Sie sind auf Seite 1von 320
AY Seo ROFL (Or Gy LA se oA Reno ol ASTROLOGIA — Y TAROT EL SIMBOLISMO.DEL TAROT ENRIQUECIENDO LA MIRADA ASTROLOGICA Beatriz Leveratto / Alejandro Lodi Se hallan reservados todos los derechos. Sin autorizacién escrita del editor, queda prohibida la reproduccién total o parcial de esta obra por cualquier medio -mecanico, electronico y/u otro- y su distribucién mediante aiquiler o préstamo publicos. |Leveratto, Beatriz Astrologia y Tarot: e! simbolismo del tarot enriqueciendo la mirada astrolégica / Beatriz iLeveratto y Alejandro Lodi ; dirigido por Ana Lia Rios - 1a ed. - Buenos Aires : Kier, 2006. 384 p. ; 23x16 em. (Nova dirigida por Ana Lia Rios) ISBN 950-17-4114-1 1. Astrologia. |. Lodi, Alejandro Il. Ana Lia Rios, dir. Ill. Titulo COD 133.5 Directora de la Coleccién: Ana Lia Rios Disefio de tapa: Graciela Goldsmidt Composicién grafica: Calamus Correctora de pruebas: Silvina Muscolo LIBRO DE EDICION ARGENTINA Queda hecho ej depésito que marca la ley 11.723 ISBN 10: 950-17-4114-1 ISBN 13: 978-950-17-4114-8 © 2006 by Editorial Kier S.A., Buenos Aires Av. Santa Fe 1260 (C 1059 ABT) Buenos Aires, Argentina Tel: (54-11) 4811-0507 Fax: (54-11) 4811-3395 http:/www.kier.com.ar - E-mail: info@kier.com.ar Impreso en la Argentina Printed in Argentina Agradecimientos A Ana Lia Rios, quien con su sensibilidad generé, estimuléd y acompané el intimo simbolo de la gestaci6n de este libro. A Alberto Wang, por la calidez de su contencién y su presencia. A Guillermo Messina, por su coraz6n y su humor. A Virginia Chain y Teresa Bertran, por la transparencia que brindan en su amistad. PROLOGO El primer contacto con la astrologia suele ser una experiencia fascinante, ya que en esos momentos nuestra imaginacién se enriquece notablemente al profundizar en el magico mundo que nos ofrecen los mitos, cuentos y leyendas con historias de hé- roes y dioses. Los simbolos arquetipicos, y hasta los conocimien- tos basicos de numerologia con los que comenzamos a conectar- nos despiertan nuestra admiraci6n y nos movilizan interiormente. Pero cuando seguimos progresando en nuestros conocimientos, nuestra mente se enfoca en temas més técnicos y predominante- mente matematicos. Entonces aprendemos a medir angulos, cal- cular orbes, tiempos, etcétera. El estudio astrolégico requiere del desarrollo de ambos he- misferios cerebrales. Siendo conscientes de tal desafio, y con el fin de mantener activa nuestra creatividad e intuicion, es necesa- rio que busquemos vias alternativas de inspiraci6n que nos nu- tran interiormente. Por ello, no deberia sorprendernos el hecho de que con frecuencia veamos astrélogos abrevando en el signifi- cado de las sugerentes imagenes del Tarot. El intercambio entre esos mundos es fluido, ya que ambos se sustentan en simbolos arquetipicos comunes. Aun cuando ambas estructuras simbélicas correspondan a mundos heterogéneos y no son susceptibles de compararse, quien toma contacto con ellas tarde o temprano necesariamente empie- Za a sopesar sus similitudes y diferencias. Es un hecho casi inevi- table. Nos admira que ciertas cartas del Tarot se asimilen con tanta fidelidad a lo que conocemos de algunos planetas astrolégi- cos. Sin embargo, si observamos con suficiente detenimiento su disefio advertiremos que suelen incorporar detalles que aportan facetas desconocidas, o no suficientemente valoradas desde nues- tra habitual forma de pensar en dichos planetas. Mucho podemos SC ASTROLOGIA Y TAROT © aprender de tales cartas. En otras ocasiones, no nos permiten hacer paralelismos de ningdn tipo. Entonces, mas que hablarnos de un solo planeta nos ensefian respecto de vinculos entre dos o mas fuerzas planetarias; nos ayudan a deducir como se estable- cen tales relaciones y a entender aspectos de los mismos que no hubiésemos imaginado nunca. No obstante, la fuerza de las imagenes en si mismas supera ampliamente cualquier paralelismo con el mundo astrolégico, y nos sumergen en nuevas fuentes de inspiracién que nutren y estilizan nuestro imaginario, si nos entregamos a experimentar lo que cada una despierta en nosotros mismos. A primera vista podriamos pensar que este texto es una intro- ducci6n de! Tarot preparada por y para astrélogos, pero a medida que vamos desglosando cada arcano comprendemos que la mira- da astrolégica brindada por los autores a cada carta les ha permi- tido hacer una lectura original de cada una, a tal punto que termi- nan siendo novedosas, incluso para quienes creen conocerlas muy bien. Ambos autores coinciden en considerar como vélidos distin- tos planos de conciencia. Conviene recordar que distintos niveles pueden actuar simultaneamente, luego del analisis de cada arca- no, y ofrecer lecturas diferentes acordes con el grado de com- prensi6n del consultante en el momento del encuentro. Por otra parte, Leveratto y Lodi nos muestran de qué forma se puede hacer una consulta que incorpore ademas una sencilla tirada de cartas, de manera de complementar la tradicional lectu- ra de una carta, sus transitos, progresiones, etcétera. Con su experiencia, los autores han observado que en /a practica tales “tiradas” en algunas oportunidades confirman la informacién as- trolégica del momento, mientras que en otras circunstancias esas tiradas aportan aspectos que permiten ajustar con mayor preci- si6n la sintesis del ao. Ana Lia Rios Directora de la Coleccion 10 Introduccion La intuicién acerca de la estrecha relaci6n entre tarot y astro- logia no es novedosa. Es comin encontrar referencias astrolégi- cas en los distintos mazos de tarot, asi como imagenes ligadas a los arcanos mayores para representarnos arquetipicamente la cua- lidad de los signos zodiacales y los planetas (por ejemplo, la figu- ra de El Loco para Acuario/Urano). Por eso, cuando comenzamos @ preparar nuestro libro creimos que un analisis profundo y siste- méatico de cada uno de los arcanos mayores del tarot que de- muestre sus correspondencias con el lenguaje simbdlico de la astrologia, facilitaria la comprensi6n y la practica del astrologo. Si bien iniciaimente trabajamos con la idea de que este libro estaria dirigido especificamente a aquellos astrologos interesa- dos en conocer la sabiduria del tarot, a poco de andar advertimos que la sintesis con la astrologia representaba, a su vez, una lectu- rade cada arcano que diferia de las habituales, de modo que esta interpretacion bien podria ser aprovechada por ei estudioso del tarot capaz de incorporar nuevas perspectivas a su mirada. Y finalmente descubrimos algo més. Al explorar el nexo entre astrologia y tarot, encontramos un potente denominador comin: ambos sistemas simbélicos aluden al viaje de la conciencia. Asi llegamos a la siguiente conclusi6n: todo aquel interesado en el estudio de la psique, en particular de! desarrollo conscien- te, encontrara en Ja lectura de este libro un estimulo para su reflexion. De todas maneras, a lo largo de! proceso de escritura nues- tra guia fue aquel propésito original: que el astrologo sea capaz de descubrir herramientas de sintesis en las imagenes de los arcanos mayores del tarot para la descripcién de combinaciones de rasgos de caracter y momentos ciclicos astrolégicos. Nuestra intuicién respecto del potencial del tarot para abrirle al astrologo vias de percepci6n en su labor de interpretaci6n de un mapa natal 12 —— —— * ASTROLOGIA Y TAROT * __ a y el destino motiva el interés de estas paginas. En primer lugar, debemos partir de la premisa de que cada sistema de representacién mantiene su especificidad y que, por lo tanto, el paralelismo que pueda establecerse nunca implicara una simetria cerrada, ni la reducci6n de uno a otro. En este senti- do, las analogias presentadas no implican un encastre perfecto entre un sistema simbdlico y otro. Esto se vera reflejado en el hecho de que diferentes arcanos podran aludir a un mismo indica- dor astrolégico y viceversa (por ejemplo, E! Papa y La Rueda refi- riendo al pasaje de Escorpio a Sagitario, o la tematica lunar parti- cipando de las correspondencias con La Papisa y La Luna). Luego se revelé, de un modo evidente, que para descubrir los puntos de encuentro entre astrologia y tarot era necesario abor- dar la dimension esotérica de la astrologia, antes que la exotérica. No se trat6 de un propésito deliberado; las claves de sintesis ms ricas que se nos presentaron derivaban hacia esa direcci6n. En rigor, el tarot alude explicitamente a una realidad “extraor- dinaria”. La potencia resonante de sus imagenes lo sugiere con elocuencia. Esta relacién con un orden distinto al ordinario se vincula con el hecho de que su simbolismo hace referencia a pro- cesos de la conciencia, a temas que involucran la vivencia del alma y el espiritu, antes que al acontecer cotidiano que denomi- namos “realidad”. Ahora bien, gcOmo podriamos definir y diferenciar la dimen- si6n exotérica de la esotérica? Existen diversas formas de abor- dar esta distinci6n. En nuestro caso, mientras que /o exotérico hace referencia a la experiencia de ja personalidad en su interaccién con el mundo exterior, al yo individual definiendo con nitidez su exclusiva singularidad y concentrado en el logro de sus anhelos personales, /o esotérico atiende al proceso interno de la conciencia en expansi6n, a su evoluci6n hacia el descubrimiento de aquello que excede la experiencia de! ego personal; en definitiva, al alma floreciendo desde el yo y revelandose hacia lo espiritual. Lejos de presentar “recetas” para lograr que la realidad exter- ___— * INTRODUCCION » —___ na coincida con lo que deseamos, estamos describiendo el viaje en el que la conciencia aprende a reconocerse a si misma en el propésito que manifiesta su destino. Asi, el destino no queda presentado como una “amenaza externa” de la que es necesario protegerse y que se debe controlar, sino como reflejo del proceso psiquico interno que va guiando a la conciencia en su despliegue. Aquello que nos ocurre fuera (o en contra) de lo que deseamos es, profundamente, un encuentro con la esencia de nuestro mis- terio, sorprendente en su creatividad y abundante en paradojas que nos llevan a la perplejidad. De manera que la dualidad externo-interno 0 deseo personal- destino, se revela como una triplicidad en la que la conciencia surge como nexo entre ambas realidades. Y esta es la principal hipétesis con la que trabajaremos en este libro. Por supuesto, estas percepciones no son originales. Son muchos los especialistas que, desde distintos angulos de anali- sis del conocimiento, han estudiado profundamente el desarrollo de la conciencia, elaborando mapas y disefios muy precisos de este viaje. En nuestro trabajo citaremos a varios autores tratando de hallar correspondencias y analogias con nuestras intuiciones e hipdtesis de investigaci6n. Partimos del supuesto de que existe un mundo externo, per- ceptible a través de los sentidos y de la légica racional, y existe un mundo interno, en el que predomina la percepci6n intuitiva y la sensibilidad al misterio de lo que no puede ser explicado con la razon. Ademas, existe aquello que podemos denominar concien- cia y que es capaz de percibir ambos mundos y ser el nexo entre ellos. mundo externo¢é—+ conciencia¢—+ mundo interno Muchos exploradores del alma humana recurrieron al uso de clasificaciones similares de la realidad psiquica. La tradicién eso- térica, la filosofia perenne y la psicologia transpersonal, ademas 13 ee ASTROLOGIAY TAROT # a 14 de la astrologia y el tarot apelan a clasificaciones similares. Desde la escuela esotérica, Alice Bailey en su obra Tratado sobre los Siete Rayos presenta la dualidad mundo externo-mundo interno. Alli define, por un lado, el mundo aparente de las formas materiales (mundo externo) y, por el otro, el mundo “intangible pero real" de la energia vital (mundo interno).* Al mismo tiempo, también presenta un proceso del desplie- gue de conciencia, que aparece definido en términos de triplicidad: Vida - cualidad - apariencia © Por Vida refiere al plano del espiritu, es decir, la energia que “produce todo !o que existe, fuente y causa sustentadora y originante de toda manifestaci6n”. * Por apariencia entiende el plano de la materia, la manifesta- ci6n objetiva “ilusoria, tangible y externa animada por la vida”. *¢ Y por cualidad interpreta Ja forma humana en su capacidad de puente entre el plano del espiritu y el de la materia. Nuevamente en este disefio se presenta el mismo esquema: el mundo externo (apariencia o forma material) y el mundo interno (vida 0 energia) tienen como nexo a la conciencia que experimen- ta a ambos. Ademas, para mayor claridad, Alice Bailey agrega que “los términos Vida, Cualidad y Apariencia [...] pueden reemplazarse por la triplicidad mas comin: Espiritu, Alma y Cuerpo o Vida, con- ciencia y Forma”. apariencia <——» __cualidad <+—> ida cuerpo + alma + espiritu forma +> _ conciencia <‘+—\—> _ energia (vida) * Bailey, Alice, Psicologia esotérica, Tomo | del Tratado sobre los siete rayos, Fundacion Lucis. _ s INTRODUCCION ¢ Asi, alma y conciencia aparecen claramente como puentes entre e| mundo de la realidad material y el mundo de lo espiritual. Por otra parte, desde la psicologia transpersonal, Ken Wilber, en su libro El proyecto Atman, desarrolla un cuadro de la evolu- cién de la conciencia al que denominé “ciclo general de la vida”. Alli presenta dos dimensiones (externa e interna) y tres estadios (subconciencia, conciencia y superconciencia).? Otra vez, esta- mos frente a un dualismo y una triplicidad. conciencia del yo subconsciente ‘superconciencia El ciclo general de la vida (Wilber) Este ciclo vital global avanza desde el nivel subconsciente (instintivo e impulsive) al de la autoconciencia (egoica y concep- tual) hasta llegar al de la superconciencia (trascendente y transpersonal). Y, ademas, se trata de un ciclo que se despliega recorriendo dos dimensiones 0 arcos. En palabras de Wilber: La historia del Arco Externo es Ia de! Héroe, la de /a terrible batalla para liberarse del suefio en el subconsciente, de la inmersi6n en la matriz primaria de la prediferenciacion. La historia del Arco Externo ? Wilber, Ken, El proyecto Atman, Kair6s. a: WASTROLOGIA Y TAROT ©: es también ja de! ego, ya que el ego es (ia redonda es suya) el H6roe; la historia de su emergencia del inconsciente: sus conflic- tos, crecimientos, terrores, recompensas y angustias [...] Pero el Arco Externo, el paso de! subconsciente a la autoconciencia, s6lo representa la mitad de Ia historia de la evoluci6n de 1a concien- cia: una mitad indiscutiblemente necesaria, pero mitad a pesar de todo. Mas alia del ego autoconsciente, segtin los misticos-sabios, se encuentra el camino de retorno y la psicologia de la eternidad: el Arco interno. El autor da un paso mas y recrea una percepcion propia de la filosofia perenne cuando define la evoluci6n de la conciencia como un proceso de “autorrealizaci6n del Espiritu”. Asi pues, la secuencia completa del proceso evolutivo es la siguien- te: de la naturaleza a la humanidad y, de ahi, a la divinidad; del subconsciente a lo autoconsciente y, de ahi, a lo superconsciente; de lo prepersonal a lo personal y, de ahi, a lo transpersonal.* Una vez mas, quedan definidos tres niveles de despliegue de la conciencia, uno de los cuales resulta el nexo entre los otros dos. El estadio prepersonal, e/ personal (el yo 0 el ego) como puente, y el transpersonal. estadio prepersonala—» estadio personalé—+ estadio transpersona! A partir de este momento, es posible establecer las corres- pondencias y analogias del universo simbélico que comparten la astrologia y el tarot. Por un lado, al considerar el mandala zodiacal como un referen- te de evolucién, observamos que también en astrologia podemos > wilber, Ken, EI proyecto Atman, Kairés, pag. 19-20. “ Wilber, Ken, Los tres ojos de! conocimiento, Kairos, pag. 176-177. 