Libérame.

by Audrey_Io
".El empujón de los guardias estrelló mi cuerpo contra el suelo. Cada
centímetro de mí duele, como si algún caballo hubiera decidido tercamente
caminarme por encima. El sabor salado de la sangre gana espacio en mi
boca y dificulta que pueda tragar. La piel y los músculos bajo ella me
lastiman como si estuviera en carne viva. Fue una gran golpiza esta vez, pero
también fue la primera en que no me defendí. Tengo los ojos pesados y me
cuesta horrores conseguir aire, así que mi respiración resurge auditiva y
apretada. La celda está en penumbras excepto por la leve luz de luna que
entra.
Alguien más se mueve cerca, no estoy sola. Es una extraña sensación, he
pasado demasiado tiempo sola, aún mucho antes de llegar hasta aquí. Volteo
como puedo mi cuerpo en busca de aquel movimiento, lentamente, para no
romperme otro hueso en el esfuerzo, otro más de los que seguramente ya
tengo rotos. Cuando logro enfocar al impertinente movimiento y su silueta se
dibuja en todo esplendor contra la luz de la noche, sonrío alucinada.
Extraviada otra vez ante ese cuerpo perfecto y ese cabello dorado que
desarma las sombras a mi alrededor, ante esos ojos que me miran brillantes
y verdes, más de lo que nunca los he visto, creo, ante esa mirada algo
angustiosa que impone de frente a mi inexistente elegancia. Dejo a mis ojos
sumirse en la penumbra, razonando en cómo ese eterno ensueño ha vuelto
para consolarme un poco de mis tormentos.
Pero es justo en ese instante de oscuridad y desquicio donde surge una
diferencia, aún y con los ojos cerrados puedo sentirla, puedo percibirla emitir
el sonido propio y profundo de los humanos inmersos en el silencio, la siento
respirar. Un sueño no respira, una alucinación no respira, una persona sí.
Abro mis ojos más ampliamente de lo que nunca he podido, recupero mi
lucidez y continúa allí, mirándome. Una fuerza sobrehumana me invade y,
olvidando todos los golpes y el dolor que me ha dejado esta noche, me
acerco rápidamente, muy rápidamente de hecho, tanto que ella logra
únicamente retroceder, aún sentada, hasta dar su espalda contra la pared
más cercana.
Quedo en blanco ante ese rostro que ahora me ve con temeridad, ¿me teme
a mí?, ¿a mí que he sido castigada por pretender su existencia? No, no a mí,
le teme al cuerpo cubierto de magullones y de su propia sangre que se le ha
acercado con el mirar desbocado, y la ha privado de esa humilde libertad de
movimiento a la que ha sido confinada, ciñéndola contra un muro oscuro y
frío.

Levanto dubitativamente mi dedo hacia su rostro y un trazo rojo y espeso
señala mi camino; es mi sangre, probablemente la de la cortada que tengo
en la frente y que he sostenido camino de regreso a este sitio, éste que
desde que lo vi siempre me ha parecido tan sombrío y desencantado. Eso
hasta ahora al menos.
Eres tú... - murmuro mientras sonrío y reanudo con una temblorosa
tranquilidad un camino en su mejilla con mis dedos, generando otras marcas
iguales a la primera- .eres tú... - repito y me dejo caer de espaldas sobre el
suelo, con un hormigueo cálido en mi mano que asciende por mi sangre
abrazándome de energía por sólo unos segundos.

Instantes culminados cuando el resto de mí recae en la cuenta de que acabo
de sufrir una de las peores golpizas que he tenido nunca. Un dolor acucioso
en mis costillas y mi cabeza sobreviene, y siento como pierdo la consciencia.
Mis ojos se van cerrando pesadamente y apenas sí logro ver, antes de la
oscuridad total, como mi mano tiembla implacablemente, estoy a punto de
convulsionar producto de tanta saña contra mi persona, lo sé, lo he visto
antes.
Siento como soy sostenida y que alguien grita, sé que grita pero no puedo
oírla, y quiero hacerlo, quiero mucho hacerlo, quiero oír su voz. Nunca he
pedido nada pero deseo rogar, y sobre todo deseo ser escuchada en esta
ocasión. Dios, por favor, no permitas que muera ahora, no ahora que sé que
ella sí existe...".
Interrumpo. La historia que contaré, la contaré como ha llegado hasta mí, o
como a mí me ha tocado vivirla en momentos, no importa quien soy, eso es
lo de menos, lo único que interesa es lo que sé, lo que viví y lo que me
contaron de esta historia. Interrumpo, repito, porque es importante que
algunas cuestiones sean aclaradas antes de darle la palabra a una de sus
protagonistas. Esta no es una historia cualquiera, tampoco tan diferente a
muchas que existan sobre este mundo cada vez que los caminos, y las
personas que los caminan, se cruzan.
Se sitúa en la época media-moderna y Europa; ambos, lapso y espacio,
evocan demasiadas hazañas para conmemorar, y al mismo tiempo la misma
cantidad de funestas resoluciones para olvidar. Pero a las cuales olvidarlas,
condenarlas a morir en el pasado, implicaría restarles el valor que merecen
todas las personas que las sostuvieron con su cuerpo y con su espíritu, gente
sobre cuya memoria y estirpe se erige el presente y se fragua el futuro.

En aquellos tiempos, uno de los más largos y terribles procesos se inició
cuando la iglesia católica decidió dar fin a la expansión de los llamados
"herejes", y se extendió al momento en que se volvió político con la
participación de los reyes y la nobleza de varios territorios.
Siguiendo esa evolución, la familia de Díaz de Valverde había incluído a sus
generaciones en las líneas de los inquisidores, a cada paso más y más
orgullosos de pertenecer a esta especie de guerra santa, que podía verse
prácticamente unilateral. Ahora en la tercera generación con el Conde
Enrique, el menor de tres hermanos, el leal servicio de una de las líneas de la
familia parecía extinguirse con la temprana muerte de los otros dos.
El conde tenía una sola hija, una joven alta y de cabellos oscuros, bellísima a
los ojos de todos, que hasta sus dieciséis se educaba con su madre en los
deberes de la nobleza y del manejo de la casa. Pero la incuestionable
atmósfera de perfección se quebró cuando la mujer murió luego de una larga
y extenuante enfermedad.
Su hija nunca logró recuperarse, por el contrario. La muerte de la mujer
parecía haber socavado la estabilidad de la muchacha que preocupaba cada
día más a su padre cuando, por las noches, despertaba gritando
completamente agitada por culpa de sueños que ella describía como atroces
y horrendos. Sueños de guerra y sangre, de violencia e impiedad, que la
tenían como principal protagonista. Se intentó todo: clausuras y retiros.
Hasta médicos.
Pero Isabel no lograba salir de esos lapsos. El dolor por el dolor de su madre
parecía haber detonado algo dentro de la joven que en lugar de sosiego sólo
veía a su cuerpo y su corazón oscurecerse y debilitarse irremediablemente.
Dos años más tarde, cuando su padre estaba casi resignado a perderla, un
amigo del hombre sugirió que la joven tuviera una vida más vivaz, una que le
consumiera las energías diurnamente. Así, aún ante una primera negativa de
Isabel, fue que el conde la convenció de entrenarse con la guardia de la
familia.
En poco tiempo, la muchacha, que había comenzado siendo débil, delicada y
sumisa, se había convertido en una mujer fuerte, capaz de derrotar en
batalla a cualquier hombre que le presentara pelea. Con su presencia altiva
lograba exasperar, y también enamorar, a cualquiera que cruzara por su
camino. Y así fue como cautivó una tarde al obispo Gonzalo de Arcemendi
que pasaba por una de las casas y la observó pelear inteligentemente contra
casi una docena de los más fuertes, soldados de la guardia, y vencerlos con
una facilidad deslumbrante, arrojando al final de la contienda una de esas
sonrisas de medio lado que la caracterizaban.

En los menos casos. en la horca. En ese momento. el Conde. y lo que los demás hacían alrededor de ella y en su nombre era atroz e inhumano. pero para un par de corazones endurecidos. atravesar las peores torturas y morir en la hoguera. era la primera en sonreírse ante las suplicas desquiciadas de los potenciales mártires. por su decisión y rudeza. cualquier pequeño error o detalle inapropiado era suficiente para terminar en una celda. y a poco de eso. en su vida misma. violencia. lo disfrutaba a cada momento como si fueran un elixir necesario para seguir.El prelado convenció al conde en la necesidad de que su hija formará parte de las filas y éste accedió en su fiel posición de servidor del rey. y en honor a las embestiduras de sus antepasados. También estaba claro que nunca fue amor. se había convertido en una mujer fiel apenas a su deseo de poder y opresión. Y ella. en una de las persecuciones en busca de herejes. poder. cabalgando por su territorio. algunas mujeres. por un lado por el desgaste de energía. que le parecían antes atroces y despiadadas. y ahora ya recuperada de sus pesadillas. era suficiente para acostumbrarse y crearse una necesidad. Quería más cada vez y no parecía notar que todo lo que hacía. otra mujer que el prelado había incluido en su ejército. pero la impunidad que el poder las hacía sentir no les permitió detenerse. Josefina era una mujer tan bella como brutal. la sensación de poderío la cautivaba imperiosamente. No era común que las mujeres tomaran parte de un ejército. Era el único que lo conseguía. lograba suavizar el carácter de la joven. lo cual para la trigueña resultó demasiado atractivo. Sabían que de conocerse el carácter de su relación terminarían en la hoguera como sus prisioneros. eran reclutadas. o más bien adormecidos. Ese era el caso de Isabel. No le gustaba matar pero sí castigar. la cama. Según me contaron. en las líneas familiares. y también de la duquesa de Monte Alvear. incluso más despiadada que Isabel. sólo en muy pocas excepciones y mayormente persiguiendo a su esposo. . Era la general de su escuadra. Seis años después la mujer estaba al frente de muchos de los movimientos de contención. se encontró a aquella mujer por primera vez. atrás habían quedado sus años de bondad y alegría. como ya sabemos. Prácticamente nadie lograba reconocer a la pequeña Isabel en esta guerrera perversa en que se había convertido. generalmente. sólo mera satisfacción. o en donde sea que a los inquisidores se les antojara. Apenas su padre. En poco tiempo habían compartido guerra. Isabel. pero también porque había convertido esas imágenes.

y. ésta por supuesto que fue presurosa en su busca. una noche en esa cama. había liberado a sus prisioneros y se negaba a recibir al comendador del obispo. Recuerdo muy bien ese tiempo. con su sonrisa traviesa y su actitud generosa. despertó tan estremecida como antes. que disfrutaba de la furia encendida de la condesa. y luego deliberadamente. para Isabel compartir su tiempo y especialmente su cama con la general. Una mujer. que Isabel tuvo otro sueño y. Se fue sin mirar atrás. La encontró ojerosa y débil. Isabel llevaba días enteros sin dar órdenes a sus hombres. aún sin que tuviera razones reales. incluso para su padre que no lograba entender como su hija se había transformado en ese ser que poco reconocía de humanidad. Por la confianza que creía ganada. Josefina entró sin anunciarse al lugar donde se guardaba la mujer. pero luego la convertía en un cúmulo de remordimientos. si. fuera y dentro de su cama. primero de forma inconsciente por su propia desconcentración. Una mujer inocente. La general Monte Alvear fue llamada a poner orden en el territorio comandado por Díaz de Valverde. con la mente aturdida de aquella mujer de sus sueños.Fue allí. Según ella misma le contó a su padre. que tantas veces había compartido con la duquesa. aunque no fue una pesadilla. Los hombres de su ejército la seguirían a muerte. Con un irrefrenable deseo de que cesaran los sueños. que la deshacía con su mirada verde y bondadosa. aún un tanto confundidos por los cambios de humor de la mujer pero aliviados de no tener que cometer más atrocidades contra el pueblo. azotó más perversamente a quienes se cruzaron por aquellos lugares. Una tarde cualquiera salió con su ejército sin rumbo separándose de aquella escuadra. Esas visiones la hostigaban en sus noches. rechazando indiferentemente los ruegos de su amante. El castigo a sus presos la sosegaba temporalmente. pero que también la abrazaba más profundamente. y se vio así misma liberando a sus perseguidos. subió a su caballo y partió raudamente extraviándose en la inmensidad de la pradera. Pero después. se volvió insoportable. sintió la imperiosa necesidad de salir corriendo del aposento. le mostraban cuánto de lo que acontecía alrededor estaba mal. una que crecía desde sus sueños hasta envolverle su mente despierta. así que apenas vistiéndose. fue terrible para todos. y cómo ella provocaba esos horrores. La única que parecía disfrutar de su nueva tendencia exacerbada al odio era su compañera. atrapada por propia . y luego en el día. El desorden general en que encontró la milícia y el fuerte la colmaron de extrañeza. Dejó que el aire le azotara la piel y lloró desesperadamente con una sensación de haberse perdido y de haberse encontrado al mismo momento. Un sentimiento implacable de culpa le nació. Para Isabel fue igual de complejo. justa.

Exasperada la duquesa le espetó: -¿Por qué me rechazas Isabel? Sé bien que disfrutabas de nuestros encuentros . enviados. Pero sería rechazada de cualquier forma. sobre la mujer dueña de ellos y de esos ojos. A pesar de tantos días encerrada. valiéndose de la debilidad causada por el encierro y los golpes de la mujer. suponía. Josefina la envió directo a las fauces del lobo.voluntad en ese cuarto. que ese no era el comportamiento que alguna vez la distinguiera. estaba casi satisfecha de que el dolor físico le impidiera temporalmente sentir la herida que se la había abierto en el alma. Se le acercó sugerentemente y trató de besarla. la trigueña. Por el contrario. Y usando su elocuencia la persuadió a su antojo. más que por convicción. Insistió silenciosamente y fue rechazada de nuevo. pero poco le importaba en verdad. aferrándose a todo esto y como la mujer despechada en la que el rechazo de Isabel la habían convertido. al tiempo que sus hombres pasaron a ser parte de las líneas de la duquesa. Le dijo que quería saber qué le sucedía. La inquisidora fue enjuiciada y condenada a las mismas celdas donde ella había recluido y torturado a otras personas. Por el contrario. por pensamientos inadecuados. la guardia vino a por ella y la llevaron frente a la otra mujer. encubiertamente. para guardar apariencias. Era evidente lo que Josefina quería. Golpearla se había convertido en la tarea favorita de los guardias. las paredes plagadas de bosquejos de unos ojos verdes brillantes. fue que Isabel cayó en la trampa y le contó sobre sus sueños. de cuánto había entendido lo mal que estaban esas acciones. Isabel se sonreía en su celda pensando en qué sucedería si ella diera a conocer las características de su pasada relación con la duquesa. dejándolas solas. apenas fue condenada a sentir en carne propia el dolor que había causado. Se violentó y. que ahora se había comprometido con un noble. a lo que Isabel se apartó. tratando de convencerla también de que cesara en sus acciones bélicas. Aunque Isabel la recibió con cierta ira por su impertinente intromisión. la duquesa logró calmarla y obligarla a serenarse valiéndose de cuanto la conocía. seguía siendo tan fuerte como su personalidad. Gracias ala acción de su padre consiguió no ser ejecutada. Aquella noche. Por esa perceptible necesidad de desahogo que la consumía. trató de forzarla.dijo susurrando ardientemente contra su oído pero no recibió respuesta. claro. por la general que se encargaba directamente del caso de la ex inquisidora. . Fue imposible. juzgada por traición y. que confiara en su amistad y se liberara de lo que fuera que la agobiara.

.. no es simple porque se trata sobre personas. La luz me lastima los ojos aún cuando estoy de espaldas al ventanal y sigue de noche. no recuerdo exactamente que fue lo que pasó todavía. de virtudes que nacen de ellos. apenas respirando.Desperté suavemente. Es una historia que habla de sentimientos.poniendo las manos de Isabel sobre su cuerpo ella es sólo una ilusión de tu mente.sé que quieres también. en muchas ocasiones.tócame .le dijo . uno que es tan eterno como el brillo de las estrellas. yo sí estoy aquí . de la cual no se defendió resignada ya a que la única salida era una muerte pronta.apuntó jugueteando en su cuello . Hasta aquí es donde yo interrumpo.agregó presionando contra ella ... ". es sólo que conozco lo suficiente a Isabel para saber que no querrá contar nada sobre ese pasado que la agobia y. -Vamos . El rostro de la general se transfiguró repentinamente y salió dejando a Isabel con su mirada azul impasible contra la pared. tómame. y las personas no nos caracterizamos por ser simples. lo demás estaría incompleto. de sacrificios que se hacen en su nombre. Le dejaré a ella contar lo que quiere contar sobre esta historia que. deja de lado esa alucinación estúpida. uno que se lleva por encima cualquier tiempo y cualquier espacio. Luego todo culminó en una paliza descomunal. Pero sobre todo de amor. pero yo no. de un amor que traspasa las barreras de lo humano y mortal.soy carne y fuego. Finalmente acaeció el dolor físico. sin su pesar y su dolor. ¿no seguirás creyendo que existe? La condesa continuaba en silencio. . Es que no me corresponde contar el resto de esta historia. Muevo mi .Pues hazte a la idea de que si vienes a por mí siempre serás rechazada por esa alucinación estúpida. la alucinación. sin su violencia y desatino. pero que sin él. no será que me rechazas por esa mujer de tus sueños ¿no?. mis pensamientos apenas están ordenándose. Isabel quitó sus manos de las de Josefina y acercó su rostro a ella susurrando. una historia que será mejor contada por la protagonista. Josefina se separó y deslizó fuera el vestido que llevaba. un amor que caminará por este mundo siempre que encuentre a alguien dispuesto a vivirlo.. no es una historia cualquiera. la avergüenza. como dije antes.Isabel continuaba mirando el vacío en la pared. la realidad y la angustiosa penumbra en que sucumbió en el momento menos indicado.. -Mírame .

me dice. es su voz. esa noche.. la golpiza. Se incorpora y me observa. eso. Se acerca a mí deslizándose pero con más eficacia. necesito cerciorarme de que es ella. Es difícil ocultar el sonido de un cuerpo arrastrándose en el silencio de la noche. o no sé.? Sí. gracias por escucharme Dios . de hecho está curándose. es. además puedo moverme con más facilidad. Reviso con mis manos otras y todas mis heridas están cicatrizadas. de hecho no está siquiera seca. sí. la convulsión. Siento mi respiración y mis movimientos paralizarse repentinamente. no hace falta verla. Acerca mi manta colocándola para que me recueste sobre ella. y que no fue sólo una jugarreta de mi soledad. recuerdo cada una de esas curvas que brillan a la luz lunar. me quedo a mitad de camino ahogándome en el encanto de dejar de sentirme una demente en busca de una persona irreal. No veo su rostro pero sé que es ella. Tanto dolor y tanta soledad deshaciéndose con su presencia. ¿qué fue lo que pasó esa noche. es ella. Igualmente quiero ver ese rostro. está húmeda como si hubiera bebido agua en las últimas horas. curvas que delineé con mis manos en mis sueños. su voz.boca levemente esperando encontrar el pastoso sabor a sangre que tanto me desagrada pero encuentro nada en su lugar.vamos. Me arrastro suavemente buscando acercarme sin ser percibida pero fallo completamente. Reacomodo mis pensamientos más profundamente. pero ¿cómo? Llevo ropa diferente de la que llevaba en la noche y estoy limpia. no intento siquiera evitarlo. creí que moriría y por primera vez no quería morir por. ¿Cuánto tiempo pasó? Estoy segura de que al menos un día desde esa noche. aún está recuperándose. rogándome apenas audiblemente que me tranquilice. descanse .. Acomódese despacio. sé muy bien que los soldados no se apiadan de nadie después de haberlo golpeado salvajemente. Me toco instintivamente la frente en busca de la herida y no hay rastros de sangre.me tapa con la suya quedándose sentada a mi lado. lo recuerdo. sí. tal vez en mis recuerdos. La miro haciéndole un ruego silencioso que comprende inmediatamente. no debería moverse. Mis ojos se abrieron de un golpe mientras mi respiración se agudizó de ansiedad. Se sienta y me coloca amablemente en su regazo. de espaldas. . Vamos tranquila señorita . ¡es! Sonrío y algunas lágrimas descienden por mi rostro imposibles de detener. Giro mi rostro hacia el lado contrario y la veo reposar cerca.. lo sé.

murmuro. Por lo menos uno o dos días. . Me muevo y allí esta ese dolor lacerante en mi costado. duermes . así que me limito a sonreír y dejar "mi actitud" para cuando esté más repuesta. Isabel.susurra.me dieron agua. por un momento pensé que moriría pero parece que eres fuerte. La última tarde conseguí mantener durante más tiempo mis ojos abiertos.Hace casi dos días que duerme señorita . tratando de prevenir que fuerce mi voz. . alimentarme y para algunas curaciones. Descanse Isabel ... I. en verdad no estoy completamente segura.bel ." ".Alba.. mi nombre en sus labios es como una canción de cuna .. ¿Isabel? . Se lo dije. lo que la hace acercarse a mí nuevamente. aún así no debe moverse.está bien señorita Isabel.hace dos días que duerme. "Mis soldados" pienso percibiendo como no logra acomodarse a tratarme con confianza.se silencia ante mi mano en alto. Quiero reír pero duele. .El tiempo ha estado pasando. Se ilumina más ampliamente. y compresas. no sé cuanto.sonríe volviendo a su postura .toma aire mirándome .y no me mires así tampoco. pero ha pasado.. sólo Alba. la cuidé y fue mejorando. Está bien Isabel.sa.. es que apenas estuve despierta un poco para beber agua. mi cara se descompone y ella frunce el ceño agitando la cabeza.. tiene una costilla rota probablemente. y que tiene algunos soldados de su lado por ahí.. niego a algo pero por más que intento no puedo hablar. tiene razón..descansa.agrega en una única sonrisa . -Sola.elevo mi ceja en señal de desafío y me dice .. quizás ahora convenga dormir. Ella dándose cuenta que intento decirle algo acerca su rostro al mío. Reintento el habla.logro decir un poco más fuerte y claro.se corrige . no se mueva ... solamente.me asusté un poco la verdad..

Es de noche y hago lo único que puedo hacer, lo único que quiero, observar a
Alba dormir cerca de mí. Apenas sí cruzamos algunas palabras en estos días,
no porque ella sea retraída, sinó porque yo no debía hablar demasiado y ella
tampoco me lo ha permitido; recomendación de mi primer teniente que ha
pasado por aquí en alguna ocasión para ver como estaba. Es bueno saber
que hay gente que sigue estimándome, y que no me considera una traidora.
Pero, en fin, estoy recuperada. De hecho, aquí y ahora, me siento estupenda,
y creo que ya no pediría nada más, excepto que se me permitiera continuar
viéndola hasta morir. No, eso no es completamente cierto, no sólo deseo
verla, deseo oírla otra vez, oírla hablándome a mí y solamente a mí.
Tiene una voz que, en lo poco que la he oído, logra colarse por mis poros tan
profundamente, más aún que nadie que antes haya conocido. Me estremece
implacablemente, destroza cualquier atisbo de desamparo y tristeza que
podría sentir. Me siento protegida con su presencia y un tanto temerosa
también, me da miedo que la lastimen. Dios, si se atreven a lastimarla yo...
Ya llevo más de una campanada viéndola dormir, está bastante cerca de mi
posición así que con sólo asentarme sobre el codo derecho me es suficiente
para tener una vista precisa y fabulosa de su rostro. En ocasiones he estirado
mi mano libre hasta su mejilla y la he rozado para sentir su tibia piel.
Acaricio su cabello, se lo han cortado. Es normal entre los recién ingresados.
Para algunos representa un verdadero tormento. Sé que cuando la vi la
primera vez aún lo tenía largo, debió ser cuando yo me recuperaba. ¡Maldita
sea! no pude hacer nada para evitarlo, lamento haber fallado tan pronto. De
todas maneras, aún sin su larga cabellera, mis ojos me han contado que se
ve realmente preciosa, de hecho, se vería bien de cualquier forma que se
colara por mi mirada.
El sol asoma sus primeras luces en la celda, su rostro se distorsiona a un lado
y otro frente a la luz, es gracioso y gratificante poder observarla mientras
está despertando muy lentamente, ser la espectadora exclusiva del
despertar más radiante del rostro más hermoso que en mi mundo existirá
alguna vez. Abre los ojos, se sorprende de verme restituida y mirándola tan
indiscretamente, y se mueve instintivamente hacia atrás.
Lo siento - murmuro apenada retirándome levemente.
No es nada - me sonríe preciosamente una vez recobrada del primer impacto
y mientras se acerca - me asustaste - agrega abriendo sus ojos - es que no te

has movido mucho últimamente Isabel - me rio suavemente y sonríe- me
alegra el verte mejor.
No sería sin tu ayuda - me encojo de hombros - ¿Alba? - digo con una actitud
avergonzada que nunca había experimentado. Es que me hace sentir tan
pequeña a su lado, como si fuera demasiado grandiosa para ocuparse de mí.
Sí, Alba... - sonríe -fue por mí y por el teniente Lezcano, no habría podido ser
sin su ayuda y la de sus hombres.
Si, lo sé - le contesto - les estaré agradecida eternamente - digo con una
inclinación de cabeza.
Se avergüenza ante mi movimiento y agita sus manos en negativa.
No, no Isabel, eso no es apropiado - explica - yo... es lo que correspondía, es
lo que cualquiera habría hecho en mi lugar...
No es cierto...
Mi susurro la hace silenciarse y quedarse observando mi semblante unos
instantes, su rostro dubitativo, como si estuviera batallando por decir o no
decir alguna cosa.
Sé quien eres... - susurra.
Mi corazón salta estrepitosamente y su eco rebota en mi cabeza, ella sabe,
¡ella lo sabe!
Mi madre me habló de ti.
Y mi corazón se desacelera de inmediato, no creo que su madre pudiera
saber nada respecto de mis sueños.
Sé... -susurra - sé que eras una de ellos y ahora te enviaron aquí por traición.
Mmmm.
No sé muy bien que decir, estoy decepcionada aunque ignoro si es porque
me considera una traidora o porque no reconociera nada cercano en mí.
Pero yo no creo en eso - agita su cabeza mientras habla afirmando lo que
manifiesta - se lo dije a mi madre, creo que eres buena, salvaste las vidas de
esas personas, mi madre lo cree también...

