Sie sind auf Seite 1von 384

THOMAS ARMSTRONG,

CLASES

N

EDITORIAL DIANA

MEXICO

PRIMERA EDICIÓN, OCTUBRE DE 2002

Diseño deportada: Sergio Ávila F. ISBN

968- 13-3404-3

C

DERECHOS RESERVADOS Título original: 7 Kinds of Smart: Ideruifying and Developing Your Multiple Intelligences,

publicado por contrato con Plume, a Division of Penguin Putnam Inc., 375 Hudson Street, New York, New York.

Traducción: R. Fdez. Herrera Copyright ©, 2002 por EDITORIAL. DIANA, S.A. de C.V. Arenal N° 24, Edificio Norte,

Col. Ex Hacienda Guadalupe Chimalistac, México D.F., C.P. 01050. Tel (55) 50 89 12 20 www.editorialdiana.co

A

i

ht © Th

t

1993 1999

m

IMPRESO EN MÉXICO. PRINTED IN MEXICO.

Prohibida la reproducción total o parcial

sin la autorización por escrito de la casa Edit

Para mi esposa, Brahmi

Contenido

Reconocimientos

xU CAPÍTULO 1. Muchas clases de mentes: la teoría de las inteli

2.

Inteligencia oral: exprese su inteligencia verbal 23 CAPÍTULO 3.

Inteligencia pictórica: piense con el ojo de su

45 CAPÍTULO 4. Inteligencia

musical: utilice al máximo su men

67 CAPÍTULO 5. Inteligencia

corporal: use su inteligencia cines

IX Prólogo

gencias

múltiples

1

CAPÍTULO

mente

te melódica

tésica

85 CAPÍTULO 6. Inteligencia

lógica: calcule sus habilidades matemáticas y científicas

105

CAPÍTULO 7. Inteligencia personal: conéctese con su sentido social

CAPÍTULO 8. Inteligencia intrapersonal: desarrolle su

inte

123

lecto intrapersonal

147 CAPÍTULO 9.

Despierte sus inteligencias de florecimiento tar

dío

169 CAPÍTULO 10. Refuerce su

eslabón más débil: inteligencias múl

tiples y dificultades de aprendizaje

193 CAPÍTULO

11. Trabaje con su inteligencia: iguale sus inteligen

v

VIII CONTENIDO

CAPÍTULO 12. Cuando las inteligencias chocan: cómo armoni

zar

los

estilos

de

pensamiento

en

las

relaciones

237

CAPÍTULO 13. Estilos mentales del futuro: inteligencias del si

glo xxi

inteligencias: la naturalista y la existen

257 CAPÍTULO 14. Nuevas

cial

inteligencias?

263 CAPÍTULO 15. ¿Habrá más

281 Recursos para el desarrollo de las inteligencias

301 Índice analítico

347

Agradecimientos

M i agradecimiento es en particular para tres personas

que fueron fundamentales en la creación de este li bro. Primero, mi agente, Linda Allen, quien pacientemente me condujo por el laberinto de las editoriales, para encontrar la más adecuada para este libro. En segundo lugar ami editora, Rachel Klayman, cuya curiosidad y bagaje lingüístico contribuyeron significativamente al producto final. En tercer lugar, y el más importante, al doctor Howard Gardner, quien me apoyó calladamente durante varios años, compartiendo sus bibliografías, papeles sin publicar y borradores de trabajo, así como sus sabias palabras por teléfono, en cartas y vía correo electrónico. Gracias también a Deb Brody y a John Paine por su invaluable asistencia para preparar la versión actualizada de este libro. Asimismo, quiero agradecer a varias personas que influyeron en mí o me apoyaron de una u otra forma durante el desarrollo de la investigación y escritura de este libro, un periodo que abarcó muchos años. Ellos son: DeLee Lantz, Robert McKim, Mert Hanley, Sue Teele, Sally Smith, Dee Dickinson, Roger Peters, Kurt Meyer, Frank Barr, Lawrence Greene, David Thornburg, Richard Bolles, Maggie Strong y Coby Schasfoort. Gracias también a los miles de participantes en los talleres IM (inteligencias múltiples) durante años, cuyas preguntas y comentarios me ayudaron a articular la teoría IM y a hacerla práctica y útil para todos los que quieran aprenderla.

I

Prólog

Qué tan inteligente es usted? Probablemente antes de responder a esta pregunta piense en las pruebas y habilidades relacionadas con la escuela. Tal vez haya resuelto un examen de diez minutos en alguna revista popular que consistía en resolver problemas como "x es ay como bes a _", ole pedía definiciones de palabras como cicatero o mutabilidad. O realizó una prueba de inteligencia en la escuela, o al hacer una solicitud de empleo. Los conceptos de IQ (coeficiente intelectual) e inteligencia ejercen una fuerte influencia en la imaginación de millones de personas. De tal forma que, tener un IQ bajo o poca inteligencia, significa en nuestra sociedad ser clasificado como retrasado mental o algo peor. De hecho, muchos de los peores adjetivos, incluyendo tonto, idiota e imbécil, estaban considerados en otro tiempo como nombres científicos para describir a individuos que se situaban en la parte baja de la curva de la prueba. Por otra parte, ser considerado como dotado o genio (logrando una puntuación de 140 o más) es recibir el reconocimiento de una sociedad que otorga privilegios a los más brillantes: escuelas exclusivas, diplomas, altos ingresos y más. No es sorprendente, por tanto, que muchos de nosotros permanezcamos despiertos en la

x

XII

noche preguntándonos cuáles serán nuestras puntuaciones verdaderas de IQ.

Este libro no le ayudará a aumentar su IQ. Ni tampoco lo asistirá en la preparación de un examen de ingreso a un posgrado, o de cualquier otro de la miríada de pruebas socialmente valorizadas. Aun cuando algunos temas de este libro son similares a los de las pruebas de inteligencia o académicas, existen muchos otros libros en el mercado que le darán mejor resultado para aprender las habilidades que necesita ante una prueba típica de IQ o un examen de admisión universitario.

Tampoco es un libro para aumentar su ritmo de lectura rápida. De hecho, uno de los mensajes implícitos en este libro es que la conducta inteligente puede tomar un largo tiempo para desarrollarse. Recuerde que le tomó años a Miguel Ángel pintar la Capilla Sixtina y que Goethe pasó casi sesenta años escribiendo su obra maestra Fausto. Las buenas cosas requieren tiempo. Finalmente, Siete clases de inteligencia no es un libro para aumentar su poder mental. No creo realmente que su poder cerebral necesite un empujón. Si acaso, necesita celebrarse, pues usted ya posee suficientes células cerebrales activas para lograr muchas cosas grandes en su vida. Me gustaría que considerara Siete clases de inteligencia como su equipo personal de autorrenovación cognitiva. En él podrá comprobar que usted es una persona altamente dotada, aunque todo el mundo en su vida le haya estado diciendo que no lo es. Espero que este libro lo convenza de que le falta poco para ser un genio. En tiempos remotos se creía que todos poseían un genio interior. Era una especie de espí

PRÓLOGO

XIII

ritu guardián que acompañaba a la persona a lo largo de la vida y le ayudaba a superar problemas y lograr objetivos personales. Hemos perdido contacto con este sentido original de genio (relacionado etimológicamente con el famoso genio de la lámpara), preocupados como estamos por las pruebas de IQ y otras nimiedades. Es hora de que lo traigamos de vuelta. Eso es lo que este libro intenta, mostrándole las muchas maneras que hay de ser inteligente. Siete clases de inteligencia contiene:

información

sobre

antecedentes

de

cómo

operan

sus

múltiples inteligencias;

 

listas de comprobación para identificar sus inteligencias más fuertes y más débiles;

ejercicios para explorar las muchas formas que hay de ser inteligente;

consejos prácticos y sugerencias para desarrollar cada inteligencia; e

ideas y recursos para aplicar la teoría de las inteligencias múltiples directamente a su vida.

Además, este libro le proporciona ejemplos concretos de con-

ducta inteligente que se efectúa en docenas de ocupaciones en diversas culturas del mundo. De este modo, tendrá oportuni- dad de conocer y practicar usted mismo las habilidades de observación de los nómadas del Kalahari, la inteligencia interpersonal de alguien de la "alta sociedad" de Manhattan,

la

disciplina contemplativa de un monje budista theravadan,

o

las capacidades de construir imágenes musicales de un

compositor europeo, y otras más. Le garantizo que al

terminar de

XIV

Ó

leer este libro tendrá usted un nuevo concepto de las muchas formas de conocimiento que se han practicado en todos los rincones del mundo durante de miles de años. El libro comienza con una introducción básica a la teoría de inteligencias múltiples. El capítulo 1 hace un repaso general de la investigación realizada en Harvard, que sugiere la presencia de al menos siete inteligencias primarias en la mente humana. Los capítulos 2 al 8 tratan, sucesivamente, cada una de la siete inteligencias: lingüística (capítulo 2), espacial (capítulo 3), musical (capítulo 4), corporal -cinestésica (capítulo 5), lógico-matemática (capítulo 6), interpersonal (capítulo 7) e intrapersonal (capítulo 8). Los cuatro capítulos finales le darán la oportunidad de aplicar su entendimiento de las siete inteligencias al desarrollo tardío de su potencial (capítulo 9), la superación de dificultades de aprendizaje (capítulo 10), la revitalización de su vida laboral (capítulo 11) y el fomento de sus relaciones personales (capítulo 12). La última sección explora cómo el valor puesto en las diferentes inteligencias puede cambiar en el futuro. Siete clases de inteligencia termina con una amplia sección de recursos: libros, organizaciones, programas de software para computadoras y juegos que puede usar para desarrollar sus habili- dades en cada una de las siete inteligencias. Si realmente quiere desarrollar sus habilidades naturales en la vida, este libro es para usted. Le será especialmente útil si usted encaja en una o más de las siguientes descripciones:

pruebas

estandarizadas, y cree que los resultados no describen su

verdadero yo.

Ha

realizado

pruebas

de

inteligencia

u

otras

PRÓLOGO

XV

• Necesita información sobre sus intereses y aptitudes que le ayude a prepararse para emprender una nueva carrera o un nuevo puesto en su trabajo actual. • Está usted interesado en explorar potenciales creativos que reforzarán su desarrollo personal.

• Quiere usted descubrir cómo pensar y aprender en forma natural.

• Quiere usted comprender de qué modo su estilo de pensar afecta a la forma como se relaciona con su esposa, hijo o hija, amigo, familiar o colega.

• Es usted un artista, atleta, músico u otro individuo creativo que busca un modelo de inteligencia que honre y aprecie lo que usted hace para ganarse la vida.

• Si cree tener una discapacidad de aprendizaje y quiere tener una mejor comprensión de su condición.

• Usted enseña o aconseja a individuos que quieren evaluar su inteligencia, mejorar su autoestima y/o aprender habilidades prácticas.

Mi interés en explorar las siete clases de inteligencia comenzó después de trabajar durante varios años como maestro de primaria; fue entonces cuando me desilusioné por la forma en que padres y maestros a menudo truncaban el potencial de aprendizaje de los niños en desarrollo, al poner demasiada atención a palabras y números, descuidando otros dones y talentos. Tal vez usted fue uno de esos niños, que mostraba capacidad musical, artística, intuitiva, social, mecánica, fisica y aun espiritual, la cual se marchitó al no ser cultivada en casa o en la escuela. Este libro le ayudará a recobrar esa

XVI

PRÓLOGO

inteligencia y le indicará cómo realizar también sus otros múltiples dones. Como dijo Ben Franklin: "No escondas tus talentos. Para el uso fueron hechos. ¿De qué sirve poner un reloj de sol en la sombra?" Por consiguiente, prepárese para salir al sol y descubra cuán brillante realmente es usted.

Muchas clases de mentes: Id teoría de las inteligencias magínese por un momento que vive

Muchas clases de mentes: Id teoría de las inteligencias

magínese por un momento que vive en tiempos prehis- tóricos y ha sido despertado a medianoche por la es truendosa carrera de una manada de mastodontes que se dirige hacia el refugio donde usted se encuentra. Ahora, supongamos que usted puede traer a cualquier individuo del siglo xx a su primitivo refugio, para que le ayude a salir de su apuro. ¿Quién sería? ¿Albert Einstein? No, demasiado débil. ¿Qué tal James Joyce? Lo siento, demasiado miope. ¿Qué le parece Franklin Delano Rooosevelt? No, está en silla de ruedas. Como puede darse cuenta, los hombres más "brillantes" del siglo xx le serían de poca utilidad para enfrentar el peligro. De hecho, muchos de ellos estarían en riesgo de extinción anticipada en ese ambiente. Por otra parte, si usted llamase a alguien como Michael Jordan o Arnold Schwarzenegger, seguramente podría resolver con más éxito sus dificultades. Lo cierto es que la inteligencia en aquel ambiente tenía que ver más con reflejos rápidos, aguda orien

1

2 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

tación espacial, velocidad, fuerza y agilidad, que con E _ mc2, Finnegans Wake o The New Deal. En el siglo xx nos hemos acostumbrado a asociar la alta inteligencia con el "ratón de biblioteca", el intelectual y el aca- démico. Sin embargo, por definición, inteligencia es la habilidad de responder con éxito a situaciones nuevas y la capacidad de aprender de nuestras experiencias pasadas. Si su automóvil se descompone en la autopista, ¿quién es la persona más inteligente para repararlo? ¿Alguien con un grado académico de una renombrada universidad, o un mecánico automotriz con educación preparatoria? Si se perdiera en una gran ciudad, ¿quién podría prestarle una mejor ayuda? ¿Un distraído profesor o un niño pequeño con un gran sentido de orientación? La inteligencia depende del contexto, las tareas por realizar y las demandas que la vida nos presenta, y no de una puntuación de Cl (coeficiente intelectual, IQ, por sus siglas en inglés), un diploma universitario o una gran reputación. Esto es lo que se comprueba al investigar sobre el valor predictivo de las pruebas de CI. Ya que, aun cuando las pruebas de inteligencia predicen acertadamente el desempeño escolar, fallan al predecir el comportamiento de los estudiantes cuando éstos ingresan al mundo real. Un estudio realizado entre profesionales con gran éxito, indicó que un tercio de ellos tenía bajas puntuaciones de CI. El mensaje es claro: las pruebas de inteligencia miden algo que sería más apropiado llamar dones escolares, y que sólo son una parte de la inteligencia real, ya que ésta abarca un rango mucho más amplio de habilidades. Este libro trata sobre las diferentes maneras de ser inteligente, más que de medir la inteligencia como si ésta fuera

MUCHAS CLASES DE MENTES 3

una mágica sustancia cerebral que pudiera ser cuantificada por una prueba de CI, o como si fuera un dorado cromosoma otorgado a unos cuantos afortunados al nacer. Asimismo, en este libro nos estaremos refiriendo a las múltiples inteligencias que pueden ser encontradas en cualquier ocupación en la vida. Analizaremos las inteligencias del atleta, artista, músico, ejecutivo, teólogo, consejero, vendedor, maestro de escuela primaria, soldador, mecánico, arquitecto, y otros. También examinaremos el uso de la inteligencia en diversas culturas, incluyendo las habilidades para navegar de los pueblos polinesios, la capacidad narrativa de los trovadores épicos yugoslavos, y la inteligencia social de los ejecutivos japoneses. En este libro usted conocerá la revolucionaria teoría que está ganando, cada vez más, el respeto de la comunidad científica y del público en general. Desarrollada durante los últimos quince años por el psicólogo Howard Gardner, la teoría de inteligencias múltiples es un reto para las antiguas creencias sobre lo que significa ser inteligente. Gardner cree que nuestra cultura ha puesto demasiada atención en el pensamiento verbal y lógico -las habilidades típicamente evaluadas en una prueba de inteligencia- y ha descuidado otras formas de conocimiento. Él sugiere que hay por lo menos siete inteligencias dignas de ser consideradas seriamente como formas importantes de pensamiento.

las siete

inteligencias

El primer tipo de inteligencia o talento, inteligencia lingüística,

4 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

periodista, narrador, poeta y abogado. Es la clase de inteligencia que se expresa en El rey Lear de Shakespeare, La odisea de Homero y los cuentos de Las mil y una noches. La gente particularmente inteligente en esta área, puede discutir, persuadir, entretener o instruir eficazmente a través de la palabra hablada. A menudo les encanta jugar con los sonidos del lenguaje mediante acertijos, juegos de palabras y trabalen- guas. A veces son también expertos en trivialidades debido a su habilidad para retener algunos datos en su mente, o, alternativamente, son maestros de lo literario. Leen vorazmente, pueden escribir con claridad y pueden también encontrar significados diversos en los medios impresos.

El segundo tipo de inteligencia, lógico-matemática, es la inteligencia de los números y la lógica. Ésta es la inteligencia propia del científico, contador o programador de computadora. Newton se sirvió de ella cuando inventó el cálculo, y Einstein cuando inventó su teoría de la relatividad. Las características de los individuos que poseen una inteli- gencia lógico-matemática incluyen la habilidad para razonar, secuencias, pensar en términos de causa-efecto, crear hipótesis, buscar regularidades conceptuales o patrones numéricos y, en general, una actitud racional hacia la vida. La inteligencia espacial es el tercer tipo de talento, y consiste en expresar el pensamiento en dibujos e imágenes y en la habilidad para percibir, transformar y recrear diferentes aspectos del mundo visual-espacial. Esta inteligencia es del dominio de los arquitectos, fotógrafos, artistas, pilotos e ingenieros mecánicos. Quien haya diseñado las pirámides de Egipto debió de haber tenido mucho de esta inteligencia, lo mismo que individuos como Thomas Alva Edison, Pablo

MUCHAS CLASES DE MENTES 5

Picasso o Ansel Adams. Las personas con un gran sentido del espacio a menudo tienen una aguda sensibilidad para los detalles visuales y pueden trazar o bosquejar ideas gráficamente y orientarse con facilidad en el espacio tridimensional. La inteligencia musical es el cuarto tipo de inteligencia. Las características claves de esta inteligencia son: percibir, apreciar y producir ritmos y melodías. Ésta fue la inteligencia de Bach, Beethoven o Brahms, así como la de un músico balinés de gamelán o un trovador épico yugoslavo. Sin embargo, la inteligencia musical también reside en la mente de cualquier individuo que tenga buen oído musical, pueda cantar una tonada, llevar el ritmo de una melodía y escuchar diferentes selecciones musicales con algún grado de discernimiento. La quinta inteligencia, cinestésico-corporal, es la inteligencia del ser físico. Se encarga del control de nuestros movimientos corporales, así como de la habilidad para manejar objetos con destreza. Atletas, artesanos, mecánicos y cirujanos se caracterizan por poseer este tipo de inteligencia. La tuvo Charles Chaplin cuando llevaba a cabo sus muchas e ingeniosas rutinas en El vagabundo. Los individuos con inteligencia corporal pueden ser hábiles para la costura, la carpintería o la construcción. O pueden disfrutar de actividades físicas como escalar, bailar, trotar, acampar, nadar o navegar. Son gente con habilidad manual que tiene gran sensibilidad táctil, que necesita mover sus cuerpos con frecuencia y que tiene reacciones "viscerales" hacia las cosas. La sexta inteligencia es la interpersonal, que consiste en la habilidad para comprender y trabajar con otra gente. En

6

SIETE CLASES DE

particular, requiere de una capacidad para percibir y responder al estado de ánimo, temperamento, intenciones y deseos de los demás. El capitán de un barco necesita este tipo de inteligencia. También la necesita el director de una gran corporación. Un individuo interpersonalmente inteligente puede ser muy compasivo y socialmente responsable como Mahatma Gandhi, o manipulador y astuto como Maquiavelo. Pero todos tienen la capacidad de meterse bajo la piel de otra persona y ver el mundo desde la perspectiva de ese individuo. Son excelentes trabajando en equipo, buenos negociadores y maestros.

La última inteligencia es la intrapersonal, o la inteligencia del ser

interior. Una persona con este tipo de talento puede acceder fácilmente

a sus propios sentimientos, distinguir entre los muchos estados

emocionales internos y ser autocomprensiva para enriquecer y guiar su vida. Ejemplos de individuos con este tipo de inteligencia abarcan a consejeros, teólogos, gente de negocios y autoempleados. Pueden ser muy introspectivos y disfrutar la meditación, contemplación u otras formas de búsqueda interna profunda. Por otra parte, pueden ser extremadamente independientes, muy definidos en sus metas e intensamente autodisciplinados. Pero en cualquier caso, se encuentran

en una clase única y prefieren trabajar solos más que con otros.

Recuerde que aun cuando se identifique cabalmente con una o dos de estas descripciones, en realidad usted posee cada una de las siete inteligencias. Es más, virtualmente cualquier persona normal puede desarrollar todos y cada uno de los siete tipos de mente hasta un nivel razonable de maes

MUCHAS CLASES DE MENTES 7

tría. Es rara la persona que logra ser realmente competente en seis o siete de las inteligencias. El pensador alemán de principios del siglo xx Rudolf Steiner fue uno de esos raros ejemplos. Era filósofo, escritor y científico. También creó un sistema de danza , una teoría del color y un sistema de jardinería, además de ser escultor, teórico social y arquitecto. Por otra parte, hay que decir que son pocas las personas que desarrollan únicamente una de estas inteligencias hasta un grado alto, mientras las otras seis se quedan rezagadas. Estas personas son los sabios de la sociedad. Gente como Raymond, en la película Raimnan, premiada con un Oscar, quien podía hacer cálculos numéricos con la velocidad del rayo, pero era incapaz de cuidarse a sí mismo. O individuos que pueden esculpir con maestría, pero no pueden leer; o que hacen un lanzamiento de pelota perfecto, pero que no pueden amarrar las cintas de sus zapatos.

La mayoría de nosotros se ubica entre el autodidacta y el sabio. Tenemos pocas inteligencias que destacan, otras que parecen el promedio y otras más con las que hemos tenido dificultades considerables durante nuestras vidas. Sin embargo, lo que importa es saber que es posible que todo el mundo destaque en este nuevo modelo de inteligencia. El granjero, el padre de familia, el pintor, el mecánico y el comerciante tienen tanto derecho al término inteligencia, como el psiquiatra, el neurocirujano y el profesor de derecho. La teoría de inteligencias múltiples incorpora un amplio conjunto de habilidades humanas en un sistema que puede hacer de

8 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Evidencia para la teoría

La teoría de inteligencias múltiples es el primer modelo en sugerir que hay diferentes formas de ser inteligente. En los últimos doscientos años han surgido múltiples teorías que informan de la existencia de uno a 150 tipos diferentes de inteligencia. Sin embargo, lo que hace al modelo de Gardner particularmente sólido, es que lo respalda con investigaciones basadas en diversas disciplinas, como antropología, psicología cognitiva, psicología del desarrollo, psicometría, estudios biográficos, psicología animal y neuroanatomía. Además, Gardner estableció los requisitos específicos que cada inteligencia debe cumplir para ser incluida en esta teoría. Aquí presentamos cuatro de esos criterios. Cada inteligencia es capaz de ser simbolizada. La teoría de inteligencias múltiples sugiere que la habilidad para simbolizar -o describir ideas y experiencias por medio de representaciones como dibujos, números o palabras- es un distintivo de la inteligencia humana. Cuando Vanna White señala el espacio vacío en la palabra "pr _ grama", en el juego televisivo La rueda de la fortuna, la mayoría de los televidentes saben cuál es la vocal faltante porque todos ellos comparten un sistema común de símbolos: el mismo lenguaje. Éste es un ejemplo del sistema de símbolos lingüísticos. La teoría de inteligencias múltiples plantea que hay diferentes maneras en que la inteligencia puede ser simbolizada. Los pensadores lógico-matemáticos usan números y letras griegas, entre otros símbolos, para representar sus ejercicios racionales. Los músicos, por otra parte, usan típicamente notas de la clave musical de bajos y agudos para simbolizar

MUCHAS CLASES DE MENTES 9

melodías y ritmos. Marcel Marceau se vale de gestos y expresiones como símbolos cinestésico-corporales para representar conceptos como la libertad y la soledad. También hay símbolos sociales tales como el despedirse agitando la mano, y símbolos del ser, como los encontrados, por ejemplo, en las imágenes del sueño matutino.

