Sie sind auf Seite 1von 4
2. (1) Todos los budines son sabrosos. Este platillo es un budín. Ninguna comida sabrosa
2.
(1) Todos los budines son sabrosos.
Este platillo es un budín.
Ninguna comida sabrosa es saludable.
3.
4.
5.
7.6 Silogismos disyuntivo e hipotético

Silogismos disyuntivo e hipotético 303

(1) Los únicos artículos de comida que me permite mi médico no son sabrosos. Nada que yo pueda comer es inapropiado para la cena. El pastel siempre es muy sabroso. (4) Mi médico me permite comer todo lo que es apropiado para la cena.

(1) Todas mis hijas son delgadas. Ninguno de mis hijos(as) que son saludables deja de hacer ejercicio. Todos los glotones que son mis hijos son gordos. (4) Ninguno de mis hijos hace ejercicio.

(1) Cuando revises un ejercicio de lógica sin refunfuñar, puedes estar seguro de que lo entenderás. Estos sorites no están arreglados en forma regular, como los ejemplos que acostumbro hacer. Ningún ejemplo sencillo me produce dolor de cabeza. No puedo entender los ejemplos que no están arreglados en forma regular, como los que estoy acostumbrado a hacer. Nunca me pongo a refunfuñar ante un ejemplo, a menos que éste me produzca dolor de cabeza.

Un silogismo es un argumento deductivo que consta de dos premisas y una conclusión. Hay diferentes tipos de silogismos que toman sus nombres de los tipos de proposiciones que contienen. Así, el silogismo categórico se llama de esta manera porque contiene solamente proposiciones categóricas. Otros tipos de proposiciones aparecen en otros tipos de silogismos. Podemos pensar en las proposiciones categóricas como proposiciones simples, en contraste con las proposiciones compuestas que contienen como partes otras proposiciones. El primer tipo de proposición compuesta que tomaremos en cuenta será la proposición alternativa o disyuntiva, un ejemplo de ella es "O bien Fido abandonó la casa o fue atropellado por un carro". Sus dos proposiciones componentes son "Fido abandonó la casa" y "Fido fue atropellado por un carro". La proposición disyuntiva, o disyunción, contiene dos proposiciones componentes que son sus dis- yuntos. La disyunción no afirma categóricamente la verdad de ninguno de sus disyuntos, sino dice que por lo menos uno de ellos es verdadero, permitiendo la posibilidad de que ambos lo sean.

304 Argumentos en el lenguaje ordinario

O bien Fido se fue de la casa o fue atropellado por un carro. Fido
O bien Fido se fue de la casa o fue atropellado por un carro.
Fido no se fue de la casa.
Por lo tanto, Fido fue atropellado por un carro.
O bien Fido se fue de la casa o fue atropellado por un carro.
Fido se fue de la casa.
Por lo tanto, Fido no fue atropellado por un carro.
Smith está en Nueva York o en París.
Smith está en Nueva York.
Por lo tanto, Smith no está en París.
O bien Smith no está en Nueva York o Smith no está en París.

Si tenemos una disyunción como premisa, y la otra premisa niega o contradice uno de sus disyuntos, podemos inferir válidamente el otro disyunto como verdadero. Cualquier argumento de esta forma es un silogismo disyuntivo válido, por ejemplo:

Tal como usamos el término en esta sección, no todo silogismo dis- yuntivo es válido. Por ejemplo, el argumento:

se puede clasificar como un silogismo disyuntivo inválido. Tiene un parecido superficial con el ejemplo anterior, pero fácilmente podemos darnos cuenta de que es un argumento falaz. Consistentemente con las premisas, Fido pudo haberse ido de la casa y ser atropellado por un carro. La verdad de un disyunto de una disyunción no implica la falsedad del otro disyunto, puesto que ambos disyuntos de una disyunción pueden ser a la vez verdaderos. Por ende, tenemos un silogismo disyuntivo válido solamente cuando la premisa categórica contradice un disyunto de la premisa disyuntiva y la conclusión afirma el otro disyunto de la premisa disyuntiva. Se puede plantear una objeción a este punto, basada en ejemplos como el siguiente:

Aquí la premisa categórica afirma un disyunto de la disyunción enun- ciada y la conclusión contradice al otro disyunto, por ende la conclusión parece seguirse válidamente. Un análisis más cercano muestra, sin embar- go, que la disyunción enunciada no desempeña un papel en el argumento. La conclusión se sigue entimemáticamente de la premisa categórica junto con la premisa adicional implícita que es la proposición evidentemente verdadera de que "Smith no puede estar a la vez en Nueva York y en París", que se puede enunciar en forma disyuntiva como:

