Sie sind auf Seite 1von 56
GEOMINAS VOLUMEN 43, N° 68 DICIEMBRE 2015
GEOMINAS
VOLUMEN 43, N° 68
DICIEMBRE 2015
GEOMINAS VOLUMEN 43, N° 68 DICIEMBRE 2015 Registrada en: EBSCO; Latindex: Folio 15333; Revencyt: RVG003; Fonacit:

Registrada en: EBSCO; Latindex: Folio 15333; Revencyt: RVG003; Fonacit: Reg2006000013; Periódica; GeoRef Titles; ICSU Navigator database: UDC: 624.131.1, 549;552.08

Fuente: http://www.expoknews.com/25-frases-e-imagenes-inspiradoras-a-favor-del-medio-ambiente/ Fuente:
Fuente: http://www.expoknews.com/25-frases-e-imagenes-inspiradoras-a-favor-del-medio-ambiente/ Fuente:

Fuente:

http://www.expoknews.com/25-frases-e-imagenes-inspiradoras-a-favor-del-medio-ambiente/

Fuente:

Fuente:

http://www.expoknews.com/25-frases-e-imagenes-inspiradoras-a-favor-del-medio-ambiente/

BOLETÍN N° 68 DICIEMBRE 2015
BOLETÍN N° 68 DICIEMBRE 2015

COMISIÓN DIRECTIVA

Francisco Monteverde, Mariel Mora, Rosario Rivadulla, Víctor González, Dafni Echeverría, Pedro Gamboa, Ángel R. P. Paulo G. C.

COMISIÓN ASESORA

Manuel Funes A., Pedro Elías Lezama P., Rafael Sosa, Guillermo Tinoco M., Galo Yánez

CONSEJO EDITORIAL

José Herrero N. Editor-Coordinador

Ángel R. P. Paulo G. C. Fundageominas

Iván Quintero Departamento de Ingeniería Industrial

Jesús Santiago Departamento de Geología

Yarulsi García Departamento de Ingeniería de Minas

Fotografía

Joheno

Traducción

Pedro Gamboa

Diagramación y digitalización Ángel R. P. Paulo G. C.

Portada Diseño original por Lozaiga, desde 1964

Direcciones:

Boletín GEOMINAS. Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oriente. Campo universitario La Sabanita. Ciudad Bolívar. Edo Bolívar. Venezuela. http://www.scribd.com/geominas y http://issuu.com/geominas

e-mails:

revistageominas@gmail.com, fundageominas@gmail.com y fundag@cantv.net

PUBLICACIÓN ARBITRADA

Registrada en:

EBSCO; Latindex: Folio 15333; Revencyt: RVG003; Fonacit: Reg2006000013; PERIÓDICA; GeoRef Titles; ICSU Navigator database: UDC: 624.131.1, 549;552.08 ISSN: 016-7975 Depósito Legal: pp 196403BO252

Edición financiada por:

Fundageominas

El material contenido en esta revista puede ser reproducido sin autorización alguna, siempre y cuando se mencione expresamente la fuente

alguna, siempre y cuando se mencione expresamente la fuente El boletín GEOMINAS es una publicación cuatrimestral
alguna, siempre y cuando se mencione expresamente la fuente El boletín GEOMINAS es una publicación cuatrimestral

El boletín GEOMINAS es una publicación cuatrimestral de la Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oriente, a través de la Fundación de Egresados y Amigos de la Escuela de Geominas de la Universidad de Oriente (FUNDAGEOMINAS); es publicado desde 1964. GEOMINAS se edita con la visión de promover y estimular la investigación científica en las geociencias y difundirla para contribuir con el conocimiento global. GEOMINAS es una revista multidisciplinaria cuya especialidad son las geociencias, siendo sus temas prioritarios los geológicos, mineros, geotécnicos, de recursos naturales, ordenación territorial, energía, ecología y ambiente. GEOMINAS publica artículos, ensayos, entrevistas y comunicaciones originales, con primacía en las áreas prioritarias de la revista. El contenido de las publicaciones es de la entera responsabilidad de sus autores, y de ninguna manera del boletín, ni de FUNDAGEOMINAS, ni de la Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oriente. Los autores han aceptado que sus aportes a GEOMINAS no han sido publicados ni enviados a otros órganos de difusión de cualquier tipo.

COMISIÓN DE ARBITRAJE

Raquel Alfaro Fernandois

(Universidad de Chile, Chile)

Ángel Andara

(Universidad de Los Andes, Venezuela)

Américo Briceño

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Pío Callejas

(Instituto de Cerámica y Vidrio, España)

Jesús A. Ruíz Careaga

(Benemérita Universidad de Puebla, México)

Carlos Grús

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Jesús Martínez Martínez

(Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España)

Joseph M. Mata Perello

(Universitat Politècnica de Catalunya, España)

Iván J. Maza

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Vicente Mendoza

(Consultor independiente, Venezuela)

Enrique Orche García

(Universidad de Vigo, España)

Julio Pérez

(Universidad de Oriente, Venezuela)

David Pérez H.

(Consultor independiente, Venezuela)

René Pravia López

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Jean Pasquali Z.

(Instituto de Cs. De la Tierra, Universidad Central de Venezuela)

Alfonso Quaglia

(Inter-Rock, S. A., Venezuela)

Miguel Ángel Rivas

(Consultor independiente, Venezuela)

Edixon Salazar

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Juan Carlos Sánchez M.

(Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, Venezuela)

Guillermo Tinoco M.

(Fundageominas, Venezuela)

Franco Urbani

(Escuela de Geología, Universidad Central de Venezuela)

Horacio Vera M.

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Hilmig Viloria

(Universidad de Oriente, Venezuela)

Volumen 43, N° 68, diciembre 2015 A mbiente Residuos mineros y atenuación natural del impacto
Volumen 43, N° 68, diciembre 2015 A mbiente Residuos mineros y atenuación natural del impacto

Volumen 43, N° 68, diciembre 2015

Ambiente Residuos mineros y atenuación natural del impacto de la mina inactiva Matahambre. Mine-waste and natural attenuation of the impact at the inactive “Matahambre” mine. Resíduos mineiros e atenuação natural do impacto da mina inativa “Matahambre”.

R. G. Pérez V., F. M. Romero, L. Núñez Á.

Revisión Microbiología del petróleo.

Petroleum microbiology. Microbiologia do petróleo.

Pedro J. López G., José L. Fuentes

Estabilización de taludes Estudio geotécnico de los taludes ubicados entre el sector El Portachuelo y La Chorrera, vía Jají, municipio Campo Elías, estado Mérida.

Geotechnical study of the slops located between “El Portachuelo” and “La Chorrera” area, on the way to Jaji, “Campo Elias” municipality, Merida state. Estudo geotécnico dos taludes localizados entre o setor “El Portachuelo” e “La Chorrera”, via Jají, município “Campo Elías”, estado Mérida.

F. Bongiorno, N. Belandria, O.l Belandria, F. Castillo, G. Molina

Geofísica Estudio de refracción sísmica en las poblaciones del oeste del estado Sucre.

Seismic refraction study in the west sites of Sucre state. Estudo de refração sísmica nas populações do oeste do estado Sucre.

Francisco A. Bonive A.

Perforación Cuarzo y feldespato como aditivos para controlar pérdida de circulación de fluidos de perforación poliméricos.

Quartz and feldspar as an additive to control lost circulation of drilling fluids polymeric. Quartzo e feldspato como aditivos para controlar perda de circulação de fluídos de perfuração poliméricos.

Rubén Vegas, David García, Pedro Maita

EDITORIAL

¿PUEDE VENEZUELA AUTOABASTECERSE DE ALIMENTOS?

Las posibilidades de cualquier país de autoabastecerse alimentariamente, están determinadas por diferentes

factores los cuales en forma combinada, es decir, actuando todos como uno solo, determinan el éxito en la gestión de producción de alimentos.

El suelo, el clima, la tecnología apropiada, los recursos económicos, la asistencia técnica, la investigación, el

apoyo logístico, la seguridad jurídica y el hombre como elemento manejador del proceso y requirente del producto, constituyen el complejo paquete que determina la posibilidad de producir alimentos en las cantidades

demandadas y/o excedentarias.

A la acción de producir alimentos tradicionalmente se le ha llamado agricultura, término éste que hasta el siglo

pasado se le definía como el arte de trabajar y manejar la tierra para hacerla producir alimentos. Hoy en día,

gracias a los avances de la ciencia y de la tecnología podemos producir alimentos sin necesidad de usar la tierra,

lo cual cambia radicalmente el concepto original de agricultura.

En el caso particular de Venezuela, el uso de la tecnología para la producción de alimentos aún no es una práctica de manejo expansivo. Si bien existen instituciones y organizaciones públicas y privadas que hacen investigación agrícola variada y empresas u organizaciones comerciales que hacen aplicación de tecnologías avanzadas como es el caso de la producción in vitro, aplicación de riego en cultivos bajo diferentes modalidades, control integrado de plagas y enfermedades, aplicación de técnicas variadas de manejo y uso de fertilizantes y biocidas acordes con los requerimientos de los cultivos, aplicación de tecnologías actuales en materia de producción pecuaria mayor y menor y muchas otras aplicaciones tecnológicas de avanzada, nuestro desarrollo agrícola se sustenta prácticamente en la explotación de la tierra. De acuerdo a la información suministrada por estudios e investigaciones realizadas tanto por instituciones públicas como por organizaciones agrícolas privadas en el país, Venezuela dispone de una superficie de 96.700.000 ha de tierra con vocación para el desarrollo agrícola, las cuales en general se les clasifica de la siguiente manera: 55.000.000 ha como de buena a mediana calidad para la producción agrovegetal en general, 40.000.000 ha aptas para el establecimiento de cultivos permanentes y pasturas y 1.700.000 ha clasificadas como de baja calidad debido a problemas de drenaje y topografía, las cuales con manejos tecnológicos apropiados se pueden dedicar, entre otros usos, al establecimiento de determinados cultivos y a la acuicultura. Su condición de país tropical le privilegia con un clima caracterizado por dos estaciones climáticas (invierno y verano), lo que le da la posibilidad de producir durante todo el año. Dispone de un gran potencial acuífero tanto superficial (marino y continental) como subterráneo, de instituciones públicas y privadas dedicadas a la investigación agrícola y de profesionales agropecuarios y afines de excelente nivel capacitacional y reconocimiento internacional. Dispone, además, de un recurso humano con un nivel importante de experiencia, dispuesto a invertir esfuerzo, dedicación y recursos en general para generar un desarrollo agrícola capaz de satisfacer la demanda alimentaria tradicional nacional. De acuerdo a las investigaciones realizadas por estudiosos de la materia agrícola, la superficie de tierra bajo cultivo agropecuario en Venezuela era para el año 2.000 de 31.250.000 ha, estimándose un incremento interanual de aproximadamente 200.000 ha, lo que permite calcular una superficie ocupada por agricultura a la fecha de aproximadamente 34.250.000 ha. Los cultivos de mayor expansión en el país fueron los cereales, caña de azúcar, frutales (mayormente cítricos, musáceas), raíces y tubérculos (papa, yuca), hortalizas, pastizales y algunos forestales (pino, eucalipto). La producción nacional de rubros tales como maíz, arroz, frutales tropicales, café, caña de azúcar, entre otros,

abastecía la demanda nacional dándose el caso de generar en determinadas ocasiones excedentes de exportación

como es el caso del arroz, café, algunos frutales y cacao. Los cambios producidos en materia de política agrícola y económica en el país en las últimas décadas, las expropiaciones de fincas productivas, los cambios de uso de la tierra, la falta de seguridad jurídica y personal, el ataque persistente a las empresas agroindustriales nacionales y a las suplidoras de insumos agrícola han producido una regresión en nuestro desarrollo agropecuario que nos ha sumergido no sólo en una disminución

de la frontera agrícola y el debilitamiento de nuestra modesta seguridad alimentaria sino también en una

disminución en general de la producción y la productividad, lo que ha generado un inimaginable nivel de inflación, un marcado desabastecimiento general de alimentos, de equipamiento para la producción agrícola, de insumos y materiales de producción y evidentemente una dependencia casi absoluta de las importaciones, con consecuencias de pérdida de oferta laboral en el campo, diminución de la capacidad de empleo agrotécnico y pérdida de autoestima especialmente en el mediano y pequeño productor nacional. Consideramos que una corrección de postura nacional en materia agrícola, de una modificación en materia económica, financiera y laboral en el país y una corrección progresiva en el control de cambio impuesto en el país, pueda dar inicio a una nueva posibilidad de recuperar el espacio agroproductivo perdido y hacernos forjar un desarrollo agrícola sostenido.

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Ing°Agr° Miguel Ángel Rivas C.

