Sie sind auf Seite 1von 7

www.cienciaspericiales.com

LA EVIDENCIA FÍSICA Y LA INVESTIGACIÓN EN EL LUGAR DEL DELITO

Por Morris Grodsky

La investigación en el lugar del crimen es una actividad especializada, que en algunos países queda en manos de la policía, mientras que en otros dicha investigación es efectuada por investigadores especialistas. Pero aún en aquellos lugares donde al patrullero no se le permite hacer la investigación – o no está en condiciones de hacerlo – pueden esperarse ciertos beneficios si ese funcionario tiene una idea sobre los procedimientos adecuados. No hay dudas que las probabilidades de éxito en una investigación serán mayores, si el policía tiene algunas nociones sobre la naturaleza de la misma. Al comprender por qué debe aislar y proteger el lugar, el policía actuará en forma más consciente.

En esta breve presentación, tratará de ofrecer una idea general sobre los tipos de actividades relacionadas con el examen del lugar del crimen. El énfasis específico se centraliza sobre la preservación de la evidencia física. Si se deseara, esta presentación puede ser acompañada por un grupo de diapositivas que muestren algunas de las actividades técnicas de la policía. Esta ayuda visual – esta presentación en general – no debe limitarse solamente al personal de la Policía Técnica, sino que debe ofrecerse a todo el personal policial, incluyendo patrulleros, detectives y administradores.

Con frecuencia, el éxito o el fracaso de una investigación depende de las primeras actividades que tengan lugar en el lugar donde se hubiera cometido el crimen – por ello, es sumamente importante que esas actividades sean desarrolladas de una manera apropiada.

Papel que debe desempeñar el patrullero

Con suma frecuencia, el patrullero es el primer integrante de la institución policial que llega a l lugar donde se hubiera cometido un crimen. Sus actividades pueden tener una importancia crítica, y ellas incluyen:

1. Anotar la hora en que se recibiera la llamada, la forma en que fuera recibida, y quien la efectuaba.

2. Anotar la hora en que llega al lugar (del crimen), la hora que fuera visible en cualquier reloj público cercano, y las condiciones atmosféricas.

3. Si hubiera una víctima, determinar si la misma precisa de una ambulancia o simplemente primeros auxilios, y tomar las medidas correspondientes.

4. Si el criminal se encontrara todavía en las cercanías, tomar las medidas correspondientes para tratar de aprehenderlo.

5. Tomar los nombres y otros datos necesarios sobre los testigos, a fin de poder entrevistarles con posterioridad.

6. Aislar y proteger el lugar del crimen contra la presencia de espectadores, testigos, periodistas, etc. Si fuera necesario penetrar al lugar para atender a la víctima, para desconectar el gas, apagar un fuego, etc; ello debería hacerse con sumo cuidado a fin de evitar el destruir o modificar impresiones digitales o de pisadas, manchas de

www.cienciaspericiales.com

sangre, posición de armas, etc. Es preciso anotar si alguien entrara al lugar con esos fines, describiendo la actividad desplegada. De esta forma, el investigador que investigue el lugar con posterioridad, podrá solucionar o comprender ciertas discrepancias que pudiera encontrar.

7. No tocar o mover armas, objetos o cualquier superficie.

8. Si la víctima estuviera muerta, no debe movérsela. Si fuera preciso moverla para proporcionarle ayuda médica – o para determinar si estuviera muerta – hay que registrar la forma o posición original en que se encontrara el cuerpo de la víctima.

9. Requerir la presencia de personal adicional, o solicitar a los servicios especiales que pudieran precisarse.

10. Tomar nota de las palabras o declaraciones que hiciera una víctima a punto de fallecer.

11. Proteger las evidencias contra la destrucción causada por las condiciones atmosféricas.

Papel que debe desempeñar la policía técnica

Por lo general, los integrantes de la Policía Técnica llegarán al lugar después que el patrullero y – considerando la situación ideal – encontrarán el lugar donde se hubiera cometido el crimen protegido y preservado intacto.

