Sie sind auf Seite 1von 20
MAESTRÍA EN GESTIÓN URBANA Y MEDIO AMBIENTE ENERGÍAS RENOVABLES “ EL DESARROLLO SUSTENTABLE ” Luis

MAESTRÍA EN GESTIÓN URBANA Y MEDIO AMBIENTE ENERGÍAS RENOVABLES

EL DESARROLLO SUSTENTABLE

Luis Guardado Sánchez

Octubre 2014

El desarrollo sustentable.

Luis Guardado Sánchez

La Ley General del Equilibro Ecológico y la Protección al Ambiente LGEEPA, emitida el 28 de enero de 1998, en su Artículo 3°, define el Desarrollo Sustentable como “el proceso evaluable mediante criterios e indicadores del carácter ambiental, económico y social que tiende a mejorar la calidad de vida y la productividad de las personas, que se funda en medidas apropiadas de preservación del equilibrio ecológico, protección del ambiente y aprovechamiento de recursos naturales, de manera que no se comprometa la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras”.

Asimismo, forma parte de los principios que el Ejecutivo federal habrá de observar (Art. 15) para la formulación y conducción de la política ambiental y la expedición de normas oficiales mexicanas y demás instrumentos previstos en la Ley, en materia de preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente, principalmente sobre la erradicación de la pobreza como necesaria para el desarrollo sustentable, así como la esencial participación de las mujeres en la protección, preservación y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y en el desarrollo.

De acuerdo al artículo 21, la Federación, los Estados y el Distrito Federal, en el ámbito de sus respectivas competencias, diseñarán, desarrollarán y aplicarán instrumentos económicos que incentiven el cumplimiento de los objetivos de la política ambiental, y mediante los cuales se buscará, entre otros, promover un cambio en la conducta de las personas que realicen actividades industriales, comerciales y de servicios, de tal manera que sus intereses sean compatibles con los intereses colectivos de protección ambiental y de desarrollo sustentable. Asimismo, de acuerdo al artículo 39, las autoridades competentes promoverán la incorporación de contenidos ecológicos, conocimientos, valores y competencias, en los diversos ciclos educativos, especialmente en el nivel básico, así como en la formación cultural de la niñez y la juventud, y propiciarán la participación comprometida de los medios de comunicación masiva en el fortalecimiento de la conciencia ecológica, y la socialización de proyectos de desarrollo sustentable.

Antecedentes. Sustentabilidad Vs. Sostenibilidad.

La palabra “sustainable” es una palabra inglesa que deriva del latín sustinare (tenere, tomar; sub, arriba). Sostener puede significar “mantener, apoyar o soportar“. Durante la Comisión Brundtland de las Naciones Unidas en Marzo 20 de1987, se definió el desarrollo sustentable como “el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la habilidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas propias”. En su traducción se aceptan dos términos que en esencia representan lo mismo: en Latinoamérica es utilizado como sustentabilidad, mientras que en España se usa sostenibilidad. El concepto de sostenibilidad se ha ido alimentando a partir de una serie de importante congresos mundiales y engloba no solo a la construcción, sino todos los recursos necesarios para el desarrollo de la actividad humana.

Diferencias entre Desarrollo Sustentable y Sustentabilidad

Diferencias entre Desarrollo Sustentable y Sustentabilidad

Desarrollo Sustentable es un objetivo, un producto

El Desarrollo Sustentable se apoya en tres pilares:

producto El Desarrollo Sustentable se apoya en tres pilares: Sustentabilidad es un proceso, un sistema La

Sustentabilidad es un proceso, un sistema

La sustentabilidad se apoya en cuatro pilares:

se apoya en tres pilares: Sustentabilidad es un proceso, un sistema La sustentabilidad se apoya en

Fuente: Edwards, 2008

La primera vez que se utilizó el término sustentabilidad fue durante el Consejo Mundial de Iglesias efectuado en Ginebra, Suiza, en 1974. Posteriormente, un grupo de ambientalistas occidentales propuso la creación de una “ciudad sustentable” para conciliar las necesidades de crecimiento industrial y la objeción de algunos países en vías de desarrollo de preservar prioritariamente el medio ambiente debido a que la población confronta condiciones de pobreza y supervivencia. Seis años después se dio a conocer la publicación del World Conservation Strategy en 1980, por la International Union for the Conservation of Nature. A partir de la preocupación acerca del calentamiento global y el cambio climático se generaron acuerdos y reuniones dirigidas a resolver y atender las alteraciones medioambientales que actualmente sufre el planeta.

 

Acuerdos Internacionales sobre el Medio Ambiente

1972

Conferencia de Estocolmo sobre Medio Ambiente Humano

1979

Convención de Ginebra sobre la Contaminación aérea ONU

1980

Estrategia Mundial para la Conservación IUCN

1983

Protocolo de Helsinki sobre la Calidad del Aire

1983

Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo ONU

1987

Protocolo de Montreal sobre la Capa de Ozono

1987

Nuestro Futuro Común (Comisión Brundtland) ONU. Desarrollo sostenible

1990

Publicación del Libro verde sobre el Medio Ambiente Urbano(UE)

1992

Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro) ONU. Sustentabilidad.

1996

Conferencia Hábitat ONU

1996

Conferencia de Kyoto sobre el Calentamiento Global ONU

2000

Conferencia de la Haya sobre Cambio Climático

2002

Cumbre de Johannesburgo sobre el Desarrollo Sustentable ONU

Fuente: Edwards, 2008

La consagración del término tuvo verificativo durante la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, en 1992, volviéndose quizá la palabra más conocida, utilizada, y explotada en la actualidad del contexto medioambiental. Conforme ha transcurrido el tiempo, los enfoques y los temas de interés se han desplazado, manteniéndose equilibrado en la dirección del rescate de la vida y la preocupación por las causas del deterioro que la sociedad ha infligido al planeta.

Evolución de las prioridades medioambientales

Década de 1970

Escasez de energía

Década de 1980

Calentamiento global Concepto de desarrollo sostenible Destrucción de la capa de Ozono

Década de 1990

Distribución y calidad de los recursos hídricos Protección de los bosques y selvas tropicales Biodiversidad

Década de 2000

Salud en las ciudades Desarrollo y construcción sostenible Sostenibilidad y salud

Década de 2010

Resiliencia

Fuente: Liévanos, 2011

El desplazamiento de la población humana hacia las ciudades ejerce presión sobre el suelo edificable, el agua y la energía disponibles, y sobre la capacidad de tratamiento de aguas negras y residuos. La población mundial es de aproximadamente 7 mil millones de personas; se estima que en los próximos 20 años la población total se incrementará en 2 mil millones más y para el 2050 podría llegar a los 9 mil millones. Algunos estudios consideran que el planeta, en las condiciones actuales de explotación, puede soportar a una población de no más de 10,000 millones de habitantes. Esta población mundial, en su mayoría se asentará en Asia y África; asimismo, será predominantemente urbana. Se calcula que del total de la población mundial actual, 3.2 mil millones viven en ciudades. En Europa, la población urbana representa el 83%, y en otras regiones cerca del 70%. De la población urbana, el 75% vive en ciudades menores a 5 millones de habitantes, el 15% en ciudades de entre 5 y 10 millones, y el 10% restante, en metrópolis de más de 10 millones o en mega urbes de más de 20 millones (Padilla G, 2012).

