You are on page 1of 27

Ventajas y limitaciones de los parámetros estáticos de carga de líquidos

Clínicas de Anestesiología Internacional


Número: Volumen 48 (1), Invierno 2010, pp 1-21
Andritsos, Michael J. - Park, MD Kyung W.

La monitorización hemodinámica es una parte esencial de la gestión de los pacientes


sometidos a todo tipo de procedimientos quirúrgicos. Se hace especialmente relevante
en aquellos que están en estado crítico e inestable hemodinámicamente, como los que
sufren de cardiogénico, séptico, o hemorrágico de choque, ya que facilita la evaluación
y optimización de estado fisiológico del paciente.

Evaluación de las variables hemodinámicas y los parámetros de frecuencia facilita el


diagnóstico temprano y el tratamiento de la inestabilidad hemodinámica, y asiste en la
evaluación de una respuesta al tratamiento. 1Sin embargo, no hay ningún dispositivo de
control o parámetro se puede utilizar para mejorar el resultado a menos que el régimen
de tratamiento con el que se combina el desarrollo de secuelas. 2,3Por otra parte, estas
mediciones son tan valiosas como que son correctos y válidos. A pesar de esto, muchos
estudios siguen mostrando que hay una falta de conocimiento en la interpretación de
estos parámetros, la comprensión de los principios detrás de las mediciones, y la
identificación de los artefactos asociados con ellos. 4-8

Aunque hay muchas razones para la monitorización hemodinámica, existe una razón de
peso para el uso específico de control según lo descrito por Pinsky y Payen. 3Conocer
los efectos de una enfermedad y su progresión a través de determinados parámetros
hemodinámicos se prestarán asistencia en la prevención de la enfermedad progrese y la
inhibición normal la función del órgano. 1,3,9,10Por lo tanto, definir la verdadera
naturaleza de hemodinámica del paciente permitiría corregir y el tratamiento adecuado.
El supuesto hecho, sin embargo, es que esta evaluación se basa en el estado circulatorio
mundial y no es específico a la circulación de órganos o microcirculación.1

La disfunción orgánica se puede producir en el contexto de una disminución en la


capacidad del flujo de sangre para satisfacer las demandas metabólicas. 11El resultado
es dysoxia tejido debido a la relativa falta de aporte de oxígeno a menudo exacerbados
por las demandas creciente del tejido fino y lesión de la microcirculación.
12,13reanimación precoz puede desempeñar un papel importante en invertir dysoxia
tejido y su progresión y limitar el daño de órganos. Ríos et al 14mostraron que la
reanimación inicial con un protocolo de meta-dirigida en pacientes con shock séptico
reduce la disfunción de órganos y una mejor supervivencia. Otros estudios han
demostrado que la reanimación temprana y la prevención de la isquemia inicial es
beneficiosa en pacientes con riesgo quirúrgico alto. 15-19 protocolos Preoptimization
dirigido con el líquido de carga-objetivo han demostrado para disminuir la morbilidad y
la duración de la estancia 20y son rentables. 21Del mismo modo, hemodinámica
postoperatoria gestión ha demostrado mejorar los resultados mientras se feasibile
financieramente.2,22,23

el flujo sanguíneo adecuado a los órganos a menudo requiere un gasto cardíaco


suficiente (CO), determinada principalmente por el retorno venoso (VR), que a su vez
es una suma de los flujos sanguíneos locales de la circulación periférica. 24inadecuada
circulación del volumen intravascular, a menudo se manifiesta clínicamente por un
arterial sistémica baja presión, se debe con frecuencia a una disminución de las
emisiones de CO como consecuencia de la RV insuficiente. Normalmente, la
restauración de llenado ventricular a través de la reanimación con líquidos permite la
recuperación de CO y en última instancia, la presión arterial. Para restaurar la presión
arterial y el flujo adecuado, la función cardiaca, el llenado de la cardiovasculature
(según la definición de precarga), y el tono vascular condición será evaluada a través de
diversos parámetros hemodinámicos. Por lo tanto, el fluido entendimiento basado en la
optimización de parámetros de carga de líquidos y lo que representan en términos del
estado fisiopatológico y respuesta al tratamiento (es decir, una carga de líquido) es
crucial para el cuidado general del paciente.

Muchos parámetros hemodinámicos diferentes se utilizan para ayudar en el diagnóstico


y guiar el tratamiento, y normalmente se pueden clasificar en estáticas o dinámicas. En
cuanto a la disfunción de órganos y la perfusión, el concepto de "aguas arriba" o "aguas
abajo" marcadores ha salido a la luz, por lo que estos marcadores ayudan a evaluar tanto
el flujo y la presión en el corazón, la vena cava, arteria pulmonar y la aorta, o al final
órgano / nivel de la microvasculatura, respectivamente. 12Pueden ser continua,
intermitente, invasivo o invasivo. Lo que define un parámetro estático? En un verdadero
sentido de la palabra, un parámetro estático es sólo eso, una variable simple (por
ejemplo, si, la presión arterial o del ritmo cardíaco) o (accidente de trabajo derivado),
medido en un punto específico en el tiempo durante el proceso dinámico de llenado y de
bombeo del corazón, así como la compresión y expansión de los lechos vasculares.
parámetros estática puede medir volúmenes, como la de la diástole del volumen final
(EDV) de ambos ventrículos o presiones tales como la presión auricular derecha (RAP)
a menudo aproximar como la presión venosa central (PVC) o de la arteria presión de
oclusión pulmonar (POAP). Tradicionales indicadores estáticos de precarga cardíaca
han incluido RAP, POAP, y ventriculares derecha e izquierda EDVs ventricular
(RVEDV y LVEDV, respectivamente). A diferencia de los parámetros dinámicos de la
carga de líquidos y la capacidad de respuesta a la administración de líquidos (como la
variación de presión del pulso, la variación del volumen sistólico, y [delta] RAP según
lo descrito por Cavallaro y otros 25), estos parámetros estáticos han sido conocidos por
estar limitadas en su valor predictivo del estado de los líquidos y la capacidad de
respuesta a una carga de líquidos. Aunque otros parámetros estáticos como la presión
arterial y el CO puede ser clásicamente considerados en esta categoría, el objetivo de
esta revisión es el examen de la fisiología de la precarga y la capacidad de respuesta de
precarga, así como la utilidad y limitaciones de la RAP, POAP y EDV como parámetros
estáticos para la carga de líquidos y su efecto sobre el CO

.
Conceptos fisiológicos de Carga de fluidos
Hay tres factores que determinan la regulación de CO incluyen la función del propio
corazón, la resistencia al flujo sanguíneo en la circulación periférica, y la cantidad de
llenado en la vasculatura. 26Aunque el corazón carece de la CO, la mayoría de la
regulación de las emisiones de CO es de la circulación periférica según lo descrito por
Guyton. 24,26,27El propio corazón actos permisivamente a bombear sangre volvió a él
a través del mecanismo de Frank-Starling. En condiciones normales, bombeará más
sangre si hay más sangre se regresa a él con un límite de alrededor de 2 y media veces la
normal antes de VR se convierte en el factor limitante.26

VR para el corazón está regulado de varias maneras. 27En primer lugar, la aurícula
derecha, recibiendo toda la realidad virtual de la periferia, actúa como una contrapresión
(PAR) para el flujo de sangre del circuito vascular. RAP disminuye cuando los
ventrículos se contraen, lo que permite un mayor retorno al corazón. 28En segundo
lugar, el grado de llenado de la circulación sistémica produce una presión resultante de
la elasticidad de los vasos periféricos y proporciona una energía potencial para el
sistema. La presión generada es la media la presión de llenado sistémico (MSFP) y está
determinada por el volumen y el cumplimiento de la vasculatura. Esta presión es la
fuerza que la sangre de los poderes de vuelta al corazón. En tercer lugar está la
resistencia al flujo de sangre entre los vasos periféricos y el atrio, la mayoría de los
cuales está en las venas. El flujo de sangre por lo tanto se produce cuando RAP es
relativamente menor que MSFP, mientras que el corazón restaura la energía potencial
en el circuito de la periferia al vaciar la sangre de nuevo en la vasculatura.
24,27,28Guyton 24reveló que el retorno de sangre al corazón, o la realidad virtual,
puede ser descrito por la VR = ecuación (MSFP-RAP) / Ap, donde Rv es la resistencia
acumulada del circuito venoso. En estados alterados circulatorios como en estado de
shock, la realidad virtual y la función cardiaca tanto el cambio y la interacción entre el 2
determina el estado del flujo sanguíneo y la identificación de posibles indicaciones para
el tratamiento ( Fig. 1. ).