Cada inteligencia tiene su propia historia de desarrollo. La inteligencia no es una característica absoluta fijada al nacer, que permanece estable durante el curso de la vida, como aún sostienen algunos entusiastas conservadores del mito del CI. De acuerdo con la teoría que nos ocupa, cada inteligencia emerge en cierta etapa de la niñez, tiene periodos de florecimiento potencial durante la vida adulta, y contiene su propio patrón único de declive, gradual o rápido, a medida que la persona envejece. De las siete inteligencias, el genio musical es el que se revela primero. Mozart componía ya tonadas simples a los tres años y escribía sinfonías a los nueve. Asimismo, el talento musical permanece relativamente pleno hasta la vejez, según se atestigua en la vida de personalidades creativas como Pablo Casals, Igor Stravinsky y George Friedrich Hiindel. Por su parte, el pensamiento lógico-matemático tiene un patrón diferente de desarrollo. Se manifiesta un poco tarde en la niñez, se agudiza en la adolescencia o en la temprana edad adulta, y declina más tarde en el ocaso de la vida. Una mirada al pensamiento matemático revela que son pocos los descubrimientos principales realizados por personas mayores de cuarenta años. Ciertamente, muchos descubrimientos importantes los hicieron adolescentes como Blas Pascal y Evaristo Galois. Incluso Albert Einstein intuyó las primeras

10 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

visiones de su teoría de la relatividad a la temprana edad de dieciséis años. De igual manera, cada una de las inteligencias

tiene sus propios patrones de esplendor y debilitamiento durante

el

curso de la vida humana. Cada inteligencia es vulnerable al daño que provoca el insulto

o

a heridas en áreas específicas del cerebro. La teoría de

inteligencias múltiples (IM) afirma que las inteligencias real- mente pueden ser aisladas mediante un daño cerebral. Gardner sugiere que para que sea viable, cualquier teoría de la inteligencia debe estar basada biológicamente; esto es, tener su raíz en la fisiología de la estructura cerebral. Como neuropsicólogo en la Oficina de Veteranos de Boston, trabajó con víctimas de menoscabo cerebral que tenían daños selectivos en cada una de las siete inteligencias: por ejemplo, una persona con daño en el lóbulo frontal del hemisferio izquierdo, que no podía hablar o escribir fácilmente, podía, sin embargo, cantar, dibujar y bailar sin dificultad alguna. En este caso era su inteligencia lingüística la que selectivamente había sido dañada. Por otra parte, individuos que sufrían lesiones en el lóbulo temporal derecho experimentaban dificultad al realizar ejercicios musicales, pero podían hablar, leer y escribir con facilidad. Asimismo, pacientes con daño en el lóbulo occipital del hemisferio derecho tenían habilidades para reconocer rostros, visualizar o advertir detalles significativamente minúsculos.

La teoría de inteligencias múltiples defiende la existencia de siete sistemas cerebrales relativamente autónomos. La in- teligencia lingüística parece funcionar primordialmente en el hemisferio izquierdo en la mayoría de la gente, en tanto que las inteligencias musical, espacial e interpersonal se ubi

MUCHAS CLASES DE MENTES 11

can dentro de las funciones del hemisferio derecho. La inte- ligencia corpo-cinética comprende la corteza motor, los ganglios básales y el cerebelo. Los lóbulos frontales son es- pecialmente importantes para las inteligencias personales. Aun cuando el cerebro es increíblemente complejo y no puede ser cartografiado en siete sectores claramente delineados, la teoría IM puede sintetizar en forma notable gran parte de lo que se ha descubierto en los últimos veinticinco años en el área de la neuropsicología.

Cada inteligencia tiene sus estados finales culturalmente valuados. La teoría de inteligencias múltiples declara que la conducta inteligente puede ser mejor observada al examinar los logros más grandes de la civilización, y no mediante puntuaciones en pruebas de respuestas a temas estandarizados. Las habilidades típicas, medidas con las pruebas de CI, tales como la de repetir dígitos sin orden hacia atrás y hacia adelante, o la capacidad de resolver problemas de analogía, tienen un valor cultural limitado. ¿Cuándo fue la última vez que usted escuchó a un abuelo decirle a un niño sentado sobre sus rodillas: "quiero compartir algo contigo

que significa mucho para mí, y espero que sea significativo para ti:

Por otra parte, lo que sí se transmite de

23,

generación en generación son mitos, leyendas, literatura, música, el gran arte, descubrimientos científicos y habilidades físicas.

La teoría de inteligencias múltiples afirma que podemos comprender con mayor claridad lo que significa ser inteli- gente, estudiando ejemplos de los mejores trabajos en cada una de las siete inteligencias. La novela Moby Dick de Herman Melville, es un ejemplo de lo anterior, más que las sílabas sin

16,

94,

3,

12

"?

12 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

sentido del manual de un psicometrista; el cuadro Guernica de Pablo Piccaso, en lugar de los diseños geométricos de una prueba de razonamiento espacial; la Carta Magna o el Sermón de la montaña, y no la "Escala Vineland de madurez social".

Es más, la teoría IM celebra la diversidad de formas en que diferentes culturas muestran conductas inteligentes. En vez de considerar los descubrimientos lógicos y verbales de los europeos blancos como la cima de la inteligencia (argumento sostenido y promovido por las pruebas de CI), esta teoría nos permite una visión más amplia de la inteligencia humana. Igualmente consideradas en este esquema estarían la habilidad de rastreo de los sherpas del Himalaya, los intrincados métodos de clasificación de los nómadas salvajes del Kalahari, el genio musical de la cultura anang de Nigeria, los singulares sistemas cartográficos de los navegantes polinesios, y las habilidades particulares de muchos otros pueblos en el mundo.

Además de las características anteriores, la teoría sugiere que cada inteligencia posee su propio proceso cognitivo separado en las áreas de la memoria, atención, percepción y resolución de problemas. Por ejemplo, usted podría no tener la misma memoria para las melodías que para los rostros o números. Asimismo, usted puede tener una aguda percepción para la tonalidad musical y no distinguir entre diferentes sonidos verbales. Incluso las siete inteligencias tienen sus propias historias evolutivas. La inteligencia musical evolucionó en parte de los cantos de las aves, en tanto que la inteligencia corpo-cinética se formó a partir de las actividades de cacería del hombre primitivo. Para aquellos que desean datos cuantificables, existen bases de apoyo en las

MUCHAS CLASES DE MENTES 13

pruebas psicológicas e investigaciones experimentales. La teoría de inteligencias múltiples es más que una idea. Constituye la síntesis disponible más avanzada actualmente sobre el tópico de la inteli encia

Descubra sus siete inteligencias

Ahora que ya sabe algo sobre las bases científicas de la teoría, echemos una mirada a cómo se enmarca usted en ella. En los talleres y conferencias que imparto por el mundo, la gente me pregunta a menudo: ¿hay alguna prueba que pueda yo hacer para saber cuáles son mis inteligencias? En realidad, espero que no. Este libro está basado en la idea de que la inteligencia es un concepto demasiado rico y diverso para ser agotado en un test de noventa minutos. Aun cuando hay muchas pruebas que evalúan los diferentes aspectos de las siete inteligencias, la mejor manera de descubrir el perfil de las suyas es mediante una evaluación honesta de cómo se comporta usted en el curso de su vida cotidiana.

Considere algo que hace todos los días: el uso del teléfono. ¿Cuál es su técnica para recordar un número telefónico? ¿Se lo repite a usted mismo en forma semiaudible antes de marcar? Si es así, está usando una capacidad lingüística. ¿O visualiza el patrón de botones que necesita presionar, ordenados sobre el rectángulo de tres-por-cuatro del teléfono? Eso sugiere que tiene usted un estilo de mente espacial. Incluso sé de personas que recuerdan los números telefónicos por las melodías características que producen los teléfonos de pulso. Éstas deben ser personas musicalmente inteligentes. El punto es que el conocimiento de nuestras propias inteli

14 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

gencias lo podemos obtener observando nuestras actividades cotidianas, tales como hacer una llamada telefónica y no mediante problemas artificialmente concebidos o tareas como las que encuentra uno en una prueba de IQ. No hay un grupo específico de habilidades que finalmente definan su perfil de inteligencias. Sin embargo, puede llegar a un conocimiento más aproximado de sus estilos de pensamiento analizando una muestra de eventos de su propia vida. La lista de los siete temas que se presenta a continuación le ayudará a hacerlo. Hay lugar al final de cada categoría para reseñar otras habilidades que no se mencionen específicamente en la lista. No considere esta lista como definitiva sobre los siete tipos de talento. Habrá muchos otros ejercicios y actividades en este libro que le harán comprender mejor cómo aprende usted más eficientemente. Considere esta lista simplemente como una forma de empezar su búsqueda para descubrir su verdadero coeficiente intelectual.

Lista

para

comprobación inteligencias múltiples

comprobación inteligencias múltiples

la

de

Marque los enunciados aplicables a cada una de sus categorías

Inteligencia lingüística

- Los libros son muy importantes para mí.

-

antes

Puedo

oír

palabras

en

mi

mente

escribirlas.

de

leerlas,

hablarlas

o

- Obtengo más al escuchar la radio o un casette que al ver la televisión o películas.

MUCHAS CLASES DE MENTES 15

Muestro aptitud para juegos de palabras como Scrabble,

crucigramas o sopas de letras.

Disfruto entreteniéndome a mí mismo o a otros con tra- balenguas, rimas sin sentido o retruécanos.

En ocasiones, hay personas que me piden que les explique el significado de algunas palabras que uso en mis escritos o en mis conversaciones.

El inglés, los estudios sociales y la historia eran materias mucho más fáciles para mí en la escuela que las mate- máticas y las ciencias. Cuando conduzco por una autopista, presto más atención a las palabras escritas en los anuncios espectaculares que al paisaje. Mi conversación incluye referencias

frecuentes a cosas que he oído o leído.

Recientemente he escrito algo sobre lo que estoy particularmente

orgulloso o que me ha ganado la admiración de otros.

Otras destrezas lingüísticas:

Inteligencia lógico-matemática Puedo computar fácilmente números en mi mente. Las matemáticas o ciencias estaban entre mis materias favoritas en la escuela.

Disfruto con juegos o acertijos que requieren del pensamiento

lógico.

Me gusta hacer pequeños experimentos de: "¿qué pasaría si ?" (por ejemplo, "¿si duplico la cantidad de agua con que riego mi rosal cada semana?").

1 6 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

- Mi mente busca patrones, regularidades o secuencias lógicas en las cosas. Estoy interesado en nuevos desarrollos de la ciencia. - Creo que casi todo tiene una explicación racional.

- En ocasiones pienso con conceptos claros, abstractos, sin palabras y sin imágenes.

- Me gusta encontrar errores de lógica en lo que la gente dice o hace en el hogar o el trabajo.

- Me siento más cómodo cuando algo ha sido medido, ordenado,

analizado o cuantificado de alguna manera. Otras destrezas

lógico-matemáticas:

Inteligencia espacial

-

A menudo veo claras algunas imágenes visuales cuando cierro los ojos.

-

Soy sensible a los colores.

 

-

Frecuentemente uso una cámara o videocámara para grabar lo que veo a mi alrededor.

-

Disfruto resolviendo crucigramas, laberintos y otros acertijos visuales.

-

Por la noche tengo sueños muy vívidos.

 

-

Generalmente

puedo

encontrar

el

camino

en

un

paraje

desconocido.

 

-

Me gusta dibujar o hacer garabatos.

 

-

En la escuela la geometría me resultaba más fácil que resolver problemas de álgebra. - Puedo imaginar fácilmente cómo se vería algo si se mirase directamente desde arriba, como a vista de pájaro.

-

Prefiero

el

material

de lectura que está abundantemente

ilustrado.

MUCHAS CLASES DE MENTES 17

Otras

destrezas

espaciales:

Inteligencia corpo-cinética

- Regularmente

practico

actividad fisica.

por

lo

menos

un

deporte

u

otra

- Tengo dificultad para mantenerme quieto durante largos periodos.

- Disfruto al trabajar con las manos en actividades concretas como coser, tejer, tallar, carpintería o construcción de modelos.

- Mis mejores ideas ocurren durante una larga caminata, cuando

corro o realizo cualquier otra actividad física. - A menudo paso mi tiempo disponible al aire libre. - Frecuentemente hago ademanes u otra forma de lenguaje corporal cuando converso con otra persona. - Necesito tocar las cosas para aprender más sobre ellas. - Disfruto de atrevidos juegos mecánicos de la feria y otras actividades emocionantes.

- Me describiría a mí mismo como bien coordinado. - Necesito practicar una nueva habilidad en lugar de sim-

plemente leer sobre ésta o ver un video que la describe. Otras

destrezas corpo-cinéticas:

Inteligencia musical

- Poseo una agradable voz para cantar.

- Puedo saber cuando una nota está fuera de tono.

- Escucho música frecuentemente en radio, discos o casetes.

- Toco algún instrumento musical.

- Mi vida sería más pobre si no hubiera música en ella.

1 8 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

En ocasiones me sorprendo caminando por la calle con la música de un comercial de televisión u otra tonada en mi mente.

Puedo llevar fácilmente el ritmo de la música con un

sencillo instrumento de percusión.

piezas

musicales. Si escucho una selección musical una o dos veces, usual- mente puedo repetirla cantando con bastante precisión. Constantemente produzco sonidos con golpecitos o tarareo pequeñas melodías mientras trabajo, estudio o aprendo algo nuevo.

Conozco

las

tonadas

de

diferentes

canciones

o

Otras destrezas

Inteligencia

interpersonal

- Soy el tipo de persona a la que la gente recurre buscando consejo en el trabajo o en el vecindario.

- Prefiero los deportes de grupo, como beisbol, volibol o futbol, a los individuales, como nadar y correr. Cuando tengo un problema, es más probable que busque a otra persona para que me ayude a tratar de resolverlo por mí mismo.

- Tengo por lo menos tres amigos cercanos.

- Prefiero los pasatiempos sociales, como Monopoly o las cartas, a otro tipo de recreación individual, como juegos de video y el solitario.

- Disfruto el reto de enseñar lo que sé hacer a otra persona o grupo de personas.

MUCHAS CLASES DE MENTES 19

Me considero un líder (otros me han llamado así). Me siento cómodo en medio de una multitud. Me gusta involucrarme en actividades sociales relacionadas con mi trabajo, iglesia o comunidad. Por las noches prefiero estar en una alegre reunión social a quedarme solo en casa.

Otras destrezas

Inteligencia

intrapersonal

- Regularmente empleo mi tiempo en meditar, reflexionar o pensar sobre las cosas importantes de la vida.

- He asistido a sesiones de asesoramiento o a seminarios de desarrollo personal para aprender más sobre mí mismo.

- Tengo opiniones que me distinguen de la multitud. - Tengo un hobby o interés que mantengo en reserva.

- Tengo algunas metas importantes en mi vida sobre las que pienso regularmente.

- Tengo una visión realista de mis fuerzas y mis flaquezas (proveniente de la retroalimentación y de otras fuentes). - Prefiero pasar un fin de semana solo en una cabaña en el bosque, que en un elegante lugar de veraneo rodeado de mucha gente. - Me considero de mente firme o independiente. Escribo un diario personal para registrar los sucesos de mi vida interior. - Soy autoempleado o por lo menos he considerado seriamente empezar mi propio negocio.

20 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Otras

destrezas

intrapersonales: Cómo

Seguramente muchos de los enunciados de la lista anterior le dijeron cosas sobre usted que ya sabía. En un sentido, este libro sirve para confirmar sus creencias de cómo pensar y aprender más eficientemente. Podría sentirse complacido al saber que muchos de los talentos que posee son considerados como conductas inteligentes completas. Esto puede ser particularmente alentador si usted llegara a pensar de manera diferente a las formas verbales o lógicas valoradas por nuestra cultura. Probablemente descubrió por lo menos algunas sorpresas en la evaluación anterior y estará ansioso por descubrir más sobre sus múltiples inteligencias. Sin embargo, antes de continuar con este libro, tenga en mente las siguientes sugerencias.

Vea el cuadro completo. Usted puede ser un genio en matemáticas, un atleta pasable, un buen lector, un pobre visualizador, el alma de las fiestas y un individuo carente de sentido musical, todo incluido en un solo gran paquete. Por eso es importante que lea todo el material correspondiente a cada inteligencia contenido en el libro, de forma que pueda obtener una suma completa de sus habilidades de aprendizaje totales y no una foto instantánea en blanco y negro que lo marque con una etiqueta sin sentido

Celebre sus fortalezas. Una de las mayores contribuciones de la teoría de inteligencias múltiples es que proporciona a todos una oportunidad de destacar en algo. En mi papel de

MUCHAS CLASES DE MENTES 21

especialista del aprendizaje, he hablado con muchas personas que han pasado la vida entera viéndose así mismas como perdedores porque no podían ser la gente lógica o verbal que la sociedad esperaba que fueran. Este libro proporciona a estos individuos la oportunidad de sentirse personas realmente inteligentes en una o más de las otras inteligencias. Ponga atención a sus inteligencias ocultas. Al hacer los ejer- cicios de este libro, puede llegar a descubrir habilidades que tuvo en otro tiempo -posiblemente en la niñez-, y que ha descuidado con el paso de los años. Estas inteligencias repre- sentan su potencial no desarrollado. Tal vez las haya bloqueado a edad temprana debido a una experiencia negativa en casa o en la escuela. O simplemente nunca tuvo cerca a alguien que le ayudara a desarrollarlas. Cualquiera que haya sido la razón de su descuido, usted puede usar este libro para despertar las habilidades dormidas y ampliar sus inteligencias hacia direcciones que nunca soñó posibles. El capítulo 9 le enseña cómo explorar en el pasado para recuperar esas inteligencias descuidadas que usted puede empezar a poner en marcha este día. Sea optimista sobre sus debilidades. No se desespere si es usted físicamente torpe, si silba una tonada de Dixie lo sufi- cientemente mal como para empezar nuevamente la guerra civil, no puede controlar su chequera o tiene otras debilidades que lo persiguen. Hay una gran cantidad de cosas que usted puede hacer para ayudarse a batallar con sus dificultades de aprendizaje. El capítulo 10 describe varias formas productivas de trabajar con sus inteligencias más débiles. Y recuerde: todo el mundo tiene dificultades de aprendizaje en

22 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

algo. Picasso no podía memorizar el alfabeto. Beethoven era notablemente torpe. Moisés era tartamudo. Está usted en buena compañía.

Ya sea que esté interesado en aumentar sus destrezas o fortalecer sus debilidades, Siete clases de inteligencia le proporciona cientos de ideas y recursos para desarrollar sus siete inteligencias. Más aún, hará que adopte una nueva actitud hacia usted mismo. En un nivel, este libro plantea cómo expandir su inteligencia. Porque ahora ya sabe la respuesta a la pregunta hecha al principio del prólogo: ¿qué tan inteligente es usted? Mucho más inteligente de lo que piensa, porque piensa en muchas más formas de lo que usted cree.

Inteligencia oral: exprese su inteligencia D e niño fui un adicto al radio. Me pasaba

Inteligencia

oral: exprese

su inteligencia

D e niño fui un adicto al radio. Me pasaba horas moviendo

el sintonizador de un extremo al otro de la banda AM; escuchaba fragmentos de música, noticias y entreteni- miento. Pero siempre había un lugar en el cuadrante en el que me detenía y escuchaba más atentamente que en los otros. Era un programa llamado El mundo del mañana, producido por el predicador evangelista Herbert W. Armstrong. Estoy seguro de que el hecho de que Armstrong tuviera el mismo apellido que yo aumentaba mi interés. Pero lo que realmente me fascinaba era el sonido de su voz, las palabras que usaba y la forma en que las utilizaba. Estaba embelesado por su oratoria y a menudo me costaba trabajo dejar el programa. Esta temprana experiencia me inició en el poder de las palabras para embaucar (pronto aprendí a distinguir entre el mensaje del evangelista y su facundia). Pero también me de- mostró cómo el lenguaje puede inspirar, entretener e ¡os~

2

24 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

truir. Me reveló el efecto que el lenguaje tiene sobre la con- ciencia y cómo finalmente representa una de las formas más inteligentes de conducta de la humanidad. Este capítulo explora el poder del lenguaje en su vida. Le enseñará cómo controlar la inteligencia lingüística que ya posee para obtener más satisfacción en la vida y para que muchas de las palabras que habla, lee y escribe diariamente adquieran mayor sentido.

Un camino con palabras

La inteligencia lingüística es tal vez la más universal de las siete inteligencias en la teoría IM. Aun cuando son contados los oradores excelentes, prácticamente todos aprendemos a hablar, y en muchas culturas la mayoría de los ciudadanos además saben leer y escribir adecuadamente. En nuestra cultura la habilidad lingüística está catalogada como una de las inteligencias más apreciadas, junto con el pensamiento lógico-matemático. De tal forma que nos impresiona el individuo que posee un amplio vocabulario (observen la popularidad de los libros dedicados a enriquecer el vocabulario). Respetamos al individuo que puede expresarse fluidamente frente a un público: el maestro de ceremonias, el comediante, el político maduro, el dinámico ejecutivo. Exaltamos a nuestros escritores (no necesariamente a los mejores) y los consideramos celebridades. Igualmente, miramos a los académicos y otras personas ilustradas con gran admiración. El árbitro final de nuestra cultura, la prueba de IQ, requiere de elementos verbales para su construcción. Sin em

INTELIGENCIA ORAL 25

bargo, la verdadera inteligencia lingüística es mucho más compleja que la simple habilidad de repetir respuestas a pruebas estandarizadas. Esta inteligencia está compuesta de varios elementos que incluyen la fonología, sintaxis, semántica y pragmática.

El individuo altamente lingüístico posee una aguda sensibilidad a los sonidos o fonología de lenguaje, en donde se usan con frecuencia acertijos, rimas, trabalenguas, aliteración, onomatopeyas y otros tintineos hechizantes. James Joyce, por ejemplo, creó millares de acertijos y juegos de palabras deliciosamente expresivos en sus brillantes novelas Ulises y Finnegan's Wake.

El pensador lingüístico es a menudo diestro en manipular la sintaxis del lenguaje. Como Marcel Proust, puede ser capaz de hilar cláusula tras cláusula en oraciones del tamaño de un párrafo para lograr un deslumbrante impacto. Los maestros de Proust, apenas capaces de mantenerse al parejo con él, a menudo criticaban al niño por escribir largas oraciones continuas. Tal vez, el pensador altamente lingüístico pudiera ser un especialista del lenguaje, constantemente a la búsqueda de equivocaciones orales o escritas en su propia vida o en la de otros. El genio lingüístico también puede mostrar su sensibilidad al lenguaje mediante una profunda apreciación de su significado o semántica. El poeta Robert Lowell tenía la reputación de poder elegir cualquier palabra discutida en sus clases de poesía escrita en Harvard, y examinar las diferentes formas en que había sido usada históricamente en la literatura inglesa. Igualmente, William Saffire, quien escribe una columna semanal para el New York Times, ha hecho una profe

26 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Sión de examinar neologismos y tenues matices de significado en el continuamente cambiante idioma inglés.

Pero tal vez el componente más importante de la inteligencia lingüística sea la capacidad de usar el lenguaje para lograr objetivos prácticos (pragmática). Ésta es la inteligencia de un Herbert E. Armstrong (para hacer proselitismo), una Joan Rivers (para entretener), un Isaac Asimov (para instruir), un Winston Churchill (para inspirar), o una Clarence Darrow (para persuadir). El lenguaje en sí mismo puede no ser deslumbrante o de primera clase, pero el propósito al que está orientado sirve para realzar o, por lo menos, para cambiar nuestras vidas en forma tangible.