Este fenómeno está agravando problemáticas urbanas como la contaminación, la falta de espacio, y la presión sobre los recursos, pero, además, el movimiento hacia las ciudades genera expectativas de un nivel de vida más alto. Los deseos materiales de sus habitantes, como el aire acondicionado, los automóviles y aparatos de todo tipo necesitan recursos cuyas fuentes parecen cada día más limitadas. A medida que la Humanidad se urbaniza, consume, genera residuos y contamina más. El medio físico soporta cada vez más presión debido al desarrollo económico y al crecimiento desmedido de la población. Se calcula que el impacto de la población de seres humanos para 2050 sea cuatro veces superior al del año 2000 (ONU, 2007).

Una característica sobresaliente del crecimiento de la población urbana en el siglo XXI es que se compondrá, en gran medida, de personas pobres. Las personas pobres suelen quedar excluidas de la planificación urbana; los migrantes son rechazados, o simplemente se hace caso omiso de ellos, en la vana esperanza de desalentar la continua migración. Una planificación realista del futuro crecimiento urbano exige una explícita consideración de las necesidades de los pobres. También requiere el análisis de las cuestiones de género: con frecuencia, no se toman en cuenta las necesidades y capacidades particulares de las mujeres y las niñas pobres, y se supone que son iguales a las de los hombres y niños pobres. Y, a medida que vayan cambiando las estructuras de la población, tendrá cada vez mayor importancia prestar atención a los jóvenes y a las necesidades de las personas de edad.

El espacio que ocupan los asentamientos urbanos está aumentando más rápidamente que la propia población urbana. Se prevé que entre 2000 y 2030, la población urbana del mundo aumentará un 72%, mientras que la superficie de las zonas edificadas donde viven 100.000 o más personas podría aumentar en

un 175%. El territorio ocupado por las ciudades no es, en sí mismo, de gran magnitud, si se considera que alberga la mitad de la población mundial. Según estimaciones recientes, basadas en imágenes obtenidas por satélite, todos los asentamientos urbanos (incluidos parques y zonas edificadas) cubren sólo un 2,8% de la superficie terrestre del planeta. Esto significa que aproximadamente 3.300 millones de personas ocupan una superficie inferior a la mitad de la de Australia.

Desde un punto de vista social, la satisfacción de las necesidades de suelo urbano y vivienda de los hombres y mujeres pobres promueve los derechos humanos; esto además tiene suma importancia para la mitigación de la pobreza, los medios de vida sostenibles y la reducción de las desigualdades de género. El crecimiento de las ciudades ocurrirá, en su mayor parte, en los países en desarrollo y muchos de los nuevos residentes urbanos serán pobres. La forma y la dirección del futuro crecimiento de la ciudad, así como la manera en que se distribuye, se utiliza y se organiza el espacio, son todos aspectos cruciales para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Los planificadores y los encargados de formular políticas deben adoptar posiciones proactivas, basadas en una visión más amplia y a más largo plazo, a fin de garantizar el derecho a la ciudad de un gran número de personas pobres, en rápido crecimiento.

La expansión territorial de las ciudades también afectará las condiciones del medio ambiente. La creencia generalizada ha sido que la expansión del espacio urbano es, en sí misma, perjudicial. Dado que muchas ciudades están ubicadas en el corazón de fértiles tierras agrícolas u otras tierras dotadas de gran diversidad biológica, es evidente que la ampliación del perímetro urbano invadirá una mayor superficie de tierras productivas e irrumpirá en importantes ecosistemas. Por otra parte, y de manera simultánea, se está adquiriendo mayor conciencia de que los asentamientos urbanos son realmente necesarios para la sustentabilidad. El tamaño de la superficie asignada a usos urbanos es menos importante que la manera en que se amplían las ciudades: en todo el mundo, la expansión urbana ocupa mucho menos tierra que las actividades productivas de bienes de consumo, entre ellas, alimentos, materiales de construcción o extracción de minerales. También es inferior a la magnitud de los espacios naturales que se pierden cada año para destinarlos a actividades agrícolas, silvícolas o de pastoreo, o que quedan degradados a causa de la erosión.

La mayor densidad es potencialmente útil, la concentración demográfica da lugar a una mayor sustentabilidad. En última instancia, la protección de los ecosistemas rurales requiere que la población esté concentrada en actividades distintas del sector primario y en zonas densamente pobladas. Así pues, el uso del espacio disponible para las ciudades es potencialmente más eficiente y acentúa la necesidad de adoptar cuidadosas políticas de previsión del futuro, tomando en cuenta el veloz crecimiento de la población urbana en los países en desarrollo. Debe prestarse más atención a orientar el crecimiento urbano, con el fin de posibilitar que las ciudades contribuyan al desarrollo social y a la sustentabilidad. Por otra parte, desde el punto de vista demográfico, los asentamientos densos no sólo tienen mayor capacidad que las zonas rurales para albergar grandes poblaciones de manera sostenible, sino que la propia urbanización es un poderoso factor que influye en la disminución de las tasas de fecundidad. La urbanización proporciona pocos incentivos para tener familias numerosas, por los precios de las propiedades grandes o de los altos costos de arrendamiento.

Las zonas urbanas dependen de los recursos naturales para obtener agua, alimentos, materiales de construcción y energía, así como para eliminar residuos. A su vez, la urbanización transforma los ámbitos

locales, así como los ecosistemas, tanto locales como en las zonas circundantes. Las megaciudades atraen la atención debido a su magnitud y a su poder económico. Sin embargo, las ciudades pequeñas y de tamaño medio, donde viven actualmente tres cuartas partes de la población urbana mundial y que, según se espera, seguirán teniendo un papel predominante, tropiezan con desafíos y presiones similares. La rápida expansión de las zonas urbanas altera la cubierta del suelo y causa pérdidas en el hábitat de las especies vegetales y animales. Los problemas del medio ambiente ocasionados por la conversión de ecosistemas naturales y agrícolas a usos urbanos tienen importantes repercusiones para el funcionamiento de los ecosistemas a escala mundial. Y el grado de gravedad de esas repercusiones depende de dónde y cómo se ampliarán los asentamientos urbanos; y dependen aún más de las pautas de consumo que adopte la población urbana.

