es posible afirmar que la cultura popular no es estática y que actualmente se está redefiniendo, dadas las influen- cias de la cultura visual y la cultura digital en su conformación. Las explicaciones teóricas, originadas en la antropología y los estudios culturales, suelen entender la cultura popular en tres ám- bitos: la distinción entre cultura popular y cultura de élite; la cultura popular como referente de las comunidades originarias y de políticas operadas a través de los medios masivos; y la cultura popular híbrida en el contexto de la globalización y la mundialización de la cultura. La cultura visual es un concepto desarrollado recientemente para referirse a la consolidación de la imagen como referente que

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

IDEP
IDEP

permite a las personas ingresar o salir del mundo social, político y cultural. Particularmente, autores como Arfuch y Devalle (2009), plantean que se trata de evidenciar la consolidación progresiva de un régimen de visualidad con profundas implicaciones en el campo del diseño y su relación con el arte. Esta relación genera impactos contundentes en los cuerpos, los estilos de vida, las dinámicas urbanas y las relaciones sociales en el mundo digital. Como se puede apreciar, el centro de gravedad de la cultura visual es la imagen. No es tanto un holograma como sí una ex- periencia con sustratos semiológicos y ontológicos, que ha ad- quirido progresivamente sus propios atributos. Por esta razón, la imagen no es la representación de un objeto ni la analogía de un pensamiento o de una situación de la vida. Es una reinvención de la realidad que se vale de la metáfora, la ficción y la imaginación. Según Arfuch y Devalle (2009), la imagen es lenguaje y su mayor fortaleza está en su carácter performativo. Estas condiciones en las que ha surgido la cultura visual se traslapan con la cultura digital, al compartir la imagen como nú- cleo de la expresión y la comunicación. En tal sentido, la cultura digital es comprendida como un proceso de organización, pro- ducción y comunicación participativa, que se apoya no sólo en las tecnologías digitales sino en actitudes y posicionamientos éticos, cuyas orientaciones fomentan la construcción y distribución de la cultura (Casacuberta, 2003; Montagu, et al, 2004). Esta manera de asumir la cultura cuenta con la comunicación como la mediación y el enlace privilegiado para favorecer la participación, la producción, la reproducción y la difusión de contenidos. Es una nueva manera de relacionarse con el mundo a partir de procesos de

digitalización general, asociados con nuevos significados que se tejen en medio de la producción cultural contemporánea (Manovich, 2001). En suma, apoyados en estos referentes, se puede señalar que la convergencia cultural es algo más que un simple cam- bio tecnológico. La convergencia cultural (mediática y tec- nológica) altera la relación entre las tecnologías existentes, la industria, los mercados, los géneros y los públicos. En parte, obedece a un cambio cultural en el que se involucran el flujo de los medios en sus diversas expresiones, las arquitecturas comunicacionales, la proliferación de canales y redes, y la por- tabilidad de tecnologías digitales. Sin embargo, es claro que la convergencia también está tenien- do lugar en los intersticios de las tres culturas (popular, visual y digital). Lo popular ya no es solamente aquello que se consu- me masivamente conforme al poder del mercado o a los relatos nacionales impuestos por el gobierno o un sector de las élites. Lo popular actualmente se construye en la ecología de medios (McLuhan, 1996), los cuales fluyen múltiples, efímeros y cam- biantes, a través de los entornos visual y digital que configuran los mundos de vida de las personas comunes. Siguiendo a Martín-Barbero (2003), es evidente que lo po- pular se construye a partir de usos y apropiaciones de contenidos culturales, no solo a través de la recepción o de la imposición ideo- lógica. En el contexto de la cultura visual y la cultura digital, los su- jetos producen usos y apropiaciones a través de vínculos de distinta intensidad con la imagen, el diseño y la narrativa. Estos elementos aparentemente dispersos, logran una suerte de articulación progre- siva que posibilita la configuración de ambientes e interfaces, capaz

de propiciar la generación de lenguajes, formas de socialización y saberes colectivos. Esta intensidad se experimenta dependiendo de la distancia o acercamiento de los usuarios a dichos ambientes. Los ambientes e interfaces son de diverso orden: la ciudad, el barrio o la vivienda; los museos, las salas de cine y los centros interactivos; las instituciones educativas (por ejemplo universida- des y escuelas); los ambientes virtuales (ubicados en la interfaz del

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

PC, la tablet, el smartphone o el reproductor de video y música). En suma, la convergencia cultural es un fenómeno que vincula

la construcción social y subjetiva de las personas con la narrativa

(que fluye discontinua por cualquier tipo de interfaz) y su posi- bilidad de inmersión en el ambiente (ecología según McLuhan, 1996). Este escenario sugiere considerar la existencia de una con- vergencia cultural interactiva.