Figura 1
El camino del corazón y la vasculatura responder a una carga de líquido es variable.
Bajo condiciones de estado estable, un aumento del volumen intravascular elevaría
MSFP y disminuir Rv, aumentando así la RV. Por medio del mecanismo de Frank-
Starling, CO aumentaría debido al incremento en la realidad virtual, con un límite
fisiológico, a continuación, meseta, en los que cualquier nuevo aumento de la precarga
no produciría un aumento de CO En este punto, el aumento de la precarga contribuiría a
la sobrecarga de volumen produciendo un edema pulmonar o la disfunción del
ventrículo derecho. Esto permite definir si un paciente puede ser sensible a la carga del
fluido. Permanecer en el aspecto vertical de una curva de Frank-Starling (CO en función
de la RAP) permitiría un aumento de las emisiones de CO ( Fig. 2. ). Con el tiempo, sin
embargo, el MSFP volvería a la normalidad por varios mecanismos, y CO finalmente
volver a su estado preexistente.26
Figura 2
.
Precarga y la reactividad de precarga

En los pacientes críticos, la inestabilidad hemodinámica es común debido a la depleción


del volumen intravascular. Idealmente, la carga de los parámetros de volumen debe ser
predictivos de respuesta a la expansión de volumen con un aumento de CO La
capacidad de respuesta a la precarga depende de que el volumen del corazón se
encuentra en la curva de Frank-Starling y no necesariamente en los valores absolutos de
presión o volumen. Si el corazón está en la parte empinada de la curva de Frank-
Starling, luego de CO deben aumentar en respuesta a una carga de líquido, siempre que
RAP es inferior a MSFP. Por lo tanto, es difícil para una presión absoluta de predecir el
patrón o la respuesta a una carga de líquido 29, y CVP o POAP en diversas condiciones
pueden aumentar, disminuir o suspender el mismo en respuesta a un reto de fluidos.
30,31Además, se puede responder precarga no necesariamente significa que un paciente
requiere reanimación. 3Una persona normal puede tener un co de 5 L / min con un
adecuado programa de acción regional de 0 mm Hg y puede ser sensible, pero no
necesariamente requieren reanimación. Además, no hay pruebas para apoyar el
concepto de que las medidas estáticas se pueden utilizar para evitar la hipoperfusión
tisular, 29como es conocido que a pesar de las presiones de llenado normal y sistémica,
hipovolemia o hipervolemia pueden estar presentes. 32Por lo tanto, la cuestión radica en
si la estática absoluta valores de la RAP, POAP y RVEDV o LVEDV realmente
predecir el estado de precarga, y si pueden ser predictivos de los cambios en las
emisiones de CO y el volumen sistólico en pacientes hemodinámicamente inestables
cuando se administra una carga de líquidos.33
parámetros estáticos no pueden ser capaces de predecir el estado del volumen y
capacidad de respuesta de carga de líquidos durante los cambios dinámicos en los
pacientes críticamente enfermos en condiciones de estado no. El escenario más común
es en pacientes críticamente enfermos que reciben ventilación mecánica. Los medios
tradicionales para evaluar el estado líquido se han de comprobar si se produce un
problema de líquidos en un aumento de CO Esto puede llevar mucho tiempo y
perjudicial, que puede causar respiratoria, renal o insuficiencia cardiaca y la saturación
de otros órganos. 34Por otra parte, elevar una pierna pasiva permite evaluar la
capacidad de respuesta eficiente de fluido a medida que aumenta transitoriamente la
realidad virtual en los pacientes que son sensibles precarga. 35-37 Sin embargo, la
capacidad de evaluar un aumento de la respuesta hemodinámica con valores absolutos
puede ser problemático y ambiguo.

.
CVP

CVP es la presión en el centro de las grandes venas ingresa a la aurícula derecha con
respecto a la presión atmosférica. Se trata de una estimación de PAR siempre que no
exista obstrucción vena cava. 38CVP es fácil de evaluar en cualquier paciente no
invasiva mediante la inspección de las venas yugulares. Esta es una habilidad básica de
cabecera enseñan a todos los estudiantes de medicina. 39distensión venosa por encima
del nivel torácico medio en un paciente semireclined refleja CVP. Además, se puede
estimar en la ecocardiografía mediante la observación de los cambios en el diámetro de
la vena cava inferior proximal a la aurícula derecha durante la respiración. 40CVP
puede ser convenientemente controlados cuando el acceso venoso central se utiliza con
el fin de la reanimación con líquidos, la infusión de inotrópicos y fármacos vasoactivos
y hiperalimentación ya sea a través de un catéter venoso central o catéter de arteria
pulmonar (CAP) con un puerto venoso central.

.
Consideraciones técnicas

Un precepto importante en la medición de la PVC es que la PVC refleja la presión


transmural variable durante las diferentes fases de la ventilación. la presión transmural
es la diferencia entre la presión dentro del corazón y que en el exterior. Intratorácica
estructuras vasculares como el corazón no están rodeados por la presión atmosférica,
que es el punto de referencia 0, donde las presiones se miden, pero rodeado de la
presión pleural, que varía con el ciclo respiratorio. A causa de su variación durante la
respiración, la presión pleural es difícil de medir y es más fácil para medir las presiones
de las estructuras vasculares en el pecho cuando la presión pleural es cercano a 0. Al
final de la espiración, la presión alrededor del corazón es de aproximadamente -2 a -3
cm H 2O y no muy diferente de la presión atmosférica. 6Por lo tanto, las mediciones de
la PVC típicamente se toman al final de la espiración.

presión positiva al final de espiración (PEEP) es también importante ya que crea una
presión alrededor del corazón mayor que la atmosférica, dando una sobreestimación de
menor importancia de la presión transmural de aproximadamente 1 a 2 mm Hg en los
pulmones normales. 6Durante el uso de valores altos de PEEP, Sin embargo, estas
presiones pueden crear grandes errores. Además, la PVC no siempre cambia con PEEP
y no pueden ser utilizados para evaluar el efecto de la PEEP en CO 41era de esperar,
estas altas presiones afecten el flujo venoso hacia el corazón, creando mayor
contrapresiones del flujo venoso desde fuera del pecho.6

Otra consideración en la medición de la PVC es la colocación correcta de un nivel de


referencia. La colocación incorrecta de un punto de referencia puede tener una
considerable variación en la presión medida. Aunque hay una amplia variabilidad en la
colocación de un nivel de referencia entre los proveedores de atención sanitaria, 42un
punto de referencia comúnmente aceptado para medir la PVC es el punto medio de la
aurícula derecha, ya que es donde la sangre regresa al corazón y es la contrapresión a la
realidad virtual. Esto se identifica anatómicamente a una distancia vertical de 5 cm por
debajo del ángulo esternal. Esta distancia se mantiene en el nivel del punto medio de la
aurícula derecha si el paciente está en decúbito supino o sentado en un ángulo de 60
grados, como la aurícula derecha es una ronda de estructura relativamente justo debajo
del esternón.

Un último principio es a dónde llevar a la medición de la PVC en la CVP rastreo. En la


estimación de la precarga cardíaca, la mejor estimación es la presión en la base de la "c"
de onda ya que es la presión en la aurícula última antes de la sístole ventricular y la
contrapresión a la realidad virtual. Como la presión auricular disminuye después de la
"ola", el atrio se relaja y se interrumpe por la onda c al comienzo de la sístole
ventricular mecánica. 6,43Esto representa isovolémica contracción del ventrículo
derecho, que cierra el nódulo auriculoventricular (tricúspide) de la válvula y hace que de
nuevo arco hacia el atrio de la producción de un aumento de la presión en la aurícula.
44-46 alternativa, cuando la onda c no es evidente, la base de la onda de una puede dar
una buena aproximación ( Fig. 3. ).
Figura 3
.
Factores determinantes de la CVP

CVP está determinada por la interacción de la función cardiaca y la realidad virtual


como ya hemos discutido. Actúa como una contrapresión al flujo de la sangre del
circuito vascular y se minimiza a medida que aumenta el CO. Por lo tanto, el valor de la
PVC por sí mismo tiene mucho sentido sin conocer la relación entre el CO y el VR. El
ejemplo clásico es en una persona normal con un volumen normal y la función cardíaca
normal cuya CVP suele ser inferior a 0 en la posición vertical. 47Sin embargo, una baja
CVP también pueden existir en una con hipovolemia o en alguien que es hipervolemia
con un corazón hiperdinámico . 48Por el contrario, puede ser alta en alguien con
hipervolemia y una función cardíaca normal o en alguien con un volumen normal y
depresión de la función. 48CVP debe estar correlacionado con las emisiones de CO de
tener algún sentido de utilidad.

