Sie sind auf Seite 1von 147

INTRODUCCIÓN

Antofagasta es la ciudad puerto más importante del norte de Chile y, desde su anexión al territorio nacional, tras la Guerra del Pacífico (1879-1884), ha experimentado un incremento paulatino de su capacidad de producción económica y su población. En 1952 1 , los habitantes de Antofagasta superaban apenas los 62 mil y la acelerada migración hacia la ciudad, especialmente tras el cierre de las primeras oficinas salitreras, hizo pensar que hacia 1970 sobrepasarían fácilmente los 150 mil.

Sin embargo, una serie de factores de carácter nacional influyeron directamente en un estanco en el incremento de la población de la región y del país, como la baja tasa de natalidad y el alto porcentaje de mortalidad infantil, que produjeron una disminución en el índice de crecimiento nacional de 2,5%, en 1950, a 1,2%, en 2002, generando como consecuencia más notoria el envejecimiento de la población chilena (los habitantes mayores de 60 años aumentaron de un 6,87% en 1950, a un 10,19% en 2000) 2 . Pese a todo, Antofagasta ha logrado avances importantes en las últimas décadas, ligados al desarrollo de la industria minera, en especial del cobre, y al auge en sectores como el comercial, turístico y, notoriamente, educación, pues es epicentro de estudios e investigaciones en varias áreas, como la geología, astronomía, antropología, entre otras.

Pero la historia no siempre fue grata con esta ciudad que hoy se extiende por más de 40 kilómetros a lo largo de la bahía San Jorge y supera con creces los 300 mil habitantes. Desde que el suministro de agua potable se extendió a las 24 horas del día (antes eran sólo dos), en 1957, sus pobladores enfrentaron uno de los peores desastres biológicos a nivel nacional: “la contaminación por agua potable con altas concentraciones de arsénico”. Con esto, adquirieron diversas enfermedades que provocaron la muerte de un número indeterminado de pacientes, la mayoría niños de entre 0 y 12 años. La situación no cesó hasta que en 1970, producto de las presiones

1 Instituto Nacional de Estadísticas, Censo 2002: Población censada y tasas de crecimiento medio anual,

según ciudades 1950-2002.

2

Instituto Nacional de Estadísticas, Proyecciones y Estimaciones de Población. Total país. 1950-2050.

de médicos y autoridades, se construyó la Planta de Filtros de Salar del Carmen que comenzó a distribuir agua con una décima parte del arsénico que contenía en ese entonces.

El arsénico y por qué realizar esta investigación

Es un elemento que siempre ha estado en el entorno del hombre. Está básicamente definido como un elemento químico de símbolo As, del grupo V de la tabla periódica, número atómico 33 y masa atómica 74,92. El arsénico se presenta de manera natural ampliamente distribuido en la corteza terrestre, en forma de aleaciones químicas variadas y complejas. En el medio ambiente se hallan compuestos inorgánicos de arsénico y elementos como oxígeno, cloro y azufre. Fatídicamente, éstos se extralimitan en algunas áreas del planeta, donde su concentración en los suelos y aguas es extremadamente alta, como las zonas volcánicas del Norte de Chile. El hombre a través de la historia ha utilizado este elemento como insecticida y en otras aplicaciones industriales. En medicina, se le reconoce su capacidad de tratar diversas enfermedades, como la sífilis, la neurosífilis, la leucemia y la psoriasis 3 . También, uno de sus derivados fue utilizado como gas de guerra 4 en el último siglo.

Reconociendo que la elevada presencia de arsénico en el agua potable representó un riesgo para la salud de los habitantes de la región y que este tipo de contaminación se ha convertido en un problema de salud mundial, se hace necesario determinar los factores y consecuencias de ella. Los objetivos generales de esta investigación son determinar los efectos en la comunidad antofagastina de la contaminación por arsénico en el agua y sus efectos en la salud humana, contribuyendo con la comunicación de riesgo y estrategias de prevención. En relación con ello, los objetivos específicos son:

3 Revista cubana Hematol Inmunol Hemoter v.16, n. 1, enero-abril 2000. Recuperado el 15 de abril de 2010 de: http://bvs.sld/revistas/hih/vol16_1_00/hih09100.htm

Villalobos, L. Historia de la Guerra Química. Características y mecanismos de aplicación en la guerra y en el terrorismo. Recuperado el 17 de abril de 2010 de:

http://93.189.33.183//ranf/index.php/mono/article/viewFile/543/561

4

Adaptar un modelo de comunicación de riesgo en materia de salud, que podría ser utilizado por autoridades y/o la sociedad civil, entre otras entidades, para promover el bienestar de los ciudadanos, con el fin de prevenir casos de emergencias sanitarias o ligadas a la contaminación.Identificar la asociación de exposición prolongada al arsénico con patologías como cáncer pulmonar, dermatitis y

Identificar la asociación de exposición prolongada al arsénico con patologías como cáncer pulmonar, dermatitis y cáncer de vejiga, en la población antofagastina.de emergencias sanitarias o ligadas a la contaminación. Investigaciones anteriores y aporte de la presente tesis

Investigaciones anteriores y aporte de la presente tesis

Algunas de las investigaciones en que se basa la presente tesis de pre-grado se encuentran en el área de la comunicación corporativa, como la realizada por el gerente de Ingeniería de la Empresa de Servicios Sanitarios de Antofagasta S.A. (ESSAN), Alberto Valencia, en 1999 5 , y la desarrollada por los ingenieros José Granada, David Godoy y Walter Cerda, de Aguas Antofagasta S.A. (empresa privada que se adjudicó la concesión de las aguas en diciembre de 2003), sobre los nuevos procesos de filtración de arsénico 6 , y que logró el premio “Guillermo Cortés León”, al mejor trabajo técnico presentado al XV Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental. Otras pertenecen al área de medicina y se pueden relacionar con la comunicación de riesgo, como Arsenic exposure and its impact in health in Chile (Exposición arsenical y su impacto en la salud en Chile) 7 , de las académicas Catterina Ferreccio y Ana María Sancha; y el Seminario Internacional: El arsénico en la II Región, desarrollado por la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Antofagasta en 2006 8 , para explicar la condición actual del arsénico en el agua. Así, se contribuirá al desarrollo de estudios sobre la contaminación arsenical y sus impactos en la comunidad, desde la

5 Valencia, A. (1999). Arsénico, normativas y efectos en la salud. Recuperado el 7 de mayo de 2010 de:

http://www.cepis.ops-oms.org/bvsaidis/chile13/trab-04.pdf

Granada, J., Godoy, D., Cerda W.(2003). Conversión de procesos en plantas de filtros abatidoras de

arsénico para lograr residuales menores a 0,01 mg/L.

Ferreccio, C. y Sancha, A.M. (2006). Arsenic Exposure and Its Impact on Health in Chile. Journal of

Health Population and Nutrition. Santiago, Universidad de Chile.

Arroyo, A. (2006) Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006. Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2.

8

7

6

comunicación de riesgo.

El periodismo científico y la comunicación para la salud

Hacia 430 a. de C., Jenofonte fue uno de los precursores de la ciencia y su información. En la era moderna, le prosiguieron Galileo Galilei (1564-1642), estrechamente relacionado con la revolución científica del siglo XVII y, más tarde, el filósofo francés Bernard le Bovier de Fontenelle (1657-1757). En este siglo la información que nos rodea se encuentra en constante evolución debido al proceso de aceleración histórica y periodística de manos de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), y millones de personas se mantienen a diario conectadas con las nuevas aproximaciones a la ciencia y sus descubrimientos. “El siglo XX pasará a la historiapor haber iniciado la profesionalización de una actividad que en el pasado era minoritaria y, podríamos decir, de carácter benéfico…” 9 .

El periodismo científico es el encargado de procesar, transmitir y analizar cronológicamente un estudio de rigurosidad científica, para luego transmitirlo objetivamente a un público masivo a través de los medios de comunicación. Su posterior divulgación, se entiende como el proceso de selección, redirección, adaptación y recreación de un conocimiento procedente de publicaciones específicas, que una vez modificadas cumplan la función social de informar a la comunidad. En la actualidad se ha transformado en tema de crucial interés para el público y la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que este tipo de comunicación es un elemento necesario en los esfuerzos por mejorar la salud pública y personal, y además en la prevención de enfermedades. Es por ello, que el rol y velocidad de la divulgación científica han cambiado para responder a las exigencias de la profesión médica, que crece a un ritmo exponencial, y a la difusión de temas relativos a las ciencias de la salud. Éticamente, el periodismo científico y sobre todo la divulgación responden a las necesidades de la actualidad y a la vez a un imperativo moral.

El doctor Mahler, ex director general de la OMS, subrayó en el informe sobre las

9 M. Calvo Hernando (2003). Divulgación y Periodismo Científico: entre la claridad y la exactitud. México:

UNAM.

actividades del organismo entre 1986 y 1987, que "es un imperativo moral asegurar el acceso de la gente a informaciones objetivas y válidas sobre todos los aspectos de la sanidad que les conciernen, informaciones que deben presentarse en un contexto cultural tal que puedan comprenderlo" 10 . Para Calvo Hernando, la divulgación médica es equivalente a informar los hechos y circunstancias que faciliten la alerta del paciente ante alguna enfermedad, y que ejerzan una educación sanitaria y estímulo para poner en práctica las más elementales medidas de higiene física y mental. En buena parte, la divulgación científica de temas médicos debe servir de mecanismo preventivo.

Comunicación de riesgo

El riesgo se define como la probabilidad de que se presente un daño como resultado de la exposición a un agente químico, físico, biológico o natural. Para comprender certeramente “el riesgo” y cómo actuar adecuadamente ante él, es que las personas precisan la información. National Research Council (1989) 11 , define la comunicación de riesgo como un proceso interactivo de intercambio de información y de opiniones entre periodistas, individuos, grupos e instituciones. Un comunicador de riesgo está capacitado para detectar situaciones de vulnerabilidad que afecten a una empresa, comunidad o individuo, interna y externamente. Es un profesional con profundos conocimientos de un tema específico, que cumple el rol recontextualizadorentre científicos, autoridades y la sociedad, para luego actuar. Beltrán (2002) 12 , explica que la comunicación planificada es un instrumento clave para el logro de las metas y proyectos en las instituciones u organizaciones que propician el desarrollo.

Planificación, dirección y control son los factores de la organización administrativa necesarias para conformar una “comunicación estratégica” eficaz, que permita medir observaciones y resultados. Por ejemplo, un papel sumamente importante es el que adquiere la comunicación de riesgo en el ámbito de la prevención y mitigación de las consecuencias adversas a la salud humana, relacionadas con la exposición a

10 Calvo, M (1999) Manual de Periodismo Científico. Barcelona: Editorial Bosch, S.A.
11

12 Beltrán. M., Licenciado en Ciencias de la Educación con especialidad en Ciencias Sociales, Universidad Distral Colombia.

National Research Council (1989), Consejo Nacional de Investigación, EE.UU.

sustancias peligrosas, como es el caso del arsénico en Antofagasta. Es así, como el entendimiento de la información ha facilitado las acciones en casos de desastres naturales, tecnológicos y antropogénicos (originados por el hombre), y ha ayudado a enfrentar y prepararse mejor ante situaciones de crisis.

Investigación periodística y contaminación arsenical

El periodismo de investigación funciona como herramienta clave para abrir las puertas de los asuntos olvidados (o en la memoria de muy pocos) para que los profesionales del área saquen esos temas a la luz de la opinión pública, aunque es habitual que en el marco de la actividad se haya callado o mermado a los que, por no tener el poder o influencia suficiente, no logran llevar su estudio hasta los medios masivos. Situaciones como el caso Watergate 13 demuestran que hay periodistas dedicados a investigar más allá de la “esfera reservada”. Es por eso, que esta área del periodismo constituye el arma secreta del comunicador al servicio social, que con algunas técnicas y estrategias puede llegar impune a la publicación de su investigación.

Según Pepe Rodríguez, existen dos prototipos de periodista muy heterogéneos entre sí: por un lado se encuentra el “informador”, que utiliza las técnicas clásicas aprendidas durante sus años de oficio, para divulgar noticias generadas por terceros con la voluntad de hacerlas públicas; y, por otro lado, el “investigador”, quien con la ayuda de las técnicas habituales (más otras ajenas al periodismo), elabora una noticia que por su naturaleza estaba destinada a permanecer oculta por un tiempo indefinido 14 . Esta investigación va más allá de las prácticas cotidianas del periodismo informativo, pues se conecta con otras facetas del profesional relacionadas con características incluso ajenas a su profesión (abogado, antropólogo, sociólogo, historiador, entre otras).

13 El escándalo del Watergate (o simplemente Watergate) fue un alboroto político en los Estados Unidos durante el mandato de Richard Nixon, que culminó con la imputación de algunos consejeros muy cercanos al presidente, y con su propia dimisión el 8 de agosto de 1974. Recuperado el 14 de mayo de 2010 de:

Rodríguez, P. (1994). Periodismo de Investigación: técnicas y estrategias. Barcelona: Editorial Paidós.

14

Si bien en la región, algunos medios se han dedicado a denunciar hechos que estaban ocultos por diversas razones, en el caso de la contaminación por arsénico, sólo El Mercurio de Antofagasta publicó noticias, crónicas e informaciones relacionadas a partir de 1967, comenzando una batalla abierta contra las presiones de grupos políticos y económicos, para informar a la comunidad sobre los serios riesgos a los que se exponían al consumir el agua potable que se distribuía. El rol de este periódico fue de suma importancia porque permitió alertar a la comunidad antofagastina y develar los primeros casos de enfermedades y muertes producto de la contaminación. Un grupo de médicos que, con la ayuda de este medio, logró finalmente informar a la comunidad y comenzar una campaña disuasiva estuvo a cargo del fallecido doctor Edmundo Ziede, conocido como “el doctor del arsénico”, quien en su incansable lucha no se detuvo hasta confirmar los primeros casos de niños que estaban muriendo de arsenicismo y otros diagnósticos asociados 15 . Es así, que iniciamos esta investigación para develar los motivos por los cuales un solo medio de comunicación pudo contra las presiones que impidieron abordar esta problemática a tiempo.

Tipos de enfermedades por contaminación arsenical

Algunos de los efectos de la contaminación por arsénico en la salud de adultos y niños en Antofagasta son enfermedades respiratorias (bronquiectasia), dolencias vasculares (infartos) y sobre todo lesiones cutáneas, pero la más grave de las consecuencias radica en la aparición de distintos cánceres entre los consumidores frecuentes expuestos en el período más crítico 16 , donde se determinó que una de cada diez personas que bebieron agua con un contenido de arsénico superior a 500 µ/L, (unidad de volumen equivalente a la millonésima parte de un litro), pudo morir de cáncer al pulmón, a la vesícula o a la piel 17 . “El agua potable con arsénico fue evaluada

15 Arroyo, A., Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006. Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2 Noviembre 2006.

16 Ferreccio, C. y Sancha, A.M. (2006). Arsenic Exposure and Its Impact on Health in Chile. Journal of Health Population and Nutrition. Santiago, Universidad de Chile.

17 Bocanegra, E. Matrinez, D. Massone, H. (2002). Arsénico en Aguas Subterráneas: su impacto en la salud, Mendoza, Argentina.

como carcinógena para los seres humanos luego de la suficiente evidencia registrada…” 18 Sus efectos crónicos pueden aparecer hasta 20 años después de la exposición máxima y persistirían con el paso de los años 19 . Según las autoras, veinte años después de la exposición máxima, el 12% de los escolares en Antofagasta presentó arsenicosis. Sin embargo, se evaluó la situación luego de tres años de la instalación de la Planta de Filtros Salar del Carmen y la prevalencia de tos o disnea se redujo de un 38% a un 7%. La bronquiectasia, en tanto, es una anomalía que se define como la destrucción y ensanchamiento de las vías respiratorias mayores. Los síntomas de esta alteración se desarrollan de manera gradual y pueden demorar en presentarse 6 meses, o incluso años después de adquirida la enfermedad.

Las lesiones dermatológicas dependen de las concentraciones de arsénico y el tiempo de exposición. La piel puede presentar hiperqueratosis palmoplantar, referido a un engrosamiento de las palmas de los pies y las manos; aparición de cáncer in situ (enfermedad de Bowen), epitelioma basocelular de la epidermis (tumor cutáneo maligno que se origina en las células más profundas) y carcinoma espinocelular 20 , descrito como un tumor maligno que crece de manera destructiva. La doctora Patricia Carrasco explica que en las lesiones dérmicas hay que tener en cuenta ciertas condicionantes y características. Así, a los 5 años de la contaminación se puede observar la hiperpigmentación, a los 14 años la hiperqueratosis y, a los 24 años de exposición, el cáncer.

Los índices de arsénico en el agua potable han variado abruptamente en los últimos cincuenta años. Entre 1958 a 1970 el agua contenía 860 µ/L de arsénico, según muestras del río Toconce y el río Hojalar. Desde mayo de 1970, la instalación de la Planta de Filtros de Salar del Carmen logró la reducción de la concentración de

18 Arroyo, A. Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006.

Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2 Noviembre 2006.

19 Ferreccio, C. y Sancha, A.M. (2006). Arsenic Exposure and Its Impact on Health in Chile, Santiago, Universidad de Chile.

20 Habif, T., & Campell,

tratamiento. Elsevier España.

J.,&

Dinulos, J.,& Zug, K. (2006). Enfermedades a la piel: Diagnóstico y

arsénico a 110 µ/L (Borgoño, Greiber, 1971) 21 . En 1979, tras la construcción de una segunda Planta de Filtros (Topáter, en Calama) se logró disminuir a 40 µ/L.

A medida que se descubrió la gravedad de la contaminación, las autoridades chilenas comenzaron diversas investigaciones. Una de ellas fue realizada por la Cámara de Diputados, que incluyó los informes médicos de 18 niños de Antofagasta, tratados en el Hospital Luis Calvo Mackenna de Santiago, por ingesta de agua con arsénico. Dentro de los resultados encontramos diagnósticos referidos a problemas respiratorios y dérmicos, como la melanodermia, una pigmentación gris o negra, que puede ser difusa o circunscripta, localizada en el tronco y/o la raíz de los miembros 22 .

Efectos del arsénico en el cuerpo humano

Las principales vías de contaminación son indudablemente la ingesta e inhalación. Éstas presentan efectos acumulativos en el organismo por exposición constante y, en cierta cantidad, provocan afecciones como alteración de la piel, con consecuencias secundarias en el sistema nervioso, aparato respiratorio, gastrointestinal y acumulación del arsénico en los huesos, músculos y piel, y en menor grado en hígado y riñones. El consumo de agua con alto contenido de arsénico provoca resultados tóxicos como hiperpigmentación, hiperqueratosis, cáncer de piel, cirrosis y, en general, lesiones que comprometen arterias y músculos, produciendo un acentuado engrosamiento que llega hasta la obstrucción casi total del vaso sanguíneo, causa de los infartos cardíacos, intestinales y gangrena de falanges. Los síntomas de intoxicación aguda por arsénico, se manifiestan con dolor abdominal, vómitos, diarrea, dolor muscular y debilidad con enrojecimiento de la piel. A estas señales, a menudo le siguen el entumecimiento y hormigueo de las extremidades, adormecimiento muscular y erupciones cutáneas.

21 Borgoño, J. M., & Greiber. R. (1971). Epidemiologic study of arsenic poisoning in the city of Antofagasta.
22

Hidroarsenicismo crónico. Intoxicación arsenical crónica en Antofagasta. Estudio epidemiológico y clínico.

Puga,

F.,

Olivos,

P.,

Greiber,

R.,

González,

I.,

Heras,

E.,

Barrera,

S.,

González,

E.

(1973).

Normas mundiales sobre los niveles de arsénico en el agua potable

Hay diferentes normas y recomendaciones orientadas a señalar los valores mínimos de concentración de arsénico en el agua y en el aire, de modo que no sean perjudiciales para la salud humana. Éstas últimas se basan en documentos elaborados por comités de expertos a partir de la información científica internacional, mientras que los cánones son establecidos por las autoridades de un determinado estado o territorio, en base a estas apreciaciones, tecnologías disponibles, y al costo que significa implementarlas, pues la reducción del arsénico, al menos en el agua, deriva en la intervención de los mecanismos de obtención y distribución, y en su posterior readecuación a las normas.

En el ámbito internacional, la primera norma que se conoció fue la elaborada por la Agencia Norteamericana para la Protección Medioambiental (EPA) de los Estados Unidos de América, que fijó para ese país, en 1943 23 , un límite de 50 µ/L de agua potable, y que se mantiene hasta hoy. En Chile, luego de la construcción de la Planta de Filtros de Salar del Carmen, el Instituto Nacional de Normalización estableció una norma de 120 µ/L de agua potable, en gran parte, porque la literatura científica de la época señalaba que a ese nivel no se evidenciaban problemas para la salud humana. Sin embargo, en 1975, la EPA ratificó el límite de 50 microgramos por litro, amparándose principalmente porque nuevos estudios lo señalaban como un índice seguro para el consumo de agua potable de la población humana.

Cuando en 1983 la EPA recomendó una serie de factores a considerar para emitir normas de concentración de arsénico en el agua potable, como la toxicidad del arsénico y los eventuales problemas de salud que podría generar, en Chile, el Instituto Nacional de Normalización asumió la norma de 50 microgramos por litro, que es la que rige hasta hoy.

23 Cáceres A. (1999). Arsénico, normativas y efectos en la salud, XII Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental AIDIS CHILE.

En 1992 la EPA concluye que es necesario realizar diversos estudios de metilación del arsénico, pues se observa que las personas tienen diferentes respuestas al arsénico, algunos lo hacen con mayor resistencia, debido principalmente a la capacidad de metilación de cada organismo para transformar las especies inorgánicas de arsénico en formas orgánicas, menos tóxicas. En 1993, la Organización Mundial de la Salud recomendó una concentración máxima de arsénico de 10 µ/L de agua potable, que al año siguiente fue impuesta como norma en Finlandia.

Diez años después, en 2003, este nivel fue alcanzado en el agua potable de la Región de Antofagasta, gracias a una fuerte política impulsada por la nueva empresa de servicios sanitarios, Aguas Antofagasta S.A.

CAPÍTULO I DISEÑO DE INVESTIGACIÓN

1.1 Idea de Investigación

Identificar la Comunicación de Riesgo y/o Divulgación Científica que hubo en el período 1958 y 1970 en Antofagasta sobre la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano, situación que afectó la salud de la población que consumió dicho líquido en el citado período.

