Sie sind auf Seite 1von 7
¿QUIÉN SOY YO? Hay preguntas difíciles de responder, una de ellas es: ¿QUIÉN SOY YO?

¿QUIÉN SOY YO?

Hay preguntas difíciles de responder, una de ellas es: ¿QUIÉN SOY YO?

A esa pregunta muchos responden con su oficio o profesión, otros con su rol

familiar, muchos más comienzan por definir virtudes o defectos , o por ejemplo

dicen frases como “soy piscis” cuando no hay tal cosa como una “persona

piscis”.

¿QUIÉN

SOY

YO?

es

probablemente

la

pregunta

más

desconcertante,

profunda, difícil, emocionante e interesante que nos podemos hacer.

ES DESCONCERTANTE porque a lo largo de todas las respuestas y las

definiciones que nos damos de nosotros mismos siempre terminamos

insatisfechos. Siempre hay algo más. Después de cualquier respuesta a que

podemos llegar volvemos a un: “pero no es realmente así”. “¿Quién soy yo?”

parece una pregunta simple, quizás la más simple, y sin embargo nos deja desconcertados y confundidos.

ES PROFUNDA porque desde que recibimos el don de la conciencia, del sentido del yo, es del mayor interés para nosotros. Desde el origen de pensar en el ser humano nos hemos hecho esta pregunta y ha sido motivo de nuestras reflexiones. ¿Qué puede ser más importante que entender la naturaleza del ser?

ES LA PREGUNTA MÁS DIFÍCIL porque tiene miles de respuestas. Sólo hacer la pregunta nos trae inquietud y ansiedad. Es una pregunta relevante pero algo en nosotros rechaza pensarla y se quiere distanciar de la respuesta que de todos modos anhelamos. Es algo tan básico que incomoda no tener una respuesta preparada y clara. Cualquier explicación apresurada nos deja insatisfechos. Empezar a preguntarnos “¿Quién soy yo?” es una puerta hacia nuestra vida interior, es empezar a descubrir quiénes somos.

Para responder esta pregunta necesitamos seguir el siguiente orden:

Yo soy un cuerpo. Todos tenemos un cuerpo. Nuestro cuerpo tiene una variedad de características. Necesitamos darnos cuenta de sus diferentes aspectos. Sin embargo somos algo más que nuestro cuerpo. Yo soy un cuerpo, pero hay algo más

Yo soy una persona que reacciona emocionalmente. Necesitamos conocer nuestros estados de ánimo, qué es lo que los causa. Yo soy mis emociones, pero hay algo más

Yo tengo un ser histórico. Vivimos en un tiempo particular de la historia. El mundo era muy diferente antes y va cambiar completamente en el futuro. Estamos determinados por esta era de la historia, pero hay algo más

Yo soy una cultura. Todos estamos sumergidos en una cultura. Pero hay más

Yo soy parte de una nación. La identidad nacional es una identificación muy

fuerte. Nos identificamos con un pueblo, las costumbresl: “Soy American@”,

“ecuatorin@”, “Chino”, “Francés”, “Chileno”. Pero hay algo más

Yo soy parte de una familia. La familia de la que venimos, la familia que

soñamos, la familia que creamos. Pero hay algo más

Yo soy un estudiante, soy una persona que enseña, que estudia,

Yo soy alguien que aspira a una vida mejor. Todos los humanos aspiramos

a la felicidad y a hacer un mundo mejor

¡ ASÍ SOY YO !

Dentro de nuestras relaciones, es muy común utilizar la frase yo soy así……,

la cual encierra todo aquello que somos: nuestros lados positivos y nuestros

lados negativos, pero tenemos que tener en cuenta que aunque seamos de un

modo en particular, siempre podemos mejorar, por esta razón en este punto

vamos a identificar nuestros ¡yo soy así…¡ positivos (virtudes) para

negativos (defectos) para poder

cambiarlos y ser mejores personas.

reforzarlos y nuestros ¡yo soy así

!

5.1. LOS ¡ YO SOY ASÍ…!

POSITIVOS

Los ¡yo soy así…! positivos, están conformados por el grupo de virtudes es

decir la disposición habitual, firme y permanente que tenemos para hacer el

bien. A continuación tenemos una lista de algunas virtudes:

Yo soy honest@

Yo soy Comprensiv@

Yo soy Cariños@

Yo soy Perseverante

Yo soy Respetos@

Yo soy Fiel

Yo soy Solidari@

Yo soy Amigable

5.2. LOS ¡YO SOY ASÍ … ! NEGATIVOS

No todos los “así soy yo” son iguales: el que se tratará ahora son los limitantes que por lo general están relacionados con nuestros defectos y aquellas actitudes que no queremos cambiarlas, aunque estemos o no conscientes de que son equivocadas.