.
Utilidad de la CVP

PVC es ampliamente utilizado en el entorno de cuidados intensivos y quirófanos como


monitor del volumen sanguíneo central y guía para el tratamiento de fluidos, y se
incorpora en algunos protocolos aprobados por las sociedades profesionales. 14,49,50,
el valor de esta variable única ha sido objeto de un intenso debate Lamentablemente en
términos de su capacidad para ayudar en la predicción del estado del volumen y de la
precarga. 51Pocos estudios clínicos se han mostrado ningún beneficio en el uso de PVC
como un medio para guiar la terapia de fluidos. Un estudio realizado por Jellinek et al
52encontraron que los pacientes con lesión pulmonar aguda había una disminución del
gasto cardíaco índice de forma significativa si se RAP <= 10 mm Hg cuando fueron
sometidos a una maniobra de apnea transitoria mantenga a una presión de vía aérea de
30 cm H 2O. En aquellas personas con RAP> 10 mm Hg, el índice cardíaco no
disminuyó significativamente y mostró una respuesta variable cuando los pacientes
fueron sometidos a la misma intervención. Esto puede sugerir que de RAP por encima
de los valores de 10 mm Hg puede no ser fiable para predecir el llenado adecuado y la
respuesta a la realidad virtual. 9Otro estudio mostró un beneficio del uso de PVC para
guiar la terapia de fluidos en los pacientes sometidos a reparación de la fractura del
fémur proximal. 53Aunque CVP guiada por la administración de líquidos no hacer una
diferencia en la morbilidad o mortalidad importante, lo hizo hacer una diferencia en
acortar el tiempo de ser médicamente aptos para el alta en comparación con los sistemas
convencionales de gestión de fluidos en el intraoperatorio. Otro estudio mostró un
beneficio líquido de sustitución de la guía-CVP en pacientes trasplantados renales. 54El
número de riñones con retraso de la función se redujo en aquellos cuyo fluido de
sustitución que se guió por la PVC.54

Varios otros factores pueden influir en el valor de la PVC como un indicador de estado
del volumen y capacidad de respuesta, incluyendo la enfermedad de la válvula
tricúspide, el ritmo cardíaco, insuficiencia ventricular derecha, y la presión intratorácica,
como en la ventilación mecánica. 10disfunción ventricular derecha se produce en la
meseta de la Frank- Starling curva y crea un límite a la cantidad de producción que se
pueden generar con el aumento de RAP. Esto es importante, ya que cualquier carga de
líquidos más allá de ese punto sólo aumenta la PVC y no CO Esto puede dar lugar a la
congestión y la posible quiebra. Por lo tanto, conocer la posición en la curva de la
función cardíaca puede adaptar el tratamiento para mejorar la función de la bomba, no
retorno de la función. 48En la mayoría de los pacientes, sin embargo, las mediciones de
CO no son de fácil acceso, por lo que la creación de un umbral de CVP por encima del
cual una infusión de volumen resultará ineficaz en la mejora de CO sería ventajosa. En
un estudio realizado por Magder y Bafaqeeh, 38la capacidad de respuesta de volumen
fue evaluada en pacientes postquirúrgicos en un rango de valores de la PVC. Ellos
encontraron que los pacientes no respondieron (aumento del índice cardíaco en 300
mL / min / m 2) a volumen (volumen para aumentar la PVC de 2 mm Hg) en todos los
valores de la PVC, e incluso el 25% de aquellos cuya CVP fue <5 mm Hg no respondió
a la administración de líquidos. Además, los valores de la PVC> 10 mm Hg indica una
baja probabilidad de mejorar la cooperación con la administración de volumen. El
estudio demuestra que puede haber ningún umbral uniforme CVP aplicable a una
amplia gama de pacientes. En pacientes con hipertensión pulmonar, elevación de las
presiones pleurales, hipertrofia ventricular, o con cardiomiopatía restrictiva, capacidad
de respuesta volumen podría producirse incluso a altas CVP.38

Es evidente que una limitación importante a la CVP es su incapacidad para ayudar en la


predicción de cambios en las emisiones de CO con la infusión de volumen. En un meta-
análisis de Michard y Teboul 55que estudiaron los factores predictivos de respuesta de
líquido en la unidad de cuidados intensivos (UCI), un umbral RAP no pudieron ser
identificados entre los estudios que responden discriminación, definida como un
aumento de CO o el volumen sistólico, y no respondedores se administró antes de
fluido. Además, no hubo diferencia en los valores de referencia de RAP para distinguir
un respondedor de un no respondedor, y no había ninguna relación entre presiones de
llenado cardíaco antes de la perfusión y la respuesta hemodinámica después de la
expansión de volumen. Esto se debió a los numerosos factores que podrían haber
contribuido a la respuesta hemodinámica venosa incluyendo una alta capacidad, mala
función ventricular, o la distensibilidad ventricular baja. Sin embargo, un estudio
sugiere que cuanto menor sea el PAR o POAP antes de la expansión de volumen, mayor
es el aumento del volumen sistólico en respuesta a la infusión de líquidos. 56Por otra
parte, se ha demostrado que una infusión de líquidos puede aumentar las emisiones de
CO en algunos pacientes con elevados> CVP 15 mm Hg. 30Michard et al 57también
reveló que la PVC y POAP no se correlacionó con el cambio en el índice cardíaco
después de una expansión de volumen en pacientes sépticos que fueron ventilados
mecánicamente. expansión de los valores de la CVP y Prevolume POAP no fueron
significativamente diferentes entre los respondedores (> = 15% de aumento en el índice
cardíaco) y que no respondieron. Además, la medición de estos parámetros en el líquido
de respuesta determinar no era mejor que lanzar una moneda. Otros dos estudios han
demostrado que no existe correlación entre la PVC y los cambios en el índice cardíaco
en respuesta a la reanimación con líquidos en pacientes críticamente enfermos. 58,59Por
último, en una revisión de la literatura, Marik et al 60mostraron una relación muy pobre
entre la PVC y el volumen sanguíneo y la respuesta a un desafío de líquidos en la UCI y
los pacientes quirúrgicos. En general, hubo una pobre correlación entre la PVC y mide
el volumen de sangre [0,16 con un 95% intervalo de confianza (IC) 0,03-0,38], la PVC
y línea de base en el índice de accidente cerebrovascular o un índice cardiaco (0,18 con
IC 95% 0,51-0,61), y un cambio en la PVC y en el índice de accidente cerebrovascular
o un índice cardiaco (0,11 con IC 95%: 0,015-0,21). Además, no hubo diferencia
significativa en la línea de base en la CVP de respuesta frente a los no respondedores.

Estos estudios muestran que la PVC no debe utilizarse como un marcador del volumen
intravascular o la precarga ventricular, y se limita en su valor como una aproximación
de RAP. Esto es importante, como el rap (o PVC) es un factor importante en la
determinación de CO VR está regulada por la RAP y la función del corazón es para
minimizar este contrapresión para permitir un mejor retorno de la sangre del circuito
vascular compatible. La falta de capacidad de PVC para ser un buen predictor de la
capacidad de respuesta del fluido es multifactorial y se debe a una estructura compatible
con vascularización variable, la distensibilidad ventricular, y la función ventricular, por
sí misma con una meseta que los límites de producción con un aumento de RAP de una
carga de líquidos. Se sabe que esta meseta se produce a una RAP de 6 a 12 mm Hg en la
mayoría de las personas. 61CVP valores> 10 mm Hg sólo representan una baja
probabilidad de un aumento de CO con una carga de líquido solo y que probablemente
indiquen un proceso de la enfermedad ya está ocurriendo.

.
POAP

POAP es la presión obtenida cuando el globo en la punta de un PAC se infla. El valor


teórico es una aproximación de la izquierda al final la presión diastólica del ventrículo
izquierdo (PDFVI), que, según el mecanismo de Frank-Starling, se relaciona
directamente con LVEDV de un ventrículo cumplimiento dado. 62En este sentido,
POAP puede considerarse una medida y verdadero determinantes de la precarga.
63,64Después se infla el globo, una columna continua de sangre se establece distal de la
arteria pulmonar de tamaño medio y la reconexión de ramas arteriales de
aproximadamente 1,5 cm antes de entrar en la aurícula izquierda (LA). La presión
venosa pulmonar en esta coyuntura es la POAP. 65A medida que la vascularización es
más dócil que la punta del catéter, las señales de amortiguar la presión vascular, dando a
la firma característica de la onda POAP y un valor inferior a la arteria pulmonar la
presión diastólica. 8,10supervisión POAP puede ayudar en la evaluación de la etiología
del edema pulmonar (no hidrostático hidrostática contra las causas), el tono vascular
pulmonar para detectar pulmón o causas cardíacas de la hipertensión pulmonar,
ventrículo izquierdo (LV) de llenado (precarga), y la función del VI.10,66

.
Consideraciones técnicas

Una consideración en el uso de la medición es que POAP oclusión de la arteria


pulmonar no siempre hacen una columna continua de la sangre en algunos casos. Esto
ocurre cuando la punta del catéter está en la zona oeste de 1 o 2, donde el aumento de la
presión alveolar interrumpe la columna de sangre. Como resultado, la presión de
oclusión refleja la presión de las vías respiratorias más de la presión venosa pulmonar y
es más cara que el diastólica de la arteria pulmonar a la presión final y la presión venosa
pulmonar. 67,68La punta del catéter, por lo tanto, debe ser en la zona oeste de 3 a evitar
que esto ocurra.67

