Sie sind auf Seite 1von 13

HERMENEIA 5

rY t ~

3 / l

02e33.)3f

A 63 k =.

c 9 - ' ? e d .

Antropologías deI siglo XX

. >

)i

Dirigido por Juan de Sahagún Lutas

EDICIONES

.

~

SE G UNDA EDICIÓN

{ ~v " 'v'1

SIGUEME

- SALAMANCA

- 1979

BIB LIOTEC A

flP . C a puch l nhoa

li. Bib l iografía sobre E . Mo un ier

Coni l h, J., Emm a nuel M o unier, P.U . F . , Paris 1966. C harpentreau, J. - Rocher, L . , L'estbetique personnalisted' Emmanu e l Mo u nier , Ouvri e re s, P a ris 1966.

Edicusa, Madrid 19 7 5 ; P e rson a lismo

Díaz

C .

Mounier, étic a y pol í tic a,

o brero ' Z e r o M adrid 1969 . A Carlos Díaz corresponde e l mé r it o indi s -

cutib l e de pr o pagar el pensamient o de M o unier en l os ambient es más divers o s, echando man o de tod o s los medi o s a su a l cance .

ac tual, Gred os , Ma -

drid 1975 . Domenach, J. M., Mounier s eg ú n Mounier, Laia , Barcelona 1973 . Guissar d , L . , Emmanue! Mounier, Barcelona 1965. Maritain , J. - Mounier, E . , C o rre s pond a n c e, 19 2 9-1939 , presenté par J. Pe- tit, Desclée de Br o uwer - Seui l , Paris 1973 .

Moix , c., EI pensamiento d e Emmanue/ Mo u nie r , Estela, Barce l ona 1964 .

Ni c astr o , L . , La rivol u z i one d e Mounier, T h o m s o n E d itore, Rag u sa 1 974 . Rigo b e ll o, A., 11 contributo filosofico di Emmanue l Mounier, Frate ll i Rocca, Ro m a 19 55 . Varios, Espri t ( decem b re 19 50 ), n ú m er o es p ecial d edica d o a Mo u n i er en q u e co l aboran : Ricoe u r, Lacroix, Marr o u , P . , Fraiss e , ent~e o t ro.s . Varios, Le No u veau Plan ê te ( septembre 1970 ) , num ero esp e ci a l d e d icado a Mounier. V a r i o s , Mounier de N o uveau : E sprit ( avr il 1970 ). W in o c k, M . , H i s t o ir e politique d e Ia Reuue «E sp rit», D u S e uil, Par i s 1975.

Díaz , C . - M aceiras, M . , I ntrod u c ci ón a i personalismo

124

La antropología hermenéutica de P. Ricoeur

Manuel Maceiras

I .

I N TENcróN

Y MÉTODO

Pa u l Ri c oe u r

n ac e e n V alen c e, Fr an c ia,

e u f eb r e r o

de

19 13. En Ia Sorbona d e Par í s o btie n e I a agregation en 1935.

T ras su matrimon io,

se fianza de Ia filo s ofía. Dur ante Ia g u e rra es he ch o prisione ro

p or I os a l emanes. Termi n ada Ia guerra ensefia e n e l co l egio

C evenol, centro dependiente de Ia igle s ia r e forma d a de Fra n-

cia, a Ia que Ri c oeur pertenece. Miembro d e l Centro Na c io n al

de Investiga c ión

trabajos más importantes

Ia cátedra de historia de Ia fi l osofía a Jean Hyppolite en Ia

u n iversidad de Estrasburgo. En 1956 se traslada a Ia Sorbona

y allí ensefia hasta 1906. Con Ia apertura de Ia universidad de

Nanterre ( 1956) se ofrece con gusto para trasladarse a aq u ella universidad de banlieu, donde permanece hasta hoy. Tras los acontecimiento s de 1968 , Ricoeur es nombrado decano . Su figura era, sin duda , Ia más propicia para una mi-

s ión de «reconciliación y arbitraje» entre Ias fuerzas, antagó -

nicas con frecuencia , que se enfrentan en toda universidad y que may o de 1968 hizo salir a luz. Su gestión, basada en Ia

s in c eridad personal, en el trabajo resp o nsable, en e l repudio

de todo dirigismo de Ia cu l tura y de Ia investigación, en Ia con - dena de l os intereses so l apados, en el rechazo de todo falso re formismo, en Ia co n vicc i ón de que «es nece s ario aliar Ia

a ud á c i a constante de I as reformas a Ia dinámica de Ia revo l uci ó n»,

en e l mismo a n o, s e de dica a I a en-

Cienti fi ca, c omienza Ia p u b l i c ació n de sus

a partir de 1 94 6 . En 1952 s ucede en

125

no p u do menos que fracas ar. Su l i bert a d de espíri t u , su bondad, su pers p icaz intuición, e xi gían de todos un comp r omiso de- masiado profundo y una acc i ón tan sincer a que no era precisa - mente 10 que inte r es a ba ni aios i ntegrist a s n i aios r evoluc io -

na r io s, dentro y fuera de Ia uni v ersidad de Nanterre . Su dimisión en marzo de 1970 1 , sanc i ona inequivocamen-

te , no una gestión más o menos acertada, sino que es símbo - lo incuestion a b l e deI fraca s o de unas instituc i ones convertidas en monumentos de Ia reiteración y de I a burocarcia , enca r a- das con Ias exigencias de un re v oluciona r ismo irresponsab l e 2 . Confl i ct o de instituciones, conflicto de edades y de intenciones, que Ric o eur afro nta con decisi ó n , t ambién en su obra t eórica ,

aunque consciente de que Ia so l uci ó n no se r á puntual

ni pe r -

sonal . La solución estará e n el empeno de una acc i ón s incer a

que va, en 10 personal y en 10 col e ctivo , deI rec o nocimiento de

Ia necesidad dei ser en eI mundo, ai compromiso en Ia aventura

de Ia creatividad sin límites a que está llamada

Ia per s o n a . Su

obra se amplía, en consecuen c ia, más alIá deI á mb i to de Ia fi -

losofía profesional . Los temas político s , educativos , religiosos

y económicos inquietan a Ricoeur no como segundos, sin o

como Ia nervatura de Ia prop i a f i lo s ofía. Su obra e s Ia evidencia de una modernidad responsable que adquiere significado sólo en Ia intención de comprensión de Ia existencia personal, coirn- pl i cada absolutamente en eI mundo . Como otro s muchos, también Ricoeur recibe s u «matriz filosófica» 3 de Ia entra àa - ble invit a ci ó n de Mounier.

Co n e I profeso r Arangu r en diremos qu e «Ia figur a de Pau l Ricoeu r es una de Ias más eminen t es y r i gurosas d e Ia actua l

filoso f i a fran cesa» 4 . L a finura analítica de s u obra demuest ra ta n to s u eminen ci a como su rigor , además de una amplísim a documenta c ión . F i l osofí a , teología y exégesis bíblic a , psico- logía, ps i coaná l isis y lingüística, s on dom i nios que estudia n o de form a e r udita y pasajera , sino con rigo r y responsabilida d puestos de manifiesto en su pensam i ento c r eador , aje no a t o d a

r e i teración. EI rigor de su obra se as i enta, sin embargo , en el rechazo de todo pun t o de p artida aceptado como absoluto y en e l r epud io de todo afán universalista. Para Ricoeur I a cornprensi ó n filo- sófica se ejerce c o mo eIucidación en eI se no de una totalida d

1 .

Cf . Le Monde de 18 mars 1969.

2 . Esp r it (juin-juillet 1968 ) .

3

4 . P r ólogo a Fin i ludy culpabilidad,

.

P. R i coeur, Hist o ire e t verit« , Paris 1955, 138.

Madrid 1969, 9.

126

preconcebida. Se requiere, en consecuenc i a , un a precompr e nsió n prefilosófica que se preste a I a reflex i ón, pues t o que n o hay filosofia sin presupuestos; ella v i v e de 10 «que se ha compren- dido ya sin ser reflexionado» . La filos ó fía debe ser, po r eI con-

trario,

mente responsable y de su rigor no puede dimisionar. Po r eso

Ia obra de Ricoeur adqu i ere complejidad cada vez que un nuevo

problema se presenta. EI ri g or deI método reclama el recurso

a temática s colaterales ( Freud , lingüística

de una trayectoria unharia. La complej i dad se ordena en torno a Ia unidad temática que ,

a su vez , experimenta un alejamiento prog r esivo de Ias posi-

ciones iniciales, sin que elIo suponga su abandono. Un mo- mento de su obra re c lama el sigu i ente y supone el anterior. Todo s s us libr os m a rcan e s ta progre s ión; incl uso los artícu- los, no menos important es, vienen a establecer el nexo temá- rico o Ia ampliación esc larec e dora dentro de su preocupación única: Ia c omprensión d e l h ombre.