Las “huellas urbanas” se extienden mucho más allá del entorno inmediato de las ciudades, particularmente en los países desarrollados. Los crecientes niveles de ingreso y de consumo en zonas urbanas generan crecientes presiones sobre los recursos naturales, desencadenando cambios en la cubierta y en los usos del suelo dentro de las zonas de influencia de las ciudades, que a veces cubren grandes superficies. Esto suele causar pérdidas mucho más grandes en el hábitat y en los servicios prestados por los ecosistemas que la propia expansión urbana. El concepto de “huella urbana” se ha utilizado para describir la expansión perimetral del consumo urbano. Muchos interpretan que el problema es la propia concentración urbana, en lugar de las pautas de consumo de un gran número de residentes urbanos en situación económica más o menos holgada. Evidentemente, la “huella urbana” de los centros urbanos de los países pobres no es igual a la de las ciudades de los países desarrollados.

El concepto de transición medioambiental pone de manifiesto las diferencias entre las ciudades de países de altos y bajos ingresos. En las ciudades de los países más pobres, los problemas del medio ambiente son locales y afectan sobre todo a la salud, entre ellos el abastecimiento inadecuado de agua y el deficiente saneamiento, la mala calidad del aire (dentro y fuera de las viviendas) y los limitados o inexistentes medios de eliminación de residuos. A medida que aumenta el ingreso medio, esos problemas inmediatos no son tan acuciantes, pero los cambios en las actividades productivas y en las pautas de consumo incrementan los efectos sobre las zonas rurales circundantes. En las ciudades más ricas, suelen amortiguarse los efectos locales y regionales gracias a estrictas regulaciones del medio ambiente, a inversiones en la depuración de residuos y a la lucha contra la contaminación, así como a la transición de la base económica, de la industria a los servicios.

Pero la riqueza amplía los efectos acumulativos sobre el medio ambiente mundial, especialmente sobre el cambio climático La cuestión del agua es particularmente pertinente en este punto. La gran dependencia de las ciudades respecto de un abastecimiento garantizado impone grandes demandas a las existencias mundiales de agua dulce. En algunas regiones, entre ellas la zona sudoccidental de los Estados Unidos, el Oriente Medio, el África meridional, partes de Asia central y el Sahel, las ciudades ya están compitiendo con demandas mucho mayores de la agricultura, que pesan sobre los escasos recursos de agua. En última instancia, las ciudades prevalecen sobre los usuarios rurales agrícolas cuando se compite por los suministros de agua disponibles. Las zonas urbanas pueden afectar los recursos hídricos y el ciclo hidrológico de otras dos maneras: en primer lugar, debido a la expansión de la red vial, las áreas de estacionamiento y otras superficies impermeables que contaminan los escurrimientos y reducen la absorción de agua de lluvia y la reposición de los acuíferos; y, en segundo lugar, mediante instalaciones hidroeléctricas en gran escala que contribuyen a satisfacer las necesidades energéticas de las ciudades. Estos ejemplos ilustran la complejidad

para dar respuesta a los efectos de las ciudades sobre el sistema biofísico y destacan la necesidad de una perspectiva amplia e integral.

La salud humana en las zonas urbanas se resiente como resultado del cambio climático, especialmente en las zonas urbanas pobres cuyos habitantes tienen menor margen de adaptación. Los tradicionales problemas de salud ligados a la pobreza y la falta de equidad, se verán agravados por el cambio climático.

Por ejemplo, las zonas urbanas pobres que carecen de servicios de salud y de otros servicios básicos, donde

la gente vive hacinada, con deficiente abastecimiento de agua y saneamiento inadecuado, son terreno

propicio para la propagación de trastornos respiratorios e intestinales y la proliferación de mosquitos y otros vectores de enfermedades tropicales, entre ellas el paludismo, el dengue y la fiebre amarilla. Los cambios en

la

temperatura y la precipitación pueden propagar las enfermedades en zonas anteriormente no afectadas

y

agravarlas en las zonas endémicas. Los cambios en el clima y en el ciclo hídrico pueden afectar el

abastecimiento de agua, su distribución y su calidad en las zonas urbanas, con importantes consecuencias

para las enfermedades transmitidas por el agua. Sus efectos sobre el abastecimiento de agua en zonas urbanas probablemente serán espectaculares. Muchos países pobres ya enfrentan la acumulación de deficiencias en el abastecimiento, la distribución y la calidad del agua, pero el cambio climático probablemente agravará esas dificultades.

Agenda 21

El concepto de Programa 21 se gestó en la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo

Sostenible organizada por Naciones Unidas en Río de Janeiro (Brasil) el año 1992, también conocida como Cumbre de la Tierra. Se trataba de apoyar iniciativas que construyeran un modelo de desarrollo sostenible para el siglo XXI, de ahí su nombre. Fue suscrita por 172 países miembro de Naciones Unidas. Estos países se comprometen a aplicar políticas ambientales, económicas y sociales en el ámbito local encaminadas a lograr un desarrollo sostenible. Cada región o cada localidad, por su parte, desarrolla su propia Agenda Local 21, en la que deberían participar tanto ciudadanos, como empresas y organizaciones sociales, con el objetivo de generar y consensuar un programa de políticas sostenibles.

Es posible definir la Agenda 21 como una estrategia global que se lleva a la práctica de manera local y que implica a todos los sectores de una comunidad: sociales, culturales, económicos y ambientales. Es, en definitiva, un compromiso hacia la mejora del medio ambiente y, por ende, de la calidad de vida de los habitantes de una comunidad, municipio o región. En principio, la Agenda 21 debe contemplar tres aspectos: la sostenibilidad medioambiental, la justicia social y el equilibrio económico. Todas ellas dependen de la participación ciudadana. No es posible la Agenda 21 sin la participación de la ciudadanía, aunque alentada de manera efectiva por los poderes públicos y las diferentes asociaciones públicas o privadas. Cualquier comunidad puede poner en marcha su propia Agenda 21 Local siempre que se logre la participación de las fuerzas sociales que la componen (Sanz, 2010).

Los temas estrictamente medioambientales incluyen, entre otros, la protección de la atmósfera, la planificación y la ordenación de los recursos de tierras, la lucha contra la deforestación, contra la desertificación y la sequía, el desarrollo sustentable de las zonas de montaña, el fomento de la agricultura y del desarrollo rural sustentable, la conservación de la diversidad biológica, la protección de los océanos y de los mares, así como de las zonas costeras, la calidad y el suministro de los recursos de agua dulce, la gestión

racional de los productos químicos tóxicos, de los desechos peligrosos, sean o no radioactivos, y de los desechos sólidos. A continuación se enlistan las secciones y capítulos que componen la agenda:

Agenda 21

INTRODUCCIÓN CAPÍTULO 1: Preámbulo

 

SECCIÓN I: Dimensiones Económicas y Sociales

SECCIÓN II: Conservación y Gestión de los Recursos para el Desarrollo

SECCIÓN III:

SECCIÓN IV: Medios de Ejecución

Fortalecimiento de los Grupos Principales

Cooperación internacional para acelerar el desarrollo sostenible de los países en

