You are on page 1of 36

1

El perdón: El camino a la reconciliación
Descubriendo el perdón en 40 días
Por Arnoldo Arana
Publicado por Cooperativa La Cosecha 8 R.L.
RIF: J-31270600-7

No se autoriza la reproducción de este libro ni de partes del mismo en
forma alguna, ni tampoco que sea archivado en un sistema o transmitida de
manera alguna ni por ningún medio – electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otro – sin permiso previo escrito de la casa editora, con excepción
de los previsto por las leyes de derechos de autor en Venezuela.

Copyright 2014 por Arnoldo Arana
Todos los derechos reservados.

Diseño y Portada: Miguel Angel Colmenares

4IV

3

semana

A

Perdón práctico

la luz de las Escrituras, ¿qué es el perdón? ¿El perdón es un sentimiento, es un
acto de la voluntad? ¿Es un acto puntual o es un proceso? ¿Qué valor tiene el
perdón en la economía de Dios?

Desarrollar la virtud del perdón es inherente al llamado de ser discípulos de Cristo. El
perdón es un rasgo del carácter de Dios. Y Dios espera que sus hijos reproduzcan su
carácter. De modo que al perdonar el creyente se identifica con Cristo.

Además el perdón es indispensable en la dinámica de las relaciones interpersonales, si
queremos disfrutar de relaciones sanas y funcionales. Somos seres humanos, y como
tales imperfectos; cometemos errores. Cada vez que nos abrimos a las personas nos
hacemos vulnerables y creamos la posibilidad de lastimar a alguien o ser lastimados. Por
ello es necesario cultivar la disposición de perdonar a otros y pedir perdón por nuestras
faltas. Las palabras del apóstol Pablo son muy atinadas en este sentido. “Soportándoos
unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro…” (Colosenses 3:13).

En esta semana compartiremos siete nuevas meditaciones acerca de aspectos prácticos
sobre el perdón, presentados en la forma de interrogantes que nos plantean la decisión
de perdonar, comenzado por el requisito que nos impone Cristo para ser perdonados
por Dios, que es el perdonar a otros. En este sentido el perdón se nos presenta como
un mandato de Dios, que no admite excusas, y que no tiene límite en relación al número
de veces que requerimos perdonar.

Otro aspecto importante relacionado con la práctica del perdón es el diferenciar perdonar de olvidar. Perdonar no borra el pasado ni la ofensa recibida, ni el olvidar es un
requisito para perdonar. Perdonar tampoco requiere confiar automáticamente en la
persona que me ofendió. Perdonar no es un voto de confianza. La confianza está asociada al fruto de arrepentimiento que produce el ofensor que ha sido perdonado.

Así mismo perdonar no implica renunciar a la justicia. Puedo perdonar y al mismo
tiempo querer justicia, siempre que esta no se traduzca en deseos de venganza
o revancha.
75

• Perdonar no es olvidar. • Perdonar no es lo mismo que reconciliarse. El perdón práctico requiere responder las siguientes preguntas: ACCIÓN REQUERIDA ¿Perdonar para ser perdonado? ¿Cuántas veces debo perdonar? ¿Debo olvidar la ofensa . Finalmente debemos concluir como resumen de esta semana. • El cristiano debe regirse por el estándar de perdón de Dios. lo importante es no recordar (mendonar). •Renunciar a la justicia no es necesario para perdonar. • Confiar no sólo depende de quien perdona. sino también a restaurar. primero a Dios en forma vertical. sino también cuentan los frutos de arrepentimiento del ofensor. a la vez que abre el camino para una posible reconciliación. y luego a los demás en mi relación horizontal. • Necesitamos experimentar el amor en la dimensión vertical y horizontal. La base para perdonar es el amor. ni el olvidar es necesario para perdonar.agravio recibido? ¿Debo confiar automáticamente en mi ofensor una vez que he perdonado? ¿Al perdonar debo renunciar a la justicia? ¿Cuál es el camino para perdonar y restaurar a mi hermano en la fe? ¿Qué papel juega el amor en el perdón? 76 RESULTADO •El perdón es un mandato de Dios. . • Perdonar y restaurar es una vocación en el contexto del cuerpo de Cristo. •El perdón es inherente a la vocación cristiana. • Somos llamados no solo a perdonar. El perdón es expresión del amor. • El perdón no es un voto de confianza. •Perdonar no implica olvidar la justicia. que el perdón está ligado al amor. quien demanda obediencia.En forma práctica el perdón es el primer escalón en la escalera de la restauración de la persona ofendida y del ofendido. • No existe un límite en el número de veces que debo perdonar. •Más que olvidar. • La restauración implica corrección fraternal • Sin amor es difícil perdonar. • El amor habilita para el perdón.

15 Día SEMANA 3 Perdón práctico ¿Perdonar para ser perdonados? “Y cuando estéis orando. El perdón entrelaza toda la trama. Sus sermones. sus enseñanzas en privado. perdonad. historia y doctrinas bíblicas. e incluso sus oraciones. ¿qué es el perdón? ¿Es un acto que depende enteramente de la persona que decide perdonar o requiere la colaboración del destinatario del perdón? ¿Existen algunas condiciones que deben cumplirse para poder perdonar? ¿Qué objetivo busca la acción de perdonar? ¿Qué piensa Dios acerca del perdón? El perdón es un mandato de Dios Dice John MacArthur que “el perdón es tan importante para el andar cristiano. tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas”. En ella no hay ambigüedad ni medias tintas. todos estaban llenos de las elecciones del perdón”. si tenéis algo contra alguno. Por 77 . La Biblia está llena de exhortaciones acerca del perdón. No hay posibilidad de dobles interpretaciones. Al leer Marcos 11:25-26 no queda duda que perdonar es un imperativo o mandato de Dios. Marcos 11:25-26 A la luz de las Escrituras. que no deja posibilidad para escabullirse de él. y obviar el tema del perdón. Porque si vosotros no perdonáis. sus parábolas. Esta es una declaración muy enfática y confrontadora de parte del Señor Jesús. Esta regla no está condicionada bajo ningún término. No se puede ser un practicante de la palabra de Dios. El tema del perdón es vital en la palabra de Dios. para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. que nunca se alejó del foco de las enseñanzas de Jesús. Somos llamados a perdonar sin anteponer ninguna excusa.

que no está condicionada por la actitud o mérito del agraviador u ofensor. Y esa es una realidad que está presente en el creyente cristiano. ni construir justificaciones. como parte de la vocación cristiana. ¡Oh Dios!. Dios es amor (1 Juan 4:7-8). pues Dios es infinitamente misericordioso y benigno. a pesar de ser pecadores (Romanos 5:8).otra parte. de quien viene la exigencia. Para perdonar a ese nivel necesitamos ser asistidos por el amor y la gracia de Dios. capacítame para perdonar Ahora dado que existen niveles de perdón. Es porque la naturaleza de Dios se expresa en amor. Al leer el versículo 5:45 de San Mateo queda claro el propósito de perdonar: “Amad a vuestros enemigos. Por otra parte. al perdón que expresamos a otros. haced bien a los que os aborrecen. La pregunta es: ¿por qué Dios haría una exigencia tan alta y tan antinatural. La Biblia nos exhorta a amar y perdonar a los que nos ofenden y dañan. Y su meta es que seamos como Él es (Efesios 4:13). para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos. ¿de dónde sacamos los recursos emocionales y espirituales. Pero la dimensión espiritual de Dios no se rige por los preceptos humanos. y sin la consideración de los méritos de la persona objeto del perdón. lo cual resulta antinatural. incluyendo la actitud perdonadora. quien nos perdonó en Cristo. tal como ocurre con Dios. este pasaje expresa que Dios condiciona Su perdón a nosotros. Y la falta de perdón es contraria a su naturaleza. para cumplir con el estándar de Dios? Esos recursos sólo lo podemos obtener del propio Dios. inclusive a nuestros enemigos. violencia contra nuestra integridad. amar y perdonar a nuestros enemigos. siendo que lo natural es odiar a los que nos hacen mal. sin admitir excepciones. Dios quiere que seamos como es Él en todo. experiencias de rechazo de los padres. La Biblia declara que “…el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5). Aún sin evaluar la gravedad de la ofensa. la falta de perdón rompe la comunión con Dios. abandono paterno o materno. etc.. ni dar excusas. Esto para el estándar del mundo puede lucir descabellado. El perdón es cónsono con el carácter de Dios. Pero Jesús insistió en que necesitamos. que exceden los límites psicológicos y las competencias emocionales. tales como: abusos sexuales. que hace salir su sol sobre malos y buenos. 78 . que se opone a nuestros instintos y tendencias más básicas? La respuesta no es compleja. Él tiene un espíritu perdonador. y que hace llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:43-45). bendecid a los que os maldicen. y orad por los que os ultrajan y os persiguen. El mandato de Jesús es perdonar la ofensa o el agravio sufrido. homicidios de seres queridos. En este pasaje Jesús expresa la necesidad de un perdón incondicional y aun unidireccional: una decisión de la voluntad del agraviado. asociados a faltas muy graves.