129

Fe de errata En el trabajo denominado: “Lago de Guanoco, olvidado y sin campos vecinos”

Fe de errata

En el trabajo denominado: “Lago de Guanoco, olvidado y sin campos vecinos” cuyo autor es Edgar J. Chacín Benedetto, que fue publicado en GEOMINAS 67 en las páginas de la 99 a la 102, se encuentran las siguientes erratas:

En la página 100 dice: “En segunda posición le sigue, Pitch Lake o lago de la Brea, es el segundo lago mas grande del mundo, abarca un área de 47 hectáreas, es decir 9 veces mas pequeño que el lago de Guanoco, se sitúa cerca de la costa sudoeste de la Isla Trinidad, en un diámetro de 20 km se encuentran 3 campos petroleros…”, debió decir: “En segunda posición le sigue, Pitch Lake o lago de la Brea, es el segundo lago más grande del mundo, abarca un área de 47 hectáreas, es decir 9 veces más pequeño que el lago de Guanoco, se sitúa cerca del poblado Point Fortin en la costa sudoeste de la Isla Trinidad. En un diámetro de 20 km se encuentran trampas estructurales que conforman 3 importantes campos petroleros. En la página 101 dice: “La Brea Tar Pits, es el tercer lago en importancia, se sitúa cerca de la ciudad de Los Ángeles California, dicho lago está cerca campos petroleros de crudos livianos y pesados: 1)…”, debió decir: “La Brea Tar Pits, es el tercer lago en importancia, se sitúa cerca de la ciudad de Los Ángeles California, dicho lago está cerca de 4 trampas estructurales de tipo anticlinal, contentiva de crudos livianos y pesados: 1)…”. En la misma página dice: “La exploración del petróleo a gran escala comenzó en 1872, cuando autoridades imperiales rusas subastaron las parcelas de tierra ricas en petróleo alrededor del lago de asfalto de Binagadi, dentro de un área circular de 20 km de diámetro se encuentran dichos campos petroleros”, debió decir: “La exploración del petróleo a gran escala comenzó en 1872, cuando autoridades imperiales rusas subastaron las parcelas de tierra ricas en petróleo alrededor del lago de asfalto de Binagadi, dentro de un área circular de 20 km de diámetro se encuentran 3 trampas estructurales que almacenan crudo pesado. La edad de las rocas productoras de hidrocarburos son del Plioceno medio (Levorsen A., 1973).” En la misma página dice: “Finalmente, llama la atención que los campos petroleros vecinos a los lagos de asfalto de la isla de Trinidad, Los Ángeles California y Baku en Azerbaijan, se encuentran dentro de círculos de 10 km de radio que presentan…”, debió decir: “Finalmente, llama la atención que los campos petroleros vecinos a los lagos de asfalto de la isla de Trinidad, Los Ángeles California y Baku en Azerbaijan, se encuentran dentro de una área circular de 10 km de radio, los yacimientos pertenecen al Mioceno y Plioceno, presentan…”. En la página 102, la totalidad del “Agradecimiento” cambia a: “El autor agradece al profesor Rafael Falcón por sus revisiones y recomendaciones.”

Ambiente Residuos mineros y atenuación natural del impacto de la mina inactiva Matahambre Mine-waste and

Ambiente

Residuos mineros y atenuación natural del impacto de la mina inactiva Matahambre

Mine-waste and natural attenuation of the impact at the inactive “Matahambre” mine

Resíduos mineiros e atenuação natural do impacto da mina inativa “Matahambre”

Ramón Guillermo Pérez Vázquez Francisco Martín Romero Laura Núñez Álvarez

1

2

3

Recibido: 28-8-15; Aprobado: 28-10-15

Resumen En el trabajo se exponen los resulta- dos del estudio detallado de las áreas aledañas a la mina subterránea cu- prífera inactiva Matahambre, en la

parte más occidental de Pinar del hambre”, in the western end of bre”, na parte mais ocidental de

Río, Cuba. Se estudiaron los resi-

duos acumulados en la presa de co- cumulated in the tailings dam we- dados os rejeitos da mineração

las. Se tomaron muestras liquidas a

lo largo del arroyo que drena desde di- the creek that drains from the

cha presa hasta una distancia de 200

metros. Se pudo observar que a los were taken. It was observed that que drena desta barragem até

dam to a distance of 200 meters amostras liquida ao longo do fluxo

acumulado na barragem de resí- duos mineiros. Colecionamos

“Pinar del Rio”, Cuba. Wastes ac- “Pinar del Rio”, Cuba. Foram estu-

In the paper it is exposed the re- No trabalho estão expostos os re- sults of the detailed study of the sultados do estudo detalhado das areas adjacent to the inactive un- áreas circundantes á mina subter- derground copper mine “Mata- rânea de cobre inativa “Mataham-

Abstract

Resumo

re studied. Liquid samples along

15 metros de distancia de la presa, at 15 meters from the dam, the uma distância de 200 metros, po- los valores de pH eran alrededor de pH values ​​were around 7.53. It dendo observar que aos 15 me-

was concluded that there is no tros de distância os valores de pH

miento Matahambre no existe afecta- damage to the environment at era ao redor de 7.53. Pôde ser

ción al medio ambiente por parte de the site “Matahambre” by waste concluído que no jazigo não exis-

los residuos de la presa de colas, pro- duciéndose una atenuación natural del impacto que causa el drenaje áci- do. Esto es debido a la utilización de

dicha presa como un sitio de cultivo site for growing vegetables and uma camada de areia e solo su-

perficial com turfa que ajuda isolar

de aislarla con una capa de arena y it with a layer of sand and other os depósitos que contêm Elemen-

mulch with peat, which helps in- tos Potencialmente Tóxicos

da a aislar los depósitos que contie- sulate the tanks containing Ele- (EPT) do processo de mineração nen Elementos Potencialmente Tóxi- ments Potentially Toxic (EPA) e beneficiamento, enquanto evi-

tando as drenagens ácidas de mi-

avoiding the generation of acid na. Esta poderia ser uma solução

naje ácido de mina. Esto podría ser mine drainage. This could be an para outros lugares de mineração

una solución alternativa de mitigación

para otros sitios mineros donde las ting other mining sites where tai- da na intempérie e eles geram

presas de colas se encuentran aban- donadas a la intemperie y generan gran cantidad de drenaje ácido de mi- na.

tural, Cuba, drenagens ácidas,

Palabras clave: Atenuación natural, Cuba, natural attenuation, po- elementos potencialmente tóxico, Cuba, drenaje ácido, elementos po- tentially toxic elements, mining resíduos mineiros. tencialmente tóxicos, residuos mine- waste. ros.

alternative solution for mitiga- onde a barragem fica abandona-

otra capa vegetal con turba, que ayu-

de hortalizas y otros vegetales, luego

7,53. Se pudo concluir que en el yaci-

tailings dam, resulting in a natu- ral attenuation of the impact cau- sed by acid mine drainage. This

te afetação ao ambiente. Isto está devido ao uso desta barragem de resíduos como um lugar de cultivo

is due to the use of the dam as a de legumes, depois de isolar com

other vegetation, then to isolate

cos (EPT) residuos del proceso de be- neficio, evitando la generación de dre-

waste the beneficiation process,

lings dams are abandoned to grande quantidade de drenagens

the elements and generate large

ácidas de mina.

amount of mine acid drainage. Palavras chaves: atenuação na-

Keywords: acid mine drainage,

1

Geó°,

MSc.

Profesor

Asistente.

Instituto

Superior

Politécnico

José

Antonio

Echeverría.

(CUJAE).

Cuba.

e-mail:

monico@civil.cujae.edu.cu

2 Geó°, Dr. Profesor Titular. Universidad Nacional Autónoma de México. (UNAM). e-mail: fmrch@geologia.unam.mx

3 Geó°. ONG Geólogos del Mundo. Guatemala. e-mail: launual@hotmail.com

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

131

R. Pérez,F. Romero, L. Núñez

Introducción ral principal, para la obtención de

Una de las actividades más comu- un concentrado de cobre al 30 %. Por encima, se encuentra la For-

Geológicamente, se ubica en el lí- mite norte del terreno Guaniguani-

que aun hoy día continúa. Cual- co. Los depósitos estratificados es- moareniscas y calizas. Por último,

quier material que no pueda produ-

tán representados por sedimentos

cirse a través de la agricultura o terrígenos y carbonatados que Cuaternario Superior, son princi-

creado artificialmente en un labo-

ratorio o fábrica, es minado (Ma- hasta depósitos actuales (Pérez- arcillosos. (Pérez-Vázquez et al.,

cingova y Luptakova, 2012; Muk-

hopadhyay y Mukherjee, 2013). Las rocas sedimentarias del terri-

Planteamiento del problema y metodología

la actividad minera en muchas re- compuesta por areniscas cuarzo- La mina Matahambre fue una de

sas, limolitas, limoareniscas y es-

quistos arcillosos. Por encima de fundas de América, alcanzando los

ésta se encuentra el Miembro Cas-

de Minas (DAM) y elementos po- tellano, formado por esquistos pelí- plotación del yacimiento durante

tencialmente tóxicos (EPT) disuel- ticos, carbonosos, frecuentemente más de 70 años generó una gran

tos (Gaikwad et al., 2010; Navarro, 2011; Macingova y Luptakova, 2012; Coetzee et al., 2013; John- son, 2014). Estos elementos tóxi-

cos pueden ser transportados gran- rior se distingue la Formación Arte-

des distancias y contaminar los

suelos, las costas, los manglares, encuentra en la parte norte del La mineralización es de tipo filonia-

las aguas superficiales y subterrá- área y está representada por cali- no con mena calcopirítica. El con-

neas y la vida acuática (Gaikwad et al., 2011), incluso el ganado, la sa- lud humana, perdidas de hábitat, desplazamientos de comunida- des, la recreación y el turismo (Tay- lor, 2012). Normalmente, la opción para tratar suelos contaminados se basa en mecanismo de inmovilización y es- tabilización de los EPT, evitando o disminuyendo la concentración de éstos en las fases solubles hasta lí- mites permisibles, empleando hu- medales aeróbicos, anaeróbicos o con materia orgánica, humedales de flujo vertical, lagos o estanques de tratamiento de DAM, birreacto- res y barreras reactivas permea- bles (Michalková, 2013; Johnson,

2014).

misa. La Formación Esperanza se

1.553 metros en el nivel 45. La ex-

las operaciones mineras más pro-

Históricamente uno de los proble- mas más importantes que provoca

palmente sedimentos areno-

las formaciones superficiales del

mación Manacas compuesta por esquistos, limolitas, areniscas, li-

nes del hombre, desde los tiempos más remotos ha sido la minería, la

mitizadas (Fig. 1).

abarcan desde el Jurásico Inferior

Vázquez et al., 2015). 2015).

torio son: la Formación San Caye- tano del Jurásico Inferior-Superior,

giones del mundo es la generación de abundantes desechos mineros, conjuntamente el Drenaje Ácido

calcáreos, con intercalaciones y lentes de calizas dolomitizadas, areniscas y limolitas. En las rocas carbonatadas del Jurásico Supe-

cantidad de residuos. Parte de los mismos se inyectaban nuevamen- te en la mina y el resto lo disponía en la presa de colas, donde se acu- muló un gran espesor de sedimen- tos (Fig. 2a).

tenido de cobre de los cuerpos va- ría desde 0,5-1,5 % hasta 15-20 %. Los principales minerales no metá-

zas carbonosas, así como varieda- des arenosas, limoarenosas silici- ficadas; dolomitas y calizas dolo-

limoarenosas silici- ficadas; dolomitas y calizas dolo- Figura 1. Ubicación Geográfica Geológico del Distrito

Figura 1. Ubicación Geográfica Geológico del Distrito Metalogénico Santa Lucía–Matahambre. 1 Fm. San Cayetano, Jurásico Superior- Inferior; 2 Mb. Castellanos, Jurásico Superior; 3 Fm. Artemisa, Jurásico Superior-Cretácico Inferior; 4 Fm. Esperanza, Jurásico Superior-Cretácico Inferior; 5 Fm. Manacas, Paleógeno; 6

Ubicación geográfica y geológi- ca El área de estudio se localiza en los residuos mineros de la mina inactiva Matahambre, noroeste de la provincia de Pinar del Río, Cuba (Fig. 1). Pertenece al municipio Mi- nas de Matahambre, situado a 46 km de la capital provincial, Pinar del Río (Pérez-Vázquez et al.,

2015).

Durante más de 75 años este depó- sito ha estado en explotación con-

tinua a partir de la calcopirita, mine-

132

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Residuos mineros y atenuación natural del impacto de la…

2a)
2a)
2b)
2b)

Figura 2. a). Residuos mineros, b) Siembra de hortalizas y otros vegetales en la presa de colas.

licos son cuarzo, clorita, siderita y calcita. No se ob- servan cambios analíticos en la mineralización del yacimiento hasta 1.450 metros de profundidad, don- de el contenido de pirita, y sobre todo el de pirrotina, aumenta considerablemente con la profundidad y ha- cia los flancos oeste y oeste noroeste del yacimiento

(Pérez-Vázquez y Martínez, 1994). posteriores análisis, se realizaron medidas de pará-

UNAM, concretamente en los siguientes laboratorios cuyas acreditaciones se explican a continuación:

Laboratorios de Análisis Físicos y Químicos del Ambiente (LAFQA) del Instituto de Geografía de la UNAM (Acreditación EMA: FRA-156-021/02), donde se procesaron inicialmente las muestras para sus

metros generales (pH, CE, preparación, cuarteo, muestras compuestas, etc.). Activation Laboratories de Canadá (Certificado

rejo, 1994). Los residuos mineros más antiguos, se (ISO/IEC) 17025 (ISO/IEC) 17025, incluyendo ISO

9001 e ISO 9002 con especificación CAN-P-1758 y CAN-P-1579) donde se realizaron los análisis quími-

da con turba: Actualmente, esta zona está siendo cul- cos de todas las muestras Para determinar la con-

centración total de los EPT, las muestras homogeni-

les (Fig. 2b) zadas se molieron en mortero de ágata y fueron dige-

Se realizó el muestreo de suelo en los depósitos de re- ridas con HNO concentrado en horno de microondas. siduos abandonados de la presa de Colas y las Los análisis de concentración total se realizaron me-

aguas que drenan de la misma (Fig. 3a y b). Se reco- gieron 19 muestras que fueron agrupadas en 11 com- puestas (M1 a M6 y M15 a M19), en función de los da-

tos preliminares de pH, conductividad, tipo, color y residuos se determinaron las concentraciones solu-

bles de As y Cd, mediante Espectrometría de Masas Inductivamente Acoplada a Plasma (ICP-MS) y me- diante Espectrometría de Emisión Óptica Inductiva- mente Acoplada a Plasma (ICP-OES) para Pb, Cu, Zn y Fe, ya que este último método posee un límite de

te homogenizadas y cuarteadas. Las muestras líqui- detección más alto para las muestras con mayores

das tomadas en el campo se guardaron en cámaras de refrigeración. De acuerdo a la metodología referi- da en NOM-141-SEMARNAT, 2003 se siguieron los

siguientes pasos: realizaron los análisis mineralógicos por DRX (Difrac-

1. Preparación de suspensiones de los residuos con

rio de Microscopía Electrónica de la Facultad de Quí-

lación 1:20 mica de la UNAM, donde se realizaron los análisis mi-

2. Agitación durante 18,0 horas ± 0,25 neralógicos por Microscopia Electrónica de Barrido

3. Separación de la fase sólida del extracto median-

te la centrifugación y filtración con membrana de 0,45 μm Posteriormente, se determinaron los pará metros ge- nerales en todas las muestras. Para la determinación del pH se utilizó un potenciómetro BECKMAN mode- lo Φ 720. La CE se determinó con un conductímetro

CORNING 441. zan por tener tonalidades amarillas, rojizas y marro-

ción de Rayos X) de las muestras sólidas. Laborato-

agua en equilibrio con CO (pH = 5,5 ± 0,2) en una re-

concentraciones. Laboratorio de Difracción y Fluorescencia de Rayos X de la Facultad de Geología de la UNAM, donde se

tivada para la obtención de hortaliza y otros vegeta-

cubrieron con una capa de arena de 20 cm de espe- sor y sobre esta se depositó capa vegetal enriqueci-

El resto de los minerales, seleniuros, arseniuros, telu- ruros y sulfoarseniuros, se encuentran dispersos en- tre los granos de calcopirita (Perez-Vazquez y Melga-

diante Espectroscopia de Masas Inductivamente Aco- plada a Plasma (ICP-MS). En las muestras liquidas procedentes del drenaje de

ubicación de las mismas en el área. Además, se reco- gieron 8 muestras en un talud de los residuos (M7 a M14 Fig. 3c). Las muestras sólidas fueron secadas a temperatura ambiente, posteriormente disgregadas, tamizadas con malla de 2 mm de diámetro y finalmen-

2

con Espectroscopia de Energía Dispersa (MEB- EDS) de las muestras sólidas.

