Sie sind auf Seite 1von 7

CARACTERISTICAS DE LA ARAUCANIZACION

AL ORIENTE DE LOS ANDES

DR.

FUNDACION AMEGHINO

VIEDMA -

ARGENTINA

RODOLFO CASAMIQUELA G.

La presente contribución tiene el carácter de preliminar, o ds bien dicho, de una síntesis o resm de ideas que hon de ser expuestas en otro mto, con un desarrollo micho rrnyor y las correspondientes citas bibliográficas que abonen los asertos. Es, m obstonte, el resultodo de mchos años de experiencia en el problm, en &S lados de los hdes, y sobre ello, de preocupación expresa por la interpretación de los fenarilnos sintéticmnte expuestos.

DEFINICIONES

Nbpuche- Su etimlogía es rmy comcido (araucam ifopú "tierra" y die "gente", "gente de lo tierra"). Propongo que se lo utilice estrictmnte con su sentido originario, es decir, para dencmimr al pueblo que pcbló y puebla lo Araucanía propicrri-nte dicha: el valle central entre los ríos Bíc-Bío y Toltén, con desbordes hocia la cordillera de la Costa y el mim litoral mrítim, y hocia la cordillera andirw. ivk apresuro a aclarar o enfatizar lo del arraigo en el valle central pues el pueblo mpuche, cultivador incipiente, no fue para nodo un pueblo de ravegontes rmrinos (ni lacustres-flu- viales) ni tarpoco un pueblo andim. Por ende, quedon excluidos de la definición de mpuche(s) las etnías o pueblos pehuenche y hui- lliche (plus cuncos y otros pueblos australes awstorun), con su prolongación en la guirnalda de lagos subondinos del &hito. De este últim pueblo quedan sólo vestigios, en la actualidad , y su distinción es m de las novedades de la investigación reciente, en la que aparte del mío propio se inscribe principahnte el &re del colep Jorge Fernández. Tarbién del lodo oriental de la Cordille- ra estwo presente este pueblo de indígenas rrivegontes, de mi-

CULTURA,

HOMBRE,

SOCIEDAD

&re f&uidaxmcera austral, tm desarrollodo por el que esto escribe en otros trabajos.

La rectricción del sentido de mpuche a la Arauconía prgim-

te dicha, involucro

dencmiroción no solo de los idígems cordilleranos, sino orientales en general ' ( "oravcanos argentino '&m") , de abolengo variado,

pero desde luego no-mripuche. Todavía a fines del siglo

referencia del viajero Francisco Ivbreno) los indígenas neuquinos

utilizaban la

pues cbvimte ellos eran allí las "gentes de la tierra".

d,hacta su extinción, hxe tres lustros, los indígems t&uelches

septentrionales del Chubut, expresándose en araucano, utilizaban la

o conlleva la proposición

de

su

abandono en

la

pasado

(cf.

deminoción mqhe (S) (o e)poro mi-,

Del mim

fómula +mngún, "lengua de la tierra", pro referirse a tehuelche y no a la araucano.

la

De lo

mterior

SS

&spre&

adgn3s dos

consideraciones:

la

primera,

che(s) por mpu-che(s), o de mpún-m por nqú-zungún; la segun- da, que desde que existe ura dencmimción para la lengua (araucana), es incorrecto, con un enfoque purista, hablar de "lengua mpuche" O "del mpuche" refiriéndose a lo lengua.

que tarbién

en la Araucanía es

frecuente

el

uso

de mp-

Amuaxio. Cu etimología, araucanc-hispano, es igualmnte conocido: deriva de mg-ko "aguado de la tierra utilizado en pote- ríat1. Ec un ndre culto, si se quiere, no utilizado por los idíge ms araucanos o rmpuche(s) para referirse a mims, con excepción de ciertos "cultos" o rmy aculturados.

Pero sin errtxirgo, a favor de la difusión de "La Araucanol' primro, y de toda urc literatura, esencialmnte histórica después, tanto la denaninoción de "araucanos" cm la de "Araucanía" tienen prestigio universal. Del rnim mx(o que pro el reei-rplazo últimn- te propuesto de alocolufe (o variantes) por qomsqor (o variantes), su odopción irrplica el riesgo de la inccrrprensión de la rrayoría de los ~ricanistosde todo el rmndo. Para este últim caso yo reco- miendo su utilización con la aclaración de alacalufe entre parénte-

sis.

CARACTERICTICAS DE LA ARAUCANIZACION

Para la utilización de rrqxiche, en dio, recaiiierdo coheren- terrente el agregado de la aclaración, entre paréntesis, de "orauca- nos sensu stricto o propicrmte dichos", es decir habitantes de la Araucanía (propicnsente dicha). Lo mim vale poro "oraucono" en singular, o "lo araucano".