Se refiere más bien al perdón cotidiano que necesitamos buscar cuando ofendemos a Dios. Al perdonar el creyente se identifica con Cristo. no está referida al perdón jurídico – legal de la justificación que Dios otorga. Negarnos a perdonar nos pone bajo la disciplina de Dios. Así como Dios muestra disposición a perdonar. Es el eje central de la gracia de Dios. Así pues todos tenemos la obligación de no ofender. y la regulación de las relaciones entre los seres humanos. pero también de no sentirnos ofendidos. el perdón no es un tema opcional en la agenda de Dios. tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas”. es un acto de desobediencia a un mandato expreso de Dios.La falta de perdón es pecado Como lo expone la palabra de Dios. Es un valor central en la economía del reino de Dios. la salvación del hombre. requiere que nosotros mostremos esa misma actitud. ¿Permaneces ofendido y resentido con alguien en este momento de tu vida? 79 . ¿Tu amor se expresa en actitudes perdonadoras? 2. ¿Cuándo alguien te agravia u ofende. Este mandato busca establecer el perdón mutuo entre los creyentes. tu amor se expresa en conductas amatorias? 3. el funcionamiento de la iglesia. Para reflexionar: 1. Esta frase de Marcos 11:26:“Porque si vosotros no perdonáis. En este pasaje Jesús también pone de manifiesto que la falta de perdón es un pecado.

Mateo 18:21-22 esús demanda una incansable vocación para perdonar ofensas y agravios. Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete. Esta parábola condena la acción de un siervo al que se le perdona una inmensa e impagable deuda. Esto lo recalca Jesús en la parábola de los dos deudores que les narra a continuación a sus discípulos (Mateo 18:23-35). Pero ¿qué pasa cuando la persona que nos ofende. pero que se niega a perdonar una deuda insignificante que tenía un consiervo con él. a pesar de no merecerlo. ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Esa fue la pregunta calculadora del apóstol Pedro. 80 .16 Día SEMANA 3 J Perdón práctico ¿Cuántas veces debo perdonar? “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor. En ese personaje estamos representados todos aquellos que nos negamos a perdonar. púes. llegando incluso a meterle en la cárcel. nos habla de una disposición o actitud incansable a la hora de perdonar. en que siendo aún pecadores. sino aun hasta setenta veces siete”. al perdonar nuestros pecados. a lo que Jesús le respondió: “No te digo hasta siete. Esta debió ser una respuesta desconcertante. maltrata o agravia es reincidente? ¿Debo perdonar a pesar de que la persona no da muestra de arrepentimiento? ¿Debo condicionar el perdón al acto de constricción de la persona ofensora? ¿Debo perdonar siempre? ¿Cuántas veces debo perdonar? Perdonar es más difícil cuando la persona ha cometido reiteradas faltas contra nosotros. Esta es una severa amonestación a no olvidar la gracia con que Dios nos ha tratado en Cristo Jesús. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros. Esta expresión oriental “setenta veces siete” significa un número ilimitado de veces. Jesús. sino aun hasta setenta veces siete” (Mateo 18:21-22).

no habría forma de soltar el dolor y el resentimiento que produce la agresión y ofensa de quien nos agravia y. ¿Acaso Dios no nos perdona constantemente? Dios nos ha dado un modelo de perdón a seguir.25-26. Mateo 18:21-25) es muy alta. Pedro con su pregunta eleva el nivel a siete veces. compañeros de trabajo. Jesús lo que está es cuestionando la forma de definir el perdón de Pedro o del sistema rabínico. sintiéndose impotentes de alcanzar la elevada norma de Jesús sobre el perdón: “Auméntanos la fe” (Lucas 17:5). humanamente inalcanzable. y llevar cuentas es una forma de guardar resentimiento. perdonándonos unos a otros.El perdón según el sistema religioso vs el perdón prescrito por Dios El sistema rabínico judío planteaba el llevar cuentas detalladas del número de veces que el agraviado había perdonado al ofensor. a nuestra disposición de personar a otras personas? Al fin y al cabo quien cometió la falta y el agravio es quien pecó. misericordiosos. Pero Jesús responde diciendo que no hay límites. Por eso la palabra de Dios nos exhorta a “… ser benignos unos con otros. contar las veces que perdonamos a una persona reincidente para saber hasta cuándo perdonar. hijos. Con razón los discípulos le dijeron a Jesús. sería imposible perdonar genuinamente. e inclusive luce en apariencia injusta. ¿Se imagina usted con una libreta en la que ordena por persona y fecha. por lo tanto. La norma establecida por Jesús (Marcos 11.? Esta sería una contabilidad que terminaría por agobiar nuestra alma. Lo cierto es que el estándar de Dios es diferente y superior al del mundo. ¿Cómo perdonar reiterada e incasablemente a quien nos ofende? Luce injusto e impositivo ¿Por qué Dios condiciona el perdón suyo a nosotros. de esta forma establece la norma de cómo debemos perdonar: “Dios perdona nuestras ofensas. padre / madre. al mostrar siempre un espíritu perdonador hacia nosotros. etc. como Dios también nos perdonó a nosotros en Cristo” (Efesios 4:32). según el método de Pedro o rabínico. pensando que estaba elevando la norma. y que dejara de perdonar después de la tercera vez. Jesús no está estableciendo un sistema de conteo (sería impráctico) basado el número siete (7 x 70=490). Si fuera necesario. la ofensas recibidas por su cónyuge. Para reflexionar: ¿Cuántas veces te sientes capaz de perdonar a la misma persona? ¿Cómo reaccionas cuando una persona falla en contra de ti en forma reiterada? ¿Puedes contar cuántas veces Dios te ha perdonado? 81 . así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden” (Mateo 6:12). exigente. La Biblia dice que “el amor no guarda rencor” (1 Corintios 3:5).

y liberarse del dolor de la experiencia de la ofensa y agravio. equivaler perdonar con sanar los recuerdos: recordar sin dolor. En muchos contextos perdonar puede ser equivalente a olvidar o borrar el dolor y las experiencias traumáticas. pero Dios tuvo misericordia de mí porque yo era un incrédulo y actuaba con ignorancia. pero queda la cicatriz que recuerda la experiencia dolorosa vivida. Pero la gracia de nuestro Señor se derramó sobre mí con abundancia. Hay una expresión del psiquiatra Boris Cyrulnik que ilustra esta realidad: “La herida sana. entonces.agravio recibido? “Doy gracias al que me fortalece. 82 . aunque si cambia el presente aquí y ahora. Sería más apropiado. Cristo Jesús nuestro Señor. por lo tanto no he perdonado”. Y no hay duda que el perdón es la base para sanar los recuerdos. así como en otros contextos institucionales: “Olvida la afrenta recibida y pasa la página”. No podemos olvidar lo sucedido. Estas son algunas de las expresiones que he escuchado en mi rol de pastor – consejero y psicoterapeuta. pues me consideró digno de confianza al ponerme a su servicio.17 Día SEMANA 3 Perdón práctico ¿Debo olvidar la ofensa . Ni el olvidar se requiere para perdonar. porque equivalen perdonar a olvidar. “Yo perdoné sinceramente. Anteriormente. junto con la fe y el amor que hay en Cristo Jesús”. un perseguidor y un insolente. pero perdonar no hace que se borre el pasado ni lo modifica. C 1 Timoteo 1:12-14 reo que hay un cliché dentro del ámbito cristiano eclesiástico. yo era un blasfemo. o resetearla como si fuera una computadora. y borrar un archivo con una sola tecla. Pero esto no es posible. pero no olvido ese agravio”. La herida puede sanar y ya no doler. pero no he podido olvidar la experiencia que viví. Mucha gente se frustra con respecto al perdón. como darle delete a nuestra mente. “yo perdoné y renuncié a la venganza. pero la cicatriz no es perfecta”.

Dios no trae a memoria esos pecados: “Yo. no mendonara) los pecados anteriores de su juventud: “De los pecados de mi juventud. sin embargo. porque cuando Dios perdona. yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo. Efesios 1:7). y no me acordaré de tus pecados”.Perdonar no es lo mismo que borrar u olvidar El perdonar no borra el mal recibido. trata al pecador como si hubiera olvidado sus pecados. En la Biblia se usa la palabra olvidar en el sentido de pasar por alto o no tomar en cuenta. oh Jehová” (Salmos 25:7). conforme a tu misericordia acuérdate de mí. no nos imputa esos pecados. el rey David le pidió a Dios que no se acordara (literalmente. cuando era fariseo (1Timoteo 1:12-15). Tal como lo expresa Isaías 43:25. al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14). manifestó confiadamente haber olvidado (no tomado en cuenta) aquellas cosas que quedaron atrás. la cantidad de dolor que sufrió o la importancia de la experiencia dolorosa. ya que como Dios y Juez Supremo un día traerá a cuenta todo acto o palabra nuestra sea buena o sea mala (2 Corintios 5:10). El perdón no borra el pasado. de renunciar a permanecer en el pasado. por nuestra fe en la obra de Cristo. esta es cancelada. Perdonar no es olvidar de la memoria el incidente. En la palabra de Dios se usa el término no recordar con el significado de no mendonar o traer a la memoria. simplemente toma la decisión de no tomarlo en cuenta. pero el registro histórico queda en el libro. no te acuerdes. ya que hemos sido limpiados con la sangre preciosa de Jesucristo (Romanos 3:23-25. Lo que sí es claro que ya Dios. es decir. 83 . Pero esta no es una cuenta para condenación. amar y seguir adelante” (Don Colbert). en el que cuando se paga la deuda. ni quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho. Perdonar es aprender. “El perdón no requiere que la persona minimice la validez de su dolor. El apóstol Pablo. La imagen descrita por el profeta Isaías es de un libro de cuentas. ni la experiencia traumática vivida. Él olvida. Perdonar tampoco es negar o ignorar la experiencia dolorosa vivida. y de mis rebeliones. pero no como borrar. no es olvidar sino soltarse de la situación dolorosa y del ofensor. comprender. Por ejemplo. recordaba (traía a su memoria) sus pecados anteriores. ¿Borra Dios nuestros pecados? Dios que es nuestra norma sobre el perdón. Soltarse de la situación que nos mantiene atados al pasado. Esa es la idea central. En esta metáfora la deuda es cancelada. para así poder “extenderse hacia lo que estaba delante y proseguir a la meta. no borra de su memoria nuestros pecados. por tu bondad. por ejemplo. La palabra griega que se traduce en el Nuevo Testamento por perdonar es “soltarse”. Dios también puede fortalecernos a nosotros.