2. Transmedia: entre ambientes y narrativas

Henry Jenkins (2008), uno de los primeros en examinar este concepto, plantea que el proceso transmedia está asociado con re- laciones y prácticas que conforman lo que denomina cultura par- ticipativa. En esta cultura están presentes viejos y nuevos medios, así como géneros, formatos y contenidos de diverso orden. Los consumidores, ahora convertidos también en “prosumers” (pro- sumidores) 9 , establecen conexiones entre contenidos mediáticos dispersos, por ejemplo en literatura convencional, filmes, videojue- gos, cómics y mundos virtuales. Se pueden destacar tres caracterís- ticas fundamentales de su estructura y modo de funcionamiento. En primer lugar, las transmediaciones hacen parte de industrias que, a través de la producción de una obra más que de un producto para vender, funcionan con el propósito de crear mundos con complejas estéticas y líneas narrativas que no se agotan en una entrega. Por esta razón, pueden producir varias versiones como “las partes” de la Gue- rra de las Galaxias (1977) o trilogías de culto como The Matrix (1999). En segundo lugar, sus contenidos son tan elaborados que exigen del usuario explorar el mundo de diversas maneras con otros registros audiovisuales y digitales, por ejemplo a través de videojuegos, redes sociales, mundos virtuales, cómics y OVAS 10 . Obviamente, sus usua- rios se convierten en públicos especializados que generan prácticas, las

cuales pueden ir, desde ejercer el rol del fan, hasta crear tramas alter- nativas en comunidades de práctica y en medios divergentes. Y en ter- cer lugar, sus narrativas contienen múltiples patrones comunicativos, capaces de garantizar identificaciones con todos los públicos, en par- ticular con las generaciones más sensibles a la interactividad digital. Jenkins (2008), considera que la narración contemporánea se ha convertido en el arte de crear mundos. A medida que los artistas y los productores van creando entornos que persua- den y que merecen la atención del usuario, éste último descu- bre que no puede explorarlo por completo en una sola entrega

y que tal vez ni siquiera pueda conocerlo a profundidad a tra-

vés de un único medio. Por esta razón, el mundo es más grande que el filme y que los objetivos de la franquicia, asunto que se convierte en un reto, pues, en ocasiones, se vuelve una obsesión para los públicos. La polivalencia y el carácter transmediático de obras como The Ma- trix (1999) o Harry Potter (2000), por ejemplo, permiten que sus usuarios sean parte del mundo y que coloquen en escena sus especulaciones y/o elaboraciones de diversas maneras. Por supuesto que se trata de alteraciones no neutrales de la obra original, y que obedecen al ensanchamiento del capital

9

Como se señaló al inicio, el término prosumidor, también conocido como prosumer, es un neologismo formado a partir de la fusión de las palabras en inglés producer (productor) y consumer (consumidor). También suele asociársele con las palabras en inglés professional (profesional) y consumer (consumidor) (Toeffler, 1980 y 2009). Se trata de una actividad que agrega valor a un producto, servicio o al propio conocimiento. En relación con las nuevas formas de comunicación y las tecnologías digitales, la actitud prosumer sólo funciona mediante redes de colaboración, las cuales agregan valor de manera colectiva, incentivando la innovación y compartiendo conocimientos que pueden llegar a acelerar los ciclos económicos y tecnológicos.

10

Su original en inglés es original video animation. Se trata de productos para públicos expertos, los cuales sólo son producidos y distribuidos mediante formato de video. Más adelante, se profundizará este tema, el cual está ligado a sagas y propuestas metaseriales, especialmente pertenecientes a los géneros anime y manga.

11

La economía afectiva es una tendencia transnacional en la que el posicionamiento de una marca es más importante que la novedad de un producto a ser vendido. El marketing contemporáneo plantea forjar la reputación de la marca, no sólo mediante una transacción individual, sino mediante la suma total de interacciones con el cliente a través de puntos de contacto: “Se trata de construir comunidades de marca como medio para fomentar la fidelidad del consumidor […] por eso el propósito es tener audiencias activas” (Jenkins, 2008, pp. 76-77).

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

transnacional y su profundización en la economía afectiva o de las emociones 11 . Su punto crucial ha sido introducir a las personas en estos mundos, no sólo para que invadan las taqui- llas de la sala de cine en los estrenos mundiales, sino para que accedan al mundo ofrecido mediante cualquiera de sus medios.