1.2 Planteamiento del Problema

En los últimos años se ha acentuado la preocupación mundial por la exposición a sustancias químicas que ponen en riesgo la salud de las personas. Uno de estos casos se produjo en nuestro entorno, la contaminación por arsénico del agua de consumo humano que afectó a la comunidad antofagastina a finales de la década de los cincuenta hasta principios de los setenta.

La poca información difundida en ese periodo por los medios de comunicación y al parecer, por las autoridades y/o médicos, impidió detectar a tiempo el riesgo de intoxicarse y contraer alguna de las enfermedades relacionadas con el hidroarsenicismo. Esa situación nos remite a la teoría de la espiral del silencio enunciada por la teórica alemana Elisabeth Noelle-Neumann y a la actitud que, por lo general, adoptan gobiernos y organismos, en el sentido de ser renuentes a comunicar hechos que podrían causar alarma o pavor en el público, exceso de prudencia que puede costar muy caro según lo indican dos especialistas en Comunicación Estratégica, Tironi y Cavallo, como efectivamente ocurrió.

Nuestra investigación contribuirá a identificar que ocurrió con la comunicación de riesgo y/o divulgación científica sobre la contaminación por arsénico del agua para consumo humano, qué efectos provocó en la salud de las personas, y proporcionará una adaptación de un modelo de Comunicación de Riesgo que entregue a los profesionales del Periodismo y Comunicaciones, así como organismos involucrados, las herramientas necesarias para la detección oportuna y prevención a futuro de este

tipo de emergencias, favoreciendo así a la ciudadanía. Además divulgará mediante un programa televisivo los hallazgos encontrados.

1.3 Objetivos de la Investigación

1.3.1 Objetivos generales

1. Identificar la Comunicación de Riesgo y/o la tarea de divulgación científica que se llevó a cabo entre 1958 y 1970, para determinar si la información y educación proporcionadas por los medios de comunicación contribuyó a la prevención de dolencias causadas por la contaminación arsenical del agua destinada al consumo humano.

2. Contribuir a la creación de un modelo de comunicación de riesgo destinado a informar y educar sobre los efectos en la salud humana de la exposición a sustancias químicas peligrosas.

3. Determinar los impactos sufridos por la comunidad antofagastina debido a la ingesta de agua de consumo con alta presencia de arsénico durante el período 1958 y 1970, para divulgarlos a la ciudadanía.

1.3.2 Objetivos específicos

1. Describir la Comunicación de Riesgo y/o divulgación científica realizada por el Mercurio de Antofagasta durante el período 1958 1970 sobre la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano.

2. Identificar la opinión de la comunidad antofagastina, residente en esta ciudad durante los años 1958 a 1970, sobre la comunicación de riesgo y/o divulgación científica realizada en ese período, sobre la contaminación arsenical del agua destinada al consumo humano.

3. Adaptar, con base en la opinión de especialistas e indagación bibliográfica, un modelo de comunicación de riesgo en materia de salud, que podría ser utilizado por autoridades y/o la sociedad civil, entre otras entidades, para promover el bienestar de los ciudadanos, con el fin de prevenir casos de problemáticas vinculadas a la contaminación por sustancias químicas peligrosas.

4. Identificar la asociación de exposición prolongada al arsénico, por ingesta de agua destinada al consumo humano, con patologías como cáncer, bronquiectasia y dermatitis en la población antofagastina.

5. Contribuir a informar y educar a la comunidad antofagastina, a través de la elaboración de un reportaje audiovisual de divulgación científica, en formato documental, a transmitir por la WebTV y/o IPTV, que describa el estado actual de las investigaciones sobre el arsénico, la contaminación por esa sustancia química del agua potable en Antofagasta y los efectos nocivos de ésta en la salud de las personas.

1.3.3 Preguntas de investigación

1. ¿Qué características tuvo la Comunicación de Riesgo y/o la divulgación científica sobre la contaminación por arsénico del agua destinada a consumo humano realizada por El Mercurio de Antofagasta durante el período 1958-

1970?

2. ¿Cuál es la opinión de la comunidad antofagastina residente en esta ciudad en los años 1958 a 1970 sobre la comunicación de riesgo y/o divulgación científica realizada en ese período sobre la contaminación por arsénico del agua considerada potable?

3. ¿Qué aspectos de los modelos de comunicación de riesgo en materia de salud se pueden rescatar para proponer un patrón a seguir en caso de exposición a sustancias químicas peligrosas?

4. ¿Qué efectos específicos provocó la ingesta de agua contaminada por arsénico en la población antofagastina residente en esta ciudad durante el período 1958 a 1970?

5. ¿Qué aspectos novedosos aportan las investigaciones recientes sobre el arsénico, la contaminación por esa sustancia química del agua considerada potable y los efectos que la ingesta de la misma provoca en los seres humanos, y que se podrían incorporar en un programa televisivo de divulgación científica?

1.4 Sistema de Hipótesis

1. La cobertura del diario El Mercurio de Antofagasta sobre el tema de la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano fue del orden del 2% del espacio destinado a noticias en el período 1958 y 1970 y su tratamiento periodístico estuvo focalizado en informar y educar a la comunidad antofagastina sobre los riesgos a la salud que representaba la ingesta del líquido, de manera que adoptara las medidas de prevención correspondientes.

2. La comunidad antofagastina residente en esta ciudad entre los años 1958 y

1970 estima que la comunicación de riesgo y/o divulgación científica sobre la

contaminación arsenical del agua estimada potable fue menor al 2% del espacio destinado a noticias por parte de los medios de comunicación.

3. La comunidad antofagastina residente en esta ciudad entre los años 1958 y

1970 opina que hubo silencio por parte de los medios de comunicación sobre la

contaminación por arsénico del agua estimada potable, y que ello se debió a

presiones del gobierno, autoridades de salud y empresas.

4. Los modelos de comunicación de riesgo en materia de salud contemplan elementos que se pueden incorporar en un patrón a seguir en caso de contaminación por sustancias químicas peligrosas, el que puede ser enriquecido con aportes de especialistas vinculados al tema.

5. La ingesta de agua contaminada con arsénico provocó graves daños en la salud e incluso la muerte en la población antofagastina que residió en esta ciudad entre los años 1958 a 1970.

6. Las investigaciones recientes sobre el arsénico, la contaminación por esa sustancia química del agua destinada al consumo humano y los efectos que la ingesta de la misma ocasiona en las personas, proporcionan contenidos que se podrían incluir en un programa televisivo de divulgación científica.

1.5 Justificación del estudio

Conveniencia: Generar conclusiones respecto de comunicación de riesgo y de la divulgación científica, relacionadas con el rol que les compete a los medios, las instituciones públicas, privadas y organismos especializados en la tarea de informar para educar a la comunidad.

Relevancia social: Determinar un problema social, cotidiano y casi generalizado, de salud pública, comunicación y calidad de vida, y del papel que a los distintos estamentos de la sociedad les compete.

Implicaciones prácticas: Informar y educar a la comunidad antofagastina sobre el tema de la contaminación arsenical mediante un reportaje audiovisual, que incorpore conclusiones que faciliten una visión y estrategias preventivas.

Valor teórico: Las conclusiones y datos de esta investigación permitirán generalizar resultados obtenidos durante cincuenta años, de decenas de estudios relacionados con

la problemática, a la par generarán contenidos necesarios para analizar los fenómenos social y comunicacional desarrollados en Antofagasta durante el período de contaminación y descontaminación del agua.

CAPÍTULO II DISEÑO METODOLÓGICO

2.1 Enfoque del estudio

2.1.1 Óptica comunicacional - La divulgación científica

De las múltiples ramas informativas que se divide el periodismo (deportivo, económico, policial, turístico, preventivo, social, entre otras) el periodismo científico es el enlace sistemático entre las materias que tienen que ver con los profesionales de las ciencias y la sociedad. Su objetivo central es comunicar la información al público en general sobre avances y progresos de la ciencia y tecnología mediante el uso de los medios informativos de comunicación de masas 24 . Es así, como el Periodismo Científico que nace a mediados del siglo XX hoy es una de las especializaciones informativas más importantes al servicio del desarrollo y la sociedad.

El concepto de divulgación científica va más allá del de Periodismo Científico, ya que comprende todo tipo de ampliación del conocimiento que deja de ser reservada y exclusiva para los investigadores o minorías de poder. Gobiernos, Universidades y Organismos Públicos han comenzado a asignarle un rol significativo a la divulgación científica 25 . Entonces, la labor de los periodistas y los medios de comunicación de masas, radica principalmente en utilizar la información científica para democratizar los saberes, es decir, que los ciudadanos no sigan careciendo de los conocimientos y de la información, encontrándonos en una sociedad en donde la participación reflexiva y consciente es parte de ésta. En ese contexto, es útil estudiar y aplicar las posibilidades del periodismo científico como factor de cambio social y tecnológico 26 .

Es así, que esta investigación tiene por objetivo utilizar la Divulgación Científica para darle sentido a la situación actual en que se encuentra la comunidad antofagastina con respecto a la problemática del arsénico, más que buscar explicaciones sobre cómo sucedieron las cosas.

24 Calvo M, Diccionario de Términos Usuales en el Periodismo Científico. Recuperado el 22 de mayo de 2010 de: http://www.libros.publicaciones.ipn.mx/PDF/1387.pdf

Calvo M (2006), Conceptos sobre difusión, divulgación, periodismo y comunicación. Recuperado el 25 de mayo de 2010 de: http://www.manuelcalvohernando.es/articulo.php?id=8

Calvo M (1999) El Periodismo Científico en el siglo XXI, una vía hacia el desarrollo sostenible. Recuperada el 25 de mayo de 2010 de: http://www.manuelcalvohernando.es/articulo.php?id=26

26

25

Por lo tanto, el rol de la Divulgación Científica en este estudio contribuye a la democratización de la ciencia, determinando e informando a la población las consecuencias de la contaminación por consumo de agua potable con arsénico entre 1958 y 1970. El periodismo en el campo de la salud se aborda desde una perspectiva informativa y pedagógica, con el fin de comunicar las enfermedades, tratamientos y lo más importante, la prevención. Por lo que la comunicación para la salud se convierte en un elemento fundamental para promover los cambios positivos en la salud individual y colectiva de una sociedad.

2.1.2 Comunicación de riesgo

El mundo se ha visto en innumerables ocasiones amenazado por las catástrofes naturales, es así, como se ha creado una especie de pánico colectivo, muchas veces por ignorancia sobre el tema o falta de cultura de prevención.

La comunicación de riesgo es una arista muy importante en este estudio, ya que tiene como objetivo principal prevenir a la población respecto a su seguridad. Para Farré (2005) 27 , la comunicación de riesgo es el campo emergente que surge de la necesidad de investigar qué tipo de información requiere la opinión pública en circunstancias de peligro, crisis o catástrofe.

Los periodistas tienen un rol fundamental cuando se habla de prevención, ya que éstos son quienes deben entregar las noticias a los ciudadanos. Muchas veces nos encontramos con riesgos naturales y las comunicaciones actúan de manera posterior a los eventos. Es por esto, que la comunicación de riesgos se debe realizar desde mucho antes, teniendo en cuenta que el riesgo es el resultado probabilístico de la ecuación “peligro + exposición + vulnerabilidad = riesgo”, situación de la que debe estar consciente la comunidad.

27 Farré, J. (2005). Comunicación de Riesgo y espirales del miedo. Recuperado el 22 de mayo de 2010 de:

http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/346/34600305.pdf.

Esta gestión se realiza por etapas donde encontramos un antes, referido a la difusión de los posibles riesgos y la prevención de los mismos, un durante, donde informamos a la población lo que está pasando y cuáles son los riesgos reales y por último la rehabilitación y la reconstrucción, donde los comunicadores revelan los daños y dan un enfoque con respecto a la educación y la información preventiva 28 .

Cabe destacar, que son los medios quienes deben colaborar con la comunidad científica para favorecer la prevención ante riesgos, ya que una población desinformada no actuará adecuadamente en esas

Con respecto a la contaminación de arsénico por la ingesta de agua potable (1958- 1970), buscamos detectar si existió o no la comunicación de riesgos en ese periodo, y cuál fue el rol de los medios de comunicación, entendiendo así, si cumplieron o no con la labor educativa hacia la comunidad antofagastina.

2.1.3 La espiral del silencio

El estudio de los efectos en la población antofagastina de la contaminación por arsénico en el agua potable entre los años cincuenta al setenta, precisa una investigación prolija y detallada de los casos a estudiar y de las directrices comunicacionales para evaluar los resultados obtenidos, primero porque se trata de generar estrategias de prevención para la salud de los habitantes de la ciudad, y segundo, porque las conclusiones de este estudio podrán ser utilizadas para promover el desarrollo de organismos destinados a la comunicación de riesgo y la divulgación científica en el país, y la región, mediante el potenciamiento del periodismo científico a través de formatos creativos para educar a la ciudadanía.

Por ello hemos considerado la teoría de la alemana Elisabeth Noelle-Neuman conocida como la espiral del silencio 29 , que explica el grado de relevancia de la opinión

28 Palm, E. (2002) Estrategias de Comunicación en la Gestión de Riesgo, Curso de Líderes, 1-18 abril 2002, Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD) Naciones Unidas.

29 Noelle-Neuman, E. (1982). La Espiral del Silencio. Opinión pública: nuestra piel social, Frankfurt, Editorial Paidós.

pública en el proceso de gestación de las apreciaciones individuales sobre un tema determinado, para explicar los efectos de la no comunicación de riesgo, y el papel que les compete a los medios comunicacionales y a los profesionales de las ciencias.

A través de los planteamientos teóricos de Noelle-Neuman analizaremos además el fenómeno de la desinformación que sufrió la población antofagastina entre 1958 y 1968, diez años en que la contaminación por arsénico era un secreto a voces, y que sólo en ese último año se dio conocer masivamente a la comunidad, en especial a través de las páginas de El Mercurio de Antofagasta. La comunicación de riesgo sobre temas referidos a la salud de la población está íntegramente ligada al trabajo que los profesionales de dicha área realizan, en especial en investigación, y el hecho de no informar a la comunidad podría explicarse por el miedo a la represión de la mayoría, de la ciudadanía escéptica y desinformada.

Sin embargo, es de vital importancia que a través de esta investigación se logren esclarecer el contexto de información que se entregó en esa época para así obtener o reafirmar si existió la Comunicación de Riesgo a través del Periodismo Científico dentro de los medios de comunicación locales. Es por eso la necesidad que en Antofagasta y en país se genere la asociatividad necesaria para desarrollar el periodismo científico y la difusión de las ciencias, aprendiendo de las limitaciones existentes y de ejemplos recientes que se han dado en países como España, India, Egipto, Colombia y Brasil 30 .

2.2 Tipo y diseño de investigación

2.2.1 Tipo de estudio

Nuestra tesis será de tipo exploratorio-descriptivo, ya que el objetivo se centra en examinar un problema de investigación que ha sido poco estudiado y recoger

30 Aguilera, M. y Cabrera, S (2010). La divulgación científica bajo el microscopio de las Ciencias Sociales.

P.3.

información de manera independiente o conjunta sobre las variables a las que nos referiremos.

Con nuestro planteamiento, determinaremos cuáles fueron los impactos en la salud de los habitantes antofagastinos, debido al consumo de agua potable contaminada con altos índices de arsénico, en el período 1958-1970. Además, investigaremos cuál fue la importancia que tuvo y tiene la comunicación de riesgo y la divulgación científica para la comunidad, estableciendo y analizando las variables acontecidas en el período.

2.2.2 Diseño de investigación

En este estudio utilizaremos un diseño No Experimental debido a que lo realizaremos sin manipular las variables, observando el fenómeno, situaciones ya existentes y sujetos en su ambiente natural, en su realidad, para luego ser examinados. En este caso analizaremos la problemática de la contaminación del arsénico desde este punto de vista, ya que como investigadores no ejercemos un control directo sobre las variables, debido a que éstas sucedieron al igual que sus efectos. 31

Así mismo será Transeccional, ya que los datos serán recolectados y analizados en un solo momento con el fin de determinar el impacto sufrido por la comunidad antofagastina debido a la presencia de arsénico en el agua potable en aquel periodo.

Además será Descriptivo, porque el objetivo es indagar los hechos y los valores de las variables a través de un grupo de personas, en este caso, las afectadas por el consumo de agua contaminada con arsénico. Asimismo, describiremos el panorama de los profesionales de la salud y las comunicaciones, encargados en esos años de denunciar esta problemática.

31 Hernández, R, Fernández C. Baptista P. (2003) Metodología de la Investigación: Segunda Edición. México. Editorial Mc Graw Hill.

2.2.3 Metodología

Nuestro trabajo de investigación se realizará en base a un diseño cuanti- cualitativo, ya que mediante una investigación bibliográfica recopilaremos información fundamental sobre los hechos ocurridos en el período mencionado anteriormente.

para

determinar sus percepciones acerca de la labor informativa de los medios de

comunicación de ese entonces.

Trabajaremos con encuestas a personas que vivieron en esa época,

Es indispensable para llevar a cabo nuestra tesis, un análisis de contenido sobre las noticias que emitieron los medios de comunicación, en especial El Mercurio de Antofagasta, incluyendo entrevistas a periodistas que investigaron acerca del tema en cuestión.

Asimismo, efectuaremos un Panel de Expertos, que integrarán médicos, otros profesionales vinculados al tema del arsénico y periodistas relacionados con la comunicación en salud, cuyas conclusiones servirán de base para la adaptación del modelo de Comunicación de Riesgo.

2.2.4 Diseño cuantitativo: Variables

El estudio será analizado a través de una investigación bibliográfica, para documentar las causas y las consecuencias de la contaminación. Realizaremos un análisis de contenido de las publicaciones de El Mercurio de Antofagasta, lo que nos permitirá establecer si la tarea de informar y educar a la comunidad se cumplió de manera eficaz. Las entrevistas cuanti-cualitativas a expertos proporcionarán a nuestro estudio datos relevantes que ayudarán a conocer y asociar las consecuencias de la exposición del As.

Utilizaremos el panel de expertos (grupo de especialistas en las áreas de medicina, química y comunicaciones), al que se reúne para que emita un juicio colectivo acerca de la problemática.

2.2.5 Universo

juicio colectivo acerca de la problemática. 2.2.5 Universo Análisis de Contenido El universo del estudio lo

Análisis de Contenido

El universo del estudio lo constituyen las publicaciones emitidas por el diario El Mercurio de Antofagasta entre 1958 y 1970, relacionadas a la contaminación por As en el agua potable.

Encuestarelacionadas a la contaminación por As en el agua potable. El universo del estudio que realizaremos

El universo del estudio que realizaremos lo conforman aquellas personas que vivieron en Antofagasta en el período que investigamos y que estuvieron expuestas a la contaminación por arsénico en el agua potable.

a la contaminación por arsénico en el agua potable. Panel de Expertos El universo lo conforman

Panel de Expertos

El universo lo conforman todos los profesionales, de diversas áreas que han contribuido a la investigación sobre el As.

2.2.6 Muestra

contribuido a la investigación sobre el As. 2.2.6 Muestra Análisis de Contenido La muestra que utilizaremos

Análisis de Contenido

La muestra que utilizaremos estará compuesta por noticias, informaciones y crónicas emitidas en el diario El Mercurio de Antofagasta entre 1967-1970.

EncuestasLa muestra que utilizaremos estará conformada por personas afectadas por el consumo de agua potable

La muestra que utilizaremos estará conformada por personas afectadas por el consumo de agua potable con As. Las encuestas serán aplicadas a cien personas que hayan vivido en Antofagasta en el período descrito.

Panel de Expertosque hayan vivido en Antofagasta en el período descrito. La muestra consta de profesionales y expertos

La muestra consta de profesionales y expertos en diversas especialidades como periodismo, ingeniería química, dermatología, oncología y el área broncopulmonar.

Muestra en Antofagasta:

Alex Arroyo Meneses, médico cirujano de la Universidad de Chile, especialista en dermatología y venereología de la misma casa de estudios. Vicedecano de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Antofagasta.

Hugo Benítez Cáceres, médico cirujano de la Universidad de Chile sede norte, especialista en anatomía patológica y actual concejal de Antofagasta.

Susana Stegen Iglesias, académica y doctora en Ciencias Naturales de la Universidad Católica del Norte.

Juan

Antonio

Marrodán,

desempeñó el año 1968.

periodista de El

Mercurio de Antofagasta, que se

Alexis Molina Tapia, periodista de la Universidad Católica del Norte, actualmente se desempeña en El Mercurio de Antofagasta, y realizó aportes a la revista del Seminario Internacional: El arsénico y la Segunda Región.

José Vergara Llanos, médico cirujano, especialista en medicina broncopulmonar, actualmente se desempeña como profesor de la Universidad de Antofagasta, Área Clínica.

Marjorie Gill Alliu, médico cirujano, especialista en oncología, actualmente se desempeña en el servicio público y privado.

Muestra en Santiago:

Caterrina Ferreccio Readi, Médico de la Universidad de Chile. Magister en salud pública, mención en epidemiología, Universidad de Chile. Curso de prevención molecular, Instituto nacional de cáncer, Washington EE.UU. Profesora del departamento de salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Ana María Sancha Fernández, Químico de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), Licenciada en química de la misma Casa de Estudios. Actualmente se desempeña en la Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Departamento de Ingeniería Civil.

2.2.7 Procedimiento Metodológico

Para llevar a cabo nuestra investigación realizaremos una revisión bibliográfica de diversos estudios, investigaciones, revistas, tesis y seminarios relacionados con el As. Ello nos permitirá obtener un conocimiento acabado sobre el tema, aportándonos información base para desarrollar el estudio.

Posteriormente llevaremos a cabo un análisis de contenido de los artículos publicados por El Mercurio de Antofagasta en 1967-1970, debido a que en este período salió a la luz pública el tema como una problemática sanitaria y social. Para lograr lo anterior, dos de los tesistas recopilarán los datos necesarios para el desarrollo de este

análisis, utilizando el método de Jacques Kayser para determinar la personalidad del periódico y para el levantamiento de categorías el de Laurence Bardin.

Culminada esta etapa reuniremos a diversos especialistas en un “panel de expertos”, quienes contribuirán con sus conclusiones para elaborar un juicio colectivo acerca de la problemática.

Paralelamente realizaremos encuestas a cien personas que se hayan visto afectadas por el consumo del As. Luego de ello, analizaremos los resultados para develar la opinión pública de los antofagastinos respecto al tema.