Análisis y discusión de los resultados obtenidos Las muestras sólidas de los residuos mineros de Ma- tahambre se pueden dividir en dos grupos: oxidadas y no oxidadas. Las muestras oxidadas se caracteri-

Los análisis químicos y mineralógicos se han realiza- do tanto en laboratorios externos como propios de la

nes (Fig. 4a y b) y las partes que todavía no han sido oxidadas tiene coloración gris.

R. Pérez,F. Romero, L. Núñez

a) b) c) d)
a)
b)
c)
d)

Figura 3. a). Mapa de ubicación de muestras, los puntos rojos son los sitios donde se tomaron las muestras sólidas, b) foto de los residuos mineros, c) talud y d) siembra de hortalizas y otros vegetales en la presa de Colas. Las áreas encerradas en rojo, representan aquellas en las que se hicieron las muestras sólidas compuestas. En blanco, se localiza la colecta liquida de drenaje procedente de los residuos (L5 tomada a 200 metros, fuera de imagen). Las líneas en negro indican un acercamiento del lugar (Fuente: Google Earth y fotos de los autores).

Los parámetros preliminares de- terminados en las muestras sóli- das tomadas varían desde pH áci- dos (3,66) a cercano a neutros (6,02), en los residuos más anti- guos ya oxidados, los que se pue- den identificar muy bien por su co- loración rojiza, y pH básicos (ma- yor de 7), en los residuos más re- cientes no oxidados (Tabla I). Con el objetivo de estudiar el com- portamiento de los metales en las partes profundas de los residuos sólidos y comprender los procesos

de movilización, retención y neu- contramos una costra endurecida 1990; Lin, 1997; Johnson, et al.,

tar (3,67) el pH (Blowes et al.,

te media del perfil (M10 y M11), en-

ha sido oxidada (Tabla II). En la par- didad donde comienza a aumen-

gar. En estas capas superiores no hay presencia de pirita ya que ésta

de oxidación que están teniendo lu- ra inglesa como hardpan, están

cuarzo y minerales secundarios formados a partir de los procesos

nerales primarios estables como al., 2011; Coetzee et al., 2013;

rior del perfil (M8), encontramos mi- primarios oxidados (Navarro, et

En las muestras de la parte supe-

libre procedente de sulfuros de Fe

persa (MEB) (Tabla II). matita, que se forma a partir del Fe

muestras del talud mediante Di- fracción de Rayos X (DXR) y Espectroscopia de Energía Dis-

a partir de la unión de Fe y catio- nes liberados por la alteración de los aluminosilicatos (Na , K ) y he-

+

3+

+

Johnson, 2014). Estas costras de hierro denominadas en la literatu-

formadas fundamentalmente por goethita y aparecen a una profun-

tralización que tienen lugar en los mismos, se realizó la caracteriza- ción mineralógica en cuatro de las

formada a partir de la precipitación de minerales secundarios de hie- rro: goethita, jarosita, que se forma

2000; Holmstrom et al., 2001; Ljungberg y Ohlander, 2001; McGregor y Blowes, 2002; Rome-

Residuos mineros y atenuación natural del impacto de la…

a)
a)
b)
b)

Figura 4. Tonalidades de los residuos mineros, a) amarillas y b) rojizas, y marrón.

Tabla I. Parámetros generales de los residuos mineros sólidos.

I. Parámetros generales de los residuos mineros sólidos. Tabla II. Resultados mineralógicos mediante a Difracción

Tabla II. Resultados mineralógicos mediante a Difracción de Rayos X.

Resultados mineralógicos mediante a Difracción de Rayos X. minerales primarios como la pirita, original del yaci-

minerales primarios como la pirita, original del yaci- miento, que no ha sido oxidada totalmente. Se reali- zaron análisis de la costra de hierro cementada (M 10) mediante MEB para estudiar el comportamiento de los minerales que se forman en ella y comprobar si existe retención de metales en los minerales secun-

En las zonas profundas de los residuos (M13) el sumi- darios y se localizaron minerales secundarios de Fe,

nistro de oxígeno y agua son muy bajos. Por lo tanto, los procesos de oxidación son menores y aparecen

ro et al., 2007). Estos precipitados de Fe tienen una al- ta capacidad de adsorción y coprecipitación de As, Cu y Zn (Lin, 1997, Romero et al., 2007, Romero et al., 2010) por lo tanto, pueden retener metales pro- porcionando un mecanismo natural de atenuación de EPT (Fig. 5 y 6).

que retienen Cu (Fig. 5 y 6). Los residuos mineros de Matahambre no poseen con-

R. Pérez,F. Romero, L. Núñez

R. Pérez,F. Romero, L. Núñez Figura 5. Identificación, en base a microanálisis por MEB-EDS, de procesos
R. Pérez,F. Romero, L. Núñez Figura 5. Identificación, en base a microanálisis por MEB-EDS, de procesos

Figura 5. Identificación, en base a microanálisis por MEB-EDS, de procesos de retención de Cu en minerales secundarios de Fe (1).

de retención de Cu en minerales secundarios de Fe (1). Figura 6. Identificación, en base a
de retención de Cu en minerales secundarios de Fe (1). Figura 6. Identificación, en base a

Figura 6. Identificación, en base a microanálisis por MEB-EDS, de (KFe (SO ) (OH) ) jarosita (9) que retiene Cu.

3

4

2

6

centraciones excesivamente altas res concentraciones de metales et al. 2010; Romero et al., 2010;

posee. Por lo tanto, esta “costra du- Navarro et al., 2011; Coetzee et

ra” juega un papel muy importante en la retención de metales como el Cu, Pb y As. Se forma debido a la

dias (Tabla III). presencia de carbonato cálcico

Las altas concentraciones de Cu, muy posiblemente proveniente de tante en la retención de Cu. Las

corresponden con la mineralogía

del yacimiento (Pérez-Vázquez y calizas de la parte superior del a drenaje de los residuos recogidas

Martínez, 1994, Pérez-Vázquez y Melgarejo, 1998). Los resultados de las muestras tomadas en el per- fil de los residuos se muestran en

De las muestras tomadas a lo lar- go del arroyo (Am 2-Am 5) situado en la base de los residuos, única- mente en la primera muestra (Am 2) el pH es ácido y el Cu aparece en concentraciones altas. Pero a medida que aumenta la distancia a los residuos, las concentraciones de EPT van disminuyendo (muy significativamente para el Cu) y el pH se va neutralizando. Esto de- muestra un proceso de atenuación natural, lo cual se observa también en el yacimiento Santa Lucía muy cercano a Matahambre (Romero

tre 3,84 y 5,10 y no se observan natural de acumulación de meta- et al., 2010), y una mínima afecta-

la tabla IV. y ausencia de oxígeno y agua.

Estas condiciones inhiben la oxi- dación de sulfuros e incrementan el pH hasta valores cercanos al neutro, lo que provoca la precipita-

la meteorización de los lentes de

muestras liquidas procedentes del

al., 2013; Johnson, 2014). Por lo tanto, las capas cementadas de Fe en los residuos de Mataham- bre, juegan un papel muy impor-

de metales (WHO, 2008; Gromet et al., 1984), sólo el Cu aparece en altas concentraciones, el As y Zn aparecen en concentraciones me-

Formación San Cayetano, las de- más formaciones carbonatas de la región o la calcita y siderita que se

a lo largo del arroyo poseen con- centraciones relativamente bajas de EPT y valores de pH neutros

3+

encuentran en el yacimiento, Fe (Tabla V). 14x10

-4

Las muestras del talud se dividen en tres zonas: una zona superior (M7-M9), donde el oxígeno y el agua oxidan a los sulfuros residua- les, creando condiciones ácidas (pH de 3,76 en promedio); una zo- na intermedia (M10 y M11), corres- pondiente a la costra dura com- puesta por precipitados de Fe, (Ta-

ción de Fe

3+

, que da lugar a goethi-

ta, jarosita y hematita, entre otros

minerales de Fe, con trazas de Cu, Zn y Fe. La precipitación de estos minerales de Fe en la matriz poro-

bla II) donde el pH se encuentra en- sa forma un cemento que modifica

tre 3,67 y 4,75 y se observan las concentraciones más altas de Cu, Pb y As y una zona inferior (M12- M13), donde el pH se mantiene en-

la permeabilidad de la matriz, ha- ciéndola impermeable y por lo tan- to, restringe la difusión del oxígeno y agua y actúa como una barrera

procesos de oxidación. l e s ( B l o w e s e t a l . , 1 9 9 7 ;

La capa intermedia es la que mayo- Holmstrom, et al., 2001; Gaikwad, can que en los residuos mineros

ción ambiental. Los resultados indi-

136

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Residuos mineros y atenuación natural del impacto de la…

Tabla III. Resultados de las concentraciones totales (mg/kg, excepto para Fe) de EPT, en los residuos mineros de Matahambre.

para Fe) de EPT, en los residuos mineros de Matahambre. Tabla IV. Resultados de las concentraciones

Tabla IV. Resultados de las concentraciones totales (mg/kg, excepto para Fe) en suelos localizados en el talud de los residuos mineros.

en suelos localizados en el talud de los residuos mineros. Tabla V. Resultado de las concentraciones

Tabla V. Resultado de las concentraciones (mg/L) de EPT solubles disueltos a lo largo del arroyo que drena desde el depósito de residuos.

largo del arroyo que drena desde el depósito de residuos. M/E = Muestras/Elementos; LD = Límite

M/E = Muestras/Elementos; LD = Límite de detección; D/m = Distancia desde los residuos en metros; SR = Sobre los residuos.

de Matahambre, la afectación al medio ambiente es mínima. La utilización de dicha presa de Colas como un sitio de cultivo de hortalizas y otros vegetales, lue- go de aislarla con una capa de arena, otra capa vege- tal con turba, ayuda considerablemente a aislar los depósitos que contienen minerales residuos del pro- ceso de beneficio del yacimiento Matahambre. Esto podría ser una solución alternativa de mitigación pa- ra otros sitios mineros donde la presa de Colas o ja-

les se encuentran a la intemperie. medio ambiente circundante. Esto podría ser una so-

lución alternativa y más económica para otros sitios

Conclusiones mineros similares donde la presa de cola o jales se

Finalmente como resultado del trabajo se puede con- cluir que en el yacimiento Matahambre no existe afec-

tación, por parte de los residuos mineros al medio am-

biente, debido a las condiciones en que se encuentra Reconocimientos

encuentran a la intemperie y genera gran cantidad de drenaje ácido de mina.

la presa de colas y la atenuación natural de los EPT. De igual forma la utilización de la presa de colas para cultivo de hortalizas y otros vegetales, después de ha- ber sido aislada con una capa de arena y otra capa ve- getal con turba, ayuda considerablemente a aislar los depósitos que contienen residuos del proceso de be- neficio mineral del yacimiento Matahambre, de esta forma se ha evitado la generación de drenaje ácido de mina, la movilización de los EPT y la afectación al

GEOMINAS, diciembre 2015

137

R. Pérez,F. Romero, L. Núñez

de la Federación, 14 enero de 2004. México.

proaches for Securing Mine Pérez-Vázquez, G. G.; Estevez-

Cruz, E.; Romero-Espinosa, M. S. (2015). Análisis de Fry en el es-

doi:10.3390/min4020279. tudio de la génesis del distrito me-

talogénico Santa Lucía Mata- hambre. Minería y Geología, 31 (2), pp. 34-47. Pérez-Vázquez R. G., Martínez, M. (1994). Estudio mineralógico de los cuerpos cupríferos de las es- tructuras metalíferas 44 y 63 en los niveles más profundos del ya- cimiento Matahambre. Informe Geológico. Archivo Empresa Mi-

Lin, Z.( 1997). Mobilization and reten- tion of heavy metals in mill- tailings from Garpenberg sulfide

mines, Sweden. Science of the To- nera de Occidente. Minas de Ma- Pinar del Río, Cuba. tal Environment, 198, pp. 13–31. tahambre. Pinar del Río. Cuba.

58 pp. Pérez-Vázquez, R. G. y Melgarejo, J. C.( 1998). El yacimiento Mata- hambre (Pinar del Río, Cuba): es- tructura y mineralogía. Acta Geo- lógica Hispánica, 33 (1 – 4), pp. 133 – 152. Romero, F. M., Armienta, M. A., Gon- zález-Hernández, G. (2007). The solid-phase control on the mobil-

ity of potentially toxic elements in an abandoned lead/zinc mine tail- ings impoundment, Taxco, México. Applied Geochemistry, 22, pp. 109–127. Romero, F. M., Prol-Ledesma, R. M., Canet, C., Núñez Álvarez, L., Pérez-Vázquez, R. (2010). Acid drainage at the inactive Santa Lu- cia mine, western Cuba: Natural attenuation of arsenic, barium and lead, and geochemical be- havior of rare earth elements. Ap- plied Geochemistry, 25, pp.