Al igual que las mediciones de la PVC, medidas POAP también están influidos por los
cambios de la respiración en las presiones pleural. Como tal, las lecturas POAP también
se toman al final de la espiración para minimizar la influencia de la presión pleural en
POAP, a pesar de final de la espiración puede ser difícil de definir. 69Cualquier
elevación de la presión pleural, ya sea debido a la hiperinflación, atrapando el aire, o
diversos grados de PEEP (presión alveolar que se transmite en parte a la presión
pleural), se debe al cumplimiento de los pulmones y la pared torácica, que puede variar
en el mismo paciente o entre los diferentes pacientes. 8,66Desafortunadamente, esto da
una sobreestimación de la POAP en pacientes que reciben ventilación mecánica con
PEEP, y técnicas para la estimación de POAP en ese entorno se han descrito.70,71

La eficacia de una medida POAP se impone también por izquierda del corazón
patología valvular. En la enfermedad de la válvula mitral, POAP refleja aumentos de la
presión de la aurícula izquierda y no necesariamente PDFVI. La característica una onda
en la estenosis mitral y la v de la onda en la insuficiencia mitral son indicativos de
alteración presión auricular izquierda, y no son representativas del volumen del VI. En
la estenosis mitral, un gradiente diastólico se establece entre el AI y el VI de la. En la
regurgitación mitral, la transmisión de la presión sistólica de vuelta a Los Angeles en
los resultados significa que las presiones de LA son más altas que la presión diastólica
por encima de Los Angeles y se PDFVI.

Otra consideración importante se refiere a los cambios en el cumplimiento del VI define


como la PDFVI relación LVEDV cual POAP estimación de la precarga no es fiable. La
isquemia miocárdica o el fracaso, la hipertrofia o dilatación del miocardio, enfermedad
pericárdica, enfermedad de la aorta, o una descarga todos pueden influir en la relación
entre presión y volumen en el ventrículo. 67Por otra parte, estos cambios en el
cumplimiento puede ocurrir rápidamente. Hay varios factores que disminuyen los
valores de POAP predecir LVEDV y son fruto de la relación de la distensibilidad
ventricular y función. 66,72La relación entre PDFVI (POAP) y LVEDV es curvilínea, y
una medida de PDFVI puede representar diferentes estados de llenado en función del
cumplimiento. Por lo tanto, un cambio en POAP puede representar un cambio en el
cumplimiento sin un cambio en el llenado o puede representar un verdadero cambio en
el llenado a lo largo de la curva de cumplimiento misma. 72Además, la presión de
distensión para el llenado del VI no está representado por POAP como mal las cuentas
para la subida a finales de llenado diastólico de la contracción auricular y no tiene en
cuenta la influencia de la presión pericárdica en el llenado del VI. 66Por lo tanto,
POAP, siendo una presión interna en las venas pulmonares proximales a la LA, es un
valor que no se puede definir EDVs absoluta o volumen cambios en el llenado.

.
Utilidad

A pesar de sus limitaciones, POAP se puede utilizar para evaluar el estado funcional del
corazón en la medida que puede reflejar LVEDV POAP. Se utiliza con los valores del
índice cardíaco, POAP puede ayudar a evaluar la etiología de la insuficiencia cardíaca.
73elevados valores de POAP (> 18 mm Hg) con altos índices cardíaco (> 2,2 l / min / m
2) o índice cardíaco bajo (<2,2 l / min / m 2) son indicativos de una sobrecarga de
volumen o insuficiencia cardiaca primaria, respectivamente. Las personas con baja
POAP (<18 mm Hg) y altos o bajos índices cardiacos son indicativos de un aumento del
tono simpático o hipovolemia, respectivamente. Además, la búsqueda de un gradiente
de umbral entre la presión arterial pulmonar diastólica y POAP (> 7 a 8 mm Hg) es
sugestiva de la arteria pulmonar aumentado o la resistencia capilar y la hipertensión
pulmonar primaria. 67Por el contrario, un gradiente de <7 a 8 mm Hg es indicativa de
una mayor venosa pulmonar y la resistencia etiologías pueden incluir la isquemia de
miocardio, insuficiencia o enfermedad mitral, todo lo cual cambio la distensibilidad
ventricular.67

En términos de evaluar el estado líquido y la respuesta a la reanimación con líquidos,


pocos estudios han demostrado POAP ser de algún beneficio. 56,74,75En un estudio de
pacientes quirúrgicos cardíacos, Bennett-Guerro et al 76encontraron que POAP fue
mejor predictor de respuesta a un bolo de variación de la presión sistólica o
ecocardiografía transesofágica (ETE)-derivados de fin de diástole de área del VI. Un
valor POAP <10 mm Hg predijo un aumento del volumen sistólico en un 10% a un bolo
con una sensibilidad del 68% y una especificidad del 79%. También se ha demostrado
que el uso de POAP valores en el contexto de las características del paciente (por
ejemplo, disminución de la distensibilidad ventricular) puede tener algún beneficio.77

Por desgracia, numerosos estudios han demostrado la incapacidad de predecir la


capacidad de respuesta POAP fluido. 57,59,78-85 Michard y Teboul 55encontrado, de
manera similar a los resultados de la PVC, sin valor umbral de la POAP para predecir
respondedores de pacientes que no responden de administración de líquidos a pesar del
hecho de que algunos estudios no mostraron una diferencia significativa en los valores
basales entre los 2 grupos. Michard et al 57encontraron que la medición para evaluar la
capacidad de respuesta POAP líquido no era mejor que el azar con características
operativas del receptor de 0,40 ± 0,09. Osman et al 37también encontró que una CVP
<8 mm Hg y <12 mm Hg POAP, los valores sugeridos por las directrices para la gestión
hemodinámica de la sepsis grave, 49,86fueron predictores de respuesta deficiente de
líquidos en pacientes sépticos con sólo un valor predictivo positivo del 47% y el 54 % y
el receptor valores característicos de funcionamiento de 0,63 y 0,58, respectivamente.
No sólo en los pacientes críticamente enfermos, sino también en sujetos normales, estos
parámetros 2 parecen ser predictores pobres de la precarga según lo descrito por Kumar
et al. 33Es evidente que, aun cuando las mediciones de POAP se miden con precisión y
se toman acciones para realizar la medida más aplicable a la circunstancia, si los valores
de POAP al inicio del estudio o en respuesta a la terapia de líquidos son unpredictive de
la situación hemodinámica en muchos escenarios relevantes clínicamente.

.
EDVs

Los volúmenes ventriculares se han estimado por una variedad de métodos, como la
angiografía con radionúclidos, cineangiocardiography, termodilución, ecocardiografía,
cateterismo, con modificaciones, el flujo de la arteria pulmonar-se indica en la
evaluación del estado líquido y capacidad de respuesta a una carga de líquidos. EDV
como parámetro para la capacidad de respuesta de carga de líquidos se ha considerado
superior a los índices de presión como la precarga, el grado de estiramiento de las fibras
miocárdicas justo antes de la contracción, o EDV, es la variable independiente que se
relaciona directamente con CO Interferencia de la distensibilidad ventricular por
ejemplo, de isquemia miocárdica, soporte inotrópico, o el cambio de la presión
intratorácica se reduce al mínimo.87

.
PAC-derivados RVEDV

El aforado de carbón activado en polvo es un dispositivo único que determina la


fracción de eyección del ventrículo derecho (FEVD) que se utiliza para calcular el
RVEDV por la ecuación RVEDV = CO / frecuencia cardíaca (/ FEVD) cuando la
frecuencia cardíaca es en pulsaciones por minuto. 67Los modelos más nuevos de la
volumétrica PAC puede medir tanto la FEVD y RVEDV (continuo EDV), eliminando
cualquier error en la apreciación de volumen debido al acoplamiento matemática entre
CO y RVEDV. Esto se debe a RVEDV índice se calcula a partir del volumen sistólico
(volumen sistólico / FEVD). Sin embargo, hay incoherencias en los estudios que
evalúan RVEDV como un indicador fiable de la precarga. Estos pueden deberse a
errores en la medición de CO durante la ventilación mecánica, el flujo de estados de
baja, o la regurgitación tricúspide. 67,88-92

Muchos informes han demostrado RVEDV ser un predictor fiable de la capacidad de


respuesta de líquidos. 56,84,93El estudio de Wagner y Leatherman 56realidad reveló
que el índice RVEDV no fue un predictor fiable de la respuesta al tratamiento, y que
POAP era superior al índice RVEDV como predictor de la capacidad de respuesta de
líquidos . Jellinek et 52puso de manifiesto que las vías respiratorias presión positiva
apnea disminuyó principalmente por la reducción de las emisiones de CO VR y que el
índice de RVEDV fue la menos sensible en la predicción de la respuesta hemodinámica.
Por último, la falta de capacidad de índice para predecir la capacidad de respuesta
RVEDV líquido se demostró en pacientes quirúrgicos cardíacos donde continua EDV se
utilizó.94

Se han realizado estudios, sin embargo, que han encontrado un valor de índice de
RVEDV que era significativamente más baja antes de un bolo que antes. Reutilización
et al 59encontraron que en pacientes críticamente enfermos reanimación con líquidos
fue más eficaz para aumentar las emisiones de CO si el índice RVEDV fue inferior a
140 ml / m 2. Diebel et al 80,81en 2 estudios encontraron que los pacientes con un
índice por encima de 138 RVEDV ml / m 2no respondió con un incremento del CO a un
bolo, mientras que hubo un porcentaje significativo de los que tienen un valor de <90
mL / m 2que respondieron. Los valores del índice de RVEDV entre 90 y 139 mL / m
2fueron equívocos. En otros dos estudios, RVEDV correlaciona bien con el índice
cardíaco en pacientes ventilados mecánicamente.95,96

Es evidente que estos estudios lograr muchos puntos sobresalientes de la dinámica


asociada con el llenado ventricular y la producción. La compleja relación de la realidad
virtual, la función cardiaca y vascular relleno puede ser simplificado con un valor único
y óptimo. Asociación con FEVD que sean necesarias para poner en contexto la
capacidad de respuesta a un desafío de líquidos.

