Sie sind auf Seite 1von 260

U

i

n

l

v

a

e

i

r

r

s

i

o

t

t

i

a

d

r

i

E

a

DERRUMBE DEL NEOLIBERALISMO

Lineamientos de un modelo alternativo

Salvador Arias

i a d r i E a DERRUMBE DEL NEOLIBERALISMO Lineamientos de un modelo alternativo Salvador
i a d r i E a DERRUMBE DEL NEOLIBERALISMO Lineamientos de un modelo alternativo Salvador

Universidad de El Salvador

Derrumbe del neoliberalismo Lineamientos de un modelo alternativo

Salvador Arias

Derrumbe del neoliberalismo Lineamientos de un modelo alternativo

Salvador Arias Derrumbe del neoliberalismo Lineamientos de un modelo alternativo Colección Pensamiento Crítico

Colección Pensamiento Crítico

320.513

A696d

Sv

Arias Peñate, José Salvador, 1945- Derrumbe del neoliberalismo : lineamientos de un modelo alternativo / José Salvador Arias Peñate ; il. Augusto Crespín. -- 1a. ed. -- San Salvador, El Salv. : Editorial Universitaria, 2008. 260 p. : il. ; 21 cm. -- (Colección Pensamiento Crítico ; v. 1)

ISBN 978-99923-27-44-9

1. Neoliberalismo. 2. Economía política-El Salvador. I. Título.

BINA/jmh

Crítico ; v. 1) ISBN 978-99923-27-44-9 1. Neoliberalismo. 2. Economía política-El Salvador. I. Título. BINA/jmh

Salvador Arias ©

Editorial Universitaria © Universidad de El Salvador Final 25 avenida norte, Ciudad Universitaria San Salvador, El Salvador

Ilustración de cubierta: Augusto Crespín

isbn: 978-99923-27-44-9

Impreso en el mes de septiembre de 2008 en Imprenta Universitaria

A los y las caídas, ex combatientes y lisiados/as en la lucha revolucionaria.

S. A. P.

Prólogo

Este libro nace por el proceso de reflexión anual que mi persona y otros economistas hacemos de la economía salvadoreña, con el ob- jetivo de tratar de esclarecer los impactos del modelo neoliberal en el país; para brindar, de manera alternativa a las versiones oficiales del Gobierno y ciertos organismos internacionales, una plataforma de debate que transparente la realidad que vive el pueblo salvado- reño y la verdadera situación macroeconómica y financiera de la economía en su conjunto y sus diferentes agentes. La sistematización de la información entre el período 2000-2007, busca no solo dimensionar el efecto de la globalización neoliberal en la economía salvadoreña, sino también explicitar como los dos grandes instrumentos del presente siglo que el neoliberalismo in- troduce en El Salvador, como son la dolarización y los tratados de libre comercio, han impactado en los balances macroeconómicos básicos del país, la situación de los hogares, de las empresas y la economía pública. Además explicitan los mecanismos de financia- miento de este modelo, los límites que estos presentan y las tenden- cias hacia una crisis de carácter estructural irreversible en el marco del modelo neoliberal. Este documento ha sido dividido en cuatro grandes apartados. El primero sistematiza la forma en que la globalización neoliberal ha insertado a nuestra economía en el contexto internacional y los mecanismos de transmisión de flujos financieros y de la crisis que vive la globalización neoliberal mundial. El segundo capítulo siste-

matiza el neoliberalismo implementado en El Salvador y su inser- ción en la globalización, resaltando cómo las políticas del Consenso de Washington impactan en los principales balances macroeconó- micos y destacando el agotamiento creciente de las remesas (por ejemplo, el combustible) que ha mantenido el modelo, lo que ha llevado a un creciente endeudamiento del Estado y a que el capital transnacional domine los principales ejes de la economía salvadore- ña. El tercer capítulo aborda de manera directa los efectos sobre los hogares y cómo la población enfrenta de manera irreversible, en el marco del modelo actual, el continuo deterioro de sus condiciones de vida. Ante la tesis de que el modelo neoliberal está agotado, no importando los ajustes que pretendan hacerle, nos planteamos en el cuarto capítulo: ¿Qué hacer? Acá se proponen los grandes linea- mientos de lo que debería de ser el modelo alternativo, que basado en los principios que establece nuestra Constitución, saque a nues- tro pueblo y a nuestro país de una crisis, que de no ser corregida a tiempo puede llevar a un rompimiento social. El modelo alternativo propuesto, además de tener configurado un marco de políticas y programas estratégicos, demuestra su via- bilidad a partir de la explicación de las diferentes fuentes y meca- nismos para financiarlo, y por lo tanto esclarecer ante la población que no solo es posible salir de la crisis, sino también satisfacer los derechos que la Constitución le da a nuestro pueblo, a partir de re- construir el Estado y nuestra economía en función de los intereses de la gente, con la condición de abandonar el neoliberalismo del Consenso de Washington y establecer el modelo alternativo. Este trabajo es resultado del aporte de diferentes economistas, especialmente el compañero Jorge Sol Pérez, el compañero Sergio Gómez, mi esposa Marcela, y un economista cuyo nombre no po- nemos debido a la represión ideológica que vive nuestra intelectua- lidad. No obstante, asumo la responsabilidad de todos los concep- tos e ideas vertidos en este libro.

Quiero resaltar el apoyo del rector de la Universidad de El Sal- vador máster Rufino Antonio Quezada Sánchez, que ha hecho po- sible, con el equipo de la Editorial Universitaria, publicar esta obra que esperamos contribuya al necesario debate en nuestra sociedad, con el objetivo de encontrar un mejor futuro para nuestro pueblo.

La Libertad, El Salvador, 8 de mayo de 2008

«Si en una sociedad las necesidades básicas del pueblo se encuentran insatisfechas: No hay libertad»

Presentación

El presente documento tiene como propósito contribuir con la so- ciedad salvadoreña, proveyéndole de un diagnóstico de la economía salvadoreña hasta 2007 y sus perspectivas; se analiza y describe la situación de los diferentes agentes económicos: familias, empresas, Gobierno y comercio exterior, transcurridos casi 19 años del mode- lo neoliberal, que fue profundizado con la dolarización (2001) y la apertura total del comercio externo y las actividades financieras (tlc con México [2001], con Estados Unidos [2006] y otros países). Es un ensayo donde se analiza en forma integral la situación ma- croeconómica, catalogada como crisis de contenidos estructurales, coyunturales, propios de nuestra economía y de la crisis mundial que vive el neoliberalismo especulativo. No es un análisis parcial o fragmentado como suele hacerse bajo la lógica de las luces cortas con que funciona el marco especulativo del paradigma «libre mer- cado». La situación imperante lo exige. El sentir y el pensar, las quejas generalizadas y crecientes. Las encuestas realizadas por di- ferentes instituciones así lo expresan. Las condiciones se agravaron aun más desde el último trimestre de 2007 y en lo que va de 2008. En el contenido, si bien se hace uso de términos técnicos, se buscó que fuese lo mínimo, dado que la economía como cualquier ciencia tiene términos muy propios. La idea fue considerar elemen- tos «claves y básicos» para examinar los problemas nacionales de or- den económico que constituyen la piedra angular de toda sociedad. Razón por la cual se pide a los salvadoreños que lo lean, analicen

y reflexionen. Toda persona residente y no residente debe conocer la

situación económica-financiera en que se encuentra El Salvador y sus perspectivas, desde una visión objetiva, razonada y sobre todo funda-

mentada. Se invita a profesionales, empresarios, ejecutivos, estudiantes, personas interesadas, a hacer un examen consciente y realista. De más está decir que cualquier comentario, crítica, que ayude a profundizar

o corregir el planteamiento, será bien recibida, bajo el supuesto de que

la realidad se construye con hechos y percepciones utilizando la teoría económica y la economía política como principales herramientas en el marco de la dialéctica, donde las contradicciones y sus síntesis definen hacia dónde va la sociedad. Es una oportunidad para que el salvadoreño conozca su país, para estudiarlo con cifras. Se utilizó información divulgada por instituciones oficiales, publicaciones de los medios de comunica- ción nacionales y sitios de Internet que permiten estar al corriente con la información internacional. La lógica nos induce, también, a plantear una probable estrategia a seguir. Esta gira alrededor de los postulados siguientes:

1. Conocer el diagnóstico: crisis-efectos.

2. Identificación de las causas.

3. Elaboración de propuestas.

En cuanto a la parte medular: la propuesta, la alternativa viable se- ría asumir los preceptos constitucionales. Nuestra carta magna con tiene la base esencial para admitir ese compromiso, posee los argu- mentos jurídicos para adoptar un esquema económico justo y equi-

tativo. No tiene sentido discutir si se adopta uno u otro modelo de un determinado país, la respuesta se encuentra en nuestra Constitución. Al respecto, entre las premisas más significativas se encuentran:

1. Los derechos y garantías de las personas (Título ii).

2. El Estado, su forma de gobierno y sistema político (Título iii).

3. Orden económico (Título V).

4.ÓrganosdelGobierno,atribucionesycompetencias(Títuloiv).

5. Responsabilidades de los funcionarios públicos (Título viii).

Para el caso, el artículo 1 dice:

«El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado, que está organizado para la consecución de la justicia, de la seguridad jurídica y del bien común. »En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social».

«Artículo 54. El derecho a la educación y a la cultura es inherente a la persona humana; en consecuencia, es obligación y finalidad primordial del Estado su conservación, fomento y difusión. »Artículo 102. Se garantiza la libertad económica, en lo que no se oponga al interés social. »Artículo 103. Se reconoce y garantiza el derecho a la propiedad pri- vada en función social.»

Nuestra carta magna tiene un capital valioso en lineamientos económicos, sociales, jurídicos sobre los cuales puede caminar El Salvador. Es terminante que en casi veinte años se haya violentado sistemáticamente el orden constitucional con la aprobación de un tejido de leyes secundarias en la Asamblea Legislativa nocivas para las mayorías (leyes relacionadas con las libertades individuales y colectivas, con el régimen monetario y financiero, con el comercio internacional, con el territorio nacional, con la administración de los fondos de la hacienda pública, con la administración de los bienes del Estado, con la administración de la justicia, con los de- rechos humanos, con la organización del mercado, etc.). La mejor evidencia que se tiene es el nivel de vida de la generalidad de los

salvadoreños; miles de ellos sobreviven con la ayuda (remesas) que reciben de los que salieron huyendo del país. Si bien las remesas son un paliativo para cientos de familias (las remesas constituyen la principal fuente de dinero de nuestro país dolarizado), los efectos dañinos se dan en lo social: la desintegración familiar y la dependen- cia foránea. La filosofía económica de la Constitución es proclive a la inter- vención del Estado, a la participación ciudadana; define los dere- chos y obligaciones de los diferentes agentes económicos. Permite que la teoría económica se desarrolle en un marco constitucional. Plantea que cuando hay adversidades el Estado debe intervenir. En estos años se acumuló una situación caótica. Hoy más que nunca es urgente la asistencia e intervención estatal para paliar las condiciones de agobio existentes, por el bien de la institucionalidad y una gobernabilidad real y no publicitaria. Es un sentir generali- zado: familias, campesinos e indígenas, buseros, panaderos, micro, pequeña y mediana empresa, y hasta unas grandes empresas casti- gadas por el neoliberalismo. Es condición actuar con responsabilidad y seriedad. Se ha lle- gado a momentos donde se prevé un futuro incierto de alto ries- go, adicional a las condiciones propias de crisis (vía directa con la dolarización). El presagio, además, proviene de acontecimientos externos tales como la crisis de la globalización neoliberal mundial, que se expresa a través de cuatro grandes mercados: el mercado de hidrocarburos; la crisis alimentaria mundial y nacional: biocombusti- bles y biotecnología; la crisis en los mercados financieros; y por último, la recesión de la economía norteamericana. Dentro de todo esto cabe la pregunta: Ante este panorama, ¿quién intervendrá para proteger a la sociedad? La pregunta precedente nos lleva a repreguntarnos: ¿Por qué no se procede en el caso del combustible, la harina y los alimentos? Al final, los efectos se convierten en costos: a) económicos (costo

de vida y de producción) y b) sociales. Estos últimos transferidos a la calidad de vida de los salvadoreños, lo cual incide en la pérdida de competitividad de la persona, la empresa y el país. Se agradece anticipadamente a quienes lean y reflexionen con el presente documento, con la esperanza de contar con propuestas que permitan superar las condiciones en que se encuentra nuestro querido país: El Salvador.

Explicaciones previas

Las «explicaciones previas» en un documento de esta naturaleza

tienen el fin de mostrar la crisis económica salvadoreña, en contras- te con los discursos y explicaciones de las autoridades económicas, organismos internacionales y, en particular, del partido gobernante

y sus tanques de pensamiento. La crisis tiene severas repercusiones sociales, y esto se ha unido

a los problemas estructurales que adolece el país más pequeño de

América, que en 19 años ha sido globalizado y ha sido conectado al concierto internacional en forma salvaje. Esto se expresa claramen- te en 2001 con la dolarización y luego con los tratados de libre co- mercio (tlc); hechos realizados sobre una desigualdad social donde el «factor productivo», el trabajo, es el que se ha visto más afectado, debido a la flexibilidad laboral (pérdida de empleos), el deterioro de los salarios reales y la pérdida en la calidad de vida en detrimento de la nutrición, la salud y la educación. En esto último, la educación se ha inducido al aprendizaje y se ha sacrificado el conocimiento (la ciencia). La mejor evidencia es el rendimiento mostrado a través de la paes. En otras palabras, las pérdidas se socializan y las utilidades se privatizan a favor de un minúsculo grupo donde destacan los banqueros y los comerciantes, nacionales y transnacionales, quie- nes han ejecutado toda una transformación en las estructuras del Estado y de su sector en beneficio de ellos mismos. Vale destacar que la investigación se sustenta en consideraciones objetivas y teóricas, basándose en información publicada por las

mismas instituciones de gobierno, periódicos, organismos interna-

cionales, centros de investigación a nivel nacional e internacional y otras fuentes responsables. La siguiente evaluación se enmarca en el logro de los siguientes cuatro objetivos:

1. Transparentar el tipo de inserción que el modelo neoliberal

ha hecho de nuestra economía en la llamada globalización de la economía internacional.

2. Explicitar la imposibilidad de cualquier Gobierno de superar,

en el marco del presente modelo, los desbalances macroeconómi-

cos; de detener el proceso de contracción y recesión que presenta la economía salvadoreña, y de revertir la miseria y la pobreza de más de las cuatro quintas partes de la población.

3. Presentar el desequilibrio macroeconómico interno y externo

que enfrenta nuestra economía y los diferentes actores fundamen-

tales del modelo de acumulación y la sociedad en general, centrán- donos en el período en que se implementan la dolarización y los tratados de libre comercio.

4. Transparentar los problemas, estructurales y de flujos, macro

y microfinancieros que la dolarización y los tlc han profundizado en la economía salvadoreña.

5. Visualizar los efectos adversos de este modelo en las condicio-

nes de vida de la mayoría de la población salvadoreña.

6. Presentar como una necesidad impostergable cambiar el mo-

delo neoliberal y transitar hacia un nuevo modelo, del cual se ponen sus rasgos fundamentales, como el financiamiento y las estrategias que lo vitalizarán en el mediano y el largo plazo.

Consideraciones a los objetivos

1. La inserción neoliberal. La inserción neoliberal está basada

en un enfoque altamente imperfecto que ha consolidado grupos

corporativos económicos financieros, convertidos en los ejes de transmisión de las empresas transnacionales a El Salvador, Cen- troamérica y América Latina. Estos grupos corporativos fueron los promotores de los tlc con los Estados Unidos, México, Colombia, Panamá, Chile y Taiwán. Los tlc se imponen sin considerar las inmensas asimetrías desfavorables que nuestra economía presenta en sus relaciones con las economías con las que acentúa la globa- lización y con la misma estructura mundial de las transnacionales, que conforman, más allá de los Estados y sus fronteras, su propio sistema de relaciones y mecanismos de competencia y acumulación

a nivel mundial. Al mismo tiempo que los Estados Unidos de Norteamérica y el capital transnacional utilizan la guerra moderna y «democrática» de

finales del siglo xx e inicios del siglo xxi, el comercio y la inversión en su estrategia geoeconómica, nuestra economía ha sido condicionada

a una dependencia estructural extrema del ahorro externo, a la pér-

dida del control de los ejes estratégicos del modelo de acumulación —bajo el control del capital transnacional— y a la dinámica de la economía norteamericana por haber adoptado su moneda como el medio de cambio, unidad de cuenta y unidad de valor. Los cuatro gobiernos neoliberales de las últimas dos décadas, con el apoyo de los organismos internacionales, han sido paladines de este esquema en el país y en la región. El andamiaje se complementa al crear en el país un paraíso fiscal

y laboral para el capital transnacional y el gran capital nacional; complementado con el Plan Puebla Panamá (Iniciativa Mesoame- ricana de Facilitación del Intercambio Comercial) 1 . Este mega-

proyecto contiene ocho iniciativas que propugnan por profundos

1. Grupo Técnico Interinstitucional para el Plan Puebla Panamá. bcie-bid- cepal con el apoyo del incae, Plan Puebla-Panamá. Iniciativas Mesoamericanas y Proyectos, San Salvador, El Salvador, 15 de junio de 2001.

cambios geoeconómicos (presas hidroeléctricas, carreteras, puertos —Cutuco—, generadoras regionales de electricidad a partir de gas

y carbón, etc.) en la región, como estructura para una platafor-

ma maquiladora de servicios y la apropiación de la riqueza natural mesoamericana. En su defecto, el país fue nombrado sede de este plan a partir del 30 de agosto de 2005 2 . Por último, cabe men- cionar que nos convertimos en una plataforma importante para

el lavado de miles de millones de dólares anuales, del narcotráfico

norteamericano y del tránsito de ahorro externo para la región, al ser una economía dolarizada con un sistema financiero propiedad, ahora, de la banca transnacional.

2. Imposibilidad de políticas neoliberales de revertir fuerzas rece-

sivas de la economía salvadoreña. El segundo objetivo consiste en exponer la imposibilidad del Gobierno, en el marco del modelo económico neoliberal implementado, de superar los desbalances macroeconómicos y revertir el proceso de contracción y recesión que presenta la economía salvadoreña. Esta realidad obligó a que, desde 2005, se iniciara un proceso de manipulación de la realidad a

partir de la base estadística para el ocultamiento de la crisis, en un proceso mediático y publicitario; el cual de manera sistemática ge- nera percepciones que esconden la pobreza y desfiguran la realidad que viven los agentes económicos.

