Sie sind auf Seite 1von 12

Hacia un mejoramiento de la producción

La prolongación de la vida productiva de los campos maduros requiere que las compañías de petróleo y gas tengan como objetivo reservas a menudo difíciles de detectar y aún más difíciles de explotar. Las nuevas mediciones LWD direccionales, de lectura profunda, ayudan a los geocientíficos a localizar los límites de capas resistivas y los contactos de fluidos en tiempo real. Mediante la utilización de esta información para optimizar la colocación de pozos, los operadores están logrando amortizar sus inversiones mediante el incremento de la producción, la disminución del número de pozos de re-entrada y la reducción de la exposición a los problemas de estabilidad de los pozos.

Lawrence Chou Qiming Li Sugar Land, Texas, EUA

Alexis Darquin Jean-Michel Denichou Stavanger, Noruega

Roger Griffiths Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos

Nick Hart Alan McInally Gerhard Templeton Maersk Oil North Sea UK Limited Aberdeen, Escocia

Dzevat Omeragic Boston, Massachusetts, EUA

Ian Tribe

Aberdeen, Escocia

Kim Watson

ConocoPhillips

Aberdeen, Escocia

Margrethe Wiig

Statoil ASA

Bergen, Noruega

Por su colaboración en la preparación de este artículo, se agradece a Emma Jane Bloor, Brigitte Echols y Andy Hendricks, Sugar Land, Texas. InterACT, PeriScope 15, PowerDrive y PowerDrive Xceed son marcas de Schlumberger.

60

Sugar Land, Texas. InterACT, PeriScope 15, PowerDrive y PowerDrive Xceed son marcas de Schlumberger. 60 Oilfield

Oilfield Review

La colocación correcta de los pozos es vital para el éxito de cualquier programa de perforación. La colocación de los pozos se vuelve cada vez más crítica a medida que las compañías de exploración y producción recurren a los pozos de alcance extendido para acceder al petróleo cuya recuperación resultaría antieconómica con la tecnología convencional. Con el incremento del predominio de la tecnología de pozos de alcance extendido en las cuencas maduras, el tamaño y la complejidad de los objetivos de perforación están cambiando como nunca antes. Los objetivos de los pozos de un campo pe- trolero dejan de ser amplios para convertirse en estrechos; cada pozo nuevo provee datos para refinar el objetivo del siguiente. Los pozos de exploración confirman una trampa; los pozos de desarrollo definen su estructura y su estrati- grafía; y los pozos de relleno apuntan a los compartimentos individuales del yacimiento. Cada objetivo se encuentra más estrechamente constreñido que el anterior. La tecnología ha tenido que avanzar al mismo paso que las demandas de la industria de explo- ración y producción. Para perforar a mayores profundidades, alcanzar distancias más extensas o explotar objetivos múltiples, las trayectorias de perforación han evolucionado para pasar de

pozos verticales a pozos direccionales, de alto ángulo, horizontales y de alcance extendido. Con el advenimiento de los sistemas rotativos direc- cionales, la tecnología de perforación direccional ahora proporciona capacidad de res- puesta y velocidad en lo que respecta a ajustes de trayectorias de pozos absolutamente inimagi- nables en el pasado, cuando los perforadores direccionales sólo podían recurrir a los empal- mes acodados y a la combinación justa de peso sobre la barrena (mecha) y revoluciones por minuto para modificar las trayectorias. A medida que evoluciona la tecnología de geo- navegación, los objetivos de perforación deben ser definidos en términos diferentes. La geometría era el elemento prevaleciente cuando los pozos verticales se orientaban a lo largo de una línea recta hasta alcanzar la profundidad total (TD, por sus siglas en inglés), directamente por debajo del equipo de perforación. Los objetivos de los pozos direccionales también se definían geométrica- mente para crear una trayectoria a lo largo de una serie de coordenadas ubicadas a cierta pro- fundidad, distancia y dirección con respecto al equipo de perforación. Sin embargo, se requiere una nueva referencia para orientar la barrena y de este modo satisfacer el actual desafío de maxi- mizar la exposición de los pozos productivos.

En lugar de perforar geométricamente hasta alcanzar un punto o varios puntos del subsuelo, los equipos a cargo de la colocación de pozos orientan sus pozos a través de los alcances exten- didos del yacimiento. La colocación óptima de pozos requiere la capacidad de dirigir el pozo a lo largo de un trayecto que se define no tanto por geometrías preconcebidas sino por los límites de yacimiento observados (abajo). La tecnología de adquisición de registros durante la perforación (LWD, por sus siglas en inglés) desempeña un rol crucial en lo que respecta a la detección de esos límites. Las herramientas de resistividad de propaga- ción electromagnética han sido utilizadas durante mucho tiempo en aplicaciones LWD para proveer mediciones de evaluación de for- maciones. Si bien también se utilizan en aplicaciones de colocación de pozos, estas herra- mientas LWD de propagación electromagnética son no direccionales y no determinan si un límite litológico o un contacto de fluidos cercano está siendo alcanzado desde la parte superior o desde la parte inferior de la trayectoria del pozo. 1

1. Li Q, Omeragic D, Chou L, Yang L, Duong K, Smits J, Yang J, Lau T, Liu CB, Dworak, Dreuillault V y Ye H: “New Directional Electromagnetic Tool for Proactive Geosteering and Accurate Formation Evaluation While Drilling,” Transcripciones del 46° Simposio Anual de Adquisición de Registros de la SPWLA, Nueva Orleáns, 26 al 29 de junio de 2005, artículo UU.

Pozo de alcance extendido Pozo direccional Pozo vertical
Pozo de alcance extendido
Pozo direccional
Pozo vertical

> Evolución de los objetivos de perforación. A medida que los campos maduran y declinan, las compañías de exploración y producción recurren a tecnologías más complejas para extraer las reservas remanentes. Las mejoras introducidas en la tecnología de perforación inspiran objetivos de perforación cada vez más desafiantes. En lugar de perforar hasta alcanzar un punto definido por las coordenadas x-y-z, los equipos a cargo de la colocación de pozos dirigen sus pozos en sentido longitudinal a través de los yacimientos para maximizar la exposición del pozo a las zonas productivas.