.
Ecocardiografía derivado RVEDV

Debido a la forma irregular del ventrículo derecho (VD), múltiples imágenes


ecocardiográficas se deben adquirir para definir su forma y tamaño. Muchas técnicas se
han descrito para medir volumen del VD. 97-104 Por lo general, el tamaño de la RV se
determina con ETE utilizando el 4-cámara de vista de esófago medio o apical 4 de
cámara con la ecocardiografía transtorácica. 105,106Lamentablemente, con la difícil e
inexacta resultados de estos métodos , evaluación del volumen de RV rara vez se utiliza
clínicamente, y ningún estudio ha sido realizado para evaluar el tamaño de la cámara o
el volumen del VD como predictor de la capacidad de respuesta de líquidos. 88Sin
embargo, la evolución de 3 dimensiones-TEE pueden ofrecer ideas sobre la función del
VD y el volumen de gestión evaluación.107

.
Ecocardiografía derivado LVEDV

La ecocardiografía proporciona una estimación cualitativa y cuantitativa de la precarga


del VI. Uno de los puntos de vista más ampliamente utilizado es el eje visión de corto
en la detección de hipovolemia en un corazón hiperdinámico sin soporte inotrópico.
108Sin embargo, para obtener un volumen real, más de un plano de visualización es
necesario. Por otra parte, cálculos volumétricos se basan en suposiciones que el VI es de
una forma particular. Evaluación de volumen del VI se realiza mediante la detección de
la diastólica endocárdica fronteras finales ya sea manualmente o trazado detectado
automáticamente. La modificación de Simpson método para evaluar el volumen del VI
ha sido comparado con otros métodos de detección de volumen, y ha demostrado que
son equivalentes más cercanos a la angiografía ventricular, aunque puede subestimar los
volúmenes diastólico y sistólico debido al acortamiento apical.109

Como un sustituto para la evaluación de la precarga cardíaca, LVEDA en el eje corto


transgástrica vista midpapillary ha demostrado tener buena correlación con LVEDV.
Clements et al 110utilizar esta vista para evaluar LVEDA área y al final sistólica en
pacientes sometidos a reparación abierta de aneurisma abdominal aórtico. Encontraron
que LVEDA correlacionó bien ( r = 0,86) con volúmenes ventriculares de imágenes
tomadas de radionúclidos. LVEDA se utilizó en un estudio realizado por Cheung et al
111detectar hipovolemia. En ese estudio, LVEDA detectado cambios en la función LV
causada por la pérdida de sangre por 0,3 cm 2/ 1,0% de sangre de déficit del volumen
estimado. Konstadt et al 112mostraron TEE-LVEDA obtenido una buena correlación ( r
= 0,88) con ecocardiografía epicárdica derivado LVEDA en pacientes con
revascularización coronaria. Por último, Hofer et al 113mostraron fuertes correlaciones
del índice y el índice de LVEDA LVEDV modificada por el método de Simpson con las
mediciones de índice mundial EDV y el índice de volumen sistólico en pacientes
sometidos a cirugía cardíaca en un reto de fluidos. No es de extrañar, entonces, que los
cambios en LVEDA puede reflejar cambios en el volumen sistólico y de la precarga.
Aproximadamente el 90% del volumen sistólico del VI se basa en el acortamiento radial
a nivel midpapillary. 114Esto hace fácil para la reproducibilidad en la evaluación de la
precarga. Por desgracia, LVEDA como un indicador de la precarga es limitado. La
presencia de anomalías regionales del movimiento de la pared, sobre todo en el ápice,
puede impedir el uso de este parámetro para el llenado de estado.87

Los estudios que examinan LVEDV o para predecir la capacidad de respuesta LVEDA
líquido son contradictorios. Dos estudios 82,83han informado de que el nivel básico
LVEDA fue significativamente más baja antes de una carga de líquido en los que
respondieron con un aumento del volumen sistólico en comparación con aquellos que
no lo hicieron. Por el contrario, otros estudios 2 76,115no han mostrado diferencias
significativas en la línea de base LVEDA entre respondedores y no respondedores a una
carga de líquidos. Greim et 116reveló que el volumen sistólico correlacionado con
LVEDA en pacientes post quirúrgicos con asistencia respiratoria mecánica en la UCI,
cuando el índice cardíaco era normal o alta, pero la asociación menoscabado si el índice
cardíaco fue baja. Belloni et al 85también encontró ninguna diferencia en los valores
basales de LVEDA LVEDV o en off-bomba de derivación coronaria pacientes que
respondieron y no respondieron a una carga de líquidos. Sin embargo, la línea base y
LVEDA LVEDV se correlacionó significativamente (correlación índice =- 0,834, P =
0,0002 -0,712, P = 0,001, respectivamente) a los aumentos en el índice cardíaco líquido
después se administró. Por último, Reuter y Goetz 117demostrado valor base del índice
LVEDA había una mejor correlación con la capacidad de respuesta de líquidos
(aumento del índice cardíaco) al nivel de referencia CVP y POAP.
Estos estudios muestran que, aunque LVEDV en teoría debería ser un mejor predictor
de la precarga, los resultados son inconsistentes. La dinámica del cambio de volumen y
las tendencias de la precarga suplantar cualquier valor absoluto obtenido a través de
ecocardiografía.

.
Conclusiones

Optimización de la precarga adecuada para las emisiones de CO es necesario para


prevenir la disfunción de órganos debido a la ineficacia de circulación del volumen
intravascular. La selección de pacientes que podrían beneficiarse de la expansión de
volumen de carga a través de un fluido y que podrían resultar perjudicados o afectados
por la expansión de volumen debe determinarse y diferenciado a través de parámetros
específicos como guía a la terapia de fluidos. Por desgracia, la utilidad de los
parámetros estáticos, como PVC, POAP y RVEDV y LVEDV es limitado para predecir
los cambios en las emisiones de CO con una carga de líquidos. Una razón de la
limitación es que las emisiones de CO depende de la interacción entre la precarga y la
curva de Frank-Starling no lineal. 114Otra razón es que los parámetros estáticos no
reflejan la precarga.

CVP y POAP se ha encontrado que tienen poco que no hay correlación con CO y no son
fiables para predecir la capacidad de respuesta a un desafío de líquidos. parámetros
volumétricos y LVEDV LVEDA través TEE eliminar la interferencia de la
distensibilidad ventricular en la estimación del volumen de las presiones y han sido más
útil en la cuantificación del volumen intravascular, pero no en la predicción de la
capacidad de respuesta de líquidos. Estos parámetros estáticos tienen aplicaciones
limitadas en la estimación del volumen vascular, y aún más en la capacidad de respuesta
de líquidos.

