You are on page 1of 3

PSIAPOYO

ERIC, LAURENT. RASGOS DE PERVERSIÓN EN LAS
ESTRUCTURAS CLÍNICAS. USO PERVERSO DEL
FANTASMA.
Uso del fantasma, la palabra suena rara en un lugar en el cual se trata más de
goce y no de uso, más bien de abuso, pero este empleo se sostiene en una
referencia al texto de Lacan “La dirección de la cura”, en el cual, definiendo una
fórmula general del fantasma, reparte dos modalidades: la vertiente neurótica
y la vertiente perversa de uso fundamental del fantasma que permite al sujeto
considerarse como el tramoyista, incluso como quien pone en escena toda la
captura imaginaria.
Hay por lo tanto dos partes. Primero, en las neurosis, en las cuales hay que
subrayar que las condiciones de amor son las mismas que las condiciones de
angustia, lo que tiene consecuencia en la cura sobre el desarrollo de los duelos
amorosos. La segunda parte, en las perversiones, en las cuales hay que
distinguir superación y estasis, lo que tiene consecuencias sobre la posibilidad
de análisis de un sujeto perverso, sea en el sentido amplio o restringido del
término.
1. En el seminario Aun, Lacan habla en relación al signo de amor, de la afinidad
del objeto a con su envoltura. Diez años atrás, en el Seminario “La angustia”,
Lacan tocaba el tema del signo de amor de otra manera, subrayaba que el
amor como signo y la angustia tenían rasgos en común, por sostenerse al nivel
de la señal. El signo de amor, va con la señal de angustia. Decía Lacan: “Este
color preferencial del objeto de amor, se ubica al mismo nivel de señal que
puede ser el de la angustia”. En la envoltura del objeto de amor, como en el
objeto de angustia, la imagen del objeto y el objeto se presentan y se velan a

la vez:

i (a )
a

1

el analista viene a completar el síntoma como lo ha destacado J. Estos son momentos que hay que aislar. y presentan al sujeto su encuentro con el objeto a. para encontrarnos con el temario freudiano. según las enseñanzas de Lacan en el texto “Juventud de Gide”. que implican un atravesamiento del fantasma al mismo tiempo que el sujeto. Tenemos que añadir que el binario inhibición-angustia tiene que completarse con el término de síntoma. se presentan como una inhibición: no todo puede ser objeto de amor. El “ataque de pánico” caro a la clínica anglosajona. El sujeto obsesivo cesará con sus vacilaciones sobre su amor. Lacan señala que surgen estas condiciones en el texto de Freud como limitaciones (einshrankungen) del yo. Cuando se levanta el velo del amor surge la angustia que desbordan estas limitaciones. Cada vez que muere un amor en análisis. al mismo nivel de señal. pero hay una condición debajo de este cualquier y es que el síntoma se dirige hacia el analista. Miller. En la perversión: también hay que distinguir superación y detenimiento. como duelo y melancolía hacen serie. tiene que ponerse en serie con el ataque de amor. el amor loco. nace una angustia. inhibición en la condición de amor.PSIAPOYO Las condiciones de amor en esta perspectiva. para pasar a ser presa de su angustia. Del lado del odio. la revelación fulminante del amor. donde se ubica más bien Sade o más bien del lado de la 2 . es el revés del ataque de angustia en el más “heimlich” de los marcos. Hay un amor particular que está vinculado al síntoma como tal y que sufre menos limitaciones. lo que nos parece una enseñanza clínica esencial del texto de Lacan “Kant con Sade”. más allá de la pantalla. El sujeto histérico pasara de la incertidumbre de su división subjetiva a la determinación unívoca de la misma angustia. En este sentido. El papel desempeñado por el amor en la perversión masculina tiene que ser destacado. 2. Esto tiene consecuencias sobre el destino de las historias de amor en el análisis. Es en el dispositivo analítico que la elección de amor se aplica a cualquier analista. A. se detiene ante su angustia.

Lacan nos da su matema. Sabemos que en su vida. no deja por ello de tener límites y este término es esencial en el caso del fantasma. Para Lacan. que precisamente se constituye por esos límites. un equivalente de deseo. atravesamiento del fantasma.. Sade rebasó esos límites. Es una de las razones de la sustitución del término deseo por el de voluntad en la estructura del fantasma de Sade en el texto de Lacan. en un sujeto perverso como Sade. Pero este acercamiento sin fin.PSIAPOYO maldad. Pero Lacan interroga más allá del punto en el cual Sede se detuvo en esta experiencia más allá de la fabulación del fantasma”. Sade mismo. Sade testimonia que la dificultad de la perversión no es con el amor. según. sin duda. Y esa depuración de su fantasma en su obra. anudada por la repetición de sus elecciones de objeto. la anoréxica trata de hacer de su “no”. de esto no hay duda. la iteración de las víctimas sin nombre y esta voluntad de repetición trata de alcanzar a la compulsión a la repetición (wiederholungszwang). que se define precisamente a partir del límite. Esto tiene consecuencias clínicas cuando se habla en general de la posibilidad de analizar o no a los sujetos perversos. la pasión de Sade por la experiencia perversa es lo que le permite detenerse en el punto en el cual la madre queda interdicta. El perverso ama. y detenimiento en el mundo de la ley. 3 . un atravesamiento: Lacan es absolutamente claro en esto. La metonimia del deseo en la perversión es sustituida por la repetición sin fin. testimonie un atravesamiento y un detenimiento. superados ciertos límites no tiene nada que ver con aquello con que se sostiene el deseo en el fantasma. Primero. Como en otro terreno. Sade realiza. no lo hubiera podido hacer sin esto”. Sade ha atravesado su fantasma. podemos distinguir al mismo tiempo.. el atravesamiento del fantasma y lo que permite trazar su depuración. Lacan subraya entonces que la vida de Sade. lo dice así: “Lo que se experimenta. hacer de esta voluntad un cuasi-deseo. lo que proponemos también en la experiencia analítica. pero no es tan seguro que él desee. entonces. Así. sino más bien con el deseo.