2.2.8 Análisis de datos

En el panel de expertos, aplicaremos la escala de Likert como instrumento de medición. En el caso de las encuestas, utilizaremos una matriz de medición para ordenar los datos recopilados. Mediante un análisis de contenido realizado a El Mercurio de Antofagasta, determinaremos el tratamiento y cobertura de la información que este medio le otorgó al tema del arsénico a través de distintas direcciones como sólo informa, denuncia y propone soluciones. De esta manera lograremos concluir la importancia de la comunicación de riesgo y la divulgación científica.

Es así, como la obtención de los datos nos entregará un sustento teórico y bibliográfico que respaldará nuestro estudio, lo que podrá servir para profundizar otras investigaciones relacionadas con la materia.

CAPÍTULO III MARCO TEÓRICO

3.1 Periodismo Científico y Divulgación para la Salud

Promover mejoras en la calidad de vida de la población es parte de las políticas de cada gobierno de turno, en la mayoría de las naciones democráticas. Para lograr ese objetivo se necesita de un nexo entre la sociedad y la ciencia con profesionales que puedan guiar, cumplir y contribuir con este cometido, sobre todo cuando se trata de un campo tan especializado como la salud y la medicina.

Para crear ese nexo se necesita de los medios de comunicación a través de la prensa escrita, radial, noticieros, revistas, que dediquen una importante cantidad de materia científica en sus espacios informativos. Sin embargo, es el Periodismo Científico y los Comunicadores para la Salud encargados de aportar una labor que contempla diversas misiones, como difundir, exponer y atender contenidos sobre medicina, salud y tecnología 32 y en definitiva, la creación de un clima de interés para la ciencia y para el papel que ésta juega en todo el mundo, democratizando la información y logrando así llegar a diferentes grupos sociales.

Para Calvo Hernando, la divulgación médica es equivalente a informar los hechos y circunstancias que faciliten la alerta del paciente ante alguna enfermedad, y que ejerzan una educación sanitaria y estímulo para poner en práctica las más elementales medidas de higiene física y mental. En buena parte, la divulgación científica de temas médicos debe servir de mecanismo preventivo, que en cuanto a la ética debería ser un “imperativo moral” 33 , informar objetivamente y con validez hechos que conciernen a la salud y medicina, con tal rigurosidad que pueda ser comprendido por la población. Según esta afirmación se cumple el objetivo primordial del Periodismo Científico, que es acercar la información científica y su vigencia preventiva prestando atención a todo aquello que atribuye mejorar la calidad de una población. 34

32 Prenafeta, S. (1985) Responsabilidad social y credibilidad en la comunicación de la ciencia. Recuperado el 07 de julio de 2010,

33

34

Calvo, M (1999) Manual de Periodismo Científico. Barcelona: Editorial Bosch, S.A.

Blanco, E & Paniagua, F. Periodismo (2007) Salud y Calidad de Vida. Contenidos y Fuentes. Nature,3-4

Si bien la tendencia refleja que la información de salud es una de las más habituales y de las que más “vende” 35 , dentro de los medios tradicionales de comunicación ésta se debe manejar con total delicadeza, puesto que en las publicaciones suele haber espacios de publicidad directa o indirecta, de compañías farmacéuticas o laboratorios que muchas veces pueden influir directamente en la salud y bienestar de los lectores. 36

Temas como el Cáncer (que se trata en esta investigación) se deben manejar con rigurosidad y especial atención en enunciarlo de manera correcta, ya que los lectores que se sientan identificados con algunos de los síntomas pueden caer en el error de que se “auto determinen” como enfermos sólo por el hecho de sugestionarse al leer un determinado artículo. Como indica fielmente en esta frase Calvo Hernando “la hipocondría siempre anda suelta entre nuestros lectores y auditores, y no debemos ser nosotros quienes gatillemos su desesperación”. 37

3.1.1 La ética, divulgación y democratización de la ciencia

No se trata de publicar solamente notas relacionadas con los progresos en medicina y enfermedades, sino más bien cómo estos avances benefician a una población, o cómo se pueden prevenir ciertas enfermedades obedeciendo ciertos patrones de comportamiento relacionados a una dieta saludable, la ingesta de alimentos orgánicos, el ejercicio diario, evitar el tabaquismo, etcétera. 38

Un periodista dedicado a la divulgación científica y a la comunicación para la salud, no debe caer en el sensacionalismo ni en anacronismos. El rigor de la información equivale a la diferencia entre la vida y la muerte. Como lo indica Sergio Prenafeta, “el deber es servir a la verdad”. El comunicador deja de ser un “contador de

35 Prenafeta, S (2002). Teoría y práctica del periodismo científico para desacralizar y democratizar el conocimiento acumulado. Santiago: Editorial Andrés Bello, p.150.

36

Prenafeta, S. Ídem, ibídem.

37 Prenafeta, S. Ídem, ibídem.

38 Blanco, E & Paniagua, F. Periodismo (2007) Salud y Calidad de Vida. Contenidos y Fuentes. Nature,4-

5.

novedades”; hoy está al servicio social, de la mano con la educación, que es el camino al desarrollo. Es por eso que estas áreas de la comunicación resultan vitales en el siglo XXI, donde dicha búsqueda debe llegar hasta los lugares más remotos, generando una retroalimentación a medida que la sociedad recibe dicha información, pueda tomar conciencia, ayudarse y favorecer a su entorno, familia, etcétera.

La premisa de “servir a la verdad”, como indica Prenafeta, es una tarea que debe enfocar su objetivo en saber realizar este tipo de difusión. La idea no es sólo comunicar hechos que tengan que ver con el interés científico, más bien asegurarse de informar a los lectores que aquellas conclusiones son lo que más se aproxima a una verdad, aunque sea relativa, al menos el divulgador estará siendo veraz con el público. 39

Un periodista dedicado a esta área del conocimiento debe cumplir tres roles fundamentales, según menciona Sergio Prenafeta. Alentar a la comunidad para que haga uso de sus servicios de salud, motivarla para que adopte prácticas y modos de vida más saludables, especialmente en el área preventiva, y contribuir a que la opinión pública presione sobre las autoridades en pro de nuevos servicios. 40

Este comunicador especializado, deberá ser capaz de entender problemáticas sociales que afecten la salud de sus miembros, o pongan en peligro a éstos. De una manera objetiva deberá detectar y contextualizar hechos informativos que puedan prevenir y contribuir a la opinión, para que así las autoridades pertinentes puedan tomar decisiones respecto a problemáticas sanitarias, medioambientales, y enfermedades que puedan afectar un gran número de habitantes. La democratización de la ciencia siempre se considerará incompleta, si los habitantes siguen necesitando de los conocimientos y de la información que las sociedades modernas exigen para participar de modo consciente y reflexivo en la

39 Dallanho, H (1999) Los diez mandamientos del divulgador de la ciencia. Recuperado el 07 de julio de 2010. http://www.manuelcalvohernando.es/articuloi.php?id=16

Prenafeta, S. (1985) Responsabilidad social y credibilidad en la comunicación de la ciencia. Recuperado el 07 de julio de 2010,

40

dirección de la comunidad. De aquí se deduce la necesidad de estudiar y aplicar las posibilidades del periodismo científico como factor de cambio social y tecnológico. 41

Los sistemas de desigualdad entre países industrializados y los en vía de desarrollo marcan la pauta entre una divulgación intensa, amena y de fácil comprensión, democratizando los saberes en una sociedad donde el ideal es que el hombre, el gobierno, el municipio, puedan ser partícipes de la toma de decisiones con previo conocimiento de causa en temas que puedan afectar la salud de sus habitantes.

3.1.2 Comunicación de Riesgo y Manejo de Información

Inicialmente “comunicación del riesgo” se entendía por medio de un sencillo proceso: la transmisión del conocimiento disponible sobre un determinado riesgo por parte de quienes saben (expertos) a quienes no saben (el público). Este esquema compartía la simplicidad, linealidad y unidireccionalidad del clásico modelo de Shannon y Weaver (EmisorMensajeReceptor) 42 .

En la actualidad encontramos variadas aristas que hacen de esta simple comunicación algo más complejo. El periodismo de Salud, por ejemplo se asocia principalmente a la idea de generar mensajes relacionados con determinadas enfermedades sobre todo cuando éstas preocupan a la población, ya sea por su magnitud, riesgo de epidemia, su eficacia letal o por tratarse de una nueva enfermedad 43 . La ciencia por su parte, según Calvo Hernando 44 necesita de la mano amiga del periodista con el fin de explicarla de manera más amplia y sencilla, es decir, explicar los métodos, los hallazgos, el valor personal de los científicos y sus ponderaciones.

41 Calvo, M (1999) La divulgación de la ciencia, un instrumento al servicio de la democracia y el equilibrio espiritual. Recuperado el 08 de julio de 2010.

http://www.manuelcalvohernando.es/articulo.php?id=26

42

Wolf M. (1994) Los Efectos Sociales de los medias. Barcelona: Paidós.

43 Blanco E. (2007), Periodismo, Salud y Calidad de vida, P. 3- 24. 44 Calvo M. (2005) Ciencia y Periodismo Científico en Iberoamerica. La Insignia, España. Recuperado el 15 de junio de 2010 desde: http://www.lainsignia.org/2005/abril/dial_005.htm

De aquí se deduce la comunicación de riesgo como un proceso interactivo de intercambio de información y opiniones entre evaluadores de riesgo, gestores de peligro y otras partes interesadas 45 . Su fin radica principalmente en acrecentar el conocimiento del público respecto de los riesgos mismos y su participación en el manejo de éstos. Actualmente la comunicación de Riesgo ha tomado un papel trascendental para la humanidad. Hoy no sólo nos sometemos a modelos simples de comunicación, la cantidad de información que recibimos es cada vez mayor, por lo que se hace indispensable un agente que construya, decodifique y reconstruya el sentido de la realidad. El manejo de la información debe ser lo más clara y precisa posible, con el fin de fortalecer la estructura comunicacional de comunidades, organizaciones e instituciones.

Para acercarnos al tema de la comunicación de riesgo, debemos nombrar la comunicación estratégica, que consiste en plantear objetivos comunicacionales, realizar un diseño, la selección, evaluación de las estrategias y el desarrollo de tácticas, en términos operativos crear un Plan de acción.

El apogeo de la prevención en Chile se ha ido incrementado a paso lento, de esta manera se hace primordial manejar modelos de prevención estratégicos en cada ciudad del país dependiendo sus riegos y debilidades.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, expone que “la información dentro de la comunicación de riesgo, debe ser exacta y oportuna a todos los niveles, siendo fundamental para reducir la perturbación social e imprevista, también llamada “alarma pública” 46 . Sea sobre temas como el arsénico u otros, se debe considerar una planificación que contribuya a informar sin provocar pánico, exponer precauciones sin expresar inseguridad, proponer posibles soluciones evidenciando garantías o

45 Zepeda C. (2004), “Comunicación de Riesgo”. Recuperado el 15 de junio de 2010 desde:

http://www.oie.int/downld/panama_riskcom_nov04_ES.pdf

Organización Mundial de la Salud, Alerta Epidémica y Respuesta (2005), “Lista de verificación de la OMS del plan de preparación para una pandemia de influenza”

46

contradicciones, y por sobre todo “manejar el riesgo”, concluyendo en un proceso interactivo de reciprocidad de información y opinión entre individuos.

Sobre este cometido se debe considerar, La teoría de “La Espiral del Silencio” desarrollada por Noelle Neumann, donde la influencia de los medios de comunicación en las opiniones y actitudes públicas tomara relevancia. Esta influencia se manifiesta, entre otras, por la “agenda setting”, teoría expuesta por Cohen (1963) representativa del la estructura organizacional utilizada por los medios de comunicación. En ella se estudia cómo los medios ejercen influencia en las audiencias mediante los temas considerados de mayor relevancia. El medio no decide por el público qué es lo que éste tiene que pensar u opinar sobre un hecho, aunque sí resuelve cuáles son las materias que serán establecidas en la opinión pública.

La prevención viene de la mano de información fehaciente y credibilidad del medio. Para la OMS, “la pérdida de la confianza del público, especialmente en épocas de crisis, amenaza la estabilidad y la viabilidad del sector salud y del gobierno en su totalidad”, siendo la convicción el factor elemental para la optimización de los procesos. Contar con la aprobación, cooperación e interacción de la comunidad, contempla un objetivo principal de divulgar un peligro.

Con el fin de lograr equidad de conocimientos, es que se deben desarrollar planes estratégicos en función de un modelo de prevención. Damos cuenta además que los modelos de comunicación de riesgos, poseen una misma base, pero no ocurre lo mismo con las herramientas. Las cuales, para contrarrestar los efectos de posibles riesgos, deberán ser elegidas y manejadas en función del contexto. El lenguaje es trascendental, ya que el arsénico es un elemento de toxicidad y reiteradas veces se deben utilizar términos técnicos, los cuales el periodista o el profesional deben manejar para articular un texto dirigido a todo público.

El vertiginoso mundo que experimentamos hoy, nos presenta diversas herramientas mediáticas para difundir una información, en el caso de la comunicación de riesgo el periodista debe encontrar la forma de divulgar de manera eficaz. La

plataforma web es una herramienta funcional utilizada en Argentina, por ejemplo. El abatimiento de arsénico se trabaja desde 1994 47 en ese país, mediante la “Coordinación de Redes Informáticas para la diseminación selectiva de la información”, de acceso irrestricto. Con el sólo trámite de solicitarlo se obtienen sus bases en el Ministerio de Salud y permiten el intercambio permanente y abierto de consultas y datos para la interacción de los interesados en la lucha contra el arsénico. Este sistema involucra la audiencia (públicos), la información y la respuesta (feedback); conformando un plan estratégico de riesgo ejemplar para países que deben vivir permanentemente con la problemática del arsénico y la falta de información sobre éste.

La comunicación de riesgo es el factor que ayudaría a la reflexión sobre los límites establecidos en Chile para las concentraciones de arsénico y si éstos son realmente seguros comparándolos con los términos recomendados por la OMS (0,010 mg/l).

3.1.2.1 Discusión sobre la falta de información.

El agua es un elemento fundamental para la supervivencia del hombre, y a su vez forma parte de la dignidad del ser humano. El comité de las Naciones Unidas, en el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, define “el agua no sólo como un recurso natural limitado y un bien público, sino un derecho humano” 48 .

La falta de información puede desencadenar problemáticas de gran envergadura, por esta razón, los contenidos informativos forman la columna vertebral de los conocimientos. Donde la esfera comunicacional estratégica es la herramienta para proveer de prevención en casos de tragedia. La contaminación por arsénico del agua potable en Antofagasta, surgió por sus concentraciones naturales, pero la intervención del hombre en la explotación minera

47 Álvarez J, Rivero S, Ricardo O, Benítez y De Titto E (2002), “Minimización de Riesgos por Exposición a Arsénico en Agua de Consumo”, Argentina. 48 William Postigo de la Motta, “Sobre el derecho al agua potable y porqué no es vigente”, 2006. Recuperado desde: http://www.portalfio.org/inicio/repositorio//CUADERNOS/CUADERNO- 3/Derecho_al_Agua_Potable.pdf el 15 de julio de 2010.

acrecentó su concentración y posiblemente hubiesen sido otros sus resultados si la labor informativa se desarrollase oportunamente.

El doctor J.M Borgoño, fue el director de un equipo de epidemiólogos nacionales que realizó uno de los primeros estudios que les permitió caracterizar la problemática del agua en Antofagasta, describiendo la magnitud de los daños, e incentivando la instalación de una planta para eliminar el contaminante. El diario el Mercurio de Antofagasta, por su parte, cumplió la labor de informar sobre la contaminación, dando a conocer la perspectiva de especialistas preocupados por el tema.

Sin embargo, las consecuencias de la contaminación marcan el índice más alto de muertes por cáncer en la Región. El Instituto Nacional de Estadísticas, en el período 1997-2003, expuso que las principales causas de muerte se hallan en el segmento “Tumores malignos” 49 (cáncer), representando el 29 % de la tasa regional en 2003 50 (Antofagasta).

El caso del arsénico en Chile pronunciado en la Segunda Región se puede advertir en parte, por las prioridades sanitarias de la época (1950-1978), además sobre la incomprensión de los riesgos sanitarios 51 y falta de información. Así queda en evidencia la importancia de los principios de precaución a potenciales riesgos para la salud.

3.1.3 La espiral del silencio: la opinión pública y los medios de comunicación

“Nuestra generación no se lamentará tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos” 52 . Martin Luther King

49 Tumor maligno (primario) de sitios múltiples independientes, proliferación anormal de células provocando un cáncer.

Instituto Nacional de Estadística (1997-2003), Principales Causas de muerte en Chile por regiones. Publicado en Santiago de Chile, 10 febrero de 2006, pp18-128.

Ferreccio, C. y Sancha, A.M. (2006). Arsenic Exposure and Its Impact on Health in Chile. Journal of Health Population and Nutrition. Santiago, Universidad de Chile.

50

51

52

Desde mi rincón. Recuperado el 18 de agosto de 2010 desde http://desdemirincon.wordpress.com/

A pesar de que la espiral del silencio fue concebida en Europa, y en una época en que los medios de comunicación masivos, especialmente la televisión, gozaban todavía de cierta sobreestimación por parte de las audiencias, explicada en algunas teorías funcionalistas, hoy es habitual que en distintas culturas de Latinoamérica los investigadores extrapolen esta teoría para estudiar fenómenos relacionados con diversos ámbitos de las comunicaciones.

Esta teoría, a grandes rasgos, explica cómo se forma la opinión pública, cuál es el rol que les compete a los medios de comunicación en ese proceso, y por qué se genera en ciertos individuos un aislamiento producto de que sus planteamientos difieren de los que la mayoría refleja a través de la misma opinión pública, y que las autoridades recogen como recetas para ejecutar sus políticas.

La hipótesis del silencio fue presentada en 1982 por la alemana Elisabeth Noelle- Neumann 53 para explicar la ausencia de opiniones emitidas por uno o varios individuos al comprobar que la mayoría de quienes les rodean piensan de una manera completamente diferente, o incluso opuesta, y que se explica por el miedo a sentirse rechazado o aislado por parte de quienes expresan ideas aparentemente minoritarias. Para fundamentar su teoría, Noelle-Neumann realizó junto a su equipo del Instituto Allensbach de Berlín, que ella misma fundó en 1947 54 , una serie de investigaciones basadas en encuestas aplicadas a un número representativo de la población, muestras de mil personas por lo menos, para conocer su disposición a abordar temas complejos, o divergentes, con un individuo desconocido. Así se determinaría si el sujeto sería o no influido por las ideas expresadas por la opinión pública, y si superaría el miedo a quedar solo por contradecirlas. La mayoría de los temas planteados tenían relación con asuntos políticos, como la personalidad de cierto candidato a la primera magistratura de Alemania Federal o la eventual victoria de alguna de las coaliciones políticas en las urnas, pero también sobre tópicos más cotidianos, o al menos sociales y culturales, como la opinión sobre el aborto para interrumpir el embarazo, la aplicación de la pena

53 Noëlle-Neumann, E., (1995), La espiral del silencio. Paidós. Alemania. 54 Rey Lennon Observer. Recuperado el 18 de agosto de 2010 de

muerte o el permiso para que se pueda fumar en zonas de no fumadores, por citar algunos.

Para ello desarrolló la técnica conocida como el “test del tren”, que consiste en ubicar al encuestado en una situación ficticia (al interior de un vagón de tren), sentado junto a una persona desconocida, y preguntar por cuáles temas abordaría y cuáles no, para discutir durante un viaje de cinco horas.

La disposición a opinar respecto a uno u otro tema está directamente relacionada con una serie de predisposiciones que componen la estructura valórica de los individuos, pero Noelle-Neumann demuestra que también los actores gestores de la opinión pública, como las autoridades políticas o los medios de comunicación, presentan cierto grado de responsabilidad en la conformación de las ideas y opiniones expresadas por la mayoría y, con ello, de la agenda pública que mantienen los medios para informar a la comunidad.

Otra técnica empleada por el instituto Allensbach para describir la disposición a opinar o no, es el “test de la amenaza”. En este caso, la situación ficticia se presenta cuando un individuo plantea una tesis afirmativa referente a un tema polémico. Por ejemplo, en el caso de fumar en zona de no fumadores, el sujeto apela: “Los fumadores son tremendamente desconsiderados. Obligan a los demás a respirar su humo, tan perjudicial para la salud”.

Pero sin duda, son las encuestas efectuadas por el Instituto las que de mejor forma permiten entender que la naturaleza social de los seres humanos los condiciona para que, en muchos casos, prefieran no opinar de manera distinta a la del resto mayoritario por cierto temor al rechazo social, que en muchos casos significa un pilar importante de las relaciones humanas. Para Abraham Maslow 55 , incluso, representa un tercer grupo de necesidades básicas, sólo superadas por las de índole fisiológicos y de seguridad, explicado en su famosa “pirámide de jerarquía de necesidades”.

55 Maslow, A., (1943), A theory of human motivation, Estados Unidos.

Es que, cada vez resulta más importante para el comportamiento psicosocial de los seres humanos el nivel de aceptación que tienen de sus pares, primero de los más inmediatos, y después, de la comunidad en general, en especial en la época actual, aunque a mediados del siglo XX, en que incursionaron los primeros estudios del Instituto Allensbach, la aceptación y el reconocimiento ya eran considerados pilares fundamentales del desarrollo de los individuos en sociedad.

Pero en realidad, son los temores surgidos de la no aceptación, o el no reconocimiento, los que gatillan que los individuos prefieran no pronunciarse sobre determinados temas aparentemente polémicos. Este fenómeno es bautizado por Noelle-Neumann como “el miedo al aislamiento”, y es definido como el temor de opinar de una manera distinta al resto mayoritario en tópicos controvertidos o que suscitan puntos de vista divergentes, y explica además el rol que les compete a los medios de comunicación en la conformación de la opinión pública.

A ese respecto, esta investigación incluirá en las entrevistas en profundidad, preguntas del tipo realizado en las encuestas del Instituto Allensbach, a personas mayores de sesenta años, que residieron en Antofagasta en 1968 (año en que se comenzaron a publicar artículos que denunciaban la contaminación arsenical 56 ), referidas a la apreciación personal que se tuvo de la labor informativa de los medios de comunicación, y de divulgación científica de las autoridades sanitarias y otros conglomerados como el Colegio Médico, para descubrir el grado de relevancia que le competió a la opinión pública en el proceso de difusión de los hechos, en especial de las enfermedades y muertes que comenzaron en 1958 (diez años antes), y del porqué se formó el silencio en la comunidad antofagastina y perduró durante tantos años, como un “secreto a voces”, retrasando la intervención de las autoridades regionales y nacionales, y posponiendo los programas estratégicos de educación y prevención de la ciudadanía.

