Sie sind auf Seite 1von 6

Las Sesiones Horizontales

Las sesiones interpersonales nacieron del interrogante planteado por muchos acerca de si las áreas en el entramado que están "vacías" serían capaces de sostener aún más energía de quienes somos. ¿Y qué aspecto de uno mismo sostendrían?. Las fibras que trabajan con energía concordante (la energía de interacción con el Universo) se calibran el área a los 60 cm del cuerpo, entre las fibras del pasado (atrás), las fibras de la inclusión (izquierda), las de benevolencia (derecha) y las de los potenciales (adelante).

A muchas personas se les presenta el

desafío de una interferencia fuerte, un entorno que no parece a cooperar con ellas. En este mundo espiritual de la nueva energía, se escucha mucho que somos responsables por lo que creamos, pero asumir la responsabilidad por las acciones de otra era muy difícil para todos.

por las acciones de otra era muy difícil para todos. Fase Horizontal I En esta sesión

Fase Horizontal I

En esta sesión la intención es centrarse en los chakras para despejar y equilibrar de los diversos aspectos de la unidad con el Universo. El plexo solar procesa externamente "el sentido de unidad con

el universo". Los centros de energía vital

procesan externamente "la energía esencial compartida con el Universo". Es

decir, la esencia de la naturaleza de nuestras relaciones. La expresión

externa del centro corazón es un reflejo del amor que nos expresamos a

nosotros mismos

energía del Amor en el Universo de cada uno". Al equilibrar los diferentes aspectos de la unidad con el entorno, se equilibra la co-responsabilidad y se liberan los sentimientos de culpa. A través de esta sesión somos capaces de asumir la responsabilidad de las acciones de las personas que se encuentran en nuestro universo que nos afectan. Comenzamos a verlos como un reflejo de nosotros mismos.

"la expresión de la

El primer octaedro horizontal está asociado a esta sesión. Ayuda a equilibrar la co-responsabilidad y el sentido

de unidad con el universo. Un eje horizontal del octaedro se extiende a un punto de sesenta centímetros en cada lado del cuello. Otro eje horizontal se extiende a un punto de sesenta centímetros frente y parte posterior del cuello. Y el eje vertical se inicia en el centro corona y converge en el centro corazón. El chakra de la garganta integra la energía de esta plantilla para expresar plenamente el equilibrio en la corresponsabilidad y el sentido de unidad con el universo. Empezamos a asumir una mayor carga de lo que somos en nuestros chakras.

asumir una mayor carga de lo que somos en nuestros chakras. Fase Horizontal II A los

Fase Horizontal II

A los 60 cm del cuerpo, hay cuatro prismas más, cada uno de ellos con tres largas fibras de información y un

grupo de circuitos de infinito. Están entre los prismas en la parte posterior, los lados y la parte frontal del cuerpo.

Las tres fibras largas a 60 cm entre el pasado y el recibir, sostienen la energía de cómo las personas, grupos, lugares y cosas han intervenido en la vida personal de cada uno en el pasado. Estas fibras sostienen y regulan las cargas energéticas de cómo el Universo ha participado en la realidad de uno en el pasado. Para decirlo de otra manera: lo que uno ha recibido en el pasado. Al igual que en las fibras de la espalda, el exceso de energía que rodea un evento hará que suceda de nuevo. Siempre que recordamos personas que han participado en nuestras vidas apoyándonos, entendiéndonos y amándonos, vamos a atraer más de ese tipo de participación. De la misma manera, cada vez que recordamos la participación de la gente en el pasado que no nos ayudaron a valorarnos, también se amplificar esa energía a través de estas fibras y atraemos más de eso. -Al calibrar estas

fibras, estamos asumiendo una mayor carga de quienes somos. Tomamos la responsabilidad de cómo hemos co- creado las intervenciones de las personas en nuestra vida. Esto también transforma nuestra historia compartida en una brillante columna de apoyo. Ahora somos capaces de apoyarnos en la totalidad, ahora estamos apoyados por el Universo.

Las tres largas fibras de información a 60 cm del cuerpo, entre el pasado y el dar, sostienen la energía de la manera en que cada uno ha intervenido en el pasado, en la realidad de otras personas. Para decirlo de otra manera: lo que cada uno ha dado en el pasado. Los eventos con energía en esta área siguen atrayendo eventos de naturaleza similar. Es decir, tienden a repetir la forma en que cada uno participó en la realidad de las personas, grupos, lugares o cosas. Calibrar estas fibras significa dejar de repetir cualquier patrón poco saludable en la que nuestra participación simplemente no estaba apoyando a nuestro Universo. También sostenemos nuestra historia compartida aquí. Cuando empezamos a calibrar estas fibras, sentimos realmente que nos hemos alineado para favorecer al Universo y realmente dejamos de perder la energía participando en la realidad de otras personas de una manera en que ellos no querían que participemos.

