Sie sind auf Seite 1von 84
UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO GESTIÓN EN LA

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

GESTIÓN EN LA ESTRUCTURA TÁCTICA EN ATENCIÓN PREHOSPITALARIA DE LESIONADOS POR CAUSAS EXTERNAS EN EL MUNICIPIO VALENCIA ESTADO CARABOBO, VENEZUELA DURANTE EL AÑO 2013

Autor: Rafael V. Herrera C. Tutor: Gilberto A. Bastidas P.

Barquisimeto, Enero 2015

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO GESTIÓN EN LA

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

GESTIÓN EN LA ESTRUCTURA TÁCTICA EN ATENCIÓN PREHOSPITALARIA DE LESIONADOS POR CAUSAS EXTERNAS EN EL MUNICIPIO VALENCIA ESTADO CARABOBO, VENEZUELA DURANTE EL AÑO 2013 Trabajo Especial de Grado presentado como requisito para optar al grado de Especialista en Gerencia en Salud.

Autor: Rafael V. Herrera C. Tutor: Gilberto A. Bastidas P.

Barquisimeto, Enero 2015

UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO

GESTIÓN EN LA ESTRUCTURA TÁCTICA EN ATENCIÓN PREHOSPITALARIA DE LESIONADOS POR CAUSAS EXTERNAS EN EL MUNICIPIO VALENCIA ESTADO CARABOBO, VENEZUELA DURANTE EL AÑO 2013

Por: Rafael Herrera

Trabajo Especial de Grado aprobado, en nombre de la Universidad Yacambú, por el siguiente jurado, en la ciudad de Barquisimeto a los diecisiete (17) días del mes de Enero de dos mil quince (2015).

siguiente jurado, en la ciudad de Barquisimeto a los diecisiete (17) días del mes de Enero

iii

DECLARACION DE AUTORÍA

Quien suscribe Rafael Vicente Herrera Colmenares, titular de la cédula de identidad N° V-04.134.645, hace constar que es el autor del Trabajo Especial de Grado titulado: “Gestión en la estructura táctica en atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia Estado Carabobo, Venezuela durante el año 2013”, el cual constituye un trabajo personal realizado únicamente con la dirección del tutor de dicho trabajo Gilberto Bastidas Pacheco, titular de la cédula de identidad N° V- 10.310.974. En tal sentido manifiesto la originalidad de la conceptualización del trabajo, interpretación de los datos y la elaboración de las conclusiones, dejando establecido que aquellos aportes intelectuales de otros autores, se han referenciado debidamente en el texto del mismo. En la ciudad de Barquisimeto a los diecisiete (17) días del mes de Enero de 2015.

debidamente en el texto del mismo. En la ciudad de Barquisimeto a los diecisiete (17) días

iv

DEDICATORIA

A mi esposa e hijas, por su apoyo incondicional y estar siempre a mi lado sin dejarme desmayar, impulsando mis deseos de alcanzar las metas propuestas, a mis compañeros y amigos de medicina prehospitalaria del Cuerpo de Bomberos de Valencia, fuente de inspiración para la realización de este trabajo.

AGRADECIMIENTOS

A Dios todopoderoso mi hacedor y guía espiritual, por guiarme y darme la

suficiente salud, claridad, constancia y perseverancia para lograr mis objetivos en la vida.

A mis tutores, quienes con paciencia aceptaban mis errores e indicaban el

camino a seguir.

A la Universidad Yacambú, por abrirme sus puertas.

Al Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia, por

permitirme desarrollar la investigación propuesta.

A

la señora Ligia, por su ayuda incondicional

Y

a todos aquellos, quienes de una u otra forma estuvieron vinculados en

el desarrollo de mis estudios.

vi

Gracias a todos de Corazón.

INDICE GENERAL

 

pp.

LISTA DE TABLAS

ix

LISTA DE FIGURAS

x

RESUMEN

xi

INTRODUCCION

1

PARTE

I SITUACIÓN OBJETO DE ESTUDIO

4

Descripción detallada de la Situación Objeto de Estudio

4

Objetivos del Estudio

9

Justificación e Importancia

10

II SOPORTE CONCEPTUAL

13

Estudios Previos

13

Bases Teóricas

18

Atención Prehospitalaria

18

Prestadores de la Atención Prehospitalaria

25

Sustentación Legal

26

Sistemas de Variables

32

III ORIENTACION PROCEDIMENTAL

33

Nivel y diseño de la investigación

33

Población y muestra

34

Técnicas e Instrumentos de Recolección De Datos

35

Validez del Instrumento

36

Confiabilidad del Instrumento

37

Análisis y Procesamiento de Datos

38

IV EL PRODUCTO

39

Conclusiones

50

Recomendaciones

51

Propuestas

52

REFERENCIAS

54

vii

 

pp.

ANEXOS

A CONSENTIMIENTO INFORMADO

61

B INSTRUMENTO DE RECOLECCIÓN DE DATOS

63

C JUICIO DE EXPERTOS

65

D TÉRMINOS BÁSICOS

68

CURRÍCULUM VITAE

73

viii

LISTA DE TABLAS

TABLA

pp.

1 Operacionalización de las Variables

32

2 Determinación de la dimensión gestión de la variable estructura táctica en profesionales en atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo

41

3 Aspectos que definen la atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

43

4 Distribución por edad y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

44

5 Distribución por municipios y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

46

6 Distribución por parroquias y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

47

7 Tipo de causas externas y género de lesionados del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

49

ix

LISTA DE GRAFICOS

GRÁFICO

pp.

1 Símbolo

de

los

Servicios

Médicos

de

Emergencia

Prehospitalaria

 

23

2 Distribución por edad y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

45

3 Distribución por municipios y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

46

4 Distribución por parroquias y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

48

5 Tipo de causas externas y género de lesionados del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

49

x

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

GESTIÓN EN LA ESTRUCTURA TÁCTICA EN ATENCIÓN PREHOSPITALARIA DE LESIONADOS POR CAUSAS EXTERNAS EN EL MUNICIPIO VALENCIA ESTADO CARABOBO, VENEZUELA DURANTE EL AÑO 2013

Autor: Rafael Herrera. Tutor: Gilberto Bastidas Mes y Año: Enero 2015

RESUMEN

La presente investigación tuvo como finalidad describir la gestión en la estructura táctica en atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia estado Carabobo, Venezuela durante el año 2013. El estudio se caracterizó por ser de campo de nivel descriptivo. La muestra y población para determinar la gestión en la estructura táctica fue de 50 profesionales en atención prehospitalaria y en la determinación de los indicadores de la misma, la población incluyo a todos los individuos que solicitaron la atención prehospitalaria y la muestra correspondió exclusivamente a aquellos individuos que sufrieron lesiones por causa externa. Se aplicó un cuestionario con 16 ítems tipo Likert para determinar la gestión en la estructura táctica y de los registros del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia, obteniéndose los indicadores de la atención prehospitalaria. El análisis de resultados se realizó a través de distribución de frecuencias absolutas y relativas realizándose además, un análisis de asociación entre variables de interés. Finalmente los datos fueron interpretados y discutidos, surgiendo unas conclusiones muy interesantes y que si bien se asemejan mucho en cuanto a la gestión táctica en la atención prehospitalaria, en las causas de lesión, edad y género y otras variables, a muchos países latinoamericanos, no debe dejarse de formular propuestas cuya finalidad sea optimizar la gestión en la estructura táctica, a través de mecanismos que promuevan la profesionalización, así como los medios tecnológicos más modernos de atención prehospitalaria en el país.

Descriptores: gestión de la estructura táctica, atención prehospitalaria, prestadores de la atención prehospitalaria

xi

INTRODUCCIÓN

La gestión del modelo sanitario actual puede realizarse en tres niveles, es decir, sobre las políticas sanitarias, las organizaciones y la clínica, la última incluye la atención prehospitalaria, en la que se persigue formar, informar e incentivar a los profesionales en manejo de emergencias, para que tomen las decisiones con mejor relación coste efectividad, pues en este caso (la prestación de la salud) no se trata de ahorrar, sino de gastar más adecuadamente. Es por ello, que la gestión clínica forma parte de las reformas que actualmente se están dando en las organizaciones sanitarias, en un intento de unir la mejor práctica clínica y el mejor uso de los recursos disponibles. Es así, que el estudio de los procesos de gestión asistencial, especialmente los de atención prehospitalaria se hayan tornado una necesidad para los países, ya que, todos tienen sistemas de atención prehospitalaria, que requieren de constante evaluación para introducir mejoras o avances. Ahora bien, el estado actual de la atención prehospitalaria en Venezuela ha sido poco abordada, situación a la que no escapa el estado Carabobo, estado con características geográficas, población, vialidad y accidentalidad, ya que posee una vasta región costera, sistemas montañosos (Cordillera central), y gran densidad poblacional (496 habitantes por Km 2 ), es el tercer estado del país con mayor población según censo 2011, con elevados índices de accidentalidad (tasa 1.503,3 por cada 100.000 habitantes), como lo refiere el Instituto Nacional de Estadística

(2001).

La situación antes descrita, exige la prestación de una adecuada atención prehospitalaria con el fin de asegurar la mejor calidad de vida al ciudadano al

reducir en primera instancia la mortalidad y en segunda las secuelas y complicaciones (especialmente la incapacidad temporal o permanente), potenciar al máximo los años-hombre de vida útil y subyugar los gastos médicos y administrativos que tanto para el paciente como para el sector salud a cargo del estado genera la deficiente atención prehospitalaria. A pesar de lo expuesto, y de la enorme utilidad de este sistema de atención sanitaria, se sabe poco sobre la capacidad del mismo para brindar servicios en salud de calidad al paciente lesionado por causas externas (entre las que se mencionan: picaduras de insectos y otros animales, accidentes de transporte terrestre, accidentes del hogar y laborales, emponzoñamiento). La intricada red de factores que participan o constituyen el sistema de atención prehospitalaria, tales como: el transporte, la comunicación, los recursos materiales, el talento humano, el financiamiento y la participación pública, entre otros, constituye la segunda razón de peso para indagar sobre el funcionamiento, capacidad o lo hecho hasta ahora por el servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia estado Carabobo, con el fin de proporcionar información genuina y real, necesaria por los entes gubernamentales, para la toma de decisiones operacionales y administrativas en caso de ser necesario Por otro lado, esto obviamente, sirve para establecer las políticas, planes y proyectos correctivos (generalmente por déficit, sin olvidar que puede pretenderse la mejora continua) o que busquen estar a la vanguardia del servicio que prestan, como potencial y positiva contribución a la salud de la población, por ser esta, la salud poblacional con gran respecto por la individual, una de las razones de su existencia. Esta investigación está estructurada en cuatro partes. En la Parte I se realizó la descripción detallada del objeto de estudio, los objetivos de la investigación y la justificación e importancia del mismo. En la Parte II se registraron los antecedentes o estudios previos, las bases teóricas y la

2

sustentación legal. En la Parte III se expusieron las estrategias de desarrollo en el marco de la orientación procedimental y finalmente en la Parte IV se concluyó con el producto, es decir resultados y conclusiones, sin dejar por fuera las referencias y los anexos.

3

PARTE I

SITUACION OBJETO DE ESTUDIO

Descripción Detallada de la Situación Objeto de Estudio

La atención prehospitalaria debe garantizar la seguridad del paciente

lesionado en total concordancia con la aplicación de procedimientos que no

ocasionen daños durante la inmovilización y traslado, al proporcionar la

asistencia con sentido ético, conciencia, responsabilidad y creatividad, esto

dentro del marco de las definiciones de atención prehospitalaria, entre las

que se mencionan la de Bedregal-García (1994), que al respecto la entiende

como

Un servicio en el área de la salud que tiene como principal objetivo dar la más efectiva atención al paciente desde el lugar del evento hacia el hospital o centro de salud especializado, aplicando técnicas y maniobras especializadas para garantizar la vida dependiendo de las necesidades del paciente. (p. 5).

La atención prehospitalaria si se quiere es una disciplina nueva, que tiene

carencias en la cualificación de sus programas formativos, en sus

definiciones de indicadores y estándares, y generalmente no está dotada

adecuadamente a la demanda tanto de talento humano como de materiales,

tampoco, existe un modelo asistencial ideal, por tanto, no es de extrañar que

la realización de las actividades resulte sumamente compleja. La demanda

asistencial prehospitalaria requiere de una visión integral de los procesos y

de diagnósticos de la estructura funcional con el fin de garantizar el mayor

bienestar posible al lesionado y a su familia, a través de la validación de los

circuitos o flujogramas que especifican que actividades se realizan en cada

una de las etapas de la atención prehospitalaria, como así lo establece Carrasco y otros (2000). Es así pues que, la adecuada coordinación entre las diferentes etapas (bajo una única estructura de gestión) que definen el proceso de atención prehospitalaria, constituye el objetivo prioritario de las organizaciones que tienen a su cargo la prestación de este servicio, único proceder que garantiza la continuidad asistencial, siendo elemento clave que incide directamente sobre lo adecuado del proceso y los mejores resultados, esto es particularmente importante de estudiar, porque en los últimos años es frecuente el diseño de distintos protocolos de atención prehospitalaria en que participan colectivos profesionales de diferentes especialidades, continua diciendo Carrasco (ob.cit) Siguiendo con el orden de ideas arriba expuestos, se tiene que incluso en situaciones ajenas al área, en muchos casos se hace improbable su traslado a la práctica clínica, o en el peor de los casos generan practicas poco homogéneas y de difícil evaluación o control, punto este en que se hace necesario incorporar herramientas de gestión que estimulen el diagnóstico del servicio prestado, información que permitirá establecer los correctivos necesarios para elevar la calidad del servicio, según sigue estableciendo Carrasco (ob.cit.). A este respecto señala Carrasco (ob.cit), la existencia de recursos materiales no significa solo el disponer de más o menos medios diagnósticos y terapéuticos, sino también el mantenerlos y usarlos con eficiencia, para lograr la máxima rentabilidad, a través del mantenimiento de los recursos materiales existentes, la baja de recursos innecesarios y la adquisición de nuevos recursos con evidencia científica demostrada. Igualmente se requiere de gestiones innovadoras, entre las que destaca la gestión por competencias, que incorpore modelos y herramientas novedosas en la gestión de las personas dentro de las organizaciones, con una filosofía de gestión de personas que operativice el trabajo diario en términos de conocimiento, aporte del profesional y cohesión interna.