Macingova, E., Luptakova, A.( 2012).

Blowes, D. W., Reardon, E. J., Jambor, J. L., Cherry, J. A. (1990).

Referencias

co y apoyado por el departamento de Geología de la Universidad de

Johnson, D. B.( 2014). Recent Devel-

Los autores desean agradecer es-

pecialmente al personal de los

di- opments in Microbiological Ap-

Wastes and for Recovering Met- als. Minerals 4, pp. 279-292;

Johnson, R. H., Blowes, D. W., Rob- ertson, W. D.(2000). The hydrogeochemistry of the Nickel Rim mine tailings impoundment, Sudbury, Ontario. Journal of Con- taminant Hydrology, 41, pp. 49-

80.

versos Institutos y Laboratorios de

la UNAM que realizaron los análi-

sis. A mi hijo el Ing. Daniel

Pérez

Altabás quien me acompañó mu-

chas veces en los trabajos de cam- po, fue mi sostén y soportó los ata- ques de oleadas de mosquitos en

las noches. Esta investigación

fue

financiado principalmente por el proyecto IN118709 y CONACYT-

SEMARNAT-2004-01-350,

Méxi-

Ljungberg, J. Ohlander, B.( 2001). The geochemicals dynamics of oxidizing mine tailings at Laver, northern, Sweden. Journal Geo- chemistry Exploration, 74, pp. 57-

72.

Recovery of metals from acid mine drainage. Chemical engi-

neering transactions, 28, pp. 109

– 114. DOI: 10.3203/CTE

1228019

McGregor, R. G., Blowes, D. W. (2002). The pHysical, chemical and mineralogical properties of three cemented layers within sul- fide-bearing mine tailings. Jour- nal Geochemistry Exploration, 76, pp. 195-207 Michalková, E., Schwarz, M., Pulišová, P., Máša, B., Sudovský, P. (2013). Metals recovery from acid mine drainage and possibili- ties for their utilization. Polony journal of environment studies, 22

Mukhopadhyay, S., Mukherjee, R. (2013). Environmental effect of acid mine drainage on pond eco- system at Asansol coalfield area,

The formation and potential

im-

portance of cemented layers in in-

active sulfide mine tailings.

Geo-

chimica et Cosmochimica Acta, 55, pp. 965 – 978.

Coetzee, H., Kotoane, M., Atanaso- va, M., Roelofse, F. (2013). Inter- actions between dolomite and acid mine drainage in the Witwaterand-Result of field and

laboratory studies and

implica-

tions for natural attenuation in the

west rand goldfield. Reliable

Mine

Water. Golden CO; USA. Wolkersdorfer, Brown and

Figueroa (Editors). 307-312 pp. Gaikwad, R. W.; Sapkal, V. S.; Sapkal, R. S.( 2010). Ion ex-

change system design for

re-

moval of heavy metals from acid

Acta

Montanistica Slovaca, 15 (4), pp. 298 – 304. Gaikwad, R. W.; Sapkal, V. S.;

mine

drainage: a water pollution issue

in mining industry. International

engineering

technology, 2 (4), pp. 2578 – 262 Gromet, L. P., Dymek, R.F., Haskin, L. A., Korotev, R. L.( 1984). The 'North American Shale Compos-

mine drainage wastewater.

Sapkal, R. S.( 2011). Acid

journal of advanced

ite: its compilation, major

trace element characteristics. Geochimica et Cosmochimica

Acta, 48, pp. 2469–2482.

J.,

Carlsson, E., Petrov, P., Ohlander, B.( 2001). Geochemi- cal investigations of sulfide- bearing tailings at Kristineberg, northern Sweden, a few years af-

ter remediation. Science of the To-

tal

and

Holmstrom,

H.,

Salmon,

U.

Environment, 273, pp.

111–133.

716–727

(4), pp. 1111 - 1118 Taylor, J. R. Global heavy metal pol-

lution (AMD / ARD) impacts. 1st In- ternational Acid and Metalliferous Drainage Workshop in China – Beijing [en línea] [ref. de 1 de Diciembre 2014]. Disponible en:

c

o

tent/uploads/2012/03/Global_he

a

v

y

_

m

e

t

a

l

_

p

o

l

l

t i o n _ A M D _ A R D _ i m p a c t s - A M D _ W o r k s h o p _ C h i n a -

2012.pdf

Burdwan district, West Bengal. In- ternational Journal of Environ- mental Sciences, 3 (6), pp. 2186 -

http://earthsystems.com.au/wp-

n-

2198.

u-

Singh, R. N. (2011). Assessment of natural attenuation of acid mine drainage pollutants in El Bierzo

and Odiel basins: A case study. WHO (World Health Organization)

(2008). Guidelines for Drinking- Water Quality: Incorporating 1st and 2nd Addenda, vol. 1. Recom- mendations, third edition (WEB version), Geneva. ISBN 978 92 4 154761 1.

Navarro Torres, V. F., Aduvire, O.,

Journal of Mining and Environ- ment, 2 (2), pp. 78-85. NOM-141-SEMARNAT (2003). Nor- ma Oficial Mexicana que estable- ce el procedimiento para caracte- rizar jales, preparación del sitio, proyecto, construcción, opera- ción y pos-operación de presas de jales. Tomado de Diario Oficial

Revisión Microbiología del petróleo Petroleum microbiology Microbiologia do petróleo 1 Pedro J. López Guaimacuto

Revisión

Microbiología del petróleo

Petroleum microbiology

Microbiologia do petróleo

1

Pedro J. López Guaimacuto José Luis Fuentes

2

Recibido: 22-9-15; Aprobado: 3-11-15

Resumen El petróleo es una mezcla compleja

de hidrocarburos y otros compues- of hydrocarbons and other or- de hidrocarbonetos e outros com- tos orgánicos, incluyendo algunos ganic compounds, including postos orgânicos, incluindo alguns organometálicos. Desde temprano some organometallic constitu- organometálicos. Desde cedo os hi- los hidrocarburos se reconocieron ents. Early the hydrocarbons drocarbonetos reconheceram-se co- como sustratos que soportaban el were recognized as substrates mo substratos que suportavam o

crecimiento microbiano. La biode- supporting microbial growth. The crescimento microbiano. A biode-

gradación de los hidrocarburos por los microorganismos puede ser be-

neficiosa

rango de estudios han tratado so- b i o d e g r a d a t i o n , de estudos têm tratado sobre a bio-

bre la biodegradación, biotransfor- b i o t r a n s f o r m a t i o n a n d degradação, biotransformação e bio- mación y biosaneamiento de los hi- bioremediation of petroleum hy- saneamiento dos hidrocarbonetos drocarburos del petróleo. Métodos drocarbons. Culture-based meth- do petróleo. Métodos baseados no basados en el cultivo e indepen- ods and culture-independent cultivo e independentes dele estão dientes de él están siendo desarro- methods are being developed sendo desenvolvidos e postos em llados y puestos en práctica para and implemented to improve our prática para melhorar o entendimen- mejorar el entendimiento de las co- understanding of the microbial to das comunidades microbianas en- munidades microbianas involucra- communities involved in these volvidas nestes processos. Os estu- das en estos procesos. Los estu- processes. Microbial studies dos microbiológicos têm mostrado a

the presence of a presença de uma ampla faixa de bac-

la presencia de un amplio rango de wide range of fermentative bacte- térias fermentadoras, redutoras de

bacterias fermentadoras, reducto- r i a , s u l f a t e r e d u c e r s , sulfato, acetogênicas, metanogêni-

dios microbiológicos han mostrado

Abstract

Resumo

Petroleum is a complex mixture O petróleo é uma mistura complexa

microbial degradation can be use- gradação dos hidrocarbonetos pe-

ful or pernicious. A wide range of los microrganismos pode ser benéfi-

s t u d i e s h a v e t r i e d w i t h ca

ou prejudicial. Uma ampla faixa

o perjudicial. Un amplio

have shown

ras de sulfato, acetogénicas, meta-

nogénicas, reductoras de nitrato y trate reducers and sulfur oxidiz- de enxofre em jazidas petrolíferas e

oxidadoras de azufre en yacimien-

tos petrolíferos y biotopos asocia- ated biotopes worldwide.Current do. A atual investigação aplicada na

dos en todo el mundo. La actual in- applied research on petroleum mi- microbiologia do petróleo inclui os

vestigación aplicada en la microbio-

logía del petróleo incluye los estu- crobial diversity, biodegradation, biodegradação, biosaneamiento, tra-

dios de la diversidad microbiana, bioremediation, wastes treat- tamento de resíduos, recuperação

biodegradación, biosaneamiento, ment, microbial enhanced oil re- de petróleo melhorada microbiologi- tratamiento de residuos, recupera- covery, desulfurization, and camente, a desulfuração, e a desni-

trogenação. Esta revisão trata sobre

ción de petróleo mejorada micro- biológicamente, la desulfuración, y

la desnitrogenación. Esta revisión Keywords: Bioremediation, hy- Palavras-chave: Biodegradação de

trata sobre estos aspectos. drocarbons biodegradation, mi-

Palabras clave: Biodegradación

de hidrocarburos, biosaneamiento, troleum bio-refining, petroleum logia do petróleo, recuperação mi- bio-refinación del petróleo, micro- microbiology. crobiana do petróleo.

biología del petróleo, recuperación microbiana del petróleo.

acetogenics, methanogenics, ni- cas, redutoras de nitrato e oxidantes

ing from oil reservoirs and associ- biotopos associados em todo mun-

crobiology encompasses the mi- estudos da diversidade microbiana,

denitrogenation. This review

deals with these aspects. estes aspectos.

crobial enhanced oil recovery, pe-

hidrocarbonetos, biosaneamiento, bio-refinação do petróleo, microbio-

1

Biol°,

MBiol.

Centro

Regional

de

Investigaciones

Ambientales

de

la

Universidad

pedro.lopez@ne.udo.edu.ve

2 Biol°, MSc. CRIA-UDO. e-mail: jose.fuentes@ne.udo.edu.ve

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

de

Oriente

(CRIA-UDO).

e-mail:

139

P. López, J. Fuentes

creciente a la biotecnología mi-

El petróleo es una mezcla alta- gicas en la diversidad de yaci- crobiana (Bachmann et al., mente compleja, que contiene mientos, y biotopos asociados 2014).

centenares de miles de hidrocar- buros (saturados, aromáticos y compuestos orgánicos polares)

y constituyentes organometáli-

nidades ecofisiológicamente di-

Introducción Las investigaciones microbioló-

(suelos y aguas), han revelado Voordouw (2011), indicó que la

la presencia y actividad de comu- conversión de petróleo a meta-

no, la inyección de nitrato para re- mover el sulfuro o prevenir su for- mación, la prevención de la co-

versas que incluyen metanóge- nas (Kryachko et al., 2012), hete-

cos principalmente de vanadio y níquel. Su composición y propie- dades físicas varían entre los ya-

cimientos (Van Hamme et al., termofílicos aeróbicos y anaeró- rada microbiólogicamente son

2003; Erdogan y Karaca, 2011). bicos (Orphan et al., 2000), sul- las biotecnologías microbianas

Desde el comienzo de la produc-

fato-reductoras (Nilsen et al., relevantes en la producción de

rótrofas aeróbicas (Lópes- rrosión inducida por microorga- Oliveira et al., 2012), anaerobios nismos y la recuperación mejo-

ción comercial del petróleo, los 1996; Agrawal et al., 2010), re- petróleo. La biodesulfurización,

ingenieros y científicos involu- ductoras de nitrato (Feng et al., remoción de metales, elimina-

crados han enfrentado los pro- blemas causados por la presen- cia y actividades de los microor-

joramiento son procesos en la re-

ganismos. Se reconoció a las lado que nuestro entendimiento finación del petróleo, que pue-

bacterias reductoras de sulfato como las responsables de la pro- ducción de sulfuro de hidrógeno,

reducción de la calidad del pro- munidades microbianas involu- saremos algunos aspectos rele-

ducto, corrosión y amenazas al ambiente y la salud de los traba- jadores. Se discutió y estudió so-

pleta. La falta de conocimiento

bre si las bacterias eran indíge- en la microbiología del petróleo

nas o introducidas al ambiente puede conducir a consecuen- Diversidad de microorganis-

de los yacimientos Magot et al., (2000), Youssef et al., (2009), in- dicaron que determinar si un mi-

ción. Por el contrario, un conoci-

croorganismo es autóctono (in- miento adecuado puede usarse leculares, Nazina et al. (2002),

dígena) o alóctono (extraño o para mejorar la productividad y aislaron e identificaron bacterias

transitorio) en un yacimiento es esencial antes de que puedan hacerse conclusiones en aten- ción a su papel en el ecosistema. La contaminación durante el muestreo es altamente probable

debido a las numerosas fuentes peración secundaria tales como lero en China. Métodos molecu-

potenciales tales como el agua la inyección de agua o gas ayu- lares señalaron la presencia de

una bacteria oxidadora de azu-

de inyección. dan a incrementar la productivi-

La biodegradación del petróleo dad, mientras que los procesos fre identificada como Thiomi-

de hidrodesulfuración, hidrotra-

subsuperficiales es un importan-

te proceso de alteración con no-

tamiento y eliminación de sal; re-

en los yacimientos y depósitos

la eficiencia de la recuperación. aeróbicas saprófitas de los géne-

cias perjudiciales tales como co-

cradas con la industria del petró-

Youssef et al. (2009), han seña-

-

2011) y oxidadoras de azufre (Ko- ción de compuestos nitrogena- dama y Watanabe, 2004). dos y la biotransformación o me-

-

de la diversidad filogenética, ca- pacidades metabólicas, papeles

den desarrollarse usando tecno- logías microbianas (Bachman et

ecológicos, y dinámica de las co- al., 2014). En este trabajo revi-

vantes sobre los impactos y apli-

leo está muy lejos de ser com- caciones de los microorganis-

mos en la industria del petróleo.

mos en los yacimientos petro-

rrosión, obstrucción y acidifica- leros

Una cantidad significativa del pe- tróleo en los yacimientos es irre- cuperable o difícil/costoso de ex- traer mediante métodos conven- cionales. Los métodos de recu-

