Sie sind auf Seite 1von 12
LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS Una mirada crítica hacía una reflexión permanente POR:

LA FORMACIÓN DOCENTE:

FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

Una mirada crítica hacía una reflexión permanente

POR:
POR:

FARID ENRIQUE ABDALA VIZCAÍNO

Fecha de elaboración:

ESTUDIANTE DE 8 SEMESTRE EN LIC. EN EDUC. ARTÍSTICA. UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO

26 de Mayo de 2015

Resumen

En este escrito breve se percibe una reflexión crítica de la formación del docente del Programa de Licenciatura de la Universidad del Atlántico de la ciudad de Barranquilla, Colombia. Aquí se hace mención de algunos factores que debe considerar el educador de hoy y hacía qué debe girar su formación como docente. No se pretende catalogar de

“buena” o “mala” la práctica del docente universitario sino de generar espacios para la reflexión y autoevaluación para el logro de “buenas prácticas” docentes.

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

En un día muy especial, se reunieron las profesiones para conmemorar “el día de la sociedad de hoy”. Entre ellas estaban el contador, el médico, el arquitecto, el ingeniero, el abogado, el científico, el filósofo y por primera vez habían invitado al docente. Era un momento donde las profesiones se juntaban en la academia para reflexionar sobre su formación y práctica académica. Todos se sentían muy cómodos compartiendo unos con otros sus experiencias e investigaciones y enriqueciendo su práctica tras hacer reflexiones críticas sobre su quehacer y aporte a la sociedad; pero constantemente se veía al docente sentado en una esquina observando a todos los que estaban reunidos y pensando qué iba a decir. El médico, el científico y el abogado muy regios y pomposos mostraban con alardes y copiosa presunción todo un historial de lo que había sido su labor a la comunidad. El contador, junto con el arquitecto, el ingeniero y el filósofo hacían mención desmesuradamente y con desdén, de su influencia en el mundo para una sociedad más digna y enriquecida tanto de conocimiento como de sistemas económicos, políticos, físicos, etc.

Cuando todos terminaron de intervenir, se acercaron al docente y le preguntaron: ¿Por qué estás aquí sentado aparte, solo y con una pequeña sonrisa en la cara? ¿Acaso no te sientes bien o digno de compartir con nosotros lo que has hecho por la sociedad?Sin temor alguno, el docente se levanta y sube al atril a declarar todo lo que había hecho por la sociedad y responde las preguntas que le habían hecho y dice: Aunque a veces me sienta distante por su influencia en el mundo, en esa distancia o aislamiento, observo y medito mesuradamente que he cometido errores graves y, que de una u otra forma esos errores inhiben los procesos de desarrollo de mis estudiantes, futuras potencias de una mejor sociedad; también, si hubiese tenido la oportunidad de participar en espacios como estos, sé que no me sentiría tan inseguro

1

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................ de mis decisiones en el campo académico. Cuando me vieron sonriendo, pensé que todo lo que ustedes habían alcanzado fue producto de un proceso de formación que yo les ofrecí, y me siento bien de ello, pero al ver la forma en que ustedes presentaron su discurso me dije a mí mismo: De no mucho me sirvió darles demasiada información y llenarlos de conocimiento y formarlos para una sociedad fría e insensible cuando he notado que lo que me hacía falta por entregarles, era una gota de humanidad, de sensibilidad’”.

La anterior reflexión nos lleva a pensar primeramente en el siguiente interrogante: ¿Es necesario abrir espacios de reflexión y autoevaluación permanente hacia la práctica docente? La respuesta no es simplemente “sí”, sino siempre.

El hombre siempre ha tenido la necesidad constante ―hasta se podría decir que en un

sentido de autoconstreñimiento― de obtener productos y procesos de calidad, fiabilidad y durabilidad garantizada cuasi perfectas, un mejor estilo de vida y, el plano educativo es la

premisa a esta convergencia. Esta búsqueda por la mejora de la práctica docente crece al

mismo tiempo que tanto los avances tecnológicos como las nuevas tendencias pedagógicas hacen hincapié de forma transversal en la vida social, en un presente con miras al futuro para la

consecución de “status de calidad”.