16 — — * INTRODUCCION * ver simbolizado el despliegue de la conciencia. Asi, cada signo astro- légico representa una etapa particular de ese despliegue que, a su vez, puede organizarse en tres grandes niveles 0 estadios. Cada uno de estos niveles se iniciara con un signo de Fuego que emerge de un signo de Agua; esto es, con un acto de afirma- cién que sucede a un momento de crisis y transici6n. De Aries a Cancer podemos identificar el estadio en el que la conciencia comienza a discriminarse del estado de indiferencia- cién con la matriz de origen y la vida prenatal, simbolizada por Piscis (en rigor, por “Piscis previo a Aries”). Y a través de la crisis que presupone el nacimiento -provocado por la separacién fisica de Ja madre-, la conciencia inicia lo que conocemos como el de- sarrollo hacia un ego o yo independiente, a partir de diferenciar- se, de manera progresiva, de los condicionamientos basicos (ins- tintos corporales, identificaciones primarias, dependencia fami- liar, entre otros) que aun predominan en la actividad de la con- ciencia. Se relaciona con la vivencia del nifio que todavia necesita permanecer y abastecerse del mundo protector de los padres. Este proceso se corresponde con el “estadio prepersonal” de Wilber, ya que aun no podemos hablar aqui de un ego 0 yo maduro cCapaz de constituirse en persona, sino de una identidad por per- tenencia al clan de origen y altamente condicionada por la satis- facci6n de sus necesidades basicas -organicas y materiales, afectivas y emocionales— de supervivencia. crisis de nacimiento (fisica) desarrollo hacia un ego © yo individual (condicionamiento primario) 17 18 * ASTROLOGIA Y TAROT © Una vez que esta discriminaci6n logra consumarse decimos que la conciencia se ha reconocido en un yo individual lo suficien- temente maduro y estructurado listo para interactuar con el me- dio externo de un modo aut6nomo. Entonces comienza el segun- do nivel de desarrollo que abarcara desde Leo a Escorpio. Como astrélogos decimos que el yo puede abandonar el mundo seguro pero cerrado y condicionante de la pertenencia familiar (Can- cer), y es capaz de correr el riesgo de expresar su singularidad en el mundo (Leo). Esto implica una crisis de identidad, y se relaciona con la imagen del joven que se abre esperanzado al mundo. El héroe se atreve a abandonar la aldea, en bUsqueda de su epopeya individual. Este segundo nivel se corresponde con el “estadio personal” de Wilber que se caracteriza por luchar para emerger de los con- dicionamientos prepersonales, la tensi6n por la bUsqueda de logros y triunfos en el mundo externo; el conflicto del yo que intenta impo- ner sus anhelos y sobreponerse a las fatalidades del destino. madurez del ego 0 yo individual (manifestacién y conflicto) crisis de identidad (psicolégica) Paradéjicamente, el ego o yo individual que alcanza su plena madurez, ingresa en una profunda crisis. La conciencia descubre que su intuici6n de ser no se agota en la experiencia de ese yo personal sino que, mas aun, el florecimiento de una dimensi6n mas profunda y auténtica exige la transformacién de ese yo, la muerte de esa sensaci6n de identidad que se revela ahora como ilusoria. Esto representa lo que podemos llamar una crisis existencial, * INTRODUCCION # una crisis de sentido y trascendencia, que en nuestro mandala zodiacal se simboliza en el pasaje de Escorpio a Sagitario y se relaciona con la experiencia del adulto maduro que ha |uchado por abrirse espacio en el mundo, por cumplir con sus objetivos, por conquistar aquelios deseos con los que se ha identificado toda su vida, y ahora se descubre —haya logrado sus anhelos o no- inmerso en una intima y honda insatisfaccién en la que “nada de aquelio que dio sentido a su vida parece seguir sosteniéndo- lo”. Ahora el héroe percibe que cumplié sus hazafias, pero toda Su vitalidad, valentia y potencia debera ser consagrada a un or- den mayor, a una realidad “que no es de este mundo”. Lo cierto es que el gran salto de conciencia consiste en descu- brir que esta crisis existencial es una crisis espiritual. No se trata de que la vida haya perdido sentido, sino de que ella alcanz6 el umbral de la revelaci6n de un sentido mas pleno, auténtico y trascendente, pero que ya no podra ser vivido desde el yo personal. El tercer nivel se corresponde con el “estadio transpersonai” de] modelo propuesto por Wilber. Esta dimension abre a la expe- riencia consciente lo que esta “mas alla del ego o el yo indivi- dual”, es decir, el orden de lo sagrado y el misterio del propésito divino. La apertura a lo transpersonal implica el acceso a un esta- do en el que la conciencia es capaz de percibir el Cosmos como una totalidad no dual, sin espacio y sin tiempo; esto es, sin divi- siones entre el “interior” y el “exterior”, sin fronteras entre “yo” y “los otros”, ni antagonismo entre “mi deseo” y “el destino”. trascendencia del ego crisis 0 yo individual existencial (espiritual) (integraci6n y plenitud) 19 ——— * ASTROLOGIA Y TAROT * _ Ahora bien, el universo de los arcanos mayores del tarot sim- bdlicamente representa este viaje de la conciencia, el que tam- bién se expresa a través de tres niveles o tres dimensiones. oO. NOOPRYNP © @ 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. a7. 18. 19. 20. 21. El Loco El Mago La Papisa La Emperatriz El Emperador Ei Papa Los Amantes El Carro La Justicia El Ermitafio La Rueda La Fuerza El Colgado La Muerte La Templanza El Diablo La Torre La Estrella La Luna El Sol El Juicio El Mundo el arcano fuera del tiempo y el espacio Primer grupo de arcanos conformacién del yo Segundo grupo de arcanos transformacién del yo Tercer grupo de arcanos trascendencia del yo Diversos autores —Karen Hamaker-Zondag en E/ tarot como via de conocimiento y Sallie Nichols en Jung y el tarot- interpretan este viaje por los arcanos desde la perspectiva de la psicologia junguiana. 20 ss INTRODUCCION » Asi, Hamaker-Zondag asocia el recorrido por los arcanos mayo- res con el arquetipico “Camino del Héroe”.° En él distingue tres etapas: ¢ Los impulsos basicos, * Laconstrucci6n del ego y * La integracion de la mente consciente e inconsciente. Por su parte, Sallie Nichols también distingue tres niveles, a los que define simbélicamente como “reinos", cada uno de los cuales incluye una serie integrada por siete arcanos mayores: © El Reino de los Dioses. Este reino debe su nombre a que “muchos de los personajes mas importantes entronizados en la constelacién celeste de arquetipos” se encuentran en este nivel. Abarca desde Et Mago (arcano “nGmero 1”) hasta El Carro (arcano “numero 7”). * £1 Reino de la Realidad Terrestre y de la Consciencia del Ego. Este es el nivel en el que “el joven empieza a buscar su fortu- nay a establecer su identidad en el mundo exterior. Mientras se libera de Ins lazos que le ataban a la ‘familia’ arquetipica dibujada en la fila superior, intenta hallar su vocaci6n, esta- blecer su propia familia y asumir su lugar en el orden social”. Se extiende desde La Justicia (arcano “nimero 8") hasta La Templanza (arcano “numero 14”). * El Reino de la Iluminacién Celestial y de la Autorrealizaci6n. Con respecto a esta Gltima serie de arcanos, que se extiende desde E1 Diablo (arcano “nimero 15”) hasta E! Mundo (arca- no “ndmero 21”), la autora afirma: ® Hamaker-Zondag, Karen, E/ tarot como via de conocimiento, Urano, cap. 4. 24 22 * ASTROLOGIA Y TAROT *® — En este punto las energias y esperanzas de/ protagonista empiezan a fluir de nuevo en otra direccion. Hasta aqui ha estado comprome- tido en liberarse de las coacciones de los arquetipos que le afecta- ban personalmente en el mundo de los seres vivos y de los aconte- cimientos, y en establecer un nivel para su ego en ei mundo exte- rior. Ahora esta preparado para dirigir sus energias de una manera mas consciente hacia e! mundo exterior. Asi como hasta entonces buscé el desarrollo de! ego, su atencidn va a orientarse ahora hacia un centro psiquico mas amplio, al que Jung llamé si-mismo [self]. Lo interesante de! diserfio de Nichols es que destaca que los arcanos del segundo reino, el de la Conciencia del Ego, resultan “intermediarios entre el Reino de los Dioses arriba y los de! reino de la {luminaci6n y Autorrealizacién abajo”. Es decir, ademas de coincidir con Zondag y otros autores en la percepcidn de un viaje con tres dimensiones 0 estadios, interpreta a uno de ellos como Nexo o puente entre los otros dos. we ee \luminaci6n y Autorrealizacian de El Mago de La Justicia de El Diablo a El Carro ala Templanza a El Mundo Nuestra visi6én como astrélogos, que toma como base el mandala zodiacal y la triplicidad que ya hemos destacado, en- cuentra una clara analogia con los tres estadios de evolucién de ja conciencia de Wilber y los tres reinos en el viaje a través de !os arcanos mayores del tarot de Nichols. ® Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairés-Troquel, pag. 37 ——— * INTRODUCCION + Trascendencia del Ego Estadio TRANSPERSONAL (superconsciencia) < de Ei Diablo a EI Mundo ~Autorrealizacién— ml x Madurez del Ego Estadio PERSONAL Vv (autoconciencia) Desarrollo hacla el Ego de La Justicia Estadio PREPERSONAL 2 a La Templanza (subconsciencia) 3 ~Conciencia de! Ego- de EI Mago a El Carro es ~Dioses- Desde nuestro enfoque astrolégico, pero poniendo énfasis esta vez en la mirada ciclica, es facil advertir que al proyectar este ciclo general de Ia vida a una vida humana individual, descubrimos que los tres estadios (dimensiones) pueden coincidir con tres ciclos sa- turninos sucesivos de 28 afios, lo que da como resultado un ciclo completo de 84 afos, que equivale a un ciclo de Urano. En esta proyecci6n, e! primer ciclo de estructuraci6én saturni- na (desde el nacimiento hasta los 28 afios) se corresponde con el despliegue de! simbolismo de los primeros siete arcanos mayo- res (de El Mago a El Carro). El segundo ciclo saturnino (de los 28 a los 56 afios) coincide con la segunda tanda de siete arcanos (de La Justicia a La Templanza), mientras que el tercer ciclo de estructuraci6n (de los 56 a los 84 ajios) equivale a la tercera tanda de siete arcanos (de El Diablo a El Mundo). Soe rn Primer ciclo de de E] Mago Saturno -——__—a El Carro 0.a 28 afos ———————— -———— Ciclo de Segundo ciclo de de La Justicia Urano Saturno fa La Templanza 0a 84 anos 28 a 56 afios Tercer ciclo de Saturno de El Diablo 56 a 84 atios aE Mundo 23 24 + ASTROLOGIA Y TAROT A lo largo de nuestro recorrido por los arcanos mayores del tarot hemos considerado esta analogia, en especial para la inter- pretacién de algunos de ellos. Sin embargo, aunque esta corres- pondencia resulte coherente, es necesario no perder de vista que presupone cierta ldégica lineal y también secuencial que merece ser revisada. De hecho, en ese esquema estan incluidos 21 de los 22 ar- canos, lo que excluye a El Loco: el arcano “sin tiempo y sin espa- cio” que -tal como veremos- recuerda la incertidumbre e imprevi- sibilidad sobre la que se sostiene el creativo despliegue del uni- verso. En este punto es conveniente recordar que, como astrdlogos, nuestra mirada del tiempo es ciclica y, en este sentido, circular 0 mandilica, antes que lineal. Y si bien la evoluci6én de la concien- cia parece desarrollarse a lo largo de fases, puede llegar a resul- tar una simplificaci6n mecanica e ilusoria suponer que cada una de esas etapas surgen “definitivamente” en el momento que otra anterior concluye “definitivamente”, como si la conciencia ocupa- ra exclusiva y absolutamente “un estadio por vez", como si cada estadio conformara un compartimento estanco. Por el contrario, cada etapa de Ia vida representa, antes que la pertenencia absoluta a un estadio evolutivo determinado, una especifica modulaci6n o ecualizacién de diferentes ondas de evo- luci6n. Y, aun admitiendo que de este modo circular o en espiral, la conciencia progrese “un estadio por vez” hasta alcanzar plena madurez e integraci6n, siempre resultaran formas excesivas y pa- raddjicas para nuestras expectativas de orden lineal y previsible. Asi, los ciclos de cada una de las dimensiones de desarrollo de la conciencia (prepersonal, personal y transpersonal) se entrelazan; cada una de las ondas modulan entre si, y cada uno de los pulsos participa con su ritmo de una composicién evolutiva integral. Del mismo modo que una partitura musical no asegura por si misma su ejecuci6n y sélo sirve de guia para la inspiracién de todo aquel capaz de interpretarla, este disefio de la evolucién de * INTRODUCCION + sentence la conciencia a lo largo de una vida no representa un modelo infalible que se impone marcando “aquello que habra de ocurrir”. Mas bien se trata de un mapa simbdlico del desarrollo que esta sujeto a la conciencia que lo interprete para poder manifestarse. Cada fase del ciclo representa una cualidad que debe ser percibida para poder aprovecharse. Si la conciencia sabe alinear- se con esa cualidad podra acompanar el profundo propésito que revela el destino. Y esta percepcién sdlo florece en una concien- cia despierta. Caso contrario, el proceso opera “ciego”, de modo inconsciente, y genera confusi6én, sensaciOn de extravio y la falsa conviccién de “un destino empecinado en frustrar lo que desea- mos para nuestra felicidad”. Por ultimo, al finalizar la interpretacién de cada arcano mayor presentamos algunas claves de lectura para la practica, distin- guiendo lo que ese arcano puede simbolizar para tres especificos estados de desarrollo consciente. En este sentido, la propuesta de cada arcano para un momento de la vida dependera de la capacidad de escucha y recepcién de la conciencia. Los tres niveles, desde donde pueden ser interpretados cada uno de los arcanos, se definen del siguiente modo: * Desde una conciencia condicionada (estadio prepersonal: iden- tificacién sin discriminaci6n). La conciencia esta condiciona- da por la necesidad del sujeto de satisfacer sus propios de- seos, y pretende utilizar para su propio beneficio la cualidad que propone e! arcano. Ei destino es percibido potencialmen- te dafino y peligroso, puesto que amenaza la obtencién de aquello que se anhela. La posibilidad de una identificacién ciega con el arquetipo que propone ese arcano es alta. * Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio perso- nal: discriminaci6n y crisis de identificacién). La conciencia se desarrolla desde un yo individual y comienza a percibir el conflicto entre deseo y realidad. El temor a la frustraci6n per- 25 26 * ASTROLOGIA Y TAROT + sonal coexiste con la intuicién de que hay un aprendizaje en aquello que el arcano esta indicando, aunque no confirme las expectativas del yo. Asi se instaia la tensién entre resistir replegandose en los anhelos individuales 0 aceptar lo que el destino parece manifestar como propésito, entre permanecer hechizado por el arquetipo representado en esa figura o inter- pretarlo como simbolo de transformaci6n. * Desde una conciencia en expansi6n (estadio transpersonal: apertura a la integracién con una totalidad mayor). La con- ciencia es capaz de responder a resonancias profundas con el simbolo del arcano. El yo individual ya no prevalece; florece entonces la capacidad de reconocerse en los demas y en el destino, incluyéndolos como expresién genuina del ser. Aun el dolor y el desconcierto son percibidos como parte de la revelacién de ese creativo misterio. A\ finalizar nuestra introducci6n, luego de haber elaborado sin- tesis, definiciones y clasificaciones, concluimos en que todo esto puede ser efectivamente aplicado y aprovechado en nuestra prac- tica y en nuestra bUsqueda por alcanzar mayor profundidad en la reflexion sobre los lenguajes simbdlicos. Sin embargo, paraddji- camente, sentimos que lo fundamental, el plenamente vivo y crea- tivo misterio al que alude el universo de simbolos, nunca podra ser “sintetizado”, “definido” o “clasificado”. Eso slo puede ser vivenciado en el encuentro con el otro, revelado en e! amor que nos sorprende y conmueve, anunciado a cada instante en el ma- ravilloso y desconcertante contacto directo con la vida. 0 - El Loco + ASTROLOGIA Y TAROT # 28 Descripcién de la carta La imagen muestra a un personaje de aspecto bufonesco que camina hacia un lado pero mira hacia otro. Representa con su postura la dificultad para saber hacia donde dirigirse. Con un brazo sostiene un pequefio atado para llevar sus po- cas pertenencias: es tiempo de andar liviano y con bajas expectativas de logros materiales. A su lado hay un perro, que representa su aspecto naturalmente instintivo que lo ayuda a sobrevivir a las situaciones mas complejas. Ei Tarot nos muestra que es posible confiar en las insdlitas propues- tas de El Loco aunque no logremos comprender sus intencio- nes, es tiempo de incertidumbre y de nuevos desafios que dificiimente podremos dirigir 0 controlar. Su aspecto de bu- fon nos dice que es él, en definitiva, quien siempre se rie del Rey -de nuestro propio ego-. El Loco siempre nos sorpren- de, crea y destruye sin previo aviso. Interpretacion La figura de este arcano y su propio nombre -E! Loco- rapida- mente evoca a la cualidad acuariana y la funcion uraniana en as- trologia. De este modo, podemos asociarlo con atributos de liber- tad, creatividad, espontaneidad, con lo sGbito e imprevisible, con lo repentino y excéntrico. Sin embargo, es necesario tomar como punto de partida la enorme distancia que existe entre esta cualidad y la posibilidad de hacerla consciente, al menos en ei presente estado de evolu- cién de la humanidad. En principio, decimos que esta experiencia (tanto la que representa El Loco como la que simboliza Acuario-Urano) resulta intolerable para nuestra conciencia ordinaria. Y lo que se advierte claramente en el Tarot, ya que este arcano no recibe el — a —~*0-ELLOCO + nombre de “el creativo”, “el libre” o “el espontaneo” (0 incluso “el mistico”), sino “el loco”, es decir, una denominacién que remite a la extravagancia, a la marginalidad, a estar “fuera del orden”. Ahora, ges cierto que este arcano sugiere una experiencia extrafia a la realidad? ~O acaso nos remite a una peculiar manera de participar en ella? 40, mejor aun, representa el recordatorio de nuestra pertenencia a un orden que trasciende nuestro anhelo de permanencia en formas seguras y del cual nuestra légica ra- cional no puede dar cuenta? Algo mas. Podemos agregar que la imagen de El Loco alude al propésito humano de /a busqueda de maxima creatividad en la forma, es decir, al deseo individual de que las estructuras concre- tas que logramos desarrollar a fo largo de nuestra vida personal (formas) vayan in crescendo en la expresi6n de su originalidad y singularidad (creatividad). Ahora bien, es fundamental comprender que este anhelo pro- mueve, en la escala humana, un complejo “doble vinculo”, ya que creatividad (lo que rompe la continuidad, lo que muta) y forma (lo que toma cuerpo, lo que alcanza una conformaci6n estable y per- durable) aparecen en una relaci6n tensa de antagonismo y exclu- sién: maxima creatividad se corresponde con minima forma y, viceversa, maxima forma se corresponde con minima creatividad. Libertad y Creatividad Seguridad y Formas Estables Desde el enfoque astrolégico, este conflicto no es otro que aquel que existe entre la vivencia de la cualidad canceriana y acuariana, la aparente contradiccién entre la funci6n lunar y la uraniana. La Luna cumple con el propdsito de cerrarse y generar un Ambito protector y nutriente para que se gesten formas parti- culares y especificas, mientras que Urano promueve la apertura y a * ASTROLOGIA Y TAROT # exposicion al curso de corrientes de creatividad universales y globales. Resulta inevitable que lo creativo y libre ponga en riesgo fa permanencia en formas seguras (0 que se cree y se sienten segu- ras), y que la estabilidad de formas s6lidas parezca exigir el sacri- ficio de cualquier innovaci6n creativa. De ahi que la libertad se asemeja a fa locura en el mundo de la formas humanas persona- les -seguras, estables, previsibles-, y la creatividad se confunde con lo absurdo en el orden de la ldgica racional. Por qué ocurre esto? La pregunta se impone. Lo creativo requiere para revelarse estar libre de contenidos de! pasado, ya que cualquier material heredado implica necesa- riamente un condicionamiento para la manifestaci6n de to nuevo, un “formateado” previo que establezca bordes y recortes a la informaci6n inédita y que ingresa al sistema, surcos para la circu- laci6n de la energia. Asu vez, en tanto entidades encarnadas, en nuestro desarro- ilo como personalidades humanas necesitamos atender a necesi- dades (corporales, mentales y psiquicas) que sélo pueden satis- facerse en e| mundo de las construcciones concretas (en el espa- cio y el tiempo) en el orden de lo manifiesto, explicito, definido y previsible. Asi ese doble vinculo al que hemos referido queda plantea- do. Al buscar creatividad tratamos de alejarnos del condiciona- miento de estructuras fijas y materiales, pero ante el vacio de formas conocidas que promueve lo creativo (en tanto representa lo no-conocido) nuevamente buscamos Ia seguridad de estructu- ras definidas y estables, las cuales provocaran el ahogo de un nuevo condicionamiento a la creatividad, del que se querra esca- par poniendo en riesgo otra vez las formas seguras, etcétera. Este es, en definitiva, el circuito cerrado en el que la conciencia humana personal parece quedar atrapada. 