Invierno de 2005/2006

61

Además, las mediciones de propagación de re- sistividad son sensibles a diversos efectos ambientales. En consecuencia, una herramienta diseñada para medir la resistividad de la forma- ción adyacente también puede ser sensible a la proximidad de las capas adyacentes cercanas o puede ser intensamente afectada por la invasión del filtrado de lodo, la anisotropía o los cambios de tamaño del pozo. La profundidad de investigación también limita la aplicación de las mediciones LWD en los proyectos de geonavegación. Es posible que exista una solución de compro- miso entre la resolución y la profundidad de investigación. La capacidad de detectar límites de formaciones distantes o medir capas delgadas depende en gran parte del espaciamiento entre transmisores-receptores de la herramienta. Las herramientas LWD de evaluación de formaciones convencionales a menudo sacan provecho de los espaciamientos relativamente estrechos exis- tentes entre transmisores y receptores y de las profundidades de investigación someras a inter- medias para proveer un nivel de resolución mejorado. Los geocientíficos hacen uso de esta capacidad para evaluar las capas delgadas y redu- cir de este modo la existencia de zonas productivas pasadas por alto. Contrariamente, las herramientas que poseen mayor espaciamiento entre los detectores y mayor profundidad de investigación pueden detectar los límites de for- maciones a mayor distancia. Esta capacidad de lectura profunda resulta de utilidad para las apli- caciones de geonavegación. Sin embargo, estas herramientas quizás no sean suficientemente sensibles como para evaluar las capas delgadas. Los equipos a cargo de las operaciones de colocación de pozos deben reconocer y luchar con profundidades de investigación someras cuando utilizan herramientas de evaluación de formaciones para soportar las operaciones de geonavegación. Dado que sólo pueden ver algu- nas pulgadas dentro de la formación, las herramientas LWD convencionales deben estar posicionadas a pocas pulgadas de distancia de un contacto o un límite de capas para poder detectar su presencia, lo que deja poco tiempo

para efectuar ajustes en la geonavegación. Una profundidad de investigación somera puede con- ducir a una operación de geonavegación reactiva subóptima en la que la trayectoria sólo se modi- fica cuando la barrena perfora más allá del tope o la base de una zona productiva. Las operacio- nes de geonavegación reactivas pueden generar una reducción de la exposición a la zona pro- ductiva, trayectorias de pozos ondulantes y operaciones de terminación de pozos dificulto- sas. 2 En casos severos, la tortuosidad impedirá que el pozo alcance la profundidad total ya que los incrementos producidos en el esfuerzo de torsión y el arrastre obstaculizan la transferen- cia del peso sobre la barrena, requerida para continuar la perforación. Las mediciones electromagnéticas (EM) direccionales de lectura profunda ayudan a los perforadores a evitar el problema que represen- tan las desviaciones involuntarias con respecto a las zonas productivas en los pozos direccionales. Éste puede transformarse en un problema importante cuando se intenta navegar en aureo- las de petróleo delgadas, cuando se perforan yacimientos sin marcadores estratigráficos significativos o cuando se perfora cerca de dis- cordancias en las que el echado (buzamiento) local no refleja la estructura global. Este artículo analiza una nueva herramienta LWD direccional de generación de imágenes pro- fundas, sus capacidades de medición y sus aplicaciones. Algunos ejemplos del Mar del Norte demuestran cómo los datos provistos por esta herramienta pueden incidir en las decisio- nes que optimizan las operaciones de colocación de pozos para el mejoramiento de la producción.

Entre una roca y un lugar duro Una vez que un pozo lateral o un pozo de alcance extendido intercepta una zona productiva, uno de los objetivos principales del perforador es mante- ner la posición óptima dentro de esa zona. El posicionamiento óptimo puede verse complicado por la presencia de capas de lutita y por la distri- bución de gas, petróleo o agua con respecto a la estructura y estratigrafía del yacimiento.

El posicionamiento óptimo también puede verse comprometido por el modelo de yaci- miento o el modelo de área prospectiva previo a la perforación. Los proyectos de geonavegación habitualmente se modelan; en ciertos aspectos, en forma previa a la perforación del pozo. La mayoría de los modelos emplean una variedad de datos, incluyendo levantamientos sísmicos y registros de pozos vecinos o de un pozo piloto. No obstante, los modelos de pozos a menudo son constreñidos por la naturaleza limitada de la información estructural, cuando la distancia entre los pozos vecinos impide que el geocientí- fico descubra la presencia de fallas u otros rasgos geológicos significativos o cuando los levantamientos sísmicos no pueden resolver un yacimiento con suficiente detalle. En base a la información disponible, se deja que los geocien- tíficos asuman que las capas estructurales pasan entre los puntos de control conocidos y los yaci- mientos objetivo sin demasiada variación en la tendencia estructural general. Esta hipótesis a menudo no es comprobada por las condiciones reales, especialmente cuando se trata de seccio- nes horizontales largas. El éxito de la colocación de pozos también se basa en la interpretación oportuna de los datos LWD. Algunas técnicas de geonavegación de- penden de la interpretación de los picos de polarización derivados de las mediciones de resistividad para indicar la proximidad de las capas adyacentes o los límites resistivos. 3 Este indicador no es cuantitativo y no puede estimar en forma precisa la distancia que existe con res- pecto al límite. La profundidad de investigación también incide en el desarrollo de los picos de polarización; en muchos casos, las herramientas de resistividad convencionales deben estar muy cerca del límite de la capa resistiva para que se puedan ver los picos de polarización. 4 Las mediciones LWD convencionales son en general demasiado someras para advertir en forma oportuna acerca de la aproximación de límites de capas o límites de fluidos y de este modo impedir que se produzcan desviaciones respecto de la zona productiva. Este problema se

2. Wiig M, Berg E, Kjærefjord JM, Saltnes M, Stordal EA, Sygnabere TO, Laastad H, Raeper G, Gustavsson E, Denichou J-M, Darquin A y Omeragic D: “Geosteering Using New Directional Electromagnetic Measurements and a 3D Rotary Steerable System on the Veslefrikk Field, North Sea,” artículo de la SPE 95725, presentado en la Conferencia y Exhibición Técnica Anual de la SPE, Dallas, 9 al 12 de octubre de 2005.

3. En los registros de resistividad de propagación o de inducción, los picos de polarización son causados por un incremento de la carga en el límite entre las capas inclinadas de la formación, con diferentes propiedades dieléctricas. Cuando existe un echado (buzamiento) aparente entre el pozo y la formación, los máximos de corriente (vientres de corriente) generados por la

62

herramienta de adquisición de registros atraviesan los límites entre las capas de la formación y generan un incremento de la carga en los mismos. El resultado es un pico de alta resistividad que se produce cuando la herramienta cruza el límite entre las capas. En los pozos desviados y horizontales, los picos de polarización de los registros de propagación de adquisición de mediciones durante la perforación se han utilizado para detectar límites entre capas. 4. Omeragic D, Li Q, Chou L, Yang L, Duong K, Smits J, Lau T, Liu CB, Dworak R, Dreuillault V, Yang J y Ye H: “Deep Directional Electromagnetic Measurements for Optimal Well Placement,” artículo de la SPE 97045, presentado en la Conferencia y Exhibición Técnica Anual de la SPE, Dallas, 9 al 12 de octubre de 2005.