Cuando hay mejoras en la práctica educativa, la formación del ser educable crece, ya sea con el fin de adquirir saberes o como la consecución de una transformación social (López, 2006, p. 82). Por ende el docente investigador se esfuerza por alcanzar una de estas dos perspectivas.

El Programa de Licenciatura en Educación Artística de la Universidad del Atlántico es un escenario donde se desarrollan diversos procesos que apuntan directamente a la formación de

2

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

profesionales capaces de asumir y afrontar los retos que a diario exige esta sociedad en

constante cambio. Pero ¿Cómo ha sido este proceso de formación?

Cuando inicié este derrotero como estudiante de esta Licenciatura en el año 2012, entré con unas expectativas supeditadas de mi práctica artística, específicamente de las artes plásticas. Tenía la idea de que sólo me formaría para ser un docente de artes plásticas. Al pasar el tiempo esa idea fue cristalizada y re-formada por los proceses de enseñanza-aprendizaje de mis docentes. Nunca me vi reflejado como un futuro docente, lo tengo que admitir. Pero como uno no nace amando, me involucré tanto en esta actividad tan superlativa, que me enamoré de ella. Tanto así, que me nació la noción de preguntarme: ¿Qué clase de docente quiero ser? ¿Cómo me estoy formando? ¿Qué clase de personas quiero formar?

Motivado por estas preguntas me puse la tarea de indagar y leer sobre pedagogía, didáctica, psicología, psicopedagogía, metodología de la investigación, educación artística, filosofía de la educación, entre otras. Y descubrí algo que no esperaba, fue como un balde de agua fría recorriendo por la espalda: los procesos de formación que he recibido de mi Universidad carecen de una formación pertinente y de calidad.

Ahora bien, más que develar toda una falla curricular y más que socavar los procesos de formación que he recibido, me centraré en destacar algunos procesos de enseñanza-aprendizaje que se debe tener en cuenta para nuestra formación como docentes y, ver esto como una reflexión crítica de la práctica de enseñar, educar y formar.

Recordemos que educar no es llevar a los niños a la escuela, no es darle instrucción, no es enseñarles. Educar es construir al hombre paso a paso, fase por fase, etapa por etapa, siguiendo su desarrollo de vida, de sus conocimientos y de su moral. Educar es partir de un

3

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

individuo y llegar a hacer de él un hombre, no un alguien, sino un hombre. (Quiceno, 2014, p.

76).

Educar es, desde las nociones del hombre, de sociedad y de humanidad (…), facilitar la emergencia de posibilidades por la que cada “tú” y cada “yo”, cada alumno concreto, llegue a

ser lo que es capaz de ser, lo que está auténticamente queriendo llegar a ser. Educar es facilitar

la emergencia de vida comunitaria de cada grupo académico particular y propiciar la reflexión y el compromiso de acción para que la sociedad vaya construyéndose un escenario cada vez más adecuado para la humanización progresiva de la humanidad en la historia. (López, 2006, p. 81).

No olvidemos también, que cuando se habla de formación docente se tiende a mencionar varios factores implícitos, contenidos en esta actividad educativa como son la didáctica, la metodología, la investigación y la transformación tanto cognitiva como psico-social de los actores y autores inmiscuidos en estos procesos de educabilidad. Pero formar también supone dar forma y desarrollo a un conjunto de disposiciones preexistentes y, por otro lado, llevar al hombre hacia la conformidad sujeto a un modelo ideal que se ha establecido de antemano. Por eso el docente no debe aislarse de los modelos pedagógicos que coadyuven su práctica formativa y considerar imperiosamente aquellos modelos que están a la par del día y que se ajustan a las necesidades del estudiante que requiere la sociedad actual (Spravkim, 1998, p.19).