Usando técnicas de cultivo y mo-

ros Bacillus, Brevibacillus, Rho- dococcus, Dietzia, Kocuria, Gor- donia, Cellulomonas, Clavibac- ter, Pseudomonas y Acinetobac- ter, de aguas de un campo petro-

.

crospira denitrificans y capaz de crecer en hidrocarburos (Koda- m a y Wa t a n a b e , 2 0 0 3 ) .

tables consecuencias económi- purezas inorgánicas. El aumen- Archaeae metanogénicas inclu-

to en la demanda junto con las yendo Methanosaeata concili

fueron aisladas de un acuífero

cada vez más exigentes normas

cas (Aitken et al., 2004). Muy es- trechamente asociado a la bio-

degradación está la capacidad ambientales ha forzado a la in- contaminado con petróleo y se de las comunidades o poblacio- dustria a mejorar la recupera- evidenció que los metanógenos

nes microbianas de remover sus- ción del petróleo así como tam- aceticlásticos y de CO están in- tancias de los ambientes para lle- bién a reducir el contenido de volucrados en el paso terminal

azufre, metales y nitrógeno a ni-

var a cabo su metabolismo y cre-

cimiento, base del proceso de re- veles de partes por millón. En la

cuperación ambiental denomi- búsqueda de soluciones econó- 2005). Yamane et al.(2008),

nado biosaneamiento (Zeyau- micas y ambientalmente favora- usando métodos moleculares

analizaron la diversidad de las

llah et al., 2009). bles, se ha dado una atención

en la biodegradación de hidro- carburos (Kleikemper et al.,

mueven la

mayor parte de las im-

2

140

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Microbiología del petróleo

comunidades microbianas de petróleo crudo de alcanos saturados e insaturados, monoaromáti-

varios orígenes (Oriente Medio, Japón y China) y determinaron diferencias muy notables entre ellas, por ejemplo, Acinetobacter, Propionibacte- rium y Sphingobium en las de Oriente Medio, Pe-

trotoga y clostridios termófilos en las de China y 2003). Muchos factores ambientales influyen so-

clostridios termófilos en las de Japón. Dos méto- dos moleculares se usaron para estudiar la diver- sidad filogenética del agua de producción de cam- po petrolero en Alaska, encontrándose que del do-

minio Bacteria había al menos 14 linajes al nivel geno disuelto son también factores limitantes

de Phyllum incluyendo Firmicutes y del dominio (Brooijmans et al., 2009).

Archaeae, la mayoría eran metanógenos aceto- Jahangeer y Kumar (2013), indicaron que la de-

clásticos, sugiriéndose que el acetato pudo ser un metabolito intermediario clave en la cadena trófi-

ca anaeróbica subsuperficial (Pham et al., 2009). les enzimas, para la activación y el ataque intrace- Métodos basados en cultivo y moleculares de- lular. Vías periféricas de degradación convierten a

mostraron la presencia de bacterias reductoras de nitrato de los órdenes Rhodocydales y Bukhol- deriales en aguas de producción de yacimientos

(Feng et al., 2011). Se aislaron usando métodos tesis de la biomasa celular ocurre a partir de los

de cultivo microorganismos metanógenos (57 %), reductoras de nitrato (27 %), acetogénicas (9 %), sulfato-reductoras (6 %) y fermentadoras de glu- cosa (1 %) de muestras de un lodo anaeróbico du-

rante el tratamiento de aguas de producción pe- capacidad de algunas bacterias para metabolizar

troleras venezolanas (Cajacuri et al., 2013). Guan et al., (2013), mediante técnicas moleculares de- mostraron la presencia de bacterias sulfato-

reductoras en aguas de producción de 4 yaci- bicamente como sustratos por varias especies de

mientos, e indicaron que la distribución de Desul-

fotomaculum estuvo correlacionada con la tempe- rrico, sulfato-reductoras y por las reductoras de

ratura, profundidad, y la concentración de aceta-

to, propionato y sulfato; mientras que Desulfomi- metanógenas (Heider et al., 1999). crobium, Desulfobacter y Desulfobulbus lo estu- Vargas et al. (1996), aislaron microorganismos

vieron con el azufre y la salinidad. Albokari et al. que mostraron la capacidad de degradar hidrocar- (2015), señalaron que mediante una técnica mole- buros aromáticos policiclicos de muestras de sedi-

cular basada en PCR, se encontró la presencia de

especies de Bacillus, Clostridium y Gammapro- sulfato-reductoras oxidaron anaeróbicamente xile-

teobacteria en muestras de un petróleo pesado de

Arabia Saudita, mientras que en una de lodo se en- ca fuente de carbono (Harms et al., 1999). Tres di-

contraron Alfaproteobacteria, Betaproteobacte- ferentes “consorcios” microbianos tuvieron la ca-

pacidad de degradar y remover un 60, 48, y 34%

bacteria. Usando la técnica de espectrometría de de la fracción saturada de un petróleo crudo (Vi-

ñas et al., 2002). Al-Awadhi et al. (2007), aislaron cepas bacterianas alcalifilicas y halofilicas que tu- vieron la capacidad de crecer usando un amplio

cillus safensis, B. cereus y B. thuringiensis. rango de alcanos y compuestos aromáticos como única fuente de carbono. Comunidades bacteria- Biodegradación de hidrocarburos nas aisladas de suelos de la Patagonia mostraron

la capacidad de degradar hidrocarburos alifáticos, diesel, kerosén y aceite lubricante, pero no las

ductos, instalaciones abandonadas, perforación y fracciones aromáticas, polares ni los destilados

de gasolina (Acuña et al., 2010). La adición de hojarasca como agente estructuran- te, permitió mejorar las tasas de biodegradación de hidrocarburos totales de petróleo en dos tipos de suelos, con tasas de 32,6 y 45,0 %, respectiva-

de los hidrocarburos naturales, especialmente los

La contaminación petrolera resulta de filtraciones de tanques, derrame durante el transporte de pro-

ria, Gammaproteobacteria, Clostridia y Sphingo-

cos y los hidrocarburos aromáticos policiclicos (HAP) de bajo peso molecular. Los HAP de alto pe-

so molecular, las resinas y los asfaltenos son más recalcitrantes a la biodegradación (Ward et al.,

-

bre la degradación microbiana de los hidrocarbu- ros, las bajas concentraciones de fósforo y nitró- geno pueden limitar el crecimiento de los microor- ganismos. La temperatura, pH, salinidad, y el oxí-

gradación aeróbica es más rápida y completa, con las oxigenasas y peroxidasas como las principa-

los contaminantes orgánicos paso a paso en inter- mediarios del metabolismo central, como por ejemplo el de los ácidos tricarboxílicos. La biosín-

metabolitos precursores centrales, por ejemplo acetil Co-A, succinato y piruvato. La degradación de los hidrocarburos del petróleo pueden ser me- diado por sistemas enzimáticos específicos. La

hidrocarburos en ausencia de oxígeno libre se re- conoció a finales de los 80. Varios alcanos, alquil- bencenos e incluso alquenos son usados anaeró-

bacterias denitrificantes, reductoras de hierro fé-

protón, estas últimas en asociación sintrófica con

,

mento. Cultivos de enriquecimiento de bacterias

nos y alquilbencenos con petróleo crudo como úni-

masas MALDI-TOF, Angolini et al. (2015), identifi- caron unas cepas de bacterias aeróbicas aisladas de un yacimiento profundo como las especies Ba-

reactivación de pozos, y varios procesos indus- triales durante las operaciones rutinarias (Geetha et al., 2013). Los microorganismos tienen la capa- cidad de degradar la mayoría de los componentes

GEOMINAS, diciembre 2015

141

P. López, J. Fuentes

al estimular el crecimiento de los

“consorcio” mixto de 15 cepas biodegradación se aplican dos microorganismos degradadores

con la adición de nutrientes. Cer-

de los hidrocarburos alifáticos; consiste en la adición de nu- queira et al, (2014), demostra-

trientes en la forma de fertilizan- tes inorgánicos, y la bioaumen-

liaromática en suelos contami- tación que se basa en la intro- de nutrientes favoreció la biode- nados (Malik y Ahmed, 2012). ducción de microorganismos gradación de hidrocarburos de

La adición de cultivos de los gé- neros bacterianos Micrococcus, Bacillus y Pseudomonas, mos- tró que fueron capaces de utili- zar los hidrocarburos de un acei- te lubricante en un suelo conta-

Sedimentos marinos contami- cuperación y mejoramiento nados con hidrocarburos aro- del petróleo

La refinación del petróleo se ba-

minado como fuente de carbo- bioreactores aireados mostra- sa en el uso de procesos tales

ron una reducción del 95 % en el

positiva entre el crecimiento bac- contenido de fenantreno, ace-

nafteno y pireno a los 14 días de tratamiento (Launen et al.,

2013). Al-Jawhari (2014), estu- 2002). Una cepa de Sphingo- costos energéticos y contamina-

dio la degradación de hidrocar- buros de petróleo por 4 especies de hongos y determinó que Aspergillus niger degradó el 95

% de los hidrocarburos en 28 efectiva en el biosaneamiento productos. Una de sus aplica-

días, mientras que un cultivo mix- tanto en fase sólida como en sus- ciones más prometedoras es la

to de A niger y A. fumigatus de-

gradó un 90 %. Una cepa de Hussein et al. (2012), evaluaron bajo un amplio rango de condi-

la eficacia de 20 consorcios bac- terianos en el biosaneamiento

de suelos y aguas contamina- lectividad, menores costos ener-

dos con hidrocarburos de petró-

7 días de crecimiento (Vinothini leo e indicaron tasas de remo- generación de subproductos in-

et al., 2015). ción del 85 % en suelos contami- nados y del 70 % en aguas mari-

Biosaneamiento de ambien-

tes contaminados con petró- las asociaciones mantenían su peración asistida microbiológi-

eficacia por extensos períodos

de tiempo. chos, y el biosaneamiento de

ambientes contaminados. Las aplicaciones potenciales inclu- yen la biodesulfuración de com- bustibles, la eliminación de ni- trógeno, la eliminación de meta- les y la transformación de petró- leos pesados en petróleos más

nas; demostraron además que

géticos, bajas emisiones y la no

pensión (Colombo et al., 2011). biocatálisis, que puede operar

no, y se mostró una correlación

máticos policiclicos tratados en

con capacidad conocida de bio-

técnicas: la bioestimulación que

bacterianas degradó el 94,64 %

ra incrementar la eficiencia de la

mente (García et al., 2012). Un

93,75 % de los aromáticos y has- ta un 55,35 % de la fracción po-

ron que la aplicación de asocia- ciones microbianas y la adición

petróleo de un lodo petrolizado.

degradación (Cerqueira et al., 2014). Procesos microbianos para re-

como la destilación y la catálisis química que operan bajo condi- ciones de alta temperatura y pre- sión, lo que se traduce en altos

ción ambiental. La biotecnología se refiere al uso de organismos vivos o algunos de sus compo- nentes para elaborar o modificar

teriano (densidad óptica) y el pH (Paramanik y Rajalakshmi,

bium chlorophenolicum, aislada de suelos agrícolas contamina- dos con hidrocarburos aromáti- cos policiclicos y metales, fue

.

Pseudomonas putida y una de Bacillus cereus degradaron el 65 y 40 %, respectivamente, de los hidrocarburos de petróleo en

ciones, incluyendo temperatura y presión ambiente, con alta se-

deseables. En el campo de la in- dustria petrolera, la biotecnolo- gía se ha aplicado para la recu-

camente, el tratamiento de dese-

leo El biosaneamiento, como técni- ca emergente, es una importan- te aplicación de la biotecnología ambiental. Se le define como cualquier tratamiento basado en

El landfarming es una forma de biosaneamiento que consiste en un tratamiento de una fase sóli- da en la cual el material contami-

el uso de sistemas biológicos pa- nado (suelo, lodo, sedimento)

es tratado con las técnicas con- vencionales de un suelo cultiva-

ra la restauración o saneamien- to de suelos, aguas subterrá-

neas y aire, contaminados con do, facilitando que las comuni- livianos (Borgne y Quintero,

xenobióticos o sustancias bio-

degradables; logrando la elimi-

nación,

caron el landfarming a un suelo

aplicando las capacidades meta- petrolizado y obtuvieron tasas

de remoción de hidrocarburos que oscilaron entre 4 a 15 g/kg de suelo seco. Liu et al. (2010), indicaron que el landfarming re-

rar los procesos naturales de bio- movió el 58,2 % de los hidrocar-

mación de tales compuestos,

2001). Genouw et al. (1994), apli- múnmente hasta 2/3 del petró-

2003; Bachmann et al., 2014). Brown (2010), indicó que co-

dades microbianas degraden a los contaminantes (Picado et al.,

atenuación o transfor-

leo permanece en los yacimien- tos después de la producción pri- maria y secundaria y que la recu- peración de petróleo asistida mi- crobiológicamente (RPAM) es uno de los métodos terciarios propuestos para incrementar la recuperación. Los mecanismos

bólicas de microorganismos y al- gunas plantas, junto con el sumi- nistro de nutrientes adicionales (fósforo y nitrógeno) para acele-

degradación (Barrios, 2011). Pa- buros en un suelo contaminado

142

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Microbiología del petróleo

claves propuestos en la RPAM son: 1) la modifica- ción de la porosidad y permeabilidad, 2) la altera- ción del grado de humidificación, 3) la solubiliza- ción del petróleo, 4) la emulsificación, 5) la altera- ción de las fuerzas interfaciales, 6) la disminución de la movilidad del petróleo y 7) la alteración de las vías metabólicas microbianas por el bicarbo-

nato de sodio (Lazar et al., 2007). terminaron tasas de remoción del 80 y 90 % del

Trebbau et al. (1995), mediante el uso de bacte- rias anaeróbicas termofílicas nativas y su aplica-

ción en la recuperación de petróleo asistida por mi- de bacterias sulfato-reductoras. Bajo condiciones

croorganismos (RPAM), se logró un aumento del 10 % en la recuperación y se disminuyó hasta en un 30 % la tensión superficial en campos petrole-

ros de Venezuela. Li et al. (2002), aplicaron la diesel hidrodesulfurizado (Bandyopadhyay et al., RPAM en campos petroleros de China usando cul- 2013).