También muchos otros murieron antes por mi causa - interrumpí su
parlamento.
Pero salvaste a otros luego, te arrepentiste...
No interesa, nada podrá redimirme de lo que hice, ni el salvar más vidas, ni
siquiera el entregar la mía creo que podría... - suspiro y veo su semblante
que ha cambiado a tristeza - pero no importa, mi deserción al régimen es la
menor de las razones por las que estoy aquí.
¿Cómo...? - pregunta.
Nada, ya lo he dicho - contesto- no interesa.
Me levanto, acercándome con ligera dificultad al cuenco de agua que hay por
allí. Me refresco tratando de relajarme.
.¿y tú? ¿cómo terminaste aquí?, no tienes pinta de "bruja." - lanzo
irónicamente.
Me sorprendo internamente de cómo soy, de repente, tan sociable. Ni en mis
mejores años fui tan afable, por decirlo de alguna manera. Se encoge de
hombros ligeramente y anuncia con simpleza.
Blasfemia...
Enarco una ceja sorprendida enormemente. Tampoco parece el tipo de mujer
que maldiga a otra persona.
¿Cómo...? explícame, nunca podría imaginármelo - digo.
Pues tampoco yo- dice.
Ante mi cara de sorpresa, suspira y se sienta, invitándome a tomar un sitio a
su lado, a lo que accedo sin miramientos
Estábamos en la clase de literatura en el colegio leyendo algunos libros muy
antiguos y me tocó uno de tribus herejes - refunfuña antes de continuar - me
senté a un lado de Antonieta de Navarro y tuve la mala suerte de pronunciar
unas palabras en voz alta, "al demonio..." - enarco una ceja y suspira
agrietadamente - tuvo un ataque de histeria, nunca le caí bien en verdad, y
para colmo de males la muchacha de la familia Vilores se atacó de asma,
sabes, eso es más que suficiente para que todo el mundo enloqueciera.

dice mirando a cualquier parte... y más fuerte.me interroga con una mirada angustiosa y brillante. ¿Le gritaste?. ambas nos quedamos mirando a los ojos...me da miedo que.Pero ¿no intentaste excusarte? ... Lo sé.digo mientras me corto de verla.agrega con renuncia . eso será bien visto.. ¿Sabes que si no hubieras dicho eso no habrían tenido motivos para apresarte? . poco pudieron hacer mis padres y mucho menos yo. le grité también..digo tratando de tranquilizarla los guardias dirán que eres dócil y que ayudaste a otro reo..lástima que estuvieran las religiosas presentes. y sigue evitando mi mirada. Siento esa mirada tan natural y cercana. como si no hubiera nada más precioso que un instante de alejamiento compartido con ese verde brillante. ¿qué? Frunce el ceño con vergüenza.sé que no es tan difícil.insisto. Me tengo que sostener para detenerme.suspiro con resignación .. es un alivio poder reír así después de muchísimo tiempo y con tan buena compañía.pregunto con curiosidad . según mi madre es un defecto .. y luego yo. Lo sé. fui directamente al proceso. ¿Qué le gritaste? . Igualmente creo que no te sucederá nada . porque me pone nerviosa sentirme tan vulnerable ante su mirada. "¡Pues al demonio contigo!" Un momento de silencio antecede mi sonora respuesta. Cuando logro detenerme. una carcajada. es tu palabra contra la de ella y podrías haber mostrado el libro. pero cada vez que hablaba Antonieta gritaba más fuerte. Rodó sus ojos con dejación y exclamó fuerte y claro. lo sé . y luego se verá. pero no me pude contener. entre la histeria de Navarro y el ataque de asma de la otra chica me condenaron a estar presa un tiempo. Encoge los hombros.. ¿Tú crees? . .. Primero me ve con ligero odio en los ojos y luego estalla en una carcajada igual a la mía.pero es que sí lo intenté y mucho. me acerco a ella ..nunca puedo contenerme.

y en tan poco tiempo. pero asimismo el hecho de que sea Alba quien tenga esta clase de contención hacia mí. lo convierte en maravilloso. Finalmente rompe el silencio y me pregunta: ¿Por qué más estas aquí? .. abrazándome suavemente. es que me gusta abrazar . Pero no me importa que ella se muestre así de cercana.contesto acariciando su hombro.comenta sonrojándose. no te harán daño.me mira directamente a los ojos en este momento . y si lo intentan no lo permitiré . Siente cariño por mí. de hecho la conozco mucho.antes dijiste eso de que la traición era la menor de las razones. . además estoy segura de que eres inocente. las muestras de cariño no son comunes para los presos en general. si es por mí nada te sucederá. que no es gran cosa pero es la única que me sale. ni siquiera rozar por alguien que no conociera realmente. Nunca me había dejado abrazar. Es más de lo que hubiera pedido realmente.Tranquila. en tres días siente cariño por mí. vaya. es extraño pero satisfactorio. creo que lo he hecho más en estos minutos que en toda mi vida. Cuando cae en la cuenta de que ha estado abrazándome más de lo normal me suelta con rapidez. después de todo lo que hemos pasado no me matará un abrazo digo regalándole mi mejor sonrisa. Igualmente gracias. Se ha quedado viendo hacia fuera por la ventana. Gracias Isabel . Es que mi familia siempre me ha enseñado la importancia de demostrar cuando uno siente cariño por alguien. Está bien. Nos quedamos así unos segundos. hace demasiado que no suspiraba de satisfacción. Sí.murmura contra mí. Se recuesta sobre mí. No me interesa soltarla. ya sé que ella a mí no pero yo sí la conozco. Es lo menos que puedo hacer Alba. Lo siento.. Parece que ser afectuosa es parte propia de su carácter porque de otra manera no encuentro alguna razón para que se porte así conmigo al tercer día de conocerme. meditando sobre alguna cuestión.

murmura después de unos instantes con el rostro apenado deduciendo perfectamente a que me refiero. Me observa con curiosidad.. Alba está presta a tomar el primero y ha invitado al guardia a compartir el resto. Lo lamento .. .. Se siente en el aire y es revitalizador. nos aprestamos a darle parte a los bollos de harina. Alba se separa con presteza de mi lado y se arroja sobre las rejas. las amarguras del presente y . En poco tiempo el soldado abre paso a la mujer y la deja disfrutar del ansiado abrazo de su hija. Sólo si se lo cuentas a la persona incorrecta . yo misma me siento anhelante de volver a rozar la tibieza que el alma de Alba irradia en su abrazo. no la culpo por necesitarlo. están deliciosos. de apariencia amable. ". mejor que el desayuno de pan y leche es sin dudas. como si entenderme estuviera fuera de cualquier posibilidad y se encoge de hombros. Viene acompañado de una mujer algo mayor.Yo. Quedarse naufragando en los desconsuelos del pasado. por soñar y desear inadecuadamente . No te preocupes Alba. uno de los que ha formado en mis filas y que luego me ha asistido en mi recuperación. Es como hundirse en un lago de pesares y nadar sin alcanzar ningún sitio donde sostenerse.Las cárceles se caracterizan por ser lugares mustios y abandonados tanto en actividad como en dinámica emocional. eh.lo suelto muy rápidamente y sin respirar. hoy por hoy creo que fue lo mejor que me ha sucedido.. levadura y miel que la señora ha traído para nosotras..? Sonrío ante su pregunta y su expresión. Mamá . no estoy segura de qué debo decir por.. ¿Te pueden apresar por soñar..contesto. presentación de por medio (en la que reconozco que la mujer me generó confianza)... La mujer trae un paquete de telas que huele muy bien.rompo el contacto y me alejo. Su rostro se descompone en sorpresa y temor.lanza al aire con alegría. Un guardia llega hasta la puerta de la celda.". En poco tiempo..

Es extraño. probablemente el que me quede por delante. el olor inhumano del encierro y la impresión de tristeza. no son de la nobleza pero su posición es buena por lo que se le ha permitido una educación ligera relacionada sobre todo con el hogar y la religión. dejándote a la vista y merced de demasiados desconocidos que poco entienden del desazón de la soledad. mis heridas y golpes son cicatrices. Anhelo irme de aquí bien lejos si logro llevarme a la rubia conmigo. eso sin contar con la continua humedad. arrinconándote del resto del universo pero. por . A pesar de su corta edad y su poca experiencia. Creerán que exagero por la fuerza del amor que me despierta. Es joven. puede convertirse en el más dulce sólo en un segundo. Señas que solamente observarlas provocan escalofríos y también a la agitada reflexión sobre cuanto tiempo necesitará uno para ocasionarlas y regocijarse con la proeza. Me he recuperado totalmente. Contienen todo lo necesario para convertirse en lugares corrosivos. siempre y cuando ella me lo permita. incluso por primera vez desde que me arrojaron al calabozo he experimentado deseos de salir de él y no de morir. o revivir. al menos eso pensaba yo hace algún tiempo atrás. apenas 17 aunque aparenta poco más. Por lo pronto me parece que está cómoda con mi compañía. o la ansiedad de su potencial inexistencia. Cuatro paredes que resumen la vida conteniendo cada emoción que surge. Definitivamente no son sitios agradables. Muchos en un intento desesperado por perpetuarse tallan señales en medio del suplicio. como un sitio que siempre me ha parecido el más amargo de los sitios donde extinguirse. Los muros surgen altos y aterradores. al mismo momento. síntomas del desquicio aplicadas a la piedra por la fuerza de algún objeto o de las propias uñas.los tormentos de un futuro posiblemente precipitado. húmedos y plagados de la evidencia del paso de otras almas condenadas al cautiverio. me ha contado en estos últimos días bastantes cosas sobre su vida. tiempo que le toma a Alba sonreírme. mis errores van cicatrizando lentamente también. entonces. mucho más de lo que hubiera creído. tiene el corazón de un gigante. que ella ha reforzado con su pasión por la lectura. Quiero "quedármela" por un buen tiempo. oscuros. Vive junto a sus padres y su hermana menor. plagado de convicciones e ideales que son ineludibles en su carácter. porque no pretendo separarme de mi única inspiración para intentar vivir.

el calor que a mi corazón rodea cada ocasión que mi mirada se encuentra
con la suya, pero no lo hago. Pregunten donde quieran y la respuesta seguirá
siendo la misma.
Alba es toda bondad, generosidad, nobleza, locuacidad, alegría, amor,
desinterés. Creerán que exagero cuando digo que la amaba y necesitaba
intensamente cuando no la conocía, y que ahora no concibo nada donde no
esté ella incluida. Es ahora que he comenzado a apreciar el hecho de estar
viva.
Es extraño además que antes no quisiera dormir para no soñarla y ahora que
está aquí no quiero dormir para no perderme de verla ni un solo segundo. He
pasado más horas despierta en estos últimos días que nunca en la vida pero
no puedo permitirme dormir. Es demasiado placentero observarla, percibir su
respiración acompasada en el silencio de la noche, ver como algunos de los
músculos de su rostro se contraen por la acción de los cambios de
luminosidad, es hermosa. En ocasiones me encuentro a mí misma
sonriéndole a su rostro tranquilo, o llegando más lejos aún, acariciándoselo
con suavidad. Sí, lo sé también, estoy perdida y en verdad no me importa.
Lo bueno es que en muchos días no hemos tenido molestias en cuanto a la
guardia y su jefa. No sé si se ha olvidado de que existimos, más bien que yo
existo, o si de repente se ha creído que morí en la golpiza. Apenas han
venido a vernos algunos pocos soldados y el prelado, que normalmente viene
a visitarnos, y hasta lo he tratado bien. Es que me contagié de cierta mujer
hermosa que me acompaña y a cuya sonrisa no he podido resistirme.
No creo que Alba alguna vez logre sentir rencor por nadie. Debería odiar a
esta gente que la tiene hacinada por un cargo que ni siquiera tiene una
mínima fuerza, y por el contrario, los trata con respeto, con amabilidad,
como si entendiera que no perciben del daño que cometen cegados en su
ambición de poder y dominación.
Debo reconocer que no estuvo tan mal el encuentro con el sacerdote cuando
no estaba a la defensiva, hasta podría decirse que el hombre se marchó
conforme con, ¿cómo la llamó?, "nuestra evolución hacia el señor y la
embestidura de la iglesia". Quizá tengamos una oportunidad de salir de aquí.
Miro a Alba deshacer los lazos del último paquete que envió su madre hoy. La
observo embobadamente como si fuera la acción más suprema y perfecta
que pudiera hacer. No es porque me interesé lo que contenga aquel montón
de telas, sinó porque últimamente no he encontrado manera de abstenerme
de ver sus manos y querer tomarlas entre las mías, podría asegurar que
envidio intensamente a esos lazos.

Como ha sucedido algunas veces siento una tibieza agradable posarse en mi
rostro, no hace falta buscar causas, sé que está viéndome, cada vez que lo
hace percibo esa calidez. Levanto mi mirada y allí está, sonriéndome, sonrío
también en respuesta, y frunce su nariz iluminándose más.
¿Qué...? - pregunta. Me doy cuenta que no he dejado de mirarla
discrecionalmente, y me avergüenzo.
Nada - replico avergonzada por haber sido atrapada tan fácilmente,
moviendo mis manos nerviosamente y clavando la mirada al suelo. Se ríe un
segundo.
¿Tienes hambre? - pregunta y niego tragándome los deseos que me gritan
suplicando que vuelva a verla - entonces... ¿qué es lo que tanto miras?
A ti... - respondí sin pensar envuelta en esta nueva necesidad que está
creciendo.
Me doy cuenta de lo que acabo de decir y me descubro mirándola con un
leve miedo, no puedo creer que yo haya soltado eso. Por el contrario de lo
que podría pensar sólo está sonriéndome, algo curiosa, pero sonriendo.
Mmm, pensé que tenías hambre... - comenta tranquilamente - porque sería
lógico, yo estoy famélica - agrega intentando quitar los lazos de tela que le
van ganando la batalla, y con tanto tironeo amenazan con no separarse
nunca más.
¿Famélica? ¿tú? - contesto ironizando- me observa frunciendo el ceño
mientras me acercó - a ver, déjamelo a mí.
Nuestras manos se rozan en el intento y siento una conmoción nacer desde
ese punto y crecer por todo mi cuerpo, Alba se gira rápidamente y me deja
hacer
Mmm, sí aquí estás - después de unos segundos de reponerme logro abrir el
fastidioso nudo de lazos - bien...
Me giro buscándola y la encuentro tras de mí con un gesto extraño en su
cara. Me cambio de lugar para que vea que he descubierto el contenido
invitándola, con una inclinación de mi cabeza, a acercarse. Pero nada, se
mantiene en su lugar sin apartar sus ojos de mí, observándome tan
profundamente que parece que pudiera ver mis pensamientos y sin notarlo
me hace sentir vulnerable.

¿Qué...? - me toca a mí ahora romper el momento.
Esto sonará egoísta - dice acercándose a mí - pero me alegro profundamente
que estés aquí conmigo Isabel - se acerca casi hasta estar pegadas, un
movimiento descendente y podría hundirme en sus labios, pero por lo pronto
tengo suficiente trabajo para no ahogarme en sus ojos - no podría haberlo
logrado sin ti.
La observo algo desubicada pero feliz. No tiene ni la más mínima idea de
todo lo que significa esa confesión para mí. Me alejo de sus ojos un momento
porque hay algo que quiero decir pero no estoy segura de hacerlo.
Tarde o temprano hubieras desatado los lazos - comento tratando de evadir
el momento y mis propias intenciones.
Toma mi mano suavemente, obligándome a girar para encararla y me hace
suspirar forzosamente.
Sabes de lo que hablo Isabel - dice solamente.
Lo sé - contesto apenas auditivo mientras acaricio levemente su mano - yo...
yo no podría lograrlo sin ti, tú me salvaste...
Yo únicamente te cuide - corrige agitando la cabeza, como restándole
importancia a ese simple comportamiento.
No. tú me salvaste - ratifico con torpeza, una especie de torpeza que se
imprime en mi voz primero y en el color de mi rostro inmediatamente. ¡Ja! La
guerrera sonrojada, si me vieran mis hombres.
Me mira con una mueca entre emocionada y curiosa, tira de mí para
sentarnos una frente a la otra, el manjar de su madre olvidado, todo el resto
del mundo olvidado. Sé que quiere que profundice en mis comentarios,
después de todo supongo que las circunstancias nos han convertido en
amigas, es mejor que nada.
Yo. Alba... antes de que llegaras aquí. - digo y no sé como decir lo que quiero
decir pero sé que debo decirlo, todos mis pensamientos obstaculizados.
¿Sí? - me insta a continuar con una sonrisa.
Bajo mi mirada y busco ayuda en nuestras manos enlazadas, tomo aire y lo
suelto.

. podría quedarme así días enteros. sola y sin razones para seguir.. todo esto que dices es muy lindo. y su perfume. Promételo . ya. Pero luego llegaste tú y me diste una razón para vivir.. el agitar de su respiración. el calor tibio de su cuerpo. Suspira cuando apago el contacto porque se vuelve demasiado difícil controlarme.Antes de que llegaras yo sólo quería morir . ¿Cómo. Prometo intentarlo .digo mientras la separo para mirarla a los ojos . ese gesto me ayuda a continuar. lo único que hacía era dejarme estar esperando que el momento llegará.exige con agudeza y angustia que no permitirás que te hagan daño por mi causa...yo no podría seguir si te pasa algo por defenderme. Veo su dedo acercarse a orillar una lágrima que se me ha perdido de entre las demás abandonando su escondite..por favor. generoso y me llena de emoción pero .sus ojos se enturbian .su mirada se vuelve turbia estaba perdida. despedazada de culpa.. le estoy diciendo mucho más de lo que querría aún sin decirle nada. Ya.no puedo evitar abrazarla y se aferra a mí como si fuera lo único firme en esta tierra . maravilloso perfume. -¿Yo? .. escuchando el palpitar de su corazón en mi piel.agrega contra mí .contesto más avergonzada todavía..no sé si puedo prometértelo. Prométeme . Sí. Resopla sonriendo con angustia y me abraza otra vez.exclama . .yo.es lo mejor que puedo hacer por ahora.? Cuidaste de mí y ahora sólo deseo cuidar de ti. me salvaste de dejarme caer porque ahora lo único que quiero es permitirte ser feliz sin importar lo que deba sacrificar para eso. comprendí que es a eso a lo que me han destinado..... tú . Su rostro se conmueve momentáneamente y se incorpora para acercarse a mí.prométeme Isabel . tranquila .pregunta con inquietud.

que la amaba en ese pasado. Me he enterado que la duquesa se ha casado de primeras nupcias con un noble de la zona. y más porque me han dado descanso a mis castigos.. por eso su ausencia. Todo en ella es preciso y perfecto. ahora compartimos un sentimiento.No podría sentirme más protegida nunca . es que lleva días sin darme uno. de un pasado más lejano. yo ahora estoy cerca de la convicción que nos conocemos de antes.". como es el caso de Alba. sinó también a mis soldados.contesto asintiendo . Lezcano me lo ha dicho ayer. eso según ella. en varias situaciones se ha sorprendido. parece que nos entendiéramos desde la vida entera. ". Por cierto que eso explica la repentina tranquilidad que tuvimos todos estos últimos 11 días. Hoy en particular extraño sus abrazos. Observa el paquete de su madre y se gira sonriéndome. pero cercano a mi corazón de todas maneras.Descubrí finalmente que mi principal captora estuvo ausente. Ahora sé que compartimos más que una celda o una comida. y a decir verdad espero que se olvide definitivamente de mí a partir de ahora. ya no somos sólo compañeras de desventuras. los demás han sido increíbles. no porque me disgustara sinó porque me asustaba que se notara cuánto me gustaban.. ¿Compartimos? Claro .no podría tener una mejor compañía. y cuando digo todos me refiero no sólo a mí y a Alba.agrega mirándome . . el suyo no tan profundo o intenso como el mío. que la amo en este presente. Se levanta y respira audiblemente. Es mi culpa también. Bueno. Pero creo que ella lo ha tomado para el otro lado. las anteriores ocasiones en que me abrazaba tenia que cortar el contacto. con lo mucho que me conoce aún sin haberme visto antes. y yo también. Alba y yo conectamos de una forma extrasensorial que en ocasiones consigue abrumarme. Me sonaba extraño porque normalmente no dejarían a un prisionero sin sentencia más de una semana. Fueron 11 días perfectos descontando los 3 primeros en los cuales no pude ni hablar.compartimos.

deseo saber exactamente qué siente. Posiblemente porque me los paso tratando de entender la cara pensativa y el apenas visible gesto intranquilo que su mirada transparente refleja. No lo sé. para ser su amiga. apenas 15 segundos. silenciosas o no.te he sentido suspirar más que nunca estos últimos días. Sí. como tiene que ser. para acariciar su tibieza aún sin tocarla. sé que suena paradójico.no me imagino irme y dejarte aquí. Extraña.digo unos segundos luego mirando al suelo cerca de ella y levantado ligeramente mi mirada para ver su expresión. muy cercano al mío.El regreso de la duquesa está previsto para este día.pregunta con el ceño algo fruncido. por una parte supongo que deseo salir de este lugar ya mismo. Únicamente me imagino salir contigo caminando a mi lado. me siento complacida de haber tenido al menos unos días para conocerla más. pero estaré muy feliz de que no vaya a sufrir el encierro de este lugar. me observa intermitentemente por unos segundos.la curiosidad puede con mi autocontrol.su rostro se sonroja a medida que pronuncia estas ultimas 7 letras .más dudosa que segura . Me encojo de hombros antes de responderle. A pesar que no la tendré conmigo sobreviviré a este destino guardándome en el anhelo de encontrármela otra vez. aunque por otra parte.¿no lo estás? . una un poco más egoísta. No puedo evitar suspirar de nostalgia y mi compañera me mira sonriente desde su rincón. . Sonrío también pensando "si tú supieras" pero como siempre decido dejar al silencio responder por mí a la pregunta concreta. Lo bueno es que su regreso implica que probablemente Alba saldrá pronto de aquí. Supongo . Su rostro se contrae por un tiempo corto.me dice en tono de broma con una sonrisa . pero que son los 15 segundos más largos de toda mi vida. entre preocupada e inquieta diría. Espero por ella que la liberen lo más pronto posible. Si no supiera que es casi imposible. ¿Debería estar feliz verdad? . por otra . diría que te has enamorado . Finalmente como saliendo de un sueño profundo me mira a los ojos y contesta a mis preguntas. Estaba pensando que pronto te irás .

antes no me importaba morir aquí dentro. sólo quiero salir. Si tú dices que eso es lo que debe ser. acariciarla disimuladamente.. Pero ..continúo .me apeno un poco por lo que tendré que decir ahora .me interrumpe. comer. y disfrutar de la comida juntas. contigo Alba. No hay nada que me complacería más que disfrutar de la libertad. ¿Ni siquiera podrías comer? ... habla como la buena amiga que es. no creo que pudiera dormir. al menos en una simple comida. Sus ojos se oscurecen y se lanza hacia mí arrastrándome en un abrazo. . El corazón se me estruja de éxtasis ante esa confesión.pero mi situación no es tan fácil ni simple.no me imagino saliendo y dejándote sola aquí. Por eso .dice .lanzo irónica y tiene el efecto deseado porque me desafía con el ceño fruncido y las manos en jarra .. nada . tomará mucho tiempo y mucho viento a mi favor que me dejen salir de aquí. besar su frente. Estaba esperando que la ocasión se diera. Me sorprende. Ella me sonríe en respuesta con esa sonrisa de reina que tiene cuando quiere mostrarse complaciente.le digo mientras me acerco a ella deseosa de sentirla más cerca aún . No me estoy quejando en absoluto. .lanzo en intención de duda. sin ti yo me habría dado por vencida. Yo afirmo .nada. Sus ojos demuestran la sinceridad de sus palabras. lo dice porque manifiesta un deseo profundo que tiene y quiere que conozca..Me limito a sonreír encantada ante semejante revelación. hundirme en su perfume. ante tremendo sueño que ahora se percibe hasta más probable en mi propia mente. tú eres mi salvación. no lo niego. pero decido quitarle peso al comentario. ahora. no es posible que merezca tanto mérito . pasar mi mano por su cabello. pero no negaré tampoco que deseaba con todas mis ansias abrazarla.qué lástima y con lo bien que cocina tu madre . . que quede perfectamente aclarado. Hace apenas 10 días que estamos juntas. no lo dice en balde..agrego ganándome un lindo golpecito en el brazo. nada más.responde con seguridad siguiéndome el juego para luego verme profundamente y soltar . ni siquiera respirar si te quedaras aquí dentro..debes venir conmigo Isabel. y eso es por ti..

te exijo que no pienses siquiera en eso. ¿Qué significa esto? .susurro . No sabe que removía cosas en mí antes de cruzarse realmente por mi camino. pero solamente por favor te pido no pienses en morir.no.si tú no hubieras llegado yo. Y me encantaría pensar que tendremos la oportunidad de vivir una vida juntas.me interrumpe rápidamente colocando sus dedos en mis labios.una voz ruda arrasa con la paz del instante. ella no entiende. Lo tienes. ¿Te han dicho alguna vez . absorta con la mirada severa en el abrazo que nos mantiene cercanas.Claro.. una voz que no deseaba oír de nuevo.que siempre encuentras las palabras correctas para decir lo que los demás necesitan. las que quieren escuchar incluso.. aunque yo no quiero más familia que a ella. siento esa clase de temor que parece hasta palpable. Sé que sonará absurdo pero he aprendido a necesitarte demasiado. atrapadas en un contacto que dura más de lo normal pero que me hace sentir como si la vida se renovara allí mismo. y. Veo en su mirada un tono celoso y agresivo. creciendo hasta envejecer. también. es mucho más valiente que yo. no podría hacer nada por mí sin ti. decir? Siento su estremecimiento y sé que entiende perfectamente lo que intento decir.. una oportunidad de ser feliz. una familia. . -¿Qué significa esto? .. por primera vez desde que me he vuelto una mujer de guerra. ni lo digas. es un gesto inocente pero que me estremece completamente .di órdenes expresas.. haciendo una familia cada una pero siendo.respiro audiblemente y agrego . La duquesa está justo frente a nosotras. Un sonido en los barrotes nos despierta. Sabe qué eso es lo que deseo también..¿qué hace esta niñita aquí? -pregunta mirando despectivamente a Alba que se ha limitado a mirar confusamente de la una a la otra . no puedo explicarlo pero tienes todo ese mérito .repite dirigiéndose a su subalterno más cercano . no se si tengo o no el mérito. Su rostro se vuelve avergonzado pero no se detiene. No . Sólo puedo reír encantada. El hecho de haberla encontrado fue simplemente la renovación expresa de mi fe en mí misma. por un mismo camino. abrazarla más fuerte y pretender quedármela para mí para siempre. El tiempo transcurre estrechadas.

Estando algo más cerca y antes de que pueda reaccionar. Blasfemia . tendrás una deuda conmigo eternamente .se dirige a mí con una risa despectiva .agrega con una sonrisa despectiva. se te ve muy bien y además . No esperaba menos de ti .¿por qué estas aquí? ..no se preocupe es inofensiva. la toma del rostro acercándola al suyo y mirándola muy cerca. y finalmente con gesto aburrido ordena a los hombres a retirarse. amistades. luego por separado. después de que usted se fuera llegó una nueva partida. Su rostro se curva de triunfo como quien acaba de descubrir el secreto más valorado del universo y la suelta hacia atrás con agresividad.que te has recuperado Isabel. ven acércate ..responde muy suavemente Alba.tú.dice con altivez y maldad antes de volver a verme -¿no estarás confundiéndote verdad?.dice dirigiéndose a mí mientras juguetea con sus dedos en los barrotes . Se concentra en nosotras mucho más que antes.le dice mientras ve como Alba se acerca lentamente. Veo .. Preciosos ojos verdes tienes pequeña . qué dilema ..dice. Alba da un paso al frente lentamente . El rostro de Josefina se curva en una sonrisa interesada.comenta mirando a Alba un momento . sé que Alba la mira sin entender nada de lo que sucede. Ya ves . pensé que no podrías pero no. Ésta nos mira de arriba abajo a ambas.suelto . eso sí.seguramente saldrás pronto ahora que estoy aquí.explica sumisamente el teniente Arredo. lo interpreta y aguarda silenciosamente. . y debimos poner a esta prisionera con la traidora . pero no es momento de pedir ni dar explicaciones. Vaya. luego juntas otra vez. .Lo sé mi general.has hecho.pide ..remarca la palabra con ligera lascivia en su tono.agrega desapareciendo.pero un dilema muy simple de solucionar también . uno de los fieles súbditos de Josefina. ¿quién lo hubiera dicho? más cerca ..necesitarás más que una paliza para terminar conmigo repongo muy tranquilamente.pregunta mientras la alienta a acercarse más. es que las celdas estaban abarrotadas. luego vuelve a mirar a mi rubia .

le digo tratando de encontrar mi serenidad nuevamente . la última mirada de Josefina.pero ¿que pasará contigo Isabel? . ¿Quién es ella?.respondo cortadamente.. .dice con un tono molesto. pero al mismo tiempo me siento agradecida de que se quede aquí conmigo un poco más. Me ofusca que mantengan cautiva a Alba porque sé lo que es añorar la libertad.. quienes siguen presos y quienes no.y también la persona que me traicionó. Los ojos de Alba se abren enormemente y parece haber dejado de respirar. es evidente . al mediodía del primer día y al atardecer del mismo. él me sacará de aquí. Te conoce y bien... quien tiene tu suerte en sus manos . La necesito como no he necesitado nunca a nadie. Nadie .. persisten en mi mente. Sé que este encuentro no traerá nada bueno. Lo digo para convencerla pero también para convencerme.ella te dejará salir pronto..y agrego . incluso al punto de manifestarlo sugiriendo que estoy a punto de morir y aun así me queda humor. aunque para ser realistas no ha funcionado. quienes son golpeados. Mi padre . su risa malévola. En las dos oportunidades nos encontró riendo y le molestó enormemente.dice con miedo en su voz .Han pasado 2 días desde la primera aparición de Josefina y no han liberado a Alba. no entiendo el por qué de la demora. sus manos tiemblan visiblemente.digo mientras acaricio sus tensos hombros . Josefina Monte Alvear. Josefina se ha escabullido a vigilarnos en un par de ocasiones. Debí de calmar a Alba luego de ese altercado.no te preocupes.".. Pero.interrumpo sus temores.. aún cuando los míos están desbordados mi padre se está encargando. Tranquila . no sucederá nada. vamos. ". ya lo oíste.de ella también depende tu suerte y no creo que quiera que salgas de aquí. los hombres dicen que ha enviado por el comendador y que está reunida con él desde la mañana definiendo la suerte de algún detenido.No puedo evitar el nudo que se me ha formado en la boca del estomago.. Alba se acerca y me toma del brazo guiándome a verla. tranquila . Hoy no ha aparecido. duquesa y general a cargo de esta prisión.susurra. quienes torturados. . quien dispone quienes mueren. debería haber salido en las primeras horas del día siguiente.