no contribuye al proceso de sanidad de la herida generada por el agravio. Desde la negación. ni sanidad. Este olvido selectivo está muy lejos 84 . sin vivir la frustración. la culpa y el dolor. Perdonar no es un simple dejar a un lado la ofensa. sin haber procesado (metabolizado) la experiencia. ni libertad. Hay una diferencia entre recordar una experiencia de la que se toma un aprendizaje. ni agradable. nada fácil.borrar de la memoria el incidente -. Olvidar priva del aprendizaje de la experiencia vivida. porque logra limpiar el dolor del daño ocasionado. no se puede curar la herida emocional y experimentar sanidad. en la vivencia del dolor que esta realidad causa y en la adopción de una acción adecuada para remediarla. sin una profunda comprensión de lo sucedido. para que luego del proceso. Olvidar no es reprimir. los cuales ahora no tienen poder sobre nosotros. del daño recibido o inflingido. y recordar con dolor o rencor. o se saca una lección aprendida. Lo que Dios si nos manda es que perdonemos a los demás como Dios en Cristo Jesús nos ha perdonado (Efesios 4:32). ofensa o daño recibido. cómo la recordamos. incluso cuando claramente recordemos ofensas. ni ingenuamente bloquear el dolor de la memoria. El olvido puede ser un recurso de nuestra mente para protegernos del dolor emocional. toda la experiencia implícita y el aprendizaje se desvanecen y tendemos a recaer en lo mismo con otras personas y otras situaciones. se nos muestre la experiencia tal cual y podamos ver luz de la propia oscuridad que el daño nos dejó”. pero olvidar reprimiendo. o adoptar indiferencia hacia la persona o acción dañina de éste. como mecanismo de defensa del yo (Sigmund Freud).que hemos decidido perdonar. el perdón es una intención cuya energía es liberadora. La autentica reparación emocional. Por tanto. agravios. Olvidar una situación o experiencia dolorosa. como una experiencia procesada y sanada en sus efectos. La palabra de Dios no nos exige que no tengamos memoria de nuestros propios errores y pecados o de los errores y pecados cometidos en nuestra contra. y eso trae a colación otro problema: si olvidamos de manera total. La diferencia en ambos casos está en la forma como se actualiza la experiencia: cómo nos afecta en el presente. El olvido sin procesamiento de la herida no proporciona paz. tal vez porque resulte amenazante o incomodo lidiar con esa situación. para no recordar con dolor las ofensas y agravios que hemos perdonado. según la psicoanalista Melanie Klein se basa en el reconocimiento de la realidad psicológica. Al respecto dice el maestro Hugo García: “En muchos contextos se entiende muchas veces el perdonar como olvidar totalmente el agravio . es un intento estéril por evadir y no confrontar el dolor de la herida. u olvidar el agravio sufrido. vituperios cometidos en nuestra contra.

no deja solucionado el conflicto entre las partes involucradas. Perdonar implica dejar atrás – no traer a memoria -.del perdón auténtico. El perdón es un proceso profundo e íntimo que incluye la afectividad. y contribuye a mantener vivo (en estado latente) el dolor y la rabia derivados de la ofensa o daño recibido. En este sentido. al rencor y al odio. bien aplica la frase: “Comprender es perdonar” (Madame Stael). ofensas y oprobios recibidos? 3. a pesar de que “olvidaste y perdonaste” el daño y ofensa recibidos? 85 . ¿Requieres justificar o minimizar las faltas de tu ofensor para poder perdonar? 2. o excusar. Este olvido. y sólo provee una aparente paz. ¿Cómo acostumbras a manejar los agravios. pues perdonamos la ofensa que nos han hecho. No es en lo absoluto “borrar la ofensa”. ¿Almacenas dolor reprimido por algún agravio recibido. no lo que no nos han hecho. pero luego de haber procesado la experiencia que produjo el dolor y haber cerrado las situaciones abiertas asociadas a la ofensa o agravio recibido. El perdón no es un simple olvidar. que yo llamaría irresponsable. El perdón implica una renuncia a los deseos de venganza. la cognición y la conducta. pero no implica olvidar. o hemos olvidado. condonar. El perdón no va con el olvido. Para reflexionar: 1.

para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. y la persona puede entrar en conflicto al pensar que no ha perdonado. Perdonar no significa exponerse nuevamente ante el agraviador u ofensor. si tenéis algo contra alguno. se instala a través del comportamiento congruente a lo largo del tiempo. La confianza se forja con las acciones y comportamientos manifestados. Dios nos exhorta a perdonar sin ningún tipo de condicionamiento. por un periodo prudencial de tiempo. Perdonar no es lo mismo que confiar en la persona La confianza se basa en el comportamiento de una persona con base a unas expectativas. El perdón se otorga. para que la persona se haga confiable y predecible nuevamente. Porque si vosotros no perdonáis. sobre todo si el agresor no ha mostrado frutos de arrepentimiento. 86 . El perdón es la respuesta moral de una persona a la injusticia que otra ha cometido contra ella. E Marcos 11:25-26 n Marcos 11:25-26 Jesús nos insta a mostrar una disposición permanente a perdonar como una decisión personal. no es un voto de confianza. pero la confianza se recupera. Pero esta decisión. porque no puede confiar tan rápidamente en la persona. Podemos decidir perdonar unilateralmente. Lo que ocurre en realidad es que la confianza no corre tan rápido como la decisión de perdonar. perdonad. a veces. lo cual finalmente puede acarrear más daño y dolor al agraviado. entra en conflicto con algunos mapas que equivalen el perdón a un voto de confianza. Por eso es bueno aclarar que perdonar y confiar en la persona ofensora son dos procesos diferentes.18 Día SEMANA 3 Perdón práctico ¿Debo confiar automáticamente en mi ofensor una vez que he perdonado? “Y cuando estéis orando. pero no nos amonesta por no confiar automáticamente en la persona que nos ha agraviado. y así nos los exige el Señor Jesús. tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas”. pero restablecer la confianza requiere del fruto de la persona que es perdonada.

Por el contrario. La confianza es un producto de la confiabilidad. Perdonar no es lo mismo que reconciliarse El mandato de perdonar no implica reconciliación. Significa más bien. y no condicionar el primero al último. pero generar confianza no está restringido a una acción puntual. ni se exige. Esto no se puede hacer aparte del perdón. pero baja por un ascensor. Confiar un proceso que conlleva tiempo y ocurre posterior al perdón. para ganarse la confianza del agraviado. Si la confianza se otorga indiscriminadamente. La reconciliación es un proceso de dos personas. Por lo tanto. Las personas necesitan hacerse confiables a través de sus actitudes y conductas. vuelva a recuperar la confianza. a diferencia del perdón que es un proceso personal. que evidencien su arrepentimiento. que se está procediendo con prudencia.Perdonar puede iniciarse con una acción específica (aunque conlleva un proceso). se reúnen de nuevo y acuerdan. La confianza no se decreta. se gana. necesita generar actitudes y conductas correctas. como ya hemos dicho. y que ha sido perdonada. restablecer la relación. son dos procesos diferentes. Para hacerse confiable la persona que ha generado el agravio y la ofensa. pero no se genera en forma automática. El restablecimiento de la confianza en un ejercicio de dos vías Por un lado la persona que ha producido el agravio u ofensa se responsabiliza por sus acciones. y que haga que la persona agraviada que ha perdonado. de esta forma se priva a la persona de la oportunidad de crecer y madurar. Se puede estimular y tomar el riesgo de concederla y tomarla. Perdonar no implica restablecer la relación. la persona que ha sido objeto del agravio u ofensa. ni se impone. 87 . Para perdonar necesitamos desligar el perdón de la confianza. carece del mérito para estimular el cambio en la persona ofensora. no confiar automáticamente no significa que no se ha perdonado. La confianza tarda mucho en generarse en las relaciones. La reconciliación es un proceso que tiene como objetivo facilitar la coexistencia y la cooperación entre las partes involucradas. comienza progresivamente a realizar depósitos de confianza a favor del ofensor. por decisión mutua. Perdonar y confiar. Hay un dicho que dice que la confianza sube por las escaleras. La reconciliación demanda que dos personas que se respetan y valoran mutuamente. y que ha decidido perdonar. y genera comportamientos opuestos a sus acciones incorrectas. Y por el otro lado. si verdaderamente se ha perdonado.