Las raíces del discurso

La palabra escrita tiene una antigüedad de cerca de 6,000 años. En contraste, la comunicación oral se remonta hasta el hombre de Neandertahi, hace de 30,000 a 100,000,000 años aproximadamente, y aún más allá si consideramos los signi- ficativos gruñidos de los monos en los principios de la inte- ligencia lingüística. A lo largo de estos miles de años, las culturas han desarrollado tradiciones orales muy ricas y complejas, que van desde las elaboradas historias tribales hasta los mitos, cuentos y leyendas diseñadas para enseñar las verdades básicas de la religión, la humanidad y la naturaleza. Estas tradiciones orales continúan transmitiéndose actualmente en muchas partes del mundo. Por ejemplo, en ciertas regiones de África, el jefe de una tribu deriva su poder principalmente de su habilidad para debatir efectivamente con sus oponentes. Un idioma nativo de México contiene más de

INTELIGENCIA ORAL 27

400 términos referentes al uso del lenguaje. En Oriente Medio se celebra a los individuos por su capacidad de recitar poesía en lugares públicos y memorizar el Corán, una proeza que les confiere el honorable título de "hafiz" (guardador). En la cultura estadounidense las tradiciones orales parecen haber decaído significativamente durante las últimas décadas. El arte de la retórica, tan valorado en su tiempo, ha sido convertido en un insulto. ("Eso es tan sólo retórica".) Actualmente, apenas tenemos una vaga memoria de los grandes oradores del pasado de nuestra nación. Resuenan débilmente en nuestros oídos el Discurso de Gettysburg, de Lincoln, los conmovedores discursos de William Jennings Bryan (quien una vez llamó a la elocuencia "pensamiento de fuego") y las pláticas junto a la chimenea de Franklin Delano Roosevelt. Un co- mentarista ha sugerido que los estadounidenses tal vez tengamos que consultar el discurso de Martin Luther King He tenido un sueño, o el discurso inaugural de John F. Kennedy, para encontrar ejemplos de verdadera elocuencia en nuestra sociedad.

De acuerdo con el poeta y crítico Donald Hall, hasta la década de 1920-1930 vivíamos en una cultura "sonora". En ese entonces las familias leían regularmente la Biblia en voz alta, contaban historias, asistían a lecturas públicas y debates, y recitaban sus lecciones en la escuela. Hoy, por el contrario, la lectura silenciosa y la televisión parecen haber suplantado los relatos y la oratoria como fuentes de información. Recuerdo haber estado hace algunos años en India con un grupo de personas compartiendo historias, poemas y otras narraciones. Cuando me llegó el turno de hablar, me sorprendí yo mismo al recitar un poema que había memori

28 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

zado en el sexto grado de la escuela primaria: Abou ben Adhem de Leigh Hunt. Significó mucho para mí el saber que tenía este poema guardado en mi almacén de recuerdos. El siguiente ejercicio le ayudará a reconecrarse con su propia tradición oral y le ayudará a desarrollar formas de recuperar su cultura "sonora" e insertarla nuevamente en su círculo personal de la familia y los amigos.

Cómo recuperar sus raíces orales

Practique esta actividad con un grupo de tres o más personas. Empiece por pedirle a los participantes que piensen en lo que podrían aportar al grupo si estuvieran atrapados juntos en un refugio antiaéreo después de un ataque nuclear, sin papel, lápiz o libros y tuvieran que iniciar una narración oral desde el principio. ¿Con qué relatos de personas, fábulas de animales, historias de fantasmas o del campo, cuentos increíbles, acertijos, pasajes humorísticos, chistes o trabalenguas podrían contribuir? ¿Qué selecciones poéticas, frases famosas, proverbios u otros pasajes literarios que hubieran guardado en su memoria, podrían compartir? Vayan turnándose para narrar un recuerdo especial que pudiera pasar a formar parte de esta nueva tradición. Si lo desea, utilice una grabadora para registrar las participaciones. También puede practicar esta actividad usted solo, grabando o escribiendo recuerdos orales a medida que se le ocurran.

La experiencia de recuperar este tesoro de riquezas culturales internas podría estimularlo a desarrollar aún más sus capacidades orales de lenguaje. He aquí algunas sugerencias: dedique unos cuantos minutos cada semana a almacenar en su memoria una frase de sus obras literarias favoritas, o use referencias tales como Citas y frases célebres, Frases célebres para

INTELIGENCIA ORAL 29

toda ocasión, o antologías como fuentes de material para me- morizar. Lea sus cuentos o mitos favoritos varias veces a fin de familiarizarse con ellos, y después practique relatando las historias a familiares o amigos. El humorista radiofónico Ga- rrison Keilor dice que toma de diez a doce intentos fallidos relatar una historia para que ésta salga bien. Asista a festivales de relatos, lecturas poéticas y otros lugares donde aún resaltan las tradiciones orales. Obtenga grabaciones de relatores consumados (a menudo disponibles en bibliotecas públicas) y aprenda tanto el contenido como el método del relato. A medida que crezca su memoria verbal, usted encontrará que puede incorporar esta nueva habilidad en los discursos y pláticas de su vida profesional, así como en las conversaciones y discusiones de su vida social, cartas, reportes y otras cosas que usted haga.

La voz del

Rodeados como estamos por el lenguaje oral desde la infancia, la mayoría de nosotros aprendemos a interiorizar sonidos verbales para formar un "habla interior", la cual se convierte en instrumento primario de nuestro pensamiento. Algunas personas se refieren a esta facultad de la mente como autoplática o parloteo mental, el monólogo interior que siempre está ocurriendo bajo la superficie de nuestro consciente. James Joyce ilustró cómo se da este proceso en las mentes de sus personajes en la novela Ulises, especialmente en la sección final de ésta, en la que nos muestra los pensamientos privados de Molly Bloom a medida que va quedando dormido ("y entonces me preguntó si diría yo: sí, mi flor silvestre

30 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Los escritores a menudo se refieren a este fluir del consciente como si alguien realmente estuviera en la habitación hablándoles. El Premio Nobel Saul Bellow reflexionaba: "Supongo que todos tenemos un

apuntador primitivo o comentarista interior, que desde los primeros años nos ha venido aconsejando, diciéndonos cómo es el mundo real. Hay un

comentarista de éstos en mi interior

frases, sílabas; a veces párrafos completos con todo y puntuación". El poeta inglés Stephen Spender reveló una experiencia similar: "En

ocasiones, cuando estoy en un estado de duermevela, soy consciente de un caudal de palabras que parecen pasar por mi mente, sin que tengan sentido, pero sí sonido, un sonido de pasión, o un sonido que me recuerda alguna poesía conocida". El siguiente ejercicio le ayudará a estar consciente de estos sonidos de su propio mundo lingüístico.

De esta fuente vienen palabras,

Imágenes

verbales

Lea cada uno de los siguientes enunciados y, para cada uno, practique "escuchar" en su mente los sonidos de habla requeridos:

• un amigo que dice su nombre;

• su madre leyéndole un libro o periódico;

• un discurso del presidente de Estados Unidos; • un salón de clase con niños recitando el Juramento de fidelidad"; • su propia voz interior describiendo lo que

INTELIGENCIA ORAL 31

• un maestro que tuvo en la escuela, dando su clase;

No se preocupe si falla en obtener imágenes lingüísticas claras durante

este ejercicio. Muchos escritores usan datos de otras inteligencias en

sus escritos, incluyendo imágenes cinestésicas y visuales. Otros más

introducen palabras, pero en una forma silenciosa. Por ejemplo, la

poetisa Emy Lowell explicaba: "No oigo una voz, pero sí escucho las

palabras pronunciadas, sólo que la pronunciación no tiene tono". Cual-

quiera que sea su experiencia, este ejercicio aumentará su capacidad

para oír palabras en su mente, una habilidad que puede tener

significado práctico para usted en desarrollar su fluidez como escritor.

Con el siguiente ejercicio usted utilizará esta capacidad interior

productora de palabras como medio de sobreponerse al bloqueo de

escribir y desarrollar su voz de escritor.

Ríos de

palabras

Siéntese ante una mesa con varias hojas de papel y dos o tres lápices cerca de usted. Cierre los ojos y escuche la corriente interior de palabras brotar de su mente. Observe si acuden en gotas separadas (palabras individuales), en riachuelos (fragmentos de oración), en torrentes (ríos de comentarios), o de alguna otra manera. Después de dos o tres minutos de escuchar su interior, tome un lápiz, todavía con los ojos medio cerrados, y empiece a escribir exactamente lo que escuche en su oído mental. Aun si no oye, escriba lo que piensa que oiría si pudiera oír algo. Escriba de esta manera por lo menos durante

32 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Después de completar el ejercicio deberá tener ya una amplia colección de palabras en la página. Use esta técnica de "bombeo" cuando se siente ante su escritorio para escribir un poema, discurso, historia, reporte, ensayo, carta o documento. Esta forma de empezar también puede sensibilizarlo a los sonidos internos que se forman y se solidifican en su emergente voz de escritor, y le ayudarán a crear el diálogo para los diferentes personajes de su trabajo, si está escribiendo literatura de ficción.

Este proceso de generar "trenes verbales de pensamiento" es una actividad constante del individuo lingüísticamente inteligente. Los escritores tradicionalmente extraen sus ideas de esta corriente subterránea usando aparatos de grabación de muchas formas y variedades. Isaac Bashevis Singer llevaba consigo un pequeño libro de notas dondequiera que iba para registrar ideas que usaría en sus historias. Joyce Carol Cates lleva un diario que "es una continua fuente de inspiración para mí". Joseph Heller lleva consigo un montoncito de tarjetas de 3 x 5 en su billetera en las que toma notas. Jack London escribía metido en la cama y se ayudaba de un tendero instalado en su habitación, en el que colgaba tarjetas con ideas para sus historias. El escritor y comediante Steve Allen tiene una gran cantidad de grabadoras distribuidas en su casa, de forma que siempre está a la mano alguna para cuando le asalta una idea. Cada uno de estos individuos ha diseñado una forma de extraer las ideas de los ríos que fluyen en su interior.

Elija el tipo de cuaderno de notas que mejor funcione para usted y úselo regularmente para recoger lo que brote de las tormentas de su propia mente (el psicólogo ruso Lev Vigotsky

INTELIGENCIA ORAL 33

dijo en una ocasión que "un pensamiento puede ser comparado a una nube que arroja una lluvia de palabras"). Si se encuentra en un periodo vacío de ideas, trate de escribir sobre alguno de los siguientes tópicos, sugeridos por Natalie Goldberg, autora de Writing Down the Bones:

• su primer recuerdo; • gente

que ha amado; • gente que

ha perdido;

• cuándo ha estado usted más asustado;

• cuándo se ha sentido usted más naturaleza;

• un maestro que tuvo;

• recuerdos de un abuelo;

• su primera experiencia sexual;

una ocasión de gran esfuerzo físico.

cerca

de

Dios o

de

la

Aun cuando los escritores son expertos en sumergirse en sus diálogos internos, la mayoría también mantiene los ojos y oídos abiertos al ambiente externo para captar fuentes de inspiración. Por lo tanto, alguna información objetiva para registrar en su cuaderno de notas podría proceder de:

• palabras cautivadoras, frases o pasajes que encuentra en sus lecturas;

• cosas interesantes que oiga decir a otras

personas (incluyendo modismos);

• frases curiosas que vea en anuncios espectaculares, letreros y carteles, y

34 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• fragmentos de programas de radio y televisión o películas.

Su cuaderno de notas puede convertirse en un recipiente de nuevas ideas, planes y proyectos. También puede servirle como incubadora de poemas, historias, ensayos, reportes y libros. En cierto sentido, el cuaderno de notas de un escritor representa algo así como una casa a medio camino entre su mente y el mundo exterior y puede ser una herramienta práctica para externar lo que ocurre dentro de su mente verbal.

El arte de

Mucho se ha escrito durante los últimos veinte años sobre el problema del analfabetismo en Estados Unidos. Más de veinte millones de adultos no pueden leer menús, anuncios u otro sencillo material impreso. Otros 40 millones leen únicamente con un nivel de lectura de cuarto año. Pero mientras estas estadísticas representan una tragedia nacional con implicaciones políticas y sociales, hay un problema de lectura aún más extendido que ni siquiera se está encarando. Éste es el del analfabeta funcional, que sabe leer pero no lo hace. De acuerdo con una reciente encuesta Gallup, los estadounidenses ven televisión por espacio de dos horas y treinta y ocho minutos en promedio, escuchan el radio una hora cincuenta y seis minutos y leen únicamente veintitrés minutos al día. La literatura que leen, a menudo no es la de mejor calidad. Un estudio efectuado por el Fondo Nacional para las Artes indica que únicamente del 7 a 12 por ciento de la

INTELIGENCIA ORAL 35

población lee a autores como Hemingway, Joyce, Updike, Dickens y otros en el curso de un año. Estos números indican el poco valor que nuestra cultura da a la lectura personal, lo cual puede ser aún más devastador que la presencia de no-lectores en nuestra sociedad. Desde la invención de la imprenta en 1457, los libros han hecho accesible el conocimiento de una forma hasta entonces inimaginable. La capacidad de los libros para ampliar nuestro mundo más allá de lo inmediato de nuestros cinco sentidos, nunca se ha expresado con tanta autenticidad como en los escritos de Hellen Keller:

"La literatura es mi utopía. Aquí me encuentro con mi carta de ciudadanía intacta. Ninguna barrera de los sentidos me deja fuera del dulce, afable discurso de mis libros amigos. Me hablan sin perturbación ni torpeza". Los libros tienen el poder de cambiar vidas; de cambiar el tejido mismo de la civilización. Martín Lutero fue impulsado a reformar la Iglesia católica después de leer la Epístola a los romanos de San Pablo. Charles Darwin desarrolló su teoría de la evolución al leer el trabajo de Malthus sobre la población. Freud acreditó el ensayo de Goethe Fragmento sobre la naturaleza como un estímulo para estudiar la carrera de medicina (y finalmente psiquiatría). El escritor Harold Brodkey señala que en Europa "se sabe que leer es peligroso. La lectura siempre conduce a una metamorfosis personal, a veces irreversible". Sin embargo, en Estados Unidos menos de la mitad de los ciudadanos han llegado a oír hablar de autores como James Joyce, Herman Melville o Gustavo Flaubert. El siguiente ejercicio le revelará su propio grado de bibliofilia, o amor a los libros.

36 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Los libros en su vida

Divida una hoja de papel en cuatro columnas verticales; en la primera columna haga una lista de los libros importantes en su niñez (incluyendo tanto aquellos que le fueron leídos como los que leyó por sí mismo). En la segunda columna escriba los nombres de los cuatro o cinco libros que más influyeron en su vida, libros que le hicieron ver el mundo en forma diferente y/o libros que ayudaron a decidir importantes cambios en su vida. En la tercera columna incluya libros que si se muriera mañana lamentaría no haber leído. En la última columna incluya los libros que haya leído en los últimos doce meses. Pida a un amigo que también haga este ejercicio y después hablen sobre sus experiencias con los libros. Utilice el ejercicio como base para pensar cómo le gustaría formar sus hábitos de lectura en el

Extrañamente, cuando se trata de desarrollar nuestras habilidades literarias, nuestra cultura siempre ha destacado la lectura rápida. Es casi como si los estadounidenses, ansiosos por hacer frente a la sobrecarga de información de las últimas décadas, quisieran terminar su lectura lo más rápidamente posible y sin esfuerzo. Sin embargo, el término "lectura rápida" es realmente erróneo. La investigación al respecto indica que el ojo humano está limitado a poder leer un máximo de 800 a 900 palabras por minuto (ppm) y que los lectores más avezados pierden la capacidad de comprensión completa alrededor de las 500 a 600 ppm. Este dato contrasta con las afirmaciones de especialistas en lectura rápida en las que se afirma que los estudiantes aprenderán a leer rápidamente miles (o hasta cientos de miles) de palabras con sus programas. Lo que en realidad enseñan los instructores de estos programas es la habilidad para registrar y echar una ojeada a

INTELIGENCIA ORAL 37

palabras clave, frases de tópicos, material de cobertura y otras características del libro que permitirá destilar los puntos clave. El autor y educador Mortimer Adler llama "lectura de inspección" a esta forma de leer: un proceso mediante el cual el lector desarrolla la habilidad de hojear sistemáticamente un libro

y determinar su mensaje esencial. Según Adler, el 99 por ciento

de los libros ni siquiera tienen que ser leídos a fondo. Hojearlos

servirá para el mismo propósito. La lectura de inspección contrasta en gran medida con otro -probablemente más importante- método de lectura que permite

a uno tomarse el tiempo para detenerse en palabras gratas al

oído, releer pasajes favoritos, saborear el significado de ideas e

imágenes sin presión o esfuerzo. Como dice el autor William Gass sobre este tipo de lectura: "Cada página es un pastizal, y nos dejan salir a pastar como rebaños hambrientos". La lectura labial o subvocalización (considerada en un tiempo como perjudicial por los maestros de terapia de la lectura) y la vocalización completa son una parte importante de este tipo de lectura. Estas prácticas conectan al lector con los sonidos del lenguaje y finalmente con las raíces del lenguaje mismo en una tradición oral como la de los tiempos medievales, cuando los libros se leían en voz alta. El siguiente ejercicio sirve para renovar el sentido de juego y delicia mientras se lee a nuestro propio paso, en un proceso que algunos han llamado lectura lúdica (del latín ludere, )ugar").

Lectura lúdica Seleccione un libro que usted haya disfrutado en el pasado, o uno con el que le gustaría pasar un tiempo de

38 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

ponga atención a las palabras o írases que le deleiten en particular. Dígaselas a sí mismo en susurro o en voz alta. Si un pasaje no está claro, tómese el tiempo para leerlo lentamente y, si es necesario, remítase a las páginas anteriores para aclararlo. Permítase el acceso a las otras inteligencias mientras lee visualizando escenas, experimentando sensaciones físicas, escuchando sonidos no verbales o la música a que se refiera el libro, sintiendo y expresando emociones, y siga así. Tómese todo el tiempo que necesite.

Típicamente, los lectores lúdicos se dejan absorber por los libros en sí, no para alcanzar una meta exterior. Nada les es más agradable que zambullirse en un buen libro y perderse en sus páginas. Los lectores lúdicos no son atraídos por libros basados en listas de lectura estructurada (aunque para aquellos que lo desean, el Lifetime Reading Plan es un excelente punto de partida). Más bien, son atraídos instintivamente hacia los libros. Alan Bloom, autor de The Closing of the American Mind, señala al respecto: "Uno no necesita establecer preceptos sobre los libros que hay que leer. De hecho, creo que esas listas son una tontería. Lo importante es encontrar un libro "

y seguirlo hasta donde nos lleve

La alegría del léxico

El proceso de lectura lúdica puede conducir a otra forma de pasión donde uno goza el encuentro con palabras singulares. Vale la pena hacer notar que los niños -quienes juegan constantemente con palabras y sonidos de palabras desde sus más tempranos balbuceos- aprenden alrededor de 5,000 palabras cada año entre los seis los diez años de edad El

INTELIGENCIA ORAL 39

adulto promedio, por otra parte, domina tan sólo cerca de 50 palabras al año. Yo supongo que esta pobreza de nuevo aprendizaje ocurre porque los adultos han perdido contacto con el misterio y la magia de las palabras. En cierto sentido, cada palabra del lenguaje cabalga sobre las olas de la historia. Representa el resultado de un proceso evolutivo que tiene sus orígenes en lenguas arcaicas y que a lo largo de la historia ha pasado por una serie de refinamientos en su ortografía, pronunciación y significado hasta alcanzar su estado actual en el diccionario (el cual continúa "cambiando"). El siguiente ejercicio le ayudará a apreciar este substrato de múltiples capas de palabras y le asistirá en el desarrollo de un vocabulario más rico.

Arqueología de palabras

Escriba en un papel las palabras que no le sean familiares en sus lecturas (o manténgalas en una sección especial de su cuaderno de notas). Seleccione una de éstas que le sea particularmente interesante para iniciar su expedición arqueológica. Vaya a una biblioteca y búsquela en algún buen diccionario donde salgan las etimologías de las palabras. Para este propósito puede serle muy útil la Enciclopedia de/idioma de Martín Alonso (Editorial Aguilar, 3 vols., Madrid), rastrea el origen de las palabras y da ejemplos recorriendo la historia de la literatura española, mostrando cómo una palabra ha evolucionado con el paso del tiempo. En una hoja en blanco trace varias líneas horizontales con una misma separación entre ellas, para representar las capas geológicas. En la primera columna escriba las definiciones y la ortografía comúnmente acep- tadas de la alabra en la actualidad En la se unda

40 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

fechas, con la ortografía alterada si fuera el caso). En la última columna escriba el origen de la palabra en otros

Además del trabajo serio de excavar en la historia de las pa- labras, tal vez quiera acercarse con espíritu curioso a palabras que no le sean familiares. Como dice Willard Espy, autor de The Game of Words: "Entrena a tus palabras mientras aún son jóvenes para aprender otras cosas. Enséñelas a hacer trucos, y

prémialas cuando se porten bien

te atacarán y arrancarán un pedazo de tus pantalones". Busque formas de incorporar nuevas palabras en sus escritos o conversaciones. Diviértase repitiéndose a sí mismo nuevas palabras y descubra aquellas que rimen, palabras aliteradas (que tienen el mismo sonido inicial), palabras escondidas dentro de palabras más grandes, sinónimos, antónimos y definiciones

humorísticas para estas nuevas amigas.

En el momento en que aflojes,

Los juegos de palabras son probablemente la mejor forma de aumentar su vocabulario y desarrollar mayor flexibilidad con palabras que le son familiares. Se estima que más de 30 millones de estadounidenses resuelven crucigramas en más de 1,700 periódicos cada día. Hay juegos de Scrabble en el 27 por ciento de los hogares estadounidenses y se han vendido 100 millones de éstos en todo el mundo a partir de 1931. Una gran variedad de juegos de palabras están disponibles en las tiendas de todo el país, con docenas de nuevos juegos que aparecen en el mercado cada año (busque en la página 250 una lista de los mejores juegos de palabras hechos comercialmente). Pero también existen muchos juegos de palabras que usted puede jugar

INTELIGENCIA ORAL 41

sin tableros o revistas, que enriquecerán su inteligencia lingüística. A continuación mencionamos tres para empezar (otros pueden encontrarse en libros de juegos de palabras, cuyas listas están en la sección de "Recursos"):

• Tic-tac-toe mundial. Juegue un juego normal de tic-tactoe, pero sustituya letras x y o, los jugadores que formen palabras recibirán un punto por cada letra en la palabra.

• Escaleras de palabras. Seleccione dos palabras del mismo tamaño; los jugadores intentarán transformar la primera palabra en una segunda cambiando una letra a la vez en el menor número de jugadas; cada jugada debe producir una palabra con significado.

• Diccionario arbitrario. Un jugador escoge una palabra extraña del diccionario y da, ya sea la definición correcta, o un significado arbitrario que él inventa en ese momento. Los otros jugadores deben decidir si la definición es verdadera o falsa.

El lenguaje nos puede proporcionar ilimitadas horas de ex- ploración a medida que experimentamos con él, lo mani- pulamos, interpretamos, producimos, transformamos, distor- sionamos, expandimos y lo modificamos de otra manera para ajustarse a cualquier dimensión que escojamos. En el proceso podemos descubrir que nuestras mentes se han expandido, ya que el lenguaje es a fin de cuentas una herramienta del pensamiento. Al usarlo conscientemente en esta forma pata realzar nuestra inteligencia, podemos experimentar su riqueza y diversidad en una forma pragmática pero divertida.

42 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

25 Formas de desarrollar su inteligencia lingüística

• Participe en un seminario de "Grandes libros" de la literatura universal.

• Organice una reunión de "trivia".

• Diviértase con juegos de palabras (anagramas, crucigramas, Scrabble).

• Hágase miembro de un club de lectores.

• Asista a una conferencia de algún escritor, a una clase o un taller de escritura en algún Centro Cultural.

• Asista a sesiones de firma de libros u otros eventos en los que participen escritores de éxito.

• Registre sus palabras con una grabadora y después escuche la grabación.

• Acuda regularmente a bibliotecas o librerías. • Subscríbase a un periódico de calidad o a una revista literaria y léala regularmente. • Lea un libro a la semana y forme su biblioteca personal. •

únase a un club de oradores o prepare una plática informal de

10 minutos para algún evento de negocios o de su comunidad.

• Aprenda a usar algún procesador de palabras. • Escuche grabaciones de oradores famosos, poetas y na- rradores (Audilibros").

• Escriba un diario o 250 palabras al día sobre lo que se le ocurra.