5

Todo lo anteriormente expuesto obliga a resumir que la gestión clínica es la responsable de que los equipos humanos desempeñen su actividad con calidad y eficiencia para lograr los objetivos asistenciales en los que están comprometidos. Debe entonces definirse con la información anterior, la importancia de la existencia de una gestión en atención pre hospitalaria eficiente, especialmente porque a nivel mundial y cada año mueren aproximadamente 3.500.000 personas como consecuencia de lesiones causadas por causas externas, cifras estas que la ubican entre la tercera y cuarta causa de mortalidad general, y más grave aún afecta a la población joven en edad productiva, por ubicarse los mayormente afectados en edades inferiores a 34 años, que pueden en muchos casos padecer incapacidad temporal o permanente, de la misma manera se reducen los años-hombre de vida útil, incluso esta reducción es mayor a la que habitualmente se observa en enfermedades crónicas (metabólicas o no) como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Acompañado esta situación, está el incremento en el porcentaje de ocupación y del periodo de estancia hospitalaria, en el que este sentido estima la OMS que entre 20 y 40% de las camas en los hospitales están ocupadas por lesionados y que el periodo de estancia en más prolongado que el de otros pacientes, según así lo definen; Ramos M y Díaz (1999). Señala además, el Instituto Nacional de Estadística (ob. cit.), además de Rojas, Barquera y otros (2012) que en América latina particularmente, la situación es similar, por ejemplo en México la discapacidad y muerte por accidentes o hechos violentos representan un alto porcentaje de estos renglones porque muestran cifras de 35.690 defunciones por accidentes con una tasa de 36,4 por cada 100.000 habitantes y discapacidad hasta de 9,4%, en mayor proporción en los menores de 20 años. Por otro lado, dice el Ministerio del poder popular para la Salud (2011) que en Venezuela, las lesiones por causas externas ocupan el tercer lugar

6

de la morbilidad general con 1.140.162 casos, con una tasa de 3.894,3 por cada 100.000 habitantes lo que representa 4,4% del total de las causas de afecciones de la salud, de este gran total 35.569 (tasa de 1.503,6 por cada 100.000 habitantes) se produjeron en Carabobo, lo que constituye 3,1% de los casos de morbilidad registrada en el país. El municipio Valencia del estado Carabobo, objeto de estudio, registra el mayor y más rápido crecimiento económico, urbano e inmobiliario del país, un factor que puede considerarse de riesgo en la génesis de accidentes y de fallecimientos o lesionados por tal motivo, al que se suma la vulnerabilidad de parte del municipio a eventos sísmicos (75% del territorio puede verse afectado), al igual que las inundaciones y otros eventos naturales o tecnológicos, como si lo explica la Corporación de desarrollo de la región central (2011) y el Instituto Nacional de Estadística (ob.cit.). Merece especial vigilancia el cómo se ejecuta (gestión) la atención prehospitalaria e inicial hospitalaria del lesionado, como atención secundaria en salud, caracterizado por el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno de la persona afectada, porque los reportes muestran como causa de la elevada prevalencia de morbi-mortalidad por causas externas el innegable fracaso del nivel primario de atención en salud (promoción de la salud y protección específica), en muchos casos a pesar del esfuerzo empeñado por los gobiernos, de allí que se enfatice sobre la importancia del monitoreo de la atención prehospitalaria, En ese mismo orden, y de acuerdo a lo establecido por Casteulani, (2001), se conoce que entre 55 y 65% de los lesionados fallece en esta etapa de su afectación y 40% lo hace en el hospital durante las primeras horas de su llegada, situación que según los especialista en el área puede mejorar, es decir, reducir la prevalencia, con un adecuado sistema integrado de atención de urgencias. Otros aspectos donde la atención prehospitalaria puede influir, positiva o negativamente, lo representa el impacto económico que sobre la familia y el

7

estado pueden tener el tratamiento, recuperación y reinserción al mundo productivo de las personas que por cualquier causa sufren accidente e incluso de las que necesitan atención sanitaria previa al traslado al hospital, como así lo describe la Secretaria de Salud (2001). Lo anterior, muestra lo complejo de las situaciones de emergencia, tanto en la forma de presentarse, como con las medidas necesarias para resolverlas dentro del mayor margen de eficiencia posible, y al mayor número de personas que requiera del servicio prehospitalario, entonces las actuaciones en la esfera prehospitalaria deben estar perfectamente definidas, ordenadas y ejecutadas (en todas sus fases: alerta, alarma, aproximación y llegada, encuentro con el paciente, transporte al centro asistencial especializado), y sin duda ser objeto de frecuente evaluación y de corrección de fallas, así lo expresa Martínez y Álvarez (1999). Se explica con lo expuesto, que el objeto es reducir considerablemente el tiempo de atención en el nivel secundario, de ser posible a menos de una hora (conocida como la hora dorada) tiempo señalado como óptimo para evitar o minimizar en lo posible las complicaciones en él lesionado, en consideración con una acorde infraestructura y sistema de atención prehospitalaria que se centre en el inicio de la atención en salud en el sitio del evento por personal capacitado, en la prosecución de la misma durante el traslado, mismo que debe realizarse en vehículos diseñados y equipados para tal fin y en perfecta coordinación con el hospital que recibirá finalmente al paciente, premisa que considera el Institute of Medicine y otros (2001). Sin duda las lesiones por causas externas son un serio problema de salud pública por la afectación significativa de la población en desarrollo, la económicamente productiva, y particularmente porque la gestión de la atención prehospitalaria ha sido poco estudiados en Venezuela y nunca antes revisado en el municipio Valencia del estado Carabobo, lo que dificulta la planeación sanitaria, en consecuencia se plantean las siguientes interrogantes:

8

¿Cómo se encuentran los indicadores de la atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela? ¿Cómo se lleva la gestión de la estructura táctica en lo que respecta a la fase de alerta, alarma, aproximación y llegada, soporte vital básico y avanzado, y transferencia de la intervención prehospitalaria ante situaciones críticas de la salud individual y/o colectiva en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela? ¿Qué procedimientos pueden proponerse para asegurar la mayor calidad posible en la atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela? De lo anteriormente expuesto, se derivan los siguientes objetivos de investigación:

Objetivos del Estudio

Objetivo General

Determinar la atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela durante el año

2013.

Objetivos Específicos

Describir los indicadores de gestión en atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela. Describir la gestión en la estructura táctica en lo que respecta a la fase de alerta, alarma, aproximación y llegada, soporte vital básico y avanzado, y transferencia de la intervención prehospitalaria ante situaciones críticas de la

9

salud individual y/o colectiva en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela. Proponer procedimientos para la gestión estructural táctica en la atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela.

Justificación e Importancia

Durante la última década los servicios de atención prehospitalaria (parte integrante de los sistemas nacionales de salud de los países) atienden gran cantidad de lesionados por diferentes eventos, en un intento por conservar o mejorar la calidad de vida de los afectados, aspecto que logran los servicios mejor preparados, pero aquellos que no lo están, simplemente actúan como catalizadores de la erosión de la calidad de vida al contribuir con la disminución de los presupuestos individuales, familiares y del estado, lo que afecta el desarrollo económico y social de los países, esto justifica la necesidad de contar con sistema articulados de atención prehospitalaria de calidad, calidez, eficiencia, eficacia y equidad, manejados con organización y destreza, con el objeto de garantizar una atención sanitaria óptima. Entonces la inadecuada atención prehospitalaria entendida como aquella que no se da en la comunidad desde el momento en que se comunica la situación que compromete la salud, que no garantiza la recepción del afectado en el nivel asistencial apropiado y que no tiene como objeto dar soporte médico a los pacientes antes de su llegada al hospital, se convierte por ende en parte del problema de salud pública que representan los lesionados por causa externa, en lugar de contribuir con la solución, por tanto, el estudio de la atención prehospitalaria debe ser constante y profundamente abordado, especialmente desde la perspectiva de la gestión, es decir, de lo ejecutado, en el entendido de que la atención prehospitalaria se ciñe al diseño y planificación previo de actividades.

10

Refiere, Martínez y Álvarez (ob. cit.), que la práctica, la buena, de la atención prehospitalaria siempre es compleja debido a que implica la conjunción de gran gama de factores entre los que destacan el asumir situaciones de emergencias que requieren de actuación inmediata, acertada y eficaz para garantizar la vida y reducir al mínimo la severidad de las secuelas que resultan de las lesiones por causas externas; de trabajar en ambientes si se quiere hostiles como la vía pública o espacios de difícil acceso; y por supuesto del constante entrenamiento que requiere el profesional en medicina prehospitalaria para cumplir eficientemente con su trabajo y de la adecuación tecnológica oportuna de los equipos destinados a la atención del afectado, todo ello resalta la importancia de emprender investigaciones en atención prehospitalaria en el campo del entorno gerencial. Estudios que cobran especialmente significado en países como Venezuela, son los del Instituto Nacional de Estadística (ob. cit.) y el Ministerio del poder popular para la Salud (ob. cit), quienes dicen que la morbilidad por causas externas ocupan el tercer lugar de las consultas a los centros de salud, y más específicamente en estados, como Carabobo (Venezuela), con importantes tasas de lesionados por este motivo y caracterizado por gran densidad poblacional (población que para el censo de 2011 fue de 2.245.444 habitantes concentrados en una superficie territorial de 4.369 Km 2 [0,5% del territorio venezolano]), donde 51.6% tiene edad inferior a 24 años (grupo poblacional con mayores índices históricos de accidentalidad), y 76% de su población ocupa espacios urbanos caracterizado por complejas e intrincadas redes de carreteras, que puede dificultar el traslado de lesionados a los centros hospitalarios. A lo anterior, se suma la escasa o ausente información que del municipio Valencia del estado Carabobo se tiene sobre lo hecho en atención prehospitalaria, a pesar de la significativa afectación de su población económicamente productiva, de tener factores de riesgo como su vasta región costera, la gran cantidad de población flotante particularmente los

11

fines de semana, la conducción vehicular a altas velocidades y en muchas oportunidades bajo los efectos del consumo del alcohol, entre otros. En consecuencia, este estudio permitirá poner al día los data de la gestión y de la estructura táctica de la medicina prehospitalaria con el fin en primer lugar de aportar información a los entes oficiales para el desarrollo o implementación, si fuera el caso, de planes y proyectos que persigan potenciar la calidad del servicio; y en segundo lugar ser el precursor de otras investigaciones para lograr la atención sistematizada y adecuada de los afectados en los servicios de emergencia del municipio Valencia del estado Carabobo, que puedan ser seguidos por las demás entidades federales de Venezuela. Vale también destacar el horizonte de posibilidades de investigación que para la Universidad Yacambú ofrece esta inédita e inexplorada área de salud en nuestro país, razón por la que aúpo a las autoridades de esta magna casa de estudios a profundizar en esta línea investigativa, y quizá y porque no a crear una Gerencia de Emergencias Prehospitalarias.

12

PARTE II

SOPORTE CONCEPTUAL

Esta parte del trabajo está dedicada a la fundamentación teórica de la investigación, en ese sentido, se inicia con los antecedentes relacionados con el tema objeto de estudio, y posteriormente se procede a la revisión bibliográfica de acuerdo con los descriptores concatenados según los objetivos propuestos.

Estudios Previos

La revisión bibliográfica a través de la consulta de estudios representan los elementos de sustentación teórica que sirven como aporte valioso y significativo para este trabajo, toda vez que se pretende exponer el amplio interés que dentro del sistema nacional de salud ha experimentado la atención prehospitalaria, particularmente en aquellas regiones de donde se tiene poca o ninguna información, como es el caso del municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela, pero que tienen cifras en aumento de lesionados por causas externas. En este sentido se citan a continuación investigaciones internacionales, únicas que respaldan o guardan relación con el objeto de estudio de este reporte, pues como se dijo antes no hay información nacional, ni local:

Como primer antecedente revisado, se les muestra, un trabajo de tipo editorial de Medina (2002) titulado: Medicina de emergencia prehospitalaria, su renacimiento en México, donde expone con base a su experiencia que la necesidad de entender todas las fases y protocolos es un punto verdadero de decisión para hacer medicina pre hospitalaria e intrahospitalaria de

emergencia con alta calidad, no obstante, cree que el nivel operativo ahora vive en forma somnoliente, es por ello que establece en su análisis que es necesario reconocer y aplicar los componentes modernos del sistema de atención prehospitalaria para alcanzar la calidad total en los sistemas médicos de emergencia local y nacional, componentes que discrimina como:

dirección médica, protocolos adecuados y certificados, financiamiento del sistema, educación, comunicación, transporte prehospitalario, transporte interhospitalario, instituciones de recepción, unidades de cuidado especial, despacho, información y educación pública, aseguramiento de calidad y auditoría, planes de desastres y ayuda mutua. El trabajo editorial descrito, provee además de parte del marco referencial y base metodológica para el presente estudio. Por su parte, Illescas (2003) en su estudio titulado: Epidemiologia del trauma en la ciudad de México, con el objeto de determinar el comportamiento epidemiológico de los lesionados por traumatismos de cualquier tipo, revisa en forma retrospectiva los reportes mensuales de servicios del sistema de atención médica prehospitalaria de urgencia y los reportes mensuales de servicios de la central de comunicaciones de la Cruz Roja Mexicana del primero de enero de 1995 al 31 de diciembre de 1997. Entre los resultados que reporta este autor resalta que del total de llamadas recibidas, sólo en 62,42% de los casos se atendió al paciente, que del total de pacientes atendidos, 61,29% correspondieron al género masculino y 38,7%, al femenino y sólo se trasladaron a una unidad hospitalaria 24,02%. Ahora bien la distribución por edad muestra que la mayor parte de los pacientes se encontraban entre los 16 y los 45 años de edad. Respecto al lugar de ocurrencia del accidente, los eventos en vía pública predominaron con 65,74%, seguidos por los accidentes del hogar con 16, 63%. Observan también en cuanto al agente etiológico más frecuentemente relacionado con el traumatismo, que ocupa el primer lugar el accidente con

14

vehículos automotor con 31,46%, seguido por caídas y violencia con 27,74% y 26,07 respectivamente. Cabe destacar que del total de pacientes vistos 56,67% eran de tercera prioridad de atención, 6, 29% de segunda y únicamente 6,29% de primera. Por otro lado, el área corporal más afectada fueron las extremidades con 70,49%, seguidas por cráneo y cara con 46,3% y posteriormente columna vertebral con 20,70%. Concluye este autor que este estudio, sin ser exhaustivo, sirve para definir estrategias de capacitación y operación para un sistema de medicina prehospitalaria en áreas urbanas, pues se involucra todo lo ocurrido en relación con la atención prehospitalaria en Ciudad de México y aplicable a un municipio, por lo que se pretende cumplir con la investigación propuesta bajo estos parámetros. También en México, Juárez y Ávila (2006), realizaron un estudio titulado:

“Atención en servicios de urgencias a pacientes lesionados en vía pública”, que tuvo como propósito describir los factores que influyen en la atención a lesionados en la vía pública, en servicios de urgencias de Cuernavaca, Morelos. El diseño de esta investigación fue transversal, e incluyó a personas lesionadas en la vía pública que fueron atendidos en el año 2001 entre los meses de febrero y abril, en las emergencias de los siguientes hospitales:

Hospital General Regional, Instituto Mexicano del Seguro Social, Hospital General “José G. Parres”, de la Secretaría de Salud, y dos hospitales privados ubicados en Cuernavaca. Las variables del estudio realizado por Juárez y Ávila (ob.cit), fueron las sociodemográficas relacionadas con el evento que ocasionó la lesión y con la atención médica; y la variable dependiente fue la oportunidad de la atención. Los hallazgos más relevantes, y en relación directa con el objeto de esta investigación fueron: 382 casos de lesionados atendidos, 72.2 % correspondió al género masculino y el grupo de edad principalmente afectado fue el de los adultos jóvenes. También que los accidentes constituyeron la principal causa de las lesiones, en particular los de tráfico.