3. Desequilibrio macroeconómico. El tercer propósito gravita en

presentar el desequilibrio macroeconómico interno y externo de la economía y sus efectos en los actores fundamentales del modelo de acumulación y la sociedad en general, situación que se pretende transformar con la alteración de estadísticas (pib, ipc, deuda públi- ca), lo cual tiene un contraste con lo que ocurre en los hogares, la microeconomía y los balances macrofinancieros de las cuentas más importantes: finanzas públicas, balanza de pagos, ahorro e inver-

2. El Diario de Hoy, 31 de agosto de 2005.

sión, etc., que resultan ser la mejor expresión de la crisis. Las dife- rentes encuestas de opinión y el Censo Económico del año 2005 así lo expresan. El mismo Gobierno enfrenta un descalabro económi- co con altos costos sociales (desnutrición, salud y educación, etc.). Esta situación se confirma con las medidas de corte populistas del actual gobierno en el último trimestre de 2007. Es contundente el endeudamiento masivo y creciente por parte de las familias, empre- sas, el Estado y la economía como un todo a partir de 2001. El Gobierno, de manera mediática, sostiene una burbuja econó- mica a la que pretende darle largas hasta 2009, por el tema electo- ral. Lo peor de esto es que los organismos internacionales (incluidas las clasificadoras de riesgo, que responden a intereses del sistema financiero mundial en una visión de flujos de capital de corto plazo que garanticen pago de la deuda externa y las remesas de rentas de las transnacionales a sus matrices) dan espacio para encubrir este engaño no solo al pueblo, sino también al capital foráneo (inversio- nistas). Es terrible el mensaje que se manda al exterior, que oculta la falta de institucionalidad, el manejo de leyes y su aplicación. No hay un Banco Central que asuma en momento grave la res- ponsabilidad de aplicar política monetaria, financiera, cambiaria. Carece de Reservas Internacionales Netas, las cuales representan un ahorro público como garantía; estas se convirtieron en las Reservas de Liquidez (encajes legales), ahora propiedad de los bancos, los cuales, a partir de 2007, pasaron a ser sucursales de empresas finan- cieras transnacionales que responden a la lógica especulativa del sistema financiero mundial, la burbuja especulativa de Wall Street, y se convirtieron, además, en los administradores de los fondos de pensiones de los trabajadores salvadoreños y de todo el sistema financiero que antes pertenecía al país. Estos desequilibrios macrofinancieros llevarán a una quiebra de la economía, si agregamos los pronósticos de los precios del pe- tróleo, que para los años 2009-2010 se calculan en 200 dólares el

barril, lo cual significaría una cuenta petrolera de 2600 millones de dólares anuales si se mantiene el consumo de 2007. Esto es in- sostenible en el modelo dolarizado si a lo anterior le agregamos el incremento en los precios de los llamados comodities (productos básicos), o sea el maíz, el arroz, el trigo, el acero, el carbón, etc. Los problemas de balanza de pagos de nuestro país se presentan total- mente adversos ante una economía que no tiene dinamismo en sus exportaciones, pero sí en las importaciones. Mientras las remesas de los Estados Unidos presentan una desaceleración acumulativa, más en el contexto de la recesión de la economía norteamericana, las remesas de renta de las transnacionales radicadas en el país crecen aceleradamente, acercándose a los 900 millones de dólares anuales. 4. Efectos adversos de la dolarización y los TLC. El cuarto propósito consiste en transparentar los graves problemas macro y microfi- nancieros, que la dolarización pone al descubierto (estructurales) y agudiza en la economía salvadoreña. El régimen monetario de la dolarización tiene responsabilidad en el grave desequilibrio macro- económico, similar a lo acontecido en Argentina, que vivió una profunda crisis a partir de 1998, y que solo fue resuelta después de separarse del dólar y del modelo neoliberal (Consenso de Was- hington). También los tlc forman parte del caos económico y fi- nanciero, al promover la apertura al capital y al comercio mundial sin tomar en cuenta las asimetrías negativas del país. El Salvador ha perdido la facultad de hacer política económica, aun con las políti- cas que impone el Fondo Monetario Internacional por el lado de la demanda final (financieras). Si bien hay un Ministerio de Hacienda, este opera como una «caja chica» de la economía salvadoreña. Este ente lleva el «control no transparente de los ingresos y los gastos nacionales». En sentido estricto, no hay política fiscal que se integre con el resto de políticas económicas como monetaria, financiera y cambiaria, que desaparecieron con la dolarización y constituyen la base de la existencia de todo Banco Central de un país.

5.

En los 19 años de modelo neoliberal los hogares salvadoreños

han enfrentado y siguen enfrentando un marco de políticas que tienen como fundamento que «el mercado es el mejor ordenador de las di- námicas productivas y distributivas de la sociedad y por lo tanto de

la asignación de los recursos».

Bueno, como decía el anterior director del Fondo Monetario Internacional y el actual Director de la Comisión Económica para América Latina (cepal), en un seminario realizado en la ciudad de Lima, «el rebalse se convirtió en goteo» y en América Latina la pobreza se ha incrementado, el desempleo y el subempleo son pre-

ocupantes, la inestabilidad social y la falta de acceso a los servicios básicos de la población se han agudizado, no obstante, rescatan que hay estabilidad macroeconómica, la inflación está controlada, etc. Bueno, nuestro país no se escapa a esta situación.

6. ¿Qué hacer? Cambiar el modelo neoliberal por uno basado en

nuestra Constitución; para lo cual se mencionan las cinco macro-

políticas que han determinado el modelo neoliberal en nuestro país

y su forma de inserción en la economía mundial, por lo que se

plantea la necesidad de cambiar el modelo para enrumbar al país hacia el ataque a la pobreza y hacia una sociedad donde los princi-

pios de justicia que establece la Constitución se cumplan, al hacer de

la persona humana la razón de ser de la economía y el Estado.

Es notoria la falta de competitividad de El Salvador. Por medio de las políticas del neoliberalismo se ha dado un cambio adver- so y de carácter estructural del aparato productivo, producción de bienes (agropecuarios e industriales). Actualmente en El Salvador existe una economía basada en el ahorro externo (remesas y deu- da), actividad comercial en las importaciones y la promoción de los servicios, estos últimos con la característica de no ser actividades transables. Después del fracaso del modelo de las llamadas «expor- taciones no tradicionales», la actual administración de gobierno quiere orientar la economía hacia una lógica de servicios regionales

e internacionales, de abastecimiento y logística, donde El Salvador operaría como bodega y territorio de paso en la región, lo cual es concordante con el Plan Puebla Panamá (Iniciativa Mesoamericana de Integración Vial). La pregunta que surge es si el modelo neoli- beral, con este nuevo giro, será capaz de corregir los grandes déficits estructurales que ha generado. El modelo neoliberal salvadoreño ha creado una situación ad- versa para casi todos los agentes económicos, situación que se ex- presa en el déficit creciente de la balanza comercial y la cuenta co- rriente; aumento de la deuda externa, creciente desempleo que se manifiesta en la expansión de la economía informal, como medio de subsistir de las familias; aumento del costo de la vida y del costo de producción para las empresas, etc. Esto con el agravante de que el gran capital transnacional y nacional ha generado un patrón de inversión en el país que privilegia, por una parte, los servicios (call center, franquicias de comida rápida y otros) y, por otra, la compra de los activos de capital ya existentes (Cemento cessa, La Cons- tancia [cervecería, refrescos], etc.). Por lo tanto, los inversionistas extranjeros principalmente adquieren bienes existentes, no producen nuevos activos que le darían impulso renovado a la economía. Es más, El Salvador, dolarizado y con una banca en propiedad de grandes bancos transnacionales y los Tratados de Libre Comer- cio con los Estados Unidos, México, Colombia, etc., se ha con- solidado en un enclave (múltiple) financiero en Centroamérica, con la posibilidad de crear una zona con una moneda única (dólar estadounidense), condiciones que permiten el lavado de dólares del narcotráfico y el tránsito de ahorro externo para la región. Proceso que el gran capital nacional fue incapaz de consolidar, aunque sentó las bases para una red bancaria regional que ahora maneja y que proyecta consolidar la banca internacional con el respaldo jurídico internacional del tlc con los Estados Unidos, Panamá y Colombia.

Si las condiciones económicas del país fueran como lo dice el Gobierno, no sucediera lo siguiente:

La fuga de los 1070 salvadoreños todos los días (Informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo [pnud] divulgado en 2007); El aumento del número de hogares que recibían remesas de 32.4 miles en el año 2000 a 417 331 en 2006, una avalancha poblacional por la desesperación del desempleo y el hambre. 3 No obstante el incremento en las remesas reportado por el Banco Central de Reserva, entre 2000 y 2006, pasaron a la pobreza un total de 929 210 personas, con lo que se llegó a un techo de 5 929 105 pobres, equivalente a casi el 85% de la población. 4 Es necesario resaltar que en el mismo período 226 184 personas que no estaban calificadas como pobres en 2000 pasaron a situación de pobreza en 2006, sectores me- dios castigados por el neoliberalismo dolarizado. Los diez o doce muertos al día y el aumento de la delincuencia, El aumento de las actividades informales, comercio (con- trabando). De esta manera, 160 465 microempresas, casi el 92% de un total de 175 mil empresas, absorben entre cero y cuatro trabajadores, reciben el 12.9% del excedente o rique- za generada por el país y tienen un ingreso promedio men- sual de 543 dólares; es decir, son pobres. Esa es la libertad empresarial del neoliberalismo. Por otra parte, 722 empresas se quedan con el 58% del excedente o riqueza que produce anualmente el país. Los anillos de pobreza que expresan las ventas ambulantes en todo el país, con mayor presencia en San Salvador, aunque

3. Dirección General de Estadística y Censo (digestyc).

4. Pobres son aquellas personas que viven en hogares que no tienen el ingreso

suficiente para financiar su canasta ampliada de mercado o sea no satisfacen todas sus necesidades básicas. digestyc.

es un fenómeno generalizado en todas las cabeceras departa- mentales.

Es tal la situación imperante que, a finales de 2007, el país cayó ocho posiciones en el Índice de Desarrollo Educativo (edi, por sus siglas en inglés), elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (unesco) 5 ; aún más, en ese mismo mes el pnud divulgó el Índice de Desarrollo Humano, donde también bajó de posición, convertidos en el se- gundo país, después de Haití, desértico de América. Lo anterior es expresión de la crisis y no es posible seguirla ocultando. Para mantener el modelo neoliberal, el esquema político se con- fronta al económico. En este último se habla de libertad económi- ca, ya que el país está calificado como el número 28 en cuanto a las libertades económicas en el mundo, mejor calificado que Costa Rica, pero no que Chile, que tiene el puesto 16 en el mundo. Esto se contrapone con las libertades políticas, en las que el país tiene el lugar 44 en el mundo, cuando Costa Rica tiene el 17 y Chile el 21. Por supuesto, somos un país de libertades económicas para el gran capital y las transnacionales, que riñe con el libertinaje y el abuso, traducido en represión social y política para la población, como un requisito para sostener el modelo de acumulación vigente y la masiva exclusión social que este genera 6 . 7. Recesión en los Estados Unidos. Este contexto, en el marco de la crisis de la economía norteamericana, nos pone en una perspectiva más complicada, la síntesis de esta crisis y sus impactos en nuestra

5. La Prensa Gráfica, 11 de noviembre de 2007.

6. Fraser Institute y el Cato Institute, “2005 Economic Freedom of the World”;

Heritage Foundation y The Wall Street Journal, “2006 Index of Economic Freedom”; y Freedom House, “2005 Freedom in the World”. Documento preparado por Jorge Sol —El Salvador— “Comentarios sobre las posiciones del señor Claudio M. de Rosa”, 26 de octubre de 2007.

economía la podemos resumir así:

En los Estados Unidos existe un consenso entre la mayoría de economistas, que ahora ha sido aceptado tácitamente por el jefe de la Reserva Federal, sobre la recesión en el país durante 2008. La discusión principal se centra en pronosticar si la recesión será leve (duración de no más de tres trimestres consecutivos de crecimiento negativo) o más severa (contracción de por lo menos cuatro trimes- tres) con «contagio» severo al resto de las economías del mundo. Un grupo importante de economistas prominentes (entre ellos el Pro- fesor Roubini) pronostican que la recesión será la más severa desde la Gran Depresión de los años treinta (ver en anexo, entrevista con quince economistas prominentes). Este documento toma posición al lado de los economistas que pronostican una recesión severa. Nuestra expectativa es una caída en el pib de los Estados Unidos, durante 2008 y 2009, de un -2.0% a -4.0% (precios constantes). Este pronóstico se fundamenta no solo en la gran crisis del sec- tor inmobiliario, sino también en la gran especulación financiera subyacente que ha creado grandes desequilibrios mundiales entre activos que respaldan enormes deudas; todo en el sistema bancario mundial y en el sistema financiero no bancario mundial. Existe una probabilidad, creciente, de una gran crisis (meltdown) financiera que podría desbordar las expectativas actuales de los Gobiernos. A esta crisis financiera hasta ahora la ha detenido, artificialmente con la maquinita, la Reserva Federal, al colocar en los mercados finan- cieros más de 676 millardos de dólares. Esto ha evitado que el Dow Jones no haya llegado a una corrección de hasta los 8 mil puntos que se pronostica y que a la vez las bolsas de los otros mercados aparezcan más débiles. Sigue la especulación, no obstante por el lado de la economía real, el desempleo crece aceleradamente en los Estados Unidos. Se han perdido más de 232 mil empleos en el primer trimestre de 2008; desde marzo de 2007 a marzo de 2008 las personas desem-

pleadas crecieron en 1.1 millones 7 . En el límite, el mundo podría entrar en una depresión, la más grande desde los años treinta. Este documento examina, someramente, los orígenes y el desenvolvi- miento de la crisis, así como su impacto en El Salvador. Según el Instituto de Investigación de los Ciclos de la Economía, la recesión en los Estados Unidos está totalmente instalada 8 .

Impacto previsible de la recesión en El Salvador

El impacto en El Salvador se sentirá principalmente en los si- guientes ámbitos:

a) Una reducción de las remesas o un estancamiento en estas

reservas.

b) En una reducción de las exportaciones a los Estados Unidos

(volumen y precio) y a otros países del mundo, que también sufri- rán el «contagio» recesivo originado en los Estados Unidos.

c) En una reducción de los flujos de capital privado hacia El

Salvador, en tiempos de crisis los capitales se vuelven más conserva- dores y adversos a cualquier riesgo.

d) El continuo incremento de las importaciones de los Estados

Unidos y la pérdida de nuestro poder adquisitivo por el aumento en los precios del petróleo, los productos básicos (maíz, arroz, frijol, hierro, cobre, etc.) y las importaciones de los países no dolarizados, dado que estos utilizarán su política cambiaria para no sufrir todos los efectos de la devaluación del dólar. e) Amenaza de quiebra de dos de los principales conglomerados financieros, dado que Citigroup y hsbc están entre los bancos que

7. United States Department of Labor, Employment Situation Summary

Technical information: Household data, (202) 691-6378, usdl 08-0448 http://www.bls.gov/cps/

8. cnn, Economía y Finanzas, 24 de Marzo de 2008.

han sufrido pérdidas importantes en la crisis, más de 32 millardos de dólares entre los dos. Este monto se ha incrementado en más de 5100 millones de dólares que el Citigroup ha perdido en el primer trimestre del presente año. Recordemos que estos bancos han com- prado el conglomerado financiero Cuscatlán y el conglomerado fi- nanciero del Banco Salvadoreño, respectivamente. Los dos poseen el 60% de la cartera nacional, lo que quiere decir que nuestros ahorros y el sistema financiero del país están directamente amena- zados por la crisis de la economía norteamericana. El Citigroup es el segundo banco internacional que más pérdidas presentó a enero de 2008, la respetable suma de 22 100 millones de dólares, equi- valente a más de cuatro veces el valor en que vendieron el sistema financiero del país (4 millardos de dólares). f) Dependiendo de la profundidad y la duración de la crisis de la economía norteamericana, ocurrirá una caída en la economía que acelerará la crisis vigente, escondida por los organismos del

Estado e internacionales multilaterales y privados, lo que provocará desempleo y más pobreza. Estos impactos se reciben directamente

y con toda su fuerza por tener como moneda de curso legal el dólar estadounidense.

Ante una Recesión, el país no tiene política monetaria propia

El principal problema que tiene nuestro país para hacerle frente

a una recesión es que está dolarizado. No se trata de ser «antidólar». El problema sería el mismo si en vez de la moneda norteamericana El Salvador hubiese adoptado el Euro o el Yen o el Peso Mexicano

o la moneda China. El verdadero problema es que el país no tiene

instrumentos propios ni medios autónomos para darle liquidez/ solvencia a la economía. Sin Banco Central con poder, el país debe

entrar en recesión, sin amortiguador propio en cuanto a política monetaria, cambiaria, de tasas de interés y de expansión de crédito. La gravedad radica en que la economía en recesión es la norte- americana y es su moneda la que hemos adoptado como nuestra moneda de curso legal. El bcr no puede impulsar una política de crédito en moneda propia; tampoco puede establecer una política de tasas de in- terés en moneda propia para combatir la recesión y financiar/ refinanciar a los agentes económicos salvadoreños. Además, perdió la política cambiaria, fundamental para amortiguar los efectos de la economía mundial. En general, el Estado no puede desarrollar el mandato en el artículo 111 de la Constitución. Las reservas internacionales se privatizaron junto con la política monetaria en 1961, año en que se nacionalizó el Banco Central y la política moneta- ria; la cual había estado en manos de la oligarquía salvadore- ña y ahora está en manos de la banca internacional. En Europa, los bancos centrales de cada país no emiten mo- neda; pero el Banco Central Europeo le suple los euros y liquidez que necesitan sus países. En el caso de la Reserva Fe- deral de los Estados Unidos (fed) con El Salvador, no existe ninguna programación financiera por medio de la cual la fed le supla liquidez y solvencia a la economía de El Salvador.

Por lo tanto, urge recuperar una política monetaria propia; es- pecialmente para enfrentar la recesión severa que se avecina, la pro- fundización de la crisis petrolera y tomar las sendas de superación del subdesarrollo crónico de nuestra economía.

I. La economía salvadoreña en la globalización neoliberal

«Cuando las cosas cambian, yo cambio mi mente», dijo Keynes. «¿Qué hace usted señor?»

E n serio, ¿hay crisis en El Salvador? Iniciar con esta pregunta es motivante dadas las condiciones en que se desenvuelve la so-

ciedad. Es concluyente el contexto prevaleciente: alto costo de vida, falta de medicinas, la seguridad pública se deteriora cada vez más, el país pierde competitividad internacional por los elevados costos de producción y lo más impactante: la creciente ola de endeudamien- to del Gobierno y de las familias para poder subsistir. Situaciones que se gravarán aún más por las condiciones del mercado petrolero y de los alimentos. Como medidas paliativas y mediáticas, el Go- bierno lleva a cabo acciones que no son correctivas y mucho menos preventivas. Con ellas se difiere y se hace más delicada la situación. Hay factores propios y externos que conjuntamente están causando daños y ojalá no vayan a ser irreversibles. Con este diagnóstico se pretende dar respuesta a la pregunta planteada.

Recuadro 1

¿Cómo se manifiesta la crisis de hoy?

Las declaraciones no dan campo a la duda. A finales de enero de 2008, en el Foro Económico Mundial de Davos (un pueblo en los Alpes de Suiza donde se reúnen los más ricos del mundo), George Soros, un temido especulador internacional, aseguró que nos encontramos al final de la Era del Dólar, precisando que una ruptura sistémica pudiera estar cerca (Sean O’Grady, “Soros warns ‘systemic failure’ may be upon us”, 24 de enero de 2008, www.deepjournal.com). Asimismo, y de acuerdo con la conservadora y prestigiosa re- vista The Economist (26 de enero de 2008, p. 11), estamos ante una recesión mundial. Las cifras lo confirman: solo en las tres pri- meras semanas de 2008, el mercado bursátil perdió más de cinco billones de dólares en el mundo, cifra equivalente al 40% del pib de los Estados Unidos. La economía neoliberal está creando el mayor desequilibrio de todos los tiempos, de alcance universal. Estas cifras y crisis asustan e incluso espantarán mucho y también a muchos, pero ante los ojos de los sectores alternativos deben asumirse, además, como una oportunidad para el cambio:

la inseguridad internacional crecerá hasta generalizarse, y el cues- tionamiento al neoliberalismo será cada vez más abierto y masivo, hasta hacerse global. Frente a la crisis, no corresponde remendar el sistema; hay que reivindicar una conversión o transición hacia otra economía, en función de la vida de las mayorías y de la propia naturaleza.