La fase horizontal II calibra nuestra historia compartida y el apoyo en la Totalidad. También hay restricciones a la columna vertebral en relación con la participación interpersonal. Por supuesto que los circuitos de infinito que conectan esta fibras a los chakras son vitales para la calibración de la historia compartida. Hay dos octaedros horizontales para apoyar la fase horizontal II . El primer octaedro horizontal ayuda a integrar la intervención uno han tenido en la realidad de otros. En otras palabras, nos ayuda a saber cuándo y cómo participar o intervenir en nuestro Universo. Integra ese tipo de sabiduría. Un eje horizontal de esta plantilla se extiende a un punto de sesenta centímetros a cada lado del ombligo. El otro eje horizontal se extiende a un punto de sesenta centímetros delante y por detrás del ombligo. El eje vertical comienza en el centro del corazón y converge en el centro en la base de la columna vertebral. El segundo octaedro también nos ayuda a integrar la historia compartida, pero integra específicamente cómo el universo ha participado en nuestra vida. Nos ayuda a apoyarnos en el Universo. En otras palabras, hace más fácil para nosotros tomar la responsabilidad por el comportamiento de las personas en nuestra vida que nos afecta y nos asiste para amplificar un patrón para que nos apoyen. Un eje horizontal de esta plantilla se extiende a un punto de sesenta centímetros en cada lado de las rodillas. El otro eje horizontal se extiende a un punto de sesenta centímetros delantera y trasera de las rodillas. El eje vertical comienza en el centro en la base de la columna vertebral y converge en el punto entre los tobillos.

Fase Horizontal III

El enfoque en la Fase Horizontal III es el de liberar las relaciones que no contribuyen al sentido de unidad y evolución con la totalidad. Después la intención es la de fortalecer las relaciones saludables que contribuyen al sentido de unidad y evolución de la totalidad. Para estabilizar esta nueva dinámica de interrelación con el Universo, se despejan y equilibran el centro de arriba y el centro de abajo que sostienen nuestro sentido de unidad con las energías superiores y nuestro sentido de unidad con la energía de la tierra respectivamente.Esto nos posibilita a entender el lenguaje de la energía de la Tierra y que somos de hecho una parte de un organismo mayor. Uno de los pilares filosóficos de Feng Shui dice que, la tercera parte de nuestro destino es creado por la energía de la Tierra, el segundo tercio de nuestro destino es creado por el hombre, y el último tercio es creado por el cielo.

La comunicación con las energías superiores empieza a producirse con más fluidez que nunca. Con esta nueva conciencia, dos grandes plantillas octaedro horizontal se activan. Una encima de la cabeza, y otra por debajo de los pies. El equilibrio entre el sentido de unidad con la tierra y las energías superiores nos hacen evolucionar el dar y recibir para que sea más incondicional. Esto es dar sin medir, y recibir sin necesidad de reclamar. Para integrar esta nueva conciencia se equilibrar el flujo hacia abajo y el flujo hacia arriba a través del corazón. Un patrón con forma de infinito empieza a fluir por el campo de energía pasando por el centro corazón. La energía del amor empieza a estar presente en cada aspecto de la realidad.

Fase Horizontal IV

La última sesión horizontal que está totalmente desarrollada ahora es la fase IV. Hay tres fibras largas a sesenta centímetros entre el prisma potenciales y el prisma de la benevolencia. Esta zona tiene las cargas de energía en las que cada uno va a participar en el mundo. Al igual que en los prismas de historia compartida, los acontecimientos en este prisma pueden ser activadas por los demás y por mí mismo. (Es el aspecto multidimensional en el que somos uno con el otro el que activa estas fibras concordantes). Así que cada uno va a pensar que fue uno mismo el que activó este potencial especifico en la participación en la vida de otra persona, y la otra persona a pensar que él o ella la activó. Por supuesto, la unidad de los dos seres activa los eventos en los dos entramados relacionados. Esta parte del entramado abre a una nueva forma de co-crear el futuro. Es una parte del campo de potenciales compartidas.En esta área podemos calibrar exactamente cómo queremos participar en el futuro. La idea es calibrar esta área para tener una intervención saludable en el futuro de nuestro Universo.