56 Molina, A., Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006. Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2 Noviembre 2006.

Algunas de las hipótesis planteadas al respecto dicen relación con el escepticismo generado en la población, al tener la contaminación arsenical y sus consecuencias (enfermedades) una aparición esporádica y dispersa, en una ciudad que ya había alcanzado los sesenta mil habitantes, que pudieron provocar la incredulidad de los ciudadanos, alimentada por la escasa información entregada al respecto por autoridades, médicos y los medios de comunicación.

Otra hipótesis que se explicaría desde la teoría de la espiral del silencio tiene que ver con el “miedo al aislamiento” 57 que pudo afectar tanto a autoridades, médicos y periodistas, primero, al no contar con las herramientas suficientes para comprobar la contaminación y, segundo, al no contar con “apoyo” que significa el sentirse respaldado por alguno de los especialistas en el tema, que condiciona a los individuos a preferir el silencio antes de divulgar cualquier información. Cualquiera sea el caso, la contaminación arsenical en Antofagasta es, como se ha demostrado, un proceso histórico y social relevante para analizar desde esta vertiente comunicacional.

3.1.4 Periodismo de Investigación y la Contaminación Arsenical

Hoy hablar de salud no es sinónimo de medicina y fármacos, sino es referirse a medio ambiente, agua, energía, desarrollo, etcétera. La rigurosidad de la información en salud debe ser tan precisa que el público lector pueda enterarse de manera eficaz acerca de un determinado tema.

En ese sentido el Periodismo Científico cumple el rol de acercar al hombre a temas tan trascendentales como la salud y medicina con un lenguaje ameno, entendible, cumpliendo su objetivo que es el prevenir e informar. Mientras el Periodismo de Investigación prevalecerá en tanto existan comunicadores que traten temas de importancia, que algunas instituciones o personas han deseado mantener en secreto, sea cual sea el área a investigar. En esta investigación convergen ambas ramas del Periodismo, ya que al igual que el Periodismo Científico, se distingue de otras formas

57 Noëlle-Neumann, E., (1995), La espiral del silencio. Alemania: Paidós.

debido a la aplicación frecuente y relativamente especializada de los instrumentos propios de la investigación científica y social.

El periodismo de investigación funciona como herramienta clave para abrir las puertas de los asuntos olvidados (o en la memoria de muy pocos) 58 para que los profesionales del área saquen esos temas a la luz de la opinión pública, aunque es habitual que en el marco de la actividad se haya callado o mermado a los que, por no tener el poder o influencia suficiente, no logran llevar su estudio hasta los medios masivos.

El periodismo investigativo en Latinoamérica ha focalizado su fuerte en temas centrales como la corrupción, en el campo de los derechos humanos; violaciones, matanzas, torturas, asesinatos, narcotráfico, contaminación. Temas de fuerte contenido

y relevancia social. 59

Situaciones como el caso Watergate 60 demuestran que hay periodistas dedicados a investigar más allá de la “esfera reservada”. Es por eso que esta área del periodismo

constituye el arma secreta del comunicador al servicio social, que con algunas técnicas

y estrategias puede llegar impune a la publicación de su investigación.

Según Pepe Rodríguez, existen dos prototipos de periodista muy heterogéneos entre sí: por un lado se encuentra el “informador”, quien con las técnicas clásicas aprendidas durante sus años de oficio publica noticias generadas por terceros con la voluntad de hacerlas públicas; y, por otro lado, el “investigador”, quien con la ayuda de las técnicas habituales (más otras ajenas al periodismo), elabora una noticia que por su naturaleza estaba destinada a permanecer oculta por un tiempo indefinido 61 . Esta investigación va más allá de las prácticas cotidianas del periodismo informativo, pues

58 Rodríguez, P. (1994). Periodismo de Investigación: técnicas y estrategias. Barcelona: Editorial Paidós.

59 Horacio Verbitsky (1997) Un mundo sin periodistas. Buenos Aires: Ed. Planeta.

El caso del Watergate (o simplemente Watergate) fue un escándalo político en los Estados Unidos durante el mandato de Richard Nixon, que culminó con la imputación de algunos consejeros muy cercanos al presidente, y con su propia dimisión el 8 de agosto de 1974. Recuperado el 14 de mayo de 2010 de:

Rodríguez, P. (1994). Periodismo de Investigación: técnicas y estrategias. Barcelona: Editorial Paidós.

61

60

se conecta con otras facetas del profesional relacionadas con características incluso ajenas a su profesión (abogado, antropólogo, sociólogo, historiador, entre otras).

3.1.4.1 El arsénico en los años sesenta

En Antofagasta la problemática del arsénico es un tema que en los últimos años tomó fuerza, debido a los diversos casos de personas enfermas que salieron a la opinión pública. Sin embargo, el trabajo realizado por los comunicadores de esa época no fue lo suficiente para que la mayoría de la población se enterara cuáles eran los efectos nocivos del agua que bebían.

Si bien en la región, algunos medios se han dedicado a denunciar hechos que estaban ocultos por diversas razones, en el caso de la contaminación por arsénico, sólo El Mercurio de Antofagasta publicó noticias relacionadas a partir de 1967, comenzando una batalla abierta contra las presiones de grupos políticos y económicos, para informar a la comunidad sobre los serios riesgos a los que se exponían al consumir el agua potable que se distribuía. 62 . El rol de este periódico fue de suma importancia porque permitió alertar a la comunidad antofagastina y develar los primeros casos de enfermedades y muertes producto de la contaminación.

Un grupo de médicos que, con la ayuda de este medio, logró finalmente informar a la comunidad y comenzar una campaña disuasiva, estuvo a cargo del fallecido doctor Edmundo Ziede, conocido como “el doctor del arsénico”, quien en su incansable lucha no se detuvo hasta confirmar los primeros casos de niños que estaban muriendo de arsenicismo y otros diagnósticos asociados 63 . Iniciamos esta investigación para develar los motivos por los cuales sólo un medio de comunicación pudo contra las presiones que impidieron abordar esta problemática a tiempo.

62 Molina, A, Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006. Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2 Noviembre 2006.

63

Arroyo, A., Ídem.

El doctor Ziede señaló en una oportunidad, “si yo no hubiese hecho esta campaña, la mitad de la población estaría con cáncer por culpa del arsénico” 64 . El tema surgió y se potenció en el año 1968, oportunidad en que comenzó a causar conmoción nacional, situación que derivó a que a través del diario, medios capitalinos pidieran la evacuación del lugar.

Fue así que El Mercurio de Antofagasta y su equipo de comunicadores, comenzó a cumplir aquel rol del informador especializado, que fue acercar a la comunidad e informar acerca de un tema tan complejo para la comunidad de esa época, que era enfermarse o incluso morir por el consumo de agua contaminada.

Hasta el momento El Mercurio ha publicado más de 180 artículos relacionados con el arsénico, llegando a obtener el premio “SIP- Mergenthaler” por su aporte a la comunidad, el cual fue otorgado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). 65

3.1.5 Acuerdos internacionales y normas mundiales sobre los niveles de arsénico en el agua potable

Aunque existen demasiadas recomendaciones para definir los límites en las concentraciones de arsénico en el agua de consumo humano, son pocas las medidas aplicadas internacionalmente (en varios países), sino que más bien, han sido los estados los encargados de incluir en su legislación los valores apropiados para asegurar la salud y bienestar de los ciudadanos, en especial de quienes viven en las zonas más expuestas a este tipo de contaminación.

Sin embargo el número de países que ha regulado legalmente estos límites son los menos y muchos, como Chile, todavía no cuentan incluso con una ley de contaminación ambiental, que regule las condiciones en que funcionan, por ejemplo,

64 Molina, A,, Ídem. 65 Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006. (2006). Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2.

las empresas mineras, o el tipo de trato y cuidado que deben recibir las personas afectadas por este tipo de fenómenos, salvo lo estipulado en la Ley de Prevención y Contaminación Ambiental 66 , de 1976.

Pero pese a todo ello, existe una serie de organismos con carácter internacional que han dedicado innumerables estudios e investigaciones, preferentemente médicas, para determinar los estándares de calidad del agua potable y las máximas concentraciones de elementos como el arsénico tolerables por el ser humano, a fin de garantizar la entrega de un producto saludable e inocuo para la población.

La más importante quizá sea la Agencia Norteamericana para la Protección Ambiental (EPA), que ya en 1943 67 recomendaba una norma mínima de concentración

de arsénico en el agua potable de 50

de concentración de arsénico en el agua potable de 50 g/L. En Chile, sin embargo, durante

g/L.

En Chile, sin embargo, durante muchos años (incluso al construir la planta de

durante muchos años (incluso al construir la planta de filtros de Salar del Carmen) se estipuló

filtros de Salar del Carmen) se estipuló un límite de 120 g/L, establecido por el

Instituto Nacional de Normalización, en gran parte, porque la literatura de la época señalaba que bajo ese punto no existía un serio riesgo de contraer alguna de las enfermedades derivadas del hidroarsenicismo.

alguna de las enfermedades derivadas del hidroarsenicismo. Pero en 1975 la EPA recomendó el límite de

Pero en 1975 la EPA recomendó el límite de 50 g/L como el más apropiado para

las concentraciones de arsénico en agua potable, debido a nuevos estudios que comprobaban la ausencia de anomalías derivadas de la contaminación a ese nivel.

Ocho años más tarde, tras una nueva serie de recomendaciones referidas a la toxicidad del arsénico, el Instituto Nacional de Normalización adoptó el techo de 50

Instituto Nacional de Normalización adoptó el techo de 50 g/L como el nuevo estándar nacional, que

g/L como el nuevo estándar nacional, que rige hasta hoy.

66 Cáceres, A. (1999), Arsénico, normativas y efectos en la salud. XIII Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental AIDIS, Antofagasta, Chile.

Arroyo, A. (2005), Contaminación por Arsénico, una deuda con la región. VIII Seminario Regional de Periodismo Científico, Antofagasta, Chile.

67

Sin embargo, en 1993 la Organización Mundial de la Salud, en base a nuevos antecedentes, entregó una nueva recomendación de ubicar los límites de

entregó una nueva recomendación de ubicar los límites de concentración arsenical en 10 g/L, medida que

concentración arsenical en 10 g/L, medida que fue adoptada al año siguiente en

Finlandia, y con posterioridad, en distintos países de Europa.

En la actualidad, la región de Antofagasta también cuenta con un suministro de agua potable con estos límites de concentración gracias a las medidas tomadas por la empresa privada que se adjudicó la concesión del servicio sanitario en 2003, referidas a la reducción del arsénico a partir de la conversión de los procesos en las plantas de filtros .68

3.2 Tipos de enfermedades por contaminación arsenical en el agua

El arsénico es un metaloide que se encuentra en el agua y que al beber cierta cantidad, ya sea por corto o largo plazo, provoca una serie de reacciones, dependiendo del organismo en cuestión: hiperpigmentación, hiperqueratosis, tos crónica, herpes labial y diversos cánceres, siendo los más mortales el de vejiga y pulmón.

La presencia de arsénico en el agua potable se incrementó cuando en 1958 entró

en funcionamiento la Captación Toconce, ubicada al interior de Calama, que comenzó

a abastecer a Antofagasta con agua que contenía arsénico entre 650 y 800

microgramos por litro. Esta situación perduró hasta que en 1970 empezó a operar la Planta de Filtros de Salar del Carmen, que redujo el contenido de arsénico en el agua

del Carmen, que redujo el contenido de arsénico en el agua bebestible a 120 g/L. Hasta

bebestible a 120 g/L. Hasta ese año, quienes más enfermaron fueron los niños,

apreciándose que el mayor número de casos correspondía a menores que residían en sectores aledaños a la planta de ácido sulfúrico que funcionó durante una década en la zona norte de la ciudad. Las principales patologías asociadas a hidroarsenicismo crónico que se registraron en ese tiempo fueron: lesiones de piel, bronquiectasia y

68 Granada, J., Godoy, D., Cerda W., 2003. Conversión de procesos en plantas de filtros abatidoras de arsénico para lograr residuales menores a 0,01 g/L.

2003. Conversión de procesos en plantas de filtros abatidoras de arsénico para lograr residuales menores a

alteraciones cardiovasculares. Es así, que el Servicio de Salud de la Región de Antofagasta hizo una recopilación y análisis estadístico relacionado con las tasas de mortalidad por cáncer en general, y en particular, de aquellos tipos de cáncer asociados a la ingesta de grandes cantidades de arsénico. Estos son: de tráquea, de bronquios y de pulmones, de vejiga y de piel. En relación con la tasa de mortalidad por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, la Región de Antofagasta registra el más alto índice, en comparación con las otras regiones del país.

Las enfermedades asociadas al arsénico en el agua potable aparecen después de un período de entre 20 y 25 años de exposición prolongada a concentraciones de

20 y 25 años de exposición prolongada a concentraciones de arsénico superiores a 300 g/L. No

arsénico superiores a 300 g/L. No se tienen antecedentes de enfermedades por

a 300 g/L. No se tienen antecedentes de enfermedades por consumo de agua potable con concentraciones

consumo de agua potable con concentraciones de arsénico de 120 g/L durante 1970.

Sin embargo, los investigadores han intensificado la búsqueda de antecedentes para

concluir de manera definitiva que este nivel (120 g/L) no representa riesgo para la

salud 69 .

(120 g/L) no representa riesgo para la salud 6 9 . El estudio realizado por Allan

El estudio realizado por Allan Smith, quien dirige un programa de investigación sobre el arsénico en la Universidad de Berkeley (California), junto con Guillermo Marshall, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, reveló que en la Región de Antofagasta se registraron altas tasas de muerte por cáncer pulmonar y de vejiga, décadas después de que sus habitantes estuvieran expuestos a altos niveles de arsénico en el agua. Los investigadores, además, detallaron los daños duraderos del arsénico.

El único riesgo que tiene el agua con arsénico es al ser ingerida, pero en ningún caso al ocuparla para nuestra higiene, como ducharnos, lavarnos los dientes, etcétera. Esto según un instructivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alex Arroyo, Vice Decano de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Antofagasta, afirma que “hoy, con los niveles de arsénico existentes en

69 Cáceres, A. (1999), Arsénico, normativas y efectos en la salud. XIII Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental AIDIS, Antofagasta, Chile.

el agua, no es necesario tomar precauciones especiales, ya que el agua está dentro de la recomendación sanitaria de la OMS dado que en Antofagasta el nivel de arsénico es

de 10

OMS dado que en Antofagasta el nivel de arsénico es de 10 g/L y la recomendación

g/L y la recomendación de la OMS es 50

arsénico es de 10 g/L y la recomendación de la OMS es 50 g/L ” 7

g/L70 .

3.2.1 Desarrollo y evolución de enfermedades relacionadas en pacientes críticos

Desde la aparición del hombre en el mundo, el agua ha sido uno de los componentes indispensables para subsistir. Es así como la ingesta de grandes cantidades de agua contaminada con arsénico, puede provocar un envenenamiento rápido, llegando a consecuencias fatales.

De esta manera pueden comprometerse los intestinos, el corazón, los pulmones, el sistema nervioso y la piel, aumentando el riesgo a desarrollar cáncer. 71

El arsénico daña nuestro cuerpo por la vía gastrointestinal, respiratoria y cutánea, provocando, dependiendo de las cantidades de exposición, intoxicación aguda y crónica. 72

o Cáncer de piel:

Se da por intoxicación crónica de arsénico y es bastante característico. Éste es uno de los primeros agentes químicos con evidencia de su capacidad carcinogénica en humanos. La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, lo clasificó en el Grupo I, como un agente cancerígeno comprobado 73 .

70 Arroyo, A. (2005), Contaminación por Arsénico, una deuda con la región. VIII Seminario Regional de Periodismo Científico, Antofagasta, Chile.

71

Consenso Científico sobre el Arsénico. Recuperado el 07/07/2010.

Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria. El arsénico y el Agua de Consumo. Junta de Castilla y León. 73 Cortes, S. Pino, P. Atalah, E. Silva, C. Jara, M. Exposición a arsénico ambiental en niños de Antofagasta. Antofagasta, Chile. Universidad de Chile. Escuela de Salud Pública.

72

Por cáncer se entiende todo tumor maligno que se caracteriza por la multiplicación anormal y desordenada de células, que finalmente pueden invadir los tejidos adyacentes, conocido como metástasis.

Encontramos en este tipo de tumor una gran capacidad de propagación fuera del lugar de origen. Hay cuatro características que describen el actuar de las células cancerosas con respecto a las células normales de las cuales proceden. La autonomía es una de las principales características, ya que las células han escapado del control normal que rige el crecimiento celular. La clonalidad es otra de sus características, ya que el cáncer se origina a partir de una célula progenitora única, que prolifera y da lugar a muchos clones de células malignas. En tercer lugar encontramos la ausencia de diferenciación normal y coordinada de las células (anaplasia) y la última se centra en la capacidad que tiene el tumor de crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo (metástasis).

Queda de manifiesto que el cáncer puede manifestarse desde cualquier tipo de tejido corporal.

Dentro de los cánceres más frecuentes por la contaminación arsenical, encontramos el Carcinoma Basocelular, también llamado cáncer de la piel o melanoma. Este tipo se presenta como un nódulo o abultamiento pequeño y carnoso en la cabeza, cuello o manos. Según la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology), este tipo de cáncer tiene una tasa de curación de un 95% cuando es aplicado un tratamiento adecuado. Una de las complicaciones de esta enfermedad radica en que puede afectar al hueso debajo de la piel causando un daño considerable en la zona. Junto a ello, las personas que la padezcan corren un mayor riesgo de sufrir otros cánceres de piel 74 .

Se ha demostrado que el consumo de arsénico a través del agua aumenta la probabilidad de padecer cáncer de piel y también de vejiga y pulmón (Agencia

74 Rodríguez, M. Carcinoma Basocelular por Hidroarsenicismo, mi lucha por el proyecto de ley. Recuperado el 08/07/2010. http://marcelitaz.tripod.com/

Internacional de Investigación sobre el Cáncer, IARC 2004). Otros cánceres como de riñón, hígado y próstata han sido mencionados en algunos estudios pero por el momento no se ha podido reunir suficiente evidencia 75 .

o

Bronquiectasia:

Esta enfermedad se evidencia de manera progresiva e irreversible en nuestro organismo. Se produce con la inflamación recurrente de los bronquios mayores y bronquíolos, o la infección de las vías respiratorias, y se puede presentar en cualquier momento, aunque con mayor frecuencia en la infancia como complicación de una infección o la inhalación de un cuerpo extraño. Los conductos bronquiales se tornan dilatados y obstruidos por gran cantidad de secreciones que se infectan por diversos microorganismos.

Podemos clasificar esta enfermedad en localizada y difusa. En el primer caso se ve afectado sólo un segmento o lóbulo pulmonar.

La causa más frecuente de bronquiectasias localizadas es la obstrucción bronquial, producida por la aspiración de un cuerpo extraño, estrechez de la vía aérea por anomalías estructurales de los bronquios, tumores benignos y antiguamente, por neumonía necrotizante.

Las características de las difusas es que son más numerosas, siendo sus causas más frecuentes las post infecciosas tales como neumonías, tuberculosis y las secundarias, como la aspiración o inhalación de substancias irritantes. Un hecho relevante es que las bronquiectasias se acompañan frecuentemente de sinusitis 76 .

75 Rodríguez, V. Arbesú, E. Morote, M. (2008). Estudio epidemiológico de enfermedades relacionadas con la ingesta crónica de arsénico a través de agua de consumo. Asturias, España. Dirección General de Salud Pública, Unidad de Epidemiología Laboral y Ambiental.

Cereceda, J. Samso, C. Segura, A. Sanhueza, P. (2005). Bronquiectasias en adultos. Características clínicas experiencia de 5 años 1998-2003. Santiago. Universidad de Concepción. Revista Chilena de Enfermedades Respiratorias.

76

Entre los casos más característicos podemos describir diversos síntomas que pueden presentarse in situ o comúnmente desarrollarse de manera gradual: tos crónica con mucha expectoración, a veces con sangre, dificultad para respirar, dolor de pecho, pérdida de peso, fatiga, coloración azulada de la piel, palidez y mal aliento.

El aumento del riesgo de esta enfermedad trae consigo diversas complicaciones como infecciones pulmonares repetidas; neumonía, bronquitis crónicas, tuberculosis, cáncer o absceso en el pulmón, fibrosis quística y daño del sistema inmunológico 77 .

o Lesiones Dermatológicas:

La exposición prolongada al envenenamiento por arsénico puede causar lesiones dermatológicas como la hiperpigmentación cutánea (aparición de manchas en la piel), hiperqueratosis (trastorno caracterizado por el engrosamiento de la capa externa de la piel), entre otras patologías, pero la toxicidad de este componente puede variar dependiendo de factores como la solubilidad y su fuente de origen.

La Pigmentación por intoxicación crónica de arsénico crea en los individuos que la padecen pecas con un patrón de “gotas de lluvia”, que se puede reflejar como hiperpigmentación (piel que se ha oscurecido más de lo normal 78 ) o despigmentación (disminución o desaparición del pigmento 79 ).

Este tipo de alteraciones aparecen frecuentemente pronunciadas en el tronco y las extremidades, y tienen una distribución simétrica. Estas variaciones de la dermis pueden observarse en los párpados, alrededor de la sien, en el cuello, las areolas de los pezones y los pliegues axilares.

77 Bronquiectasia. Recuperado el 07/10/2010

78

Medline Plus, diccionario médico. Revisado el 12/07/2010.

79

Medline Plus, diccionario médico. Revisado el 12/07/2010

ver

comprometidas las membranas mucosas, como la superficie bajo la lengua o la

mucosa bucal 80 .

Cuando

nos

enfrentamos

a

una

pigmentación

severa

podemos

incluso

La Hiperqueratosis es una lesión dermatológica que aparece predominantemente en las palmas y las plantas de los pies. En los estadios iniciales, la piel está inflamada, áspera, apreciándose mejor por palpación. A medida que pasa el tiempo y las lesiones avanzan, se presentan verrugas queratósicas que son fácilmente visibles.