.. La separo de mis brazos y la mujer toma a su hija con cariño de mis brazos y la ciñe entre los suyos. que la señorita Isabel estará bien. Es demasiado joven e inocente para sufrir tanto. Yo encontraré mi motivación en la posibilidad del reencuentro. la duquesa Monte Alvear.me dijiste que vendrías mañana. le traeremos bollos y le harás compañía.. Lezcano esta apoyado contra los barrotes contemplando la escena.. Cuando le abren la reja se abalanza sobre su pequeña y con lágrimas en los ojos murmura: Por fin. nos han llamado . por fin esta descarada se ha dignado a hacer algo por los inocentes. Alba no parece estar menos triste con esa promesa. Su madre entiende que mi suerte no será la misma y sólo se mantiene a un lado viéndonos con pena.la mujer casi ni puede respirar de la agitación que la embarga es. ... El guardia anuncia visita y el rostro visiblemente alegre de la madre de mi compañera se abre para nosotras entre los soldados.. Tranquila .. y además nosotros vendremos a verle . lejos de este mundo inhumano.dice finalmente con el rostro alegre . así que me acerco a él para darles intimidad. y es allí cuando estoy más segura de que debe irse pronto de aquí... paquete de telas en mano como cada vez. Ven mi pequeña. Es que ..todavía no se como resistiré sin verla cuando no esté pero lo mejor es que viva sus días afuera.por fin.cada semana. sólo me observa desde el abrazo de su madre con el rostro empapado en lágrimas.. Hace calor. Me acerco demostrando mi alegría y le acaricio ligeramente los hombros. tranquila. es la mitad del día.susurro..Alba la mira con desconcierto . Alba se sorprende ligeramente y yo me regocijo por dentro. Se aferra a mis brazos como si quisiera esconderme y llevarme con ella lejos de allí. y me he entretenido escuchando algunas historias que Alba me ha contado sobre su escuela.que. Veo una mueca de felicidad encenderse en el rostro de la rubia para extinguirse mientras me mira por primera vez desde que su madre ha llegado. te soltarán al atardecer.de aquí. ¡Mamá! ¡qué sorpresa! .promete suavemente .

giro mi mirada para encontrarme con sus ojos preocupados.. ¿Qué. . no puedo arruinarles su felicidad por una inquietud. Pocas veces se ha dado la liberación de un detenido pero al menos eso es lo que se acostumbra en ese caso. Aunque. y una duda se clava en mi estomago. el momento y toda mi credulidad . Sé que algo no anda bien.por fin la arpía ha considerado hacer algo bueno por los inocentes. Algo no anda bien.dice mirando a Alba que apenas le dirige una sumisa mirada . donde corresponde.sí . Lezcano..balbucea Alba.anuncia observándonos ..hemos decidido liberarte hoy mismo ya que no contamos con argumentos para retenerte .teniendo en cuenta que has cometido aquella contravención he sugerido un oportuno castigo .. y mi rostro se obliga a cambiar de expresión y guardarme las dudas por el momento. con esa sonrisa que me desagrada tanto ahora.Por fin . basta con ver los ojos preocupados de mi soldado para saberlo.digamos que para estar seguros de que no volverás a cometer ningún atropello contra nuestra santa excelencia. Finalmente la señora Marian se retira a esperar a Alba del otro lado de las grandes puertas.dice desapareciendo con mi primer teniente tras de él. Luego de la media tarde Josefina aparece frente a nosotras.una sonrisa adorna suavemente el rostro de la rubia a mi lado .. .su rostro se ciñe de perversidad y hunde mis esperanzas . he querido hablar con él pero siempre me fue negado.vacila.? .la voz de Josefina interrumpe el abrazo.. Pero yo no lo haré otra vez. Aunque el rostro de Alba se debate entre el gozo de disfrutar del reencuentro con su madre y una pena suave que se le marca en su faz cada vez que me observa por sobre el abrazo. Bien .... .el comendador lo ha decidido y yo he estado de acuerdo en que seas devuelta a tus padres cuanto antes. S.susurro pero antes de poder decirme nada Arredo nos interrumpe. Se silencia y casi no me creo que eso sea todo. observo a Alba y ésta me abraza esperanzada.. Fijo mi vista en Alba y su madre. puedo sentirlo en el ambiente.pequeña rubia .... Lezcano no ha regresado desde la mañana.le digo .. la general quiere que usted se encargue de escoltar al comendador a su iglesia .

. nunca he visto unos ojos que me signifiquen tanto . sólo porque le agrado.para ella sólo serán 10 latigazos. tus ojos azules me inspiran tanta fuerza y tanta ternura. de eso puedes estar segura pequeña .digo en un hilo de voz. es un alivio . quisiera que pudiéramos fundirnos la una en la otra.dice mientras sumerge sus ojos verdes en los míos. ¿cómo podría? Me enfurece desmedidamente que la lastimen. espera . es como si pudiera leerme el alma y dejo de mirarla.. respirar por ella si es necesario. No . alíviame con tu mirada... pero imagínate lo que será para ti. no dejes de verme Isabel. Mis nudillos palidecen mientras aprieto mis manos contra los barrotes de esta maldita prisión. Siento vergüenza.esa sonrisa malévola me estremece.los castigos deben ser dados a las personas que realmente los merezcan y no creo que Alba.No.suelto antes de que salga de la vista. por favor no lo hagas. ... Tranquila. ayudarla a soportar el dolor. Cómo soportar ver a Alba sufriendo y sólo porque yo la quiero. . Perdón .frunzo el ceño con escepticismo .. Josefina. y la serenidad me invade mientras la voz de Alba recorre mis sentidos. de hecho..susurra con temor levantando mi rostro hacia el suyo . sólo serán unos golpes . Mi rostro que hasta aquí había permanecido sumido en ciertos resabios de angustia se imprime del odio que esta creciendo dentro de mí. una invitada de honor en la primera fila.minimiza y gira mi rostro hacia el suyo estarás ahí. Su rostro se curva en una expresión desquiciada y se aleja riendo en voz alta. Mis ojos se llenan del brillo perfecto de su mirar y la abrazo. sólo porque sabe que me daña a mí.tendrás público. se gira a verme con esa serenidad perversa y desquiciante que la caracteriza .su voz se suaviza . más aún porque sé que soy la culpable.cuando te vea. intentando nublar mi ira.me concentraré en lo más amable que he encontrado en este sitio .susurra acercándose y pasando su mano por los barrotes .pasa un dedo por mi rostro y la alejo ...has solamente eso por mí. Unas manos tibias y suaves se deslizan por mis hombros.agrega mirando a Alba .por favor.. sé porque lo hace.que suerte tienes pequeña . luego. ¿Y quién te dijo que Alba recibirá el castigo? .. Sólo no dejes de verme .dice ..

que grita ahogadamente de dolor. Ésa que está siendo mutilada frente a mí es la espalda de Alba. sé que estoy gritando pero ni siquiera lo noto. Cuando Josefina percibe el cruce de nuestros ojos. no para matarla pero sí para lastimarla mucho. El celador y Josefina se giran percibiendo el bullicio de la guardia y mis gritos. Me deshago de las cuerdas y golpeo a algunos de los soldados intentando llegar hasta ella. van a por nosotras. Sólo por si algo ocurriese ya sé que puedo liberarme de mi atadura. espero que no haga falta. de una manera petulante. Yo puedo verla desde mi posición perfectamente. veo su rostro atemorizado pero intentando apenas sonreír para mí.vocifera. Alba camina con lentitud hasta donde está el guardia con el látigo. los cortes nacer uno tras otro. A Alba la escoltan sin atarla hasta el centro de la plaza de torturas. no la dejen acercar a la prisionera . Casi no puedo respirar. . Golpéenla. es demasiado para una persona tan pequeña como Alba. la cual en cierto punto se desvanece de su sitio lentamente obligada por los fuertes embates. serán 20. con la ira dibujada en el rostro. Comienzo a intentar soltarme. La risa de Josefina inunda y sobrepasa los gritos de Alba. ni siquiera deben atarla. ¡Dios!. la obligan a ubicarse contra un madero grueso. no lo soporto. pierdo el contacto con los ojos de mi reina. no serán 10 latigazos. Antes de quedar fuera puedo ver como su semblante se angustia. Veo los trozos de su camisa saltar unidos a la sangre de su espalda. no más. allí todo listo para el escarmiento. me desespera no poder alcanzarla. La sangre y los gritos se confunden en mi cabeza. los soldados alrededor de mí tratan de contenerme pero no me importan ni ellos ni sus golpes. acompañado de Arredo. la general se aproxima y toma un látigo similar. mucho más de lo que yo puedo tolerar verla sufrir. Josefina da gritos por doquier.Una campanada más tarde el celador y sus guardias. Dos hombres me apresan las manos en la espalda con una cuerda firme. y sonriéndome desencajadamente da la orden de comenzar. Ambos descargan uno a uno sus azotes sobre la espalda de Alba. El guardia se acerca con el látigo pero antes de que pueda comenzar con su tarea. los cuales no cesan ni siquiera cuando yace en el suelo y ni siquiera han llegado a la mitad del castigo. hay una furia desequilibrada que me inunda todo el cuerpo. Escucho a mi niña gritar cada vez más hondamente y no logro ni siquiera razonar. recibo golpes y los regreso solamente con la vista puesta en Alba que yace derrumbada moviéndose con pesadez. obliga a la guardia a arrastrarme hacia el otro lado. de mi Alba. lo hace por propia voluntad.

responde compañero silencio. Lo único que puedo percibir es que la oscuridad de la noche ha venido a acompañar a la oscuridad que en mi alma palpita. con un corte en la boca y brotando sangre. con una palabra. temblando de pies a cabeza y con una mirada que pasa de encendida a perpleja. Hay un silencio sumiso y perpetuo en torno de mí que me azora. alrededor. no sé como resistirla. ahora simplemente necesito que recompenses tanta estima con una respuesta. "." Otra vez la campana se estrella en mi conciencia ayudándome a despertar. quiero abrir los ojos pero por más que intento no logro enfocar. con una insensata demencia. ¿dónde está? ¿dónde la han llevado? ¿dónde esta mi razón. Casi.Hace frío. La veo caer de rodillas y justo detrás surge la imagen de Alba con un enorme palo que prácticamente no puede sostener.conseguí murmurar. puedo oír un golpe y ver el rostro de mi "verdugo" contraerse en una mueca de confusión. y es cuando percibo la mirada furiosa de mi ex amante sobre mí. mucho. no puedo moverme más. que me aturde como el grito más aterrador y yo.. Un guardia corre y le propina un golpe que la hunde con furia hasta el suelo. Antes que pueda acercarme alguien me asesta uno similar con el mismo madero que Alba utilizó para desmayar a la jefa. Estoy atontada pero intento seguir acercándome. Ese último golpe acabó con mi equilibrio. Tantas veces te idolatré en mi soledad. me inclino a conversar con él. por favor. ¡Diablos! Creo que estoy enloqueciendo.Puedo reparar en como toda la guardia se ha movilizado hasta donde estamos y no dejo de dar golpes.. mi motivo. un cuerpo suena disminuido contra el suelo. Cuatro puntapiés después. la puerta rechina cediendo paso. pero en algún punto caigo rendida por un azote con algo firme cerca de mi sien. Me desplomo sin vigor en la superficie de aquel sitio y luego. se arrastran hacia mí. llevo más de una campanada intentando recuperarme pero persistentemente termino por sucumbir a un exagerado cansancio que siento.. . nada. ¿Alba? . Un ruido apagado pero creciente anuncia una llegada. "Silencio. Pisadas rudas y apuradas hasta los barrotes. el sol se extinguió hace un tiempo.murmura mientras levanta el látigo y descarga dos golpes que me dejan casi inconsciente. mi Alba?. Basta de juegos Isabel .".. porque antes de quedarlo completamente.

susurro en un hilo. Pero tu espalda. Me mira con un gesto agobiado pero seguro. puedo descansar un momento por ahora. con suavidad pero con determinación.debía.me dice mientras acaricia mi mejilla y quita una lágrima que por ella ha caminado desde un rato antes .bien? . que no consigo encontrarme la posibilidad de emitir ningún argumento en su contra.responde secamente mientras me acomoda nuevamente en su regazo . Calla.alega con tanta convicción. eso jamás. luego se verá.ahora descansa. Como debe ser .pregunto si bien sé que la respuesta es evidente.comenta . . aquí estoy para cuidarte.pronto estarás bien . Me obligo hasta las últimas fuerzas de mi corazón a mantener los ojos abiertos. No debiste. Mi espalda está bien. Sólo descansa . intento explicar que no debió haber lastimado a Josefina. con sus ropas sucias de sangre y el rostro inundado de dolor y tristeza. debía o ¿qué pretendías?. A pesar de todo pienso para mí "gracias silencio". golpeada. ni siquiera para defenderme .créeme que ese golpe tuyo merece más atención. Sonrío con dolor y me hundo estremecida en esos ojos verdes. mirarlos pasa a convertirse en necesidad hambrienta cuando está cerca.susurra sonriendo a duras penas. Con ese criterio tú tampoco Isabel .Una calidez inunda mi cuerpo mientras unos brazos pequeños rodean mi talle y me obligan a recostarme contra el regazo de mi silenciosa compañía. ¿Estás.intento decir. Igualmente no debiste. duele pero gracias a tu intervención me recuperaré en un santiamén .ya estarías lejos de aquí. Lezcano me ha ayudado. fue demasiado sacrificio. allí está. Como siempre . Cierro los ojos a la realidad y sólo me concentro en la tibieza del cuerpo que me sostiene. .-pronuncia alta y duramente . que la dejara matarte y me fuera de aquí tranquilamente.

entiendo la tristeza en los ojos de mi pequeña. algo diferente.me interrumpe altivamente. Se queda quieta únicamente mirándome y dejándome observarla con deleite. la cual se inclina para verme debido a mi movimiento.queda un tiempo aún.indica con suavidad . Las sombras juegan con la luz otra vez. Listones negros. Aunque estoy todavía un poco mareada me siento más despejada. Dirijo toda contemplación al centro de mi atención.farfullo con desazón. los noto por fin allí bailoteando en los barrotes.digo con aflicción mientras mis pulmones parecen haberse quedado sin aire. Yo se lo enseñé a Josefina.además de aquí hemos de salir juntas o nada. es una decisión tomada. No. Hay algo en su mirada. y ella es una gran aprendiz. y sé perfectamente qué es lo que nos espera.entiendes que no saldremos. Sé qué representan los listones. fue mi elección .agrega con sumo convencimiento . Lo siento Alba. no es tu culpa Isabel.no estoy segura de que Alba razone suficientemente bien cuál es el destino que nos ha dictado esta persecución . Me dejo caer algo exhausta y sobre todo derrumbada. Entiendo todo. me cuesta reconocerla ninguno. no. lo siento tanto . dos listones negros. yo misma los usé mil y una vez antes satisfaciéndome en las miradas empapadas de súplica de mis sometidos. ¿Cuándo? . entiendo lo que implica que haya dos listones negros. estoy intentando . se combinan con los rastros de luz de la noche. y aunque mareada. no te culpes. Hay algo que roza la pena con descaro. Dos campanadas después del amanecer . entiendes lo que sucederá ¿verdad? . incluso aunque no la haya escuchado oigo perfectamente la sentencia en mi cabeza. después de despertar pierdo mi mirada en ese juego de negrura y brillo que se produce sin tropiezos dentro de mi encierro. Pero. Me sujeto de Alba elevando mi posición.Unas sombras extrañas sobrevuelan el techo del calabozo. más allá del dolor físico. pero no logro encontrar ni su significado ni lo que lo causa. algo nuevo. más allá del miedo. y ahora puedo encontrar de donde vienen. No peros por favor .

implacables no logran retroceder. lentamente. Sigo viéndola con complacencia y con desespero. glorioso en su ternura. y posa sus labios en mi frente. "¿Cuándo fue que una pequeña como tú se volvió tan madura?". de aquel inocente beso. Antes de que Alba logre alejarse de aquel gesto. toda la valentía se me desploma cuando mi osadía concluye. sin decir una palabra. lo sé. Una sensación de necesidad palpita en mis sienes y me aleja de mi habitual conciencia hacia otra conciencia. hasta que no dejarlas elevarme el alma se vuelve inadmisible. Mi rostro palidece de afecto. aferro mis manos en su rostro y la desplazo hacia donde deseo. Adoro ese gesto -me dice deslizando su dedo por mi ceja enarcada. Alba se queda igual que yo. Vaya par. aparentemente imposibles de evitar. Tengo que cerrar los ojos para tragarme el siseo de satisfacción que nace en mis entrañas. No vuelvo a abrir los ojos. tengo miedo de hacerlo. nos iremos como nos toque juntas. En menos de un segundo mis labios han depositado mi abstracción en los suyos. Puedo ver sus ojos cerrados con los míos que no deseaban perderse nada y luchan para no sucumbir a la oscuridad de las emociones. . El roce dura lo que duran mis suspiros en salir desde mi interior. una impresión parecida a la de "yo ya estuve aquí" pero no lo suficiente.".salirle al encuentro al rumbo que nos toca. Y yo celebro cada vez que me sonríes . Casi como si pudiera cortar el aire que nos rodea con su respiración se inclina hacia mí. supremo en su simpleza. Dos lágrimas atraviesan el espacio desde mis ojos. Inevitablemente se hacen con los labios de mi amor en un roce sumiso pero consistente. las dos. Una que oprime mi pecho de un vacío. siempre ha contado con esa ventaja. siempre lo fue. de un pasado incompleto.entonces como por inercia me regala una pequeña sonrisa. cuando menos será una forma de salir de aquí. otras descienden por el rostro de Alba. verle el lado benévolo. La respuesta es nunca. Me turbo sonrojándome y suelto un sonido similar a una dificultosa risa contenida. desespero por no saber como salvarla de esta sentencia a la que por quererla la he sumido. me pregunto contemplándola todavía. Con los ojos cerrados me concentro solamente en las sensaciones de aquel ingenuo toque. casi puede sentirlo.

pronuncia apretadamente Alba fijando su vista y su atención a cualquier sitio. nos quedamos allí quietas saboreando la noche.digo mientras apoyo la mano contra el muro intentando encontrar calma .me desconcierto un momento a lo que añade no me digas que es la general y la jueza de la prisión. apoyándome en la pared como ella estaba. estrujo en un puño mi mano libre . dice irónicamente como intentando explicar la decisión de la juez y jurado era lógico.". hablo de lo que significó en tu vida antes de que te traicionara.y mucho menos a punto de.anuncia mi amiga . la última que parece aplastarse sobre nosotras como la más pesada y temibles de las cargas. Me levanto y me separo de su regazo. Ya. pensando otra vez como sacarnos de ésta.mi voz bordea la angustia sin que lo pudiera evitar.como si fuéramos las peores de los herejes . La diviso rodando sus ojos hacia mí en una ocasión paro regresarlos a su sitio rápidamente. Después de decidirme a abrir los ojos y entornarlos hacia mi compañera de dichas y de desdichas. se que se sucederá una pregunta.siseo con odio . hoguera . Después de unos instantes mi paciencia se destruye.lo lógico sería que no estuvieras aquí.¿lógico? . la descubro con la mirada perdida en los listones. ¿quién es Josefina? . y otra vez. Un eco lúgubre y desnivelado a hachas deshaciendo troncos se oye a lo lejos. imaginando que si cierro los ojos y lo deseo fuertemente. Lógico . pero me afecta intensamente por Alba. y otra. . Ninguna pregunta se sucede. Isabel.vacilo de terror de sólo pronunciarlo . ante lo que únicamente puedo asentir. En un momento aprieta los labios y respira con vigor. . Apenas me susurra un ¿estás bien?.solamente las que golpearon a la jefa. podría abrirlos y estar lejos de aquel sitio. pero al fin traga audiblemente y libera sus inquietudes. o más estúpidamente todavía. lo hace nuevamente. Me siento a su lado de nuevo a esperar el amanecer y con su llegada el final. Hoguera. Me contempla con mesura primero. presagiando la fatalidad que se avecinaba. así que me adelanto y la observo buscando animarla. No me importa por mí. obligándome a callar lo último. Estudio de reojo a mi compañera que parece absorta en la pared de enfrente sin prestar ninguna atención a mis divagaciones. ambas permanecemos apoyadas en la pared de la sombría cámara que nos mantiene presas. como si verme le quemará.Dos campanadas después. Las peores no .

aún peor que siempre como no importa suspira con fatiga .no entiendo. que provocar mi muerte que verme morir. Es que. Señorita . me dice algo antes de irse .indico quedamente. .no logro entender.arrastra las palabras con cuidado intentando alivianar mi obvia intranquilidad .dice el capitán . acercándose y presionándome a decir lo que tuviera que decir para explicarme.lanzo al aire.eso es lo menos importante ahora.indago evitando mirarla.antes los listones. necesito entender.Comandante .ella los ató allí mientras tú estabas inconsciente se nos quedó mirando durante unos segundos. está gestionando con la duquesa el permiso para pasar hasta aquí . Lezcano apareció delante de mí al momento.su voz surge dolida y me atormenta .prosigue sin tratar de resignarse . .su padre ha venido a verla.no tiene sentido pensar en eso ahora.reclama nuevamente . .trago saliva pensando en qué pudiera ser lo que afectaba tanto a la rubia .señala antes de sentarse nuevamente en aquel eterno sitial y perderse en la oscuridad del muro ante ella. . su suspiro entristecido me rompe el alma.¿por qué no? dime quién es. Alba se levanta al instante y camina a nuestro encuentro. Oigo como su cuerpo se encarama cerca de mí esperando. No importa -repito con rudeza . Supongo. Alba. Tiene razón .lo dicto sin mirarla.inclina su porte ante mí .dice que seguía estando en esta misma celda sólo porque no habría para ti peor tortura que la culpa de acompañarme a mi muerte... Isabel . .digo con suavidad . ella.dice sin detenerse a respirar . Más allá de eso ¿quién fue esa mujer para ti? ¿por qué es que te conoce tanto? No importa .comenta dudosa.por favor .apenas me he enterado fui a por .ella. estaba molesta. pero lo que no puedo es apartarme de la interrogación. Quiero comprender el por qué.Me levanto de mi sitio como si una fuerza etérea tirara de mi cuerpo hasta alejarlo de Alba. . ¿A qué viene la pregunta? .

no estuve aquí para defenderla aún cuando le di mi palabra a su padre de que no permitiría que. lo sé . Pobre hombre. siguiéndolo Abre los barrotes de la celda y le da el paso. quizás no anuncio mirando a Alba .pregunta Alba.un placer servir a su mando condesa . sólo cumple ordenes hija .tengo que irme.comenta mientras su mirada se .por eso estoy aquí. cosa que logra a medias.susurro.no tiene porqué sentirse responsable.dice tragando saliva . no puedo permitir que vayan a cometer una injusticia semejante . Esos golpes representan el menor de mis problemas padre. Arredo agradece con un asentimiento respetuoso y se retira.le espeta mi padre con solidez para luego corregirse con su habitual benevolencia . Conde .lo único que lamento es haber arrastrado a mi joven amiga hacia un futuro sin mañana.tiene poco tiempo . lo lamento mi señora. sigue intentando quitarme remordimientos. Capitán Lezcano amigo . Lo sé . . la culpa sigue allí mismo pero todo de mí recibe con placer la sonrisa.él .comenta inspeccionando mi rostro .esos golpes. No lo sé .murmura con sumisión .agrega con una inclinación respetuosa.quizás haya un mañana lo observo confusamente .Arredo es un excelente oficial. . A poco de que el capitán desaparece dejándonos con más dudas que certezas aparece el teniente Arredo con mi padre.agrega con una sonrisa y luego apoyando su mano en la insignia familiar pregona con confianza .yo.digo encogiéndome de hombros .se dirige a mí con preocupación ¿cómo te encuentras? esos golpes. Alba me sonríe sufridamente como pretendiendo aliviar mi culpa. fue una decisión de mi persona quizás un error.anuncia precipitadamente mi capitán . ¿Qué quiso decir? .mejor será esperar a mi padre para que él nos comunique de qué trata todo ese balbuceo de Lezcano. Aún cuando acabo de negarle una merecida explicación.lo interrumpo . Quizás no . Lo sé.humilla su mirada hasta sus botas .y desaparece de mi vista. su padre le explicará .

Por favor joven .responde.le digo .titubeo sonrojada . y amiga. su rostro se torna desesperado . soy yo quien debería de inclinarse ante usted.el solo pronunciarlo le lastima notablemente. sí . y la obliga a sonreír también. o son sólo mis ojos. no sé qué hacer. yo me lo merezco y usted lo sabe más allá de este momento tengo un pasado plagado de atropellos por los que pagar. .¿me presentarás a la hermosa señorita? . Padre. El semblante de mi padre se alza irritado.mantiene en mi compañera con detenimiento .añade con caballerosidad.por favor.le digo mientras la invito a acercarse . por favor.él es mi padre el Conde Enrique Díaz de Valverde. Padre ella es Alba Gutierre mi compañera de reclusión. y usted lo sabe. Yo me ocupo de observar de uno a otro. hasta allí fue por mí Lezcano en medio de la noche a informarme sobre lo que había sucedido. a lo que mi padre le sonríe con apacibilidad.le hará daño. veo la cara complacida de mi padre. Alba escasamente se eleva con el semblante en una mueca de vergüenza. y precipita un amortiguado Gracias. Más daño me hará tener que sentir mi soledad retumbar emergiendo mientras mi única hija agoniza en una pira incendiaria. Fue una suerte que estuviera en el territorio -mi padre concluye la presentación volviendo al punto prioritario . .Alba . los padres no debemos sobrevivir a los hijos. Me niego a ver morir a mi hija. es que alguien capaz de arriesgar su propia vida por salvar a mi única hija merece más que mi reverencia. mi Señor Conde. No. Alba se inclina respetuosamente.indica mi padre . .venía en camino a verte y me detuve con la familia Monje. Padre . sí.. Lo aprisiono de los hombros y lo abrazo. conmigo y con mi Alba.y menos a manos de semejante déspota y por causas tan poco justas.intento calmarlo .esta situación no parece tener más que una única salida. Eh. como hacen todas las personas que encontramos. pero con una gracia especial. a mí también me asusta lo que pueda suceder.

.farfullo . eres lo mejor que la vida me ha dado Isabel. cuando por fin había recuperado parte de su hija. a pesar de que una y mil veces intentó persuadirme de acabar con ello y volver a la vieja casa. no mi niña .anuncia al mismo tiempo que me aleja de Alba . a sus propios principios para salvarme. Dirigíos al norte primero y luego . ¿Cómo es que puede amarme tanto aún después de tanto daño que he hecho? Al sur primero. mi orgullo aún equivocada y todo.Lezcano y yo hemos ideado una forma de distracción. ¿Cómo es que era tan injusta con él? Lo siento padre . la emocional. Pero. cuando el tumulto comience quiero que tomes a Alba y salgas de aquí. ¿Hacia dónde? No puedo creer que mi padre esté dispuesto a desafiar al régimen. segundo porque más allá de su honor creía conocer la vergüenza que mi padre sentía por mis acciones. corre hija. La distancia entre mi padre y yo ha sucumbido enormemente en los últimos instantes.siento no haber sido lo que merecías.es que ¿cómo? estamos condenadas. preocupación. Es que me siento egoísta por no haber pensado en los sentimientos de mi padre.me obligo a verlo a los ojos . un hombre de los nuestros dejará los barrotes abiertos. no permitiré que muera ninguna. siento haberme desviado tanto. sal por la explanada y ve hasta el bosque. Por primera vez. no dudes. allí detrás de la primera alameda encontrarás lo necesario. incluso desesperación. vergüenza. desde que empecé esta vida de soldado. yo solamente podía pensar en la suerte de mi pequeña y la mía no me preocupaba ni una pizca.Libero el abrazo. y luego de mí solamente cuando ella murió? Antes me había encerrado en mis sinrazones repetidas amparada por una ira exacerbada que sentía contra todos. a todas las embestiduras. siento que vuelvo a ser la hija del Conde Enrique. ¿cuándo fue que me distancié así del excelente ser que cuidó de mí y de mi madre en un principio. pasando más allá del sentir del Conde. eso seguro . dolor y tristeza. Ahora. No será de la forma diplomática. y por eso accedí a perder mi pasado. No.yo he sentido por ti muchos emociones. y al amanecer queda nada. no permitiré que mueras. jamás. pero nunca. amor antes que nada.musito . Primero porque el recuerdo de mi madre me motivaba la culpa.

