Sie sind auf Seite 1von 4

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO FACULTAD DE ARTES Y DISEÑO SECRETARIA DE POSGRADO MAESTRIA EN INTERPRETACIÓN DE MÚSICA LATINOAMERICANA DEL SIGLOXX

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO FACULTAD DE ARTES Y DISEÑO SECRETARIA DE POSGRADO MAESTRIA EN INTERPRETACIÓN DE

RESUMEN DE BASES FILOSÓFICAS Texto de Eleanor Stubley

Elaborado por: Alejandro Sepúlveda Bahía Blanca, diciembre 2011

El texto de Eleanor Stubley, tiene como finalidad hacer un recorrido por las diferentes escuelas de pensamiento que han servido como bases filosóficas para la creación de una metodología en investigación musical, asimismo, mostrar cómo la música ha sido objeto de estudio para reconocer en ella o no una forma de conocimiento.

Tomando como punto de partida el conocimiento proposicional, el cual testimonia el saber que tiene la persona sobre tal o cual cosa, las características de cómo se adquiere ese conocimiento y si tiene validez, las formas como organiza ese conocimiento, este patrón se verá explicitado en sus tres escuelas de pensamiento las cuales han estado presentes desde los griegos hasta los inicios del siglo XX: el racionalismo, el empirismo y el pragmatismo.

A saber, el racionalismo, concibe a la mente como un depósito de conocimientos a priori. Está más vinculado con la aceptación de creencias místico-religiosas que no necesitan de una prueba o justificación . Las proposiciones del racionalismo fueron muchas veces expresadas en términos matemáticos como formas ideales en las que son medidos los objetos y los fenómenos del mundo natural. Se considera las investigaciones pitagóricas sobre la música como un acervo de conocimiento tipo racionalista al concebirla como un reflejo de las formas del universo. La investigación se dirigía al estudio y creación de las escalas y la acústica. El propósito de este tipo de conocimiento era describir cómo la música adquiría estas formas ideales, preconcebidas y para ello se estructuro la escala como fiel modelo de esta forma natural, universal.

El empirismo, heredero de aquél, se diferencia en la medida que se libera al conocimiento de toda doctrina o creencia religiosa que no tenga realidad palpable y medible en el mundo físico. Para el empirismo, se logra llegar a una verdad cuando ésta es verificable perceptualmente. La escuela empirista buscó comprender la música a través de sus componentes fundamentales, componentes medibles a través de la observación directa. Para ello, tuvo relevancia la necesidad de aplicar herramientas de medición y observación confiables. De este modo, se estudiaron las propiedades físicas del sonid: altura, timbre, duración e intensidad.

Un cambio considerable ofreció la aparición del pragmatismo a finales del siglo

XIX, de mano de las investigaciones del físico Niels Bohr y de la teoría de la evolución de Charles Darwin. Con el resultado de sus investigaciones, ya no se consideraba al conocimiento como algo inmutable, fijo. El todo ya no es la suma de sus partes y la afirmación de que todo cambia constantemente en el universo a cada momento son algunas

de sus características

El pragmatismo estuvo más dirigido hacia el proceso enseñanza-

.. aprendizaje el cual fue considerado como interactivo y no como resultado causa-efecto como lo pretendían los empiristas. La aplicación de un resultado en un determinado contexto ofrece otros resultados al cambiar de contexto.

Como puede observarse fueron pocos los aportes de estos enfoques para atribuirle a la música categorías especiales de conocimiento o un modo de conocimiento en sí mismo. Tanto los estudios culturales sobre la música así como las nuevas perspectivas filosóficas del siglo XX enfocaron sus interrogantes hacia cómo construimos el conocimiento cuando se realiza una práctica musical. De esta manera se fueron ampliando las categorías epistémicas hacia los quehaceres de los músicos para comprender la música en su transcurrir: audición, composición e interpretación.

De suma importancia pero sin llegar a resultados convincentes fueron los estudios de Susane Langer, al encuadrar la música como un símbolo artístico presentacional, es decir, como un modo expresivo de conocimiento, en el cual el ser humano puede llegar a comprender los sentimientos y emociones sin ayuda verbal y sin otro sistema de referencia. Esta orientación filosófica permitió valorizar la educación en artes, en especial la música al abrir un camino que permitiera a ésta ubicarse como una forma de alcanzar conocimiento y despertar sensibilidad estética.

Por otra parte, los estudios fenomenológicos se enfocaron en los contextos sociales e históricos relacionados con la experiencia musical sea la del oyente, intérprete o compositor. ¿ Qué es lo que escucho y cómo lo decodifico, cómo me lo atribuyo? Son interrogantes que van a depender del contexto específico del cual se estudia los fenómenos musicales.

En líneas generales, el texto de Stubley nos va demostrando cómo se fue construyendo una epistemología en torno a la música la cual se valió de las extrapolaciones a nivel de contenido de otras ramas del saber ( literatura, comunicación, artes visuales, semiótica, filosofía) para presentarnos los enfoques desde estas perspectivas hacia el hacer de la música: la interpretación, la audición y la composición, como tres modos de conocimientos desde el transcurrir mismo de ella. Reconocer unos de estos tres modos de conocimiento de la música, la interpretación, nos permite interactuar entre el pensamiento del compositor con nuestras inquietudes, expectativas e interrogantes frente a la obra misma para llegar a una re-creación de ésta. Asimismo, ofrece la posibilidad de tomar

decisiones, tomando en cuenta el concepto de “ reflexión en acción” de Parson, es decir,

cuando se está en el transcurrir de la interpretación estas decisiones van modelando la dirección musical-técnica de la obra. Por ello, se hace énfasis en la compresión de lo que significa una decisión musical por parte del intérprete y la influencia del contexto global (cultura, individuo, obra musical) sobre ésta hasta el punto de valorizar estas decisiones como indicadores de crecimiento y aprendizaje.

Bibliografía

Stubley, Eleanor. (2006) “ Bases filosóficas”, Boletin de Investigación Educativo Musical, Centro de Investigación en Educación Musical del Collegium Musicum de Buenos Aires.