You are on page 1of 4

PRUDENCIA Y FRANQUEZA 1

(‘ORMÁH Y QOMEMIYUT)

“Si he hallado gracia en los ojos del rey, y si place al rey otorgar mi petición y
conceder mi demanda, venga el rey con Hamán a otro banquete que les
prepararé, y mañana haré conforme a lo que el rey ha mandado” (Ester 5:8).

“Cuando oyó esto Moshéh, se postró sobre su rostro; y habló a Qóraj y a todo
su séquito, diciendo: Mañana mostrará YHWH quien es suyo, y quien es santo,
y hará que se acerque a él; al que él escogiere, él lo acercará a sí” (Nm16:4-5).

El pasaje del libro de Ester y el del libro Números, tienen una palabra clave en
común: Mañana. Recordemos que las circunstancias en las que se encuentran
Ester y Moshéh son bastante parecidas; en primer lugar se ha creado una
conspiración en su contra, en segundo lugar se requiere inevitablemente hacer
algo al respecto y, en tercer lugar, ambos saben que tienen el poder y la razón
a su favor. Sin embargo, ambos ejemplos Bíblicos, tuvieron a bien conceder un
lapso de tiempo prudencial de un día como mucho, ¡y se trataba de la vida y el
futuro de toda una nación 2!

El comentario ‘Oznáyim Latoráh sobre el citado pasaje del libro de Números,


cuenta que Moshéh concedió el día siguiente a la declaración de Qóraj,
“porque estimó que quizás éste se encontraba ebrio o en un estado alterado de
conciencia y tal condición lo habría hecho proferir tanta osadía atrevimiento y
ofensa juntos; Moshéh sabía quién era y dónde lo había puesto Hashem, de
modo que no tenía necesidad de correr a demostrar (o discutir) tales asuntos a
la primera insinuación-incitación”.

Por otra parte, vemos sin embargo que tanto Ester como Moshéh, llegado el
momento de la evidente irreflexión y obstinación de sus oponentes, así como
de ejercer su autoridad, no tuvieron ningún reparo en declararles en sus
propios ojos lo que eran y lo que les venía por su mal pensar:

“Ester dijo: El hombre de angustia y enemigo es este malvado Hamán.


Entonces se turbó Hamán delante del rey y de la reina” (Ester 7:6).

1
Tema de ayuno comunitario del día 7 de ‘adar 5770 (21/02/2010) en la congregación Mesiánica Bnéy
‘El Jay. Expositor: Eric de Jesús Rodríguez Mendoza.
2
Lo cual invita a recordar lo que se manda sobre cosas inferiores: Ef 4.26 “Temblad para que no
pequéis, para que no se ponga el sol sobre vuestro enojo”, es decir, que deberían resolverse en menor
tiempo.
“Y él (Moshéh) habló a la congregación diciendo: apartaos ahora de las tiendas
de estos hombres impíos, y no toquéis ninguna cosa suya, para que no
perezcáis en todos sus pecados” (Nm 16:26).

Por esto, veremos breve y concretamente algunos aspectos sobre la prudencia


(demostrada aquí por el “mañana”) y la franqueza (demostrada aquí por las
denuncias hechas) como contribución a las buenas obras que nos deben
caracterizar.

La palabra hebrea para Prudencia es ‫‘ ָע ְר ָמה‬ormáh, que viene de la raíz ‫ערם‬


(‘aram), cuyo significado es “acumular”, “apilar”, “amontonar” 3, de modo que se
entiende como prudencia, el proceso de acumulación de información veraz
acerca de un asunto y el uso óptimo de la misma con la conservación de la
sobriedad, como está escrito:

“Necio es quien da a conocer su rabia durante el día, y Prudente es quien se


cubre de la ligereza” (Prv. 12:16).

Este primer proverbio nos muestra por antítesis, que prudencia es evitar la
ligereza, es no caer en una reacción de enojo en cadena por el hecho de no
analizar y conocer bien lo sucedido, como lo indica el siguiente proverbio:

“Todo prudente obrará con conocimiento, el indeciso 4 extenderá insensatez”


(Prv. 13:16).

Este conocimiento tiene dos ejes:

1) El conocimiento de la voluntad divina, por el cual, como está escrito es la


guía de la toma de decisiones (Rom 2:17): “y conoces su voluntad (la de Dios),
e instruido por la Ley apruebas lo mejor 5”.

2) El conocimiento a partir de la experiencia de otros sobre un asunto


parecido, como está escrito (Prv. 19:20): “Escucha el consejo y recibe la
corrección, para que seas sabio en tu futuro”.