Wim Dierckxsens (alterzoom.org/Rebelión)

A. CONTEXTO INTERNACIONAL Y SU IMPACTO EN LA ECONOMÍA SALVADOREÑA

El contexto lo caracterizamos como «La Crisis de la Globalización Neo- liberal Mundial», que se expresa a través de cuatro grandes mercados:

El mercado de hidrocarburos que desestabiliza financieramen- te a las economías del mundo con los altos precios que no dejarán de incrementarse en el corto y mediano plazo hasta que se desarrollen alternativas energéticas. Además la energía de hidrocarburos, en el marco del consumismo neoliberal, está llevando a la humanidad a la profundización de su crisis existencial debido al calentamiento global. La crisis alimentaria mundial y nacional: biocombustibles y biotecnología, que incrementa los precios de los alimentos

y está generando desabastecimientos de alimentos básicos,

con las perspectivas de profundizar y ampliar el hambre que experimentan miles de millones de personas, aclarando que

nuestro país es y será de los más afectados. Esta crisis se cru- za con la crisis del petróleo, que pone a competir la ener- gía que necesita este sistema consumista con la comida de

la humanidad y también esta crisis es la muestra de cómo a

pesar de los grandes avances en la ciencia, y la tecnología, y

la biotecnología de manera específica, esto no le resuelve al

mundo su alimentación, producto del esquema neoliberal de privatización del conocimiento de parte de las transnacio- nales. El mundo tiene capacidad de producir tres veces los

alimentos que necesita la humanidad, pero el neoliberalismo

y la supremacía del mercado generan la gran contradicción

de hambre en la humanidad con cientos de miles de millones de dólares de utilidades de las transnacionales. Una de las pruebas de esta aseveración es el hecho de que la República Popular de China, con una economía socialista, es el único

país, el más poblado del mundo con más de 1300 millones de habitantes, que tiene garantizada su seguridad alimentaria para los próximos quince años. La crisis en los mercados financieros, producto de la especu- lación —los valores colocados en los mercados financieros del mundos rondan el valor de los 1000 billones de dólares, cincuenta veces más al valor del pib mundial anual que ronda los 50 billones de dólares—, lo que está llevando a pérdidas de cientos de miles de millones de dólares a los bancos y al sistema financiero en general, crisis que se combina con la profundización del debilitamiento del dólar, que se ha de- preciado en un 50%, y como se dice, la economía mundial y el capitalismo se aproximan al fin de la era del dólar como unidad de reserva y valor mundial y a todos los cambios que esto tendrá. Por último, la recesión de la economía norteamericana, con la crisis inmobiliaria-financiera y de la economía en general que ya está contagiando al mundo y cuyos impactos serán severos dependiendo de su profundidad, dado que representa el 30% de la economía mundial. Es predominante en el mercado financiero mundial, es el mayor consumidor del mundo, así que su recesión significa recesión en diferentes niveles para las economías del mundo. El fundamento de esta crisis es la especulación.

Al cierre de 2007, la economía mundial registró en estos mer- cados eventos importantes con alta incidencia en la economía de los países, en particular en los dolarizados como El Salvador. Estos eventos se agudizaron en el primer trimestre de 2008 y las perspec- tivas son de una crisis que se alargará más allá de 2009. A continua- ción se presentan los seis principales acontecimientos y mecanismos que han desarrollado una forma de inserción de nuestra economía,

en la que llamamos «globalización neoliberal mundial».

1. Petróleo, crisis energética mundial. Perspectiva en el corto, mediano y largo plazo

Recuadro 2

Especulación petrolera transnacional:

empobrecimiento de la sociedad

En el período 2002-2007, período de la crisis del petróleo que vivimos los pueblos del mundo, según los balances presentados en los mercados financieros, la exxon, la Shell y la Chevron (Texaco) obtuvieron ganancias después del pago de impuesto de renta por más de 386 083 millones de dólares, el mejor período de enriquecimiento de las empresas petroleras en la historia del petróleo. La esso obtuvo más de 173 799 millones de dólares de utilidades en el mismo período, solo en el año 2007 estas ga- nancias fueron de 40 610 millones de dólares.

Lo risible es que en nuestro país, según los balances locales,

esta compañía presentó pérdida por más de 1.3 millones en 2005; mientras que a nivel mundial presentaba utilidades por más de

36 130 millones de dólares para ese mismo año.

Es importante destacar que en El Salvador la esso importa el 70% del petróleo que se consume, además de ser poseedora del 65% de la Refinería Acajutla, el otro 35% es propiedad de la shell. Para 2007, nuestra cuenta petrolera habría rondado los 1300 millones de dólares, con lo que creció en 300 millones con respecto a 2006.

Mientras el pueblo salvadoreño pagó 272 millones de dólares de impuesto por el petróleo en el año 2005, las petroleras solo pagaron 9.9 millones de dólares de impuesto sobre la renta en

nuestro país. La esso, la Shell y la Texaco pagaron un total de

52 399 millones de dólares de impuestos en sus países de origen

en el mismo año.

Esta situación para El Salvador sería el resultado del fenómeno internacional y de aspectos internos:

a) La crisis mundial del petróleo tiene problemas estructurales resultado de que la producción mundial ya llegó o está por llegar a su nivel más alto posible. Actualmente se producen 85 millones de barriles diarios, de los cuales 75 millones son de petróleo y los 10 millones restantes de fuentes alternativas. Uno de los problemas ante esto es el hecho de que los grandes pozos de 500 mil barriles diarios se están agotando a una tasa de entre 4% y 7% anual y no se descubren nuevos pozos de este tipo. Lo anterior implica que hay que elevar la producción a esas mismas tasas si se mantiene el ritmo del consumo mundial presente. Así se proyectan requeri- mientos para el año 2030 de entre 117 y 120 millones de barriles de petróleo diario. Para lograr esta producción, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (opep) y la Agencia Internacional de Energía (eia) de los Estados Unidos de Norteamérica estiman que se requieren inversiones por más de 20 billones de dólares. Sin contar con los problemas de refinación que existen ya al presente, estas inversiones no se están haciendo. Por otra parte, no hay claridad total sobre las verdaderas reservas existentes en el mundo. Arabia Saudita, que supuestamente podría incrementar su producción diaria actual de 9.5 millones a 14 millo- nes no da transparencia sobre sus reservas reales. Reservas alterna- tivas de petróleos pesados como los de Venezuela, país que actual- mente parece tener las reservas mundiales más grandes probadas, requieren el tipo de inversión mencionado. Irak solo produce 2 de los 5 millones diarios que puede producir. Están las reservas de Irán, Argelia, etc. Todas estas reservas, además, están en un con- texto político inestable por la política imperial norteamericana, lo cual le insume al problema estructural de la producción un factor de especulación que agudiza más el problema, lo que se expresa en la dinámica que presentan los precios.

En este contexto, la Texaco dice que ya se llegó al pico máximo de producción mundial; la esso Standard Oil dice que el petróleo se agotará en cuarenta años. Otros sostienen que el pico máximo se dará entre 2010 y 2020. En todo este escenario, los pronósticos de precio son: el petróleo entre este año y 2009 no volverá a estar

debajo de los 90 dólares; entre 2009 y 2010 el precio puede llegar a

200

dólares el barril y entre 2010 y 2015 el precio andará entre los

300

y 500 dólares el barril.

b) La estrategia especulativa de las transnacionales del petróleo

en los mercados financieros internacionales, las cuales no obstante

los cientos de miles de millones de dólares de utilidades anuales que tienen no invierten, como ya se mencionó, en la extracción y en la refinación de acuerdo a los requerimientos del mercado.

c) Control oligopólico de los combustibles por las grandes pe-

troleras del mundo occidental, resultante del poder norteamericano que representa el 33% de la economía mundial. Este país depende del petróleo del mundo, al consumir diariamente una tercera parte de la producción mundial, es estratégico para los Estados Unidos tener bajo su control directa o indirectamente la extracción e indus-

trialización del petróleo. En este contexto el petróleo llegó a costar

100 dólares el barril en diciembre y ahora en marzo de 2008 superó

la barrera de los 110 dólares. Los precios y volumen de importación en El Salvador fueron como se muestra en el gráfico siguiente.

Gráfico 1

Gráfico 1 Fuente: Con información del Banco Central de Reserva de El Salvador El precio tomó

Fuente: Con información del Banco Central de Reserva de El Salvador

El precio tomó carrera alcista a partir de la invasión estadouni- dense en Irak y de una profundización de la especulación de parte de las grandes petroleras como grandes oligopolios en el mercado mundial, tal como operan en el caso de El Salvador. Esto se con- firma dado que el valor del petróleo no ha cambiado significativa- mente, como puede verse en el gráfico anterior. Ante la ofensiva de la exxon y su imperio contra la República Bolivariana de Venezuela y la lucha por la soberanía petrolera del Estado Venezolano, el barril vuelve a subir y supera los 119 dólares por barril. La exxon quiere que Venezuela le pague a precio de mercado «especulativo» lo que Venezuela reclama como derecho propio, y al no conseguirlo le quieren embargar al país 12 millardos de dólares. Las grandes compañías petroleras del mundo no han aumentado su producción a pesar de los grandes incrementos en los precios desde el año 2002, aunque sí han tenido las ganancias más grandes en la historia petrolera. Ver la siguiente gráfica.

Gráfico 2

Gráfico 2 Gráfico 3 Precios del Petróleo: 1869-2007 (Agosto). Dólares de 2006 Fuente: wtrg Economics 43

Gráfico 3 Precios del Petróleo: 1869-2007 (Agosto). Dólares de 2006

Gráfico 2 Gráfico 3 Precios del Petróleo: 1869-2007 (Agosto). Dólares de 2006 Fuente: wtrg Economics 43

Fuente: wtrg Economics

Gráfico 4

Gráfico 4 44
Gráfico 4 44

Para terminar el marco mundial agregamos otro escenario que igual permite por tipo de petróleo ver la situación crítica del petró- leo en el mundo.

Gráfico 5

escenario que igual permite por tipo de petróleo ver la situación crítica del petró- leo en

a) Falta de una política energética nacional, de fuentes alternas,

en dimensiones suficientes y oportunas, para sustituir en un por-

centaje importante la energía petrolera. Esta falta de política permi- te además que las petroleras esso, Shell, Texaco tengan un control oligopólico del mercado nacional y tengan al país en una situación de sobrecostos por falta de regulación de parte del Estado, lo que hace que la crisis para nuestro país tenga consecuencias más severas que en otros países.

b) Las perspectivas del mercado mundial y las proyecciones de

precios en dicho mercado, que para abril de 2008 ya alcanzó los 119 dólares por barril, acompañado de un proceso de sobrefacturación en El Salvador, hace prever para 2010 una factura petrolera de más de 2 600 millones de dólares, factura incosteable para nuestro país, en el contexto de la crisis macrofinanciera que ya vivimos en nuestra balanza de pagos y ante la pérdida de capitación de ahorro externo por remesas o endeudamiento. Este puede ser uno de los talones de Aquiles que reviente la crisis que no quieren atender las autoridades gubernamentales y los organismos financieros internacionales.

2. Crisis económica en los Estados Unidos

«De la contracción económica a la recesión:

¿Se quiebra la economía mundial del dólar y la burbuja de la globalización?»

El antecedente más cercano de esta crisis inmobiliaria es la crisis por la burbuja especulativa en el mercado financiero, la cual creó cerca de 10 billones de dólares de riqueza. El ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, considera este tipo burbujas in- teresantes; la que se ha mencionado ocasionó la recesión del año 2001, que provocó la pérdida de empleos que no se recuperaron sino hasta el año 2004. El mismo ex presidente de la fed consideró

la necesidad de otra burbuja especulativa para salir de los daños causados en el mercado financiero. Así consideró que la burbuja en el sector de viviendas sería una burbuja pasajera, pero esta trascendió a una caída de un profundo impacto en la economía doméstica e internacional, al provocar la presente recesión, con pérdidas probables en riqueza, según algu- nos analistas económicos, de unos 8 billones de dólares a nivel na- cional, cifra que se quedará corta dependiendo de la profundidad y duración de la recesión y su impacto en la economía mundial, que ya ha ocasionado que las estimaciones del pib mundial se redujeran en 1% para el año 2008, lo cual significa una reducción en la pro- ducción mundial de alrededor de 5 mil billones de dólares. A esto hay que agregar las pérdidas en el sector inmobiliario, los sistemas financieros y los mercados de valores europeos, asiáticos, etc. Se anticipa por algunos economistas y empresas del mundo de la Eco- nomía Casino, como le llamo Keynes, que esta recesión puede ser de mayores consecuencias que la crisis del año 1929. «Un buen ejemplo de ello es la contraposición entre la reduc- ción de la tasa de crecimiento de la economía mundial y el creci- miento veloz de los negocios con productos financieros derivados que ingresaron en el período de la especulación desenfrenada hacia comienzos de la década actual. Según el Banco de Basilea, a media- dos del año 2000, los derivados representaban aproximadamente el doble del Producto Bruto Mundial; hacia mediados de 2006, eran ocho veces superiores, y diez veces un año después: sumaban unos 510 billones (millones de millones) de dólares. Si a esta cifra le agregamos el resto del empapelamiento (acciones, deudas públi- cas, etc.), nos estaríamos aproximando a los mil billones de dóla- res (veinte veces el Producto Bruto Mundial)… Nos encontramos ahora en el espacio de saturación de la hipertrofia especulativa que podrá tal vez prolongarse un poco más, pero que de manera irre- sistible va ingresando en una zona de múltiples turbulencias donde

algunas burbujas se desinflan y otras se expanden rápidamente en medio de un desorden financiero generalizado. Debemos tener pre- sente que lo que está tambaleando es el mayor globo financiero de la historia del capitalismo.» 9 Esta crisis inmobiliaria podría provocar pérdida a los 2 millones de casa habientes entrampados en la crisis hipotecaria por más de 2.2 billones de dólares 10 , aunque la crisis ya sobrepasó estas cifras y se dan datos oficiales sobre 9 millones de casas que ya han perdido valor y 900 mil ya están en proceso de embargo; por otro lado, 8 mil viviendas están siendo embargadas diariamente. La situación de altas cuotas de viviendas ha provocado el incremento en el uso del financiamiento de las tarjetas de crédito, que pasó a ser un auxilio ante el déficit de los hogares. Este crédito se incrementó en los úl- timos dos meses de 2007, entre tres y cuatro veces más, en relación al incremento que este crédito tuvo entre los años 2003 y 2005, lo que llevó a los hogares a reducir su nivel de vida para pagar sus hi- potecas, dado que la pérdida de valor de estos activos les ha quitado otras posibilidades de financiamiento en el sistema financiero.

Gráfico 6

9. Jorge Beinstein, “Más allá de la recesión. En el comienzo de la segunda etapa de la crisis global”, Bolpress.com, jorgebeinstein@yahoo.com, Actualizado el 2008-02-20 a horas: 14:53:55 10. The Federal Reserve Board report, enero de 2008.

Gráfico 6

Gráfico 6 La situación inmobiliaria en los Estados Unidos, a partir del tercer trimestre de 2007,

La situación inmobiliaria en los Estados Unidos, a partir del tercer trimestre de 2007, además del los impactos de pérdida de capital por las hipotecas y un sobreendeudamiento en las tarjetas de crédito 11 , ha generado colateralmente que el mercado inmobiliario

11 «American Express forecast first-quarter earnings below analysts’ estimates

on Thursday and adopted a ‘cautious view’ for 2008 because of a slowing economy. The company will take a $275 million fourth-quarter charge as more cardholders fail to repay their debts, the company, based in New York, said in a statement. Its stock fell 7 percent in extended trading. Credit card companies have been increasing their estimates of bad loans as a weakening economy makes it harder for consumers to pay their debts. The company said it was taking a $1.9 billion provision for loan losses in the fourth quarter, including about $1.3 billion in charge-offs. By Bloomberg News Published:

January 11, 2008.

cayera drásticamente. Se dice que las viviendas usadas ofrecidas en el mercado equivalen en este momento a todas las viviendas que la industria de la construcción produce en un año, es decir, esta acti- vidad económica enfrenta un escenario de sobreproducción, por lo que tendrá que bajar drásticamente su producción y alimentar la contracción y el camino a la recesión, debido a su alto impacto en el empleo, esto ante la amenaza de una mayor sobreoferta en el mercado inmobiliario y una mayor pérdida de valor de las vivien- das, que podría llegar hasta casi un 30% o 40%, así como la baja en la tasa de ganancia de este sector. Además, es importante recordar que este sector jalonea la industria y otros sectores, dado que es un demandante importante para ellos, de ahí que ya se ha hecho pú- blica la contracción del sector industrial, los problemas financieros de los bancos y las tarjetas de crédito y la caída de la actividad en el sector servicios.

Gráfico 7 Tasa de Ahorro de los Hogares Norteamericanos (Porcentaje del PIB)

la actividad en el sector servicios. Gráfico 7 Tasa de Ahorro de los Hogares Norteamericanos (Porcentaje

El desempleo en el mes de diciembre pasado llegó a una tasa de 6.3%, la tasa más alta en muchos años. Ahora los analistas men-

cionan que también la industria ha sufrido una contracción y que

el sector servicios no tiene un dinamismo que compense los fenó-

menos anteriores. Crecerá más el desempleo y los salarios como un resultado de lo anterior y de los tratados de libre comercio que tienen los Estados Unidos con los diferentes países del mundo. Este fenómeno del desempleo se ha expresado con toda la fuerza en el primer trimestre de 2008. Por todo lo mencionado antes, se da sin duda una baja en la tasa de ganancia del capital a nivel global de la economía, lo que provocará, a su vez, una disminución en la inversión y por lo tanto más desempleo. La tasa de ganancia del capital corporativo en los

Estados Unidos, medida en relación al pib, ha tendido hacia la baja, pero la caída ha sido frenada por una compresión de los sueldos

y

los salarios (ver gráfico siguiente). Así, lo único que aparece en

el

horizonte es la recesión. Lo que no se sabe es si esta llegará este

trimestre o el segundo o el tercero del presente año, aunque ya a fi- nales del primer trimestre de 2008 se habla de una recesión todo el año con posibilidades de llegar hasta 2009. En este contexto, pode- mos ver en el gráfico anterior como la tasa de ahorro en los Estados Unidos presenta una tendencia decreciente, la cual es golpeada por

la caída de los precios de las viviendas desde el año 2005.

Gráfico 8 Tendencias de las ganancias de las corporaciones (los Estados Unidos) y los salarios (Porcentaje del PIB)

(los Estados Unidos) y los salarios (Porcentaje del PIB ) Fuente: Heritage Foundation Por otra parte,

Fuente: Heritage Foundation

Por otra parte, los Estados Unidos cerraron con la inflación más grande en los últimos 17 años, 4.1%. Al excluir los precios de los combustibles y los alimentos, esta fue de 2%, así resulta que fueron los precios de la energía y los alimentos los que más se incrementa- ron, 17.4% y 4.9%, respectivamente. A la vez, el índice de precios de productos se incrementó en 6%, la más alta en los últimos 26 años, donde sin duda el precio del petróleo y otras importaciones intermedias por la devaluación del dólar desempeñaron el papel principal. Sumando el problema del desempleo, el incremento en

el costo de las hipotecas y el costo de vida provocaron una con- tracción en la demanda hasta ahora estimada en 400 millardos de dólares, dado que el 70% del pib está definido por el consumo mi- norista. Estas cifras dejan cada vez más clara la ruta de la recesión. La crisis inmobiliaria está unida a una crisis en el mercado de créditos. De manera que el Gobierno ha intervenido en la econo- mía para mitigar los efectos negativos, por lo tanto, ha determina- do la baja de intereses interbancarios y la congelación de tasas de interés para ciertos préstamos. Adicionalmente, se plantea que la Reserva Federal tendrá que disminuir posiblemente hasta un 2% la tasa de referencia, lo cual, opinan, no necesariamente bajará las altas tasas que paga el usuario del crédito del sistema, dado que la Reserva Federal solo controla los intereses de corto plazo, que es la tasa que los bancos pagan cuando tienen que hacer préstamos para mantener los niveles de reserva que la Reserva Federal les exige.

Gráfico 9

de reserva que la Reserva Federal les exige. Gráfico 9 Fuente: Banco Centroamericano de Integración Económica

Fuente: Banco Centroamericano de Integración Económica (bcie)

Gráfico 10

Gráfico 10 Fuente: Banco Centroamericano de Integración Económica (bcie). Para com- batir las fuerzas recesivas la

Fuente: Banco Centroamericano de Integración Económica (bcie). Para com- batir las fuerzas recesivas la fed baja las tasas de interés.

Igual se le han inyectado miles de millones de dólares al sistema financiero. En marzo de 2008 la Reserva Federal le inyectó 200 mi- llardos de dólares a los bancos, dado que los grandes bancos son los que tienen estas carteras de alto riesgo hipotecario y amenazaban con quiebras. Además, en la tercera semana de enero de 2008, hizo que inversionistas que han acumulado grandes riquezas en el apo- geo de las bajas tasas de interés, así como fondos de los países con grandes acumulaciones de reservas internacionales, como la China, India y Rusia, salieran al rescate de Wall Street, haciendo infusiones de capital al Citigroup Inc. y al Merrill Lynch & Co.