. Era atar cabos. Un amigo. hija.no estoy segura de que esa perturbada voz sea mía .Qué!? . Los primeros días serán decisivos.contesto. nuestro. en ese lugar las leyes de este procedimiento no están en uso. y la carta.insisto. Padre . Debes ser fuerte y presurosa hija. . Deberás cuidarte sola los primeros 4 días. .lo supe desde que me hablaron de ella .revela con un suspiro de frustración . En mi pecho una procesión de incertidumbre me comprime hasta las entrañas. tu sueño. no. tanto que quiero volver a escuchar y tan poco tiempo. lo sé sus ojos están empapados de algo que no puedo determinar. vete de aquí. lamento haberte defraudado en esto. ¿Padre? ¿dónde? . hay tanto que quiero decir. no. No sé qué decir. ese que me contaste.interrumpo . ¿¡ Q. no entiendo cómo mi padre conocía de Alba.¿dónde te veré? ¿allí en Vizcaya o en Bohemia?. En la vida de cualquier persona son necesarios sacrificios para preservar a los seres que amamos. debes ser cuidadosa y apresurarte. se encargó de que llegara a mis manos .reniego de lo que estoy oyendo -. no quiero oír ni aún menos que lleves adelante semejante disparate. ¿recuerdas? ¿La carta? creí que Josefina se había encargado de evitarlo. Isabel. no te permitas dudar.dice señalando a mi compañera que permanece ajena a lo que sucede . mi respiración alcanza niveles más dilatados. una mezcla de tristeza y esperanza . tanto que quiero explicar. hasta nuestro territorio. no. Mi padre palidece y vacila. nunca me dijiste nada hasta ahora . . ésta es tu oportunidad.pensé que desvariabas.no padre. sé que deseas esta oportunidad.expone mi padre con complacencia . cuando atravieses el río de la Dordogne en Vizcaya habrá un grupo de nuestros hombres esperando para escoltaros a destino.al este.y no dije nada porque como todos .¿es ella verdad? Me quedo aturdida por un momento.. a Bohemia.

Alba permanece algo más cerca. sobre tu cambio de humor y actitud. cuídala muchacha. no padre.no puedo verlo a la cara . ¿Qué sucede? . ..ven aquí.niego con la cabeza hazme sentir orgulloso otra vez hija. no puedo dejarlo hacer esto. ese hombre seguro.intento detenerlo pero comienza a salir de mi prisión .no la dejes regresar - . cuida de ella . a punto de entregar su vida en nombre de la mía. ya fue informada. Cuando lo suelte. No padre. ¡No!.espera no hagas esto .? . Nada. por devolverle su aspiración de vivir merecen ambas la oportunidad que yo ya tuve y gocé. Mi padre. Mi padre regresa donde estoy y me abraza. lo supe.imploro con el rostro bañado de mi desconsuelo y el cuerpo temblando de dejación.su voz ruda se eleva y asiento. bondadoso. no. lo habré perdido para siempre.padre no me abandones.así que ahora tengo una deuda eterna con ella. ¿me oíste? . te necesitará mucho estos próximos días y no te preocupes por tu familia. quédate conmigo . Isabel . cuando deje a mi padre irse de mí. corre y aléjate . Mi padre afloja sus brazos y me doy cuenta que se está alejando.dice mientras coloca sus brazos alrededor de mis hombros para que me sostenga y me aleje de él.pregunta turbada. no puedo. no puede ser así. justo ahora. Sí.digo para salir de mi fluctuación.corre . lágrima tras lágrima mi original tristeza se desvanece en un alud de pena que me aplasta. que se va a ir pero para siempre. y desde el mismo momento en que me contó sobre tu compañera de celda. ¿Qué. promételo. me oíste.repite Alba antes de silenciarse cuando nota como mi cuerpo se estremece de dolor.¿Lezcano. Niña. por devolverme a mi hija. .anuncia hacia Alba .insta mi padre ya lejos de mí .cuando escuches el cuerno real corre. digno de la confianza de cualquier señor del mundo. no a ese precio. justo cuando lo recobré.? .su semblante se vuelve más aplomado . no vuelvas por mí por favor. Isabel.le digo mientras una opresión de pena me inunda desde dentro y desafía con hacerme estallar. él me la hizo llegar. porque sé que no podré convencerlo haga lo que haga . entendiendo que algo está a punto de ocurrir.

mi cuerpo entero permanece paralizado. . unida a un reflejo parecido a una necesidad de supervivencia me hace estar concentrada en la exigencia de correr en cuanto el cuerno suene. cuando el cuerno suene. entendiendo a duras penas todo lo que ha sucedido. con la última que me hizo. las lágrimas las siento descendiendo en mi rostro todavía. Lo veo esfumarse como una aparición sobrenatural en el medio de las tinieblas de la noche y un acervo tumultuoso de pena se enciende en mi interior. comprometidas con la solicitud de mi padre. No te equivoques. media campanada en la que seguimos sentadas contra el muro.le dice a Alba.susurra mi pequeña con la voz quebrada. si la gloria me encumbra junto a tu madre. La otra. Isabel.hazme sentir orgulloso y sé feliz.". mi pobre niña. esperando. se permite ser golpeada y maltratada tan joven por la adversidad.. Un soldado que pertenece a una de las líneas familiares se acerca. una parte de mí más cercana a mi corazón suplica porque esa llamada a la guardia nunca suceda. una parte que he profundizado durante mis años de guerra y que me sugiere templanza.respiro audiblemente sin lograr sofocar el sufrimiento . Padre no me dejes . Alba que entiende a medias lo que acaba de suceder subsiste quieta sosteniéndome.habrá que correr. mi padre permanecería con vida. No puedo moverme. desprende el candado de la entrada y aposta una lanza contra la pared exterior. dirigiéndome un sutil respeto antes de marchar. solamente esperando. Una parte de mí. y lo que vendrá.hay que prepararse. yo nunca te abandonaré Isabel. ".Media campanada se ha sucedido desde que mi padre se fue. jamás. Qué lejos estaría si no hubiera agredido a Josefina. mi pequeña. Mi vista se nubla de sólo pensar en esto.indico mientras me retiro de su lado.alzo la voz en una súplica y se detiene.dice con una última sonrisa al tiempo que se gira. . a partir de hoy cuidaré de ti. Si no fuera porque la vida de Alba depende de mí jamás habría permitido este sacrificio. y yo bueno eso sería lo de menos. Un empujón y la libertad pero proseguimos aguardando. yo no merezco tanta entrega. sed felices . todo por continuar en mí camino. Ya oíste lo que dijo mi padre . una parte de mí agoniza junto con el tiempo de mi padre en esta vida. Alba. no quiero que me vea así de débil . Veo las lágrimas descender por su rostro y me parece que ha envejecido en este mismo instante . Respiro profundo.

Mi compañera queda atornillada de temor al suelo. Fuera del trote de la guardia hacia la estancia central de la duquesa se percibe un vocerío que disminuye a medida que nos alejamos. y yo me cruzo frente a ella y los soldados. alertados por el cuerno. Sí . Los otros se arrojan sobre mí tomando mi arma de ambos lados. ¿Tú? . puedo percibir como tiembla. ¿Estás bien? . me regala una mueca similar a una opaca sonrisa desolada. el cuerno. una pica de metal puede dejar inconsciente si el golpe esta bien dado.La observo de reojo y en su rostro se desdibuja una etérea congoja mezclada con una expresión aterrada que parece correrle por todo el cuerpo.? . Un sonido avaro y tosco mutila el silencio.? ¿él. Me veo luchando en varias ocasiones con un deseo apremiante de dar marcha atrás y regresar a por mi padre.pregunto. Cruzando la última edificación de caballerizas nos topamos con cuatro soldados de la guardia sur que. pero no puedo detenerme. Aplico otros golpes similares a los primeros que se levantan y vuelven a la carrera. Ambos caen desorientados.declaro quedamente. valiéndome de la lanza les atizo sendos golpes en la nuca desmayándolos. Ni siquiera sé de donde he sacado esa habilidad pero la uso desde los entrenamientos con la milicia de mi padre. desconcentrándome de mi tormento y reconfortándome sensiblemente.responde. dándome el apoyo suficiente para saltar por sobre ellos.se detiene antes de preguntar como si comprendiera que me destroza el mínimo pensamiento de lo que vaya a ocurrir . . ¿Tu padre. se lo debía a él.no importa declara al tiempo que acerca mis manos a sus labios cubriéndolas de su aliento y unos besos. mientras les asesto otro más rudo. pero perdura. Dos de ellos empuñan sus espadas y los desarmo de un único golpe. Acierto a asir la lanza antes de romper a la carrera por la explanada hacia el sur. Avivo a Alba a tomar mi mano y seguir corriendo. Alba y yo quedamos mirándonos unos segundos antes de tomar camino hacia fuera de la celda. cuando es necesario. se encaminaban a la ayuda de sus escuadrillas. Tomo su mano entre las mías para darle valor y seguridad. Esgrimo la lanza con habilidad y espero al primer embate.

corazón traspasado de cuatro disparos certeros.alcanzo a decir ahogadamente. ". ¿Sabes montar? . botas para el agua. lo reconocería en cualquier sitio que estuviera. El teppo de mi padre. Cuando veo los dos caballos atados a unos metros una sensación de satisfacción se ilumina en mí y me detengo al igual que mi compañera. Caminamos hacia los caballos cuando un estampido cercena el sonido apagado de la noche paralizándome instantáneamente.". un arcabuz y una espada. los sonidos que provienen del centro de la concentración perduran aún. el conde se encargó de que tuviéramos todo lo necesario para huir. un arcabuz japonés que un amigo le obsequió. La suavidad propia de Alba me envuelve apretadamente. ". precipitado de furia y de aflicción.hazme sentir orgulloso.".Corremos como alma que lleva el diablo y avistamos la alameda. Sí. otra encontrando oportunidad en ese ácido final. Había olvidado lo que disfrutaba del bosque. atadijos de pieles donde descansar para cada una. dos caballos. Además está el bosque. Me dejo caer de rodillas sobre la pradera bajo mis pies. Hay quienes me podrían tildar de insensible por el tiempo que me costó salir del primer choque por la muerte de mi padre pero no me podía permitir detenerme. vestimenta para pasar desapercibidas por los poblados. se lo prometí y no puedo fallarle. Mi voz está atada a la oscuridad de mi juicio en ese instante. dos alforjas repletas de alimentos básicos. ver . respirar su aroma aterciopelado en las mañanas.Hace tres días que cabalgamos sin sobresaltos. Padre. . Una parte de mi vida muriendo con mi padre. no puedo resistirlo. y dejo brotar en forma de llanto la sangre que mi corazón derrama. quien se frena tomando sus rodillas con las manos de la agitación.interrogo inaudiblemente. atravesándome el alma. Nueva ropa. . un mapa de la región con algunos sitios específicos bien delineados. grandes extensiones por las que transitar y que nos proporcionan el resto de los suministros necesarios. A pesar de estar a un paso de la muerte. y rompo a llorar silenciosa y amargamente. esa frase todavía repica en mi cabeza.esfuerza Alba. Me giro y hago cinco apurados pasos en dirección contraria hasta que las cuatro descargas de un arcabuz inglés destronan el aire.

si no fuera porque la vida de Alba depende de que lleguemos sanas y salvas a destino. la mañana después de nuestra huída. Obligué a mi cabeza a no pensar y a mi corazón a detenerse. una que nos da comodidad para el viaje. dos jóvenes mujeres recorriendo los bosques del este a caballo portando armas y sin escolta. De todas formas es la versión más simple que se ha podido ver de dos nobles. no dudaría en ofrecer la mía a cambio de venganza. Me ha tocado ropa similar a la que solía usar en la milicia. y aunque intento perderme y serenarme en el fulgor entre cambiante y sosegado del fuego. mi compañera. Tenía mis dudas. todavía más. Hermosa. ella al frente de una. siento una enorme herida ardiendo en mi interior. quisiera poder atravesármela y borrarla de la faz de la tierra como hizo con mi padre. ese es nuestro camuflaje y por ahora ha resultado. lo he escuchado de los pobladores del último de los 4 poblados por los que pasamos. Alba sigue aquí conmigo. sandalias para ella. con la ropa de una cortesana en plan de caza. La duquesa Josefina solamente pensar en ella me produce un rencor rabioso. jubón y calza bermeja. me parecía un tanto difícil de convencer. Estuvo algo incómoda al principio pero con el tiempo agradecida de haberse librado del eterno vestido. a pesar de todo todavía me puedo consentir aprovechar esas ventajas. Pero únicamente nos cruzamos con gente pacífica que poco conoce de protocolos nobles.las estrellas en la noche. Sí. más que bella y le sienta perfecto su nuevo atuendo. Hemos adelantado mucho en el viaje pero todavía nos quedan unos 2 días completos antes de llegar a Vizcaya. casi me estrella la conciencia contra el suelo más cercano. adornada por una capa oscura y holgada. Lo cierto es que es bella. radiante hasta cuando estamos sumidas a una plena persecución que no nos da ni respiro ni tregua. . La fogata se crespa expulsando una fila de intensas chispas ardientes al aire. con la misma capa como aporte final. Cada vez que se cruza esa imagen por mi mente me atraganto de la ira y tengo que respirar hondamente para recuperarme. si se puede. jubón y falda. ha cuidado de mí como juró a mi padre. Botas para mí. con el cabello húmedo a la luz del sol. todavía más cada día. donde el ejército me aguarda para escoltarnos hasta Bohemia. Sé que varias partidas de hombres han abandonado la prisión de la duquesa. Firme y generosa. El primer impacto de verla con esas vestimentas el primer día.

la he tomado por sorpresa .¿estás preocupada por tu familia? ¿Por mi familia?.es que nunca he pasado tanto tiempo sin ellos. Es que ha sucedido las dos noches anteriores por las eventualidades que nos han tocado. para volver a sostenerla durmiendo en mis brazos esta noche nuevamente. En esta ocasión fue Alba quien comenzó a llorar silenciosamente en su sitio. Ella sólo me estrechó contra sí misma y me consoló con caricias dulces. . Pero mi pequeña no está acostumbrada a tanto esfuerzo. o algo así. ¿Para qué?.dice poco convencida . emocionalmente hablando.¿qué decías? Si estás bien preguntaba. me preocupa lo que sea que pueda atormentarla. me desmoroné sin poder aguantarme para impedirlo. producto del cansancio y del dolor que me ha carcomido desde aquella mañana. tan bella. fue algo que tampoco pude evitar. Sollocé contra mi atadijo tratando de serenarme hasta que sentí la mano cálida de mi ángel acariciarme el cabello suavemente. Pero no debo olvidar que no le he dado tiempo a pensar en nada. Me quedé mirándola tan tranquila. Desperté aún en sus brazos y agradecí mentalmente que le cueste tanto despertar.sí.comento restándole importancia a su desconcentración . . ni en lo que sucedió con nosotras. cuando nos detuvimos después de un día entero de ajetreo. La he mirado de reojo en varias ocasiones y sé que está agradecida de que hayamos interrumpido el camino por unos momentos. la abracé y ella se ciñó contra mí sin negarse. es el mediodía del tercer día y sé que las milicias de Josefina nos pisan los talones.. . Como estábamos a un palmo me giré y la abracé. Ha suspirado por cuarta vez desde que nos sentamos y no me resisto más. me encontré deseando repetir aquel momento. ni en lo que pueda suceder con la gente que se ha quedado atrás. lo tomé como la invitación expresa a devolver la atención. Interiormente estoy pensándome una excusa. Inconscientemente. Aunque despertar con mi pequeña en los brazos es demasiado atractivo y sublime.Nos detenemos a descansar por un momento. . además cerca de aquí hay un desvío de ruta que nos dejará alejarnos sin ser vistas. Ayer al oscurecer de otro día agitado pero menos difícil. Alba ¿estás bien? Ehh. tan serena. La primera..

¿De qué? .interpelo sin mirarla y creyendo que mencionará un asunto del que no hemos hablado jamás. . y le debo el cumplirle. Me levanto impulsada por una sacudida entre confusa y decepcionada.yo cuido de ti porque eres muy importante para mí. y que no es para nada parecido a lo que manifiesta. ¿Qué hubieras querido evitar? . Pues la muerte de tu padre. no. No.ahora la que interrumpe es ella . dejo mi sitio con un brusco brinco. Esa afirmación final se despedaza contra mi razón y se desplaza por mi rostro. No entiendo cómo es que puede siquiera sugerir algo semejante.quizás de no haber intervenido para evitar ciertas cosas. porque quiero que tengas esa oportunidad que tu padre quiso darte.¿Estás arrepentida? .pregunto. Oye Alba .interrumpo .se ríe audiblemente por unos segundos . "¿Es que acaso no soy digna de su confianza?" silba un eco que bota por mi cuerpo. no sé porqué lo hizo. no me malentiendas .interroga De todo esto .me hubiera gustado intervenir y evitarte ese dolor.pregunto indignada.contesto mirándome las botas y jugando a mecer mis manos con nerviosismo . o porqué me incluyó a mí en su partida pero le debo mi respeto y mi admiración eterna.no tienes que cuidar de mí sólo porque mi padre te lo pidió. no es tu obligación. Me sonrío ante la solidez con la que pronuncia las últimas palabras.agita la cabeza precediendo la respuesta .responde con la voz apagada . aunque intento ocultarlo me siento enojada.de bueno de que por defenderme hayamos terminado huyendo. ¿Por qué crees que regresaría a esa vida? . . y darme le cumpliré en no dejarte regresar a aquel sitio y a aquella vida que te alejó de él. eso en el caso de haberlas tenido más claras ¿arrepentirme de defenderte? . ¿Arrepentirme? .nunca Isabel.

Sus manos están sobre mi rostro manteniendo nuestros ojos en contacto. Mis lágrimas se precipitan incontrolables.Se alza detrás de mí. no lo merece.por eso no quiero que vivas con esa carga el resto de tus días.pensando que había acabado con la vida de esa arpía. Lo sé.sus ojos me miran tan intensamente que no logro decir nada .. ¿recuerdas lo que me dijiste cuando nos conocimos? que nada que hicieras te podría redimir de haberles quitado su vida a esas personas. Lo merece . mi alma se iluminó de paz. demasiado para una persona tan normalmente impenetrable como yo. ¿sentiste la culpa de haber sofocado la existencia de alguien más? .dice .niego frustrada porque una decisión que era decisión tomada está cediendo .argumento a mi favor. mitad furia.. antes de ese momento estuve cerca de eclipsarme como esa oscuridad que había alrededor -su semblante se muestra afectado . . que no miraras atrás. no. ¿¡Y qué!? . aquella noche. no hablaba ni de su vida ni de la de Josefina. ¿mataste tú a alguno realmente?.¿sabes. . Puede ser .ahora. La presencia de mi padre me colapsa dentro un tropel de emociones encontradas. hablaba de la tuya.cuando te dijo que corrieras.¿cuántas veces la odiaste durante esta mañana nada más? Desarmada y transparente.? cuando la averigüé entre las sombras atando los lazos oscuros a los barrotes.mascullo titubeando de repugnancia únicamente por pensar en Josefina. mi padre merece una represalia en su nombre . mucho menos con agravios. No sería la primera vez que alguien muere por mi causa.¿qué se supone que tiene que suceder? debo dejarla tranquila. mitad pena.yo no quiero y no era lo que el conde quería tampoco. Tu padre tendrá su mejor resarcimiento con tu felicidad .increpo con desdén y descontrol .su pregunta me deja consternada . como no la veo directamente busca mi mirada y cuando la encuentra me sonríe de una forma a la que no puedo ni responder. Isabel dime la verdad ¿cuántas veces solamente hoy has sentido deseos de matar a la duquesa? . increíble sensación de un único golpe.

Mis manos tiemblan. a un nuevo comienzo por otro camino. Soy yo la que se aferra ahora a ella como si fuera lo único firme en este mundo.es tan difícil. el corazón en un puño y todo ese odio en el otro. Un tiempo después de haber llorado y de haber recibido mansamente sus atenciones. despojándome de mis demonios. Sus ojos se clavan en los míos otra vez. siquiera recordar lo que mi padre deseaba y eludir mis deseos. no sé si ella estuviera frente a mí si podría. Me agito de indeterminación. y todo lo bueno que hay en mí. Y me agradece sin decir una palabra con cierto roce que aleja los vestigios de tristeza de mi rostro. eso es lo que el conde quería para su hija. toda mi pena. se clava en mi corazón y no me deja respirar. no lo puedo creer.musito . Para eso estoy aquí para recordártelo. Su voz surge intoxicante. . inevitable como que el sol saldrá otra vez por la mañana después de haberse escondido por la tarde. no el del odio y el del rencor sinó el del amor y la vida. acabar con ese karma que te ha signado todo este tiempo es justo lo que la duquesa no quiere todavía no lo entiendes si tú vives y además eres feliz ella pierde. no se si podré controlarlo. ¿cómo es que Alba pudo comprender tan bien a mi padre y yo no? Estoy acomplejada por no poder leer lo que el conde trataba de decirme. ¿cómo es que estuve tan ciega?. logro decir alguna cosa.Ese ejército que nos espera no lo hace para hacer la guerra ni para que consigas una venganza. Ha dejado que su alma hablara con la mía y ha ganado la batalla. ¿Cómo? . desbaratando a mis inclinaciones. Se ríe apenas audiblemente. Lo hace para conducirnos a casa lejos de todo esto. también el lugar donde dejo salir todas mis dudas. En sus brazos es donde más plena me siento. Gracias Alba no sé cómo podría sobrevivir sin tu ayuda. mi vida entera he solucionado todo siguiendo mis impulsos más oscuros.

Júrame que pensarás en lo que hablamos hoy . si nos retrasamos más la van a descubrir. avanzo hasta una saliente y los veo.no hagas una . Mi respuesta.mira. los cascos de caballos. más bien algunos . Los ruidos crecen a medida que pasa el tiempo. una risa amable y sentida. Resopla con frustración y su expresión se afina a un gesto similar a la zozobra.dice mientras se aleja del sitio donde estamos hacia el camino a la senda en cuestión . ¿Puedes ver la arboleda?. ". justo detrás hay un pequeño salto de agua y poco más allá una formación rocosa. tú te irás con los caballos.".la voz de Alba interrumpe mis pensamientos justo a mi espalda. definitivamente sabe como sacar lo mejor de mí. Los percibo y no están lejos. ¿Qué? . No.digo mientras la aferro de los hombros . caminamos a un lado de ellos por una pendiente mientras le explico a Alba donde queda el dichoso desvío.quiero que tomes los caballos y vayas donde te dije. Levanto mi dedo y pido silencio.Alba me interroga con seriedad. Debes hacerlo . Arredo y un grupo de 7 soldados circulan por el sendero anterior al que estamos.ilustra tomándose el estómago en señal de hambre. yo los distraigo y luego te alcanzo del otro lado de la senda. bien. a simple vista parece imposible de sortear pero si caminas más cerca puedes ver un oscuro sendero.Ya con nuestras pertenencias en los caballos.le digo . por él es que tomare. Un sonido hueco me deja en silencio. Alba.dice preocupada.Lo cierto es que sería bueno que encuentres algo por aquí con lo que ambas podamos sobrevivir ¿no? . No te dejaré sola con ellos . no me iré . Un grupo de jinetes se acerca a donde estamos. alguien viene. Josefina.

Siempre he admirado tu elocuencia .Arredo buscad a la pequeña fugitiva. ¿dónde la escondiste? quizás detrás de algún arbusto no interesa. Ella sale con ambos caballos en dirección al desvío y yo me arreglo para deslizarme al encuentro de nuestros perseguidores.tranquilos . No quiero matarte . su risa desquiciada se oye maliciosa.y la matarás como a mi padre ¿no? La risa burlona y tranquila de la duquesa se deja oír fuerte y clara.indica Josefina .por allá. esa inútil no puede estar muy lejos levanta la mano y señala justo el sitio por donde he dejado a Alba . lo cual no logro por mucho que lo intento.indica .matarme no será tan simple.locura de la que te puedas arrepentir para siempre pero más que nada no olvides que estaré esperándote.digo .apura con superioridad . Me habría preocupado a no ser porque justo cuando Josefina pronuncia las palabras "esa inútil" puedo ver la figura de Alba escabullirse detrás de ella y .y no hace demasiado tiempo. Mientras esto sucede me las he apañado para llegar hasta Josefina por arriba.pronuncio solemnemente sonriendo para tranquilizarla. ya toda la guardia está de vuelta .revisad aquella zona. la encontraremos.asiento sonriendo también. Claro . No lo olvidaré . avanzando entre los árboles y sus ramas. Toda la guardia se apea de los caballos atándolos a todos al mismo madero y escudriña alrededor.dice la jefa a 5 de ellos . Han llegado al espacio donde nos hemos apostado para descansar.me dice antes de dirigirse a su teniente .habla volteándose a verme . Ay Isabel . Vosotros . Desciendo justo a unos palmos de ella y cuando mis pies tocan tierra.intentas salvar a la rubia pequeña.si no ya estaría muerta . planificando una estrategia para engañarlos y huir. las cenizas están tibias. tarde o temprano.eres astuta pero no lo suficiente agrega con esa imperturbable sonrisa plantada en la cara . Lo sé . Estuvieron aquí .le digo impasiblemente.