15

En cuanto a la mayor demanda de atención esta se produjo durante los fines de semana (57,3%). De igual manera las partes anatómicas afectadas con más frecuencia (46.3 %) fueron cabeza, cara y cuello; 56% de las lesiones fueron menores o moderadas; 41,1%, serias o severas; y sólo 2,9%, críticas o máximas. Por otra parte y respecto al tiempo para la atención de las lesiones serias y críticas se corroboró que fue mayor al óptimo, pues las medias fueron una hora con 56 minutos y 48 minutos, respectivamente. Lo significativo en relación con lo oportuno de la atención los autores reportaron que en la Secretaría de Salud, 76 % de los lesionados recibió atención médica oportuna; en el Instituto Mexicano del Seguro Social, 39,7 %; y en los hospitales privados, 31,2 %. Los factores asociados con atención oportuna fueron mayor edad y nivel de escolaridad, así como ser trasladado en ambulancia y requerir hospitalización, aunque no influyó la gravedad de las lesiones, como sería deseable. Los autores en su reporten ponen de manifiesto que la atención en salud no fue oportuna en quienes tenían lesiones severas y críticas, que los hospitales públicos cubrieron la atención en mayor proporción que los privados, y que algunos factores sociodemográficos como la mayor edad y la escolaridad o la derechohabiencia favorecen la atención. Aspectos todos que pretenden ser definidos en este trabajo de investigación. Es por lo que Vidal y Ribero (2005), en un su estudio: Gestión de recursos humanos en triaje de servicios de emergencia hospitalaria y en respuesta a las debilidades en la gestión de talento humano que muestran estos servicios, que generan altos costos de producción, baja calidad e insatisfacción en los usuarios, se propusieron como objetivo aplicar políticas de talentos humanos que operen en sistemas de gerenciamiento de pre admisión hospitalaria para mejorar el uso y la utilización de los recursos asignados. Con ese procedimiento, lograron disminuir los tiempos de espera, optimizar el recurso cama, adecuar el consumo de los insumos y recursos del

16

servicio a las reales necesidades de la demanda, mejorando así el comportamiento de las personas, disminuir el stress laboral evitando factores desmotivadores, adecuar el clima laboral y minimizar riesgos de conflictos personales. También logran establecer metas compartidas y colectivas como fuertes factores motivadores medibles por indicadores de gestión y concluye que aun en servicios de alta incertidumbre la planificación de plantillas en el corto plazo y el diseño de puestos y cargos pueden mejorar los activos intangibles para brindar mejores servicios. Como puede apreciarse este estudio, aunque restringido a las emergencias de los hospitales, es aplicable a la atención prehospitalaria, donde el triaje y particularmente la gestión que los profesionales tienen del mismo, afecta directamente la calidad del servicio. Continúan además, Aguilera-Campo y otros (2009) en su estudio llamado:

Diferencias en la tasa de mortalidad y días de estancia hospitalaria de pacientes con traumas transportados y no transportados por ambulancias en la ciudad de Santiago de Querétaro, cuya justificación se sustenta en que el efecto de los sistemas médicos de emergencias en la mortalidad ha sido medido en pocas ocasiones y nunca comparado contra otros tipos de transporte, para ello se valen del método retrospectivo, a través de la revisión de expedientes del Hospital General de Querétaro, entre el 1 julio y 31 de diciembre de 2007, para comparar las tasas de mortalidad y los días de estancia hospitalaria Los resultados muestran que los pacientes transportados por el sistema médico de emergencias tuvieron 6,5 días de estancia hospitalaria (± 6,11) respecto a los no transportados por este sistema, quienes tuvieron 7,42 días (± 5,69) de estancia hospitalaria, si que se evidenciaran diferencias significativas en las tasas de mortalidad para ambos casos. Los hallazgos de estos autores los llevaron a concluir que los pacientes transportados por el sistema médico de emergencia tuvieron tasas de mortalidad y días de estancia hospitalaria similares a los pacientes no transportados por el

17

mencionado sistema. Situación, ldevelada por esta investigación, que

también es objeto de la presente actividad generadora de conocimiento o

información.

Bases Teóricas

Atención Prehospitalaria

A fin de entender a qué se refiere el término atención prehospitalaria debe

tomarse como punto de partida el concepto de salud, el entendido y

aceptado por la mayoría de los organismos de salud mundial, es decir, el que

hace mención de la salud como un estado de completo bienestar, físico,

mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad (OMS, 1946),

concepto enmarcarlo dentro de las tendencia multicausal del proceso salud-

enfermedad. Entonces la atención prehospitalaria es definida por Bledsoe, y

Shade, B. (1999)

Como un servicio operacional y de coordinación para los problemas médicos urgentes y que comprende todos los servicios de salvamento, atención médica y transporte que se presta a enfermos o accidentados fuera del Hospital y que constituye una prolongación del tratamiento de urgencias y emergencias hospitalarias. (p. 3)

Como puede apreciarse el concepto de atención prehospitalaria va

enlazado por un lado con la gestión del riesgo y la estructura del servicio, y

por otro con el pronóstico de vida que se tiene del afectado atendido, esto

último estrechamente relacionado con la limitación del daño y a la

rehabilitación que sigue a la atención prehospitalaria, es por ello que se

observa un auge creciente en el desarrollo de esta disciplina, pero que no

siempre lleva consigo la inclusión de evaluaciones periódicas por parte de los

entes reguladores de la salud de muchos países, como así lo expresan Miro

y otros (2010).

18

Estructura Táctica de la Atención Prehospitalaria

Para Álvarez y otros (1992), las situaciones de emergencia son complejas tanto por su forma de presentación como por las medidas necesarias para su resolución. Por lo que con objeto de sistematizar y simplificar la respuesta ante ellas, se desarrolló, la estructura táctica prehospitalaria, constituida por una relación ordenada de acciones y actitudes imprescindibles, para afrontar situaciones difíciles. En ella las actuaciones en el medio prehospitalario, están perfectamente definidas, ordenadas y encadenadas, consiguiendo una respuesta segura, proporcionada y eficiente, presumiblemente, ante cualquier situación crítica tanto individual como colectiva. La estructura táctica de la atención prehospitalaria está constituida por las siguientes fases:

Fase de alerta: Definida como la actitud “en espera y listos” para afrontar de forma positiva, activa y adaptada, la situación de emergencia. Incluye:

Acceso “viable” al sistema de emergencias por parte del usuario, mediante una línea telefónica directa de fácil memorización (tres cifras) o un sistema inalámbrico para organizaciones de apoyo al ciudadano. Recepción asegurada del mensaje durante las 24 horas del día, en una central de transmisiones dotada de sistemas alámbricos e inalámbricos y operadores entrenados. Análisis de la demanda por el operador, de acuerdo a una sistemática previamente establecida, con objeto de confirmar, seleccionar y evaluar el alcance del problema. Disponibilidad de equipamientos, vehículos suficientes con la tecnología necesaria, profesionales con los conocimientos y habilidades técnicas adecuadas.

Fase de alarma: inicia la puesta en marcha del sistema e incluye dos aspectos: Análisis y tratamiento de la llamada, mediante un interrogatorio

19

dirigido a determinar el lugar y motivo del siniestro, número y condiciones de los accidentados, localización y distribución de los recursos más próximos, orden de intervención, entre otros. Desplazamiento del equipo y material de intervención y activación de los servicios de apoyo necesarios.

Fase de aproximación: consiste en el acceso al lugar del siniestro, por el camino más seguro, más rápido y más corto. Esta fase involucra la adopción de medidas de protección con objeto de garantizar la seguridad propia y evitar nuevas víctimas. La protección en estos casos incluye medidas pasivas (alarmas acústicas y visuales, uniformidad reflectante, cascos, entre otros) y activas (mantener las distancias de seguridad, desconexión de circuitos eléctricos, prevención de explosiones, incendios o derrumbes, entre otros).

Fase de soporte vital básico y avanzado: es el conjunto de técnicas, que tienen por objeto sustituir, restablecer o estabilizar las funciones respiratorias y cardiovasculares, es decir, comprende el conjunto de maniobras que hacen posible la supervivencia del paciente, evitando añadir nuevas lesiones, en consecuencia las medidas inminentes irán encaminadas al control de la respiración y circulación efectiva del paciente.

Fase de transferencia: supone el solapamiento de la asistencia prehospitalaria y la hospitalaria, garantizando un relevo sin fisuras ni interrupciones. Para ello, el paciente, debe ser transferido de forma personal y directa al médico receptor, informándole verbalmente de su estado clínico y entregándole una ficha básica de emergencia. La transferencia de pacientes se ve facilitada por la alerta previa efectuada por el Centro Coordinador al personal responsable de recibirlo.

20

Historia del Servicio Médico de Emergencia Prehospitalario Mundial

Se dice que ya para el año 3.700 a.C., existían múltiples conceptos médicos con referencias a las emergencias como puede apreciarse en la escritura de los antiguos hebreos, así, para el año 800 a.C., en Grecia se reporta la más antigua atención en el propio lugar del acontecimiento de heridos en combate. Siglos después, aparecen tratados y técnicas de atención de emergencia, por lo que Viloria (1992) refiere que en 1628 William Harvey, escribió su tratado "De Motus Cordis el Sanguinis" sobre Resucitación de Corazón Moribundo, tal como Wilkin en (1986), informo del primer superviviente a un paro cardíaco tras resucitación a tórax abierto, Trece años después, durante la primera guerra mundial (entre 1914- 1918) comienza a utilizarse el triaje (palabra francesa que significa escoger o sortear) por lo limitado de los recursos, siendo así como los soldados eran llevados a una estación próxima al campo de batalla para ser agrupados de acuerdo a la gravedad de sus lesiones, con el fin de establecer prioridades de tratamiento y lograr una tasa de mayor sobrevivencia. Durante la segunda guerra mundial, entre 1938-1945, se redujo de 12 a 8 horas el tiempo que transcurre entre la lesión y la atención definitiva gracias al mejor entrenamiento del personal, de materiales y equipos de mejor calidad y al desarrollo de nuevas técnicas en la atención de emergencias, esto de acuerdo a Wilkin (ob. cit.). El avance más significativo que impulso los servicios de emergencias prehospitalaria fue la descripción por primera vez del masaje cardiaco en 1960 por Kouwenhoven y desde entonces las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) se han generalizado. La primera ambulancia con un desfibrilador portatil, fue puesta en marcha en 1965 por Frank Pantridge en el Royal Victoria Infirmary en Belfast, creando así la primera unidad de emergencia prehospitalaria de cuidados coronarios, como lo refiere Barroeta y Boada (2013).

21

El concepto de unidad de emergencia prehospitalaria de cuidados coronarios fue rápidamente adoptado en Estados Unidos y el resto del mundo. En Francia, en 1965 se aprobó un decreto creando los Servicios Móviles de Urgencia y Reanimación de base hospitalaria (SMUR), y finalmente, en 1968 nacieron las centrales de regulación médica de llamadas para coordinar las actividades de los SMUR. Barroeta y Boada (Ob.Cit). En resumen la historia bíblica del Buen Samaritano, las experiencias clásicas griegas y romanas con sus primitivos servicios de carros ambulancia constituyen las primeras imágenes históricas fuertes sobre la actividad de la emergencia médica. En la edad moderna son los novedosos servicios de recogida y clasificación de heridos del ejército napoleónico los que marcan el inicio de un largo recorrido en el que los hitos más importantes desde el punto de vista logístico y asistencial fueron los trenes y aviones ambulancia. Los primeros sistemas de triaje tienen que ver con la actividad militar que no ha dejado desde entonces de innovar y adelantar en servicios médicos de todo tipo. El otro polo que va a incidir en la modernización lo constituyen los avances técnicos medico asistenciales nacidos del ingenio y de la experimentación de los profesionales de la salud, sistemas de ventilación manual y boca a boca, reanimación de ahogados, algunos de los cuales vienen ya del siglo XIX. Finalmente y para la era actual son dos los sistemas de servicios médicos de emergencia prehospitalarios el anglo-americano y el franco-alemán. El primero brinda el servicio médico a través de técnicos en urgencias médicas y paramédicas, que funcionan como extensión médica, hasta que los pacientes son transportados a salas de emergencia en donde son evaluados con el fin de identificar el área de especialidad más adecuada para que reciban tratamiento definitivo. En contraste, el sistema franco-alemán utiliza médicos como proveedores prehospitalarios y los pacientes son recibidos directamente en los servicios de especialidad, habiendo sido evaluados en el campo por el equipo prehospitalario, que incluye paramédicos, enfermeras y médicos especialistas, entre otros, como lo describe Bledsoe y otros (1999).

22

Es conveniente destacar que fue en 1977 cuando Leo Schwartz y Bob

Motley del departamento de transporte de los Estados Unidos, crean la

estrella de la vida como símbolo de los Servicios Médicos de Emergencia

Prehospitalaria, este símbolo se oficializó como símbolo en USA y se

universalizó luego en el tiempo, en que las seis barras significan: Detección,

Reporte, Respuesta, Cuidado en la Escena, Cuidado en el Transporte y

Transferencia a Cuidado del Paciente, de acuerdo a referencias de Bledsoe

y otros (ob. cit.).

de acuerdo a referencias de Bledsoe y otros (ob. cit.). Grafico Prehospitalaria 1. Símbolo de los

Grafico

Prehospitalaria

1.