¿POR QUÉ ESTOS ¡YO SOY ASÍ…! SON PERJUDICIALES?

Cuando verbalizamos un “así soy yo” suele ser muestra irrefutable de que estamos ante una verdad universal y nadie, ni nada, puede cambiarlo. No existe opción de cambio: Esto es así… y punto!!

Normalmente el discurso interno es mucho más devastador ya que, al margen de que llega a integrarse en nuestro subconsciente, el “así soy yo” hace que se reduzca enormemente el rango de opciones o posibilidad de mejorar.

“Como soy así, no puedo cambiar, por lo tanto tienen que aceptarme tal como soy.”

A continuación se adjunta una lista con algunos defectos frecuentes en las personas:

Yo soy impuntual

Yo soy orgullos@

Yo soy injust@

Yo soy irrespetos@

Yo soy infiel

Yo soy Solidari@

5.3. ¿COMO EMPEZARON ESOS “YO SOY”?

Los antecedentes a los “Yo soy…” caen en dos categorías:

El primer tipo de etiquetas procede de la demás gente esta categoría es la más corriente, te la colocaron cuando eras niño y las has llevado contigo desde entonces, como por ejemplo “tu hermano es muy bueno en matemáticas, vos no tanto”

La segunda categoría de “Yo soy” tiene

apropiados que aprendiste a colocarte a ti mismo para dejar de hacer las cosas que no te gustan, este tipo de “Yo soy” entra dentro de los comportamientos acomodables, pero no por eso dejan de ser excusas engañosas.

su origen en esos rótulos tan

5.4. ¿PORQUÉ USAMOS ESOS “YO SOY ASÍ…”?

- Para evadir algo que no queremos enfrentar, como una actividad o defecto de nuestra personalidad, estas etiquetas nos evitan el riesgo y difícil trabajo de modificar una conducta o pensamiento.

- Por miedo a una situación que, en su momento, fue desastrosa en cuando a resultados y que se repite un tiempo después.

- Así soy yo” es, a la vez, una muestra de pelea y de huida. Cuando se lo dice a alguien, suele decírselo de una manera tajante por lo que casi no hay opción al cambio. Es de huida ya que, esa muralla hace que se pueda estar tranquil@ en una zona de comodidad sin que se incomoden y olvidándose de lo que se dice desde fuera.

- Detrás de su “así soy yo” hay una creencia limitante de que, como no pudo hacerlo en su momento, hoy tampoco podría hacerlo.

5.4. ESTRATEGIAS PARA ELIMINAR LOS “YO SOY ASÍ…” NEGATIVOS

- Poner metas de conducta para actuar de manera muy diferente de lo que has hecho hasta ahora, por ejemplo: si consideras que eres tímido, preséntate tu solo a alguna persona a la que normalmente hubieras evitado.

- Escribir un diario donde vayas anotando tus comportamientos autodestructivos, (yo negativos) y apunta no solo tus actos sino también lo que sentías cuando te comportabas de esa manera.

- Estar siempre alerta para notar cualquiera de estas cuatro frases y cada vez que vuelvas a pensarlas corrígete en voz alta de la siguiente de manera:

“así soy yo”

a

“así era yo “

no puedo evitarlo” seriamente”

a

“puedo cambiar si lo intento

siempre he sido así”

a

“voy a ser diferente”.

¿DE DÓNDE VENGO?

Para responder esta interrogante es necesario iniciar aceptando nuestras raíces y nuestro pasado como la escuela de vida que nos ha enseñado a valorar lo grandioso que es vivir, las experiencias que nos animaron o que tal vez en su momento también nos hicieron sufrir, han hecho de nosotros al ser humano que hoy somos.

6.1. VENGO DE UN PROCESO HISTÓRICO

Desde que nacemos estamos en contacto con personas y con ambientes, esas relaciones con el entorno son las que nos hacen evolucionar hacia lo que hoy somos, y hacia lo que seremos en el futuro.

Nuestra vida está sometida a un gran proceso de aprendizaje. Aprendemos desde que nacemos. Lo que somos hoy es el resultado de la relación entre nuestra estructura genética y todas las relaciones que hemos tenido desde que hemos nacido, y que han constituido la base de nuestro aprendizaje. Por eso es muy importante como y con quien nos relacionamos.

Este conjunto de situaciones y experiencias conforman nuestra historia personal, la cual nos permite armar un rompecabezas del ambiente familiar y social en el que hemos desarrollado, partiendo desde el presente y mirando hacia atrás.

El elaborar nuestra historia personal nos ayuda comprender porque nos encontramos en un presente, es aprender de nuestros pasados, para ser mejores y no cometer los mismos errores que en nuestro pasado ocurrieron.