La Dermatitis eczematosa, describe un patrón de respuesta inflamatoria de la piel, que es representada por hinchazón, acumulación y descamación. Se localiza principalmente en áreas expuestas, como la cara, nuca, antebrazos, muñecas y manos. Sin embargo, también puede aparecer en el escroto, la cara interna de los muslos, la parte superior del tórax, la parte inferior de las piernas y alrededor de los tobillos. En las uñas son típicas las líneas de Mees-Aldrich (estrías transversales blanquecinas). Esta enfermedad puede presentar tres etapas evolutivas: aguda, subaguda y crónica. 81

3.2.2 Efectos en el cuerpo humano provocados por la exposición y el consumo de agua contaminada con arsénico.

En nuestra región, la exposición al químico en el período entre 1958 y 1970, sobrepasó de gran manera los niveles recomendados nacional e internacionalmente, es decir, que toda la población se vio expuesta al riesgo. Sin embargo, los efectos en la salud dependen de las cantidades a las que uno /una se expone, el tiempo y vía de exposición, hábitos y características personales y de la presencia de otras sustancias químicas.

80 Rodríguez, V. et al (2008). Estudio epidemiológico de enfermedades relacionadas con la ingesta crónica de arsénico a través de agua de consumo. Asturias, España. Dirección General de Salud Pública, Unidad de Epidemiología Laboral y Ambiental. 81 Superintendencia de entidades prestadoras de salud. Revisado el 12/07/2010

El arsénico se acumula en todos los órganos del cuerpo y en especial en aquellos que tienen un alto contenido de radicales sulfidrilos 82 (SH), como la piel, pelos, uñas, arterias e hígado.

Nuestro cuerpo, al estar en contacto con el arsénico, presenta manifestaciones cutáneas en una primera instancia. Por lo tanto, podríamos considerar a estas alteraciones como una especie de indicadores tempranos de la enfermedad.

La pigmentación de la piel, característica de las personas intoxicadas, se produciría a consecuencia de la falta de inhibición producida normalmente por los grupos SH sobre la tirosinasa (responsable de la formación de pigmentos del pelo y de la piel), mediadora en la polimerización (proceso químico por el que los reactivos se agrupan entre sí) de la melanina.

Cuando falta el grupo SH dañado por el arsénico, se libera este mecanismo que aumenta la condición pre cancerosa de la piel. Es así, como se presentan mayores complicaciones, que se extienden desde la cara hasta el pulmón, dañando posiblemente el árbol respiratorio. Esto se traduciría en la acumulación de secreciones, iniciándose un mecanismo de producción de las bronquiectasias y neumonías crónicas.

El sistema arterial es otro sitio donde ataca el tóxico. Las lesiones que presentan los enfermos comprometen las arterias, el músculo en su capa media, produciendo un acentuado engrosamiento que podría llegar hasta la obstrucción total del baso, causante de los infartos cardiacos e intestinales.

Estudios recientes 83 84 , han mostrado el alto riesgo de la población de la Región de Antofagasta de morir por cánceres asociados a la contaminación arsenical, fundamentalmente, broncopulmonar, vesical y renal.

82 Radicales Sulfidrilos: son agentes químicos que reaccionan con los grupos SH. Este es un grupo químicamente diverso que se utiliza para una variedad de propósitos. Entre estos están la inhibición enzimática, la reactivación o protección de enzimas entre otros. Revisado el 12/07/2010. http://decs.es/compuestos-quimicos-y-drogas/reactivos-sulfidrilo/

Dentro de los efectos que causa la exposición y consumo de arsénico, encontramos los abortos espontáneos y las malformaciones congénitas, así como un menor peso al nacer de los hijos de las mujeres expuestas.

Las tres manifestaciones de arsenicismo crónico (piel, respiratorio y circulatorio) son las más frecuentes en los afectado.

3.2.2.1

Antofagasta).

Hidroarsenicismo

crónico

(Intoxicación

arsenical

crónica

en

Una de las principales consecuencias del As es la que queda registrada en la piel y de esta manera reconocemos que las manifestaciones clínicas dependen del individuo, la concentración y el tiempo de contacto con el químico. Si son frecuentes

y el tiempo de contacto con el químico. Si son frecuentes las exposiciones superiores a 10

las exposiciones superiores a 10 g/litro, pueden llegar a producirse alteraciones

cutáneas, HTA, cardiopatía coronaria, aumento de la incidencia de cáncer de piel, pulmón, vejiga y renal 85 .

En un estudio sobre hidroarsenicismo crónico, realizado en 1973 86 , se determinó a través del examen clínico de una muestra de 213 habitantes de la provincia de Antofagasta, que las lesiones dérmicas más llamativas en la población, en general, fueron de los pacientes que mostraron un color de piel moreno con tonalidad café clara. En aquellos pacientes que presentaban algún signo de intoxicación arsenical, la coloración de la piel fue más oscura en el tronco y zonas de la piel expuestas a la luz

83 Ferreccio, C. y Sancha, A.M. (2006). Arsenic Exposure and Its Impact on Health in Chile. Journal of Health Population and Nutrition. Santiago, Universidad de Chile.

84 Cortes, S. Pino, P. Atalah, E. Silva, C. Jara, M. Exposición a arsénico ambiental en niños de Antofagasta. Antofagasta, Chile. Universidad de Chile. Escuela de Salud Pública.

Arroyo, A. (2006) Seminario Internacional: Arsénico y la Segunda Región, edición especial junio 2006. Publicación revista de la Facultad de Medicina y Odontología, Universidad de Antofagasta de Chile, segunda edición especial, publicación nº2.

86 Puga, F. Olivos, P. Greiber, R. González, I. Heras, E. Barrera, S. González, E. (1973). Hidroarsenicismo crónico. Intoxicación arsenical crónica en Antofagasta. Estudio epidemiológico y clínico.

85

solar, donde tomaba un color café oscuro. Estas variaciones pigmentarias seguramente tienen relación con las condiciones climáticas de la zona norte del país, donde las radiaciones solares son muy intensas.

En el tronco de los pacientes se observaron pequeñas zonas pigmentadas que se destacan sobre el resto de la piel morena. En las personas existe una tendencia a una pigmentación general de la piel y sombras o engrosamientos de la capa externa de la piel.

Las formaciones verrugosas a nivel del tronco fueron muy escasas. Las manchas pigmentarias antes descritas se hacen ásperas, ligeramente salientes o predominantes.

Otras de las manifestaciones cutáneas que se presentaron en el estudio son la acentuación de pliegues palmares y plantares con hiperpigmentación, (oscurecimiento de la piel más de lo normal, sin que el cambio se relacione con la exposición al sol). La superficie de las palmas y plantas presentaban, en algunos casos, una ligera hiperqueratosis difusa (aumento de la capa externa de la piel) y se mostraba con aspecto granuloso determinado por levantamientos hemisféricos de la piel del tamaño de una cabeza de alfiler. Junto con ello, se observaron, con cierta frecuencia, el enfriamiento de las manos y de los dedos con color cianótico (color azulado de la piel) 87 .

3.2.3 Sistemas y procesos de medición de índices de arsénico en el agua potable

A comienzos de la década de 1970, la Empresa de Servicios Sanitarios de Antofagasta (ESSAN), sensible ante las necesidades y exigencias de sus clientes, inició una serie de grandes esfuerzos para mejorar la calidad del agua potable con que abastecía a las ciudades de su territorio operacional en la Región de Antofagasta.

87 Puga, F. Olivos, P. Greiber, R. González, I. Heras, E. Barrera, S. González, E. (1973). Hidroarsenicismo crónico. Intoxicación arsenical crónica en Antofagasta. Estudio epidemiológico y clínico.

Éstos guardan relación con reducir las concentraciones de arsénico, metaloide presente de forma natural en las aguas crudas de los ríos superficiales y napas subterráneas que captó ESSAN para suministrar el líquido en los domicilios de Antofagasta.

La empresa de servicios sanitarios de la Región de Antofagasta, inició en 1970 la construcción de la Planta de Filtros Salar del Carmen, ubicada al oriente de la ciudad,

Filtros Salar del Carmen, ubicada al oriente de la ciudad, la cual permitió cumplir la normativa

la cual permitió cumplir la normativa de arsénico de esa época (120 g/L).

Posteriormente, en 1978, se construyó la Planta de Filtros Cerro Topáter, para abastecer a las ciudades de Calama y Tocopilla. Con mayores exigencias sanitarias y, de acuerdo a la Norma Chilena para Agua Potable 409 (of. 84, de 1984), que corrigió los valores de arsénico permitido en el líquido, rebajando la concentración a sólo 50

en el líquido, rebajando la concentración a sólo 50 g/L, ESSAN habilitó en 1988 una segunda

g/L, ESSAN habilitó en 1988 una segunda planta abatidora del metal pesado en

Antofagasta, para asegurar que se diera estricto cumplimiento a la ley y para proteger la salud de la comunidad.

Producto de la lixiviación del terreno por donde escurren los cursos fluviales de los cuales se abastece la actual empresa de servicios sanitarios de la región, Aguas de Antofagasta S.A., para suministrar agua potable a la población, principalmente del río Toconce, el agua proveniente pasa por napas subterráneas que contienen arsénico y llega a las captaciones de esta forma, lo que obliga a la sanitaria a disponer de una gran infraestructura y tecnologías del más alto nivel para mantener este elemento dentro de la normativa vigente para no dañar la salud de los habitantes. Para la producción de agua potable, la empresa sanitaria, cuenta con tres captaciones superficiales ubicadas en la zona precordillerana, dos en el río Loa (Lequena y Quinchamale) y una en el río Toconce. Además, de una captación superficial ubicada en el río Loa (Puente Negro), pero situada en el límite del radio urbano de Calama. Tres plantas de tratamiento encargadas de purificar el agua de las captaciones superficiales. Dos plantas ubicadas en Antofagasta. Una captación subterránea conformada por cinco sondajes en el sector de Agua Verde, ubicada a

aproximadamente a 70 kilómetros de Taltal y una planta de tratamiento que purifica el agua en esa misma ciudad.

Los objetivos de Aguas Antofagasta S.A. son producir agua potable con la mínima cantidad de arsénico disuelto, de acuerdo con la recomendación de la OMS, y al menor costo. Estos objetivos se basan en el compromiso que tiene la empresa con la comunidad de la Región de Antofagasta, de dar solución a un problema social muy importante para la salud de la población.

En cuanto a los mecanismos empleados en el abatimiento del arsénico y sus resultados, desde 1985 en adelante, el contenido del mineral en el agua potable entregada al consumo de los habitantes de las localidades urbanas, es igual o inferior a

50

g/L, límite máximo establecido por la Norma Chilena 409 Of. 84, actualmente

establecido por la Norma Chilena 409 Of. 84, actualmente vigente. El complejo Salar del Carmen abastece

vigente.

El complejo Salar del Carmen abastece de agua bebestible a Antofagasta y Mejillones. El tratamiento que se realiza para remover el arsénico es de tipo filtración directa con etapas de oxidación, adsorción y filtración. El proceso consiste en que, antes de ingresar al estanque de distribución, se inyecta cloro en solución y cloruro férrico para provocar la oxidación y formación de hidróxidos de hierro lo que permitirá la adsorción (adherencia del metal a los hidróxidos generados) del arsénico para posteriormente pasar por cuatro unidades de filtros compuestos por carbón activado y arena, quedando el agua en condiciones de ser distribuida sin necesidad de una pos cloración, ya que el residual post filtrado es mayor a lo establecido por la norma.

Las Plantas de Tratamiento convencional (Antofagasta y Calama), diseñadas por la firma Berkefeld Filter de Alemania, tienen como principal objetivo disminuir los altos

contenidos de arsénico de las aguas crudas con que se nutre (150 a 90 g/L). Para la

remoción del arsénico, se aplican los siguientes procesos 88 :

del arsénico, se aplican los siguientes procesos 8 8 : 8 8 Granada, J., Cerda, W.,

88 Granada, J., Cerda, W., Godoy, D. (2003) Conversión de procesos en plantas de filtros abatidoras de arsénico para lograr residuales menores a 0.01 mg/L. XV Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental AIDIS, Concepción, Chile.

o

Oxidación: Agregado de cloro, para oxidar As+3 a As+5.

o

Adsorción: Agregado de cloruro férrico para la adsorción del As.

o

Floculación: Formación y crecimiento de flóculos (suspensión de hidróxido de hierro con arsénico adsorbido).

o

Decantación: Eliminación de arsénico mediante la sedimentación de los flóculos de mayor tamaño.

o

Filtración: Eliminación de arsénico mediante la filtración de los flóculos de menor tamaño y que no pudieron eliminarse en la etapa de decantación.

3.2.4 Registros de medición de arsénico en el agua de las empresas sanitarias de la región desde 1958 a la fecha

En el período 1952-1957, el abastecimiento de agua provenía de la captación Siloli, ubicada a 300 kilómetros de Antofagasta sobre la frontera chileno-boliviana,

de Antofagasta sobre la frontera chileno-boliviana, cuya concentración de arsénico era de 90 g/L en agua

cuya concentración de arsénico era de 90 g/L en agua cruda y potable. Sin embargo,

desde 1958 la Empresa de Servicios Sanitarios de Antofagasta ESSAN- comenzó a abastecerse de la captación Toconce, ubicada al interior de Calama, donde existen registros de medición que demuestran que desde 1958 hasta 1970, el agua presentaba

que demuestran que desde 1958 hasta 1970, el agua presentaba un alto contenido de arsénico (860

un alto contenido de arsénico (860 g/L). En dicho período se manifestaron múltiples

problemas de salud, especialmente en niños.

Luego de comprobado los efectos del arsénico en los seres humanos, ESSAN construye una planta tratadora de agua en las cercanías de Antofagasta, la cual reduce la concentración de arsénico a niveles mínimos, quedando el agua apta para el consumo humano, sin peligro de contaminarse y padecer enfermedades.

Cronología del arsénico:

1971-1980: En 1970 entró en funcionamiento la primera planta abatidora de arsénico en Salar del Carmen de Antofagasta. Bajó la concentración arsenical a menos

de 120 g/L (la Norma Chilena 409/0570, vigente a la época, establecía un máximo de

120

g/L).
g/L).

1981-1984: Entró en funcionamiento la Captación Lequena, ubicada a 103 kilómetros de Calama y la concentración de arsénico en agua cruda descendió a 680

concentración de arsénico en agua cruda descendió a 680 g/L. El arsénico en el agua potable

g/L. El arsénico en el agua potable era inferior a 120

680 g/L. El arsénico en el agua potable era inferior a 120 g/L. En estableciéndose un

g/L.

En

estableciéndose un límite máximo de 50

1985-1988:

1984,

se

modificó

la

norma

chilena

NCh

409,

50 1985-1988 : 1984, se modificó la norma chilena NCh 409, g/L para el arsénico en

g/L para el arsénico en el agua potable.

of.70

1989-1998: En 1989 entró en servicio la aducción Quinchamale y una segunda abatidora de arsénico en Antofagasta. Se redujo la concentración en el agua cruda a

490

g/L. El agua potable continúa con menos de 50Se redujo la concentración en el agua cruda a 490 g/L. 2004-2010: Tras un proceso de

cruda a 490 g/L. El agua potable continúa con menos de 50 g/L. 2004-2010: Tras un

g/L.

2004-2010: Tras un proceso de investigación y de pruebas, Aguas Antofagasta, actual empresa de servicios sanitarios de la región, toma la decisión -que hasta hoy mantiene- y comienza a producir agua potable con una concentración de arsénico de

10

g/L, aún cuando la norma chilena permite 50 g/L. Este cambio implicó un

la norma chilena permite 50 g/L. Este cambio implicó un esfuerzo tecnológico y económico de la
la norma chilena permite 50 g/L. Este cambio implicó un esfuerzo tecnológico y económico de la

esfuerzo tecnológico y económico de la sanitaria.

A continuación, la Figura 1 muestra la evolución que ha tenido la presencia del arsénico en el agua cruda extraída de las fuentes y en el agua potable de las ciudades de Antofagasta, Calama, Tocopilla y Mejillones, desde 1952 hasta 1997 89 .

89 Cáceres, A. (1999), Arsénico, normativas y efectos en la salud. XIII Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental AIDIS, Antofagasta, Chile.

Arsénico en agua potable de Antofagasta 1000 800 850 850 720 720 600 850 450
Arsénico en agua potable de Antofagasta
1000
800
850
850
720
720
600
850
450
400
90
200
90
120
120
40
40
0
1952-1957
1958-1970
1971-1980
1981-1984
1985-1988
1989-1997
Arsénico en agua potable (µg/L)
Arsénico en fuentes (µg/L)
Concentración de Arsénico (µg/L)

Figura 1: Contaminación arsenical en agua potable de Antofagasta (usuarios y fuentes).

3.2.5 Variables empleadas para determinar el daño biológico por contaminación arsenical en la comunidad antofagastina

La exposición y consumo de agua contaminada por arsénico, produce reacciones nocivas en el cuerpo humano. Las principales rutas de contaminación en las personas son indudablemente la ingesta e inhalación que presentan efectos acumulativos en el organismo por exposición constante y en cierta cantidad provoca afecciones como alteración de la piel, con efecto secundario en el sistema nervioso, aparato respiratorio, gastrointestinal y acumulación del arsénico en los huesos, músculos y piel, y en menor grado en hígado.

Los síntomas de intoxicación aguda por arsénico se manifiestan con dolor abdominal, vómitos, diarrea, dolor muscular y debilidad con enrojecimiento de la piel. A éstos, a menudo siguen el entumecimiento y hormigueo de las extremidades, adormecimiento muscular, además de erupción cutánea.

En relación a las variables químicas y biológicas, éstas son más difíciles de medir y requieren de ciertos procedimientos para ser realizados, siendo de gran relevancia la forma y método utilizado.

El estudio de la doctora Catterina Ferreccio 90 en relación a la exposición de arsénico y sus efectos sobre la salud en Chile, ha evidenciado el alto riesgo de la población de la Región de Antofagasta de morir por cánceres, fundamentalmente, broncopulmonar, vesical y renal. Otro efecto importante que se ha demostrado es el aumento de los abortos espontáneos y las malformaciones congénitas, así como un menor peso al nacer de los hijos de las mujeres expuestas.

La severa contaminación ambiental en Antofagasta y sus impactos en la salud de la población han obligado a las autoridades a tomar diversas medidas que en su conjunto significan una reducción importante del nivel de exposición al arsénico. Es así, como una de éstas, fue en la década de los setenta con la puesta en operación de una planta de abatimiento de arsénico del agua que abastecía a la capital regional. Posteriormente en los ochenta, se amplió la capacidad de esta primera planta y se construyeron dos nuevas, para abastecer a Calama y otras ciudades 91 .

Existen pruebas sensibles y específicas que pueden medir el arsénico en la sangre, la orina, el cabello o las uñas. Éstas a menudo ayudan a determinar si la persona ha estado expuesta en el pasado a niveles de arsénico más altos que lo normal. Estos análisis generalmente no se llevan a cabo en el consultorio de un doctor, sino que las muestras se deben mandar a un laboratorio especializado.

La determinación de arsénico en la orina es el método más confiable para detectar exposiciones recientes al mineral. La mayoría de las pruebas miden la cantidad total de arsénico en la orina.

90 Ferreccio, C. y Sancha, A.M.

Health Population and Nutrition. Santiago, Universidad de Chile.

Sancha, A. M. (2001) Gran minería y medio ambiente: Estudio de caso: Contaminación por arsénico en el norte de Chile y su impacto en el ecosistema y la salud humana. Chile.

Journal of

(2006). Arsenic Exposure and Its Impact on Health in Chile.

91

3.3 Políticas destinadas a reducir los niveles de arsénico en el agua potable

La mayoría de las iniciativas orientadas a disminuir la concentración de arsénico en el agua ha surgido en el último tiempo en el sector privado, específicamente en empresas que después de la década de los ochenta se adjudicaron la concesión de los servicios sanitarios y se hicieron cargo de la producción, distribución y calidad del suministro.

Un ejemplo de ello es lo ocurrido en Antofagasta a partir de diciembre de 2003, cuando la empresa Aguas Antofagasta S.A. se hizo cargo del servicio anteriormente supervisado por la estatal Empresa de Servicios Sanitarios del Norte, promoviendo la readecuación de los procesos en las plantas de filtro para lograr residuales menores a

en las plantas de filtro para lograr residuales menores a 10 g/L. En algunos países, las

10 g/L.

En algunos países, las iniciativas para reducir los efectos de la contaminación ambiental en la población también han surgido de diversos sectores políticos, en especial ecologistas y progresistas, que incluyen la regulación de la atención y el tratamiento de quienes resultan afectados por este tipo de anomalías.

Las normas son disposiciones legales que establecen los niveles de sustancias contaminantes que serán considerados aceptables y aptos para la salud del ser humano y preservación del medio ambiente. Entre las consideraciones globales se encuentran las emitidas por la Organización de Naciones Unidas, ente que difundió una Carta Internacional que impone a los Estados la obligación de promover el respeto universal y efectivo de los derechos y libertades humanos. En el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales del año 1995 92 (PIDESC), suscrito y ratificado por Chile, en su artículo 12, párrafo 1, describe el Derecho a la Vida y a la Dignidad Humana. Agrega que los Estados Partes reconocen el derecho de toda

92 Naciones Unidas (1996). Pacto Internacional de Derechos Económicos sociales y Culturales”. Recuperado el 30 de julio de 2010, http://www.cinu.org.mx/onu/documentos/pidesc.htm

persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. En este sentido, es claro que tales derechos no serían vigentes si las personas carecieran de un acceso adecuado a los servicios de agua potable y alcantarillado.

La OMS define salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades, permite apreciar que el acceso a los servicios de agua es fundamental para la vigencia del derecho a la salud.

El Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador” 93 de 1988, Artículo 11, Inciso 1, señala que toda persona tiene derecho a vivir en un medio ambiente sano y a contar con servicios públicos básicos, de los cuales el más básico es precisamente el agua.

En la Región de Antofagasta, el uso de las aguas en la minería ha incidido claramente en la contaminación por arsénico 94 . En el río Loa por ejemplo, a unos 250 kilómetros aproximadamente de la ciudad, este mineral supera la norma de concentración para riego en dos veces (en la parte alta del río), al llegar al tramo final del mismo y hasta la desembocadura puede llegar a 25 veces; se debe considerar que la parte alta del río Loa se encuentra poblada por autóctonos, continuamente en la desembocadura se encuentra la Aduana de la región, que cuenta con un porcentaje de población flotante.