Símbolo

de

los

Servicios

Médicos

de

Emergencia

Historia del Servicio Médico de Emergencia Prehospitalaria Venezolano

En Venezuela en 1983 por decreto presidencial del entonces Presidente,

Luis Herrera Campins, se crean los departamentos de emergencia y

medicina crítica para los hospitales tipo IV. Cinco años después, en 1988 se

inicia el primer curso de Postgrado de Medicina de Emergencia en

Venezuela a cargo del Dr. José González Cisneros con sede en el cuerpo de

Bomberos del Distrito Federal, que posteriormente pasaría al Hospital Miguel

Pérez Carreño. En 1989 la asamblea anual de la Federación Médica

Venezolana, en la ciudad de Valencia entre el 15 y el 20 de Octubre

reconoce a la Medicina de Emergencia como nueva Especialidad, en

respuesta al Proyecto sobre medicina de emergencia que había presentado

23

la comisión que presidía el Dr. José González Cisneros ante el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social en 1983, como lo refiere la Sociedad Venezolana de medicina critica (1991). Más tarde, específicamente en el año 1990 el Dr. Fernando Rodríguez Montalvo funda la Unidad de Trauma Shock en el Hospital Domingo Luciani, primera unidad de este tipo en el país. Seguidamente en 1991. El Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, por iniciativa y bajo la dirección del Dr. González Cisneros, crea según la Gaceta Oficial número 34.793 el sistema de formación y capacitación de los recursos humanos en primeros auxilios para situaciones de emergencia y de desastres, y el sistema de comunicación y transmisión biomédica, el cual permite la conexión de todas las emergencias de los hospitales del para aquel entonces Ministerios de Sanidad y Asistencia Social. La definición de los servicios de emergencias, sus características estructurales, de recursos y funcionales son definidas en 1993 por el Dr. Rafael Orihuela Ministro de Sanidad y Asistencia Social, en Gaceta Oficial número 35.216 en 1995 y 1997 se crean o fundan la Sociedad Venezolana de Medicina de Emergencia y Desastre y el postgrado en medicina de emergencia y desastre en el Hospital Universitario Dr. Luis Razetti, descritos por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, 1991, el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, 1993y la Sociedad Venezolana de medicina critica (ob. cit.).

Diseño de los Servicios Médicos de Emergencias Prehospitalarias

Como toda acción de salud a la comunidad los servicios médicos de emergencia prehospitalaria implican acciones asistenciales organizadas dirigidas a salvar vidas en situaciones difíciles, que requiere de la conjunción de voluntades políticas, económicas, estratégicas, funcionales y logísticas, especialmente porque en situaciones de emergencia surgen, con mucha frecuencia, condiciones medioambientales adversas, es por ello que en el

24

diseño de servicios de esta índole debe procederse meticulosamente, e incluir al menos los siguientes elementos definidos tanto por Rund (1985), así como por Viloria (ob.cit): Área geográfica, análisis de la situación, objetivos asistenciales, ordenación jurídica, definición del sistema deseado, definición de los equipos de intervención, protocolos de asistencia, plan de formación, número de acceso, equipamiento, el centro de coordinación, procedimientos de telecomunicación, transporte e integración en el hospital.

Prestadores de la Atención Prehospitalaria

Parafraseando a Viloria y otros (ob. cit.), tanto en Venezuela como en otras partes del mundo, los servicios prehospitalarios son brindados por los Cuerpos de Bomberos locales, La Cruz Roja, Protección Civil, los servicios públicos de ambulancias y más recientemente los servicios privados de ambulancias que si bien no persiguen esa función específica, están obligados tanto por ley, como moralmente, a prestar ese servicio en caso de necesidad, En lo que respecta al Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo este fue fundado el 24 de julio de 1950 por iniciativa de la cámara de comercio precedida para aquel entonces por el ciudadano Waldemar Carrillo Rojas y por un comité integrado por representantes del club de Leones y Rotary Club Internacional, para llevar a cabo esta empresa se contó con aportes del ejecutivo del estado Carabobo a cuya cabeza se encontraba el ciudadano gobernador Ramón Ruíz Miranda. Este Instituto bomberil fue inicialmente comandado por el Sargento Primero Rafael Anselmo Mújica Muños y el Cabo Segundo José Asunción Marques, quienes fueron primer y segundo comandante respectivamente, tal y como hace referencia la Alcaldía de Valencia (1999). Es importante resaltar que luego de cinco años de fundado el cuerpo de bomberos de Valencia se había convertido en el centro de instrucción por excelencia de las Brigadas de rescate y salvamento del sector empresarial

25

privado, público y de servicio del estado Carabobo, además en la historia bomberil valenciana, solo se ha perdido la vida de un bombero, lo que pone en evidencia el alto grado de preparación en salvamento y rescate, manejo de materiales peligrosos, manejo de desastres, combate de incendios, manejos de explosivos y atención prehospitalaria de los profesionales que conforman el Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia, estado Carabobo, según la Alcaldía de Valencia (ob.cit.). Hoy día esta noble institución de servicio es considerada una institución que se encarga de salvaguardar la vida y bienes de las personas amenazadas por eventos naturales o humanos, capaces de originar una emergencia, aplicando medidas de prevención, mitigación y atención directa, oportuna y permanente, porque cuentan con talento humano altamente calificado y comprometido, bajo los principios de eficiencia, seguridad, calidad y protección al ambiente. De la misma manera son reconocidos como una organización líder en la administración de emergencias o desastres, que promueve la participación y protagonismo de la comunidad, a través de la autoprotección colectiva e individual, como así lo reporta la Alcaldía de Valencia (ob. cit.).

Sustentación Legal

A continuación se mencionaran los elementos ético-legales que le dan apoyo o sustento a este trabajo de investigación y entre los mismos destacan la:

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

La atención prehospitalaria en el país se sustenta legalmente en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, toda vez que en la misma se establecen los derechos de toda persona a la protección por parte

26

del estado ante cualquier amenaza o riesgo y a la salud como parte del

derecho a la vida, para ello el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará

un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial,

descentralizado y participativo, regido por los principios de gratuidad,

universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad.

Principios descritos en los siguientes artículos, de la Constitución de la

República Bolivariana de Venezuela, (1999):

Artículo 55: toda persona tiene derecho a la protección por parte del estado, a través de los órganos de seguridad ciudadana regulados por la ley, frente a situaciones que constituyan amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la integridad física de las personas. La participación de los ciudadanos y ciudadanas en los programas destinados a la prevención, seguridad ciudadana y administración de emergencias será regulada por una ley especial.

Artículo 83: la salud es un derecho social fundamental, obligación del estado, que lo garantizara como parte del derecho a la vida. El estado proveerá y desarrollara políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la república

Artículo 84: para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al sistema de seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad. El sistema público nacional de salud dará prioridad a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades, garantizando tratamiento oportuno y rehabilitación de calidad. Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del Estado y no podrán ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de la política específica en las instituciones públicas de salud.

27

Artículo 85: El financiamiento del sistema público nacional de salud es obligación del Estado, que integrará los recursos fiscales, las cotizaciones obligatorias de la seguridad social y cualquier otra fuente de financiamiento que determine la ley. El Estado garantizará un presupuesto para la salud que permita cumplir con los objetivos de la política sanitaria. En coordinación con las universidades y los centros de investigación, se promoverá y desarrollará una política nacional de formación de profesionales, técnicos y técnicas y una industria nacional de producción de insumos para la salud. El Estado regulará las instituciones públicas y privadas de salud.

Ley Orgánica de Salud

En esta ley orgánica se define la salud, se establece el órgano encargado

de regir y planificar el sistema de salud, y se define el nivel de atención en

salud; aspectos que le sirven de estamento legal a la atención prehospitalaria

como parte integrante del sistema nacional de salud, en este sentido se

mencionan los siguientes artículos de la Ley Orgánica de Salud, (1998):

Artículo 2: “Se entiende por salud no solo la ausencia de enfermedades

sino el completo estado de bienestar físico, mental, social y ambiental”.

Artículo5: El Ministerio de la Salud será el órgano rector y planificador de la administración pública nacional de la salud. Ejercerá la dirección técnica y establecerá las normas administrativas, así como la coordinación y supervisión de los servicios destinados a la defensa de la salud, de conformidad con lo previsto en la Ley Orgánica de la Administración Central y demás leyes referidas a la materia.

Artículo 29: El primer nivel de atención médica estará a cargo del personal de ciencias de la salud, y se prestara con una dotación básica. Dicho nivel cumplirá acciones de promoción, protección, prevención, diagnóstico y tratamiento en forma ambulatoria sin distinción de edad, sexo o motivo de consulta.

Artículo 30: El segundo nivel de atención médica cumple acciones de promoción, protección, prevención, diagnóstico y tratamiento en forma ambulatoria de afecciones, discriminadas por edad, sexo y motivos de consulta, que requieren médicos especialistas y equipos operados por personal técnico en diferentes disciplinas.

28

Artículo 31: “El tercer nivel de atención cumple actividades de

diagnósticos y tratamientos en pacientes que requieren atención

especializada con o sin hospitalización en aquellos casos referidos por los

servicios de atención del primero y segundo nivel”.

Ley Orgánica del Trabajo, Los Trabajadores y Trabajadoras

En esta ley se define la obligación de los patronos de garantizar la

participación de todos los trabajadores en los comités de salud y que sus

recomendaciones sean adoptadas en los sitios de trabajo, según la Ley

Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras (2012):

Artículo 44: Los patronos o patronas están en la obligación de garantizar que los delegados y delegadas de prevención dispongan de facilidades para el cumplimiento de sus funciones, y que los comités de salud y seguridad laboral cuenten con la participación de todos y todas sus integrantes, y sus recomendaciones sean adoptadas en la entidad de trabajo.

Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo

Destaca la importancia de los servicios de primeros auxilios, transporte de

lesionados y emergencia médica, dado el derecho a ser auxiliado que tienen

los trabajadores y en la misma ley se establece sanciones pecuniarias al

patrono que incumpla con este mandato, a continuación se muestran los

artículos de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente

de Trabajo, 2005):

Artículo 40: “Los Servicios de Seguridad y Salud en el Trabajo tendrán

entre otras funciones, las siguientes: Organizar los sistemas de atención de

primeros auxilios, transporte de lesionados, atención médica de emergencia

y respuestas y planes de contingencia”.

Artículo 59: “Garantice el auxilio inmediato al trabajador o la trabajadora,

lesionado o enfermo”.

29

Artículo 120: Sin perjuicio de las responsabilidades civiles, penales, administrativas o disciplinarias, se sancionará al empleador o empleadora con multas de setenta y seis (76) a cien (100) unidades tributarias (U.T.) por cada trabajador expuesto cuando: No organice o mantenga los sistemas de atención de primeros auxilios, transporte de lesionados, atención médica de emergencia y respuestas y planes de contingencia, de conformidad con esta Ley, su reglamento o las normas técnicas.

Decreto con fuerza de Ley de Los Cuerpos de Bomberos y Bomberas y

Administración de Emergencias de Carácter Civil

Con este decreto ley se define la atención prehospitalaria y se encarga a

los bomberos la función de realizarla, como puede verse en los (Decreto con

fuerza de ley de los Cuerpos de Bomberos y Bomberas y Administración de

Emergencias de Carácter Civil, 2001):

Artículo 5: Los Cuerpos de Bomberos y Bomberas y de Administración de

Emergencias de carácter civil tienen por finalidad:

Numeral 12: Realizar la atención prehospitalaria a los afectados por un

evento generador de daños.

Artículo 6: A los efectos del presente Decreto Ley se entenderá por atención prehospitalaria, la realización de actos en caminados a proteger la vida de las personas, lo cual incluye la atención y estabilización del paciente en el lugar de ocurrencia de la emergencia hasta su llegada al centro de asistencia médica.

Resoluciones a favor de la atención prehospitalaria venezolana

A continuación se mencionan resoluciones hechas por el Estado

venezolano que buscan impulsar y fortalecer la atención prehospitalaria en el

país de acuerdo al Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (ob. cit.).

Resolución 840 del Ministerio de Salud. Gaceta Oficial 34.793 de 1.991.

Artículo 1: Se crea el “Programa Nacional de Formación y Capacitación

del Recurso Humano del Sector Salud y la Comunidad, en primeros auxilios,

30

emergencias médicas y medicina de emergencia” adscrito a la oficina de

defensa civil descritos por el Ministerio de Salud, Ministerio de Sanidad y

Asistencia Social (ob.cit.) y el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social

(2002).

Resolución 1.540 del Ministerio de Salud Gaceta Oficial 35.216 de 1.993.

Artículo 7: La estructura del departamento de emergencia y medicina

crítica es la siguiente: Un servicio de emergencia de adultos, pediátricos,

trauma schok, la unidad de atención prehospitalaria, unidad de comunicación

y transmisión biomédica y la unidad de servicios auxiliares.

Gaceta oficial de la República Bolivariana de Venezuela de 2.002

numero de 37.409 del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (2002).

De las atenciones de emergencias Prehospitalarias:

Artículo 34. Definición de emergencias pre hospitalarias. Comprende la realización de actos encaminados a proteger la vida de las personas y consiste en la atención y estabilización del paciente enfermo o lesionado en el sitio del accidente o incidente, trasladándolo luego, con soporte básico o avanzado de vida, a un centro asistencial.

Artículo 35. Actuación en caso de emergencias pre hospitalarias. En caso de cualquier emergencia el personal de medicina prehospitalaria queda facultado para la aplicación de técnicas de medicina prehospitalaria invasivas o no, encaminadas a preservar la vida de los pacientes mientras se realiza el rescate y/o traslado al centro hospitalario.

Artículo 36. “Niveles de atención pre hospitalaria. Los niveles de atención

prehospitalaria serán primeros auxilios, soporte básico y avanzado de vida”.

Artículo 37: “Aplicación de tratamientos médicos: La aplicación de

cualquier tratamiento médico, con técnicas de soporte avanzado de vida

31

tendrá supervisión del personal médico por medio de los sistemas de

transmisión biomédica”.

Sistema de Variables

Las variables son los atributos o características que definen a un

fenómeno y que permiten medirlo, al respecto Hernández, Fernández y

Baptista (2004), plantean que una variable “Es una propiedad que puede

variar y cuya variación es susceptible de medirse, la variable se aplica a un

grupo de personas u objeto, las cuales pueden adquirir diversos valores

respecto a la variable” (p. 75).

En este sentido, para esta investigación la única variable se relaciona con

la estructura táctica en la atención prehospitalaria del Instituto Autónomo

Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo, así mismo

la dimensión a estudiar es la gestión, a través de cinco indicadores; alerta,

alarma, aproximación, soporte vital básico y avanzada, y transferencia (ver

cuados 1 y 2).

Tabla 1 Operacionalización de las variables de la investigación.