Es por esta razón que la aproximación al fenómeno transmedia no puede hacerse exclusivamente a través del análisis de las in- dustrias culturales. Aquí se propone analizar otras dimensiones posibles, apoyados en los conceptos de ecología de medios y narración interactiva.

Ambientes (ecología de medios) y transmedia

Como se ha señalado hasta el momento, el fenómeno transmedia es un proceso de articulación intertextual y de multitrayectoria de contenidos, los cuales se encuentran dispersos por distintos medios. Dicha articulación no la establecen necesariamente los diseñadores y desarrolladores, sino los prosumidores, quienes, además de actuar individualmente, logran mejores modos de articulación trabajando de manera colectiva y colaborativa. En consecuencia, una dimensión fun- damental para el despliegue de la transmediación son los ambientes. Algunos autores han planteado conceptos como ambiente y en- torno, en relación con los medios y las tecnologías digitales, con el fin de hacer énfasis en la calidad de la interfaz para alcanzar mejores niveles de interactividad. También hay quienes plantean el ambiente como un flujo de información que permite, dependien- do de su accesibilidad, la realización de ciertas tareas (procedimen- tales) y hasta experiencias sociales que facilitan la articulación de lenguajes, saberes y prácticas. Sin embargo, dado que las transme- diaciones circulan por múltiples medios, quizás una de las mejores aproximaciones a este fenómeno la plantea Marshall McLuhan (1996), a través de la expresión ecología de medios. Para McLuhan (1996), el surgimiento de las tecnologías aso- ciadas con los medios hace que se generen ciertos efectos en los

ambientes comunicativos en los que están presentes las perso- nas. Lo más importante de este fenómeno es que la ecología de medios se complejiza en la medida que las tecnologías tienden a convertirse en expresiones y hasta prolongaciones del hom- bre. Por esta razón, en los ambientes se producen remediaciones (Bolter, 2000), comprendidas como manifestaciones humanas (extensiones y sistemas nerviosos) que adquieren trayectorias propias, y cuyos contenidos pueden fluir, combinarse, remezclar- se y reinventarse 12 . Lo anterior permite entender la importancia que contienen los ambientes en el fenómeno transmedia. El prosumidor explora los contenidos que le interesan a través de diversos soportes y plataformas mediáticas. Por esta razón, su recorrido puede ser en espiral, laberíntico, rizomático y/o acrobático, al estilo del surfis- ta. Su capacidad no sólo está en descifrar los contenidos, sino en producir sentido intertextual y abductivo, a tono con el contexto comunicativo, pues no siempre va de lo general a lo particular o viceversa. Debe encontrar los rastros, los vestigios, las pistas y las tramas que se explicitan de manera directa o metafórica en las dimensiones temporales y espaciales de los medios, así como en los intersticios de éstos.

12 Esto significa que la ecología de medios no sólo se refiere a la existencia de interfaces amigables con los usuarios para que éstos puedan acceder, por ejemplo, al sistema operativo de Microsoft o Linux, o a las aplicaciones móviles para smartphone. Se trata de una suerte de ubicuidad que acompaña la vida de las personas en todo tiempo y lugar (anytime/anywhere, según Bolter, 2000), y que permite abordar situaciones de la vida cotidiana, resolver problemas, generar iniciativas y hasta promover proyectos colectivos-colaborativos.

13 Por su parte, Jerome Bruner (2002), sostiene que el pensamiento humano es ante todo narrativo. Aunque en sus primeros trabajos planteó una marcada distinción entre pensamiento paradigmático y pensamiento narrativo, más adelante ratificó la hegemonía del segundo en todas las formas sociales. Según Bruner, los modos de razonamiento de las personas, tanto en situaciones simples de su vida cotidiana como en experiencias especiales (de felicidad, dolor o deseo), emplean formas narrativas diversas con el fin de producir sentido a sus relaciones consigo mismo, con los otros y con el mundo. La construcción de significados surge de la na- rración, de la continua actualización de historias y de complejidades que suelen incorporarse a los relatos mediante la problematización constante de las tramas. Finalmente, Hayden White (1992), sostiene que es necesario, en el contexto de la narrativa de ficción y la narrativa histórica, establecer los aspectos constitutivos de la narrativización de hechos reales. La narrativización es un suceso en el que el narrador se vuelve invisible y la narración fluye libre, tratando de dar autonomía a los acontecimientos, los cuales parecen hablar por sí mismos. White (1992), agrega que la fuerza de la narrativa no está en sus recursos discursivos de carácter semiológico o pragmático, sino en la atmósfera moral y social en la que acontece.

