Sie sind auf Seite 1von 1

Del silencio al lenguaje. (Perspectivas desde la otra orilla).

María Luisa Calero.

El fenómeno del lenguaje en el último tiempo en relación a su uso por parte de la


mujer y acerca de la mujer ha tenido un replanteamiento. Se debe recordar que por siglos la
utilización del lenguaje tuvo una tendencia a lo masculino en la utilización de sus conceptos.
Producto de este resurgimiento se ha logrado sacar conclusiones, las cuales, se considera
que deben ser definitivas, ya que de esta forma, se espera poder iluminar a otras mujeres,
para que adopten una nueva concepción respecto a la forma de utilizar el lenguaje y de
cómo ir provocando un cambio significativo de perspectiva y enfoque.

Con el correr de los años se ha logrado incorporar a las mujeres al uso público del
lenguaje, ya que se han ganado la lucha por la expresión. De a poco y en forma gradual las
voces femeninas han ido conquistando un lugar, y lo que es mejor van caminando de la
mano a las voces masculinas, que antiguamente se habían apoderado de todos los ámbitos
del lenguaje. De esta forma surgen nuevas formas de expresarse que hacen que el lenguaje
pueda evolucionar y se mantenga vigente, intentando a su vez, introducir conceptos que son
propios del género femenino. Así de esta forma la mitad del mundo puede descubrir y
crear su propio universo sin intermediarios (que sean hombres), y que puedan cambiar la
realidad, una realidad en la cual le corresponde a la mujer hacer de portavoces y
protagonista principal.

No basta solo con que la mujer como género se haga responsable de discursos para
provocar esta revolución lingüística, además es necesario que sean las mismas mujeres las
que impriman y dejen su marca para que el lenguaje se adapte a su propio estilo. No se
debe olvidar que el lenguaje es un instrumento que con el correr del tiempo ha sido
defectuoso, pero afortunadamente hoy las mujeres tienen el privilegio y la facultad para
poder conformar las herramientas lingüísticas acorde a saberes y formas de sentir propios
de las mujeres .Se debe tener presente que la materia de la cual están hechas las lenguas son
fáciles de deformar por lo que ya no se debe tener tanta consideración con los patrones que
hasta ahora estaban establecidos, se debe provocar el cambio sin grandes apegos y sin
penas.

Para terminar con esta idea se debe mencionar que el principal cambio en la
utilización del lenguaje y su histórico origen enfocado a lo masculino; debe provenir de la
propia mujer ya que dependerá del ímpetu y ganas con que ella se esfuerce, para
comenzar de verdad con esta nueva forma de utilización del lenguaje y que a su vez sea,
percibido e interiorizado por todo el género humano.