Sie sind auf Seite 1von 3
Palabras de Torá en honor al Shabat Parashat Mishpatim La Parashá de esta semana, “Mishpatim,”
Palabras de Torá en honor al Shabat Parashat Mishpatim La Parashá de esta semana, “Mishpatim,”
Palabras de Torá en honor al Shabat Parashat Mishpatim La Parashá de esta semana, “Mishpatim,”

Palabras de Torá en honor al Shabat Parashat Mishpatim

La Parashá de esta semana, “Mishpatim,” -ordenanzas- incluye muchas de nuestras leyes civiles que rigen nuestra relación con los demás miembros de la sociedad.

Nuestros rabinos dividen todos los preceptos de la Torá en diferentes categorías. Ellos explican que hay dos áreas principales de responsabilidad religiosa definida por la Torá. Esto es especialmente evidente al ubicar los Diez Mandamientos en dos categorías. La primera categoría se concentra en los "Mitzvot Bein Adám lemakom" los mandamientos entre el hombre y Dios. La segunda categoría es una lista de leyes que se aplican a nuestra relación con otras personas - "Mitzvot bein Adam lejavero".

Otros sistemas de clasificación para los mitzvot se basan en su función o nuestro nivel de comprensión. El desglose de los mandamientos en tres categorías. Jok - Mishpat - y Eydut. Un “Jok” es un mandamiento religioso que desafía la lógica humana. Estos incluyen leyes tales como la prohibición de usar telas o ropas hechas de “shatnez” - lana mixta y telas de lino. También en la Parashat Jukat encontramos el mejor ejemplo, la pará adumah -el becerro rojo, que limpia de la Tumá (impureza de la muerte). Todos estos son mitzvot inexplicables en la Torá. Otra categoría de leyes es “Mishpat.” Un Mishpat es una ley que es lógica y que los seres humanos podrían desarrollar por su propia cuenta, como la prohibición de no matar o de no robar.“Eduyot” son preceptos que dan testimonio de la especial relación entre Dios y el pueblo judío o la historia de nuestra relación como la mitzvá de comer en la Sucá, que nos recuerda de los campamentos hebreos entre Egipto e Israel en el desierto de Sinaí.

La Parashá de hoy se concentra en mayor parte en los mandamientos civiles que rigen sobre nuestra relación entre seres humanos. Es por eso que se llama "Mishpatim."

La pregunta se plantea: Si es verdad que estos mandamientos son los que podríamos haber desarrollado por cuenta propia, ¿por qué la Torá toma tanto tiempo para concentrarse en éstas en vez de dejarnos a desarrollarlas por nuestra cuenta y

después concentrarse en los otros tipos de preceptos por ejemplo los ritos religiosos?

Hay tres grandes respuestas filosóficas a esta pregunta. Ellos revelan una comprensión más profunda de la Torá que nos hubiera tenido si no se había formulado esta pregunta en primer lugar.

La primera respuesta es ofrecida por Najmanides (Ramban) Rabenu Moshe ben Najman de Gerona (1194 1270) el explica que los mandamientos de la Torá son ofrecidos para crear con su práctica diaria una relación intima entre nosotros y Dios. La palabra “mitzvá” esta relacionada con la palabra hebrea “Tzva”, unidad. O sea las acciones de los preceptos crean la unidad con Dios. Al seguir los preceptos (Mitzvot) entendemos mejor a Dios. Llegamos a ser conectados a Dios y por lo tanto a ser santos por la asociación con él. Es por eso que decimos durante las bendiciones antes de hacer una mitzvá "Asher Kidishanu bemitzvotav vetzivanu" Bendito es él porque nos santifica con Sus mandamientos. Esta unidad con Dios, incluye todos los preceptos, no sólo los mitzvot "religiosos o místicos.” Al comportarse en forma ética y moral con otros creamos conexiones profundas y positivas con otros seres humanos, y también con Dios. Como Dios es justo y correcto al comportarnos como Él lo entendemos mejor a Él.

Esta idea se conecta con otra respuesta ofrecida por los Mekubalim (Cabalistas). Aunque la parashá Mishpatim se concentra en las relaciones humanas y aparentemente mundanas, esos mitzvot son considerados divinos mandamientos de la Torá, porque la intención de la Torá es elevar a los humanos usando el mundo físico, para efectuar los cambios necesarios al mundo animal y levantarlo al nivel espiritual y eterno. La Torá quiere que sepamos que Dios se preocupa profundamente acerca de cómo nos relacionamos unos con otros y se convierte lo que parecen las relaciones cotidianas, en importantes interacciones santas. De esta forma lo común, que tal vez no parece tener significado espiritual tiene gran significado espiritual. Al incluir lo supuestamente “mundano” en la Tora, se revela el contenido espiritual de todo lo material. Por esta misma razón los mitzvot se cumplen usando materiales del mundo físico para demostrar el contenido profundo divino dentro de cada objeto.

El Rebbe de Lubavitch (Rabino Menajem Mendel Schneerson 1951 1994) ofrece otra respuesta a esta pregunta. El explica que de acuerdo a Jasidus (el estudio filosófico Jasidico) la única razón que los seres humanos tienen la capacidad de desarrollar estos conceptos (por su cuenta) es porque están incluidas en la Torá, en primer lugar. La Torá, él nos explica, es el modelo o plan divino de la creación. Cada

aspecto de la Torá entró en la composición física del mundo. Cada concepto, cada elemento de la creación proviene de la Torá. Por supuesto, como la Torá incluye estas ideas y la naturaleza esta compuesta de la Torá – es considerado “natural” que los humanos desarrollen estas ideas legales que rigen el comportamiento civil entre nosotros. Es parte de nuestro material ser espiritual porque fuimos diseñados por el creador usando la Tora como plan de creación. Por esa razón, el explica nos es tan natural (nos nace) guardar o observar los preceptos de la Tora. La Torá se puede observar en este mundo, en cualquier lugar que uno vaya, porque la Torá es el plan que Dios usó para crear el mundo. Es por eso que los Mishpatim que parecen ser mundanos son realmente de naturaleza espiritual.