tivos de la bacteria Pseudomonas aeruginosa y determinaron que se pudo mejorar la producción en un 11,2 % ,reducir la presión de inyección en un 40,1 % y reducir la viscosidad del petróleo en un 38,5 %. La RPAM con la simultánea inyección de nutrientes, mejoró significativamente la recu- peración de petróleo en yacimientos de alta tem- peratura y salinidad (Jinfeng et al., 2005). Se ais- laron 4 cepas de Pseudomonas aeruginosa pro- ductoras de biosurfactante con las que se logró

minados con petróleo, la cepa mostró la capaci- dad de usar la quinolina como fuente de nitrógeno

mejorar en un 15 % la recuperación a 90

un 10 % a 70

(Bordoloi y Konwar, 2008). Suthar et al. (2008), de- pero no como fuente de carbono, y removió un

68% de la quinolina de petróleo de esquistos en un periodo de 16 horas. Dos cepas recombinan- tes de Escherichia coli removieron el 83 y 70 % del carbazol disuelto en combustible diesel en 6 ho- ras; y una de Pseudomonas putida removió el 30 % del carbazol disuelto en 1-metilnaftaleno en 24 horas de crecimiento (Riddle et al., 2003). Los petróleos típicamente contienen cantidades traza de metales, con el vanadio y níquel como los más comunes, usualmente en una forma soluble en el petróleo por lo que en los procesos conven- cionales de refinación se concentran en la frac- ción residual. Los efectos perjudiciales de los me- tales incluyen contaminación del producto y libe- ración del metal en forma de óxidos, envenena- miento y formación de adherencias en los catali- zadores, y corrosión de los equipos (Ali y Abbas,

alta salinidad. 2006). Mogollón et al. (1998), determinaron que el

La remoción del azufre de los combustibles diesel y gasolinas se ha convertido en un serio problema debido a las crecientes exigencias ambientales y al alto contenido en azufre de muchos petróleos crudos (Song, 2003). Izumi et al. (1994), aislaron de muestras de suelos una cepa de Rhodococcus erythropolis que fue capaz de degradar al diben- zotiofeno, reduciendo en 2 días de cultivo el con-

tenido de 0,125 a 0 mM de dibenzotiofeno. Una re- las de arenas petrolizadas (Madhavi et al., 2012).

ducción del 92 % en el contenido de azufre, de Tecnologías emergentes ofrecen el potencial de

remover metales pesados de petróleos y combus-

669 a 56 ppm, se logró usando una cepa de Rho-

azufre en petróleos pesados mejicanos y con alto contenido de vanadio (311 mg/l), usando cultivos

dococcus sp., que tuvo la capacidad de degradar dibenzotiofeno (Grossman et al., 2001), indicán- dose que para la viabilidad comercial este hallaz- go debe superar a las tecnologías químicas con- vencionales en las tasas de conversión, costo y estabilidad de los biocatalizadores y la economía del proceso como un todo. Aragon et al. (2005), de-

de laboratorio se demostró que una cepa de Rho- dococcus sp. produjo biosurfactantes y redujo en un 95 % el contenido de azufre de un combustible

El nitrógeno es un contaminante del petróleo que contribuye a la lluvia ácida, promueve la corrosión y degrada a los catalizadores (Borgne y Quintero, 2003). En el petróleo se le encuentra en dos for- mas: moléculas “no básicas” que incluyen pirro- les, índoles y derivados alquil mixtos del carbazol y moléculas “básicas” que son mayormente deri- vados de la piridina y quinolina (Bachmann et al., 2014). Kilbane et al. (2000), aislaron una cepa de Pseudomonas ayucida de suelos y aguas conta-

o C y en

o C bajo condiciones de laboratorio

mostraron que un emulsificante producido por una cepa de la bacteria Bacillus licheniformis pro- dujo un incremento del 43,3 % en la recuperación de petróleo en un experimento de simulación. Usando una cepa de Rhodococcus ruber aislada de aguas de formación con capacidad de biode- gradar hidrocarburos y producir surfactantes, se obtuvieron eficiencias en la recuperación que osci- laron entre 8,88 a 25,78 %, y se indicó que los posi- bles mecanismos involucrados incluyeron la de- gradación de hidrocarburos, la mejora en la movi- lidad del petróleo, la alteración en el grado de hu- medecimiento y la obstrucción selectiva (Zhen et al., 2012). Jang et al. (2015), determinaron que el biopolímero xantano a una concentración de 3 % (p/v) fue un agente eficaz en la recuperación de petróleo pesado bajo condiciones de laboratorio y

tratamiento con la enzima cloro-peroxidasa remo- vió el 53 y el 27 % de los metales pesados, (níquel y vanadio, repectivamente) de fracciones de pe- troporfirinas y asfaltenos de un petróleo crudo rico en metales pesados. Una cepa de la microalga Pa- rachlorella kessleri, removió cromo, manganeso, cobalto y níquel en porcentajes de 13,41; 99,93; 42,15 y 49,97 %, respectivamente, del agua de pi-

GEOMINAS, diciembre 2015

143

P. López, J. Fuentes

tibles, tal como lo indica la inves- tigación de Konne y Okpara (2014), quienes lograron tasas

de remoción del níquel de 56 93 %, usando nanopartículas

hierro

y

magnéticas de óxido de

sintetizadas con el biopolímero

almidón como agente estabili- zante.

Referencias dustry: An overview. Int.

Acuña, A., G. Pucci, M. J. Morales

y O. Pucci ( 2010). Biodegrada-

ción de petróleo y sus deriva- dos por la comunidad bacteria- na en un suelo de la Patagonia Argentina. Rev. Soc. Ven. Microbiol. 30:29-36. Agrawal, A., K. Vanbroekhoven and B. Lal (2010). Diversity of

Biodegr.

Biodeterioration

86:225-237.

B a n d y o p a d h y a y , S . , R . Chowdhury, C. Bhattacharjee y

S. Pan ( 2013). Simultaneous

production of biosurfactant and USLD (ultra low sulfur diesel) using Rhodococcus sp. in a

chemostat. Fuel. 113:107-112.

culturable sulfidogenic bacte- Barrios San Martin, Y. (2011).

ria in two oil-water separation

tanks in the north-eastern oil

fields of

Conclusiones Las aplicaciones de la microbio-

logía del petróleo están bien de- sarrolladas en lo relativo a la bio- degradación de hidrocarburos, el biosaneamiento de ambientes contaminados y el tratamiento de efluentes. Sin embargo, los procesos de biorefinación como la biodesulfurización, remoción de metales, y la eliminación de compuestos nitrogenados, es- tán en las etapas de investiga- ción y desarrollo. En algunos ca-

sus-

tituir a los procesos físico-

químicos

convencionales, y en

otros, suplementarlos.

En la actualidad la biodesulfura-

avan-

ces de la biorefinación, pero aún

sin

ción es el campo con más

sos, la biotecnología puede

Bioremediation: a tool for the management of oil pollution in marine ecosystems. Biotecnol. Aplicada. 28:69-76. Bordoloi, N. K., y B. K. Konwar (2008). Microbial surfactant- enhanced mineral oil recovery under laboratory conditions.

India. Anaerobe. 2010.

16:12-18.

Aitken, C. M., D. M. Jones and S. R. Larter (2004). Anaerobic hy- drocarbon biodegradation in deep subsurface oil reservoirs.

Al-Awadhi, H., R. H. D. Sulaiman, H. M. Mahmoud y S. S. Rad-

and

h y d r o c a r b o n -

utilizing bacteria from kuwaiti

Gulf.

Appl. Microbiol. Biotechnol.

Al-Jawhari, I. F. H. (2014). Ability

s o i l

biodegradation of petroleum hy- drocarbon. J. Appl. Environ. Microbiol. 2:46-52.

o f

s o m e

f u n g i

i n

Albokari,

M.,

I.

Mashhour,

M.

Nature. 431:291-294. Colloids and Surfaces B:

wan

(2007).

h a l o p h i l i c

Alkaliphilic

coasts

of

the Arabian

77:183-186.

Biointerfaces. 63:73-82.

Borgne, S. L., y R. Quintero (2003). Biotechnological pro-

cesses for the refining of petro- l e u m . F u e l P r o c e s s i n g Technol. 81:155-169. Brooijmans, R. J., M. I. Pastink y

S i e z e n

( 2 0 0 9 ) .

Hyrdocarbon-degrading bacte-

ria: the oil-spill clean-up crew. Microbial Biotechnol. 2:587-

R .

J .

594.

Brown, L. R.(2010). Microbial en- hanced oil recovery. Curr. Opi- nion Microbiol. 13:316-320. Cajacuri, M. P., N. Rincón, I. Arau- jo, E. Behling, G. Colina y J. Ma- rín (2013). Diversidad micro-

biológica del lodo anaerobio du- rante el tratamiento de aguas de producción petroleras vene- zolanas. Ing. Inv. Tecnol.

XIV:325-334.

aplicaciones a escala comer-

cial. La biorefinación debe ser capaz

de ajustarse con los procesos co- of microbial communities in

rriente arriba, conducir a la for- heavy crude oil from Saudi Ara-

mación de sub-productos con va- lor agregado, evitar la formación de subproductos tóxicos y per-

cé-

lulas o biocatalizadores y el pro-

ducto.

El éxito de la biorefinación de-

au-

mentar la actividad biocatalítica

(tasa y rango de sustratos) y la estabilidad bajo las condiciones

encontradas en la industria de la

refinación de petróleo usando

trategias de ingeniería genética.

Tecnologías emergentes como las nanoparticulas tienen el po- tencial de dar soluciones a algu- nos de los factores limitantes en

de

el desarrollo de los procesos biorefinación.

penderá de la capacidad de

mitir la fácil separación de las

bia. Ann. Microbiol. 65:95-104. Ali, M. F., y S. Abbas ( 2006). A re- view of methods for the demetallization of residual fuel oils. Fuel Processing Technol.

Alsheri, C. Boothman y M. Al- Enezi (2015) .Characterization

87:573-584. Cerqueira, V. S., M. do Carmo R.

Peralba, F. A. O. Camargo y F.

M. Bento (2014). Comparison

of bioremediation strategies for soil impacted with petrochemi-

c a l

B i o d

o r a t i o n

o i l y

e

s l u d g e .

r i

I n t .

t e

J. Biodegradation. 95:338-345.

Braz. Chem. Soc. 26:513-520. Colombo, M., L. Cavalca, S.

Desulfurization

of

Bernarsconi

(2011).

polyaromatic hydrocarbon con- taminated soils by native

a w i t h

d

n

Andreoni

of

y

V.

Bioremediation

r

o

f

l

o

r

a

m b i o a u g m e n t a t i o n

Sphingobium chlophenolicum strain C3R: A feasibility study in

solid and slurry-phase micro-

i

c

Angolini, C. F., E. J. Pilau, P. F. Lo- pes-Oliveira, I. N. García, F. C. Gozzo, V. M. de Oliveira y A. J. Marsaioli (2015). Classification and identification of petroleum microorganisms by MALDI-

TOF mass spectrometry.

es-

Aragon, P. E., J. Romero, P. Ne- grete y V. K. Sharma (2005).

mexican

heavy oil by sulfate-reducing bacteria. J. Environ. Sci. Health. 40:553-558. Bachmann, R. T., A. C. Johnson and R. G. Edyvean (2014) Bio- technology in the petroleum in-

Microbiología del petróleo

cosms. Int. Biodet. Biodegradation. 65:191-197. 48:265-271.

Kilbane II, J. J., R. Ranganathan, L. Cleveland, K. J.

polluted soil. Asian J. Biotechnol. 3:206-213. Kayser, C. Ribiero y M. M. Linhares (2000). Se-

Erdogan, E., y A. Karaca. Bioremediation of crude oil

Feng, W., J. Liu, J. Gu and B. Mu (2011). Nitrate- reducing community in production water of three oil reservoirs and their response to different car- bon sources revealed by nitrate-reductase en- coding gene (napA). Int. Biodet. Biodegr.

lective removal of nitrogen from quinolone and pe- troleum by Pseudomonas ayucida IGTN9m. Appl. Environ. Microbiol. 66:688-693. Kleikemper, J., S. A. Pombo, M. H. Schroth, W. V. Sigler, M. Pesaro and J. Zeyer (2005). Activity

65:1081-1086. and diversity of methanogens in a petroleum hy-

drocarbon-contaminated aquifer. Appl. Environ.

gradación de un crudo mediano en suelos de dife- Microbiol. 71:149-158.

rente textura con y sin agente estructurante. Kodama, Y., y K. Watanabe (2003).Isolation and

c h a r a c t e r i z a t i o n o f a s u l f u r - o x i d i z i n g chemolithotrophic growing on crude oil under an- aerobic conditions. Appl. Environ. Microbiol.

69:107-112.

sites. APCBEE Procedia. 1:237-241. Kodama, Y., y K. Watanabe (2004). Sulfuricurvum

kujiense gen. nov., sp. nov., a facultatively anaer- obic, chemolithotrophic, sulfur-oxidizing bacte- rium isolated from an underground crude-oil stor-

the Ghent harbour. Biodegradation. 5:37-46. age cavity. Int. J. System. Evol. Microbiol.

García, M. G., C. Infante y L. López (2012). Biode-

Bioagro. 24:93-102. Geetha, S. J., S. J. Joshi and S. Kathrotiya (2013). Isolation and characterization of hydrocarbon de- grading bacterial isolate from oil contaminated

Genouw, G., F. de Naeyer, P. van Meenen, H. van de Werf, W. de Nijs y W. Verstraete (1994). Degrada- tion of oil sludge by landfarming - A case study at

Grossman, M. J., M. K. Lee, R. C. Prince, V. Minak- Bernero, G. N. George y I. J. Pickering (2001).

54:2297-2300.

Konne, J. L., y K. Okpara (201). Remediation of

nickel from crude oil obtained from Bomu Oil Field using cassava waste water starch stabilized mag- netic nanoparticles. Energy and Environ. Res.

D e e p d e s u l f u r i z a t i o n o f e x t e n s i v e l y hydrodesulfurized middle distillate oil by Rhodococcus sp. strain ECRD-1. Appl. Environ.

Microbiol. 67:1949-1952. 4:25-31.