INTELIGENCIA ORAL 43

• Preste atención a diferentes estilos verbales (dialectos, giros populares, entonaciones, vocabularios y cosas por el estilo) de las diferentes personas que encuentre durante el día. • Dedique regularmente un rato para contar historias a su familia o amigos.

• Haga sus propios chistes, acertijos o retruécanos. •

Asista a seminarios de lectura rápida.

• Enseñe a leer a una persona analfabeta a través de alguna organización de voluntarios.

• Memorice su poesía o prosa favorita.

• Rente, pida prestadas o compre grabaciones de literatura consagrada y escúchelas mientras se traslada a su trabajo, o a otras horas. • Subraye las palabras desconocidas que encuentre en sus lecturas y búsquelas en el diccionario.

Compre un diccionario de rimas, un libro de orígenes de las palabras y un manual de estilo, y úselos regularmente cuando escriba.

• Asista a festivales de narradores y aprenda el arte de relatar.

• Utilice una palabra nueva diariamente en sus conversaciones.

3

Inteligencia pictórica: piense con el ojo

E 1 científico estadounidense Luis Agassiz era un hombre

que apreciaba los detalles. Un día, cuando se presentó a trabajar un nuevo asistente, Agassiz puso al hombre a estudiar un nuevo espécimen de pescado. Habiendo dado sus instrucciones, Agassiz salió del laboratorio; el asistente pensó que sería sólo por unos cuantos minutos. Después de una hora de observación, creyó que ya había descubierto todo lo que había que saber del pescado. Pero Agassiz no regresaba. Pasaron varias horas, durante las cuales el estudiante alternativamente se sintió aburrido, frustrado y enojado por su aparente abandono. Para pasar el tiempo, contó las escamas y aletas y dibujó un diagrama del pescado. Descubrió cosas que había pasado por alto en su primera observación, incluyendo el hecho de que los pescados no tienen párpados. Finalmente, el maestro regresó para alivio del investigador novato. Sin embargo, Agassiz no estaba satisfecho con lo que el joven científico había descubierto y lo mantuvo ob

4

46 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

servando el pescado dos días más. Muchos años más tarde, el hombre -quien ya era un destacado especialista en su campo- recordaba esos tres días como el entrenamiento más valioso que había recibido.

Este incidente sugiere algo sobre el poder de la percepción enfocada a revelar lo que está presente -aunque escondido al observador casual- en todas las cosas visibles. En este capítulo se analizará la inteligencia que Howard Gardner llama inteligencia espacial. Los componentes fun- damentales de esta inteligencia incluyen la habilidad de percibir el mundo visual-espacial exactamente, y la capacidad de operar transformaciones en nuestras propias percepciones iniciales. Ésta es la inteligencia del arquitecto y el sherpa, el inventor y el mecánico, el ingeniero y el agrimensor. La persona inteligente espacialmente ve cosas -ya sea en el mundo "real" o en la mente- que a otros posiblemente se les escapen. También tiene la capacidad de dar forma a estas imágenes, ya sea por medios físicos como el dibujo, la escultura, la construcción e invención, o mediante rotaciones mentales y transformaciones de imágenes subjetivas. Este capítulo le describirá las variedades de inteligencia espacial y explorará formas en las que usted -como el aprendiz de Agassizpuede desarrollar sus poderes visual-espaciales mediante una práctica paciente y consistente.

Ver es

La percepción directa del mundo visual es la característica central de la inteligencia espacial. Aun cuando los invidentes

INTELIGENCIA PICTÓRICA 47

poseen inteligencia espacial (hasta un niño ciego de tres años puede comprender la trayectoria de objetos e interpretar mapas), la capacidad de ver realmente el mundo es, en la mayoría de los casos, el primer paso para trabajar con información espacial. Esta agudeza visual se da en diferentes grados en todas las personas que ven. Sin embargo, hay gente con una visibilidad muy desarrollada que le permite ver a distancias mucho más lejanas que las del estándar óptico. Por ejemplo, la estudiante alemana Verónica Seider podía identificar personas a una distancia mayor a una milla. También se sabe que uno de los astronautas estadounidenses podía localizar casas específicas desde unas 100 millas de distancia sobre la superficie terrestre durante sus misiones orbitales. Estos individuos poseen lo que los científicos llaman hipereidesis o super agudeza visual.

Otra gente inteligente espacialmente parece poseer asom- brosas habilidades para observar objetos a corta distancia. Los nómadas gikwe del Kalahari, con sólo observar las huellas de un antílope, pueden determinar su tamaño, sexo, corpulencia y humor. Por su parte, los cazadores esquimales observan con especial atención los detalles de la formación del hielo y la nieve bajo sus pies, ya que cualquier descuido podría resultarles fatal. Sin embargo, en nuestra propia cultura la habilidad para observar características espaciales es menos importante, ya que contamos con anuncios, mapas y otras formas de información verbal y numérica para orientarnos. Aun así, podríamos perdernos mucho de lo que pasa ante nuestros ojos cuando confiamos demasiado en la inteligencia lingüística o lógico-matemática. El siguiente ejercicio está diseñado para ayudarlo a recuperar habilidades de

48 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

observación que pudieran haber permanecido dormidas desde la infancia.

Ver con ojos de cazador

Encuentre un lugar al aire libre donde pueda estar sin que lo distraigan: el patio trasero de su casa, un parque u otro sitio natural. Pase una hora en ese lugar, simplemente mirando su entorno. Observe todo lo que pueda a su alrededor. Trate de ir más allá de lo obvio y mire lo que está escondido en el tejido de la naturaleza. Vea si puede acercarse a los poderes de observación del nómada del Kalahari o del cazador esquimal para advertir los detalles sutiles del paisaje. Vea el paisaje con ojos "suaves", esto es, no vea una cosa en particular sino más bien todo el campo visual simultáneamente. Esté consciente de lo que hay en su visión periférica. Vea si al menos puede notar lo que está detrás de usted. Regrese al mismo lugar en diferentes ocasiones. Note cómo su percepción del lugar cambia a medida que usted pasa más tiempo observando a su alrededor.

El ojo inocente

El tipo de experiencia visual antes descrita puede llevarle a otra forma de observación directa que es más consciente estéticamente. Ésta es la inteligencia espacial del decorador de interiores, el arquitecto paisajista, el artista, el escultor o el crítico de arte. Esta percepción visual revela una particular sensibilidad a los elementos clave en un trabajo artístico, como son línea, forma, volumen, espacio, balance, luz y sombra, armonía, patrón y color. Los artistas en especial, parecen estar a sus anchas en estos elementos. Picasso, por ejemplo, daba muestras de una intensa sensibilidad al color.

INTELIGENCIA PICTÓRICA 49

Cuando platicaba en una entrevista dijo: "Doy un paseo por el bosque de Fontainebleau. Ahí me harto de verdes. Necesito vaciar esta sensación en una pintura". En forma similar, el pintor ruso Wassily Kandinsky, recordando una experiencia que tuvo con sus primeros materiales de arte, escribió:

Cuando era un niño de trece o catorce años, compré una caja de pinturas de aceite con los centavos que lenta y fatigosamente había ido ahorrando. Hasta este día aún puedo ver esos colores saliendo de los tubos. Una presión de mis dedos y los colores, en forma alegre, festiva o grave y soñadora, o dando vueltas sobre sí mismos, brotaban de los tubos. 0 con loca ansia deportiva, con un profundo suspiro de liberación, con un hondo tono de tristeza; con espléndida fuerza y ánimo, con suavidad de entrega y resignación, con terco autocontrol, con delicada incertidumbre de humor salieron esas curiosas, encantadoras cosas que llamamos colores.

Al expresarse de esta manera, el artista nos dejó un valioso legado. Nos invita a reavivar en nosotros una forma de per- cepción similar para que realmente podamos ver el arte como lo pensó su creador. El historiador de arte Kennerh Clark nos relata su primer encuentro con el arte y sus sensaciones, cuando siendo joven visitó una exhibición de arte japonés en Londres.

Al final de la galería se encontraba una pequeña escalera. La subimos algo cansados, y al llegar a otra galería me sentí inmediatamente transportado. A ambos lados había unas mamparas con pinturas de flores de tan arrebatadora belle a ue

50 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

no sólo quedé aturdido con el deleite, si no que sentí que había entrado a un mundo totalmente nuevo.

Esta experiencia de la niñez se hace aún más notable después de escuchar a Clark relatar cómo cinco años después se encontraba visitando un templo en Kioto, Japón, y reconoció esas mismas pinturas (éstas habían estado en una exhibición itinerante que llegó a Londres en 1910, cuando él era niño). La visión creativa deja un rasgo de éxtasis en todos los que poseen la sensibilidad estética para recibirla. El siguiente ejercicio le ayudará a cultivar su propia habilidad para ver con los ojos del artista o del crítico de arte.

De visita en la galería

Visite un museo de arte o galería privada en su localidad. (Si no hay una accesible, obtenga un libro de arte bien ilustrado, como la Historia del Arte de E. H. Gombrich, y déjelo que sea su galería portátil.) Camine por el museo hasta que encuentre un objeto de arte (pintura, bosquejo, escultura, collage, ensamble, foto) o un juego de objetos que le interese de alguna forma. Evite enfocarse sobre el tema. En cambio, preste atención a su propia percepción del objeto. Mantenga su mente abierta y déjese sorprender por lo inesperado. Note cómo su ojo es atraído de un área del objeto a otra. ¿Qué es lo que resalta ante usted al examinar esa pieza? ¿Son los colores? ¿El uso del espacio? ¿La forma en que se combinan los elementos? ¿O es algo indefinible? No trate de analizar inmediatamente lo que ve; note la sensación de deleite, desagrado u otros sentimientos presentes. Limítese a estar sólo una hora en el museo. Más tarde, tal vez usted quiera escribir sobre su experiencia o hablar sobre lo que ha

INTELIGENCIA PICTÓRICA 51

Regrese al museo uno o dos meses después y note si su experiencia con aquel objeto ha cambiado o si permanece igual (y tómese el tiempo para explorar otros objetos).

En algunos casos visitar un museo y encontrar arte original puede tener resultados inesperados. Se sabe que en ciertos individuos sensibles, las obras maestras de pintura, escultura o arquitectura causan aceleración del pulso, perturbación emocional, desmayos y aun alucinaciones. Esta condición es conocida como síndrome de Stendhal, en honor del escritor francés del siglo xviii, quien escribió sobre su experiencia de sentirse abrumado por los frescos en Florencia. Aunque relativamente raro, es indicativo del tremendo poder que el arte puede tener sobre la mente humana. Más típicamente, sus propias expe- riencias en el museo simplemente le dejarán con los ojos más despiertos y una sensibilidad estética más profunda.

Desarrolle a su artista interior

Para muchos de nosotros no basta con apreciar simplemente el arte de otras personas. Nosotros mismos queremos ser artistas. Sin embargo, la mayoría de la gente deja de dibujar y pintar a los ocho o nueve años de edad por las frustraciones que supone no lograr que las pinturas se vean realistas. Según Betty Edwards, autora de Drawing on the Right Side of the Brain, los adultos que continúan dibujando puros palotes están tratando de hacer una representación mental de una persona (dos brazos, dos piernas, una cabeza, y así sucesivamente) en lugar de dibujar lo que realmente ven. Mediante cierto número de ejercicios estructurados, Edwards ayuda a los artistas en potencia a usar sus habilidades perceptivas

52 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

para dibujar más clara y exactamente. La siguiente actividad es una adaptación de su trabajo.

Dibujar cabeza

abajo

Obtenga de algún periódico o revista una caricatura "a línea" en blanco y negro que incluya una o dos figuras humanas. Voltéela cabeza abajo. En una hoja separada dibuje línea por línea lo que ve en la caricatura. Elija cualquier parte del dibujo como su punto de partida. Evite concentrarse en el contenido conceptual de la caricatura. En su lugar, vea las líneas, ángulos, formas, conexiones y otras características puramente perceptivas. No voltee la caricatura ni su dibujo al derecho hasta que haya terminado. Mientras, parecerá que usted simplemente ha di- bujado líneas y ángulos desconectados. Pero cuando haya terminado, vuelva la caricatura hacia arriba y compárela con su dibujo. Note cuán exacto es su dibujo con respecto a la caricatura original.

Edwards sugiere emplear un proceso similar de ver directamente las

características perceptivas al dibujar objetos del hogar, paisajes, retratos

de gente y otros objetos y figuras tridimensionales. "La gente necesita

que se le enseñe a separar los sistemas de símbolos y ver lo que está

realmente frente a sus ojos". Para alcanzar este objetivo, sugiere que los

artistas incipientes observen la relación entre los elementos de un

objeto, pongan atención a los espacios vacíos alrededor de las cosas, y

cierren un ojo de cuando en cuando para aplanar las imágenes mientras

dibujan. La meta es cambiar a una forma de percepción controlada por

el hemisferio derecho (el cual es responsable de la inteligencia

espacial). En esta Forma-D', como ella la llama, los objetos son vistos

directa, completa, espontánea e indirectamente. El enfoque

INTELIGENCIA PICTÓRICA 53

de Edwards es tan sólo uno de los diferentes métodos dispo- nibles (véase el capítulo 14 para otros libros relacionados con este tema), y de él resultan cambios drásticos para mucha gente en su habilidad de dibujar con realismo. Más adelante en este capítulo, veremos una clase totalmente diferente de experiencia de dibujo, que ayuda a externar las imágenes interiores que todos producimos inconscientemente en forma regular.

La pintura

interior

Mientras la inteligencia espacial principia al contemplar hacia afuera el mundo visible, es al voltear hacia adentro y transformar estas percepciones, cuando en realidad empezamos a apreciar la sabiduría del ojo. La habilidad de crear imágenes visuales subjetivas es aún poco comprendida por los científicos, pero para los individuos representa una forma importante de crear, recordar y procesar esta información. Los científicos llaman imágenes eidéticas a las más claras de las pinturas (del griego eidetikós, que significa "relativo a las imágenes"). Éstas tienen casi la calidad de impresiones fotográficas. Los individuos que poseen la habilidad de producir imágenes eidéticas aseguran que pueden ver una pintura, formar una imagen interna de lo que ven y, con los ojos aún cerrados, repasar esa imagen en busca de detalles adicionales no observados en la visión original de la pintura. Durante un experimento, a una joven con capacidad eidética se le mostró la parte izquierda de una pintura estereoscópica (por ejemplo, en tres dimensiones), insuficiente en sí misma para crear la ilusión de profundidad. Al día siguiente se le mostró

54 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

la parte derecha y, reviviendo la imagen mental del día anterior, le fue posible combinar las dos para lograr el sentido de profundidad. Estudios individuales de imágenes eidéticas ilustran cuán notable puede ser esta inteligencia para ayudar a una persona a realizar tareas relacionadas con la memoria o la solución de problemas. Un hombre relató cómo su habilidad le ayudaba en la escuela durante su juventud: "Tenía yo quince años. Durante un examen, 'vi' mi libro de química. Mentalmente lo abrí, pasé las páginas y cópié el diagrama del ácido nítrico a la hoja de examen". Se atribuyen historias aún más notables a Nikola Tesla, el inventor del tubo de luz fluorescente y el alternador. Reflexionando sobre la capacidad de Tesla para visualizar la creación de un nuevo invento, un observador comentó: "Tesla puede proyectar ante sus ojos un dibujo, haca el mínimo detalle, de cada parte de la máquina. Estos dibujos eran más vívidos que cualquier plano". Los compañeros de trabajo de Tesla aseveraban que él podía visualizar las dimensiones de los mecanismos de las máquinas hasta una diezmilésima de pulgada, y probar mecanis- mos imaginarios en el ojo de su mente haciéndolos funcionar durante semanas, y "examinarlos cuidadosamente al final de ese tiempo para determinar el desgaste". La mayoría de los adultos normales no pueden visualizar con este grado de claridad. Algunos estudios sugieren que la imaginación eidética ocurre raramente después de que se presenta la pubertad (aun cuando es bastante común en los niños). Según el neurofisiólogo inglés W. Gray Walter, aproximadamente la sexta parte de la población ve imágenes interiores vívidamente, otra sexta parte generalmente no usa

INTELIGENCIA PICTÓRICA 55

imágenes visuales en su pensamiento, a menos que se les requiera, y las dos terceras partes restantes "pueden evocar patrones visuales satisfactoriamente cuando les es necesario". El siguiente ejercicio le ayudará a decidir en qué grupo en particular encaja usted.

Tarjetas postales mentales

Siéntese cómodamente en un sillón o recuéstese en el piso para hacer este ejercicio. Cierre los ojos, respire normalmente durante uno o dos minutos y después lea la siguiente lista de "temas" (o haga que un amigo le lea cada uno de ellos). Dése el tiempo suficiente para lograr una clara imagen visual de cada

• su recámara;

• unas tijeras;

• un hipopótamo amarillo con manchas naranja, con un tutú

de ballet color de rosa;

• su mamá en el techo de la

casa;

• la silueta de los edificios en el panorama de una

gran ciudad; • el fondo de un lago o del océano;

• una fotografía

Einstein; • un mapa mundi;

de

Albert

Califique cada imagen en una escala de 0 a 6 (0 = sin imagen; 1 = imagen muy tenue; 2 = imagen tenue; 3 = imagen casi clara; 4 = imagen clara; 5 = imagen muy clara; 6 = imagen tan clara como la percepción real).

56 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Usted puede haber tenido dificultad para imaginarse algunas de estas escenas y, sin embargo, ser un buen visualizador. Algunos individuos poseen mejor capacidad de visualización cuando pueden inventar sus propios escenarios. Según la investigación realizada por Jerome Singer, profesor de Psicología de la Universidad de Yale, prácticamente todo el mundo tiene fantasías. Tales fantasías sirven para ayudar ala gente a hacer frente al estrés, explorar posibilidades futuras y sobreponerse al aburrimiento. En un experimento, los sujetos que pudieron deslizar alguna fantasía mientras se ocupaban de una tarea mecánica que implicaba cierta destreza, tuvieron una menor somnolencia y pudieron desempeñarse más eficientemente. El siguiente ejercicio le ofrecerá la oportunidad de tener unas cuantas fantasías.

Un "menú" de

Cierre los ojos y deje divagar su mente. Observe las imágenes visuales que pasan por su mente. Dése cuenta de sus fantasías interiores. Note la calidad visual de las imágenes a medida que aparecen sus fantasías. ¿Cómo las calificaría en la escala anterior? ¿Qué otras inteligencias usa durante sus fantasías (corpo-cinética, musical, lingüística u otras)? Sueñe cuanto quiera mientras continúa leyendo. En el futuro preste atención a las veces que tiene estos sueños durante sus horas de trabajo o descanso.

Otros más pueden visualizar mejor cuando piensan en un objeto o problema concreto. El mecánico a menudo visualiza mientras trabaja en el motor de un automóvil. El cirujano utiliza sus habilidades para visualizar mientras repara una aorta rota. El siguiente ejercicio le dará la oportunidad de

INTELIGENCIA PICTÓRICA 57

ejercitar su mente tridimensional en relación con el ambiente cotidiano que le rodea.

El ojo que ve

Imagine que posee un ojo viajero que puede separarse de su cuerpo a voluntad, y que examinará cuantos objetos hay a su alrededor desde todos los ángulos. Seleccione un objeto ordinario, como una silla, un escritorio, un sofá o un aparato doméstico, para observarlo. Entonces, cuando esté sentado a unos pasos de distancia de éste, use su "tercer ojo" para examinarlo desde cualquier punto de vista imaginable: desde arriba, mirando hacia abajo, desde el fondo mirando hacia arriba, desde cada lado, desde ángulos raros, de cerca, de lejos, de dentro hacia afuera, etcétera. Si desea, haga un bosquejo rápido de estos puntos de vista en un papel. Cuando haya terminado su examen, levántese y gire el cuerpo de

formas

diferentes para que usted pueda ver el objeto desde

alguna

de estas perspectivas. Compare su visión imaginaria

con sus percepciones reales. ¿Qué precisión tiene usted?

H

t

n

ri

b

t

Pensamiento

Uno de los resultados más profundos de la inteligencia visual, es la estimulación del potencial creativo y el cultivo de procesos de pensamiento de un orden más elevado. Según Rudolf Arnheim, profesor emérito de Psicología del arte de la Universidad de Harvard, prácticamente cualquier pensamiento, aun el más teórico y abstracto, es de naturaleza visual. Como ejemplo señala los procesos de pensamiento del psicólogo del siglo xix, E.B. Tichner, quien en una ocasión dijo cómo visualizaba el concepto de "significado": como "la

58 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

punta azul-grisácea de una especie de cucharón que tiene un poco de

amarillo por encima (probablemente una parte del mango) y que apenas

está introduciéndose en una masa oscura que parece ser material

plástico".

Son mucho más prácticas las imágenes mentales de pensadores eminentes que usaron su imaginación visual para dar nacimiento al

trabajo de sus vidas. Los tres individuos que tal vez tuvieron el mayor impacto en el pensamiento del siglo xx -Albert Einstein, Charles Darwin y Sigmund Freud- usaron su imaginación visual para el desarrollo de sus revolucionarias teorías. Los cuadernos de notas de Darwin reflejan una constante fascinación por la imagen de un árbol. Este símbolo parece ser que lo ayudó de manera importante a conceptualizar su teoría de la evolución. En uno de sus cuadernos (al lado del esbozo de un árbol), Darwin escribió: "Los seres organizados

representan un árbol con ramas irregulares

como si de muchos de los

brotes moribundos estuvieran germinando otros nuevos". De igual manera, Einstein recibió una inspiración original para su teoría de la relatividad a los 16 años de edad, cuando visualizaba cómo sería viajar en un rayo de luz. Y Sigmund Freud apoyaba sus teorías de la personalidad, en parte, al basarse en la imagen de una isla emergiendo del mar, una metáfora de la relación del ego con el inconsciente.

Estas imágenes representan esquemas cognitivos de mapas mentales" que ayudaron al desarrollo del pensamiento de estos genios en el transcurso de varios años. El psicólogo Howard Gruber llama a estas pinturas interiores "imágenes de amplio alcance" y sugiere que los grandes pensadores pudieran tener tal vez cuatro o cinco de éstas durante toda su

INTELIGENCIA PICTÓRICA 59

vida; muy pocas, comparadas con las aproximadamente 600 imágenes concretas que un buen visualizador puede producir en una hora de fantasear a fondo, La mayoría de nosotros lleva consigo en la mente mapas visuales de un alcance considerablemente menor, que, sin embargo, son personalmente importantes para ayudar a orientarnos en el mundo. Estos esquemas visuales interiorizados nos dicen cómo llegar de nuestras casas a nuestros trabajos, qué llave cerrar cuando hay una fuga de agua en la tubería, y cómo jugar juegos sencillos como damas o ajedrez. Los esquemas visuales que portamos en nuestras mentes son a

menudo imprecisos, parecidos a los mapas medievales que mostraban

dragones amenazantes al borde del mundo. Los famosos dibujos de

Saul Steinberg que reflejaban el mundo con Manhattan ocupando la

mayor parte del cuadro, y el resto del mundo apenas ilustrado, indican

cómo los mapas cognitivos frecuentemente reflejan nuestro punto de

vista egocéntrico. El siguiente ejercicio le ayudará a examinar algunos

mapas visual-espaciales que pudiera usted llevar consigo en la mente

sin siquiera saberlo.

Mapas

mentales

Haga un bosquejo para cada uno de los siguientes temas. No se preocupe por la presentación o por lograr demostrar algo a los demás. Pero sí incluya el mayor detalle posible (evite mirar trabajos de referencia hasta que haya terminado).

• un mapa de las inmediaciones de su vecindario (unas tres cuadras a la redonda);

• un plano de su casa o

60 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• un dibujo del concepto de

democracia;

• un diagrama del interior del cuerpo humano;

Puede verificar sus ideas visuales comparándolas con un mapa

de su ciudad, un mapamundi, un plano de su casa, atlas visuales

, que describen los mecanismos

internos de las máquinas. ¿Qué le dicen sus dibujos sobre su conocimiento del mundo? ¿Qué le dicen sobre cómo trabaja su mente? Pida a sus amigos que hagan este ejercicio y compare los dibujos.

o libros de Cómo funciona

Bosquejos cerebrales

El tipo de dibujos que realizó anteriormente son esencialmente esquemáticos, rápidos esbozos que revelan su imagen interior de las cosas. Muchos pensadores creativos, incluidos Leonardo da Vinci, Henry Ford y Thomas Edison, mantenían cuadernos de notas o diarios de dibujos de su pensamiento visual. Los cuadernos de notas de Leonardo son considerados como arte de primer orden, pero para él probablemente eran medios sencillos con los que podía solucionar sus problemas visuales cuando tenía que diseñar o inventar algo nuevo.