Esta información la usará el prudente para evaluar su posición al respecto y


administrar su indignación, como lo dice el siguiente proverbio:

3
Curiosamente la misma raíz, con otra entonación (Garam), significa “desnudar”, la cual se usa en
Génesis para referirse tanto a la serpiente (por estar fuera del reino de los cielos, bien que se ha
traducido erróneamente por “astuta”) como a ‘Adam una vez pecó y se le llama “desnudo” igual que la
serpiente. Así que ‘arum es prudente y Garum es desnudo.
4
La palabra hebrea que aparece aquí es Ksil, que se refiere a alguien ignorante por decisión.
5
Teniendo en cuenta que tal conocimiento es el que deviene no sólo por la lectura intelectual, sino por
la puesta en práctica como también dice Ya’aqov (Santiago) 1:22
“El menso 6 creerá cada cosa, el prudente analizará sus decisiones 7” (Prv.
14:15).

Por esta razón, el sentido del texto en 1ªCor. 13:7 no es que el amor crea todas
las cosas, sino que el amor, lo que cree, lo cree totalmente, sin reservas. El
amor por lo tanto y como se ve, no es menso, sino prudente, porque de lo
contrario, sufrirá escarmientos innecesarios como dice el siguiente proverbio:

“El prudente, vio el mal y se escondió; los mensos, pasaron y recibieron


escarmiento” (Prv. 22:3).

El prudente también tendrá muy en cuenta dentro de sus opciones, la


capacidad de evitar o salirse de lo llamado “mal” por la escritura, porque el
ejercicio continuo de la voluntad divina, le concede el arte de esquivar las
complicaciones y Dios lo esconde de los perjuicios. No es prudente tomar
protagonismo en líos y menos si son ajenos. De manera que la solución a la
“mensudez”, es aceptar la instrucción divina, como está escrito (sal 19:7b):

“La Toráh de YHWH es íntegra, hace regresar el sentido de la vida; el


testimonio de YHWH es fiel, hace sabio al menso”.

Como hemos visto, la prudencia es el fundamento de la franqueza, de la cual


haré el siguiente comentario.

Traducida en el pacto renovado como “Denuedo”, la idea hebrea subyacente


de ‫קומ ִמיּוּת‬
ְ qomemiyut se refiere a la capacidad de salir fortalecido de en
medio de las dificultades hablando con rectitud y justicia, un tipo de digna
resiliencia o simplemente, una verdadera independencia, como está escrito:

“Yo YHWH vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Mitzráyim, para que no
fueseis sus siervos, y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho
andar con Qomemiyut”. (Lv 26:13)

Notemos que las palabras del contexto, hablan de vivir y hablar dentro de los
mandamientos en una estrecha relación y experiencia con Dios. La verdadera
libertad, para el caso, consiste en hacer y decir lo que la escritura dice que hay
que hacer. Bien decía el talmud (‘avot 6:2)

6
Se traduce aquí menso porque se refiere a la persona que por ser muy ingenua o poco ilustrada, no
tiene la capacidad de discernir las cosas.
7
Es curioso el hecho de que la palabra ‫“ אשריו‬autorizaciones/decisiones” (‘ashráv), en hebreo, también
pueda llegar a entenderse como “pasos” (‘ashurav) que es como se ha traducido normalmente. El texto
en realidad se refiere a aquello que se ve invitado a aceptar o creer como lo sugiere el texto en
oposición al menso.
“Pues todo aquel que no se ocupa en la Toráh, se llama Nazuf, pues fue dicho:

‫נזם זהב באף חזיר אשה יפה וסרת טעם‬


Nézem Zahav be’aF jazir ‘isháh yafáh vesarat tá’am”
“Zarcillo de oro en hocico de cerdo, es una mujer hermosa pero que le huye a
la sensatez 8”

Los apóstoles, hablaron con libertad, con la libertad de denunciar a quien fuera
necesario sin ningún tipo de pena ajena ni mucho menos de miedo; con la
libertad de no callar lo que era necesario decir, como diría el Rabán Sha’ul, ¡ay
de mi si no anuncio el evangelio! Y con la libertad que concede Yehoshúa’
Hamashíaj vivo y verdadero.

Por tanto, para ser realmente francos, no hay que creerlo todo lo que se dice,
sino todo lo Dios dice en la Toráh; no hay que hablar de primero, sino cuando
sea lo último por hacer, y no hay que saber hacer escándalo sino saber callar la
insensatez.

8
De las palabras iniciales del proverbio, NZF se obtiene por método de acróstico, la
palabra Nazu”F, que significa “digno de ser castigado”.

Related Interests