Silogismos disyuntivo e hipotético 305 Cuando se proporciona esta premisa implícita, y se descarta la
Silogismos disyuntivo e hipotético 305
Cuando se proporciona esta premisa implícita, y se descarta la
disyunción original que era superflua, el argumento resultante se puede
ver fácilmente como un silogismo disyuntivo válido. Esta excepción
aparente no es realmente una excepción y la objeción carece de fundamen-
to.
El segundo tipo de proposición compuesta a ser considerada es la
proposición condicional o hipotética, un ejemplo de ella es "Si el primer
nativo es un político, entonces, el primer nativo miente". Una proposición
condicional contiene dos proposiciones constitutivas: la que sigue al "si"
es el antecedente y la que sigue al "entonces" es el consecuente. Al
silogismo que contiene sólo proposiciones condicionales se le llama un
silogismo hipotético puro, por ejemplo:
Si el primer nativo es político, entonces miente.
Si miente, entonces niega que es político.
Por lo tanto, si el primer nativo es un político, entonces niega que es un
político.
En este argumento se puede observar que la primera premisa y la conclu-
sión tienen el mismo antecedente, que la segunda premisa y la conclusión
tienen el mismo consecuente, y que el consecuente de la primera premisa
es el antecedente de la segunda premisa. Será claro que cualquier silogismo
hipotético puro cuyas premisas y conclusión tienen sus partes componen-
tes relacionadas de esa forma es un argumento válido.
Un silogismo que tiene una premisa condicional y una premisa categó-
rica se llama silogismo hipotético mixto. Hay dos formas válidas del
silogismo hipotético mixto que han recibido nombres especiales. La prime-
ra está ejemplificada por:
Si el segundo nativo dice la verdad, entonces solamente un nativo es
político.
El segundo nativo dice la verdad.
Por lo tanto, solamente un nativo es político.
Aquí la premisa categórica afirma el antecedente de la premisa condicional
y la conclusión afirma su consecuente. Cualquier argumento de esta forma
es válido y se dice que está en modo afirmativo o modus ponens (del latín,
pon ere, que significa "afirmar"). Uno no debe confundir la forma válida
del modus ponens con la forma claramente inválida correspondiente al
argumento que sigue:
Si Bacon escribió Hamlet, entonces Bacon fue gran escritor.
Bacon fue un gran escritor.
Por lo tanto, Bacon escribió Hamlet.
escribió Hamlet, entonces Bacon fue gran escritor. Bacon fue un gran escritor. Por lo tanto, Bacon

306 Argumentos en el lenguaje ordinario

el y EJERCICIOS
el
y
EJERCICIOS

Este argumento difiere del modus ponens en que su premisa categórica afirma el consecuente, más que el antecedente, de la premisa condicional.

Cualquier argumento de esta forma se dice que comete la falacia de afirmar

consecuente. La otra forma válida del silogismo hipotético mixto se ejemplifica por:

Si el prisionero tuerto vio dos sombreros rojos, entonces pudo haber dicho el color de su propio sombrero. El prisionero tuerto no pudo decir el color de su propio sombrero. Por lo tanto, el prisionero tuerto no vio dos sombreros rojos.

Aquí la premisa categórica niega el consecuente de la premisa condicional

la conclusión niega su antecedente. Cualquier argumento de esta forma

es válido y se dice que está en la forma de modus tollens (del latín, tollere,

que significa "negar"). Uno no debe confundir la forma válida del modus tollens con la forma claramente inválida ejemplificada por el siguiente argumento:

Si Carl dispuso de los fondos escolares, entonces Carl es culpable de felonía. Carl no dispuso de los fondos escolares. Por lo tanto, Carl no es culpable de felonía.

Este argumento difiere del modus tollens en que su premisa categórica niega el antecedente y no el consecuente de la premisa condicional. Cualquier argumento de esta forma se dice que comete la falacia de negar el antecedente.

Identifique la forma y explique la validez o invalidez de cada uno de los siguientes argumentos.

* 1. Si un hombre no pudo haber hecho otra cosa distinta de la que en realidad hizo, entonces no es reponsable por su acción. Pero si el determinismo es verdadero, es verdadero de cada acción que el agente no pudo haberlo hecho de otra forma. Por lo tanto, si el determinismo es verdadero, nadie es responsable de lo que ha hecho.

- WINSTON NESBIT y STEWART CANDLISH, "El determinismo

y la habilidad para hacerlo diferente", Mind, julio de 1978

2. No puedo hacer más con esa operación. Si lo hiciera, tendría que mentirle al embajador y no puedo hacerlo. - HENRY BROMELL, "Conozco tu corazón, Marco Polo",

The New Yorker, marzo 6 de 1978