Es lógico que las actividades específicas del personal de la Policía Técnica variarán de acuerdo con

el tipo de crimen o delito cometido, pero hay ciertas actividades de tipo general que se deben

realizar en prácticamente todas las ocasiones. Ellas son:

1. Análisis del lugar del crimen, y reconocimiento de las evidencias.

2. Registro del lugar del crimen por medio de:

a. Fotografías,

b. Croquis; mediciones,

c. Descripciones verbales

3. Recolección e identificación de las evidencias:

Incluyendo elementos para fines de comparación y control

4. Envase de las evidencias para envío al laboratorio.

5. Tratamiento o “proceso” de las evidencias en el laboratorio.

6. Preparación de informes y conclusiones para su presentación en el proceso judicial.

A continuación se explicará más detalladamente la forma en que se deben hacer algunas de estas

actividades:

Análisis del lugar del crimen y reconocimiento de las evidencias

Uno de los errores más grandes que pueden cometerse en el lugar del crimen, es el de simplemente llegar al punto crítico e iniciar el proceso – es mucho más conveniente hacer un alto y anotar la hora

www.cienciaspericiales.com

de llegada, el personal presente, y otros datos apropiados. Posteriormente, el experto procede a observar el lugar para orientarse, y para tener una idea sobre los límites de la zona importante. Después penetra al lugar, pero sin perturbar o tocar nada, y simplemente observa todo lo que lo rodea. Comienza así a hacerse ideas sobre la naturaleza del lugar, las zonas de importancia, y los objetos de importancia. Prepara con esa base un plan tentativo que guiará las acciones de él y de sus asociados. Este es el momento en que su experiencia de experto le hace ver y seleccionar cosas que la persona común no vería o dejaría de lado. El experto reconocerá qué es lo que tiene importancia como evidencia y sabrá cuál es la forma apropiada de conservarla a fin de preservar su valor.

Una vez concluido ese estudio inicial, el experto en el lugar del crimen tomará notas sobre las características importantes, y posiblemente anote también una descripción general del lugar.

Registrando el lugar del crimen

Al principio de la investigación es sumamente importante tomar medidas que permitan registrar la situación en el lugar del crimen, exactamente tal como la encontrara el investigador. Estos datos debidamente registrados pueden resultar sumamente valiosos en el futuro, se trate ya de una reconstrucción del lugar, o de un análisis del orden en que fueron sucediendo las cosas, o la determinación de causas y efectos, etc. Debemos aceptar como fundamental el hecho que una vez que movamos o perturbemos un objeto, jamás lograremos volver a colocarlo exactamente en su posición original. Por eso y por muchos otros motivos es imprescindible que el lugar del hecho quede registrado con toda exactitud.

Fotografía

La fotografía es una de los medios más valiosos con que se cuenta para registrar el lugar del hecho, consignando todos los detalles en su totalidad. La fotografía es uno de los elementos más importantes en manos del investigador. Le sirve como memoria, permite que todos observen los detalles y las relaciones entre ellos, y nos permite mostrar a los demás una vista de la situación en el lugar donde se cometiera el crimen.

No es posible determinar o establecer en forma previa la cantidad, calidad, o tipo de fotografías que se precisaron para cada caso, pero sí corresponde decir que en la actualidad resulta inexcusable efectuar una investigación del lugar donde se haya cometido un crimen sin tomar una serie de fotografías del mismo.

Esas fotografías deben incluir vistas de:

a. Todo el lugar en general

b. El sitio específico donde se cometiera el crimen

c. Las evidencias físicas, incluyendo algunas fotografías para orientación y otras para detalle

d. La víctima (o víctimas) mostrando su posición, condiciones, características de identificación, heridas o lesiones importantes y otros detalles similares

Mediciones y croquis

www.cienciaspericiales.com

Si bien la fotografía no tiene rivales en lo relativo al registro de detalles, de por sí no resulta suficiente para un registro completo del lugar del crimen. La fotografía no muestra la relación o la distancia exacta a que están los diversos objetos entre sí, y eso puede ser un detalle de mucha importancia. Por lo tanto, es necesario efectuar mediciones (con cinta métrica) a fin de establecer la posición de diversos objetos en el lugar del crimen, y las relaciones entre ellos. Esas mediciones se hacen tomando como base puntos de referencia fijos.

Una vez completadas esas mediciones, se harán dibujos a escala del lugar del crimen, indicando en ellos la posición de los objetos principales y, la relación entre los mismos.

Descripciones verbales

Las palabras también ayudan a describir el lugar. En algunas ocasiones, sólo es posible utilizar palabras, pues no hay otra forma para registrar el olor o aroma que había en el lugar, el tipo de iluminación, el estado del tiempo, etc. Estas características, y muchas otras, solo pueden ser descritas con las palabras del observador. Es imprescindible que esta descripción verbal quede consignada en el libro de notas del investigador. Si esto no se hiciera, es posible que se olviden detalles importantes.