) que son el e s c a lón

un comienzo r adical en cuanto al método . De él es plen a -

11. FENOMENOJ

OGÍA Y E XISTENCIALISMO

Como toda su generación, Ricoeur llega a Ia filosofía cuando Husserl y Bergson han c o nsumado su magisterio; ]aspers, Heidegger y Marc e l, a su vez, reúnen inquietudes muy dispa - res en torno a Ia temática existencial. Su preocupación de [u- ventud, que ya no abandonará, en contacto con Gabrie l Marcel

y bajo Ia inspiración de Husserl, consis tirá en «explorar el reino

de Ia experiencia viva y de sus significacio n es» 5 . Dei existen- cialismo recibe Ia inspiraci ón de una ontología deI ser enten -

d

i do no como forma sino como acto, como «poder de existir

y

de hacer existir» 6 . La filo s ofía , por tanto , no puede empe-

quefiecerse ni en una metafísica de Ia esen c ia, ni en Ia fenome-

no l ogía de Ias cosas. Kierkegaard es igualmente buen ejemplo 7

de un pensamiento clarificador de Ia existencia afincado en do - rninios periféricos a Ia filosofia que Ricoeur recorrerá con

p r ovecho . Hu s serl, el último sobre tod o , le impulsa a busca r

el sentido de Ia realidad a parti r deI s ujeto y afirmar Ias posi-

bilidades de su cono c imiento a partir dei «mundo de Ia vida» .

5 .

P. Ri c oe u r - G. Mareei , E n tretien s ,

Paris 1968, 12.

6.

H ist o ire el verité, 360.

7 . Cf. P b i iosop ber aprés Kierkegaard: RevThPh 13 (1963) 303 - 316.

127

Ilustrado por Ia fenomenologia

y e I existe n cia l ismo, de sus maestros:

no marceIiano

no s u f i-

coincidirá, sin embargo, c on ning u no

losofia va a ser un existen c ialismo meno l ogia n o husser l ian a .

y una feno -

. o b ras están marcadas por ambas tent~tlva~ .

Sus primeras

Gabriel

Marcel y Karl Jaspers ( 1947), Karl Jaspers y Ia filosofia

de Ia existencia ( 1948 ) , en colabora ci ón c on M . D u fr e nr:e, s u- ponen eI acercam i ento a u na esfera de pro . ble m as qu e c o ncl ~rn en

Ia posibilidad de i n tro?u ci r. ~n I a re fl exión c o nc ~p t o~ ,e x l s t en -

La

cia le s como

ex i sten cia , para Ricoeur, con b uena par t e de I ~xi st e n c i a lis mo,

~ ll a n o. e s

de b e p asar por Ia ace p tación de I «cu~rpo p~O pl O

s u b j etivida d p u ra, n egativid~d.o

I os de a l ie n a c ión,

cu lp a,

s er e n s i t u a ci o n . i .

c o ntl f i ge n c l a. d e f i mt~ va . s, si no

que es i nel udible e I re c onocrmiento de I a r~~ l t d a d . ~bJe~lva deI m u ndo y I a a c ep t ación deI yo c o m o . afi. r I" ? aclo n o ng 1f ~. a r la, a ~n-

q u e e n re I ación dia l é ct i c a Ia nega t ividad. De ta l es presup u estos

I a c on t lf ig e nc la y

co n I a su bj etividad,

nace I a Filosofia de Ia volunta1 q ue

p r o g ra m a en tr es part e s: eidética, emPirica y poética. L a pnI? era se eIabor a a p artir de Ias e structu r as fund a m e ntales d e I s ujet o,

c o n a bstracción de I a realid a d deI mal q u e desfigu r a Ias formas

deI obrar hum a n o' turas fund amen t a i es.

éste s e es t udi a en fun c i ó n de I a s s o las est r uc-

La empirica in tr o d u c i rla

Ia. rea l i .dad deI

mal, de I qu e s e h ab í a hech o abs t ra cc ión,

c a m b i o de método, travé s d e I os in d i c ios

lisis d e su Ieng u a j e ind irecto. La p oé~ica co n c~ u iria Ia onto -

Iogia deI suje t o,

inc l uiria Ia realidad de Ia trascendencia,

especie de «poética». La c~heren c ia . de tal proye c to

bien se mantiene, se com pl tca y o b l t ga a Ri c oe ur a recorr l ~os

marginales, como es

güís ti ca. Hasta

empírica han llegado a termino en f orma u r ut ana, a un 9 ue

buena parte de su obra alcan c e Ia temáti c a em pí r ic a ~ poé t l~a.

~ o n ~ a eXl g~n c la ?e un

s o l o se ra p osi b l e ,a

y deI a n a -

ya q u e

pue s t o

que su es tud io

r e a les de I m al e n eI mund o

con u n nuevo

cam~ l O ~e met od ?,

solo ac c esi b le a u na

~reu d

inicia~, si

o ~~ I a l i n-

eI caso de ~ ~s ~u dio de

hoy, sólo, Ia ~ ldet1C a y l a lfit r<;> du . c clO n a I a

A Ia eidética de Ia voluntad

res p onde

EI uoluntario y el m-

uoluntario ( 1950), q u e podriamos ca l iíi c ar de fe n omen < ?Iog ~ a

existencial, en cuanto que preten de

vivida los significados y estr u cturas esen c iales de I a voluntad

( deI proyecto, deI deseo, de ~a ?eterminació n

método esenci a lmente des c riptivo q ue reporta a I a inten ci ona - l i dad deI cogito toda I a gama de ac t os intenc i ona l es de I s uj e t o.

), a t~avés ~e u n

extra~r d e I a expenencla

Reflexionando sobre 10 q u erido, 10 h echo, podre m os al c a n zar Ia comprensión de I a conc i e nci a qu e q u iere o q u e h a c e. T a m-

128

bién para Ricoeur , siguiendo a Husserl, una función se com- prende sólo por su intencionalidad .

La descripción fenomenológica

( noético-noemática)

tra.s-

puesta aI obrar, evidencia Ia realida~ recípro~a de 10 volunt á rio

y de 10 involuntario .

originario cuyo sujeto es eI co~ito. Lo involuntario,

Lo

voluntario se entiende como querer

por eI

contrario, es eI inconsciente indefmido, el carácter finito, Ia ,!atu-

Sin eI

raleza invencible, Ia vida contingente, Ia condición corporal

reconocimiento

sión eidética de Ia voluntad.

Ia decisión volitiva como con eI involuntario corporal .

La des c rip c ió n tuye eI esquema

proyecto, contiene

gún el poder de decisión que yo tengo; en segundo lugar, Ia

eI sentido de Ia acción que debo realizar se-

el

de tal reciprocidad no será posible Ia compren -

La reflexión debe contar tanto con

se orienta de su obra:

en un triple sentido

que consti -

en primer

lugar, 10 que~ido,

ac c ión, Ia obra, que inscribe eI proyecto como algo real, esclarece

eI obrar como estructura intencional de Ia c onciencia; en ter-

cer lugar, de c isió n y ejec u ción deben pasar por eI reconocimiento

de Ia n e c es i da d

Estos diver s os aspec~os

y de 10 i n volu n tario .

de

l q uerer g u ían, a s u vez, Ia des c ripci ó n

de Ios elementos lfi-

vo

l untarios:

I os n e cesi d ades

s e estudian

en reIa c ió n

con Ia

de c is i ón

mados de I o b rar», Ias emo c iones y hábitos,

c ión con I a mo c ión volun t aria a Ia q u e f a vorecen u ob st ac u li-

z an; por últ i mo,

tructura

pues t o que a él in f ieren condiciones inevitables.

a Ia q u e

ofrecen m o t ivos; los «movimie nt o s prefor -

eI caráct e r, eI in c onsciente,

s e analizan en reI~ -

Ia vida y su es -

" se describen en rela c ión con el consentimiento,

1. De Ia d escri pc ión aI misterio

Pero a 10 largo de Ia descripción fenomenológi c a

un mo-

v im ie nt o de «superación», de dépassement, se va hacien . do se . n - t iro La descripción no brinda adecuada raz?n . d~ Ia eXls . tencla,

d e l yo en situació n corporal,

de sus f un ciones y exige Ia superación

li ana. Es así c omo eI afán de claridad y distinción

m i t ado e irrumpe

Ia

c onvers ió n de Ia objetividad

« rn is t erio». Misterio q u e no es «mov i rruento de evasion y

exí li o» 8 sino recono c imie n to

ven t a r iar

que no se ob j etiviza en mnguna

de Ia ps i cologia husser-

se siente li -

de G. Marcel re c lamando

Ia invitación

en existen~ia~ del «prob l e~~» en

de q u e Ia imposibilidad de in-

en Ia urge nc ia

del pensamiento

el yo está implicada

8 . Entretien s , 123; ef. ig u almente Le v o l o ntaire el I'inv o lonlaire, 1 8 .