Protección de la atmósfera

Preámbulo

Recursos y mecanismos de

Enfoque integrado de la planificación y la ordenación

Medidas mundiales en favor de la mujer para lograr un

financiación Transferencia de tecnología ecológicamente racional, cooperación y aumento de la

desarrollo y políticas internas conexas

de

los recursos de tierras

desarrollo sostenible y

Lucha contra

la

equitativo

Lucha contra la pobreza

deforestación

La infancia y la juventud en

capacidad

Evolución

de

las

Ordenación de los ecosistemas frágiles: Lucha

el desarrollo sostenible

La ciencia para el desarrollo

modalidades de consumo

Reconocimiento y fortalecimiento del papel de las poblaciones indígenas y

sostenible

Dinámica demográfica y sostenibilidad

contra la desertificación y la sequía

Fomento de la educación, la capacitación y la toma de conciencia

Protección y fomento de la salud humana

Ordenación de los ecosistemas frágiles:

sus comunidades

Fortalecimiento del papel de

Mecanismos nacionales y cooperación internacional para aumentar la capacidad nacional en los países en desarrollo

Fomento del desarrollo

Desarrollo sostenible de las zonas de montaña

las

organizaciones no

sostenible

de

los

gubernamentales; asociadas

asentamientos

humanos

Fomento de la agricultura y

en la búsqueda de un desarrollo sostenible

Integración

del

medio

del

desarrollo rural

ambiente y el desarrollo en

sostenibles

Iniciativas de las autoridades

Arreglos institucionales internacionales

la adopción de decisiones

Conservación

de

la

locales en apoyo del programa 21

diversidad biológica

Instrumentos y mecanismos

Gestión ecológicamente racional de la biotecnología

Protección de los océanos y de los mares de todo tipo,

Fortalecimiento del papel de los trabajadores y sus

sindicatos Fortalecimiento del papel del comercio y la industria

jurídicos internacionales

Información para la adopción de decisiones

incluidos los mares cerrados

y

semi cerrados, y de las

La comunidad científica y tecnológica Fortalecimiento del papel de los agricultores

zonas costeras, y protección, utilización racional y desarrollo de sus recursos vivos

Protección de la calidad y el suministro de los recursos de agua dulce: Aplicación de criterios integrados para el aprovechamiento, ordenación y uso de los recursos de agua dulce

 

Gestión ecológicamente

racional

de

los

productos

químicos tóxicos, incluida la

prevención

del

tráfico

internacional

ilícito

de

productos

tóxicos y

peligrosos

Gestión

ecológicamente

racional

de

los

desechos

peligrosos,

incluida

la

prevención

del

tráfico

internacional

ilícito

de

desechos peligrosos

Gestión

ecológicamente

racional

de

los

desechos

sólidos

y

cuestiones

relacionadas con las aguas

cloacales

Gestión

inocua

y

ecológicamente racional de los desechos radiactivos

Fuente: ONU

En el Capítulo 1, denominado Preámbulo, se establecen seis puntos que a continuación se transcriben:

1.1 La humanidad se encuentra en un momento decisivo de la historia. Nos enfrentamos con la perpetuación de las disparidades entre las naciones y dentro de las naciones, con el agravamiento de la pobreza, el hambre, las enfermedades y el analfabetismo y con el continuo empeoramiento de los ecosistemas de los que depende nuestro bienestar. No obstante, si se integran las preocupaciones relativas al medio ambiente y al desarrollo y si se les presta m s atención, se podrán satisfacer las necesidades básicas, elevar el nivel de vida de todos, conseguir una mejor protección y gestión de los ecosistemas y lograr un futuro más seguro y

más próspero. Ninguna nación puede alcanzar estos objetivos por sí sola, pero todos juntos podemos hacerlo en una asociación mundial para un desarrollo sostenible.

1.2 Esta asociación mundial ha de basarse en las premisas de la resolución 44/228 de la Asamblea General

de 22 de diciembre de 1989, que se aprobó cuando las naciones del mundo pidieron que se organizase la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, así como en la aceptación de

la necesidad de enfocar de forma equilibrada e integral las cuestiones relativas al medio ambiente y al desarrollo.

1.3 El Programa 21 aborda los problemas acuciantes de hoy y también trata de preparar al mundo para los

desafíos del próximo siglo. Refleja un consenso mundial y un compromiso político al nivel más alto sobre el

desarrollo y la cooperación en la esfera del medio ambiente. Su ejecución con éxito incumbe, ante todo y sobre todo, a los gobiernos. Las estrategias, planes, políticas y procesos nacionales son de capital importancia para conseguir esto. La cooperación internacional debe apoyar y complementar tales esfuerzos nacionales. En este contexto, el sistema de las Naciones Unidas tiene una función clave que desempeñar. Otras organizaciones internacionales, regionales y subregionales tienen también que contribuir a ese esfuerzo. Asimismo se debe alentar la participación más amplia del público y la participación activa de las organizaciones no gubernamentales y de otros grupos.

1.4 La consecución de los objetivos del Programa 21 en lo que se refiere al desarrollo y al medio ambiente

requerirá una corriente substancial de recursos financieros nuevos y adicionales hacia los países en desarrollo, a fin de cubrir los gastos suplementarios ocasionados por las medidas que habrán de tomar para hacer frente a los problemas del medio ambiente mundial y para acelerar el desarrollo sostenible. También se necesitan recursos financieros para reforzar la capacidad de las instituciones internacionales de aplicar el Programa 21. En cada una de las áreas del programa se incluye una evaluación del orden de magnitud de los gastos. Los organismos y organizaciones que se encarguen de la ejecución habrán de examinar y afinar esa evaluación.

1.5 Al ejecutar las áreas de programas pertinentes determinadas en el Programa 21, se debería prestar

atención especial a las circunstancias particulares que enfrentan las economías en transición. También se

debe reconocer que esos países afrontan dificultades sin precedentes para la transformación de sus economías, en algunos casos en medio de apreciables tensiones sociales y políticas.

1.6 En relación con las áreas del programa que constituyen el Programa 21 se describen las bases para la

acción, los objetivos, las actividades y los medios de ejecución. El Programa 21 es un programa dinámico. Los diversos agentes lo ejecutarán en consonancia con las diferentes situaciones, capacidades y prioridades de los países y de las regiones con plena observancia de todos los principios que figuran en la Declaración de Río

sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. El Programa 21 podría evolucionar con el tiempo en función de los cambios de las necesidades y de las circunstancias. Este proceso marca el comienzo de una nueva asociación mundial para un desarrollo sostenible.

El Capítulo 7 trata del Fomento del desarrollo sustentable de los Recursos Humanos. En su introducción se aborda el objetivo de los asentamientos humanos el cual debe ser: “mejorar la calidad social, económica y ambiental de la vida en los asentamientos humanos y las condiciones de vida y de trabajo de todos, y

especialmente de los pobres de las zonas urbanas y rurales. Ese mejoramiento deber basarse en actividades de cooperación técnica, en la cooperación entre los sectores público, privado y de la comunidad y en la participación de los grupos de la comunidad y los grupos de intereses especiales, como las mujeres, las poblaciones indígenas, los ancianos y los incapacitados. Esos enfoques deben ser el fundamento de las estrategias de asentamientos humanos”.