Existen distintos tipos de normas que rigen la contaminación: las normas primarias y secundarias de calidad ambiental, así como cánones de emisión 95 .

3.3.1 Normas Primarias

93 Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”. Recuperado el 10 de julio de 2010 desde: http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/a-52.html

94 Libro Proyecto de Ley sobre Contaminación Ambiental (1999) Estado del Medio Ambiente en Chile, Universidad de Chile, Centro de Análisis de Políticas Públicas, Área de Desarrollo Sustentable. Ediciones LOM. pp 9-21.

95

Libro Proyecto de Ley sobre Contaminación Ambiental (1999), estudio ya expuesto.

Son generales y señalan los valores de las concentraciones y períodos máximos y mínimos permisibles de elementos, compuestos, sustancias, derivados químicos o biológicos, energías, radiaciones, vibraciones, ruidos, o combinación de ellos expuestos al ambiente.

3.3.2 Normas Secundarias

Establecen cantidades máximas de sustancias cuya presencia en el ambiente puede constituir un riesgo para la protección o conservación del medio ambiente, o la preservación de la naturaleza. Su aplicación puede ser a nivel nacional o local dependiendo del recurso que se está protegiendo.

3.3.3 Normas de emisión

Instauran límites a la cantidad de contaminantes emitidos al aire o al agua que pueden producir las instalaciones industriales o fuentes emisoras en general. El objetivo de estas normas puede ser sobre la prevención de la contaminación o de sus efectos, o bien ser un medio para restablecer los niveles de calidad del aire o del agua cuando éstos han sido sobrepasados.

Las Normas Chilenas de Agua Potable determinan la concentración de arsénico permitida por Litro y son las siguientes:

NCh 409/OF 7

NCh 401/1 Y 2 OFIC. 84

:

:

120

50

g/L
g/L

g/L

En la actualidad la mayoría de las iniciativas orientadas al cumplimiento de la norma de calidad primaria se verifica mediante mediciones donde existen asentamientos humanos y en los medios cuyo uso afecte directa o indirectamente la salud de la población.

La empresa privada es quien se ocupa principalmente del recurso del agua potable según Soledad Valenzuela, consultora de la División de Recursos Naturales e Infraestructura (DRNI) de la Comisión Económica para América Latina 96 , antes de su privatización, hubo diversas reformas tendientes a mejorar la eficiencia de las empresas de agua potable y alcantarillado bajo el régimen público. No obstante, un factor fundamental es contar con una institucionalidad sectorial firme, junto con una organización y políticas públicas que permitan un buen nivel de autonomía en gestión al interior de las empresas, así fomentar severidad en la toma de decisiones que comprometían los recursos públicos. Agrega que en Chile, al contrario de países sub desarrollados, ha mejorado en la mitigación de problemáticas de ésta índole; las empresas se rigen por los estatutos nacionales, lo que implica que debe medir la calidad del medio ambiente y de las emisiones, detectando si los valores establecidos como límites son sobrepasados o no.

Cuando existe una zona de saturación debe efectuarse un plan de descontaminación, que implica llevar a cabo un conjunto de acciones y disposiciones a efectuar en un plazo de tiempo, con el objetivo de recuperar los niveles establecidos por las normas de calidad ambiental.

Cabe destacar el Reglamento sobre Prevención de Riesgos Profesionales (Decreto Supremo N° 40, del Ministerio del Trabajo, del 11 de febrero de 1969, Chile), el que establece lo que se ha denominado “el derecho a saber”, esto es, la obligación que tiene todo empleador de informar, y el derecho que tiene toda trabajadora y trabajador de conocer los riesgos a que se expone en su lugar de trabajo y cómo prevenirlos. Por ejemplo, los peligros para la salud de los productos o sustancias que se usan en el control de plagas. Esta norma es el equivalente a nivel nacional de lo señalado respecto del acceso a la información como parte del derecho a la salud.

96 Valenzuela S, Jouravlev A (2007) de la serie: Recursos naturales e infraestructura, “Servicios urbanos de agua potable y alcantarillado en Chile: factores determinantes del desempeño”

3.3.4 Sistemas, estrategias y prevención

Antofagasta está situada en la zona del desierto de Atacama, el más árido del

planeta, su mínima pluviometría anual de 0,5 milímetros de promedio anual lo documenta 97 . En contraste es un área rica en minerales como el cobre y el litio, entre otros, y ha desarrollado una gran industria que concentra según el INE, un 23% del PIB nacional (2006), específicamente de la actividad minera 98 .

La industrialización minera en medio del desierto ha llevado a la utilización extrema de los recursos hídricos en la región. El sistema de abastecimiento de agua en la región (comandado por Aguas Antofagasta S.A. 99 ) atiende a más de 80.000 clientes sólo en la capital regional, 25.000 en Calama y 12.800 entre Tocopilla, Taltal y Mejillones. Esto quiere decir que tiene pleno control del suministro en la región.

Aguas Antofagasta S.A. ha considerado la desalinización del agua de mar como una nueva fuente para producir agua potable y gracias a un Concurso Internacional, la empresa INIMA se adjudicó, se comenzará la construcción de una planta desaladora en el sector de La Chimba, asegurando su explotación por 20 años 100 .

Actualmente la contaminación por arsénico se ha enfrentado con la instalación de cuatro plantas de tratamiento de remoción, asegurando que el agua sea bebible y que sus niveles de arsénico están de acuerdo a las recomendaciones internacionales 101 . Nuestro objetivo general es determinar las consecuencias en la población actual de Antofagasta sobre la contaminación por consumo de agua potable con altos índices de arsénico entre los años 1958 y 1970.

97 La pluviometría marca 0,5 milímetros de promedio anual y la media de temperatura es de 22º.
98

(2008), Comisión chilena del cobre “Análisis histórico y

estimaciones futuras del aporte de la minería al desarrollo de la economía chilena”. 16 - 49

Empresa chilena de servicios sanitarios, comenzó a desarrollar sus actividades de producción y servicios a contar del 29 de diciembre de 2003. 100 Martín, F., Sánchez, J. ”Planta desaladora de Antofagasta: un impacto positivo al medio ambiente”. Recuperado el 10 de julio de 2010 desde: http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd30/positivo.pdf

101 Sancha A.M. (1998) “Removal of Arsenic from Drinking Water: The cile experience”. IWSA, World Congress.

99

Cantallapos J., & Pérez P., & Molina R.

Si bien la ciudad no se ha visto envuelta en una crisis de contaminación, como la vivida en los años 60, la región debe considerar la elaboración de un plan estratégico. Según la Doctora Ana Ulibarri 102 el mejor método de prevención consiste en mantener la exposición en niveles inferiores a los límites de exposición aceptables. Por lo tanto, es imperante contar con un programa de determinación de las concentraciones ambientales de arsénico.

Recordemos que este tipo de contaminación no es removible desde su origen, debido a que proviene de formaciones volcánicas y geotérmicas 103 inherentes a la naturaleza. Por esta razón, es imperante controlar y manejar los desastres que puede provocar el arsénico en agua de consumo humano. En primera instancia el Estado tiene la obligación de asegurar el derecho a “vivir en un medio ambiente libre de contaminación y es deber del Estado velar porque este derecho no se vea alterado” (Constitución Política de Chile Artículo 19, Nº8).

En la iniciativa es crucial contar con normativas exhaustivas de residuos mineros con mecanismos pro medio ambientales. Se necesita un ente fiscalizador con facultad de sanción y justicia en casos extremos, donde la prevención no haya surtido efecto.

Proceso y eliminación de contaminantes

Es ineludible promover mecanismos con tecnologías innovadoras que permitan controlar las sustancias tóxicas que quedan próximas al ser humano, sobre todo a los trabajadores expuestos 104 . Cabe destacar que lo nuevo pertenece a los tecnócratas como William Henry Smith, quien define la tecnocracia como “una teoría de la organización social y sistema de organización nacional de la industria que implica la

102 Ulibarri A, Montero H. Monografía: Arsénico, Universidad Católica de Salta Argentina, recuperado el: 10 de julio de 2010 desde:

http://eneg.ucasal.net/paginas/docente/documentos/2007/trabajoarsenicocompleto.pdf

M.L. Castro de Esparza (2006) “Presencia de arsénico en el agua de bebida en América Latina y su efecto en la salud pública”. México City.

103

104

Ferreccio, C., Gonzáles, C., Solar, J.,

Noder, C. (1995) Cáncer broncopulmonar entre trabajadores

expuestos a arsénico: un estudio de cados y controles. Revista Médica Chile.

reorganización científica de la energía y de los recursos nacionales, la coordinación de la democracia industrial y de la voluntad del pueblo”.

Tomando en cuenta estos principios podríamos provocar en Chile un cambio donde la industria no maneje al medio ambiente que lo rodea, sino crear espacios de valores compartidos, y obtener la retroalimentación del hombre, naturaleza, la ciencia e industria. Sin embargo, para llegar a cumplir estos objetivos es de suma importancia crear sistemas y estrategias de prevención de la contaminación arsenical en el agua.

La dirección de promoción y protección de la salud, con base en el Ministerio de Salud de Argentina 105 , a modo de plantear la instauración de un programa de vigilancia de arsénico en el agua, expone la siguiente estrategia y pasos a seguir:

a) Desarrollar investigaciones in situ sobre las incidencias del cáncer, la dermatitis

y las distintas enfermedades que afectan a posibles enfermos o enfermos terminales.

b) Es necesario examinar los niveles de contaminantes en cursos de agua sobre

alternados y estratégicos puntos de la ciudad, “instaurando un programa de vigilancia de arsénico en aguas”. Es recomendable analizar los alimentos, la leche materna y contar con procedimientos actualizados que establezcan los niveles determinados de cada una de las pruebas periódicamente realizadas.

Otros países se han visto expuestos a crisis similares 106 , de ellos podemos corroborar la prevención de mutua colaboración como estrategia progresiva y benigna, como en el caso de Argentina 107 , país donde se realizan talleres provinciales sobre “Evaluación y Manejo de Riesgos por Exposición a Arsénico en agua de Consumo

105 Álvarez J, Rivero S, Benítez R y De titto E,(2006) “Minimización de riesgos por exposición a Arsénico en Agua de Consumo”. Dirección de promoción y protección de la salud, Ministerio de Salud Argentina.

106 Organización Mundial de la Salud (2006), “mitigación de los efectos del arsénico presente en las aguas subterraneas”. Informe de secretaría recuperado el 09 de junio de 2010 desde:

http://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/EB118/B118_14-sp.pdf

Ulibarri A, Montero H. Monografía: Arsénico, Universidad Católica de Salta Argentina, recuperado el: 10 de julio de 2010 desde:

107

http://eneg.ucasal.net/paginas/docente/documentos/2007/trabajoarsenicocompleto.pdf

Humano”, poniendo énfasis en la propagación de reportajes audiovisuales y redes informáticas acerca del arsénico y sus efectos nocivos.

Finalmente esta tesina busca adaptar un modelo de comunicación de riesgo a la ciudad de Antofagasta, con el fin de proporcionar planificación en casos de desastres ambientales o de contaminación lo cual proporcionará conocimientos necesarios a profesionales y capacitados en la materia, con el fin de ejecutarlo a cabalidad.

Esta planificación deberá contar con la coordinación del Ministerio de Salud, Organizaciones internacionales, laboratorios, universidades, hospitales, particulares, ONGs, servicios de agua, municipios y organizaciones nacionales, todas con variados grados de colaboración dependiendo su ilación, con el objetivo de crear una especie de cluster medio ambiental.

Cabe destacar que los mecanismos de prevención ayudan a los medios de comunicación, quienes juegan un papel estratégico dentro de una red de información. Pueden obtener las herramientas necesarias para difundir eficazmente y con fundamentos denegar la teoría de La Espiral del Silencio 108 . Sin embargo, se debe actuar de forma expedita y formal, para que el tema logre el revuelo y la seriedad que siempre ha debido tener.

Capacitación y actualización

En el caso de Argentina (ejemplo antes mencionado) se realizarán talleres provinciales sobre “Evaluación y Manejo de Riesgos por Exposición a Arsénico en agua de Consumo Humano”, poniendo énfasis en la propagación de reportajes audiovisuales y redes informáticas acerca del arsénico y sus efectos nocivos.

Finalmente esta tesina busca adaptar un modelo de comunicación de riesgo a la ciudad de Antofagasta, con el fin de proporcionar planificación en casos de desastres

108 Noëlle-Neumann, E. (1995). “La espiral del silencio”. Barcelona: Paidós.

ambientales o de contaminación. Disponer un modelo de comunicación de riesgo a profesionales y capacitados en la materia, con el fin de ejecutarlo a cabalidad. Esta planificación deberá contar con la coordinación del Ministerio de Salud, Organizaciones internacionales, laboratorios, universidades, hospitales, particulares, ONGs, servicios de agua, municipios y organizaciones nacionales, todas con variados grados de colaboración dependiendo su ilación, con el objetivo de crear una especie de cluster medio ambiental.

Cabe destacar que los mecanismos de prevención ayudan a los medios de comunicación, quienes juegan un papel estratégico dentro de una red de información. Pueden obtener las herramientas necesarias para difundir eficazmente y con fundamentos denegar la teoría de La Espiral del Silencio 109 . Sin embargo, se debe actuar de forma expedita y formal, para que el tema logre el revuelo y la seriedad que siempre ha debido tener.

3.4 Conclusiones Marco Teórico

Uno de los grandes objetivos del mundo científico, es acercar, difundir, exponer y atender contenidos sobre medicina, salud y tecnología, aproximando los diversos procesos científicos a un lenguaje más ameno y cercano al público de interés.

Para lograr dicho objetivo se necesita de un nexo que una la ciencia con la sociedad. Es a través de los medios de comunicación, quienes en una tarea detallada y rigurosa, logran la democratización de la información científica.

A través de periodistas científicos y comunicadores para la salud, no solamente se logra poner en el tapete temas que tengan que ver con enfermedades o provisorias curas para éstas, sino también se informa a los lectores sobre cómo estos avances favorecen a la población.

109 Noëlle-Neumann, E. (1995). “La espiral del silencio”. Barcelona: Paidós.

Es así que, paso a paso, nos acercamos a la labor que los periodistas y en especial, los comunicadores para la salud, deberían cumplir. Tarea que, en algún momento, espontáneamente, tuvieron que asumir, desempeñando así el rol de denunciar y anunciar la problemática que se estaba viviendo en la época de los 60’ en Antofagasta.

La aplicación de teorías comunicacionales que dan soporte al uso de encuestas es de gran relevancia a la hora de conocer la percepción de los habitantes que estuvieron expuestos a la contaminación arsenical durante un prolongado lapso de tiempo. El accionar tanto de las autoridades sanitarias como de los medios encargados de informar permite descubrir los factores que pudieran incidir o no en la formación del silencio en una comunidad, como por ejemplo, la antofagastina de 1968, año en que, recién después de una década, se dio a conocer a la opinión pública la contaminación que afectaba al agua potable y que significó la muerte de un número indeterminado de habitantes, la mayoría niños.

El tema del arsénico se hizo presente sólo en El Mercurio de Antofagasta, que publicó notas y columnas relacionadas, comenzando una batalla abierta contra las presiones de grupos políticos y económicos, para informar a la comunidad sobre los serios riesgos a los que se exponían al consumir el agua potable que se distribuía.

El rol del periódico y de sus comunicadores fue de suma importancia porque permitió alertar a la comunidad antofagastina y develar los primeros casos de enfermedades y muertes producto de la contaminación.

El arsénico y Antofagasta

1958-1970: Doce años que marcaron la vida de los habitantes de la Segunda Región. ESSAN cambió la toma de sus aguas a la captación Toconce con un perjuicio inimaginable en ese entonces.

Las consecuencias de la contaminación por arsénico determinaron la calidad de vida de las personas afectadas, sin embargo, enfermedades como el cáncer a la piel, lesiones dermatológicas y bronquiectasia, siguen generando temor en los residentes de Antofagasta de aquel período.

Uno de los signos más evidentes de la intoxicación crónica de los individuos, se reflejaba en el oscurecimiento o la decoloración de pequeñas porciones de piel especialmente en las extremidades. También encontramos irregularidades como la dermatitis eczematosa o la hiperqueratosis. El arsénico se manifiesta así con efectos a largo plazo.

ESSAN para aplacar y aminorar los altos contenidos del tóxico elemento, instaló plantas con el fin de purificar el líquido. La ciencia trataba de ayudar poniendo a disposición lo último en medidores y detectores que, unidos a gente especializada, pudieron purificar el agua hasta dejarla a niveles de arsénico que la OMS tenía como límites.

El agua, se podía beber tranquilamente, pero las enfermedades ya habían dejado un precedente. Niños con pre-infartos, mujeres embarazadas con problemas, gente que después de dos décadas de haber consumido agua potable contaminada tenían patologías a causa del maligno elemento.

Hoy, el agua fluye limpia por las tuberías, el arsénico no viaja en ella. ESSAN

anteriormente, Aguas Antofagasta, ahora, es la encargada de brindar un buen servicio

a la comunidad estando incluso por debajo de las normas que Chile exige para el contenido del tóxico.

El conocimiento es información y en base a esto podemos prevenir posibles

enfermedades o disminuir la mortalidad debido al cáncer, es así como convenimos en desarrollar acciones tanto sobre las personas como en el medio ambiente potenciando

la atención primaria de la salud en Antofagasta.

Efectuar sistemas de prevención es la fórmula para evitar las tragedias y posibles catástrofes que el Arsénico puede provocar; no se debe olvidar que este elemento se encuentra inherente a la naturaleza y latente a la comunidad regional.

CAPÍTULO IV RESULTADOS Y ANÁLISIS DE LOS DATOS

4.1 Análisis de Contenido

4.1.1 Presentación

En el período 1958-1970 la comunidad antofagastina estuvo expuesta a la contaminación por arsénico en el agua potable, sus habitantes vivieron una problemática sanitaria que 10 a 15 años después provocó diversas patologías como cáncer, bronquiectasia y enfermedades dermatológicas. La falta de información sobre la toxicidad del elemento químico y sus efectos nocivos para el ser humano provocaron un vació investigativo en el área de las comunicaciones de riesgo. Ello indica el rol fundamental que tienen la prevención y medidas educativas que podrían haber evitado la ingesta de agua para el consumo humano en esos años donde el arsénico contenía entre 800 a 860 microgramos por litro.

La comunicación de riesgo y la divulgación científica son relevantes a la hora de alertar y transmitir la información precisa a la comunidad afectada. Es así, que la comunicación de riesgo en el área de la salud y medio ambiente se define como “el proceso mediante el cual la comunidad es informada acerca de los riesgos ambientales para la salud en general de origen antropogénico a los que está expuesto y la forma de reducirlos. Además se entiende por ella como el campo que surge de la necesidad de investigar qué tipo de información requiere la opinión pública en circunstancias de peligro, crisis o catástrofe 110 . Este proceso involucra a expertos que transmiten intencionalmente información obtenida de técnicos y científicos, a una audiencia de legos, a través de ciertos canales” 111 . Es por ello, que los periodistas cumplen un rol fundamental cuando se habla de prevención, son ellos quienes deben informar para educar a los ciudadanos.

Se suma a lo anterior, el cuidado que deben tener los periodistas al redactar información ambiental, ya que la misma no debe estar vinculada sólo a las denuncias,

110 Farré, J. (2005). Comunicación de riesgo y espirales del miedo. Comunicación y Sociedad. Universidad de Guadalajara, México.

111 Moreno, A.R. (2003). La Comunicación de riesgo en salud y medio ambiente. Revista de Salud Pública y Nutrición. México, 4 (1)

sino que también debe incluir propuestas de soluciones, así lo indica Prenafeta, presidente honorario de la Asociación Chilena de Periodistas Científicos, que no ocurrió en los años setenta y ochenta, con el agravante que tampoco se tomó en cuenta la opinión de los investigadores en el campo de la ecología 112 .

Asimismo, la divulgación científica comprende todo tipo de ampliación del conocimiento que deja de ser reservado y exclusivo para los investigadores o minorías de poder, donde una de las tareas del comunicador es actuar como un puente entre el investigador y/o científico y el lector (opinión pública), con la misión de publicar informaciones comprensibles para la sociedad, educando para prevenir.

En este sentido, en su labor periodística El Mercurio de Antofagasta, fue el medio escrito que publicó noticias e informaciones acerca de la contaminación arsenical en el agua potable de la ciudad, siendo la recolección de archivos entre el período 1958- 1970 la base del siguiente análisis de contenido.

4.1.2 Diseño de Análisis de Contenido

Título: Contaminación por arsénico del agua potable en Antofagasta, consumo humano y sus efectos nocivos (1958-1970).

Idea de investigación: Identificar la Comunicación de Riesgo y/o Divulgación Científica que hubo en el período 1958 hasta 1970 en Antofagasta sobre la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano.

Objetivo específico: Describir la Comunicación de Riesgo y/o divulgación científica realizada por El Mercurio de Antofagasta durante el período 1958-1970 sobre la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano.

112 Prenafeta, S. (2002: 157). Teoría y práctica del Periodismo Científico. Santiago: Editorial Andrés Bello.

Pregunta de investigación: ¿Qué características tuvo la Comunicación de Riesgo y/o la divulgación científica sobre la Comunicación por arsénico del agua destinada al consumo humano realizada por el Mercurio de Antofagasta durante los años 1958 a

1970?

Hipótesis: La cobertura del diario El Mercurio de Antofagasta sobre el tema de la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano fue del orden del 2 % del espacio destinado a noticias en el período 1958-1970 y su tratamiento periodístico estuvo focalizado en informar y educar a la comunidad antofagastina sobre los riesgos a la salud que representaba la ingesta del líquido, de manera que adoptara las medidas de prevención correspondientes.

Universo: Noticias, informaciones y crónicas recopiladas en el diario El Mercurio de Antofagasta entre el período de 1958-1970.

Justificación de Criterio: En base a la recopilación de ejemplares entre 1958-1970, desde los archivos existentes en la sección de El Mercurio de Antofagasta, segregamos la muestra debido a que 31 de los diarios que contenían 60 ediciones cada uno, no se encontraban figurando como extraviados. La conformación del Corpus del estudio y posterior lectura preliminar del universo seleccionado, logramos identificar noticias, informaciones y crónicas sobre la contaminación por arsénico del agua potable, las cuales fueron publicadas por este periódico regional a partir de 1967, razón por la que utilizaremos el período 1967-1970 como muestra del análisis de contenido de nuestra investigación. En el caso de los reportajes, los descartamos debido a que no fueron identificados en el período revisado.