Tu padre . no.sí.un gesto de incredulidad se escapa de mí .la sensación se convirtió en tormenta en mi interior . la verdad es que no disfrutaría en nada matando a un infeliz anciano .arremete con dureza .dispara irónica .repito sus mismas palabras y esa sonrisa prepotente se borra de su rostro. Alba está echando a los caballos a la huida de regreso por donde habían llegado. yo no me ocupo de esas nimiedades. lo lanzó al aire .emite duramente. Mírate nada más .de la guardia.sonríe más intensamente mírate nada más. se trata de posesión . profundamente en el corazón y en la boca del estómago. Resultado: termino de rodillas con la boca de un arcabuz corto en mi frente mientras mi agresora me mira extasiada. Cuando creo que voy a estallar y que terminaré con una descarga en la cabeza. una voz crece por detrás de nosotras.continúa la duquesa .no se trata de amor. no me mires así. No. las cosas que algunos hacen por amor .vocifera Josefina mientras puedo ver como Alba desaparece entre las marañas de vegetales .encuéntrala . . él lo hizo.y vuelve a dibujar esa mueca despreciable .Arredo se encargó . Una áspera sensación de furia comienza a quemarme dentro. es el teppo de mi padre. Inútil ¿eh?. Se acerca sigilosamente hasta los caballos.pretendo serenarme y recuperar mi compostura . Por cierto me quedé con este juguetito .y por cierto no fui yo quién acabó con tu padre.reanuda la mujer frente a mí . los desata y comienza a alejarlos del lugar en el mismo momento en que el pelotón corre a buscarla en la dirección contraria. llegar hasta mí con un arma para persuadirme de que no hiciera daño a su hija.suelto desde mi posición de rodillas.cómo te pondrás cuando te cuente que el único disparo que tu padre hizo.todo lo que intentaba sostenerme me suelta de golpe y me lanzo sobre ella. me fascinas enfurecida y lo sabes . Peor aún. a sus espaldas.veo que esto te enfurece ¿eh?.era un desperdicio y después de todo tu padre tardó algo así como 4 segundos en no necesitarlo nunca más. Arredo . No te equivoques . . no .qué hombre tan poco diplomático tu padre. seguro lo escuchaste.

pero no.y no te atrevas a tocarla. Cuatro de los guardias van a recuperar los caballos fugitivos y los otros tres reciben la indicación de sostenerme de rodillas. Uno de los soldados me propina un golpe en las costillas que me deja sin aire. Cállate . Cállate .bufo contra ella .ay rubia.sus dedos recorren el rostro de Alba. cuando te hace el amor ¿sigue siéndolo?.bufo desde mi lugar. Con una burlona guiñada me observa la duquesa hasta que Alba está a unos pasos de nosotras y la guardia me obliga a permanecer de rodillas. . deben tratarte muy bien por aquí.dice .si tú no hubieras aparecido yo continuaría teniendo a mi comandante conmigo. El rostro de Josefina se extravía en el mío y sus manos recorren la piel de mis mejillas. muy buena cuando era mi amante.suspira . La risa de Josefina flota peyorativamente alrededor.dice al mismo tiempo que sigue acariciando el rostro de Alba y ésta lucha por quitársela de encima . Josefina ríe audiblemente con esa risa demente que la caracteriza.qué buen semblante llevas ¿eh?.añade lascivamente. Dime rubia ¿sigue siendo tan buena? .. Comienzo a intentar librarme de los guardias y acercarme a donde están pero finalizo de cara contra el suelo con 2 fusiles en la espalda.le suelta petulante a Alba quien sólo acierta a observar hacia mí hasta que al oír las palabras se gira confusamente hacia la duquesa. mi pequeña la mira como perdida . Lamentablemente Arredo aparece con mi pequeña.sus ojos chispean contra mi mirada cuando te toca. tranquila fiera . . Porque era buena. rubia . Escupo sangre de un corte en el interior de la boca y sonrío a mi agresora. así que mirándolo objetivamente la solución sería que desaparecieras.Josefina me da un golpe con el teppo en pleno rostro. Ésta ha caminado hasta donde estoy y me alza del cabello y me mira intensamente. Ah! rubia pequeña . ¿Qué pasa? La quieres para ti sola ¿eh?. quieta.mira como se pone tu dama . a toda ella . Tranquilaaa. advierto como mi amiga intenta quitarse las manos de Arredo de encima. permitiéndole a Josefina acercarse a la rubia.. tenías que aparecer. .dice suspirando .

vocifera encantada antes de romper el aire con una sonora carcajada .cobarde. asco por haberle concedido mucho más anteriormente. asco por haberlo aprovechado. ¿en qué estaba pensando? Alba está pálida y dolida. amor por ti.la voz de Josefina se endurece . todo por amor.¡oh por Dios! . Tienes mucho que explicar pero no el tiempo para hacerlo. Sí. Echa un vistazo mira su espanto. hasta que tú llegaste a su vida .. Es una lástima ..? Mientras. Josefina mira de una a la otra meditadamente. yo apenas atino a pensar "no tenía que haberse enterado de esta forma". Se levanta. cobarde repite al mismo momento que yo siento que voy a explotar de rabia. ¿No lo sabías? .pero tú no eres ni un cuarto de la Isabel que sí valía la pena. Levanta mi cabeza para que mire a mi amiga que permanece respirando agitadamente. . Su mano se eleva y otra vez el teppo del conde termina contra mi cabeza. con su rostro se pega a mi cara y la acaricia bruscamente.se sonríe despectivamente .dice Josefina . a lo que adorno mi rostro con gesto de asco.ella no lo sabía. Sí.para quitármela.Puedo ver a Alba abrir los ojos enormemente antes de quedar absorta en nuestra imagen. Sus ojos me atraviesan desde la posición en que estaba como flechas envenenadas de decepción. Asco por tenerla así de cerca. . ¿te sorprende? ¿cómo? ¿Isabel no te contó esa parte de la historia.agita la cabeza sin creérselo .no se lo dijiste .sentencia con felicidad y escepticismo . mi amante. la que sí valía mi tiempo eres sólo una cobarde enamorada .no me interesas.no lo sabías . Los ojos de Alba permanecen suspendidos contra los míos en una mirada difícil de explicar. si no hubieras aparecido aún tendría a mi guerrera conmigo y no estaría persiguiendo al despojo en que se ha convertido.me suelta agresivamente y se ubica frente a mí .una verdadera lástima .interroga a Alba .

Estando a unas 5 leguas de distancia del altercado la situación no se sostiene más. Toda la guardia se mantiene paralizada debido a que quién está siendo apuntada es la jefa y no ha dado órdenes de defensa. no sólo pisado al teniente Arredo.-ironizo . y las vueltas del destino.la inútil rubia. "lo siento padre. La guardia reacciona y uno a uno van cayendo invariablemente ante mi cólera alimentada por las humillaciones previas. Observo a Alba clamar por mí y salgo a su encuentro. Aguanto la respiración y mi mente dibuja unas palabras en secreto. vaya. sinó que además lo derrumba de un golpe fuerte en el estómago y corre a cubrirse. un bufido se escucha a espaldas de la duquesa y todos nos quedamos mirando en la dirección a tiempo para presenciar como Alba. dándole a Arredo un golpe más antes de partir. ha.". presumo. Puedo escuchar como Josefina grita dolorosamente desde su sitio pretendiendo que se levanten y nos alcancen pero antes nos hemos perdido por el rumbo que Alba había tomado para bajar del declive y al poco tiempo ambas cabalgamos por el sendero oculto. estará inutilizada por un tiempo. sin parar y están agotados. Alba recala justo a mi lado. tengo que tomarme el costado al bajar porque el golpe en las costillas me molesta todavía.agrego mostrando el arma. Me enjuago el corte interior con agua abundante y por suerte no es profundo. pienso.Percibo la resonancia del gatillo del teppo moverse hacia atrás y cierro mis ojos esperando que todo cese. al menos ella. Estoy segura que la duquesa no proseguirá.. con la persecución porque sentí sus huesos crujir bajo mi pie. Aunque estoy tranquila de habernos salvado otra vez y disminuido a nuestros perseguidores sé perfectamente que tengo mucho que explicar cuando podamos parar a descansar. Aprovechando la maniobra que tiene distraídos a los soldados despojo a uno de su arcabuz y apunto directo a la cabeza de Josefina. "No tendría que haberse enterado así. Josefina se abalanza sobre mí con un grito de furia que se convierte en desgarrador cuando mi bota impacta contra una de sus piernas con un sonido brusco. la pequeña Alba. tengo que parar a descansar por mí y por los caballos que les he exigido andar por más de dos campanadas. Ésta se queda inmóvil.".digo mientras le quito el teppo de las manos -me quedo con esto . ". Vaya. y tiemblo sobre mi montura al pensarlo. lo intenté pero parece que se termina aquí. "Bendito sea el instinto de supervivencia". Desciendo del potrillo con cautela y me siento en una formación de piedras. . En el momento en que bajo los brazos y resigno mi vida." repite mi mente a cada paso y a cada latido de mi corazón desbocado.

susurra al fin.la interrumpo en lo que sea que iba a decir y lo suelto todo atropelladamente como si fuera mi última oportunidad.¿te recuperarás rápido? Sí . Isabel. antes que yo llegara? .se mueve tensamente en su lugar cuando me escucha decir su nombre y aleja su mirada . y no enviarán a la milicia que estaba con ellos a por nosotras.sé que le rompí un hueso a Josefina .contesto mirando a lo lejos .ante lo que se acomoda cerca de donde estoy. que aunque es acertada no está completa.me pregunta mirando alternativamente mi rostro y mi costado .ironizo "hablándome" por decirlo desde un sitio demasiado bondadoso. Oh .decir su nombre parece ser un sacrificio inmenso para Alba. Estaba hablándome sobre los últimos instantes de vida del conde .titubea .Arredo no la dejará regresar sola. Josefina. Esto es demasiado para mí. Nunca volvería a tratarme igual pero se quedaría solamente con la versión de Josefina. Admito que la posibilidad de que pregunte me aterra.no fue nada. pero más me aterra que no quiera saber. otra vez. parece estar insegura e inquieta.¿qué es lo que estaba diciéndote.por cierto ¿crees que estamos a salvo? . Alba persiste mirando a lo lejos.se queda un segundo en silencio . lo conozco demasiado bien. eso sería como darle un corte definitivo al asunto sin proporcionarme la oportunidad de argumentar algo o al menos de explicar cómo sucedieron las cosas. Quería agradecerte por aparecer y salvarme. . ¿Qu. El silencio se alza y crece por unos momentos entre las dos. de todas maneras. ella tampoco lo hace. pero al menos tendrá mi verdad. . Respira muchas más veces del normal y en ocasiones ha abierto la boca como tratando de decir algo pero se ha silenciado. y mueve nerviosamente sus manos. No puedo mirarla directamente por más que quiero. no están preparados.parece que va a evadir el tema. Es probable que no vuelva a tratarme igual. sé que te pedí otra cosa pero me alegra que no me hicieras caso .¿Estás bien? . Por hoy y mañana al menos según creo .respondo -no te preocupes . .

. Sí . oscila su cabeza de espaldas a mí y vira a contemplarme con un claro gesto de contrariedad clavado en su expresión. ¡Dios! esa mujer. ¿Arredo? . Se levanta sacudiendo todo el cuerpo como si un estremecimiento la abrazará.se pausa y respira profundamente antes de proseguir . ¿Cómo. Como si tuviéramos vergüenza de vernos.? ¿cómo pudiste? .su escepticismo es equivalente al mío .a veces la gente se vuelve ciega.esa mujer ¿cómo es que se puede ser tan malvada? No sé.balbucea con desencanto .con esa mujer no puedo aceptarlo. Supongo . Yo necesito que seas sincera conmigo ahora.musito inaudiblemente. ¿De verdad ella y tú érais amantes? Me había preparado para la pregunta pero el impacto de oírla fue mucho mayor del que esperaba. .acepto .concede alejándose. Mucho.¿cuánto de cierto hay en todo lo que dijo? "Tiempo de la verdad" me digo. .Se levanta de su sitio ofuscada. Me dijo que Arredo mató a mi padre . no sé qué creer . no quiero hacerlo. aún sin quererlo. De repente la percibo acercarse y sentarse a mi lado.se detiene.dice con ira en su voz . . Ahora la que necesito respirar profundamente soy yo. como si una distancia tácita viniera a cobrarse nuestra amistad.nuestros ojos dan directo al blanco en los ojos de la otra obligándonos a cambiar la dirección de la mirada.y ¿le crees? No sé.

es porqué dice que yo fui la causa de vuestra separación si cuando llegué tú estabas prisionera por su deslealtad. Lo siento . ¿qué es lo que yo tengo que ver en eso? Eso. con ella. no estoy siendo justa. Suspira mientras pronunciaba ese pero. Sí. . Lo que no entiendo -continua.repite molesta. estaba cegada de poder. Se queda mirándome como si otro sentimiento naciera dentro de su alma. pero es que. yo lo siento. ¿Qué es lo que te fastidia? ¿que sea una mujer? No . es más complicado de comprender.responde con firmeza . dolida pero arrepentida. es que siento tanto arrepentimiento de ese pasado que ni siquiera sabía como empezar.digo suavemente.explico rápidamente . No era falta de confianza . ¿Más? .estoy diciéndote que tienes que dejar atrás ese pasado que te ha marcado y ahora estoy reprochándote por él. No. Suspiro ante la legitimidad de la exigencia y ante la imposibilidad de poder evadirme de ella .ríe con parsimonia .no era eso. parece arrepentida.no obstante quiero que me cuentes todo lo que tiene que ver con esta situación en la que hemos desembocado.su rostro se contrae en un mueca de desazón y guardo silencio por poco .murmuro con mesura. es lo que cuando menos me corresponde. . . . lo sé. es que sea con esa mujer.Alba .no sé si lo que me duele más es la falta de confianza o que ella haya sido tu amante. yo no era así era. era como Josefina no tenía escrúpulos ni nada y.tienes que entender.no es eso. Pero con esa mujer.expone observando el suelo con retraimiento .siento demasiado bochorno como para mirarla . Sí.

La idea de que tal vez yo esté ayudándola y protegiéndola únicamente con el propósito de persuadirla de ser mi amante está quedando descartada.parpadea varias veces a medida que la frase final aflora de su boca. Sé que da resultado cuando Alba me observa de forma atenta por unos segundos antes de sonreír apenas apreciablemente.cuestiona retraída . fue por amor por ti. Antes que nada eres mi amiga y te considero por eso. Hay cosas que no deberían ocultarse porque decirlas nos deja respirar más serenos. Sencillo y directo. porque yo estoy enamorada de ti. Me quedo mirándola directa e inmediatamente. como cuando te quitas una carga pesada y penosa. en eso Josefina tiene razón. para bien o para mal. nos terminan por controlar a nosotros. Alba. . aunque no pretendo que tú concibas sentimientos similares hacia mí.así. . y por mucho que maniobremos contra ellas. lo más fácil de aprehender dentro de lo posible. más aún.y también por que te amo. El corazón deja de marchitarse al menos porque renuncias a ser sombra y te vuelves certeza. lo último un tanto apresurado. .trago saliva . lo que hice lo hice por amor. El silencio actúa de orador urgente. me basta con que te quedes cerca y no me condenes. No decirlas puede provocar que con el tiempo se vuelvan difíciles de controlar.suspiro enérgicamente.murmuro con cuidado y poca esperanza . que tu objetivo era que fuera tu amante. Yo. porque me interesas.yo no llegué hasta que tú ya estabas en la prisión. ¿Dónde? . ni siquiera que lo intentes. "va a creer que estoy loca" . prometo que nunca hice nada de lo que hice porque mi objetivo fuera ese. . que estás.yo soñé contigo. quiero saber si es cierto. Me tomo la cabeza con las manos intentando sosegarme y encontrar una forma de explicar lo inexplicable. ¿Por qué me acusa? .pregunta con asombro .Quiero saber porqué Josefina me acusa de ser la causante del fin de su relación y. .¿me habías visto antes? Sí algo. mejor así.yo te había visto. he aspirado mantenerte a salvo porque te lo mereces. Ya está dicho.

no exactamente. No lo sé .Su rostro se contrae en una mueca escéptica y bufa con desconfianza mirando hacia delante.objeta. ¿Familiar? Sí .porque yo sé que nos conocemos desde muy lejos. Yo no sé.y me gusta estar contigo. como si estuviéramos viviendo un tiempo diferente. cada noche. éramos nosotras pero no así. en cada sueño que tenía lo notaba. de una vida en el pasado.no sé. ¿Esta es una forma de no decirme la verdad? ¿de seguir ocultándome cómo sucedió porque así suena más idílico? .que me habían apresado por soñar y desear inadecuadamente era por eso.¿nunca viste algo familiar en mí? Alza su rostro hacia el mío con un gesto de confusión. me salvaste de la vida que llevaba. No. esta es la única manera en la que sucedió .expone desviando la vista cada vez que se propone mirarme con un expresión sobrecogida. yo soñaba contigo.niega mi pregunta con la cabeza . Trago profundamente antes de preguntar lo que quiero saber.estoy prácticamente segura de que esos sueños son recuerdos de otro tiempo. tú eres importante para mí y me inspiras de una manera extraordinaria.asiento .sé que suena imposible.sigo hablando . . todo esto es muy confuso. toda mi verdad. increíble. pero ésta es la verdad.libera .no sé nada.yo. . pocas veces respirar me había costado tanto y percibo un estremecimiento naciendo en .me giro a mirarla y tomo aire antes de seguir . Cuando te dije . Me observa como esperando a que me rectificara pero viendo que me mantengo inmutable cede tomando su rostro entre ambas manos y meneando la cabeza.es tiempo de sacarlo de raíz para afuera . ¿No hubo algún momento en que te percibieras como más cercana a mi persona? ¿cómo si me conocieras desde otro momento? . una donde tú y yo estábamos juntas. Desvía su mirada con esa clase de gesto confundido de alguien que intenta descubrir algo escondido en su interior.

Lo siento. . . Alba espera .respondo con vergüenza.interrumpe levantándose del sitio y alejándose . yo. y no esa. o sea de que sea otra mujer la que tenga sentimientos de esta clase por ti. soy una cobarde.dice mirándome fugazmente . de que seamos dos mujeres. tal como si tuviera demasiado en qué pensar ya y no quisiera nada más. bueno si sé pero no encuentro cómo .es todo lo que me nace expresar. ¿Me lo hubieras dicho alguna vez? . .¿me desprecias por este sentimiento? Se queda de espaldas a mí.me sorprende. Todo esto. no puedo echarme atrás. Parece temerosa de lo que fuera que voy a decir o a preguntar.me interrumpe con alteración. Sabia mujer . un segundo de pausa que parece una eternidad. . .interroga quedamente.mis tobillos y creciendo por mi espalda. ¿Alba? -freno apresuradamente .al menos eso me decía mi abuela. aunque hubiera deseado que fueras tú la que me lo dijera.¡diablos! no sé que es lo que intento decir puntualmente.mañana nos espera un largo día. . todo es impreciso para mí. no lo voy a negar.insisto y funciona porque se queda inmóvil esperando . como si no pudiera soportar más sobresaltos por este día. Ya está bien . Eso no me pone nerviosa.afirma antes de que pudiera cerrar la idea . no . es difícil de concebir. Josefina también tiene razón en eso. me figuro que no debes de haberlo imaginado jamás.escúchame. sólo una última cosa. Necesito tiempo.es decir. contemplando sus manos que se zarandeaban inquietamente. estoy cansada. Es probable que. no quisiera que hubieras tenido que enterarte de esta manera agrego a mi disculpa.anuncio tristemente. Tan lejos he llegado ya. De todas maneras sigue siendo confuso.me abochorno porque no dudo de que tiene sentido lo que manifiesta. pero el amor siempre es amor . Supongo que está mejor enterarse que no saber nunca.

solamente. lo sé porque yo no duermo en ningún instante. En lo que va del nuevo día hemos apenas cruzado unas pocas palabras condescendientes y por el compromiso propio de viajar juntas. ahora lo que busco son pretextos para que me permita seguir tratándola. por no torturarme más. y menos conmigo. no. disfrutar de estos días.pronuncia antes de dirigirse hacia el lado contrario al que estaba. para llamarlo de alguna forma. Preocupación por mi golpe en las costillas .". Mi pequeña no esta cómoda con el giro que la historia tomó. Tengo la sensación de volverme a perder en varias ocasiones.Yo. a mi opinión pisoteado. la escucho moverse y girarse varias veces. Aquí y ahora. fácilmente explicables por el contexto que nos toca de realidad.Hasta aquí sumergida en el centro de una persecución había logrado. que alguna culpa tiene. ". incluso cabalgar en nuestra compañía. sólo necesito pensar. estas inapreciables cuestiones deambulan entre silencios desmedidos y palabras vacías. es doloroso pero verdadero. ha sido trastocado. incluso la diviso observando el cielo nocturno. Pero que yo sé. Cada una se mantiene lejos de la otra pretendiendo hablar lo mínimo indispensable. Puntos que el ojo humano no lograría distinguir por más que se apostara a un palmo de distancia. por el encuentro con Josefina. Ahora. Me paso el tiempo pensando en que momentos antes buscaba excusas para abrazarla en la noche durante el descanso. y Alba sabe también. La distancia que se planta entre nosotras después de esto es tan inmensa como un siglo de desencuentros. la mayor responsabilidad la tendré que soportar yo misma por mi excesiva cobardía para la más importante de todas las cuestiones que me ha tocado vivir. Y aunque trato de acusar de todo a Josefina. Alba. y aunque todo parece en el mismo lugar. que requieren una mirada diferente. De más está decir que los atadijos quedan separados por unos cuantos palmos. Sé muy bien que no ha dormido demasiado. tendré suerte si me dispensa y me deja continuar a su lado. Palabras que alcanzaría a contar con los dedos de mis manos pero que no haré. ha habido movimientos que pasarían imperceptibles para el resto de los que se podrían cruzar con nosotras. Más bien había gozado de ciertas pequeñas situaciones que me trajeron las circunstancias. como si me faltara algo preciado para subsistir.

haberme convertido en tormento también.comenta respirando vigorosamente . El resto del día apenas hay distancia en cada ocasión que nos detuvimos. Es un alivio llegar donde están. esas han sido las únicas razones que he recibido de mi compañera. En poco. De todas formas he divagado entre odiarlos y odiarme. posiblemente. miradas esquivas y suspiros pronunciados.digo señalando .murmuro y echo a andar el caballo intentando quitarme la pena de. contra mis predicciones. porque aunque la distancia física no exista entre Alba y yo hay una separación emocional aún más difícil de digerir. Deseo que . Alba se adelanta hasta donde me encuentro mirando al frente con interés. Noto que Alba ha quedado pegada al suelo con mi partida intempestiva hasta que se recompone y me sigue el ritmo a unos pasos detrás. conseguiremos alcanzar en algún momento del atardecer al ejército del conde. preguntar si hemos de cabalgar mucho más por lo que resta del día. Qué buena fortuna entonces .comento con calma. odiar a Josefina y odiar a Arredo. Tanto mutismo ha permitido dos cosas en mí.significa que estamos cerca del final de este viaje y de este total tormento. Hay una única ventaja que describir de toda esta situación y es que. hallaremos a nuestra gente . una saludable división de intereses. como imagino.y en el rostro. ¿Realmente? . Sí. según creo.es esta zona. pronto ambas estaremos liberadas de todo . debería decir una sola cosa pero es tan intenso el odio que siento por ellos que no logro considerarlo uno. han avanzado a nuestro encuentro probablemente ya enterados de las 4 líneas de soldados de la guardia que salieron tras nosotras. Me detengo observando la zona en la que estamos y creo que en menos de una campanada estaremos a poco de ver alguna señal de las líneas de la familia.pregunta sonoramente y con un ligero tono a ilusión. Eso sí. Parecen dos y arrasan como mucho más.por como conozco a estos hombres se que al menos deben haber avanzado hasta aquí . conocer si estaba bien cocido mi guisado. Sí . ambos son causantes de apartarme de dos de las personas más importantes de mi vida.los límites de Vizcaya en el mapa para Alba .contesto con una leve sonrisa .

cada legua. La rubia que viene montando calladamente detrás de mí. Sigue callada aunque es evidente un infructuoso intento que hace por hablarme de alguna cosa. figuras que no están ahí pero que parecen demasiado incuestionables para negarlas caminan por mi mente sin darme derecho a réplica. Una respiración aguda y profunda.no sé. Cada paso. Y. Se acerca hasta quedar a mi misma altura. . . tan solitario.contesto abstraída en su aparente lejanía.intento para romper el hielo. creía que el luego estaba más que claro.encontremos a mis hombres lo más pronto posible. ¿Y luego? La observo desde mi posición con curiosidad. no por Arredo ni por Josefina.yo.me mira de vez en cuando cortando el recorrido de sus ojos cada vez que se encuentran con los míos. porque quiero alivianarle la tensión de viajar solamente conmigo. La mueca en su semblante me dice que espera mi respuesta. mucho menos por Alba.pregunta ausentemente. cada lapso de tiempo que transcurre se hace excesivamente difícil de soportar. sentirse incómoda inútilmente. tan vacío. ¿Con los soldados? . . la verdad un fiasco de suerte.inquiero con inquietud .iremos a Bohemia. Pronto estaremos a palmos del grupo . teme por un futuro que la condene a tener que permanecer mucho tiempo más a mi lado. tan inhóspito. otro. teme por su futuro. El silencio traspasa el espacio parecido a aguijonazos venenosos atravesando el centro de mi alma y de mi razón.comento . más bien por mí y por mi destino. sé que no necesita.titubea como temiendo preguntar .¿luego? . Tan atestado de un amor contenido que nunca será entregado. El silencio inquebrantable resurge y esquiva mis palabras. no he pensado en eso. Sí. una para alivianarle a Alba el peso del miedo por recorrer este tramo en soledad y con los peligros al acecho. ¿Luego? . Luego. mucho menos todavía satisfecho. además de todo. Siento furia otra vez. Un nudo de emociones se deshacen y se revuelven en mi cabeza. más tarde la voz de Alba se deja oír. . Es más que evidente lo que ocurre.

tal vez porque mis ojos han llorado tanto en los últimos días que ya no tienen más que drenar.digo mientras insto a Alba para que se aproxime . es que no sé cómo debo llamarla. Isabel .digo con tranquilidad .murmura con cuidado .¿están ustedes bien? Me bajo rápidamente de mi caballo y saludo a Velásquez. Se apea cuando está a unos palmos y se dirige con beneplácito a mi encuentro. Sí . hasta que el blasón de la familia.que tengas que vivir unos días en los territorios de la familia.tuvimos un altercado ayer del que hemos podido salir a flote . lágrimas que me saben secas.es lo primero que se me ocurre decir.añade inclinando la cabeza .quiero que hablemos sobre. Por supuesto mi Señora . o aún peor.ladeo mi cabeza en señal de estar escuchándola . al menos hasta que decidas qué harás.más aún cuando supimos que 4 partidas estaban tras de ustedes.agrega dirigiéndose cortésmente a Alba . no quiero que me tenga lástima. Señorita. y la tristeza sigue tan cargada como el primer llanto. .agrego mirando a Alba y sonriéndole mientras ésta se acerca me alegra no haberme equivocado capitán. Me adelanto y me alejo. Velásquez. .ella es la Señorita Alba Gutierre.dice .Isabel . sabía que vendríais a por nosotras. no quiero que me vea sobre todo porque sé que voy a explotar en llanto y no quiero hacerlo frente a ella.Señorita. .Señorita Isabel. alto. uno a uno aparecen algunos de los hombres que mi padre ha designado en nuestra ayuda. mi compañera de viaje . Me obligo a la calma cuando noto como Alba apura el paso hasta alcanzarme. Conozco al jefe.dice con respeto . qué bueno haberlas encontrado al fin .Es probable -comento como de pasada . Su parlamento es interrumpido por el galope de unos caballos y un movimiento de jinetes cercano. En el primer momento solamente puedo temer. se descuelga en la cuesta más próxima. Ni siquiera la miro por un segundo. Capitán . Sonrío a Alba y esta sonríe por inercia. Enjuago con el puño de mi jubón las lágrimas que escapan de mis ojos. igual que Alba. gallardo y azulado.

anuncia levemente afectado Velázquez . Velázquez considera que mi padre no murió en vano. que al morir para darme una oportunidad mantuvo sus ideales y prioridades y que siguió obrando dentro de su camino. Lo sé .Señorita Isabel lamento enormemente la muerte del Conde. Un destello de aprobación aún más visible estalla en el rostro de Alba. Bien. .él es. Sonrío de medio lado y enarco una ceja. por lo que consideraba realmente importante y eso se debe valorar. mi amiga. Y amigo también .es el capitán Velázquez.pronuncia Alba mientras Velázquez se inclina cortésmente ante ella y ella le responde respetuosamente.prosigue el oficial .cabalgaremos un poco hasta donde está el campamento de la dotación principal y luego podrán disponer de comida sustanciosa como cena. Esto es algo que realmente no esperaba. .y por cierto dice girándose hasta mí . Eh.comento con una sensación de tristeza apoderándose de mi ser gracias capitán.vacilo . para luego sonreírme suavemente. Me quedo un momento hundida en su mirada pero me percato cómo el oficial me observa esperando que haga lo propio de presentarlo ante mi. Ninguno de sus hombres habría esperado menos de un hombre como él agrega con seguridad . amiga.agrega Velázquez con una sonrisa educada . él . Admiraba a su padre .agito mi cabeza para recuperarme causando un gesto de extrañeza en el hombre . fue totalmente innecesaria. aún en su muerte luchó por lo que creía correcto.fue.Y amiga .siempre elogié su pelea en defensa de sus convicciones. a pesar de ser la causa de su sacrificio incluso cuando ninguna de mis acciones pasadas me convirtieron en merecedora de él. es y será un ejemplo de valentía y fe para toda la unidad. primero en armas de la líneas de mi padre. ahora sé que cuento con la lealtad de los hombres de mi padre. . que imagino que estarán hambrientas. Alba observa desde unos palmos con aprobación hacia mi capitán. sí. Le sonrío agradecidamente y estrecho su hombro con energía.