El prisma que se encuentra entre el prisma potenciales y el prisma de la inclusión tiene las cargas de energía de cómo el Universo va a intervenir en nuestro futuro. Cada uno de nosotros codifica aquí los temores y preocupaciones de cómo la gente va a comportarse en nuestra realidad. Por supuesto también podemos calibrar esta área para mantener un patrón saludable de la participación del Universo en nuestra vida. Es la otra parte del campo de potenciales compartidas. La clave para sostener más de la energía de lo que somos es asumir la responsabilidad por el comportamiento futuro de las personas con nosotros. Al hacerlo asumimos otro aspecto de nuestro sentido de unidad con el otro, el aspecto futuro. Les estamos hablando en un nivel más profundo. Un punto interesante aquí, es que el comportamiento de las personas en nuestras vidas se calibran en los tres prismas en el lado izquierdo. Le decimos al Universo como queremos que la gente no trate al recordar cómo nos trataron en el pasado, con lo estamos dispuestos a recibir, y con los miedos, preocupaciones y proyecciones de cómo la gente va a actuar con nosotros. ¿Estamos preparados para sostener esta parte de nosotros mismos?

Así que en la fase horizontal IV, este campo de potenciales compartidos se calibra. Estos prismas se vuelven claros. El campo de potencial compartido se amplifica a través de los chakras. A continuación destacamos los aspectos prácticos de nosotros mismos. Dejamos que la energía de la Tierra se mueva hacia arriba desde el centro abajo, para impregnar en cada célula del cuerpo la energía de la información con las mejores soluciones para la totalidad. También fortalecemos la energía del amor, para recordar nuestra unidad en una palanca más profunda "que son ustedes, y ustedes son ellos". Para equilibrar los chakras, que usamos la energía del platino para integrar la conciencia de que somos la Totalidad, y que los límites de nuestro ser es nuestra realidad y ya no

nuestro cuerpo.

Se activa una gran plantilla horizontal que nos conecta a el entramado colectivo de la humanidad.

que nos conecta a el entramado colectivo de la humanidad. Las Siguientes Fases Horizontales Las cuatro

Las Siguientes Fases Horizontales

colectivo de la humanidad. Las Siguientes Fases Horizontales Las cuatro primeras fases horizontales están listas y

Las cuatro primeras fases horizontales están listas y disponibles, como se ha descrito. Hay un poco de información acerca de las fases horizontales V-VIII. Se calibrará la capa de 30 centímetros de la esfera personal de la energía, en la parte delantera, a la derecha, la izquierda y la espalda. Que sotiene diferentes aspectos del ser como la actitud y la autoestima. Algunos aspectos de nuestra personalidad también se almacenan allí. En esas sesiones se activarán aspectos específicos del ser. La fase horizontal V activa el cerebro del corazón, para darle un lugar más profundo en nuestra conciencia. Se llevará a cabo la resonancia de la unidad infinita en la energía del amor. En la fase horizontal VI, estaremos despejando y equilibrando un poco de energía detrás de los omóplatos. Algunos viejos patrones interpersonales están profundamente arraigado allí, junto con nuestro sentido de la preservación y protección global. También calibrará la resonancia de Cooperación Infinita. La fase horizontal VII calibrará las viejas dinámicas de intervención, las sombras de la manipulación y la sumisión. También la resonancia de la Infinita Sincronicidad. En la fase horizontal VIII se calibra la receptividad. Con el fin de recordar nuestra Unidad, también es útil escucharnos a nosotros mismos a través de los demás. Nos orienta, y establece la resonancia de la Infinita Guía.

En las fases hoizontales IX-XII trabajaremos con algunas fibras de la energía en el núcleo. Ahí se encuentra la mente del subconsciente colectivo. Vamos a utilizar estas fibras, las energías masculinas y femeninas, y la mente

colectiva para trabajar en estas sesiones. En la fase horizontal IX, y un tercer entramado completo vamos a calibrar a alguien o algo en nuestra realidad, como un reflejo holográfico de nosotros mismos. En fase horizontal X vamos a calibrar nuestra dinámica del árbol familiar personal que están en manos de nuestro subconsciente familiar. La idea es restaurar el enlace de amor original en la familia, y para calibrar las energías insalubres específicas o patrones que podrían estar afectándonos a nosotros. En la fase horizontal XI, vamos a calibrar el patrón de las relaciones íntimas. Los arquetipos que rigen nuestras relaciones sociales están afectadas por el subconsciente colectivo al que pertenecemos. Todas las personas en nuestras vidas comparten los mismos arquetipos a través del subconsciente colectivo. La idea es calibrar los patrones y energías que no nos sirven que están afectándonos. Finalmente la fase horizontal XII calibrará los arquetipos colectivos que guían nuestra evolución. Todas las personas con las mismas creencias, pertenecen al mismo subconsciente colectivo. El enfoque será para calibrar nuestro patrón personal de evolución con el fin de expresar una nueva forma de evolucionar en la energía espiritual de la unidad.

personal de evolución con el fin de expresar una nueva forma de evolucionar en la energía