9

129

ansioso de distinción, heredado de Husserl . Siguiendo tal mo- vimiento podremos participar en los múltiples debates con- flictivos entre 10 voluntario y 10 involuntario que configuran el sentido global del misterio de Ia encarnación: conflictos en- tre Ia decisión y Ia afectividad, entre el esfuerzo, Ia emoción

y Ia costumbre, entre el consentimiento y el carácter, entre un

enigmático inconsciente y la"indeclinable obligación de obrar

y estar en Ia vida. Sólo participando en tan singular experien -

cia se vislumbra Ia comprensión. El yo está, desde el principio, dividido, en guerr~ ~onsigo mismo ; tan diáfano y «decidido», como oscuro y condicionado. El advenimiento de Ia conciencia arruina su consonancia in-

tima puesto que ella tiende a rele~ar . e~ cuerpo al mundo de

los

objetos y a proclamarse como subjetividad pura . Pero el cuerpo es reacio a toda objetivación y el cogito, a su vez, a toda ten- tativa de evasión idealista. Se apunta así, ya en Ia primera o~ra de Ricoeur, el tema del disimulo , del larvatus prodeo, que eXIge aqui Ia participación en el misterio existencial y, más adelan . te, impone Ia obligación de una hermenéutica aplicada a los SIg - nos en los que Ia vida se objetiva para descubrir el sentido de

Ia existencia. La abstracción de Ia culpa e s necesaria en Ia descripción

eidética porque ésta sólo puede considerar ta s nociones sus- ceptibles de ser descifradas en los actosfundamentale s d e l su- jeto . Y Ia culpa, aunque real, es un accidente, un cuerpo ex - trafio dentro de Ia ontología fundamental 9. Ella no debe con- fundirse con Ia finitud, tal como sucede en el existencialismo, para el que ambos términos y realidades tienden a identificarse, con 10 cual Ia culpa viene a ser una forma particular de finitud

y ésta implica, a su vez, una cierta culpabilidad. Otro motivo exige Ia «epoch é » de Ia culpa: si poseemos un

lenguaje directo para designar los rasgos de una ontología fundamental tales como el proyecto, Ia decisi ó n, el «yo puedo» aI mal nos referimos siempre de forma indirecta, a través de metáforas, tales como error, carga, servidumbre, mancha, ata-

que impiden una fenomenología directa e imponen un

dura

,

acercamiento a su realidad por el desvío del camino largo de Ia

interpretación de sus símbolos. Una vez presente el mal en el discurso filosófico se re - quiere, en consecuencia, un cambio de método con un doble

. l ique Ipoçhale çhez P. R i coeur el Pexistentialisme : RevPhLouvain 70 ( 19 7 2 )

D . Vansina, L a pr o bléma-

9

L e volontaire et t'involontaire, 23 ss; cf . F.

587 - 619.

130

recurso. Puesto que el mal no se deduce de Ia «eid é tica» del

hombre será preciso, por una parte, el recurso a Ias formas reales de su aparecer, introduciendo el tema de Ia criminalidad,

de Ia guerra, de Ia explotación, del derecho penal

blecer un discurso coherente sobre él . Por otra parte, puesto que no se manifiesta con el lenguaje directo, es inevitable el recurso a una mítica concreta en cuya interpretación pueda inscribirse el proceso noético-noemático qpe conduzca del

lenguaje a Ia conciencia . La temática empírica no ha sido todavia abordada por Ricoeur. Su Finitud y culpabilidad es solamente una introducción

a Ia temática empírica. En Ia primera parte emprende Ia tarea

de buscar el lugar de inserción del mal en Ia realidad humana , de encontrar Ia falla antropológica que 10 hace posible. Guiado

por Kant y Jean Nabert, Ricoeur continúa Ia dualidad de 10 voluntario y 10 involuntario en Ia dialéctica de Ia despropor- ción humana . Platón , Pascal y Descartes ilustran Ia interme- diariedad dei hombre entre Ia finitud y Ia infinitud que 10 califican como desigual consigo mismo. Desigualdad que se mani- fiesta en Ia situación de per s pectiva y circunstancia ineludi- bles y Ia afirrnación de infinitud que pretende, en Ia tendencia

a Ia felicidad como objeto de Ia totalidad humana y su deten-

ción en el placer como limite parcial, en Ia aspiración a Ia inde-

finida superación de si mismo y Ia aceptación de Ias tensiones

finitas que 10 mediatizan. La catego r ia primera de Ia antropologia no es Ia negativi- dad, sino Ia ape r tura; Ia limitación se caracteriza entonces como una desproporción antropológica generalizada (trascendental, práctica y afectiva) que constituye ai hombre como lábil o ra- dicalmente falible. Labilidad que hace posible el mal en cuanto ella es ocasiôn o lugar por donde el mal puede penetrar en el hombre, orige« a partir del cual el hombre comete el mal, capacidad o realización efectiva del mal . EI mal procede de esta desproporción que es Ia labilidad, pero, he aquí su paradoja, no viene al mundo y al hombre sino porque éste 10 pone, 10 actualiza , como los mitos hacen ver; incluso en el mito adánico, que reporta el mal a Ia voluntad, Ia figura de Ia serpiente es el símbolo de una anterioridad del mal, de un «siempre ahí» de su realidad. La visión ética del

razón del mal sin

mundo - el mal por Ia libertad- no da

resto, puesto que si, por una parte, el mal entra en el mundo por el hombre, éste, a su vez, 10 encuentra, de alguna manera, como previ o en el mundo y en si mismo. Es, pues, necesario comprender en conjunto y «como en sobreimpre s ión el des-

para esta-

lH

tino original de Ia "bondad" rnaldad» 10. No es lícito,

concepto

deI mal que nosotros «ponemos»

a Ia «historia

de su análisis de Ia simbólica

y su manife~tación histórica como

especular

sobre . eI mal «ya ahí», fu~ra

~u vez- que esta a Ia base

~os rernrte

que -a

sobre

eI

en consecuencia,

deI mal, ni reflexionar

de Ia salud» , Tal es Ia paradoja

dei mal .

2.

La simbólica

deI mal

Nada,

hasta eI momento,

había planteado problemas

lin-

güísticos

es accesible a ninguna descnpcIon,

que, para ~etec~arIo, se r~q~l.ere eI recurso

ereta, La simbâiica de/ ma/InICIa Ia tarea de análisis deI lenguaje

simbólico deI mal que hace posible un acercamiento compren-

sivo a Ia voIuntad agente. Ricoeur parte deI presupuesto

como referencial,

especiales.

Pero eI pas? de Ia inocencia

aunque

a Ia. 7ulpa. no

sea empI;I:a, SInO a. ';lr;ta nunca C0r;t-

. de Ia aceptacion

.

. deI len?u~Je a Ia noes i s ;

como noema para remontarse

presupuesto

aquí aceptado

sin otra mediación

pero

que

le con -

ducirá hasta Ia lingüística

y hasta

Freud, aleiándole

deI pro -

yecto inicial .

. Ahora bien, el lenguaje simbólico no puede se~ introducido

.

•.

. ,

en eI discurso

una hermenéutica

que pretenda

quiera encontrar

imaginativo

ción creadora, a partir de los símbolos, manteniendo

como símbolo

filosófico tal como apare~e. Es precIso esta?lec~r

que prepare

su «repnse» por Ia filosofia,

S I n

por eso ser «una interpretación

a1e~orizant~ que

una filosofia enmascarad~

deI mito» 11; ella ~erá una filosofia ,

bajo

. eI , disfraz

una Int~rpreta -

aI símbolo

y aI mito como mi~o y no como falso logos o

pseudo saber.

.

La primera

etapa de Ia hermenéu~lca

debe InICIarSe com.o

fenomenología

de los símbolos,

aI estilo d~ Ia fen0t?e~olog~a

de Ia reIigión (Mircea Eliade). Ser~ necesa~la un . a cnterIO,I~gIa

de Ias diversas

zonas de emergencIa

deI simbolismo

(onírico,

poético,

natural) y una tipología

de . Ias diversas

v~rsi?nes . t.e-

máticas,

para establecer

luego

los nIveI~s de su s~gn~ficac.I0n

en vistas a encontrar en eIlos Ia capa genumamente

ajena a toda posterior racionalizaci?n.

versos símbolos dos en dos grandes

slgnIficatlv~,

J?e este m?do,

!o~ di -

en mitos tipifica - eI mal a Ia vo -

deI mal aparecen incluidos

clases: aquellos que reportan

10. L'homme faillible, 161 .

11 . La s ymbolique du mal,

132

325

luntad, representados

por

eI mito

adánico,

eminentemente

antropológico, que acusa al hombre como responsable, y

aquellos que reportan

flictiva, anterior al hombre, como 10 hacen eI «rmto tragIco

de Ia existencia»,

ma de Ia creación». Para Ricoeur, sin embargo,

eI origen

deI mal a una situ~ción .C(;>O -

e I mito deI «alma exiliada» y eI mito deI «dra -

el mensaje simbólico

más sig -

nificativo no se encuentra

nes posteriores

que componen

ciso «deshacer e l concepto»

que busque el kerigma simbólico propiamente

cepto (el concepto

l

saber ha sido elaborado

to adánico )

porque

r ecido en Ia narración, imitan Ia expresividad mal están ya «reducidas»

b

l

ni en eI mito ni en Ias racionalizacio -

sobre él sino en los J:mb%s

primarias

Po~ .e~t~ será. pre-

operadas

mitos y racionaliz~ciones.

de «pecado original»

a traves de un análisis intencional

dicho.

EI con -

en e.st~ caso) es ya un

~ ehmIn~r:

Este fals?

míncas

(el mi -

de segundo orden

se ha. empo-

que

deI

enguaje

de tercer orden, un falso saber

que,

sobre Ias narraciones

un lengua j e

a su vez, son

en eIlas el poder

expresivo

deI símbolo

con un tiernpo

simbólica; en eI mito

y unos personaJes

y Ia realidad

modos

Ia vivencia

a unos

concretos

q

cuentra en eIle n guaje

u e Ia desfiguran.