Narrativa interactiva

Uno de los aspectos medulares del fenómeno transmedia es la narración interactiva. Parece extraño emplear la palabra inte- ractiva a un género que, en sí mismo, guarda un carácter transac- cional en la génesis de su intención comunicativa. Al respecto, es importante recordar, a través de áreas del conocimiento como la

filosofía, la psicología y la historia, que la narrativa es un atributo humano que no sólo se centra en la expresión, sino en la posi- bilidad de construir la identidad personal y colectiva mediante

la resignificación permanente de los acontecimientos humanos.

Por ejemplo, Paul Ricoeur (2004) plantea, en el contexto de su hermenéutica filosófica, que la identidad narrativa es un proceso que surge del entrecruzamiento permanente entre el relato histó-

rico y el relato de ficción. Más allá de identidades preestablecidas

y modos de conocimiento canónicos que fijan al sujeto en una

ontología del cogito, la narración y la profundización de la na- rratividad hacen posible la construcción de identidades móviles (ipseidad según Ricoeur), que favorecen el tránsito del sí mismo al mundo del otro 13 . Estos referentes muestran el valor que ha adquirido en la es- cena intelectual el tema de la narrativa, así como sus potencia- lidades para comprender la condición humana. Así mismo, en el campo transmedia, la narrativa también ha logrado un pro- tagonismo importante, especialmente frente a la emergencia de nuevos productos culturales que articulan la narrativa audiovisual con la narrativa digital. Manovich (2001), ha preferido llamarle

a esta novedad mediático-comunicativa “narrativa interactiva”. De manera más precisa, apoyados en Scolari (2013:25), transmedia alude a una especial forma narrativa que se expande en diversos sis- temas de significación de tipo verbal, icónico, audiovisual o interacti- vo, así como en distintos medios, por ejemplo el cine, la televisión, el videojuego, el cómic o el teatro. Sin embargo, es importante señalar

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

que no se trata de una simple adaptación de lenguajes, proceso muy recurrente en la transferencia de historias de la literatura al cine. Se trata más bien de una construcción de mundos que se apoya en distintos lenguajes y medios. Por esta razón, dependiendo del ambiente, surgen relatos, tramas, personajes y desenlaces distin- tos, sin perder los hilos conductores de una matriz original. Esta red de relaciones profundiza y expande la narrativa, promueve la inmersión de los prosumidores en la ecología de medios y fo- menta la generación de contenidos creativos. Recientemente han aparecido proyectos que se aproximan a estas nuevas condiciones mediáticas. El proyecto Soft Cinema (2005), animado por Manovich y otros, es una experiencia inte- ractiva que incluye medios digitales, digital art, diseño arquitec- tónico, software social e instalaciones. Comprendido como un “proyecto artístico new media de carácter colaborativo”, Soft Ci- nema se ha convertido en un ícono de la actitud prosumer. En su estructura se mezclan la producción de diseñadores, desarrolla- dores y artistas, así como la generación de narrativas paralelas de cientos de internautas, adscritos por diversas vías al proyecto 14 . En el contexto colombiano existen proyectos que han empezado

a mostrar el valor social y político de la narrativa transmedia 15 . Un ejemplo de esta inusual forma de contar historias lo ilustra el pro- yecto Los Once, Como un cuento de hadas (2012). Esta es la expresión que emplea el colectivo colombiano Sharpball para titular una obra representativa de un género emergente al que llaman novela gráfica

de ficción histórica 16 . Se trata de 11 ratones, protagonistas del relato, que personifican a cada uno de los desaparecidos de la toma del Pa- lacio de Justicia en 1985 por parte del movimiento guerrillero M19,

y de la retoma por parte del ejército colombiano 17 . En conclusión, la narrativa digital es constitutiva de la transme- dia. Su mayor atracción y potencia es que se trata de una narrativa

14 Todas las características del Proyecto Soft cinema, así como algunas reflexiones de Manovich, pueden ser visualizadas en el sitio http://www.softcinema.net/?reload

15 Al respecto, es importante aludir a los proyectos de Jaime Alejandro Rodríguez Gabriela Infinita, Golpe de gracia y Narratopedia (Rodríguez, 2008, 2011).