Utilizando todos estos medios es posible hacer un registro completo del lugar donde se cometiera un crimen. Esto tiene mucho valor para el investigador, los abogados y el juez que atienda la causa.

Recolección e identificación de las evidencias

Una vez completados los vitalmente importantes pasos iniciales de registrar el lugar del hecho, el experto puede dedicarse a recoger e identificar las evidencias. El ya ha determinado cuales artículos son de importancia, y los mismos han sido fotografiados, por lo general desde lejos y de cerca, y ahora ya puede empezar a recoger las evidencias.

Estas evidencias deben ser recogidas en forma tal que las mismas no resulten destruidas o que puedan perder su valor. Por ejemplo, los artículos que tengan impresiones digitales deberán ser tomados en forma tal que no se destruyan las impresiones latentes, a la par que se impida que las impresiones del investigador queden sobre la superficie. Las balas disparadas, al igual que los casquillos, serán recogidos en forma tal que preserven las marcas que pudieran tener.

Los materiales con manchas de sangre serán recogidos cuidando que se preserve intacta la mancha, y que se evite la transferencia de cualquier material a la misma –es decir, que se debe tratar no modificar la mancha.

Todos los elementos deben ser identificados a medida que vayan siendo recogidos. Al ´identificar´ queremos decir que el investigador debe poder una marca –por lo general, sus iniciales— y la fecha sobre cada artículo que recoja. Lógicamente, esas marcas de identificación deben ser hechas en una forma y en un lugar tales que no lleguen a destruir o alterar el valor de las evidencias.

A medida que cada elemento es recogido e identificado, el investigador, también debe hacer una anotación en su libro de notas, consignando exactamente qué objeto ha recogido, donde estaba, cómo lo encontró, y en que forma lo identificó. Así en el futuro, el investigador podrá identificar

www.cienciaspericiales.com

cualquier artículo sin tener dudas sobre la autenticidad de la evidencia.

Control y comparación

Es importante que en el momento de la investigación, el experto también recoja elementos o materiales para control y comparación, los que serán utilizados en el proceso y análisis de las evidencias.

Dentro del concepto de materiales o elementos para control se incluyen a aquellos que permitieron un verdadero examen científico en el laboratorio. Así por ejemplo, si se recoge una mancha de una alfombra, es una idea apropiada recoger también un pedazo de la misma alfombra pero que no esté manchada. Posteriormente, cuando se someta la mancha a pruebas, también se puede hacer una

prueba similar en la parte no manchada, con el fin de determinar si cualquier resultado positivo (que

se lograra en las pruebas) es realmente causado por la mancha y no por la alfombra en sí.

Como su nombre lo indica, los materiales o elementos de comparación son aquellos que resultan necesarios para realizar comparaciones. Así por ejemplo, si encontráramos partículas de vidrio en las ropas de un individuo que se sospecha que ha cometido un robo en una tienda, es evidente el valor que tendría cortar fragmentos de los vidrios rotos en el negocio donde se cometiera el robo. Del mismo modo, si se hubiera violado una caja fuerte, resulta igualmente importante contar con fragmentos de la pintura y del material de aislamiento de la caja en cuestión, para poderlos cotejar o comparar posteriormente con materiales similares que pudieran encontrarse en las ropas o herramientas de un sospechoso. Por lo tanto, es sumamente importante recoger e identificar en forma debidamente apropiada estos materiales de comparación en el momento de la investigación, en especial si hubiera la posibilidad que esos elementos no pudieran obtenerse con posterioridad.

Envase de las evidencias

A medida que la evidencia va siendo recogida, la misma puede ir siendo envasada para su envío o

transporte al laboratorio. La naturaleza de los envases dependerá, en cierto modo, de la situación. Si

el investigador va a llevar las evidencias personalmente al laboratorio, y éste se encuentra en las

cercanías, no habrá necesidad de envases muy especiales o complicados; pero si las evidencias deben ser enviadas por correo o por otros medios, entonces se precisarán envases más apropiados.

El principio fundamental que debe regir la selección o determinación de los tipos de envases, es que

los mismos deben preservar la integridad del elemento o artículo recogido como evidencia, y

protegerlo contra cualquier daño o alteración durante el transporte desde el lugar donde se cometiera el crimen hasta el lugar donde se efectuaran los exámenes.