Siguiendo con esta misma línea de ideas conceptuales, es pertinente tener en cuenta la concepción de los procesos enseñanza-aprendizaje. Se dice que es un proceso cuando la fase sucesiva de su naturaleza de aplicabilidad se conjuga obteniendo la sistematización, ejecución

4

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

y evaluación de la misma. Ahora bien, no puede haber una dicotomía entre enseñanza y

aprendizaje, debemos entenderla como una relación que se configura en una unidad. Aprender es adquirir conocimiento, de tipo informativo como formativo. Enseñar es ayudar, apoyar, beneficiar, guiar, auxiliar esos conocimientos de tipo informativo y formativo que el educando adquiere (Doménech, 2012-13). Además debe considerarse el acto de enseñar como un intercambio de conocimientos (empírico-científicos) y experiencias (empírico-científicas) en la relación docente y discente, en los cuales el docente abre espacios (de reflexión, criticidad, conflictividad, innovación, etc.) a través de estrategias, metodologías y didácticas pedagógicas (Meneces, 2007). Además, todo proceso de enseñanza-aprendizaje, según Álvarez

(2007) “se tiene que medir (objetivos alcanzados) y evaluar (asimilación de significados). La

evaluación es útil para lograr que cada estudiante reciba el nivel de enseñanza que requiere, no

para aprobar o reprobar” (p. 48).

Las prácticas de la enseñanza-aprendizaje suponen una actividad intencional, que solo cobra sentido en función del contexto en donde se desenvuelve y de la peculiar manera en que el docente despliega su propuesta de enseñanza, suscitando espacios y momentos de reflexión para la re-creación, reconstrucción y transformación moral, cognitiva y social tanto del sujeto que educa (docente) como del sujeto educable (alumno). Es por eso que la educación artística se convierte así en una práctica social situada. Y ésta se concibe como el “espacio donde se desarrollan dinámicas académicas, pedagógicas, didácticas curriculares investigativas,

evaluativas, éticas y estéticas desde los distintos lenguajes artísticos, como son la danza, el teatro, las artes visuales y la música” (Renovación de Registro Calificado de la Universidad del Atlántico, 2010, p. 13).

5

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

Seguidamente, la enseñanza artística real es aquella que parte de la comprensión y aprehensión de las herramientas bilógico-sensitivas del educando, para enfrentarlas a los momentos artísticos (reflexivos, críticos, analíticos, etc.) que el docente no debe imponer, sino proponer (generar conflictos, situaciones desafiantes y motivadores, etc.), partiendo de la participación del educando para la elaboración de las temáticas a desarrollar (Spravkin, 1998) (Torres, citado por Angulo & León, 2005).

Gouvêa (2009) afirma que:

La enseñanza del arte no es lineal. Al enseñar y aprender arte es preciso que se asegure continuidad y ruptura, garantizando una práctica artística / pedagógica consistente, responsable y

respetable (…) La enseñanza del arte debe ir más allá de la inteligencia y la percepción ya instituidas

(…). Al trabajar con arte, se trabaja no sólo con conocimiento específico, con sensibilidad y con emoción, con identidad y con subjetividad, sino también con el pensamiento, en un nivel distinto al comúnmente utilizado en el día a día de la escuela. (p. 32).

Además de la enseñanza artística, se destaca el papel que el docente tiene que cumplir al respecto. Éste, en cualquier nivel de enseñanza, debe estar inmiscuido en contextos artísticos,

no como estilo de vida, sino como una forma de vivir. A lo que la experiencia estética debe jugar un papel primordial en su vida cotidiana (Gouvêa, 2009).

En concordancia con lo anterior, en el ámbito educativo “si el conocimiento no se produce

en el grado y complejidad esperados, o bien existe una perturbación en la naturaleza del individuo que aprende o la acción pedagógica es inadecuada y obtura el conocimiento o

incluso el desarrollo” (Baquero & Narodowski, 1990, p. 7). Esto nos permite reflexionar sobre el papel que juega el docente no sólo en la escuela sino en la educación superior. Cabe entender que este proceso que ejecuta el docente (guiar, trasmitir, enseñar, abrir espacios de reflexión, etc.) debe estar orientado inherentemente, inmanentemente a la inyección de interés,