El antiguo profesor de Diseño de Stanford, Robert McKim, recomienda a todos los aspirantes a pensadores visuales mantener algún tipo de diario o bitácora de sus bosquejos para registrar sus pensamientos espaciales. Ofrece esta sugerencia al describir lo que los individuos de gran inteligencia espacial a menudo hacen para registrar sus pensamientos: "Los

INTELIGENCIA PICTÓRICA ól

pensadores visuales que utilizan dibujos para explorar y desarrollar ideas hacen muchos bosquejos; encontrar y formar ideas no es un proceso estático, de 'una foto'. También ellos dibujan velozmente (las ideas raramente permanecen quieras; cambian rápidamente de forma y a veces desaparecen). Tanto en la modalidad exploratoria como en la de desarrollo, los ideólogos gráficos se valen de diversos idiomas gráficos". McKim recomienda usar algunas de las siguientes formas visuales en un cuaderno gráfico de notas: tablas, diagramas, tablas de flujo, gráficas, proyecciones ortográficas, caricaturas, tablas de decisiones, mapas, pintarrajeos y fotos. Este diario puede llevarse en una libreta común de hojas sueltas, en tarjetas o incluso en rollos de papel de envolver para estimular el flujo de ideas.

Los pensadores espaciales deben considerar también trabajar sus ideas en tercera dimensión. James Watson y Francis Crick asombraron al mundo y ganaron el Premio Nobel en 1962, cuando descubrieron la estructura de hélice doble de la molécula del DNA mediante el uso de un gran modelo tridimensional como herramienta de pensamiento. Los diseñadores de General Motors y la NASA crean regularmente grandes modelos a escala de automóviles y módulos espaciales, lo que permite ahorrar millones de dólares en costos de producción. Usted puede crear en casa su propio laboratorio de pensamiento visual con materiales baratos, tales como poliuretano o hule espuma (un sandwich de papel de aluminio y poliuretano para sus modelos a escala y miniaturas; pajitas para refresco y clips o estaquitas hechas comercialmente, conectores para figuras geométricas y una caja de materiales diversos (cuerda, cinta, bloques, palillos de dien

62 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

tes, arcilla, alambre, sobras de madera, ligas, papel aluminio, etcétera). Considere además el poder de la tecnología moderna como ayuda para el pensamiento visual. La industria de la computación ha abierto un amplio rango de opciones para los pensadores visuales mediante programas CAD (por sus siglas en inglés), Diseño Asistido por Computadora, software de "pintar y dibujar", videos interactivos, y otras tecnologías novedosas (véase en el capítulo 15 una lista de softwares disponibles de ayuda visual-espacial).

Visión miope de la cultura

A pesar de la aparición de herramientas visual-espaciales de alta

tecnología, nuestra cultura aún centra su atención hacia inteligencias lingüísticas y lógico-matemáticas en el desarrollo de nuevos productos. Eugene S. Ferguson, profesor de Historia de la Universidad de Delaware, señala que los programas de ingeniería de nuestras universidades se están volviendo cada día más numéricos y analíticos, descuidando la educación del ojo de la mente. Como resultado, advierte, "podemos esperar ser testigos de un creciente número de tontos, pero costosos errores que ocurren hoy en nuestros programas de ingeniería avanzada". Un ejemplo de esta devaluación de la inteligencia espacial puede haber ocurrido en el desastre del transbordador espacial.

Aparentemente, los anillos "O" del Challenger, deficientemente

diseñados, fallaron en cuanto a la flexibilidad requerida para funcionar

en

un clima frío, lo que permitió un escape de combustible que ocasionó

la

explosión y destrucción de la nave. Esta falla fue descubierta por

técnicos con inteligencia espacial; pero su

INTELIGENCIA PICTÓRICA 63

opinión fue pasada por alto por supervisores orientados ana- líticamente y motivados políticamente, que tal vez estaban menos capacitados para visualizar las consecuencias de un problema semejante. Si usted es un individuo con inteligencia espacial, proba- blemente ha sufrido esta discriminación en su vida. Pudo haber pasado años languideciendo en escuelas donde los maestros mostraban poco interés en las cosas que usted hacía mejor. Rara vez tuvo la oportunidad de describir sus imágenes mentales y dibujar un diagrama de sus pensamientos visuales. Típicamente, los soñadores han sido considerados flojos y dispersos. Sin embargo, pudieran ser los soñadores y pensadores visual-espaciales de nuestra sociedad quienes tengan la visión de las posibilidades creativas de la vida a medida que entramos en el siglo xxi.

25 Lo que puede usted hacer para desarrollar su inteligencia espacial

Juegue

"Pictionary",

"Tic-tac-toe"

pasatiempos de pensamiento visual.

tridimensional

u

otros

• Trabaje en rompecabezas, el cubo de Rubik, laberintos y otros juegos visuales.

• Compre un programa de software de gráficos y cree di- seños, dibujos e imágenes en la computadora.

• Aprenda fotografía y utilice una cámara para registrar sus impresiones visuales.

• Com re una video rabadora or anice resentaciones de

64 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• Vea películas y programas televisivos, y ponga atención al uso de

la luz, el movimiento de la cámara, el color y otros elementos

cinemáticos.

• Redecore el interior de su casa y rediseñe su jardín.

• Forme una biblioteca de dibujos o imágenes favoritas con

recortes de revistas o periódicos.

• Aprenda habilidades de orientación y salga a caminar en medio de la naturaleza.

• Estudie geometría.

• Tome clases de dibujo, escultura, pintura, fotografía, video, diseño gráfico o algún otro arte visual en algún Centro Cultural cercano. • Aprenda un lenguaje con base ideográfica, como el chino. •

Construya modelos tridimensionales de ideas que usted tenga

para inventos u otros proyectos.

• Aprenda cómo usar e interpretar tablas de flujo, diagramas de decisión y otras formas de representación visual.

• Cómprese un diccionario visual y analice cómo trabajan las máquinas y otros objetos.

• Explore el espacio a su alrededor con los ojos vendados, dejando que un amigo lo guíe por su casa o patio.

• Practique el buscar imágenes o dibujos en las nubes, en las grietas de los muros u otros fenómenos naturales o hechos por el hombre. • Desarrolle sus propios símbolos visuales para tomar notas (use flechas, círculos, escaleras, espirales, estrellas, dibujos con claves de color y otras formas visuales).

INTELIGENCIA PICTÓRICA 65

• Visite a un ingeniero mecánico, arquitecto, artista o diseñador para observar cómo aplica sus habilidades espaciales en su trabajo.

• Emplee algún tiempo con su familia o amigos en acti- vidades artísticas.

• Estudie mapas de su propia ciudad o Estado, planos de distribución de su casa y otros sistemas de representación visual.

• Construya estructuras con "Lego", "D-stixs", hexaflexá- gonos, bloques u otros materiales de construcción tridi- mensional. • Estudie ilusiones ópticas (por ejemplo, libros de acertijos, juguetes de ilusión óptica, etcétera). • Rente, pida prestados o compre videos de "cómo hacerlo" sobre temas de interés específico para usted.

• Incorpore dibujos, fotos y diagramas en sus cartas, pro- yectos y presentaciones.

JJ

Inteligencia musical:

utilice

al

máximo

su

L os más desconcertantes misterios eran elementales

para Sherlock Holmes, el legendario detective de sir Arthur Conan Doyle. Aun así, hasta Holmes se topaba a veces con casos complicados que requerían de un esfuerzo especial. En tales ocasiones, sacaba su violín y se ponía a tocar. La música parecía abrir las puertas a nuevos cauces de investigación para Holmes, permitiéndole ver soluciones donde anteriormente sólo existía confusión. Este detective ficticio puede ofrecernos una valiosa información sobre el uso de la música para pensar con más efectividad. A menudo

se ha dicho que la música tiene la capacidad de amansar a

los animales salvajes; también parece ser cierto que la música puede estimular la mente moderna. El papel que tiene la música en los procesos ordinarios de pensamiento, se volvió claro para mí, cuando un carpintero colocó una ventila para el aire acondicionado en el techo de

mi comedor. Entró al cuarto, miró hacia el sitio proyectado

6

68 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

para la instalación y empezó a hacer pequeños sonidos guturales rítmicos. "Huh-hu-huh-hu-huh", tarareaba mientras estudiaba el trabajo pensativamente. Parecía estar pensando sobre cuán grande debía ser el agujero y repasando otros requisitos del trabajo. Levantó los brazos hacia el techo, como un director de orquesta sinfónica e hizo curiosos ruidos metálicos como para enfatizar que ciertos puntos técnicos estaban siendo solucionados ("click-clack"). Finalmente, como para indicar que codo el proyecto estaba solucionado, después de un profundo suspiro, entonó una alegre canción popular para celebrar. Tiempo después descubrí que había sido músico de jazz antes de convertirse en carpintero aficionado. Pero, aun cuando ya había abandonado su saxofón, continuaba usando la inteligencia musical en su nuevo trabajo. Usted no tiene que ser un músico profesional para pensar musicalmente. La mayoría de nosotros usamos nuestra mente musical durante el día en nuestra vida cotidiana. Estamos rodeados de música desde el amanecer al anochecer. Un reloj despertador musical es lo primero que oímos, escuchamos canciones en el radio mientras conducimos hacia nuestro trabajo, trabajamos en edificios con serenata continua de Muzak, y al final del día nos relajamos en el hogar escuchando nuestros discos compactos y el canal musical de televisión. Celebramos nuestros más importante ritos sociales -bodas y funerales- con música. Hacemos ejercicio con música, veneramos y celebremos con música y compramos con música. Esta educación musical informal necesariamente afecta de forma importante el modo en que pensamos. Este capítulo le ayudará a explorar el impacto que tiene la

INTELIGENCIA MUSICAL 69

música sobre varios componentes de su mente, incluyendo su memoria, creatividad e imaginación.

Están tocando nuestra canción

Durante años, los publicistas han conocido un importante hecho que los psicólogos cognitivos están apenas empezando a apreciar: acompañar un lema publicitario o una frase con música hace casi imposible olvidarlo.

Si usted ya circulaba en la década de los años 50, seguramente podrá llenar el espacio con la palabra faltante en la frase musical:

"Blanco, blanco, blanco, en la vida". Los lectores más jóvenes podrían hacerlo mejor con un lema más reciente: "56887 ". Ninguno de estos comerciales ha vuelto a transmitirse en años; sin embargo, es muy probable que las palabras faltantes hayan saltado a su mente más rápidamente que lo que cenó la noche anterior. En algún lugar de nuestros cerebros tenemos miles de estas frases musicales vagando como objetos flotantes en el mar, esperando la señal para ser activadas. El siguiente ejercicio le ayudará a estar consciente de cuánta música trae flotando en su interior.

La corriente

musical

Haga este ejercicio con uno o dos amigos. Cante las partes musicales de comerciales que haya escuchado recientemente en el radio o la televisión. Si es necesario, pase un tiempo escuchando realmente algunos ejemplos para comenzar. Escriba estas frases musicales o, mejor aún rábelas en un casette A medida ue recuerde

70 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

artículos comúnmente anunciados, tales como autos, hamburguesas, bebidas, juguetes y ropa. Por cada comercial actual que recuerde, piense en una tonada sobre el mismo tema que no haya salido al aire en meses o años. Genere tantos comerciales musicales diferentes como le sea posible. También puede usar el mismo procedimiento usando las 40 canciones más populares del momento, o temas musicales de cine o televisión de los últimos años.

Los publicistas han hecho un excelente trabajo al llenar nuestras mentes

con información inútil. Usted puede usar algunos de los mismos trucos,

pero en este caso, para programar su mente con conocimientos que

usted elija. Antes de la invención del lenguaje escrito, las sociedades

tenían que diseñar formas para transmitir el conocimiento de una

generación a otra. Normalmente, era cuestión de transmitir la

información importante para perpetuar la población. Los ancianos

tenían que relatar a los miembros más jóvenes de la tribu sus historias

ancestrales, datos de navegación, o qué plantas locales eran venenosas y

cuáles comestibles, de modo que esta información estuviera disponible

después de que la generación anterior hubiera desaparecido. La música

representaba un forma importante para que los ancianos grabaran esta

información en la memoria colectiva. La información era usualmente

dividida en pequeños fragmentos y cantada o puesta en frases

musicales. Aún hoy día, las culturas primitivas transmiten el

conocimiento de esta forma. Por ejemplo, en Nueva Guinea un iatmul

educado conoce entre 10,000 y 20,000 nombres de miembros del clan,

sin la ventaja de contar con registros escritos. Parte del secreto de su

éxito estriba en que canta los

INTELIGENCIA MUSICAL 71

nombres en una forma rítmica. El siguiente ejercicio le mostrará cómo usar el ritmo y la música para recordar pequeños fragmentos de información.

Listas de compras musicales

Elabore una lista con información de lo que desee guardar en su memoria. Puede ser una lista de compras, o de las actitudes que quiere mostrar hacer en el día, o simplemente de nombres que necesita recordar. Escriba la lista en una hoja de papel y luego repítasela a usted mismo lentamente. Vaya acelerando gradualmente, hasta que encuentre un ritmo en su repetición (Mar-ta, Pe-dro, Juan). Mantenga el ritmo hasta que

Durante la Edad Media los monjes usaban la música como un medio para memorizar las Escrituras. De la misma forma, algunos educadores recientemente han utilizado la música clásica para estimular la asimilación de conocimientos de la mente. Un experimento basado en el trabajo del psiquiatra búlgaro Georgi Lozanov, consiste en escuchar una pieza musical con un compás consistente (4 x 4 es considerado ideal) mientras se recita al ritmo de la música el material a aprender. En forma alternada, los estudiantes escuchan pasivamente con los ojos cerrados mientras otra persona repite rítmicamente la información al tiempo de la música. Un estudio patrocinado por el ejército de Estados Unidos y conducido por la Academia Nacional de Ciencias sugiere que el uso de música de fondo promete ser una herramienta efectiva de aprendizaje cuando se combina con métodos convencionales de educación. Otras investigaciones indican que este

72 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

enfoque puede ser útil para aprender otros idiomas, logaritmos de matemáticas, conceptos científicos y material académico de otro tipo. El siguiente ejercicio ilustra cómo puede usted adaptar este método a sus propias necesidades de aprendizaje.

Sesión de

supermúsica

Escoja un pasaje musical de Wagner, Beethoven, Bach, Vivaldi o Haydn, que tenga un compás consistente (véase en el capítulo 15 una lista de organizaciones que venden grabaciones de música diseñada para superaprendizaje). Seleccione el material académico que quiera aprender, como fórmulas matemáticas, hechos históricos, palabras de otros idiomas, pasajes literarios o conceptos científicos. Lea en voz alta el material seleccionado al compás de la música grabada. Posteriormente, haga que un amigo le lea el material al ritmo de la música grabada mientras usted se sienta en una posición cómoda con los ojos cerrados, en un estado relajado. Entre mayor ánimo ponga su amigo en el proceso de lectura, mayor será la efectividad de este ejercicio. Varíe su entonación leyendo en voz alta al

El oído de la mente

Cuando Wolfgang Amadeus Mozart era niño, visitó la Capilla Sixtina en Roma y quedó extasiado al escuchar una pieza musical que ahí tocaban. Desafortunadamente, El Vaticano había decretado que esta pieza musical, el Miserere de Gregorio Allegri, sólo podía ser interpretada en la Capilla Sixtina, por lo que sus partituras no podía ser copiadas bajo ninguna cir- cunstancia. Mozart respondió a esta prohibición en forma

INTELIGENCIA MUSICAL 73

notable. Asistió a una interpretación de esta pieza y cuando estuvo de regreso en su alojamiento escribió toda la partitura de memoria. Mozart pudo lograr esta proeza auditiva porque poseía la capacidad de crear en su oído mental una réplica perfecta de los complejos sonidos musicales que formaban la composición sacra de Allegri. En cierto sentido, su habilidad era similar a la imaginación eidética de los artistas visualmente desarrollados. Más tarde dijo que cuando componía su música, podía escuchar en su mente, en forma simultánea, todas las notas de su composición. Otros compositores poseían una imaginación auditiva similar. Schumann podía escuchar música de piano y llenar mentalmente los tonos de otros instrumentos como si estuviera tocando toda la orquesta. Y cuando Tchaikovsky escribía sus trabajos sinfónicos, podía imaginarse cómo se escucharían en un determinado auditorio en Moscú.

La capacidad para oír tonos musicales en la mente es ca- racterística de una persona musicalmente inteligente. En uno de los pocos experimentos científicos de imaginación auditiva que se han hecho, más del 50 por ciento de los músicos en- trevistados señalaron que oyeron mentalmente la canción América en el piano tan claramente como si la estuvieran tocando en ese momento. Menos del 5 por ciento de los psicólogos que participaron en este estudio pudo decir lo mismo. Uno de ellos escribió: "Tenía yo una muy clara y definida imagen auditiva de mi propia voz cantando 'América', pero no podía imaginarme esta tonada al ser tocada en el piano". Es posible, sin embargo, que esta capacidad pueda ser cultivada. El difunto profesor de psicología de Stanford, Paul R. Farnsworth, comentó que las imágenes eidéticas (au

74 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

ditivas) eran mucho más comunes en niños que en adultos; muchos de estos últimos pierden su potencial eidético por falta de práctica. El siguiente ejercicio le proporcionará una oportunidad para recuperar esta habilidad perdida y de revivir algunos momentos musicales de su "banco de tonos" interior.

Recuerdos

fonográficos

Siéntese cómodamente en un sillón confortable con los ojos cerrados. Respire profundamente durante uno o dos minutos. Despeje su mente de pensamientos o sentimientos pasajeros. Después, produzca las siguientes imágenes auditivas en su oído mental (de ser posible, haga que un amigo se las lea de una en una):

• el sonido de la lluvia cayendo sobre el

tejado;

• la canción tema de su programa favorito de

televisión; • cualquier pieza de música clásica;

• el sonido de su voz al cantar;

• el sonido de la música

de

órgano;

el

canto

de

los

grillos;

mañanitas; • el tañido de campanas;

un

grupo

de

gente

cantando

las

Califique cada imagen auditiva en una escala de 0 a 6 (0 = a ninguna imagen, 1 = a imagen muy tenue, 2 = a imagen tenue, 3

INTELIGENCIA MUSICAL 75

algo clara, 4 = a imagen clara, 5 = a imagen muy clara, 6 = imagen tan clara como si estuviera escuchando la música). Note cuáles imágenes parecen más claras, y si repite este ejercicio le ayudará a desarrollar su habilidad. Pruebe con otras experiencias musicales que no hayan sido incluidas aquí.

Usted puede cultivar su imaginación musical de forma que tenga básicamente un "walkman interior". Piense en todo el tiempo que ha perdido atrapado en un vagón del metro, en el supermercado o en una banca esperando el autobús o un avión, y no hay nada que pueda hacer más que aguardar relajadamente. Ahora ya tiene usted su propia melodía conectada a su cerebro musical con miles de selecciones potencialmente disponibles. El único límite es su imaginación musical.

Einstein con

Un poeta estadounidense del siglo xx, Hart Crane, a veces pasaba meses y hasta años dando vuelta a sus ideas en la mente, antes de sentarse a juntar todas las piezas del rompecabezas. En esas ocasiones, la música a menudo tenía un papel importante en el proceso creativo. Ponía una rumba cubana, una canción de fuego, o tal vez una grabación del Bolero de Ravel y se ponía a escribir furiosamente, deteniéndose únicamente para cambiar los discos. Pronto salía de esa orgía musical con un nuevo poema en sus manos. La música demostró ser un elemento fundamental para estimular su fértil imaginación y producir una obra completa. Otros individuos creativos han utilizado la música de forma similar para inducir su genio a la acción. Durante la producción de

76 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

la bomba átomica, el físico nuclear Edward Teller mantuvo despiertos por la noche a sus colegas en el laboratorio de Los Álamos tocando sonatas para piano de Beethoven dentro de su barraca de delgados muros. Albert Einstein tocaba el violín y Albert Schweitzer el órgano, mientras creaban sus proyectos científicos o humanitarios.

El uso de la música como estímulo del subconsciente creativo está apoyado por varios estudios de investigación. En un experimento, los adultos calificaron más alto en una prueba de habilidades pictóricas cuando trabajaron con música de fondo. En otros dos estudios, los sujetos a quienes se les permitió escuchar música mientras trabajaban, contaron historias más creativas que las de aquellos que trabajaron en silencio. Al parecer, la música tiene propiedades únicas para abrir las puertas a nuevos pensamientos y percepciones interiores. Las así llamadas culturas primitivas conocen el poder de la música y mediante ritmos y cantos ponen en estado de trance a los miembros de la tribu. El siguiente ejercicio le ayudará a tener acceso, por medio de la música, a nuevos cauces de pensamiento y resolver problemas difíciles, obtener una mayor conciencia de sus propios procesos creativos y vislumbrar nuevas posibilidades en su vida.

Formación

musical

Antes de comenzar este ejercicio, seleccione una o más piezas musicales para activar su subconsciente creativo. Deben ser selecciones musicales que usted haya encontrado estimulantes, que le levanten el ánimo, o que le ha an entusiasmado en el asado Pre are la música a

INTELIGENCIA MUSICAL 77

escriba en un papel una pregunta a la que le gustaría tener respuesta. Puede ser un problema que le ha mortificado en el trabajo, una situación en su vida personal que necesite aclarar o alguna pregunta importante para lo que no ha encontrado respuesta. Utilice por lo menos media hora para escribir posibles soluciones que se le ocurran, obstáculos que se interpongan en su camino, o cualquier otra situación que emerja. Ahora, retire su lápiz y papel, recuéstese o siéntese en una posición cómoda y respire profundamente por dos o tres minutos. Por último, encienda (o haga que alguien encienda) el aparato y escuche la música. Evite enfocarse en la pregunta durante este tiempo, tan sólo deje que la música dirija su mente. Note las ideas, imágenes o asociaciones que aparezcan. Después de la sesión registre sus experiencias, y busque información ue ueda su erirle una res uesta a su

La música puede servirle como apoyo cuando necesite un estímulo creativo en su vida. Si está bloqueado para aprender o se encuentra con estrés en su trabajo, considere la música como una salida a su problema. La música opera como un balance a las muchas tareas lingüísticas y lógicas que efectuamos durante el día. Representa un cambio refrescante a un entorno diferente y provee una forma de abrir nuevas perspectivas en la vida. Ponga especial atención a la música que burbujea hasta la superficie de su conciencia desde las profundidades de su psique. Pudiera usted encontrarse silbando inconscientemente una tonada con un significado especial. Recientemente, mientras caminaba por la calle atrapado en un humor depresivo, descubrí que estaba susurrando la canción de Billy Joel, Te quiero tal como eres. La tonada me permitió entender que existía una parte de mí que no participaba de mi humor depresivo. En cierto modo, la parte musical de mi mente representaba una

78 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

voz interior que me decía: "todo está bien". La próxima vez que una

canción llegue a su mente (incluso puede llegar en un sueño), examine

el tema, la letra y su significado musical, para encontrar pistas a la

i

d

id

l

Se rieron cuando me senté al piano

Cuando tenía ocho años, realmente pensaba que yo iba a ser el siguiente Chopin. A los seis años mostré cierto interés en tocar un piano vertical que había en la casa de mis abuelos. Me encantaba subirme a la larga banca de madera y aporrear las teclas para tocar alguna tonada que había escuchado o pequeñas melodías propias. Mi padre nos envió a mis hermanas y a mí con un maestro de música y llenó nuestra casa de instrumentos de teclado: un Steinway de cola, un clavicordio, y un órgano y un piano más pequeños. Resultó contraproducente. Después de seis años de lecciones dejé de tocar y ahora de adulto muy rara vez me siento al piano a improvisar.