". Ey. Imposible evitar más la carcajada.anuncia con naturalidad .nos hará falta raciones extra. ¿Qué.? . ¿ves este punto? . Espero. da la impresión de que pudiera leerme por dentro. después de todo reír es curativo.dice ofreciéndolas. Suspiro y me rindo. un gesto que denota conocimiento. El capitán abre una de sus alforjas y saca de ella unas suculentas porciones de pan de nuez. por allí pasaremos en algo así como 3 jornadas .observo a mi compañera . dicen.pregunta Alba. ¿Podremos parar? .señalo una mancha verde azulada en el mapa bien.te conozco.inquiero con retraimiento. los ojos de la rubia se abren considerablemente y arrebata su parte devorándola con abierto regodeo. Aun así el movimiento en el campamento es incesante. . . Velásquez observa extrañado y divertido. Vamos. . este es el lago Bodensee.comenta poniéndose en marcha conmigo a su lado que no puedo evitar reír . Para empezar .es muy bonito y me gustaría mucho mostrártelo digo intentando simular mi propio entusiasmo.Mira.resuena ahogado detrás muestro unos segundos después.Alba me da un golpe suave en el brazo con un tono correctivo. Me curiosea con un evidente gesto de expectación y una sonrisa sincera. aparentando haber sido ofendida pero disimulando la sonrisa. ".Espero que tengas suficiente para l as dos Velázquez -anuncio despreocupadamente. es indiscutible que ese lugar te gusta por alguna razón que desconozco. Enviaré a dos de mis hombres a cazar . Ey . Afuera la noche empieza a atravesar la luz del día que se extingue con el sol.

le fascinaba pescar y a mí acompañarlo junto a mi madre . La miro y sé que mi mirada quiere demostrar agradecimiento en medio de una nostalgia difícilmente encubierta. Ya era demasiado tiempo sin ningún problema. aún sin ellos. en ocasiones levantaba la mirada y nos sonreía.digo intentando parecer calmada.mi padre estaba cada minuto entusiasmado y alegre. yo simplemente no podía regresar.era parada obligada cada vez.respiro hondamente . Mi mente se queda anclada a un recuerdo que estaba perdido dentro en mi interior.me silencio un momento . . era la principal razón por la que me gustaba ese viaje. La frente de la rubia contra mi hombro en una caricia silente y medida me detiene. el recuerdo de una época más feliz es melancólicamente encantador .cada día nuevo en ese sitio era simple y despreocupado . hace demasiado que no tenía un gesto cariñoso para mí. La sonrisa y la caricia que me regala es un agregado para completar la situación.luego seguíamos a Bohemia. Yo necesito que hablemos sobre algo más.pero tampoco estás sola. Nunca volví desde que mi madre falleció . No estoy segura de lograrlo. Alba se aposta más cerca dispuesta a oír toda la historia.anuncio con taciturnidad .Alba me regala un pequeño apretón en mi hombro .Iba a ese lugar con mis padres cada vez que nos dirigíamos a Bohemia cuento mientras una sonrisa que no logro ni quiero contener se escapa de mí .jamás podría olvidar esa sonrisa .por más que mi padre insistía con ello. ¿Sí? .el brazo de mi pequeña se desplaza sólidamente hasta mi hombro contrario constituyendo un abrazo . Vuelvo a tragar saliva. los recuerdos lastiman a pesar de que son hermosos . Su rostro se torna serio de repente y desvía la mirada al suelo del lugar.hasta ahora que realmente deseo estar otra vez allí. "Aquí vamos" murmura alguien dentro mío. . No están ellos .ella se sentaba a un lado del lecho de agua y leía.trago saliva impetuosamente. Permanecíamos allí unas jornadas .

se deja estar un momento como si no encontrara las palabras correctas . Tomo aire como para expresar algo más y el rostro de Alba se vuelve ofuscado hacia mi mirada. no estés preocupada ahora. hablo del futuro. . Alba . Afuera la actividad parece apresurarse peor. Lo siento.susurro contemplando la superficie de la tienda con cortedad.sus dedos me silencian antes de que pueda continuar. Lo que deseo que hablemos es. somos amigas y no voy a desampararte. ya es difícil para mí. estoy nerviosa.evito que diga más . ¿Por qué no me dejas hablar sobre lo que quiero hablar? ¿¡Por qué no me dejas decir lo que quiero decirte!? Llevo un día entero intentándolo y sólo consigo que algo nos interrumpa. el sonido exterior zigzaguea alrededor nuestro en la tienda y los lienzos de la puerta ondean con el viento generando una atmósfera de orden ruidoso que es hasta intimidante. Alba inicia su parlamento. el después. Voy a preguntar por qué nerviosa pero conjeturo que si digo una palabra más esta conversación se terminará antes de comenzar. Rompe el contacto y exclama. No estoy hablando de Bohemia ni de ningún sitio en particular. Yo lo siento. Hay.Respira profundamente y me observa con aire cauteloso. Esta última interrupción es abrupta y con sabor a ofuscación. Deja de especular y déjame decir lo que intento decir. hay tantas cosas que quiero decirte que no sé por dónde empezar comenta mirando lejos hacia la oscuridad como si mirarme no fuera ni .demás está decir que lo sabía anticipadamente.cuando lleguemos a Bohemia se verá. tiene que ver con. Creí que. es que. en tiempo.con el futuro. así que por favor no lo hagas más complicado todavía. Suspira audiblemente y con la mirada teñida de arrepentimiento agrega. . . Después de mirar hacia variados puntos y suspirar más estrepitosamente que todo el sonido.

A esta altura no hago mucho más que seguir como una autómata cualquiera de sus movimientos.prosigue . Me observa con expectativa e inclino mi cabeza en señal de conveniencia. jamás. . Yo.siquiera una posibilidad . a lo que después de salir del estupor logro responder con. Claro que no .creo que tienes una idea errónea sobre mi persona.pronuncio alto. un confundido asentimiento.me dice con determinación .lo último en forma de aclaración no solicitada pero necesario a mis sentidos. llevo un rato desde que comenzó el día intentando encontrar impulso y momento para hablarte de lo que suceda de aquí en adelante. parece que lo que dije le coartara la valentía de repente. para aclarar algunas cuestiones que son importantes. no pretendo alejarme de ti cuando hayamos llegado a destino. No sé a dónde nos llevará todo esto pero sé que sea lo que sea que salga será sumamente importante. no quiero perderme detalle.traga saliva y respira hondamente antes de pronunciar las últimas palabras . Sí .tantas que no sé como exponerlas pero que sé que debo hacerlo.para que hablemos sobre.están expuestos y de igual manera que siempre. más de lo que hace falta . ¿De veras? . .agita la cabeza sancionando a mi meditada y poco acertada reflexión . primero. creo. . Se gira para resignarme a tener que contemplar su espalda. muy diferente de lo que intenté hacerte conocer. así que te imploro paciencia por favor. creo. me he dado cuenta que piensas que deseo desaparecer de tu vista cuando lleguemos a Bohemia y quiero decirte que nada está más lejos de la realidad. Me quedo en blanco ante la posibilidad que abren esas palabras.pregunto con incredulidad y un íntimo regocijo. no estoy segura si este sopor está directamente relacionado con ansiedad o con temor.porque los tuyos parecen estar expuestos y claros. y. Su mirada se enturbia de inseguridad. La verdad es que no estoy segura por donde debo empezar así que empezaré por lo más simple. nuestros sentimientos.claro que no me iré a ningún sitio . De los míos por lo menos . yo no me alejaría de ti porque me amaras. ¿no? Me avizora circunstancialmente esperando mi aprobación. pero con un agudo sofoco se vuelve hacia mí otra vez.

me tomará algún momento que se me quite el disgusto que tengo hacia Josefina y las circunstancias pero pasará.además tenemos más en qué pensar que esto en particular.no es algo que se pueda cambiar.pregunto comenzando a preocuparme de nuevo. todavía. está hecho. . Por lo demás lo dejaremos. ¿Más? . Pero no pierdes nada con intentar pedir perdón. . un destello de luz se aparece a iluminar el camino. yo no aborrezco que te sientas de esa manera. vuelvo a mirarla . Si vas a decir lo siento no lo hagas .enarco una ceja con incredulidad . o sólo.agrega con una mueca de angustia. Yo. simplemente dame tu palabra de que no me ocultarás nada más ¿sí? Asiento y me alegro. como todo .traga saliva antes de mirar hacia el suelo y después de haberme regalado su mirada como ofrenda de paz mientras hablaba .te lo dije antes y te lo repito ahora. -antes que pueda decir algo me interrumpe. y de hecho aún lo estoy .el tono que usa es calculado.me expone con suavidad .. te lo prometo. . . hay un creciente alivio dentro de mi alma sonriendo también.ya entendí que lo sientes . no por el sentimiento. y espera a saber lo que tengo que decirte.pregunto un tanto desconcertada porque creía que estábamos saldando todo el pasado. yo tengo más que decirte. No sé si es malo.agacho mi mirada con vergüenza . ¿Tan malo puede ser? .no me mires así.Sonrío con complacencia.cada palabra que pronuncia la hace agitarse de pies a cabeza. es un poco más difícil para mí porque ni siquiera estoy segura por donde empezar y al lado de esto mi enojo parecerá prácticamente nada.al menos un poco . le tomo los hombros para que cese de temblar y pongo a consideración mi mejor cara de seguridad. no sé. Y estás perdonada Isabel. si estuve enojada. Sí.agrega con una mueca de comprensión .es por la forma en que me enteré.

¿no sé si en tarde para sentir esto?".todo este tiempo he pensado tanto en lo que sientes por mí . No puedo evitar respirar profundamente. "¿Aclarando lo que yo siento?.comenta con indecisión .Sea lo que sea estoy completamente segura de que no será peor de lo que ya hemos pasado. Sus ojos se hunden tan profundamente dentro de los míos que creo que ya no respiro. mejor no especular.titubea Velázquez antes de continuar . interrumpir. Cuando te veo hay tanto en ti Isabel que me hace crispar el cuerpo y el alma. no sé si no te lastimé demasiado. Ella tampoco lo evita. sentir que. tanta aparente inexperiencia que demuestra en lo tembloroso de su voz y de sus manos es.el tono de su voz y la expresión de su rostro me da a entender que lo que sea que suceda es lo suficientemente grave e importante como para interrumpir. Exactamente en el momento en que Alba comienza a decir algo y que mi corazón iba a explotar de ilusión. parece. ¿de los de ella hacia mí? Afuera el aire se enciende de un murmullo que crece como quizás asimilando que cada palabra ahora pronunciada provocaría una sacudida violenta de todo mi alrededor. se acerca y toma mi mano. hace un momento de mis sentimientos hacia ella. . Es que. Siento. hay tanta protección y dulzura en ti que no puedo más que.. . no sé si no es tarde para sentir esto. Alba se gira repentinamente y me encara con aire resuelto. Alba inquietamente se aleja de mí. ¿Qué sucede? . no. ni existo siquiera. las telas de la entrada de la tienda se abren dando paso al capitán. no. y ahora. ¿Qué es lo que intenta decirme? Tanta vacilación.pero es importante .y ahora cuando voy aclarando lo que yo siento pues no sé qué pensarás sobre eso. Mi rostro debe reflejar mi ofuscación considerablemente porque el hombre retrocede un paso al mirarme de frente. me estremezco y ella hace lo propio. es extraño. y sobre mí. frases que se agolpan en mi cerebro con brusquedad obligándome a tragar saliva. Alba se extravía viendo una de mis manos sobre su hombro y luego como conmocionada se revuelve de mi apriete y se aleja unos pasos quedando de espaldas a mí.pregunto intentando calmar mi enojo. -resopla auditivamente . De todos modos ya no sé de lo que hablamos..

podrá escoltar a Alba hasta nuestras territorios en Bohemia.el capitán resopla . pero la formación .añado .ni siquiera sé cómo pudieron encontrarnos sin que los viéramos. Sí.interrumpe con cierta hilaridad Alba. Arredo. encontrará la forma de salirse de esta. "¿cuándo acabará todo esto?". no servirá de nada. .confirma el capitán mientras Alba pierde serenamente aquel encanto del primer momento. no me iré de aquí hasta que estemos todos a salvo .interrogo con aturdimiento.si nos organizamos podremos con ellos sin perder ninguna vida en lo posible. después de respirar profundamente el hombre agrega nosotros somos 35 condesa. Arredo con 2 patrullas. No. Excepto por la parte de que ninguno de sus hombres atestiguará en su contra . ¿Cuántos hombres? . .un tenso soplido surge de Alba para acompañar mi cuestionamiento.".interpelo. por lo que el mayoral averiguó. el mayoral que enviamos a por información regresaba del fuerte cuando los vió detrás de la colina norte . La duquesa no estaba en condiciones de seguirlas.resumo quitando peso a la nueva . está aquí. 50 mínimo. Me giro intentando aclarar la nueva situación a la que nos enfrentamos.y los nuestros serán cuestionados por su vinculación a mi padre y a mí. lo suficiente como para detenerlos mientras ustedes escapan con una pequeña formación de 4. ese nombre. ¿La duquesa? .El ejército de la duquesa. mirando el mapa que hay sobre la mesa. Es una buena noticia . Eso. aquel odio renaciendo.anuncio decididamente. y además fue llamada a juzgamiento por la muerte de su padre. Sí. "¿Qué? . es la interrogación que crece más profundamente en mi interior. Arredo.

no te lo permito.digo gravemente . Permanece expectante a tomar la orden que surja.¿sabes que le di mi palabra a tu padre verdad? Aunque mi capitán no entiende una palabra permanece silencioso sin intervenir. no me iré de aquí sin ti.no me iré de aquí sin ti. no me harás esto. Muy bien . Ella es mi remedio sin duda. Me vuelvo hacia ella y procuro persuadirla con una mirada casi suplicante. deja a Velázquez que se encargue pero tú no. ella aprieta más.. . Alba.antes que pueda seguir soy detenida bruscamente por la voz de la rubia que se aprecia demasiado altisonante . . como si supiera que se hará lo que la rubia quiera. Nosotras aclaramos nuestras posiciones con dos simples preguntas. es lo mejor.susurra Alba antes de agregar .me detiene con su voz como si no entendiera que me habría quedado eternamente sólo por sentir su tibieza en mi mano . sé que va a protegerme de mi locura.¡No! . Me giro a mirarla solamente para envolver su mano muy fuerte entre las mías. ninguna cuestiona la firmeza de la otra. No vayas.no vayas..nos quedaremos cerca. Tremenda determinación. Isabel . ¿cuál de las dos letras no entiendes Isabel?. de hecho estoy casi aliviada de que se quede. No. Está bien . ni lo pienses. quien se atrevería a oponerse.susurro obediente y me dirijo a mi capitán instándolo a salir debemos organizarnos debemos salir con dos líneas al frente. Mi capitán me observa con sorpresa.una mano en la mía me detiene antes de salir de la tienda.al menos desde afuera.. por favor.digo a mi compañera . ¿Sabes que tendré que liderar al ejército verdad? . Yo intento decir algo para defenderme de lo que es inevitable. Miro al capitán. Lo sé. porque ella sabe que logrará cualquier cosa de mi parte.

Sé perfectamente que cuando esté a 50 palmos dará la orden. ¿cómo fue que pude olvidar su recuerdo?. o huía.No está mal. será una buena manera de estar al frente pero sin inmiscuirme y de proteger a mi Alba de todo peligro. asiente. Sonríe y me asiente antes de volver la vista a la explanada. Arredo está demasiado cerca. La miro de lado con un intento de sonrisa templada.resopla con suavidad. Me exaspera. observo a Velázquez y elevo mi mano al aire. ¿Estás bien? . Escucho el balbuceo de la voz de mi rubia a mi lado diciéndome que no haga caso. sí. Y esto último en muy pocas oportunidades. Desde mi caballo veo por primera vez qué es lo que se puede ver en momentos como éste. para arrasar con todo lo que estuviera en el camino. Arredo avanza lento por la gramilla verde. Pienso en mi padre. Arredo dirige la vista a mi lugar y divisándome me lanza una mueca áspera. las caras de preocupación. Yo nunca había sentido esa sensación de alguien que aguarda. no logro oírla. . Al amanecer y con todos mis hombres esperando a las líneas de Arredo en la explanada. Veo las respiraciones agitadas. ¿cómo es que ahora tenía que reprochármelo tanto? Alba sigue de cerca cada paso de alrededor con intranquilidad. no sé. jamás en batalla había tenido el deseo de terminar pronto para volver a refugiarme en algún sitio.¿tú? Si tú estás bien. Arredo que camina con la línea más importante cada vez más cerca de mis hombres. Velázquez se desprende de nosotras con un ademán y se dirige al frente. más bien como mucho deseo de terminar para salir victoriosa. Sí . lógicas caras de inquietud de los que recuerdan que alguien espera. mucha más que yo teniendo en cuenta que ésta es la primera vez en su vida que estará presente en un sitio de guerra.interrogo. ¿cómo fue que perdí su rastro en medio de mi ataque de poder y calamidad?. Alba y yo observamos colinas arriba. es un buen trato. de nervios. el capitán. Dos ejércitos casi en posición para enfrentarse. de miedo ante lo inminente de la batalla. muy forzada por cierto. apenas dos o tres donde nos presentaron batalla porque en general la gente se rendía sumisamente. dos líneas menores detrás. yo también. Las caras de tensión. los ligeros movimientos en los hombros.

Sólo un poco más. Isabel. Pero y ¿si lo hizo?. y además vencer a mis líneas antes. Intento serenarme tragando saliva. me digo. porque no estoy segura de que me gustara lo que pueda escuchar de esta conversación conmigo misma. es el momento pienso. ¿no es eso acaso lo que Josefina quiere? ¿Que vuelvas a su lado en las condiciones que sea? Tiene razón. Una mano sacude mi hombro. casi puedo oler la sangre de mi padre en el aire. Veo la mirada inquieta de mi Alba y el gesto de preocupación en su rostro. hace mucho ya. una. No lo mires . sería como atentar contra los deseos de mi padre directamente y caer otra vez en la trampa de Josefina. Los maneja a su antojo. ¿Qué es lo que quería decirme? El sonido de los cascos de caballo y las espadas blandiéndose a la luz me trasladan de regreso.sólo lo hace porque te molesta. no debo exponerme. podría pero ¿debería? No lo sé. Aun no puedo creer que el oficial haya permitido que ese sentimiento de odio y frustración por el rechazo le hayan encendido el alma como para matar a mi padre. Josefina también y juega con esos sentimientos que Arredo le tiene.Podría lanzarme contra él en un segundo y acabar con este suplicio. después de todo eres la presa.si te lanzas al ataque no sólo te expones a que las cosas empeoren para tus hombres y para mí sino además a que te atrapen. El hombre lo entiende perfectamente y su rostro se nubla en una expresión iracunda. me odia. ¿si dejó que su corazón se arrebatara? No estoy segura incluso de poder culparlo por eso. otra. Y me quedo extraviada en aquellas palabras de mi pequeña antes de la interrupción de Velázquez. su voz me devuelve a la realidad. yo misma he vivido más de la mitad de mi vida basada en mis impulsos y mis pasiones.me dice . Diría que desde que entré por primera vez a los aposentos de la duquesa. Reacciono a mis cavilaciones agitando mi cabeza con rapidez. ¡Mierda! Estoy atada y Alba tiene razón. en este caso usándolos en mi contra. un zumbido se intensifica en mis oídos y entonces la escucho. Levanto la cabeza y con mi sonrisa de medio lado observo a Arredo. como advirtiéndole que pase lo que pase tendrá que esperar para vérselas conmigo. porque ahora mismo no es momento de reflexionar. lo sé. Suspiro mientras miro a Alba a los ojos. Las filas están alineadas de la . . me sonríe y sé que una vez que esto pase las cosas irán a mejor. él lo sabe. Isabel. yo lo sé. La miro con el ceño fruncido intentando entenderla.

Un par más. él la toma y la mira con disgusto. y a pesar de los infructuosos esfuerzos del teniente y de la sangre que bota su brazo y riega el suelo. sin duda. pero no dudo de ellos. Es fiero en batalla tanto como yo. debí saber que el teniente Arredo tampoco. las últimas ansias de victoria. incluso a mí. excepto por la diferencia numérica. yo al menos intentaré que sea la primera y la última vez para mis hombres. Sobre ellos centro mi mirada. Sus figuras son claves en el campo de batalla. Arredo embiste a Velázquez con un odio sobrenatural que asusta a cualquiera que lo vea. El primer cruce de espadas es brusco o al menos se produce en un silencio agudo que traspasa los gritos. se toma el brazo. por lo demás todo transcurre con más calma. Aquí en este lugar hay sólo dos guerreros sobre los que se desarrolla el centro de la lucha. Pero mi capitán no se amedrenta porque por algo está allí. Arredo aprieta sus piernas contra su negro caballo. y el destino de su unidad es el destino del jefe. se ciñe con fuerza. Lo próximo es un grito de ánimo y guerra seguido por más similares. Luego a Bohemia y adiós a todo esto. como en un zumbido discreto. no hay compasión. menos cruel y más justo. todo depende de ellos más que nada. El avance se repliega alrededor de los míos y lo observo a Velázquez esperar. aun cuando no sea más con un toque nervioso y poco reflexivo. mis hombres atacan y se defienden. quizás no vuelva a pasar. confusión y deseo de supervivencia. No hay nada más que hacer. Lo demás es desorden. Es que el primer golpe es determinante. Arredo yace doblado y agitado. Además de aceptar la derrota debería aceptar una prenda como una forma de asumir su humillación. Del destino del jefe depende el destino de su unidad. yo no sería capaz. triunfarán a pesar de la diferencia en número. El cruce entre los dos oficiales es continuado y aguerrido.misma manera. Velázquez lo desarma y le coloca la espada en el cuello. casi. al frente. Creo que debe ser la primera vez que el ejército de la inquisición se enfrenta desde el comienzo de esta persecución. Alrededor su unidad. . Eso sin contar la braveza de los guerreros. Velázquez y Arredo. En algún momento de los golpes uno de mis hombres acierta a darle en el brazo a Arredo y lo desestabiliza. los últimos golpes. Velázquez le arroja a Arredo una de sus vendas para que se detenga la sangre. permanece casi latente a la espera de respuesta. también como él. Todo se centra en los dos oficiales. toma aire y levanta la espada. Es el que alimenta la determinación de los demás. Eso sí. como salidas de una misma escuela de armas.

Sólo oigo mi propia voz alertando al caballo y siento el espolón que le doy. No les permitiré arrebatarme otra vida más. Está herido y yo totalmente entregada a mi deseo de venganza. justo entre este asesino y mi sed emerge el rostro de mi rubia. Lo tengo ahí. Lo próximo que veo es a Arredo alzar su espada con el brazo bueno y de repente todo se nubla. y tal vez Josefina no mentía. con compasión. bueno. Arredo no pretendía matar a Velázquez. Y entonces.miro a Arredo un momento que sigue en el suelo abatido observando como su suerte depende de dos mujeres. por favor. sucede. lo demás es carrera y el grito ahogado de Alba. Isabel. nunca hubiera usado una técnica tan vil excepto porque sabía que esto pasaría. ha fallado y eso es peor para él que cualquier otra cosa. éste cae de rodillas inerte. acaba de golpear a uno.Se eleva por detrás de Velázquez cuando éste viene orgulloso hacia nosotras con el rostro plagado de rencor y le atesta un golpe certero a mi capitán por la espalda. Me lleno más de odio y levanto mi espada. una a la que odia y otra a la que apenas . casi visualizo a mi padre en esa misma posición y a este hombre disparándole 4 tiros. estoy ahí estática debatiéndome entre el amor de mi vida y la avidez de venganza. una vida luchando con la otra. pero ¿matarlo? No. no lo hagas. todo mi sufrimiento en un momento más de ira. No será capaz ¿verdad? No podría matar a un hombre por la espalda.dice. atontado. mirando alrededor como si ya nada es importante. repartimos golpes de mano y cruces de espadas. Es fuerte pero no tanto. Isabel luchando con ella misma. Él está tendido. lo golpeo y me golpea.no. Respira profundamente y humedece sus labios. algo en mí se niega porque si es capaz de eso es capaz de todo. No habrá vuelta atrás Isabel. A mitad de camino me doy cuenta. no. Lo arrincono más y más y antes de lo que hubiera previsto tengo mi espada en su garganta. con algo más que no sé definir. 4 maneras funestas de decir adiós. enfrente. que yo acudiría. Antes de que pueda darse cuenta ya estoy sobre él. pero ya era tarde para detenerme. Como una aparición en uno de mis sueños. no sé qué hacer. Alba me mira más intensamente. Sus ojos obligan a los míos a mirarla. completamente derrotado. si lo haces nada volverá a ser igual . no puedo decir quién ganará. todo se terminara en su filo. sus ojos verdes mirándome con desespero.

quiero a mi Isabel. la mirada desorbitada. su destino está llamando a la puerta. La expresión en el rostro de Arredo fue de desconcierto a incredulidad. Suelto a Alba un segundo y me acerco a Velázquez que empieza a reaccionar. Amigo . Dijo que serás juzgado por la muerte del Conde Enrique. la que Josefina desprecia. mientras la mía se alza victoriosa. quería que fueras feliz. Arredo emerge de las sombras donde se ha escondido pálido. mírame .conoce .¿qué hago con él? Llévatelo . Yo bajo mi espada y la abrazo con fuerza. y contesta en mi nombre. Sus ojos brillan como nunca.todo mientras acomodo a mi rubia entre mis brazos. pero sea como sea. -¿Q. quiero que vuelva la otra. Velázquez nos miro a Alba y a mí con desconcierto. además tiene suficiente por hoy con esta derrota. sí. la Isabel de la que me enamoré perdidamente. tranquila Condesa . . quiero saciarme. Me toma el rostro y se pega más a mí de modo que no pueda zafarme de su voz y de su mirada.contesta y dirigiéndose a Arredo agrega. mirando como su unidad se convierte en muertos o heridos. Miro a Arredo desde mi posición sobre el hombro de mi amor. la que le duele que exista.le digo . quiero matar. vencido. funciona. me ha rescatado otra vez.Qué dijo? .titubea mirándome.le digo. No quiero a esa Isabel insensible y despiadada que eras.no quiero que lo mates. No sé si lo hace sólo porque no quiere que arroje esta oportunidad a la basura o si lo dice porque lo siente.¿estás bien? . rígido. no quiero escuchar nada. No quiero que lo hagas. recuerda lo que tu padre quería. descorazonado. No quiero oírla. El espasmo que me causa detiene todos mis deseos. Sí.que sea juzgado por la muerte del Conde Enrique como merece.sentencia con fuerza . no quiero que desates a esa vieja Isabel.no vale la pena Isabel.

Pero Josefina.no puedo creerlo. . me traicionó. El teniente agacha la cabeza vacilante y me doy cuenta.contesta Alba arrodillándose a su altura. tú que te atreviste a matar a mi padre a pesar de que sólo lanzó un disparo al aire.pero no fuiste tú ¿verdad? El hombre agito la cabeza en negativa y muestra una expresión cansada y decepcionada.Yo? -pregunta idiotizado. mirándolo directamente a los ojos trastornados y desorientados del oficial .tú.? La duquesa . el que todo ha soportado para seguirla.sentencio.agita la cabeza sin creerse lo que estoy diciendo ¿Cómo pudo hacerme esto? Yo que he sido el más leal de sus hombres.yo no maté al Conde. agradece que no te mate .¿Y.agrego con desdén. yo admiraba al Conde. no puedo culparlo. para convencerme aún más agrega.me planto frente a él . Su rostro se incendia y se levanta con las pocas fuerzas que le quedan. nunca habría permitido algo como eso. Yo . a la sombra de esa mujer Arredo . Pero seguiste a su lado. Sí . Fue ella . No lo hice . yo intenté evitarlo pero era tarde.le asesta de un golpe Velázquez. El hombre más enamorado de ella . ¿Quién. Ellas son prófugas y tienen delitos que pagar. Yo también haría muchas cosas por amor.? ¿quién dijo que yo. al menos la Condesa.estaba desorientado .le arrojo a la cara. .responde con certeza . la duquesa Monte Alvear me traicionó .dice con fuerza .ella vacío su arcabuz en el Conde.

que debo darle una oportunidad. ¿Para qué? -contesta . me está perdonando y ¿por qué? Por que en su escala de valoración la traición es peor delito. Sí que hay . no.le digo. de la peor aberración que ella misma había cometido.esto es solo porque alguien como ella decidió defenderte. la muerte de un justo. el más obediente de todos. Decido acabar con su suplicio. Arredo no se lo perdonará nunca. que Alba viera lo bueno en él antes que yo era una señal. Entonces agrega. el teniente Arredo. Yo casi me muero de celos con semejante abrazo.Tiene razón.sentencio.Velázquez creo que nos hará bien un segundo al mando. Josefina gana la partida por mucho más que yo. este hombre cumplía las órdenes a rajatabla. Ya no me queda nada. Levántate Arredo .tienes que comandar a estos hombres . Mi padre tenía razón. Sé que perder a su unidad para un hombre como Arredo es como perderse a sí mismo.el oficial me mira desconcertado . Arredo abre los ojos inconscientemente mucho más de lo normal. siento que puedo. Gracias. en un día he sido traicionado y derrotado. Recuérdalo Arredo . En todo caso que su castigo sea su conciencia. y ahí. ya no hay por lo que luchar.mire a mi unidad. tengo que pagar por lo que he hecho. hay que luchar para hacer justicia. Allí frente a todos Arredo. Después de todo. gracias .agrego viendo directamente a Alba y estrechándola contra mí .increíble lo que Alba produce.le respondo . este hombre tan recio parece un cachorrito a sus pies ahora. al más valiente. Se había atrevido a culpar a su más leal soldado.hay gente como Alba que hoy te ha salvado la vida. hay otras que deben ser juzgadas antes que ella. ya no hay más hombres que proteger y guiar. míreme a mí. sobre todo en cuanto a mí porque Alba sólo era castigada por mi culpa y Arredo lo sabía. Levántate Arredo . Pero no es la única. En un segundo Arredo está totalmente cuadrado ante mí y con una fuerza increíble me arrebata a la rubia y la abraza. Lo mío era diferente. .

