Sie sind auf Seite 1von 5
“Estudio de la pobreza y desigualdad social desde la disciplina del Trabajo Social y su aporte

“Estudio de la pobreza y desigualdad social desde la disciplina del Trabajo Social y su aporte en la generación de políticas públicas para su superación en Chile”

Daniela Silva Alviña, estudiante segundo año Trabajo Social 2015.

El Trabajo Social en Chile y en el mundo desde sus inicios como profesión ha estado relacionado con la carencia, vulnerabilidad o pobreza de las personas, siendo esta problemática, junto con muchas otras como la sanidad higiénica y mental, el funcionamiento de las dinámicas familiares, la seguridad laboral y la educación social uno de los focos centrales de análisis e intervención de la disciplina del Trabajo Social.

En el presente ensayo se expondrá brevemente el aporte de la disciplina del Trabajo Social para el estudio de la pobreza y la desigualdad social en Chile y cómo ha aportado esta misma a la generación de políticas públicas para su superación, a través de algunas referencias históricas sobre la vinculación del trabajo social con la pobreza y las políticas sociales.

La pobreza histórica y constitutivamente ha sido un espacio de identidad para el Trabajo Social, al analizar las relaciones entre familia y sociedad, la pobreza es un tema central por su impacto negativo en la vida de las familias y porque afecta a un número muy importante de la población. A lo anterior se debe agregar el hecho de que al Trabajo Social se le asigna socialmente la atención de las familias pobres y de hecho ellas constituyen la mayoría de la población a la que se atiende y la que presenta mayores desafíos a para su intervención social. Desde el Trabajo Social la pobreza debe ser visualizada en el contexto del proceso de modernización, no considerándola sólo en la forma tradicional, es decir como un obstáculo para el desarrollo, sino que entenderla como uno de los ejes internos del tipo de modernización vigente, que produce a la vez integración y exclusión, riqueza y pobreza. (Aylwin y Solar,2002).

La condición de pobreza consiste, de acuerdo a los economistas, en carecer de recursos bajo un cierto estándar. La medición de la situación de pobreza se hace en base al ingreso monetario que permite alcanzar el valor de una canasta básica de alimentos. Sin embargo existen nuevas miradas, miradas que dan mayor centralidad a la realidad de los espacios en que se mueve el trabajo social, esto porque la pobreza es un tema complejo, que rehúsa reducirse

a un conjunto de indicadores y estrategias estructurales reproducidas a escala mundial, lo cual se debe que las mayores claves de su resolución, particularmente en lo que a “pobreza dura” se trata, están en los niveles locales - situacionales, dado que sólo desde allí se puede superar el enfoque de mera carencia por el de carencia – potencia (Piazze, 2000). En palabras simples:

“El fenómeno de la pobreza presenta gran heterogeneidad, tanto en las condiciones objetivas en que viven las familias pobres como en sus capacidades y potencialidades. Pero éstas no son reconocidas en la planificación ni implementación de programas orientados hacia la pobreza, los que habitualmente la conciben sólo como un conjunto de carencias y aplican ese patrón a todas las familias pobres, sin atender a sus potencialidades y capacidades diversificadas”

(Aylwin y Solar, 2002:29).

Lo anterior nos introduce en el tema de las políticas sociales, entendidas

estas como “el conjunto de esfuerzos que el Estado realiza para proveer de bienes y servicios a las familias y al conjunto de la sociedad que no tienen capacidad económica para acceder a ellos en el mercado, entre los cuales los

pobres son el grupo mayoritario”(Aylwin y Solar, 2002). En Chile se pueden contemplar cuatro periodos históricos claramente identificables en los cuales el rol de estado, la implementación de la política social y el rol o función del trabajador social (como generador e implementador) han ido variando, estos son:

  • - Entre 1920-1964: Con un rol de Estado protector, donde las políticas sociales se caracterizan por un “creciente auge del Estado en la provisión de servicios sociales con características universales. La política está orientada a mejorar las condiciones sociales de los habitantes del país bajo el sustento ideológico de la contención demandas de los movimientos sociales emergentes” (Mercado y Vargas, 2006). El rol del trabajo social es “Asistencial y de beneficencia con un fuerte énfasis en la educativo en el nivel individual de modo tal que permitiese la solución de la problemática específica presentada por el usuario, a través del adecuado aprovechamiento de los beneficios de la política social”, es decir, un rol orientado a la satisfacción de necesidades individuales (se visualiza la pobreza desde la carencia).