como un acto de gracia. pero eso no indica que el ofensor esté dispuesto a la reconciliación. límites y acuerdos. Romanos 5:8-10). sino también es reconciliado con Dios (Colosenses 1:20-21. o la vida de la persona pueda peligrar. Este puede ser un punto crítico para el restablecimiento de la relación. éste no sólo experimenta la realidad del perdón y. la reconciliación implica avanzar de la sanidad de quien perdona a la sanidad de la relación. En este sentido. pues en ocasiones el que perdona siente que no necesita cambiar nada. o que la reconciliación (reanudación de la relación) sea conveniente. Se necesita de una estructura psicológica y cultural que le de viabilidad a la relación. y la negociación de los términos de la reconexión. como el arrepentimiento y confesión de pecados. Sin la aceptación de esos términos establecidos por Dios. mientras que la víctima no lo hace. La reconciliación requiere un acuerdo y un compromiso de mantener una relación. en consecuencia. Así ocurre en nuestra relación con Dios.la recuperación de la confianza. como cuando ha habido violencia. así como el acuerdo y la negociación con respecto a ciertos términos y condiciones que hagan que la relación tenga viabilidad futura. y se repitan los conflictos. 88 . Nuestro Dios ofrece perdón gratuito. pero el hombre decide si acepta el don o regalo de Dios que representa Cristo. el cambio de conducta del ofensor. la salvación. y que por lo tanto no es culpable y no tiene por qué cambiar”. que regulen la relación y que impidan que se vuelvan a generar las ofensas y agravios. Una vez que haya mediado el perdón. Si el hombre acepta a Cristo y su sacrificio en la cruz. Al respecto comentan Jacqui Bishop y Mary Grunte: “En la mayoría de los casos en que no hay voluntad de perdonar se produce un lucha de poder en la que la víctima pide a la otra persona que cambie. no hay posibilidad de reconciliación con Él. Esta negociación puede demandar cambios en ambas partes. perdón y salvación. una vez que se ha dado lugar al perdón. El argumento utilizado por ella es que la otra persona cometió el acto injusto. se necesita establecer procedimientos. prácticas. Por otra parte. e incluso consenso sobre algunas áreas específicas. y se haya solucionado el conflicto. Así por ejemplo un cónyuge puede perdonar la infidelidad cometida por el otro. o experiencias de abuso sexual. a pesar de que Dios ha provisto gratuitamente en Cristo Jesús. Pero la persona necesita consentir en algunos términos básicos. La reconciliación entraña reciprocidad. podemos perdonar. así como la aceptación de Cristo como Señor y Salvador personal. pero se requiere del arrepentimiento del que ha actuado con infidelidad para que medie una sana reconciliación.

¿Distingues entre perdón y confianza? 2. Para reflexionar: 1. ¿Buscas estar en paz con todos. Por lo menos no se debe hacer una regla general de esto. en cuanto dependa de ti? 89 . o porque la valoración que se haga de la relación no sea favorable. por tratarse de una situación en la que la persona agraviada perciba su vida en riesgo.Perdonar no significa que todo deba volver a la situación original antes del agravio. entre ellas: por falta de disposición del ofensor. como si nada hubiera pasado. pues hay muchos factores que pueden pesar para que la relación no pueda volver a ser como era antes. ¿Condicionas el perdón a los méritos que haga el ofensor? 3. por falta de frutos de arrepentimiento del agraviador que lo haga merecedor de la confianza como era antes. En todo caso el perdón va dirigido a cumplir con la exhortación de que “en cuanto dependa de nosotros estemos en paz con todos” (Romanos 12:18).

harás que se avergüence de su conducta. etc. sobre todo si la falta viola las leyes. Dios nos perdonó porque nos amaba. sino dejen el castigo en las manos de Dios. La muerte de Cristo en la cruz del calvario es la mayor evidencia de que Dios nos perdonó. Actuando así. la justicia que Dios prescribe que debemos seguir no es una mera justicia retributiva (aplicación de castigo. Antes bien. Si es posible. Procuren hacer lo bueno delante de todos. porque está escrito: Mía es la venganza. El perdón no es necesario en la justicia retributiva. restitución. hermanos míos. No hay que confundir misericordia con justicia.). vence el mal con el bien”. al contrario. El perdón no se riñe con la justicia. lo cual puede generar perjuicio tanto a ellos mismos como a otras personas. etc. dale de beber.19 Día SEMANA 3 Perdón práctico ¿Al perdonar debo renunciar a la justicia? “No paguen a nadie mal por mal. sino fundamentalmente una justicia restaurativa (resolución del problema o conflicto. si tiene sed. Romanos 12:17-21 (NVI) P Perdonar no implica olvidar la justicia erdonar no implica el abandono de la búsqueda de la justicia ni la renuncia a la defensa de los derechos. dice el Señor. La persona puede exigir justicia. pero cumpliendo completamente con las demandas de la justicia. El perdón divino tiene su base en la justicia de Dios: “Al que no conoció pecado. y en cuanto dependa de ustedes. sanidad de la relación. No tomen venganza. para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). reconciliación. pero no obvio la justicia. 90 . si tu enemigo tiene hambre. por nosotros lo hizo pecado. pero juega un papel medular en la justicia restaurativa. dale de comer. yo pagaré. No te dejes vencer por el mal. Sin embargo. y eso no anula el perdón.). Creo que muchos cristianos se meten en problemas por no tener diferenciado la misericordia de la justicia. vivan en paz con todos.

y entrego mi causa a Dios. Como juez justo. Al observar el horror de la cruz. Tampoco elimina la ley de causa – efecto que gobierna el universo natural y espiritual. podemos darnos cuenta del inmenso amor de Dios por el hombre. El perdón es diferente al indulto. Pero al mismo tiempo podemos apreciar el increíble precio que Dios tuvo que pagar por nuestra salvación. Esa es una teología al alcance de todos. yo pagaré. pero como Padre amoroso. el perdón no borra las consecuencias naturales ni legales de las faltas cometidas. sino con la sangre preciosa de Cristo. Suspender la justicia aumenta la maldad. para que Él aplique justicia según su sabiduría y soberanía. y que todos pueden entender. Dios cumplió en la cruz la justicia de la ley que dice que “la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23). En todo caso al entregar a Dios mi causa le cedo a Él el control. El perdón no implica prescindir ni obviar la justicia. porque la justicia quedaría insatisfecha. proveyó el medio para el arrepentimiento y el perdón de los pecados. las injusticias y la impunidad. 91 . Al respecto la Biblia dice: “No se engañen ustedes: nadie puede burlarse de Dios. Sin justicia el universo moral sería un caos. Lo que se siembra. “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir. hermanos míos. la excusa y justificación del agravio. y decidir confiar en Dios como juez justo. Esta acción no está en contradicción con hacer uso del sistema de justicia que Dios ha instituido en el mundo. renuncio a mi deseos de venganza. confiando en que Él es mejor juez que yo. El perdón no se podía otorgar sin sacrificio expiatorio. porque está escrito: Mía es la venganza. para así cumplir las demandas de Su justicia. la cual recibisteis de vuestros padres.La cruz del calvario representa el encuentro perfecto del amor (incluye el perdón) y la justicia de Dios. como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19). Al perdonar a los demás. no con cosas corruptibles. Por otra parte. que lo llevó a dar la vida de Su Unigénito Hijo (Juan 3:16). al pagar mal por mal. la condonación de la falta. ¿Qué lugar ocupa la justicia en este principio del perdón? Romanos 12:17-21 nos da una interpretación. Al entregar a Dios mis agravios y mi dolor y la responsabilidad de que se haga justicia. o la liberación de responsabilidad del ofensor. a los deseos de venganza. se cosecha” (Gálatas 6:7 – DHH). “No tomen venganza. ni eximir de responsabilidad al ofensor. dice el Señor”. pero no implica que tenga que renunciar a la justicia. Al perdonar la persona renuncia al resentimiento. como oro o plata. sino dejen el castigo en las manos de Dios.