Guan, J., L. Xia, L. Wang, J. Liu, J. Gu y B. Mu ( Kryachko, Y., X. Dong, C. W. Sensen y G. Voordouw

2013). Diversity and distribution of sulfate- reducing bacteria in four petroleum reservoirs de- tected by using 16S rRNA and dsrAB genes. Int.

Biodet. Biodegrad. 76:58-66. Launen, L. A., V. H. Buggs, M. E. Eastep, R. C.

(2012). Compositions of microbial communities associated with oil and water in a mesothermic oil field. A. van Leeuwenhoek. 101:493-506.

Harms, G., K. Zengler, R. Rabus, F. Aeckesberg, D. Minz, R. Rosselló-Mora y F. Widdel (1999). An- aerobic metabolism of o-xylene, m-xylene, and homologous alkylbenzenes by new types of sul- fate-reducing bacteria. Appl. Environ. Microbiol.

Heider, J., A. M. Spormann, H. R. Beller y F. Widdel. Anaerobic bacterial metabolism of hydrocarbons.

Hussein, E. I., F. A. Al-Horani y H. I. Malkawi (2011). Bioremediation capabilities of oil-degrading bac- terial consortia isolated from oil-contaminated

Enriquez, J. W. Leonard, M. J. Blaylock, J. Huang y M. M. Häggblom (2002). Bioremediation of polyaromatic hydrocarbon-contaminated sedi- ments in aereated bioslurry reactors. Bioreme- diation J. 6:125-141. Lazar, I., I. G. Petrisor y T. F. Yen (2007). Microbial en- hanced oil recovery (MEOR). Petroleum Sci. Technol. 25:1353-1366.

FEMS Microbiol. Rev. 22:459-473. Li, Q., C. Kang, H. Wang, C. Liu y C. Zhang (2002).

Application of microbial enhanced oil recovery technique to Daqing Oilfield. Biochem. Eng. J.

65:999-1004.

11:197-199.

sites at the Gulf of Aqaba (Jordan). Biotechnol. Liu, W., Y. Luo, Y. Teng, Z. Li y L. Q. Ma (2010). 11:189-198. Bioremediation of oily sludge-contaminated soil

by stimulating indigenous microbes. Environ. Ge- ochem. Health. 32:23-29. Lopes-Oliveira, P. F., S. P. Vasconcellos, C. F. Angoli-

D-1. Appl. Environ. Microbiol. 60:223-226. ni, G. F. da Cruz, A. J. Marsaioli, E. V. Santos N.,

and V. M. Oliveira (2012). Taxonomic diversity and biodegradation potential of bacteria isolated

taminants. Int. J. Eng. Techn. Res. 1:34-37 from oil reservoirs of an offshore southern brazil-

ian basin. J. Petroleum Environ. Biotechnol. 3:1-

Izumi, Y., T. Ohshiro, H. Ogino, Y. Hine y M. Shimao ( 1 9 9 4 ) . S e l e c t i v e d e s u l f u r i z a t i o n o f dibenzothiophene by Rhodococcus erythropolis

Jahangeer y V. Kumar (2013). An overview on micro- bial degradation of petroleum hydrocarbon con-

Jang, H. Y., K. Zhang, B. H. Chon y H. J. Choi (2015). Enhanced oil recovery performance and viscosity characteristics of polysaccharide xanthan gum

Jinfeng, L., M. Lijun, M. Bozhong, L. Rulin, N. Fangtian y Z. Jiaxi (2005). The field pilot of micro- bial enhanced oil recovery in a high temperature petroleum reservoir. J. Petroleum Sci. Eng.

14.

Madhavi, H., A. C. Ulrich y Y. Liu (2012). Metal re-

solution. J. Industrial Eng. Chem. 21:741-745. moval from oil sands tailings pond water by indig-

enous micro-alga. Chemosphere. 89:350-354. Magot, M., B. Ollivier y B. K. C. Patel (2000). Micro- biology of petroleum reservoirs. A. van Leeuwenhoek. 77:103-116.

P. López, J. Fuentes

Malik, Z. A., y S. Ahmed (2012). 1588. Voordouw, G. (2011). Production-

related petroleum

ogy: Progress and prospects. Curr. Opinion Biotechnol.

22:401-405.

microbiol-

Degradation of petroleum hy- drocarbons by oil field isolated

bacterial consortium. Afr. J. Bio- c o m b i n a n t c a r b a z o l e -

technol. 11:650-658. degrading strains for en-

Riddle, R. R., P. R. Gibbs, R. C. Wil- son y M. J. Benedik (2003). Re-

Mogollón, L., R. Rodríguez, W. La- rrota, C. Ortiz y R. Torres (1998). Biocatalytic removal of nickel and vanadium from p e t r o p o r p h y r i n s a n d asphaltenes. Appl. Biochem.

Nazina, T. N., A. A. Grigor'yan, Y. Xue, D. S. Sokolova, E. V. Novi- kova, T. P. Tourova, A. B. Polta- raus, S. S. Belyaev and M. V. Ivanov (2002). Phylogenetic di- versity of aerobic saprophytic bacteria isolated from the Daqing oil field. Microbiol.

71:91-97.

hanced petroleum processing. Ward, O., A. Singh y J. Van

J. Ind. Microbiol. Biotechnol.

30:6-12. biodegradation of petroleum

hydrocarbon waste. J. Ind. Microbiol. Biotechnol. 30:260-

270.

Hamme (2003). Accelerated

Song, C. (2003). An overview of new approaches to deep desulfurization for ultra-clean

Biotechnol. 70:765-777. gasoline, diesel fuel and jet

fuel. Catalysis Today. 86:211-

Yamane, K., H. Maki, T. Nakaya- ma, T. Nakajima, N. Nomura, H. Uchiyama y M. Kitaoka (2008). Diversity and similarity of microbial communities in pe- troleum crude oils produced in Asia. Biosci. Biotechnol. Biochem. 72:2831-2839. Youssef, N., M S. Elshahed and M. J. Mcinerney (2009). Microbial processes in oilfields: Culprits, problems and opportunities. In:

Advances in Applied Microbiol- ogy. Vol 66. Chapter 6. Elsevier Inc. 141-251. Zeyaullah, M., M. Atif, B. Islam, A.

263.

Suthar, H., K. Hingurao, A. Desai y A. Nerurkar (2008). Evaluation of bioemulsifier mediated Mi- crobial Enhanced Oil Recovery using sand pack column. J. Mi- crobiological Methods. 75:225-

230.

Nilsen, R. K., J. Beeder, T. Trebbau, G., B. Fernández y A.

Thorstenson and T. Torsvik ( 1 9 9 6 ) . D i s t r i b u t i o n o f thermophilic marine sulfate re- ducers in North Sea oil fields waters and oil reservoirs. Appl. Environ. Microbiol. 62:1793-

1798.

Orphan, V. J., J. T. Taylor, D. Hafenbradi and E. F. Delong (2000). Culture-dependent and culture-independent char- acterization of microbial as- semblages associated with high-temperature petroleum reservoirs. Appl. Environ.

Paramanik, D., y G. Rajalakshmi (2013). Biodegradation of pe-

Van Hamme, J. D., A. Singh y O. P. Ward (2003). Recent ad-

Microbiol. 66:700-711. vances in petroleum microbiol-

ogy. Microbiol. Molecular Biol. Rev. 67:503-549.

troleum hydrocarbons in soil us- Vargas, M. C., N. E. Ramírez, S.

M. Rueda y F. N. Sánchez (1996). Isolation of microor- ganisms with capability to de- grade polycyclic aromatic hy-

3:173-178.

ing a microbial consortium. Int. J. Plant Animal Environ. Sci.

Pham, V. D., L. L. Hnatow, S. Zhang, R. D. Fallon, S. C. Jack- son, J. Tomb, E. F. DeLong y S. J. Keeler (2009). Characteriz- ing microbial diversity in pro- duction water from an Alaskan mesothermic petroleum reser- voir with two independent mo- lecular methods. Environ. Mi-

drocarbons (PAH's). Ciencia, Tecnología y Futuro. 1:45-53. Viñas, M., M. Grifoll, J. Sabaté y A.

( 2 0 0 2 ) .

M .

Biodegradation of a crude oil by three microbial consortia of different origins and metabolic capabilities. J. Ind. Microbiol.

S o l a r e s

Marín (1995) Anaerobic thermophilic bacteria isolated from a venezuelan oil field and its potential use in microbial im- proved oil recovery. The Fifth

International Conference on Mi- S. Abdelkafe, P. Sultan, M. A.

crobial Enhanced Oil Recovery and Related Biotechnology for Solving Environmental Prob- lems. 253-266. National Tech- nical Information Service. US Department of Commerce.

Springfield VA. 633 p. of a hydrocarbon-degrading

ElSaady and A. Ali (2009). Bioremediation: A tool for envi- ronmental cleaning. Afr. J. Microbiol. Res. 3:310-314. Zheng, C., L. Yu, L. Huang, J. Xiu y Z. Huang (2012). Investigation

strain, Rhodococcus ruber Z25, for the potential of micro- bial enhanced oil recovery. J. Petroleum Sci. Eng. 81:49-56.

crobiol. 11:176-187. Biotechnol. 28:252-260.

Picado, A., A. Nogueira, L. Baeta- Hall, E. Mendonca, M. de Fáti- ma Rodrigues, M. do Céu Sàá- gua, A. Martins y A. M. Ansel- mo (2001). Landfarming in a

Vinothini, C., S. Sudhakar y R. Ra-

v i

Biodegradation of petroleum and crude oil by Pseudomonas putida and Bacillus cereus. Int.

.

k u m a r

( 2 0

1

5

)

PAH-contaminated soil. J. Envi- J. Curr. Microbiol. Appl. Sci.

ron. Sci. Health. A36:1579- 4:318-329.

146

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Estabilización de taludes Estudio geotécnico de los taludes ubicados entre el sector El Portachuelo y

Estabilización de taludes

Estudio geotécnico de los taludes ubicados entre el sector El Portachuelo y La Chorrera, vía Jají, municipio Campo Elías, estado Mérida

Geotechnical study of the slops located between “El Portachuelo” and “La Chorrera” area, on the way to Jaji, “Campo Elias” municipality, Merida state

Estudo geotécnico dos taludes localizados entre o setor “El Portachuelo” e “La Chorrera”, via Jají, município “Campo Elías”, estado Mérida

Francisco Bongiorno Norly Belandria O'Neill Belandria Fidel Castillo Germán Molina

1

2

3

4

5

Recibido: 4-4-15; Aprobado: 7-11-15

Resumen

Abstract

Resumo

Este trabajo se ubica en los secto- This investigation is developed at Este trabalho localiza-se nos setores

res El Portachuelo y

vía hacia la población de Jají, muni-

cipio Campo Elías, estado Mérida y “Campo Elias” Municipality, “Campo Elías”, estado Mérida e pre- se pretende estudiar la estabilidad Merida State. The goal is to study tende-se estudar a estabilidade dos

de los taludes más vulnerables, a

partir de cuatro etapas principal- slops, based on four principal quatro etapas principalmente; busca

mente; búsqueda de información bi- bliográfica, etapa de campo, ensayo de laboratorio, análisis y resultados. Partiendo de ello se realizan las cla-

taludes mais vulneráveis, a partir de

“El Portachuelo” e “La Chorrera”, via para a população de Jají, município

La Chorrera, “ E l P o r t a c h u e l o ” a n d “ L a

Chorrera” area, on the way to Jaji,

the stability of the most vulnerable

stages; search of bibliographical

de informação bibliográfica, etapa de campo, ensaio de laboratório, análi- se e resultados. Partindo disso se re- alizam as classificações geomecâni- cas de solos (SUCS) e de maciços ro- chosos (GSI, RMR e SMR). Com o uso das projeções estereográficas e o mapa de densidade de polos, pode ser determinado o tipo de rompimen- to, para posteriormente, utilizando o

information, field study, laboratory trial, analysis and results. Based o n t h e r e s u l t s , t h e s o i l

the

los (SUCS) y de macizos rocosos rock mass (GSI, RMR and SMR) (GSI, RMR y SMR). Con el uso de classifications are made. The kind

las proyecciones estereográficas y

using

sificaciones geomecánicas de sue- geomechanics (SUCS) and

of break can be determinate

el mapa de densidad de polos, se stereographic projections and the puede determinar el tipo de rotura, pole density map, in order to ob-

para posteriormente, utilizando el método de equilibrio límite se obten-

equilibrium method. According to

drá el factor de seguridad. Según the results obtained, the

los resultados obtenidos los maci-

zos rocosos son de clase media a quiring occasional or systematic

mala, requieren tratamientos oca- treatment. By the other hand,

sionales o sistemáticos, en el caso soil slops are, for the most part,

de los taludes de suelos, en su ma- very stables. Nevertheless, if it

saturation

rar la saturación de agua tienden a

ser inestables. Para aumentar el fac- der to increase the safety

tain the safety factor by using

mass are from fair to poor class

limit método de equilíbrio limite se obterá

o fator de segurança. Segundo os re-

rock sultados obtidos os maciços rocho-

re- sos são de classe média a má, re-

querem tratamentos ocasionas ou

the sistemáticos, no caso dos taludes de

solos, em sua maioria são estáveis,

is mas ao considerar a saturação de

yoría son estables, pero al conside- consider

água tendem a ser instáveis. Para au-

they tend to be very unstable. In or-

mentar o fator de segurança nos talu-

factor in des de solos propõe-se principal-

sug- mente a canalização das diferentes

avariadas, semeia-a de vetiver e no caso dos maciços rochosos, a cria- ção de um sistema de ancoragem.

necessary to create a anchors sys- Palavras-chave: Estabilidade, fator tem.

vetiver, and with the rock mass is

their

water

tor de seguridad en los taludes de the soil slops, the principal

suelos se plantea principalmente la

canalización de las diferentes que- ferent gullies, the sowing of

bradas, la siembra de vetiver y en el caso de los macizos rocosos, la creación de un sistema de anclaje.

Palabras clave: Estabilidad, fac- Keywords: Geotechinical,

tor de seguridad, geología estructu- factor, stability, structural geology,

ral, geotecnia, vulnerabilidad. vulnerability.

safety

gestions are the scoring of the dif-

de segurança, geologia estrutural, geotécnica, vulnerabilidade.