La pérdida generada por la crisis hipotecaria en los bancos se calcula entre 100 y 400 millardos de dólares, a esto hay que sumar los 2.2 billones de dólares que se espera pierdan los dueños de las hipotecas. Nótese en el gráfico siguiente que los bancos más gran- des del mundo perdieron 146 millardos de dólares a enero de 2008 producto de la crisis financiera. Tuvieron que acercarse a los bancos centrales de los Estados Unidos, de Europa y de Japón para obtener líneas de crédito que les permitieron seguir «a flote». Citigroup y hsbc están entre los bancos que perdieron. Es más, el Citigroup acaba de anunciar nuevas pérdidas y está anunciando que pasará a vender algunos de sus activos 12 . Con estas pérdidas este banco acumula depreciaciones por 35 millardos de dólares. Recordemos que estos han comprado el conglomerado financiero Cuscatlán y el con- glomerado financiero del Banco Salvadoreño, respectivamente. Los dos poseen el 36% de los activos de la banca nacional y el 36% de los ahorros que el pueblo salvadoreño tiene depositado en el sistema ban-

12. «Primer Trimestre. Citigroup perdió 5100 millones.

»Citigroup sufrió una fuerte pérdida en el primer trimestre, debido a colosales depreciaciones de activos, y va a suprimir 9000 empleos, pero el mercado prefiere considerar que esta gran limpieza significa que lo peor de la crisis ya pasó. Perdió 13 000 millones el trimestre anterior. »El banco norteamericano, que se ha constituido en símbolo de los excesos que llevaron a la crisis del crédito hipotecario de riesgo (subprime), anunció ayer una pérdida neta de 5100 millones de dólares en el primer trimestre, contra una ganancia de 5000 millones un año antes. Estas pérdidas fueron causadas por depreciaciones de cerca de 14 000 millones de dólares. Citigroup

se convierte así en el banco de EE.UU. más afectado por la crisis, con

depreciaciones totales de cerca de 35 000 millones de dólares, superando a su competidor Merrill Lynch que liquidó cerca de 29 000 millones de dólares.

Y es el segundo banco más afectado del mundo, detrás del suizo ubs, cuyas

depreciaciones se estiman en 37 400 millones de dólares.

Sus penurias contrastan con los resultados relativamente preservados de sus rivales Goldman Sachs, Morgan Stanley y JPMorgan, cuyas ganancias cayeron a

la mitad en el primer trimestre». El Clarín, 19 de Abril 2008

cario 13 . Esto quiere decir que nuestros ahorros y el sistema financiero del país están directamente amenazados por la crisis de la economía norteamericana. El Citigroup es el segundo banco internacional que más pérdidas presentó a enero de 2008 (22 100 millones de dólares), más 5100 millones más en el primer trimestre de 2008.

Gráfico 11

millones más en el primer trimestre de 2008. Gráfico 11 Fuente: Banco Centroamericano de Integración Económica

Fuente: Banco Centroamericano de Integración Económica (bcie).

La crisis se ha hecho tan evidente que el viernes 18 de Enero, el presidente George Bush anunció la necesidad de trasladar recursos a los consumidores, regresándoles impuestos por montos que pue- den oscilar entre 145 millardos de dólares (100 millardos para los hogares y el resto para las empresas) y el 1% del pib 14 . Al final, el

13. Superintendencia del Sistema Financiero de El Salvador, dado a diciembre

del año 2007, www.ssf.gob.sv

14. «WASHINGTON—President Bush called Friday for roughly $145 billion

in tax relief for individuals and businesses that he said would ‘provide a shot in

Senado norteamericano aprobó un paquete de  millardos de dólares. ¿Será esto suficiente para levantar una econo- mía de más de  billones de dólares, la cual ya experimentó una rebaja en la demanda de los hogares equivalente más o menos al  del pib? ¿Cuánto de esta inyección a los hogares se gastará o se ahorrará, dados los bajos niveles de ahorro de los hoga- res, los cuales ya sienten la recesión por el desempleo, la inflación

y la crisis hipotecaria? El subsidio, dicen las instituciones oficiales, comenzará a llegar en mayo, por eso otros economistas consideran que ya es tarde para detener la recesión. A estos elementos hay que agregar que la bolsa presenta una ten- dencia de corrección en su burbuja financiera, la cual llegó a tener una cresta en el Dow Jones de más de 14 mil puntos, y el viernes

18

de enero, no obstante el anuncio del presidente Bush, cerró en

12

099 o sea una corrección de alrededor del 9%. Hasta el 9 de

enero este índice rodea los 12 mil puntos, y llegó a descender en un momento abajo de los 12 mil puntos. Hasta finales del primer tri- mestre del presente año este subibaja se ha mantenido entre menos de los 12 mil y los 12 500 puntos, habiendo caído por momentos debajo de los 11 900. A finales de abril se ha recuperado arriba de los 12 600 - 12 700 puntos. Este comportamiento de la bolsa nor- teamericana es resultado de las fuertes inyecciones de recursos que la fed ha hecho en el Sistema Financiero y la Bolsa. De no ser así, la corrección ya hubiera hecho retroceder el Dow Jones hasta los 8 mil puntos o menos. De ahí que la burbuja sigue artificialmente manipulada, mientras la parte real de la economía entra en una franca recesión.

the arm’ for the economy, while Congressional Democrats, in a rare show of Washington bipartisanship, pledged to work with him to enact a plan quickly. Sheryl Gay Stolberg, NYTimes.com, January 19, 2008.

Gráfico 12 Índice Dow Jones, Wall Wtreet

Gráfico 12 Índice Dow Jones, Wall Wtreet Fuente: The Chartist Newsletter. El déficit comercial continúa

Fuente: The Chartist Newsletter.

El déficit comercial continúa incrementándose, no obstante la devaluación del dólar, aunque las exportaciones e importaciones en los últimos meses de 2007 se estancaron 15 . El acompañamiento de una inflación limita el uso de la política monetaria para detener la recesión que, tanto bancos como otros grupos financieros y analis-

15. Brad Setser’s Blog Oil (enough said). The November US trade data, Brad Setser | Jan 11, 2008

tas sostienen, es inevitable 16 . Si bien el manejo de la tasa de interés puede favorecer o aliviar la crisis en el sector de la vivienda (ya que normalmente cuando se mueve la tasa de interés de corto plazo, la de largo plazo se mueve en la misma dirección), este no ha sido el caso con las reducciones hechas por la Reserva Federal. Econo- mistas como Paul Krugman argumentan que esto no alimenta la inversión en los negocios (industria y servicios) 17 . Más bien, puede estarse generando una situación de «stagflation» (inflación creciente combinada con recesión). Lo último que ha estado sucediendo con las acciones de la Reserva Federal es un proceso de nacionalización del mercado hipotecario de vivienda. Es más, ya se maneja la posi- bilidad de que el Gobierno de manera directa adquiera estas hipo- tecas, que hasta ahora la fed ha estado financiando. Podemos así sintetizar en cinco grandes medidas la intervención del Estado en el mercado financiero, de vivienda y la demanda in- terna en general:

a) El uso de la maquinita para hacer dólares, así se da la entrega de 168 millardos de dólares a los hogares para aliviarles la crisis con el objetivo de que gasten y reactiven la demanda (renacimiento de Keynes). b) Financiamiento a los bancos por 200 millardos de dólares, subasta de bonos a operadores especializados en bonos, aceptándo- les diferentes tipos de deuda hipotecaria como garantía, de hecho comprándoles las hipotecas malas. Financiamiento al Bear Stearns con 29 millardos de dólares para evitar su quiebra. La fed posee valores del tesoro por 676 millardos de dólares, 114 millardos me-

16. The Wall Street Journal Americas, 18 enero de 2008; La Prensa Gráfica, 17

Enero de 2008, cnn en Español, Economía y Finanzas;

17. «Monetary policy mainly exerts its influence through housing: high interest

rates squeeze home construction, low rates encourage it. Interest rates have much less direct effect on business investment. The reason? Housing lasts much longer. New York Times, January 11, 2008, 8:10 am.

nos de los que poseía a mediados del año 2007. Dado que los ha

utilizado para darle liquidez al sistema, está ahora por solicitar al Departamento del Tesoro que emita más bonos para que recuperen liquidez y los bancos abran el crédito; en realidad, el financiamien- to disponible para el mercado financiero y bursátil ya supera los 676 millardos de dólares 18 .

c) Disminución de las tasas de interés de referencia para los prés-

tamos interbancarios y la tasa de los fondos de la reserva a los

cuales pueden acceder los bancos. Se habla de llegar a una tasa de interés de 1% y hasta 0%.

d) Proceso de nacionalización del mercado hipotecario a través

de las instituciones como Fredy Mac y Fredy Mae, el respaldo de préstamos hipotecarios por parte de la fed y se habla de la posible compra de mala cartera hipotecaria de parte del Gobierno a través

de alguna de sus agencias, si la emergencia lo amerita. La precandi- data democrática habla de una moratoria.

e) Han iniciado las grandes reformas para la supervisión de todo

el sistema financiero y los diferentes tipos de fondos que son res- ponsables de la especulación que ha creado esta burbuja, la cual a nivel mundial ha acumulado la existencia de 1 000 billones de dólares en papeles financieros contra un pib mundial de 50 billones de dólares, o sea valores veinte veces más grandes que la economía real del mundo.

18. Justin Lahart, “Tras una acción decidida, ¿se le acaban las municiones a la fed?”, Wall Street Journal Americas, 2 de abril de 2008; La Prensa Gráfica, El Salvador.

Gráfico 13

Gráfico 13 61

Recuadro 3

¿Así que cuáles son las conclusiones de política pública que extraen los gobiernos y las poblaciones? Parece haber cuatro en curso. La primera es el fin del papel que tenía el dólar estadounidense como divisa de reserva para el mundo, lo cual hace imposible continuar la política de superendeudamiento del Gobierno de Estados Unidos y de sus consumidores. La segunda es el regreso a un alto grado de proteccionismo, tanto en el Norte como en el Sur globales. La tercera es el regreso a la adquisición estatal de las empresas que fracasan y la implementación de medidas keynesianas. La última es el retorno a políticas redistributivas más enfocadas al bienestar social. La balanza política oscila de regreso. De aquí a 10 años se escribirá acerca de la globalización neoliberal como un oscilamiento cíclico en la historia de la economía-mundo capitalista. La cuestión real no es si esta fase terminó, sino si el retorno pendular podrá restaurar, como en el pasado, un relativo equilibrio en el sistema-mundo. ¿O se habrá hecho ya demasiado daño? ¿Estaremos en un caos más violento en la economía- mundo y como tal en el sistema-mundo como un todo?

Traducción: Ramón Vera Herrera © 2008. Immanuel Wallerstein

3. Transmisión de la recesión norteamericana a la economía salvadoreña

La crisis en Norteamérica golpeará nuestra economía a través de los mecanismos de transmisión creados por el modelo neoliberal, principalmente el régimen monetario de la dolarización y el tlc. a) En primer lugar, un alto porcentaje de compatriotas trabaja en la construcción y los servicios, por lo tanto, sufrirán el desempleo y la pérdida de ingresos. La situación de crecimiento del desempleo

en los Estados Unidos es más fuerte en los negros y los hispanos 19 . La tasa de desempleo de los hispanos es mayor que la tasa nacional de desempleo y dependiendo de la profundidad de la recesión el impacto que recibirán será mayor, así se estima que de una tasa de desempleo de 5.6% en 2006-2007, este se incrementará al 6.5% para el año 2008, al 7.5% en 2009 y al 8.4% en 2010. Esto si la recesión no es severa. Pero si esta recesión se vuelve más profunda, estas tasas crecerán respectivamente para los mismos años a 7%, 8.3% y 9.7%. Es más, en una recesión severa se considera que el problema del desempleo seguirá profundizándose hasta el año 2011, en el que podría llegar al 11%. Este problema de desempleo será mayor en la población negra, que sufre tasas peores que los latinos. De igual forma, el desempleo nacional podría llegar en el peor escenario al 8.4%. Se estima que hasta casi 1 200 000 latinos perderían su tra- bajo en la recesión más severa 20 . Tomando los últimos datos sobre el desempleo generado en la recesión, las proyecciones han sido superadas. Así, el número de personas desempleadas se incrementó en 434 000 en marzo, al llegar a un total de 7.8 millones de des- empleados. Entre marzo del año 2007 y marzo de 2008, el número de desempleados se incrementó en 1.1 millones de personas. La tasa de desempleo de los hispanos creció a 6.9% en marzo de 2008. Los sectores de la construcción, la industria manufacturera y los servicios experimentaron los mayores incrementos en la pérdida de empleos. 21 Una consideración es necesaria: estas tasas se calculan a partir de

19. By Dean Baker, cepr, Washington. Enero de 2008.

20. J. Schmitt and D. Baker, “What we are In For”, January 2008, Center for

Economic and Policy Research, Table e, p. 8.

21. United States Department of Labor, Employment Situation Summary

Technical information: Household data: (202) 691-6378 usdl 08-0448 http://www.bls.gov/cps/. Traducción libre.

las personas que están legalmente registradas y reclaman beneficios por desempleo, pero recordemos que los y las salvadoreñas, en su gran mayoría, no están legalizadas, por lo tanto la situación del desempleo de nuestros compatriotas es peor y las presiones para expulsarlos crecerán sin duda. Además, estas proyecciones no con- sideran la subsiguiente inmigración.

Gráfico 14

no con- sideran la subsiguiente inmigración. Gráfico 14 b) En segundo lugar , en 2007 las

b) En segundo lugar, en 2007 las remesas reportadas crecieron menos de la mitad de lo que crecieron en el año 2006 en términos porcentuales. Es más, un estudio de fusades publicado en La Pren- sa Grafica el día 8 de febrero muestra un gráfico de una tendencia de desaceleración en la tasa de crecimiento de las remesas antes de la recesión en la economía norteamericana. Esta tendencia también la podemos ver en el gráfico siguiente. Desde 2005 esta tendencia es decreciente.

Gráfico 15

Gráfico 15 Fuente: Banco Central de Reserva Recordemos que un porcentaje muy importante de nuestros compatriotas

Fuente: Banco Central de Reserva

Recordemos que un porcentaje muy importante de nuestros compatriotas trabaja en el sector construcción, sector que ya está te- niendo la mayor recesión y por lo tanto disminuyendo el empleo. Por lo tanto, con las tasas anunciadas de desempleo en el trabajador latino, los salvadoreños en los Estados Unidos tendrán un impacto fuerte en la recesión y el desempleo los llevará a la pobreza. Se pro- nostica que en esta recesión la pobreza podría aumentar entre 4.5 y 10 millones de personas en los Estados Unidos 22 . Ya se anunció la crisis del sector servicios, donde igual nuestros compatriotas trabajan masivamente. Es claro a partir de lo anterior que es posible no solo que las remesas no sigan creciendo a una tasa inferior, sino que puedan reducirse para 2008. Fenómeno desastroso para los más de 417 000 hogares que las reciben, de los cuales la inmensa mayoría,

22. Ibídem.

alrededor de 217 000 hogares, tienen remesas de 114 dólares o menos que reciben para alimentos, para no estar en la miseria. Ade- más, el impacto en el desempleo de los compatriotas en los Estados Unidos durará hasta el año 2011, por lo menos, por lo cual la caída de la tendencia o los volúmenes de las remesas no solo se sentirá el presente año, sino hasta el año 2011 o más, si las proyecciones analizadas se cumplen. Así también existen grandes déficits macrofinancieros en la balanza comercial y cuenta corriente, que casi alcanzó 1167 millones de dólares en el año 2007, y altos niveles de endeudamiento de la economía que exigen un alto servicio anual, que en cuanto a la cuenta públi- ca representa el servicio de su deuda más del 43% de sus ingresos tributarios. Todos estos problemas nos deben llevar a reflexionar el fuerte impacto de esta crisis solo por el lado de las remesas. c. En tercer lugar, la disminución de la demanda de nuestros pro- ductos en el mercado norteamericano. En el marco de la recesión, podrán caer las exportaciones a los Estados Unidos. Esto se sostiene por varias razones. Podemos ver en el gráfico que continúa cómo la inflación de nuestro país es sostenidamente superior a la de la economía norte- americana, tendencia que desde el año 2004 se incrementa, lo que significa pérdida de competitividad de nuestros productos. Esto, acompañado de las desgravaciones del tlc, está dando ya como resultado un creciente incremento en el déficit comercial con este país, lo que se profundizará en esta crisis. Así, las importaciones seguirán incrementándose en el marco del tlc debido a la pérdida de competitividad.

Gráfico 16

Gráfico 16 Nuestras exportaciones pueden ya no crecer o disminuir, debido a la caída de la

Nuestras exportaciones pueden ya no crecer o disminuir, debido a la caída de la demanda en los hogares norteamericanos, que como ya mencionamos es de grandes proporciones. Se debe recordar que el dinamismo que según el Gobierno daría el tlc se concentra en los productos nostálgicos, los cuales tienen un peso marginal en las exportaciones del país. Pero estos productos los consumen los salvadoreños que ahora entran en una recesión, como ya se analizó. Asimismo el mercado de maquila textil es básicamente norteameri- cano. Su recesión significa automáticamente un deterioro adicional en las exportaciones al que ya viene sufriendo la maquila instalada en nuestro territorio, lo que genera más desempleo y pobreza. El déficit comercial con los Estados Unidos significó más de 1067 millones de dólares en el año 2006 y en 2007 sin duda esta ci- fra fue mayor. A partir de un estudio del Center for Economic and Policy Research (cepr) de Washington, teniendo en cuenta que los

Estados Unidos están en un proceso de reducción de sus importa- ciones, las exportaciones nuestras a dicho país podrían reducirse entre un 7.6 y un 10.7% en relación al pib, lo que implicaría que la tasa de crecimiento del pib del país caería entre un 1.5% y un 2.2% respectivamente, solo por este impacto. 23

Cuadro 1 Hemisferio Occidental: pib nominal. Exportaciones totales hacia el mundo y hacia los Estados Unidos en 2007

pib nominal

Exportaciones hacia los Estados Unidos

Exportaciones

totales

 

(millones de dólares)

(como % del PIB)

(como % del PIB)

Argentina

248 332

1.6

21.4

Bahamas

6586

6.8

30.3

Barbados

3739

0.9

8.4

Belice

1304

7.8

29.0

Bolivia

12 710

2.4

28.2

Brasil

1 295 355

1.9

12.7

Canadá

1 406 430

23.3

29.4

Chile

160 784

5.5

41.8

Colombia

171 738

5.1

16.3

Costa Rica

22 842

17.0

66.5

Dominica

268

0.6

40.5

Ecuador

44 528

13.1

30.7

El Salvador

20 234

9.6

20.1

Granada

553

1.7

9.1

Guatemala

33 320

9.2

22.8

23. Mark Weisbrot, John Schmitt y Luis Sandoval, El impacto de una desaceleración de la economía estadounidense en el hemisferio occidental. Informe temático, Center for Economic and Policy Research, Marzo de 2008.

Guyana

978

12.5

78.6

Haití

5295

8.6

11.5

Honduras

10 059

37.0

53.8

Jamaica

10 737

6.7

19.9

México

886 441

21.4

27.8

Nicaragua

5675

25.7

42.7

Panamá

19 280

1.7

8.9

Paraguay

10 347

0.6

25.2

Perú

101 504

4.8

26.0

República

35

494

11.1

16.6

Dominicana

Saint Kitts y Nevis

520

10.7

18.7

Sania Lucía

955

1.7

13.1

San Vicente y las Granadinas

528

0.3

32.6

Surinam

2234

5.6

65.1

Trinidad y

20

703

41.3

68.5

Tobago

Uruguay

21 171

2.5

22.5

Venezuela

226 922

15.0

34.9

 

pib nominal

 

Importaciones

Exportaciones

totales

totales

(millones de dólares)

(como % del PIB)

(como % del PIB)

Estados Unidos

13 843 000

17.0

11.9

Fuentes: Fondo Monetario Internacional, Perspectivas de la Economía Mundial (pem), octubre de 2007; fmi, Direction of Trade Statistics (dots); Burean o/Economie Análisis (bea), National Economic Accounts.