.
Referencias

1. Pinsky MR. Hemodinámicos evaluación y seguimiento en la UCI. En el pecho. 2007;


132:2020-2029. . []

2. Pinsky MR. Monitorización hemodinámica en los últimos 10 años. Crit Care. 2006;
10:117. . []

3. Pinsky MR, Payen D. Monitorización hemodinámica funcional. Crit Care. 2005;


9:566-572. . []

4. Iberti TJ, EK diaria, AB Leibowitz, et al. Evaluación de las enfermeras de atención


conocimiento crítico del catéter en la arteria pulmonar. La arteria pulmonar catéter
grupo de estudio. Crit Care Med. 1994; 22:1674-1678. Permisos Solicitud . []
5. Iberti TJ, EP Fischer, AB Leibowitz, et al. Un estudio multicéntrico de
"conocimientos médicos del catéter en la arteria pulmonar. catéter de arteria pulmonar
del grupo de estudio. JAMA. 1990; 264:2928-2932. . []

6. Magder S. intravascular monitorización hemodinámica invasiva: cuestiones técnicas.


Crit Care Clin. 2007; 23:401-414. . []

7. Papadakos PJ, JS Vender. Los requisitos de capacitación para la utilización de la


arteria pulmonar del catéter en pacientes adultos. Nueva Horiz. 1997; 5:287-291. . []

8. Pinsky MR. arteria pulmonar la presión de oclusión. Intensive Care Med. 2003;
29:19-22. . []

9. Pinsky MR. Monitorización hemodinámica en la unidad de cuidados intensivos. Clin


Chest Med. 2003; 24:549-560. . []

10. PM Polanco, MR Pinsky. Cuestiones prácticas de monitorización hemodinámica en


la cabecera. Surg Clin North Am. 2006; 86:1431-1456. . []

11. Jacobsohn E, R Chorn, M. O'Connor El papel de la vasculatura en la regulación del


retorno venoso y el gasto cardíaco: aproximación histórica y gráfica. Can J Anaesth.
1997; 44:849-867. . []

12. Marik PE, Baram M. hemodinámica no invasiva de seguimiento en la unidad de


cuidados intensivos. Crit Care Clin. 2007; 23:383-400. . []

13. Beal AL Cerra FB. El síndrome de insuficiencia orgánica múltiple en la década de


1990. Respuesta inflamatoria sistémica y la disfunción de órganos. JAMA. 1994;
271:226-233. . []

14. Ríos E, B Nguyen, S Havstad, et al. Los primeros terapia dirigida objetivo en el
tratamiento de la sepsis grave y shock séptico. N Engl J Med. 2001; 345:1368-1377. . []

15. Boyd O. La optimización de la oxigenación y perfusión tisular en pacientes


quirúrgicos. Crit Care Nurs Intensivos. 2003; 19:171-181. . []
16. O Boyd, Bennett ED. Mejora de la perfusión de los tejidos peri-operatorio como una
estrategia terapéutica para cirugía mayor. Nueva Horiz. 1996; 4:453-465. . []

17. O Boyd, Motivación de la RM, Bennett ED. Un ensayo clínico aleatorizado del
efecto de la perioperatorio incremento deliberado de la entrega de oxígeno sobre la
mortalidad en pacientes con riesgo quirúrgico alto. JAMA. 1993; 270:2699-2707. . []

18. Zapatero WC Appel PL,, HB Kram, et al. Estudio prospectivo de los valores
supranormales de los supervivientes como los objetivos terapéuticos en pacientes con
riesgo quirúrgico alto. En el pecho. 1988; 94:1176-1186. [acoplamiento del contexto]

19. Wilson J, Woods I, J Fawcett, et al. La reducción del riesgo de la cirugía mayor
electiva: ensayo controlado aleatorizado de optimización preoperatoria de la liberación
de oxígeno. BMJ. 1999; 318:1099-1103. Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ]
acoplamiento del contexto [

20. Gan TJ, Soppitt Un Maroof M, et al. dirigida intraoperatoria de líquido


administración Objetivo reduce la duración de la estancia hospitalaria después de una
cirugía mayor. Anestesiología. 2002; 97:820-826. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

21. Fenwick E, J Wilson, M Sculpher, et al. Preoperatoria empleando optimización


dopexamine o adrenalina para los pacientes sometidos a cirugía mayor electiva: un
Análisis de la eficacia de costes. Intensive Care Med. 2002; 28:599-608. . []

22. M McKendry, H McGloin, Saberi D, et al. Ensayo controlado con asignación al azar
evaluar el impacto de una enfermera entregada, el flujo de seguimiento del protocolo
para la optimización de estado circulatorio después de la cirugía cardíaca. BMJ. 2004;
329:258. Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

23. R Pearse, Dawson D, J Fawcett, et al. Los primeros terapia dirigida meta después de
una cirugía mayor reduce las complicaciones y la duración de la estancia hospitalaria.
Un estudio aleatorizado, ensayo clínico controlado [ISRCTN38797445]. Crit Care.
2005; 9: R687-R693. . []

24. Guyton AC. Determinación del gasto cardíaco igualando las curvas de retorno
venoso, con curvas de respuesta cardíaca. Physiol Rev. 1955; 35:123-129. . []

25. Cavallaro F, C Sandroni, M. Antonelli hemodinámica control funcional y dinámica


de los índices de respuesta de líquidos. Minerva Anestesiol. 2008; 74:123-135. . []
26. Guyton AC. Reglamento del gasto cardíaco. N Engl J Med. 1967; 277:805-812. . []

27. AC Guyton, Lindsey AW, BN Kaufmann. Efecto de la presión de llenado


circulatoria media y otros factores circulatorios periféricos sobre el gasto cardíaco. Am
J Physiol. 1955; 180:463-468. . []

28. Magder S. punto: la clásica vista Guyton que la presión media sistémica, presión en
la aurícula derecha, y la resistencia venosa rigen el retorno venoso es / no es correcta. J
Appl Physiol. 2006; 101:1523-1525. . []

29. MP Grocott, MG Mythen, TJ Gan. Perioperatoria de manejo de fluidos y los


resultados clínicos en adultos. Anesth Analg. 2005; 100:1093-1106. Ovid Full Text
Permisos Solicitud . []

30. SM Baek, GG Makabali, CW Bryan-Brown, et al. Expansión plasma en pacientes


quirúrgicos con alta presión venosa central (PVC), la relación del volumen de sangre
para hematocrito, PVC, presión de enclavamiento pulmonar, y los cambios
cardiorrespiratorios. Cirugía. 1975; 78:304-315. . []

31. Marik PE, J. Varon La trastornos hemodinámicos en la sepsis: implicaciones para


las estrategias de tratamiento. En el pecho. 1998; 114:854-860. . []

32. Hamilton-Davies C, MG Mythen, JB Salmón, et al. Comparación de los


comúnmente utilizados los indicadores clínicos de hipovolemia con tonometría
gastrointestinal. Intensive Care Med. 1997; 23:276-281. . []

33. Kumar A, R Anel, Bunnell E, et al. la arteria pulmonar y la presión de oclusión


venosa presión central no llegan a predecir volumen de llenado ventricular, la función
cardíaca, o la respuesta a la infusión de volumen en sujetos normales. Crit Care Med.
2004; 32:691-699. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

34. Perel A. El valor de los parámetros hemodinámicos funcionales en la


monitorización hemodinámica de los pacientes ventilados. Anaesthesist. 2003; 52:1003-
1004. . []

35. Thomas H, Shillingford J. La respuesta circulatoria a la postura cambio estándar en


la enfermedad isquémica del corazón. Corazón Fr. J. 1965; 27:17-27. . []
36. T Boulain, JM Achard, JL Teboul, et al. Los cambios en la PA inducida por el
aumento de la pierna pasiva predecir la respuesta a la carga de líquido en los pacientes
críticos. En el pecho. 2002; 121:1245-1252. . []

37. Osman D, C Ridel, Ray P, et al. las presiones de llenado cardíaco no son adecuados
para predecir la respuesta hemodinámica a desafiar volumen. Crit Care Med. 2007;
35:64-68. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

38. Magder S, F. Bafaqeeh El papel clínico de las mediciones de la presión venosa


central. Cuidados Intensivos J Med. 2007; 22:44-51. . []

39. H Seidel, J Ball, Dains J, et al. Corazón y Vasos Sanguíneos. Guía del Mosby al
examen físico. Saint Louis: Mosby; 1995:367-443. [acoplamiento del contexto]

40. Otto C. Evaluación ecocardiográfica de izquierda y derecha de función sistólica


ventricular. Libro de texto de Ecocardiografía Clínica. Philadelphia: WB Saunders;
2000:100-131. Contexto] [Link

41. Magder S, D Lagonidis, Erice F. El uso de las variaciones respiratorias en la presión


auricular derecha para predecir la respuesta del gasto cardíaco a PEEP. J Crit Care.
2001; 16:108-114. Ovid Full Text Links bibliográfica acoplamiento del contexto []

42. KK Figg, CE Nemergut. Error en la medición de la presión venosa central. Anesth


Analg. 2009; 108:1209-1211. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

43. T Smith, Motivación de la R, A. Rodas presión venosa central: usos y limitaciones.


En: M Pinsky, Payen D, eds. Monitoreo hemodinámico funcional. Berlín Heidelberg
New York: Springer-Verlag, 2006:99-110. Contexto] [Link

44. A Barbeito, Marcos JB. Arterial y venosa control de la presión central. Anesthesiol
Clin. 2006; 24:717-735. [acoplamiento del contexto]

45. Izakovic M. presión venosa central-evaluación, interpretación, seguimiento,


implicaciones clínicas. Bratisl listy Lek. 2008; 109:185-187. . []

46. Marcos JB. Obtener el máximo provecho de un catéter de PVC. Atlanta, GA:
Sociedad Americana de Anestesiología; 2005. Contexto] [Link
47. CF Notarius, RD Levy, Tully A, et al. Cardiaca en comparación con los límites para
ejercer no cardíaca tras un trasplante cardíaco. Corazón Am J. 1998; 135:339-348.
Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