1 IngºGeoº, Dr, Profesor Universidad de Los Andes (ULA), Grupo de Investigación en Geología Aplicada (GIGA), e-mail: frabon@ula.ve 2 IngºGeoº, MSc, Profesora ULA, GIGA, e-mail: nbelandria@ula.ve 3 IngºGeoº, ULA, e-mail: oneillbb@gmail.com 4 IngºGeoº, ULA, e-mail: fidelc_17@hotmail.com

5 IngºGeoº, Profesor ULA, GIGA, e-mail: gmolinab@ula.ve

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

147

F. Bongiorno, N. Belandria, O. Belandria, F. Castillo, G. Molina

Introducción La finalidad de esta investigación

La zona de estudio está ubicada al

noroeste del estado Mérida, entre sarios que serán utilizadas en las todos los trabajos previos realiza- el sector El Portachuelo y La Cho- clasificaciones de suelo (SUCS) y dos en la zona de estudio, mapas

geológicos, topográficos y fotogra-

de Romana, Hoek-Brown y Bie- fías aéreas donde se identificaron

niawski), para posteriormente de- una serie de estructuras geológi-

cas y rasgos geomorfológicos en

Los macizos se refieren a un me- que permitirá evaluar la estabilidad las fotografías aéreas de la misión

dio que se compone de bloques só-

lidos separados por discontinuida- En el caso de los macizos se pro- 1988 como se muestra en la figura

des, la caracterización de los maci-

zos en campo es una labor nece- parámetros geomecánicos de la ro- Se digitalizaron los mapas geoló- saria en todo estudio geológico y ca, en el laboratorio y con ayuda gicos del estado Mérida a escala

geotécnico, porque implica el cono- del programa RocLab, para poste-

riormente con los software Dips, determinar el estudio cinemático y el tipo de rotura (plana, en cuña, y

zález, L. (2007). La determinación en vuelco), a partir de los criterios

de todos los parámetros, tales co- mo mecanismos de fallas, diacla-

sas, foliación, estratificación y terminar el factor de seguridad, su rumbo, buzamiento y movi-

miento, para ello se aplicó la meto- dología de Compton, R (1985),

vo, y deben proporcionar las condi- a la vialidad y a la población que además de describir los macizos

ciones geológicas y geomecáni- cas de los macizos en su conjunto. A partir de estos resultados se apli- can las clasificaciones geomecáni- cas, que proporcionan información

sobre la calidad y resistencia del La zona de estudio se encuentra clerómetro aplicado perpendicu-

ubicada en el occidente del país, al

vos para su aplicación a diferentes noroeste del estado Mérida, en- roca en el afloramiento, orienta-

fines constructivos. Con el análisis contrándose a 34 kilómetros de la ción, espaciado, continuidad o per-

sistencia, rugosidad, abertura, re- lleno y filtrado de las discontinuida- des que afecten los macizos roco-

rotura se utilizan diferentes ecua- pio Campo Elías (Figura 1). Está sos (González et al., 2002) Todos

ciones que permiten calcular el fac-

tor de seguridad. Estos análisis per- tañas que se encuentran rodeadas

miten determinar los problemas por la Sierra Nevada y La Culata. propósito de clasificarlos geome-

cánicamente según Bieniawski

carretera Mérida- Jají, teniendo en (1976) en donde F1 y F2 identifi-

cavación o las fuerzas externas consideración que se puede reali- can las familias de discontinuida- que deben ser aplicadas para lo- zar la ruta tanto por el oeste, par- des presentes en el macizo roco- grar un factor requerido. Actual- tiendo de la localidad de Las Cru- so. mente el área de estudio está sien- ces, como por el este, por las po- La mayoría de estos parámetros

do sometida a la erosión y al siste- ma compresivo andino, que va en dirección SE-NO y en contraste a las orogénesis que afectaron a la región, han generado fallas, eleva- ciones, hundimientos. En este tra- bajo se pretende estudiar la estabi- lidad de los taludes más vulnera- bles, ubicados entre el sector El Portachuelo y La Chorrera, a partir

La vía de acceso es a través de la

conformada por una serie de mon-

estos parámetros fueron tabula- dos de a cuerdo a la figura 4, con el

macizo, así como datos cuantitati-

larmente a la superficie sana de la

otras discontinuidades, constituye la fase final del proceso descripti-

con el propósito de conocer las zo- nas de riesgos que podrían afectar

de rotura de Hoek y Brown y Mohr Coulomb, con ello se pretende de-

010480 correspondiente del año

por La Sierra Nevada y La Culata. terminar el factor de seguridad, lo

roca (clasificación geomecánica

es obtener todos los datos nece- En primera instancia se ubicaron

Metodología

rrera en el municipio Campo Elías, conformada por una serie de mon- tañas que se encuentran rodeados

en la zona.

grama obtener las propiedades y 3.

1:50.000, Ministerio de Obras Pú- blicas año 1981 y topográfico a es- cala 1:100.000, Cartografía Nacio- nal (1977), Mérida. En una etapa siguiente se reco- lectaron datos en campo que con- sistió en localizar las fallas, medir

cimiento de las propiedades y ca- racterísticas geomecánicas de esos materiales (Ferrer, M., y Gon-

transita en el área de interés. rocosos en relación al grado de me- teorización y alteración de la roca, Marco referencial resistencia de la matriz rocosa ge- nerada por el índice de campo arro- Ubicación del área de estudio jado por el martillo de Schmidt o es-

cinemático se determina el tipo de rotura que se produce en los maci- zos rocosos, dependiendo de esta

ciudad de Mérida y 1.781 m de alti- tud, entre los sectores El Porta- chuelo y La Chorrera en el munici-

que afectan la estabilidad, permi- tiendo definir la geometría de la ex-

blaciones Manzano Alto y Jají.

Geología local La geología de la zona está confor- mada por unidades litológicas y lito- démica, tal como se presenta en la figura 2, la primera se representa por la Formación Aguardiente, y la Formación La Quinta. Entre la uni- dad litodémica encontrada en el área de estudio se destaca La Aso- ciación Tostós.

fueron utilizados para clasificar geomecánicamente de acuerdo al método de Romana (1977) y para determinar el Índice de Resisten- cia Geológica GSI. Algunos taludes presentan ca- racterísticas para ser estudiados como un suelo, por ello se realiza- ron calicatas con dimensiones de 1,5 m x 1,5 m x 1,5 m como se muestra en la figura 5, con ello se recolectó entre 20 kg y 30 kg de ma- terial para ser estudiados en el la- boratorio.

de cuatro

etapas principalmente:

búsqueda

de información biblio-

gráfica, etapa de campo, ensayo de laboratorio, análisis y resulta-

dos.

148

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Estudio geotécnico de los taludes ubicados entre el sector…

geotécnico de los taludes ubicados entre el sector… Figura 1.Ubicación del área de estudio. e n

Figura 1.Ubicación del área de estudio.

en-

sayos de suelo, inicialmente se debe cuartear el sue-

lo para seleccionar la muestra más representativa

con la que se piensa trabajar ,tomándose

damente unos 5 kg de suelo que posteriormente son

llevadas al horno durante un tiempo estipulado de 24

ca-

da una de las calicatas realizadas anteriormente en

campo. El ensayo practicado de granulometría

mitió separar los diferentes tamaños de las partículas

del suelo, como gravas, arenas y finos utilizando dife-

de

humedad, peso específico de los sólidos (Gs), corte

directo, determinando así la cohesión y el ángulo de

fricción interna, límite de consistencia que

la resistencia que ofrece el suelo a cambiar su forma, índice plástico (IP), límite líquido, límite plástico y en-

determina

per-

horas. Este procedimiento se debe practicar para

aproxima-

La preparación de la muestra para casi todos los

rentes tamices por vía seca y húmeda, contenido

dos estos parámetros y los toma- dos en la etapa de campo, fueron tabulados como se muestra en la fi- gura 6. Los resultados obtenidos fueron procesados en programas compu- tacionales como el RocLab, el cual permite calcular parámetros del macizo rocoso como son el ángulo

e fricción interna y la cohesión teó-

rica de compresión uniaxial a partir de datos de campo. En la figura 7 se muestra la pantalla que arroja este programa al ser introducidos los datos. La particularidad de este programa es que también permite calcular el GSI (Índice de Resisten- cia Geológica),según (Hoek y Brown, 1997) (Sönmer et al., 2002) como se muestra en la figura 8. Otro programa computacional em- pleado es el DIPS que permite la realización y procesamiento de las proyecciones estereográficas en

las cuales se visualiza la ubicación de las discontinuidades, tipo de ro- tura (cuña, plana y en vuelco) y la ci- nemática estabilidad del macizo ro- coso. (Salcedo, 1978), (Figura 9),

a través de datos como dirección

del rumbo, ángulo de fricción inter- na, ángulo del talud, y buzamiento del talud. Este programa permite adicionalmente calcular y repre- sentar el valor promedio de la máxi- ma concentración de polos y dia- grama de rosetas, el cual permite representar las medidas de orien- tación de las diferentes familias de discontinuidades de forma cuanti- tativa, mediante su densidad o fre- cuencia. Complementariamente, el progra- ma Swedge es una herramienta de análisis para evaluar la estabilidad de las cuñas de superficie en las laderas rocosas, que se define por dos discontinuidades que presen- tan una intersección entre ambas. Para un análisis de- terminístico se calcula el factor de seguridad para una cuña de orientación conocida y, por último, para procesar los resultados obtenidos del suelo se apli- caron herramientas como el programa Slide basado en el equilibrio límite de estabilidad de taludes en 2D, sirve para la evaluación de la estabilidad de superfi- cies de falla circulares o no circulares en suelos o ma- cizos rocosos. Este programa se basa en el método de rebanadas verticales, permite calcular el factor de seguridad, lo que da una inferencia de la estabilidad en los taludes. La figura 10 muestra los resultados de taludes utilizando el programa Slide para un talud de composición de suelo.

sayo de peso unitario (Casteletti, 1997). Al obtener to-

GEOMINAS, diciembre 2015

149

F. Bongiorno, N. Belandria, O. Belandria, F. Castillo, G. Molina

N. Belandria, O. Belandria, F. Castillo, G. Molina Figura 2. Columna estratigráfica de la zona de

Figura 2. Columna estratigráfica de la zona de estudio.

Estudio geotécnico de los taludes ubicados entre el sector…

Figura 3.Interpetración de las fotografías aéreas, misión 010480.
Figura 3.Interpetración de las fotografías aéreas, misión 010480.
de las fotografías aéreas, misión 010480. Figura 4. Tabulador de datos obtenidos en la descripción de

Figura 4. Tabulador de datos obtenidos en la descripción de los macizos rocosos.

Resultados El desarrollo de la investigación el área de estudio se di- vidió en 6 zonas, en las cuales dos de ellas correspon- dían a macizos rocosos y las otras 4, a taludes consti- tuidos por suelo.

Taludes con macizos rocosos: Los parámetros nece- sarios para clasificar geomecánicamente mediante el

método de Bieniawski son reflejados en la tabla 1, don- de F con los subíndices numéricos indican las familias del las diaclasas, dando como resultado malo, para los

2 taludes de macizos rocosos. Con los mismos datos

obtenidos en la tabla 1 se calcularon el Índice de Resis-

tencia Geológica GSI y los resultados obtenidos están representados en la tabla 2, que indican un índice Me- dio para los 2 macizos rocosos. Empleando el progra-

ma Dips para investigar la estabilidad cinemática de los

2 taludes de macizo rocoso, se obtuvieron roturas por

cuña, pero adicionalmente para el macizo rocoso 2 se manifiesta rotura por vuelco. La figura 12 muestra la pro-

yección estereográfica de las familias F1 y F2 de dis- continuidades presentes en el macizo rocoso 1, nótese que se forma la cuña por la intersección de las 2 fami- lias, sin embargo, la misma no aflora en la cara libre del talud debido a que la línea del movimiento sigue la di- rección del rumbo del talud, por ello no presenta peligro de inestabilidad para el mismo, y no es necesario deter- minar el factor de seguridad. Analizando la estabilidad de las discontinuidades pre- sentes en el macizo rocoso 2, figura 13 de las 3 familias

GEOMINAS, diciembre 2015

151

F. Bongiorno, N. Belandria, O. Belandria, F. Castillo, G. Molina

N. Belandria, O. Belandria, F. Castillo, G. Molina Figura 5. Calicatas empleadas para la toma de

Figura 5. Calicatas empleadas para la toma de muestra de suelo.

5. Calicatas empleadas para la toma de muestra de suelo. Figura 6. Planilla empleada para tabular

Figura 6. Planilla empleada para tabular los resultados del talud formado por suelo.

de discontinuidades y la dirección del talud, se aprecia que la cuña formada, su dirección de movimiento, aflora en la cara del talud, generando inestabilidad al mismo que debe tomarse en cuenta al momento de hacerle mantenimiento preventivo en la vía que conduce a la po- blación de Jají. Adicionalmente, este talud del macizo rocoso 2 presen- ta otra inestabilidad por vuelco generada por la familia F1, ya que cumple las 3 teorías fundamentales que son:

el buzamiento de los planos de fracturación es contrario al del propio talud. El plano de falla tiene un rumbo aproximadamente paralelo (± 20°) con relación al plano del talud, y a su vez β > ϕ + (90-α), donde β es el ángulo de buzamiento de la cara del talud, ϕ es el ángulo de fricción interna y α es el ángulo de buzamiento del plano de rotura que viene a ser la discontinuidades de la fa-

de rotura que viene a ser la discontinuidades de la fa- Figura 7. Pantalla que muestra

Figura 7. Pantalla que muestra el programa RocLab.

152

GEOMINAS, Vol. 43, N° 68, diciembre 2015

Estudio geotécnico de los taludes ubicados entre el sector…

geotécnico de los taludes ubicados entre el sector… Figura 8. Pantalla que arroja el programa RocLab

Figura 8. Pantalla que arroja el programa RocLab para el cálculo de GSI.

que arroja el programa RocLab para el cálculo de GSI. Figura 9. Pantalla que arroja el

Figura 9. Pantalla que arroja el programa DIPS con resultados.