Otros países que exportan a los Estados Unidos también sufrirán una reducción en sus exportaciones. La consecuencia será una caída en la producción y en el empleo en aquellas industrias que expor- tan bienes y servicios a los Estados Unidos. Además, por otras vías

financieras (bolsa de valores, bancos, intermediarios financieros no bancarios y otros) también se les transmitirán las fuerzas recesivas. El efecto para esos países será disminuir su demanda de importa- ciones del resto del mundo, incluyendo aquellas provenientes de El Salvador. El caso de Centroamérica es el más cercano, donde Nicaragua y Honduras sufrirán los mayores impactos, entre tres y cuatro veces el impacto que sufrirá nuestra economía; siguiéndole Costa Rica y Guatemala. La transnacionalización de la banca nacional ahora en manos de bancos expuestos a la crisis financiera norteamericana, como es el caso del Citigroup y el hsbc. Esto amenaza de quiebra a dos de los principales conglomerados financieros, dado que Citigroup y hsbc están entre los bancos que han sufrido pérdidas importantes en la crisis, más de 37 millardos de dólares entre los dos. Recorde- mos nuevamente que estos Bancos han comprado el conglomerado financiero Cuscatlán y el conglomerado financiero del Banco Sal- vadoreño, respectivamente. Los dos poseen el 60% de la cartera nacional, lo que quiere decir que nuestros ahorros y el sistema fi- nanciero del país están directamente amenazados por la crisis de la economía norteamericana. El Citigroup es el segundo banco internacional que más pérdi- das presentó a enero de 2008, la respetable suma de 22 100 millo- nes de dólares, que equivale a más de cuatro veces el valor en que vendieron el sistema financiero del país (4 millardos de dólares). Esto se agrava con las pérdidas adicionales de más de 5100 millones de dólares en el primer trimestre de este año, recién anunciadas. Dependiendo de la profundidad y la duración de la crisis de la economía norteamericana, ya se menciona que esta durará hasta el año 2009, la caída en nuestra economía puede ser de grandes pro- porciones y sin duda llegaríamos a una recesión más profunda y de graves daños a nuestra sociedad. Recordemos que ya tenemos una crisis macrofinanciera, laboral, de pobreza profunda, de pérdida de

confianza de la población, solo que está escondida por los organis- mos del Estado e internacionales multilaterales y privados. Estos impactos se recibirán directamente y con toda su fuerza por tener como moneda de curso legal el dólar estadounidense. La existencia de un mercado financiero y de capitales totalmente sin reglas en el marco de la dolarización hace que el comportamien- to de las tasas de interés del mercado norteamericano presionen al sistema financiero nacional a disminuir las tasas locales. En el con- texto de la crisis macrofinanciera del país, la falta de confianza exis-

tente por la carencia de transparencia en la aplicación de la justicia

y la existencia de un mercado de capitales pequeño y altamente

riesgoso harán que se profundice la fuga de capitales y se deteriore

más la poca atracción de inversión extranjera directa (ide) que vive nuestro país, con lo que se profundizará por este lado también el desequilibrio macrofinanciero ya existente. En el período 1997-2006 se han fugado 2239 millones de dó- lares según la balanza de pagos del Banco Central de Reserva. A esto hay que agregar que de la venta de los bancos en 4 millardos de dólares, según la balanza de pagos solo ingresaron al país 1167 millones de dólares, es decir, se quedaron fuera del país alrededor de 2833 millones de dólares. En resumen, estamos hablando de una fuga de capitales en el período referido (5072 millones de dó- lares) casi equivalente a los 5182 millones de dólares acumulados de ide. Esto sin tomar en cuenta la fuga producto de la venta de las empresas como la Industrias la Constancia, S.A., Cemento cessa y

la fuga a partir del endeudamiento externo del sector privado que

ya significa 4831.9 millones de dólares para el año 2007.

Gráfico 17

Gráfico 17 La dolarización y la alta dependencia del comercio exterior ten- drá como resultado que

La dolarización y la alta dependencia del comercio exterior ten- drá como resultado que las importaciones se vuelvan más caras y generen pérdidas de mercado a nuestras exportaciones. La caída de la demanda que provocará la contracción y recesión de la economía norteamericana significará un desaliento directo al crecimiento, por más que lo quieran disfrazar las autoridades económicas del país. Y la devaluación del dólar no nos permite exportar más, por la pérdida de competitividad resultado de una mayor inflación nues- tra con los Estados Unidos. Ni a este país la devaluación del dólar le ha permitido resolver su problema de balanza comercial. Al final, el tren de crecimiento del déficit comercial empieza a disminuir siguiendo la misma dinámica y orientación del tren de la devalua- ción del dólar. Es de tomar en cuenta que, por estar dolarizada, nuestra econo- mía no dispone de mecanismos de defensa y se expone de manera

directa a estos choques, resultado de la crisis económica norteame- ricana. ¿Qué están utilizando los Estados Unidos para enfrentar la crisis? Están utilizando política monetaria, política cambiaria,

regulación de tasas de interés y emisión de cheques para los hogares

y devolución de impuestos (que implica echar andar la maquinita

que produce dólares, dado que el Estado tiene un inmenso déficit fiscal). Nosotros no tenemos estos mecanismos al estar dolarizados. Por lo tanto, la crisis nos golpeará con todo, y no podremos defen- dernos. La falta de política monetaria propia, de cara a una severa rece- sión, pone en peligro la misma estabilidad del sistema financiero

de nuestro país, ya que las reservas de liquidez serían las únicas que tendrían que responder al momento de un problema de flujos fi- nancieros insuficientes con la economía norteamericana y la econo- mía mundial. Con el agravante de que estas reservas les pertenecen

a los nuevos dueños de los ahorros del sistema financiero nacional,

los bancos las deben administrar y se encuentran en calidad de de- pósito en el Banco Central de Reserva, según la Ley de Integración Monetaria (Artículo nro. 44-49A). El déficit en la cuenta corriente del año 2007 fue superior a los 1119 millones de dólares. Estos millones en déficit significaron el equivalente de más del 51% de

las reservas internacionales y el 55% de las reservas de liquidez del sistema financiero (ahorros de los hogares salvadoreños), las cuales

a diciembre de 2007 tenían un valor de 2030 millones de dólares,

solo 167 millones menos al total de las reservas internacionales en moneda extranjera.

Gráfico 18 Vulnerabilidad del Comercio Exterior

Gráfico 18 Vulnerabilidad del Comercio Exterior Como se verá posteriormente, los déficits en las cinco cuentas

Como se verá posteriormente, los déficits en las cinco cuentas macrofinancieras más importantes, como son la balanza comercial, la balanza de servicios, las remesas de rentas netas al exterior de parte de las empresas, el servicio de la deuda pública y el servicio de la deuda externa privada, superan los 7946 millones de dólares, equivalente a más de dos veces los flujos por remesas, lo que impli- ca abiertamente un proceso de endeudamiento estructural con el exterior que nos aproxima de manera acelerada a una situación de incapacidad de pago del Estado y la economía en su conjunto. Cuando se visualiza la economía nacional como un todo, se concluye en un marco que apunta, sin duda, a una contracción y recesión económica fuerte, que ya no podrá seguirse tapando con el invento de cifras de crecimiento irreales. Es más, ya el Fondo Monetario Internacional habla de que la economía solo crecerá un 3.8%, el Banco Centroamericano dice que el 3% y el Gobierno ha

hecho cuentas alegres de crecer entre el 4.5% y el 5%. Conociendo nosotros cómo se han manipulado las cifras, sabemos que la cosa será peor, ahora en el marco de la crisis norteamericana. Si tuviéramos política monetaria, crediticia y cambiaria, con un manejo adecuado de la deuda y una política fiscal progresiva que alimente la demanda interna, podría crearse otro escenario menos grave. Sin duda la desdolarización o emisión del colón, nuestra mo- neda, se hace cada vez más que urgente e impostergable y así tener una política monetaria propia. Esto está más allá de cualquier con- sideración política. El régimen monetario existente se vuelve cada vez más insostenible, por no decir que ya lo es. Así también es necesario detener el tlc y renegociar con el Go- bierno norteamericano, antes de que se termine la porcinocultura, la ganadería de leche, la ganadería de carne, y se profundice más la crisis en la producción de arroz, maíz, frijoles, la maquila, etc.

4. Depreciación del dólar con respecto al euro y el yen

La desvalorización del índice (cash) del dólar se sitúa cerca del 52%. Esto induce a que las Importaciones de Europa y Japón y todos los países no dolarizados sean más costosas a todo país que tenga como moneda propia el dólar.

Gráfico 19

Gráfico 19 En el caso particular de El Salvador, también las importaciones provenientes de Centroamérica se

En el caso particular de El Salvador, también las importaciones provenientes de Centroamérica se vuelven onerosas, lo que ha con- tribuido a que el déficit en la balanza comercial se profundice. Solo con Nicaragua y Honduras tenemos una balanza favorable, pero sus dimensiones son pequeñas, financieramente hablando, ante los déficits globales. Las importaciones traídas desde Europa en 2007 superaron los 618 millones de dólares contra unas exportaciones de 251.7 mi- llones, lo que deja un déficit comercial con dicha región de 366.5 millones de dólares. En el caso de Asia, donde las diferentes mone- das al igual que el yen se han revaluado, presentan importaciones de 547 millones de dólares, contra unas exportaciones de apenas 29.6 millones de dólares, es decir con un déficit comercial de 517.9

millones de dólares. El déficit comercial acumulado entre Europa y

Asia totaliza 884.4 millones de dólares. Si a este déficit comercial le agregamos los déficits con Brasil, Chile, Argentina y Centroaméri- ca, el monto llega a 1536 millones de dólares. Este déficit represen- ta el 32.7% del déficit global de la economía, que en 2007 alcanzó los 4696.8 millones de dólares. El déficit comercial está determinado en gran parte desde 2001 por la dolarización. Aunque nuestras exportaciones a Europa, Asia

y América Latina se hagan más baratas por la devaluación del dólar,

no tenemos mucho que exportar; al excluir la maquila, 16 pro- ductos alcanzan el 60.2% de las exportaciones. La devaluación del dólar no nos apoya, más bien nos perjudica, por acrecentar el dé- ficit en la balanza comercial con estos países, esto debido a la de- pendencia que se tiene con estos mercados. Además, estos países tienen sistemas cambiarios flexibles y moneda propia, manejada

desde los intereses de sus políticas comerciales. No solo no tenemos qué exportar, tampoco tenemos competitividad para penetrar estas economías o enfrentarlas en nuestro propio territorio. Es por eso que la política cambiaria norteamericana de devalua- ción de su moneda no nos favorece. De esta manera, podemos afirmar que además de ser un absurdo es un desacierto total tener como moneda el dólar y estar pegados

a la política cambiaria del país que presenta los mayores índices de

competitividad en el marco de la economía mundial y un desarro- llo de sus mercados financieros que le permiten una política cam- biaria, lo cual le permite a su economía jugar con la atracción de ahorro externo y acelerar sus exportaciones. Y como ya vimos, este elemento comienza a tomar fuerza en la misma economía norte- americana, que se proyecta disminuirá su balanza comercial, como lo analizamos previamente. Para mientras, a nosotros nos deja un creciente déficit comercial y una insignificante atracción de ahorro externo en la forma de capitales o ide. A pesar del tren de deva-

luación del dólar, nuestro país entre 2003 y 2007 incrementó su déficit comercial en 2070 millones de dólares o sea un 79%, lo que arrojará un déficit en cuenta corriente de de 1119 millones de dólares para 2007, 444 millones más que el año 2006. 24 .

5. Mayor dependencia de la economía norteamericana

Aunque no es lo más aconsejable, es la realidad imperante en vista de las condiciones a profundizarse por parte del Gobierno y los sectores económicos poderosos, en el marco de la dolarización, agudizado a partir de 2006 (marzo) con la vigencia del tlc; esta si- tuación se expresa en un creciente déficit comercial con la economía norteamericana (en 2007 superó los 1067 millardos de dólares). La dolarización, la asimetría de competitividad con la primer econo- mía del mundo, la dependencia del ahorro externo con las remesas, el hecho de que la inversión norteamericana representa el 31% del total de ide, que el mercado norteamericano absorbe el 100% de la maquila textil y es adonde apuntan los llamados productos no tra- dicionales (51% de nuestras exportaciones y el 36% de importacio- nes son con los Estados Unidos) refleja la existencia de crecientes daños, como la desarticulación de nuestro aparato productivo, que nos conduce a convertirnos en un país básicamente maquilador, consumista (nos consumimos el equivalente al 103.6% del pib), con más desempleo, pobreza y migración. Esta dependencia ante la crisis norteamericana implicará un duro golpe a nuestra economía, que no tendrá capacidad de hacer mucho al estar dolarizada.

24. cepal, Balance preliminar de la economía salvadoreña, www.cepal.org.

Cuadro 2 El Salvador. Balanza comercial con los Estados Unidos Millones de dólares

 

2002

2003

2004

2005

2006

2007

Exportaciones

2006.0

2113.0

2166.2

2054.5

2005.8 2023.5

Importaciones

2569.1

2861.4

2969.7

2929.4

3085.8

3090.5

Saldo

-563.2

-748.4

-803.5

-874.8

-1080.0

-1067.1

Nota: incluye maquila Fuente: Elaborado con información del Banco Central de Reserva

6. Participación «activa» de China popular y el sudeste asiático en el comercio internacional a partir de 2005

La incidencia de China en la crisis de la maquila salvadoreña es uno de los caminos para medir su incidencia en la problemática económica que vive el país en su balanza comercial, situación que se gesta en el entorno del tlc con los Estados Unidos, que ha pro- vocado una pérdida de mercado en particular en las ramas de texti- les, prendas de vestir y materias primas, debido a que nuestra baja competitividad no permite defender nuestro mercado maquilero en los Estados Unidos, aunque nosotros no paguemos aranceles y los productos chinos sí los paguen; de ahí la pérdida de mercado y la declinación de la industria textil maquilera en nuestro país des- de que entró el tlc con dicho país. En las relaciones económicas directas, que se registran a través de Hong Kong, el comercio sal- vadoreño con China es marginal. Tenemos un déficit comercial de casi 38 millones de dólares, al ser nuestras exportaciones de apenas 2 millones de dólares. El segundo camino para medir los impactos de la pujanza de la economía China en la nuestra es su papel como demandante de

materias primas. Así, el precio del cobre se ha triplicado en los últi- mos cinco años, el zinc se ha duplicado, el trigo y la soya crecieron 70% sus precios solo en 2007. Los precios futuros del petróleo, oro, plata, uranio, ganado, cacao y maíz están ya o cerca de sus precios récord en la historia contemporánea. Esto es resultado del crecimiento de la economía china, país que ha sacado de la pobreza a cientos de millones y que seguirá presionando por más alimentos, metales, petróleo, etc. 25 Según la misma fuente, China marcó el 31% del incremento en la demanda de petróleo en 2008 y se pro- yecta que su consumo pase de 7.5 millones de barriles al día a 23.1 millones de barriles diarios en 2030. Esta situación, en el marco de una economía dolarizada y en un tren de devaluación del dólar, nos presiona más debido al encarecimiento de nuestras importaciones y por lo tanto la profundización de nuestra crisis de balanza comer- cial, déficit comercial y balanza de pagos en general. En el marco de la recesión de la economía latinoamericana, estas predicciones de incidencia de la economía china en nuestra econo- mía podrían cambiar, dado que analistas argumentan que la eco- nomía de la República Popular de China sufrirá una contracción. Después de estar creciendo 10% o más durante cinco años, ahora se prevé que sufrirá una contracción a una tasa de crecimiento del 9.4%, esto según el Banco Mundial. Esta contracción de China, se dice, estremecerá los mercados y podría provocar un repliegue en los precios de las materias primas industriales y energéticas, lo que favorecería a nuestra economía, aunque afectaría a los países fuer- temente exportadores de materias primas, como Brasil, Argentina, Chile, etc. 26

25. Clifford Krauss, “Chinese and U.S. Demand Drive Commodities Surge”,

The New York Times, 15 de enero de 2008.

26. Andrew Bastón, “Surgen las primeras señales de un enfriamiento en

China”, The Wall Street Journal Americas, La Prensa Gráfica, 2 de abril de

2008.

Pero el déficit directo más importante con Asia es con Japón, Corea del Sur y después con Taiwán, con quien además han fir- mado un tlc. Como ya mencionamos, el déficit comercial con esta región totalizó 517.9 millones de dólares en 2007, con unas importaciones de 547.5 millones de dólares y apenas unas expor- taciones de 29.6 millones de dólares; esto tiende a profundizarse, dada la devaluación del dólar con relación a las monedas de estos países y el hecho de que tenemos una economía dolarizada y sin competitividad.

7. Modelo privatizador y transnacionalización del neoliberalismo a la economía mundial

Esto se expresa en el caso de El Salvador, por una parte, al pre- sentar una tendencia creciente hacia un entorno económico fun- damentalmente privado (carreteras, comunicaciones, puertos, ae- ropuertos, energía, educación, salud, seguridad, sector financiero, etc.) y monopólico en la organización del mercado, lo que ha lle- vado al Estado salvadoreño a una crisis financiera sin salida en el marco del presente modelo económico: dolarizado, liberalizado y reglado desde la empresa oligopólica en los cuatro mercados bási- cos de la economía (de bienes y servicios, laboral, financiero y el comercio exterior). Por otra parte, se ha generado, por la pérdida de competitivi- dad estructural que se agudiza con la dolarización y la apertura de la economía, una débil inversión, no dinámica sino más bien deprimida, y se ha generado un esquema de transnacionalización de nuestra economía, donde el capital transnacional se inserta al adquirir activos subvaluados de inversiones hechas por el Estado y el capital privado salvadoreño. Ejemplos de este proceso lo vemos en el desa- rrollo de la maquila en el área productiva, de servicios y comercio (textiles, outsourcing [maquila de servicios], comida rápida, comer-

cio mayorista y minorista, etc.). De esta manera, podemos caracteri- zar la inversión extranjera en nuestro país como un capital oligopólico transnacional, rentista, no inversionista en el sentido del desarrollo de nuevas capacidades de producción (fuerzas productivas) de ri- queza en el país, al traer verdaderas ide y trasladar conocimiento. En esta lógica, se ha dado la transnacionalización de la cadena del sector energético (hídrico, petrolero y geotérmico), de las tele- comunicaciones, el sistema financiero nacional, industria del ce- mento, bebidas gaseosas y la cerveza, la actividad de la importación y producción de productos químico-farmacéuticos, las cadenas de supermercado para sectores medios y altos y cadenas de despensas populares, cadenas de farmacias para la venta de medicinas, co- mida rápida y otras actividades industriales. Así, los sectores más estratégicos de la economía y los de atención a la gran masa de la población en servicios y de comidas e implementos del hogar están transnacionalizados. El proceso de privatización, según los planes del Gobierno actual, se profundizará en 2008 a partir de la nueva modalidad mediante las concesiones. Esta forma de privatización permitirá al capital transna- cional tomar el control de al menos doce proyectos 27 , según el reciente secretario técnico de la Presidencia. Entre estos destacan los puertos, de Acajutla y la Libertad, las carreteras, el aeropuerto, la explotación mi- nera de metales, las represas hidroeléctricas y la explotación geotérmica, la infraestructura turística estatal, etc. El Gobierno en lo concreto está por aprobar un decreto para concesionar los puertos de Acajutla y la Unión por 80 millones de dólares, según información oficial de CEPA 28 , donde además se detalla que los ingresos que en los 25 años de concesión obtendría la transnacional que reciba esta infraestructura totalizarían

27. El Diario de Hoy, 9 de Septiembre de 2007. 28. cepa, Anteproyecto de Decreto Legislativo “Bases para concesión del Sistema Portuario de El Salvador: condiciones básicas, plazo y monto de las inversiones”. Abril 2008.