. es otra historia. Para

involuco m distinción clara qrte de lo yo expuesto- por consideraciones de un carácter mís general, teórico tal vez si se

prefiere.

Pues

"lo araucum" en sentido lato

(SJiero referi m

al proceso de "araucanización" .

Este proceso -a cuyo carácter m referiré infw, si enfocodo

tqmralmnte, es desde luego anterior, miy anterior, a la gestación del pueblo mpuche. Cerro es sabido, la. tarea arqueológico descubre codo vez mjs relaciones entre lo que, de uri mcdo práctico seguiré

llarando aquí "mlloide" (pese a

chilenos poro que se obondone el rótulo) por candidad, en especial en los aspectos nnteriales, y la cultura mpuche histórica. Gsrple- mntarimnte, en tierrpos históricos gravitaron en el centro de Chile otros pueblos hoblantes de la lenguc araucano, "arauconizados"

por ende (o, "araucanos" si se prefiere en un sentido my crrplio)

que para ncda se sintieron nnpuche(s) -cm los pranxicaes, etcéte-

. caigo en la

cuenta de que el dre Mipocho deriva clarcmmte de rropuche con lo que lo que ki debido suceder es que los cronistas no recogie- ron sus auto-denanimciones: tal vez varios pueblos diferentes se deminaron mqu&e(s) a mims, por ser los gentes de la tierra en codo sitio. Lo que no hace sino traer o Chile el ejenplo neuquino

,

ra. Y ahora que digo que m se sintieron nnpuches

las reccmrndaciones de los colegcis

antes expuesto y reforzar la necesidad de utilizar el rótulo genera- lizado para denminar a todos los pueblos oraicrriizodos. ikíl

Tornando precisarente o la arauconización, es decir al proceso de araucanizacibi, si enfocado geográficmnte chora, en ti-S

estrictmte históricos trasciende o desborda al área o territorio

ejerrplo

mpuche propimnte dicho,

notable de esto es que la onmanimción del norte de la provincia

o

Araucanía

censu

stricto:

u7

CULTURA,

HOMBRE,

SOCIEDAD

(2.1,1985

del Neuquén se produjo, sí, desde Chile

.

pero

a

partir

de

focos

vbicodos o1 norte del Bío-Bío,

es decir no desde la Aroucanía.

Dicho

de otro modo, no se trota de mpuchizoción en sentido estricto,

sino

de "amucunizoción" (en mi propio sentido).

Es decir,

resumiendo, quiero proponer:

a) Qe se reserve el &re

de rmpuche(s) para los indígerias de la

Araucanía propimnte dicha, definida cm dije qm. Qe se utilice preferenterri-nte la deminación +mcgÚn (o nqhdun- gun) para referirse a la lengua. Con lo aclaración de que las variantes en mpún son perfectarente válidas.

b) &e se utilice la deminación amucano(s) smsu stricto o propia-

mnte dicho(s) cano sinónim de lo anterior,

a los mpuches propimte dichos o a su cultura.

es decir

para aludir

c) Qe se utilice la dencminoción o rótulo "araucano(s)" sin mjs,

O

sensu lato si se quiere enfatizar, nizados y su cultura.

para todos los pueblos arauca-

d) Qe se utilice el rótulo de "araumnizoción" para el proceso que ,

llevó a la gestación

rmpuche, encontrados por los conquistadores en el centro de Chile, y para la extensión de ello a otros, chilenos o argentinos (es decir australes, adinos y orientales) -

de los pueblos de cultura smjante a la

2. CARACTERISTICAS DE LA ARAUCANIZACION.

si se refiere desde el punto de

vista histórico o de gestación de "lo araucano", parece que hay que

ren~ntarsea un proceso lento y de largo data, que tmría origen idiato en la región de Chile Chico: m refiero a la expansión de ciertas fases de la "cultura hlle", a lo largo de buem parte de la era cristiana. Los trabajos de los últims años demiestran de mnera irrefutable las analogías entre determinados aspectos rmteriales .Icm la ceránica, las pipas) de aquéllas y la cultura histórica de

Con un enfoque tenporol,

o

los rmpuche(s).

epigonales de ese desarrollo.

aceptado en Chile.