Aun cuando de pequeño tuve acceso a un número inusual de instrumentos musicales, mi historia no es diferente de la de muchos estadounidenses. Muchos de nosotros entramos al mundo de las lecciones musicales con gran entusiasmo, pero fallamos al cumplir esta promesa de ser practicantes virtuosos en la vida adulta. Algunos de nosotros aún nos preguntamos si no es demasiado tarde para aprender a tocar algún instrumento. La respuesta, desde luego, es no. El educador John Holt tuvo cuidado de enfatizar en su libro Never Too Late: My Musical Life Story, que el aprender música u otra cosa, es un asunto para toda la vida. En ese libro narra su

INTELIGENCIA MUSICAL 79

odisea musical, un proceso que significó empezar a tocar el violonchelo a los 50 años y practicar intensamente, lo suficiente para poder tocar profesionalmente en una orquesta de cámara y en un cuarteto de cuerdas. Holt comenta: "Los maestros dicen que si no aprendemos a tocar instrumentos musicales cuando

niños, nunca aprenderemos a tocar como adultos

Desde luego, es agradable si llegamos libremente a la música

como jóvenes, pero si no llegamos a ella en ese entonces, podemos hacerlo después; nunca es demasiado tarde".

Tal vez le gustaría aprender a tocar un instrumento pero siente que no tiene oído para la música. Quizá tuvo una experiencia traumática cuando niño con un profesor de música o algún pariente que lo ridiculizaba o avergonzaba por cantar fuera de tono o tocar un instrumento tímidamente (o demasiado fuerte). Para la mayoría de los niños, dice Frank Wilson, profesor asistente del Centro Médico de la Universidad de San Francisco, "un diagnóstico de sordera tonal se convierte en una convicción de por vida de que la música no es para ellos". Wilson declara: "Estoy convencido de que todos tenemos una

No es cierto.

garantía biológica para la música. Esto es verdad para cualquier edad, experiencia formal con la música, o tamaño y forma de nuestros dedos,

Todos tenemos la música dentro de nosotros, y

podemos aprender a sacarla de una forma u otra".

La razón por la que tantos niños fracasan al aprender a tocar un instrumento, y fracasan nuevamente en fallidos intentos siendo ya adultos, según Wilson, es que se ha dado demasiada importancia a las presentaciones en público. No se ha dado suficiente importancia, en cambio, a la música

labios u orejas

80 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

misma, como una forma de juego o recreación. Wilson ofrece estos consejos al músico tardío:

Decida qué clase de instrumento desea tocar y qué clase de música le agradaría poder ejecutar.

Entevístese

con

varios

profesores

de

música

antes

de

seleccionar uno en particular. • Póngase en contacto con otros alumnos del profesor que haya elegido para conocer sus experiencias con él. • Elija a un profesor cuyas técnicas musicales y filosofía se acoplen a sus propios intereses.

Tome sus primeras lecciones de prueba; después de cuatro o cinco evalúe su experiencia con el profesor.

Asegúrese de que usted y el profesor tengan una relación de colaboración; no tema hacer preguntas; no esconda los problemas que pudiera tener.

El oído del espectador

La música no es territorio exclusivo de un grupo de ejecutantes elitistas. Pertenece a todos. La evidencia de esto reside en el número de culturas alrededor del mundo que entrenan a un gran porcentaje de sus miembros para ser musicalmente letrados. En Hungría, debido a la influencia del compositor de principios del siglo xx, Zoltan Kodály, casi todos los niños reciben instrucción musical todos los días en sus clases. Entre los dagobomba del norte de Ghana, se dice que sus niños están tan involucrados activamente en la música como los niños estadounidenses lo están en ver televisión pasivamente. En países tecnológicamente avanzados como Japón,

INTELIGENCIA MUSICAL 81

la existencia del Programa Suzuki de Educación del Talento, está haciendo accesibles el violín y el piano a un número cada vez más grande de niños y adultos. Recuerde que no es necesario tomar lecciones formales de música para desarrollar su inteligencia musical. Samuel Taylor Coleridge dijo en una ocasión: "No tengo oído en absoluto (para la música), nunca pude cantar una tonadilla, aunque en ello me fuera la vida; pero obtengo el deleite más intenso en la música y puedo distinguir la buena de la mala". Mucha gente expresa su ser musical simplemente apreciando la música viva o grabada y escuchando los ritmos naturales que ocurren en la vida cotidiana. George Gershwin dijo una vez: "Frecuentemente oigo música en los latidos del corazón". El compositor estadounidense Aaron Copland sugirió que hay tres diferentes estadios para escuchar música:

• Sensual. Escuchar por el solo placer provocado por los

sonidos emitidos.

• Expresivo. Poner atención al humor y significado de la pieza, por ejemplo, distinguiendo una obra serena de una exuberante; escuchando en busca de un mensaje escondido del compositor.

• Musical. Poner atención a los diferentes componentes de la estructura musical: melodía, armonía, ritmo, timbre o color de tono y textura, entendiendo la forma musical (ser capaz de distinguir una sonata de una sinfonía, por ejemplo, o un rondó de una fuga).

Copland señaló que un individuo en realidad escucha en los tres estadios simultáneamente, pero que convertirse en un

82 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

escucha educado requiere de "una firme resolución de escuchar mucho más música que en el pasado". Lo más importante, según Copland, es tomar un papel activo en la apreciación muscial: "Usted podrá comprender más profundamente la música, únicamente si se convierte en un oyente más consciente y enterado, no alguien que está oyendo, sino alguien que escucha para algo". Escuchar una variada selección de piezas musicales, así como cultivar un oído crítico y experimentar con algunas de las otras sugerencias ofrecidas en este capítulo, le permitirá aprender a flexionar sus músculos musicales cada día sin practicar una sola escala. Ni siquiera Chopin la pasó tan bien.

25 Formas para desarrollar su inteligencia musical

• Cante en la regadera o camino al trabajo.

• Juegue a "Nombra esta canción" u otros juegos musicales con sus amigos.

• Asista a conciertos o sesiones musicales.

• Forme una colección de sus grabaciones musicales favoritas y escúchelas regularmente.

• Únase al coro de su iglesia o de su comunidad. • Tome lecciones formales para tocar un instrumento es- pecífico.

• Trabaje con un terapeuta de música.

• Emplee por lo menos una hora a la semana para escuchar un estilo de música que no le sea familiar (jazz, country, clásica, folclórica, internacional y otros géneros).

INTELIGENCIA MUSICAL 83

• Establezca una hora regular para cantar junto con su familia.

Compre un teclado electrónico y aprenda sencillas melodías

y acordes.

• Compre instrumentos de percusión en una tienda de juguetes y

toque a ritmo con música de fondo.

• Tome un curso de apreciación musical o teoría de la música en la universidad local.

• Lea críticas de música en periódicos y revistas.

• Ofrézcase como voluntario para cantar en un asilo, hospital

o centro de cuidado diurno.

• Ponga música de fondo mientras estudia, trabaja o come, o en alguna otra hora del día normalmente tranquila. • Lea sobre la vida de compositores y ejecutantes famosos. • Busque melodías o ritmos naturales en los pasos, el canto de aves, y hasta en el ruido de la lavadora de ropa. • Redescubra la música que amaba de niño.

• Haga sus propias tonadas.

Cree su autobiografía musical coleccionando grabaciones que fueron populares en diferentes etapas de su vida.

• Prepare una lista de toda la música que escuche en el día, desde Muzak en el supermercado hasta el radio y la televisión.

• Compre equipo de alta tecnología (MIDI interfase, software de computadora) que le permita enseñarse a sí mismo teoría de la música o tocar un instrumento musical en la computadora.

• Cante todo lo que tenga que decir a su familia o amigos durante una o dos horas.

84 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• Aprenda sobre programas específicos de entrenamiento musical, tales como los sistemas Suzuki, Kodaly, OrffSchulwerk y Dalcroze. (Las direcciones de algunas organizaciones que patrocinan estos métodos aparecen en el capítulo 15).

Inteligencia corporal: su inteligencia use E n la clásica colección de historias breves de James

Inteligencia

corporal:

su inteligencia

use

E n la clásica colección de historias breves de James Joyce,

Dubliners, hay un magnífico retrato de un cajero huraño llamado Mr. James Duffy, quien vive junto a una destilería en un suburbio de Dublín. En el curso de la historia, conoce a una mujer con la que tiene un intenso amorío platónico; rompe la relación cuando ella presiona su mano contra su mejilla. Como parte de la descripción de Mr. Duffy, Joyce incluye esta curiosa línea: T l vivía a corta distancia de su cuerpo". Con esto Joyce quiso decir que el hombre vivía en una prisión mental, divorciado de cualquier contacto real con el mundo sensorial. En un sentido más amplio, el personaje de Joyce es un moderno everymind, un ejemplo de la división que ha ocurrido en la sociedad contemporánea entre las facultades mentales y físicas. En los tiempos antiguos, el cuerpo y la mente eran vistos como un todo. Los griegos apreciaban el arte de la gimnasia como un medio importante para cultivar los poderes de

8

86 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

la mente. Asimismo, los romanos nos legaron la expresión mens sana in corpore sano ("mente sana en cuerpo sano"). Las culturas orientales buscaron el desarrollo de la mente durante miles de años mediante actividades como el yoga, el tai chi y el aikido. Sin embargo, en nuestra cultura, los cristianos del medioevo mortificaban el cuerpo como una forma de acercarse más al espíritu; posteriormente, los pensadores de la Ilustración encontraron en la mente la fuente de identidad de las personas. Como dijo el filósofo francés René Descartes hace casi 400 años: "Pienso, luego existo".

Mediante su declaración, Descartes nos convirtió a todos en Mr. Duffy. La actividad intelectual llegó a ser identificada casi exclusivamente con las habilidades lógico-matemáticas y lingüísticas. A la actividad física se le ubicó en un nivel muy bajo y se le restringió a la alcoba, al astillero y al campo de juego. Hoy por hoy, aun cuando muchos estadounidenses experimentan una especie de renacimiento de la condición física, la cultura del cuerpo está asociada más a menudo con máquinas Nautilus, programas de levantamiento de pesas y canchas de futbol, que con cualquier cosa que tenga que ver con la mente. Los atletas son vistos frecuentemente como "fortachones tontos", y el trabajar con las manos en artes manuales recibe una calificación de segunda clase en comparación con el mundo "superior" de las ciencias y humanidades. La teoría de las inteligencias múltiples busca eliminar esta separación entre el cuerpo y la mente, al considerar la actividad física como una inteligencia por sí misma. Los componentes intrínsecos de la inteligencia corpo-cinestésica son la habilidad para controlar nuestros propios movimientos cor

INTELIGENCIA CORPORAL 87

porales en forma experta (la inteligencia del atleta, bailarín, mimo y actor) y la capacidad de manejar objetos con destreza (la inteligencia del escultor, el carpintero, el plomero y la costurera). Este capítulo describe diferentes aspectos de la inteligencia corpo-cinestésica y explora las formas en que usted puede captarlos, no sólo para ser físicamente más capaz sino también para ser un pensador más efectivo.

Más allá de los aeróbics

¿Puede mover sus orejas? Muchos de nosotros lo hemos in- tentado desde que éramos niños. ¿Puede echar una maroma? Muchos de nosotros ni siquiera nos atreveríamos a intentarlo. Parece que si llegamos a hacer algo de ejercicio, realizamos únicamente actividades físicas "importantes" como trotar o aeróbics y no perdemos tiempo en tonteras. Sin embargo, puede ser que mediante ese tipo de actividades obtenga un mejor sentido de su inteligencia cinestésica, que por la cantidad de sentadillas o 'lagartijas" que pueda hacer en un minuto. Los expertos en cultura física sugieren que en realidad son varias las capacidades involucradas en las competencias físicas: fuerza, resistencia, flexibilidad, balance, destreza, coordinación y buenos reflejos. Únicamente las primeras dos de estas capacidades reciben mucha atención en nuestra cultura. Las culturas no occidentales invierten una gran cantidad de tiempo en el desarrollo de varias de esas otras capacidades. Por ejemplo, los japoneses dan mucha importancia al desarrollo de la serenidad y la gracia en artes tales como la ceremonia japonesa del té y el aikido. Los niños balineses pasan

88 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

gran parte de su tiempo libre jugando con las articulaciones de sus cuerpos para alcanzar la flexibilidad y destreza requeridos en las intrincadas danzas de su cultura. Los niños de Nueva Guinea desde los cinco o seis años de edad aprenden a remar en una canoa dentro de un amplio rango de circunstancias: a balancear, dirigir y empujar con una gran habil ¡dad física. Los siguientes ejercicios le ayudarán a experimentar con este tipo de talentos y le permitirán medir su propia inteligencia corpo-cinestésica en términos de un espectro más amplio de habilidades. (Las habilidades primarias requeridas para cada tarea están señaladas entre paréntesis.)

Pruebas

corporales

• Párese en un pie como cigüeña, con los ojos cerrados. ¿Cuánto tiempo puede permanecer así? (Equilibrio.)

• Lance una bolita de papel a un cesto de basura a una dis- tancia de tres metros. Aumente o disminuya la distancia para ajustar el grado de dificultad. (Coordinación.)

• Escriba su nombre con un lápiz sostenido por los dedos de sus pies. Descubra si es usted zurdo o derecho. (Destreza.)

• Vea si puede rascar con sus manos cada centímetro cuadrado de su espalda. (Flexibilidad.)

• Eche una maroma. (Coordinación.)

• Construya una casa en miniatura de cinco pisos con un mazo de cartas. (Destreza.)

• Camine

la

distancia

de una

calle

sobre la

orilla de

la

banqueta. (Equilibrio.)

INTELIGENCIA CORPORAL 89

• Use unas pequeñas tenazas para transferir 100 granos de arroz de un plato a otro tan rápido como pueda. (Destreza.)

• Juegue el juego de cartas "manotazo" (los jugadores se turnan para ir volteando las cartas del mazo en el centro de la mesa, y cuando aparece el joto negro, el primero en cubrirlo con la mano y anunciarlo gana todas las cartas de la pila). (Reflejos.)

• Juegue "vencidas" con alguien que sea de su mismo tamaño. (Fuerza.)

• Comunique el concepto de "igualdad" usando únicamente su cuerpo. (Expresión.)

• Salga a un viaje de fin de semana con una mochila al hombro y camine por lo menos ocho kilómetros al día (quienes tengan problemas de salud deben obtener antes aprobación de su médico.) (Resistencia.)

Si falla en algunos de estos ejercicios, no se preocupe. La práctica hace al maestro (véase el apartado en este capítulo "25 actividades que puede hacer para desarrollar su inteligencia corpo-cinestésica"). El resto del capítulo es una exploración sobre cómo desarrollar su mente reconociendo y usando su cuerpo como instrumento de autoconocimiento.

La sabiduría del cuerpo

El cuerpo parece ser un batómetro constante de los eventos cognitivos en ciertos individuos. Mucha gente habla común- mente de tener una "reacción visceral" al responder a una "

"

90 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

persona, lugar, idea o acontecimiento. El poeta inglés A. E. Houseman escribió cómo su cuerpo manifestaba ciertos síntomas físicos cuando le asaltaba alguna idea especialmente creativa:

La experiencia me ha enseñado, cuando me estoy rasurando por la mañana, a vigilar mis pensamientos, porque si se escurre en mi memoria un renglón de poesía, mi piel se eriza de tal modo que la navaja deja de actuar. Este síntoma particular se acompaña de un temblor que desciende por la espina dorsal. Hay otro más que consiste en la constricción de la garganta y una precipitación de agua en los ojos; y hay un tercero, el cual sólo puedo describir tomando prestada una frase de una de las últimas cartas de Keats, donde dice, al hablar de Fan ny Brawne, "Todo lo que me recuerda a ella pasa a través de mí como una lanza". El asiento de esta sensación es la boca del estómago.

El profesor de arte Victor Lowenfeld se refirió a la personalidad "háptica" (del griego haptos, "asirse, prenderse de algo') como la de alguien que recibe información primordialmente de fuentes cinestésicas. Dice Lowenfeld: "El tipo háptico utiliza sensaciones musculares, experiencias cinestésicas, impresiones táctiles y todas las experiencias del ser para establecer su relación con el mundo exterior". De acuerdo a la investigación de Lowenfeld, aproximadamente un cuarto de la población manifiesta una clara preferencia por la percepción háptica (en oposición a la espacial -visual), mientras que una tercera parte parece tener por lo menos algún acceso a sus sensibilidades cinestésicas. El siguiente ejercicio le ayudará a reconocer y utilizar esta importante fuente de in

INTELIGENCIA CORPORAL 91

formación para resolver problemas y tomar decisiones en su vida diaria.

Reacciones

viscerales

Concéntrese en algún asunto personal o profesional con el que esté luchando en este momento. Escriba la naturaleza del problema en la parte superior de una hoja de papel (entre más específico sea, mejor). Después, haga una lista de todas las soluciones potenciales que pueda encontrar. Retire el papel y lápiz por unos momentos y concéntrese en su cuerpo. Sienta la conexión que su cuerpo hace con el piso y la silla. Sienta también el contacto de su piel con sus ropas. Trate de percibir cualquier tensión muscular u otras sensaciones en su cuerpo. Ahora, ponga atención en las soluciones que escribió en el papel. Lea cada solución potencial y deténgase; después, note cualquier cambio sensitivo de su cuerpo. Ponga especial atención al relajamiento o tensión de músculos en su estómago, abdomen, cuello, hombros o pecho, ya que estas reacciones pueden darle pistas en cuanto a lo "correcto" o "equivocado" de una solución particular. También, busque otras respuestas físicas, como sensaciones de cosquilleo o calor en la piel, vellos erizados, espasmos musculares y dolores, o sensaciones de calor o tibieza en áreas específicas del cuerpo. Tache las soluciones que estimulen las reacciones más negativas. Subraye la solución o soluciones que le den la reacción más positiva o de "bienestar".

Aun cuando el ejercicio anterior no le dará un método seguro para resolver problemas, puede empezar a abrir puertas hacia la región de experiencias proprioceptivas (es decir, sensaciones que se originan en los músculos o tendones), que usted pudiera no haber considerado anteriormente como adecuadas herramientas del pensamiento. También puede considerar su "cuerpo inteligente" para resolver exámenes (elija

92 SIETE CLASES DE INTELIGENCL

la respuesta que sienta correcta; cuando lea, note sus reacciones viscerales ante ideas, personajes y frases específicas), para ayudarse con problemas de escritura, ortografía y muchas otras actividades diarias. Incluso al escoger a un amigo o socio, manténgase alejado de aquellas personas que le producen dolor en el cuello.

La postura

perfecta

Hemos observado cómo el cuerpo expresa lo que la mente concibe. Pero lo contrario también es cierto: sutiles cambios corporales pueden tener un efecto poderoso sobre los acontecimientos mentales. El escritor francés Marcel Proust usó su altamente refinada sensibilidad háptica para explorar el impacto del cuerpo sobre la mente en su obra maestra En busca del tiempo perdido. Un día, según lo relató, iba caminando por el patio empedrado de la casa de un amigo, cuando sintió en su cuerpo una sensación familiar que no podía identificar plenamente. Después de un periodo de introspección, finalmente rastreó la sensación hasta una experiencia que tuvo años antes, cuando realizó un viaje a Italia y sintió la desigualdad del pavimento. En algún lugar de su cuerpo se encontraba el recuerdo de ese evento, que requería tan sólo de una postura específica para traerlo a la superficie de su mente.

La anécdota de Proust subraya la importancia que tiene la postura correcta para el pensamiento. Las culturas no occi- dentales han tenido conocimiento de los fenómenos psicofísicos durante miles de años. En India, por ejemplo, se cree que las diferentes asanas o posturas de yoga producen esta

INTELIGENCIA CORPORAL 93

dos específicos de conciencia en quienes las practican. En el occidente tradicionalmente hemos usado la palabra postura para referimos a expresiones físicas que revelan actitudes subyacentes o creencias de algún individuo.

Recientemente, los educadores han empezado a descubrir que la postura también parece ser un elemento clave para promover o inhibir logros académicos en estudiantes jóvenes. Cuando enseñaba en el sistema escolar británico, el educador Michael Gelb observó que los niños enfrascados en problemas difíciles de matemáticas o de lectura tensaban su cuerpo y restringían su postura en busca de las respuestas correctas. Cuando Gelb ayudó a estos estudiantes a estar conscientes de la forma en que se sentaban y les enseñó métodos para relajar su postura y modular los patrones de respiración, las respuestas comenzaron a saltar. Algunos científicos han sugerido que una mala postura inhibe el flujo natural de la sangre que lleva el oxígeno al cerebro, y que mantener la cabeza alineada con el cuerpo al estar de pie, sentados o caminando puede mejorar toda la función cognitiva. El siguiente ejercicio le ayudará a aumentar su propia sensibilidad hacia los patrones físicos habituales que pudieran restringir sus habilidades de pensamiento.

Sentarse

inteligentemente

Esté consciente de su postura ahora mismo mientras lee este libro. ¿Está su columna vertebral derecha o chueca? ¿Está alineada su cabeza con el resto de su cuerpo? ¿Hay tensión en sus brazos, piernas, cuello, ?

l

t

E

94 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

consciente de su postura actual. Ahora, decídase conscientemente a cambiar su postura a otra que le permita más libertad y gracia en la alineación de torso, cuello y cabeza. Ponga atención a cuán diferente se siente su cuerpo y cómo cambia su respiración cuando lo hace. Ahora, regrese a su lectura y observe si hay también un cambio en su velocidad, comprensión y procesos de pensamiento en general.

Ya que se le puede dificultar el ser completamente objetivo al

determinar su postura, le sugerimos que mantenga un pequeño espejo a

la

mano mientras lee, o bien, puede pedir a un amigo que tome un video

o

fotografías durante su sesión de estudio tanto antes como después de

hacer los cambios.

Pensamientos veloces

El movimiento físico también parece ser un factor importante para ayudar en el proceso de pensamiento. Algunos pensadores

creativos han señalado que el caminar o correr les ha servido para aumentar sus habilidades cognitivas. El inventor Edwin Land se encontraba caminando cuando le asaltó la idea que eventualmente le condujo al descubrimiento de la cámara Polaroid. Tchaikovsky llevaba regularmente consigo lápiz y papel pautado durante sus diarias caminatas, ya que éstas propiciaban la inspiración para muchas de sus composiciones musicales. Thomas Mann escribió:

"Gran parte de mi creación ha sido concebida durante mis

También considero el movimiento al aire libre como

caminatas

la mejor forma de revivir mi energía para el trabajo". Estas anécdotas apoyan los trabajos publicados durante la última década, que señalan el importante papel que tiene el correr, caminar, bailar y otras formas de movimiento físico

INTELIGENCIA CORPORAL 95

regular, para promover un amplio rango de funciones mentales. Los científicos del Centro Médico de la Oficina para Veteranos de Salt Lake City aseguraron que los ancianos que caminaban por más de una hora, tres o más veces por semana durante un periodo de cuatro meses, mejoraron sus tiempos de reacción, organización visual y memoria de forma superior a los que llevaban una vida sedentaria o hacían ejer- cicios no aeróbicos. En otro estudio de 200 corredores conducido por el Centro de Ciencias de la Salud de Oregon, casi el 60 por ciento de los participantes indicaron que el trotar les había ayudado a generar ideas únicas y espontáneas con muy poco esfuerzo. Muchos de ellos tenían papel y lápiz en sus vestidores para poder escribir sus pensamientos tan pronto completaran su ejercicio. El siguiente ejercicio le ayudará a cosechar sus mejores ideas "sobre la marcha".

Sabiduría del

Lleve consigo una grabadora portátil cuando camine o trote (si es

mayor de cincuenta y cinco años y/o tiene algún problema de salud,

asegúrese de ejercitarse bajo supervisión médica). Mientras se mueve,

simplemente deje flotar su mente y disfrute el deleite sensorial de la

naturaleza. Cuando lleguen a su mente las ideas use la grabadora (no

debe correr tan rápidamente que se quede sin aliento para hablar

claramente). Después de su sesión escuche la cinta y escriba o dibuje

cualquier idea que quiera recordar más tarde y continúe desarrollando

otras nuevas. Asegúrese de no abusar del ejercicio anterior. El trote o

la caminata regular deben darle la oportunidad de alejarse de sus tareas

y problemas diarios La grabadora pudiera obligarle a poner demasiada

96 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

personales y profesionales durante su sesión de ejercicio. Tal vez quiera limitar el uso de este ejercicio a una vez por semana o tener la grabadora y el lápiz disponibles para usarlos inmediatamente después de su sesión regular de ejercicio.