Las áreas que deben cubrir las estrategias de asentamientos humanos incluyen: a) Suministro de vivienda adecuada para todos; b) Mejoramiento de la administración de los asentamientos humanos; c) Promoción de la planificación y la ordenación sostenible del uso de la tierra; d) Promoción de la integración de la infraestructura ambiental: agua, saneamiento, avenamiento y manejo de desechos sólidos; e) Promoción de sistemas sostenibles de energía y transporte en los asentamientos humanos; f) Promoción de la planificación y gestión de los asentamientos humanos en las regiones propensas a los desastres; g) Promoción de actividades sostenibles en la industria de la construcción; h) Promoción del desarrollo de los recursos humanos y el aumento de la capacidad para el adelanto de los asentamientos humanos.

En relación con la “Promoción de sistemas sostenibles de energía y transporte en los asentamientos humanos”, la Agenda 21 establece lo siguiente:

Bases para la acción

7.46 La mayor parte de la energía comercial y no comercial producida en la actualidad se utiliza en los asentamientos humanos y se destina a ellos; el sector de los hogares utiliza un porcentaje considerable de dicha energía. Los países en desarrollo hacen frente actualmente a la necesidad de aumentar su producción de energía para acelerar el desarrollo y mejorar las condiciones de vida de su población, y de reducir al mismo tiempo los costos de producción de la energía y la contaminación producida por ésta. El incremento de la utilización eficaz de la energía con objeto de reducir sus efectos contaminantes y de promover la utilización de fuentes de energía renovables debería tener prioridad en toda medida adoptada para proteger el medio ambiente urbano.

7.47 Los países desarrollados, en su calidad de principales consumidores de energía, enfrentan la necesidad de proceder a la planificación y gestión de la energía, promover otras fuentes de energía renovables y evaluar los costos que representan para el ciclo de vida los sistemas y prácticas actuales, con la consecuencia de que muchas zonas metropolitanas estén afectadas por problemas generalizados de calidad del aire en relación con el ozono y la presencia de contaminantes sólidos y de monóxido de carbono. Las causas de ello tienen mucho que ver con deficiencias tecnológicas y con el incremento del consumo de combustibles generado por la falta de eficiencia, las elevadas concentraciones demográficas e industriales y el rápido aumento del número de vehículos automotores.

7.48 El transporte representa aproximadamente un 30% del consumo de energía comercial y aproximadamente un 60% del consumo mundial total de petróleo líquido. En los países en desarrollo, la rápida motorización y la insuficiencia de las inversiones en la planificación del transporte urbano, administración del tráfico e infraestructura crean problemas cada vez mayores de accidentes y lesiones, salud, ruido, congestión y pérdida de productividad análogos a los que se presentan en muchos países desarrollados. Todos estos problemas tienen graves consecuencias para las poblaciones urbanas,

particularmente

los

grupos

de

bajos

ingresos

o

los

que

no

perciben

ingreso

alguno.

Objetivos

7.49 Los objetivos son ampliar el suministro de tecnología más eficaz en el uso de la energía y de energía de

otras fuentes y de fuentes renovables para los asentamientos humanos y reducir las consecuencias negativas

de la producción y la utilización de energía para la salud humana y el medio ambiente.

Actividades

7.50 Las principales actividades correspondientes a esta rea de programas se incluyen en el capítulo 9

(Protección de la atmósfera), área de programas B, subprograma 1 (Aprovechamiento, eficiencia y consumo de energía) y subprograma 2 (Transporte).

7.51 El enfoque amplio del desarrollo de los asentamientos humanos debería incluir la promoción de un

desarrollo de energía sostenible en todos los países, de la siguiente manera:

a) Los países en desarrollo, en particular, deberían:

i) Formular programas de acción nacionales a fin de propiciar y sustentar la reforestación y

la regeneración de los bosques nacionales con miras a lograr un suministro sostenido de energía de biomasa para atender a las necesidades de los grupos de bajos ingresos en las zonas urbanas y de los pobres de las zonas rurales, en particular las mujeres y los niños;

ii) Formular programas de acción nacionales para promover el desarrollo integrado de las

tecnologías que economizan energía y utilizan fuentes renovables de energía, en particular

para el uso de las fuentes de energía solar, hidroeléctrica, eólica y de biomasa;

iii) Fomentar una amplia diseminación y comercialización de las tecnologías de fuentes

renovables de energía mediante medidas apropiadas, entre otras, los regímenes tributarios

y de transferencia de tecnología;

iv) Ejecutar programas de información y capacitación destinados a fabricantes y usuarios a

fin de propiciar las técnicas que economicen energía y los artefactos que utilicen energía en

forma eficiente;

b) Las organizaciones internacionales y los donantes bilaterales deberían:

i) Dar apoyo a los países en desarrollo en la ejecución de programas nacionales de energía

a fin de lograr una utilización amplia de las tecnologías que economizan energía y usan fuentes renovables de energía, en particular para emplear las fuentes de energía solar, eólica, hidroeléctrica y de biomasa;

ii) Ampliar el acceso a los resultados de la investigación y la innovación a fin de acrecentar los niveles de eficiencia en la utilización de la energía en los asentamientos humanos.

7.52 La promoción de redes de transporte urbano eficientes y ecológicamente racionales en todos los países

debería constituir el criterio general en que se basaran la planificación y gestión del transporte urbano. A tal

fin, todos los países deberían:

a) Integrar la planificación del uso de las tierras y del transporte con miras a alentar modalidades de

desarrollo que reduzcan la demanda de transporte;

b) Adoptar programas de transporte urbano en que se utilice preferentemente el transporte público

de gran capacidad, en los países donde proceda;

c) Alentar el uso de medios de transporte no motorizados, para lo cual ser necesario facilitar pistas

para ciclistas y vías peatonales seguras en los centros urbanos y suburbanos en los países donde proceda;

d) Prestar especial atención a la gestión eficaz del tráfico, el funcionamiento eficiente del transporte

público y la conservación de la infraestructura de transporte;

e) Propiciar el intercambio de información entre los países y los representantes de las zonas locales y

metropolitanas;

f) Reevaluar los actuales patrones de producción y consumo a fin de reducir el uso de la energía y de los recursos nacionales.

Medios de ejecución

a) Financiación y evaluación de los costos

7.53 La secretaría de la Conferencia ha estimado los costos de ejecución de las actividades de este programa

en el capítulo 9 (Protección de la atmósfera).

b) Desarrollo de los recursos humanos y aumento de la capacidad

7.54 A fin de aumentar el nivel técnico de las instituciones y de los profesionales que se ocupan de los

servicios de energía y del transporte, todos los países deberían, según procediera:

a) Impartir capacitación en el empleo y otras formas de capacitación a los funcionarios gubernamentales, los encargados de la planificación, los ingenieros de tráfico y los administradores que se ocupan del sector de los servicios de energía y el transporte;

b) Aumentar la conciencia del público sobre las consecuencias ambientales del transporte y los

viajes mediante campañas en los medios de información y apoyo a las iniciativas de organizaciones

no gubernamentales y de la comunidad que promuevan la utilización de transporte no motorizado, el transporte colectivo en automóvil y el mejoramiento de las medidas de seguridad en el tráfico;

c) Fortalecer las instituciones regionales, nacionales, estatales/provinciales y del sector privado que imparten enseñanza y capacitación en materia de servicios energéticos y planificación y gestión del transporte urbano (ONU).