5. Li et al, referencia 1.

6. En este caso, por echado aparente se entiende el ángulo de inclinación de un plano de estratificación, medido con respecto a la orientación de la herramienta LWD. Por el contrario, el echado verdadero del plano de estratificación de una formación se mide en forma perpendicular al rumbo de la misma. El rumbo indica la tendencia de una capa medida a través de la obtención del azimut de la intersección de un plano, tal como una capa inclinada, con una superficie horizontal.

Oilfield Review

complica cuando la falta de referencias direccio- nales en relación con estos límites hace que el equipo a cargo de las operaciones de geonavega- ción deba predecir el curso correcto para evitar salir de la zona. El servicio de generación de imágenes pro- fundas direccionales durante la perforación PeriScope 15 aborda estas cuestiones. Mediante la utilización de las mediciones EM para las ope- raciones de geonavegación, la herramienta puede detectar contactos de fluidos y límites entre capas a una distancia de hasta 4.6 m [15 pies]. Igualmente importante resulta el hecho de que la herramienta permite determinar la dirección en la que yacen dichos contactos o límites de capas.

Estas mediciones direccionales son sensibles a las capas adyacentes y proveen estimaciones pre- cisas de la resistividad de las capas adyacentes, ayudando a los equipos a cargo de las operaciones de geonavegación a detectar las zonas de alta resistividad y evitar las lutitas. A medida que la herramienta se acerca a una capa de lutita o a otro límite de capa conductiva, la polaridad del corrimiento de fase direccional y de la señal de atenuación puede utilizarse para indicar la posición del límite de capas respecto de la herramienta. 5 De este modo, una capa más con- ductiva que yace por encima de la herramienta habitualmente generará una señal de polaridad positiva, mientras que sucede lo contrario cuando

la herramienta se acerca a una capa más conduc- tiva que yace por debajo de la herramienta. De esta manera, la polaridad provee datos de entrada que ayudan al equipo a cargo de las ope- raciones de perforación direccional a decidir qué rumbo tomar para evitar los intervalos no produc- tivos (abajo). La direccionalidad de las mediciones de resis- tividad ayuda a los geocientíficos a mantener la posición dentro de la zona productiva sin depen- der de los marcadores estratigráficos. Además de detectar límites y contactos, la herramienta tam- bién puede determinar su echado aparente. 6 Esta información puede utilizarse para refinar los mapas de yacimientos.

200 2 + 0 _ + 0 _ Polaridad positiva Polaridad negativa Polaridad negativa Polaridad
200
2
+
0
_
+
0
_
Polaridad positiva
Polaridad negativa
Polaridad negativa
Polaridad positiva
2,600
1
23
4
2,610
2,620
Pozo modelo
Di re cc ión de la pe rfo ra ción
2,630
Pe r forac ión en sentido descendente
Pe r fo r a c ión en sentido asc endente
Profundidad vertical verdadera, m
Corrimiento de fase, grados
Atenuación, dB
Resistividad
de
2Mhz, ohm-m

3,100

grados Atenuación, dB Resistividad de 2Mhz, ohm-m 3,100 3,200 3,300 3,400 3,500 3,600 Lutita: más conductiva

3,200

3,300

3,400

3,500

3,600

Lutita: más conductiva – menos resistiva Arenisca: más resistiva – menos conductiva Lutita: más conductiva – menos resistiva

3,700

3,800

3,900

4,000

4,100

4,200

Longitud horizontal total, m

4,300

4,400

4,500

4,600

4,700

4,800

4,900

> Respuesta de medición teórica de la herramienta LWD PeriScope 15 con respecto a la posición de las capas. Este modelo utiliza una secuencia estrati- ficada de una arenisca resistiva, limitada por capas de lutita conductivas. La respuesta de la herramienta EM de 2 MHz, que constituye el estándar industrial (carril superior), exhibe picos de polarización cerca de los límites entre las capas resistivas y las capas conductivas. En contraste, las sensibilidades direc- cionales de las mediciones de corrimiento de fase y atenuación de la herramienta PeriScope 15 están marcadas por cambios de polaridad. A medida que la herramienta se aproxima a un límite de capas, la polaridad alcanza su valor máximo en la dirección de la capa más conductiva. Las Zonas 1 y 2 (extremo inferior) muestran la respuesta de la herramienta cuando se perfora en el sentido descendente. Las Zonas 3 y 4 muestran una imagen especular en respues- ta, cuando se perfora en el sentido ascendente. Las mediciones de corrimiento de fase y atenuación responden a los límites de capas a una distancia mayor que la exhibida por la herramienta EM de 2 MHz, lo que indica una mayor profundidad de investigación para la herramienta PeriScope 15.

Invierno de 2005/2006

63

C B A Sarta de herramientas LWD 15 pies
C
B
A
Sarta de
herramientas
LWD
15 pies

> Detección de una capa. El espaciamiento y orientación de las antenas confieren a la herra- mienta PeriScope 15 la capacidad de percibir la aproximación inminente de un límite conductivo. Cuando la proximidad entre la herramienta y la capa de lutita se limita a una distancia que se en- cuentra dentro de su profundidad de investigación, la herramienta determinará el rango y rumbo rela- tivo con respecto al límite conductivo. De este modo, la herramienta detecta la capa de lutita a medida que se acerca al Punto B, mientras que la capa de lutita se encuentra fuera del rango del sensor para los Puntos A y C.

Diseño de la herramienta Las herramientas LWD de lectura profunda ante- riores a las actuales han demostrado su utilidad en las aplicaciones de geonavegación. Mientras algunas de esas herramientas pueden detectar los contrastes de resistividad a varios pies de dis- tancia del pozo, su principal parámetro es la distancia—pero no necesariamente la direc- ción—existente hasta un límite resistivo. 7 Las antenas utilizadas en las herramientas de inducción o de resistividad de propagación elec- tromagnética anteriores estaban compuestas por bobinas cilíndricamente simétricas, alineadas en sentido axial con el pozo y la herramienta. Las señales de estas antenas, cuyos momentos mag- néticos están alineados a lo largo de los ejes de la herramienta y del pozo, no son direccionalmente sensibles.