30 | *0-ELLOCO + CREATIVIDAD no tiempo - no espacio > libertad condicionamiento — qg——__________ tiempo - espacio seguridad La creatividad genera la incertidumbre del vacio, el vacio pro- voca necesidad de forma y seguridad, la forma implica la sensa- ci6n de condicionamiento y prisi6n, y el condicionamiento suscita el anhelo de creatividad y libertad. Mas alla de la esfera estrictamente egoica, desde el punto de vista energético o transpersonal no existe contradiccién alguna. La manifestaci6n vital propone un pulso entre forma concreta y vacio creativo, un latido que contiene el impulso de construcci6n y destrucci6n, en pos de posibilitar su proceso de generaci6n. Aqui adquiere significado la figura de El Loco que representa tan- to al nimero O como ai 22. El lector debe estar atento, en primer lugar, a El Loco como 0. Ei namero O presenta una naturaleza paradéjica y ambivalente. Su significado varia notablemente segtin consideremos este nd- mero delante o detras de otro namero. Si aparece ubicado como digito detras de otro nimero de! 1 al 9, el O establece la completitud e integracién de la cifra, es decir, su maximo potencia! (10, 20, 30, etc.). En este caso, el O revela el maximo desarrollo creativo posible en esa forma particular. 1,2,3 10 (maximo potencial de la primera decena) 11, 12,13 20 (maximo potencial de la segunda decena) 21, 22, 23 30 (maximo potencial de la tercera decena) 34 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. - *0-ELLOCO« _ Toda la exploracién que fue desarrollando la humanidad per- mite hoy que la cualidad de este arcano no signifique fatalidad. Somos contemporaneos de una época en la que la libertad de bdsqueda individual ya no es vista como una traici6n a los valores ancestrales, ni la diferenciacién singular y creativa como un tras- torno cercano a la locura. Sin embargo, conviene tener presente que la profunda resonancia con la cualidad de El Loco no deja de plantearnos paradojas de dificil aceptacién si son pensadas des- de el plano humano personal. Una de las exigencias mas importantes del Loco es que vivas tu vida. Esto quiere decir que tu conocimiento no procede de los libros, sino que lo adquieres a través de experiencias de todo tipo, tanto gratas como desagradables. Por consiguien- te, e! Loco es puramente impulsivo y no dictamina... Estar abierto a la vida es muy importante. Con la actitud de! Loco no hay que esperar que todo vaya como un reloj. Naturaimen- te, lo que suceda estaré bien, pero lo que el poco critico Loco considera como «bueno» no es necesariamente nuestra idea de «bueno».? EI Loco es un buen personaje a quien consultar cuando todos nuestros planes se tuercen, dejandonos desvalidos a la deri- va. En estas ocasiones, si escuchamos, podemos oirle decir mientras se encoge de hombros: «Aqué! que no tiene meta fija, no puede perder nunca su camino»? Es conveniente, entonces, ni subestimar su efecto desde un entendimiento intelectual apresurado, ni quedar atrapado en el miedo que despierta todo aqueilo que no podemos controlar. EI ciclo de Urano en el cielo es de 84 ajios, lapso que en la 2 Hamaker-Zondag, Karen, El tarot como via de conocimiento, Urano, pag. 162.163. * Nichols, Sallie, Jung y e! tarot, Kairés-Troquel, pag. 58. 35 36 actualidad coincide con una expectativa de vida humana razona- ble en el mundo desarrollado. Hoy este ciclo parece tigar el inicio de la vida y el final de la vida. El Loco y Urano como representacio- nes simbdlicas de lo creativo, pueden vincularse tanto con el mis- terio de la concepcién como con el misterio de la muerte. La vida y la muerte aparecen ligadas en la misma imagen, una imagen que se interroga sobre el ser, sobre su permanencia en el tiempo y el espacio. Algo mas. Esta imagen sugiere una intuicién percibida sdlo desde el coraz6n, una condici6n de ser humano que persiste y continda a lo largo de la historia mas alla de las mUltiples varian- tes individuales. La intuici6n de participar de /a creatividad ac- tuando en lo humano, en el sentido de que cada suceso que nos ocurre -de felicidad o desdicha, de placer o dolor- es una expe- riencia de lo humano, una experiencia “que le esta ocurriendo a lo humano” y de |a cual somos circunstanciales protagonistas* . En un punto, desde lo humano puede resultar absurdo que lo eterno necesite manifestarse en formas limitadas en el! tiempo y el espacio, tanto como que la forma finita intente dar cuenta de lo infinito. Es la paradoja de la presencia eterna de un cosmos que exige que ninguna forma sea permanente. Lo creativo exige la muerte. En El Loco los extremos se tocan siempre... Nuestro Loco inte- rior nos empuja hacia la vida, donde la mente pensante es muy prudente... El Loco es /a figura central del Tarot. Verle bailar es entender el misterio de toda creacién, puesto que su esencia lo abarca todo y es paradéjica. Camina hacia delante, aunque mira hacia atrés, conectando asi la sabiduria del futuro con la inocen- * Esto guarda relacién con la vision de Dane Rudhyar, quien al reflexionar sobre el fatalismo predictivo en astrologia, sostenia que “los sucesos no nos ocurren a nosotros, nosotros les ocurrimos a ellos...”. (La practica de la astrolo- gla, Sirio, pag. 28). * ASTROLOGIA Y TAROT ® a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. —_$ —_——— *§ 0 - Lens Jung definid el ego como «el centro de la conciencia». El self (stmismo) es el término que é/ usa para denotar el centro de la totalidad de la psique, un centro de amplio conocimiento y estabilidad.,. el simismo es algo que esta ahi desde el princi- pio; el ego es, si se quiere, lo que hacemos, el si-mismo se nos dio. Existe antes de nuestro nacimiento, durante nuestro nacimiento y después de nuestra muerte. Esta en nosotros siempre, esperando que volvamos a casa e incluso nos apre- mia a ello, ya que aqui no hay marcha atras... podemos decir que el Loco es el si-mismo como una prefiguracién incons- ciente del ego.® En la misma direcci6n, Hamaker-Zondag expresa: Es mejor considerar al Loco como una especie de fuerza vital, enterrada en lo mas profundo de nosotros, que nos estimula continuamente a emprender la evolucién personal... en termi- nologia junguiana, podemos decir que el Loco queda limitado al papel de motor detras del proceso de individuacién.? Aquello que en verdad somos, mas alla de los condiciona- mientos de nuestras identificaciones personales e hist6ricas, va revelandose en el encuentro con nuestro destino, en un movi- miento que no es otra cosa que un regreso a nuestra fuente origi- nal, atemporal. El Loco y Urano mostrandonos como, al diferen- ciarse de lo conocido en el tiempo de nuestra historia personal, la conciencia se reconoce en su mas profunda originalidad: la matriz del ser humano y, aun mas alla, e! orden incesante del universo. En palabras de Alejandro Jodorowsky: ® Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairés-Troquel, pag. 72. * Hamaker-Zondag, Karen, El tarot como via de conocimiento, Urano, pag. 162. 39 40 * ASTROLOGIA Y TAROT « La frase clave de EI Loco podria ser: «Todos los caminos son mi camino».*° El Loco en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: identificacién sin discriminacién) Esta lectura interpretaba a Ei Loco como maximo condiciona- miento a nuestros aspectos mas instintivos y también minima libertad para accionar desde nuestro lado mas auténtico y creati- vo; supone al consultante en una actitud reactiva que actia des- de temores del pasado y sin capacidad de diferenciaci6n (esto es, poca capacidad de discernimiento consciente). En ella prima la necesidad de “hacer lo que se quiere” de un modo impulsivo, irreflexivo, infantil. El compromiso emocional y el sostén de pro- cesos materiales pueden dar panico 0, por el contrario, puede existir el anhelo de controlar y retener las actividades 0 los vincu- los conocidos sin plantearse realmente si en esas situaciones hay vitalidad y autenticidad. Se retienen las cosas y las personas por creerlas seguras e irremplazables, bajo una apariencia de solidez y compromiso, retencién que se condena de esta manera a la sombra de El Loco, el que emergera como destino de impre- vistos, cortes sibitos 0 abandonos. El individuo se sentira rodea- do de situaciones cadticas, confusas y de pérdidas inexplicables, que incrementaran aun més la angustia y el temor en la persona. La persona se polariza de forma extrema reforzando aun mas la sensaci6n de que es necesario controlar !o incontrolable: la vida. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio perso- nal: discriminacion y crisis de identificacién) °° Jodorowsky, Alejandro, La via del tarot, Sudamericana, pag. 147. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. * ASTROLOGIA Y TAROT * Correspondencia astrolégica | Este arcano puede asociarse al momento uraniano-acuariano del despliegue ciclico de una carta natal. Por ejemplo: Transitos Urano en transito por casa angular o Urano en un transito duro al Sol 0 a la Luna. Ciclos de Edad (0 genéricos) Urano por transito en aspecto tenso con su propia posicién natal. Revolucién Solar Ano con Ascendente en Acuario. Afio con Urano destacado (por ejemplo, en casas angulares 0 como planeta focal). Progresiones Sol o Ascendente progresado ingresando en el signo de Acua- rio. Sol, Luna o Ascendente progresado sobre Urano. 1- El Mago BATELEUR a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 41-ELMAGO + ss ria a la cualidad de Mercurio en Aries (0 al vinculo Mercurio-Marte), en ese entusiasmo de articular los elementos de la materia para que /a idea sea acto. El Mago se involucra con la materia y co- mienza a manejarla para que su deseo se concrete. La magia tadica en que ahora exista algo que antes no existia, que algo se haga realidad a partir de operar una voluntad, una intencionalidad. El mundo se percibe como una creaci6n del sujeto antes que una realidad objetiva previa a nuestra existencia. En palabras de Sallie Nichols, “somos nosotros los que creamos el mundo que aparen- ta existir”.* La creatividad de El Mago se relaciona con el anhelo generativo, con la voluntad de materializar. No se trata de la creatividad en- tendida como diferencia, novedad y -mucho menos- trasgresi6n © rebeldia. Su creatividad no va contra las reglas sino que se propone utilizarlas para que su creaci6n sea. Intenta manejar con habilidad los elementos de la vida? a favor de su propésito intimo; esto es, intenta un puente entre lo interno (la intuicién subjetiva y personal) y lo externo (el mundo objetivo y social). Esta actividad ligada a lo creativo lo lleva a algo mucho mas profundo. Lo que anima a El Mago es el propésito de materializar un puente entre lo trascendente y lo cotidiano, lo creativo y lo habitual; en definitiva, ser vehiculo para ligar espiritu y sustancia, energia y forma. Esta calidad de nexo mercurial claramente alude @ una “profundidad vertical” antes que a una “superficialidad horizontal”, es decir, a servir de canal de expresi6n de potenciali- dades inmanentes, veladas en su manifestaci6n exterior, antes que un mero juego frenético de miltiples variantes. Este nivel de nuestro Mercurio astrolégico no difiere de aque! que la psicologia junguiana rescaté de !a tradicion alquimista. La figura central del estudio de los alquimistas fue una figura * Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairos-Troquel, pag. 77. 2 Podemos pensar aqui en los cuatro elementos Tierra, Agua, Aire y Fuego, en tanto cuerpo, emocién, mente y espiritu. 45 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. Se ocho pequenos circulos naranja indican que tiene conciencia de la perfecci6n y que se la impone como meta [...}° Conviene recordar que, para la astrologia esotérica, cada sig- no zodiacal posee tres regencias: exotérica, esotérica y jerarqui- ca. Cada uno de esos niveles se corresponde con un estadio de la conciencia en su evolucién. En el caso de Aries, las regencias son Marte, Mercurio y Urano, respectivamente. Primer nivel (exotérico): MARTE Impulso reactivo no conciente (pre-consciente) Segundo nivel (esotérico): MERCURIO Idea activa deliberada (consciente) Tercer nivel (jerarquico): URANO Accion creativa (trans-consciente) Los 3 niveles de regencias planetarias para Aries Ahora bien, gcual es la profunda y esotérica relacién que Aries guarda con Urano? Por cierto, este vinculo nada tiene que ver con la distorsionada expresion uraniana que interpreta como “creativa” a una accién que, en verdad, se encuentra altamente condiciona- da por la rebeldia a Saturno: hacer algo distinto (0 lo contrario) a lo que marca la norma, imaginar algo diferente a lo establecido. Podremos decir que ese tipo de creatividad resulta una “creativi- dad condicionada” (y en ese sentido una falsa creatividad), por- que alli no hay libertad para crear, ya que la accién depende de aquel orden al que se opone; su intuicién no surge de! vacio sino del anhelo de rebelarse al orden establecido. De este modo, ese ® Jodarowsky, Alejandro, La via del tarot, Sudamericana, pag. 155. 47 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a ~ —.* 1- EL MAGO +___ —— TO Si recordamos que se trata del primer arcano mayor, como ya mencionamos, entonces se pone el primer acto de un proceso que esta comenzando a desarrollarse, el inicio de un viaje de la conciencia. De hecho, en los cuadros presentados en nuestra introducci6n, consideramos a la totalidad de los arcanos mayores como una representaci6n simbdlica del proceso de maduracién de la conciencia, por lo que El Mago estaria indicando el momen- to menos consumado de esa madurez. Tal como advierte A. Jodorowsky: Como primer arcano mayor, y por muy iniciado que sea, El Mago tiene todavia mucho camino por andar. Es la carta de la unidad que debe elegir una manera de actuar... ** No obstante, la cualidad en si misma de El Mago (como la de cualquier otro arcano mayor, signo zodiacal o clave simbdlica en general) puede ser manifestada de un modo ciego, no-conciente, e inmaduro, y también desde una capacidad consciente que ac- tualice su potencialidad sagrada. En este sentido, Ei Mago se aproxima a esta definicién de Alice Bailey del signo de Aries: En la vida del ser humano marca el principio de la subjetiva y latente conciencia de la existencia y el comienzo de! ser hu- mano en ei circulo de la experiencia. En la vida del aspirante al discipulado éI connota e/ periodo de reorientacién y de un renovado esfuerzo autoconsciente, y su comienzo en esta etapa final del sendero evolutivo que /o llevara fuera del reino humano y lo capacitara para realizar la transicién al reino de los dioses.? De este modo, es posible suponer que cuanto mas identifica- + Jodorowsky, Alejandro, La via del tarot, Sudamericana, pag. 156. * Bailey, Alice, Los trabajos de Hércules, Fundacién Lucis, pag. 32. 5. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 54 + ASTROLOGIA Y TAROT + = evidencia en nuestra red de vinculos, en nuestro mundo de rela- ciones, y no aislados y replegados sobre nosotros mismos bus- cando “nuestro auténtico y genuino deseo”. Saber conducirse en esa matriz y guiar el impulso hacia la manifestaci6n en la materia, esa es la auténtica magia. Queda claro que disponer de esa capacidad de ser mago requiere un necesario desarrollo de la conciencia para discriminar !a naturale- za ilusoria del deseo fragmentario (explicito, visible, exotérico) del contacto con el propésito (implicito, no visible, esotérico) que se revela en la realidad vincular. Profundamente, El Mago representa la capacidad de alinear- se con ese propésito que’subyace en los sucesos y vinculos de nuestra vida, entendiendo a estos sucesos y vinculos como la materia o la sustancia de nuestro destino. Se trata entonces de alinearse con ese propésito y definir respuestas creativas, accio- nes generadoras, desde esa conciencia. El arte de E! Mago es expresar espontaneidad y entusiasmo en esta alineaci6n, para lo cual sera necesario estar muy atentos a qué significado se le da a “estar alineados”. En la medida que se lo haga corresponder con “estar sometidos” podemos estar seguros que habraé una carga inconsciente de resistencia o de obediencia, lo que dara como resultado represién y negacién antes que trascendencia e integraci6n. El Mago en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: identificacion sin discriminacién) El individuo, altamente identificado y por tanto condicionado por su capacidad de hechizar, de convencer e ilusionar a los otros, utiliza la energia de El Mago para su propio beneficio. Al acumular poder basado en su cualidad de lider, su astucia y su gran capaci- * 1-EL MAGO + stints dad logra manipular las voluntades ajenas. En esta lectura el con- dicionamiento consiste en la fascinacién sobre la propia habili- dad para ejercer control sobre los demas, de manejar al propio antojo el mundo vincular. La persona utiliza su gran talento como comunicador, obteniendo “ventaja para si” y promoviendo la ilu- sién de que sus propios propésitos son “lo mas conveniente para todos los demas”. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio perso- nal: discriminaci6n y crisis de identificacién) Recordemos que en esta carta aparecen los “cuatro palos” (copas, bastos, oros y espadas) sobre la mesa de trabajo del mago, que simbolizan la ilusi6n de una realidad dependiente ex- clusivamente de la propia accién o voluntad. El ego personal se ve tentado a creerse omnipotente. Sin embargo, a la vez este comienza a intuir que esas herramientas sobre la mesa le han sido ofrecidas como dones para alinearse con un propésito de mayor trascendencia que el anhelo de reconocimiento 0 poder personal. El individuo comienza a experimentarse como vehiculo de una creatividad que excede sus intenciones particulares (frag- mentarias), se siente participe del despliegue de un propésito crea- tivo que no se controla con la voluntad personal (cosmos). Asi se produce una crisis de identificaci6n: el yo que creia manejar la vida a su antojo, comienza a percibir que esta siendo “movido”, que es motivado desde un centro de vitalidad ajeno al ego. El sujeto co- mienza a sentirse estimulado a comprometer su habilidad, magne- tismo y capacidad de entusiasmar a otros, en proyectos que intuye trascendentes y que van mas alla de la propia autosatisfacci6n. Desde una conciencia en expansi6n (estadio trans-personal: apertura a la integracion con una totalidad mayor) En contacto con la esencia dual de El Mago, surge la concien- 55 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. ______________ : ASTROLOGIA Y TAROT » — Descripcién de la carta La Papisa es la primera mujer del Tarot. Esta sentada, en actitud receptiva y de espera. En su regazo hay un libro abier- to que no Jee, pues posee una sabiduria intuitiva, no racional, que:nada tiene que ver con lo que se ha escrito en ios libros, Parece estar encerrada en un claustro, como si sdio le intere- saran los aspectos espirituales y de introspeccién; el mundo externo no parece importarle. Ella nos conecta con nuestro lado mas puro, auténtico y virginal que generalmente nos cues- ta reconocer. La Papisa es e/ contacto directo con la esencia espiritual, fuente de confianza y purificacién en nuestro trajin cotidiano. Su amoroso cuidado nutre y habilita nuestros pro- pOsitos mds puros. Interpretacion En la imagen masculina de E] Mago hemos visto representa- da la activa disposici6n a manifestar una idea en el mundo exte- rior y objetivo. Ahora con La Papisa llega un momento que propo- ne un movimiento arquetipicamente fernenino: el cese de la acti- vidad externa, el repliegue en lo interno, !a disposici6n receptiva. Vinculada con el numero 2, en este arcano se explicita la dualidad que ha generado el movimiento del nimero 1, esto es, de El Mago. Concluida la expresi6n hacia e! mundo externo que El Mago despliega, La Papisa nos recuerda la existencia de un mun- do interno, subjetivo e inconsciente. De este modo, ambos arca- nos simbolizan la dualidad masculino-femenino basica y primor- dial: por un fado, la idea en acci6n de El Mago, el Aire y el Fuego como elementos de manifestacién y exterioridad, por el otro, la sensibilidad en contacto de La Papisa, el Agua y la Tierra como elementos de reabsorci6n e interioridad. 58 | + 2-LA PAPISA + “4 . mundo mundo exterior Cate exterior El Mago La Papisa (Aire-Fuego) (Agua-Tierra) manifestacion reabsorcion Astrolégicamente, el primer vinculo que surge es con la Luna; sin embargo, parece ir mas alla de lo lunar-canceriano. Algo quie- re ir “mas alla”, es mas profundo y nos invita al misterio. En este sentido, La Papisa no es una mujer comin, no es una “simple madre”, porque aparece ligada a un orden religioso, lo que la transforma en una “Gran Madre”. La Papisa —que en algunos ma- Zos es nombrada como La Suma Sacerdotisa~ muestra una serena actitud de receptividad asociada con lo espiritual y sagrado. Su ima- gen es virginal; en suma, simula una “Gran Madre Virgen”. Nuevamente, el tarot y el poder simbélico de sus imagenes excede la dimension exotérica de la astrologia. La Luna como regente esotérico de Virgo, y Cancer con Neptuno como su regen- te esotérico, resulta una articulacién muy adecuada para repre- sentarnos la cualidad de La Papisa que acabamos de describir. Desde esta mirada de la astrologia esotérica, la Luna y Can- cer quedan ligados a Virgo y Neptuno. En sintesis, podemos decir que fa funcién de gestaci6n, cuidado y nutricién quedan ligadas con una experiencia de servicio sagrado. ZZ > regente esotérico de TIP La Papisa Gran Madre Virgen ™ Y regente esotéricode 69 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. —_———. * 2- LAPAPISA + Ahora bien, si bien La Papisa conoce, su conocimiento es pre- vio a la raz6n. En este sentido, se trata de un tipo de conocimien- to pre-racional que se corresponde con el instinto. A esto alude la Luna como regencia esotérica de Virgo. La Papisa simboliza aque- llo que en nosotros sabe de su participacién en un orden profun- do y velado a la raz6n, y lo sabe “desde la célula”. EI instinto es la conciencia de la forma y de la vida celular, ef modo de conocimiento de la forma.* Misterio y profundidad, conocimiento instintivo, todo parece conducirnos al origen. Aqui La Papisa nos refiere tanto a lo feme- nino como al pasado. Es la potencia de la herencia ligada al cuer- po; es el arquetipo de la gran madre gestadora; lo heredado celularmente. La matriz organica. Cancer como /a matriz... el pensamiento de la vida oculta, de una forma velada, de la potencialidad.° Desde lo astrolégico, esto refiere tanto al condicionamiento y sentimiento de seguridad de la Luna como a la Casa lV, Y la astro- logia advierte que !a herencia, lo que nos constituye desde el pasado, el reconocimiento del origen, puede derivar en un replie- gue en lo conocido, en un cierre antes que una apertura, en una resistencia antes que una disposici6n, en separatividad antes que integracién. Y aqui se revela la clave de Neptuno como regente esotérico de Cancer. En rigor, el origen compartido, organica y pro- fundamente considerado, es la condicién humana, la humanidad, antes que un fragmento familiar o racial. ® Bailey, Alice, Los trabajos de Hércules, Fundacién Lucis, pag. 80. * Bailey, Alice, Los trabajos de Hércules, Fundacién Lucis, pag. 81. 63 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. * 2-LA PAPISA + le sostén a la sensibilidad. Asi afirmamos que la intuici6n es trans- racional, es decir, posterior a la raz6n. Instinto —® reaccién automatica —®> pre-racional Intelecto —® respuesta ldgica —> racional Intuicién — percepcién sensibleinteligente —>® trans-racional Este registro sensible-inteligente, sin estar condicionado por la reactividad, puede ampliar su alcance, tornarse mas profundo y ser capaz de percibir la manifestacién de ordenes més sutiles de la realidad. EI signo que ahora estamos estudiando (Cancer) es predomi- nantemente el signo del instinto; pero la sublimaci6n del instin- to es la intuicién. En la misma forma, asi como la materia tiene que ser elevada al cielo, asi el instinto tiene que ser igualmente elevado, y cuando ha sido trascendido y transmutado, se mani- fiesta como intuicion, ** La Papisa simboliza esta profunda intuicion de ser entidades corporales y sensibles que encarnan espiritu, vehiculos de la magica transformaci6n de la materia en espiritu y de la revelaci6n del espiritu en la materia. La intuicion de esta sagrada actividad interna, de nuestro inconsciente como el territorio de una expe- riencia trascendente. * Bailey, Alice, Los trabajos de Hércules, Fundacion Lucis, pag. 77. | 67 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 3 - La Emperatriz fa e i << fe Is A, = L a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. +3 - LA EMPERATRIZ * a Y es aqui donde el caracter femenino-venusino de la imagen de La Emperatriz se hace explicito simbolizando un encuentro amoroso: la refaci6n entre un principio activo y un principio recep- tivo del cual nace lo creativo. La Emperatriz resulta un activo agente de esa atracci6n entre polos, entre géneros diferenciados en sus cualidades especificas y que, por eso mismo, se necesitan uno al otro para plasmar un propésito trascendente (esto es, que los excede en tanto partes); se aman y producen la manifestaci6n de esa sublime y misteriosa intencién del Universo. Esta caracteristi- ca queda traducida con claridad en diversos disefios del tarot. Por ejemplo, al comentar el mazo de Waite, Sallie Nichols expresa: Si invertimos el simbolo del orbe y la cruz encontramos e! signo astrolégico de Venus. Nos parece muy apropiado que nos mues- tre este simbolo inclinado, indicaéndonos la direccién hacia Ve- nus, puesto que e/ amor es la fuerza unificadora y regeneradora que conecta yin y yang, espiritu y carne, cielo y tierra, uniendo los opuestos en un abrazo creativo hasta que algo compieta- mente nuevo, pero que incluya a los dos, pueda nacer.> En este punto, el principio simbolizado en La Emperatriz nos abre a la percepcién de un encuentro profundamente amoroso que incluye a todos los planos de manifestaci6n (espiritual, men- tal psiquico y corporal). Asi, entre sus sutiles simbolismos, este arcano nos convoca a reconocer la fey de atraccién como funda- mento basico de nuestra humana sexualidad. Es posible establecer una correspondencia entre esta carac- teristica de La Emperatriz asociada a la sexualidad y lo que en astrologia vinculamos con la cualidad de Tauro y de Venus como su planeta regente. Y, mas esotéricamente, aparece expresado en la imagen del amor entre espfritu y materia: el espiritu amando la materia y la materia amando al espiritu. * Nichols, Sallie, Jung x e! tarot, Kairos-Troquel, pag. 132 75 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. S .. *3 - LA EMPERATRIZ ¢ satisfaccién de sus necesidades basicas, al punto de estar condi- cionado por el temor a no lograrlo. Esta fuerte necesidad de con- sumar todos sus deseos, de poseer bienes materiales que le otor- gan inmediata satisfaccion genera una actitud de control que es- conde el temor a no lograr lo que desea. La persona se torna posesiva y se repliega sobre si misma, antes que disponerse a una actitud de placentera confianza o de apertura al encuentro con un otro. En este nivel de manifestacién la conciencia se mues- tra excesivamente apegada a lo material y al capricho de sus ne- cesidades. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio personal: discriminacion y crisis de identificacién) Este nivel de conciencia propone ja conexién con las propias posibilidades de materializaci6n, con el misterioso placer de po- der ser parte de los procesos creativos poniendo el propio cuerpo y la propia voluntad. Se desea genuinamente ser activo participe y sustancial de los acontecimientos que lo convocan en el presen- te. En este proceso de descubrimiento de la propia potencialidad puede existir el riesgo de identificarse excesivamente con el pla- cer que da el descubrimiento de este poder personal, del disfrute corporal o de la activacion de la propia atraccién sexual. Al mismo tiempo, la persona percibe la necesidad de un verdadero uso crea- tivo de los potenciales que en ella estan despertando, intenta mejorar la calidad de vida propia y de sus allegados aportando creatividad y contacto placentero en cada tarea que encara. Desde una conciencia en expansién (estadio trans-personal: apertura a la integracion con una totalidad mayor) Este estadio presupone una conciencia menos condicionada por el apego al propio deseo o a las necesidades materiaies 0 corporales. Aqui la sustancia material y el cuerpo fisico pueden ser verdaderamente percibidos como “los sagrados templos que 83 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. _ ° 4-EL EMPERADOR *___________ parece completa? La respuesta es la siguiente: con El Emperador aparece la conciencia especificamente humana, la conciencia de tiempo y espacio, esto es, de finitud. La sombra de aquella plena fecundidad y creatividad es la muerte, y El Emperador, consciente de ella, tratara de controlarla, hacerla previsible, o al menos demorarla. En este sentido, en su libro Jung y e/ tarot, Nichols define este arcano como “padre de la civilizacién” y lo describe como aque! que “va a conseguir con esfuerzo un lugar donde estar de pie...”.. Y Ken Wilber en Después del Edén afirma que cada estructura de desarrollo humano implica “un nuevo y superior miedo a la muer- te...” que exige “simbolos, prendas y simulaciones de inmortalidad...”. Desde esta perspectiva, las construcciones (materiales e institu- cionales) de la civilizacién representan sus “simbolos de inmorta- lidad”, en tanto anhelan perdurar en el tiempo y, de este modo, conquistar y trascender la muerte.” De esta manera, en El Emperador se expresa la necesidad de definir una acci6n concreta y racional, una accién en el plano de las formas materiales, que organice la desbordante vitalidad acti- vada en La Emperatriz (y que incluye tanto lo luminoso como lo oscu- ro, la vida y la muerte). Ya no es el placer por el encuentro lo que orienta el deseo, sino la necesidad de orden para que el proceso no se malogre, para que la energia esté al servicio de lo constructivo y no de los excesos y caprichos de la naturaleza instintiva. En relaci6n con esto, al Emperador le corresponde el “nGmero cuatro”, o sea, el nUmero que simboliza aquello que ha encarna- do en la forma material. Asociado con la figura del.“cuadrado”, este ndmero remite a las cualidades de estabilidad, estructura, solidez, previsibilidad y certidumbre y, por esto mismo, implicara cierta tensi6n con lo creativo, o conflicto con el libre fluir de la corriente vital. * Nichols, Saitie, Jung y el tarot, Kairds-Troquel, pag. 149. 2 Wilber, Ken, Después del Edén, Kairos, Cap. VI. | 87 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 4-EL EMPERADOR + trata de una vitalidad libre, sino condicionada profundamente. Queda explicito que en estas tres variantes de relaci6n entre Marte y Saturno predomina el antagonismo excluyente: cada polo pretende prevalecer sobre e! otro. En este nivel de asociacién s6lo puede esperarse reaccién, tensi6n y rigidez. Este es un posi- ble despliegue de manifestaci6n de E| Emperador. Obediente Sometido Rebelde deseo otro desea deseo Jo opuesto Jo que debo por mi a lo que debo autoridad autoridad autoridad es cumplimiento es dependencia es tirania Ahora bien, {qué posibilidad de vinculo creativo podemos en- contrar entre Saturno y Marte? 