Desarrollo sustentable en el Diseño

El cambio climático y sus ramificaciones sobre los procesos urbanos cubren un amplio espectro de cuestiones. La frecuencia y la magnitud de los desastres naturales relacionados con el clima están aumentando cada vez más y sus consecuencias dependerán de diversos factores, entre ellos la fortaleza y capacidad de adaptación o el grado de vulnerabilidad de las personas y los asentamientos urbanos. Las condiciones climáticas siempre han conformado el entorno construido. A partir de los años 1950s, se fueron abandonando cada vez más las pautas tradicionales adaptadas a las condiciones climáticas locales. La globalización y los acelerados avances tecnológicos tienden a promover la homogeneización del diseño arquitectónico y urbano, cualesquiera que sean las condiciones naturales. Este tipo de arquitectura monótona y repetitiva aumenta el consumo de energía debido al transporte de materiales exógenos y a la utilización de un único diseño de construcciones en diversos ámbitos y bajo distintas condiciones climáticas, sin prestar atención a la eficiencia energética. En algunos lugares, la energía es demasiado barata como para motivar un diseño eficiente en términos energéticos; en otros casos, las empresas inmobiliarias no tienen en cuenta el costo de la energía, dado que los precios de venta no reflejan futuras economías por una mayor eficiencia energética.

Las formas y las funciones urbanas también contribuyen a definir la naturaleza de las interacciones entre las ciudades y los cambios climáticos locales. Por ejemplo, “el efecto insular del calentamiento urbano” es causado por las repercusiones de diferentes usos del suelo en zonas urbanas, que crean microclimas y acarrean consecuencias para la salud. El efecto insular del calentamiento urbano consiste en un aumento de las temperaturas en el centro de la ciudad en comparación con las zonas circundantes. El tamaño del centro urbano, el tipo de urbanización, la forma de la ciudad, las funciones y el uso del suelo son todos factores contribuyentes a ese efecto. A medida que las aldeas se van transformando en poblados y estos, en ciudades, su temperatura media aumenta entre dos y seis grados centígrados por encima de la temperatura en los campos aledaños.

Nuevas prácticas de diseño han emergido como reacción a las tendencias locales y globales. La comprensión de estas tendencias es vital para la selección de estrategias y soluciones apropiadas. A continuación se abordan algunos de los temas más agudos que afectan al ambiente construido residencial y los principios que deben regir su manejo.

Principios de los sistemas sustentables Existen diversas perspectivas acerca de la sustentabilidad, y cada una otorga distintos grados de importancia al ambiente, la sociedad, la cultura y la economía. Desde el punto de vista ambiental, por ejemplo, cada decisión debiera ser basada en la preocupación por la Naturaleza. En el sector privado, mientras tanto, las decisiones debieran basarse en la transferencia de los costos resultantes de las malas decisiones del

presente para las futuras generaciones. Lo que es un hecho, es que a los cuatro aspectos fundamentales o pilares de la sustentabilidad debe dárseles un peso equitativo. Un ambiente construido sustentable resultará de la intersección de los cuatro pilares.

resultará de la intersección de los cuatro pilares. Fuente: Friedman, 2012. Las prácticas actuales,

Fuente: Friedman, 2012.

Las prácticas actuales, generalmente aceptadas, del diseño y construcción de los asentamientos necesitan ser reconsiderados. Los tres principios generales mostrados en los diagramas siguientes pueden ilustrar este proceso. Cuando son estudiados pueden guiar al diseñador en la construcción de hogares y comunidades sustentables.

en la construcción de hogares y comunidades sustentables. Fuente: Friedman, 2012. La ruta del Impacto menos

Fuente: Friedman, 2012.

La ruta del Impacto menos Negativo El desarrollo debiera seguir el principio de la ruta del Impacto menos Negativo. Este principio alude a los menores daños a corto y largo plazo para el ambiente, la sociedad y la economía.

Procesos auto sustentables De manera ideal, un asentamiento será parte de un proceso auto sustentable y no requerirá extraer extensivamente de Fuentes externas. Las necesidades energéticas pueden, por ejemplo, ser suministradas por paneles fotovoltaicos, que pueden energizar a los electrodomésticos, y por calentadores solares para calendar agua. Además, si se produce energía excedente, ésta puede ser usada para las necesidades de la comunidad y para alimentar el alumbrado público. De manera similar, una fuente autosustentable de agua puede obtenerse a través de la recolección y purificación del agua de lluvia, y la integración de un sistema

de tratamiento de las aguas grises. Esto ayudaría a reducir la cantidad de energía usada en la purificación del agua de la red pública.

Relación de soporte Si un componente de la sustentabilidad puede afectar positivamente a otro, entonces se establece una relación de soporte. A medida que aparecen más relaciones, de comenzará a desarrollar una red. Un asentamiento que utiliza materiales reciclados a bajos costos, por ejemplo, no solo ayuda al ambiente, sino que se hace asequible a un mayor rango de consumidores, provocando la equidad social- un pilar fundamental de la sustentabilidad. Su imagen “verde” puede convertirse en un active de comercialización.

Un enfoque de Ciclos de Vida Un asentamiento está en constante evolución para acomodar las necesidades de sus ocupantes. Un asentamiento que puede ser rehabilitado para extender su vida útil es más sustentable que uno que tiene una vida limitada. El concepto de diseño de un hogar, por lo tanto, deberá incluir la adaptabilidad a circunstancias emergentes. Si un hogar se encuentra bien construido, el propietario ahorrará en mantenimiento y gastos de operación durante su ocupación. Estos ahorros pueden ser invertidos en nuevas tecnologías amigables con el ambiente. Además, el hogar puede ser diseñado para adaptarse a las necesidades de una diversidad de ocupantes y ser retroajustado en lugar de ser demolido.

Recursos El manejo apropiado de los recursos es la clave de la sustentabilidad. Nuevas tecnologías y productos amigables con el ambiente que dependan de recursos renovables son cada vez más comunes en la construcción y la rehabilitación de edificios. Los recursos se clasifican en tres grupos: Renovables, no renovables que pueden ser reciclados y no renovables que no pueden ser reciclados.