48. Magder S. presión venosa central: uno, pero no es tan simple medida útil. Crit Care
Med. 2006; 34:2224-2227. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

49. RP Dellinger, Levy MM, JM Carlet, et al. Sobrevivir a la sepsis campaña:


directrices internacionales para el manejo de la sepsis grave y shock séptico: 2008.
Intensive Care Med. 2008; 34:17-60. . []

50. Boldt J, M Lenz, B Kumle, et al. Tomo estrategias de sustitución de unidades de


cuidados intensivos: resultados de una encuesta postal. Intensive Care Med. 1998;
24:147-151. . []

51. Marcos JB. Central de control de presión venosa: perspectivas clínica más allá de
los números. J Vasc Anesth Cardiothorac. 1991; 5:163-173. . []

52. H Jellinek, P Krafft, Fitzgerald RD, et al. Presión en la aurícula derecha predice la
respuesta hemodinámica a la presión positiva vías respiratorias de apnea. Crit Care
Med. 2000; 28:672-678. [acoplamiento del contexto]

53. R Venn, Steele A, P Richardson, et al. Ensayo clínico aleatorizado para investigar la
influencia del desafío de líquido sobre la duración de la estancia hospitalaria y la
morbilidad perioperatoria en los pacientes con fracturas de cadera. Br J Anaesth. 2002;
88:65-71. Ovid Full Text Links bibliográfica acoplamiento del contexto []

54. Thomsen SA, H Lokkegaard, Munck O. Influencia de la presión venosa central


normal en el inicio de la función en los aloinjertos renales. Scand J Urol Nephrol. 1987;
21:143-145. . []

55. Michard M, JL Teboul. Predicción de la capacidad de respuesta de líquidos en


pacientes en UCI: un análisis crítico de la evidencia. En el pecho. 2002; 121:2000-2008.
. []

56. JG Wagner, JW Leatherman. Derecho de fin de diástole del ventrículo volumen


como predictor de la respuesta hemodinámica a un desafío de líquidos. En el pecho.
1998; 113:1048-1054. . []
57. Michard M, S Boussat, Chemla D, et al. Relación entre los cambios respiratorios en
la presión del pulso arterial y la capacidad de respuesta de líquidos en pacientes sépticos
con insuficiencia circulatoria aguda. Am J Respir Crit Care Med. 2000; 162:134-138. .
[]

58. Hoffman MJ, LJ Greenfield, HJ Sugerman, et al. Insospechada disfunción


ventricular derecha en estado de shock y la sepsis. Ann Surg. 1983; 198:307-319.
Permisos Solicitud Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

59. C Reutilizar, JL Vicente, MR Pinsky. Las mediciones del derecho de los volúmenes
ventriculares durante el desafío de líquidos. En el pecho. 1990; 98:1450-1454. . []

60. Marik PE, M Baram, Vahid B. ¿Tiene la presión venosa central predecía la reacción
de líquidos? Una revisión sistemática de la literatura y la historia de siete yeguas. En el
pecho. 2008; 134:172-178. . []

61. Magder S. Más respeto para la CVP. Intensive Care Med. 1998; 24:651-653. . []

62. CM Gómez, MG Palazzo. Cateterización de la arteria pulmonar en anestesia y


cuidados intensivos. Br J Anaesth. 1998; 81:945-956. . []

63. Knobel E, N Akamine, Fernandes CJ Jr, et al. Fiabilidad de presión en la aurícula


derecha a la izquierda de seguimiento para evaluar la precarga ventricular en pacientes
críticamente enfermos sépticos. Crit Care Med. 1989; 17:1344-1345. Permisos Solicitud
Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

64. CL Rice, CF Hobelman, John DA, et al. Presión venosa central o presión capilar
pulmonar en cuña, como determinante de la reposición de líquidos en la cirugía aórtica.
Cirugía. 1978; 84:437-440. . []

65. HJ Swan, W Ganz, Forrester J, et al. Cateterismo del corazón en el hombre con el
uso de un flujo dirigido globo en la punta del catéter. N Engl J Med. 1970; 283:447-451.
. []

66. Pinsky MR. Significado clínico de la arteria pulmonar la presión de oclusión.


Intensive Care Med. 2003; 29:175-178. . []

67. Robin E, H Costecalde, G Lebuffe, et al. Relevancia clínica de los datos del catéter
en la arteria pulmonar. Crit Care. 2006, 10: S3. . []
68. DM Shasby, IM Dauber, Pfister S, et al. Swan-Ganz ubicación del catéter y la
presión en la aurícula izquierda determinar la exactitud de la presión de enclavamiento
cuando la presión espiratoria final positiva se utiliza. En el pecho. 1981; 80:666-670. . []

69. Hoyt JD, JW Leatherman. Interpretación de la presión de oclusión de la arteria


pulmonar en pacientes ventilados mecánicamente con grandes excursiones respiratorias
de la presión intratorácica. Intensive Care Med. 1997; 23:1125-1131. . []

70. M Pinsky, JL Vicente, JM De Smet. Estimación de la presión de llenado ventricular


izquierda durante el final de la espiración con presión positiva en los seres humanos.
Soy Respir Dis Rev. 1991; 143:25-31. . []

71. JL Teboul, MR Pinsky, Mercat A, et al. Estimación de la presión de llenado


cardíaco en pacientes ventilados mecánicamente con la hiperinflación. Crit Care Med.
2000; 28:3631-3636. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

72. R Raper, WJ Sibbald. Presas de la cuña? El catéter de Swan-Ganz y precarga del


ventrículo izquierdo. En el pecho. 1986; 89:427-434. . []

73. Forrester JS, G diamantes, K Chatterjee, et al. Tratamiento médico del infarto agudo
de miocardio mediante la aplicación de subconjuntos hemodinámica (primera de dos
partes). N Engl J Med. 1976; 295:1356-1362. . []

74. Packman MI, CE Rackow. El corazón izquierdo óptima presión de llenado durante
la reanimación de los pacientes con líquido y el shock séptico hipovolémico. Crit Care
Med. 1983; 11:165-169. Permisos Solicitud Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ]
acoplamiento del contexto [

75. Krausz MM, Perel A, D Eimerl, et al. Cardiopulmonar efectos de las cargas de
volumen en pacientes con shock séptico. Ann Surg. 1977; 185:429-434. Permisos
Solicitud Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

76. Bennett-Guerrero E, RA Kahn, DM Moskowitz, et al. Comparación de la variación


de la presión arterial sistólica con otros parámetros clínicos para predecir la respuesta a
los retos de líquidos durante la cirugía cardíaca. Monte Sinaí J Med. 2002; 69:96-100. .
[]

77. Swenson JD, D Bull, Stringham evaluación subjetiva J. de la precarga ventricular


izquierda mediante ecocardiografía transesofágica: arteria correspondientes presiones de
oclusión pulmonar. J Vasc Anesth Cardiothorac. 2001; 15:580-583. . []
78. JE Calvino, AA Driedger, WJ Sibbald. ¿Tiene la presión capilar pulmonar en cuña
predecir precarga del ventrículo izquierdo en pacientes críticos? Crit Care Med. 1981;
9:437-443. Permisos Solicitud Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del
contexto [

79. JE Calvino, AA Driedger, WJ Sibbald. El efecto hemodinámico de la infusión


rápida de líquidos en pacientes críticamente enfermos. Cirugía. 1981; 90:61-76. . []

80. L Diebel, RF Wilson, Heins J, et al. -Volumen diastólico final frente a la arteria
presión de enclavamiento pulmonar en la evaluación de precarga cardíaca en pacientes
traumatizados. J Trauma. 1994; 37:950-955. Permisos Solicitud Cómpralo ya! Enlaces
bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

81. LN Diebel, RF Wilson, MG Tagett, et al. -Volumen diastólico final. Un mejor


indicador de la precarga en los pacientes críticos. Arch Surg. 1992; 127:817-821;
discusión 821-822. [Contexto] Enlace

82. B Tavernier, oh Makhotine, G Lebuffe, et al. Variación de la presión sistólica como


guía a la terapia con líquidos en pacientes con sepsis inducida por la hipotensión.
Anestesiología. 1998; 89:1313-1321. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

83. CP Tousignant, Walsh M, Mazer CD. El uso de la ecocardiografía transesofágica


para la evaluación de la precarga en pacientes críticamente enfermos. Anesth Analg.
2000; 90:351-355. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

84. Schneider AJ, GJ Teule, AB Groeneveld, et al. Biventricular rendimiento durante la


carga de volumen en pacientes con shock séptico precoz, con énfasis en el ventrículo
derecho: una hemodinámica y de radionúclidos estudio combinado. Corazón Am J.
1988; 116:103-112. . []