4Existe alguna llave que permita abrir una auténtica sintesis de estas cualidades? El primer paso es reconocer que ambas funciones forman parte del psiquismo como sistema. Nuestra psiquis, considerada como un todo, representa un sistema que requiere del cumpli- miento de distintas funciones para desarrollarse en forma saluda- ble, esto es, en armonia, equilibrio y adaptaci6n con la totalidad de sistemas. Y todas esas funciones (simbolizadas en astrologia por los principios planetarios) son internas al sistema. Asi, una clave fundamental es percibir la funcién saturnina, no ya proyectada en el exterior, sino como constitutiva del siste- ma psiquico interno y vinculada funcionalmente con el principio marciano, Esto es, reconocer a Saturno, antes que como modelo externo de autoridad, como funcién ordenadora dei sistema psi- quico que, como tal, esta articulada con el resto de las funciones, lo cual incluye el deseo y la acci6n. 91 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 4-EL EMPERADOR + Por cierto, esta capacidad de respuesta requiere una altisima sensibilidad para percibir la situaci6n, para apreciar profundamente todos los matices y complejidades del cuadro. Dar respuesta es un ejercicio de apertura sensible, no de constricci6n mental. Ser responsable es un acto de elasticidad y expansion de nuestra sensibilidad que nos permite el mas amplio registro posible de la realidad, una percepci6én capaz de incluir lo explicito y evidente (exterior) tanto como lo implicito y velado (interior), abriendo des- de alli el impulso y la fuerza de una respuesta. Esfuerzo Autoridad Responsabilidad ser fuerza ser autor ser respuesta Asi, en su convocatoria a la responsabilidad, El Emperador nos ensefia una nueva vinculaci6n de los principios femenino y masculi- no, bajo la forma de sensibilidad y acto. La respuesta dura, la res- ponsabilidad rigida y forzada, esta demostrando su incapacidad para incluir lo femenino; la respuesta confusa, la evitacion de la respon- sabilidad con lo constructivo, su exclusi6n de lo masculino. El Emperador en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: iden- tificacién sin discriminacién) En este estadio la tendencia se inclina hacia una identifica- cién con el patrén mas rigido de El Emperador, aquel que sostiene formas cristalizadas y carentes de vitalidad. El individuo vive ei costo de la disociacién con su deseo sobreestimando el esfuerzo por mantener estructuras conocidas por creerlas seguras sobre todo en el area econdmica. El compromiso con el modelo social 95 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 100 + ASTROLOGIA Y TAROT + Descripcién de ia carta Es la primera carta en la que aparece mas de una persona. Aqui la conciencia comienza a escindirse, a presentar con- tradicciones. Vemos dos discipulos a los pies de El Papa en actitud de veneracion: esta carta habla de poder y de ran- os. El Papa intenta transmitir una sabiduria superior, iniciar a otros en sus conocimientos espirituales. Nos advierte so- bre la tentacién de sentirse superior al resto de los humanos. En una mano sostiene un baculo de tres niveles, que simboliza su intento de unir diferentes planos para interpretar la reali- dad. En la otra mano sostiene los dedos indice y medio en alto, bendiciendo el mundo material. El Papa intenta la union entre el cielo y tierra, pero en nuestro viaje por el tarot todavia falta un tramo del recorrido para comprenderlo. Suele generar si- tuaciones complejas y poco claras en los temas més intensos y contradictorios para los seres humanos: sexo, poder y dinero. Interpretacién Con El Emperador culmina una etapa del viaje por la matriz de los arcanos mayores. En el inicio, el tarot nos ha presentado un principio creativo, una chispa divina 0 espiritual, que se ha manifestado en E] Loco. SUbito e imprevisible, este propdsito esencial -que hemos aso- ciado a Urano- ha necesitado involucrarse con la sustancia mate- rial, generando asi el inicio del viaje de la conciencia. Para tal fin, aquella impronta creativa original ha utilizado dos nexos entre pares de opuestos activo-receptivo (0 masculino-fe- menino): a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 104 + ASTROLOGIA Y TAROT + —____ astrolégica con el signo de Sagitario y con la cualidad planetaria de Jupiter resultara una obviedad. Pese a ello, es importante atender a cierto vinculo entre la imagen de E| Papa y las cualidades de! eje Tauro-Escorpio, tal como sucede con La Emperatriz. En este caso se trata de una figura masculina y el énfasis, al parecer, esta puesto sobre lo escorpiano y, por otra parte, sabemos que Escorpio representa el punto critico de pasaje a Sagitario. En rigor, la revelacion de Sagitario implica haber atravesado la experiencia de Escorpio. No se puede acceder a Sagitario sin ha- ber atravesado Escorpio. Es decir, trascendencia implica transfor- macion, y la transformaci6n indica la muerte o el cese de determi- nado estado. Esto significa que la manifestaci6n de genuinas cua- lidades sagitarianas presupone cierto tipo de transformaci6n, ce- saci6n o muerte de alguna identificacion. Por ejemplo, compren- si6n implica inclusién (cese de la exclusi6n), confianza implica entrega (cese del control), y amor implica olvido de si mismo (cese de la identificaci6n egoica). Trascendencia SS Transformacion sagitariana escorpiana Comprension ——* transformaci6n de la tendencia a la exclusion Confianza = ——*® transformaci6n del habito de control Amor —-* transformaci6n del ego De esta manera, paradéjicamente, anunciando la trascenden- cia, El Papa revela un momento de conflicto. Aquellas parejas com- plementarias (Mago-Papisa, Emperatriz-Emperador) que se habian conformado parecen desestabilizarse ante su presencia, una pre- sencia que rompe con la armonia reinante. Esta ruptura es, antes Que una intencién deliberada de provocar conflicto, un efecto de aquello que es propio de esta instancia del tarot: el anuncio de un a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. ae ees + ASTROLOGIA Y TAROT +» En relaci6n con la astrologia, recordemos que en el zodiaco encontramos este limite crucial: el pasaje de Escorpio a Sagita- rio. Esta frontera marca un salto cualitativo en el proceso de evo- luci6n de la conciencia, un cambio de escala critico. La compren- sion racional, la l6gica lineal con la que operamos en la dimen- si6n de la materia, llega a los limites del misterio. Pero aqui, en Ei Papa, el misterio queda asociado con una autoridad externa que lo describe y explica, una autoridad huma- na en contacto con lo divino sobre la que se proyecta la palabra y la voluntad de Dios. Es decir, a una persona humana se le adjudi- ca la cualidad de interpretar el propdsito divino. Y esto convoca una oscura sombra ligada al poder. [...] como puente entre e! dogma y la experiencia, entre el cddi- g0 y Su aplicaci6n prdctica, e! Papa interpreta la ley espiritual... Como portador de la palabra de Dios, es infalible. Su poder es supremo sobre toda la humanidad. Incluso ei Emperador debe arrodillarse ante él. En este sentido, y en referencia a este arcano como el “name- ro cinco”, podemos decir que en El Papa se agota la experiencia “de los cuatro palos” y se introduce un “quinto elemento”: lo es- piritual como el dominio de !o oculto, secreto. El Papa simboliza el poder de la religion en tanto poseedora de la comprensi6n del misterio, de una verdad oculta develada a través de sus ensefan- zas. De este modo, El Papa queda asociado al arquetipo de un guia poderoso, profundamente sabio, al tiempo que oscuro; un maestro con la capacidad de abrirnos el acceso a un conocimien- to mayor, a una comprensién del orden divino, pero que en su magnética fascinaci6n nos tienta a entregarle todo el poder. En este punto surge la sospecha. ¢Qué hay oculto tras ese © Nichols, Sallie, Jung y ef tarot, Kairos-Troquel, pag. 174. 108 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. SC STROLOGIA Y TAROT «© 112 conflicto, en tanto que comienza a ser percibido el misterio de la sexualidad —-el sentido sagrado de la fusi6n de los principios mas- culino y femenino- pero no puede todavia discriminarse lo sufi- ciente del sentido de posesividad (poseer o ser poseido) y de control (controlar 0 ser controlado). Del mismo modo, el poder y el dinero seran conflicto, en tanto comienza a intuirse el misterio de la generaci6n de recursos materiales, el profundo sentido magico y transformador de operar creativamente en la materia, pero no puede diferenciarse de la subyugante atracci6én por la acumula- ci6n (tener o carecer) y el dominio (dominar o ser dominado) de la voluntad personal. Puede observarse que en todos los casos el dualismo que se pone en juego gira alrededor de alternativas que evidencian el pasaje de Escorpio a Sagitario: retener o circular, apegar o soltar, controlar o confiar, en definitiva, materia (cuerpo) o espiritu. Pero, paraddjicamente, al mismo tiempo, emerge una conciencia sufi- cientemente sensible como para intuir la espiritualidad del dine- ro, el sagrado misterio del sexo, la creatividad del poder. En resumen, El Papa representa una simbolizaci6n del pasaje Escorpio-Sagitario presentado bajo una forma dual: como techo de la experiencia humana personal 0 como portal de acceso a la participacion en el misterio de lo universal. el Papa, aunque entronizado, como merece su estatura divina, es también humano y existe en /a realidad terrestre. Como Cris- to, el Papa tiene un doble origen: es el representante de Dios pero también es una persona humana, significando esto que, aunque su persona permanezca en el tiempo, su esencia es inmortal. En este sentido, El Papa simboliza el estado psicolégico en el que la doble naturaleza humana (dimensi6n celeste y terrestre, ® Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairés-Troquel, pag. 176. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 116 _______________ + ASTROLOGIA Y TAROT + — ce Correspondencia astrolégica —l Papa se asocia a momentos ciclicos con Plutén y Jdpiter destacados. Por ejemplo: Transitos Plut6n en transito a Japiter natal. Jupiter en transito a Pluton natal. J&piter en transito por la casa Vill natal. Plut6n en transito por la casas VIII, IX o XII natales. Revoluci6n Solar Afio con Ascendente en Escorpio o en Sagitario (Escorpio en casa XII) 0 que abren la casa Vill natal. Afio con Jépiter en Casa VIII o en Casa XII. Afio con Pluton en Casa VIII, IX o XII. Afio con Plut6n y Jupiter destacados. Progresiones Sol o Jupiter progresados sobre Plut6n natal. Plut6n progresado sobre Sol o Japiter natales. Ascendente progresado sobre Plut6n natal. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. tts _ + ASTROLOGIA Y TAROT » a — que al vincularse generan un “tres” que, a su vez, se conforma en un nuevo “uno”. En Géminis como “los gemelos” y el inicio de la experiencia de la dualidad (el vertiginoso juego mercurial de apertura de op- ciones duales); en Libra como “la balanza” y la oscilaci6n entre polos en conflicto en busca de la armonia (la venusina capacidad del encuentro amoroso complementario); y en Escorpio como “la serpiente de dos cabezas” y la muerte o transformacién de la dualidad que se revela como unidad (el plutoniano reconocimien- to de la sombra como contenido interno de !a propia psique). Por su parte, en Los Amantes aparecen “tres” figuras huma- nas y su numero es el “seis”, esto es “tres mas tres”. Resulta elocuente que esta imagen del tarot presenta la relacion vincular como clave, la experimentaci6n de asociaciones, la disposicién a relacionarse. Sin embargo, es importante notar que no es instan- cia de resoluci6n sino de conflicto y contradiccién. La sintesis integradora se corresponde con el “nueve”, esto es “tres por tres”, y coincide desde la astrologia con Sagitario, y con El Ermitano — que luego comentaremos- desde el tarot. En Los Amantes, la oscuridad de las contradicciones del mun- do de Agua de Escorpio se convierte en una experiencia mas livia- na con el Aire de Géminis y Libra. Cae la intensidad dramatica de 120 | a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. — ot — — + ASTROLOGIA Y TAROT - - - — tanto aquello con lo que la mente puede jugar (la l6gica racional definiendo, nombrando y explicando la realidad, de un modo cada vez mas profundo cuanto mayor es la sagacidad intelectual), como lo que permanece oculto, lo que no puede ser visto, la intensidad temida, la mueca tragica de la representaci6n que es !a vida. Este ingrediente escorpiano es el que permite sostener la intensidad emocional de las contradicciones y conflictos que se generan en nuestros vinculos. Esto implica dejar el juego superfi- cial y comprometerse con la profundidad de nuestras relaciones, suspender la alternancia entre una y otra alternativa de vinculo, para comprometerse en la percepcioén de que en cada opcidn de vinculo se juegan contenidos internos: cada vinculo exterior es la manifestaci6n de un contenido interno de la psique con el cual “tengo oportunidad de relacionarme”. El conflicto y el desafio es- tan simbolizados por ambas figuras femeninas y la tensi6n del joven creyendo que “su” verdad puede estar en una 0 en otra. Parece no poder desligarse de ninguna de las dos, en la reali- dad externa, pues ambas le pertenecen como parte de su rea- lidad interna. En principio, si permanece en pie soportando las tensiones de sus deseos conflictivos y tratando de conocer a cada una de estas mujeres como seres individuales, este joven se liberard finalmente de la atraccién magica que ejercian so- bre él, llegando a ser “él-mismo”. Hecho esto habra dado un paso decisivo hacia su individuacién. Si no lo hace asi, su lado femenino, instintivo, manipularé sus emociones y su vida.* En definitiva, este rasgo escorpiano de la actividad vincular mercurial-geminiana lleva a la conciencia ala comprensién de que cada relaci6n es un desafio de transformacion, cada vinculo exte- rior representa una nueva clave en el proceso de desarrollo de la “ Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairés-Troquel, pag. 187. 124 | a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. nena _ + ASTROLOGIA Y TAROT Es interesante comparar la aparicién de este “angel” en Los Amantes (“seis”) con el “rayo” que aparece mas adelante en La Torre (“dieciséis”, esto es “diez mas seis”), como una sefal que también indica el fin de una construccién del yo, s6lo que en un nivel de intensidad y profundidad existencial cualitativamente di- ferente. Recordemos que, simbdlicamente, en este momento de nuestro viaje por los arcanos mayores, aun no se ha constituido un ego personal. El profundo tesoro en Los Amantes es el registro consciente de que los principios en aparente contradiccién, los polos que se manifiestan excluyentes uno del otro, son la revelacién de una misma entidad, la relacion de aspectos diferenciados que forman parte de una unidad que esta aprendiendo a integrarse, la capaci- dad mercurial operando en la cualidad escorpiana: como integrador de “niveles verticales”, como nexo de profundidades. Se trata de la cualidad libriana que deviene en comprensi6én escorpiana: la transformaci6n como resultante del encuentro, el amor que trans- forma a aquellos que ha convocado. Y esto hace explicito el profundo sentido alquimico del simbolismo de Los Amantes: que aquello que, en el plano de la manifestaci6n externa y cotidiana, se experimenta separado des- cubra, en el plano interno y del alma, su naturaleza comin. Los Amantes en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: iden- tificacién sin discriminacién) El individuo se siente atrapado en continuas contradicciones y ambivalencias por una realidad que percibe extremadamente cambiante, se siente excesivamente estimulado y esto dificulta 0, mas bien, impide cualquier clase de compromiso. Es incapaz de poder tomar una decisi6n o definir una Gnica posicién o idea. De a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. pepe a RUB, UMN eee gando sobre su caballo, sino que hay cierta dignidad unida al impetu en esa figura erguida sobre su carruaje. Refiere a lo solar antes que a lo estrictamente marciano; esto es, al ego, al centro mismo de la identidad, antes que a ta impulsividad ciega del deseo. No obstante, antes de vernos seducidos a asociar esta ima- gen con la calidad del Soi en Aries, debemos detenernos un poco mas en la figura. Parece evidente que en esta figura aquella po- tencia y capacidad de manifestacion que antes se proyectaba en El Papa o El Emperador ahora se introyecta, se siente propia, dan- do origen al anhelo de ser fiel a si mismo, de asumir la responsa- bilidad del propio movimiento. Es el momento en el que la con- ciencia empieza a identificarse con el arquetipo de héroe: Ha empezado a experimentar este joven y vigoroso principio conductor por entero dentro de si, un poder con ei que se sien- te intimamente conectado. Ya nunca més proyectard toda la sabiduria y autoridad en barbudas figuras sobrehumanas que se hallan sentadas en tronos lejanos.* Desde este angulo de reflexion, El Carro representa un mo- mento de arranque, de ir mas alla de dudas, indecisiones o esta- dos de monotonia, y comprometerse con el vigor del propio impul- so activando asi el desarrollo de la vida. El conjunto de la figura transmite {a fuerza del movimiento: un individuo seguro y firme guiando el vigor de los caballos en la direcci6n que marca su voluntad. En El Carro se simboliza la conformacién de un centro indivi- dual, de un yo personal 0 ego que organiza la accién en el mundo, que se adapta de un modo positivo y afirmativo (en este sentido, masculino) en el contexto exterior, y que provee una sensacion de identidad. Ese yo representa un “vehiculo” para la conciencia, del * Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kair6s-Troquel, pag. 209. 133 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. ee T- EL CARRO 3. A menudo, tras una mascara de vitalidad y decisién, nuestra actividad es reflejo de descargas reactivas antes que genuinas respuestas creativas. Se trata de la necesidad de discriminar entre el dinamismo que surge de la friccién conflictiva propia de Ja vivencia emocional (dimensién del Agua) y e! dinamismo acti- vo de la expresi6n irradiante (dimensi6n del Fuego). Ahora bien, si no estamos seguros de ser plenamente cons- cientes de la naturaleza profunda de nuestro deseo, gqué pode- mos entonces hacer? Una posible respuesta de El Carro sugiere actuar de todos modos, actuar conscientes de estar condicionados e intentando hacernos sensibles -todo lo que podamos- a esos condiciona- mientos que ahora percibimos que nos han constituido para, en- tonces, ensayar un salto de madurez en nuestra acci6n. Por otro lado, la conciencia ira descubriendo que, en verdad, el ego no es el auténtico conductor de su viaje, sino un vehiculo en el que es conducida por un trascendente propésito del alma y el espiritu. El carro parece un simbolo apropiado para describir el poder conductor de la psique. La psique no es un objeto, una cosa: es un proceso. El movimiento es su esencia.> Y ese proceso no es otro que el de fa revelaci6n del espiritu a la conciencia. Por cierto, el momento que simboliza El Carro es todavia muy incipiente para que esta percepcién sea una captacion plena de la conciencia. La’juventud e inexperiencia de este ego lo llevara a co- rrer riesgos, basicamente, a identificarse en exceso con sus anhelos y objetivos, con su sensacién de centro irradiante y vigoroso. ° Nichols, Sallie, Jung y e/ tarot, Kairés-Troquel, pag. 204. 137 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a + 7-ELCARRO+ El Carro en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: iden- tificacién sin discriminacion) En este nivel el yo personal cree ser quien “sostiene las rien- das” y, por lo tanto, quien dirige el movimiento de El Carro. No obstante, si miramos detenidamente la imagen, observamos que 41 no esta realmente sosteniendo las riendas... La persona vive aqui dentro de una ilusién de potencia, y suele tener una actitud avasalladora y dominante. Se identifica con una personalidad vi- gorosa que no duda en lograr lo que cree son sus “propios de- seos”. El individuo suele sentirse victorioso, confiado y lo sufi- cientemente vital como para sobrellevar cualquier escollo. Por eso, tradicionalmente se lo llama a este arcano “El carro del Triunfo”. En este estadio el ego se encuentra altamente exacerbado y dispuesto a asumir riesgos, a correr cualquier clase de peligros. Al no ser consciente de que, en realidad, el propio accionar esta siendo guiado o conducido por algo superior, el ego se adjudica el merito de los éxitos que puede haber alcanzado, tanto como se culpabiliza de los fracasos. El sujeto queda condenado a la exage- racién desmedida de resultados, al dramatismo de un ego des- bordado, a la omnipotencia y la exagerada vanidad, 0 a la critica despiadada tanto externa como propia. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio personal: discriminacion y crisis de identificacién) La conciencia aun sigue identificada con una personalidad ligada a la potencia y la capacidad para desafiar y superar proble- mas, pero se inicia una sensaci6n de inestabilidad y crisis provo- cadas por el incipiente registro de que en realidad no es el yo personal quien esta “sosteniendo las riendas”. Aqui coexisten la personalidad avasallante, identificada con avanzar y lograr las pro- 141 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 146 ____ » ASTROLOGIA Y TAROT +» Descripci6on de la carta La Justicia es la primera mujer que esta de pie, lo que implica que una nueva realidad esta por presentarse. Viste de blanco, lo que simboliza la pureza de sus intenciones. Empufia en una mano una espada con /a que hardé un cor- te ala mirada demasiado centrada en /o personal que cons- truy6 la carta anterior, El Carro. En la otra mano fleva una balanza con la que propone discernir, ordenar y separar el mundo subjetivo del e@bjetivo, limpiar y nivelar todo exceso del ego. Prepara a la conciencia para ingresar a un estadio de mayor trascendencia en donde ya no sera posible una identidad excesivamente centrada en los propios deseos. La Justicia nos enfrenta con todo aquello de! pasado que aun no hemos comprendido, nos obliga a continuar nues- tro viaje con mayor madurez, con verdadera comprensi6n y purificacién de lo actuado hasta el momento. Interpretaci6n Luego de un momento de despliegue de fuerza, con La Justi- cia la secuencia de arcanos mayores de! tarot propone introspec- ci6n. La unilateralidad en el movimiento de El Carro se convierte aqui en pulso oscilatorio. La experiencia de! deseo personal y la necesidad de vivirlo, desde un supuesto de autonomia absoluta, pasa a ser en La Justicia la oportunidad de reflexionar de un modo objetivo acerca de su origen y naturaleza. La imagen invita al equilibrio, a atemperar excesos. Cede la tendencia propia de El Carro a que el deseo personal e individual (fragmentario o unilateral) intente imponerse haciendo prevalecer su fuerza (y, por cierto, malgastandola) sobre el destino y su me- dio ambiente vincular. En La Justicia surge la disposici6n a la os- cilacin, al dinamico equilibrio. En este sentido, se evidencia la a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 150 + ASTROLOGIA Y TAROT + ———— sino que tai desequilibrio es el efecto final de un proceso desarro- \lado en fos siete primeros arcanos, es decir, en la serie que he- mos definido como “arcanos basicos”, mas inconscientes e ins- tintivos. Lo que fundamentalmente debe reequilibrarse es el pro- ceso global que viene desarrollando la conciencia, no las anécdo- tas mas inmediatas. Esto lleva a registrar una cadena de causas y efectos que se extiende hacia el pasado y que requiere exami- nar con profundidad la historia personal; representa un auténtico reequilibrio karmico, concepto que debe interpretarse en este con- texto particular. Mas alla de! vincuio con “experiencias de vidas pasadas”, con las que la palabra karma queda rapidamente asociada, esta mos queriendo indicar que de tal analisis del pasado pueden sur- gir relaciones causales que llevaran a resignificar los aconteci- mientos de destino hasta ahora vividos como “exteriores”. Di- sueltas las rigidas fronteras entre adentro-afuera o interno-exter- no, el conjunto de la vida es percibido como una oscilacién, un balanceo (esto es, una danza) entre nuestras propuestas y anhe- los conscientes (deseo personal) y lo que el destino nos devuelve como concreta plasmacién en la realidad, distinta a la esperada y sin comprensi6én de jos motivos (los condicionamientos incons- cientes). Esta percepcién ampliada de nuestra realidad implica un ejer- cicio de expansi6n para la conciencia. En este sentido, la concien- cia es capaz de extenderse hasta incluir aquello que no formaba parte de su registro perceptivo. Y esta modificacién, a su vez, Pprovoca un compromiso distinto con la accién personal en el mun- do. La Justicia representa un momento en el que el yo tiene la oportunidad de asumir la responsabilidad de su propia accién. No es tiempo de sefalar culpables externos, ni de castigarse por erro- res cometidos, sino de comprometerse con la acci6n presente sien- do conciente de su capacidad de generar una nueva realidad. Este nuevo espacio para la generaci6n implica la caida de la identificacion hasta ahora vigente (des-identificaci6n), la que daba a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 154 ________________ + ASTROLOGia Y TAROT + — Ahora bien, la astrologia esotérica revela algo mas respecto de lo libriano, al establecer que sus regentes son Urano y Saturno. Esto significa que, al aceptar cierta frustracién de nuestros anhe- los mas individuales y de nuestras necesidades de reconocimien- to mas narcisistas, estamos favoreciendo la manifestacion de un propédsito mas profundo, la irradiacién de un centro verdadero ple- namente y, por lo tanto, el contacto y la expresi6n de la creativi- dad de nuestro auténtico ser, ya no personal sino transpersonal. En otros términos, la objetiva madurez saturnina respecto de quién soy (lo cual implica un revisién exhaustiva del pasado) permite la revelaciOn de una creatividad a la cual pertenezco y que, a su vez, aun me es desconocida. _—_— n © regencias esotéricas wr if Es verdad que hasta aqui la expresién de nuestra singulari- dad distintiva (esto es, nuestra creatividad) se aliment6 de esos anhelos y encontré como vehiculos a nuestros deseos mas perso- nales y subjetivos. Pero, llegados a este punto de maduraci6n de nuestra conciencia, tales vehiculos ya no favoreceran un movi- miento expansivo, sino que se tornaran claramente regresivos. Para distinguir esto con plena nitidez hace falta cierto “frio objeti- vo", la apuesta por lo que nuestro sentido de realidad nos indica como movimiento valido para responder al despliegue de nuestro orden profundo (la revelacién de lo que insospechadamente so- mos) antes que el orden de nuestra personalidad estructurada (y condicionada) por el pasado y la herencia. El ordenamiento de los arcanos mayores en tres niveles per- mite establecer un paralelo con los tres niveles de estructuracién vital que en astrologia asociamos con el ciclo de Saturno. Este es un ciclo de 28 ahos, de modo que es posible aceptar que tres a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 158 + ASTROLOGIA Y TAROT + Desde este nivel de conciencia en el que todavia se anhela que la realidad se ajuste al propio deseo, este arcano sera vivido como un tiempo de trabas, frenos y complicaciones. Aqui los aconteci- mientos que trae el devenir de la vida no son deseados por el indivi- duo, quien intenta explicarlos como castigos del destino o compen- saciones karmicas que son atravesadas con dolor y sufrimiento. La Justicia es una carta que nos abre al mundo de la objetividad, @ aquello que es oportuno que se manifieste en !a realidad concreta, a lo que nuestros deseos subjetivos deben saber ajustarse. Sin embargo, el ego apegado a sus anhelos (exclusivos y fragmentarios) no tolera que el mundo objetivo no coincida con sus expectativas, por lo que La Justicia se le presenta como presagio de momentos duros, de aprendizajes extremos, de pruebas de vida; en definitiva, un tiempo en el que el destino parece exigente y frio. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio personal: discriminaci6n y crisis de identificacién) La conciencia comienza a percibir la presencia de un orden que nivela mas alla de los deseos personales, que existen leyes compensatorias que ejercen su accionar de acuerdo con el propé- sito de una totalidad mayor, e! cual no responde necesariamente al anhelo individual de las partes. Y si bien en nuestras vidas personales sufrimos el devenir de estos acontecimientos no de- seados y dolorosos, la conciencia comienza a desarrollar una com- prensi6n que ya no le permite calmarse significandolos como “cas- tigos injustos” o trabas inexplicables “que no deberian estar su- cediendo”. Es decir, aunque esperamos que el destino coincida con nuestros deseos personales, la conciencia percibe que es tiempo de espera, de purificacién del propio deseo y de madurez de la personalidad egoica. Desde una conciencia en expansion (estadio trans-personal: apertura a fa integracién con una totalidad mayor) a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 162 + ASTROLOGIA Y TAROT +» — Descripci6n de fa carta En esta carta un anciano camina solitario en un arido y nocturno paisaje, llevando un farol con el que pretende iluminar la oscuridad de nuestras mentes, de nuestro in- consciente. Su ntimero es el “nueve”, cuya forma circular, en direccién hacia adentro, nos convoca a un giro radical: ir hacia fo interno, hacia el inconsciente, lo oscuro y lo des- conocido. El némero nueve puede interpretarse como un “cero con colita”; esto nos retrotrae a El Loco, que también era un buscador sin rumbo. Pero aqui, habiendo recorrido ya nueve arcanos, posee experiencia y sabiduria. El Ermita- fio propone una incierta busqueda sobre nuestro verdade- ro ser, un descubrimiento profundo del misterio de nuestra esencia espiritual. Interpretaci6n En La Justicia la conciencia se plantea la necesidad de una perspectiva mas objetiva de si misma y de su relaci6n con el destino. Con esta finalidad lleva adelante un profundo balance del pasado, que deja al descubierto los condicionamientos de la historia personal, liberando asi a la intuicién para percibir nuevas direcciones vitales, renovados anhelos y deseos que se sienten mas auténticos. Sin embargo, El Ermitafio advierte sobre una clave: el camino es hacia adentro, lo que significa una decisiva alteraci6n de la légica del proceso global, tema del que nos ocuparemos mas adelante. Ahora, reparemos en aquellos supuestos inconscientes (so- bre los que habitualmente no reflexionamos) que subyacen a nues- tra mirada “natural y espontanea” de la realidad. Para ello, consi- deramos los siguientes rasgos de la légica habitual: a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 170 + ASTROLOGIA Y TAROT + ya nunca més se pareceré a la de sus compajieros. Se ha elevado por encima del nivel humano de su tiempo (“seréis como Dios”) y, al hacerlo, se ha alejado a si mismo de la humanidad. E! dolor de su soledad es la venganza de los dioses.® Ahora bien, el “dolor de la soledad” pone de manifiesto la relaci6n entre la experiencia introspectiva que simboliza El Ermi- tafio y la angustia de vacio propia de El Loco. Desde nuestra bis- queda de correspondencias astrolégicas, habiendo asociado a El Ermitafio con la cualidad virginiana y a El Loco con lo uraniano, resulta elocuente que e! momento ciclico previo a “la mitad de la vida” (35 afios) muestre un vinculo directo entre Virgo Y Urano: la legada a “fase Virgo” del ciclo uraniano (transito de quincuncio creciente a su propia posicién natal). Momento previo a la crisis de la mitad de la vida Nexo entre El Ermitafio y El Loco —_e Momento astrolégico Urano en “fase Virgo” (aprox. 35 afos) Esta fase del ciclo de Urano (el ciclo de despliegue de la crea- tividad en la vida individual) se caracteriza por un momento en el que, tras haberse expresado en la “fase Leo”, nuestro impulso ® Nichols, Sallie, Jung y ef tarot, Kair6s-Troquel, pag. 242. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 174 + ASTROLOGIA Y TAROT © la percepcién de una matriz colectiva y universal, esto es propia de lo humano y su misterio. Esta es quizas la maxima incomodi- dad de lo que nos propone El Ermitafo: ai desdramatizar nuestra vivencia personal, el yo pierde la fantasia de vitalidad que alli encontraba. Lo que hasta aqui se reconocia como vitalidad es percibido ahora como excitaci6n, ya se trate de aquella que surge de nuestras conquistas 0 de nuestras derrotas, de nuestra felici- dad o de nuestro sufrimiento. La conciencia ya no encuentra auténtica vitalidad en esa vieja forma ligada a la excitacién, pero tampoco surge una nueva forma de sentirse vital... y alli esta el vacio acechando con su angustia asociada. En este sentido, retomando !a correspondencia con E! Loco, el namero 9 de El Ermitafio es el 0 de El Loco con el agregado de una “pequefia cola” o “rulo”. Este dato simbélico es el que nos recuerda la circularidad (“volverse hacia dentro”) propia del movi- miento al que nos convoca El Ermitafio. Esta “vuelta” al contacto con el vacio, este retiro introspectivo hacia un espacio de sole- dad, esta incursi6n en “la selva oscura”, en definitiva, este parti- cular estado psicolégico y espiritual forma parte de la revelaci6n profunda de la creatividad, ya no de aquello que el yo persona! espera descubrir como “su” creatividad singular, sino de la creati- vidad de la cual participamos como su sustancia. El Ermitafio en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: iden- tificacion sin discriminacién) En este nivel de identificacion de la conciencia, E) Ermitafio es capaz de generar momentos de mucha tristeza y soledad. La personalidad todavia cree necesitar logros externos e inmediatos, y el clima de vida que se presenta parece oponerse, ya que es a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 10 - La Rueda Sy SS y SA | ee QUILL. LA: ROUE::- FORTUNE a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. Al mismo tiempo, en su imagen La Rueda alude también a fa estabilidad y la permanencia. En algunos mazos de tarot (B.Walkers, Waite) la referencia a la Cruz Fija zodiacal es explicita: un toro (Tauro), un le6n (Leo), un Aguila (Escorpio) y un humano alado (Acuario) participan de la imagen. En definitiva, ef simbolo de La Rueda define un centro y una periferia. El centro es lo que se mantiene firme y estable (la Cruz Fija); la periferia es el vértigo del incesante acontecer (la Cruz Muta- ble). El centro representa el eje interno inalterable de la conciencia, ‘su esencia espiritual; la periferia las experiencias externas de la vida personal que se suceden una tras otra, su realidad humana. EI centro expresa la pienitud indiferenciada del puro ser, cuya esencia es inmutable e imperecedera, mientras el borde ofrece modificaciones, experiencias, movimientos, todo ello necesa- riamente a costa de una menor unidad.? El gran giro de La Rueda -y, por lo tanto, de la mitad de la vida y del pasaje de Escorpio a Sagitario— es la comprensi6n de que el profundo sentido de nuestra vida no puede ser representado por una linea recta que se entiende desde nuestros deseos hacia nuestros objetivos, sino por un pulso ciclico, un latir oscilante, que resulta paraddjico para las expectativas lineales-racionales de nuestro ego personal. Y si bien no hay un lugar de llegada, tampoco movimiento alguno definido por e! azar. La Rueda introduce la percepcién de lo ciclico y, enese sentido, la relacionamos con la calidad de movimiento que en astrologia aso- ciamos a la Cruz Mutable. Todo esta variando, todo esta en constan- te alteraci6n y oscilaci6n, un polo asciende y el otro desciende, el perpetuo ingreso y salida en la corriente de la vida. Todo ocurre de ? Nichols, Sallie, Jung y ef tarot, Kairés-Troquel, pag. 263. — ~ * 10-LARUEDA*® — 2 183 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. ae TO TA RU nl. Asi, perder apego a lo personal (des-apego) no es el resultado de un esfuerzo de voluntad individual, no es la respuesta obediente aun mandato divino ordenado por alguna “autoridad espirituai”. Pro- fundamente, que ya no resulte atractivo replegarse sobre si y contro- lar el medio ambiente exterior es el efecto de una conciencia que se ha desarrollado lo suficiente como para responder (ser sensible) a un principio de otro orden (universal, transpersonal, espiritual), un orden en el que todo esta en constante movimiento, en perpetua transformaci6n, creaéndose a si mismo en una circulaci6n incesante. En consonancia con esta eterna mutabilidad, la conciencia comien- za a interrogarse: gqué sentido tiene el apego? Ademas, La Rueda representa un desafio de creatividad, de respuesta a un propdsito mas profundo que comienza a ser intuido y que conduce a que los deseos personales pierdan atractivo, desnudando ei sustrato de condicionamiento, tension, rigidez y falsa vitalidad sobre el que se erigen. Justamente, la pérdida de apego 2 esos deseos del ego es “la fortuna”. Ella sobreviene cuan- do el yo deja de tensar la circulacién del flujo vital, cede en su anhelo de que Ja realidad responda a sus metas (que /a realidad sea como yo quiero), y comienza a mostrarse capaz de acompafiar el movi- miento de la vida misma, de reconocer su propio pulso particular en el devenir del destino (/o que la realidad revela que soy). Comtnmente asociamos la fortuna con ser favorecidos. Asi, es obvio que el mayor favor lo represente el cese del sufrimiento. La tradici6n mistica (en especial, la hindG) ensefia siempre que nuestra tendencia al apego (material, emocional, psiquico) es la auténtica fuente del sufrimiento, y no hay posibilidad de liberarse del sufrimiento sin agotar esa natural —a la vez que condicionante— necesidad humana de retener aquello que nos brinda seguridad. Huston Smith en su libro Las religiones de! mundo describe !a esencia del hinduismo: EI principio conductor no implica evitar el deseo hasta que este nos evite a nosotros, ya que e! hinduismo considera los objetos de! | 187 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 10-LA RUEDA + Rueda). La conciencia esta a expensas del incesante giro de las experiencias de la vida, sin haber percibido el lugar de centro des- de el cual todas las vivencias son observadas a una misma dis- tancia, sin la identificaci6n dramatica que supone permanecer en la periferia. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio personal: discriminaci6n y crisis de identificacién La conciencia comienza a percibir el misterioso movimiento de los acontecimientos, el fluir de la vida y reconoce la necesidad de no identificarse en exceso con las “pérdidas 0 ganancias” que estos puedan significar. Aunque persiste una tendencia al apego -en algunos mazos simbolizada por animales que remiten a los signos fijos (toro-Tauro, le6n-Leo, aguila-Escorpio y humano alado- Acuario)- también se percibe la existencia de un movimiento diferen- te al deseo del yo. Se comienza a descubrir que, mas alla del deseo de controlar los acontecimientos hacia la propia satisfacci6n, la vida revela, en su incesante movimiento, una creatividad mayor. Se hace evidente la relacién de la Cruz Fija zodiacal con el estadio de discipu- lo (segan, describe Alice Bailey): un estadio psicolégico-espiritual en el que existe conciencia del condicionamiento que pesa sobre el deseo personal y sus expectativas de logro, pero donde aun no se sabe cémo vivir desde una conciencia menos condicionada y en con- tacto con un propésito, nuevo ms libre y auténtico. Desde una conciencia en expansion (estadio trans-personal: apertura a la integracién con una totalidad mayor Aqui la conciencia puede ubicarse en el lugar de! centro de ta rueda, desde donde todo to periférico queda a igual distancia, y, por tanto, permanece desapegado de los resultados de las expe- riencias externas. Cambia radicalmente la forma en que se inter- preta fa palabra “fortuna”. Se reconoce que la realidad responde |191 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 11-LA FUERZA + ciativa. Ella contiene principio sensible (la figura femenina) que actda sobre la fuerza de la voluntad del yo (el le6n), autocentrada y unilateral, haciendo prevalecer una necesidad de equilibrio y ar- monia con el medio exterior en la manifestacién del deseo indivi- dual, de apreciar contextos globales al momento de emprender una accién realizadora en el mundo. En este sentido, existe aqui un Ila- mado a incluir la sensibilidad contemplativa, el registro de otros y de nuestra realidad vincular (funcién venusina), en el momento en que llevamos adelante nuestro impulso de manifestaci6n individual. La Fuerza simboliza la necesidad de manifestarnos como per- sonas individuales siendo sensibles a nuestro vinculo con el Uni- verso y con la dimensi6n transpersonal de nuestro ser. Ademas, no parece que esa figura femenina quiera imponerse a la fuerza del le6n. Su intento de control no sugiere la represi6n o anulaci6n de esa potencia, sino la frecuencia de su dominio; esto es, la capacidad de guiar y conducir la manifestaci6n de esa fortale- za. Y esa es la clave femenina de La Fuerza: una natural sensibilidad hacia la armonia y el equilibrio operando sobre la impulsividad del deseo, lo cual implica un registro sutil y profundo que abre la percep- ci6n de otra posibilidad de despliegue de la acci6n vital. En verdad, La Fuerza plantea a la conciencia el cuestionamiento acerca de dénde esta ubicado del centro generador de la accién, cual es el centro desde el que el deseo se manifiesta. En nuestra recorrida por los arcanos mayores del tarot, la conciencia solar (lo que denominamos yo personal) hasta el mo- mento se hallaba identificada exclusivamente con la funci6n marciana, con lo que sentia que era su auténtico deseo y volun- tad, excluyendo todo aquello que percibiera ajeno a si misma. 197 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. he + 11-LA FUERZA + “castigado”, propiciando asi la ignorancia y la evitacion como modo de alcanzar la “pureza espiritual”. Egoismo, sexualidad y apego material no se incluyen en un contexto mayor que les otorga un sentido trascendente (el sentido trascendente del yo, del sexo y del deseo), sino que se presentan manifestaciones excluidas del “plan de Dios” en un Universo dividido entre “el Bien y el Mal”. 3. La figura femenina conduce fa fuerza de! ledn. La conciencia, sensible a un orden de ta naturaleza distinto del pulsional, comienza a percibir la particular fuerza que surge de la guia de la pulsi6n. El simbolo de la imagen puede ser interpretado como |a fuerza del leon que es conducida o guiada (y no reprimida) por un principio de otro orden encarnado por “la mujer con sombrero de mago”. Conciencia fija en la pulsién (satisfaccién ciega del deseo) > Conciencia excluye la pulsion (represin del deseo) La figura femenina Conciencia incluye la pulsién conduce la fuerza —— > en una totalidad mayor det leon (sentido trascendente de! deseo) Tanto en la primera como en la segunda opcidn se reproduce una légica de dualidad, de antagonismo entre opuestos polares. E! dualismo resulta un disefio de polos mutuamente excluyentes y, por eso, deviene en fuente de conflicto: alguna de las dos fuerzas debe prevalecer en forma absoluta y anular a la otra. Ambas op- ciones representan respuestas regresivas, en el sentido de que detienen el desarrollo de la conciencia en la vivencia de la tension entre polos antagénicos. 201 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. —_ « ASTROLOGIA Y TAROT » 206 do a quienes considera “débiles” 0 “inseguros”, en comparacién con su activo accionar en el mundo concreto. En verdad, e! sujeto cuenta con la vitalidad suficiente para alimentar esas fantasias omnipotentes o sostener el esfuerzo para obtener sus objetivos; la persona acta exclusivamente en su propio beneficio, sin con- siderar a otros y, por lo tanto, tensionando o generando conflictos en los vinculos. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio personal: discriminaci6n y crisis de identificacién) La conciencia percibe una gran contradicci6n entre una au- téntica vitalidad corporal y la sensacién de ser un elegido, entre una confianza natural en el propio accionar y un ego engrandeci- do. Es tiempo de conformar una identidad madura que pueda asi- milar sin temor los propésitos que la vida le disponga. La concien- cia esta aprendiendo sobre la confianza, “poner el cuerpo”, y ser instrumento activo para el propdsito de lo trascendente. No obs- tante, todavia su inercia egoista la lleva a percibir la vitalidad que se revela en el verdadero contacto con lo vasto como un “logro personal”, y espera el reconocimiento y la admiracién personal de los demas. Desde una conciencia en expansion (estadio trans-personal: apertura a la integracién con una totalidad mayor) En este estadio el yo puede ir mas alla de la dependencia de la mirada del otro, es capaz de dejar de responder a un modelo de éxito personal y asumir responsabilidad sobre la propia vitalidad, aportando al proposito de lo trascendente. Aqui se toma plena conciencia de la importancia de estar encarnado, de tener cuerpo. Es tiempo para ser consciente sobre qué hacer con el fisico, disponiéndolo para que opere como un maravilloso instrumento de lo sagrado. La conciencia de un cuer- a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 212 —___-______— + ASTROLOGIA Y TAROT +» — Es decir, la conciencia ha sabido desarrollar una personalidad humana madura, ha surgido del estado de indiferenciaci6n prima- ria y se ha discriminado de su naturaleza animal (meramente ins- tintiva) constituyéndose en un individuo humano, una persona, un yo. Con El Colgado, la conciencia debe despertar a un orden trascen- dente, cesar la ignorancia de su naturaleza divina y reconocerse en ella, para lo cual es necesario que e/ ego entregue su voluntad. La fase del proceso de desarrollo de conciencia que repre- senta E! Colgado recuerda, de este modo, que para que lo profano (aquello que ignora) despierte a lo sagrado (aquello que reconoce su divinidad) es necesario sacrificio. Debemos ser cuidadosos con el significado que le otorgamos a este “sacrificio de lo personal para recordar 0 volver a lo divi- no”. Porque, en verdad, no se trata de desandar el camino que condujo a desarrollarse como una personalidad madura, tampoco de un retorno al punto de partida o un regreso a la experiencia de una conciencia indiferenciada de los instintos y las pulsiones. El Colgado simboliza el salto de conciencia que progresa hacia lo transpersonal. En palabras de Jodorowsky: En un plano espiritual, Ei Colgado deja de identificarse con la comedia de! mundo y con su propio teatro neurético; ofrece en sacrificio al trabajo interior las inquietudes de su ego. En este sentido, su caida es un ascenso.? En términos astrolégicos, este sacrificio de !o personal, esta muerte y trascendencia del ego, implica una progresi6n (un “retor- no progresivo”) hacia Piscis y no un “repliegue regresivo”, que presupone que el desarrollo personal ha sido “un error que debe ser eliminado”. ? Jodorowsky, Alejandro, La via del tarot, Sudamericana, pag. 220. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 12-EL COLGADO - El Colgado se vincula con la experiencia de que suceda lo contrario a lo que yo espero, quiero 0 deseo. Y si esto ocurre no es porque “mi yo esté siendo castigado” o porque sea “victima de las fatalidades del destino”, sino porque /a conciencia esta ingre- sando al registro de una realidad cualitativamente distinta a la del yo personal distinta a la experimentada desde de la sensaci6n de identidad separativa). Esta otra realidad comtGnmente la recono- cemos como espiritual o transpersonal. Al respecto, Sallie Nichols expresa: Si el Coigado puede aceptar su destino y “encomendar su espi- ritu” a un poder superior a la consciencia de! ego, puede enton- ces “entregar el espiritu” de su personalidad anterior entrando en una vida nueva con un nuevo espiritu. Si puede tolerar y comprender su crucifixion, emergera de este oscuro encuentro por el otro lado del precipicio, hacia otro nuevo mundo, por decirlo de alguna manera. Habiendo !legado al otro lado, conti- nuara su viaje de nuevo, pero esta vez de manera mas cons- ciente y dedicada.® Esto le otorga al simbolo de El Colgado un caracter de inicia- cién 0 bautismo. En la tradicién, el sentido del bautismo es justa- mente el de purificacién y admision: purificar los residuos del or- den que se abandona y quedar asi admitido en un orden nuevo y mas pleno. La propia raiz de la palabra “bautizar” alude a “sumer- gir, hundir”, y en muchas tradiciones (incluida la cristiana) en la ceremonia de bautismo se sumergia al bautizado “cabeza abajo” en las aguas quien, de este modo, quedaba consagrado, es decir, “dedicado a Dios”. En este punto se advierte la asociaci6n con el signo de Piscis (y su correspondencia con Neptuno y Casa XII): purificacion, in- mersi6n en aguas, sacrificio, ser dedicado a Dios... Piscis es la * Nichols, Sallie, Jung y e/ tarot. Kair6és-Troquel, pag. 314. 217 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 222 | _—.. + ASTROLOGIA Y TAROT © Afio con Ascendente partil al descendente natal. Ajo con énfasis en la Casa XIl. Progresiones Luna o Sol progresados en Casa XII. Luna o Sol progresados en Piscis. Luna, Sol o Ascendente progresados aspectando Neptuno. Neptuno progresado sobre Luna, Sol, Ascendente o casas angulares. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 13- LA MUERTE + zaje que implica despertar a la conciencia de una condici6n de la vida inexplicable, paradojal y acaso duramente irdnica para nues- tra vivencia como personas: la paz que sobrepasa todo entendi- miento y llega cuando el dolor no es aliviado. La Muerte en una lectura Desde una conciencia condicionada (estadio pre-personal: iden- tificacidn sin discriminacién) Esta carta representa un momento de dolor porque se esta atravesando por situaciones de pérdidas y duelos importantes. La conciencia percibe la vida como una fatalidad. Nada sucede como el yo desea y el destino parece conspirar contra él, llevando- lo a situaciones de sufrimiento. Es muy dificil que ante las pérdi- das irreparables -de vinculos, situaciones personales, trabajos, bienes materiales, entre otras- la conciencia pueda hacer contac- to con el misterio escorpiano al que alude el simbolo de esta carta: todo ciclo vital llega a su final, toda forma concreta morira. En este estadio el condicionamiento a vivir esta experiencia desde el miedo y el sufrimiento es alto, reacciones emocionales impiden un registro distanciado del dramatico. La persona sufre y teme, esta altamente identificada con un deseo (material, afectivo, intelectual), y el tarot le marca, al presentarse esta carta, que es tiempo de ir cerrando ese ciclo, de cesar en el apego a ese anhelo. Desde una conciencia estructurada en un yo (estadio personal: discriminacion y crisis de identificacién) Sabemos que cuando esta carta se muestra en una lectura, el deseo personal disienta de lo que probablemente suceda. Anun- cia que los resultados no seran los que se esperaba. Aqui la conciencia se ve tironeada entre dos registros muy a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. te _ + ASTROLOGIA Y TAROT + —— ~ Descripcién de la carta En La Templanza vemos la imagen de un angel simbolizan- do los propésitos espirituales que estan operando en el pro- pio destino. Al mezclar las aguas de dos cantaros, represen- ta la union de los opuestos, la posibilidad de alquimizar las experiencias vividas y de hacer una sintesis de lo sucedido hasta esta etapa. Por detras de esta figura angelical se vis- lumbra tierra y vegetacion, que indican su ejecucién de accio- nes concretas en la vida terrena. Después de /a carta La Muerte, el ego ha comprendido que no puede manejar su vida y acep- ta la existencia de propésitos trascendentes que operan en su destino. Esta carta marca que ha llegado un tiempo de renaci- miento. Representa un estadio de confianza y entrega absolu- ta al vasto orden de! universo, la aspiracién a un pleno con- tacto con Io divino y sagrado. Interpretacion Luego de la experiencia de contacto con La Muerte, hemos arribado a un momento de apertura, fluidez y confianza. Karen Hamaker-Zondag describe esta etapa con estas palabras: Después de todos los problemas e incertidumbres de la fase de la Muerte, la Templanza nos aporta sobre todo un sentido de alivio y satisfaccion. Es la calma después de la guerra.* Desde la mirada astrolégica, la analogia con la revelacion de Sagitario después de haber atravesado la extrema tensi6n de Escorpio, se aclara. * Hamaker-Zondag, Karen, E/ tarot como via de conocimiento, Urano, pag. ior. 238 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 15- EL DIABLO + del plano humano ligado a la identidad separativa y fragmen- taria y se produce el acceso a la conciencia de unidad. Esta dimensi6n profunda, sutil, césmica... la abre El Diablo. De modo que el tarot vincula la sombria y atemorizante imagen de EI Diablo definitivamente con lo sagrado. AUTOCONCIENCIA EL DIABLO SUB CONCIENCIA ARCO EXTERNO ARCO INTERNO- SUPER CONCIENCIA Del mismo modo, desde la correspondencia (presentada en las primeras paginas de este volumen) con el mandala zodiacal como simbolo de! proceso de desarrollo de la con- ciencia, esta tercera etapa queda asociada con el trayecto de Sagitario a Piscis, el de la expansién hacia lo transpersonal... luego de haber atravesado la prueba de Escorpio. Integracion y trascendencia espiritual (dimension transpersonal) crisis del ego 253 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. tiem _. + ASTROLOGIA Y TAROT - tiranicos a los que se ve sometido. Esta clara percepcién del com- plejo vinculo que los humanos generamos con la materia convive con un gran temor a liberarse de este circuito, pues se lo relacio- na con poner en riesgo la propia supervivencia. El individuo entra en un complejo juego de apetencia econé- mica y dependencia de la materia. Se cuestionan las propias for- mas de manejarse con el poder y también las del entorno, gene- rando conflicto entre el sometimiento y la necesidad de liberarse de situaciones de dependencia econdmica, sexual 0 profesional. Se proyecta en los vinculos la ambivalencia que se esta viviendo con respecto a la magnética y despdtica energia que El Diablo plantea. En este complejo estadio, El Diablo suele mostrar que todavia se es esclavo de la pulsién sexual, de la apetencia de poder o de dinero, provocando en la persona enojos 0 juzgamientos sobre si mismo 0 sobre su entorno. Importa atender estas pulsiones basi- cas de supervivencia que se perciben e intentar no reprimirlas, ya que cuanto mas se juzgan como “malas”, mayor potencia adquie- ren, generando altos niveles de sombra. El Diablo propone, antes que represi6n, enfrentarse a estas pulsiones: agotar la intensidad de la sexualidad, percibiendo qué significa. Mas alla del simple hecho de una “descarga de excita- cién”, la conciencia percibe un aspecto sagrado y sublime que propone la intensidad de encuentro con otro. Del mismo modo, agotar la voracidad de poder econdémico, permite comenzar a per- cibir qué clase de energia manejamos con el dinero. Desde una conciencia en expansién (estadio trans-personal: apertura a la integracion con una totalidad mayor) En este estadio, la carta de El Diablo nos propone un verda- dero contacto con lo que nos atafe a todos como humanidad: el miedo por la supervivencia. Este miedo nos hace prisioneros del dinero, del poder y del sexo. Inherente a este nivel de desarrollo 264 | a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 16 - LA TORRE + La imagen es bastante elocuente. Una construcci6n sélida es alcanzada por un rayo (0 lenguas de fuego), generando un estalli- do o destello que parece destruir su cima (con forma de corona o cpula) y provocando la caida de dos figuras humanas. Astrolégicamente, la figura representa una auténtica compo- sicién entre Saturno-Plutén y Urano-Marte. Por un lado, la cons- truccién que contiene y concentra potencia, al mismo tiempo la retiene y cristaliza (Saturno-Plut6n); y, por el otro, el sGbito golpe liberador de esa energia (Marte-Urano). Golpe liberador R de energia 6 oS if Y Estructura concentradora de energia Ahora bien, geste golpe liberador proviene realmente del exte- rior? Si asi fuera se trataré de la voluntad de una autoridad que castiga “desde afuera” una falta cometida “adentro” de la torre. éAcaso este imprevisto derrumbe es un efecto natural dentro de un mismo proceso en el que participa tanto “el rayo” como “la construcci6n”? En este caso, ya no habra “adentro” y “afuera”, sino una légica de compensaciones y equilibrios (de causas y efectos) en un proceso que se esta llevando a cabo. En este sen- tido, cobra significado aquello que, desde la visién junguiana del tarot, se afirma en este enunciado: Las torres atraen relampagos.