174.4 millones de dólares. Simultáneamente el Estado salvadoreño recibiría 23.5 millones de dólares, más los 80 millones de dólares al momento de la concesión, totalizando 103.5 millones de dólares. Así, la transnacional tendría una ganancia neta mínima asegurada de 71 millones de dólares, mientras que el Estado salvadoreño de esos 103.5 millones de dólares deberá pagar los 91 millones de dólares de deuda

que tiene por el puerto de la Unión, más los costos financieros de estos, por lo tanto no recibirá ni 5 centavos por la infraestructura que está entregando a la transnacional, la cual, podemos inferir, cuesta 500 millones de dólares o más. Sin duda esta operación es una defraudación

a la nación de cientos de millones de dólares. Las concesiones, como el mecanismo que termina de entregar nuestros recursos naturales, empresas, infraestructura y servicios que el Estado debe proveer a la población, según nuestra Consti- tución, pasan en esta nueva ofensiva privatizadora a jugar el papel estratégico que terminará entregando los servicios públicos e in- fraestructura donde el Estado ha invertido y/o invertirá, aun con deuda externa. Este esquema de privatización es más dañino para el Estado y el pueblo, dado que en el esquema de privatización directa el Esta- do recibía, aunque subvalorados, ingresos por la entrega de sus activos

construidos con los impuestos del pueblo (es el caso de FANTEL), pero en la «concesión», el Estado facilita sus activos y derechos sin recibir pago económico que compense la pérdida de las empresas o activos o recursos de su propiedad y menos por los daños que puedan crearle a la sociedad. Lo único que se prevé en este tipo de concesiones es la posibilidad de rentas anuales y regalías, en función del éxito o no de la empresa, lo cual implica dos situaciones: una, que el Estado corre con el riesgo total y, dos, que el Estado puede o no recibir renta, dependiendo de la administración de la infraestructura, o explotación de los recursos naturales. Si obtienen y declaran rentabilidad, podrá haber renta para

el Estado.

Es importante saber que en el caso de proyectos de infraestructura, esta rentabilidad de manera relevante dependerá de los precios o tarifas a cobrar (aumentos) al pueblo, como la novedad de los peajes que pro- yectan imponer en algunas carreteras del país que darán en concesión. La debilidad financiera que tiene el Estado y la profundización de la carga fiscal impuesta al pueblo se profundizará, y por lo tanto los servicios de la población cada vez se volverán bienes suntuarios imposibles de alcanzar en el concepto de universalidad como lo establece la Constitución. Es importante ver el caso de México, donde el Estado no solo no recibió renta por grandes inversiones en carreteras, sino que después tuvo que adquirir de nuevo la infraestructura con grandes deudas y deterioros, lo que le exigió más inversión. Además, conocemos como en nuestro país las empresas trasnacionales existentes, en su mayoría, no presentan ganancias importantes, siempre tienen ganancias pírricas o pérdidas, dado que tienen la capacidad de dejar sus ganancias en el ex- terior, esto a través del mecanismo de transacciones intraempresas, sobre la base de la dolarización a lo salvadoreño. Ejemplo de esto tenemos en las petroleras, telefónicas, distribuidoras y generadoras térmicas de energía, empresas privadas (monopolios y oligopolios), etc. En esta lógica de transnacionalización e inserción a la econo- mía mundial, se está pasando ahora a otra etapa, al querer conver- tir nuestra economía en plataforma de servicios para la economía centroamericana, aprovechando la dolarización de la economía, el paraíso fiscal y laboral impuesto a nuestro pueblo, en una estrategia maquiladora de altas tasas de explotación laboral. Los proyectos identificados en esta lógica son: los puertos, la ampliación del ae- ropuerto, las plantas generadoras de energía eléctrica a partir de carbón y gas, las industrias de transhipment (importan productos semielaborados o elaborados) que reexportan a la economía nor- teamericana amparados en el tlc, empresas llamadas outsourcing (desarrollo de servicios para las economías desarrolladas como ser-

vicio en línea de atención al cliente, contabilidad, elaboración de declaraciones de impuestos, etc.)

B. NEOLIBERALISMO Y CONSENSO DE WASHINGTON:

RESULTADOS EN LA ECONOMÍA SALVADOREÑA

El Consenso de Washington es el instrumento por el cual los or- ganismos internacionales técnicos-financieros impusieron en Amé-

rica Latina el neoliberalismo y su globalización: en los años noven- ta, estos países se subordinaron a los diez postulados lanzándose

a los procesos de integración económica y apertura de mercados

bajo el argumento del «comercio y la inversión», privatización de las empresas estatales a precios de liquidación, reducción del gasto

público, políticas impositivas regresivas para alimentar la inversión

y la política del rebalse (que se hizo goteo de limosnas y rebalse de

pobreza). Con estas reformas económicas introducidas a favor del gran capital en nombre del libre mercado, se incrementaron los niveles de desigualdad económica y social, se expandió la concen- tración del ingreso. Actualmente diversos estudios muestran una mayor brecha entre pobres y ricos en la región, dado que crecien- tes sectores de la clase media pasan constantemente a engrosar las filas de la pobreza. Nuestro país es uno de los mejores ejemplos de estos resultados del Consenso de Washington, acompañado del espejismo del consumismo, de los sectores de altos ingresos, secto- res medios y pobres, lo que tiene a las familias en un alto nivel de endeudamiento, o sea, ya se comieron el futuro. Los procesos de «transición económica neoliberal» han pasado por períodos de aplicación de políticas económicas de reforma es- tructural y estabilización económica en la búsqueda de una economía abierta dinamizada por la demanda y la inversión de la economía internacional. En la transición política se identificaron los procesos

de liberalización política, como de transición y de consolidación de- mocrática. La finalidad principal: el Estado debe intervenir lo me- nos posible en la economía. La transición económica neoliberal no funcionó de acuerdo a lo previsto dados los desbalances macroeconómi- cos y sociales mencionados, pero sí ha funcionado la transición política hacia la consolidación de la democracia neoliberal del voto fraudulento con la compra de la conciencia de la población de forma mediática y/o material, con un Estado cada vez más fuera de la economía, y ha generado una mayor concentración del ingreso en manos del capital transnacional, junto con el gran capital nacional, los que regulan el modelo económico desde sus intereses en una dinámica de corto plazo y de especulación. El ir y venir de misiones de los organismos internacionales a los países, dando líneas y firmando cartas de intenciones llevando en mano el Consenso de Washington como Biblia, es lo que han he- cho los últimos cuatro gobiernos en El Salvador. El proceso inició en 1989, con la primera administración del partido arena. En los casi veinte años transcurridos se han aprobado leyes en esa línea, que han generado un marco legal propicio para el neoliberalismo, aun a costa de violar de manera recurrente la Constitución de la república. Podemos afirmar que el marco jurídico neoliberal es pa- ralelo a la carta magna. Estas leyes imponen una política fiscal regresiva y un proceso de privatización (ventas fraudulentas y/o concesión) de las empresas públicas, de los servicios y de los recursos naturales renovables o no renovables más importantes, políticas que hasta ahora han sido dañinas al pueblo salvadoreño y han permitido una inmensa capi- talización de miles de millones de dólares a la burguesía oligárquica y a la empresa transnacional, de hecho se ha dado una gran expro- piación al pueblo salvadoreño. A esto se agrega que a partir de 2001 se impuso la dolarización en forma inconsulta. Todo fue realizado en una semana. Esta ley expresa la circulación de las dos monedas,

pero en la misma se le da muerte al colón. «Hecha la Ley, hecha la trampa.» Fue un decreto con contradicciones (artículos 4 y 5). Se le quitó al Banco Central sus funciones fundamentales: política mo-

netaria, política cambiaria y política crediticia, además de haberse privatizado las Reservas Internacionales del País. Sobre ocho años de dolarización se impone para su funciona- miento una profundización del ritmo de endeudamiento externo público (el cual ya había iniciado resultado de las privatizaciones)

y privado, que coloca al Estado y la economía en su conjunto en

situaciones financieras críticas. Asimismo se acelera el proceso de imposición de los Tratados de Libre Comercio con México, los Es- tados Unidos, Chile, Panamá, República Dominicana, Colombia, etc. Es una economía liberalizada en los mercados de bienes, de

servicios, laboral, de comercio exterior, de capitales a nivel nacional

e internacional. Es una economía guiada por dos metas: el índice de precios (baja inflación, buscando inflación cero) y la búsqueda del equi- librio fiscal, sin importar el hecho de que estas dos metas tienen como contraparte el desempleo y la profundización de la pobreza. En la última etapa neoliberal se está buscando profundizar la pri-

vatización a través de la figura de las «concesiones» y profundizar

el esquema de maquila creando una plataforma de servicios para la

economía regional. Para explicar los efectos del modelo neoliberal y la dolarización,

se parte del hecho de que en toda economía las relaciones de clase se

dan a partir de la interrelación de cuatro agentes, que dependiendo de su capacidad de incidencia y el carácter de clase de sus acciones favorecen o no a los diferentes sectores sociales. Estos agentes, que enunciamos a continuación, presentan las siguientes características:

1. Las familias. Constituyen la base de toda sociedad. En la eco- nomía neoliberal, tienen tres funciones: primera, por ser propieta- rias del factor productivo, trabajo, son obligadas a vender su mano

de obra lo más barata posible; segunda, promueven el consumo en un contexto de gran exclusión (el 84% de los hogares tuvo un in- greso inferior al costo de la canasta ampliada de mercado en 2006, es decir, vivían diferentes grados de pobreza); y tercera, son la prin- cipal fuente de ingresos tributarios del Estado, dado que tienen la mayor carga fiscal. El iva, los impuestos específicos, la renta de personas natura- les, más otros impuestos como el fovial, fefe, etc., representan el 83% de los impuestos que recibe la hacienda pública de parte de los hogares. Si a los ingresos de las familias le sumamos los salarios y el ingreso de la microempresa (que no tienen cómo trasladar los impuestos que tienen que pagar como consumidores), estos reci- bieron en 2004 en total entre salarios y excedente económico 3690 millones de dólares, lo que implica que los hogares tuvieron una tasa de fiscalidad del 48% sobre sus ingresos, y deja ver una clara política impositiva totalmente regresiva y empobrecedora del pueblo, así como desactivadora del mercado interno como factor de arrastre del aparato productivo nacional. 29 Es necesario resaltar que es el iva la principal fuente de ingresos del Estado, dicen los neoliberales, por ser más fácil de administrar, aunque es el impuesto más regresivo. Es decir, entre más pobre eres más proporción de tu ingreso das en impuestos al Gobierno. 2. Las empresas no financieras. Estas tienen el atributo de pro- ducir bienes y servicios, son poseedoras del factor capital y por su participación en la producción reciben utilidades y tienen tasas fiscales bajas, con grandes puertas de evasión y elusión, además, algunas se apropian de los impuestos de las cuales son retenedoras, como el iva y los impuestos específicos. Estas empresas presentan una gran polarización en la concentración del ingreso y el capital,

29. Censo económico 2005, digestyc, Ministerio de Economía y Reporte del Ministerio de Hacienda sobre los impuestos recibidos en el año 2005.

de las 175 000 empresas que produjeron en el año 2004 (sin incluir la agricultura), solo 722 empresas se quedaron con más de 5 mi- llardos de dólares del excedente, o sea el 57.9% del excedente total producido en nuestra economía. En contraste, las 160 475 microe- mpresas, casi el 92% del total de empresas, recibieron únicamente el 12.9% de la riqueza producida, 1130 millones de dólares. En el país solo tenemos 13 981 empresas pequeñas y medianas, estas obtuvieron el 29.2% de la riqueza producida 30 . La carga tribu- taria de las empresas no financieras y financieras representa apenas el 17% de los impuestos recibidos por la hacienda pública, lo que les da una tasa de fiscalidad sobre el excedente recibido por las pe- queñas, medianas y grandes Empresas de apenas el 4.7%. Esta tasa de fiscalidad, si suponemos que solo las grandes empresas pagan impuestos (722 que se apropian de 5055 millones de dólares de excedente) apenas sería de 7%. 31 Sabemos que la realidad no es así, dado que en el sector empresarial son las pequeñas y medianas las que pagan sus impuestos, y no las grandes, que evaden gracias a la elusión que han construido legalmente a su favor. 3. Las empresas financieras. Son instituciones encargadas de cap- tar y canalizar el dinero en la economía, en otras palabras, hacen la intermediación financiera. En este proceso debería ser clave la intervención del Banco Central y la Superintendencia del Sistema Financiero, en vista de que el dinero del cual disponen los bancos, en su casi totalidad, pertenece a las familias y empresas, a diciembre del año 2007 estos manejaban un total de 10 millardos de dólares de recursos financieros de la población salvadoreña. Entre la captación y colación de dinero, obtienen su ganancia en concepto de intereses y comisiones, tienen la carga fiscal más

30. Censo económico 2005, digestyc, Ministerio de Economía.

31. Censo económico 2005, digestyc, Ministerio de Economía y Reporte del

Ministerio de Hacienda sobre los impuestos recibidos en el año 2005.

baja e incluso no pagan gracias a las leyes que les permiten una elu- sión y evasión de hasta el 100%. Están organizadas principalmente en cuatro grandes conglomerados financieros propiedad de cuatro grandes bancos internacionales, que controlan la banca, los seguros, la bolsa de valores, los fondos de pensiones, los flujos de las remesas de los salvadoreños en el exterior, los almacenes de depósito, etc. Es necesario recordar que en este sector de la economía se dio el gran negocio del milenio de la gran burguesía contemporánea. En el año 1992, a partir de una ley decretada por ellos, se apropiaron de la banca sin poner cinco centavos de su bolsa, haciendo que el Estado asumiera 3500 millones de colones de deuda por la carte- ra morosa que los bancos tenían antes de su privatización. Ahora resulta que entre el año 2006 y 2007 este sector del gran capital vendió el sistema financiero nacional, construido a partir de los bancos privatizados en 1992, a cuatro bancos internacionales por 4 millardos de dólares. Esta es la expropiación más notoria hecha al pueblo salvadoreño. 5. El gobierno. Ente constituido, de acuerdo con la Constitución, con la responsabilidad de facilitar servicios públicos colectivos. Para su financiamiento tiene la facultad de cobrar impuestos y asignar un presupuesto justo y adecuado, bajo los principios de distribuirlo con equidad, fomentar el crecimiento del pib y suplir las condicio- nes sociales de la sociedad, en particular de los más necesitados, con énfasis en la salud y educación. El objetivo principal de las finanzas públicas neoliberales es no tener déficit fiscal, haciendo que los in- gresos sean iguales a los gastos, en la búsqueda de objetivos claros y precisos. El Gobierno actual no cumple con las responsabilidades descritas sobre la base de lo que manda la Constitución, ni con este principio neoliberal. También dentro de la economía se encuentra el sector externo, que opera como un elemento vinculante entre un país y el resto del mundo mediante la venta y compra de productos, servicios y el

movimiento financiero. Este refleja el equilibrio o desequilibrio de un país con el exterior. Cuando un país está dolarizado, las cuentas externas son la clave para explicar la situación imperante, en vista de que las cifras son categóricas y contundentes al estar vinculadas entre dos países, es decir, no se puede mentir o alterar las cifras. En el caso de El Salvador, las autoridades pueden estar falseando la información para hacer crecer el pib (ejemplo, el sector agrope- cuario), pero al compararse con las exportaciones y las importacio- nes, resulta que es todo lo contrario, es una muestra probatoria del fraude estadístico. Con unas importaciones de bienes y servicios ro- zando los 8700 millones de dólares (que representan el 42.7% del pib) y contra unas exportaciones de apenas 3980 millones, nos deja un déficit en cuenta corriente de 1119 millones de dólares en el año 2007. El volumen de importaciones y exportaciones superó los 12.4 miles de millones de dólares (que representó más del 60.7% del pib). El déficit en cuenta corriente provoca una presión estructu- ral en la cuenta de capital de la balanza de pagos y por lo tanto lleva a un mayor endeudamiento estructural con el exterior. Sino se hubiera vendido el sistema financiero del país y otras IDE en te- lecomunicaciones y maquila, que significó en la balanza de pagos en su cuenta de capital un ingreso de 1463 millones de dólares en la cuenta de IDE y 459.5 millones de entrada en errores y omi- siones, el país hubiera caído en insolvencia de pago. El problema se verá en 2008, ya que no hay nada que vender de esa dimen- sión de millones que se asimile a la venta del sistema financiero. La exposición de las reservas internacionales como el único re- curso para hacer frente a los desbalances externos tiene el agravante de que estas reservas son a la vez las reservas de liquidez del sistema financiero nacional, por lo que este resultado macrofinanciero en- ciende luz roja sobre problemas de flujos en un marco de niveles de

endeudamiento del país alarmantes, como veremos más adelante. 32 Veamos la dimensión de la crisis macrofinanciera desde este ángu- lo. A diciembre de 2007 el Banco Central reporta reservas interna- cionales por un total de 2197.5 millones de dólares; al sustraerles las reservas de liquidez de los bancos, que sumaban a la misma fecha 2030 millones de dólares, resulta que las reservas internacio- nales reales con que cuenta el Banco Central de Reserva para ha- cerle frente a los compromisos financieros internacionales del país eran solo 167.5 millones de dólares, los cuales representan apenas el 23% de las importaciones promedio mensual del año 2007, que fueron de 723 millones de dólares. Lo anterior significa que son los ahorros del pueblo salvadoreño los que están sometidos directamente a enfrentar un problema de incapacidad de pago del país en sus compromisos financieros y de comercio con la economía mundial, lo cual, como ya mencionamos, hubiera sido el caso sino se hubiera vendido el sistema financiero en el año 2007. El Banco Central de Reserva, dentro de las normas del Fondo Monetario Internacional, requiere mantener unas reservas internacionales (cuatro meses promedio de las importaciones del país) fuera de las reservas de liquidez, de 2892 millones de dólares, para no estar arriesgando los ahorros de los salvadoreños. Es necesario resaltar el hecho de que en el sector externo cada vez más es el capital transnacional el que toma control de los secto- res más claves del orden económico. Estamos hablando del Sistema Financiero, de casi el 100% del sistema energético (petróleo, gene- ración energía, distribución de energía, gas), telefonía, gran comer- cio al detalle (supermercados Wal Mart), comida rápida, maquila textil y de servicios en las áreas de la telefonía, computación, etc. Esta situación hace que, por las transacciones intraempresas, los

32. cepal, Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, Santiago de Chile, Diciembre 2007, p. 133

excedentes generados en el país estén sesgados y expliquen pérdida o bajas ganancias de estas empresas en su país, dada su práctica de disfrazar utilidades en la red que constituyen en el mundo. Esto explica claramente la situación de las petroleras y el resto de empresas extranjeras, con bajas utilidades, sesgando a la vez los niveles de explotación que vive nuestra fuerza laboral, que en pro- medio, sin incluir el sector agrícola, por cada dólar de salario que recibe le entrega 3.4 dólares de excedente a la empresa. Además, en la nueva generación de transnacionales en el marco de la política de los grupos de poder económico, de atraer la inversión, exonera de pagar impuestos de la renta y hasta municipales a aquellas que entran por el lado de la maquila y los servicios. Este fenómeno de transnacionalización, como ya mencionamos, tiene dos características negativas al país. Son generalmente inver- siones por intercambio de activos que posteriormente presionan más a la economía por el envío de rentas a sus matrices y la compra de activos nacionales provoca un saqueo del país de parte de la bur- guesía oligárquica que realiza sus activos y se lleva el capital para el exterior. La venta de los bancos salvadoreños vendidos en 2007 por 4 millardos de dólares trajo al país como inversión extranjera, según la balanza de pagos, un poco más de 1167 millones de dólares, es decir, el 29% del valor realizado, el monto restante —2833— se quedó en el extranjero (esto si lo reportado por la balanza de pagos en errores y emisiones fue dinero por la venta de los bancos). Este capital se fugó y ahora la economía nacional ha adquirido un pa- sivo por 4 millardos de dólares, lo cual reforzará el envío de rentas al exterior. En el año 2007, la renta por la inversión remitida al exterior totalizó 837.5 millones de dólares, equivalente al 23% de las remesas enviadas por nuestros compatriotas del exterior. Esta remesa por renta de la inversión, se confirma, continuará creciendo cada año y exigiendo al país mayor endeudamiento. Esto se profun-

dizará más con la venta de los bancos y todo el sistema financiero a los bancos transnacionales. El invento de los fideicomisos es la muestra más clara de la crisis financiera del Estado, deuda para gasto corriente. Esta figura de endeudamiento creada por los gobiernos de arena, que viola la Constitución de la república, apuesta a llegar hasta 2009 enga- ñando a la gente para ganar las elecciones. La crisis financiera del Gobierno es una realidad. Los recursos se tomarán de los trabaja- dores cotizantes del sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones. Es decir, los paga el trabajador, con el agravante de que en el momento de su jubilación no recibirá su pensión porque no habrá dinero. Otra manera de obtener recursos es el aumento de los impuestos; toda deuda del Gobierno son impuestos diferidos. Los fideicomisos para educación y seguridad se especula que sal- drán del capital de las empresas autónomas. Serán descapitalizadas para usar estos recursos, como ya se mencionó, en gasto corrien- te. La cel se ha descapitalizado con 239 millones de dólares para asumir el subsidio a las transnacionales que controlan la distribu- ción de la energía eléctrica. Aunque se dice que el subsidio es para el pueblo, eso no es así, dado que está demostrado que las tarifas actuales lo que permiten es que estas empresas tengan utilidades anuales declaradas superiores a los 150 millones de dólares, que les permiten un altísimo retorno del capital. En concreto, las familias resienten el costo de vida. Es patente el endeudamiento generalizado en todos los agentes económicos:

Familias (préstamos bancarios, comerciales, tarjetas de cré- dito, etc.). Empresas (créditos internos y externos para producir y expa- triar su capital). Gobierno (préstamos, bonos, letes, fideicomisos). Sector externo (déficit comercial, déficit en balanza de servi- cios, déficit en la balanza de renta [estos tres déficits totali-

zaron 4789 millones de dólares en 2007] y déficit de cuenta corriente, crónico y creciente). 33

Es concluyente que la situación de crisis nos ha llevado a tal gra- do que para cubrir las necesidades básicas hay que endeudarse. Este es el resultado de la implementación del modelo neoliberal y la do- larización, y de vender los activos del país. En el sector externo, el déficit comercial es alarmante, las empresas agrícolas e industriales han perdido competitividad. En el país es costoso vivir y producir. Las empresas financieras son las más beneficiadas del esquema de libertinaje económico dolarizado; es el caso de la transformación del Banco Cuscatlán, «El Banco de la Nueva Generación», en el consor- cio Unión de Bancos Cuscatlán Internacional (ubci). Para agosto de 2003, el total de agencias que tenía en la región sumaba 127. 34 El camino a favor fue diseñado aprobando leyes como los tlc (primero con México, luego con Chile, Panamá, los Estados Uni- dos, Colombia en 2007 y el de Taiwán) en el beneficio de los gru- pos financieros (y comerciales), impulsando su expansión a Cen- troamérica, para que finalmente los bancos pasaran a convertirse en sucursales de transnacionales, con una Superintendencia del Siste- ma Financiero (mutilada desde hace años) ineficiente e incapaz de controlar estas operaciones. La transacción millonaria nunca vista en el país fue la venta de los bancos. El Ministerio de Hacienda no recibió impuestos algu- nos. Por el Banco Cuscatlán el Citigroup pagó en efectivo y accio- nes la cantidad de 1.5 millardos de dólares 35 , lo mismo ocurrió con el Banco Agrícola (antes Comercial), que fue vendido a un banco colombiano.