No se ha mencionado el asunto del encuentro con Arredo y la intervención. Además. tal y como se encauzaron las cosas después.dice Velázquez . en plan "yo que te conozco muy bien".primero debe curarse esa herida. Incluso me dio unos cuantos abrazos apretándose a mí en cada ocasión. eso creo. me dirigió unas cuantas sonrisas y miradas cómplices. Puedo notar como el verde azul de su pecho late muy rápidamente. más bien se mostró nerviosa. más que nada la doy para la tranquilidad de Alba y la mía misma. Alba se mostró muy afectuosa conmigo. Los enlaza y los ata en su pecho. Entonces Arredo tiene el último gesto de fe hacia nosotras. pero no es la misma manera de andar que antes. yo atestiguaré en contra de la duquesa mi sorpresa es mayúscula.Lo miro agudamente y la suelta rápidamente retornando a esa compostura que lo caracteriza. La insignia de la nueva familia a la que sirvo . Aunque me provoca desazón suponerlo y debería enfadarme. será lo más cerca que esté de que Alba me diga algo como aquello alguna vez.digo mientras vuelvo a tomar posesión de mi pequeña . tú no te me vayas a escapar de nuevo ¿eh?. Mucho menos hemos hablado sobre lo que la rubia me dijo para ayudar a que decidiera como encaminar mis acciones. un poco más tarde del normal. acentuando el muy bien irritablemente. . Mi Alba sonríe y se apoya contra mí. Me hace una inclinación de cabeza antes de hablar. Se acerca y tira de uno de los cierres de mi jubón haciendo lo mismo con el de Alba. concibiendo todo con idílico optimismo. Bueno.se cuadra y nos sonríe alejándose.. para ayudar. Cuando paramos para almorzar. ". Yo no sé. de Alba justo al momento correcto. bromeó con ciertas inclinaciones de mi carácter.y tú.". apenas 4 soldados van a unas leguas de nosotras. lo que siento es agradecimiento. Fue todo un esfuerzo el que necesité para controlar ciertas inclinaciones de mi carácter. divina. Tranquilo hombre . Tienen la orden de asistirnos sin acercarse demasiado. ella no dijo nada. Yo no sé. El tramo que atravesamos lo hicimos en soledad. Se quita su listón rojo de la familia Monte Alvear.Hemos cabalgado desde el desenlace de la batalla hasta el final de la luz del día prácticamente. Cierto .. Ahora sabemos que estamos a salvo. Ahora mismo me pondré en marcha. es cruel pensarlo pero quizás sólo lo hizo por eso.

A medida que el tiempo pasó mi Alba se volvió más hermética. Para mi asombro Alba se niega a acompañarme. Es evidente que algo le indigna y no hay muchas opciones. he conseguido dar con un paraje cercano al río Viscaya. Diría más que inclinaciones de mi carácter. Única.empiezo . estamos en pleno verano y el agua está deliciosa.!". y eso sí que es extraño. lejos se nota la fogata de mis guardias.¿te encuentras bien? Claro que no. ¿Qué pasa con ella? Me dirijo de regreso al rellano donde paramos. Su boca se mueve sin lograr gesticular demasiado. vaya diplomacia. Dos respiraciones después suelta un no. es bonito en toda su extensión. mirando el cielo nocturno con aires de alteración. cruzando los hombros tras su cabeza. más inexpresiva. Me quito la ropa mojada y me pongo otra antes de arrojarme junto al petate de mi rubia. ¿Qué te pasa pequeña? . instinto puro y primitivo. imposible percibir las leguas que nos separan. vaya carisma. excepto las que tienen que ver conmigo. todo el día. Árboles y verdes riberas. Me voy directamente a refrescarme.le pregunto señalando el río. ¡te comería entera. es demasiado para mi cuerpo cansado por el impacto de las emociones. es evidente. No sé qué decirle. Percibo como su rostro se puebla de una mueca muda y huraña. Cuando le propongo venir sólo resopla y se niega sin más.en plan "¡Dios!. Tendré que sonsacarle algo al menos. hasta menos locuaz. Se queda en la orilla tumbada. ¿Segura que no quieres intentarlo? . simple y tosca respuesta. vaya tonta estoy hecha. Se sienta a mi lado con un mohín angustiado y enfadado. No. .continúo. Pero aunque el paisaje aparenta ser invernal. sólo cabalgando. Se remueve sin apartar los ojos de las estrellas. el agua avanza susurrante y desprende una genuina capa de humedad que bajo la luz de la luna se dilata como niebla. Nos detenemos en medio del bosque a descansar. Alba .

suavemente. Luego se aparta y mira lejos de mí. Se levanta murmurando algo de ir al río. lo roza como si necesitara inmensamente ese contacto. impresionada sobre todo. por medio segundo o así. Está tensa como nunca.¿Cómo puedes creer que yo usaría algo tan importante como eso? ¿Cómo te atreves a pensar que podría jugar con algo así. La tomo de los hombros.tiene que tomar aire . ¿Cómo pretendes que esté bien? Acabo de decirte algo tan increíblemente importante y sólo pasas de ello. ¿Hablabas en serio? . instantáneamente se queda parada. ojos opacos de exasperación. un tiempo muy insignificante. helada. me cuesta algo de tiempo reponerme pero estoy de pie casi de inmediato y me arrojo sobre ella.insisto. He sentido esos músculos apretarse debajo de mis manos de un golpe.esto suena mucho más molesto de lo que nunca he oído a Alba expresarse . aplico mis manos sobre los músculos abarrotados. ¿Alba? .¿Qué me pasa me preguntas? . y susurro. liberándolos. le digo palabras bonitas que me salen del corazón. tengo que hacerme para atrás momentáneamente. Me quedo traspuesta.? . Se gira y me deja nadando en sus ojos. no puedo permitir que se vaya así. corazón que de repente ha latido como nunca en estos segundos.¡joder! ¿Qué? ¿Qué pasa cariño? ¿estás preocupada? ¿acaso temes por nosotras aun? Mientras le pregunto le rodeo el hombro con el brazo acercándola. ella deja descansar su rostro en mi mano.asiente sin girarse .no era sólo porque estaba a punto de matar a alguien ¿verdad? Cuando me mira de frente ya estoy preparada para el rostro que veré. la sostengo para que respire. traspasada por estas palabras. ¿Cómo. Es evidente que en realidad no te importan mis sentimientos o que como me temía es demasiado tarde. . la abrazo lo más que puedo.? No la dejo continuar.

como explorando el lugar apaciblemente hasta que sus ojos se posan en los míos. Tengo que morderme el labio para no lanzarme.dice apoyándose más en mí.lo último es casi un hilo. no luches. tan perfecta. creía que te admiraba por todo lo que habías hecho a favor de la gente buena. Un único toque suave. ese movimiento me dice que se tomará tiempo para contestarme. sonará extraño pero creo que te quise desde el primer momento en que te vi . es robado pero es correspondido totalmente.siento como se relaja a mi contacto . Noto su cuerpo estremecerse al vaivén de mis labios y su boca uniéndose al movimiento.cuando nos metimos en problemas y me diste aquel beso pequeño. Trago saliva al ver esa boca preciosa tan cerca.primero no entendí porque te sentía tan cercana. ¿Sabes que eres hermosa? . como te diste cuenta de que. Entonces como para perderme del todo se sonroja. Freno el contacto y la miro. calma cariño. Noto su respiración en lo que parece una pequeña sonrisa. tiene los ojos cerrados. me querías . ella justo entre mis piernas. la alza y me la besa con cautela antes de seguir contándome. Libero el contacto lo justo para acariciarle el rostro. ven.digo antes de avanzar por el espacio que queda y besarla.cuéntame cómo bueno. Lo sigues siendo. shhh. perdóname por dudar de ti.yo te quiero Alba. de que. Entonces yo me estremezco. la veo abrir los ojos despacio. .Calma. Me sonrojo enormemente al darme cuenta que ella tenía muy presente aquel incidente. Le sonrío agitada. es sólo que ahora eres mucho más sus ojos se encuentran con los míos . déjame quererte . de alguna forma pensé que eras un modelo a seguir para mí. nunca dejaste de serlo. Me aprieta la mano. entre mis brazos . ¡no es una queja ¿eh? .al principio fue un sentimiento de cariño que crecía con cada luna. Bueno. Alba -digo tirando de ella y sentándonos en los petates de nuevo. luego solo quería quedarme contigo titubea cuando llega a este punto . como en la celda pero mucho más etéreo. creo que le hace gracia mi indudable vacilación.

la estrujo prácticamente en un abrazo .continua dibujando una sonrisa pero desdibujándola inmediatamente al recordar.me enojé tanto. Trago saliva varias veces antes de poder. y te veía autocastigarte por sentirte así. era otra cosa. estaba enamorada de ti . Quería que fueras parte de mí.estuvo claro. no podía olvidarlo. qué no hicimos y porqué. me dolía pensar que hubieras sido de ella antes. Shhh! . . con el brillo en los ojitos verdes más brillante que nunca a la luz del fuego.bueno.siento como respira más enérgicamente . ya está. Pues no se diga más . eran celos. Sentía que me había robado algo que me pertenecía. es todo pasado y tú lo dijiste..le respondo acariciándole el rostro. yo sólo deseo estar contigo. Claro. ansiaba más. Lo sé. ella se mueve afectada y resopla con avidez. lo que queda es vivir y compensar lo que aun se pueda ¿verdad? Sonríe con esa sonrisa tan hermosa de cada día.se vuelve a mirarme . Eso me desata una honda ansiedad y le tomo el rostro guiándola a mi boca. No entendía porqué pero deseaba tener tu boca otra vez sobre la mía. tanto. Le doy pequeños besos sobre la piel del rostro y el cuello que tengo más cerca.y ahora no sabía cómo decírtelo. Su mueca es de contrariedad y timidez. sentía que eras parte de mí. Entonces lo supe . me confundí muchísimo. pero no estaba segura si era por haberme enterado así o porque hubieras estado con ella. ese es el lugar menos manejables de todos. pero celos al fin. Cuando Josefina apareció y me dijo todo aquello . aun a pesar de eso. entonces empecé a percibir que este sentimiento era mucho más que un simple cariño desmedido. irracionales y contra el pasado. aun contra lo ilógico que parecía ese sentimiento. La estrecho más hacia mí y le acaricio el cabello. ya no sirve preguntarse qué hicimos. Me hundo unos cuantos segundos en la suavidad de sus labios y luego la miro instándola a seguir. Agacha la mirada y la obligo a verme de nuevo. el lugar menos manejable de todos.no importa. cuando salimos y después de todo lo que pasó.

dejemos que esto surja así. Paso la lengua de un lado al otro. Mis manos la atrapan y mis brazos la envuelven. Cruzo la distancia entre nosotras atrayéndola a mi boca. se agita y abre más los labios. Que yo no sé muy bien qué hacer cómo comportarme soy tan nueva. Y luego todo. Dulce vicio la boca de esta niña. lo que desees .quiero que me beses . La tomo de los hombros invitándola a dar la vuelta hacia mí y lo hace. Con la lengua trazo un dibujo en su labio inferior. Ahora soy yo la alterada. ¿Sí? Yo. dulce exceso unido a mi boca. Se acerca más a mí. ¿Lo que desee? . suave y sin apuros. Luego recupera su gesto anterior y anuncia con vergüenza.dice muy rápido . como aquí pero más. Primero es lento casi un reconocimiento.pregunta con la mirada perdida en su jubón.¿Qué pasa amor? Se estremece ante ese apelativo que no espera y abre los ojos un poco. nada más.le contesto devolviéndome sus ojos verdes a mi mirada. plagada de ilusión.como en la celda. deseosa. Ella vuelve a agitarse y se ciñe contra mí. Yo. mi pequeña. Es lo que quiero y es lo que quiere. No sabe muy bien como pedirlo pero sabe lo que quiere y también yo. expectante. harás lo que quieras y lo que desees. . naturalmente. está sobre mí prácticamente. Sí. -titubea y se debate. ¿Qué deseas cielo? . Amor. repito la acción y entonces atrapa mi lengua con sus labios. la coloco justo entre sus labios y la muevo. Cuando veo como abre su boca apenas me pregunto si sabe lo que hace conmigo. sólo me espera a mí. Qu.le rozo el rostro con mis dedos para alentarla. Me río en voz alta restándole importancia a lo dicho.

no. mi Alba. Ahoga gemidos contra mi boca y me vuelca el corazón persistentemente. Sus labios juegan con los míos. sé que mi pequeña me mostrará el ritmo. . sosteniendo a Alba y recibiendo el beso más intenso de mi vida. todo su cuerpo emite un calor irrefrenable.murmura desde mi pecho donde se acomoda. He esperado una vida entera o quizás más para tenerla conmigo. Se está demasiado cómoda como para querer abrir los ojos aunque sé que lo que veré al abrirlos será extraordinario. . nos queda todo el tiempo del mundo y no tenemos ninguna prisa. Me mira a los ojos con su luz verde. Alba. no me importa esperar. jamás podría. abrazada con fuerza.Cuando creo que no podrá ser mejor. Isabel. La abrazo y la sostengo un momento.sólo me sale contestar. su lengua danza con la mía. Aunque mis manos desean tocarla y sentirla más aun. Nos detenemos para recobrar el aliento perdido muchas batallas atrás. Te amo Isabel. Ufff! Si pudiera expresarlo con palabras. Mis brazos se sacuden y nuestras lenguas se acarician primero con delicadeza y luego con desespero. abre sus labios y deja salir su lengua rozando la mía. toda ella en conjunción con la mía. sonrío levemente. resumen el más sublime de los momentos de mi vida. ". pararemos. Claro mi amor. Cuando paso el colapso de emociones por la visión de Alba pegada a mí. ¿Sí amor? ¿Podremos parar en el lago aquél? Sonrío a la pregunta. no me dañarán unos días más. De la nada me encuentro tumbada totalmente.". su boca. Su cuerpo. sus manos. Te amo . Como besa mi rubia.Una respiración más allá y logro por fin despertarme.

No puedo evitar suspirar. completamente. sólo sé que cuando pronuncia las palabras ". Ella se mueve instintivamente y se pega aun más a mí. Pero yo.intento calmarla . Alba tiene razón en eso.su pregunta es un intento por convencerse de que debe abrirlos a pesar de los esfuerzos que hacen sus ojos por quedarse así. Yo sé que este es el sentimiento más irracional del mundo. por el pasado. había un chico en Tudela que él bueno yo nunca me he sentido así como. luego mi mejilla. Me detengo para tomar aire.lo sé amor. Alba.yo nunca.yo. Se sumerge en mi caricia igual que yo. Lo sé . es decir. Me aferro más a ella y su boca me envicia totalmente. lo máximo ha sido.dice entrelazando mi mano con la suya . para controlarme y la miro.un chico en Tudela.se sonroja y me gusta más aun. Sus manos me detienen cuando intento escaparme de sus brazos. tan agradable .contesto y me inclino a besarla. Yo .yo nunca he. Es tan.dice con los ojos cerrados. mi Alba tiene un pasado. Es cuestión de segundos para que los abra exageradamente y los vuelva a cerrar. la mujer plagada de pasado revuelto y difícil de sobrellevar. Buenos días . o sea . No sé lo que me dice. poco.Levanto un dedo y acaricio su rostro. inigualable. un tanto avergonzada debo confesar porque me he dejado llevar y no he pensado en ella. La sensación que imprime su cuerpo contra el mío es tremenda. Su rostro comienza a desplazarse por mi pecho hasta rozar mi barbilla. yo. no sé si lo que me dice me beneficiaba o no.balbucea. yo siento una impotencia desmedida y absurda por ese otro pasado. Alguien había osado . No sé cómo pero es cuestión de segundos también para que mi cuerpo se deslice sobre el de Alba. nunca me había sentido así." todo lo demás se esfuma. Tiene un pasado. pero que existe de la mujer que amo. será a tu tiempo.sonrío al ver cómo le cuesta abrirlos. Buenos días. después de todo el pasado es lo más inmanejable de todos los sitios. Mis manos se resbalan más abajo por su cuerpo. Sí . Al fin deposita el primer beso del día en mis labios. Ya es de día ¿verdad? .

. a mí me parecía que ese beso era la torpeza más grande del mundo.llama. Solamente se me ocurre mantenerla conmigo lo más que pueda. lo más fuerte que puede. amor.. Quiero recuperarla. Es cierto. me asustas. no voy a soltarla más. mi corazón late como endemoniado y puedo sentir como el suyo. Alba debe notar que este agarre es diferente porque empieza a acariciarme el cabello con suavidad. me veo a mí misma arremetiendo duramente contra la boca de Alba. con igual fiereza. Isabel. ¿hice algo mal? Niego con la cabeza sin atreverme a mirarla a los ojos. Estoy haciendo algo egoísta.¿qué pasa cielo?. no sé como remediar esa intención tan bestia en mí. La oigo hablar de nuevo. quiero que me devuelvan a mi pequeña. del rostro y lo eleva mirándome. Su boca sigue besándome y no me deja pensar muy bien pero lo sé. Hago lo único que puedo. Yo estaba juzgándola y castigándola a mi antojo. Sólo la habían besado. No sé si decirle a Alba lo que siento. Quiero salir corriendo. estoy acusándola de alguna forma poco meditada por haber sido humana en el pasado. Es casi una explosión en mi interior..¿qué sucede?. comienza a acelerarse. Sus besos me responden con igual candor.poner sus manos sobre ella. Cuando mis manos en lugar de deslizarse suavemente bajan con feroz necesidad por su torso noto los músculos de Alba tensarse y experimento la primera sensación de volver a mí. a menos que me lo pidiera. No puedo creer que haya estado a punto de tomarla sólo porque me invadieron los celos. pero de repente me parece el más terrible de los actos. si no fui yo. -insiste . Dejo de besarla y la abrazo. Lágrimas de frustración se asoman por mis ojos. alguien había cometido la tremenda osadía de robarme su primer beso. Isabel ¿por qué lloras? Pronuncia mi nombre y me inunda una especie de remordimiento profundo. mía. aunque más tranquilo. Amor. Iba a convertir el acto más íntimo y sublime que . es mía.? tu corazón late tan rápidamente cariño. eso está claro. no quiero decepcionarla y quizás lo acabo de hacer. En nada. en menos que un segundo mismo. acaso yo. ¡A mí! La mujer que había compartido su cuerpo con el ser más déspota del mundo. Me aprieto aun más a ella.. No sé que más hacer. ¿por qué. Ella me coge. .

asiento. sabe que me dañare a mí misma si la lastimo y lo que me ofrece. Tengo que explicarme. de vengarme del destino. Diría que Alba lo ha notado. No sé cómo pero agradezco haberme detenido a tiempo. Anoche cuando nos dormimos me dio la sensación de que esperaba algo más de mí. Me quedo helada. Me encojo en mí misma al nombrarlo. sólo el cuidarme. ".anuncia con un deje de sinceridad . Cuando lo hago me siento totalmente vulnerable ante esos ojos esmeralda.entonces si me lastimas tendremos que curarnos mutuamente. lo siento . Pero es que no pude. miedo de hacerte daño. tengo miedo Alba. Ella se incorpora a un palmo de mi cara y hunde sus ojos profundamente.tomo su mano y la llevo a mi pecho . Pero yo no conocí a ese chico . ¿Es de aquí esta mujer? No lo sé. y ella es una escoria.". tengo que hacerle ver que estuve a punto de quizás lastimarla. tengo que mirarla a los ojos. Si me lastimas será como si te lastimaras ¿verdad? .aunque me gratifica por dentro no haberlo conocido en verdad . me sentí insegura y mortificada por la imagen .Aunque nuestro altercado terminara en caricias y consuelos hay algo en mí que aun está inquieto. me ha dado un ataque de celos. escondido. es compensarnos mutuamente. pero por el momento me la quedo.creo que la razón principal de mi enojo eran puros celos. ella me abraza más fuerte y me besa la frente. No está en las opciones el dejarme. es lo mínimo que mi rubia se merece.aquí adentro. el abandonarme. Me hundo en el calor de ese abrazo consolador y no pienso en nada más. porque sabe que somos humanas y que puede pasar. Es que. Me incorporo. hay algo oscuro que acaba de salir a tomar aire cuando mencionaste al chico ese. el curarme. Esta mujer es increíble. Cielo.trago saliva .y tú sí a Josefina. de lastimarte. yo te entiendo . No sé decir qué es pero me he visto conteniéndome permanentemente.pudiéramos vivir en una forma de vengarme de alguien que ni siquiera conozco. Soy sincera. tú a mí y yo a ti.yo misma estuve muerta de celos al saber lo tuyo con Josefina .

dándonos mimos cuidadosos y prudentes pero muy satisfactorios. Alba mira el cielo casi nocturno con una expresión pensativa pero radiante. besándome. Felices. Hemos cambiado parte de nuestra ropa al salir. Mi lengua se encuentra con la suya y no puedo respirar. la deseo pero no quiero que mis instintos hagan de esta. no puedo moverme. la besé. de un te quiero. Ambas estamos en la orilla. Un alivio absoluto para mi alma descuidada y torpe. Sólo hice lo que me parecía mejor. Inmersas la una en la compañía de la otra. Esa es la palabra correcta. El agua nos ha apaciguado el cansancio de las horas de viaje. No quiero lastimarla. La noche surge cautelosa tras nosotras. perfectamente apropiada. nos hemos bañado juntas. Es preciosa. juntas. Es que sería peligroso para mi control. hemos jugado y disfrutado de todo. Mejor viajar. la secundaria es que me sobresalta demasiado tenerla cerca de mí. Más allá de esto los dos días transcurrieron tranquilos. Desvía su mirada del cielo y me mira a los ojos. apoyadas en una zona de gramilla tupida y a un paso de un fuego que se enfada mansamente con la acción de la corriente de aire. sólo puedo besar y besar. es peligroso apenas pensarlo. Hoy nos despertamos con besos y caricias inocentes y al poco rato estábamos en camino. Cuánto bien me hace oír esa voz suave y preciosa pronunciar mi nombre antes o después de un te amo. Su mano sale despedida a buscar la mía y la atrapa sin contemplaciones. Sé que estoy a punto de perder el control y me alejo. su primera experiencia. Aun a pesar de mi inseguridad he vivido de los días más felices de mi vida desde que sé que Alba me ama. de cualquier apelativo cariñoso. de un salto me levanto y me aparto. el lago esta calmo y la brisa es primaveral.del amanecer anterior. Antes de que pueda pensar en nada está allí. la abracé y le dije buenas noches mi amor. . cocinado juntas. La razón principal es que por fin hemos podido llegar a Bodensee. No creo. algo olvidable o aun peor que eso. Una pausa después me contesto buenas noches y eso fue todo. Mi mano sujeta su rostro y esta vez soy yo quien besa más. hundiendo mi boca en la suya y produciéndome un calor inmediato. ¿Algún mejor remedio para un alma marchita que desea rejuvenecer otra vez?. Está tibia y corre con la ligereza necesaria para simular un masaje. no he querido ni verlo. Es un consuelo para todos mis remordimientos y recriminaciones. Hemos cabalgado juntas. Y por si lo olvido no para de repetírmelo.

Yo. Los labios me tiemblan de ansiedad cuando su dedo los acaricia. siento que mis piernas flaquean de necesidad. claro que te deseo .Antes de que pueda notarlo Alba está detrás mío. Yo trago saliva.. Se queda mirándome con los ojos contrariados y se gira alejándose. Y entonces. Lo siento . mi pequeña Alba pidiéndome que le haga el amor. que haría el ridículo. despacio.dice y no sé cómo responder .acierto a articular. Se detiene a un segundo de su pecho.. . Sin decirme nada toma mi mano obligándome a girar y la apoya en su cintura. Yo respiro con dificultad.siento haberte insistido con esto. Me quedo ahí. en la sangre. ¿qué es lo que esperas para demostrarme cómo se siente el amor. debí saber que no querías. rozando. Dime que tocarme no te produce el mismo calor que a mí .dice al aire de la noche . demasiado intenso aun para una guerrera como yo. no sé ni qué hacer ni qué decir. Pone un dedo sobre mis labios en una actitud que me resulta tan sensual como difícil de evadir. mirándola.? cómo se siente en el cuerpo. en la mente y en el corazón. Es que nunca me lo hubiera imaginado. porque te la niegas a ti misma Isabel.porqué me niegas la posibilidad de ser amada. ¿qué?. Shhh. paralizada. excepto porque esta vez la hace moverse hacia arriba. arrastrándolas .dime que rozarme no te hace sentir nada.pronuncia las letras como si las dijera una a una. Toma mi otra mano sin dejar de mirarme y la apoya del otro lado. Yo. Alba. De repente una inseguridad malvada se apodera de mí y como por obra del destino se la traspaso a Alba. No sé porqué te niegas a esto .? Me parece que voy a dejar de respirar y a desmayarme de un momento a otro. ¿acaso no me deseas como yo a ti.

No quiero lastimarte. frente al lago Bodensee. Alba me libera con una frase. Libera a la mujer que nunca fui.vuelve su mirada .le ruego . No puedo dejarla con esa idea. a la que ama sin esperar que la amen pero deja que lo hagan sin ningún obstáculo. Noto su lengua abrirse paso . Esta noche. Una frase. una sola frase puede hacer toda la diferencia en la vida de una persona. te deseo con tanto amor como nunca había sentido. Sólo sé que lo único que me interesa en esta vida es Alba.digo antes de rendirme a mis deseos. No sé qué más decir. Pero ¿por qué? ¿por qué te sientes así Isabel? Sus palabras me traspasan el corazón. Cree que no la deseo y que está pidiéndome demasiado. a "la Isabel" más real que he sido jamás. hay quienes alivian con una frase y también quienes llenan el alma.Al oír esta última palabra es cuando consigo reaccionar. No . perfecto. no haces el ridículo. sin más aprensiones que las de un corazón enamorado y dispuesto para expresarse. quiero que sea especial. hasta que siento su aliento en mis labios. y creo que la distancia nunca flaquea del todo. como nunca. hay quienes ahogan con una frase. Me libera de mis miedos y de mis inseguridades. Libera a la verdadera mujer que hay en mí.déjame mirarte. aunque en esta ocasión soy yo quien desliza mis manos por su torso. quiero que veas cuando diga esto . no sé qué más explicar. mucho. Me mira más intensamente todavía. Sólo puede ser todo eso si es contigo. Uno mis labios a los suyos sin más prisas que las propias del deseo. como nunca he deseado a nadie. es de sobra dolorosa incluso para mí. oculta su pena mirando el suelo. La tomo de la cintura de la misma manera que ella ha hecho antes conmigo. La beso. En tres pasos estoy detrás de ella y la giro a mirarme. Hay quienes limitan con una frase. Ella respira con dificultad como yo hice antes. hay un deje de ansiedad y de angustia que parece corromperle la felicidad que la inundaba estos últimos días. bonito. Me acerco más y más a ella. Te amo . en todo caso lo hago yo con mi inseguridad.yo te deseo Alba Gutierre. La beso y me besa.