Variable

Dimensión

Indicador

N° Ítem

Alerta

1-4

Estructura

táctica

Gestión

Alarma

Aproximación

Soporte vital básico y avanzado.

Transferencia

5-8

9-10

11-13

14-16

32

PARTE III

ORIENTACION PROCEDIMENTAL

Esta parte del proyecto de investigación hace referencia a la metodología para desarrollar el estudio. En ese sentido, contiene el tipo y diseño seguido por el investigador. Asimismo la población, muestra, técnicas, e instrumentos de recolección de datos. Adicionalmente, la forma como se obtuvo la validez y confiabilidad de dichos instrumentos, así como también, el procedimiento cumplido para procesar los datos obtenidos, e igualmente, el procesamiento de la información con base en el procedimiento estadístico seleccionado para ese propósito.

Nivel y Diseño de la Investigación

Toda investigación, atendiendo a sus características, se enmarca en un tipo o nivel determinado. Según Tamayo y Tamayo (1999), el tipo de investigación “se refiere al enfoque metodológico aplicado por el investigador para orientar el desarrollo de la investigación” (p. 41); En ese orden de ideas, el presente estudio es de carácter descriptivo, el cual, según Chávez (2001), se refiere “a la búsqueda de información relacionada con el estado real de las personas, objetos, situaciones o fenómenos, tal cual como se presentan en el momento de su recolección, no existiendo necesidad de plantear hipótesis de trabajo” (p. 135). Ahora bien y Según Chávez (ob.cit.), el diseño es “la estrategia cumplida para desarrollar la investigación” (p. 133). En coherencia con este planteamiento, el diseño es de campo. Según esta autora, “un diseño de campo es aquel que recoge los datos de interés en forma directa de la

realidad y a la vez se utilizan criterios sistemáticos que permitan poner en manifiesto su estructura o comportamiento, mediante el trabajo del

investigador”(p.147)

Es por ello que, el investigador es quien recolecta directamente la información que le permite describir los eventos de interés en el mismo lugar en donde suceden los hechos, mediante la aplicación del instrumento metodológico entre los sujetos seleccionados para ese propósito. Para Tamayo y Tamayo (ob.cit.), este tipo de investigación por ser sistemática, genera procedimientos, presenta resultados y permite llegar a conclusiones. Por tanto, en el siguiente estudio para obtener la información, se recurrió a dos fases, en la primera se revisaron, con el fin de recabar los datos de lo realizado (gestión) en atención en salud, los registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo durante el año 2013, esto previa aprobación por parte del comité de bioética de la institución mencionada; en la segunda fase, se recurrió a la encuesta, específicamente al cuestionario como instrumento de recolección de información relativa a la estructura táctica funcional del servicio de atención prehospitalaria en estudio, precedida por la obtención del consentimiento informado de cada uno de los profesionales que manifestaron su deseo de participar en el estudio.

Población y Muestra

Precisando a Arias (1999), “la población es la totalidad del fenómeno a estudiar, donde las unidades de población poseen una característica común, la que se estudia y da origen a los datos de la investigación” (p. 131). Lo cual sugiere la necesidad de considerar como posibles sujetos de estudio a todos los que respondan a las características de la investigación; y la muestra es también definida por Arias (ob.cit.), como “un subconjunto representativo de un universo o población” (p.51).

34

Entonces para esta investigación, se consideró como población a todas las personas que por cualquier causa recibieron atención prehospitalaria por el Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo durante el año 2013, tal y como lo registra el Instituto Nacional de Estadística (ob.cit.), y como muestra a todos los individuos que sufrieron causas externas de morbi-mortalidad, con esto se excluyó del estudio a los pacientes con enfermedades crónicas o morbi-mortalidad provocada por causas internas o ya diagnosticadas. Igualmente en el estudio se incluyó con el fin de describir la estructura táctica de la atención prehospitalaria a 50 profesionales (equivalente al 100% de los mismos) del área del mencionado cuerpo de Bomberos, de una población total de 241 funcionarios.

Técnicas e Instrumentos de Recolección de Datos

Las técnicas, según Morles (1997), “se refieren a los medios que hacen manejables a los métodos” (p. 40). La técnica utilizada fue la encuesta que consiste en formular una serie de preguntas, en forma oral, o mediante la aplicación de un formulario estructurado, a una persona o grupo de ellas, para que emita su respuesta acerca de un aspecto o tema objeto de estudio; a fin de diagnosticar la realidad a investigar, como bien dice Morles (ob.cit.). Los instrumentos, son definidos por Chávez (ob.cit), como “los medios que utiliza el investigador para medir el comportamiento o atributos de las variables” (p. 173). Para esta investigación se empleó una ficha para recoger la información registrada en el departamento de registro del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia, sobre lo ejecutado en la atención prehospitalaria que incluyo: datos de identificación (edad: ≤15, 16-25, 26-35, 36-45, 46-55,56-65 y ≥66 años, genero, procedencia, causas externas de morbilidad (accidentes de transporte terrestre, o accidentes del hogar, accidentes laborales, heridas por arma blanca, heridas por arma de fuego y quemaduras); distribución por llamadas, es decir, que se trate de

35

pacientes atendidos (todo aquel contactado por parte del personal prehospitalario, que recibió o no atención médica, por mínima que esta fuese). De igual manera, fueron considerados los servicios derivados (aquel que es cubierto por unidades de otros grupos o dependencias), servicios cancelados (aquellos que realizan llamadas por situaciones efectivas pero que son canceladas por los propios usuarios), y falsas alarmas (son hechas por personas sin que exista algún evento traumático que afecte la salud de terceros o de quien realice el llamado). También está el lugar de ocurrencia del traumatismo (trabajo, vía pública, hogar, recreación y otros); día de demanda de atención (entre semana y fin de semana); horario (diurno entre 6:59 am y 7:59 pm, y nocturno de 8:00 pm y 6:58 am); y resultado final (vivo o fallecido), tal y como lo referencian Trostchanskyn y otros (2002). Para medir el comportamiento de la variable estructura táctica del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo, se recurrió a la aplicación de un cuestionario tipo Likert, claro está, previa explicación de los objetivos de la investigación y obtención del consentimiento informado de cada participante de la investigación. Los cuestionarios fueron estructurados de la siguiente forma: una fase introductoria (datos de identificación del mismo), su justificación (propósito de su aplicación), el objetivos (finalidad de la investigación), las instrucciones generales (orientación respecto a la forma de responder), los criterios de evaluación (definición de puntajes para cada alternativa) e ítems de la prueba, 16 en total (tabla 1).

Validez del Instrumento

La validez, se refiere al grado en que un instrumento realmente mide lo que pretende medir; así lo considera Chávez (ob. cit.), quien la define como

36

“la eficacia con que un instrumento mide lo que se pretende” (p. 184). En el cuestionario, con el objeto de medir la confiabilidad, se estableció un puntaje entre uno (1) y cinco (5) para cada una de las cinco (5) alternativa de respuesta, el sujeto de estudio, marco con una (X) su elección de respuesta. Los criterios para la determinación de los puntajes fueron establecidos de acuerdo con la escala siguiente: nunca (1), casi nunca (2), algunas veces (3), casi siempre (4) y siempre (5) (cuadro 3). Con el objeto de realizar asociación y análisis, las alternativas: casi nunca y nunca, se consideraron negativas o contrarias al rasgo que se mide; casi siempre y siempre como positivas o a favor del rasgo. En concordancia con este planteamiento, para determinar la validez de contenido del cuestionario se sometió a la consideración de cinco (5) especialistas en metodología de la investigación, gerencia en salud y atención prehospitalaria, con título académico al nivel de maestría o doctorado, cada uno de los cuales revisaron el instrumento y emitieron criterio por escrito en el formato elaborado para tal propósito.

Confiabilidad del Instrumento

La confiabilidad, según Hernández Fernández y Baptista (ob. Cit) se refiere “al grado con que un instrumento, luego de ser aplicado en varias ocasiones, arroja resultados similares” (p. 333). En la determinación de la confiabilidad se aplicó una prueba piloto a una submuestra de profesionales, diferentes de aquellos, objetos de este estudio, pero que ejercen sus funciones en servicios de atención prehospitalaria con características similares. Para la evaluación de la prueba piloto se seleccionó el método Coeficiente de dos mitades. El valor que alcanzó el cuestionario fue: rtt= 0.64 y con la corrección de Spearman Brown der rtt= 0.77, todo con base en la fórmula siguiente:

37

å (Xp1) (Xp2) / N – (Xp1) (Xp2) rtt = ---------------------------------------------- (Sp1) (Sp2)

Dónde:

å = Sumatoria.

Xp1= Puntajes de la parte impar de la prueba.

Xp2= Puntajes de la parte par de la prueba.

N = número de sujetos participantes en la prueba.

Xp1 = Media aritmética de los resultados en la prueba impar.

Xp2 = Media aritmética de la prueba par.

Sp1 = Desviación típica entre los puntajes de la prueba impar.

Sp2 = Desviación típica entre los puntajes de la prueba par.

Análisis y Procesamiento de Datos

En razón de que la investigación fue descriptiva, se ejecutó también un

tratamiento estadístico de igual naturaleza. Según Chávez (ob. cit.), se utiliza

este tipo de tratamiento cuando se quiere tener una idea global de todo el

conjunto de datos. Al respecto, los datos obtenidos fueron introducidos en

una base de datos creada con el programa Microsoft Excel®, con el objeto

de realizar el análisis estadístico. Para el cotejo se aceptó un nivel de

confianza de 95% y un error estándar de 5%. Además, de estadísticos

descriptivos, frecuencias absolutas y relativas, se realizaron mediante el

programa estadístico SPSS® versión 17 (Chicago, IL, USA), análisis de

asociación para determinar el grado de relación entre variables de interés,

para ello se aceptaron como significativas las pruebas con α ≤ 0.05, Los

resultados se mostraran en tablas y gráficos.

38

PARTE IV

EL PRODUCTO

A continuación son presentados los resultados obtenidos a través de los instrumentos, a fin de identificar los indicadores de gestión en atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencia del estado Carabobo, Venezuela. Los profesionales en atención prehospitalaria en 51,0% de los casos en promedio casi siempre (48,5%) o siempre (30,3%) tienen actitud positiva en la fase de alerta de la estructura táctica en atención prehospitalaria de lesionados por causas externas, en este sentido expresan estar a la espera y listos para afrontar en forma activa y adaptada la situación de emergencia, pues pueden recibir llamados durante 24 horas del día a través de su central de transmisiones, disponen del análisis de la demanda hecha por el operador, y por ser profesionales con los conocimientos y habilidades técnicas adecuadas, aunque con carencias de vehículos, equipamientos y tecnología aptos para enfrentar las emergencias. Sin embargo, 35,0% de los bomberos tienen actitud negativa (nunca [14,5%] y casi nunca [20,5%]), y en consecuencia sin diferencias significativas entre las respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) emitidas (p=0.11) (tabla 2). Los resultados obtenidos en promedio con la evaluación de la dimensión gestión con el indicador alarma muestran actitud positiva (50,0% [23,0% responden casi siempre y 27,0% responden siempre]) frente a la puesta en marcha del sistema respecto a: localización y distribución de los recursos más próximos, orden de intervención, desplazamiento del equipo y material

de intervención y activación de los servicios de apoyo necesarios. Únicamente 24% de los encuestados tienen actitud negativa ante el indicador alarma (9,5% responden casi nunca y 14,5% responden nunca), con diferencias significativas entre las respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) aportadas (p<0.0000000,) (tabla

2).

Lo hallado muestra que en promedio 74% de los bomberos encuestados manifestaron que casi siempre (39%) y siempre (35,5%) se aproximan al lugar del siniestro por el camino más seguro, rápido y corto, y que adoptan las medidas de protección establecidas para garantizar su seguridad propia y evitar nuevas víctimas. Solo, 1,0% señala que casi nunca están dispuestos a acatar las medidas correctas del proceso de aproximación en la atención prehospitalaria (con diferencias significativas entre alternativas positivas y negativas [p<0.0000000,]) (tabla 2). La atención prehospitalaria practicada por los bomberos del municipio Valencia en 58,0%, que resulta de la sumatoria de las respuestas positivas:

casi siempre (30,7%) y siempre (27,3%), implica para ellos el conocimiento de maniobras que hacen posible la supervivencia del paciente, evitando añadir nuevas lesiones y fundamentalmente encaminadas al control de la respiración y circulación efectiva del paciente. Lo anterior contrasta con 16% de las respuestas negativas obtenidas de los bomberos, quienes no creen estar adecuadamente capacitados (p<0.0000000, con diferencia significativa entre respuestas positivas [casi siempre y siempre] y negativas [casi nunca y nunca] en bomberos para el indicador soporte vital básico y avanzado) Finalmente, de forma llamativa los encuestados opinan a parte iguales (40% para las respuestas positivas y negativas) sobre la fase de transferencia, es decir, sobre el solapamiento de la asistencia prehospitalaria y la hospitalaria, que debe garantizar un relevo sin fisuras ni interrupciones, donde el paciente, es transferido de forma personal y directa al médico receptor, informándole verbalmente de su estado clínico. En pocas palabras

40

casi la mitad de los encuestados opinan que la transferencia se da de forma

adecuada y la otra mitad creen que esto no sucede de forma correcta (tabla

2).

Tabla 2 Determinación de la dimensión gestión de la variable estructura táctica en profesionales en atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo

Algunas

Casi

Nunca

Casi nunca

Siempre

Indicador

veces

siempre

 
 

f

%

f

%

f

%

f

%

f

%

Alerta

9

18,0

15

30,0

11

22,0

10

20,0

5

10,0

0

0,0

8

16,0

14

28,0

20

40,0

8

16,0

14

28,0

9

18,0

9

18,0

9

18,0

9

18,0

6

12,0

9

18,0

12

24,0

17

34,0

6

12,0

Promedio

7,3

14,5

10

20,5

11,5

23,0

14,0

28,0

7,0

14,0

Alarma

0

0,0

0

0,0

5

10,0

22

44,0

23

46,0

13

26,0

24

48,0

4

8,0

3

6,0

6

12,0

4

8,0

5

10,0

16

32,0

12

24,0

13

26,0

2

4,0

0

0,0

27

54,0

9

18,0

12

24,0

Promedio

4,8

9,5

7,3

14,5

13,0

26,0

11,5

23,0

13,5

27,0

Aproximación

0

0,0

0

0,0

9

18,0

26

52,0

15

30,0

0

0,0

2

4,0

15

30,0

13

26,0

20

40,0

Promedio

0,0

0,0

1,0

2,0

12,0

24,0

19,5

39,0

17,5

35,0

Soporte vital

5

10,0

0

0,0

6

12,0

13

26,0

26

52,0

básico y

avanzado.