En una situación ideal, el examinador (del lugar donde se hubiera cometido un crimen) tendría que contar con una amplia gama de materiales y elementos para envase, tal como papel de envolver, saquitos de papel, botellas y frascos de vidrio limpios y de diversos tamaños, cajitas como las usadas para píldoras, bolsas de celofán o de plástico también en diversidad de tamaños, cajas de cartón y cordeles o cuerdas y cintas adhesivas, y todo elemento que se pueda precisar para envasar y transportar diversidad de elementos. Todos estos materiales son una parte importante del equipo que debe llevar consigo el investigador, y deben estar siempre a mano o disponibles con toda facilidad.

www.cienciaspericiales.com

Cuando las evidencias deban ser enviadas a lugares distantes, deberán tomarse medidas adicionales en la preparación del envío. Lo básico es asegurarse de la preservación de las evidencias y la conservación de su integridad. Así por ejemplo, los objetos que lleven impresiones digitales deben ser envasados en forma tal que se impida el contacto con la parte crítica de la superficie de ese objeto; los elementos de vidrio o frágiles, deben ser envasados para impedir que se quiebren; y sí sucesivamente.

El paquete debería ser cerrado en forma tal que la persona que lo reciba pueda ver, en forma obvia, si el paquete ha sido abierto.

Naturalmente, es preciso usar un sistema de recibos que asegure la verificación de la ‘cadena’ de custodia.

Proceso de la evidencia

El reconocimiento, el registro y la recolección de las evidencias, hechos todos en forma debida y apropiada, tienen una importancia primordial. Pero todo eso pierde su valor si las evidencias no son procesadas por un perito.

El papel que desempeña el perito en el laboratorio es, básicamente, el de examinar, analizar, comparar e identificar las evidencias que se le hayan enviado. Si se tratara de un laboratorio grande, es posible encontrar a los expertos especializados en un tipo de evidencia, o bien peritos en un tipo de exámenes. En los laboratorios pequeños, el perito debe realizar de por sí una serie de exámenes y pruebas.

Para cumplir con sus tareas, el perito debe recurrir al uso de una gran variedad de instrumentos y técnicas, muchos de los cuales son tomados de otras ciencias. Así por ejemplo, el experto puede trabajar en cuestiones relacionadas con serología, mediciones físicas y ópticas, química, física, botánica, fotografía y muchas otras ciencias y prácticas.

El perito llega a conclusiones – y emite sus opiniones profesionales – en base a la aplicación de esas ciencias, experiencia y equipo.

Informes

Una vez que el perito ha recibido las evidencias y ha procedido a su examen, está en condiciones de preparar su informe, en el que debería indicar cual evidencia examinó, cómo la recibió, a qué pruebas la sometió y los resultados de las mismas. Completa ese informe exponiendo sus conclusiones. Este informe puede ser presentado ante la justicia por el mismo experto, en una deposición personal, o bien puede ser presentado como documento o testimonio escrito, dependiendo – lógicamente – del sistema legal en que se está actuando.

Conclusiones

En esta breve presentación se han mencionado los tipos de actividades relativas a las evidencias físicas, y se ha señalado la necesidad de proteger en forma adecuada el lugar del crimen, la

www.cienciaspericiales.com

importancia de analizar y registrar el lugar, y la recolección apropiada de las evidencias.

También se ha hecho mención de actividades tales como la forma adecuada de envasar las evidencias para su envío al laboratorio, donde se procederá a su examen.

Todo lo comentado se ha relacionado con las evidencias físicas, pero de ningún modo se trata o se quiere decir que los otros aspectos de la investigación criminal tal como el empleo de los archivos, los informantes, entrevistas, etc. – carezcan de importancia. Todos los aspectos o facetas de la investigación son importantes, y todos deben ser explotados al máximo.

Finalmente, se desea señalar que la utilización apropiada de las evidencias físicas – que en cierto modo han sido dejadas un poco de lado – está recibiendo un énfasis cada vez mayor en los países más adelantados del mundo. La institución policial que empiece a explorar los beneficios que pueden esperarse de este aspecto particular de la investigación, puede esperar resultados sumamente satisfactorios en la solución se actos criminales, y en su contribución hacia la meta de castigar a los culpables y proteger a los inocentes.

Tomado del Programa Internacional para el Adiestramiento en la Investigación Criminal (ICITAP), del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América, Junio de 1991.