El

pueblo rmpuche no sería

sino

uno

de

las

fonras

Esto parece claro y es crecientgnente

Pero

. en cuanto a los aspectos espirituales

(&

de algunos

de orden rmterial cm el tejido, -tms a discutir aparte)

ra

los instrmtos misicoles, etcéte-

michos reservas.

confieso -tener

cuanto a la religión -par ej~lo-~el énfasis notable en el vulcanism, para citar un solo rasgo, m ho hecho pensar michas veces en una génesis ondinocercm mjs bien que continental o interior (y no ha de olvidarse que las influencias de la orauconizc- ción discurrieron históricanonte prirri-ro de norte a sur por el valle central). Claro que puede tratarse de rasgos adinos llirrportodos", pro--. no por qué se m ocurre que se trata de un fenirreno local, es decir de rasgos adinos pehuenche(s), adoptados por los rmpuche(s). Qeda por ahora sólo cm una intuición.

Alga parecido sospecho para la lengua (nqikzugm a araucano), aunque para este casa tengo algunos argurentos, si bien confiesa que

bastante débiles. El fundanental es que los concjuistodores la encon-

en

franca expansión hacia el sur, hasta el archipiélago de Chiloé. Con la que, bien la lengua hobía sufrido una re-vitalización que la irrpulsaba a expandirse (en alas de urw expansión cultural general),

bi en-

traron fresco desde prácticanonte Coquirrbo hasta el Toltén y

no se trataba de la vieja lengua de tradición "mlloide"

sino de una nueva lengua que acababa, procedente de un norte ignuto, de denir al árbito, en el que se expandía hocia la época de lo

conquista con

abierta la cuestión.

la fuerza de los feninilnos jóvenes. Qeck~ igualmente

En cuanto a las carocterísticos de la araucanización en tierrpos estrictarente históricos, es decir el oriente de los hdes (y antes a la Cordillera, desde luego) y el sur del Toltén, vayan sólo dos palabras con respecto a su esencia, a lo diferencial cm respecto a otros procesos de aculturación (y10 dcminación) o por lo mnos con respecto a la imgen que tems (que se nos ha enseñado) de las características de tales procesos.

CULTURA,

HOMBRE,

SOCIEDAD

(hiero que quede claro, explícitmte aseverado, que la arauconización al oriente de los Fdes precedió en rrús de un siglo a la premia física de los mpuche(s) en suelo oriental. Dicho de

de

benos Aires a ccmíenzoc del siglo XVIII (los primeros topóníms

dotan de diados de ese siglo, si no de mtes), siendo que los

rmpuche(s) o araucanos propimte dichos sólo habrían de instalarse thibte en ella exactmte un siglo después: cuando las guerras intestinas de la Arauconía, derivados de los enfrentanientos entre patriotas o criollos y realistas, obligorm a posar la Cordillera a

otro m&: que la lenguo araucam se hablaba yo en lo provincia

determinados grupos de indígenas (tan bien desarrollado ra) .

por Gevo-

Ca~pl-taricrrente,

que los pocos indígenas rmpuche(s) cye se

internoron en las pqxs del oriente,

(Y

no

hablo

de

la

Patagmia

porque próctimte m

hubo mpuche(s) nunca al sur del

río Limy,

o Patagonia en sentido restringido, con exclusión

la obligado cabecera de puente de la araucanización) involucimm -si cabe el térmirc- en su cultura para adaptarse a aquella de los pueblos ccrmrcanos: la caza, ciertmte ya ecuestre, y el pastoreo, igualrente r-hda, con cu ocrrplerriento del uso del toldo de cuero, la

bleadora y otros elmntoc. Mientras el resto, es decir estos pueblos cmrcanos, o indígenas del territorio oriental, de raigai-bre esencialmonte cazadora, cm he dicho, continuaban siendo los dueks de la tierra y continuaban en su cultura rmterial básica -aunque con lentas y progresivas concesiones: la lengua primero, la cncrrrictica

de kuquén,

que es

(y tqxxiimia) a partir de su adopción;

la religión después. Etcéte-

ra. En lo rmterial, el tejido, la platería, y, tcnbién, un largo

etcétera.

61fin, estos misras consideraciones valen paro los indígenas cordillemnos (los pehuenches siguieron siendo recolectores de piñones, nunca verdoderos cultivadores) y australes. Lh eje-rplo irrpresiononte es el de los choms; de megantes que práctica- mte retuvo su cultura básica (de recolectores y cazodores nCrrndas de conoo), o prtir de lo dolm o cwioa desamble, a contrapelo de la amucanización.

Cosaniquela)

CARACTERISTICAS DE LA ARAUCANIZACION

Para estos ejqlos, estos casos en que la cultura

(y luego la

(intedios) prefiero reservar

sangre) transita a través de pueblos

personalmte el rótulo de t~ltumión.