16 El colectiva Sharpball está constituido por Andrés Cruz y los hermanos Miguel y José Luis Jiménez.

17 En un período de tiempo de 28 horas, los ratones deben luchar por sobrevivir a un conjunto de hechos catastróficos que van dando lugar a la destrucción del Palacio de Justicia. Según su sitio Web, la construcción de la narrativa requirió una indagación rigurosa de noticias y columnas de prensa sobre este acontecimiento, así como el estudio de libros que narran, desde distintos puntos de vista, este episodio de la historia reciente de Colombia (Palacio sin Máscara de Germán Castro Caicedo, y Palacio de Justicia: una tragedia colombiana de Ana Carrigan, entre otros). Así mismo, señalan, fue necesario reconstruir las historias en diálogo permanente con los familiares de los desaparecidos. La narrativa se compone de una animación que mezcla cómic silente, blanco y negro y animalización (al estilo Maus de Art Spielgelman). Además de los ratones, quienes representan a las víctimas, aparecen cuervos (guerrilleros) y criaturas que cambian de forma en cada uno de los episodios (militares), al estilo de “la nada” en La Historia Interminable de Michael Ende. El proyecto logró ser financiado mediante la estrategia crowdfunding (fondos apoyados por multitudes), gracias a su presencia dinámica en redes sociales y plataformas como YouTube y Vimeo. Actualmente ha logrado un mayor despliegue, gracias a su ubicuidad móvil en Appso- lution, asegurando mayores niveles de interactividad con el público.

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

en constante movimiento y transformación, al transitar por diver- sos lenguajes, medios y plataformas. A través de su puesta en es- cena, surgen nuevas pragmáticas, estilos y expresiones (Rodríguez, 2011). Sin embargo, más allá de la fascinación por las novedades

que subyacen en sus modos de expresión, el carácter narrativo de

la transmedia fomenta la creación colectiva y hace posible formas

de empoderamiento del usuario (prosumidor), que pueden incidir en la construcción de su identidad personal y colectiva.

3. Aprendizaje transmedia y subjetividades

Marc Prensky (2002), planteó que los nativos digitales, su- jetos que han nacido y crecido a partir de la década del no- venta del siglo pasado, no sólo poseen formas distintas de relacionarse con el mundo (en oposición a los inmigrantes),

sino que contienen una suerte de plasticidad social, cognitiva

y emocional que les facilita adaptarse al cambio tecnológico.

Más allá de la relación nativos digitales-entorno tecnológico,

culturales, hasta ahora inicia. Quizás, como lo explica Elías (1998), es una construcción de larga duración que no sólo afecta la so- cio-génesis, sino la psico-génesis de la estructura social. Así mismo, la noción de nativos digitales también puede ser problematizada mediante el concepto de subjetividad. Si se parte de entender la subjetividad como un proceso de constitución del sujeto, la cual está vinculada con la construcción de un yo (situado

la

cual es recurrente en las ofertas del mercado de tecnologías

e

historizado) en relación con un complejo social, político y cul-

digitales, es importante aludir a otros argumentos que contri- buyen a caracterizar a las generaciones más jóvenes. Aquí se han identificado dos argumentos: el proceso de refiguración y

tural, que contiene tensiones y contradicciones, es posible afirmar que en medio de estas condiciones epocales se está produciendo una redefinición ontológica y humana del sujeto, que se expresa de

otros elementos al debate de los nativos digitales.

la

construcción de la subjetividad.

manera más contundente en los cuerpos, lenguajes y experiencias

En relación con el proceso de refiguración, vale recordar que Norbert Elías (1998), planteó cómo, en el proceso civilizatorio del mundo occidental, se fue cristalizando un lento proceso de

aprendizaje entre padres e hijos. Esta vinculación asimétrica que consolidó la idea moderna de la familia, fue conquistada gracias

de los niños y niñas. Aunque estas dos ideas requerirían mayor pro- fundidad, pues no son parte del propósito de este trabajo, aportan

De otra parte, uno de los puntos de inflexión fundamentales para problematizar el aprendizaje en la era de la convergencia

a

un mecanismo de figuración que articuló relaciones de poder

cultural, es el concepto de ambiente. No obstante, es preciso se-

y

modos de regulación del tiempo y el espacio, tanto en el niño

ñalar que la vieja expresión ambiente de aprendizaje, la cual suele

como en los padres. En este proceso de larga duración, las insti- tuciones de educación y protección (cruciales en el proyecto de modernidad) adoptaron este modelo, el cual se convirtió hasta finales del siglo XX en la base de las sociedades adultocéntricas. Los cambios de carácter geopolítico, económico y socio-cultu- ral que se empezaron a producir a finales del siglo XX, demues- tran el tránsito de una matriz estado-céntrica a otra socio-céntri-

referir a un conjunto de condiciones favorables incorporadas al aula para lograr motivación y buen desempeño en los estudian- tes, no da cuenta de la potencia que hoy adquiere esta noción. Los ambientes de aprendizaje, en relación con el fenómeno transmedia, vinculan la ecología de medios, esto es, un conjunto de lenguajes, saberes y prácticas que surgen a partir de la coexis- tencia de medios, mediaciones y contenidos que rodean la vida

ca, así como la caída de la figura weberiana de la “jaula de hierro”,

de los niños y niñas. Sin duda, el ambiente de aprendizaje va más

al

decir de Richard Sennett (2006). En esta progresiva desinstitu-

allá del aula y de la escuela.