5

10,0

6

12,0

17

34,0

17

34,0

5

10,0

2

4,0

6

12,0

16

32,0

16

32,0

10

20,0

Promedio

4,0

8,0

4,0

8,0

13,0

26,0

15,3

30,7

13,7

27,3

Transferencia

5

10,0

16

32,0

16

32,0

8

16,0

5

10,0

0

0,0

3

6,0

8

16,0

28

56,0

11

22,0

31

62,0

5

10,0

6

12,0

4

8,0

4

8,0

Promedio

12,0

24,0

8,0

16,0

10,0

20,0

13,3

26,7

6,7

13,3

Fuente: cuestionarios aplicados a profesionales en atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. Ji Cuadrado: *p=0.11, sin diferencia significativa entre respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) en bomberos para el indicador alerta. **p<0.0000000, con diferencia significativa entre respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) en bomberos para el indicador alarma.

41

***p<0.0000000, con diferencia significativa entre respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) en bomberos para el indicador aproximación. ****p<0.0000000, con diferencia significativa entre respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) en bomberos para el indicador soporte vital básico y avanzado. *****p=1, sin diferencia significativa entre respuestas positivas (casi siempre y siempre) y negativas (casi nunca y nunca) en bomberos para el indicador transferencia.

Respecto a los aspectos que definen la atención prehospitalaria en el municipio Valencia, en manos principalmente del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo, se recogió en cuanto a la distribución por llamadas que las misma fueron atendidas en 100% (1.493 atendidos); que 97,3% (1.223/1.493 lesionados) fueron únicamente trasladados (p< 0.0000000, con diferencias significativas entre los únicamente trasladados con el lugar del evento y con la negativa a ser atendido); que el lugar de ocurrencia del traumatismo fue fundamentalmente la vía pública (93,0% [1.389/1493]); que el llamado de auxilio ocurrió especialmente entre lunes y viernes (72,9% [1.088/1.493]) (p< 0.0000000, con diferencias significativas entre los atendidos entre semana y fin se semana) y en horario diurno (75,9% [1.133/1.493]); que el tiempo de atención fue el óptimo, pues la respuesta se produjo en un tiempo de 20 minutos o menos (80,0% [1.194/1.493]) (p< 0.0000000, con diferencias significativas entre la atención en 2 horas o menos y con la atención en 1 hora o menos); Por último se encontró que las lesiones fueron en su mayoría menores- moderadas (69,4% [1.036/1.493]) (p< 0.0000000, con diferencias significativas entre lesiones menores-moderas con las lesiones serias- severas y con la críticas-máximas.) y que sobrevivieron 97,5 % (1.456/1.493 [p< 0.0000000, con diferencias significativas entre vivos y fallecidos]) de los atendidos (tabla 3).

42

Tabla 3 Aspectos que definen la atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

Aspectos

Femenino

Masculino

Total

f

%

f

%

f

%

Distribución por llamadas

 

Atendidos

232

100

1261

100

1493

100,0

Derivados

0

0

0

0

0

0,0

Cancelados

0

0

0

0

0

0,0

Emergencias

0

0

0

0

0

0,0

Falsas alarmas

0

0

0

0

0

0,0

Aspectos

Femenino

Masculino

Total

f

%

f

%

f

%

Lugar de atención prehospitalaria

 

Lugar del evento

1

0,4

12

1,0

13

0,9

Se niega a ser atendido

2

0,9

26

2,1

28

1,9

Únicamente traslados

229

98,7

1223

97,0

1452

97,3

Lugar de ocurrencia del traumatismo*

 

Trabajo

7

3,0

40

3,2

47

3,1

Vía pública

217

93,5

1172

92,9

1389

93,0

Hogar

8

3,4

44

3,5

52

3,5

Recreación

0

0,0

5

0,4

5

0,3

Día de demanda de la atención**

 

Entre semana

167

72,0

921

73,0

1088

72,9

Fin de semana

65

28,0

340

27,0

405

27,1

 

Horario***

Diurno (entre 6:59am y 7:59pm)

176

75,9

957

75,9

1133

75,9

Nocturno (entre 8:00pm y 6:58am)

56

24,1

304

24,1

360

24,1

Tiempo óptimo de atención****

 

2 horas o menos

12

5,2

63

5,0

75

5,0

1 hora o menos

35

15,1

189

15,0

224

15,0

20 minutos o menos

185

79,7

1009

80,0

1194

80,0

Gravedad de la lesión*****

 

Menores-moderadas

159

68,5

877

69,5

1036

69,4

Serias-severas

70

30,2

350

27,8

420

28,1

Críticas-máximas

3

1,3

34

2,7

37

2,5

Resultado final******

 

Vivo

229

98,7

1227

97,3

1456

97,5

Fallecido

3

1,3

34

2,7

37

2,5

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. Ji Cuadrado: *p< 0.0000000, con diferencias significativas entre los únicamente trasladados con el lugar del evento y con la negativa a ser atendido.

43

**p< 0.0000000, con diferencias significativas entre los atendidos entre semana y fin se semana. ***p< 0.0000000, con diferencias significativas entre los atendidos en el día y los de la noche. ****p< 0.0000000, con diferencias significativas entre la atención en 2 horas o menos con la atención en 1 hora o menos y con la atención en 20 minutos o menos. *****p< 0.0000000, con diferencias significativas entre lesiones menores-moderas con las lesiones serias-severas y con la críticas-máximas. ******p< 0.0000000, con diferencias significativas entre vivos y fallecidos.

Fueron 1.493 los lesionados por causas externas del total de las personas

atendidas por lesiones por el Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de

Bomberos de Valencia del estado Carabobo, 232 mujeres (15,5%) y 1.261

hombres (84,5%). La edad promedio de los lesionados por causas externas

fue de 29,5±12,0, el de menor edad tenía 7 años y el de mayor 98. Los

grupos de edad mayormente afectados fueron los habitualmente

considerados como los económicamente productivos, es decir, los que tienen

entre 16-25 (42,1%) y entre 26-35 años (25,3%). La mayoría de los

lesionados, sin distingo de género se ubicaron en el grupo comprendido

entre 16 y 25 años (p<0.0000000, con diferencias significativas con cada uno

de los grupos de edad construidos para este estudio) (tabla 4 y gráfico 2).

Tabla 4 Distribución por edad y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

Género

Edad (años)

Femenino*

Masculino**

Total

f

%

f

%

f

%

de 15 o menos

10

4,3

46

3,6

56

3,8l

16-25

98

42,2

531

42,1

629

42,1

26-35

56

24,1

321

25,5

377

25,3

36-45

51

22,0

286

22,7

337

22,6

46-55

8

3,4

32

2,5

40

2,7

56-65

6

2,6

31

2,5

37

2,5

de 66 o mas

3

1,3

14

1,1

17

1,1

Total

232

100,0

1261

100,0

1493

100,0

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo.

44

Cuadrado: *p< 0.0000000, con diferencias significativas entre las mujeres que

tienen entre 16 y 25 años de edad y cada uno de los grupos de edad.

**p< 0.0000000, con diferencias significativas entre los hombres que tienen entre 16

y 25 años de edad y cada uno de los grupos de edad.

16 y 25 años de edad y cada uno de los grupos de edad. Gráfico 2.

Gráfico 2. Distribución por edad y género de lesionados por causas

externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo.

2013.

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo.

Como era de esperar 88,4% (1.320/1.493 afectados por causas externas)

de los lesionados se produjeron o procedían del municipio Valencia del

estado Carabobo (p< 0.0000000, con diferencias significativas entre

lesionados atendidos por causas externas en el municipio Valencia y cada

uno de los municipios en que también se atendieron lesionados por causas

externas), le siguen pero muy distante en frecuencia los municipios Carlos

Arvelo (5,4% [80/1.493]), Naguanagua (2,4% [36/1.493]), San Diego

(33/1.493), Libertador (15/1.493) y Guacara (6/1.493) (tabla 5 y gráfico 3).

45

Tabla 5 Distribución por municipios y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

Municipios estado Carabobo

 

Género

 

Total

 

Femenino

Masculino

f

%

f

%

f

%

Valencia

213

91,8

1107

87,8

1320

88,4

Carlos Arvelo

4

1,7

76

6,0

80

5,4

Naguanagua

7

3,0

29

2,3

36

2,4

San Diego

4

1,7

29

2,3

33

2,2

Libertador

2

0,9

13

1,0

15

1,0

Guacara

1

0,4

5

0,4

6

0,4

Diego Ibarra

0

0,0

1

0,1

1

0,1

Puerto Cabello

0

0,0

1

0,1

1

0,1

Estado Yaracuy

1

0,4

0

0,0

1

0,1

Total

232

100,0

1261

100,0

1493

100,0

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. Ji Cuadrado: *p< 0.0000000, con diferencias significativas entre mujeres lesionadas atendidas por causas externas en el municipio Valencia y cada uno de los municipios en que también se atendieron lesionadas por causas externas. **p< 0.0000000, con diferencias significativas entre hombres lesionados atendidos por causas externas en el municipio Valencia y cada uno de los municipios en que también se atendieron lesionados por causas externas.

que también se atendieron lesionados por causas externas. Gráfico 3. Distribución por municipios y género de

Gráfico 3. Distribución por municipios y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo

46

De las 9 parroquias civiles que conforman el municipio Valencia son dos

en las cuales se centra el mayor número de lesionados por causas externas

auxiliados por el servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo

Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo, la

parroquia Miguel Peña (33% [436]) y Rafael Urdaneta (31% [409]) sin

diferencia significativa entre ambas (p=0.18) pero si entre ellas y cada una

del resto de las parroquias que conforman el municipio en estudio

(p<0.0000000,) (tabla 6 y gráfico 4).

Tabla 6 Distribución por parroquias y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

 

Género

Total

 

Parroquias municipio Valencia

Femenino

Masculino

f

%

f

%

f

%

Miguel Peña

69

32,4

367

33,2

436

33,0

Rafael Urdaneta

64

30,0

345

31,2

409

31,0

Santa Rosa

19

8,9

118

10,7

137

10,4

Candelaria

17

8,0

97

8,8

114

8,6

San Blas

21

9,9

89

8,0

110

8,3

San José

17

8,0

55

5,0

72

5,5

Catedral

1

0,5

19

1,7

20

1,5

El Socorro

5

2,3

11

1,0

16

1,2

Negro Primero

0

0,0

6

0,5

6

0,5

Total

213

100,0

1107

100,0

1320

100,0

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. Ji Cuadrado: *p< 0.0000000, con diferencias significativas entre mujeres lesionadas atendidas por causas externas en la parroquia Miguel Peña y cada una de las parroquias en que también se atendieron lesionados por causas externas. **p< 0.0000000, con diferencias significativas entre mujeres lesionadas atendidas por causas externas en la parroquia Rafael Urdaneta y cada una de las parroquias en que también se atendieron lesionados por causas externas.

47

Gráfico 4 Distribución por parroquias y género de lesionados por causas externas del servicio de

Gráfico 4 Distribución por parroquias y género de lesionados por causas externas del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo.

Los accidentes de transporte terrestre en ambos géneros (femenino

[174/232] y masculino [885/1261]) representan 70,9% de las lesiones por

causas externas en el grupo estudiado (p< 0.0000000, con diferencias

significativas entre quienes sufrieron lesiones por accidentes de transporte

terrestre y cada una de las causas externas de lesión), le siguen los

traumatismos por caídas (186/1493 [12,5%]), las heridas por arma de fuego

(119/1493 [8,0%]) y las heridas por armas blancas en cuarto lugar (67/1493

[4,5%]) (tabla 7 y gráfico 5).

48

Tabla 7 Tipo de causas externas y género de lesionados del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013

   

Género

 

Total

Causas externas

Femenino*

Masculino**

f

%

f

%

f

%

Accidentes de transporte terrestre

174

75,0

885

70,2

1059

70,9

Traumatismos por caídas

29

12,5

157

12,5

186

12,5

Heridas por arma de fuego

14

6,0

105

8,3

119

8,0

Heridas por arma blanca

8

3,4

59

4,7

67

4,5

Riñas

3

1,3

28

2,2

31

2,1

quemaduras por todas las causas

4

1,7

27

2,1

31

2,1

Total

232

100,0

1261

100,0

1493

100,0

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. Ji Cuadrado: *p< 0.0000000, con diferencias significativas entre mujeres que sufrieron lesiones por accidentes de transporte terrestre y cada una de las causas externas de lesión. **p< 0.0000000, con diferencias significativas entre hombres que sufrieron lesiones por accidentes de transporte terrestre y cada una de las causas externas de lesión.

terrestre y cada una de las causas externas de lesión. Gráfico 5 Tipo de causas externas

Gráfico 5 Tipo de causas externas y género de lesionados del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpos de Bomberos de Valencia del estado Carabobo. 2013.

Fuente: Registros del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo.

49

Conclusiones

Una vez aplicados los instrumentos de recolección de datos (entrevistas, revisión en sitio, observación y otros), procesados y analizados los mismos, se obtuvieron unos resultados que permiten presentar el siguiente conjunto de conclusiones: Los resultados obtenidos con los encuestados mostraron respecto a la gestión de la estructura táctica de la atención prehospitalaria actitud positiva en las fases de alerta, alarma y aproximación en la atención pre hospitalaria oportuna. Al igual que como ocurre en otras regiones de países latinoamericanos, la atención prehospitalaria se brindó a todos, que 97,3% (1.452/1.493) fueron trasladados a centro asistenciales, que la mayoría de los accidentes ocurrieron en la vía pública (93% [1.389/1.493]), que afortunadamente, las victimas de lesiones externas tienen principalmente traumatismos considerados menores-moderados (69,4% [1.036/1.493]), que pueden ser atendidos en salas de emergencias convencionales, con buen pronóstico de curación, hecho evidenciado en 97,5% (1.456/1.493) de los que resultaron vivos al final de su atención médica, cuyo buen pronóstico de curación se vio favorecido por la oportuna atención prehospitalaria, misma que se realizó en 20 minutos o menos, entre semana y en horario diurno, lo que asegura la prestación hospitalaria de emergencia. Asimismo y como aspecto negativo, en la muestra estudiada se reportó deficiencia en la fase de transferencia, hecho igualmente observado en otros países latinoamericanos, entre ellos México. Este estudio, se centró en el municipio Valencia y sus diferentes parroquias y vale decir que como se suponía, la parroquia Miguel Peña resultó ser la de mayor número de lesionados por causas externas, pues mostró el 33% de los casos, posiblemente por ser la parroquia más poblada del municipio Valencia, con más de 550.000 habitantes; fundamentalmente por la inmigración de personas de otras partes del país e incluso extranjeros;

50

asentadas en zonas desprovistas de servicio, hacia la periferia urbana y en terrenos catalogados como poco habitables, lo que incrementa el riesgo de accidentalidad. Las lesiones por causas externas en adultos jóvenes del género masculino, particularmente las debidas a transporte terrestre, tienen elevada prevalencia en el mundo, como ocurre con la muestra estudiada valencia, cuya casuística supera al 70%, a tal punto de ser considerados como un serio problema de salud pública porque afecta de manera significativa a la población económicamente productiva (la comprendida entre 15 y 45 años). Llama la atención que al igual que como en México y Cuba los traumatismos mantienen su predominio en el género masculino, aunque con el paso del tiempo la frecuencia de accidentes de transporte terrestre han incrementado considerablemente en las mujeres Este estudio arrojo un tiempo de atención de 20 minutos o menos, el considerado adecuado para las lesiones críticas-máximas, respuesta al extremo óptima, porque los órganos de atención prehospitalaria internacional recomiendan para las lesiones menores-moderadas un tiempo de dos horas o menos. También se observó lo extremadamente difícil que resulto la obtención de la data sobre atención prehospitalaria de los partes de servicio del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo, dificultad que probablemente involucre a los servicios de atención prehospitalaria de toda Venezuela, que carezcan de medios digitales e informáticos.