Recursos Renovables

Son aquellos que tienen la habilidad de reabastecerse por sí mismos a través de procesos naturales, como el agua, el aire y la material orgánica como comida o madera. Ejemplos de recursos energéticos renovables incluyen la energía de las mareas, los sistemas geotermales, la energía solar, la biomasa, la energía eólica y la energía hidroeléctrica. El reabastecimiento natural de los recursos renovables puede tomar siglos para algunos materiales, o milenios para otros. Algunos más, sin embargo, pueden ser recolectados después del uso y reciclados.

Recursos renovables que no pueden ser reciclados

Incluyen a los combustibles fósiles, tales como el carbón, el petróleo y el gas natural, que no pueden ser reabastecidos por la naturaleza ni en un milenio. En 1993, Buchholz sugirió que la cantidad de combustibles fósiles utilizados al año le tomó a la Naturaleza proveerlos un millón de años. Además, cuando los combustibles fósiles son usados, son quemados y no pueden recolectarse para reciclarlos, creando contaminación significativa.

Recursos renovables que pueden ser reciclados

Estos son los metales puros y las aleaciones, como el aluminio, el acero o el cobre, así como productos derivados del petróleo como los plásticos.

Fuente: Friedman, 2012.

Certificaciones de prácticas sustentables. En décadas recientes, los gobiernos, asociaciones de constructores y organizaciones No Gubernamentales alrededor del Mundo han establecido estándares para las prácticas sustentables de edificación. Movimientos de edificación verde están surgiendo en muchos países, con efectos significativos en las

prácticas de construcción y de enseñanza de las Ingenierías y la Arquitectura. Enfoques innovadores de diseño residencial, tales como las casas solares pasivas o las casas autónomas (desconectadas de las redes de infraestructura urbana) están reformando la manera en que se concibe el diseño, con la intención de reducir al mínimo la huella urbana de los asentamientos. Además de las Normas nacionales de construcción, que establecieron los requerimientos mínimos de comportamiento energético, los nuevos estándares observan criterios para un nivel más elevado de eficiencia. En décadas recientes se han establecido agencias y sistemas de registro para atender a una mayor conciencia ambiental y a criterios de evaluación. Algunos de los mejor establecidos son el BREEAM (building research establishment environmental assessment method Método de asesoramientos ambiental en la investigación constructiva) en el Reino Unido, el estandar HQE (Haute Qualité Environnementale- Alta Calidad Ambiental) en Francia, y la Estrella Verde del Consejo de Construcción Verde en Australia. Otras instituciones notables incluyen al Instituto Passivhaus en Alemania y el World Green Building Council, que es una unión de consejos nacionales.

El US Green Building Council (USGBC) es la agencia promotora de la responsabilidad ambiental en los Estados Unidos. Esta agencia estableció el Sistema de evaluación de Edificios Verdes LEED (Leadership in Energy and Environmental Design Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental), que se convirtió en un parámetro comparativo aceptado nacionalmente para el diseño, construcción y operación de edificios verdes de alto desempeño. El método se ha extendido también a Canadá y México. Incluye parámetros para construcción nueva, edificios ya existentes, interiores, escuelas, así como para vivienda y conjuntos habitacionales. El estándar LEED está dividido en varias categorías con prerrequisitos y créditos adicionales. Se acumulan puntos por cada requerimiento alcanzado, y se otorga la certificación cuando se adquiere un mínimo específico de puntos dentro de cinco áreas especiales. Dependiendo de la cantidad de puntos, pueden ser considerados LEED Platino, Oro, Plata o solo Certificado.

considerados LEED Platino, Oro, Plata o solo Certificado. Fuente: certificacion-leed/

Fuente:

certificacion-leed/

http://civita.com.mx/beneficios-requisitos-

Sitio sustentable . La elección del sitio y la gestión del mismo durante la construcción

Sitio sustentable. La elección del sitio y la gestión del mismo durante la construcción son consideraciones importantes para la sustentabilidad de un proyecto. Como parte de este tema, LEED desalienta el desarrollo en zonas que se encuentran en sus condiciones naturales; busca minimizar el impacto de los edificios en los ecosistemas y cuencas; promueve los proyectos de paisaje con especies nativas y adaptadas a la región; premia las opciones de transporte público, el control de escorrentía de aguas pluviales así como los esfuerzos por reducir la erosión del suelo, la contaminación lumínica y el efecto de isla de calor.

Eficiencia en consumo de agua. El objetivo de esta categoría es fomentar el uso racional

Eficiencia en consumo de agua. El objetivo de esta categoría es fomentar el uso racional del agua dentro y fuera del edificio. La reducción en el consumo de agua se logra comúnmente mediante muebles y grifos eficientes y sistemas de tratamiento y reuso de aguas residuales, así como áreas verdes con bajas necesidades de riego y la captación de agua pluvial.

Energía y atmósfera . Esta categoría promueve el uso de una amplia variedad de estrategias

Energía y atmósfera. Esta categoría promueve el uso de una amplia variedad de estrategias energéticas que van desde el Commissioning, medición y verificación, monitoreo y control así como elementos de diseño y construcción enfocados a la disminución del consumo energético. Uso de iluminación natural, fuentes de energía renovable y limpia ya sea generada en el sitio o fuera del sitio. Además reconoce el manejo apropiado de refrigerantes y otras sustancias con potencial de efecto invernadero o daño a la capa de ozono.

Materiales y recursos. Tanto durante su construcción como en operación los edificios generan una gran

Materiales y recursos. Tanto durante su construcción como en operación los edificios generan una gran cantidad de residuos y demandan una gran cantidad de materiales y recursos naturales. Esta categoría fomenta la selección de 7 productos y materiales producidos, cosechados, fabricados y transportados de forma sustentable. A su vez premia la reducción de residuos así como el reuso y reciclaje.

Calidad ambiental en interiores . Debido a que pasamos gran parte de nuestro tiempo en

Calidad ambiental en interiores. Debido a que pasamos gran parte de nuestro tiempo en el interior de edificios y a que la calidad del aire en el interior de ellos puede ser muy pobre, LEED alienta la implementación de estrategias que mejoran la calidad del aire así como el acceso a iluminación natural, vistas al exterior y mejoras en la acústica. El objetivo es crear espacios confortables y saludables que permitan ser más productivos a sus habitantes.

En Abril de 2009 fue lanzado el sistema LEED Versión 3 el cual califica el desempeño de los edificios en cada una de las cinco áreas ya descritas así como en dos categorías de puntaje extra:

Innovaciones en el diseño . Otorga puntos a proyectos que demuestran el uso de estrategias

Innovaciones en el diseño. Otorga puntos a proyectos que demuestran el uso de estrategias y tecnologías innovadoras y que mejoran el desempeño del edificio más allá de lo requerido en alguno de los créditos establecidos o en temas que no son específicamente considerados por LEED.

Prioridad Regional. En este capítulo LEED reconoce a los proyectos que atienden de manera especial

Prioridad Regional. En este capítulo LEED reconoce a los proyectos que atienden de manera especial la problemática ambiental de la zona en donde se encuentran.