85. L Belloni, Pisano A, Natale A, et al. Evaluación de la capacidad de respuesta,


parámetros de los fluidos de la arteria sin bomba cirugía de bypass coronario: una
comparación entre LiDCO, echochardiography transesofágica, y catéter de arteria
pulmonar. J Vasc Anesth Cardiothorac. 2008; 22:243-248. [acoplamiento del contexto]

86. SM Hollenberg, TS Ahrens, Annane D, et al. Práctica parámetros para soporte


hemodinámico de la sepsis en pacientes adultos: actualización de 2004. Crit Care Med.
2004; 32:1928-1948. Ovid Full Text Permisos Solicitud . []
87. Poelaert JI, G. Monitorización hemodinámica Schupfer utilizando ecocardiografía
transesofágica: las relaciones entre la presión, flujo y función. En el pecho. 2005;
127:379-390. . []

88. K Bendjelid, JA Romand. Fluido de respuesta en pacientes ventilados


mecánicamente: una revisión de los índices usados en los cuidados intensivos. Intensive
Care Med. 2003; 29:352-360. . []

89. JR Jansen, JJ Schreuder, JM Bogaard, et al. Termodilución técnica para la medición


del gasto cardíaco durante la ventilación artificial. J Appl Physiol. 1981; 51:584-591. .
[]

90. JR Jansen, JJ Schreuder, Settels JJ, et al. Una estrategia adecuada para la técnica de
termodilución en pacientes en ventilación mecánica. Intensive Care Med. 1990; 16:422-
425. . []

91. EE Siniorakis, NI Nikolaou, Sarantopoulos CD, et al. Volumen de carga en


predominante infarto del ventrículo derecho: junto a la cama con la respuesta
hemodinámica termistores rápida. Corazón Eur J. 1994; 15:1340-1347. . []

92. FG Spinale, R Mukherjee, Tanaka R, et al. Los efectos de la regurgitación valvular


en termodilución fracción de eyección mediciones. En el pecho. 1992; 101:723-731. . []

93. Pinsky MR, JM Desmet, JL Vicente. Efecto de la presión espiratoria final positiva
sobre la función ventricular derecha en humanos. Soy Respir Dis Rev. 1992; 146:681-
687. . []

94. C Wiesenack, C Fiegl, Keyser A, et al. Evaluar permanentemente el extremo


derecho de la diástole del volumen ventricular como marcador de la precarga cardiaca y
la capacidad de respuesta de fluidos en pacientes con ventilación mecánica quirúrgicos
cardíacos. Crit Care. 2005; 9: R226-R233. . []

95. ML Cheatham, Nelson LD, Chang MC, et al. Diastólica del ventrículo derecho, el
volumen final de índice como un indicador del estado de precarga en pacientes
sometidos a la presión espiratoria final positiva. Crit Care Med. 1998; 26:1801-1806.
Ovid Full Text Permisos Solicitud . []

96. Diebel LN, T Myers, S. Dulchavsky Efectos de la presión de las vías respiratorias y
aumento de la PEEP sobre la evaluación de la precarga cardíaca. J Trauma. 1997;
42:585-590; discusión 590-591. [Contexto] Enlace
97. Benchimol A, Desser KB, AR Hastreiter. Derecho volumen ventricular en la
cardiopatía congénita. Am J Cardiol. 1975; 36:67-75. . []

98. VG-romana Dávila, AD Waggoner, WE Hopkins, et al. La disfunción ventricular


derecha en el síndrome de bajo gasto cardíaco después de las operaciones: evaluación
mediante ecocardiografía transesofágica. Ann Thorac Surg. 1995; 60:1081-1086. . []

99. Ferlinz J, R Gorlin, PF Cohn, et al. Haga la función ventricular en pacientes con
enfermedad arterial coronaria. Circulación. 1975; 52:608-615. Cómpralo ya! Enlaces
bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

100. Graham TP Jr, JM Jarmakani, Atwood GF, et al. Derecho determinaciones de


volumen ventricular en los niños. Los valores normales y observaciones con el volumen
o la sobrecarga de presión. Circulación. 1973; 47:144-153. Cómpralo ya! Enlaces
bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

101. M Oe, Gorcsan J III, Mandarino WA, et al. Automatizado de medidas


ecocardiográficas de la superficie del ventrículo derecho como un índice de volumen y
el área de relaciones-la presión sistólica de fin de evaluar la función ventricular derecha.
Circulación. 1995; 92:1026-1033. Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento
del contexto [

102. T Ota, CE Fleishman, Strub M, et al. En tiempo real, la ecocardiografía


tridimensional tres: la viabilidad de la dinámica del ventrículo derecho con la medida
del volumen de contraste salino. Corazón Am J. 1999; 137:958-966. Cómpralo ya!
Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

103. IP Panidis, JF Ren, MN Kotler, et al. dimensiones ecocardiográficas de estimación


Dos de ventrículo derecho de la fracción de eyección en pacientes con enfermedad
arterial coronaria. J Am Coll Cardiol. 1983; 2:911-918. . []

104. M Vogel, PA Blanco, Redington AN. In vitro de la validación de la medida del


volumen del ventrículo derecho por ecocardiografía tres dimensiones. Corazón Fr. J.
1995; 74:460-463. . []

105. RM Lang, Bierig M, Devereux RB, et al. Recomendaciones para la cuantificación


de la cámara: un informe de la Sociedad Americana de Ecocardiografía y las Directrices
del Comité de Normas y la cuantificación de Cámara Grupo de Redacción, desarrollado
en colaboración con la Asociación Europea de Ecocardiografía, una rama de la
Sociedad Europea de Cardiología. J Am Soc Echocardiogr. 2005; 18:1440-1463. . []
106. Jardin M, JC Farcot, Gueret P, et al. Evaluación ecocardiográfica de los ventrículos
durante la respiración continua en vía aérea con presión positiva. J Appl Physiol. 1984;
56:619-627. . []

107. Simone De R, Lobo I, Mottl-Link S, et al. Intraoperatoria evaluación de volumen


del ventrículo derecho y la función. Eur J Surg Cardiothorac. 2005; 27:988-993. . []

108. JM Leung, EH Levine. Sistólica del ventrículo izquierdo, la cavidad obliteración


final como una estimación de hipovolemia intraoperatoria. Anestesiología. 1994;
81:1102-1109. [acoplamiento del contexto]

109. Smith MD, B MacPhail, el Sr. Harrison, et al. Valor y limitaciones de la


ecocardiografía transesofágica en la determinación de volúmenes del ventrículo
izquierdo y fracción de eyección. J Am Coll Cardiol. 1992; 19:1213-1222. . []

110. Clements FM, DH Harpole, T Quill, et al. Estimación del volumen del ventrículo
izquierdo y fracción de eyección por ecocardiografía transesofágica tridimensional y
dos: la comparación de imágenes en eje corto y la angiografía con radionúclidos
simultánea. Br J Anaesth. 1990; 64:331-336. . []

111. Cheung AT, Savino JS, SJ Weiss, et al. Ecocardiográficas y hemodinámicas de los
índices de precarga del ventrículo izquierdo en pacientes con función ventricular
anormal y normal. Anestesiología. 1994; 81:376-387. Permisos Solicitud Cómpralo ya!
Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

112. SN Konstadt, Thys D, BP Mindich, et al. Validación de la ecocardiografía


transesofágica intraoperatoria cuantitativos. Anestesiología. 1986; 65:418-421.
Permisos Solicitud Cómpralo ya! Enlaces bibliográfica ] acoplamiento del contexto [

113. CK Hofer, MT Ganter, Rist A, et al. La precisión de la evaluación de precarga por


diferentes técnicas ecocardiográficas transesofágica en pacientes sometidos a cirugía
cardíaca. J Vasc Anesth Cardiothorac. 2008; 22:236-242. . []

114. JE Otterstad, John Sutton San M, G Froland, et al. ¿Los cambios en el volumen del
ventrículo izquierdo, medido con el método de Simpson biplano de la mayor parte
relacionados con los cambios en su zona o eje mayor en la evaluación pronóstica de
remodelación después de un infarto de miocardio? Eur J Echocardiogr. 2001; 2:118-
125. . []
115. M Feissel, Michard M, Mangin I, et al. Respiratorio cambios en velocidad de la
sangre aórtica como un indicador de la capacidad de respuesta de líquido en pacientes
ventilados con shock séptico. En el pecho. 2001; 119:867-873. . []

116. CA Greim, N Roewer, Apfel C, et al. Relación de los índices ecocardiográficos


precarga al volumen de accidentes cerebrovasculares en pacientes críticamente
enfermos con un bajo índice cardíaco y normal. Intensive Care Med. 1997; 23:411-
416. . []

117. Reuter DA, AE Goetz. Diferenciación de "vigilancia precarga volumétrica" y


evaluar "la capacidad de respuesta de líquidos". Anesth Analg. 2006; 102:651-652,
respuesta de autor 652. Ovid Full Text Solicitud de Permisos bibliográfica Enlaces
[Contexto] Enlace