EI n i vel auténticamente

significante

se en-

de primer orden, eI de . 10s símbo . Ios pro -

piamente

dich os (rnancilla, mancha, esclav i tud,

destierro

),

sin reIación

de tiempo

o espacio,

que hacen referencia

sólo a

I a realidad simboli zada

bolo podemos entonces defini rIo como «una estructura

nificación

signa, por afiadidura,

gurado,

sentido primero» 12.

q u e se obje t iva

directo,

sólo en eIlos. AI sí~-

primario,

de sig -

literal, de-

secundario,

más que a través

fi-

deI

en donde

un senti do

otro sentido, indirecto,

ser aprehendido

que no puede

En consecuencia

con 10 anterior,

e I símbolo

debe ser des-

pojado de toda intención

comprensiva.

plicación

comprensión

otro procedimiento. La segunda cipar en Ia «vida cual el simbolismo

néutica espontánea,

pecto

tal, puesto

etiológic~

debe decirse

y dotad<? de una f~nción

deI mito : deI mito ex-

que explora .la

Lo mismo

es preciso

pasar al mi.to siI?bólic~,

de un sector de realidad, inaccesible por cualquier

etapa de Ia hermenéutica

. C0r;tSISt1~a en partI-

.

.

de los símbolos»,

en eI dinamismo

por el

se supera incesantemente,

eu Ia que todo

símbolo

en una herrne- es iconoclasta

res - llamarla ~ra~cenden- en el a prton de una

La tercera etapa podemos

se convierte

que el símbolo

a otro.

12. Le conflit des interpretations, Paris 1969, 16.

133

deducción trasce n dent a I . EI simb o lismo n o s revel a nuestra situación en el ser, que nos interpela en cada s í m bo l o ; al hom-

b r e 10 comprenderemos mejor siguiendo Ia inspiración sim-

ból i ca, que es ya lagos. La interpretaci ó n deberá repo r tar a Ia compre n sión ontológica el significado I i n g üí stico deI simb o - lismo .

lH .

REFL E X I óN E INTU I CIÓN

La aceptación del s í m b o l o como a prior i se generaliza en Ia

ob r a de Ricoeur de tal modo que no sólo el simbolismo d eI mal,

sino t o do el un i verso simbólico se convier t e en eI «carnino largo», en Ia «vía t ortuosa y desviada», po r donde podemos acceder a Ia comprensión antropológi c a . E l camino será largo,

pero - pa r a RiCoeur- es eI único adecuado. Por eso nos dirá :

«Y o apuesto que comprenderé mejor a l hombre y aI vínculo entre el serdel hombre y eI ser de todo s los existentes si sigo Ia indicación del pensamiento simbó l ico» 13. Su obra pretende mediatizar metodológicamente su apuesta.

entre Ia comprensió n de los sig n os y Ia c om-

prensión de mismo se req ui ere una etapa intermedia : I a etapa de Ia reflexión. S i guiendo a J. Nabert, Ricoeur entie n de

Ia reflexión como esfuerzo, como movimiento de apropiación

d e si por si mismo, pues t o que el hombre no e s tá en poses-

de

i ón inmediata de mismo . Apropiación y comprensión

si que se ejercen sobre Ia equivoci d ad prop i a del lengua j e

s i mból ic o . Equivocidad que trasfo r ma a Ia filosofia de Ia re-

fle xió n pues t o que supone Ia inserció n en I a filosofia de una

Ahora bien,

ti po correspondien t e de r ea l idad. L a lógica tras c e n dental no se agota e n eI a priori kantian o . EI vín c ulo que hemo s estab l e -

cid o e n tre Ia reflex i ó n sobre el yo piemo, yo soy en t anto que

acto y I a s sign o s disemi n a dos en I as cu l t u ras de este acto de exist i r abr e u n n uevo campo de experiencia, de objet i vidad

y de re a l id a d» 14 . A este campo se re mite Ia l ógica d e i d o ble

sent ido q u e se j ust i f i ca por I a estruct u ra misma de Ia refl exión

p u esto q u e 10 trascendental es u n carác t e r aut é ntic o d e i disc u rso , que es asI gen u i n ame nt e asu m i do como vehículo de I a apr e h en -

si ó n de s l por sí mismo. La «situación» e n e I ser, Ias «se c uencias

razonab l es» , no

t i n genc i a de I s ím bo l o , apartándo n os

voc i dad de H u sser ! en I as IlIvestigaciones lógicas, co m o de Ia

apod i ct ici da d de I cog it o cartesiano.

p odrán ser ded u cidas sino a través de I a co n-

tanto d e i i dea l de uni-

La t e m á t ica d e i cogito se t rasforma profundamente en c u a n to

qu e s u afirmac i ó n apo d íc ti ca es tan c i e rta como inoperante. La

ref l ex i ón n o es intui ció n , reitera R icoe u r, sin o apropiaci ó n

nu estro deseo d e ex i s ti r, recupera c ión de 10 q u e Fi ch te ! l ama

e l « juici o tétic o»,

o bj e ti va d as de i yo . E l ego ca r t es i a n o n o p o d rá af i rmar n ada más

s ob re sí mi s m o s i n o se m e di a t iza por I a c rítica a p lic a da a Ia s

o b ras y a i os ac t os qu e s o n l os s i g n os re p re s e n tat i vos

de exis ti r . E I yo d ebe p asar de a p odíct ico a he r m e n é u tico.

re p resenta c ió n a dqui ere - d e

como man if est a c ió n de

un a gno s eo l og í a), sin o q ue se co n vierte e n m a n i f es t a ció n de Ia

v i da, de I esfu erzo y dei de s eo, v i nien do a s er ob j eto d e u n a exége s is o de una i nte r p reta c ión.

crít ic a a i cogito, que proviene d e I a aceptac i ón dei

de

o ac t o d e s er q u e s ub yac e a I a s operacio n es

es t e m odo-

d e i acto

La

v i ge n c i a no sólo

I a c osa (c o n 10 cua l se h a c e o b j e t o de

A esta

t

ri ple c ontingencia : conting e ncia o r iginada en e l lenguaje es-

s

i mbo l ismo co m o a priori, debe aõad i rse otra: I a originada en

c

ogido, en Ia cultu r a a Ia que éste pert e n e ce y en Ia in t erpreta-

l

os grandes maestros d e I a sospecha, Marx, N i e t zsche y F re u d,

c

ión peculiar de I intérprete. Así lo re c onoce R icoeu r e x p lícita-

q

ue afirrnan I a fa l sedad como categoría pr imera d e I a conc i enc i a .

m ente y 10 justifica : Ia reIación

l o s s i gnos culturales no o bedece a una l óg i ca de I a un i voci-

ent r e eI y o pi e nso , yo soy, y

U n a crítica radica l de I a concienc i a debe ser prev i a, e n conse -

c u enc i a , a toda afirrnación d e i yo . A un que

H u sser! (Medi/a-

dad sino a u na lógica del doble se n tid o, compleja per o no a r -

ciones cartesianas ) ya reconoce I a disociación teórica entre el ca -

bitra r ia . Esta lógica se · justifica por e I carácter a p r i o ri de l sim-

ct er cierto de i cogito y el carácter dudoso de I a conciencia,

bol o , que n o se remite a una lógica formal sino a una lógica tra scendental «en t endiendo por lógica t r ascendental eI esta -

es

ción sobre Freu d que rad i ca l ice en I a práctica I a crítica ai fa lso

n ecesario s u perar su posición teór i ca a través de u n a med i ta-

b

l e cimiento de I a s condiciones de posi b ili d ad de un d o minio

cogito. La co n cie n cia , de poses i ón y certeza p r i mera, debe con-

d

e obj etividad

en gene r al ; Ia misión de un a lógica d e este

vert i rse en tarea , en telos a a l canza r, en l u gar de ! l ega d a. No es

t ip o es Ia de hacer surgir, por vía reg r es i va , Ias nociones pre -

supuestas por I a c o nstitución de un tipo d e experiencia y de un

1 3. La sy m boli q ue du mal , 330.

134

p un to de partid a puesto que e! l a e s, a n tes q u e nada, falsa .

14 .

De I'in t erpretation, essai su r Freud, Par i s 1965, 59 .

135

AI desafío ps i c o a n a l ít i c o contra Ia certeza inmediata de Ia

c o n ci enc i a podr i amos t a mb i én afi a d i r el de Ia semi o logía . Par a Ia l i ngüística , aI menos en sus p r imeras formulaciones estr u c - tur alistas, Ia génesis d e l signo no requiere precisamente un su - jeto, sino solamente una diferencia sobre I a que se est ablezca el sistema d i fer enci al que constit u ye Ia leng u a, disociada del acto del sujeto hab l ante , o habla. La o ntología a que puede aspirar Ia fil o sof i a hermené u tica no será, en consecuencia , una o n to l og í a, o una an t ropología, separada , unitaria, defini ti va o expl i cativa de modo ap o díc t ico .

E ll a no podrá ser elaborada si n o c onta n do co n I a mediación

el y o y Ia con-

c i encia no son intuición, deben re c uper a rse a través de I a i n -

simbólica y tenie n do prese n te qu e, p u esto q u e

que pa r te de su eli mi-

nación o abandono.