Considere otras formas de movimiento físico para que su mente

"trote" también. El otro día me "atoré" al tratar de recordar el nombre de

un colega. Al intentar sacar un libro en el que sabía que su foto estaba

incluida, súbitamente me llegó el nombre. Parecería que el simple proceso de moverme hacia el librero y tomar el libro sirvió para sacudir

mi mente y hacer que ésta entrara en acción. En otras ocasiones he

encontrado que si experimento el bloqueo mental del escritor o estoy luchando con algún problema, algún tipo de movimiento físico -mecerme en la silla, poner música y bailar, practicar yoga- puede ayudarme a echar andar nuevamente el flujo de los fluidos creativos. La

próxima vez que tenga un bloqueo mental, trate de salir de él por medio

de un poco de actividad física y vea si los resultados justifican el

esfuerzo.

Músculos mentales

Según el investigador suizo Jean Piaget, que estudió la infancia durante los primeros dos años de vida, virtualmente todo el pensamiento ocurre por medio del cuerpo. Piaget se refirió a este periodo como la etapa moto-tensora del desarrollo cognitivo. El infante empuña, aprieta, sacude, bota, tuerce, voltea y prueba en su camino por la vida, construyendo gradualmente una imagen del mundo. A medida que el pequeño crece y gana más control sobre su cuerpo, aumenta su

INTELIGENCIA CORPORAL 97

contacto con el entorno y las acciones físicas se internalizan. Un niño mayor puede imaginarse saborear una galleta, acariciar un perro o construir un castillo de arena, sin tener que realizar estas actividades. La acción física se introduce al interior, donde continúa creciendo y desarrollándose como un componente vital de nuestra mente, aun en los más altos estadios de abstracción. Una mirada a los pensadores más brillantes del mundo ilustra cómo la imaginación cinestésica forma parte importante de sus procesos creativos. Cuando se le preguntó a Albert Einstein sobre sus propios métodos para resolver problemas, contestó:

"Las palabras o el lenguaje, como son escritos o hablados, no parecen desempeñar un papel crucial en mi mecanismo de pensamiento. Las entidades físicas que pueden servir como elementos en el pensamiento son ciertos signos e imágenes más

Estos elementos son, en mi caso, de tipo visual

o menos claras

y algunos de tipo muscular." Un ejemplo de esta clase de pensamiento cinestésico es la fantasía que Einstein tuvo de adolescente, en la que se veía a sí mismo cabalgando en un rayo de luz brillante. Este excitante paseo mental a gran velocidad, le permitió experimentar visceralmente las condiciones bajo las cuales el tiempo y el espacio expusieron su relatividad.

Otros célebres pensadores de nuestro tiempo han aprove- chado la imaginación cinestésica para resolver importantes retos profesionales. Henri Poincaré escribió sobre su lucha para solucionar un problema matemático especialmente difícil:

Cada día me sentaba ante mi mesa de trabajo, permanecía ahí una hora o dos, intentaba un gran número de combinacio

98 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

nes, sin alcanzar resultados. Una noche, contra mi costumbre, bebí café negro y no pude dormir. Las ideas llegaron de golpe; las sentí chocar entre sí hasta entrelazarse en pares, por decirlo así, formando una combinación estable. A la mañana siguiente yo ya había establecido la existencia de una clase de funciones fuchsianas, aquellas que provienen de series hipergeométricas;; entonces tan sólo tuve que escribir los resultados, lo que me tomó unas dos horas.

De manera similar, Igor Stravinsky declaró que la idea para su

obra maestra La consagración de la primavera, la visualizó en el

sueño de un ritual en el que "una virgen elegida para el sacrificio

bailó hasta morir". La imagen llegó a cada uno de estos

pensadores en una forma cinestésica con mucha acción, drama y

movimiento.

Las imágenes también pueden ser de "tacto". William James escribió sobre usar sus "dedos mentales" para tocar los bordes de las letras del alfabeto. Esta experiencia sugiere la presencia de una especie de "cuerpo cinestésico" invisible que penetra al interior del cuerpo físico. Este "cuerpo" consiste de imágenes receptivas o sombras de sensaciones internas en la piel, músculos, tendones y otras áreas de la anatomía. Aquellos que, por ejemplo, han perdido un miembro, describen con frecuencia sensaciones en el lugar preciso del miembro faltante. Las personas con amputaciones, aparentemente sienten sus brazos o piernas cinestésicas en ausencia de estas partes corporales. El siguiente ejercicio le ayudará a estar más consciente de su propio cuerpo cinestésico para

INTELIGENCIA CORPORAL 99

Desarrollo del cuerpo fantasma

Recuéstese en el piso, en una posición confortable. Respire profundamente durante unos minutos y empiece por concentrarse en su cuerpo, comience por la cabeza hasta llegar a las piernas y los pies. Después de pasar un tiempo concentrado en su cuerpo físico, conscientícese de las diferentes partes de su cuerpo cinestésico. Mantenga los brazos físicos sobre el piso y levante sus brazos cinestésicos o "fantasmas" hasta que estén perpendiculares a su cuerpo. Cuando haga esto perciba las sensaciones musculares en sus brazos cinestésicos. Ahora, bájelos al piso. Continúe extendido sobre el piso con su cuerpo físico, y levántese con su cuerpo cinestésico. Sienta cada músculo de su cuerpo cinestésico mientras hace esto. Imagine que hay un trampolín ahí y salte hacia arriba y hacia abajo. Cuando salte, perciba las sensaciones en su estómago cinestésico. Ahora, bájese del trampolín; visualice que alguien ha colocado diferentes texturas en una mesa imaginaria: papel de lija, papel pegajoso para atrapar moscas, suave seda y unas sucias huellas digitales; en esa mesa se sentará usted. Tómese su tiempo para "sentarse" con el cuerpo cinestésico y "sienta" las texturas de estos materiales con sus dedos cinestésicos. Después, cuando esté listo, regrese su cuerpo cinestésico al piso, de tal forma que se funda con su cuerpo físico. Manténgase quieto por unos momentos, sintiendo el contacto que su cuerpo físico hace con

Esta experiencia debe empezar a conectarlo con sutiles sen- saciones cinestésicas en un proceso de imaginación que usted puede utilizar en forma práctica. Los atletas usan este tipo de ensayo mental para aprender a dominar determinadas habilidades físicas. En una ocasión, Jack Nicklaus bajó 10 golpes su puntuación usando un "swing" que aprendió en un sueño (el "cuerpo de los sueños" es la misma cosa para mucha gente que el "cuerpo cinestésico"). Los artistas em

100 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

plean imágenes hápticas a la hora de crear. Al reflexionar sobre el oficio de escultor, Henry Moore comentó: "El escultor recibe la forma sólida, por así decirlo, dentro de su cabeza, y piensa en ella, cualquiera que sea su tamaño, como si la estuviera sosteniendo completamente en el hueco de su mano". Usted puede valerse de ensayos cinestésicos mentales para que lo "lleven" por el día, y sentir en sus huesos y músculos la gracia, confianza y equilibrio que requiera en cualquier situación social o personal.

Sesion de práctica cinestésica

Elija una habilidad física que practique actualmente y en la cual quiera mejorar. Su meta puede ser mejorar su tenis o su "swing" de golf, mostrar una gracia especial durante un evento social o de negocios, hacer un mueble especial, correr más rápido o destacar en cualquier otra actividad. Imagínese practicando su actividad en forma perfecta. Enfóquese especialmente en las sensaciones cinestésicas asociadas con el éxito en esa área. Sienta la paz interior en sus músculos. Perciba el movimiento coordinado de todas las partes necesarias de su cuerpo trabajando juntas, en armonía para lograr su objetivo. Sienta también esa reacción visceral de alcanzar su meta. Tome cinco o diez minutos para este ejercicio. Practíquelo frecuentemente antes de comenzar cualquier actividad relacionada con un

Este ejercicio sugiere que aun cuando existen muchas formas de convertirse en un mejor pensador usando su inteligencia cinestésica, el uso del cuerpo -en atletismo, escultura, artes plásticas, mecánica, actuación y muchos otros camposrepresenta una conducta inteligente por sí misma. El cuerpo no es simplemente inteligente cuando es usado al servicio de

INTELIGENCIA CORPORAL 101

otra inteligencia, para leer mejor, resolver problemas de ma- temáticas, solucionar dilemas personales, etcétera. El cuerpo es inteligente cuando se mueve con rapidez, voltea ágilmente, manipula con destreza y salta con ligereza. Para decirlo de otra forma, Wayne Gretzky es el neurocirujano de la pista de hockey y August Rodin es el Einstein de la piedra. Al cultivar su inteligencia cinestésica -para cualquier propósito- usted puede empezar a liberar su Gretzky o Rodin interior y ayudar a la mente y al cuerpo a trabajar juntos como un codo sin costuras.

25 Actividades que puede hacer

desarrollar su

para

inteligencia

corpo-cinestésica

• Únase a un equipo deportivo (beisbol, futbol soccer u otro deporte de grupo).

• Aprenda un deporte individual como natación, tenis, golfo gimnasia.

• Aprenda artes marciales, como judo, karate, aikido.

Haga ejercicio regularmente y lleve notas de las ideas que se le ocurran durante las sesiones.

• Aprenda a hacer alguna artesanía como trabajo en madera, grabado, tejido o crochet.

• Tome clases en un centro comunitario para trabajar el barro o la piedra.

• Aprenda yoga u otro sistema de relajación y conciencia física.

102 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• Practique juegos de video que requieran de reflejos rápidos.

• Tome lecciones de danza (moderna, de salón, ballet u otras)

o pase tiempo en movimientos propios de forma libre.

• Elija un pasatiempo para su casa de contacto manual, como jardinería, cocina o modelismo.

• Aprenda lenguaje de sordomudos o Braille.

• Póngase una

sobre

conduzca para explorar con sus manos el entorno.

venda

los

ojos y haga

que

un

amigo lo

• Forme una colección de objetos que tengan diferentes texturas (seda, piedras pulidas, lija, etcétera).

• Camine sobre la orilla de la banqueta o vigas de equilibrio para mejorar su sentido del equilibrio.

• Maneje un equipo de beisbol de ligas infantiles o algún otro grupo.

• Establezca un programa de levantamiento de pesas o de aeróbics bajo la supervisión de un médico o en un gimnasio.

• Juegue charadas con amigos o familiares.

Practique actividades de conciencia sensorial que lo pongan en contacto con sensaciones y percepciones físicas. • Trabaje con un terapeuta en alguna disciplina psicofísica,

como rolfing, técnica de Alexander, bioenergía o trabajo de Feldenkrais.

• Aprenda a dar masaje a otra persona o a sí mismo usando acupresión, do-in u otro sistema de masaje.

• Desarrolle su coordinación ojo-mano mediante la práctica de boliche, lanzamiento de herradura o pelotas de basquetbol, o malabarismo.

INTELIGENCIA CORPORAL 103

• Aprenda alguna habilidad que requiera de un buen sentido del tacto y destreza manual, tal como escribir a máquina o tocar algún instrumento.

• Tome nota de imágenes cinestésicas que se le ocurran durante sus sueños y fantasías.

• Tome clases de actuación o pantomima o únase a algún grupo teatral. • Aprenda alguna rutina práctica que requiera de gracia física, como la ceremonia japonesa del té.

0

J

Inteligencia lógica: calcule sus habilidades

H acia el final de la novela Don Quijote de Miguel de

Cervantes, su ingenioso compañero Sancho Panza, al ser nombrado gobernador de una isla remota presta el jura- mento de hacer cumplir todas sus leyes. Las costumbres de la isla establecen que cada persona que llegue, debe ser cues- tionada por el guardia en cuanto al propósito de su visita. Si el fuereño dice la verdad, se le da entrada libre a la isla, pero si miente, debe ser colgado. Este curioso sistema para el control de turistas parece funcionar durante un tiempo. Un día, sin embargo, llega un visitante quien responde a la pregunta del guardia con una intrigante respuesta: "¡Vine aquí a ser colgado!", lo cual representa un dilema para los isleños. Si le permiten libre paso al extranjero, éste será culpable de una mentira y debe ser ahorcado. Pero, si lo cuelgan, habrá dicho la verdad y deberá permitírsele vivir. Este pasaje nos permite introducirnos al pensamiento ló- gico-matemático. Porque aun cuando usemos las cuatro in

10

106 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

teligencias ya revisadas en este libro para realzar lo vívido de esta escena (visualizando a los personajes, "escuchando" el diálogo y los sonidos de fondo y experimentando sensaciones físicas), queda aún un elemento que no pertenece a las inteligencias espacial, lingüística, musical o cinestésica. La yuxtaposición de las dos aparentemente incompatibles si- tuaciones de esta historia lleva nuestra inteligencia más allá de los confines de los sentidos, es decir, al reino del pensamiento puramente conceptual.

La mente

matemática

Es difícil describir esta forma de pensamiento sin imágenes, característica de científicos y matemáticos de alto nivel, ya que en ella hay muy pocos elementos que le dan forma o figura. En una encuesta sobre los procesos de pensamiento de físicos teóricos, la psicóloga Ann Roe comentó: "Más de la mitad del total del grupo usó pensamiento sin imágenes, y sospecho que éste es un estimado bajo". Individualmente, los científicos describieron una "sensación de relaciones" o de "tan sólo saber" algo. Al relatar una conversación que sostuvo con el matemático John von Neumann, el filósofo Jacob Bronowski contó la frustración de von Neumann cuando discutían un concepto matemático específico: "Oh, no (dijo von Neumann). No lo estás viendo. Tu tipo de mente visualizadora no es apropiada para ver esto. Piensa

De igual forma, el físico W. 1. Beberidge

destacaba la necesidad de pensar sin imágenes al explorar los lí-

mites exteriores de su campo. "La física ha alcanzado una

en forma abstracta

INTELIGENCIA LÓGICA 107

etapa donde ya no es posible visualizar analogías mecánicas representando ciertos fenómenos, los cuales sólo pueden ser expresados en términos matemáticos." Desde luego, hemos visto en capítulos previos que los pensamientos matemático y científico sí involucran elementos espaciales, lingüísticos, cinestésicos y musicales. Sin embargo, hay componentes intrínsecos y únicos al pensamiento lógico-matemático. Howard Gardner los define como "sen- sibilidad y capacidad para discernir en patrones numéricos y la habilidad para manejar largas cadenas de razonamiento". El siguiente ejercicio le ayudará a identificar algunos de estos componentes en su mente.

Rompecerebros Resuelva los siguientes acertijos

lógico-matemáticos. Mientras trabaja en ellos ponga atención a

lo que pasa en su mente. Especialmente, note los procesos de

pensamiento que no tengan contenido de imágenes.

• Inserte el número faltante: 11 12 1 4 26 42.

• Un número es multiplicado por 3 y dividido entre 4 y el resultado es 3/10. ¿Cuál es el número?

• Ed, hermano de Pam, tiene dos hermanos más que hermanas. ¿Cuantos más hermanos que hermanas tiene Pam?

Lo que importa en el ejercicio anterior es el estar consciente del

proceso que usó al tratar de resolver los problemas y no

necesariamente obtener las respuestas correctas. Véase el final de este

í

l

i d

l

108 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Razonamiento

máximo

El pensamiento abstracto que realizó (o intentó) en el ejercicio anterior,

tiene sus orígenes en el juego exploratorio que practicaba en los

primeros años de su vida. El pensamiento lógico se desarrolla en la

primera infancia mediante el contacto sensorial directo con objetos

concretos. El niño construye con bloques, manipula juguetes, cuenta los

cuadros de la banqueta, y de muchas otras formas aprende sobre causa y

efecto, números y otros principios lógico-matemáticos. Sin embargo, en

algún momento de la adolescencia nuestra mente lógica deja atrás el

mundo concreto y vuela a lo que Jean Piaget llamó operaciones

formales o pensamiento hipotéticodeductivo. Esta forma de pensamiento

es fundamental en el método científico pues, por medio de él, uno

establece una hipótesis, la prueba y luego la modifica con base en los

resultados. El siguiente ejercicio ilustra cómo funciona este tipo de

Oscilación de la mente

Obtenga tres diferentes medidas de cuerda (un metro; metro y medio, y dos metros) y tres objetos de diferente peso, como un clip, una pluma y un par de pinzas. Fije uno de los objetos en la punta de una de las cuerdas para hacer un péndulo. Para resolver el problema, necesita determinar qué factor o combinación de cuatro determina qué tan rápido oscila el péndulo: el peso del objeto, el largo de la cuerda, la fuerza con que lo empujó o la altura del empujón inicial. Utilice los materiales que reunió para resolver el problema.

¿Cual fue su método para resolver el problema? ¿Buscó en los

INTELIGENCIA LÓGICA 109

adecuadas de la ley de movimiento? Si es así, usted estaba usando su inteligencia lingüística para encontrar "hechos" que le ayudaran. Si intentó visualizar el problema (o experimentó cómo se sentiría su cuerpo si el peso fuera al extremo del péndulo), estaba usted usando su inteligencia espacial o pensamiento cinestésico. ¿Usó un proceso de prueba y error? Esto indica una forma de pensamiento lógico-matemático característico de niños menores de trece años. Según Piaget, el pensador funcional formal resolvería este problema construyendo una estrategia completa que cambie un solo factor a la vez y mantenga el resto de ellos constantes. Así, por ejemplo, puede haber experimentado con diferentes pesos y el mismo largo de cuerda, fuerza de empuje, y altura de empuje. Si no descubrió ninguna diferencia, puede haber variado por turno cada uno de los otros factores hasta determinar la variable que afectó la taza de oscilación del péndulo, que en este caso resulta ser el largo de la cuerda. Entonces, el pensamiento funcional formal involucra la capacidad de manipular sistemáticamente varios factores diferentes de forma consistente. Este proceso de experimentación, a su vez, a menudo resulta en observaciones que conducen a deducciones lógicas adicionales, por ejemplo, entre más larga sea la cuerda, más lenta será la oscilación. Estudios recientes indican que únicamente de 30 a 40 por ciento de la población adolescente y adulta en nuestra cultu- ra usa el pensamiento funcional formal. Además, a menudo no es usado consistentemente, ni siquiera por aquellos que tienen la capacidad de pensar de esta forma. Sin embargo, la investigación muestra que la habilidad para razonar sistemáticamentepuede ser enseñada. De hecho, una de las principa

110 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

les aplicaciones de la psicología cognitiva incluye el enseñar a

estudiantes, desde prescolar hasta niveles de posgrado, a usar

estrategias de pensamiento lógico-matemático para resolver nuevos

problemas.

Un área de estudio que se concentra en esta amplia tarea es el campo de la heurística, el cual consiste en una variada colección de estrategias, guías, reglas y sugerencias para resolver problemas. Un contribuyente importante en este campo es el matemático George Polya, quien, en su libro How to Salve It describe varios principios heurísticos, que pueden ser utilizados en las diferentes etapas para resolver de un problema. Si tiene dificultades para resolver un problema, puede por ejemplo:

• encontrar analogías;

• separar las diferentes partes del problema;

• proponer una posible solución y trabajar en ella de atrás para adelante; • describir las características que debe tener una solución; •

encontrar un problema relacionado con el suyo y resolverlo;

• asumir el opuesto de lo que trata de probar;

• generalizar (proceder de un conjunto de condiciones dadas a un conjunto mayor), o

• especializar (ir de un conjunto de condiciones a otro menor).

Como un ejemplo del funcionamiento de la heurística, vea el siguiente

problema tomado del libro de Polya: "Para numerar las páginas de un

grueso volumen el impresor utilizó

INTELIGENCIA LÓGICA 111

2,989 dígitos. ¿Cuántas páginas tiene el volumen?" Para resolver el problema, use la lógica heurística: encuentre un problema relacionado al suyo y resuélvalo. Si el libro tiene exactamente nueve páginas numeradas, ¿cuántos dígitos usa el impresor? (Respuesta: nueve). Si el libro tiene exactamente 99 páginas numeradas, ¿cuántos dígitos son usados? ¿Cuántos para 999 páginas? Use este enfoque general como guía para encontrar una solución. También puede aplicar otros elementos de heurística al resolver el problema, incluyendo proponer una posible solución y trabajar de atrás hacia adelante. La respuesta al problema está al final de este capítulo.

Pensar con números

Al trabajar en el problema anterior, quizá encontró que tenía el enfoque adecuado, pero la respuesta era equivocada debido a un simple error aritmético. Hasta ahora, en este capítulo, nos hemos ocupado de razonamiento y lógica más que de computación. Sin embargo, la capacidad de ser numerarte -versado en números- representa otra dimensión a la inteligencia lógico-matemática que merece atención. En su etapa más elemental, ser numerante consiste en la habilidad para calcular precisa y rápidamente. Hubo un tiempo, antes del advenimiento de las computadoras y calculadoras, en que la capacidad mental para las matemáticas era especialmente valorada. Aún hoy nos maravillamos del talento de individuos como Shakutala Devi, de India, quien está registrado en el Guinness Book of World Records por haber multiplicado mentalmente dos números de 13 dígitos en 28 segundos. También hay quienes pueden hacer operaciones

112 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

de raíces cuadradas, derivar logaritmos, calcular interés compuesto,

interpretar calendarios perpetuos y sacar el factor de grandes sumas en

pocos minutos, únicamente con cálculos mentales. Hasta cierto punto,

estos logros dependen de una inteligencia lingüística especialmente

desarrollada, donde los esquemas que gobiernan datos numéricos,

algoritmos y fórmulas son simplemente grabadas en la memoria, sin

comprensión de la lógica que hay tras ellos.

En un sentido más amplio, el ser numerante, representa la capacidad de usar los números para elevar la calidad de vida. John Allan Paulos, profesor de matemáticas en la Universidad de Temple, sugiere que grandes segmentos de la población pueden ser matemáticamente incultos cuando se habla de poseer un conocimiento práctico de los números. El científico comenta: "Muchas personas educadas entienden poco de números y ni siquiera saben que un millón es 1,000,000, un millardo* es 1,000,000,000, y un billón es 1,000,000,000,000". Para ayudar a establecer una conexión con estas cantidades, Paulos sugiere que la gente relacione grandes cantidades con aspectos de su vida diaria. Por ejemplo, un millón de segundos es casi igual a 11.5 días, un millardo de segundos nos lleva treinta y dos años al pasado, más o menos, y un billón de segundos es el tiempo transcurrido desde que el último hombre de Neanderthal caminó sobre la Tierra. En parte, el que exista esta cantidad de no numerantes, reside en la falla de los programas escolares de matemáticas, que centran la atención en tópicos como resolución de problemas, probabi

* Un mnillardo, según una reciente disposición de la Real Academia de la Lengua Española, equivale a mil millones. (N. del E.)

INTELIGENCIA LÓGICA 113

lidades y estadística. Según Paulos, se ha gastado demasiado tiempo en computación rutinaria y ejercicios de papel y lápiz. "Por lo general, aparte de redondear números, tampoco se enseña a calcular", dice Paulos. Raramente se hace la conexión de que el redondeo y los estimados tienen que ver con la vida real.

En otras culturas la estimación es un arte que se practica am- pliamente. Algunos estudios muestran, por ejemplo, que los adultos kpelle en Liberia tienen mucho más éxito que los adultos estadounidenses al estimar el número de piedras en una pila cuyo contenido va de 10 a 100. En la vida real, la exactitud no es siempre importante, pero estar cerca sí lo es. Dice Mary Burns, autora de The I Hate Mathematics! Book: "Si usted está ordenando papel decorativo para los muros de su cocina, más vale que calcule demás". John Allan Paulos recomienda que la gente afine sus habilidades de cálculo conjeturando con preguntas arbitrarias como las del siguiente ejercicio.

Conjetura y

estimados

Haga su mejor conjetura sobre lo siguiente:

• La cantidad de monedas de cinco centavos necesarias para alcanzar la punta del edificio Empire State.