Recomendaciones

Con base en los resultados obtenidos y con el fin de optimizar la gestión táctica la atención prehospitalaria ofrecida por el Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo se elaboró las siguientes recomendaciones:

51

En primer lugar Optimizar los niveles de atención Prehospitalaria en el Municipio Valencia en base a la sustitución de equipos, insumos y dotación de los principales prestadores del servicio, como lo es el Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia. Asimismo, no conformarse con ser parte de la media en atención prehospitalaria existente en Venezuela y Latinoamérica, sino más bien, ser pioneros en la reingeniería y cambios de paradigma existentes en el área. Igualmente, se debe reconocer el servicio prestado por el personal de atención de emergencias, especialmente los paramédicos del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de valencia, quienes a pesar de vicisitudes y deficiencias, han mantenido en alto su eslogan “Disciplina y Abnegación”. A estas recomendaciones, se le suman las siguientes propuestas.

Propuestas

Definir las necesidades del usuario y del profesional en salud con base en la ciencia y técnica de la gestión mediante la aplicación de las teorías psico- sociales, la motivación, la capacitación, y el aprendizaje continuo, como proceso dinámico sustentado en las experiencias de su implantación, la mejora continua y el avance de las evidencias científicas, en torno a la medicina prehospitalaria. La actuación de un sistema prehospitalario deber siempre estar sustentada por la experiencia y certificación de un médico, ya que debe hacerse él mismo responsable por la atención médica de emergencia que brinda el personal en la escena y debe supervisar siempre que se cumplan los protocolos autorizados a la perfección, labor que debe descansar en el medico emergenciologo. Se plantea la tecnificación computacional del registro del paciente traumatizado en todos los escalones de la atención, para llevar la estadística

52

médica formal y poder realizar los análisis epidemiológicos exhaustivos, Porque el análisis epidemiológico periódico ayuda a predecir con veracidad los requerimientos de servicios para una población. Se requiere que a los profesionales de los servicios de emergencia se les en: apoyo vital básico y avanzado, educación médica y en entrenamiento en situaciones especiales. Con base en los sistemas de homologación para la capacitación continua, que realizan a través de cursos estandarizados registrados y certificados por colegios médicos nacionales e internacionales. Es uno de los componentes más importantes de cualquier sistema de emergencia ya que interactúa con el paciente y su posible ruta hacia los diferentes niveles de atención, no sólo indica la prioridad de un servicio sino en conjunto se torna una red de atención y comunicación importante, de intercambio de información entre unidades de emergencia, sistemas de respuesta pública como policía, bomberos o protección civil y en caso de situación de desastre natural o realizado por la mano del hombre. Se debe mantener un criterio analítico de evaluación en todas las fases de los sistemas prehospitalarios, referentes al usuario, procesos, protocolo de manejo, uso de vehículos de emergencia tiempos de arribo, rutas, accidentes e incidentes. Todo con el fin de disminuir la morbi-mortalidad de los usuarios del sistema. Dirigir a la población en general con planes y proyectos compatibles con las necesidades de uso de los sistemas de emergencia, se adiestra al usuario a programas de cuidados primarios en salud (primeros auxilios), e incluso se debe adiestrar al usuario en la forma de solicitar servicio y en su defecto cómo comportarse en caso de desastres y cómo pedir ayuda a su servicio de emergencia local.

53

REFERENCIAS

Aguilera y otros (2009). Diferencias en la tasa de mortalidad y días de estancia hospitalaria de pacientes con traumas transportados y no transportados por ambulancias en la ciudad de Santiado de Queretaro. Archivos de Medicina de Urgencia de Medico, 1(2), 45-50.

Agúndez, J. y Cardoza, F. (2000). Comparación de ISS (escala de severidad

de lesiones) con resultado final de tratamiento. Cirujano General, 22(1), 9-

17.

Alcaldía

de

Valencia.

(1999).

Instituto

de

Autónomo

Municipal

Cuerpo

de

Valencia.

2014,

Bomberos

http://www.alcaldiadevalencia.gob.ve/bomberos.php

Noviembre 03].

[Consulta:

Álvarez, C., Chuliá, V. y Hernando, A. (1992). Manual de asistencia sanitaria en las catástrofes. Madrid: Libro del Año.

American College of Surgeons Committee on Trauma. (1997). Programa de apoyo vital avanzado en trauma: ATLS. Sexta edición. Chicago, IL. USA:

Colegio Americano de Cirujanos.

Arias, F. (1999). ¿Cómo se elabora un proyecto de investigación? 2da. Ed. ampliada. Universidad del Zulia, Cabimas.

Association for the Advancement of Automotive Medicine. (1998). Abbreviated Injury Scale. Des Plaines, IL: AAAM.

The

Barroeta, J. y Boada, N. (2013). Los servicios de emergencia y urgencias médicas extrahospitalarias en España. España: Mensor.

Bedregal-García, P. (1994). Epidemiología de los accidentes y violencias.

Medicina Publica Universidad Católica Chile,

Boletín de la 23, 31-34.

Escuela de

Bello, F. y Marcano, M. (1998). Socio antropológica(s) de la pobreza ante la enfermedad (La comunidad y sus mecanismos de acción). Valencia:

Universidad de Carabobo.

Bledsoe, B., Porter, R. y Shade, B. (1999). Paramedic Emergency Care. New Jersey. Brady. Prentice Hall Inc.

04Breilh, J. y Granda, E. (1991). Regionalización de la calidad de vida y salud materno-infantil: aproximación a la geografía de las condiciones de salud-enfermedad en el Ecuador. En: A. Moya y J. León (Coord.), Geografía de la salud en el Ecuador). Quito: Centro Ecuatoriano de Investigación Geográfica, 1, 91-100.

Carrasco, G. (2000). Gestión Clínica: ¿una asignatura pendiente en la formación de los profesionales de la salud? Revista Calidad Asistencial, 15, 394-395.

Casteulani, A. (2001). Politrauma en la Argentina. La enfermedad silenciosa en las sociedades modernas. Argentina: Sociedad Argentina de Medicina

en:

http://www.samct.com.ar/comites/ortoped/politra.doc [Consulta: 2014,

y

Cirugía

del

Trauma.

Disponible

Agosto 20].

Chávez, N. (2001). La investigación documental. Departamento de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad del Zulia. Cabimas estado Zulia.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Gaceta Oficial de la República de Venezuela, 5.453 (Extraordinario), Marzo 24, 2000.

Corporación de desarrollo de la región central. (2011). Dosier. Estado Carabobo. www.corpocentro.gob.ve [Consulta: 2014, Junio 28].

Decreto con fuerza de Ley de Los Cuerpos de Bomberos y Bomberas y Administración de Emergencias de Carácter Civil. (2001). Gaceta Oficial de la Republica Bolivariana de Venezuela, 5.561 (extraordinario), de Noviembre 28, 2001.

Fraga, J., Campos, A. y Asensio E. (2010). Motivos de llamada a los servicios médicos de emergencia en México: Definiendo prioridades. Archivos de Medicina de Urgencia de México, 2(2), 60-67.

Gupta,

J.,

Parr,

M.

y

Nolan,

J.

(1999).

Datos

epidemiológicos

de

traumatismos. Clinics Anestesiology of North America, 17, 19-34.

Hernández, M. y Sepulveda, J. (2003). Encuesta Nacional de Salud 2000. Tomo 2. La salud de los adultos. Capítulo Accidentes y violencias. Cuernavaca, Morelos, México: Instituto Nacional de Salud Pública- Secretaría de Salud.

55

Hernández, S. Fernández, C. y Baptista, P (2004). Metodología de la Investigación. México. McGraw Hill.

Illescas, G. (2003). Epidemiología del trauma en la ciudad de México. Trauma, 6(2), 40-43.

Illescas, G. (2006). Triage: atención y selección de pacientes. Trauma, 9(1),

48-56.

Institute of Medicine. (2001). Crossing the quality chasm. A new health system for the 21st century. USA: National Academy Press.

Instituto de Salud del estado de Aguascalientes. (2002). Programa: atención prehospitalaria. Aguascalientes: ISEA; 2002.

Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática. (2001). XII Censo de Población y Vivienda 2000. Población: principales resultados por localidad. México: INEGI.

Juarez-Adauta, S. y

Ávila-Burgos, L. (2006). Atención en servicios de

urgencias a pacientes lesionados en vía pública. Revista de Medicina del

Instituto Mexicano del Seguro Social, 44 (5), 433-440.

Kouwenhoven, W., Jude J. y Knickerbocker, G. (1960). Closed chest cardiac massage. JAMA, 173, 1064-1067.

Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (2005). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, 38.236, de julio 26, 2005.

Ley Orgánica de Salud. (1998). Gaceta Oficial de la Republica Bolivariana de Venezuela, 36.579, de noviembre 11, 1998.

Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras. (2012). Gaceta Oficial de la Republica Bolivariana de Venezuela, 6.076, de marzo 30,

2012.

López, J. (2006). Triage en el Servicio de Urgencia, Medicina Interna, 22 (4),

310-318.

Maio, R., Garrison, H., Spaite, D., Desmond, J., Gregor, M., Cayten, C., Chew, J., Hill, E., Joyce,S., MacKensie, E., Miller, D., O’Malley, P. y Stiell, I. (1999). Emergency Medical Services Outcomes Project I (EMSOP I):

Prioritizing Conditions for Outcomes Research. Annals of Emergency Medicine, 33 (4), 423-432.

56

Manzo, T. (1983). Historia del estado Carabobo. Montalbán: Guadalupe.

Martínez, M. y Álvarez, L. (1999). Actitud general ante las emergencias. Decálogo de Asistencia Prehospitalaria. Emergencias y Catástrofes, 1(1),

14-17.

Medina, M (2002). Medicina de emergencia prehospitalaria. Su renacimiento en México. Revista Mexicana de Urgencias, 1(2), 57-60.

Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (1991). Gaceta Oficial 34.793 de

1991. Disponible en: http://www.tsj.gov.ve/gaceta/gacetaoficial.asp

[Consulta: 2014, Junio 28].

Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (1993). Gaceta Oficial 35.216 de

1993. Disponible en: http://www.tsj.gov.ve/gaceta/gacetaoficial.asp

[Consulta: 2014, Junio 28].

Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (2002). Gaceta Oficial 37.409de 2002. Disponible en: http://www.tsj.gov.ve/gaceta/gacetaoficial.asp [Consulta: 2014, Junio 28].

Ministerio del Poder Popular para la Salud. (2011). Anuario de Mortalidad 2011. Caracas, Venezuela. Disponible en: www.mpps.gob.ve [Consulta:

2014, Septiembre 15].

Miro, O., Sesma, J. y Burillo-Putze, G. (2010). La investigación en medicina de urgencias y emergencias. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 33(Supl. 1), 215-227.

Morles, V. (1997). Técnicas de investigación documental. Caracas: Librería Técnica, SA.

National Committee for Injury Prevention and Control. (1989). Injury prevention: Meeting the challenge. Trauma Care Systems. American Journal of Preventive Medicine, 5(Suppl 3), 271-282.

National

Highway

Traffic

Safety

Administration

(NHTSA).

(1996).

EMD

Program

Implementation

and

Administration:

NSC.

http://www.nhtsa.dot.gov/people/injury/ems/Reorder%20files%20for%20CDRom1.htm.

[Consulta: 2014, Enero 15].

Neira, J. (1998). Propuestas de regionalización para la atención del paciente traumatizado. Revista Medicina Intensiva, 18(3), 92-118.

57

Olaiz G, Rojas R, Barquera S, Shamah T, Aguilar C, Cravioto P., López, M., Hernández, M., Tapia, R. y Sepulveda, J. (2003). Encuesta Nacional de Salud 2000. Tomo 2. La salud de los adultos. Capítulo 4, Accidentes y violencias. Cuernavaca, Morelos, México. Instituto Nacional de Salud Pública- Secretaría de Salud.

Organización Mundial de la Salud (1946). Definición de salud. Disponible en:

www.who.int/es/ [Consulta: 2014, Octubre 10].

Ortunio, E. (2011). Aspectos territoriales, geoecológicos y demográficos del estado Carabobo: bases para la comprensión de las desigualdades en salud. Comunidad y Salud, 9(2), 15-23.

Pinet, L. (2005). El reporte de cuidados prehospitalarios y el estándar de atención: Estudio retrospectivo de un servicio de ambulancias privado de la ciudad de México. Trauma: La Urgencia Médica de Hoy, (2), 37-43.

Prat-Fabregat, S., González-Matheu, E., Placer-López de Alda, A., Siches- Cuadra, C., Suso-Vergara, S. y Sánchez-Lloret, J. (1997). Politraumatizados, ISS y control de calidad. Emergencias, 9(2), 18-22.

Ramos-Molina, D. y Díaz-Díaz, A. (1999).Epidemiología de los accidentes. La Habana, Cuba: ISCM-H Facultad de Ciencias Médicas “Julio Trigo López”, Departamento de Salud.

Rojas, O., Barquera, S., Shamah, T., Aguilar, C., Cravioto, P., De la Paz M., Rosell-Ortiz, F., Mateos, A. y Miro, O. (2012). La investigación en medicina de urgencias y emergencias prehospitalarias. Emergencias,

24:3-4.

Royuela y otros (2001). Gestión del Bloque Quirúrgico en la Fundación Hospital de Alcorcón. Revista Calidad Asistencial, 16, 131-138.