Distancia Ángulo Capa superior 2.8 m 10° Capa inferior 3.2 m 190° 0 -30 30
Distancia
Ángulo
Capa superior
2.8 m
10°
Capa inferior
3.2 m
190°
0
-30
30
-60
60
2
4
-90
90
-120
120
-150
150
180
3,383.8 m

> Datos direccionales en tiempo real. La gráfica polar azimutal está orientada en sentido perpendicular al eje de la herramienta, lo que posibilita al equipo a cargo de las operaciones de geonavegación ob- servar el eje del pozo en sentido descendente (inserto, a la derecha). La gráfica más grande de la izquierda muestra la posición de la barrena (mecha) con respecto a los límites entre capas cercanas. El punto verde del centro representa la posición de la herramienta. Las líneas de guiones en la escala radial circular muestran la distancia existente con respecto a la herramienta; en este caso situada a 2 m y 4 m [6.5 y 13 pies], representando el círculo externo sólido 5 m [16 pies] de distancia con respec- to a la herramienta. Las líneas rectas de guiones irradian desde el centro en incrementos de 30°. Las líneas amarillas y azules indican la orientación de las capas. La lectura digital en el extremo superior derecho indica que la capa superior, mostrada en amarillo, se encuentra a 2.8 m [9.2 pies] de distancia de la herramienta; el punto amarillo está representado a la distancia correspondiente del punto verde del centro. Si se extiende una línea entre el punto verde y el punto amarillo se generará una lectura azimutal de 10°, también desplegada como una lectura digital en el extremo superior derecho. La dis- tancia y orientación de la capa inferior azul se muestran de un modo similar. La profundidad a la que se obtuvo esta medición se ilustra en la porción inferior central de la pantalla.

se ilustra en la porción inferior central de la pantalla. R 3 T 5 T 3

R 3

T

5

T

3

T

1

R

1

R

2

T

6

T

2

T

4

R 4

> Diseño de la antena. Las antenas axiales son cilíndricamente simétricas y se alinean en sentido paralelo al largo de la herramienta y del pozo. El diseño de la herramienta PeriScope 15 incorpora una antena transmisora transversal (T 6 ) y antenas receptoras inclinadas (R 3 y R 4 ) para proveer sensibilidad direc- cional, además de las antenas axiales (T 1 a T 5 , y R 1 y R 2 ).

64

Oilfield Review

0

-30 30 -60 60 2 4 -90 -120 120 -150 150
-30
30
-60
60
2
4
-90
-120
120
-150
150

180

3,391.1 m

90

> Secuencia direccional de una gráfica polar. Las mediciones más recientes se muestran como sombras más brillantes que las mediciones previas. Esta secuencia indica una trayectoria de pozo que se aproxima al límite de la capa superior a medida que la orientación de la estratificación cambia lentamente. Para mantener la posición dentro de este horizonte, un equipo a cargo de las operaciones de direccionamiento ordenaría la ejecución de un giro hacia el extremo inferior izquierdo.

La clave del desarrollo de la herramienta PeriScope 15 fueron sus antenas direccionales. El diseño de la herramienta provee bobinas inclinadas y transversales para obtener medicio- nes de resistividad direccionales (página anterior, abajo). El arreglo de sensores de la herramienta incluye seis antenas transmisoras y cuatro ante- nas receptoras. Cinco de las antenas transmisoras están dispuestas axialmente en todo el largo de la herramienta. Una sexta antena transmisora se encuentra orientada en forma transversal al eje de la herramienta. En cada uno de los extremos de la herramienta se posiciona una antena recep- tora. Este par de antenas receptoras encierra los transmisores, y cada uno de estos receptores se encuentra inclinado 45° con respecto al eje de la herramienta. Se coloca un par adicional de ante- nas receptoras en sentido axial, ubicado en el centro del arreglo de transmisores, para obtener mediciones de resistividad de propagación con- vencionales. Esta disposición genera una sensibilidad pre- ferencial a la conductividad en uno de los lados de la herramienta. Cuando la herramienta rota,

Invierno de 2005/2006

sus sensores detectan las zonas conductivas cer- canas y registran la dirección desde la cual se mide la conductividad máxima (página anterior, arriba a la izquierda). Los magnetómetros y ace- lerómetros proveen datos de orientación direccionales para la herramienta. Además de su capacidad direccional, la herramienta PeriScope 15 provee mediciones más profundas que la mayoría de las herramien- tas de resistividad LWD convencionales. Los principales factores que afectan el rango de detección de las mediciones direccionales son la resistividad de la capa que rodea la herramienta, las resistividades de las capas adyacentes, el espaciamiento entre transmisores-receptores y la frecuencia de las mediciones, además del umbral de la señal por encima del cual la medi- ción se considera confiable. Dado un suficiente contraste de resistividad, la señal direccional puede ser detectada cuando la distancia existente hasta un límite de capas es el doble del espaciamiento entre transmisores y receptores de la herramienta. El análisis deta- llado muestra que el espaciamiento de 244 cm [96 pulgadas] de la medición profunda puede

detectar límites que se encuentran hasta 15 pies de distancia. Este rango de detección ha sido verificado en operaciones de colocación de pozos en las que la estructura subyacente es simple y sólo hay presente un límite de resistividad. En

ambientes más complejos, donde existen capas de resistividad múltiples y el perfil de resistivi- dad no corresponde a una estructura de varias capas como se asume en la interpretación, el rango de detección efectivo podría ser diferente.

Direccionamiento a través de los datos

A través de 360° de cobertura alrededor del

pozo, la herramienta PeriScope 15 determina la dirección que presenta el mayor contraste de conductividad. Las mediciones obtenidas a lo largo de esta dirección se utilizan para determi- nar la distancia que existe hasta un límite o hasta dos límites orientados con una separación de 180°. Durante la perforación, las interpreta- ciones estructurales a lo largo de la trayectoria del pozo se actualizan y presentan en tiempo real para facilitar la toma de decisiones de geo- navegación oportunas. La rapidez de las actualizaciones y de la interpretación resulta crucial para la óptima colocación del pozo, de modo que se utiliza un programa de inversión automatizado, pero supervisado, para procesar todos los datos disponibles y visualizarlos en una interfaz gráfica de usuario. La presentación resultante muestra la distancia que existe hasta los límites y la orientación azimutal, junto con la resistividad de la formación. Los resultados visuales se exhiben en dos vistas características. Una gráfica polar muestra la posición de los límites alrededor del pozo, proyectados en un plano perpendicular al eje de la herramienta (página anterior, arriba a la derecha). La distan-

cia existente hasta los límites y sus orientaciones

se indican en esta gráfica. El monitor también se

puede configurar para mostrar vistas múltiples a través de una secuencia de gráficas polares (arriba, a la izquierda). Un tipo diferente de visualización, que se conoce como sección de tipo cortina, corres- ponde a una vista lateral que muestra la

estructura y las propiedades de las formaciones a

lo largo de la trayectoria. Con cada actualización,

esta visualización se despliega como una cortina plegada, a través de la pantalla. Las actualizacio-

7. Seydoux J, Tabanou J, Ortenzi L, Denichou J-M, De Laet Y, Omeragic D, Iversen M y Fejerskov M: “A Deep Resistivity Logging-While-Drilling Device for Proactive Geosteering,” The Leading Edge 23, no. 6 (Junio de 2004):

581–586.

