Sie sind auf Seite 1von 9
9
9

Textos informativos - monografías

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

D urante todo el período medieval, los monasterios fue- ron los centros de conservación de la cultura clásica y de difusión de la cultura cristiana. En estos monas-

terios, los monjes tenían a su cargo la transcripción manual de los textos antiguos y los producidos en esa época. Estos monjes copiaban «a mano» cientos de obras, decoraban o ilustraban las páginas y las encuadernaban. Los libros que producían estaban principalmente destinados al clero y a los estudiosos de las Sagra- das Escrituras.

El lugar de trabajo

P ara trabajar, los monjes copistas tenían destinado un lu- gar especial en los monasterios: el scriptorium, que, ge- neralmente, estaba ubicado cerca de la biblioteca. Cada

copista contaba con su propio asiento y un pupitre, a veces gi- ratorio, que constaba de dos planos inclinados, lo cual permitía trabajar con dos manuscritos a la vez.

Los materiales

L as copias se realizaban sobre folios de pergamino hecho de piel de cordero, ternera o cabra. Los propios copistas debían preparar sus pergaminos antes de trabajar: de-

bían alisar la hoja y sacarle imperfecciones con un cuchillo y una piedra pómez. Una vez listo el pergamino, los novicios -aprendi- ces de copistas- debían realizar los «prerrayados», es decir, debían dibujar las líneas y los márgenes que iban a servir de guía a la hora de transcribir los textos. Para escribir, utilizaban plumas de oca. La tinta era negra, muy espesa y resistente, hecha a base de

una mezcla de polvo de hollín y de agua, a la que se le añadía un fijador, como la goma arábiga.

9
9

Textos informativos - monografías

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

La rutina

C ada copista podía realizar cuatro folios por día. Cada folio de pergamino equivale a una hoja de 35 a 50 cm de altura, por 25 a 30 cm de ancho. Es probable que los

copistas trabajasen al dictado, es decir, que una persona leyese en voz alta el original mientras varios monjes lo copiaban. Esta pesada tarea sólo era interrumpida a la hora de rezar. Testimonios de la época dicen que los copistas padecían dolores de espalda, de los riñones y problemas de la vista.

División del trabajo

E l proceso de elaboración de un códice (libro manuscrito

antiguo) tenía varias etapas, cada una de ellas realiza-

da por varios especialistas. Los copistas transcribían los

textos. Los iluminadores o miniaturistas decoraban las páginas. Los correctores se encargaban de enmendar los errores cometi- dos al copiar los textos. La ardua tarea concluía con la labor del illigator librorum, el encuadernador, que se encargaba de apilar las hojas de pergamino, coserlas, fabricar las tapas de cuero y los broches para sujetar las tapas y las hojas cosidas.

Karina Palleros El arte de hacer libros

EjErcicios

9
9

Alumno:

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

1. ¿Cuál es el tema de este texto?

2. ¿Cuál de estas opciones resume mejor el contenido del texto?

Los monjes copistas se encargaban de copiar a mano cientos de obras. En la Edad Media, los libros se elaboraban artesanalmente en los monastrios y se destinaban
En la Edad Media, los libros se elaboraban artesanalmente en los monastrios y se destinaban al clero y a los estudiosos de la Biblia. Los monjes copistas se encargaban de copiar a mano cientos de obras. Los monjes trabajaban con
Los monjes trabajaban con dos manuscritos a la vez.Media, los libros se elaboraban artesanalmente en los monastrios y se destinaban al clero y a

3. ¿En qué consistía el trabajo de los monjes copistas?

4. ¿Qué materiales se necesitaban para hacer libros en la Edad Media?

5. ¿Cómo era el lugar donde trabajaban los monjes copistas?

6. Ordena las fases propias de la elaboración medieval de un libro según el orden en que se

producen y anota el nombre de la persona responsable de cada tarea.

Corregir los errores orregir los errores

Copiar el libro opiar el libro

enCuadernar el libro nCuadernar el libro

deCorar las páginas eCorar las páginas

7. Explica el papel de los monasterios medievales en la conservación de la cultura.

8. ¿Qué función tienen los epígrafes de los apartados que componen el texto?

9. ¿Crees que la estructura del texto es clara y ordenada? ¿Por qué?

de los apartados que componen el texto? 9. ¿Crees que la estructura del texto es clara

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

Karina PallEros

E l artE dE hacEr libros En la E dad M Edia K arina P allEros

manuscrito

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

Karina PallEros

E l artE dE hacEr libros En la E dad M Edia K arina P allEros

pupitre

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

Karina PallEros

E l artE dE hacEr libros En la E dad M Edia K arina P allEros
E l artE dE hacEr libros En la E dad M Edia K arina P allEros

piedra pómez

goma arábiga

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

Karina PallEros

monasterios

conventos

clásica antigua

difusión extensión, propagación monjes frailes

transcripción

copia

manual

a mano

ilustraban dibujaban, pintaban clero religiosos

sagradas escrituras

Biblia

novicios principiantes

transcribir

copiar

hollín sustancia negra causada por el fuego

testimonios

pruebas

enmendar corregir ardua difícil apilar las hojas poner unas hojas encima de otras

9
9

Textos informativos - monografías

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

D urante todo el período medieval, los monaste-

rios fueron los centros de conservación de la

cultura clásica y de difusión de la cultura cris-

tiana. En estos monasterios, los monjes tenían a su cargo la transcripción manual de los textos antiguos y los pro- ducidos en esa época. Estos monjes copiaban «a mano» cientos de obras, decoraban o ilustraban las páginas y las encuadernaban. Los libros que producían estaban princi- palmente destinados al clero y a los estudiosos de las Sa- gradas Escrituras.

monasterios: conventos

clásica: antigua difusión: extensión, pro- pagación monjes: frailes

transcripción: copia

manual: a mano ilustraban: dibujaban, pintaban clero: religiosos

sagradas escrituras:

Biblia

El lugar de trabajo

P ara trabajar, los monjes copistas tenían destinado un lugar especial en los monasterios: el scripto- rium, que, generalmente, estaba ubicado cerca de

la biblioteca. Cada copista contaba con su propio asiento y un pupitre, a veces giratorio, que constaba de dos planos inclinados, lo cual permitía trabajar con dos manuscritos a la vez.

pupitre: mesa

Los materiales

L as copias se realizaban sobre folios de pergami- no hecho de piel de cordero, ternera o cabra. Los propios copistas debían preparar sus pergaminos

antes de trabajar: debían alisar la hoja y sacarle imperfec-

ciones con un cuchillo y una piedra pómez. Una vez listo el pergamino, los novicios -aprendices de copistas- debían realizar los «prerrayados», es decir, debían dibujar las lí- neas y los márgenes que iban a servir de guía a la hora de transcribir los textos. Para escribir, utilizaban plumas de

transcribir: copiar

oca. La tinta era negra, muy espesa y resistente, hecha a base de una mezcla de polvo de hollín y de agua, a la que se

hollín: sustancia negra causada por el fuego

le añadía un fijador, como la goma arábiga.

goma arábiga: resina

: sustancia negra causada por el fuego le añadía un fijador, como la goma arábiga. goma
9
9

Textos informativos - monografías

El artE dE hacEr libros En la Edad MEdia

La rutina

C ada copista podía realizar cuatro folios por día.

Cada folio de pergamino equivale a una hoja de

35 a 50 cm de altura, por 25 a 30 cm de ancho.

Es probable que los copistas trabajasen al dictado, es de- cir, que una persona leyese en voz alta el original mientras varios monjes lo copiaban. Esta pesada tarea sólo era inte- rrumpida a la hora de rezar. Testimonios de la época dicen que los copistas padecían dolores de espalda, de los riñones y problemas de la vista.

División del trabajo

testimonios: pruebas

E l proceso de elaboración de un códice (libro ma-

nuscrito antiguo) tenía varias etapas, cada una de

ellas realizada por varios especialistas. Los copis-

 

tas transcribían los textos. Los iluminadores o miniaturis- tas decoraban las páginas. Los correctores se encargaban de enmendar los errores cometidos al copiar los textos. La

enmendar: corregir

ardua tarea concluía con la labor del illigator librorum, el

ardua: difícil

encuadernador, que se encargaba de apilar las hojas de per-

apilar las hojas: poner

gamino, coserlas, fabricar las tapas de cuero y los broches para sujetar las tapas y las hojas cosidas.

unas hojas encima de otras

Karina Palleros El arte de hacer libros

broches para sujetar las tapas y las hojas cosidas. unas hojas encima de otras Karina Palleros