Sie sind auf Seite 1von 2

Despachos de diseño en México

!

Integrantes:

Bermúdez Mendoza Cecilia Castilla Rico Jennifer Morales Malanche Ana

03 de noviembre de 2015

 

1.

Situación política y económica de México durante las décadas de 1960 y 1970. Condiciones propicias para

la

creación de despachos de diseño.

A

partir de la década de 1960, los gobiernos mexicanos adoptaron un modelo económico denominado

“Sustitución de Importaciones” que consistía en fortalecer la industria mexicana y aumentar los impuestos arancelarios a productos extranjeros con el fin de que los productos que se consumieran fuesen producidos en México. Más aún, fue en esta época en la que se creó el sello “Hechos en México”, para distinguir los productos nacionales. Todas estas condiciones propiciaron el surgimiento del diseño gráfico comercial y los despachos de diseño en nuestro país (que además contaban con el antecedente de la gráfica creada para los Juegos Olímpicos de 1968). Así, surgió un gran número de empresas en México que necesitaban crear una identidad visual. Fue en esta época en la que las empresas mexicanas se percataron de que una identidad gráfica que reflejara lo que eran, que les diera cohesión y una imagen confiable ante la sociedad era de suma importancia para su éxito económico. Así, los empresarios se apoyaron primero en despachos de diseño extranjeros y, posteriormente, en los nacientes despachos, creados por jóvenes diseñadores que egresaban de la UNAM y la Universidad Iberoamericana.

2. Primeros despachos mexicanos

Desde un inicio, los despachos de diseño tuvieron una diferenciación muy clara de las agencias de publicidad, pues mientras éstas se ocupaban primordialmente de campañas en medios impresos y audiovisuales, los despachos de diseño se enfocaron en medios impresos diseñando imágenes corporativas e institucionales, empaques, carteles, folletos, etc. En el sector privado, las empresas mexicanas contrataban a los despachos establecidos para realizar diversas tareas, pero aún se prefería recurrir a despachos extranjeros (como el de Walter Landor) para asuntos que tenían que ver con los productos más importantes de la empresa. El sector público también se dio cuenta de los beneficios que el diseño gráfico traía consigo. El gobierno mexicano contrataba a los despachos básicamente para dos tareas: la creación y/o modificación de la imagen de una Secretaría de Estado, o para la realización de campañas informativas o políticas.

2.1 La creación del Design Center En 1968, en medio del gran entusiasmo con el que se había recibido la gráfica creada para los juegos olímpicos en México, surge, bajo la dirección de Juan Manuel Aceves y Francisco Teuscher, uno de los

primeros despachos de diseño de nuestro país: Design Center. El Design Center después se fragmentaría

en

otros despachos. Tras la salida de Aceves y la llegada de Gonzalo Tassier y Bruno Newman se convierte en

Grupo Zimat (1980), constituido por varias compañías de diversas áreas: diseño, comunicación, tipografía, computación, capacitación. El Design Center sigue siendo, bajo la dirección de Teuscher, hoy día, uno de los despachos de diseño mexicanos más importantes tanto a nivel nacional como mundial.

3.

Nuevos modelos económicos, nuevos campos para el diseño

Después del gobierno de José López Portillo (1976-1980) y de la crisis económica de 1982 desencadenada a raíz de la especulación generada por el boom petrolero, el país comenzó a transformarse en un Estado neoliberal. Se privatizó la banca, los aeropuertos, los ferrocarriles, Teléfonos de México y la televisión. Todos estos cambios implicaron la participación del diseño gráfico para apoyar la nueva identidad de esas instituciones a través de programas de imagen.

4. QUORUM

 

Ante el gran auge de los despachos de diseño en México, en 1985 de creó QUORUM, organización que representa e identifica a despachos de diseño como empresas que brindan calidad, ética, seriedad y otros valores en los trabajos de diseño que realizan. Desde 1992, QUORUM otorga el premio del mismo nombre a los mejores diseños realizados durante ese año; se trata del premio con mayor reconocimiento a nivel

nacional. Este premio ha reconocido a un gran número de profesionales del diseño que, a través de proyectos

de comunicación e innovación en diseño, contribuyen al crecimiento de la pequeña y mediana industria en el

país.

!

!

5. Despachos actuales

A partir de la década de 1980 en México aumentó el número de despachos de diseño, siendo creados nuevos despachos que conformaron el panorama de aquella época. Entre éstos destacan el Estudio Salas Basani

(1983), TD2 de Rafael Treviño, Pablo Meyer y Asociados (1986), Salamandra (1987) de Yolanda Ramírez, Estudio Graphik (1990) de Laura y Mónica Medina Mora, Ideograma (1999) de Juan Carlos Fernández y Pep Palau, entre otros. En la época actual existe una gran cantidad de despachos de diseño en México, que no sólo se dedican al diseño comercial o cultural, sino que también tienen áreas dedicadas a la comunicación (en todos los ámbitos), el marketing, entre otras actividades afines. Entre estos despachos destacan Hula+Hula, fundado en 1996 por Javier Ramírez “el Chá” (guitarrista de Moderatto) y Enrique Ollervides; José Ferrer y Zimat consultores (1980).

 

Referencias

*

“Diseño comercial” y “Diseño contemporáneo”, apuntes para el curso Historia del diseño gráfico III.

*

González de Cossío, María, “México. Diseño gráfico” en Bonsiepe, Gui y Silvia Fernández (coordinadores), Historia del diseño en América Latina y el Caribe, Sao Paulo, Blücher, 2008, pp. 186-201.

*

Troconi, Giovanni (coordinador), “Logotipos y publicidad” y”Diseño empresarial” en Diseño gráfico en México 100 años, México, Artes de México, 2010, pp. 301-308, 351-356.