65

X,002 X,004 B X,006 X,008 C X,010 A X,012 X,014 Y,400 MD Y,500 MD Y,600
X,002
X,004
B
X,006
X,008
C
X,010
A
X,012
X,014
Y,400 MD
Y,500 MD
Y,600 MD
Y,700 MD
Y,800 MD
Profundidad vertical verdadera, pies
8 pies de distancia al límite

1,800

1,850

1,900

1,950

2,000

2,050

2,100

2,150

Longitud horizontal verdadera, pies

2,200

2,250

> Direccionamiento con una gráfica tipo cortina. Las resistividades computadas del horizonte perforado y las capas adyacentes se representan gráficamente utilizando una escala de colores en la que los colores oscuros representan valores de resistividad más bajos. La gráfica de la trayectoria, que comienza en el extremo izquierdo, muestra una separación de 2.4 m [8 pies] entre el pozo (Punto A) y la lutita sobreyacente (Punto B). Cuando la trayectoria condujo al pozo 0.6 m [2 pies] más arriba (Punto C ), la lutita también comenzó a inclinar hacia abajo, lo que instó al equipo a cargo de las operaciones de geonavegación a disponer un cambio descendente en la trayectoria.

nes de la trayectoria del pozo, computadas a par- tir de los levantamientos direccionales de mediciones durante la perforación (MWD, por sus siglas en inglés), se muestran junto con la resistividad computada de las capas adyacentes y la resistividad de la capa a través de la cual se desplaza la herramienta (arriba). Los límites son mapeados a la distancia computada por encima y por debajo de la herramienta. 8

Manejo de los desafíos que plantea la colocación de pozos El éxito de cualquier proyecto de colocación de pozos depende de la capacidad de actuar sobre los nuevos datos. La detección de los límites de formaciones y los contactos de agua y la transmi- sión de los datos a la superficie constituyen sólo una parte del problema. Los equipos a cargo de las operaciones de geonavegación deben poder procesar e interpretar rápidamente los datos de pozos en tiempo real y luego transmitir las ins- trucciones al piso de la torre de perforación; los perforadores deben ser capaces de implementar rápidamente las decisiones de perforación del equipo a cargo de las operaciones. 9 Se está utilizando una variedad de tecnolo- gías avanzadas para mejorar la colocación de

66

pozos en campos maduros del Mar del Norte, donde ConocoPhillips buscó maximizar la expo- sición de los pozos productivos a través de las Areniscas Forties del Campo Callanish en Outer Moray Firth (próxima página, arriba). Abordo del equipo de perforación semisumer- gible JW McLean, las respuestas sin procesar de las herramientas LWD y MWD de fondo de pozo eran transmitidas a la superficie por telemetría de pulsos a través del lodo para su decodifica- ción. Desde el equipo de perforación, los datos MWD y PeriScope 15 se enviaban mediante el servicio de control y entrega de datos en tiempo real InterACT a una sala de control de operacio- nes de geonavegación dedicada, instalada en las oficinas de ConocoPhillips en Aberdeen. Como soporte de las operaciones ejecutadas las 24 horas del día en Aberdeen, los especialis- tas de Schlumberger descargaban y procesaban los volúmenes de datos en tiempo real para que los geólogos de ConocoPhillips realizaran su interpretación. Presentados como visualiza- ciones de tipo cortina y gráficas azimutales, grandes volúmenes de datos eran interpretados rápidamente por el equipo a cargo de las opera- ciones de geonavegación, cuyos integrantes retransmitían sus recomendaciones al departa-

mento de perforación de ConocoPhillips, que a su vez enviaba las instrucciones relacionadas con las operaciones de geonavegación al equipo de perforación. El equipo a cargo de las operaciones de geo- navegación confiaba en sus perforadores para implementar rápidamente los cambios en la tra- yectoria del pozo. Para orientar la barrena de acuerdo con las recomendaciones de ese equipo, los perforadores utilizaron un sistema rotativo direccional PowerDrive. Este sistema permite la rotación completa de la sarta de perforación entera para proveer altas velocidades de pene- tración y un flujo de recortes eficiente durante la perforación de pozos de alcance extendido. La tecnología de generación de imágenes PeriScope 15 resultó esencial para la optimiza- ción de la colocación de pozos a través de las Areniscas Forties del Campo Callanish. Las Are- niscas Forties comprenden depósitos de turbiditas marinas de aguas profundas caracteri- zados por la presencia de areniscas medianas con lutitas y limos intraestratificados. Entre los principales desafíos planteados por el desarrollo del yacimiento se encontraba el hecho de que la perforación debía realizarse dentro de una ven- tana de geonavegación estrecha.

Oilfield Review

Plataforma Britannia Pozo P3 Pozo P2 Pozo P1 Pozo P4 Colector múltiple Callanish Britannia Callanish
Plataforma Britannia
Pozo P3
Pozo P2
Pozo P1
Pozo P4
Colector múltiple
Callanish
Britannia
Callanish
Colector múltiple
Brodgar
Brodgar

> Localización del Campo Callanish. ConocoPhillips apuntaba como objetivo a la producción de petró- leo del yacimiento Callanish, con un mínimo de cuatro pozos que alcanzaron 1,828 m [6,000 pies] de profundidad en sentido horizontal. La tecnología de visualización LWD electromagnética direccional de lectura profunda resultó esencial para el desarrollo económico de las reservas del Campo Callanish, de menor extensión, cuya producción se empalmó a una plataforma preexistente del Campo Britannia, más grande.

Debido a que la capa de petróleo del Campo Callanish se hallaba limitada por un contacto de gas por encima y un contacto de agua por debajo, ConocoPhillips debía emplazar los pozos en el centro de la zona de petróleo para demorar el inicio del proceso de conificación de agua y la producción de gas. El equipo a cargo de los pro- cedimientos de colocación de pozos también buscaba minimizar el tramo de formación no pro- ductiva perforado. Dado que las lutitas se disponen en forma casi paralela a la trayectoria del pozo, hasta la presencia de venillas de lutitas delgadas o limos intraestratificados podría redu- cir significativamente el tramo de exposición a la zona productiva en un pozo horizontal. Los datos de dirección y distancia al límite, se visualizaron durante la perforación para con- tribuir a la toma de decisiones relacionadas con las operaciones de geonavegación. De igual importancia resultó el hecho de que la herra- mienta PeriScope 15 proporcionó los valores de resistividad correspondientes a la capa en que

8. Wiig et al, referencia 2.

9. Tribe I y Watson K: “Proactive Geosteering Along Forties Sands of the Callanish Field, UKCS, Using New Directional and Deep-Reading LWD Measurement,” presentado en la Conferencia de Producción y Desarrollo de las SPE DEVEX 2005, Aberdeen, 18 al 19 de mayo de 2005.