33. Banco Central de Reserva. www.bcr.gob.sv

34. http://www.laprensagrafica.com/economia/economia10.asp

35. Periódico La Moneda, Lunes 21 al Viernes 25 de Mayo de 2007.

96

Cuadro 3 Bancos principales de El Salvador. Operaciones de compra y venta (en millones de dólares)

Bancos

Familias Dueñas

Comprado por

Porcentaje

Monto de la Operación 1/

Fecha

de Bancos

de Acciones

Aproximada

Banco

Salume, Simán,

Banistmo, a su vez com- prado por hsbc (Hong Kong Shangal holdings)

Más de 56%

130

Junio de 2006

Salvadoreño

Zablah, Daboud

 

y noviembre de

 

2008

Grupo

citigroup

Más de 50%

1400

Diciembre

Financiero Uno

de 2006

Banco

Cristiani, Llack Hill, Salaverria.

citigroup

Más de 50%

1500

Diciembre

Cuscatlán

 

de 2006

Banco

Baldochi, Kriete,

bancolombia

Más de

900

Diciembre

Agrícola

Palomo, Deneke,

52.9%

de 2006

Esersky

97

Banco

Belismelis, Cohen,

scotiabank

Más de 50%

128

Septiembre

de Comercio

Freund, Catani,

de 2004

Papini.

Banco de

Murray Meza, Hill

general electric

Más de 50%

???

Mayo

América Central

de 2005

TOTAL

4058

Fuente: La Prensa Gráfica, 27 de Diciembre de 2006; El Faro.net, 25 de Diciembre de 2006; cálculos e investiga- ciones propias.

C. EFECTOS DEL NEOLIBERALISMO EN LA ECONOMÍA SALVADOREÑA

Dos interrogantes:

1. ¿Cómo se puede sostener que el país está bien en su ma-

croeconomía, si en términos microeconómicos las familias, las em- presas agropecuarias e industriales, pequeños y medianos empre-

sarios resienten el alto costo de vida y los costos de producción y están totalmente endeudados?

2. ¿Por qué el Gobierno salvadoreño desde 2001 se endeuda

cada vez más para pagar deuda y pagar su gasto corriente, y anda por varios países pidiendo canjear (condonar) préstamos para edu- cación, seguridad y para otros fines? Las respuestas a estas y otras preguntas son categóricas: existe desequilibrio macroeconómico como resultado de las medidas llevadas a cabo, en particular la dolarización (régimen monetario que se hace insostenible en el tiempo y la apertura unilateral y to- tal de la economía). El Gobierno salvadoreño ha tomado como remedio dejar pasar el tiempo, con la esperanza de que el modelo se consolide y se hagan irreversibles las medidas llevadas a cabo durante los años noventa y lo que va de este siglo xxi, y ocultar el desequilibrio falseando las cifras de las estadísticas económicas. No hay manejo de política económica en el país, como el Programa Monetario y Financiero que realizaba el Banco Central de Reserva conjuntamente con el Ministerio de Hacienda 36 . La situación es semejante a la enfrentada por Argentina en el año 1998, tres años antes de que explotara la sociedad civil en 2001 después de once años de conversión monetaria. En El Salvador, el Gobierno controla todas las instancias. No se puede debatir la situación. La solución se le ha dejado al tiempo,

36. Capítulo iii. Programación Monetaria y Financiera. Artículo nro. 6.

para que la población se aguante; y como medidas de contrabalance se aprueban leyes represivas (Antiterrorista). Dentro de todo esto, hay algo muy delicado, el manejo de los indicadores económicos: el PIB y el IPC, el primero lo han hecho cre- cer a toda costa a partir de 2005 y el segundo refleja precios bajos. La finalidad es hacer creer a la gente, a inversionistas y a todo aquel que no conozca del asunto que el país está bien en su economía; pero en realidad es todo lo contrario. El contraste se ve cuando se analizan las transacciones de la cuenta corriente de la balanza de pagos, en particular la balanza comercial. De acuerdo a la teoría económica, si las exportaciones compensan menos a las importaciones, ¿cómo es posible que crezca el PIB? Es alarmante la manera en que dicen que crece el sector agropecuario (7.5% en 2006 y en 2007 8.6%). Es una maniobra de números, precisamente porque el agro es una de las actividades abandonadas por el modelo neoliberal y la responsabilidad de estos arreglos recae en el Ministerio de Agricul- tura y Ganadería.

D. INCREDIBILIDAD DE LAS CIFRAS MACROECONÓMICAS SALVADOREÑAS

Para mostrar la falta de credibilidad e inconsistencias de las ci- fras macroeconómicas, brevemente se destacan algunas deficiencias del ipc y del pib. En cuanto al indicador de precios, cuyos resultados se publicitan como uno de los logros de la circulación del dólar (al decir que la inflación de El Salvador es la segunda o tercera más baja en América Latina después de Chile y Panamá, aunque más alta que la de los Esta- dos Unidos de América, dueño de la moneda que nos hemos impuesto), tenemos los señalamientos siguientes:

Estructura del gasto base (diciembre de 1992). La canasta de mercado está en colones y desde 2001 la moneda de curso legal es el dólar; la conversión con el tipo de cambio fijo de

8.75 colones por dólar no refleja la verdadera inflación, lo cual quiere decir que el alto costo reflejado en la canasta ampliada de mercado y la alimenticia es subvaluada. Esto implica que la pobreza es todavía mayor a la planteada, en cuanto a que el 84% de los hogares no tiene para comprar la canasta de mercado ampliada. Canasta de mercado. El consumo corresponde al de hace 15 años. A manera de ejemplo, el indicador da seguimien- to únicamente a la gasolina regular, contempla precios de televisores en blanco y negro, las reparaciones de vehículos son para cuando había afinados para vehículos con platinos

y condensadores. Es decir, es una canasta de mercado ob-

soleta en relación a la estructura y dimensión de los costos de la canasta de mercado que realmente realiza la población actualmente.

Evolución de precios de la energía eléctrica y telefonía. Se basan en una estructura que se utilizaba cuando los servicios eran proporcionados por el Estado (empresas públicas [antel y cel]). Hoy estos servicios están en manos de oligopolios pri- vados extranjeros. Los precios ya no se establecen por decre- to, sino por acuerdos entre consorcios, aunque el Gobierno ahora quiera aparecer como el que fija los precios. La realidad

es que le está diciendo a las transnacionales que hagan un tea-

tro, como que no subirán las tarifas en este período electoral, lo cual no es problema para estas en la medida que las tarifas que ya tienen y la manipulación que hacen de ellas les permi-

te obtener utilidades de cientos de millones de dólares al año.

Es así que el subsidio de más de 243 millones de dólares para conservar las tarifas eléctricas en este período es realmente un

subsidio a las transnacionales propietarias de este sector para que mantengan sus inmensas utilidades.

Lo anterior se complementa con los «reparos estadísticos» de este indicador. La división de alimentos en diciembre de 1992 (período

base) tenía una importancia relativa con respecto al total de 41.4%,

y en la actualidad es de 33.5%. Con este acomodo, el resultado

del ipc tiende a ser menor dado que los precios de los alimentos son muy dinámicos y tienden a crecer al disminuir su peso relati-

vo, con ello se evita que el indicador crezca. Los alimentos siguen siendo el gasto fundamental de la mayoría de los hogares, como lo demuestran las estadísticas de la Dirección General de Estadística

y Censos, y son los que presentan altos niveles de inflación: esta

situación, desde junio del año pasado a febrero de 2008, ha sig- nificado incrementos entre 25% y 150% en los precios de toda

la canasta alimentaria (frijol, arroz, maíz, verduras, leche, huevos,

azúcar, harinas, pan, aceite, pasaje de transporte público, combus- tible, electricidad, agua, etc.). Con relación al pib, las actividades agrícolas en 2006, según el Gobierno, crecieron en 7.5% y en 2007, 8.6%, lo que no se explica dada las condiciones imperantes que se aprecian en su entorno en todo el país, en particular los granos básicos (que supuestamente son la base del crecimiento del sector). Tenemos crecimiento en las importaciones y escasez en el mercado, esto se refleja en la terrible inflación que presentan los granos básicos, entre el 38% y el 150%. En 2007 se argumentó que el crecimiento garantizaba la reserva ali- menticia de granos básicos, en septiembre, el precio de la libra del frijol costaba 0.40 dólares y en noviembre llegó a costar hasta 1.25 dólares (112.5% de aumento) y se ha congelado entre 0.80 y 1.25 dólares (125% de incremento). Lo mismo sucedió con el maíz. La leche, en noviembre pasado, aumentó el precio en 27.5% (Diario El Mundo, 29 de noviembre de 2007). Si fuera verdad dicho creci-

miento, no habría escasez de productos básicos. Es más, el Minis- terio de Agricultura y Ganadería se vio en la necesidad de autorizar la importación de granos y pusieron el grito en el cielo cuando de Nicaragua hubo problemas de importación de este grano. El fla- mante ministro de Agricultura salió al paso a pedir que por favor le vendieran frijol a El Salvador 37 (La Prensa Gráfica, sábado 26 de enero de 2008). ¿Por qué creció 8.6% si varios productos de origen agropecuario escasearon? La posibilidad más cercana es que la producción agrí- cola y pecuaria está siendo sobrevalorada, con el fin de hacer crecer el pib y publicitar el crecimiento del país. Lo mismo ocurre con otros sectores, como el industrial; si bien el comercio crece, está siendo impulsado por las importaciones (proliferación de centros comerciales), lo que provoca el endeudamiento de los hogares. Es claro que la tasa de crecimiento del pib está falseada. Esto se puede demostrar con el hecho de que la velocidad de circulación del dinero en el país tiene una tendencia a decrecer. Incluso, en los años 2006 y 2007 esta cayó en 2.9% y en 7.0%, respectivamente 38 . No puede justificarse el crecimiento de una economía con una ve- locidad de circulación que decrece, dado que esto implica que la economía está teniendo excesiva liquidez y por lo tanto la inversión es baja. Esto implica que hay coherencia entre la baja inversión pú- blica y privada y la baja en la velocidad de circulación, por lo tanto está claro que el crecimiento del pib oficial es falso. Esta situación, aunada la recesión norteamericana y su impacto en nuestro país, ha hecho que el fmi no le asigne más que 3% de crecimiento a la economía salvadoreña, contra el 4% o 5% que dice el Gobier- no. Con este último argumento, nuestra preocupación de que para

37. http://archive.laprensa.com.sv/20080126/economia/975437.asp

38. El fmi utiliza la fórmula Mv=pib, donde M=M3 o sea los Pasivos con el

Sector Privado del Sistema Bancario Nacional.

2008 y 2009 habrá una recesión en nuestra economía tiene fuertes fundamentos. Y si no se falsearan las cifras, ya la recesión se vería reflejada en las cifras oficiales macroeconómicas.

II. El neoliberalismo y su inserción en la globalización:

el Consenso de Washington

A. DESEQUILIBRIO MACROECONÓMICO

A l hacer referencia al desequilibrio macroeconómico, es nece- sario acotar que existen dos tipos, el interno y el externo. El

primero está relacionado con el empleo-subempleo, los precios, las finanzas públicas y el crecimiento económico; mientras que el se- gundo se basa en los registros de la balanza de pagos, la cuenta corriente (balanza comercial [bienes], servicios, renta) y la cuenta de capital y financiera. Entre ambas se enlazan los flujos financieros del ahorro y la inversión. Otro elemento importante es el equilibrio en las finanzas públicas, si hay o no déficit fiscal. En el caso de El Salvador, en el siguiente cuadro se presentan tres grupos de macrovariables fundamentales para toda economía. Por una parte están las relacionadas con el ahorro y la inversión privada; por otra, los resultados fiscales, y por último, la balanza comercial, todas para el período 1999-2007. Las cifras son las que publica el Banco Central de Reserva.

106

Cuadro 4 El Salvador. Posición macroeconómica: Ahorro/inversión, presupuesto público, balanza comercial Millones de dólares

Años

1. Ahorro

2. Inversión

3. Deficit Pto. público c/

4. Déficit B. comercial d/

1

-

2

3

+

4

privado a/

privada b/

 

2006

1813.0

2606.3

(497.1)

(4114.5)

(790.3)

(4611.6)

2005

1527.6

2291.4

(562.2)

(3447.8)

(763.8)

(4010.0)

2004

1714.0

2261.1

(427.1)

(3024.3)

(547.1)

(3451.4)

2003

1684.3

2059.1

(380.0)

(2626.6)

(374.8)

(3006.6)

2002

1822.7

1834.3

(524.8)

(2196.1)

(11.6)

(2720.9)

2001

2098.7

1871.5

(565.2)

(2163.0)

227.2

(2728.2)

2000

1872.9

1864.5

(211.2)

(2006.1)

8.4

(2217.3)

1999

1785.3

1642.9

(254.3)

(1584.7)

142.4

(1839.0)

107

Relación con respecto al pib

2006

9.7

14.0

(2.7)

(22.1)

(4.2)

(24.7)

1999

14.3

13.2

(2.0)

(12.7)

1.1

(14.8)

a/ Cuadro iv.7 Ingreso nacional disponible y su asignación

b/ Cuadro iv.2 Oferta y demanda globales. Se excluye variaciones de existencias

c/ Cuadro iii.2 d/ Cuadro ii.3

Fuente: Elaborado con información del Banco Central de Reserva.

Sector Público No Financiero. Déficit con inclusión de donaciones Balanza comercial de El Salvador resumida

En el cuadro ya podemos ver marcadas preocupaciones sobre elementos estructurales de los desbalances macroeconómicos, como la relación ahorro/pib que cae de 14.3% en 1999 a 9.7% en 2006; lo que permite concluir que el país pierde capacidad para fomentar su propio desarrollo, dado que tiene una tendencia estructural a consumirse todo lo que produce, y por lo tanto, debilita sus po- sibilidades de desarrollo, pues al debilitarse el ahorro se debilita la inversión. De manera que podemos ver cómo la inversión en el mismo período apenas crece un 0.8% en su relación con el pib, además de tener niveles muy bajos para una economía que necesita crecer. Este índice para sostener tasas de crecimiento significativas debería estar entre el 25% o más. Otro aspecto importante en esta relación es que aun esta débil inversión fue apalancada en un 30.3% por el ahorro externo en el año 2006, con lo que ahí se demostró un agotamiento macrofinan- ciero autónomo que alimenta el círculo vicioso de endeudamiento en que el modelo neoliberal dolarizado mantiene a nuestra econo- mía. La diferencia entre el ahorro interno y la inversión se financia con recursos del exterior. El déficit fiscal se duplica para los mismos años. Se proyecta que aumentará dadas las presiones de la deuda pública y provisional. Su relación con el pib pasa del 2% al 2.7%. Es importante desta- car que esta cifra está manipulada, dado que en el presupuesto se manosea el tema de la deuda provisional y el endeudamiento por medio de los fideicomisos. Cabe decir también que el endeuda- miento está fuera de control. Hasta el fovial se puede endeudar a través de este mecanismo ingenioso inventado por el partido en el poder, con la complicidad de los partidos resucitados y la acepta- ción de los organismos financieros multilaterales y privados, bajo una óptica de corto plazo de ayudar al gobierno de turno, sin ver las repercusiones graves que esto tendrá en el mediano y largo plazo para la economía y la población. Si la contabilidad la aplicaran co-

rrectamente en el marco de las normas contables manejadas por el fmi, se conociera la verdad. La realidad es que ya no pueden ocultar el desequilibro macrofinanciero. La situación del comercio exterior y la crisis estructural que se avecina con este descalabro económico-financiero pronostican que es cuestión de tiempo para que ocurra una crisis de insolvencia, mientras sigamos dolarizados e implementando los tlc y el país siga concentrando su mercado fundamentalmente en los Estados Unidos y los países de Centroamérica. Esto se debe a las inmensas asimetrías que existen con la economía norteamericana y la pérdida de competitividad (adicional por estar dolarizados) con Centro- américa, la Unión Europea, Asia y los cuatro países latinoamerica- nos más importantes para nuestro comercio (Brasil, México, Chile y Argentina), dado que estos utilizan la política cambiaria para en- frentar la devaluación del dólar. Es en este punto donde El Salvador tiene las de perder con el resto del mundo y nada o muy poco por ganar con los Estados Unidos. La sumatoria de los dos déficits macroeconómicos, el fiscal y el de la balanza comercial, marca una debilidad estructural de la economía (profundizada por el modelo); juntos significan casi un 25% del pib nacional, lo que da claras muestras de crisis de finan- ciamiento estructural de la economía como un todo y su creciente dependencia del ahorro externo, que implica más presión hacia el círculo vicioso del endeudamiento a causa de tener una economía dolarizada. Con moneda propia el déficit fiscal no tendría una co- rrelación automática de uno con el ahorro externo, y de igual forma el manejo de la balanza comercial dispondría de política cambiaria, facultad técnica que debe utilizarse de la manera en que lo hacen otros países. La situación de endeudamiento ya existente, no solo por parte del Estado sino del sector privado con los mercados financieros in- ternacionales, es una señal de luz roja que exige un riguroso análisis

económico y no político del endeudamiento del país y del sector público. Las remesas internacionales de los salvadoreños en el exterior desde hace varios años perdieron la capacidad de financiar el déficit comercial. En 2007 presentan una desaceleración en su crecimiento al pasar de un 18% en 2006 al 6% el año pasado. Con la recesión económica en el país norteamericano, lo más probable es que el flujo de remesas disminuya y por lo tanto el país pueda entrar en una situación de incapacidad de pago.