cionalización, las figuras del padre, el Estado y, en general, de las

Por esta razón ya no es posible considerar que los niños y ni-

instituciones, las cuales proceden de la misma raíz figurativa, se debilitan y traen consigo un proceso de refiguración. Los niños y niñas que tramitan sus formas de socialización, sen- sibilización y acceso al saber, mediante la convergencia cultural, mediática y tecnológica, están viviendo esta refiguración, la cual, en medio de sus cruces y tensiones con el mercado y las industrias

ñas generen aprendizajes y adquieran conocimientos mediante su vinculación al ritual de la enseñanza, en el que un profesor transmite contenidos, al mejor estilo del viejo esquema comu- nicativo emisor- receptor-broadcasting. Los ambientes, especial- mente aquellos que están dotados de imágenes, hipertextos, mo- vimiento, paisajes sonoros y narrativas, hacen posible que estos

educación 25 y Ciudad IDEP
educación
25
y
Ciudad
IDEP

desarrollen tres procesos claves que favorecen su aprendizaje: la interactividad; la socialización de saberes; y la participación cola- borativa para la generación de acciones colectivas. Como bien lo ha señalado Alessandro Baricco (2008), el nativo digital (a quien prefiere llamarle bárbaro), surfea en la cresta de la ola, lugar en el que domina la espectacularidad: “[…] la espec- tacularidad es una mezcla de fluidez, de velocidad, de síntesis, de técnica que genera una aceleración […] el bárbaro piensa menos, pero piensa en redes indudablemente más extensas. Efectúa en horizontal el camino que nosotros estamos habituados a imagi- nar en vertical” (2008, p. 159). En tal sentido, lo aprendido como prosumidor en la conver- gencia cultural lo puede llevar a desplegar diversos modos de interactividad: interactividad con los contenidos (los cuales están dispersos por diversos medios y expresados en distintos lengua- jes); interactividad con el profesor (a quien es preferible con- siderarle mediador del aprendizaje); e interactividad con otros (compañeros de clase, redes de interesados en el tema y/o comu- nidades de práctica expertas en el tema). En relación con los contenidos, el aprendizaje transmedia plantea un giro pedagógico imprescindible. Se trata de transitar del contenido guiado por el texto escolar y el conocimiento en- ciclopédico del profesor (los cuales generalmente son enseñados para que queden intactos), al desarrollo de capacidades en el es- tudiante relacionadas con el rastreo y tratamiento de la infor-

mación que circula por diversos medios, plataformas y soportes textuales, audiovisuales, sonoros, icónicos y digitales. El desarro- llo de estas capacidades debe partir de los aprendizajes invisibles de los niños y niñas, pues, en su vida cotidiana, leen, escriben y razonan hipertextualmente. Según Guillermo Orozco (2010), se trata de desarrollar capacida- des para seleccionar información desde las pantallas, a nivel instru- mental, semántico y pragmático. Esto indica que el nuevo paradigma educativo debe transitar del “uso de las TIC” al uso de las pantallas, en clave de ecología de medios. Por esta razón, se requiere la genera- ción de prácticas pedagógicas que fomenten la exploración de diver- sas fuentes de información que están ubicadas en diversos formatos, lenguajes y medios (multipantalla) a los que se puede tener acceso por diversas vías. En consecuencia, la comunicación en el aula (aho- ra colaboratorio) se diversifica, pasando del monocanal al multicanal y multimedial, desarrollando formas de comprensión de la realidad mediadas por lo oral, lo visual, lo audiovisual y lo escrito. La interactividad entre estudiante y profesor también cambia. Si el nuevo paradigma educativo asume que la realidad del nativo digital está enmarcada en la convergencia cultural, la cual incluye otras convergencias, como la lingüística, la cognitiva, la estética y la situacional (Orozco, 2010, p. 273), evidentemente el profesor ya no es un instructor o alguien que transmite conocimientos. Ahora debe asumir el rol de mediador del aprendizaje a partir de la comunicación transmediática.