6

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................ motivación, filiación, honor, placer, instinto, voluntad, rebeldía y otros tantos impregnados en su proceso de enseñanza-aprendizaje; debe ganar al alumno, dirigirlo a la auto-investigación, actualizarse y actualizar a sus estudiantes; trascender su enseñanza, metodología, pedagogía, autonomía, fuera del sistema de las masas (Frías & Narváez, 2010). El docente no debe darse el lujo desmesurado de no conocer su estado y campus de formación y los de sus estudiantes, porque “el no reconocimiento o el desconocimiento puede infligir daño [harm], puede ser una forma de opresión que nos aprisiona en una falsa, torcida y reducida manera de ser” (Taylor, citado por Sartori, 2001, p. 77). El docente de hoy debe estar abierto a cualquier replanteamiento de su práctica, debe ser flexible, adaptarse al momento como al tiempo donde ejerce su práctica formativa. Debe manejar las competencias tecnológicas que exige la educación de hoy, así como manejar una segunda lengua, la que impera en el momento. Pero, ¿Tener profesores mejores preparados y formados asegura la calidad de los procesos de enseñabilidad? En un estudio realizado en el 2012 en la Universidad de Vigo de España por Adolfo Pérez Abellás, José Antonio Sarmiento Campos y María Ainoa Zabalza Cerdeiriña que

consistía en buscar referencias para alcanzar “buenas prácticas” docentes, en vez de

catalogarlas como “buenas” o “malas”, abordan particularmente el desarrollo de la pregunta anterior. Donde tratan y exponen un problema que descompensa los procesos de formación, la descontextualización de las didácticas docentes con las metodologías pedagógicas que están a

la vanguardia. El estudio mostró que aunque tienen profesores formadores de formadores bien preparados, tienen una metodología inmutablemente tradicional y descontextualizada, pedagógicamente hablando; lo que genera también, inflexibilidad curricular, una descentralización de los aprendizajes autónomos de los estudiantes y una desorientación

7

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

docente basada en competencias. Además que estos factores no entran en coherencia con lo que se quiere conseguir en estos procesos de formación y confinan abruptamente la preparación pedagógica y didáctica de sus estudiantes. ¿Si una mejor preparación del maestro (el tener “títulos”) no es la respuesta a aquellos deficientes procesos de formación docente, qué lo es? Una continua y permanente reflexión y autoevaluación de la práctica docente.

Es evidente que, día con día, parece incrementarse el reclamo por el cambio de una educación cuyos rituales parecen haberla convertido en un rutinario requisito para la obtención de acreditaciones sociales, pero vacío de retos intelectuales y de significados humanos reales. (López, 2006, p. 82). Los profesores intelectuales y reflexivos suelen tener un alto grado de compromiso con su tarea, más allá del éxito personal en el aula. Valoran sus propios esfuerzos como parte de una empresa educativa más general y no como una oportunidad para lucirse. (Bain, citado por Acaso, 2014, p.

189).

No basta entonces con llenarse de papeles y colgarlos en la pared, sino saber utilizar los saberes aprehendidos y darles forma de tal manera que el estudiante capte el sentido de la didáctica del docente, introspeccione e introyecte los conocimientos aprehendidos para darles un verdadero significado a su búsqueda del ser. El docente aprende de sus estudiantes, sus aportes no son axiomas unilaterales, debe ser consciente que aunque tenga una deliberación correcta, tener un juicio de valor auténtico, puede actuar de forma opuesta a los intereses de la educación y del estudiante (López, 2006, p. 129).

Un profesor debe aspirar a sobrepasar su condición de «técnico» para posicionarse en el lugar del «pensador». El tiempo de la profesión no puede anular el de la reflexión y esto cobra sentido cuando Meirieu se detiene a pensar el conjunto de indicios de la práctica. (Zambrano, 2007, p. 590).

8

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

Como docentes no debemos olvidar la razón del “por qué” enseñamos, una razón que debe

estar supeditada de los factores que enriquecen la sociedad, no tanto el conocimiento, no tanto lo laboral, no tanto lo económico, sino lo humano. La reflexión del inicio de este escrito muestra los resultados de una educación que carece de verdadero significado y valor sensible, aunque se persista constantemente en los procesos de investigación, existe una ausencia de calor humano; hay que reconocer que una educación así se llena de flores y panfletos, pero muy internamente de cardos y espinas.