Con el reconocimiento del o bjet o v a implícita «una c on - fianza en e llengua j e : Ia creencia de que el Ienguaje que veh i cu - lan Ios símbolos es menos h a blado po r l os hombres que ha -

blado aios hombres

que anima toda mi i nvestigación» 15 . Confianza que encuentr a

en el símbo l o una «verdad» que reclama Ia realizac i ón p lena de su inte n ció n sig n if i ca n te ( Ia die Erfullunt, de Husse r l) d i ri- gida al s u jeto como men s a j e e i n t erpelac i ón. Como el Iogos de Herác l ito, esta inte nc ión s i g ni f i cante exige ser oída puesto

qu e, t ras l os pr im er o s i ndic i o s , a l u m br a un mundo de sign i fi-

ca d o cada vez más amplio . El sen t ido de f initivo será siempre

Ia ilustra con un tipo de inte r pretac i ón

Yo debo decir que esta confianza es Ia

terpreta c ión de Ios símbo l os e n I os que mani f iestan.

p

osterior, algo en pos de 10 cu al Ia refl exió n se afana . EI an á -

Pero una dificultad se h a c e sen t ir : Ia interpretación de los

l

is is deI Dasein

pro c ede en Heidegger

de una confianza si-

símbolos no es unitaria . El conf li cto en t re in t erpreta ci ones

mi

lar 16.

divergentes es legitimo y re c lama u n a misi ó n epis t emo l ógica

E

s ta prim e ra car a del símbolo proclama , promesa

l leva r á

de arbitraje que R i coeur impo n e a Ia filosofía, que se convier t e,

a

R ic oeur a buscar e n I a concie n cia u n a dime n sión simil a r que

por entero, en hermenéutica ilus t rada por Ios d i versos esti l os

Ia

d esc u bre como algo no def in iti vo, como sugerencia y posi- .

de i nterpretación para poder e laborar Ia onto l ogía dese a.

bi

lid ad de ser . La Fenomenología dei espíritu de Hegel ofrece un

m

o d e l o de c onciencia progresiv a de este tipo que invita a des -

I

V .

L A PLURALIDAD

HERMENÉU T IC A

Dos son , para Ricoeu r, I o s grande s est i los de inte r preta -

ta c i ó n: un o , el que co n sidera e l signo , y ellenguaje en genera l,

com o d isfraz y másca r a cu ya falacia e s necesar io reducir ; el

o t ro v e en el I e nguaj e una s ugerenci a , u~ Iogos que impulsa

a I a esc u cha de un mensaje más fecundo. EI primero es desmi-

t ificado r , reducto r de falsas e n v olturas ;

po r e l

el segundo ,

cub rir en el yo un a d im ensión

n i rl o como 10 que puede ser. Pero el segundo est i lo de interpretac i ón, o hermenéutica

de «Ia sospecha» , es ig u almente ind i spensable para e l aborar Ia

o ntología de Ia com p rensión . Los tres grandes desconfiados,

F re u d, Marx y Nietzsche (padre de I a hermenéutica moder na)

son unán i m e s en considerar a Ia conciencia como

l e n g u a j e como enc u bridor

falsa y aI

teleológica que induce a defi-

de s u falsedad y de Ia con d ici ón

a li enante que se abriga en Ia noción de sujeto consciente. Será

c

ont r a r io , invit a a una cierta remi t ificación, a una reinvención

ne

c e s ar i o, p u es, destru i r Ias verdades aparentes, acabar con Ios

o

re m iniscencia de un sentido total involucrado en el sentido

ído lo s que e n el símbo l o se a l bergan y Ie convierten en encu -

a p a r en t e . A I primer es t ilo per t enecen todas Ias hermenéuticas nacidas de Marx, N ietzsche y Freud; al segund o Ias derivadas de Husserl .

De este modo, Husserl sigue estando presen t e con Ia in- vitaci ó n de vo l ver a Ias co s as m is mas, aI me n saje esb o zado en el símbolo. A su vez, se est a blec e c on Freud u na doble rela c i ó n : Ia originada en el tema de Ia voluntad , que no puede marginar a Freud (sea cuaI fuere el grado de a c eptación con -

ced i d o a sus tesis ) , y Ia que proviene de I a parti c ular manera de

interp r etar

de

R icoeu r va a continuar siendo fenomenológica, en cuanto

g u i ada po r el o bjeto , y a ntifenomen o lógica puesto q u e Freu d

el símbolo que él introduce . La hermenéut i ca

136

bri d or de l sen t ido au t éntico . Los tres tienen en común Ia li-

q uid a ci ón de Ia ilus i ón de I a concien c ia, adquir ida en Ia escuela

de D esc a rtes a co st a de Ia duda sobre

brin dan , a s u vez, u n a c ienci a median t e del senti do, irreduc-

t ib l e

a trib u ye n Ia form a c i ó n de I a concie n cia f als a y e n Ios métodos

a Ia c on c ien ci a i nmedi a ta . D i fiere n en el pr o ceso aI que

Ias cosas; Ios tres nos

15. Ibid., 38 .

1 6. S u mamen t e i l u s t rat i va sobre e l tema res u lta Ia lect u ra dei libra de E . Lledó, Filosofia y lenguaje, Espl u gues de Llobregat 1970, que con - t ribuy e , mu y perspi ca zme nt e , a centrar el tema de Ia hermenéuti c a fil o - sófica.

137

de d e scifr e que deben se rle aplicados,

querer l ibera r ai hombre de su falsa seguridad .

pe r o son unánimes

en

Ricoeu r particulariza

eI análisis d e Ia hermenéutica

reduc-

t iva a t r avés de I a obra de Freud 17 . Este no

I

eI psicoanálisi s

int erpretación

e

m

EI psicoanáli sis puede entenderse como una hermenéutica o e xégesis dei sentido aparente que se explica por eI recurso a

10 lat e nte.

es e I maestr o

de

as t i nie bl as

sino e l exegeta de I a cultura y dei yo en e I mundo;

n o es sólo una

práctica t erap é utica

sino una

. general

de Ia totalidad

humana

que, como

tal,

con cualquier

otra «inte r pretación

dei fenó-

ntra e n conflic t o

e no humano».

E n él se reconocen

«niveles» psíqui cos condicio-

ne i da d. La eliminación , Ia de str ucción

es tan n ecesa r ia

Ia

aparece n en t o nces

en que Ri coeur descub r e I a dialéctica arq u eología-t e l eologia

que esta blece Ias bases pa r a Ia comprensión del yo.

de Ias falsas e videncias ,

de l s uj eto,

c o mo

F r eud y He gel

ún ic os ,

para e labo r a r

una onto l ogía

e scucha y Ia atención

ai mensaje del símbolo .

como mode l os,

no necesa r iamente

V.

DIAL É C T ICA

ARQUEOLOGÍA-TELEOLOGÍA

No pretende Ricoeur yuxtaponer ambos modelos . asignan -

do a Freud Ia explicación

de una pa r cela

de Ia r eal i da d

de l y o

nantes qu e engar zan e l lenguaje dei sentido y eI sentido dei

y

recu rriendo

a Hegel

para descub r ir

con él Ia comprensión

lenguaje con relaciones de fuerza. EI sentido dei yo y de Ia

de Ia parcel a complementaria .

Tal procedimiento

se ri a I a ca ri -

cultura se remiten a una economía energética pulsional. La

catura del pensamiento

dialéctico . Sólo Ia reflexión entendida

labor dei análisis freudiano pretenderá,

en consecuencia

de Ias apa r iencias

en Ia conciencia,

una

 

como movimiento de apropiación del yo a través de I os s i gnos ,

educa da en

eI

hace posible Ia articulación

dialéctica.

No se trata, pues , de Ia

sustitución p r i~cipio

dei placer,

por otra instruida

de Ia

inserción

híbrida del discurs o freudiano

y hegeliano.

La fi l o-

reall~ad. La cultura,

a su vez, asimilada

en eI principio por Freud

ai sflper-

ai hombre

una serie de sustitutos

para

 

sofía r eflexiva,

no Freud

o Bege l ,

es Ia Ilamada

a elabo r ar

Ia

ego, tiende a presentar

comprensión

d e l sujeto, cuyas dimensiones

los símbolos apun-

hac~r m á~ llevadera Ia adecuación

ai principio

de realidad .

Las

tan como po l a r idad de una única realidad . Sólo Ia reflexión

a tisfaccion e s» q ue obedece

«s

culturales a una economia

no son más que placer

pulsional,

y requieren

sublimado,

una labor

puede d ecir que hay un te/os allí donde encontramos

y

viceve r sa . La comprensión

dialéctica es una cuestión

un arcbé

de Ia

re

filosofia

y no de Fr e ud

o de Hege l.

ductiva y purificado r a. S i n que sea preciso coincidir

con los contenidos

freudianos

Pa r a escla r ecer I a dimensión arqueológica,

Ia tentativa

de

~n su totalidad , 10 pertinente

I n terpe lar ai simbolismo

para Ricoeur

personal y col e ctivo.

es Ia urgencia

de

Sujeto y cu l tura

Ricoeu r

problemática

se sitúa en I a dife r encia

que hay entre Ia i mplicac i ón

y su posició n

apodí c -

d e I sujeto en el freudismo

est ~n, e n e f e ct o, vinculados

a una

real i da d fantasmal

que r e-

tica en Ia filosofia r eflexiva .

