You are on page 1of 7

EL PODER Y LA ACUMULACIÓN DE LA PROPIEDAD EN GRAN CANARIA

DURANTE EL SIGLO XIX: LOS DE ARMAS DE AGAETE


Felipe Enrique Martín Santiago

Este trabajo de investigación se centra en la isla de Gran Canaria, durante el siglo XIX, espacio y
tiempo, coordenadas esenciales de la historia, de nuestra historia. Ello no es sinónimo de limitación,
ni espacial ni temporal, con un planteamiento deductivo, de lo general a lo particular, e inductivo,
de lo particular a lo general, abordamos los lentos cambios que se produjeron en nuestro
Archipiélago durante el siglo XIX, continuamos en el XX, al no existir una frontera cronológica
clara en el fenómeno que estudiamos, el poder de la oligarquía insular, al extenderse el mismo
desde el Antiguo Régimen hasta la Restauración Borbónica y el Franquismo.

El estudio de la familia De Armas de la Villa de Agaete forma parte de este trabajo, labor que centra
nuestro trabajo en la actualidad, aportando un avance en este encuentro de investigadores.

Sin duda alguna, los estudios realizados por nuestros investigadores serán de gran ayuda en la
elaboración del mismo, formando parte de la bibliografía consultada.

La metodología aplicada: analítico-sintético

El método analítico es el heurístico, palabra que proviene del término griego heurisko que quiere
decir yo busco, descubro lo nuevo, lo que se desconoce. En Historia sería el manejo de las fuentes
escritas u orales principalmente, también recurrimos a otras ciencias auxiliares, en nuestro caso a la
Genealogía, que estudia las familias, y la Iconografía, que estudia las fotografías, sin descartar
otras.
La importancia de las fuentes históricas para la Historia es evidente, de ahí la necesidad de construir
nuestra historia mediante el “descubrimiento” en los archivos, entrevistas, bibliografía,.., de toda
aportación significativa, lo que llamamos aprendizaje por descubrimiento, de fuentes primarias y
secundarias que nos permitan construir los contenidos.

El proceso de búsqueda de la documentación ha sido y es esencial, al no estar acabado el trabajo, en


el proceso de investigación que realizamos, de ahí el planteamiento metodológico constructivista
que utilizamos, un aprendizaje por descubrimiento, con un planteamiento inductivo-deductivo, que
va de lo particular a lo general y de lo general a lo particular.

El método de síntesis es el hermenéutico, palabra que proviene del término griego hermeneuo, que
quiere decir yo explico, consiste en el arte y teoría de la interpretación.

Hipótesis de partida.

La necesidad de construir la Historia de Canarias desde una vertiente que vincule la historia familiar
y local con la historia del Archipiélago, la historia del Estado español y del desarrollo del
Capitalismo. Siguiendo un planteamiento desde lo particular a lo general, igualmente acudiendo a
las relaciones internacionales impuestas por el sistema económico, social y político imperante desde
las revoluciones burguesas e industriales, que se manifestaron de forma “periférica” en las islas,
como parte del proceso de globalización, con las migraciones atlánticas, el comercio desigual o
injusto que marcará las relaciones Norte-Sur, reflejado en nuestro caso con la introducción del ciclo
de la cochinilla, el cultivo del plátano y tomate durante el siglo XIX y principios de XX. En
definitiva, los objetivos serían:

• Trabajar las relaciones de poder y la acumulación de la propiedad en Agaete durante el siglo


XIX, es especial la familia De Armas Jiménez.
• Analizar los lazos de unión entre la historia familiar, local, nacional e internacional.
• Analizar las migraciones internas e interinsulares, en intima relación con el proceso de
acumulación de propiedades de la familia De Armas.

En la medida que investigamos localizamos documentación significativa que nos ayuda al


desarrollo de nuevas hipótesis de trabajo, al mismo tiempo, confirmando o rechazando las iniciales.
De hecho, algunos de los planteamiento nacen con la documentación consultada, de ahí la
importancia de la búsqueda de fuentes primarias..