ofensor y agraviado . Aunque la falta del ofensor no desaparece cuando perdono. sino que además nos insta a realizar acciones amatorias a favor de nuestro ofensor: “… si tu enemigo tiene hambre. quien no falla en aplicar justicia. se libera de mí y Dios se hace cargo porque El sabe qué hacer. estarían en peligro y condenadas a repetir los mismos errores e injusticias relacionales. atado a la celda como carcelero. al descansar en la perfecta justicia del Juez Supremo. junto con mis sentimientos de resentimiento y odio. asegurándose de que la persona permanezca encarcelada. Perdonar implica soltar mis agravios y dolores en las manos de Dios. El perdón y la justicia no se riñen con la misericordia Dios no sólo nos exhorta a que encomendemos nuestra causa a Su justicia. Esta acción es terapéutica y. El que no recibe el perdón. y confiar en su justicia. Este hermano al ser descubierto. obviando a ultranza la justicia. la prerrogativa de hacer justicia y de que mi ofensor “pague por el mal que me ha hecho”. a la larga ambos . Si el perdón condona y amnistía. cumple los siguientes objetivos: • Verificar si nuestro corazón está limpio y que no guarda ningún rencor. dale de comer. de esta manera nos libramos de toda la carga emocional de tener que hacer justicia. •Hacer reflexionar a nuestros ofensores: “Actuando así. Es importante recordar que al perdonar no se está dispensando o justificando un acto malo. Necesitamos. permanezco atado a él. entonces el orden legal y la memoria histórica de una familia. porque en el fondo no he perdonado.permanecemos prisioneros del pasado. • Comprobar que hemos entregado ese sentimiento en las manos de Dios. preso en una celda. manifestó 92 . harás que se avergüence de su conducta”. y dejo todos los problemas de justicia en manos de Él. comunidad o nación donde ocurrió la ofensa y el agravio. Anécdota aleccionadora Recuerdo una ocasión en que un hermano de una congregación abuso sexualmente de una de sus hijastras menores de edad. pues. Mientras retenga para mí. si tiene sed. sino que me deshago de mi propio derecho a vengarme. y (yo) quien se rehúsa a perdonar. Si no concretamos esa acción de entrega a Dios. sabiendo que Él es más competente y justo que yo. y encomendarnos a su justicia. según el pastor Rony Madrid. dale de beber”. porque el amor se hace realidad a través de la acción. llegar al punto de entregar el reo en las manos de Dios.no sólo lo hago a Él juez de mi causa.

obviando las instancias judiciales delegadas por Dios. ¿Confías en la justicia de Dios? 93 . He aprendido que cuanto la iglesia se abroga el derecho de administrar . En todo caso la congregación estaba promoviendo que se quedara impune un delito. Yo sugerí que el caso fuera denunciado a la las autoridades competentes. La respuesta es que esto supone la violación de un principio. este hermano violó a la otra hijastra también menor. y aun se le brindara asistencia jurídica y acompañamiento en el proceso. las cosas no terminan bien. Yo sostuve que no se debía confundir la misericordia y el perdón con la justicia. y que la iglesia no debía extenderle un voto de confianza automático. Al correr de un año.supuestamente “arrepentimiento”. independientemente de que su esposa y miembros de la iglesia manifestaran perdón (como yo). En esa ocasión fui etiquetado de falto de misericordia. y huyo de la casa. Para reflexionar: 1. ¿Has renunciado a tus deseos de venganza.intercambiar misericordia por justicia. encomendando tú causa al Juez Supremo? 2. ¿Dejas lugar a la justicia de Dios? 3.

• El primer lugar la Biblia prescribe de debo hablar personalmente con el ofensor: “si tu hermano peca (te ofende. ve y repréndele (convéncele) estando tú y él solos. si te oyere. “Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios. has ganado a tu hermano”. cuyo objetivo es la restauración de los involucrados y. para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. caridad. tanto en el ofendido como en el ofensor. tolerancia y espíritu conciliador. es actuar con diligencia. Esto obra a favor de evitar que se generen raíces de amargura. dilo a la iglesia. ve y repréndele estando tú y él solos. brotando. resentimientos y enemistades. de que ninguna raíz de amargura. has ganado a tu hermano. exhortándole con amor y 94 . Mateo 18:15-20 L ¿Cómo perdonar a mi hermano? a palabra de Dios nos exhorta a ser proactivos y diligentes para resolver los conflictos y desavenencias que ocurren en el seno de la iglesia. la reconciliación. Esa es una vocación que es inherente al llamado de ser cristiano: “Dios… por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación” (2 Corintios 5:18 – NVI).20 Dí a SEMANA 3 Perdón práctico ¿Cuál es el camino para perdonar y restaurar a mi hermano en la fe? “Por tanto. Si un hermano en la fe comete una ofensa o agravio contra mí. Más si no te oyere. de ser posible. tenle por gentil y publicano”. que indica una progresión en función de la receptividad del que ha fallado. obra mal deliberadamente) contra ti. si tu hermano peca contra ti. Si no los oyere a ellos. toma aún contigo a uno o dos.LBLA). Para tal fin la Biblia prescribe un protocolo o procedimiento a seguir. y si no oyere a la iglesia. cause dificultades y por ella muchos sean contaminados” (Hebreos 12:15 . si te oyere. mi responsabilidad en Cristo.

después de agotar estas instancias. no sea que tú también seas tentado”. ¿y tú no te preocupas de la herida de tu hermano? . Esta no es una ocasión para desahogar nuestra rabia o dolor contra el hermano ofensor. considerándote a ti mismo. a los más jóvenes. para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra”. “te hemos extrañado en la iglesia”. “Donde no hay dirección sabia. busca proteger su reputación. San Agustín agudamente expresa el espíritu de este procedimiento: "Quien te ha ofendido. restauradle con espíritu de mansedumbre. La Biblia dice que en la multitud de consejeros hay sabiduría. debes contar lo que ocurrió a la iglesia. • Y si tampoco escucha a la iglesia. no la herida de tu hermano". Tú debes olvidar la ofensa recibida. ha inflingido a sí mismo una grave herida. El tiempo de este verbo restaurar está en presente continuo. no excluye el manifestar actos de bondad hacia esa persona. Esta acción busca también proteger a ambos de malos entendidos. entonces. para facilitarle mejor el darse cuenta de la falta cometida: “Mas si no te oyere. Solo después de agotar las instancias anteriores y no haber ningún cambio. es preciso hacerle notar el distanciamiento que él mismo ha provocado. pues su objetivo no es el desquite ni la venganza. Así mismo Gálatas 6:1 prescribe como amonestar a quienes cometen error o falta: “Hermanos. sino la restauración. como a madres. a las ancianas. ofendiéndote. El excluir de la comunión espiritual. • Si. a las jovencitas. constancia. dilo a la iglesia”. indicando que se requiere paciencia y perseverancia en el proceso. La restauración no se logra con simples palabras o frases alentadoras o sermoneadoras: “debes corregir tu conducta”. sino que requiere amor. No es una simple reacción a la ofensa o agravio recibido. vosotros que sois espirituales. tal como lo expresa 1 Timoteo 5:1-2: “No reprendas al anciano (con dureza). tiempo y esfuerzo. mas en la multitud de consejeros hay seguridad” (Proverbios 11:14).. 95 . El hecho de acudir al ofensor a solas. como a hermanos. separándose de la comunión de la iglesia: “… y si no oyere a la iglesia. • ¿Y si el hermano no me escucha? Vuelve a confrontarlo en presencia de dos o tres personas.mansedumbre (fuerza con ternura y amabilidad). Esta entrevista debe transcurrir en el marco de una corrección fraternal. con toda pureza”. paciencia. sino que es motivada por el interés y amor fraternal de hermano. sino exhórtale (aconséjale) como a padre. como a hermanas. es necesario decirlo a la comunidad eclesiástica: “Si no los oyere a ellos.. él rechaza la corrección. si alguno fuere sorprendido en alguna falta (transgresión). caerá el pueblo. tenle por gentil y publicano (repulsivo y abominable)”. toma aún contigo a uno o dos.

y cumplid así la ley de Cristo”. ¿Cuándo reprendes a un hermano por una falta contra ti. exhortación) fraterna. sino también con nuestro Padre Celestial (Marcos 11:25). Para reflexionar: 1. está llamado a la restauración y la reconciliación. tu motivación es la restauración del ofensor? 3. pero también está llamado a recibir con humildad la corrección (amonestación. no sea que él también sea tentado”. carencias y defectos. ¿Cómo te sientes exhortando a aquellos que comenten falta contra ti? 96 . que tiene como método el perdón y como meta la restauración y. rompe la comunión no solo con nuestro hermano ofensor. tal como expresa Gálatas 6:2: “Sobrellevad los unos las cargas de los otros. “considerándose a sí mismo. encomendando tú causa al Juez Supremo? 2. Esta es una vocación y un llamado ineludible. y perdonarnos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro…” (Colosenses 3:13). crea una espacio y una oportunidad para la comunión restaurada. por el contrario. Es así como cada creyente consciente de sus propios límites. por ende. En el cuerpo de Cristo somos llamados a “soportarnos unos a otros. ¿Has renunciado a tus deseos de venganza. Negar el perdón. pues reconoce que él /ella también puede fallar. la reconciliación. Este procedimiento descrito en Mateo 18:15-20.Todo este procedimiento fraternal indica que existe una corresponsabilidad en el camino de la vida cristiana.