Tomando en cuenta todo el ciclo de vida de los edificios así como de su entorno urbano LEED se ha especializado y adaptado a las necesidades del mercado de la construcción. Actualmente cuenta con sistemas de calificación para diversos tipos de proyectos:

LEED New Construction: para nuevas construcciones y remodelaciones mayores.

LEED Existing Buldings: Operations and Maintenance: para edificios existentes.

LEED Commercial Interiors: para proyectos de interiores.

LEED Core and Shell: para edificios especulativos para renta.

LEED Schools: para edificios educativos.

LEED Retail: para centros comerciales y tiendas departamentales.

LEED Healthcare: para hospitales.

LEED Homes para vivienda.

LEED Neighborhoods Developments: para desarrollos urbanos, barrios o vecindarios.

LEED Homes El estándar LEED Homes (LEED-H) standard se enfocaba inicialmente en la construcción de vivienda unifamiliar nueva, pero eventualmente se expandió hasta incluir la vivienda multifamiliar de bajo costo. Las categorías y créditos fueron adaptados a la esfera residencial y son similares a los de LEED para construcción nueva. Intervienen en la construcción, el diseño y los aspectos específicos del sitio de la vivienda. La categoría de Localización y Vínculos recomienda que la vivienda se localice en una comunidad que satisfaga similares requerimientos a aquellos del LEED neighborhood. La localización debe estar servidapor infraestructura existente o adyacente, los desarrollos deben ser compactos y eficientes, y la comunidad debe estar equipada con servicios como bancos, tiendas de conveniencia, oficinas postales, farmacias y

escuelas, para promover la circulación peatonal. Asimismo, se promueve la instalación de fuentes renovables de energía como generadores eólicos y paneles fotovoltaicos, y se otorgan puntos por cada 10% del consumo anual alcanzado por el Sistema. Finalmente, los propietarios reciben un manual de usuario y una explicación en sitio en su vivienda para proporcionarles la información necesaria para una operación correcta. Para que el diseño de una casa verde sea efectivo, sus aditamentos deben ser usados correcta y eficientemente.

LEED-ND: Neighborhood Development El LEED Neighborhood Development (LEED-ND) busca crear comunidades responsables con el medio ambiente que protejan y cultiven un ambiente natural, integralmente sano, y una mayor calidad de vida. El LEED-ND busca auxiliar en el diseño de conjuntos habitacionales que promuevan el uso eficiente de la energía y el agua. La categoría de Localización eficiente examina la relación entre el sitio y sus alrededores. El primer prerrequisito es el acceso a modos de transporte eficiente que promuevan la actividad peatonal y el uso del transporte público. Los barrios deben estar bien conectados para reducir la utilización del automóvil. El segundo prerrequisito es la proximidad a fuentes naturales de agua necesarias para conservar recursos y minimizar la introducción de nueva infraestructura. Se otorgan puntos adicionales a proyectos que planean rectificar terrenos contaminados como rellenos sanitarios. Algunos prerrequisitos estipulan que los parques y las granjas se conserven. El sitio de un proyecto no debe amenazar a animales de las listas de especies en peligro de extinción ni a la presencia de cuerpos de agua o de vasos reguladores. Finalmente, se exige un plan de control de erosión y sedimentación para proteger el suelo, los cuerpos de agua y el aire. El principal objetivo es minimizar cualquier disturbio al sitio.

La categoría Barrios completos, compactos y conectados retoma los principios del Nuevo Urbanismo, establecido a mediados de los 1980s. Este movimiento buscaba crear comunidades más densas basadas en el diseño urbano tradicional y promovía calles angostas, usos mixtos, peatonalización y el transporte público. Los proyectos deben alentar el sentido de creación de lugar, la conservación del suelo, el transporte eficiente y deben atraer usos diversos. Los proyectos que incorporan estructuras verdes certificadas en LEED u otros edificios amigables con el ambiente que proporcionen una eficiencia energética y/o hídrica también pueden acumular puntos. Los planes deben incluir diseños que sombreen superficies pavimentadas, usen materiales de colores clarospara disminuir el efecto de isla de calor, proporcionar estacionamiento subterráneo, / o el uso de azoteas verdes. La infraestructura, como alumbrado público y señalización vial, debe ser eficiente energéticamente hablando y puntos adicionales son otorgados donde se instale generación de energía en sitioo se aprovechen fuentes renovables de energía.

Conclusión

Los diseños y las formas urbanas que hacen caso omiso de las condiciones climáticas locales y pierden el efecto refrescante de las zonas verdes, tienden a agravar el efecto isla de calorurbano. Las ciudades de los países tropicales pobres están particularmente afectadas por este fenómeno. El rápido crecimiento urbano, combinado con las potentes repercusiones de la variabilidad y el cambio climáticos, probablemente tendrán graves consecuencias para la salubridad del medio ambiente en los trópicos, que a su vez puede afectar a la economía urbana, así como a la organización social.

En un círculo vicioso, el cambio climático acrecentará la demanda de energía para el aire acondicionado en zonas urbanas y contribuirá al efecto insular del calentamiento urbano debido a la contaminación térmica. La contaminación térmica, el smog y la capa de ozono a nivel del terreno no son solamente fenómenos urbanos; también afectan a las zonas rurales aledañas, reduciendo el rendimiento agrícola, agravando los riesgos para la salud y generando huracanes y tormentas eléctricas. El diseño sustentable es la única vía para contrarrestar los efectos de la urbanización y el cambio climático. Y han de formar parte del cambio cultural que implica la sustentabilidad.

REFERENCIAS

CIVITA EDIFICIOS VERDES. Recuperado desde: http://civita.com.mx/beneficios-requisitos-certificacion-leed/

EDWARDS, Brian (2008). Guía Básica de la Sostenibilidad. Gustavo Gili. Barcelona.

FRIEDMAN, Avi (2012). Fundamentals of Sustainable Dwellings. Island Press. Washington, D.C.

LIÉVANOS DÍAZ, Jocelyn Elizabeth (2011).La ciudad sustentable: Una realidad o un concepto para replantear en Urbanismo y Arquitectura Sustentable, Presente y Futuro. Investigación Académica Vol. 1, ASINEA. México, D.F.

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS (2007) Estado de la Población Mundial. Fondo de Población de la Naciones Unidas. ONU.

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Río de Janeiro, República Federativa del Brasil - junio de 1992. Recuperado desde:

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales. División de Desarrollo Sostenible. Recuperado desde:

PADILLA GALICIA, Sergio (2012). Estrategias y proyectos sustentables en el urbanismo internacional en Hábitat Sustentable. Colección Arquitectura y Urbanismo Internacional. Universidad Autónoma Metropolitana Atzcapozalco. México.

RODRÍGUEZ VIQUEIRA, Manuel (2001). Introducción a la Arquitectura Bioclimática. LIMUSA. Universidad Autónoma Metropolitana Atzcapozalco. México, D.F.

SANZ, David. (2010) Agenda 21. Recuperado desde: http://www.ecologiaverde.com/que-es-la-agenda-21/