10. Li et al, referencia 1.

Invierno de 2005/2006

se encontraba situada, además de la resistividad de las capas adyacentes. Estas mediciones de las capas adyacentes revelaron una zona de alta resistividad previamente inadvertida, en la sec- ción superior del yacimiento objetivo. 10 Esta información instó a ConocoPhillips a dirigir la operación hacia arriba para explotar la mejor arenisca productiva (abajo). Posterior- mente, cuando una capa de lutita detectada 1.5 m

[5 pies] por encima de la herramienta comenzó a inclinarse en dirección hacia el pozo, el equipo a cargo de las operaciones de geonavegación pro- curó mantener la distancia de separación de la herramienta con respecto a la lutita a través de la reducción angular del pozo. Cuando el echado de las capas de lutita se incrementó aún más, se procedió a implementar una nueva reducción angular para evitar salir del yacimiento.

Resistividad

X,640 1,000.00 581.71 326.38 183.12 102.75 X,650 57.65 32.34 Trayectoria del pozo 18.15 10.18 5.71
X,640
1,000.00
581.71
326.38
183.12
102.75
X,650
57.65
32.34
Trayectoria
del pozo
18.15
10.18
5.71
3.21
X,660
1.80
1.01
0.57
0.32
0.10
X,670
Profundidad, pies

X,000

X,500

Y,000

Y,500

Profundidad, pies

Z,000

Z,500

> Una visualización tipo cortina de un pozo del Campo Callanish. El equipo a cargo de las operaciones de geonavegación utilizó este tipo de gráfica de resistividad para ajustar la trayectoria a una zona más resistiva. La visualización muestra otros cambios de trayectoria requeridos para mantener la posición dentro de esta arenisca.

67

X,500

X,300

X,400

X,600

X,700

X,900

X,800

Z,000

Y,400

Y,600

Y,000

Y,100

Y,800

Y,700

Y,500

Y,200

Y,900

Y,300

Trayectoria del pozo G as Direccionamiento azimutal para permanecer en el dique petrolífero Pet r
Trayectoria del pozo
G as
Direccionamiento azimutal
para permanecer en el
dique petrolífero
Pet r óleo
Comienzo de la sección
horizontal dentro del dique
Decenas
de
pies de
espesor
Tope del
dique de
a r enis c as
Petr óleo
Base del dique
Agua

> Desafíos planteados por las operaciones de colocación de pozos en el Campo Gryphon. Los flancos de areniscas están limitados por contactos irregulares en el tope y la base de la zona productiva. El objetivo es dirigir el pozo dentro del flanco de areniscas y evitar salir e ingresar en la lutita anfitriona adyacente.

La relación neto/total del 98% que se obtiene al comparar la zona productiva neta con la longi- tud del trayecto horizontal perforado a través del yacimiento, fue significativamente superior a cualquier relación obtenida previamente a través de las operaciones de perforación direccional geométrica convencionales. Subsiguientemente, se perforaron tres pozos adicionales en el campo, alcanzando relaciones neto/total del 83% al 98%, lo que significó un mejoramiento de aproximada- mente 15% con respecto a los resultados proyectados por el operador.

Direccionamiento azimutal a través de un flanco de areniscas Los desarrollos de yacimientos maduros plan- tean desafíos únicos de colocación de pozos. En el Bloque 9/18b del sector del Mar del Norte correspondiente al Reino Unido, los geocientífi- cos lograron incrementar la producción del Campo Gryphon mediante el direccionamiento de los pozos a través de los yacimientos de un complejo sistema de abanicos submarinos de edad Terciario. Puesto en producción en el año 1993 y operado ahora por Maersk Oil, en los últi-

mos años el Campo Gryphon ha experimentado una declinación de la producción en los pozos

terminados en la formación maciza Balder Sand, situada en la porción principal del campo. 11 No obstante, los pozos de evaluación previos, los datos sísmicos tridimensionales (3D) nuevos y una investigación exhaustiva del subsuelo per- mitieron la identificación de rasgos arenosos de forma irregular en torno a los márgenes del campo principal. Conocidas por los geólogos como flancos de areniscas, diques arenosos o inyecciones arenosas, estas estructuras comple- jas se mostraban promisorias en lo que respecta al aporte de nueva producción para detener la declinación del campo. Los flancos arenosos son intrusiones clásticas, que se forman cuando se quiebra el sello de un cuerpo arenoso sobrepresionado y no consoli- dado, lo que obliga a que la lechada de arenisca se inyecte a lo largo de las fracturas de la for- mación sobreyacente. 12 En estas estructuras ondulantes e irregulares, el límite entre las are- niscas y las lutitas no es plano y es común la presencia de digitaciones de arenisca-lutita y len- tes arcillosos (arriba, a la derecha). Los ingenieros de la compañía planificaron la perforación direccional de un agujero de 12 1 4 pul- gadas y su asentamiento en el tope del flanco de areniscas antes de bajar la tubería de revestimiento de 9 5 8 pulgadas. A continuación, perforarían una sección de alcance extendido de 8 1 2 pulgadas, a lo largo del flanco de areniscas. Mediante el empleo de un arreglo de fondo de pozo (BHA, por sus siglas en inglés) propie- dad de un tercero, para perforar y registrar el

Resistividad
Resistividad
Rayos gamma y calibre
Rayos
gamma
y calibre
Pozo Interpretación PeriScope 15
Pozo
Interpretación
PeriScope 15

> Geonavegación en el flanco de areniscas. Penetrando fundamentalmente las areniscas de alta resistividad, este pozo mantuvo un apartamiento promedio de 3 m [10 pies] con respecto a la base del flanco de areniscas.