todo lo cree. no se enoja fácilmente. y la ira no le dominará. perdona). No se comporta con rudeza. El contestó: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón. El segundo se parece a éste: Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:36-39 – NVI). que el que ama “todo lo sufre (disculpa. a su vez le expreso mi gra97 . No “lleva las cuentas” de las ofensas para poder recordarlas. Dice también 1 Corintios 13. No puede estar enojado por mucho tiempo ni vivir con amarguras y resentimientos. porque esa es la naturaleza del amor. con el fin de vengarse o tomar revancha.21 Dí a SEMANA 3 E Perdón práctico ¿Qué papel juega el amor en el perdón? “El amor es paciente. Amor vertical y amor horizontal Este amor debe manifestarse tanto en sentido vertical como horizontal. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Quien es movido por el amor no se dejará llevar por las provocaciones y las ofensas. Todo lo disculpa (perdona). es bondadoso. todo lo espera. Si amamos estamos dispuestos a perdonar las ofensas y agravios recibidos. Por eso cuando a Jesús le pregunto un maestro de la Ley. no es egoísta. l amor “no se irrita. El que ama manifiesta un espíritu perdonador. entonces seremos capaces de perdonar a los que nos ofenden. y está dispuesto a perdonar las ofensas y agravios recibidos. todo lo cree. todo lo soporta”. Éste es el primero y el más importante de los mandamientos. porque practica el perdón como un estilo de vida. Si amar es nuestra prioridad. cuál era el mandamiento más importante de la Ley. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. BAS). todo lo espera. no guarda rencor. El que ama se niega a guardar rencor y vivir enemistado. y a restaurar al ofensor. no guarda rencor” (“no toma en cuenta el mal recibido". En sentido vertical recibo el perdón de Dios y me apropio de su amor. 1 Corintios 13:4-7. todo lo soporta. con todo tu ser y con toda tu mente.

capacita para perdonar y preservar la relación. Aquí es donde el amor que es el vínculo perfecto (Colosenses 3:14). El que tiene verdadero amor (ágape) enseña. Colosenses 3:13). como lo hizo Dios en Cristo Jesús. soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor… sed benignos unos con otros. en lugar de descartarlas siempre que se produzca una división. que es rico en misericordia. “como Dios también nos perdonó en Cristo” y “de la manera que Cristo nos perdonó” (Efesios 4:32. Dios quiere que valoremos las relaciones y nos esforcemos por mantenerlas. Esto habla de perdón y restauración del que se ha extraviado. Esto es posible gracias a que “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones” (Romanos 5:8). en muchas de las relaciones humanas. Practica además la disciplina. aun cuando estábamos muertos en pecados. misericordiosos. como una expresión de nuestro amor hacia Dios y hacia nuestro prójimo. reconociendo su inmensa gracia sobre mí. resulta ilógico. sino como un acto de amor que perdona y busca la restauración. tened entre vosotros ferviente amor. Similar idea plantea Proverbios 10:12: “El odio es motivo de disensiones. amonesta y corrige el mal. porque el amor cubrirá multitud de pecados”.NVI). ustedes que son espirituales deben restaurarlo con 98 . conquistando a nuestros instintos más primitivos que claman por venganza y revancha. El que ama perdona como vía para propiciar la restauración. Dios espera que procedamos como Él procedió con nosotros Dios nos amó y por eso no perdonó en Cristo Jesús. exhorta. y también te da el poder de permitirles a otras personas liberarse. Has sido perdonado. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! (incluye el perdón)” (Efesios 2:4-5 . “Hermanos. cuando hemos sido ofendidos. Por eso también la Biblia nos exhorta a perdonarnos los unos a los otros. si alguien es sorprendido en pecado. Por eso 1 Pedro 4:8 nos exhorta diciéndonos: “Y ante todo. por su gran amor por nosotros. El amor de Jesucristo quita tu pecado. Sin la práctica de la dimensión vertical.32). puesto que el perdón. como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4:2. La experiencia del amor en la dimensión vertical es la que habilita y empodera para perdonar. De igual manera nos instruye la palabra de Dios a perdonar obrando en ese mismo espíritu de amor: “Con toda humildad y mansedumbre.titud en amor a Dios. y puedes perdonar a otros. injusto y antinatural. pero el amor cubre todas las faltas”. no como un castigo. agraviados y lastimados. nos dio vida con Cristo. un disgusto o conflicto” (Rick Warren). la dimensión horizontal carece del poder y la convicción para perdonar. instruye. “Como la vida se resume en aprender a amar. en medio del dolor y la rabia que invaden nuestra alma. “Dios. En sentido horizontal me extiendo en amor hacia mi prójimo y elijo perdonar como Dios me perdonó a mí. perdonándoos unos a otros.

orar. más bien. a través de la consolación (2 Corintios 2:7). confortar. además de orar por ella. afirmar. alentar. El amor. Pablo le estaba diciendo a la iglesia que debía animar. entonces. comprender. “Si amamos nos esforzaremos por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz” (Efesios 4:3 . por eso el apóstol Pablo exhorta a los miembros de la iglesia a confirmar el amor para con él (ofensor) (2 Corintios 2:8). debe ser amable con todos. capaz de enseñar y no propenso a irritarse. se moviliza a favor de quien hemos perdonado. El perdonar no se limita a decirle a la persona ofensora: te perdono. La palabra griega para consolación (Strong 3870) es parakaléo que traduce llamar cerca. debe corregir a los adversarios. “Y un siervo del Señor no debe andar peleando. hace que busquemos conectarnos: dar. Así. animar. ¿Depende tu amor de los méritos. ¿Eres capaz de amar a personas difíciles? 99 . o actúa como una resolución de tu voluntad? 2. restaurar y perdonar. alentar y acercarse a la persona arrepentida para consolarla. El verdadero perdón incluye la consolación como expresión de nuestro amor El proceso del perdón incluye la consolación. reciprocidad o afectos que otros te prodigan. Esto nos es posible sin manifestar disposición a perdonar. Para reflexionar: 1. Sino que el perdón genuino necesita traducirse en actos amatorios que comprueben o evidencien la realidad del perdón. edificar. ¿Practicas la consolación como parte de la demostración de haber perdonado? 3.una actitud humilde” (Gálatas 6:1). con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad” (2 Timoteo 2:24-25).NVI). humildemente. alentar.

para provocar la restauración y reconciliación? ¿Sigues el protocolo establecido por Jesús en Mateo 18:15-20. Marque el número que mejor lo represente. Indicador ¿Asumes el perdón como un mandato de Dios que requiere obediencia? ¿Buscas imitar a Dios en su actitud perdonadora? Área Perdonar y ser perdonado Perdonar y ser perdonado Escala 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5 ¿Evitas sacar cuentas del número de veces que has perdonado a Cuántas veces 1 2 3 4 5 perdonar una misma persona? ¿Cultivas la práctica de la benignidad y la misericordia. buscas diligentemente ponerte a cuenta con él. tomas las previsiones para protegerte de ser nuevamente dañado? ¿Eres diligente en observar los frutos de arrepentimiento de tus ofensores a los cuales has perdonado. para apropiarte del perdón de Dios? ¿Eres diligente en resolver los conflictos y diferencias con tus hermanos en la fe? ¿Al ser ofendido y agraviado por un hermano en la fe. cuando están dadas las condiciones? ¿Entregas a tus ofensores a la justicia divina. renunciando a tus deseos de revancha? ¿Mantienes separados la misericordia y la justicia al perdonar a tus ofensores? ¿Has aceptado la justicia de la cruz como tu justificación.Test para evaluar el perdón en forma práctica Conteste todas las 20 preguntas. Sume las puntuaciones. Cada número representa su propio valor. 100 . Cuántas veces 1 2 3 4 5 perdonar como lo hizo Cristo? ¿Evitas tirar al olvido irresponsable las ofensas Olvidar la ofensa 1 2 3 4 5 y agravios recibidos? ¿Evitas reprimir las emociones de dolor al ser herido? ¿Cuándo eres herido y perdonas. como vía para la recuperación de la confianza? ¿Eres consciente de que perdón y reconciliación no son la misma cosa? ¿Buscas diligentemente la reconciliación con tus ofensores perdonados. Si tu puntuación es mayor a 41 puntos y menor a 70 puntos tu forma de perdonar puede mejorar. 1 representa la puntuación más baja (desacuerdo) y 5 la puntuación más alta (total acuerdo). para la restauración y reconciliación? Olvidar la ofensa 1 2 3 4 5 Perdón y confianza 1 2 3 4 5 Perdón y confianza 1 2 3 4 5 Perdón y justicia 1 2 3 4 5 Perdón y confianza 1 2 3 4 5 Perdón y confianza 1 2 3 4 5 Perdón y justicia Perdón y justicia Perdón y restauración Perdón y restauración 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5 Perdón y restauración 1 2 3 4 5 Amor y perdón 1 2 3 4 5 ¿Imitas a Dios en la práctica del amor ágape? Amor y perdón ¿Perdonas a tus deudores de la misma forma que Dios te perdonó a ti? ¿Perdonas a tu prójimo como consecuencia de amar a Dios primero? Amor y perdón ¿Tu amor se expresa en la dimensión vertical y horizontal? 1 2 3 4 5 Amor y perdón 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5 Si tu puntuación es menor a 40 puntos necesitas urgentemente revisar si en forma real y práctica estás perdonando. Si tu puntuación es mayor a 71 puntos entonces estás perdonando en forma real.