* * Nichols, Sallie, Jung y el tarot. Kair6s-Troquel, pag. 403 269 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. terre + 17 -LA ESTRELLA + a Por un lado, es cierto que, en determinado momento de su desarrollo, la conciencia percibe que es un individuo que ha apren- dido a salir de su aislamiento y a vincularse con otros individuos formando una trama de cooperaci6n y un sentido de pertenencia mas amplio (la red social humana). Incluso la conciencia indivi- dual puede ampliarse hasta percibir que conforma una totalidad con la naturaleza, que esta integrada a un organismo mayor, La Tierra o Gaia (la red ecolégica). No obstante, en este momento del despliegue simbolizado por La Estrella, ia conciencia toca la profunda verdad de que ser individuo no es previo a la vincularidad. Astrolégicamente, podemos decir que no se trata de un cen- tro individual separado (Sol) que aprende a vincularse, sino de un centro mas profundo (la constelaci6n de factores que representa una carta natal, el centro del mandala que s6lo puede descubrir- se a si mismo reconociéndose en su vinculo con los demas y con el destino. No se trata de que el peculiar individuo que somos ya aparezca caracterizado en el Sol de la carta natal (un Sol al que “le pasa” Saturno, Plut6n, Jupiter o quien sea), a priori de cual- quier vinculo “de esa carta con otras cartas”. En verdad, nuestro ser individual esta en constante revelaci6n a medida que desarrollamos nuestra capacidad de integracién al mun- do de relaci6n y al destino. Lo que somos esta genuinamente expre- sado en Io que le irradiamos solarmente al mundo, como en aquello que emana de las experiencias y pruebas que la vida nos propone con, por ejemplo, el transito de una planeta transpersonal. En La Estrella la conciencia experimenta la elocuencia de que no hay individuo que sea “algo en si mismo” y que luego aprenda a vincularse, no hay “individuo puro” en el sentido de “un sujeto individual no contaminado por el vinculo”. Esa nocién de individuo es una imagen, un representaci6n primordial instalada como su- puesto en lo profundo del inconsciente colectivo, un «arquetipo del yo» que simboliza una cualidad muy distinta, por cierto, a lo que reconocemos como “arquetipo del si-mismo”. 287 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. —+ 17-LA ESTRELLA + _ - Asi, surge una corriente amorosa que se abre como Acuario. Este amor acuariano es claramente diferente al amor protector de C&ncer que tiende naturalmente a cerrar, pues teme a lo descono- cido. La Estrella o Acuario no se repliega sobre las diferencias, no teme de ellas. Esta actitud esta representada en la imagen la mujer que entrega el agua (sensibilidad y emoci6n) de sus canta- ros y la deja correr. Es la maxima comprensi6n del amor acuariano: un amor sin anhelo de retorno o recompensa, que se abre a lo creativo que incluye “el rayo de la torre” (los imprevistos de la vida), un amor que no controla ni retiene sino que libera. Correspondencia astrolégica Esta carta representa tanto a la energia de Acuario como un énfasis de Venus, JGpiter y Urano asociados. Algunas de las com- binaciones posibles: Transitos Urano en transito por Casas angulares 0 IX u XI 0 al regente de la Casas XI 0 IX. Urano en transito al Sol, a Mercurio, a Venus, 0 a Jupiter nata- les. Japiter en transito a Venus 0 a Urano natales. Japiter por Casas IX u XI. Urano en trénsito a su propia posicién natal. Revoluci6n Solar Afios con Ascendente en Sagitario o en Acuario. Afios con Ascendente sobre Casa IX u XI natales. Afios con Urano en |. 293 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. * 18-LA LUNA + Sumergidos aun mas en el universo simbélico de lo lunar, volvemos sobre La Papisa, especificamente sobre lo que mencio- namos en el final de nuestro andlisis de aquel arcano. En su libro Los Trabajos de Hércules, al momento de analizar el correspon- diente al signo de Cancer, Alice Bailey distingue tres fases 0 mo- dos potenciales de respuesta humana a la realidad: instinto, inte- lecto e intuici6n. En primer lugar, A. Bailey se encarga de recordarnos que: Una de las cosas que olvidan a menudo Jos estudiantes de psicologia y aquellos que exploran la desarrollada conciencia del hombre, es el hecho de que no hay pronunciadas distincio- nes entre los diversos aspectos de /a naturaleza de! hombre, sino que todos son fases de una realidad. Las palabras instin- to, intelecto e intuicidn, no son sino aspectos diversos del cono- cimiento y de la respuesta al medio y al mundo en el cual se encuentra el humano.’ Aclarado ese punto, en la discriminaci6n de esos tres niveles, el instinto representa el conocimiento de la materia. £1 guarda relaci6n con aquello que desarrollamos al analizar La Papisa, esto es, una dimensi6n lunar ligada a la sustancia material y su viven- cia afectivo-emocional, a su capacidad receptiva para ser fecun- dada, su caracter nutriente y protector de un proceso interno en gestacion, y su capacidad de respuesta al medio ambiente inme- diato. El hombre es un animal y posee asimismo Ia cualidad del ins- tinto y de las respuestas instintivas a su ambiente. El instinto es la conciencia de la forma y de Ja vida celular, el modo de conocimiento de la forma... en su propio lugar el instinto es tan ” Bailey, Alice, Los trabajos de Hércules, Fundacién Lucis, pag. 84. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 310 a — + ASTROLOGIA Y TAROT + posici6n a una entrega mas auténtica y amorosa y el terror que eso le genera. Desde una conciencia en expansién (estadio trans-personal: apertura a la integraci6n con una totalidad mayor) La conciencia habilita el contacto pleno con la sensibilidad, sin temor a perderse. La Luna da fa oportunidad de ir mas alla de la légica lineal de la raz6n, y aprender a confiar en la propia intuicién. En este estadio, la persona ya,ha realizado un profundo pro- ceso de maduraci6n, y la vida la ha llevado a atravesar por sus propios miedos y temores, y por las fantasias y hechizos huma- nos mas arquetipicos. La conciencia esta atenta a aquello que se activa cuando experimenta temor, a aquellos guiones conocidos y repetitivos propios de la emocién humana. Aunque esta tarea no se agote, la conciencia se convoca con el fin de deshechizar los temores que paralizan, disolver el miedo, tanto propio como de la humanidad. El mundo interno de otros seres humanos se vuelve cercano y comprensible, ya que La Luna habilita el contacto profundo con los demas. La Luna representa la esencia misma del alma huma- na, y desde alli habilita la cualidad de la compasi6n y el amor. El padecimiento de cualquier ser humano esta hecho de la misma sustancia que ei propio, de modo que en este estadio puede revelarse una gran comprensi6n del dolor 0 caos ajeno, precisa- mente porque ya no es vivido como ajeno. Correspondencia astrolégica Esta carta propone entrar en contacto pleno con el mundo del elemento Agua, tanto por signo (Cancer, Escorpio y Piscis) como por planetas regentes (Luna, Plut6n y Neptuno) y por casas de agua (IV, Villy Xi). a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + ASTROLOGIA Y TAROT © 316 comtnmente interpretamos en las cartas natales, pero con deter- minadas variantes que fo hacen ir mas alla. En astrologia, el Sol simboliza la identidad personal del cen- tro irradiante del individuo, esto es, lo que conocemos como yo 0 ego. No es a este significado al que se refiere e| Sol del tarot. No obstante, hay una dimensi6n solar de la carta natal astrolégica que puede interpretarse como un nexo o puente entre los condi- cionamientos emocionales basicos (Luna) y la manifestaci6n de un potencial de trascendencia de lo personal y contacto con el alma (los indicadores transpersonales de la carta natal). El Sol del tarot parece coincidir con este segundo caracter del Sol astro- légico. Valiéndonos nuevamente de su notable aporte, atenda- mos las reflexiones de Ken Wilber, al respecto, aporta: “Trascender el ego” significa, en realidad, trascender pero in- cluir (las cursivas son suyas) al ego en un abrazo mas profun- do y mas elevado [...] Y eso no significa “desembarazarse” del pequefio ego, sino habitarlo plenamente como vehiculo necesario para comunicar verdades més elevadas. El alma y el Espiritu no niegan al cuerpo, las emociones y la mente, sino que los incluyen. Dicho en pocas palabras, el ego no es un obstaculo para el espiritu, sino una de sus mas resplandecientes manifestacio- nes.? Tengamos presente que cada signo zodiacal cuenta con una regencia planetaria exotérica y una esotérica. Para el signo de Leo, el Sol es regente en ambos casos, lo que nos lleva a decir que el Sol como indicador de la identidad individual (yo o ego) equivale a la regencia exotérica, y el Sol como nexo con un centro transpersonal representa la regencia esotérica. ° Wilber, Ken, Diario. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. + 19-EL SOL opuestos (representados anteriormente como bestias aulladoras), transformados en nifios desnudos.® Al analizar La Muerte, ya lo hemos mencionado: el miedo se vincula con la anticipacién de una pérdida, con proyectar en el futuro un acontecimiento que no deseamos vivir. Esto delata el apego a nuestros anhelos personales: lo que queremos que sea ono sea nuestra vida. Desde ese miedo marcado como estigma le exigimos condi- ciones a la vida para aceptarla: “la vida merece ser vivida si ocu- rre lo que quiero que ocurra y no ocurre lo que quiero que no ocurra”. Esto provoca una actitud de “cierre existenciai”, de re- pliegue sobre si mismo y de una reaccién defensiva frente a la vida, ya que lo abierto del destino, su condici6én de incertidumbre e imprevisibilidad (esto es, su creatividad), siempre representara una amenaza. Esto fue la oscura experiencia de La Luna. Asi, de un modo paradéjico y hasta contradictorio para la mirada fragmentada, la aceptacién de lo transpersonal y de su naturaleza imprevisible -incierta y fuera de toda posibilidad de control desde la voluntad individual- redunda en una frescura irradiante. La concien- cia de muerte, de la implacable finitud y del inexorable fracaso de todo apego, enciende una vivencia profunda de la plenitud vital. Agotado el anhelo de control de! futuro -el control de la muer- te- se disuelve el miedo, lo que implica un cambio en la circula- cién de la vitalidad, una auténtica “revoluci6n libidinal”. Todo aque! quantum de energia que hasta ahora se invirtié en defenderse de la muerte, en controlar el flujo de la vida para que coincida con “mis” propésitos, en proyectar el futuro para asegurar la perma- nencia del yo, (lo cual provocaba una actitud existencial cerrada, defensiva y de retencién), queda ahora a disposicién para una expresi6n abierta, activa y creativa. ® Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairos-Troquel, pag. 453. 321 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 20 - El Juicio a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. oa + 20-ELJUICIO + el milagro de la vacuidad. Yo sé. He visto al Creador. Entonces, sencillamente, lo anuncio. Transporto la llamada irreprimible de la Consciencia. Soy e! despertar, el milagro que se produce en el interior de tu ser [...}’ Finalmente, en El Juicio cobra sentido aquelio que comenta- mos al analizar el arcano La Muerte. Para el tarot ese arcano no se ubica al final del recorrido, como estamos acostumbrados a considerar en lo cotidiano, sino “poco después de la mitad del viaje”, ya que representa el arcano “nimero 13” de un total de 22. En cambio, El Juicio si resulta una de las Gltimas fases del proceso, y significativamente su imagen no simboliza “muerte” sino resurreccién. De este modo, el viaje por los arcanos mayores del tarot nos indica que la experiencia de muerte no es el desenlace del proce- so de la vida, sino una etapa intermedia, y que la experiencia de resurrecci6n si representa la culminaci6n de! florecimiento de la conciencia. Asimismo, este modo de interpretar el proceso y su secuen- cia coincide con la expresada por Alice Bailey desde su enfoque esotérico: Resurreccion da la clave de! mundo de significados y es el tema fundamental de todas /as religiones del mundo, pasadas, pre- sentes y futuras. Resurreccién del espiritu en el hombre, en todas las formas, en todos los reinos; es el objetivo de todo proceso evolutivo, lo cual significa liberarse de! materialismo y del egoismo. En tal resurreccidn, la evolucién y la muerte son meras etapas preparatorias y familiares. ® 7 Jodorowsky, Alejandro, La via de! tarot, Sudamericana, pag. 274-275. * Bailey, Alice, La exteriorizacién de le jerarquia, Fundacién Lucis, pag. 389- 390. | 335 j{—— 1 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. ee entre el “namero 2” y el “ndmero 0” que propone EI Juicio anun- cia la maravillosa posibilidad de que ser individuo implique ser materia fértil, abierta y receptiva, a la creatividad de la Vida. El Juicio da la capacidad de comprometerse con alma y vida con cada instante de la vida, consciente de que ella responde a un proceso que se extiende mas alla de lo que uno considera “venturoso” o “desafortunado”, y de que no hay nada que poda- mos controlar con respecto a ese proceso. En esta direcci6n, El Juicio nos habla del estadio que !lama- mos iluminacién. Para el tarot esta carta simboliza un tiempo de despertar de la conciencia, de iluminar, de estar activamente encarnados, con plena conciencia de estar al servicio de un propésito trascenden- te y espiritual. Representa el principio de atracci6n entre espiritu y materia, de realidades que se atraen mutuamente y no pueden ser una sin la otra. Ya no se entiende a la evoluci6n como un proceso que lleva a “desencarnar o salirse de la materia” o “de la corporalidad pecaminosa” sino, por el contrario, como el descu- brimiento de la profunda unién que existe entre espiritu y materia, la materia revelandose como activo vehiculo de la cualidad amo- rosa del espiritu. El Juicio nos invita a actuar aqui y ahora en la materia encar- nada, en la vida cotidiana. No hay ningGn “paraiso prometido” al cual arribar mas adelante, sino el compromiso con una vida mas integrada, plena y espiritual, aqui y ahora, en la vida presente. Correspondencia astrolégica De acuerdo con lo que hemos comentado en nuestra interpre- taci6n de El Juicio, el simbolismo de este arcano puede asociarse a climas 0 momentos ciclicos que combinen las cualidades de Jupiter, Neptuno y Plut6n. Algunos ejemplos: 341 a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. a You have either reached 2 page thts unevalale fer vowing or reached your ievina tit for his book. 346 SS ASTROLOGIA Y TAROT» — ninguna hacia “otro mundo” pero nos presenta e! desafio de vivir en este mundo, de una manera plena de significado, Con- tento con el marco natural que le encierra, el bailarin del Tarot no suena ningun tesoro que haya que buscar mas alla de un arco iris imaginario.” Todo esto destaca a El Mundo como una fase de maduracién plena, de consumada realizacion y de profunda aceptaci6n de /o que es aqui y ahora. No propone modelos de continuidad a los cuales la realidad deberia ajustarse, ni pretende moldearia de acuerdo con ideas de lo que deberia ser. No contiene fijaci6n algu- na al pasado ni condicionamiento del futuro. El Mundo representa el contacto con el presente, con la creatividad de cada instante de la realidad considerada en su forma mas global. Por cierto, esta aceptaci6n no se vincula con el conformismo, la resignaci6n o la pereza, sino con una Sutil y esencial economia de energia que redunda en una vitalidad cualitativamente distinta y renovada. Esta caracteristica aparece simbolizada en el movi- miento de la figura: la entidad que ocupa el centro de la imagen esta danzando en una relajada y seria actitud de juego. Esta danza-juego irradia aceptacion, y en esa aceptacion sur- ge levedad y liberacion. En verdad, en la actitud de resistir lo real se hacen explicitos nuestros condicionamientos, nuestros preconceptos acerca de lo que esa realidad “debiera ser”, y a menudo esa resistencia se traduce en sufrimiento (gPor qué ta realidad no coincide con lo que quiero?) o repliegue en ideales e ilusiones (jMe encantaria que la realidad fuera lo que suefio!). En cambio, la aceptaci6n implica la liberacién de esos condiciona- mientos y la vivencia de los momentos presentes de dolor y de dicha; aceptaci6én implica danzar en el mundo, jugar en la reali- dad, sin negar, sin reprimir, sin perderse ni confundirse. Segdin Hamaker-Zondag: ? Nichols, Sallie, Jung y el tarot, Kairos-Troquel, pag. 488-489.