68

Oilfield Review

Campo Veslef rikk SO NE Bloque de falla levantado Bloque de Formación Ness Bloque de
Campo Veslef rikk
SO
NE
Bloque de falla levantado
Bloque de
Formación Ness
Bloque de
falla hundido
falla hundido
Localización de los pozos
Formación Oseberg
Ness
Formación Drake
Formación IDS
Drake
Ness
Formaciones Amundsen-Burton
Petróleo
Gas
Agua

> Sección transversal del Campo Veslefrikk. Ubicado en el terreno alto estructural de un pilar tectónico con escaso ángulo de inclinación, el pozo en cuestión fue perforado para penetrar la Formación Ness del grupo Brent superior.

intervalo situado debajo de la zapata de la tubería de revestimiento de 13 3 8 pulgadas, los geocientíficos observaron que el pozo penetraba el flanco de areniscas en una posición estructu- ral diferente a la esperada. Conectando la herramienta LWD PeriScope 15 con un BHA de 8 1 2 pulgadas, el operador volvió a registrar el agujero de 12 1 4 pulgadas durante la nueva bajada del BHA al fondo del pozo. Las operaciones de perforación de reconocimiento proporcionaron datos PeriScope 15 adicionales para confirmar la posición estructural del flanco de areniscas objetivo con respecto al pozo. Los datos proporcionados por la herramienta PeriScope 15 ayudaron al equipo a cargo de las operaciones de geonavegación a confirmar que el pozo se había asentado al este de la estruc- tura de tipo flanco de inyección. El pozo había penetrado un flanco de areniscas que se incli- naba hacia el oeste, saliendo de la base en un ángulo que impedía toda posibilidad de giro e incremento angular para lograr una sección horizontal. El equipo a cargo de las operaciones de geonavegación se dirigió rápidamente hacia una nueva localización, situada más al oeste. Se procedió a realizar un pozo de re-entrada por encima del yacimiento sin extraer las tube- rías del pozo para cambiar el BHA. Mediante el empleo del servicio de generación de imágenes PeriScope 15, el pozo de re-entrada se asentó en el flanco de areniscas. Después de ensanchar el pozo de re-entrada y correr la tubería de re- vestimiento de 9 5 8 pulgadas, se utilizó un BHA de 8 1 2 pulgadas para perforar el tramo produc- tivo. En este pozo de re-entrada, la herramienta PeriScope 15 identificó claramente la base del flanco de areniscas (página anterior, abajo). El operador dirigió la operación lateralmente a tra- vés de más de 549 m [1,800 pies] del flanco de areniscas, donde las areniscas resistivas confor- man el grueso de la zona objetivo.

Invierno de 2005/2006

Como parte de una campaña de perforación de tres pozos llevada a cabo en el año 2004, este pozo ayudó al operador a validar los objetivos en el flanco de inyección de arenisca para el Campo Gryphon. Los tres pozos perforados con la tecno- logía LWD PeriScope 15 ayudaron a este campo a producir más de 20,000 barriles [3,178 m 3 ] de petróleo por día. Estos resultados alentaron a la compañía a perforar tres nuevos objetivos en el flanco de areniscas, durante el año 2005, para mantener la producción del Campo Gryphon.

Areniscas de canal como objetivo Cuando los levantamientos sísmicos de superficie no lograron resolver correctamente el yaci- miento, un operador del Mar del Norte recurrió a las capacidades de detección de la herramienta PeriScope 15 para colocar un pozo de desarrollo nuevo en el objetivo. Statoil opera el Campo Veslefrikk en el Blo- que 30/3 del sector noruego del Mar del Norte. Este campo se encuentra situado estructural- mente en un bloque de falla levantado, o pilar tectónico, donde produce de las areniscas de edad Jurásico Medio del grupo Brent. Se han descubierto reservas adicionales en niveles más profundos del pilar tectónico, en la formación Intra Dunlin Sandstone (IDS) y Statfjord (arriba). Cada formación contiene un sistema de flui- dos diferente. La presión de yacimiento se ha mantenido, fundamentalmente a través de pro- cesos de inyección de agua de mar aunque también se utiliza gas. El volumen de reservas recuperables originales se estimó en 36 millones de m 3 [1,270 millones de pies 3 ] de petróleo a ser desarrolladas a lo largo de 20 años de produc- ción, que se iniciaron en diciembre de 1989. 13

Las estrategias para mejorar la producción de este campo maduro incluyen la perforación de pozos nuevos y la implementación de proyectos de inyección de gas. En esta etapa de madurez, el éxito de cada pozo nuevo allana el camino para las operaciones de perforación de desarro- llo ulteriores y es vital para prolongar la vida productiva del campo. La optimización de las trayectorias de pozos está cobrando cada vez más importancia en lo que respecta a la obten- ción de volúmenes de producción máximos desde cada punto de drenaje. 14 Para maximizar la producción, Statoil utiliza observaciones sísmicas adquiridas con la técnica de repetición (o técnica de lapsos de tiempo) y operaciones de simulación de yacimientos para buscar las reservas pasadas por alto en el Campo

Veslefrikk. Los datos sísmicos también se utilizan para mapear las propiedades de los yacimientos

y, en consecuencia, las localizaciones de pozos

prospectivos de alto grado. No obstante, la reso-

lución de los datos sísmicos limita la precisión de estos mapas en lo que respecta a la profundidad

y agrega un margen de incertidumbre en tér-

minos de diseño de las trayectorias de pozos horizontales.

11. El Campo Gryphon era operado por Kerr-McGee North Sea (UK) Limited antes de ser adquirido por Maersk Oil, el 1º de julio de 2005.

12. Jolly RJH y Lonergan L: “Mechanisms and Controls on the Formation of Sand Intrusions,” Journal of the Geological Society 159, no. 5 (Septiembre de 2002):

605–617.

13. Pedersen PA, Hauge R y Berg E: “The Veslefrikk Field,” Transcripciones de la 3a Conferencia de Yacimientos de Petróleo y Gas del Mar del Norte del Instituto de Tecnología de Noruega, Trondheim, Noruega, 30 de noviembre al 2 de diciembre de 1992 (publicadas en 1994): 51–73.

14. Wiig et al, referencia 2.

69

Un pozo del Campo Veslefrikk perforado pre- viamente con sensores LWD convencionales demostró a Statoil la necesidad de disponer de nueva tecnología. Mediante la utilización de una herramienta LWD de registros de rayos gamma, densidad azimutal, neutrón y resistividad de fre- cuencia dual con profundidades de investigación

múltiples, los perforadores de Statoil vieron obs- taculizadas sus tareas por la profundidad de investigación limitada de la herramienta de den- sidad. Las mediciones azimutales obtenidas con

la herramienta no lograron detectar los topes de

las formaciones con la suficiente antelación como para evitar la penetración de la lutita y el ingreso en una arenisca de presión potencial- mente baja. Esto se tradujo en pérdidas severas durante las operaciones de cementación, que condujeron a un aislamiento zonal pobre. El pozo produjo volúmenes de agua excesivos casi inmediatamente después de ser disparado. A raíz de esta situación, a Statoil le interesó probar nuevas tecnologías durante la perfora- ción de un pozo de desarrollo horizontal. El

objetivo de los geocientíficos de Statoil eran las reservas de la Formación Ness intermedia, para