Perdonar no implica el abandono de la búsqueda de la justicia ni la renuncia a la defensa de los derechos. restablecer la relación. Somos llamados a perdonar sin anteponer excusas. Perdonar no es equivalente a olvidar. y está dispuesto a perdonar las ofensas y agravios recibidos. El amor debe manifestarse tanto en sentido vertical como horizontal: hacia Dios y hacia el prójimo. restaurar y perdonar. para que igualmente nosotros perdonemos. conquistando nuestros instintos más primitivos que claman por venganza y revancha. Perdonar no hace que se borre el pasado. Dios nos exhorta a perdonar sin ningún tipo de condicionamiento. no deja solucionado el conflicto. el perdonar nos lleva a recordar sin dolor. 101 . Perdonar no es lo mismo que confiar en la persona que nos ofendió o agravió. El que ama se niega a guardar rencor y vivir enemistado. Más que olvidar. alentar. El perdón no es un voto de confianza. Perdonar no es lo mismo que reconciliarse. hace que busquemos conectarnos: dar. se reúnen de nuevo y acuerdan. comprender. El verdadero amor se moviliza a favor de quien hemos perdonado. sin sanar la herida. edificar. a sanar los recuerdos. La palabra de Dios nos exhorta a ser proactivos y diligentes para resolver los conflictos y desavenencias que ocurren en el seno de la iglesia.SEMANA 3: Perdón Práctico Principios para perdonar en forma práctica: El perdón es un mandato de Dios. La experiencia del amor en la dimensión vertical es la que habilita y empodera para perdonar. afirmar. que no admite excepciones. por decisión mutua. La reconciliación demanda que dos personas que se respetan y valoran mutuamente. pero no nos amonesta por no confiar automáticamente en la persona que nos ha agraviado. Dios nos dejo ejemplo a seguir al perdonarnos en Cristo Jesús. El olvido irresponsable.

Cicerón nos cuenta que a veces era necesario cortar las lenguas a los que iban a ser crucificados para impedir que blasfemaran de una manera terrible en contra de los dioses. legein no es "dijo". Se efectuaba este castigo con un látigo hecho de varias correas 102 .ss). Previo a la crucifixión. mientras moría en agonía en la cruz del calvario. sino una plegaria. pero ¡cuán sorprendente fue lo que oyeron! De los labios de Cristo salió no un grito. consideraban. “…Padre. incluso terminaban escupiendo a los que les miraban. que conocían mejor al Maestro de Galilea. sino en gerundio. como un jefe de malhechores. Es seguro que los verdugos de Cristo esperaban oír voces y maldiciones de aquel que por las órdenes recibidas de poner su cruz en medio. Jesús iba repitiendo la plegaria de perdón”: perdónalos porque no saben lo que hacen…perdónalos porque no saben lo que hacen… (Misioneros Oblatos o. sino "iba diciendo".cc. sas palabras fueron expresadas por Jesús. perdónalos porque no saben lo que hacen “…Padre. perdónalos porque no saben lo que hacen…” (Lucas 23:34). sin duda. a sus madres. cuando los clavos entraban en la carne.SEMANA 3: Perdón Práctico Historias inspiradoras del perdón SEMANA 3: E Padre. a los verdugos. Lo que nos hace suponer que esta admirable frase fue repetida varias veces. “Séneca nos dice que los crucificados maldecían el día en que nacieron. durante el cruel proceso. cuando la cruz fue levantada y el dolor se hacía más agudo. los fariseos y escribas. Jesús fue cruelmente azotado. una dulce y suave oración de perdón. después de haber sido cruelmente azotado y vilmente crucificado. El azotamiento era una práctica del imperio romano que se aplicaba a la víctima condenado a la pena capital. en las condiciones en que Jesús murió. El verbo griego no está en pasado. perdónalos porque no saben lo que hacen…”. esperaban oír por lo menos quejidos de dolor. Estas palabras resultan inauditas para un hombre que está muriendo crucificado en una cruz de oprobio. a todo y a todos.

calambres. sed. a excepción de la parte del pecho correspondiente al corazón). sin dejar espacios” (Dr.(3 correas) a cuyos extremos había atados ásperos pedazos de metal o hueso afiliado. dijo refiriéndose a los azotes infligidos por los romanos a aquellos que iban hacer ejecutados: “Las venas de la víctima quedaban al descubierto y los músculos. abdomen. se dejaba a la víctima colgando en agonía. se gangrenaban gradualmente. Esto coincide con la expresión de Isaías 52:14:”Como se asombraron de ti muchos. El Obispo Eusebio de Cesárea. administrados por dos fuertes verdugos. ante cuya proximidad el hombre tiembla . larga duración del tormento. “La posición incómoda haría que todo movimiento resultara doloroso. hambruna. inflamadas por causa de estar al aire. insomnio. ni siquiera la agonía y el sufri103 . fiebre traumática. vergüenza. que Jesús debió de recibir “más de 120 golpes ternarios. diestros en su oficio. Con las manos y pies atravesados con clavos. hambre. horror de anticipación. hasta que sobrevenía la muerte. Al punto que la persona se convertía en una llaga completa. Se estima por la práctica romana. las venas laceradas y los tendones aplastados palpitaban con angustia incesante. los cuales puestos uno a cada lado del reo. brazos y piernas. las arterias especialmente en la cabeza y en el estomago. No fue el dolor del cruel látigo con el que le laceraron horriblemente el cuerpo. se añadía a ellas el intolerable tormento de una sed quemante y rabiosa. Pero luego tuvo que padecer la muerte más dolorosa e ignominiosa que una era de crueldad puedo diseñar. le cubrieron metódicamente con sus golpes toda la superficie del cuerpo (tórax. que hacían que las perspectivas de la muerte misma-la muerte. tendones. mortificación por causa de las heridas desatendidas. Telmo Salas). historiador de la iglesia del III siglo.todo intensificado hasta el punto en que la víctima podría tener el alivio de la inconsciencia.se hinchaban y oprimían con la sobrecarga de sangre. de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer…” Con frecuencia los hondos desgarrones que se producían en la carne por el látigo llegaban al hueso mismo. el enemigo desconocido. y todas estas complicaciones físicas causaban una excitación y ansiedad internas. tétano. La crucifixión parece incluir todo los que la muerte y el dolor pueden tener de horrible y espantoso: vértigos. e intestinos quedaban totalmente expuestos”.tuviera el aspecto de una liberación exquisita”. uno más alto que el otro. las heridas. sed intolerable y continuas convulsiones dolorosas. y mientras que cada variedad de miseria iba en gradual aumento. El peso del pecado de la humanidad La actitud de Jesús tiene más mérito aún si consideramos que en la cruz Jesús estaba redimiendo (liberando) a toda la humanidad del pecado. publicidad de la vergüenza.

Aún el mismo Padre Celestial se alejó momentáneamente de Él. que lo insultaban. a causa del pecado del mundo que estaba siendo crucificado juntamente con Cristo. Dios mío. en frente de sus enemigos burlándose de él.miento que producía la crucifixión. El mayor sufrimiento de Jesús no era de orden físico. el Hijo de Dios. sino espiritual y moral. Jamás podremos comprender en toda su profundidad lo angustioso de aquel grito: “¿Dios mío. emocional y espiritual). En ese momento Él fue hecho maldición y pecado por la humanidad. se llega a la conclusión de que la historia de Jesús es. pudiera pronunciar en medio de su agonía (física. por primera vez. Una actitud que refleja amor incondicional ¿Cómo es posible que un moribundo. En ese momento el pecado de todos los hombres estaba siendo expiado (limpiado) en Él. sintió el desamparo y la falta de comunión con el Padre. a través de todo su ministerio público. y aún se compadecía de sus enemigos. maldecían y vejaban. por qué me has desamparado?”. 104 . y al pagar la pena como sustituto del pecador. Jesús fue hecho pecado por el hombre (2 Corintios 5:21). de los inocentes niños a los que bendecía. la más grande historia de amor y perdón jamás antes contada. sin duda alguna. lo que más sufrimiento le acarreo a Jesús. misericordia y compasión. considerándose inocente. fue maldito por Dios (Gálatas 3:13). de las personas hambrientas y les daba de comer. Se compadecía de los enfermos y los sanaba. Por lo que Jesús. En la cruz Jesús estaba soportando el peso del pecado de toda la humanidad. era todo amor y misericordia. de los atormentados de espíritus demoníacos y los liberaba. El corazón de Cristo estuvo lleno de amor. semejantes palabras? Eso sólo es posible porque Jesús. Al leer los evangelios. Aquel clamor no arrancaba primordialmente del sufrimiento físico. sino del hecho de que por cierto período.