LOS DE ARMAS DE AGAETE

Indice

1. Introducción.
2. En contacto con la nobleza y la oligarquía canaria durante el Antiguo Régimen.
3. La acumulación de la propiedad durante el siglo XIX: la nueva oligarquía de los De
Armas de Agaete

Fase de la investigación
LOS DE ARMAS DE AGAETE

1. Introducción

La primera referencia que tuvimos de la familia De Armas de Agaete fue transmitida por los
herederos de don Juan González García, dueño en su momento de Aguas de Agaete, comprada por
él a los herederos de don Antonio de Armas Jiménez, personaje importante en la vida social y
política de la villa marinera en la segunda mitad del siglo XIX, citado por la viajera británica Olivia
Stone, en su libro Tenerife y sus Seis Satélites, haciendo alusión en el mismo al balneario de Los
Berrazales, acondicionado por don Antonio.

Con estos datos iniciamos una búsqueda en el Archivo Histórico de Las Palmas, “Joaquín Blanco”,
de toda información que nos permitiera conocer los avatares de la familia De Armas. Por la
experiencia adquirida en la elaboración de la investigación del caciquismo en San Bartolomé de
Tirajana, con el secretario del ayuntamiento don Antonio Yánez, no nos fue nada difícil plantearnos
una sistemática para localizar los testamentos y otros protocolos notariales que nos confirmaran la
gran acumulación de propiedades obtenidas por la familia en estudio.

Ante la hipótesis de partida, donde nos planteábamos si su poder económico, social y político, de
alguna forma se transmitía por herencia, utilizamos la Genealogía como ciencia auxiliar, acudiendo
al Archivo Diocesano del Obispado de Canarias y al Archivo Parroquial de Agaete. Fruto de esta
investigación, junto con los protocolos trabajados, tuvimos que acudir al Archivo Parroquial de
Tejeda y San Bartolomé de Tirajana, recibiendo la ayuda del genealogista de La Aldea de San
Nicolás, don Víctor Valencia.

Producto de la acumulación de propiedades y de la administración de las mismas, distintas líneas de


los De Armas de Agaete se habían asentado en los pueblos citados, movimientos migratorios dentro
de la isla de Gran Canaria rural-rural, que nada tiene que ver con el posterior éxodo rural de final
del siglo XIX a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, fruto de la construcción del muelle
Refugio de La Luz (1883-1902) y la expansión de la urbe.

Del trabajo de investigación podemos adelantar que descendientes de este linaje ocuparon altos
cargos en las administraciones municipales, alcaldía y secretaría del ayuntamiento, de los pueblos
donde se asentaron, capítulos que abordaremos en un trabajo más amplio.

La familia De Armas de Agaete, durante el siglo XIX, generaron una acumulación de propiedades
desmesurada, controlando gran parte del triangulo entre Agaete, La Aldea y la zona cumbrera de la
isla de Gran Canaria, un gran mordisco geográfico que nos motiva en la realización de un trabajo de
investigación sobre el origen de la propiedad, en especial de las líneas de los De Armas Pino y De
Armas Reina.

De igual forma, la transformación de una actividad artesanal, los zapateros, con su evolución y
transformación en un taller industrial, Zapatería Armas, de los De Armas de la Nuez, nos resulta un
ejemplo claro en ese transito económico hacia el capitalismo.
Junto con las adquisiciones del siglo XIX de la familia De Armas de Agaete, se produce
migraciones rural-rural de varias líneas familiares que se asentarán en los Pueblos de Tejeda, Fataga
(San Bartolomé de Tirajana), Acusa (Artenara). La presencia en La Aldea de San Nicolás es
anterior, relacionada con el arrendamiento de los terrenos del Marqués de Nava y Grimón por el
Ayudante don Nicolás de Armas, de todas formas, fruto del ciclo de la cochinilla, se harán con
grandes propiedades en Tasarte, Tasartico y La Aldea.

2.- En contacto con la nobleza y la oligarquía canaria durante el Antiguo Régimen.

La martiniega es uno de los impuestos más antiguo,


que pueden estar representado por el cobro de las gallinas
en La Aldea por parte del Marqués de Nava y Grimón

Los De Armas no formaban parte de la oligarquía del Antiguo Régimen, pero formaban parte de la
milicia canaria y estaban relacionados con la nobleza y oligarquía canaria.

La acumulación de propiedades de la familia De Armas de Agaete durante el Antiguo Régimen fue


medianamente cuantiosa, como podemos apreciar en los testamentos consultados, descartando la
herencia como factor principal en la transformación oligárquica-caciquil de la familia De Armas
durante el siglo XIX.