Si para Freud

y el psicoanálisis

I a

qu

rere e nfr e nt a r

a i lenguaje,

a los

mi t os y a los símbolos,

re-

«semántica de l deseo», o mecanismo p ulsional,

de Ia expe r i e ncia

ficiente pa r a ex plica r el campo

puede

Ia filosofia reflex i v a,

s e r su-

p re sent a ci

o nes

de Ia p ulsión,

con Ia labor de reducción

ai len-

y de Ia teo ria,

guaje inteligib l e

en té r minos de conciencia.

Tal estilo herme-

sin Ilegar a a firmar el yo, para

po r e l con-

n éuti c o induc e a buscar en eI yo una «arqueologia» condi cio-

na

nt e ,

una ante r io r ida d

responsable

de todo

actuaI.

es preciso admitir

sentido

Con. Ia i nstancia r eductiva dei freudismo

qu e Ia i nt er p r etaci ó n

Ias exp r es i ones

s

no puede

sólo limitarse

a dar razón

de

de doble sentido buscando

eI sentido segundo

sino que ha de ser, a su vez, elimina-

,! g e ndo

en eI prim e ro ,

trario , se impone

tal afirma ción

Pe r o c o m o, tampoc o para Ia filosofia

sión di r ecta

n á lis is como ar queologia ticamente a una teleología,

a

Ia b úsqueda

de Ia condición que c ondiciona

de I suj e to .

puesto

que ella parte d e Ia afi r mación

I a r e f lexi ón re clama

qu e c o n t r apo n e

re flexi v a, no hay arrehen-

a ps ic o -

d i a l éc- del

de sí p or sí mismo,

del sujeto

con I a irrupción

deI horizonte

c i ón de i se n tido

aparente

para descubrir

ai responsable

real de

«absolutamente

otro» , d e Ia tr a scendencia ,

insinuada

por los

su apa r ecer . Am bos estilos son necesarios,

legítimos,

cada uno

símbolos, pe r o que no rec u bre Ia dialéctica a r queología -

e n su o r den, y ambas funciones -«reconstrucción »y «des- t r ucción» d ei símbolo- deben ser llevadas en conternpo r a-

17 . Respecto a I a tentativa herrnenéutica de Nietzsche, cf. J. Granier, Le p r obléme de Ia véri t é dons Ia philosophi e de Nietrscbe, Pa r is 1966.

tel eología. La afir mació n

losofia que no puede se r v er ificada n i deducida y n o s r e mite

a Ia i nterpretación

com o

p o r el c on-

tra r io, es una conte sta c ión

del cogito

es una p r imera

v e rdad

p a ra Ia f i -

daléctica. El modelo f r eu d iano ,

defi ni t i va

de Ia conc i encia

origen dei sentido y por tanto dei yo.

descon:p~si c ión reg~e -

siva de Ia c o n c iencia

com o lugar dei sentido y a Ia aceptación

sismo com o equi v alente freud i ano d e I fals o cogito. De este

d e I ego cogito una pul-

consciente

en eI deseo y es preciso un an á li sis, una

EI lenguaje se arraiga

d e I deI narci-

1ll -

que conduce a i rec o n o cimient o

modo «yo descubro, en e I sen o m i smo

sión cuyas f o rmas derivadas apuntan hacia algo absoluta.n:ente

primitivo,

p rimari o» 1 8 . EI deseo es siempre anteri o r.

primordial ,

pre vio ,

que Preud

llama narcisrsm o

La anterioridad f ilogenética, ont o genétic a, hi s tór i ca y s im-

bólica dei deseo,

hace deI freudismo una reveIación siempre inacabada deI ar- caísmo , una manifestación de 10 siempre anterior . Anteri o ridad

que no es un sirnple modeIo ni un punto de vista met o d o l ó - gico, sino que implica una visi ó n de Ias cosas y deI hombre que

reconoce ai sum como anterior

restringida

a hablar deI carácter insuperable deI deseo y encara ai hombre con un irreductible e indestructible destino anterior. Además de Ia arqueología restringida deI ego, Preud tema -

tiza Ia arqueologia generalizada dei super - ego, p u ~s t o que toda

Ia teoria freudiana

entendida como una extensión analógica de Ia interpretación

deI sueiío y Ia neurosis individuales.

ido Ahora bien, el inconsciente

sentaciones en Ia conciencia: 10 que «en eI inconsciente es sus~

ceptible de hablar remite a un fondo

a

como deseo. Este es eI Hmite que el inconsciente

toda trasc r ipción I i ng üí stica

en eI

« fuer a deI tiernpo » y

sit ú a ai inc o n s ciente

ai cogito. Es esta arqueologia

de Ia pulsi ó n y d e I narcisisrno Ia que nos autoriza

de I a cultura

y deI mundo

étICO puede ser

EI super-ego arraiga

no pasa por entero a Ias repre-

no simbolizable: ai deseo

que se pretenda

impone

sin resto» 19. EI

deseo como de s eo permanecerá com o realidad irrepresentable, no suscept i ble de trascripción, exponente de una arqueologia

irrecusable .

Para Ricoeur el reconoc i mien t o

de Ia ante r ioridad

de Ia

pulsión en r eIación con Ia representación y Ia irreduc . ti~ ! lidad

deI afecto a Ia representación,

no e s nueva en Ia tradic ió n

ra-

cionalista

ni , por tanto ,

exclusiva

de Preud. EI problema

de

Preud es eI de Schopenhauer

presentaciôn, eI de Espinoza ,

los grad o s

voluntad y re- Ia Eti~a" que

de

d e I conatus, deI es~ue~zo que n o s

c o nstituy e . Es, sobre todo , e I problema de L eibniz en Ia Mo-

I a ide a expresan

se plantea eI problema de cómo l os grados de adecuaci ó n

en EI munâo como

en eI libro tercero de

18. De / i nt e rprét a t i on , 413.

19. tu« , 439 .

140

nadología ai estudiar cómo Ia representa c ión eI apetito.

Si en EI bles aspectos

involuntar io s de Ia voluntad, aqui eI cogito aparece

en una dependencia más perienci a inrnediata sino

los mitos , de Ia cultura en general, que se consntuyen como

representaciones

mismo tiempo a un fondo no representable .

se articula sobre

voluntario y el involuntario i nsistia en l o s indeclina-

radical, que no es percibida

en Ia ex-

descifrada

a través de lo~ sueiíos, de

de Ia dirnensi ó n a rque o lógica

y remiten

ai

Esta arqueologia reclama, po r si rnisma, una teIe?logia ,

implícita en eI freudismo, aunque Preud no

modeIo teleológico más adecuado 10 encuentra Ricoeur en Ia Penomenología dei espíritu de Hegel . También aqui Ia conciencia

de descentram.iento no re -

gresivo sino progresivo. EUa no se comprende sino en el re-

en el que cada figura del

espíritu encuentra su sentido en Ia siguiente y no e~ I~ anterior . Su exégesis consistirá en reconocerla como mov~mlento «en

una progresión

conciencia debe encontrar y apropiarse para reconocerse como

adulto, consciente» 20. EI

hombre se h a ce , sale de su infancia, haciéndose capaz de un recorrido de significaciones que adquieren sentido por eI. mo- virniento de totalización que Ias impele a superarse y ennque- cerse; el sentido final es inmanente a cada uno de los momentos

a través de todas Ias esferas de sentido que una

está habitada por un movimient o

Ia ~ematlce. EI

conocimiento de tal descentrarniento,

un si misrno, un si rnisrno humano,

significativos anteriores. EI filósofo debe ser f~nomenólog? en cuanto que se ajusta a 10 que aparece. Pero SI puede decir 10

que aparece

es porque 10 vislumbra en Ias figuras ulteriores, en

el avance del espíritu sobre si mismo que constituye

Ia verdad.

En e l recorrido

de Ias diversas figuras que forman

el espíritu

(en sentido hegeliano) Ia conciencia debe hacerse conciencia

de si, puesto que Ia conciencia que precede aI. movirniento dialéctic o es sólo manifestación del mundo. EI ejemplo hege-

liano es ilustrador puesto que brinda un c o ntenido

vac í a del proyect o

cuanto que es movimiento infinito en el que cada término o

estádio sale de sus posibilidades

en Ia superación.

tino natural, como apunta Preud, sino promesa y acción que se recupera como un «si mismo» a través del mundo . Por su cuenta Ricoeur ternatiza Ia dimensión teleológica recurriendo a Ia objetividad como constitutiva de sentimien -

no es sólo des-

existencia . EI yo es cre a ción de si mismo en

a Ia idea

y limites para enriquecerse

EI yo se hace en su hist o ria,

20.

Ibid . , 448 .