Pero no es posible sanar de heridas emocionales sin perdonar. Sanar una herida emocional es un proceso que comienza con la decisión de perdonar. 105 . El perdón precede a la sanidad de la herida emocional. Puede que no nos sintamos preparados para perdonar. Ahora cuando permanecemos renuentes a perdonar. Sanar las heridas emocionales también requiere de un proceso. la sanidad emocional requiere intencionalidad y elaboración. pero a diferencia de la herida física. el dolor aporta grandes beneficios al organismo en lo físico y en lo emocional. En este proceso el dolor es un mecanismo de información que prende un alerta sobre la herida aparecida.Metáforas ilustradoras del perdón SEMANA 3: U ¿Cómo sana una herida en la piel? na herida física en la piel no sana instantáneamente sino a través de un proceso. Este proceso incluye algunas fases: inflamatoria (se detiene la hemorragia y aparecen los agentes defensivos). proliferativa (formación del tejido de relleno) y remodelación y maduración (revestimiento de nuevo tejido). sobre todo si la herida es reciente o muy profunda. cuyo proceso de sanación es involuntario e inconsciente. El perdón es el comienzo de la sanidad emocional. En este sentido. retardamos la curación de la herida emocional. pero no sanamos para luego perdonar. En este sentido es importante distinguir que perdonar es lo mismo que sanar. un sistema de advertencia que avisa de la presencia de una herida que requiere atención. perdonamos para luego sanar. El dolor impide lastimarnos. De esta premisa necesitamos estar plenamente convencidos. El dolor actúa como un mecanismo de protección. El dolor indica también que la herida todavía no ha sanado. que hace que nos avoquemos a algunos cuidados de la herida. aferrándonos a la ofensa y agravio. sino al revés. La cicatrización de la herida es un fenómeno que comienza con la coagulación sanguínea para después continuar con la activación de los procesos catabólicos de limpieza y seguir con la regeneración del nuevo tejido de relleno (fase anabólica) y finalizar con estructuración de un nuevo tejido cicatricial.

para así iniciar el viaje hacia la sanidad. que representan estados emocionales tóxicos. abusos. requieren tratamiento urgente. el rencor y el sufrimiento. como cuando la gente padece de diabetes o se infecta la herida. generación de estados emocionales tóxicos. y el proceso de sanidad se torna más largo y complejo. sin tomar en cuenta nuestra voluntad. o como si el tiempo trajera sanidad a ellas. experimentar y concienciar el dolor que nos dejó la herida. Es muy doloroso para reconocerlo Para muchas personas confrontarse con el dolor que produce la herida emocional es muy amenazante. no son tan fáciles de detectar o apreciar su magnitud. y prefieren minimizarlas. Igualmente las heridas emocionales pueden volverse crónicas. Sin embargo. y generar retraso en el tiempo de curación y la ausencia de crecimiento de los tejidos. etc. etc. pero si decidimos vivir anestesiados. como si nada hubiera pasado. han sido ignoradas durante años. o resentidos.¡Es sólo cuestión de tiempo! En condiciones normales sanar las heridas físicas es cuestión de tiempo. por la negativa de perdonar. muchas veces. la herida seguirá abierta. las heridas y las cicatrices emocionales. entre otras. pueden resultar en serios daños psicológicos: disfuncionalidades. Es fácil ver las heridas y las cicatrices físicas: la sangre. La herida física se puede volver crónica. que resultan de agravios. las de alto impacto. Pero sanar se requiere aceptar que fuimos heridos. Se requiere tomar conciencia de la herida. ésta se vuelva crónica. Se puede observar si son recientes o viejas. superficiales o profundas. discriminaciones. ofensas. pero. ¿Soy capaz de sentir el dolor que las heridas por ofensas y agravios recibidos me han generado? ¿Cuánta anestesia hay en mi vida? ¿Puedo detenerme y sentir? ¿Puede habilitarme para perdonar? ¿Puedo acudir a Dios y confiar que Él puede ayudarme a perdonar y sanar? 106 . de hacer contacto con el dolor que produce la herida y de disponernos a perdonar. metabolizar ese dolor y perdonar. la piel rasgada. violencia). El tiempo como variable aislada no cura las heridas emocionales. pues se requiere más que tiempo para sanar. dando paso así el resentimiento. rechazo y abandono de los padres. pero el tiempo por sí sólo no cura las heridas emocionales. como abusos de todo tipo (sexuales. Si estos tipos de heridas y cicatrices son ignoradas. al negarnos a perdonar. si la herida permanece abierta por tiempo indefinido. ya que el cuerpo tiene mecanismos intrínsecos de sanación que se activan ante la aparición de una herida. pero otras. negarlas o ignorarlas. cuando acumulamos enojo y dolor. Algunas de ellas necesitan poca atención. Por el contrario.

aplicar desinfectantes. me dice que hay heridas de altísimo impacto como los abusos sexuales por parte de progenitores. Heridas existenciales Todos tenemos heridas emocionales: unas leves. El perdón es una decisión personal. otras más grandes y. Cuando ocurre una herida en el cuerpo. Creo que hay tipos de heridas a las que sólo Dios puede traer sanidad. Igual ocurre con las heridas emocionales. 107 . el maltrato infantil agravado. aplicar sutura. Y a menos que medie ayuda especializada es casi imposible traer sanidad a esas heridas. El cuerpo tiene una sabiduría interna innata para lidiar con las heridas. Mi experiencia como psicoterapeuta. entonces. unas que parecen incurables. asesinato de seres queridos. Igual ocurre con las heridas emocionales que no se atienden adecuadamente. bajo la responsabilidad de otro. La herida emocional no cicatrizada se infecta con amargura y rencor. y no de nosotros.). el rechazo y el abandono de los padres. que pudieran considerarse existenciales.reconocer el dolor emocional-. estamos poniendo a depender nuestra decisión de perdonar en alguien distinto a nosotros y. Ofensas y agravios que no perdonamos. a veces. trayendo sanidad desde adentro hacia afuera. se pueden volver crónicos en nuestra vida. se activan desde el interior del cuerpo los recursos para tratar con la herida y traer cicatrización. Si no se perdona al comienzo – desde el enojo y el dolor. y el enojo puede derivar en resentimiento y rencor. y luego tardar un tiempo mayor para sanarse. o drenajes. Al ser lastimados por ofensas y agravios. buscamos la justificación y argumentos en el exterior. con lo que sentimos . se puede infectar y volverse crónica. Si por el contrario. necesitamos tomar contacto que lo que nos paso. para poder perdonar. La herida no atendida se hace crónica Una herida en el cuerpo que no se atiende adecuadamente en el momento de su ocurrencia (lavar herida. vendar.La herida sanará desde la parte interior hacia la parte exterior Tanto las heridas físicas como las heridas emocionales sanan de adentro hacia afuera. Así el dolor puede dar paso al sufrimiento. Por lo que sanaremos si el otro lo permite o quiere. y elegir internamente perdonar. como que el ofensor se arrepintió e hizo méritos. o nos pidió perdón. en consecuencia. Perdonar desde el sufrimiento y el resentimiento es un asunto complejo y difícil. procesar la herida. etc. además de requerir tratamientos de más envergadura como antibióticos. etc. y aún con apoyo terapéutico los resultados siguen siendo desalentadores. entre más tiempo pase se hace más difícil perdonar.

Es coautor de los libros El Carácter: Factor clave en el Liderazgo. Acerca del autor Arnoldo A. la Universidad Rhema. como desde la perspectiva horizontal. para diversas empresas e instituciones en el país y en el exterior. Experimentar los beneficios del perdón. que afecta nuestra relación con Dios. Arana: Tiene un Doctorado en Teología y Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville. Así mismo ha ocupado posiciones gerenciales en importantes empresas de Venezuela. y Liderazgo Visionario: El arte de alcanzar la visión. En él se exponen algunos valiosos principios de la palabra de Dios. RIF: J-31270600-7 205 . Así mismo posee una Maestría en Gerencia de Empresa y una Licenciatura en Contaduría Pública de la Universidad del Zulia. que toca nuestra relación con nuestro prójimo.por el Centro de Aprendizaje e Investigación en Facilitación Gestáltica (CENAIF). A la fecha se desempeña como docente en la Universidad de Carabobo. acerca del perdón. Arana Coach de Liderazgo certificado por Lifeforming Leadership Coaching. la Universidad de Carabobo (UC). Es Director/Consultor de Global Leadership Consulting. Aceptar y experimentar el perdón de Dios (el Padre Celestial). En este libro descubrirá cómo: • • • • • • Cultivar un corazón sano. Perdonar desde la perspectiva bíblica. Llevar a cabo la decisión de perdonar. Es certificado como Facilitador en Procesos Personales – Psicoterapeuta Gestalt . Funge como pastor asociado en la Iglesia Restauración a las Naciones en Venezuela. Tiene una formación en sexualidad del CENAIF. Florida – USA. Es Arnoldo A.E El Perdón: El camino a la Reconciliación Descubriendo el perdón en 40 días ste libro está diseñado para guiarle en la comprensión del perdón desde dos dimensiones: la teológica (bíblica) y la psicoterapéutica. tanto desde la perspectiva vertical. Tiene un diplomado en Facilitación en Terapia Psicocorporal de la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho. La Universidad LOGOS y la Universidad de la Tercera Edad (UTE). Ha sido conferencista y facilitador/consultor en temas relacionados al Liderazgo y la Gerencia. y la vida matrimonial y familiar. Se ha desempeñado como profesor universitario en instituciones tales como la Universidad del Zulia (LUZ). Reconciliarse con el prójimo.