Tema: Nuevos LeNguajes y educacióN

La interactividad entre profesor y estudiantes, entonces, debe transitar del monolingüismo (propio de la instrucción de la escuela moderna) al plurilingüismo y al diálogo de sa- beres. No se trata de exigirle al profesor que se convierta en diseñador o programador, pero sí que adquiera las capacida- des necesarias para identificar las rutas posibles de aprendi- zaje, de modo que explore y halle los lugares relevantes en donde estén presentes contenidos de su área de conocimien- to. Mejor aún si esos contenidos están expresados de manera textual, audiovisual, icónica o digital. Así mismo, es deseable que estos contenidos estén presentes en diversos medios, plataformas y soportes. El tercer tipo de interactividad (entre pares, entre inte- resados y entre expertos), también cambia, pues, evidente- mente, va más allá del aula de clase. Lo primero que cambia es la condición del grupo: transita de un conglomerado de alumnos que recibe clases, a una comunidad de práctica que explora, experimenta, debate y socializa lo que aprende. Por esta razón, la interactividad no sólo fluye entre compañeros de clase sino entre otras comunidades, por ejemplo niños, niñas y jóvenes que se encuentran en red, y que potencial- mente les interesan los temas abordados. O expertos que están ubicados en cualquier parte del mundo, de quienes se puede aprender más de lo alcanzado. El segundo atributo del aprendizaje transmedia, en la dimen- sión de los ambientes de aprendizaje y la ecología de medios, es la posibilidad de la socialización de saberes. Como es sabido, la cristalización de un aprendizaje se logra una vez la persona se pone en escena y expresa lo que sabe. Aunque parece un asunto de sentido común, es lo que menos se hace en la escuela moderna. Generalmente, en este tipo de educación, el alumno repite lo que el texto escolar describe o lo que el profesor ha enseñado. Los trabajos y tareas adolecen de audiencias, pues estos son presentados al profesor, quien, en su soledad, deter- mina si el alumno aprueba o reprueba. En tal sentido, es importante remitirse a dos reflexiones que han sido abordadas por expertos en el campo de la Educomuni- cación. El primero es Joan Ferrés (2008), quien propone asumir la educación como un proceso que ha de articular lo intelectual-ra- cional con lo emocional-persuasivo. Por esta razón, plantea, apo- yado en estudios recientes en el campo de las neurociencias, el cultivo del conocimiento en las personas se desarrolla por la vía de las pasiones, esto es, a través de un proceso de incorporación de las personas en torno a ciertos temas y problemas del conoci-

miento, que hace posible el desarrollo de habilidades, disciplina e intereses. Esto se logra en la medida que las personas socializan (de modo off line y online) lo que saben. Por su parte, Orozco (2010), señala que el uso de diversas pantallas (convergentes) con fines educativos, por ejemplo el uso de bases de datos articulados con el uso de sitios Web, no sólo hace posible almacenar información con el fin de exponerla, sino que permite intercambiarla para avanzar hacia procesos de producción de contenidos. En suma, el aprendizaje actualmente requiere que las personas expresen (por diversos medios y cana- les) lo que van conociendo. Sin embargo, lo más importante es que deben socializar con audiencias que progresivamente se van constituyendo en comunidades. Su potencial es la construcción de lo común, esto es, una condición fundamental para la genera- ción de acciones colectivas. Finalmente, el tercer atributo de los ambientes de apren- dizaje se centra en la participación colaborativa. Como es sabido, el campo de la pedagogía, desde el punto de vista teórico, ha hecho esfuerzos importantes durante las últimas tres décadas por modificar la hegemonía del paradigma del aprendizaje memorístico (propio de la escuela moderna). Algunos ejemplos que ilustran estos esfuerzos son las teo- rías del aprendizaje significativo y el aprendizaje por des- cubrimiento. Aunque, recientemente, han aparecido otras que proponen nuevos elementos, a propósito del uso de las TIC, los ambientes virtuales de aprendizaje, las plataformas interactivas y las tecnologías móviles, tales como blended learnign, smart learning y movil learning. A partir de la propuesta de aprendizaje significativo, en ade- lante se observa la necesidad de articular el aprendizaje con la comunicación, no sólo desde el punto de vista instrumental, sino especialmente a través de dimensiones políticas, éticas y estéticas. Por esta razón, algunas teorías del aprendizaje cen- tradas en la comunicación en el aula (Edwards y Coll, 2006), evidencian que el aprendizaje en el mundo escolar no sólo requiere de formas creativas de interactividad, sino especial- mente de mecanismos de participación de la comunidad, ex- presados en conversaciones, problematizaciones, análisis de contextos (textuales, audiovisuales, icónicos, digitales, etc.), e incluso mediante su vinculación a rituales. En conclusión, los ambientes de aprendizaje no son el aula ni tampoco la escuela. En el aprendizaje transmedia, el ambiente está en la ecología de medios, que, según McLuhan (1996), no sólo es la coexistencia de medios y contenidos, los cuales están dispersos por