lo que propusieron la perforación de un pozo

horizontal a través de una zona fluvial de 10 a 15

m [33 a 49 pies] de espesor compuesta por are- niscas de canal, lutitas y capas de carbón

designadas como miembro Ness 2. Perforar en sentido casi perpendicular al flujo de un sistema

de canal antiguo permitiría colocar el pozo apro-

ximadamente en su curso para interceptar y drenar múltiples cuerpos de arenisca de canal (derecha, extremo superior). No obstante, las imágenes sísmicas pobres, como resultado de un evento en la sobrecubierta, dificultaron la re- solución de los cuerpos de arenisca de canal presentes en esta área. Para el primer pozo horizontal perforado en los canales Ness 2 del Campo Veslefrikk, Statoil seleccionó la herramienta PeriScope 15 con el fin de rastrear constantemente la posición del pozo. Mediante la utilización de esta herra- mienta en combinación con el sistema rotativo direccional 3D PowerDrive Xceed para ambien- tes hostiles y accidentados, Statoil logró ajustar rápidamente la trayectoria del pozo.

70

Trayectoria Tope del miembro Ness 2 del pozo Miembro Ness 2 intermedio Base del miembro
Trayectoria
Tope del miembro Ness 2
del pozo
Miembro Ness 2 intermedio
Base del miembro Ness 2
> Cuerpos de arenisca de canal objetivo. Esta vista en sección transversal muestra la trayectoria del
pozo (amarillo), utilizada para interceptar cuerpos arenosos múltiples del miembro Ness 2, que se logró
perforando en forma perpendicular al flujo del sistema de canal antiguo. La dirección del flujo en cada
cuerpo arenoso es perpendicular a esta página.
X,846 El área sombreada está fuera de la profundidad de investigación de la herramienta EM
X,846
El área sombreada está fuera de la profundidad
de investigación de la herramienta EM direccional
X,848
X,850
A
Trayectoria del pozo
C
X,852
B
X,854
Trayectoria planificada
A
B
C
B
C
A
A
B
C
15 pies de de
profundidad
investigación
Atenuación
Resistividad
Profundidad vertical verdadera, m
corrimiento
de de
fase
X80
X90
Y00
Y10
Y20
Y30
Y40
Y50
Y60
Y70
Y80
Y90
Z00
Z10
Z20
Z30
Z40
Z50
Z60
Z70

> Vista tipo cortina (extremo superior) y registros (extremo inferior) obtenidos con la herramienta PeriScope 15. El carril superior, que muestra las curvas de resistividad convencionales, demuestra poca respuesta al yacimiento, en comparación con las curvas de corrimiento de fase (carril central) y las

curvas de atenuación (carril inferior). Las deflexiones de las curvas de corrimiento de fase y atenuación corresponden a mediciones de la conductividad codificadas en color en la visualización tipo cortina, donde los colores más oscuros representan mayor conductividad y los colores más claros represen- tan mayor resistividad. Las deflexiones positivas de las curvas de corrimiento de fase y atenuación co- rresponden al margen de un cuerpo arcilloso situado por encima de la trayectoria del pozo (Punto A de la visualización de tipo cortina). A medida que la herramienta se desplaza en sentido descendente

a lo largo de la trayectoria del pozo, comienza a detectar la base del cuerpo de areniscas de canal y la magnitud de las deflexiones de las curvas de corrimiento de fase y atenuación aumenta a medida que

la herramienta se aproxima a la lutita que se encuentra debajo del pozo (Punto B). La deflexión se

vuelve claramente positiva (Punto C), lo que indica la aproximación de la lutita por encima del tope del

cuerpo de areniscas de canal.

Oilfield Review

> Centro de control de colocación de pozos. Con sólo algunas pantallas, un geólogo, un

> Centro de control de colocación de pozos. Con sólo algunas pantallas, un geólogo, un ingeniero de perforación u otro miembro del equipo a cargo de las operaciones de geonavegación puede mante- nerse actualizado con respecto a las operaciones que se están ejecutando. Aquí, un especialista en colocación de pozos selecciona una gráfica polar, vistas tipo cortina y una visualización de una con- sola de perforación para efectuar el seguimiento del avance de la trayectoria de un pozo en tiempo real. Las pantallas múltiples proveen flexibilidad, permitiendo evaluaciones de equipos multidiscipli- narios mediante el acceso a otras visualizaciones tales como modelos sísmicos, registros de pozos vecinos o datos de orientación de las herramientas.

Inmediatamente después de acceder a la zona yacimiento, el pozo penetró su primera are- nisca de canal. Las mediciones obtenidas con la herramienta PeriScope 15 proporcionaron las distancias existentes hasta los límites de capas, por encima y por debajo de la herramienta, y ayudaron a Statoil a definir y mapear la forma de los canales encontrados. La vigilancia rutinaria (monitoreo) cuidadosa de la distancia existente entre la herramienta y el límite permitió que se realizaran ajustes suaves de la trayectoria del pozo para evitar salir de la zona productiva (página anterior, abajo). El equipo a cargo de las operaciones de geo- navegación logró dirigir el pozo a través de 1,100 m [3,609 pies] del miembro Ness 2, penetrando 850 m [2,789 pies] de areniscas petrolíferas; un volumen de areniscas petrolíferas un 30% supe- rior al esperado.

Invierno de 2005/2006

Expansión de las aplicaciones La información obtenida de la herramienta PeriScope 15 aporta nuevas capacidades en lo que respecta al mapeo y navegación de los yaci- mientos durante la perforación de pozos. A medida que monitorean los flujos de datos trans- mitidos desde el equipo de perforación hasta las oficinas del cliente, los equipos a cargo de las operaciones de colocación de pozos pueden transmitir información de utilidad a los geólo- gos, petrofísicos, geofísicos e ingenieros de exploración (arriba). La información estructural derivada de estas mediciones puede proveer valiosos datos de entrada para modificar los modelos de yacimientos mientras se perforan los pozos. La importación de estos datos EM y de geonavegación, direccionalmente sensibles, a un ambiente computacional 3D otorga a los geo-

científicos la capacidad de manipular y ver los datos desde diferentes ángulos, revelando rasgos previamente ignorados que pueden afectar la productividad de los yacimientos. Además de las aplicaciones relacionadas con la colocación de pozos, los datos EM de la herra- mienta PeriScope 15 proveen la información geométrica crítica necesaria para corregir los cálculos de evaluación de formaciones en pozos horizontales y altamente desviados. Los datos obtenidos con esta nueva herramienta LWD ayu- dan a mejorar los procedimientos de simulación de yacimientos y los pronósticos de producción, forjando así una valiosa relación multidisciplina- ria entre las operaciones de perforación, adquisición de registros y producción. —MV

71