141

tos tipicamente humanos susceptibles de ser explicados sin el recurso ai «retorno de 10 reprimido», como querría Freud. Es un viejo tema de nuestro autor que Ia última parte del

De Ia

taba ya presente en EI hombre lábil y en varios de sus primeros artículos . Somos, nos d i ce, no sólo por nosotros sino por el mundo y por los demás. EI análisis de los sentimientos del baber, del poder y del valer manifiesta que su realidad se consti - tuye en el sujeto por Ia relación con un sector del mundo objetivo.

interpretaciõ«; ensf!Yo sobre Preud analiza pero que es -

EI hombre se constituye en el baber por Ia i nteriorización de su relación con Ia objetividad del mundo en cuanto que ésta

puede ser objeto de posesi6n; ai mismo tiempo, puede alie - narse en ella configurando Ia esfera de los sentimientos de ava - ricia . EI poder está relacionado con un grupo de sentirnientos

(ambición, responsabilidad

) que se configuran como huma -

nos interiorizando Ia relación con Ia objetividad en cuanto accesible a situaciones de mando y de poder real del hombre sobre ella; Ia modalidad alienante, formada en torno aI vicio de Ia tirania, deriva de esta misma relación de p o der. A su vez, el valer se constituye en Ia interi o rizaci6n de Ia relación con I a

objetividad en cuanto brinda Ia p o sibilidad de configurar el sentimiento de Ia estima, que reclama ai mund o y ai o s otros para constituirse como tal o como su derivación alienante que es el orgullo o Ia vana gloria . EI símbolo es el concreto dialéctico que, a través de su su- perdeterminaci6n, evidencia Ia unidad dialéctica del yo . Uni - dad dialéctica que ni Freud ni Hegel dislocan puesto que Ia . arqueologia freudiana remite a Ia teleología implícita en sus mismos conceptos, sobre todo en el de sublimación; Ia teleolo- gía hegeliana afinca, a su vez, sobre Ia arqueologia implícita de Ia vida, que Hegel reconoce como «le depassé indepassable» . En consecuencia, Freud y Hegel pretenden explicar «todo el hombre», no una parte cada uno de ellos. Ni Preud es el maes- tro de Ias tinieblas, ni Hegel el de Ia luz. Para Ricoeur, preciso es advertirlo, Ia comprensión de Ia realidad dialéctica del yo no será nunca adecuada. Si Hegel culmina su Penomenología en un saber absoluto, él se veta tal po s ibilidad. EI mal está ahí como limite y condición de toda comprensión, el inconsciente como testimonio de 10 enig - mático, el espíritu como 10 siempre inacabado. Un último elemento impide toda ontologia definitiva. La dialéctica apunta, pero no engloba, una dimensión escatológica - el «absolutamente otro»- que es horizonte no reductible

142

a Ia reflexi6n; horizonte de trascendencia que abre como es -

peranza 10 que Ia reflexión pretende cerrar. Dar raz6n cabal, dentro de Ia filosofia reflexiva, de Ia secuencia «arqueologia - teleología-escatología»; ~quién puede hacerIo? Para Ricoeur, tal pretensión es Ia tierra prometida que empeõa Ia reflexión. Freud, Hegel, Kant, Spinoza, Marcel, Ia fenornenología de Ia reIigi6n . sitúan ai hombre en una dimensión que sobrepasa toda objetivación; él será siempre 10 no inventariable, Por esto Ia ontología será una ontolog í a «militante», Ia ontologia de un acto y no de una forma. Ontolog í a que reconoce el con- flicto herrnenéutico no como un juego de lenguaje sino como eI anuncio real donde se manifiesta Ia estructura ontológica cohe- rente dei ser . En este sentido «Ia hermen é utica es insuperable . S610 una hermenéutica, ilustrada por Ias figuras simbólicas, puede mostrar que Ias diferentes modalidades de Ia existencia pertenecen a una única problemática, puesto que son finalmente los símbolos más ricos quienes asegurari Ia unidad de estas rnúl - tiples interpretac i ones; s610 ellos son portadores de todos los vect o res, re g resivos y prospectivos, que Ias diver s as herme- néuticas dislocan» 21 • . No se tr a ta de Ia di s olu c ión dei s u j eto de I a ref le xió n , como se ve, s ino de re c u p erarIo como herrnenéu - tico, cuyo ser se convierte por entero en «ser interpretado» .

VI .

HERMENÉUTI C A Y ESTRU C TURALlSMO

Por afán de claridad hemos eludido hasta ahora Ia proble-

mática Iingüí s tica que subyace a Ia obra de Ricoeur. Su estudio particularizado desbordaría los límites aqui previstos. Digamos, sin embargo, que toda su obra podría ser repensada aI filo de Ia temática lingüística que le guia en cada momento. En La simbólica del mal Ricoeur parte del presupuesto dei lenguaje como referencial y como vehículo encaminado a Ia exploración de Ia subjetividad de Ia conciencia. EI mito, el lenguaje simbólico en general, están dotados de una intenci6n s i gnificativa que no se discute a nivel lingüístico sino que se acepta como previa. En esta primera etapa de su obra, inter- pretar es el correIativo dellenguaje simbólico: puesto que hay símbolos con doble sentido debe haber interpretación. Etapa sin dudaligada a Ia hermenéutica romântica de Dilthey y Schleier - macher que exige remontarse hasta Ias condiciones subjetivas

e históricas de Ia producción dei texto para poder interpretarlo,

21 . L e c o nflit des interpretations, 27 .

143

P e ro Ia intr od ucci ó n d ei lenguaje s i mbólico a cerc a a Ri-

c o eu r a I a tem á t i c a l i ngüís t ica pr o piamente dicha por un do -

ble m o ti vo:

c o nf ro ntr ar su i nt e r pr e ta ci ón

re a liz a da p or e I es tructur a l is mo, par t icul a rmente por Lév i-

Strauss .

D e I e studi o de De S a ussu r e Ricoeur incorpor a Ia lección

y para

p ara discut i r sus mism o s p res upuest os

d e i mit o y d e i s ímb o l o con Ia

.

dei r econ oci miento d e I texto como un «en sí», independiente de

Ia intenc i ón de su auto r y de Ias condic i o n es de su producción . La hermenéuti c a no busca rá ya Ia convergencia de d o s subje - tividades, Ia dei autor y Ia dei intérpret e , sino Ia fusión de ho - riz o ntes, ai est i lo de Ia hermen é u t ica de H. G . Gadamer: eI

h o rizonte

autonom í a e independencia y e I discurso se sitúa en condiciones de i sotopía. L a hermenéutic a se hace de este modo más rigu - rosa y cient í fica 22. No se elimina, sin embargo, eI problema dei desplazam i ento dei signifi c ado objetivo dei tex t o ai acto per - sonal deI intérprete, a Ia a propiación deI sentido . La herrnen é u -

t i ca mantendrá su f u nción de a b rir ai ser el I en g uaje q u e, p o r exigencias de método, Ia lingüística limita ai mundo de lo s

signos. Se impone, e n consecuencia, des l in d ar e n el l en gu a j e do s nive l es: eI de Ia estruc t u ra, c u yo si g ni f icado puede ser deduc i do por eI análisis estruct ural, y eI de 10 que el lenguaje dice , que no puede ser objeto dei sólo an á lisis estr u ctural y cuyo sentido sólo una interpretación podrá elucidar . Llega así Ricoeur a Ia obra de E. Benveniste, qu i en, desde dentro de Ia lingüística, elabora los elementos necesarios para distinguir en eI lenguaje varios ni v eles , reductible cada uno de ellos a unidades mínimas de signific a c i ón de diverso ordeno EUo permitirá eng a rzar aná-

l i sis estructu r al y comprensión hermenéutica . Tras Ia dicotomía de De Saussure «lengua-habla», Ia lengua es r eductible, metodológicamente, a unidades mínimas de tipo

semio l ógic o ; Ia función analítica, por tant o, debe dar cue n ta sól o de Ia combinatoria a Ia que obedecen , abstrayendo de Ia

s i gnif i cación . Per o en Ia «lingüística dei discurso» de Benve - niste, Ia frase es Ia unidad de signific a do que, p or misma,

es siempre predicativa y no agot a su significación

tructura semiológica que le es s ubyacente. EI orden de Ia s ernio -

l o g ía está, pues , o rientado a i o rden de Ia semântic a. EI recurso

a Ben v eniste será decisi vo p a ra Ricoeur puesto que le permite mantener eI análi s is estructura l como legítim o a niv e l c ientífico

q ue , por sí mismo , recl a m a un niveI analí t ico de otro tipo, eI

d e i texto y eI dei intérprete. EI texto adquiere as í

en Ia es-

22

.

Ibid., 77 .