  • - Entre 1964-1973: Con un rol de Estado benefactor, donde las políticas sociales se caracterizan por emerger “de la creciente movilización de la población y se construye con ésta, al igual que en el periodo anterior se orienta al mejoramiento de la calidad de vida de la población sin embargo el sustento ideológico se orientaba a la participación de la sociedad activa en

la implementación de las soluciones a sus demandas”(Mercado y Vargas,

2006), el Estado norma y financia las políticas sociales. El rol del trabajo social pone fuerte énfasis en nivel de intervención de

grupo y comunidad. Dedicado a la promoción social (Se visualiza la pobreza desde las oportunidades, aunque ahora se reconoce a la población como activa en la solución de sus demandas).

  • - Entre 1973-1989: Con un rol de Estado subsidiario, donde las políticas sociales se caracterizan por su privatización en su implementación, por entregar beneficios a través de subsidios individuales, estar descentralizadas administrativamente pero no económica ni política y por existir un bajo gasto social. El rol del trabajo social está marcado por el duro golpe que sufre como profesión “por el cierre de escuelas y por una fuerte limitación en el ejercicio de esta, lo que implicó un retroceso en el rol asignado a la profesión ya que se volvió al desarrollo asistencialista. Se vuelve a poner énfasis en la atención individual contribuyendo a la atomización de la sociedad y reduciendo los impactos de la intervención” (Mercado y Vargas, 2006). El trabajo social es funcional al sistema que administra la política social, sin embargo, a pesar de los anterior participa en la promoción de la organización y compromiso con la defensa de los derechos humanos (La pobreza se comprende nuevamente desde la carencia y de las necesidades específicas de los individuos o familia).

  • - 1990-a la fecha: Con un rol de Estado Integrador, donde las políticas sociales se ven marcadas por un “aumento del gasto social, continuando con los lineamientos económicos y políticos del período anterior. Subsidiaridad del Estado” (Mercado y Vargas, 2006). El rol del trabajador social se caracteriza por el reconocimiento gradual del rol de promotor social del trabajador social, que incluye las tres estrategias de intervención social (de los periodos históricos anteriores). La pobreza es comprendida desde un enfoque multidimensional, es decir, “se comprenden las carencias que afectan a las personas y sus hogares en múltiples dimensiones, más allá de su ingreso” (Ministerio de Desarrollo Social, 2015:23).

En relación a lo expuesto, es posible plantear que el estudio e intervención de la pobreza y la desigualdad social en Chile desde el Trabajo Social y su aporte en la generación de políticas públicas para la superación de esta situación ha sido cambiante a lo largo de la historia de la profesión. Si bien el Trabajo Social desde sus inicios tuvo como foco la trasformación de las condiciones sociales de los habitantes, en este caso particular, de la situación de pobreza, con el paso del tiempo esta tarea ha ido sistematizándose progresivamente desde las políticas públicas como instrumentos materializados por la profesión, producto de los diferentes cambios políticos, económicos y sociales que van configurando el rol o función del Trabajo Social frente a esta problemática.

Para finalizar, desde mi opinión como estudiante en formación de esta disciplina con una larga trayectoria histórica en este país y en el mundo, en relación al tema de la pobreza y las políticas públicas/sociales considero que tal como se está planteando en la actualidad, las políticas sociales deberían ser instauradas desde las personas (necesidades y demandas de éstas) como grupo social, promoviendo sus capacidades y no sus incapacidades o carencias. El Trabajo social debe trabajar “con” la gente marginada, fomentar las actitudes y habilidades de éstas para de esa forma poder superar su situación de pobreza.

Referencias Bibliográficas:

Mercado, E. y Vargas, M. (2006). Políticas Sociales y Trabajo Social un

análisis

histórico

desafíos,

dilemas

y

propuestas.

Chile:

Congreso

Internacional,

Universidad

del

Bío

Bío.

Recuperado

de

 

Piazze,L. (2000). Pobreza: Un desafío permanente al Trabajo Social (Documento de trabajo n° 4). Concepción: Universidad de Concepción. Recuperado de http://www2.udec.cl/~ssrevi/numero4/articulopobreza.htm

Aylwin, N.

y

Solar M. (2002). Trabajo

Social

Familiar. Recuperado de

 

tsocial.ulagos.cl/index.php/biblioteca-virtual2/

...

%20Aylwin

...

/download

Ministerio de Desarrollo Social. (2015). CASEN: Nueva Metodología de Medición de la Pobreza por Ingresos y Multidimensional. (Serie Documentos Metodológicos Nº28). Santiago de Chile: Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional. Recuperado de http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/documentos/Nueva_Met odologia_de_Medicion_de_Pobreza.pdf