Para poder emprender la carrera sobre “qué clase de personas estamos formando”, debemos detenernos primeramente en “cómo nos estamos formando”. También el considerar que todos

los educadores deben convertirse en investigadores, ha demostrado ser un postulado equívoco. Pero no debe entenderse tampoco como una despreocupación deliberante la práctica investigativa.

El elemento realmente destacable y más rescatable de esta preocupación por la investigación es el señalamiento de la necesidad de que el docente en formación sea capaz de reflexionar sobre su propio quehacer. Este es uno de los elementos más ricos si se quiere propiciar una TRANS- formación real del docente. (López, 2006, p. 168).

Tengo mucho por decir, pero concluyendo todo hasta aquí, la moraleja que se extrae de toda esta reflexión y que debe repensarse continuamente es:

No siempre lo deseado, es siempre realmente lo alcanzado.

9

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Álvarez, V. A. (2007). La educación como base del desarrollo humano: modelo centrado en el aprendizaje. Educere: Artículos Arbitrados. 11(36), 47-51. Angulo, L. & León, A. (2005). Perspectiva crítica de Paulo Freire y su contribución a la teoría del currículo. Educere: Artículos Arbitrados. 9(29), 159-164. Baquero, R. & Narodowski, M. (1990). Normatividad y normalidad en pedagogía. Revista alternativas. 4(6), 1-8. Doménech, B. F. (2012-13). Tema 5: La enseñanza y el aprendizaje en la situación educativa. Aprendizaje y Desarrollo de la personalidad (SAP001). 1-11. Recuperado de

http://www3.uji.es/~betoret/Instruccion/Aprendizaje%20y%20DPersonalidad/Curso%20

12-

13/Apuntes%20Tema%205%20La%20ensenanza%20y%20el%20aprendizaje%20en%2

0la%20SE.pdf

Frías, J. & Narváez, C. (2010). Motivación y ejercicio docente en la educación superior: una aproximación conceptual. Educere: Artículos Arbitrados. 14(48), 21-27. Gouvêa, P. L. (2009). Metodologías de la enseñanza de arte: algunos puntos para debatir. Revista Educación Y Pedagogía. 21(55), 31-42.

Meneces, B. G. (2007). El proceso de enseñanza-aprendizaje: el acto didáctico. NTIC, Interacción y Aprendizaje en la Universidad. 21-83. Recuperado de

http://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/8929/Elprocesodeensenanza.pdf;jsessionid=

F454E92148D27A8FB5C275D7D6E7ADEF.tdx2?sequence=32.

10

LA FORMACIÓN DOCENTE: FLORES CON TALLOS DE ESPINAS

........................................................................................................................................................ Narowdoski, M. (2011). Formar docentes en tiempos de equivalencias generalizadas. Revista

del Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP. (20), 7-

16.

Pérez, A., Sarmiento, C. & Zabalza, C. (2012). Las prácticas de enseñanza de los mejores

profesores de la Universidad de Vigo: el ámbito de conocimiento tecnológico. Revista

de Docencia Universitaria. 10(1), 145-175.

Renovación de Registro Calificado (2010). Universidad del Atlántico. Barranquilla, Colombia.

Zambrano, L. A. (2007). Phlippe meirieu y la formación profesional de los profesores: Un

aporte desde de la formación del juicio pedagógico. Educere: Artículos Arbitrados.

11(39), 585-593.

BIBLIOGRAFÍA

Acaso, M. (2014). La educación artística no son manualidades: Nuevas prácticas en la enseñanza de las artes y la cultura visual. España: La Catarata.

López, C. M. (2006). Una filosofía humanística de la educación. México: Editorial Trillas.

Quiceno, C. H. (2014). Epistemología de la pedagogía. Santiago de Cali: Ediciones pedagogía

y educación.

Sartori, G. (2001). La sociedad multiétnica. Pluralismo, Multiculturalismo y Extranjeros.

Buenos Aires: Taurus, Alfaguara S.A.

Spravkin, M. (1998). Educación plástica en la escuela: un lenguaje en acción. Buenas Aires,

México: Ediciones Novedades Educativas.

11