144

de Ia interpre t aci ó n o comprensión hermenéutica, afincado en

el carácter semántic o dei d i scurso . De Chomsky acept a eI p r esupues t o dei poder creativo deI

e

sp íritu y Ia l e~itimidad deI . trasformacionalismo, que confi-

g

uran eI lengu a je c o mo medio de extraordinar i a fecundidad

a r a. Ia exploraci . ón de los pr?ceso~ sub j etivos. Si Chomsky re l aciona pensarmento y lenguaje , Ricoeur, como hemos visto ,

p

e s t ab l ece un o proceso

La a~encló ~ a los aspectos referenciales de todo lenguaj e le apr . oxlman I gu a l me n te a Ia escu e la ing l esa y americana deI lengua;e usual, r epre s en t ada por Austin y Searle, cuya insi s tencia

en ~I ~~rácter p o l isémi c o i rred u ctible de los términos y en I a variabilídad d e los valores semánticos , ofrece una contribución

a Ia h ermené u tica dei simbolismo. Además Ia filosofia dei

le~g ~aj e us u al man~ i en~ Ias expresiones de ~ayor poder des-

cri pnvo de Ia expenencla h um ana brindando al análisis fenome-

n o lógico pa u tas l ingüísticas. Fenomenología y lenguaje usual

pu e d en y de b en fecu n dar s e m u tuamente c omo Ia hermenéutica

p r et ende . C o n e lI o Ia l i n gü ís t i ca n o perma n ecerá ai niveI

de Ias

me ras dis t i n cio n es li ng üís ticas y I a fe n ome n ología habrá aban -

d?r: ado t o d a p r et ~ n sió n de Ia i n t u i ción direct a d e Ia exp e r ien cia

VI V Id a. La t e nt a t iva de R ico e u r , c o m o hem o s v i s t o, no e s tá

a n álogo en t re voluntad y lenguaje.

lej

o s de t al i nt e n c i ó n , por

e s o p od emos

decir qu e

su s pre s u -

pu

estos b ásicos l in güístic os s e aproxi m an a Ia teoría de I S'peecb-

act de Austi n y Sear l e . Roman Jakobson es igualmente estudiado, acepta n do de él

I a . af i: -maci ó n de i pro c eso metafórico como pro c edimiento or- dIna: - lO dei lenguaje. L a obra de Ricoeur adquiere sin embargo ~onsls t encia propia en eI ámbito de I a poétic a c on su último

estudios, inde-

l Ibro: La metáfora viva 23 . Ocho agudísimos

p endientes en e I tema pero coherentes en Ia intención, lIevan

a . r econocer I a ~etáfora n o como sustitución de pa l abras,

S l ! ~ O c o mo te n s i o n entre

por sí

mism a nuevos significado s . La torsión metafórica es proceso vivo dei lenguaje ; es signifi c ación emergente. Como en toda

s~ obra anterior, t am b ién aqui Ricoeur mediatiza sus conclu - siones con eI recurso a Ias teorías propiamente poéticas de Ri-

dos sen t idos que produce

c

hard, Max Black y Beardsley , a demás de Aristóteles.

L

a metáfora es cre a ción en

cuyo o rigen se reconoce «una

v

ehemen c ia ontoló gica » puesto que si eI lenguaje poético no

23 . Cf . ig u al m ente La mélaphore et le probléme central de I' berméneutique :

RevP h Lo u vain 7 0 ( 1972) 93 - 112. Cf . t a mbi é n Paro l e et symbole: Rev Sc - Re i 1 - 2 (1 9 75) .

10

145

es el de Ia fi loso f ia, el discu r so e specu l ativo encuentra su po- sibi l ida d y s u so lic i taci ó n en el discurso poético . EI símbolo debe empa rentarse con Ia tensión metafórica puesto que ella

de con f uso . Pero , a su vez, es necesa-

r io r e c onocer que e I sí m bolo está a r raigado en Ia expe r ienc i a

h u m ana .

En I a reflexión de R icoeu r sobre Ia metáfora viva nos pa-

re c e a di vinar algo m ás que una preocupación lingüístic a , escla-

r ecedora de Ia función de i lenguaje poético. Co n su aná l i s is

ap r esta, a nuest r o entender, los in s trumento s metodológicos ne -

cesa r ios para explo r a r esfe r as de realidadque su o bra vislum - bra, pe r o comprensivamente i nadecuadas incluso por medio dei análisis que guió Ia simból i ca del mal . EI tema de I lenguaje en general y del simboli s mo en parti - cular no puede menos de encontrar a Lévi - S t ra us s. Para Ri- coeur es en el plano lingüístico do nde debe e st able c erse I a d is -

cusión. Lévi - Strauss, en efecto, s iguiendo Ia s t es i s d e De Saus- sure, Troubetzkoy y Jakobs o n, p a rece pre sc i nd ir dei s ign i f i- cado dei lenguaje mítico en aras de una lab o r de de sco d i fic a-

c i ón que reduce eI mito a eIement o s m í nimo s ( mitema s ) de

orden semiótico y no semá n tico; su s ignificad o s e a g ot a en eI análi s is de Ia c o mbinat o r i a de los divers os m i tem as. E I mito

no es entonces un mensaje sino un m o de l o ló g ico, codificado, encaminado a resolver I as contradicciones en que eI hombre se encuentra .

cl a r ifi c a 10 que en él hay

R i coeur, por el contrario , pa r te de Ia convi cc ión de que en

e l l e nguaje no puede abandonarse eI nive I semántico. EI an~-

l is i s e s t ructural será, en consecuencia, l é gítimo para descubrir

Ia e structura lingüística; pero 10 que eI Ienguaje quiere deci r -

u

o r den semántico, reclama Ia interpretación hermenéuti c a que

es

tá ligada a I a reflexión y se opera , por tanto,

a otro niveI dis-

tinto dei c ientí í ico-ling ü ístico.

I nsiste además Ricoeur en que Lévi-Strauss, siguie n do igual-

me n te Ia lingüís t ica sincrónica de De Saussure, tr a b a ja co n mi-

en que Ia sinc r on í a es preoponderante y Ia h is toria (d i a -

cro n ia) t iene vigencia mínima . Tal e s ca s o de Ios mitos del

á r ea totémica que Lévi-Strauss analiza . Sin embar g o, en l o s

mitos dei área hel é nico - judaica, que están a Ia base de nue s tra memo r ia histórica occidentaI, hay una carga de diacr o n i a que

tos

l os hace significa tivos a través de s u r e interpr e tación en lu g a-

r es y tiempos distintos . La temporalidad e s a quí pie za clave d e

su poder signif i cante. Estos mitos ofrecen otr o t i po de p en sa-

m i ento simbólico, que Ricoeur llama «ker i gm á tico» puest o que

Ia pervivencia excepcional dei kerigma j udio en context os so-

146

cio - c ul tu r a l es di s tin tos rep r esen t a e I m o de Io m á s signi f ica tivo . En él Ia comprensión hermenéu t i c a está l lam a d a a un tra bajo intelectua l que no se agota en e I aná lisis es t r uctu ra I d e i t e xt o

y que debe conta r con «Ias t res histo ricidad e s :

cimientos f u ndantes o t iempo oculto, de I a i nter p r e t a ción v i-

viente po r Ios esc ri t or e s sag r ados que constitu ye I a t r a d i c i ó n

y Ia historicidad de Ia c ompre n sión, Ia histo r icidad hermené u- .

ti c a» 2 4 . EI aná li si s no se

miento sintáctico de un Ienguaje

pretenderá d escub r ir e l discurso signific a tivo de i mito qu e s i , para Lévi-Strauss, nada dice dei homb r e, para Ric oeu r e ncie - rra eI Iogos rnismo de Ia situación dei ho m b r e en e I se r .

que n o d ice n ada, sin o que

d e I os aco n t e -

reduci r á, pue s, a encontra r e l or dena -

R E FER E N C IA

BIBLIOGRÁFICA

I .

Obra s

de Paul Ricoeur

G abriel Mar e ei el K a r l fa s pers, Temps Pré s ent -

Karl J asp ers et Ia p h il o sop h ie de l 'exi s ten c e , Se u il, P a r is 1948 (en colaboraci6 n con M. D u frenne ) . Hist o ire el v e ril é , Seuil, Pari s 1955. Pbil os op b ie d e Ia v o lo n lé : I . Le volontaire el I'inv o l o nlaire, Aubier-Monta i gn e, Paris 1950; 11. Finitude el eulpabililé, Aubier - Mont a igne , Paris 1960 (trad . c as t., Tauru s , Madrid 1969 ) : 1 . &L' ho mme faillible; 2 . a La sy m -

Seuil, Par i s 19 4 7-19 4 8 .

b o lique du mal .

De I'inlerp r élali o n, essa i su r Freud , Seu i l , Pa r is 196 5 (trad. c a st ., siglo X XI, Bu en os Aires ) . En t retien s auec Gab r iel Mareei, Aubier - Montaigne , Pa ri s 1968.

L e confli: de s inl e rp r éla l ions, Seuil, Pa r is 1969.

La m é lap h ore vive, Seuil , Paris 1975.

De sus numerosísim o s y extensos artícul o s citamos algunos :

E tre, essence et substance ehez Plalon e l . A r istote : Les Cours de I a Sorbonne

(1957) . Introducci6n y notas a Ia traducción d e I dee n I, de H u sserl , G a l l íma rd, Pa r i s 1950 . Phil o sop h er apr ê s Kier k egaa r d : RevThP h 1 3 (1963) .

Husserl and Wittgensle i n 071 language , e n E. N. Lee (ed.), PhenomenoJog y an d ex i slentialism , Baltimore 1969 . Eve n eme nl el sens : Archivio d i Filosofia ( 1 9 71) .

La mé t aph o re el le probl é me ce nt ral de I'hermé n eu ti q u e : RevP h Louvai n 70

. Phenomenologie et herméneu ti que : Man an d Word 3 ( 1 97 4 ) . Science el idé o logie: RevPhLouvain 72 ( 1 97 4 ) .

( 1972).

24. Le eonfl i l d e s interprêtations, 5 0 .

147