B. INVERSIÓN Y CRECIMIENTO ECONÓMICO

De acuerdo a la teoría económica, el motor principal para que crezca la producción y el pib es la inversión real y la mano de obra, El Salvador es un país que no solo se ha estancado en este aspecto, sino que ha retrocedido. Como ya se mencionó, cuando se introdujo la dolarización se ofrecieron diferentes justificativos y uno de los más importantes fue que esta medida daría estabilidad cambiaria y monetaria y pro- vocaría flujos importantes de inversión extranjera que vendrían a contribuir a un crecimiento robusto y estable, dado que este tipo de inversión trae consigo, además del desarrollo de nuestras capacida- des productivas, ahorro externo fresco, transferencia de tecnología, incremento de las exportaciones y más empleo. En el período que llevamos dolarizados, la ide se ha incrementado hasta diciembre de 2007 en 3.9 miles de millones 39 . Se debe recordar que esta inversión no es nueva. En nuestro país lo que ha sucedido fundamentalmente con la ide han sido sustituciones de propiedad de capitales, al pasar de manos de un nacional a un extranjero, con el agravante de que antes las utilidades quedaban en el país y hoy son transferidas al

39. Cuadro 4 anexo.

exterior por los propietarios y se registran como renta en la cuenta corriente de la balanza de pagos. Solo por la venta del sistema fi- nanciero y la reventa en las telecomunicaciones se recibieron casi 1938 millones de dólares de ide en el período analizado, otros cien- tos de millones lo explica la venta de Cemento cessa y la Industria de las bebidas (La Constancia). Estados Unidos, Panamá y México son los países que se presentan como los de mayores flujos de ide (Ver cuadro 3 en anexos). Si comparamos el flujo de remesas en el

mismo período, estas acumularon un monto de 20 090 40 millones de dólares, lo que representa 7.5 veces la ide que ingresó en el mis- mo período. Es la expulsión de nuestros compatriotas, provocada por el modelo neoliberal de los últimos cuatro gobiernos lo que realmente le da verdaderos flujos financieros al país y lo sostiene agonizando pero vivo; solo con la inversión extranjera ya hubiera quebrado nuestra economía. La ide promedio recibida en el período 2000-2006 apenas signi- ficó 401 millones de dólares anuales, lo que representa un poco más del 15% de la inversión global nacional que solo en 2006 tuvo toda

la economía. Esto quiere decir que la ide no ha sido una impulsora

importante del crecimiento, tanto por haber estado orientada bási- camente a la compra de activos, como por representar un bajo peso (financieramente hablando) en el volumen de la inversión privada

y pública nacional. El Salvador es el país que menos ide recibió

en Centroamérica en 2006, 254 millones de dólares, y Costa Rica recibió 1371 millones. En el año 2007 esta situación cambia para

El Salvador, producto de la venta del Sistema Financiero del País

al capital transnacional, lo cual se analiza más adelante (ver cuadro

5 en anexos). El siguiente gran instrumento del neoliberalismo fue la nego- ciación de tratados de libre comercio al inicio del presente siglo,

40. www.bcr.gob.sv

siguiendo la misma lógica que introdujo las privatizaciones en la

década de los noventa y la dolarización a partir del año 2001. En

el marco del tlc podemos ver a partir del cuadro 5 que la IDE se in-

crementa en 2005.1 millones de dólares, si es que toda esta inversión

ha sido estimulada por estos tratados; en ese sentido las transnacio- nales tienen en los tlc un marco legal internacional que está sobre el marco legal de nuestro país y piensan que así sus inversiones pueden estar más protegidas a coyunturas políticas. En el caso de los Estados Unidos, en el período de vida de su tratado la inversión se incrementó en 499.1 millones de dólares, fundamentalmente por la compra del Citigroup del Conglomerado Cuscatlán y el Banco uno. En el caso de México la ide se incre- mentó en los siete años que tiene de vida el tratado en 645 millones de dólares, este monto de inversión está marcado en el año 2004 (ver cuadro 5) porque ese año el señor multimillonario Carlos Slim compró Telecom a la empresa francesa que adquirió antel en su privatización. En el caso de Chile, la cosa ha salido al revés, dado que se redujo

la inversión chilena en nuestro país entre el año 2002 a diciembre

de 2007 no obstante el tratado firmado. Con Panamá, en los casi cinco años de tratado, los movimientos de inversión no habían sido importantes. Es en el año 2007 que se

dispara esta inversión, que llega a 1053.5 millones de dólares. Vale recordar que tres bancos salvadoreños (Cuscatlán, Agrícola, Salva- doreño) trasladaron su casa matriz a Panamá dentro del proceso de expansión financiera. Fue el preámbulo de la venta posterior a transnacionales financieras. Entre las razones del traslado del Banco Cuscatlán está el no pagar impuesto sobre la renta en nuestro país,

y de paso eso le permitió no pagar impuesto por los más de 1.5

millones de dólares que recibió por la transacción. En este mismo contexto, se firmó el tlc con Colombia, que sirvió de marco para que el banco Bancolombia comprara el Banco Agrícola, aunque

este país no refleja flujos de ide en el año 2007, a pesar de que la operación se hizo en Panamá, fue notorio que no hubo transparen- cia en esta información. Las operaciones se hicieron en el extranjero (Panamá y Nueva York), ya que allí estaban registradas las juntas directivas, y no se debe olvidar el secretismo con que la Superin- tendencia del Sistema Financiero y el bcr administraron este tipo de negocios. Aunque debería ser de conocimiento público, queda en duda si estas instituciones realmente tenían potestad para estar involucradas, o fueron burladas bajo el amparo de la Ley de Bancos que autorizó el traslado de hasta el 50% de su patrimonio al exte- rior (artículo 144).

Cuadro 5 El Salvador. Inversión Extranjera Directa: Principales tlc Saldos en millones de dólares

País

Vigencia

2006

2007

Saldos

Estados Unidos

2006 (Marzo)

1371.8

1870.9

499.1

México

2001

69

714.4

645.5

Chile

2002

91.5

0.8

-90.7

Panamá

2003

102.3

1053.50

951.2

Fuente: Elaborado con información del bcr

El objetivo de implementar medidas de atracción de ide es la contribución al desarrollo económico y social. En el cuadro 6 se tiene información para el período de dolarización y los tlc, en efecto, es el sector financiero el que presenta la mayor recepción de ide, 1489.4 millones de dólares a diciembre de 2007, producto de

la venta de cuatro bancos a transnacionales: el Scotiabank compró el conglomerado Banco de Comercio, el Citigroup compró el con- glomerado Cuscatlán, el Bancolombia compró el conglomerado Banco Agrícola y el hsbc compró el conglomerado Banco Salva- doreño. Así estos bancos compraron virtualmente el sistema finan- ciero del país (bancos, aseguradoras, tarjetas de crédito, fondos de pensiones, almacenes de depósito, etc.). Esta operación más que una ide en sentido estricto es una inversión para adquirir activos altamente especulativos y lucrativos. Es simplemente una transfe- rencia de activos. El segundo sector receptor de ide fue la industria con una inver- sión de 891.6 millones de dólares a diciembre de 2007. Este sector presentó un salto importante en 2005; fueron casi 317 millones de dólares provenientes de la venta de la industria de cemento cessa (empresa protegida en el marco de los tlc) y la industria de bebidas La Constancia, entre otras, de igual forma, adquisición de activo, no una inversión de desarrollo de nuestras capacidades productivas. El tercer sector más importante en recepción de ide, con 860.6 millones de dólares a diciembre de 2007, fue telecomunicaciones, igual fue una adquisición de activos producto de la privatización, el salto en 2004 se debió a la compra que hizo el señor Carlos Slim de Telecom. La operación ese año en este sector trajo 334 millones de dólares, pero igual la empresa francesa sacó su capital, entonces, lo que se dio realmente fue un cambio de registros contables. El sector electricidad, con una inversión de 847.6 millones a diciembre de 2007, es también adquisición de activos, ya que la empresa principal es aes, que controla el 80% de la distribución de electricidad en el país (virtual monopolio). Esta compañía nor- teamericana fue denunciada por el ex ministro de Hacienda señor Daboub por haber adquirido un préstamo con el Banco Mundial por más de 250 millones supuestamente para invertir en el país, pero en realidad esos fondos salieron para la matriz y la compañía

caess paga ahora ese préstamo. La operación fue una desinversión extranjera directa. En cuanto a la maquila, a pesar de todos los beneficios que le ha dado el Estado, sus ide apenas representan el 7.7% del total en el país, sin incluir los préstamos intraempresas. Esta inversión es una actividad básicamente de ensamble textil que no trae desarrollo a nuestras fuerzas productivas. Es básicamente capital golondrina, como la práctica lo ha demostrado.

116

Cuadro 6 El Salvador. Inversión Extranjera Directa por sector económico. Saldos anuales y acumulados millones de dólares

Sector económico receptor

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

1. Financiero

120.5

161.8

173.9

161.1

148.1

250.4

321.9

1,489.4

2. Comunicaciones

291.0

352.6

401.2

411.3

746.0

793.8

793.9

860.6

3. Industria

336.5

372.4

447.8

496.1

536.9

853.5

870.2

891.6

4.

Servicios

70.0

90.0

109.4

110.9

110.8

125.2

137.1

177.2

5. Comercio

169.1

190.2

225.9

239.2

278.3

305.0

356.3

397.3

6. Construcción

12.2

12.3

12.3

12.4

12.4

12.4

12.4

12.3

7. Electricidad

806.9

821.5

848.2

848.2

800.2

800.2

847.6

847.6

8. Agricultura y pesca

10.0

40.0

48.5

46.8

68.6

67.1

67.7

69.6

9. Minas y canteras

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

1.5

29.5

37.8

10. Maquila

156.9

182.6

192.7

263.3

294.7

298.9

298.5

399.1

Sub-Total

1973.1

2223.4

2460.0

2589.2

2996.1

3508.1

3735.0

5182.5

Préstamos entre empresas

nd

nd

673.6

686.2

659.4

752.7

713.0

728.5

TOTAL

1973.1

2223.4

3133.6

3275.4

3655.5

4260.8

4448.0

5911.0

Fuente: Banco Central de Reserva de El Salvador.

El Salvador en 2006 fue el que menos captó inversiones en Cen- troamérica, con 254 millones de dólares, mientras que Costa Rica alcanzó 1371 millones de dólares. En el año 2007, la CEPAL menciona en su informe una inversión extranjera de 1070 millones de dólares en El Salvador, producto fundamentalmente de la venta de los ban- cos a transnacionales. Esto implica que esta inversión no viene a impactar el desarrollo de nuestras capacidades de producir bienes y servicios, sino que llega para lucrarse del manejo de la banca en el marco de la dolarización y la administración de las remesas del exterior (lavado de dinero). Esta inversión no es comparable con la ide recibida por Costa Rica y otros países latinoamericanos que la reciben para el desarrollo de sus economías. Costa Rica, sin do- larizar y sin privatizar, entre 1998 y 2007 recibió ide por 7911 millones de dólares. Por el contrario, nuestro país, dolarizado y con todos los tlc, con privatización del sistema financiero, telefonía, electricidad en su distribución, generación térmica y la refinería de petróleo, así como con la venta a transnacionales de sectores estratégico priva- dos —el sistema financiero, la industria del cemento, la industria de bebidas gaseosas y cerveza, etc.— apenas ha traído inversión en el mismo período por solo 4493 millones de dólares 41 , con el agravante de que nuestro país ha contraído grandes pasivos con el capital transnacional que debemos pagar algún día. En América Latina somos de los países con menos inversión extranjera y lo que se ha recibido ha sido más en una lógica rentista, al adquirir los sectores más lucrativos del país, y no para alimentar el desarrollo económico y social. La débil ide, aparte de su poca calidad en cuanto a ser un factor importante del desarrollo de nuestras capacidades de producción, se complementa con la baja ejecución de inversión pública e inver-

41. Cuadro 6 anexo.

sión privada nacional, las cuales presentan coeficientes bajos en re- lación al pib, lo que implica que son un débil factor para alimentar un crecimiento vigoroso que necesita nuestra economía. En el año 2006, la relación inversión/pib fue de 16.1%, la cual se mantiene por muchos años (entre 1996 y 2006 fue de 16.2%.). Es contundente lo que sucede, país que no invierte no puede cre- cer, esto es un mentís a las cifras del Gobierno sobre el crecimiento económico. La inversión privada apenas pasó del 13.2% con relación al PIB en el año 1999 al 14% en 2006, un coeficiente realmente bajo. Ya que está dentro de la lógica neoliberal, debería ser el motor de la inversión nacional, sin embargo, considera la falsa teoría que afirma que el Estado no debe ser motor solo debe ser un árbitro en el concierto de la privatización total del funcionamiento de la economía. Está claro que el inversionista nacional no confía en la falsa es- tabilidad macroeconómica que argumenta el Estado y los tanques de pensamiento de la derecha dominante. Al final, el inversionista conoce la realidad del proceso de crisis macrofinanciera y el es- tancamiento o recesión de la economía, el cual se esconde con la manipulación de las cifras macroeconómicas. En 2007 se habla de una relación Inversión-pib del 17%, toda- vía muy baja para pretender justificar una tasa de crecimiento del 4.5% o 5.5%; con estos niveles similares de inversión han dado an- teriormente tasas de crecimiento inferiores, y esto se debe al débil desarrollo de nuestras fuerzas productivas. Entonces, ¿cómo crece la economía? Bueno, por el arte del crecimiento de escritorio, principalmente en las cifras del sector agropecuario que ahora ma- neja el Banco Central de Reserva.

Gráfico 20

Gráfico 20 En la historia del capitalismo y el socialismo, la construcción de las bases de

En la historia del capitalismo y el socialismo, la construcción de las bases de los modelos económicos, que permiten llevar las econo- mías a estadios superiores de desarrollo, ha exigido políticas de in- versión pública fuertes, para crear los entornos económicos desde la infraestructura, la ciencia y la tecnología, formación de los recursos humanos, condiciones sociales básicas de la fuerza laboral obrera y profesional, hasta la canalización de recursos para sentar las bases del desarrollo de ciertos sectores productivos como la agricultura, la industria, etc. Desde el punto de vista teórico, el crecimiento económico depende de la cantidad y la calidad de los factores pro- ductivos, en especial de la fuerza de trabajo; así lo plantea el modelo macroeconómico Keynesiano de la oferta y la demanda. A manera de ejemplo, en la crisis del sistema capitalista en 1929, la aplicación de este modelo salvó al sistema después de que el neoliberalismo de esa época hizo sucumbir la economía de los Estados Unidos. La inversión, en particular la pública, fue la variable clave de la pro- puesta. La historia se repite pasados casi ochenta años, ante toda

crisis el Estado interviene haciendo uso de los instrumentos que le da la política económica, tal como acontece en la actualidad en los Estados Unidos en la crisis inmobiliaria. La inversión debe fomentarse con una orientación productiva

y no de carácter especulativa, como la financiera o de visión co- mercial. En el caso salvadoreño, los cuatro últimos gobiernos han llevado con el modelo neoliberal a que la economía sufra el flagelo del consumismo. En 2006 se gastaron 1036 dólares, se derrochó

más de lo que se recibió como ingreso. El salvataje de esta situación son las remesas familiares que provienen de la exportación «ilegal de personas», cuyo aumento anual los funcionarios de gobierno presentan inmoralmente como un logro, ya que se convierten en

el sostén de la balanza en cuenta corriente. No obstante, tienen el

atributo de ser «remesas turistas», vienen y retornan al mismo tiem- po para pagar lo que El Salvador consume y para el pago de rentas que se llevan las transnacionales por las privatizaciones. El alto con- sumismo es resultado del efecto demostrativo logrado a través de la publicidad y el mercadeo inherentes al modelo neoliberal. Dentro de todo esto, la inversión pública debería ser una con- dición básica para salir del subdesarrollo y enfrentar la superación de la crisis a que nos ha llevado el neoliberalismo en casi veinte años. El mejor ejemplo es lo que está haciendo el Gobierno de los Estados Unidos con la crisis económica (inmobiliaria) que sentó las bases de la recesión, no se puede pensar en desarrollo sin antes haber solventado el tema de la inversión, para que posteriormente se haga los esfuerzos en la búsqueda de estadios de un desarrollo avanzado. En el tema de la inversión pública salvadoreña se debe tomar en cuenta no solo la cantidad, sino la calidad de las obras, así como otras consideraciones:

Capacidad de ejecución de las obras. Históricamente esta no

pasa del 70% o 75%. El Ministerio de Hacienda programa

un monto y realiza un 30% menos. Monto de las obras. Cuando el Ministerio de Obras Públicas desarrollaba casi directamente las obras (por administración), estas fueron más baratas y de mejor calidad, se pagaban me- jores salarios por jornales. En la actualidad el trabajador re- cibe menos paga y el «empresario» gana más, y de paso, las empresas le deducen el seguro social y la Administradora de Fondos de Pensiones (afp). Las evidencias sobran, en obras como La Lechuza y el Acelhuate, los trabajadores acciden- tados fueron llevados al hospital Rosales ya que el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (isss) no los recibió porque los patronos no habían cancelado las cotizaciones. Calidad de las obras. El Salvador es el niño bien portado para los proyectos extranacionales (sin importar que sea el país más pequeño de América) como el Plan Puebla Panamá. En este megaproyecto se encuentra la red de carreteras; no obs- tante, las recién construidas entran en deterioro rápido. Los ejemplos sobran a la vista, es el mop el que tiene que andar cubriendo tales anomalías. Adjudicación de las obras. Con los tlc, en las licitaciones par- ticipa cualquier ofertante del extranjero (empresas transna- cionales). El mecanismo de la extinción del mop y la creación del fovial fue obra del mal recordado ex presidente «el mejor amigo del hombre», que hoy anda por los países de América regando la ideología del país del «Norte» 42 . La falta de transparencia o sea corrupción en la adjudicación y ejecución de las obras. Lo anterior forma parte de la crisis que tiene El Salvador. Las condiciones de convertirnos en la segunda Argentina están dadas y

42. http://archive.laprensa.com.sv//20020325//bush_in_es/bush-inside112. html

creciendo cada día más. El neoliberalismo pretendió y sigue preten- diendo, no solo en el caso de nuestro país, negar esta realidad histó- rica. En las actuales condiciones las economías no avanzan, siguen manteniendo asimetrías adversas con los países que disponen de la política económica. La pobreza y el subdesarrollo de sus fuerzas productivas siguen siendo dominantes; no obstante el espejismo del consumismo promovido por los reducidos sectores de altos in- gresos con poder económico que hace que los sectores medios y pobres comprometan sus ingresos en una lógica de mantenimiento de la pobreza y de crisis acumulativa, hasta llegar a situaciones de crisis económica y al rompimiento social. Así, la inversión pública en El Salvador mantiene niveles insufi- cientes a los requeridos para salir del atraso y el subdesarrollo, como podemos apreciar en el gráfico 22, que muestra que la relación In- versión Pública/pib más alta se da en el año 2001, 4.4%, como resultado de la restauración de los daños de los dos terremotos. En el resto del período hasta la proyección de 2008 esta tasa presenta una tendencia de estancamiento y descendiente con un 3%. Estos niveles de inversión pública no dan para justificar las tasas de cre- cimiento que anuncia el Gobierno y menos para pretender sacar a nuestro país del subdesarrollo. El Estado no está cumpliendo el papel que debe cumplir aun en la lógica capitalista. El Promedio de Inversión del spnf en América Latina siempre ha sido superior a 4.5% del pib, y en algunos años se acercó al 6% del pib.

Gráfico 21

Gráfico 21 La débil inversión, resultado de una reducida y mala calidad ide, baja inversión privada

La débil inversión, resultado de una reducida y mala calidad ide, baja inversión privada y marginal inversión pública, hace que el país tenga una de las tasas más bajas de formación bruta de ca- pital (17.1%), en comparación con el 21.1 promedio latinoame- ricano y con la de Chile (25%). Respecto a los países del istmo Centroamericano tenemos la tasa menor. Este coeficiente refuerza el argumento de que las tasas de crecimiento, según el Gobierno, son de papel o de escritorio. 43 ¿Por qué la inversión pública es tan débil en nuestro país ha- biéndose implementado el Consenso de Washington? Se sabe entre otras cosas que:

Fueron privatizadas las actividades económicas más rentables

43. Ver cuadro 7 anexo.