Rund, D. (1985). Lo Esencial de las Urgencias Médicas. México. D.F. Editorial Manual Moderno, S.A.

Secretaría de Salud. (2001). Compendio estadístico de la mortalidad por accidentes 1998-1999. México: Centro Nacional para la Prevención y Control de Accidentes, Secretaría de Salud.

Secretaría General de Gobierno. (1991). Gaceta Oficial Extraordinaria del estado Carabobo. Resolución Nº 046- A. de fecha 07 de Enero de 1.991.

Sociedad Venezolana de Medicina Crítica. (2001). Medicina de Emergencia. Disponible en: http://www.svmc.com.ve/ [Consulta: 2014, Julio 28].

58

Tamayo y Tamayo, M. (1.999). El proceso de la investigación científica. (5a. ed.). Caracas: Limusa.

Trostchansky, J. (2002). Los sistemas de trauma: un desafío asistencial. Montevideo, Uruguay: Departamento de Emergencia del Hospital de

Clínicas, Facultad

http://www.smu.org.uy/elsmu/institucion/comisiones/Preacctra/TRAUMA.DO.

[Consulta: 2014, Julio 28].

de

Medicina.

Disponible

en:

Vidal, P. y Ribero, G. (2005). Gestión de recursos humanos en triage de servicios de emergencia hospitalaria. Disponible en:

http://www.ccee.edu.uy/jacad/2012/. [Consulta: 2014, Octubre 16].

Viloria, M. (1992). Emergencia médica., Madrid, España: Libro del Año.

Wilkin, E. (1986). Medicina de urgencias, Buenos Aire. Argentina: Médica

59

ANEXOS

ANEXO A CONSENTIMIENTO INFORMADO

61

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO CONSENTIMIENTO

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

CONSENTIMIENTO INFORMADO

Nombres y Apellidos

M

Edad

Fecha

Género: F

Investigador responsable: Oficial de Bomberos Rafael Vicente Herrera

Colmenares, CI.: 4.134.645 Se le pide participar en el proyecto de investigación titulado: “Gestión en la estructura táctica en atención prehospitalaria de lesionados por causas externas en el municipio Valencias estado Carabobo, Venezuela durante el año 2013”. Los resultados del mismo brindarán información necesaria para mi tesis de especialidad de Gerencia en Salud, cuyo objetivo es determinar aspectos de la atención prehospitalaria de lesionados por causas externas. Al participar en este estudio los profesionales en atención prehospitalaria deberán responder las preguntas del cuestionario para medir el comportamiento de la variable estructura táctica del servicio de atención prehospitalaria del Instituto Autónomo Municipal Cuerpo de Bomberos de Valencia del estado Carabobo Al participar en este estudio, yo estoy de acuerdo en aportar, información y entiendo que:

1. Los resultados de este estudio podrán ser utilizados para fines académicos y podrán ser publicados en revistas de carácter científico, pero mi nombre no será revelado, y los datos permanecerán confidenciales, a menos que sea solicitado por ley.

2. En este estudio no se realizará ningún acto que dañe de alguna manera,

o exponga a riesgo alguno, a mi persona.

3. Cualquier pregunta que yo quiera hacer con relación a mi participación en este estudio deberá ser contestada por el investigador responsable: Telf:

4. Yo podré retirarme de este estudio en cualquier momento sin dar razones

y sin que esto me perjudique.

5. Mi consentimiento está dado voluntariamente sin que haya sido forzado u obligado.

Investigador responsable: Participante en la investigación

Nombre y Apellido:

Nombre y Apellido:

CI.:

CI.:

Firma:

Firma:

62

ANEXO B INSTRUMENTO DE RECOLECCIÓN DE DATOS

63

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO La atención

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

La atención prehospitalaria es fundamental en el cuidado de la salud de la comunidad, por tanto es importante conocer sobre la gestión y la estructura táctica de la misma. Por ello se le pide que responda todas las preguntas, según las alternativas de respuesta que se les dan a continuación, para ello marque con una equis (X) la opción por usted seleccionada. Igualmente se le notifica que la información aportada por usted es confidencial y solamente será utilizada con fines educativos. Recuerde que no hay alternativas correctas se recoge solo su opinión. 1: Nunca (N) 2: Casi nunca (CN) 3: Algunas veces (AV) 4: Casi siempre (CS) 5: Siempre (S)

Edad:

Género: F

M

Nivel Académico:

Pregunta

N

CN

AV

CS

S

(1)

(2)

(3)

(4)

(5)

1

Conocen los usuarios el acceso de mayor viabilidad mediante línea telefónica directa de fácil memorización.

         

2

Se asegura la recepción del mensaje de ayuda durante las 24 horas del día.

         

3

Su cuerpo de bomberos posee una central de transmisión dotada de sistemas alámbricos e inalámbricos adecuados y con operadores entrenados.

         

4

Los operadores analizan la demanda de acuerdo a una sistemática previamente establecida para confirmar, seleccionar y evaluar el alcance del problema.

         

5

Se realiza análisis de la llamada mediante interrogatorio del motivo de la solicitud de ayuda, lugar, y condiciones en que se encuentra el o los afectados.

         

6

Los vehículos se ajustan a las exigencias nacionales e internacionales para brindar atención prehospitalaria.

         

7

Es oportuno el desplazamiento del equipo y material de intervención al sitio del siniestro.

         

8

Es rápida la activación de los servicios de apoyo necesarios.

         

9

Se accede al lugar del siniestro por la vía más segura, rápida y corta.

         

10

Al llegar al sitio del siniestro se adoptan medidas de protección para garantizar la seguridad propia y evitar nuevas víctimas.

         

11

Conozco las técnicas para restablecer o estabilizar las funciones respiratorias y cardiovasculares.

         

12

Poseemos el equipamiento (balón de reanimación, respirador automático, oxigeno, collarines cervicales) e insumos (tubos endotraqueales, cánulas faríngeas, anti arrítmicos, entre otros) para aplicar el soporte vital avanzado.

         

13

Estamos en constante entrenamiento y actualización del conocimiento de la medicina de atención prehospitalaria.

         

14

La transferencia se ve facilitada por la alerta previa efectuada por el centro coordinador al personal responsable de recibirlo.

         

15

El afectado es transferido de forma personal y directa al equipo de salud receptor en el centro de salud especializado, con información verbal del estado clínico y entrega de una ficha básica de la atención prehospitalaria.

         

16

Se da seguimiento a la evolución clínica del afectado transferido al centro de salud especializado.

         

Gracias por su colaboración

64

ANEXO C JUICIO DE EXPERTO

65

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO Distinguido

UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACION Y POSTGRADO

Distinguido Profesor (A):

Me es grato dirigir a usted, en la ocasión de saludarle y solicitarle su

valiosa colaboración en la validación del contenido del instrumento diseñado

para recabar información en la presente investigación titulada: “Gestión en la

estructura táctica en atención prehospitalaria de lesionados por causas

externas en el municipio Valencia estado Carabobo, Venezuela durante el

año 2013”. Al efecto, se anexa el cuestionario, la hoja para la valoración, la

situación objeto de estudio, los objetivos de la investigación y la

Operacionalización de las variables.

Agradeciendo su colaboración, quedo de usted,

Atentamente,

Mayor (B) Lic. Rafael Herrera CI. 4.134.645

66

MATRIZ DE VALIDACION POR JUICIO DE EXPERTO

Ítems

A

B

C

D

Observación

1

         

2

         

3

         

4

         

5

         

6

         

1

         

8

         

9

         

10

         

11

         

12

         

13

         

14

         

15

         

16

         

A: Dejar, B: Modificar, C: Eliminar, D: Incluir otra pregunta.

Otras observaciones:

Datos del experto. Nombres y Apellidos:

Profesión:

Institución:

Actividad:

67

ANEXO D TÉRMINOS BÁSICOS

68

Se mencionan los siguientes Rund, (1985); Viloria, (1992); Bledsoe, y otros

(1999):

Atención Médica de Emergencia Hospitalaria: Son los servicios que presta el médico especialista en medicina de emergencia, otros especialistas y médicos generales y otros trabajadores de la salud al paciente que ingresa al hospital por una emergencia médica. Atención Médica de Emergencia Prehospitalaria: Son los cuidados que proporciona el médico especialista en medicina de emergencia y el personal de técnicos y paramédicos, a los lesionados en el propio lugar de los acontecimientos y durante su traslado a un centro asistencial.

Centro de trauma: Hospital equipado para proporcionar servicios de emergencia médica integral a los pacientes que sufren lesiones traumáticas.

Despachadores: Personal que recibe la solicitud de una llamada y es responsable de despachar la ambulancia u otro recurso de salud.

Equipo de traslado de lesionados: Consiste en un grupo especial de camillas construido de diversos materiales y formas para usar dentro y fuera de las ambulancias.

Equipo de trauma: Personal especializado en el manejo del paciente traumatizado desde su llegada al centro asistencial hasta su traslado a un servicio de hospitalización.

Equipo y material médico prehospitalario: Equipos y materiales médicos especializados para la atención médica prehospitalaria, con especificaciones bien definidas y supeditadas al tipo de ambulancia y al medio donde se realiza el traslado.

Equipo de comunicación y transmisión biomédica: Sistema integral o coordinado de comunicaciones de emergencia (bomberos, policía, ambulancias, hospitales) para el acceso fácil y rápido del ciudadano que necesite ayuda prioritaria

Lesiones por causa externa: Una lesión por causa externa es definida como el daño físico que resulta cuando el cuerpo humano es sometido en forma súbita o breve a niveles intolerables de energía.

69

Medico jefe del servicio de emergencia prehospitalaria: Médico especialista en emergencias responsable ante las autoridades de todo lo relacionado con su servicio.

Medico coordinar de emergencia prehospitalaria: Médico emergenciologo responsable de las unidades y de su dotación, de la recertificación de su personal técnico y su proceso educativo, además de la información bioestadística en el servicio generada.

Médico en línea: Medico del servicio de emergencia prehospitalaria quien se encarga de darle instrucciones a los técnicos de medicina prehospitalaria al momento de entrar en contacto con el paciente durante su rescate, estabilización, atención y traslado al hospital receptor.

Medico fuera de línea: Medico del servicio de emergencia hospitalaria que se encarga de revisar los reportes e historias prehospitalarias y las estadísticas de las mismas y enviar esta información.

Médico en escena: Médico que se encuentra en el sitio donde están los pacientes y que ha de actuar para estabilizarlo, atenderlo y ayudar para trasladarlo al centro dispensador de salud.

Personal técnico en rescate y emergencia prehospitalaria: Son profesionales de la salud que forman parte del sistema de servicios médicos de emergencia, entrenados en forma continua, capacitados en las técnicas de rescate y atención medica prehospitalaria para la atención en la escena y durante el traslado de lesionados, siempre bajo la supervisión del médico especialista en emergencias.

Protocolo para atención prehospitalaria: Descripción detallada en forma sucinta de las actuaciones que deben hacerse frente a las situaciones que se presentes cuando se atiende al lesionado

Rescate: Los diversos procedimientos, técnicas y maniobras a realizar para recuperar objetos, materiales y particularmente personas en sitios de difícil acceso, en términos estrictos es recuperar a una víctima muerta o viva (la mayoría de las veces es lo primero).

70

Sistema de los servicios médicos de emergencia: Sistema compuesto por cada uno de los subsistemas de los servicios médicos de emergencia hospitalario y prehospitalarios de cada una de las entidades federales que componen el país.

Servicio médico de emergencia: Es el área del establecimiento médico asistencial, destinado a la atención médica inmediata de pacientes procedentes del medio externo, durante 24 horas del día.

Servicio médico de atención prehospitalaria: Es el conjunto de recursos humanos, estructurales, de equipos y técnicos destinados para lograr, acceso, liberación y triaje, atención primaria, estabilización, traslado con soporte básico o avanzado de vida, de los accidentados o enfermos críticos, desde el propio lugar de los acontecimientos hasta su disposición en un establecimiento de salud.

Sistema de trauma: Consiste en la acción continua, coordinada, consistente, de una estructura que actúe desde la prevención de los accidentes y sus lesiones, la atención rápida de las injurias cuando ellas ocurren, hasta la rehabilitación para que el paciente retorne a la sociedad en las mejores condiciones físicas y emocionales posibles.

Sistema regional de los cuidados de trauma: Sistema conformado por componentes discretos que deben funcionar concertadamente para lograr un trabajo uniforme en el tratamiento adecuado con protocolos y líneas guía para el triaje que puedan ayudar y asegurar la identificación temprana de los problemas y cuidados prehospitalarios efectivos para aquellos con el riesgo de morir.

Trauma: Es toda lesión que se provoca sobre el organismo o sobre la psiquis de una persona, causando alteraciones del funcionamiento normal de tales elementos. Un trauma puede variar en términos de gravedad, aunque en la mayoría de los casos la noción de trauma se vincula con una herida o lesión que deja algún tipo de secuela, ya sea esta física, moral, emotiva o mental.

Tripulación de ambulancia: Equipo conformado por dos o tres personas certificadas en medicina prehospitalaria, correspondiéndoles a uno el rol de conductor y a los restantes la atención y estabilización del lesionado

71

Unidad de transporte de lesionados: Son vehículos especializados para la prestación del servicio de trasporte de lesionados, víctimas de accidentes, hechos violentos o desastres, se clasificaran como aéreos, terrestres y acuáticos.

72

CURRÍCULUM VITAE

Rafael Vicente Herrera Colmenares, nace en Valencia estado Carabobo, donde hace su educación primaria y secundaria, luego de cumplir su servicio militar obligatorio en la Armada Venezolana, decide alistarse en el Cuerpo de Bomberos de Valencia, donde se gradúa de bombero en el año 1976, continuando estudios, se gradúa de Técnico Superior en la especialidad de Electrónica, y luego como licenciado en Administración de Desastres egresado de la UNEFA, además de Técnico en Medicina Prehospitalaria (UCV-Bomberos Distrito Capital), en la UPEL realiza curso de capacitación para profesionales no docentes, es también locutor certificado con Diplomado en comunicación Social, oficial de Bomberos del Cuerpo de Bomberos de Valencia, con cursos varios en el aérea de emergencias y desastres. En la actualidad es Coordinador de la carrera Ciencias del Fuego Rescate y Seguridad del Instituto Universitario Tecnológico de Bomberos IUTB ambiente Valencia, y comisionado para asuntos de bomberos por el estado Carabobo para la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (U.N.E.S) con sede en Carabobo correo electrónico:

rafaelherrera54@hotmail.com, celular: 0412-4976224 y 0416-1083663.

73