Levantamiento de categorías iniciales:

Basándonos en la hipótesis anteriormente indicada, creamos las categorías “a” y “b””. Posteriormente, como producto de la exploración del corpus y considerando las tareas que debe cumplir un periodista en el sector medioambiental generamos la categoría “c”, las que mencionamos a continuación:

Categoría “a”: La cobertura del diario El Mercurio de Antofagasta sobre el tema de la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano fue del orden del 2 % del espacio destinado a noticias en el período 1958 y 1970.

Categoría “b”: El tratamiento periodístico de El Mercurio de Antofagasta estuvo focalizado en informar y educar a la comunidad antofagastina sobre los riesgos a la salud que representaba la ingesta del líquido, de manera que adoptara las medidas de prevención correspondientes.

Categoría “c”: El tratamiento periodístico de El Mercurio de Antofagasta denuncia y propone soluciones sobre el tema del agua potable contaminada con arsénico.

Las categorías fueron analizadas teniendo en cuenta su frecuencia y dirección. La intensidad fue dada por la propia cuantificación de la frecuencia. La dirección fue determinada por las señales (+) Informa-Educa, como positiva; (o) Sólo informa, como neutral y eventualmente ambivalente; (-) Meramente administrativa, como negativa.

La unidad de registro fue el tema 113 , determinado por el núcleo de sentido. La búsqueda fue sistemática y la muestra seleccionada aleatoriamente, registrándose cada categoría en tablas cuantitativas. La unidad de contexto fue el contenido de las noticias, informaciones y crónicas, que varían de acuerdo a la cobertura que el diario le otorgó a cada hecho ocurrido sobre la contaminación por arsénico en el agua potable de Antofagasta.

113 La unidad de registro corresponde al segmento de contenido a considerar como unidad de base, buscando la categorización y la suma de las frecuencias, ambas útiles a nuestro estudio. Ella puede tener dimensiones variables. El tema es la unidad de significación que se libera de un texto de acuerdo con la teoría que sirve de guía a la lectura. En este caso el criterio es separar las proposiciones portadoras de significados aislables (categorías). Ellas también tienen una extensión variable. Para Laurence Bardín, en su texto Análisis de Contenido, Madrid, España, 3º edición, (2002). P 20. “hacer un análisis temático consiste en descubrir los ´núcleos de sentido’ que componen la comunicación y cuya presencia, o frecuencia de aparición, pueden significar alguna cosa para el objetivo analítico escogido”.

Las unidades de redacción recopiladas aleatoriamente fueron segregadas de acuerdo a la calidad y contenido de la información que presentaba la muestra seleccionada. Nuestro criterio utilizado para identificar noticias se realizó considerando la redacción netamente informativa del periódico analizado. En tanto, las informaciones las determinamos por su enfoque informativo sintetizado. Y las crónicas, las reconocimos de acuerdo a la profundidad del tratamiento periodístico de éstas. Englobando estas tres unidades en relación a la contaminación por arsénico.

El período de análisis fue de las publicaciones desde 1958 hasta 1970, rescatando el período 1967-1970. Ello, debido a que recién en 1967 logramos identificar noticias, informaciones y crónicas que trataban el caso sobre la contaminación arsenical.

Nuestro universo consta de 303 publicaciones emitidas por El Mercurio de Antofagasta lo que representa el corpus da la investigación, seleccionando una muestra de 33,33% equivalente a 101 unidades de redacción.

La revisión de las unidades de redacción se realizó durante los meses de julio a noviembre de 2010 en la sección de archivos ubicada en las dependencias de El Mercurio de Antofagasta, cuya dirección es Manuel Antonio Matta 2112.

4.1.3 Metodología de Análisis

Se empleó un análisis cuantitativo de las noticias, informaciones y crónicas referidas a la contaminación por arsénico del agua potable en Antofagasta, con el fin de establecer porcentajes de cobertura de la publicación en años y períodos, como también de la frecuencia y dirección del estudio. Éstas están separadas en tabla 1, tabla 2 y tabla 3, cada una de ellas cuenta con una categoría específica donde mediante el análisis determinaremos porcentajes para luego inferir y sacar conclusiones sobre el instrumento utilizado, en base a las técnicas de análisis de contenido de Laurence Bardín.

4.1.4 Resultados del análisis de contenido, por categorías

Tabla 1: Categoría “A”: La cobertura del diario “El Mercurio de Antofagasta” sobre el tema de la contaminación por arsénico fue del 2% del espacio destinado a noticias en el periodo 1958 1970

 

Cm

2

                             

dedicados

1958

1967

1968

1969

1970

Total Períod o Cm 2

Periódico

a noticias

1967

Total

1967

1968

Total

1968

1969

Total

1969

1970

Total

1970

Total

-

 

(*)

1966

f anual

%

f

anual

%

f

anual

%

f

anual

%

Textos

1967-

Cm2

Cm2

Cm2

Cm2

1970

   

El Mercurio

           

9.420.840

                 

de

Antofagasta

39.603

Cm

2

9.420.840

Cm2 diario

Cm2

diario

9.420.840

Cm2 diario

9.420.840

Cm2 diario

101

39.603

Cm2

Noticias

 

0

 

Cm2

1 0,002

242

 

6

2.106

Cm2

0,022

16

3.872

Cm2

0,041

12

2.448

Cm2

0,002

35

8.668

Cm2

Informacion

es

 

0

 

81 Cm2

1 0,000

 

0

0 Cm2

0

4

468

Cm2

0

2

0

Cm2

0

7

549

Cm2

Crónicas

 

0

 

Cm2

1 0,005

481

 

27

14.256

Cm2

0,151

26

14.976

Cm2

0,158

5

675

Cm2

0,007

59

30.386

Cm2

       

1.053

   

16.362

   

19.316

   

3.123

     

Total anual

Cm2

0,007

Cm2

0,173

Cm2

0,089

Cm2

0,009

(*) Incorpora a noticias, informaciones y crónicas, que serán contempladas en el análisis de contenido.

81

De acuerdo a la categoría A de la tabla 1, vinculada con la hipótesis del estudio, destacamos que entre 1958-1966 no hubo cobertura acerca de la contaminación arsenical de parte de El Mercurio de Antofagasta, esto significó una disminución en el porcentaje de espacio destinado a informar la problemática del arsénico, lo que se relaciona a la hipótesis planteada en el diseño del análisis de contenido. Asimismo, es referente al círculo de silencio que se produjo en la fecha antes mencionada, haciendo alusión a la Teoría de la Espiral del Silencio de Noelle Nuemann, lo que podemos inferir como efecto de un “secreto a voces”, donde la labor informativa se mantuvo al margen provocando la desinformación de la población que en el período se estaba contaminando por la ingesta de agua potable contaminada por el elemento químico antes mencionado.

Debemos aseverar que la espiral del silencio se hizo presente en Antofagasta en el período de 1958-1966, debido a la incomprensión de los riesgos sanitarios de la época y sobre todo a la falta de información.

Es importante mencionar que surgió una ola de ocultamiento de información lo que resultó en la falta de denuncias de parte de la comunidad antofagastina y profesionales de la salud quienes mantuvieron cautela y confidencialidad al trasmitir los diagnósticos de los afectados, mientras la población estaba sumida a la mesura de la esfera informativa.

Resultados

El espacio destinado a noticias, informaciones y crónicas del diario El Mercurio de Antofagasta según el universo, analizado entre el período 1967-1970 abarcó un 0,388% en su total, no alcanzando la cobertura estimada en la categoría “A” de un 2%, acerca de la problemática de la contaminación arsenical en las publicaciones realizadas entre 1958-1970.

En 1967 las unidades de redacción ocuparon 1.053 centímetros cuadrados (cm2) anualmente, según la muestra seleccionada, equivalente a un 0,007% del total; mientras que en 1968, la cobertura fue de 16.362 cm2, lo que corresponde a un 0,073%; en 1969 el periódico destinó 19.316 cm2 a las unidades de redacción que analizamos, representadas en un 0,089%. Finalmente, en 1970, fueron 3.123 cm2 los que El Mercurio de Antofagasta ocupó en las ediciones de su periódico en ese período, equivalente a un 0,009%.

A partir de los datos arrojados, podemos deducir que la cobertura que este medio de comunicación brindó a los problemas de la contaminación arsenical, fue en mayor porcentaje en 1969, a pesar de que en 1968 comenzó el destape informativo de las denuncias sobre casos de personas afectadas con arsenicismo crónico.

Tabla 2. Categoría “B”: Tratamiento periodístico de “El Mercurio de Antofagasta” informa y educa sobre riesgo de consumo de agua potable con arsénico, con fines de prevención.

     

% por

   

Periódico

Dirección

% Total

dirección

Frecuencia

No. U.R.

El Mercurio

         

34,653

de

35

101

%

Antofagasta

 

Informa y

       

Noticia

educa

1,980%

2

 

Sólo informa

 

20,792%

21

 
 

Meramente

       

administrativa

11,881%

12

   

6,93%

 

7

101

 

Informa y

       

Informaciones

educa

0%

0

 

Sólo informa

 

1,980%

2

 
 

Meramente

       

administrativa

4,950%

5

   

58,415

     

%

59

101

 

Informa y

       

Crónicas

educa

12,871%

13

 

Sólo informa

 

31,683%

32

 
 

Meramente

       

administrativa

13,861%

14

En la tabla 2 referida a la Categoría B, las direcciones utilizadas representan lo siguiente:

Informa y Educa: Es una dirección positiva, referida al tratamiento que El Mercurio de Antofagasta realizó en : Es una dirección positiva, referida al tratamiento que El Mercurio de Antofagasta realizó en sus noticias, informaciones y crónicas publicadas en el período analizado, cumpliendo la labor de informar y educar para prevenir a la comunidad en relación a la contaminación por arsénico en el agua potable de esta misma ciudad.

Sólo Informa: Sentido neutro, describe el tratamiento riguroso de la información en las unidades de redacción : Sentido neutro, describe el tratamiento riguroso de la información en las unidades de redacción analizadas, informando los hechos tal cual sucedieron sobre los efectos nocivos que la contaminación arsenical provocaba en el ser humano, no profundizando en la labor de la prevención.

Meramente Administrativa: Dirección negativa, relacionada con el manejo que la entidad periodística realizó de acuerdo a : Dirección negativa, relacionada con el manejo que la entidad periodística realizó de acuerdo a sus propios deberes e intereses, dando un tratamiento superficial a los hechos ocurridos en ese período, no procurando denunciar la problemática del arsénico que afectaba a la comunidad antofagastina.

En términos de sentido, se observa una tendencia en la dirección neutra (54,4555%), lo que representa la suma de unidades de redacción analizadas, determinadas en la tabla 2 de la categoría “b” como “Sólo Informa”. Lo que refleja un tratamiento riguroso y estructurado dando a conocer los hechos sin interpretación de parte del periódico. La información fue tratada en base a entrevistas de personas afectadas de arsenicismo crónico y aquellos doctores que se atrevieron a denunciar la contaminación, siendo esto, la base de las noticias, informaciones y crónicas. Las noticias de carácter neutral que se dedicaban a “solo informar” representan un 20,792% de la muestra utilizada, en informaciones un 1,980% y en crónicas 31,683%.

En cuanto a la dirección “Meramente Administrativa” (30,692%) refleja una clara tendencia negativa en el manejo de la información que El Mercurio de Antofagasta otorgó al tema de la contaminación arsenical, donde el tratamiento de unidades de

redacción fue sin profundidad. El manejo las noticias en dirección negativa arrojó índices de 11,881%, en informaciones 4,950% y en crónicas 13,861% al contrario del carácter neutro.

El sentido positivo de “informa y educa” (14,8521%) arrojó un 12,871% en crónicas, 1,980% en noticias y 0% en informaciones, lo que refleja una falencia sobre la labor de informar y educar que el periódico realizó durante el período 1967-1970. Sin embargo, logramos identificar un aumento porcentual en la dirección positiva de la unidad de redacción de las crónicas publicadas.

Tabla 3. Categoría “C”: Tratamiento periodístico de “El Mercurio de Antofagasta”: denuncia y propone soluciones sobre el tema del agua potable contaminada con arsénico.

Periódico

Dirección

%

% por

Frecuencia

No. U.R.

Total

dirección

El Mercurio

         

de

34,651

35

101

%

Antofagasta

 

Denuncia y

       

Noticia

propone

8,910%

9

soluciones

 

Postura

       

neutra

15,841%

16

 

Sólo denuncia

 

9,900%

10

 
   

6,93%

 

7

101

Informacion

Denuncia y

       

propone

0,990%

1

es

soluciones

 

Postura

       

neutra

5,940%

6

 

Sólo denuncia

 

0%

0

 
   

58,414

     

%

59

101

 

Denuncia y

       

Crónicas

propone

18, 811%

19

soluciones

 

Postura

       

neutra

26,732%

27

 

Sólo denuncia

 

12,871%

13

 

Denuncia y Propone soluciones: Es una dirección positiva, para El Mercurio de Antofagasta la preponderancia de esta categoría : Es una dirección positiva, para El Mercurio de Antofagasta la preponderancia de esta categoría se basa en las unidades de redacción que adquieren una postura de denuncia ante la contaminación arsenical, proponiendo soluciones.

Postura Neutra: Se refiere a la imparcialidad en el tratamiento de las noticias, informaciones y crónicas. : Se refiere a la imparcialidad en el tratamiento de las noticias, informaciones y crónicas.

Sólo Denuncia: Dirección negativa, tiene como característica dar a conocer hechos en base a los testimonios : Dirección negativa, tiene como característica dar a conocer hechos en base a los testimonios de los afectados por arsenicismo, sin proponer soluciones al respecto.

La dirección de “Postura Neutra” (48,513%) representa el mayor porcentaje arrojado de nuestro análisis, donde el 26,732% corresponde a las crónicas de las unidades de redacción, 15,841% a las noticias y un 5,940% a las informaciones, lo que da cuenta de la imparcialidad que El Mercurio de Antofagasta utilizó en el tratamiento de la muestra seleccionada acerca de la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano.

El sentido positivo de “Denuncia y Propone Soluciones” (28,711%) refleja una orientación enmarcada en la exposición del tema en profundidad, donde además se presentan soluciones al problema de la contaminación arsenical. Es así que un 18,811% corresponde a las crónicas, un 8,910% a noticias y un 0.990% a informaciones, dando énfasis a la primera unidad de redacción antes mencionada.

En cuanto a la tercera dirección “Sólo Denuncia” (22,771%) se observa el porcentaje más bajo debido a la leve profundidad con que se trato el tema del arsénico en ese período, arrojando un 12,871% para las crónicas, un 9,900% a noticas y 0% a las informaciones. Denotando el bajo análisis que El Mercurio de Antofagasta realizó en el tratamiento de las unidades de redacción.

4.1.5 Conclusiones

En relación a los datos arrojados por las tres categorías analizadas podemos deducir que recién en 1967 se publicaron las primeras noticias, informaciones y crónicas sobre la contaminación por arsénico en la Región de Antofagasta, siendo los primeros indicios de denuncia sobre el tema. Sin embargo, la baja frecuencia establece que este año se pronunció la contaminación, pero fue recién en 1968 el real destape a través de denuncias concretas de personas enfermas o con hijos que ya presentaban las patologías de hidroarsenicismo, además de integrar unidades de redacción que involucraban la intervención de las autoridades regionales y nacionales que se pronunciaron sobre el hecho y proponían programas de mitigación, que en la realidad se llevaron a cabo en la construcción de la Planta del Salar del Carmen en 1970, debido que antes de esa fecha no existieron programas estratégicos de prevención.

Es importante conocer que la tarea informativa en 1968 fue de manera reiterativa desde julio, donde encontramos la mayor concentración de noticias, crónicas e informaciones sobre los altos índices del arsénico. No obstante, en la muestra seleccionada localizamos un incremento en el porcentaje en 1969 debido a la elección aleatoria de las diferentes unidades de redacción que clasificamos en el análisis de contenido.

Sobre la historia, es relevante contemplar que la escasez de agua potable que afectaba a Antofagasta involucró un problema paralelo que aquejaba a la ciudadanía y siguió afectando a la región durante varios años, con este antecedente logramos inferir que el diario, si bien publicaba el problema del arsénico, también integraba la escasez de agua en sus publicaciones, bajando el perfil a la contaminación latente de época.

El tratamiento de la información abarcó un total de 39,603 cm2 entre el período de 1967-1970 (tabla 1) lo que nos indica que la hipótesis de trabajo planteada en cuanto a “La cobertura del diario El Mercurio de Antofagasta sobre el tema de la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano fue del orden del 2 % del espacio

destinado a noticias en el período 1958-1970” no tienen evidencia a favor de acuerdo a los resultados correspondidos al análisis.

El análisis de contenido reveló que el tratamiento periodístico desarrollado por el diario El Mercurio de Antofagasta se orientó hacia una postura neutral frente a la contaminación de agua potable por altos índices de arsénico en Antofagasta entre el período 1967-1970, situación vinculada a los efectos nocivos del líquido. Lo que quiere decir que su dirección imparcial enmarca un trabajo responsable que cumplió la misión de informar a la comunidad (y no a educar) a través de sus publicaciones. A partir de esta incidencia desglosaremos los resultados sobre la muestra representativa de lo que se publicó en el período antes nombrado.

Los porcentajes obtenidos de la tabla “B” en la dirección “Sólo Informa” (54,455%) infiere que el tratamiento de las noticias no profundiza en la información, su sentido se enfoca en una divulgación precaria donde los datos no son manejados estadísticamente, sino que se redactaban las entrevistas sin expresar porcentajes en relación a los microgramos de arsénico que contenía el agua potable ni las cifras de personas que padecían arsenicismo crónico, donde a través de ellas apela a denunciar, pero no obedece a un tratamiento de divulgación para informar y educar con el fin de prevenir a la población.

El 31,683% (Tabla 2, categoría “b”, dirección “o”) fue el resultado del mayor énfasis otorgado a la crónicas, esto porque en su mayoría cubrían el más alto porcentaje de espacio y se encontraban ubicadas en las portadas de los diarios, que para la fecha, en su formato tabloide, disponían de la mitad de la crónica en la primera página y continuaban en páginas siguientes redoblando el espacio utilizado.

En julio de 1968 se confirma el destape informativo de la contaminación por arsénico (0,173%) y sus efectos nocivos en el ser humano, siendo reveladas las denuncias de los afectados, quienes informaban sobre diversas patologías relacionadas al arsenicismo, las cuales venían afectando hace años, principalmente a los niños y mujeres de la ciudad.

Asimismo los médicos, quienes veían acrecentar la cantidad de personas enfermas, deciden denunciar a través del diario El Mercurio de Antofagasta. Pero no todos los facultativos enterados sobre la problemática de la contaminación arsenical fueron los denunciantes, sino que los doctores Antonio Rendic y Edmundo Ziede fueron quienes alzaron la voz ante la crítica situación que se estaba viviendo en ese entonces. Es importante mencionar que las víctimas denunciantes omitieron el nombre de los doctores que les diagnosticaron arsenicismo crónico, por petición de los mismos expertos.

En la Tabla 3, de la categoría “C”, la dirección “Sólo Denuncia” (22,771%) se percibe que el tratamiento periodístico del periódico se basó en solamente denunciar los casos de personas afectadas por arsenicismo crónico, no proponiendo soluciones al respecto . Se suma que la mediatización de la problemática por parte del diario fue direccionada bajo una postura neutra, reflejada en un 48,513%, representando el mayor porcentaje de la misma categoría “C”.

Con el destape informativo de 1968 (0,073%) se dio la voz de alarma, cuando se descubrieron índices altos de arsénico que fueron corroborados posteriormente por la Sociedad Médica en agosto de ese mismo año.

Asimismo, logramos deducir que la información tratada por el periódico fue restringida, en parte, por diversos personajes gubernamentales, tales como el doctor Pedro Marinov y el ingeniero Enrique Humeres, quienes un año después son denunciados. Esto, debido a que diversas investigaciones de la época, como las llevadas a cabo por la doctora encargada del Servicio Nacional de Salud, María Rojas, fueron vetadas para la entrega de información y porcentajes reveladores a la comunidad, orientando una dirección neutra de noticias en la Tabla 2, representada por un 20,792% de un total de 34,653%. En cuanto a la dirección “Meramente Administrativa” (30,692%), se observa una clara tendencia negativa en el manejo de la información, lo que refleja que tanto las noticias, informaciones y crónicas analizadas si bien introducen el tema del arsénico, no profundizan en el real contexto de la situación.

Noticias y crónicas que incurrieron en la dirección “o” de la Tabla 2 se refieren al arsénico, pero involucran el tema del desabastecimiento del agua potable de aquella fecha, lo que afectó durante un largo período a la ciudad y la Región de Antofagasta, este hecho fue prioridad, no otorgando espacio a la profundización del arsénico.

En el sentido de frecuencia, podemos agregar que las características de las publicaciones en el período de 1967-1970 incidieron en el aflojamiento de las medidas de seguridad, sobre el 14,851% de la dirección “Informa y Educa” (tabla 2), que sí cumplieron con la labor de informar y educar para prevenir.

El 8 de julio de 1969 el Cuerpo Médico de Antofagasta declara oficialmente, por primera vez, que el agua potable de Toconce no era apta para la bebida.

De acuerdo a los porcentajes obtenidos en 1970 (0,009%) concluimos que las informaciones sobre los hechos ocurridos en relación al arsénico en el agua potable, no fue tratadas de manera profunda. Es así, que en 1970 fue la misma comunidad la que se atrevió a manifestar, y en conjunto con la municipalidad izan las banderas a media asta con el fin de protestar y llamar la atención del entonces Presidente de la República, Eduardo Frei Montalva.

4.2 Panel de Especialistas

4.2.1 Presentación

Esta parte de la investigación tuvo una duración de dos meses y constó principalmente de un trabajo de análisis, diagnóstico y actualización de la situación del Arsénico en Antofagasta por parte de diversos profesionales competentes al tema a investigar.

La técnica utilizada en este proceso fue a través del Panel de Expertos o Grupo Nominal, que combina el voto silencioso y la discusión limitada que ayuda a conseguir el consenso y así llegar a una decisión de grupo. 114

El panel de especialistas contó en Antofagasta con los siguientes participantes:

Hugo Benítez Cáceres, Médico Cirujano (Universidad de Chile, sede norte), especialista en anatomía patológica y actual concejal de Antofagasta; Susana Stengen, doctora en ciencias químicas de la Universidad Católica del Norte y académica en la misma casa de estudios superiores; Alexis Molina, periodista (Universidad Católica del Norte), quien se desempeña en El Mercurio de Antofagasta.