diversos lugares y tiempos, sino el intento de la sociedad por hacer de las tecnologías extensiones del cuerpo y el pensamiento humanos. En esta ecología de medios, la cual se configura en el mundo en el que surfean los niños y niñas contemporáneos (bárbaros), es posible generar capacidades y procesos de empoderamiento

educación 25 y Ciudad
educación
25
y
Ciudad

para reconstituir la esfera pública. Sin embargo, se trata de una tarea que requiere de comunidades académicas reflexivas, argu- mentativas y críticas, proceso que debe ser emprendido con cri- terio ético, de cara a la reificación de la práctica pedagógica de los maestros y maestras.

Referencias

Amador, J.C. (2012). Infancias, comunicación y educación: análisis de sus mutacio- nes. Tesis para optar por el título de Doctor en Educación, no publica- da. Bogotá: Doctorado Interinstitucional en Educación. U. Distrital, U. Pedagógica Nacional y U. del Valle.

Arfuch, L., y Devalle, V. (Comps.). (2009). Visualidades sin fin. Imagen y diseño en la sociedad global. Buenos Aires: Prometeo Libros.

Baricco, A. (2008). Los Bárbaros, ensayo sobre la mutación. Barcelona: Ana- grama.

Barthes, R. (1980). La cámara lúcida. Nota sobre la fotografía. Barcelona:

Paidós.

Bruner, J. (2002). Actos de significado, más allá de la revolución cognitiva. Ma- drid: Alianza.

Bolter, J., y Grusin, R. (2000). Remediation. Understanding New Media. USA:

MIT Press

Casacuberta, D. (2003). Creación colectiva. En Internet el creador es el público. Barcelona: Gedisa.

Castells, M. (2006). La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol.

I La sociedad red. México: Siglo XXI.

Corea, C., y Lewcowicz, I. (2004). Pedagogía del aburrido. Escuelas destituidas, familias perplejas. Buenos Aires: Paidós.

Edwards, D., y Mercer, N. (2006). El conocimiento compartido. El desarrollo de la comprensión en el aula. Buenos Aires: Paidós.

Edwards, D., y Coll, C. (2006). Enseñanza, aprendizaje y discurso en el aula. Aproximaciones al estudio del discurso educacional. Madrid: Fund. Infancia

y aprendizaje.

Elías, N. (1998). La civilización de los padres y otros ensayos. Bogotá: Norma.

Ferrés, J. (2008). La educación como industria del deseo. Un nuevo estilo comuni- cativo. Barcelona: Gedisa.

Hine, C. (2002). Etnografía virtual. Barcelona: UOC.

Jenkins, H. (2008). Convergence Culture. La cultura de la convergencia de los medios de comunicación. Barcelona: Paidós.

Latour, B. (2005). Reensamblar lo social. Una introducción a la teoría del ac- tor-red. Buenos Aires: Manantial.

Lévy, P. (1999) ¿Qué es lo virtual? Barcelona: Paidós.

Lévy, P. (2004). Inteligencia colectiva. Por una antropología del ciberespacio. Was- hington: Organización.

Lévy, P. (2007). Cibercultura. La cultura de la sociedad digital. Barcelona: An- thropos, U. Autónoma Metropolitana.

Manovich, L. (2001). El lenguaje de los nuevos medios de comunicación. La imagen en la era digital. Barcelona: Paidós.

Martín-Barbero, J. M. (2003). De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía. Bogotá: Convenio Andrés Bello.

Martín-Barbero, J. M. (2004). Tecnicidades, identidades, alteridades: desubica- ciones y opacidades de la comunicación en el nuevo siglo. Guadalajara: ITESO.

McLuhan, M., y Nevitt, B. (1996). Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano. Barcelona: Paidós.

Mead, M. (1980). Cultura y compromiso. Buenos Aires: Granica.

Montagu, et al. (2004). Cultura digital. Comunicación y sociedad. Buenos Ai- res: Paidós.

Orozco, G. (2001). Audiencias: mediaciones y televisión pública. En Rincón, O. (Comp.). Televisión pública: del consumidor al ciudadano. Bogo- tá: Convenio Andrés Bello.

Orozco, G. (2010). Entre pantallas: nuevos roles comunicativos y edu- cativos de los ciudadanos. En Aparicci, et al. Educomunicación: más allá del 2.0. Barcelona: Gedisa.

Ortiz, R. (2004).