You are on page 1of 2

INTRODUCCION

El Perú, debido a sus características demográficas, se encuentra amenazado
permanentemente no solo por fenómenos naturales, sino también por
acciones del hombre, que pueden desencadenar en desastres debido a su
alta vulnerabilidad, poniendo en riesgo la salud y vida de las personas, así
como el funcionamiento de los servicios de salud, con daños no solo sobre la
población hospitalaria sino también en la infraestructura y equipamiento.
Todo hospital expuesto a amenazas naturales o humanas debe estar
acondicionado para soportar el impacto de un desastre y para prestar
asistencia a las víctimas en los momentos críticos posteriores. Ello exige
reducir oportunamente la vulnerabilidad de sus componentes físicos y
organizativos y hacer preparativos para dar respuesta oportuna y adecuada
a la demanda masiva.
Los eventos adversos generan mayores demandas de atención de salud al
incrementar el riesgo de aparición y propagación de enfermedades
transmitidas de persona a persona, por agua y alimentos, y aquellas que
son transmitidas por vectores; así mismo se requieren mayores recursos
para atender los lesionados por los efectos directos del evento adverso.
Ante ello, los establecimientos de salud deben mantener su operatividad y
estar preparados para atender las necesidades de salud de la población. Las
instituciones de salud y sus servicios como integrantes del Sistema Nacional
de Defensa Civil (SINADECI) deben estar preparados para enfrentar
situaciones de emergencias y desastres; así como desarrollar acciones de
prevención, mitigación y preparación para atenuar los daños a la vida y a la
salud.
PLAN PARA CASOS DE DESASTRE EXTRAHOSPITALARIOS
Cada hospital preparará un plan para casos de desastre basado en su
capacidad operativa. La capacidad operativa de un hospital o centro de
salud podrá abarcar desde la atención de primeros auxilios, atención de
emergencia inmediata y posterior transferencia, hasta atención de cuidados
definitivos.
El plan de desastres deberá ser desarrollado conjuntamente con otras
facilidades de emergencia de la comunidad para la expansión de la
actividad hospitalaria.
La planificación debe incluir la consulta y revisión con las autoridades civiles
locales y con otras instituciones médicas, a fin de establecer un comando
eficaz para hacer apropiada la actuación en el área. Dicho plan deberá
contemplar la preparación de grupos de acción para realizar triages in situ y
una distribución de pacientes que haga mas eficiente el uso de servicios y
capacidades.
El plan de desastres deberá tomar previsiones para:

8) Mantenimiento de la seguridad para evitar el paso de personas curiosas a las áreas de triage. los grupos de rescate y los equipos de ambulancia. a sitios donde las facilidades de atención médica sean más adecuadas y definitivas. agua. 2) Un sistema eficiente de alerta y asignación de personal. 5) Pronta transferencia. . 6) Un censo médico especial para casos de desastre. para la observación de pacientes y para cuidados inmediatos. cuando fuere necesario (luego de los servicios médicos y quirúrgicos preliminares). alimentos. 3) Un comando médico unificado. Un equipo de relaciones públicas con medios de comunicación para ayudar a proveer una fuente organizada de información. Los recursos de cada hospital deben ser conocidos por la policía local. gas. 7) Procedimientos para la rápida transferencia de pacientes en el hospital. 9) Establecimiento previo de un centro de información pública. 4) Transformación de todos los espacios utilizables en áreas claramente definidas para un triage eficiente.1) Evaluar la capacidad de autonomía hospitalaria y las fuentes de aprovisionamiento de electricidad. así como para proteger al personal de acciones hostiles. El hospital tiene la responsabilidad de informar a la comunidad de su potencial y limitaciones en casos de desastre. y suministros médicos.