Catterina Ferreccio, Médica (Universidad de Chile), Magister en Salud Pública, mención en epidemiología (Universidad de Chile) y académica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, investigadora del tema contaminación por arsénico, participó desde Santiago en el panel de expertos.

En la primera fase los profesionales en un encuentro presencial y/o mediante entrevista con las/los investigadores (as) de la presente tesis, intercambiaron experiencias y presentaron el análisis de la situación actual del arsénico en Antofagasta, pasando a responder a continuación cuestionarios estructurados que inicialmente pretendieron actualizar el tema del hidroarsenicismo y postular posibles políticas o estrategias para resguardar e informar a la comunidad en otra eventual catástrofe sanitaria.

La segunda etapa contempló la transcripción de las respuestas abiertas y la redacción de las mismas en afirmaciones que los especialistas contestaron según sus grados de acuerdo o desacuerdo, según una escala Likert.

114 Pérez, C. (2000). ¿Deben estar las técnicas de consenso incluidas entre las Técnicas de investigación cualitativa (2000). Rev Esp Salud Pública, 4(74), 319-320.

Posteriormente se valoraron las propuestas de políticas según su importancia, impacto y factibilidad que ayude en la elaboración del Modelo de Comunicación de Riesgo.

Los expertos que no pudieron participar de este Panel por razones personales se detallan a continuación: Alex Arroyo Meneses, médico cirujano (Universidad de Chile), especialista en dermatología y venereología de la misma casa de estudios; Juan Antonio Marrodán, periodista de El Mercurio de Antofagasta, medio en el que se desempeñó el año 1968; José Vergara Llanos, médico cirujano, especialista en medicina broncopulmonar; Marjorie Gill Alliu, médico cirujano, especialista en oncología y Ana María Sancha Fernández, Químico de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC).

4.2.2 Resultados del instrumento de recolección de datos

El instrumento utilizado se dividió en cinco ítems (gobierno, ciencia, sociedad, cultura, medios de comunicación), cuyo objetivo se centró en determinar de forma clara las variables que pudieron haber incidido en la entrega de información a la ciudadanía. Junto a ello buscamos que mediante sus respuestas puedan aportar sus conocimientos en la adaptación de un Modelo de Comunicación de Riesgo.

Para ello aplicamos la escala Likert como instrumento de medición para las primeras siete preguntas del cuestionario, correspondiente al primer ítem relacionado al Gobierno. Para los ítems de Ciencia, Sociedad, Cultura y Medios de Comunicación se realizaron preguntas abiertas y cerradas (“SI / NO”).

Las respuestas de los expertos nos permitieron concluir lo siguiente:

Ítem I: Gobierno

En esta parte se enunciaron

preguntas con alternativas en escala Likert, de

manera que nos ayudara a obtener el grado de acuerdo de los panelistas.

Bajo la premisa que las autoridades deben entregar toda la información posible en materia de contaminación a la sociedad (Pregunta 1), los especialistas en un 100% determinan estar muy de acuerdo. Sin embargo, al momento de opinar sobre si en el Gobierno de Eduardo Frei Montalva se tomaron las medidas pertinentes ante la contaminación del agua potable por altos índices de arsénico (Pregunta 2) , el 25 % de los especialistas no respondió y el mismo porcentaje se registró en las opciones muy en desacuerdo, de acuerdo y muy de acuerdo (Ver Figura 2).

Con respecto al buen trabajo de las autoridades de gobierno luego de verificarse la contaminación del agua por arsénico (Pregunta 3), los especialistas en un 75% dicen estar en desacuerdo con una buena gestión y el otro 25% no dio respuesta a la interrogante.

En materia de los roles de informar y educar para prevenir ante la contaminación del agua potable con altos índices de arsénico, por parte de las empresas de servicios sanitarios Aguas Antofagasta (Pregunta 4), los expertos manifiestan con un 75% que Aguas Antofagasta cumplió con esas labores, mientras un 25% no responde. Para las labores de ESSAN (Pregunta 5) expresan un 50% en acuerdo y un 50% en desacuerdo.

Item I Gobierno

120 100 80 No Responde Muy en Desacuerdo 60 En Desacuerdo De acuerdo 40 Muy
120
100
80
No Responde
Muy en Desacuerdo
60
En Desacuerdo
De acuerdo
40
Muy de Acuerdo
20
0
Preg. 1
Preg.2
Preg.3
Preg. 4
Preg. 5
Preg. 6
Preg. 7

Figura 2: Información y gestión por parte del Gobierno

En relación a si en Chile se legisla bien con respecto a la contaminación (Pregunta 6), los panelistas expresaron, en un 50% estar en desacuerdo, un 25% muy en desacuerdo y un 25% de los especialistas no respondieron a esta interrogante.

Con respecto al actuar del gobierno, si fue transparente al tratar la información a nivel comunicacional (Pregunta 7), el 75% de los panelistas está en desacuerdo con esta afirmación, mientras que un 25% se encuentra muy en desacuerdo.

Ítem II: Ciencia

En esta sección realizamos preguntas de tipo abierta y cerrada, donde conseguimos concluir que la totalidad de los entrevistados manifestó su juicio con respecto a que la ciencia (pregunta 8) sí estuvo comprometida en el sentido de

informar y educar en el caso de la contaminación por arsénico del agua destinada al consumo humano en Antofagasta. (Ver Figura 3)

Sin embargo solo el 25% de los especialistas considera que con el avance de la ciencia y la tecnología es factible mitigar las enfermedades que dejó la contaminación por arsénico a los residentes Antofagastinos afectados (Pregunta 9). Mientras que el 50% de los expertos considera que aún no se puede erradicar la totalidad de los daños causados por el tóxico. En tanto un 25% no respondieron la interrogante.

Al plantear que la Región de Antofagasta se caracteriza por ser una zona minera, y por lo tanto está expuesta a más riesgos ante la exposición a otros tóxicos (Pregunta 10), se les preguntó si la ciudad está preparada para enfrentar otra crisis como la del arsénico, manifestando el 100% de los especialistas su opinión de que no estamos listos para sobrellevar una contaminación de similares características.

Item II Ciencia

120 100 80 si 60 no 40 No Responde 20 0 Pregunta 8 Pregunta9 Pregunta
120
100
80
si
60
no
40
No Responde
20
0
Pregunta 8
Pregunta9
Pregunta 10

Figura 3: Compromiso de la Ciencia en Informar y educar

Para ello se les preguntó cuales son las medidas que sugieren para evitar la ocurrencia de otra crisis como la de la contaminación por arsénico del agua destinada

al consumo humano (pregunta 11). Las conclusiones obtenidas de esta interrogante se centran en lo siguiente:

1. Capacitar en salud ambiental, epidemiología ambiental, ética y gestión y

comunicación del riesgo a un equipo de técnicos y profesionales.

2. Revisar y mejorar la legislación, entregar más facultades a organismos clave

como la Autoridad Sanitaria, incrementar las acciones fiscalizadoras, aumentar el número de fiscalizadores y mejorar los sistemas de control, así como los

equipamientos.

3. Generar instancias permanentes de trabajo conjunto, comunicación e

intercambio de información entre estas instituciones.

Ítem III: Sociedad

Las interrogantes realizadas en esta área fueron cerradas en su totalidad. Los especialistas manifestaron en un 75% que la sociedad no tuvo un amplio conocimiento de la situación vivida entre 1950 y 1970 con la problemática del arsénico (pregunta 12) y un 25% respondió que efectivamente hubo amplio conocimiento del tema.

Al responder si la información sobre la contaminación del agua de consumo humano por altos índices de arsénico fue ocultada en algún momento (Pregunta 13) el 75% del panel respondió que así fue, mientras un 25% se mostró en contra de esta premisa. (Ver Figura 4).

Item III Sociedad

120 100 80 60 40 20 0 Preg. 12 Preg.13 Preg.14 Preg. 15 Preg. 16
120
100
80
60
40
20
0
Preg. 12
Preg.13
Preg.14
Preg. 15
Preg. 16
Preg. 17

Item III Sociedad 120 100 80 60 40 20 0 Preg. 12 Preg.13 Preg.14 Preg. 15

NoItem III Sociedad 120 100 80 60 40 20 0 Preg. 12 Preg.13 Preg.14 Preg. 15

No RespondeItem III Sociedad 120 100 80 60 40 20 0 Preg. 12 Preg.13 Preg.14 Preg. 15

Figura 4: Presiones para no informar sobre la contaminación

Con respecto a si hubo o no presiones del gobierno (pregunta 14) para evitar que se difundiera información sobre la contaminación del agua de consumo humano por altos índices de arsénico, la mitad de los especialistas no respondió, mientras que el otro 50% de los entrevistados manifestó que sí considera que las autoridades de gobierno presionaron para que no se difundiera dicha información.

Situación contraria a la de la interrogante referida a si hubo o no presiones de la Empresa de Servicios Sanitarios de Antofagasta S.A. (ESSAN) (pregunta 15) para evitar que se difundiera la información sobre la contaminación del agua de consumo humano por altos índices de arsénico, el 50% de los participantes no quiso contestar esa pregunta y el otro 50% manifestó que no creía que hubieran presiones por parte de ESSAN.

Ítem IV: Cultura

En este sector los especialistas manifestaron en un total acuerdo (100%), que consideran que los profesores, los científicos y los periodistas pueden trabajar de manera articulada para la creación de una cultura científica que enfrente crisis que puedan afectar la salud de las personas, pregunta 18 (Ver Figura 5).

En tanto el 100% de los panelistas considera que la comunidad antofagastina no contaba con los conocimientos necesarios para enfrentar una contaminación por arsénico del agua potable (pregunta 19), de manera que ella no perjudicara su salud. Es así como bajo la pregunta si hubo o no comunicación de riesgo por parte de autoridades al momento de la contaminación, (pregunta 20) los especialistas consideran que no se realizó en un 100%.

Sin embargo cuando se les consultó sobre si hubo o no comunicación de riesgo por parte de los servicios de salud y de la empresa sanitaria ESSAN al momento de la contaminación, (preguntas 21 y 22, respectivamente) ellos respondieron a ambos casos en un 25% que si la hubo, mientras que un 50% cree que no existió y un 25% no quiso contestar esa pregunta.

Item IV Cultura

120 100 80 Sí 60 No 40 No Responde 20 0 Preg. 18 Preg. 19
120
100
80
60
No
40
No Responde
20
0
Preg. 18
Preg. 19
Preg. 20
Preg. 21
Preg. 22

Figura 5: Cultura científica que enfrente crisis

Ítem V: Medios de Comunicación

En lo que respecta a esta área, trabajamos con preguntas cerradas y abiertas.

Ante la pregunta si consideraban que los medios de comunicación social (MCS) regionales debieran informar y educar sobre situaciones de riesgo que pudiesen afectar la salud de las personas (pregunta 23), la totalidad, 100% de los especialistas, opinan que los medios de comunicación deberían ser parte de la tarea de informar y educar en los escenarios de riesgo (Ver Figura 6).

Sin embargo los expertos manifiestan en un 25% que los medios de comunicación de Antofagasta existentes entre 1958 y 1970 (pregunta 26), sí realizaron una tarea de difusión de los mensajes acerca de los riesgos que se producían al beber agua potable con altos índices de arsénico. El 25% de los entrevistados cree que no se

logró una tarea de divulgación y el 50% restante no marcó una preferencia en esta pregunta.

Item V Medios de Comunicación

120 100 80 60 40 20 0 Preg. 23 Preg.24 Preg.25 Preg. 26 Preg. 27
120
100
80
60
40
20
0
Preg. 23
Preg.24
Preg.25
Preg. 26
Preg. 27

Item V Medios de Comunicación 120 100 80 60 40 20 0 Preg. 23 Preg.24 Preg.25

NoItem V Medios de Comunicación 120 100 80 60 40 20 0 Preg. 23 Preg.24 Preg.25

No RespondeItem V Medios de Comunicación 120 100 80 60 40 20 0 Preg. 23 Preg.24 Preg.25

Figura 6: Los MCS deben informar y educar sobre situaciones de riesgo

Cuando nos referimos a si ellos consideran que los periodistas son un nexo importante al momento de prevenir y ayudar a que exista una efectiva comunicación de riesgo, en su totalidad los expertos manifestaron su acuerdo (pregunta 27).

Frente a la importancia de las medidas que se podrían adoptar en situaciones similares para alertar a la población, los especialistas concluyeron que a través de los ministerios de Salud y Educación se debería informar con estudios los verdaderos peligros de ciertos contaminantes (pregunta 28). Indicaron además que es necesario promover investigaciones aplicadas para disminuir el contenido de arsénico, buscar soluciones caseras, que exista una transparencia total de las autoridades, entregar la información de manera oportuna, educar a la población y promover el estar informado como una forma de prevención. Señalaron también que la comunidad científica,

médicos, periodistas, deben trabajar todos juntos y que la creación de un Ministerio del Medio ambiente podría ser una buena solución.

4.2.3 Discusión

La Comunicación de Riesgo se entiende a través de un sencillo proceso: la transmisión del conocimiento disponible sobre un determinado riesgo por parte de quienes saben (expertos) a quienes no saben (el público). Este esquema comparte la simplicidad, linealidad y unidireccionalidad del clásico modelo de Shannon y Weaver 115 (Emisor-Mensaje-Receptor). En la actualidad este concepto se vuelve más complejo cuando se asocia a generar mensajes relacionados con posibles riesgos que preocupan a la población, sobre todo cuando la salud y la vida de una comunidad está en peligro.

En la actualidad, el reclamo de la sociedad ante las diversas problemáticas ambientales ha cobrado cada vez mayor relevancia con respecto al papel de la sociedad y la gestión pública en estas demandas.

Si bien la problemática del arsénico es ya parte de la historia de Antofagasta, no lo son sus secuelas para aquellas personas que viven y recuerdan las enfermedades tras la contaminación. Si llevamos la Comunicación de Riesgo a ese plano, nos encontramos con varios desaciertos de los encargados de entregar esa información de manera oportuna y sin provocar el pánico. En primer lugar la falta de información o desinformación se explica en dos puntos

de información o desinformación se explica en dos puntos El Mercurio de Antofagasta, como único periódico

El Mercurio de Antofagasta, como único periódico en esa fecha, tardó diez años en publicar las primeras informaciones acerca de los primeros enfermos por arsénico.

115 Shannon, C. y Weaver, W. (1949) La teoría matemática de la comunicación. Urbana: Universidad de Illinois Press

En esa época la información no llegaba de manera transversal como es hoy en día,

En esa época la información no llegaba de manera transversal como es hoy en día, ya que los periódicos no los leían toda la población. Cómo lo explicó Hugo Benítez en el Panel de Expertos, “existía mucha ignorancia en la comunidad antofagastina, la gente no conocía el verdadero daño y no se podían informar de manera correcta”.

Por esta misma falta de información, la población ignoró lo que sucedía en ese entonces, sólo procuraban obtener agua para vivir y satisfacer sus necesidades básicas.

Si bien el panel de especialistas fue uno de los tres instrumentos de recolección de datos que reflejó el pensamiento crítico acerca de la contaminación que afectó a la ciudad de Antofagasta (así como una adecuada actualización del tema respecto al arsénico y la desinformación de este tema en los sesenta), los resultados nos entregan lo que tenía por objeto de estudio esta investigación, conocer si hubo o no comunicación de riesgo por parte de las autoridades regionales, sanitarias y comunales.

De acuerdo a las resoluciones vertidas en el panel de especialistas, los mismos llegaron a la conclusión que no hubo o si hubo fue nula la comunicación de riesgo en el tema de prevenir, incluso se estableció que después de la instalación de las plantas de abatimiento, se ocultó la información, no hubo educación en la población sobre cómo afrontar el problema de manera correcta.

Con esto podemos concluir que se llegó a un consenso entre los participantes del Panel de Especialistas, instancia que sirvió para replantear el tema de la comunicación en conjunto. Un trabajo mancomunado entre la comunidad científica, médicos, periodistas, autoridades y la comunidad.

4.2.4 Conclusiones

Bajo la mirada autorizada de expertos en el tema del arsénico, pudimos concluir que ante una situación de riesgo como la vivida en 1958- las autoridades y entes responsables deben entregar información inmediata y fidedigna a la comunidad, ayudando así a la cultura y la educación de las personas respecto al tema.

Los especialistas consideran también que nuestra ciudad no está preparada ante una eventual crisis como la ocurrida por el arsénico, ya que existe un dejo de ignorancia por parte de las autoridades, para lo cual se necesita una acción decidida de los gobernantes y un mayor empoderamiento de las comunidades.

Concluimos además que autoridades y expertos deben tomar medidas para evitar la ocurrencia de otra crisis como la contaminación del agua potable destinada al consumo humano, mediante capacitaciones en salud ambiental, epidemiología, gestión y comunicación de riesgo, entre otros, haciendo necesaria la revisión y mejora de la legislación. De igual manera es importante el trabajo en conjunto de autoridades municipales, instituciones sanitarias, seremías y sobre todo los medios de comunicación, ya que son ellos los encargados de entregar a la comunidad las informaciones y realizar una retroalimentación con respecto a los temas.

La creación de un Ministerio del Medio Ambiente, fue uno de los consensos de nuestros especialistas, quienes se refirieron a esta entidad como un organismo necesario para la fiscalización de las normas establecidas y que marcaría un precedente para alguna inesperada contaminación por ciertos agentes tóxicos.

Las consideraciones generales se basan principalmente en entender que, para que exista una adecuada regularización de incidentes que dañan la salud de los seres humanos, es necesario un adecuado plan de comunicación de riesgos que mezcle el reconocimiento e identificación del peligro para su evaluación y prevención, luego se informe de manera transparente siendo regulados los organismos pertinentes por un ente fiscalizador, para que en un siguiente paso, se dé una labor conjunta de las

autoridades y los medios de comunicación, educando a los ciudadanos para que puedan generar cambios en las actitudes y conductas formando un feedback.

4.3 Aplicación de Encuestas de Percepción del Clima de Opinión

4.3.1 Presentación

Para diagnosticar el estado actual de salud e información de los habitantes de la población que vivieron en Antofagasta durante la exposición al tóxico, se aplicó una Encuesta a hombres y mujeres mayores de 58 años, que por lo menos hubiesen vivido en la ciudad durante cinco de los doce años que comprendió el período más crítico de la contaminación (1958-1970). Algunos, como es eventual, no sólo vivieron durante todo el período estudiado, sino que continuaron residiendo en la ciudad hasta la actualidad, como se detallará más adelante.

El criterio de selección para escoger a las personas encuestadas fue el preguntar por la ciudad de residencia después de 1958, que permitió identificar a quienes habitaron en Antofagasta en o desde ese período. Quienes manifestaron proceder de otras localidades o no haber vivido en la ciudad durante el período más crítico de la contaminación no fueron encuestados.

El instrumento se aplicó en diversas poblaciones de la ciudad, desde el sector Villa México, por el norte, hasta el sector Playa Blanca, por el sur, aunque la mayoría de los cuestionarios fueron aplicados en un mismo lugar, la Casa Comunal del Adulto Mayor, ubicada en Vallenar #620, Población Lautaro, donde asisten aproximadamente quinientos adultos mayores de lunes a viernes, y donde la mayoría son personas identificadas con las actividades artísticas y culturales que promueve el municipio a través de ésta y otras instancias e instituciones. En total se aplicaron 100 cuestionarios.

Instrumento

El cuestionario consta de cinco partes: Información general, Información sobre el tema en estudio, Comunicación de riesgo, Comunicación personal y Opinión Pública. En total se trata de 31 preguntas, de las cuales 23 son cerradas con tres alternativas, Sí, No y N/S-N/R (“No Sabe o No Responde”).

4.3.2 Resultados del instrumento de recolección de datos

I. Información General de los encuestados

Los datos obtenidos sobre información general de los encuestados, esto es, sexo, grupo etario y nivel de escolaridad alcanzado, se encuentran resumidos en la siguiente tabla:

Encuestados

Frecuencia

%

Mujeres

70

70

Hombres

30

30

Adultos de 58 a 62 años

9

9

Adultos de 63 a 67 años

24

24

Adultos de 68 a 72 años

28

28

Adultos de 73 a 77 años

19

19

Adultos de 78 a 82 años

14

14

Adultos de 83 a 87 años

5

5

Adultos de 88 a 92 años

1

1

Enseñanza Básica Incompleta

19

19

Enseñanza Básica Completa

27

27

Enseñanza Media Incompleta

16

16

Enseñanza Media Completa

32

32

Enseñanza Superior Incompleta

4

4

Enseñanza Superior Completa

2

2

Tabla 4: Características de los participantes en las muestras según sexo, grupo etario y nivel de escolaridad alcanzado

A través de esta tabla se pueden apreciar algunas tendencias de cómo se concentra la población mayor de sesenta años en el estrato social medio, medio-bajo y bajo. Por ejemplo, el 70% de los encuestados fueron mujeres y sólo el 30% restante, hombres. Los grupos etarios más poblados son el de 63 a 67 años, y el de 68 a 72. El 71% de la muestra tiene entre 63 y 77 años. Sobre el nivel de escolaridad alcanzado, el 46% sólo accedió a la educación primaria, el 48% cursó algún grado o completó la educación secundaria, y sólo el 6% estudió o completó la educación superior.

II. Información sobre el tema en estudio

Como se puede extraer de las preguntas de la 1 a la 6 (“Información sobre el tema en estudio”), existe un alto grado de consenso en que sí existió un problema real con carácter de emergencia, que afectó a un número indeterminado de personas, y que permitió que otras tantas se enfermaran, e incluso algunos niños murieran producto de diversas patologías, la mayoría cardiovasculares, derivadas de la contaminación arsenical del agua de bebida (el 89% asegura conocer los riesgos de consumir agua con altas concentraciones de arsénico) (Ver Figura 7).

0% 11% 89%
0%
11%
89%

SI0% 11% 89% NO N/S- N/R

NO0% 11% 89% SI N/S- N/R

N/S- N/R0% 11% 89% SI NO

Figura 7: Conocimiento que se tiene acerca de los efectos nocivos de la exposición al arsénico en el agua de bebida (Pregunta 1).

También existe una mayoría relativa de personas que asegura conocer por lo menos una de las enfermedades derivadas de la contaminación (el 65%), y el 40 % de