Dos de los antepasados de los De Armas del siglo XIX, don Antonio de Armas y el Ayudante don
Nicolás de Armas (ver árbol genealógico en el apéndice documental), mantuvieron una relación
estrecha con la nobleza y la oligarquía tradicional de Canarias, con el marquesado de Nava y
Grimón y con la familia del Castillo Olivares, ello unido al rango militar que ostentaba uno de ellos,
favoreciendo las relaciones que pudieran tener con el poder, al mismo tiempo, la formación que le
permitiría cimentar unas condiciones especificas para el desarrollo de la economía familiar,
destacando las figuras de Francisco de Armas Pino y Francisco de Armas Reina, que atesorarán un
amplio patrimonio en el siglo XIX, en el primero de los casos, incrementado por su hijo don
Antonio de Armas Jiménez.

Don Antonio de Armas, como hemos mencionado, es uno de los ancestros de los De Armas de
Agaete, que en el protocolo notarial ante el escribano de Santa María de Guía, del 13 de abril de
1696, a final del siglo XVII, su padre don Lucas de Armas, junto con el capitán don Cristóbal
García del Castillo Olivares, descendiente de una ilustre familia isleña, acordaron finiquitar la
deuda contraída por don Antonio de Armas con los servicios prestados durante su juventud al
Maestro de Campo, don Alonso Olivares del Castillo, padre de don Cristóbal, grandes terratenientes
en la comarca de NW de la isla de Gran Canaria..

Queda de manifiesto que don Antonio de Armas no pertenecía a la oligarquía isleña del siglo XVII-
XVIII, es más, reconoce su pobreza. Su herencia transmitida no nos permite valorar el papel de él
en el posterior incremento del patrimonio de los De Armas durante el siglo XIX.1

Por otro lado, el Ayudante don Nicolás de Armas, por su condición de militar y por ser arrendatario
de los terrenos del Marqués de Nava y Grimón en La Aldea de San Nicolás, pudo haber ostentado
mayor prestigio social, de todas forma su cercanía al poder no es sinónimo de pertenencia a la
oligarquía del Antiguo Régimen, era un instrumento más del sistema. Será, sin duda alguna, quien
aporte gran parte de las propiedades que poseía la familia antes del siglo XIX.

Al testar el Ayudante don Nicolás de Armas, en el año de 1710, señala que durante más de veinte
años, en las últimas décadas del siglo XVII, la Hacienda de La Aldea de San Nicolás fue gestionada
por él. El propietario, el marqués de Villanueva del Prado, desde su residencia en San Cristóbal de
La Laguna, en la isla de Tenerife, recibía las ganancias que le proporcionaba el arrendamiento de
sus posesiones en Gran Canaria:“no dudo que dicho Señor Marqués atenderá con piedad esta mi
razón considerando asimismo que con mi solicitud y trabajo personal por espacio de más de veinte
y dos años, poco más o menos, que estuve en ella entre pagando trescientas fanegas de grano y la
tengo adelantada dicha Hacienda”.

Con la localización del testamento de don Nicolás de Armas, custodiado en el Archivo Histórico
Provincial de Las Palmas, “Joaquín Blanco”, protocolizado por el escribano de Guía, don Pedro
Alonso de Medina, legajo 2389, entre los folios 38 y 44, podemos abordar con una fuente histórica
primaria, esencial para realizar un estudio que refleje la historia familiar, de los De Armas de
Agaete, la historia local de La Aldea y Agaete, y el Antiguo Régimen, en parte, en el Archipiélago.

Junto con las rentas que le aportaba el arrendamiento de la hacienda del Señor Marqués, resulta
sorprendente, pero nada extraño en el sistema señorial, la entrega de una gallina por cada casa
existente en sus posesiones. De alguna forma, hace ver que quien “manda en el gallinero” es él,
incluso por encima del miliciano que controlaba las tierras, bajo un contrato de arrendamiento.

El pago de la renta era en especie, con su equivalencia monetaria en el libro de cuentas, entre el
haber y deber, que tan preocupado tenía en su enfermedad a don Nicolás de Armas, esperando del
Marqués, por las circunstancias vividas, que se apiade de él y sus herederos:

“...que en el ajuste de cuentas que hubieren de hacer mis herederos con Vuestra Señoría les haga la
caridad de hacerle la rebaja que fuere su voluntad...”

La historia de las gallinas ahogadas en la playa de la Aldea manifiesta el sistema de recaudación de


la renta de arrendamiento y la forma de cobrarlas, enviando el Señor Marqués las naves adecuadas
para el transporte anual de los granos y animales a su sede central, en la isla de Tenerife, incluidas
las pobres gallinas: “... una de las condiciones de dicho arrendamiento era dar una gallina por cada
casa de la vecindad y estas las tengo entregadas a los maestros de los barcos que han ido ha recoger
la venta del arrendamiento y no se han entregado todas al Señor Marqués por haberse ahogado unas
en el mar y otras en la isla de Tenerife..”

Según manifiesta el Ayudante de Milicia, durante los más de veintidós años que regentó la
Hacienda de La Aldea, consiguió un aumento sustancioso de la productividad agrícola y ganadera,
con los beneficios reportados al Señor Marqués, y a él. Si analizamos las propiedades acumuladas
durante su vida, de una pequeña suerte de tierras heredadas en los Llanos de Agaete, incrementa sus
posesiones en su pueblo natal y en la zona de cumbre, los los Cortijos de Tirma y Visvique, y el
incrementos de las tierras de cultivo en las zonas bajas de la comarca.

Su rango en la milicia y el arrendamiento de la Hacienda de La Aldea de San Nicolás le permitirá


un ascenso social, en una región fronteriza, como la Canaria, que junto a los estamentos sociales,
marcados por la existencia de estamentos privilegiados o no privilegiados, característica del
Antiguo Régimen, también intervienen otros factores personales, de forma excepcional.

Con el siglo XVIII se desvinculó de la hacienda de La Aldea, sufriendo antes la actuación judicial
por la supuesta usurpación de tierras realengas, cuestión que le supuso, por el embargo judicial ,
unos perjuicios económicos, que pretendía reflejar en el libro de cuentas con el señor Marqués. Con
el Ayudante de la Milicia, don Nicolás de Armas, la importancia de la familia en Agaete se
incrementará.

3. La acumulación de la propiedad durante el siglo XIX: la nueva oligarquía de los De Armas


de Agaete

En todas partes, el imperialismo intenta preservar y


perpetuar todas aquellas formas de explotación
precapitalista (particularmente en el campo), que
son la base de la existencia de sus aliados reaccionarios.

Mao Tsetung

Don Francisco de Armas Pino, padre de los Armas Jiménez, hasta la década de los años sesenta del
siglo XIX, será el precursor de la familia en la acumulación de la propiedad, que hará de la misma,
la más poderosa de la comarca de Agaete, cogiendo el testigo, a la muerte de su padre, su hijo
primogénito, don Antonio de Armas Jiménez, que hasta el final de la centuria irá enriqueciendo el
patrimonio familiar.

Con sus variados negocios, sus contactos con el poder, favoreció la adquisición de amplias
propiedades en las subastas públicas de los bienes desamortizados, igualmente con las
compraventas, aprovechando las necesidades de los que se desprendían de sus propiedades.
Fase de la investigación

En estos momentos, con la transcripción del reparto de los bienes de don Francisco de Armas Pino,
iniciaremos un estudio cuantitativo-cualitativo, para diferencias las distintas actividades y
situaciones económicas que permitieron tan abundante acumulación de la propiedad. Destacando: la
adquisición del paleibot San Antonio, que favorecieron sus actividades comerciales, el ciclo de la
cochinilla, los proceso de desamortización y subastas, la muerte de don Francisco de Armas Pino en
1860, la gestión del hijo mayor durante más de treinta años, hasta 1894, que permitió no fraccionar
las propiedades de la familia, incrementando su poder económico, que se unirá al político que
adquiere don Antonio de Armas Jiménez con sus contactos con los hermanos León y Castillo y el
Partido Liberal, destacando su participación en la construcción del muelle de Las Nieves, bajo el
proyecto de 1864. Todo estos objetivos los iremos confirmando con el trabajo minucioso que nos
espera, con el análisis e interpretación de la documentación encontrada, muy abundante, y la que
esperamos encontrar.

Felipe Enrique Martín Santiago