• La cantidad de cabellos que tiene en la cabeza.

El número de palabras que ha dicho

durante su vida.

• La cantidad de palillos de dientes que se necesitarían

114 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• La cantidad de fotos que aparecen en el periódico durante

un año.

• El número de ventanas que hay en su ciudad.

• La cantidad de personas que comieron caviar este día en todo el mundo.

• El tiempo que le tomaría copiar este libro con su mano

Si bien no hay respuestas correctas para los problemas anteriores, usted

puede usar sus conocimientos básicos (por ejemplo, la cantidad de

líquido en una lata de refresco comparada a la capacidad de su tina de

baño) para llegar a una solución razonable.

Los peligros de la innumeralidad

Según Paulos y otros expertos, la innumeralidad conduce a una amplia gama de males individuales y culturales. Los estudios muestran que el ingreso de una persona durante la primera década de empleo está definitivamente correlacionada al número de cursos de matemáticas que haya tomado en la escuela. Sin un "sentido de los números", la gente está más expuesta a ser timada con falsos reclamos publicitarios, a tener expectativas irreales de ganarse la lotería y a tomar otras malas decisiones financieras. También es más propensa a fallar en múltiples tareas caseras que requieran del uso de las matemáticas, tales como modificar una receta de cocina o determinar la cantidad de madera que se necesita para un trabajo de remodelación.

INTELIGENCIA LÓGICA 115

A nivel colectivo, sin un sentido de lo que significan los números, el público no puede asimilar asuntos de importancia económica, política y social, tales como el presupuesto federal, el tamaño del arsenal nuclear y los riesgos del sida. Por lo tanto, es claro entonces que la inteligencia númerica debe ser una parte importante en nuestra vida cotidiana. El siguiente ejercicio puede darle una idea de sus propias habilidades prácticas en matemáticas y ayudarle a decidir si esta área requiere de su atención.

Examen de

matemáticas

Las siguientes preguntas están diseñadas para ejemplificar un amplio rango de habilidades prácticas relacionadas con los números en actividades cotidianas. Use una calculadora o lápiz y papel si lo desea, pero evite mirar las respuestas en algún t

lib

ifi

t

• ¿Cuál es la población de México?

• ¿Cuál es la distancia aproximada entre Matamoros y Tijuana?

• ¿Si está usted en un restaurante y la cuenta es de 23.46 pesos, cuánto dejará de propina? (Suponiendo un estándar de 15 por ciento.)

• Usted está en una tienda y quiere comprar un artículo cuyo precio original es de 450 pesos, con un descuento del 50 por ciento. Lo lleva a la caja y descubre que puede reducir un 25 por ciento adicional sobre el precio de "barata". ¿Cuánto debe pagar?

• Usted quiere alfombrar el piso de su sala, que tiene una superficie de 75 metros cuadrados, con una alfombra que cuesta 24,50 pesos por metro cuadrado. Cuenta con un

116 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• Usted va a hornear una hogaza de pan que requiere 23/4 tazas de harina. Desea disminuir un tercio de la receta. ¿Cuántas tazas de harina usaría?

• La sección de negocios del periódico dice que la inflación

está subiendo a una tasa de 5 por ciento anual. Si usted

gana 1 80,000 pesos al año, ¿cuánto necesita ganar el

siguiente año para mantenerse?

Estas preguntas pudieran parecerle fáciles o pudieran recordarle

momentos de vergüenza, frustración o de situaciones que ha evitado en

su vida, donde se requerían las habilidades de matemáticas prácticas.

Sheila Tobias, autora del libro Overcoming Math Anxiety escribe sobre

los "matefóhicos".* "Estas son personas a quienes le sudan las manos

cuando llega la hora de calcular la propina en el restaurante, que

desperdician descuentos para no tener que lidiar con información

cuantitativa, que cambian de profesión para no tener que pasar

exámenes de matemáticas". Los individuos matefóbicos posiblemente

necesiten centrarse más en el proceso que en obtener la "respuesta

correcta", darse el tiempo suficiente para hacer sus cálculos, proveerse

de calculadoras y asociarse con otros para trabajar juntos en problemas

difíciles.

Sentido de la ciencia

¿Por qué es azul el cielo? ¿Qué hace funcionar a un motor? Contestar estas preguntas generalmente requiere de una com

* Mathphohes, juego de palabras que equivaldría a fobia a las matemáticas. (N. del E.)

INTELIGENCIA LÓGICA 117

prensión, no de lógica abstracta o de sentido de los números, sino de principios científicos. Sin embargo, muy a menudo la persona promedio tiene muy poca conciencia de las ideas básicas de la ciencia. De acuerdo con una encuesta efectuada por la Universidad del Norte de Illinois, del 93 al 95 por ciento de los adultos entrevistados carecía de conocimientos fundamentales, de vocabulario científico y de metodología, y mostraron un grado de comprensión muy pobre de la incidencia de la ciencia en el mundo; el 55 por ciento de ellos no sabía que los electrones son más pequeños que el átomo del cual forman parte; el 64 por ciento no sabía cómo trabaja el láser; el 73 por ciento de los encuestados dijo que los antibióticos matan a los virus (no es así, son usados para matar bacterias). Esta última respuesta representa una suposición peligrosa, ya que las personas que así lo creen, pudieran usar antibióticos en un intento inútil de combatir una gripe vital, y de esa forma debilitar su sistema inmunológico para enfrentar futuras infecciones bacterianas. La ignorancia científica es común incluso entre los que se supone tienen un grado alto de educación. Una encuesta informal entre graduados de Harvard, mostró que sólo dos de 23 estudiantes podían explicar correctamente por qué hace más calor en verano que en invierno. Aun más sorprendente es que, fuera de su campo de especialidad los científicos también parecen tener dificultad, es con conceptos científicos básicos. Robert M. Hazen y James Trefil, autores de Science Matters:

Achieving Scientifzc Literacy, pidieron a 24 físicos y geólogos que explicaran la diferencia entre el RNA y el DNA. Únicamente tres contestaron satisfactoriamente.

118 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Al igual que la ignorancia numérica, la ignorancia científica representa una amenaza para la ciudadanía educada cuando ésta afecta su habilidad para tomar decisiones inteligentes sobre asuntos cívicos importantes. Es dificil formarse opiniones sobre asuntos como la separación de genes, el efecto invernadero y el costo del programa espacial sin una comprensión de los principios científicos que forman las bases de estos asuntos.

Al mismo tiempo, una comprensión de la ciencia trae consigo una cierta satisfacción estética que un científico describió como el efecto "iQuétepareceee!". Los niños parecen tener esta actitud científica en sus cuestionamientos sobre los fenómenos naturales más básicos. Desafortunadamente, parece que perdemos esta actitud de asombro cuando los "hechos" (¿alguien recuerda la fórmula de la Ley de Boyle?) de la ciencia ahogan las ideas y el método científico. El siguiente ejercicio le ayudará a evaluar su propio nivel de cultura científica, y la serie de preguntas será útil para ponderar e investigar.

Cuestionario

Escriba sus mejores respuestas a las siguientes preguntas:

• ¿Por qué hace más calor en verano que en invierno? • ¿En qué se diferencia un átomo de una molécula?

superconductor? • ¿Por qué

es azul el cielo?

• ¿Qué es un agujero

un

¿Qué

es

INTELIGENCIA LÓGICA 119

• ¿Qué es el DNA?

• ¿Qué es un rayo

láser?

• ¿Cómo trabaja un motor

eléctrico?

Para contestar estas preguntas, consulte una buena enciclopedia, a un amigo con conocimientos científicos o a uno de los varios libros sobre ciencia que aparecen en la sección de "Recursos", al final de este libro. Así como las matemáticas no son simple aritmética aprendida de memoria, la ciencia no es una simple colección de datos aburridos: es una serie de patrones de la naturaleza, con leyes básicas que se interrelacionan disciplinadamente. Según James Trefil y Robert Hazen: "La ciencia está organizada alrededor de ciertos conceptos, ciertos pilares que sostienen toda la estructura. Existe un número limitado de estos conceptos, pero ellos son responsables de todo lo que vemos en el mundo a nuestro alrededor". En tanto que estas leyes son generalmente comprendidas usando una combinación de las inteligencias discutidas en este libro, es especialmente mediante la metodología de la inteligencia lógico-matemática de búsqueda regular y pruebas de hipótesis como estas leyes se descubren y articulan. Como tal, la incidencia del pensamiento científico en nuestras vidas es realmente importante.

25 Maneras de desarrollar su inteligencia lógico-matemática • Juegue con la familia juegos lógico-matemáticos (pistas, dominós, etcétera).

120 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

• Aprenda a usar un

acertijos lógicos.

• Mantenga a la mano una calculadora para resolver pro- blemas matemáticos de su vida diaria.

ábaco.

Resuelva

• Aprenda un lenguaje de computadora como Logo, Basic o Pascal.

• Compre un juego de química u otro equipo científico y lleve a cabo los experimentos que en él se describen.

• Tenga discusiones familiares sobre conceptos de ciencia o matemáticas que aparezcan en el periódico.

• Tome un curso sobre ciencia o matemáticas básicas o

indivi-

compre

dualmente.

una

guía

de

autoaprendizaje

y

trabaje

• Practique en su mente problemas simples de cálculo, matemáticas y ciencia.

• Lea la sección de negocios de su periódico y busque con- ceptos financieros y económicos que no le sean conocidos.

• Lea sobre descubrimientos famosos de ciencia o mate- máticas.

• Visite un museo de ciencia, un planetario, un acuario u otro centro científico.

• Aprenda a usar la heurística en la solución de proble

mas

• Forme un grupo de estudio para discutir descubrimientos científicos recientes y sus implicaciones en la vida diaria.

• Vea documentales de televisión sobre importantes conceptos científicos.

INTELIGENCIA LÓGICA 121

• En sus lecturas, subraye conceptos o expresiones científicas o matemáticas que no le sean familiares y busque explicaciones en libros o con personas que tengan los conocimientos sobre el tema. • Grabe sus palabras sobre cómo resolver un problema dificil.

• Identifique principios científicos que se lleven a cabo en su hogar o vecindario, • Suscríbase a revistas de carácter científico, tales como Science, Omni, Scientifc American.

• Confronte, en lugar de evitar, problemas matemáticos que encuentre en su vida diaria (calcular propinas, poner al día su chequera, determinar tasas de interés en créditos, etcétera).

• Compre un microscopio, telescopio u otro instrumento de aumento y úselo para investigar su entorno.

• Enseñe conceptos de ciencia o matemáticas a personas con menos conocimientos que usted.

• Visite un laboratorio de ciencias u otra instalación en que se usen conceptos de ciencias o matemáticas.

Utilice

bloques,

cuentas

u

otros

materiales concretos para aprender conceptos de matemáticas.

Forme un grupo de apoyo a "matefóbicos" para ayudar a las personas que sienten ansiedad cuando son forzadas a tratar con números.

122 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Clave de

respuestas

Página 107: 1 . 18; 2, 2 quintos, 3. 4 Página 1 1 1 : 1,024 páginas.

Página 115: 1) estimado del censo de 1990, más de 100,000,000; 2) cerca de 2,000 kilómetros; 3) 36.7 5 pesos; 4) cerca de 170 pesos; 5) le faltarían 1,250 pesos; 6) precisamente cerca de dos tazas 7) 189 000 esos

7

Inteligencia

conéctese

con

su

W illiam Shakespeare, Jane Adams y Lyndon Johnson. Un

trío muy poco parecido entre sí, a decir verdad. Sin embargo, hay un tema común en las vidas de estos tres individuos que subraya sus más grandes logros. Cada uno tenía una asombrosa habilidad para entender a la gente; Shakespeare era un camaleón social. Según el crítico literario William Hazlitt, Shakespeare no era "nada en sí mismo, era todo lo que los otros eran, o en lo que se convertirían. No tan sólo tenía dentro de sí los gérmenes de toda facultad y sentimiento, sino que los podía seguir anticipadamente, intuitivamente, en todas sus posibles ramificaciones, mediante todo cambio de fortuna, o conflicto de pasión o giro de pensamiento". En Shakespeare, esta perspicacia social estaba dirigida interiormente y la canalizaba en sus magnificas obras. Jane Adams era simpática en una forma más inmediata; ;e involucraba con gente oprimida que sufría. Cuando era joven, notó que se sentía extenuada después de asistir a con

12

124 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

ferencias y visitar museos, pero se sentía llena de energía cuando hacía labores de caridad. Durante un viaje a Europa, se quedó aterrada al ver las atroces condiciones de vida de los trabajadores fabriles y juró establecer una casa hogar en Estados Unidos, donde las necesidades de los pobres pudieran ser atendidas. En 1889 fundó Hull House, que se convirtió en campo de entrenamiento para trabajadores sociales. Por medio de Hull House y de otros proyectos, Adams luchó por mejores condiciones de habitación para los pobres, mejoras en los programas de ayuda, leyes más estrictas sobre el trabajo de menores, protección para las mujeres que trabajan, derechos de minorías, educación comunal y la paz mundial. Al otorgarle el Premio Nobel en 1931, el comité sueco dijo: "La señorita Adams no habla mucho, pero su tranquila, bondadosa personalidad crea una atmósfera de buena voluntad que instintivamente apela a lo mejor de nosotros". Por último, Lyndon Johnson demostró su muy desarrollado sentido social en una forma mucho más programática. Biografías recientes de Johnson lo muestran subiendo con determinación la escalera política, pero agradando y encantando a todos en su camino. Un comentarista de la escena de Washington comentó: "Muchos tipos pueden sonreír y ser respetuosos. Él poseía algo más. Sin importar lo que alguien pensara, Lyndon estaba de acuerdo con él, de hecho, se anticipaba. Podía seguir los pensamientos de la gente, saber hacia dónde iba y llegar antes que ellos".

Cada uno de estos poderosos individuos poseía una gran inteligencia inrerpersonal. La capacidad fundamental de esta inteligencia es la habilidad para distinguir sutilmente las

INTELIGENCIA PERSONAL 125

intenciones, motivaciones, humor, sentimientos y pensamientos de los demás. Según Howard Gardner: "Los primates sociales requieren ser calculadores, tomar en cuenta las consecuencias de su propia conducta, calcular la conducta probable de otros, así como los beneficios y pérdidas, en un contexto donde es probable que cambie la evidencia relevante. Sólo un organismo con habilidades cognitivas sumamente desarrolladas puede subsistir en tal contexto". Este capítulo examinará los procesos de pensamiento que forman la base de la inteligencia interpersonal. También analizará las formas en que la cognición social es trasladada a la acción en la vida de algunas personas, como ejecutivos de negocios y diplomáticos quienes usan extensamente su inteligencia en su trabajo. Finalmente, le dará sugerencias concretas sobre las formas en que usted puede desarrollar sus propias habilidades de pensamiento social, de manera que su vida sea cada vez menos una isla y más un archipiélago, definido por la riqueza de sus relaciones con los demás.

Pensamientos sociales

Durante los últimos veinte años los psicólogos sociales han descifrado con gran detalle los mecanismos interiores mediante los cuales los individuos piensan sobre otra gente. La investigación sugiere que construimos complejos armazones mentales y que estos esquemas sociales guían nuestras actitudes, creencias y respuestas hacia todos con quienes nos encontramos todos los días. Estos mapas cognitivos consisten en una indefinida colección de estereotipos sociales (por ejemplo, la creencia de que las personas mayores gustan de

126 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

quedarse en casa y entretenerse en el jardín), características personales (por ejemplo, lo que significa ser un "galán") y las conductas típicas en situaciones sociales (por ejemplo, la expectativa de que la gente permanezca sentada platicando en un restaurante distinguido). Constantemente usamos estos mapas sociales para registrar nuestras impresiones iniciales de otros, para explicar las acciones de la gente y predecir su conducta futura. Por eso, probablemente nos quedemos asombrados al ver a un anciano con uniforme de beisbolista bailando alocadamente sobre las mesas de un restaurante exclusivo, ya que estas conductas contrastan en gran medida con nuestros esquemas existentes sobre la conducta social.

Sin embargo, parece que a menudo nos engañamos con estos mapas cognitivos al hacer estos juicios a la ligera sobre otra gente. No hace mucho me encontraba formado en la fila de una oficina postal, atrás de una persona que supuse era una desamparada o una paciente de psiquiatría. La evidencia era clara, o al menos eso pensé. Su blusa estaba media salida de la cintura, sus agujetas sueltas, su cabello un desastre y llevaba una miscelánea de cosas fuera de lo común. Después de un rato, pude echar una breve mirada a uno de los papeles que traía y resultó ser un manuscrito que enviaba a su editor. En la etiqueta de la dirección del remitente, pude ver el nombre de una de las escritoras de ciencia ficción más famosas del país. El siguiente ejercicio le dará oportunidad de practicar el fino arte de pensar sobre otra gente y mos- trarle cuán activos en nuestras vidas pueden ser estas guías y prejuicios.

INTELIGENCIA PERSONAL 127

Mapas

sociales

Acuda a un área pública donde haya mucha actividad (un parque, estación del metro, una esquina en el centro de la ciudad, etcétera) y encuentre un sitio cómodo donde sentarse o estar de pie. Lleve un cuaderno de notas. Empiece a observar a la gente a su alrededor. Seleccione a un individuo al azar. Escriba todas las impresiones que se forme de esta persona, basado en sus observaciones rápidas (vgr, "padre de familia", "yuppie", "deportista obsesivo"). Cuando termine, ponga una estrella junto a cada una de las anotaciones para las que crea que hay evidencia sustancial, respalde su afirmación, y ponga un círculo junto a las que tengan poca o ninguna evidencia.

Al observar a la gente, notará que están ocurriendo muchas cosas más que el sólo ir y venir de individuos. Además, probablemente observará la compleja red de interacciones sociales que constituye el drama humano, la mayor parte sin palabras. Los psicólogos estiman que la comunicación no verbal representa entre el 60 y 90 por ciento de toda la información transmitida entre la gente. Esta comunicación consiste en una amplia gama de conductas, incluyendo expresiones faciales, distancias entre la gente, contacto visual, patrones de tacto, postura y gestos. Un experto en comunicaciones, Mario Pei, estima que los humanos podemos realizar hasta 700,000 signos físicos diferentes. El investigador de cinestésica (movimiento corporal) Ray Birdwhistell sugiere que tan sólo la cara puede producir hasta 250,000 expresiones, mientras que otro investigador, M. H. Krout ha identificado 5,000 gestos manuales diferentes y el investigador G. W. Hewes catalogó 1,000 posturas diferentes.

128 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

Romper el

código

Algunas de estas señales son universales, por ejemplo, las expresiones faciales de las emociones de tristeza, enojo y disgusto. La mayoría de las señales interpersonales varían de cultura a cultura. Recuerdo haberme metido en problemas en París con el chofer de un camión, cuando éste se me cruzó en el caos vial y me llevé el dedo hasta mi sien para indicar que él estaba loco. En Francia este gesto tiene una connota- ción mucho más fuerte que en Estados Unidos. Otro gesto, la señal de pulgar levantado, parece amistosa a los estadounidenses, pero en Nigeria es el equivalente de mostrar el dedo intermedio levantado. Asimismo, en Grecia pueden maltratarlo si extiende su mano para llamar un taxi. En tiempos antiguos los griegos acostumbraban mostrar a los criminales por las calles y embarrarles estiércol en la cara. El remanente de este gesto, la mano extendida con la palma hacia afuera, ha sido interpretado en su cultura como una obscenidad.

La compleja gramática mundial de señas puede ser usada para transmitir un amplio rango de sentimientos, intenciones y pensamientos de persona a persona. Los mensajes más amplios tratan de aceptación o rechazo, o son gestos de intimación o alejamiento. Según Albert Scheflen, director del Proyecto Sobre Comunicación Humana del Colegio de Medicina Albert Einstein, las señas que sugieren afiliación involucran orientaciones laterales que él llama 'junto con". Un ejemplo de un "junto con" sería el de dos personas caminando una al lado de otra en sincronía, asumiendo posturas similares y usando ademanes congruentes. Scheflen también se

INTELIGENCIA PERSONAL 129

refiere a "marcos", cuando parejas o pequeños grupos de gente se sientan inclinándose hacia sí de tal forma que constituyen una unidad social, y voltean sus espaldas o caras hacia la gente que quieren excluir. Si alguna vez ha tenido la experiencia de llegar adonde se encuentran dos o tres personas enfrascadas en una conversación y repentinamente se siente incómodo, es que puede haber penetrado la "zona del marco".

Otros componentes importantes de la comunicación social incluyen la información de quién toca a quién (la persona dominante en el grupo a menudo tiene más permiso para tocar a otros), quién controla el flujo de la conversación (los individuos dominantes generalmente establecen la longitud de las expresiones orales de cada persona del grupo) y los patrones de contacto visual (entre más tiempo se miran las personas a los ojos, mayor es la tendencia a atraerse o rechazarse mutuamente). Es importante recordar que no existen significados fijos para cualquier seña, ya que éstas varían de cultura a cultura y son fácilmente manipuladas por aquellos que quieren enviar un mensaje diferente. Por ejemplo, dos amantes en un grupo pueden evitar conscientemente el estarse mirando uno al otro, para impedir que sus compañeros sospechen su alianza secreta. El siguiente ejercicio le habilitará para detectar algunas de las conecciones entrecruzadas y comunicaciones ocultas, que ocurren en medio de una reunión social.

Leer a la gente

Asista

a

una

reunión

social

informal

donde

pueda

130 SIETE CLASES DE INTELIGENCIA

nozca a poca gente, un baile público u otro evento similar). Encuentre un lugar en una esquina del salón y póngase cómodo. Ahora vea si puede detectar alianzas específicas entre los concurrentes observando cómo se comportan parejas o grupos de personas. Cuando la gente entre al salón observe si hay "con" (pares o tríos caminando congruentemente). Busque ejemplos de "marcos" (gente sentada como una unidad cerrada). Note quiénes son las personas dominantes en la reunión (jefes, anfitriones, etcétera) examinando los patrones de contacto visual, postura, contactos físicos y gestos. Busque "fugas" (personas que exponen sus sentimientos interiores al mundo exterior mediante señas no verbales). Cuando la reunión esté llegando a su fin, busque señales de "marcadores terminales" (conductas con las que la gente indica que ya es hora de retirarse). Localice a alguien que conozca a la mayoría de los presentes y, si es apropiado, verifique al-gunas de sus suposiciones sobre alianzas, animosidades y jerarquías que haya observado durante el evento. Después, usted quizá quiera tomar notas de su observación.

Los grandes comunicadores

Una cosa es comprender los patrones interpersonales y otra poder usar esta información en nuestra propia vida para relacionarnos eficazmente con otras personas. Como se mencionó anteriormente, Shakespeare era brillante para entender los mecanismos interiores de otra gente y, sin embargo, en su propia vida luchaba constantemente con sus colegas sobre la producción de sus obras. Más recientemente, el fundador de la teoría interpersonal de psiquiatría, Harry Stack Sullivan, era conocido por sus dificultades para entenderse bien con otras personas. Los individuos que son más eficientes para relacionarse con otras personas, tienen la clase de

INTELIGENCIA PERSONAL 131

percepción social y habilidades de pensamiento descritos an- teriormente. Sin embargo, también tienen la habilidad de usar estas percepciones para negociar con otros, persuadirlos a que sigan una línea de acción, resolver conflictos entre individuos, obtener información importante de colegas e influir sobre sus compañeros de trabajo y otras personas asociadas de muchas otras maneras. "Su inteligencia puede estar en otra gente", menciona Howard Gardner, "si usted sabe cómo convencerla de que le ayude. En la vida, esa es la mejor estrategia: movilizar a los demás". Un lugar donde esta habilidad puede ser observada es en el campo de los negocios. Según un estudio, los gerentes pasan del 50 a 90 por ciento de su tiempo ocupados en las relaciones interpersonales con jefes, subordinados y gente fuera de la organización. La investigación sugiere que los mejores gerentes son aquellos que poseen las habilidades de "manejo de gente" requeridas para movilizar a otros hacia las metas básicas de la empresa. David A. Nadler, consultor gerencial y Michael L. Tusgman, profesor de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Columbia, hacen esta observación: "Un gerente de alto rango,