Las dos jadeamos. No hay mucho más que aclarar. Egoístamente deseo que sea mía. Tiro de él para quitarlo de la falda y aflojarlo. . llevo a mi Alba sobre el doble petate y la recuesto debajo de mí. pero sobre todo mi mujer. Gimo al sentir su lengua golpear sutilmente contra la mía primero. las cartas están allí sobre la mesa. Te amo . empujándolo a abrirse y darle paso a mi lengua. hay un sentido tan posesivo en esta frase pero es que eso es lo que siento. No puedo más. toda para mí. Ataco su cuello con apetito. sólo mía.dice con el poco aliento que le queda . Contrariamente a lo que alguien podría esperar Alba sólo suspira con ansia. He de decir que no puedo contar cuantas veces trago saliva al ver su piel allí. Muevo mis manos y rozo sus pechos. Ella quiere ser mía y yo quiero ser suya. lo que me hace gemir más. Su cuerpo se agita. Durante el momento que nuestras lenguas se descubren otra vez en el camino sigo moviendo mis manos hasta el final de su jubón. Te voy a hacer mi mujer Alba .y lamiendo mi labio inferior. a sentirme completa.Isabel enséñame. blanca y delicada. Siento como se me escapaba el aire de los pulmones y suspiro con avidez. lamo su piel y la succiono dejando pequeñas huellas y gemidos cortos y ahogados a mi paso. No sé cuánto dura el beso pero dura lo que los sentidos y el aire nos permiten. no hay nada más ni antes ni después. No espero nada mejor para mí que ser tu mujer Isabel.te voy a hacer sentir una mujer.le susurro . Tengo que sostener a Alba para que sus piernas no cedieran del todo. La beso otra vez y mis manos vagan por su espalda. lo que ansío. Resbalo mis manos por sus brazos desde los hombros notando el calor que sus poros desprenden. Cuando se rozan un zumbido apurado me azota los oídos y la sujeto más contra mí. Lo sé. ésta levanta los brazos y yo deslizo la prenda por su cabeza. las suyas por mi cintura. jugadas. Me separo y espero que Alba me de paso. a ser una mujer. ayúdame. Siento ahogar un gemido contra su garganta a medida que mi lengua se hace con el espacio en su boca y su lengua la acaricia deseosa. para luego succionarla con voracidad. Al darme cuenta que las mías tampoco están sólidas ante tanto golpe a los sentidos.

Su expresión es de necesidad terminante.murmura cuando comienzo a lamer el otro pezón. rodeando sus pechos y provocando que Alba intente que mi boca dé justo donde percibe que me necesita. yo tiemblo completamente y gimo muy fuerte. apretando mis pechos. Me levanto y me quito el sujetador mientras con la otra mano tiro de la falda de Alba.Ella me ayuda a quitarme mi jubón y el corazón se le acelera cuando recuesto mi torso casi desnudo contra el suyo. Beso su estómago liso y suave mientras quito suavemente sus bragas. lo quiero para mí. Puedo ver sus ojos cerrados al contacto con mi piel y cierro los míos por inercia. . Nuestros labios se encuentran otra vez justo cuando estaba deslizando su sujetador fuera. no la hago esperar. Otra vez la lengua lame y siento que mi cuerpo se colapsa. casi cuando puedo notar la tibieza de su humedad que brilla evidente. lamerse los labios e intentar gesticular algo. sólo vale sentir. Cuando lo intento por tercera vez y Alba gime no hay vuelta atrás. En momentos más toda la boca de Alba está lamiendo y besando mi pecho. Para mi sorpresa lo primero que hace cuando nos desprendimos de su falda es apretar mis pechos con sus manitos. Cuando ya creo que me precipito al abismo una lengua tímida roza uno de mis pezones. Rozo el pezón con mi lengua y éste crece aun más. Ella jadea pero me detiene justo cuando voy a descender mi mano. De alguna manera noto como las caderas de Alba oscilan contra las mías y gimo duramente contra el pezón que tengo en la boca. La veo abrir la boca y tragar saliva. Esas manos preciosas y pequeñas están allí. La vuelvo a recostar en esa cama improvisada a la vera del lago y en el silencio de la brisa y de la noche del bosque me aboco a hacerla mía. Debajo de mí Alba gime y jadea cautivada. lo lamo. Trago saliva al quedarme justo enfrente de un pezón sensiblemente alterado y miro a Alba una vez más con mi boca descendiendo hacia su pecho. acariciándolos. No puedo explicar cuanto en mí se perturba cuando veo sus pechos por primera vez. es tan increíble. tan atrayente. me humedezco los labios y voy dando besos suaves por sus clavículas. Lo que hace con su boca por todo mi torso no es algo que pueda describir porque estoy desbordada de placer. Sí. Me lo meto en la boca sin mucho. la cual ayuda a quitársela con la mirada fija en mis pechos. Actúa por instinto lo cual lo convierte en maravilloso. Vuelvo a lamerlo y otra vez crece. . lo muerdo tantas veces como puedo mientras con dos de mis dedos voy estimulando el otro. Lo beso. Me siento poseída.

Yo estoy provocando eso. siento como el calor me invade de repente más intensamente. Desciendo y miro toda su necesidad.Espera. Tomo aire con fuerza. Cuando Alba comienza a vibrar debajo mío voy frenándolo lentamente y desciendo mi mano entre los dos cuerpos. Repito el movimiento y noto como Alba alza las caderas en mi busca. Tira del bordillo de mi pantalón y me es imposible negarle la petición. suena ligeramente a una orden. quítatelos también. ¿Quieres ser mía Alba? .? ¿ser mi mujer. Me recuesto con mi cuerpo sobre su cuerpo desnudo y mi piel ardiente se funde al mismo calor en la suya. mientras nuestras bocas se toman agresivamente a veces. Dios. lo vuelvo a hacer y crece tanto su excitación que creo que me moriré de deseo.me responde en un susurro. Deposito besos por todo lo largo de él presionando acompasadamente su entrada.? La respuesta es un suspirado. suavemente otras. Acaricio su clítoris con la punta de mis dedos y lamo la humedad que queda en ellos. ella se aprieta contra mí. Subo y me asiento ante . Mis dedos presionan su entrada y encuentran paso. No tengas miedo amor. ¿Quieres. El movimiento se renueva tantas veces como deseamos. eres hermosa . Mi pequeña abre más las piernas en respuesta. El rostro de mi rubia se convulsiona. Deslizo mis dedos y los muevo en su entrada. yo pararé si hace falta. La beso suavemente antes de descender hasta su vientre. Lamo su clítoris y Alba casi grita. Juego suavemente con mis dedos en su entrada. Hago caso y echándome para atrás me quito lo que aun llevo puesto. La necesito. presiono apenas notando como las paredes ceden. agudo y dilatado sí. Es una fortuna que me lo pida porque por primera vez la veo totalmente desnuda. Ambas gemimos al sentir como nuestras humedades se rozan repentinamente. No tanto como tú .pregunto mientras mis dedos tocan y empujan su clítoris.digo. yo. Miro a Alba y rozo más rápidamente su necesidad durante unos minutos.

Cuando la beso profundamente noto como su cuerpo me atrapa completamente y todos sus músculos se tensan. Es emoción y felicidad. ¡Oh si Isabel! ¡Sí!. Sus caderas se elevan y me siguen.sus ojos. Veo a su boca formar algo y no se oírla. Vuelvo a hacerlo y nace la misma mueca en el rostro de mi preciosa mujer. lo saco y se detiene. estoy.. Hundo un dedo y me parece ver un cambio a dolor en su expresión. Yo por mi parte estoy feliz. y otra más. Nuevamente su cuerpo se sacude y Alba queda tendida en mis brazos. de remordimiento. creo. lo exige mi cuerpo también. Te amo Isabel. ¿Estás bien. . entera. Alba en mis brazos recuperándose de la embestida de emociones que acabamos de vivir. no puedo ser más afortunada. ni siquiera de tristeza.? . Por fin el gesto toma forma.pregunto por. Alba me observa un instante y yo la miro a los ojos mientras acaricio los mechones de su pelo que han caído hacia delante. Pero no es un llanto de culpa. Meto un dedo más y pronto un tercero. Sigo entrando y saliendo. Sonríe antes de contestar.murmura con precipitación. ¡más! . Me acerco a ella.agrega con los ojos extraviados.exige vivamente. Ella me mira con esa mirada verde tan suplicante que debo hacer algo. estoy perfectamente . Es una sensación deliciosa. apenas temblando. quiero que se sienta protegida. sigue . Una media campanada más tarde aun permanecemos las dos abrazadas. me siento inmensa.dice deslizando una dedo por mi mejilla .me siento tan completa . La sostengo aun con mis dedos dentro y los muevo. y otra. Miro sus ojos inundados de hambre y la penetro otra vez. yo siento que muero de placer al tenerla por fin para mí. Alba es mi mujer. Ella se separa de mi boca y grito de satisfacción. Voy a detenerme. Siento que mi corazón da un vuelco más profundo que nunca y me echo a llorar. inmóvil.. a quitar la mano cuando la pequeña manita de mi rubia sostiene la mía en su lugar. vigésima vez. Por favor. Sí cariño. es mía. Acabo de hacer mía la única vida que más he deseado nunca.

yo.digo .pregunto ante la reacción. Sin exagerar.susurro contra su oreja y ésta se tiñe de rojo escarlata ¿qué? . . Pero no es tiempo de interrogarme sobre nada. ¿lo hice bien? . aspirando el aire con deleite y soltándolo contra mí.yo estoy perfectamente. ¿No te apetece que te acaricie. .? . creo que perdere la conciencia totalmente por el placer que recibo.¿no te apetece que te toque Isabel. yo no sabía que podía ser así.pregunta sonrojada. Cuando llega al centro de mi necesidad respira profundamente. Varios espasmos más tarde tengo un orgasmo colosal y mi niña después de satisfacerse con mi humedad. No Alba . Gimoteo de necesidad y ella me observa desde su postura. Abro los ojos enormes y sonrío.dice más sonrojada. no hace falta precipitarnos ni nada. Alba.sus manos aprietan con suavidad mis pechos . Primero es una caricia medida. Eres increíble Alba.? Lo único que puedo hacer es jadear de gozo. así que sólo la dejo hacer. podemos descansar ahora y mañ. No puedo continuar porque una boca ávida de la mía me lo impide. en contadas ocasiones. . Que no sé qué me pasó. Es lo único que logro pronunciar audiblemente porque después todo mi instinto se hunde en la lengua de Alba contra mi sexo. Pero aun necesito hacer algo por ti . aún más siendo esta su primera experiencia. Sus manos pellizcan mis pechos endurecidos y su boca da besos y lametazos hacia mi abdomen y más allá. Hem. Estoy mitad hipnotizada y mitad sorprendida. meditada.Se acerca a mí y me besa suavemente. vuelve a mis brazos. Tengo que ahogar un furioso gemido cuando se coloca sobre mí entrelazando sus piernas alrededor de las mías.señala en un susurro. Trae un dedo al lugar donde estaba y acaricia mi humedad. nunca hubiera imaginado que Alba fuera así de pasional. pero luego cuando Alba adquiere confianza y aprende a leerme el cuerpo es casi abrumadora.

dice con una actitud cándida que resulta muy sensual.fue precioso y perfecto.no sabía qué hacer pero todo me pareció tan. hablarte así.¿qué te parece que quiero? Me coloco sobre ella con ligereza. pero nos llevó poco tiempo acostumbrarnos.se amolda a mi cuerpo hasta mirarme a los ojos . yo sólo dije e hice lo que sentía. tener lo que me quede de vida para concedértelo. . La acomodo más contra mí y sonrío extasiada con su sonrojo. Nada en realidad.Cuatro años han pasado desde aquella noche y yo sigo aquí. sintiéndome igual de absorbida y de completa cuando Alba está cerca. lo sé muy bien .dice besando mis dedos con un beso inocente primero pero a cada uno que pasaba con más lascivia. Yo sé lo que quieres Alba. Igual de feliz.¿Así cómo? Ya sabes. natural. Bohemia no está mal.? Ella mordisquea la yema de uno de mis dedos y nace un fuego descarnado en mi cuerpo. Apenas frío en invierno y apenas calido en verano. No niego que me has sorprendido. La miro a los ojos y le confieso.pero muy gratamente amor. ya no recordaba mucho sobre este sitio tan al este. Y eso es precioso amor . Entonces si lo sabes. Por lo demás mucho más bosque que en nuestra .respondo . Alba.".. Fue increíble . . No sé . ".? Antes de que pueda respirar me hundo en la profundidad de su boca y la suelto sin liberar su labio inferior. Jo.le beso la frente .articulo con tranquilidad aunque estoy tremendamente afectada ¿qué quieres. ¿qué es lo que esperas.respondo con una templanza fingida que poco tiene que ver con mis actos.

Oí la voz del amable jardinero pero no me detuve. De aquella multitud de criados se desprendió uno. debo reconocer que he aprendido que hogar no es un lugar es una impresión. Yo oficio de administradora y ahora criamos caballos. Estaba sentada sobre mi caballo. No es cierto. Me atraía pasar la tarde correteando por la verde gramilla alrededor de este hacendoso empleado.España. Se pasaban en el jardín campanadas enteras hablando de plantas y árboles. tomé las riendas de mi caballo y comencé a sacarlo de aquel sitio. Serían unos 4 años para atrás. Alba enseña en las escuelas de las tierras a leer a los niños de los trabajadores. Aun recuerdo el día que llegamos. creo que le gustó desde el primer momento nuestro lugar. Es bonito y aunque ambas extrañamos nuestra tierra. hombre de una profunda agudeza que siempre había acompañado a mi padre en sus estadías en Bohemia. Pavel era una de mis debilidades desde muy pequeña. lo reconocí apenas verlo. Mi padre me había citado con la excusa de que era importante cuando era meramente otro intento para persuadirme de volver a casa. lo vi una única vez después de esa época excelente. cuando vimos las tierras por primera vez. el jardinero en jefe del sitio. y también de la vida. para ese momento ya no trepaba a los árboles pero sí aprovechaba las conversaciones que tenían mi padre y Pavel en el jardín. A él le fascinaba subirme a los hombros y desde ahí dejarme ascender entre las ramas de los tilos de Klokočov. Estaba exasperada mientras salía de la casa. No lo vi más desde la muerte de mi madre. . Podría ir donde quisiera con Alba y siempre sería mi hogar. Vimos la formación de los hombres de pie esperando en la entrada. Alba estaba anonadada mirando el inmenso verde naranja de los pastizales y las cosechas alrededor de la residencia. me monté al lomo de mi caballo y anduve hacia la dirección por la que acababa de llegar. la única en la que volví a Bohemia antes de ésta. montando conmigo detrás y apoyada en mi pecho. Aquí nuestras tierras son prósperas y cada una se dedica a hacer con su tiempo algo que le plazca. Era Pavel. probablemente alertados por la guardia que se había adelantado. Señorita Isabel. Me miró sonriendo. Señorita Isabel.

. Lo primero que encontré fue la mirada del anciano Pavel sobre la mía.dijo con los ojos llenos de emoción . No creí que fuera a recordarme señorita Condesa . el hombre sólo me dio la bienvenida y se regocijó en que aun guardara algún recuerdo de su persona. brazos que tantas veces antes me había tendido para sostenerme.contesté con calidez . algún día podría arrepentirse. Me deslicé del lomo del caballo ayudando a Alba a bajarse. . Señorita Isabel. pero piense bien. por favor. Su rostro se iluminó. pero no.¿qué necesitas? El hombre me miró con los ojos llenos de lágrimas como si fuera él el que perdía a una hija y no el Conde. su expresión era ambigua. Me estreché contra él con suavidad y sentí un alivio inmenso. Pavel . Señorita. Advertí a Pavel avanzar antes que a todos los demás.no eres nadie.La voz surgió más fuerte que la última vez y recuerdo que refunfuñé para que advirtiera mi enfado y se resignara. Me quedé consternada. Pavel. no lograba acertar en lo que estaba pensando.terminé por comentar mirándolo acercarse .? Se acercó con cautela y me tendió los brazos suavemente. No podía huir de la necesidad de abrazarlo que me pareció sentir y lo hice.pronuncié silente. Recuerdo que ni lo miré.dije espoleando a mi potro . Ahora estaba aquí. Gracias Pavel . alguna expresión del tipo "yo se lo advertí".bienvenida a casa. yo no soy quién para decirlo. Yo esperaba un reproche. Me fui sin mirar atrás hasta ahora. volviendo y con una sensación de culpa y remordimiento encendida por aquel recuerdo.¿cómo no iba a reconocerte viejo amigo. Tú lo dijiste Pavel .

no él porque estaba un poco mayor para esas faenas. .dijo . Es mi luz y mi guía. los cuales. y la estreche en mis brazos. han terminado por asimilarlo completamente. Después de que la presenté a todos Alba se hizo parte de esa casa con rapidez. algún día volverías a casa. Cada día me regala cariño y cuidados. ¡ha regresado! Todos rompieron en un aplauso de bienvenida y algarabía. Ahora por fin volvía y con mi familia. Alba lo estimaba mucho y me decía siempre que es increíble todo lo que se puede aprender de alguien que ha pasado por la vida antes que nosotras. Los dos se ocupan de todo lo referente a la familia Díaz de Valverde del otro lado del río Vizcaya. siempre lo fue. Arredo cumplió su palabra. Miré a Alba. Ahora pasa sus días en las mismas celdas en que alguna vez ella torturó a un ejército de almas inocentes.Tenía razón. no tengo mucho más que contar por ahora. la acerqué a Pavel y a mí. Una vida de libertad y de felicidad. La vida transcurre preciosa y feliz en Bohemia para Alba y para mí.anunció fuertemente .es la señorita Isabel. Ella se comunica con asiduidad con sus padres. Estoy muy agradecida a ambos. y yo se los . Mirad . Solamente se encargaba de que estuviera en orden con tres jóvenes a su cargo. aunque un poco asombrados del rumbo que tomo mi relación con su hija. Su tarea más habitual consistía en conversar con nosotras dos. La señora Marian viene a vernos una vez por año y nos trae noticias de por allí. para cuidarla y para hacerla dichosa. En fin. yo me sentí en casa de nuevo. Ahora vivo para amarla. sólo que quiero vivir esa vida que me pertenece más que nada junto a mi mujer. Recuperar día a día la vida que una vez desperdicié. la gente que trabajaba con nosotros la adoraba y Pavel le tenía una incondicional admiración. En cuanto a Josefina fue enjuiciada y degradada. sigue firme con Velázquez a nuestro lado. Tragué saliva al oír esta frase y el hombre me soltó riendo con alegría. Aunque a veces me encontraba riñéndolo sutilmente por las historias que le contaba a mi pequeña sobre mi infancia y mi tendencia usual a meterme en problemas. bueno. como cuando llegábamos con mi familia y nos recibían así. Tiene razón en eso.el Conde tenía razón. que luego resigné y que Alba me devolvió aquel día de soledad y de golpes. Ahora los tres paseábamos por el jardín que él cuidaba.

vive y deja vivir. La mujer volvió a leer la última frase. un mensaje de aliento para aquéllos que como yo ven la vida perdida. Señorita economista . Alba. Espero que quien lo lea encuentre el mensaje entre líneas que supone. a todos nos espera un final feliz. a todos sin excepciones. gracias. la propia Alba quiere verlo y revisarlo. A ti. no desistas. será la última en verlo por lo que nos reste por vivir. Epílogo Unos ojos azules miraron a través del vidrio la silueta afuera en la terraza. Lo hemos encuadernado con la enorme I envuelta en una A que tiene de sello en el frente. Otra sonrisa y todo el cuadro fue perfecto. esperando que en algún futuro alguien se reencuentre con él. sé fuerte. o al menos lo intento. que lees mi historia. algún día tendrá sentido para ti también. El vidrio se abrió y la joven rubia entró en el sitio acomodándose el pelo. A su alrededor correteaba el pequeño cachorro que ahora era parte de la casa. La sonrisa de la morena se estrecho más al ver unos verdes ojos felices mirarla desde el azul del cielo del exterior."a todos nos espera un final feliz. nunca existe un vacío. Pasará a ser parte de los numerosos estantes que tenemos en la biblioteca de la casa. . Aunque hoy te parezca un pensamiento vacío. la libertad nos llega a todos. siempre hay algo más esperándonos. un manera increíble de quedar como suspendidas en medio del cielo. Cada momento de intimidad es acariciar la perfección y el goce absoluto. porque a todos. Si te sientes solo o doblegado. Afuera con el viento de septiembre la melena dorada de su compañera jugaba a hacer rulos en el aire." y pensó adornando su rostro en una sonrisa que ella también tenía el suyo.dijo con un ademán de sumisión.devuelvo de igual manera. Escribiendo todo lo que pasamos en estas papeletas siento que voy dejando una parte de mi pasado atrás. nos mantienes vivas con el tiempo que nos regalas para volver a pasar por nuestro camino. Además del que está leyendo estas líneas solamente una persona de mi tiempo y de mi espacio lo verá. más de lo que ya lo hice.".

¿Qué tal esto? . te quiero. escritos con una letra clarísima y preciosa.dijo Dani acariciando el sello de la portada de aquel libro. que aunque estaba plegado conservaba su forma después de tantos años. Vaya tendré que verlo entonces . Daniela abrió los ojos.? es de amor entre dos mujeres.comento Audrey mirándolo con detenimiento y acomodando mejor en sus rodillas a su novia mientras ésta lo abría. ¿Te dije lo bello que te queda el pelo así? . Era un sitio verde brillante con una especie de palacete pequeño en el centro. ¿sabes. Audrey acaricio la mejilla de su pequeña rubia y se sintió aun más dichosa todavía. . Muy bien.la respuesta provino desde su cuello mientras Audrey apuraba aire respirándole alrededor.Señorita bióloga . Sonrieron. es una historia de amor .contestó la morena inclinando la cabeza y enarcando una ceja .añadió removiendo el enorme libro entre las manos hasta que del interior se desprendió un sobre ajado . Lo más curioso eran dos figuras que estaban justo en el centro.preguntó la morena. Era un paraje muy bello así a simple vista. y también una especie de dibujo hecho a mano. De dentro del sobre salieron un par de papeles mustios pero legibles. Sí cariño pero no me quejo de que sigas repitiéndolo. ¿Ah sí? ¿de dónde ha salido? Me la envió mi hermano François de los archivos de la familia en París contestó la trigueña . Se sentó en sus rodillas y se besaron intensamente.parece que es de una mujer que supuestamente tenía lazos con nosotros. Cuando retrocedieron se miraron la una en los ojos de la otra.ven aquí. cerca parecían verse pequeñas poblaciones y sembradíos.¿y esto? No lo sé . Y yo a ti Dani.

le preguntó. Es para que veas dónde estamos y lo hermoso que es aquí. ¿Lo vas a leer? . ya sabes. Sinó ellos saben que pueden venir aquí.preguntó finalmente señalando los papeles en la mano de su mujer. argentinita mía . Nada .nada de nada. Aquí te envío un dibujo que hizo una mujer del poblado cercano. tenía un problema visceral con eso y Audrey lo sabía. ¿Qué estas insinuando? . Querida Madre: ¿Cómo estás de salud? ¿y Padre? ¿se recuperó de la dolencia en las piernas que tenía? Espero que para cuando llegue esta misiva estéis bien. Audrey sonrió y asintió. La casa es preciosa como te comenté antes en el mensaje pequeño anterior. Es bueno saber que ella y Fernando están en buenas condiciones en Kiev. ¿Sabes? alguna vez creí que moriría y . Ah. a ver si vienes a verme mamá. Mmmm. sí.le hizo cosquillas. Después de pedir un poco de clemencia y risa. Europa es pequeña en general. Isabel y yo cada día más enamoradas. la rubia fijó su mirada en su mujer y la besó. Isabel y yo estábamos preocupadas. Agradezco al destino por tenerla aquí a mi lado. Isabel está perfectamente y envía saludos. sí a ver es una carta . Cuando se separaron la morena permaneció con los ojos cerrados y suspiró.contestó . Aquí todo está muy bien.preguntó Dani divertida. Rusia.la leo.Audrey miro a Dani y le hizo una mueca de extrañeza. dice que extraña tus panecillos de miel. Dani se removió aceleradamente. bueno.Audrey esbozó una sonrisa . ¿De dónde venía tu familia? . Me alegra saber noticias vuestras y de mi hermana Luisa.

Yo no lo sabía tan certeramente. hasta les tengo un ligero aprecio ahora. de la forma en que me educasteis y cuidasteis. Es broma madre. Sin esa celda de la prisión yo no me habría encontrado ni liberado. la vida es así.. entre besos y abrazos. yo no reniego en absoluto de la vida que padre y tú me obsequiasteis. En realidad no perdí nada. Pero aun así yo. cada letra que escribo. No me arrepiento de haber dicho esas palabras en voz alta. sacrificios y casi nos costó la vida (lástima que costara otras). yo soy y seré la mujer de Isabel Díaz de Valverde. No hay nada que me pudieran dar que me hiciera abandonar mi lugar junto a Isabel. ahora todo eso pierde importancia. Ella es mi destino.deseé profundamente que si ese era mi final fuera con Isabel a mi lado. no me arrepiento de nada que pude haber torcido en el camino por llegar a éste. entre sonrisas y miradas. No habría liberado a la mujer que siempre fui y no habría encontrado a la mujer a quien más amé jamás y amo cada segundo que pasa. sé que si mañana lo deseo podría estar con vosotros. No sabía muy bien porqué pero ahora está claro. es más. Alba Gutierre. Pero la mera verdad es que empecé a vivir el día que me lanzaron a esa celda y arrojaron en mis brazos a una mujer golpeada y agonizante. sueños. tanto. pero desde el mismo momento en que miré a los ojos azules de Isabel supe que era mía de una manera extraña y diferente. Tardé un poco en reconocer esa sensación pero ahora que la entiendo y que crece cada día. ¿Recuerdas eso que me decías de que no contenerme era un defecto? Pues yo creo que es mi mejor virtud. mi hogar. Nos costó nervios. Ahora que paso mis días entre cielos y verdes. . Nos costó sangre y lágrimas llegar a Bohemia. Es que sin ellas nunca habría ido a prisión y sin ellas nunca hubiera encontrado a mi Isabel.. fui muy feliz a tu lado madre. no lo niego. El dolor que tuvimos que vivir pierde peso a un lado de toda la felicidad que tanta penuria nos trajo. pero eso es solucionable. Por eso no me arrepiento de nada de lo que ha sucedido. no hay forma humana que logre doblarla. Es que se que no os perdí. Me gustaría teneros cerca. por amor y por deseo propio e íntimo. Es todo lo que necesito. mi vida y mi porvenir. sin ella no hubiera encontrado mi camino. gané tanto madre. no te enfades. todo lo que vale cuesta. Perdóname si al decir esto podría ofenderte.

Alba. Cuando vengas (¿has dicho que en las fiestas verdad?) te llevaré a recorrer esos sitios. No. la mujer más amada y feliz que ha pisado la tierra. Que hay algo mal en esta carta. Es una actividad que nos fascina. no. Los ojos azules en los ojos verdes. Isabel está preparando todo para tu llegada. . Sí . ahora me toca a mí velar por vosotros. Dani cerró la carta entre sus manos y miró a Audrey.y otro. ¿Qué pasa amor? . Pero en fin ya estoy tardando y mi niña me espera.otro. Madre. . te quiero con todo el corazón. ¡yo! . yo estoy perfectamente.preguntó cautivada Audrey. Ésta la observaba pensativa.que esta chica Alba no es la más amada y feliz de la tierra. No. Yo.Ahora te dejaré madre.dijo la rubia. ¿Ah sí? .y le dio un pequeño beso. Isabel y yo iremos a cabalgar. no vos. tú no. igual que a padre.pronunció luego acercando su rostro al de Alba. Cierto . Soy yo. tu hija. recorremos los bosques de la propiedad buscando claros donde apearnos para disfrutar del sol y el viento suave.Dani pronunció las palabras con lentitud y muy seriamente .otro más. . Audrey sonrió con toda sus fuerzas. soy yo . P/d: no os preocupéis por mí. . ¡Nooo! Yoooo. Audrey negó con la cabeza. a ti y a padre mis cariños y deseos de bienestar. Te saluda desde Bohemia.le preguntó a la rubia.

FIN. Otra historia como la suya y como tantas otras. Única como pocas. La colocó contra ella y la besó profundamente.lo dejamos en empate amor ahora ven aquí. De repente Dani se separó enérgicamente sobresaltando incluso a Audrey que aun no se acostumbraba a los arranques de su mujer. El libro de su familia sobre la mesa olvidado pero la historia sobreviviendo en su memoria. ¿Lo dejamos en empate? Audrey rompió a reír meneando la cabeza. rubia impetuosa . Impetuosa.Entre negativas y sonrisas ambas bocas se fundieron en un beso espaciado y sentido. Una historia de amor. .la abrazó.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful