Sie sind auf Seite 1von 858

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE TLAXCALA

Dr. Víctor Job Paredes Cuahquentzi Rector Mtro. René Elizalde Salazar Secretario Académico Mtra. Dora Juárez Ortiz Secretaria de Investigación Científica y Posgrado Mtro. Efraín Ortiz Linares Secretario de Extensión Universitaria y Difusión Cultural Mtro. Rubén Reyes Córdova Secretario Administrativo Dr. Sergio Eduardo Algarra Cerezo Secretario Técnico Mtro. Mauro Sánchez Ibarra Secretario de Autorrealización Mtro. Ernesto Meza Sierra Coordinación de la División de Ciencias Sociales y Administrativas Mtra. Irma Berruecos Rodríguez Directora de la Facultad de Trabajo Social, Sociología y Psicología Mtro. Pedro Manuel Conde Flores Coordinador de Sociología

PROMOCIÓN DE LA RED MEXICANA DE SOCIOLOGÍA E INSTITUCIONES DE SOCIOLOGÍA: DRA. JUDITH ESTER CARRO BAUTISTA, LIC. HERMENEGILDO PÉREZ OSORIO

ISBN: 978-607-9348-13-7 COMPILADORES: JOSÉ FERNANDO GARCIA ZAMUDIO, ANDRÉS RODRÍGUEZ RÍOS RECOPILADORES: PEDRO MANUEL CONDE FLORES, CORINA LÓPEZ PELCASTRE DISEÑO Y DIGITALIZACIÓN: ZBANDUT GARCÍA VALDEZ , ALDO SÁNCHEZ RODRÍGUEZ. SISTEMATIZACIÓN DEL TEXTO: ZBANDUT GARCÍA VALDEZ.

Facultad de Trabajo Social, Sociología y Psicología de la UATx; Calle del Bosque, número 1, Tlaxcala, Tlax., C. P. 90000; Teléfono: (246) 46-229-32. El contenido de los elementos de este libro es responsabilidad de los autores respectivos. Puede utilizarse citando la fuente. Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de los editores.

Contenido

I. DESAFÍOS Y NECESIDADES SOCIALES EN LOS QUE SE ENMARCA LA ENSEÑANZA DE LA SOCIOLOGÍA EN MÉXICO Y AMÉRICA LATINA

1

EXPECTATIVAS EDUCATIVAS Y LABORALES DE LOS ESTUDIANTES DEL CENTRO REGIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR A DISTANCIA (C.R.E.S.U.D) Y EL CONTEXTO LABORAL: “ENTRE LO POSIBLE

2

TEORÍAS DEL DESARROLLO Y EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA LA SUSTENTABILIDAD. DEBATE Y CONTRIBUCIÓN DE LA EDUCACIÓN INTERCULTURAL PARA “EL BUEN VIVIR” EN LATINOAMÉRICA.

Y LO DESEABLE”. SILTEPEC, CHIAPAS. MÉXICO. VICENTE DOMINGO RAMÍREZ PÉREZ

LIBERIO VICTORINO RAMÍREZ, ROCÍO ÁNGELES ATRIANO MENDIETA

14

MÉXICO: QUEBRANTANDO A LOS JÓVENES. GUSTAVO ALONSO MARTÍNEZ LUNA

24

II. POLÍTICAS DE EDUCATIVAS, PERFILES INSTITUCIONALES Y MODELOS CURRICULARES

32

¿EXISTE LA PROFESIÓN SOCIOLÓGICA? LOS SOCIÓLOGOS DE LA UAM Y SUS PERCEPCIONES SOBRE EL CAMPO DE TRABAJO. ROBERTO ARMANDO MEJIA FONSECA

33

LA SOCIOLOGÍA EN EL CENTRO UNIVERSITARIO UAEM ZUMPANGO. GONZALO ALEJANDRE RAMOS

46

LA FORMACIÓN DE SOCIÓLOGOS EN LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE BAJA CALIFORNIA 1964-

2012. LOURDES ROCÍO BOTELLO, VALLE SANTIAGO CÁZARES AVENA

FORMACIÓN VS PERFIL DE EGRESO: UN ACERCAMIENTO A LA LICENCIATURA DE SOCIOLOGÍA”.

57

RICARDO GARCÍA

70

¿POR QUÉ EL ESTUDIANTE COLOMBIANO ELIGE LAS UNIVERSIDADES DE BUENOS AIRES? UN ESTUDIO DE MIGRACIÓN ESTUDIANTIL. OSCAR ALVARO MONTES DE OCA

83

SOCIOLOGÍA RURAL, CUATRO DÉCADAS DE PRESENCIA EDUCATIVA EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO. SINECIO LÓPEZ MÉNDEZ, BERNARDINO MATA GARCÍA

97

LA SOCIOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA “BENITO JUÁREZ” DE OAXACA. LAS TAREAS

PENDIENTES. CARLOS JAVIER SORROZA POLO

110

LA INDUCCIÓN A LA SOCIOLOGÍA DESDE EL SISTEMA COBAT EN TLAXCALA. ANA YOLANDA GRACIA GALLEGOS , DAVID AMADOR CAMACHO

129

III. FORMACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN Y LA MULTIDISCIPLINARIEDAD

138

LA ENSEÑANZA DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN LA UNAM. REFLEXIONES DE UNA EXPERIENCIA DOCENTE. MIGUEL ÁNGEL RAMÍREZ ZARAGOZA

139

FORMACIÓN MULTIDISCIPLINARIA ACTIVA: EL PROGRAMA PERAJ-ADOPTA UN AMIGO. ELSA DE JESÚS HERNÁNDEZ FUENTES, ELSA DEL CARMEN VILLEGAS MORÁN, CLAUDIA GUADALUPE

HERNÁNDEZ FUENTES

156

LA PROFESIÓN SOCIOLÓGICA Y LA EXPERIENCIA DE INVESTIGACIÓN EN UNA UNIDAD DESCONCENTRADA LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO. EL CASO ZUMPANGO. JAVIER PINEDA MUÑOZ

165

CONFLUENCIAS DISCIPLINARES ENTRE LA SOCIOLOGÍA Y LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL. MARIO PADILLA PINEDA

OTRAS MANERAS DE CONTAR (SOBRE LA SOCIOLOGÍA AUDIOVISUAL: INVESTIGACIÓN SOCIAL Y

174

FOTOGRAFÍA). GUALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ

184

LA INTERACCIÓN SOCIAL EN LA PRISIÓN Y SUS REGLAS. HERLINDA ENRÍQUEZ RUBIO HERNÁNDEZ

191

SOCIOLOGÍA DE LA INFORMALIDAD LABORAL EN LA CÁRCEL. MAXIMILIANO HERNÁNDEZ CUEVAS

205

NUEVOS ESTILOS DE TRABAJO ACADÉMICO SOCIOLÓGICO EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL EN EL MARCO DE LA REVOLUCIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS DE INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN. ALEJANDRO MÉNDEZ RODRÍGUEZ

217

CONTRIBUCIONES DE LA ANTROPOLOGÍA SOCIAL A LA FORMACIÓN DE SOCIÓLOGOS. JOSÉ FERNANDO GARCÍA ZAMUDIO

232

DE LOS TIEMPOS DICOTÓMICOS AL GIRO DIALÉCTICO. REFLEXIONES SOBRE FORMACIÓN METODOLÓGICA EN ESTUDIANTES DE SOCIOLOGÍA.FRANCISCO LEDESMA SALAMANCA

244

IV. PERFILES Y TRAYECTORIAS DE DOCENTES Y ESTUDIANTES

257

EXCLUSIÓN EN EL PROCESO ESCOLAR DE LOS ALUMNOS. GUILLERMO VARELA BÁEZ

258

LA INSERCIÓN LABORAL DEL SOCIÓLOGO. GABRIELA GUZMÁN LEÓN

268

TENDENCIAS ANTINÓMICAS EN LA RELACIÓN EDUCACIÓN - TRABAJO EN LA SOCIEDAD ACTUAL:

UNA PERSPECTIVA SOCIOLÓGICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR, EL TRABAJO PROFESIONAL, Y

LOS MERCADOS DE TRABAJO. ROGELIO SEBASTIÁN SALCIDO GONZÁLEZ

272

EVALUACIÓN DE IMPACTO DE PROGRAMAS Y POLÍTICAS PÚBLICAS: EL CENDHIU. GABRIEL FERNÁNDEZ ÁLVAREZ

285

SATISFACCIÓN Y EXPECTATIVAS DE LOS ALUMNOS DE SOCIOLOGÍA EN CUANTO A SU FORMACIÓN ACADÉMICA. ANA MIJANGOS REYES

295

CASOS DE ÉXITO EN EL CAMPO LABORAL DE LOS EGRESADOS DE LA LICENCIATURA EN SOCIOLOGÍA. ANA MIJANGOS REYES, PATRICIA DE LOS ÁNGELES AGUIRREZ

307

TRAYECORIAS ESCOLARES Y ELECCIÓN DE CARRERA PROFESIONAL. CESAR ALAN MUÑOZ CISNEROS

318

¿SOCIEDADES DIGITALES? UNA PERSPECTIVA DESDE LA PSICOLOGÍA. KARLA CRUZ SÁNCHEZ, JESSICA SÁNCHEZ PÉREZ

333

TRAYECTORIAS JUVENILES DE LOS ESTUDIANTES DE SOCIOLOGÍA EN LA UNIVERSIDAD

AUTÓNOMA DE TLAXCALA. UN ACERCAMIENTO A LA TRAYECTORIA ESCOLAR. EDITH SALAZAR

DE GANTE, MARIELA SONIA JIMÉNEZ VÁSQUEZ

344

V. CORRIENTES TEÓRICAS Y METODOLÓGICAS EN LA FORMACIÓN DE LOS SOCIÓLOGOS

362

ETNIA Y GLOBALIZACIÓN. MARGARITA MADAHI AYAPANTECATL ENCARNACIÓN

363

MARX A LA LUZ DEL PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD. ANDREA GONZÁLEZ MEDINA

373

EXPERIENCIAS EN LA ENSEÑANZA DE LA TEORÍA SOCIOLÓGICA EN LA UAEM. YASMÍN HERNÁNDEZ ROMERO

COLONIALIDAD DEL PODER Y CULTURA: PRODUCCIÓN DE CONOCIMIENTO Y REPRODUCCIÓN DE

392

SENTIDO. MIGUEL ÁNGEL AGUILAR GONZÁLEZ

404

LA HERMENÉUTICA FILOSÓFICA DE JÜRGEN HABERMAS: UNA PROPUESTA PARA LA COMPRENSIÓN/INTERPRETACIÓN EN LA SOCIOLOGÍA. ALESSA PECH

410

EL SISTEMA DE SENTIDO EN EL EGRESADO DE LA LICENCIATURA DE SOCIOLOGÍA. MÉTODO DE ANÁLISIS ESTRUCTURA APLICADO A ENTREVISTAS. ALESSA PECH MATAMOROS, ULISES ADRIÁN

 

REYES HERNÁNDEZ

422

VI. CAMPOS EMERGENTES DE LA SOCIOLOGÍA

 

441

 

CAUSAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DE LOS RECURSOS FORESTALES EN EL EJIDO VEGA DEL ROSARIO MUNICIPIO DE SILTEPEC, CHIAPAS. ERVIN ROBERTO GONZÁLEZ

442

ANÁLISIS DE LAS REDES SOCIALES EN LOS PROCESOS ELECTORALES DE MÉXICO. ELIZABETH ZEMPOALTECA VÁZQUEZ

454

CRISIS GLOBAL, INEQUIDAD, POBREZA, DESIGUALDAD Y EXCLUSIÓN PROBLEMAS DEL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO. ZAIRA ITZEL VENTURA PEDRO, PASCUAL XICOTENCATL VÁSQUEZ

 

467

DESGASTE OBRERO EN LA INDUSTRIA CEMENTERA. EL CASO DE VITO, HIDALGO. ANDREA XIMENA ESTRADA ARRIAGA, RICARDO ROSAS DUARTE

479

GLOBALIZACIÓN INFORMATIVA Y LA VULNERABILIDAD DEL ESTADO-NACIÓN. JOSÉ CARLOS PÉREZ FLORES, EMILIO BLANCAS GÓMEZ, WILLIAM HERNÁNDEZ ESTRADA

492

LA RELACION SOCIEDAD NATURALEZA. MADAI SORIA TELOXA

502

EL CONSUMO COMO ANÁLISIS EN LOS CAMPOS EMERGENTES DE LA SOCIOLOGÍA. ANA GUADALUPE DEL ROSARIO ELIZALDE GONZÁLEZ

507

POLÍTICA PÚBLICA EN SEGURIDAD PÚBLICA. EL CASO DEL PROGRAMA SUBSEMUN. MARÍA FERNANDA VÁZQUEZ CAMPOS

514

EVALUACIÓN DE LA POLÍTICA MIGRATORIA EN CHIAPAS IMPLEMENTADA A LOS MIGRANTES CENTROAMERICANOS DE TRÁNSITO. JOSÉ ERICK LAGUNA CRUZ

525

QUEHACER SOCIOLÓGICO FRENTE AL CRIMEN ORGANIZADO TRASNACIONAL. MILÉN ARAGÓN

DOMÍNGUEZ, MARÍA ELIZABETH ALEJANDRINA DOMÍNGUEZ ÁNGEL

541

REFORMULACIÓN DE PERTENENCIAS EN CONTEXTOS TRANSNACIONALES DE EXCLUSIÓN Y VULNERABILIDAD: TRANSMIGRANTES Y ACCIÓN SOCIAL. GUSTAVO LÓPEZ ÁNGEL, OSCAR CALDERÓN MORILLÓN

550

LA CRISIS DE LA UNIDAD SOCIOECONÓMICA CAMPESINA Y LA MIGRACIÓN EN EL POBLADO DE SAN JAVIER LAS TUZAS CADEREYTA, QRO. ISABEL ROMERO DORADO, JUAN CARLOS MAQUEDA

HERNÁNDEZ

559

EL USO DE TICS´S Y LA ESCRITURA DE LOS ESTUDIANTES DE SOCIOLOGÍA. ALMA ROSA MARIN ORNELAS, HILARIO ANGUIANO LUNA., JOSÉ LUIS CISNEROS

575

VIII. RESULTADOS Y EXPERIENCIAS EN LA FORMACIÓN DE SOCIÓLOGOS

587

LOS RETOS DE LA SOCIOLOGÍA EN MÉXICO Y AMÉRICA LATINA: UNA MIRADA HACIA LA SOCIOLOGÍA MEXICANA. ESTEFANÍA SÁNCHEZ PÉREZ

588

TRAYECTORIA DE LA LICENCIATURA EN SOCIOLOGÍA A TRAVÉS DE UNA PERSPECTIVA DEL CUERPO DOCENTE DE LA UAM-A. ARMAS-CORTEZ, F. J, CANO W

598

DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS A TRABAJADORES PRECARIOS: FLEXIBILIZACIÓN Y PRECARIEDAD EN EL TRABAJO DE LOS EGRESADOS DE SOCIOLOGÍA DE LA UAEM, ESTADO DE MÉXICO. GABRIELA LAGUNA OSORNIO, FABIOLA BUENDIA LUNA

606

PERIÓDICO ELECTRÓNICO TIEMPO. UN ESPACIO PARA LA INVESTIGACIÓN Y LA EXPRESIÓN UNIVERSITARIA. DAVID FLORES HERNÁNDEZ, GISELL LÓPEZ GARCÍA, YOLANDA CASTAÑEDA ZAVALA

619

PERSPECTIVAS SOCIOLÓGIOCAS DEL TRABAJO COLEGIADO COMO FENÓMENO MICROPOLÍTICO

EN UNA ESCUELA SECUNADARIA PÚBLICA. FLORENTINO SILVA BECERRA

628

RESULTADOS DE LA TESIS: PORNOGRAFÍA, INTERNET Y CONTROL SOCIAL. CALIXTO ERNESTO VÁZQUEZ VÁZQUEZ

639

EXPERIENCIA FORMATIVA Y PANORAMA LABORAL DE LOS SOCIÓLOGOS EGRESADOS DE LA UATX. JUDITH ESTHER CARRO BAUTISTA

646

LA ORCAO-UNORCA COMO UN MOVIMIENTO SOCIAL CAMPESINO, EN EL MUNICIPIO DE OCOSINGO, CHIAPAS. NICOLAS LOPEZ JIMENEZ

654

LA SOCIOLOGÍA RURAL EN TLAXCALA. ANDRÉS RODRÍGUEZ RÍOS

672

SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS DE LA SOCIOLOGÍA EN MÉXICO Y TLAXCALA. GUSTAVO ALBERTO GONZÁLEZ GUERRERO

685

IX. RESULTADOS Y EXPERIENCIAS DE INVESTIGACIÓN

694

SOCIOLOGÍA DE LA INFORMALIDAD LABORAL EN LA CÁRCEL. MAXIMILIANO HERNÁNDEZ CUEVAS

695

LOS INDÍGENAS EN EL DISCURSO DE LAS CIENCIAS SOCIALES EN CHIAPAS. MARINA ACEVEDO GARCÍA, CARLOTA AMALIA BERTONI UNDA, BERTHA PALACIOS LÓPEZ

706

LOS MERCADOS DE TRABAJO UTÓPICOS. LOS AMBIENTES NEUROTIZANTES DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. LORENA GARCÍA GÓMEZ, GUILLERMO CAMPOS RÍOS

718

EL MODELO DE LAS UNIVERSIDADES INTERCULTURALES EN MÉXICO PARA PREVENIR PRÁCTICAS

EXCLUYENTES. ROCÍO ÁNGELES ATRIANO MENDIETA, LIBERIO VICTORINO RAMÍREZ

736

TODO ES POR ELLOS”. CONCEPCIONES SOBRE EL INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO EN LAS INSTITUCIONES ASISTENCIALES DEL CENTRO DE MÉXICO. ABRAHAM OSORIO BALLESTEROS

745

Y SIN EMBARGO SE MUEVEN. PRÁCTICAS MÓVILES E IMPLICACIONES SOCIOCULTURALES EN LA

EL BULLYING UN PROBLEMA DE VIOLENCIA ESCOLAR. JUAN ANTONIO DEL MONTE MADRIGAL,

LUIS ADOLFO ORTEGA GRANADOS, CLAUDIA GUADALUPE HERNÁNDEZ FUENTES

RELACIÓN ENTRE EL HABITUS Y LA MIGRACIÓN: ALGUNOS ELEMENTOS PARA SU ANÁLISIS. JOSÉ

778

LA VENERACIÓN A LA VIRGEN DE OCOTLÁN EN LA MODERNIDAD GLOBAL DE TLAXCALA. YESSICA

ANTONIO SALDAÑA, JOSÉ FELICIANO GONZÁLEZ MORENO

INDUSTRIALIZACIÓN Y CALIDAD DE VIDA (UN ESTUDIO DE CASO: PAPALOTLA DE XICOTÉNCATL,

DIONICIO VÁZQUEZ VÁZQUEZ

768

790

TLAXCALA). CORINA LÓPEZ PELCASTRE

807

MIRAR EL ABORTO DESDE LA EXPERIENCIA. MARÍA DEL ROSARIO TEXIS ZÚÑIGA

834

PRESENTACIÓN

Convocados por la Coordinación de Sociología de la Universidad Autónoma de Tlaxcala,

el 25 de abril se dieron cita coordinadores y jefes de carrera de dicho programa

académico. Participaron: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad Autónoma de Baja California, (Campus Ensenada), Universidad Autónoma de Baja California, (Campus Mexicali), Universidad Autónoma “Benito Juárez”, Oaxaca, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Universidad Autónoma de Chapingo, Universidad Autónoma del Estado de México, (Unidad Toluca), Universidad Autónoma del Estado de México, (Unidad Zumpango), Universidad Autónoma Metropolitana, (Unidad Iztapalapa), Universidad Nacional Autónoma de México (C. U.), Universidad Nacional Autónoma de México (FES Aragón), Universidad Veracruzana y la universidad anfitriona.

La reunión tuvo como objeto elaborar el diagnóstico y estado actual que guarda el Programa Educativo de Sociología en cada institución: matrícula, temas generales de los

mapas curriculares, et., así como la presentación de propuestas para lograr la vinculación

e intercambio académico entre las diversas Universidades donde se imparte la

licenciatura y, algo muy importante, la presentación de la propuesta para la realización del Congreso de Sociología en Tlaxcala.

Los asistentes a la reunión reconocieron la importancia de la propuesta de nuestra universidad, para agruparnos y constituir una red, con el claro porpósito de fortalecernos como instituciones y profesionistas. El acuerdo fue crear la “Red Mexicana de Sociólogos e Instituciones de Sociología” (ReMSIS).

Asimismo, se acordó dar un voto de confianza a la Autónoma de Tlaxcala, tanto para organizar el Congreso Nacional de Sociología, así como para trazar los lineamientos de la Red, entre los cuales se consensaron: establecer los vínculos necesarios para el intercambio estudiantil, docente, de investigación, dar consecución a la organización del Congreso Nacional de Sociología con carácter itinerante en coordinación con la Universidad sede perteneciente a la Red, y los demás del mismo orden, todo lo cual redunde en el fortalecimiento de nuestro programa educativo en las instituciones respectivas.

Con el primer Congreso que se llevará a cabo en Tlaxcala inician los trabajos de vinculación a través de la Red, por ello adquiere relevancia inédita para la Sociología en México. El impacto de los acuerdos de dicha reunión se miden por la respuesta a la

convocatoria al Congreso y a la Constitución de la Red: 25 instituciones y un centenar de

ponencias; además, de manera especial, la participación de Pablo González Casanova,

Néstor García Canclini, Gilberto Giménez y Alfonso Bouzas, como ponentes magistrales.

Este CD contiene las ponencias dictaminadas y sugeridas para su publicación por el

Comité Revisor del Congreso.

Durante el Congreso tendremos reuniones para trabajar lo relativo al acta constitutiva de nuestra Red y el registro legal de la misma.

Se instalará un modulo para llevar a cabo el proceso de credencialización de los afiliados a la ReMSIS.

Cada Coordinador o Jefe de área de Sociología proporcionará los datos de completos de su Programa Educativo de Sociología para incorporar oficialmente a su institución miembro de la ReMSIS.

A continuación se describe el logotipo de la Red:

ReMSIS . A continuación se describe el logotipo de la Red: Red Mexicana de Sociólogos e

Red Mexicana de Sociólogos e Instituciones de Sociología. Abreviatura: ReMSIS Lema: «Vínculos para una Sociología Contemporánea» El libro: La base del conocimiento y el estudio que se genera a través de la Sociología. SS Unidas: Representan la república mexicana ya que en toda ella se encontrará la ReMSIS Los engranes: El trabajo que se realizará a través de la Red El planisferio con las líneas: El estudio del mundo y la globalidad del conocimiento. Las manos: La dinámica social

I. DESAFÍOS Y NECESIDADES SOCIALES EN LOS QUE SE ENMARCA LA ENSEÑANZA DE LA SOCIOLOGÍA EN MÉXICO Y AMÉRICA LATINA DESAFÍOS

P á g i n a

1 | 849

EXPECTATIVAS EDUCATIVAS Y LABORALES DE LOS ESTUDIANTES DEL CENTRO REGIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR A DISTANCIA (C.R.E.S.U.D) Y EL CONTEXTO LABORAL: “ENTRE LO POSIBLE Y LO DESEABLE”. SILTEPEC, CHIAPAS. MÉXICO.

VICENTE DOMINGO RAMÍREZ PÉREZ

INTRODUCCIÓN

Como individuos tenemos derecho y obligación a recibir educación, lo cual es indispensable en la actualidad recibir una formación universitaria para poder insertarse al campo laboral, independientemente si un individuo recibe o no alguna formación universitaria este tendrá diferentes expectativas sea educativas o laborales y que dependerá del contexto en que se encuentre.

Para una explicación fundamentada es necesario contrastarla a través de la teoría de la acción social desde la lógica de la acción racional y explicar las expectativas generales de los individuos y dar un enfoque hacia las expectativas educativas o laborales, que dependen de las demandas del contexto, si este a su vez responde a las ofertas educativas; por ello es necesario utilizar una metodología cualitativa como herramienta fundamental para encontrar la información deseada; ya que el trabajo de las autoridades educativas en los últimos años es buscar alternativas, para aquellas personas que por situaciones económicas y marginadas no logran concluir una carrera profesional, y así tener la oportunidad de recibirla.

MARCO TEÓRICO.

La educación es una obligación por parte del Estado y un derecho que tenemos todos de recibirla, por lo tanto las perspectivas laborales de jóvenes universitarios que aun se encuentran cursando una licenciatura o una ingeniería en las diferentes universidades existentes han sido estudiada por el Centro de Investigaciones del Departamento de Bienestar Universitario de Andina (CIDBUA) este centro señala que los estudiantes saben de qué se trata la carrera dan importancia a sus estudio: “El 68,5% de los estudiantes tiene objetivos vinculados con lo académico como sacar adelante la carrera y tener un buen desempeño académico” (DBUA, 2005: 14).

Otro estudio que realizó Rodríguez (2008) en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Ixtapalapa (UAM-I), señalan que los estudiantes que no están conformes o a gusto en la carrera que cursan, tienden a desertar abandonando sus estudios o se dan de baja temporal o definitiva. Desde otra perspectiva los factores decisivos al cursar estudios universitarios y sus actitudes de permanencia en la institución, es la existencia prioritaria de

P á g i n a

2 | 849

preferencias personales y profesionales como menciona González (2005): Uno de ellos es “los factores que motivan a los estudiantes a cursar estudios universitarios, las actitudes del alumnado recién llegado a la institución, en tercer lugar, estudiantes que cursan el último curso de su titulación sobre la base de esas actitudes” (González, 2005:10).

La motivación del alumnado depende de lo que le gusta aprender y la mayor parte de los estudiantes actuales matriculados en alguna universidad, , se ha analizado “en el pasado, el nivel de importancia y compromiso del rol y las expectativas acerca de las prioridades de cada rol estaban determinados primariamente por el género de la persona” (Nureya, et al., 2012: 406). ,

Hoy día la educación que se recibe, no es tan eficiente pero se descuida que lo aprendido se aplicará algún día al campo laboral. “La educación tiene sus argumentos más fuertes en la capacidad para producir capital humano, y presuponen, además, que mayores niveles de escolaridad generarán mayores niveles de productividad en el mercado de trabajo y, por consiguiente, mayores ingresos” (Guzmán, 2006:129).

Hoy día la demanda es mucha y la oferta muy poca, el modelo de “las competencias comenzó desde antes desde los años 70 y en diferentes países de América y Europa, siendo los Estados Unidos, Inglaterra, Francia y, en cierta medida, México los principales centros de elaboración conceptual y aplicación práctica del modelo” (Ruiz, et al., 2005: 75).

La educación tiene que adaptarse a las nuevas ofertas de trabajo de ahí se asocia al nuevo paradigma, como son competencia, competencias, saber ser, saber hacer, enseñanza-aprendizaje, facilitador, definitivamente la función de la educación en las diferentes instituciones hoy día es optar por el nuevo modelo de competencias, formando a los estudiantes para el mercado laboral, de ahí la necesidad de cambiar los contenidos de aprendizaje, como una necesidad para la inserción al campo laboral.

La flexibilidad curricular se basa principalmente en el saber y no en el saber hacer y donde se asume que la suma de las partes (Asignaturas) produce el todo (Plan de Estudios) priorizando en un orden jerárquico las disciplinas a enseñar posibilitando una transversalidad entre Programas y formación profesional que complementen la formación teórica con las prácticas profesionales desde el inicio de la formación (Trujillo, et al., 2011: 250).

Todo joven universitario debe tener los conocimientos universales para enfrentar cualquier desafío, una misión de la educación basada en competencias es

P á g i n a

3 | 849

preparar a un profesional competitivo a nivel nacional e internacional, en la sociedad del conocimiento, las habilidades son cada vez más relevantes y los países con un alto nivel de habilidades se ajustarán más efectivamente a los desafíos y cambios que abre la globalización desde la competitividad educativa y laboral, de ahí “la necesidad de que la formación profesional universitaria se mantenga actualizada, ya que debe responder a las cambiantes necesidades del mundo y de la industria” (Díaz, et al., 2011:183).

Otro aporte indispensable es el de Ruiz (2009) al señalar que el conocimiento hoy día es mediante el proceso enseñanza-aprendizaje para potencializar las competencias profesionales, basado en la lógica de saber ser y hacer mediante planes de estudio, no basta tener una buena educación si no existe posibilidad de trabajar.

Otra problemática que se ha estudiado en diferentes contextos del mundo y más en México es el alto nivel de precariedad laboral, principalmente de población joven, la mayoría se encuentran realizando actividades asalariadas y se hace más difícil insertarse al campo laboral si los jóvenes están casados o son jefes de su hogar, esto los obliga a aceptar empleos inestables y poco pagados como menciona el estudio de Aldana (2009): “la crisis social contemporánea ha desbordado la capacidad de contención y control de muchedumbres ahogadas en la pobreza, el desempleo y la exclusión, que se colocan en estado de permanente agitación” (Aldana, 2009:197).

Este autor menciona que los jóvenes tienden a desanimarse a continuar con sus estudios porque la mayoría, al terminar alguna carrera, percibe que para nada es suficiente aprender un oficio determinado; que las virtudes asignadas al esfuerzo educativo como palanca infalible para entrar en las corrientes de la movilidad social, han perdido casi toda su potencia.

Aunque la educación y el mercado de trabajo son realmente vehículos para el progreso personal y la educación no pretende construir a los seres humanos en máquinas para insertarse al mercado laboral, lo que conoce y aprende el individuo lo hace más apto para el trabajo, es necesario contar con muchas especialidades para estar al día.

En este sentido, la educación universitaria es un factor que genera segmentación en el mercado laboral, pues si la oferta es heterogénea en cuanto a su calidad, entonces se generan profesionales “limones” y profesionales “duraznos” y los empresarios buscarán señales que les permitan distinguir entre ellos, ya sean explícitas, como las acreditaciones institucionales y de programas del o implícitas, como el prestigio en investigación (Posso, 2010: 216-217).

P á g i n a

4 | 849

Tanto Ruiz (2009) como Posso (2010). Coinciden en que la mayor posibilidad de ingresar al mercado laboral que dependerá de la escolaridad y el conocimiento que se tenga sin importar si el empleo es formal o informal, en esta idea también Jacinto y Millenaar (2012), cuando afirman que “los procesos de inserción –frente a la ruptura de los mecanismos tradicionales de socialización y de integración a la vida activaimplican sobre todo ciertas competencias socioprofesionales vinculadas a saberes otrora tácitos” (Jacinto y Millenaar, 2012:145).

Realmente la mayoría de los jóvenes universitarios tienen una constante

preparación para enfrentar la realidad y poder competir con los demás estudiantes

de otras universidades, pero la preparación es permanente esto lo contrasta él

Ministerio del Poder Popular para la Educación de Bolivia (MPPEB).

La evaluación de los procesos de aprendizaje se conceptualiza como un proceso

permanente, interactivo, cooperativo y reflexivo que permite comprender, analizar

e interpretar el desarrollo real alcanzado por él y la estudiante y sus

potencialidades, así como las experiencias de aprendizaje con la participación de

los actores sociales corresponsables del proceso educativo. (MPPEB, 2008: 3).

Se centra la atención en comprender qué y cómo aprende él y la estudiante; lo que el alumno aprende en la universidad será puesto en práctica en el campo

laboral su formación es orientada hacia el servicio, conociendo así cuanto eficiente

ha

sido la enseñanza de los docentes.

Al

hablar de las prácticas educativas se debe tener en cuenta el contexto, para

muchos estudiantes en universidades que se encuentren en zonas metropolitanas

no tienen muchos problemas, porque el aprendizaje en el aula se lleva a la

práctica en algunas empresas cercanas, esto para mejorar la formación práctica

en los últimos cursos de su carrera.

Como base fundamental es la práctica de los conocimientos y así facilitar la inserción laboral de los universitarios, por eso mismo es indispensable hacer prácticas en alguna empresa para poder insertarse ahí al finalizar los estudios: Las prácticas en empresas son muy demandadas por los jóvenes; la mayoría de los jóvenes dieron algún servicio o práctica educativa se han quedado trabajando ahí mismo:

La mayoría de los universitarios que siguieron vinculados a la empresa donde realizaron sus prácticas describen una situación precaria. En concreto, el 43,2% mantiene la vinculación a través de becas y similares, el 28,8% con un contrato temporal, el 19,2% trabaja sin contrato y el 8,8% tiene un contrato fijo (Martínez, 2003: 142).

P á g i n a

5 | 849

Aunque exista vinculación, no necesariamente se quedan la mayoría trabajando, el servicio social es para vincularse en un empresa y quedar trabajando ahí mismo, aunque los estudios muestren que no necesariamente es así, pero es lo más viable para todos los estudiantes, poner en práctica lo aprendido y conseguir mediante las empres un contrato fijo.

Los diferentes estudios sobre inserción laboral realizados en el contexto de la Unión Europea coinciden en señalar la importancia del tener un mejor nivel educativo para la inserción laboral sea en un trabajo formal, para eso es necesario tener vinculación con alguna empresa para hacer prácticas y poder ser contratados al egresar porque muy pocos son los que entran por medio de “padrinos” 1 Martínez (2003).

En síntesis la educación se ha expandido en gran medida y la educación recibida depende de los programas curriculares basada en el modelo de competencias, de ahí la necesidad de la institución de formar a los estudiantes para el mercado laboral y que ellos puedan dar sus servicios en empresas para que al terminar puedan ser contratados por estas instituciones.

JUSTIFICACIÓN

Como se ha expuesto anteriormente las expectativas de los familiares sobre la educación y la formación de sus hijos son cambiantes, así como conocer las oportunidades que les ofrece la institución para poder insertarse al campo laboral y sobre los tipos de empleo que se encontraran .

La Secretaria de Educación en conjunto con el Gobierno del Estado de Chiapas en el año 2005, convocaron a diferentes instituciones de educación superior en el estado con el fin de obtener una solución al problema propuesto, fue si como el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez propuso su proyecto basada en la idea de educación que tenía el Instituto Tecnológico de Durango, para abatir el rezago educativo, los primeros proyectos se realizó en Soyaló y la Concordia logrando convenios con las autoridades municipales para la construcción y operación de los Centros Regionales de Educación Superior a Distancia (CRESUD).

La importancia de hacer este estudio es porque el proyecto CRESUD planteado por la Secretaria de Educación y el gobierno de Chiapas no responde a la necesidad de los estudiantes, debido que las carreras ofertadas son opuestas a las demandas del contexto, siendo Siltepec un lugar marginado y vulnerable, mismo que no es apto para emplear a estudiantes de una carrera profesional de

1 Según el autor refiere a terceras personas que ayudan a encontrar un empleo permanente a un familiar o conocido.

P á g i n a

6 | 849

Ingeniería

industrial y

sistemas

computacionales,

la

lógica

del

gobierno

es

expandir

la

educación

sin

contemplar

las

verdaderas

necesidades

de

los

individuos.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

En este sentido se hace relevante estudiar ¿Cuál es la relación entre las expectativas (educativas o laborales) y el mercado laboral de los estudiantes del Centro Regional de Educación Superior a Distancia (CRESUD), Siltepec, Chiapas

OBJETIVO GENERAL

El objetivo general de esta investigación es analizar la relación entre las expectativas educativas o laborales de los estudiantes del Centro Regional de Educación Superior a Distancia (CRESUD) y el mercado laboral en Siltepec, Chiapas. México.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Identificar las principales razones y preferencias de los estudiantes para inscribirse en las carreras ofertadas por el CRESUD.

Identificar y comprender las expectativas laborales y educativas de los estudiantes que cursan la ingeniería industrial y la ingeniería en sistemas computacionales.

Comparar las expectativas educativas y laborales por carrera, generación y sexo de los estudiantes del CRESUD.

Describir las trayectorias educativas previas al ingreso del CRESUD.

Identificar las estrategias de difusión para CRESUD.

Identificar las demandas del mercado laboral del municipio.

Hipótesis

Las expectativas educativas y laborales de los estudiantes de los Centros Regionales de Educación Superior a Distancia (CRESUD), son opuestas al campo laboral, porque la oferta educativa no responde a las necesidades del contexto, por lo tanto las expectativas de los jóvenes serán:

Conseguir un empleo en la región que no responderá a su formación educativa.

Conseguir un empleo fuera de la región acorde a su formación educativa.

P á g i n a

7 | 849

Estudiar un posgrado en una institución privada para poder insertarse más fácilmente al campo laboral.

Las expectativas educativas y laborales de los estudiantes de una especialización universitaria dependerá de las demandas del contexto, y si este responde a las ofertas educativas se aplicaran los conocimientos adquiridos; mientras la universidad tenga alumnos matriculados estos conocerán de qué manera influyó la universidad y que opciones ofrece para inserción laboral.

La acción social y las expectativas de los jóvenes con formación profesional

Al hablar de expectativas es muy general, por eso se dará un enfoque desde la teoría de la acción social acotándolo al tipo de acción más ideal para explicar las expectativas educativas o laborales el cual se dará una amplia explicación más detallada por el tipo de investigación en el que se enfoca.

Según Weber (2004) identifica 4 formas de acción social, como modelos ideales:

Tradicional (costumbre); el impulso del acto se desarrolla bajo el influjo de la costumbre y el hábito y procede de un conjunto de ideales o símbolos que no poseen una forma coherente y precisa; y de acción afectiva (emocional); se desarrolla bajo el influjo de un estado emotivo y, siguiendo el esquema weberiano, ésta se hallaría en los límites de lo significativo y no significativo, debido a que su sentido no se establece en la instrumentación de medios hacia fines sino en realizar un acto `por que sí'; de acción racional con arreglo a valores; implica la orientación del accionar hacia la consecución de un ideal que constituye objetivos coherentes hacia los que el individuo dirige su actividad y de valoración racional; en la que la decisión sobre los fines se somete a una valoración moral (Weber, 2004: 22).

La idea de mencionar los cuatro tipos de acción social es para hacer énfasis que la acción ideal que explicará las expectativas de los actores es la acción racional, debido que el individuo antes de realizar una actividad tiene ideas o fines a realizar, porque las proyecciones no se dan en el vacío, los actores no están aislados del contexto en el cual desarrollan sus expectativas, los condicionantes sociales influyen en la mirada del futuro; la selección subjetiva del camino a recorrer tendrá mayores o menores posibilidades de ser llevadas a cabo en función de las restricciones que les imponga el contexto objetivo en el cual viven.

De ahí la necesidad de reiterar cuando se menciona:

Los intereses en el mercado orientan su acción que es “medio” por determinados intereses económicos propios, típicos y subjetivos que representan el “fin” y por

P á g i n a

8 | 849

determinadas expectativas típicas, que la previsible conducta de los demás permite abrigar las cuales aparecen como “condiciones” de la realización del “fin” perseguido (Weber, 2004:24).

El concepto de expectativa se vincula con la acción racional debido que las ideas que persiguen un fin que aparece “vinculado a una situación que es sumamente factible que se produzca, aunque, como la expectativa implica una certeza mayor que la esperanza” (Weber, 2004: 22).

Ya que las posibilidades laborales futuras están influidas por los intereses de cada uno que depende de las expectativas que tenga la persona, lo vinculan con las ganas que tenga cada uno para estudiar o hacer algo, y así realizar las acciones correspondientes por parte de cada individuo coincidiendo con “el termino <<acción>> designara la conducta humana concebida de ante mano por el actor, o sea, una conducta basada en un proyecto preconcebido”. (Schütz, 1995:49).

Por otro lado las acciones tiene vínculo con los motivos porque se convierten en los medios en el cual nuestras acciones van estar orientadas ya sea por diversos intereses que determinan alcanzar el fin deseable, siempre y cuando los obstáculos sean terminados: Siguiendo con la vinculación entre las aspiraciones y las expectativas, se dice que “las aspiraciones tienden a tornarse más realistas, más estrictamente ajustadas a las posibilidades reales, a medida que estas últimas aumentan”(Bourdieu, 2006:160).

Es decir, que las decisiones futuras se tomarán a partir de las posibilidades del campo y de la jerarquía social ya pensando que los que tienen más oportunidades de progresar son los actores que están en mejor posición económica. Ahora bien los estudiantes que asisten a las escuelas lo hacen por finalizar y trabajar; como se señaló en los apartados anteriores, la visión del futuro de los estudiantes universitarios queda condicionada por las expectativas y el origen social del individuo.

La diferencia es que lo que se aprende o se encuentra, mientras las preferencias de alguna manera moldean las expectativas, no debe confundirse, una vez motivado lo que se espera será bueno o malo, y se tiene expectativas en función de las preferencias, por lo tanto, las preferencias de otros no conducen las expectativas individuales caso contrario cuando se menciona que “por lo pronto no lo es la acción exterior cuando solo se orienta por la expectativa de determinadas reacciones de objetos materiales. La conducta íntima es acción social solo cuando está orientada por las acciones de otros” (Weber, 2004:18).

P á g i n a

9 | 849

Cada uno de los actores o estudiantes universitarios tienen trayectorias de vida y educativas por lo tanto el actor define sus expectativas sea educativas o laborales, en caso contrario el no saber qué se quiere, las expectativas son configuradas al paso del tiempo y el por el contexto mismo, las expectativas educativas y preferencias según el Instituto de Estudios Sociales Avanzados son:

Cuando una persona accede a un servicio en este caso el programa de formación residencial, tiene unos deseos sobre el mismo, es decir, aquello que le gustaría encontrarse, conocido como preferencias, expectativas ideales, u orientaciones. Estas influyen en las expectativas, aunque no deben confundirse con ellas.

Las expectativas previas son aquello que la persona espera encontrar, tanto en positivo como en negativo, la imagen mental que se tiene del servicio y que viene determinada por diferentes factores: experiencias previas, discurso colectivo, imagen mental y cultura (IESA, 2008:2).

El estudio de los problemas actuales permite contextualizar las expectativas sea educativa o laboral, que tiene una gran vinculación con el sistema educativo basado en competencias durante el proceso enseñanza-aprendizaje que de alguna manera algunas expectativas educativas de muchos estudiantes pueden estar acorde con los nuevos programas de estudio que siempre se actualizan para situarse al contexto, ya que la sociedad es cambiante que trae consigo profundos cambios sociales y educativos, económicos, políticos y culturales, pero nos centraremos en la relación de las expectativas sociales aunado a las educativas.

METODOLOGÍA

Para saber las percepciones de los estudiantes sobre sus expectativas educativas y laborales frente al campo laboral de acuerdo a la educación que reciben del Centro Regional de Educación Superior a Distancia (CRESUD), en Siltepec, Chiapas; se utilizará una metodología cualitativa porque es la principal herramienta para que pueda escavar y encontrar la información deseada desde lo subjetivo, a través de los relatos verbales de informantes claves, y mi observación participante será indispensable para la recopilación de información.

Al hablar de métodos cualitativos, en definitiva, “es hablar de un estilo o modo de investigar los fenómenos sociales el que se persiguen determinados objetivos para dar respuestas adecuadas a unos problemas concretos a los que se enfrenta en esta investigación” (Ruiz, 2009: 23).

P á g i n a

10 | 849

La metodología de investigación cualitativa será de mucha utilidad porque centra su análisis en la interpretación de la realidad desde las perspectivas de los sujetos y desde sus saberes, así como sus conocimientos.

Se construirá una matriz de datos para realizar mis entrevistas semiestructuradas, primeramente se entrevistará a las autoridades educativas para después continuar con los alumnos del Centro Regional de Educación Superior a Distancia, también se harán las entrevistas en profundidad para descubrir conocimientos cotidianos y así conocer sus expectativas.

CONCLUSIÓN.

Si la Secretaria de Educación en conjunto con el Gobierno del Estado de Chiapas, se dieron a la tarea de buscar alternativas de educación superior para aquellas personas que por situaciones económicas y marginadas de las zonas donde viven, no han logrado concluir una carrera profesional, con el objetivo de que tengan la oportunidad de recibir una educación con la misma calidez que la tienen en los municipios con mayor desarrollo en el estado.

Responden que los procesos de creación de un nuevo C.R.E.S.U.D. en el municipio de Siltepec, Chiapas, argumentos que solo avalan una política pública más que no es ni será eficiente y eficaz desde las percepciones individuales y colectivas de los estudiantes y l población civil, aunado al contexto. Solo responde planes normativos tantos federales, estatales, y municipales con necesidad ampliar la cobertura de educación superior tecnológica con una idea sin diagnóstico, lógica y planeación para el desarrollo de las potencialidades del estado de Chiapas.

BIBLIOGRAFÍA

Bourdieu, Pierre (2006). Argelia 60: estructuras económicas y estructuras temporales. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Claudia Jacinto, Verónica Millenaar (2012). Los nuevos saberes para la inserción laboral. Formación para el trabajo con jóvenes vulnerables en Argentina Revista Mexicana de Investigación Educativa, vol. 17, núm. 52, enero-marzo, pp. 141-166, Consejo Mexicano de Investigación Educativa, A.C. México.

Carlos H. Trujillo P., Simón E. Sepúlveda T., Hernando Parra (2011). La educación superior en Colombia retos y perspectivas actuales Scientia Et Technica, vol. XVII, núm. 47, abril, pp. 250-252, Universidad Tecnológica de Pereira Colombia.

P á g i n a

11 | 849

Centro de Investigaciones. Departamento de Bienestar Universitario (2005). Caracterización de los estudiantes de una institución de educación superior de Pereira Investigaciones Andina, vol. 7, núm. 10, abril-septiembre, pp. 10-16, Fundación Universitaria del Área Andina Colombia.

Díaz V., Juan Pablo; González E., Celia; Brieba R., Claudio (2011). Tendencias en la formación del Ingeniero en Acuicultura en Chile Ciencia, Docencia y Tecnología, vol. XXII, núm. 43, noviembre, pp. 177-199 Universidad Nacional de Entre Ríos Concepción del Uruguay, Argentina (UNERCUA).

Instituto de Estudios Social Avanzados IESA-CSIC (2008). Preferencias y expectativas de los médicos residentes en Andalucía, ministerio de ciencia e innovación. Campo Santo de los Mártires, 7. 14004 Córdoba.

Instituto Mexicano de la Juventud IMJ (2008). Perspectiva de la juventud en México,. SEP. México.

Josefina Guzmán Acuña (2006). Altas calificaciones, bajas expectativas profesionales: mujeres egresadas de la Universidad con altos promedios académicos y su incorporación al mercado laboral Revista Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, SOCIOTAM, vol. XVI, núm. 1, enero-junio, pp. 127-145, Universidad Autónoma de Tamaulipas México.

Javier Rodríguez Lagunas, Juan Manuel Hernández Vázquez (2008). La Deserción Escolar Universitaria en México. La Experiencia de la Universidad Autónoma Metropolitana Revista Electrónica Actualidades Investigativas en Educación, vol. 8, núm. 1, enero-abril, p. 0, Universidad de Costa Rica Costa Rica.

Maritza Ruiz de Vargas, Bruno Jaraba Barrios, Lidia Romero Santiago (2005). Competencias laborales y la formación universitaria Psicología desde el Caribe, núm. 16, diciembre, pp. 64-91, Universidad del Norte Colombia.

Ministerio del Poder Popular para la Educación (2008). La evaluación en el sistema educativo bolivariano Educere, vol. 12, núm. 40, enero-marzo, pp. 196- 206, Universidad de los Andes Venezuela

Nureya Abarca, Naisa Gormaz, Pedro I. Leiva (2012). Expectativas de roles futuros de estudiantes universitarios en Chile Universitas Psychologica, vol. 11, núm. 2, abril-junio, , pp. 405-414, Pontificia Universidad Javeriana Colombia.

Posso, Christian Manuel (2010). Calidad del empleo y segmentación laboral: un análisis para el mercado laboral colombiano 2001-2006 Desarrollo y Sociedad, núm. 65, pp. 191-234 Universidad de los Andes Bogotá, Colombia.

P á g i n a

12 | 849

Ruiz, O & José I. (2009). Metodología de la investigación cualitativa (universidad de Deusto Bilbao, Pp. 23). Impreso en España.

Rafael Martínez Martín (2003). La inserción laboral de los universitarios a través de las prácticas en empresas Reis. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, núm. 101, pp. 229-254, Centro de Investigaciones Sociológicas España.

Ruiz Barría, Guido (2009). El enfoque de la formación profesional en torno a la generación de competencia: ¿ejercicio impostergable "lo que sucedió a un rey con los burladores que hicieron el paño"? Estudios Pedagógicos, vol. XXXV, núm. 1, pp. 287-299 Universidad Austral de Chile Valdivia, Chile.

Schütz, Alfred (1995). El problema de la realidad social. Amorrortu editores, Buenos aires; Argentina.

Useche Aldana, Óscar (2009). Jóvenes y productividad: las nuevas formas del trabajo y el problema del desarrollo humano Polis, Revista de la Universidad Bolivariana, Vol. 8, Núm. 23, sin mes, pp. 195- 224 Universidad Bolivariana Chile.

Weber, Max (2004). Economía y sociedad. Fondo de cultura económica; México.

REGRESAR
REGRESAR

P á g i n a

13 | 849

TEORÍAS DEL DESARROLLO Y EDUCACIÓN AMBIENTAL PARA LA SUSTENTABILIDAD. DEBATE Y CONTRIBUCIÓN DE LA EDUCACIÓN INTERCULTURAL PARA “EL BUEN VIVIR” EN LATINOAMÉRICA. LIBERIO VICTORINO RAMÍREZ, ROCÍO ÁNGELES ATRIANO MENDIETA

INTRODUCCIÓN

Entre los casos de desarrollo de la sociología en general es muy importante puntualizar el papel de esta disciplina científica hacia su especificidad en su relación con campos de estudio que están en constante lucha por buscar interpretaciones y explicaciones verdaderas sobre una determinada realidad (Bourdieu 2012), como en el presente trabajo que toma por objeto la educación ambiental y más a fondo todavía, mediante los nexos con las teorías sociológicas que se conocen y las que estamos construyendo acerca de una educación para la sustentabilidad desde los ámbitos locales (Victorino 2010).

En las siguientes páginas nos proponemos ahondar en los argumentos anteriores para realizar ese recorrido histórico sociológico para la reconstrucción social de una propuesta de reforma educativa diferente a la propuesta dominante gubernamental mexicana actual (2012-2013) (algo así como la otra “reforma educativa”, más académica científica, y menos laboral y administrativa) que ofrezca una verdadera innovación de la innovación (De Souza 2004) para el desarrollo social con equidad desde lo local con la visión cosmológica de los pueblos originarios en una acción de diálogos de saberes con las culturas contemporáneas de “Nuestra América Latina” diría José Martí.

En consecuencia esta ponencia se ubica en el rubro 3. Líneas de Generación y Aplicación del conocimiento, específicamente en el punto 3.1 Resultados y Experiencias de nuestro trabajo como investigadores del campo de la Sociología de la Educación y de los procesos de formación de nuevos investigadores en nuestro México contemporáneo.

Breves antecedentes

La relación humana y ambiente es antiquísima. Ciertos científicos sostienen que nuestra especie humana (Homo sapiens) tuvo un origen único en África hace más de 100.000 años; sin embargo, algunos autores piensan que la evolución humana fue multiregional. Sea cual fuera su origen de nuestra especie, los antiguos Homo sapiens se alimentaban de una variedad de plantas, como frutas, bayas y raíces, así como de animales que colectaban o cazaban. La interacción de los seres humanos con los animales, los hizo pasar de cazadores a cazadores selectivos y,

P á g i n a

14 | 849

posteriormente, a criadores de animales domésticos en grupos, luego a ganaderos nómadas y, finalmente, a agricultores ya entrada la época del agrarismo o agrarianismo (De Souza, Victorino 2010).

Durante todo este largo periodo de los siglos XVIII-XXI, las corrientes sociológicas dominantes en las distintas épocas hasta la actual: Era de la información (Castells, 2000) o la Época del informacionalismo (De Souza y Victorino 2010) fueron instrumentando y socializando sus maneras de interpretación y comprensión de las acciones sociales en las diferentes etapas del desarrollo.

Formas de desarrollo: modernidad y conservación, crítica al modelo occidental y una propuesta emergente

De acuerdo a Leff, la sociedad humana, desde los 60s, del siglo XX, poco a poco fue percibiendo que algo andaba mal con la naturaleza, y empezó a cuestionar el principio del progreso impulsado por la ciencia y la tecnología al servicio de un crecimiento ilimitado. Porque el discurso monista de “desarrollo”, fue hasta cierto punto impuesto según las necesidades e intereses de los dominios imperiales (militar, mercantil o mediático), para luego terminar haciéndose universal. En este modelo de desarrollo, no basta con asumir casi ingenuamente que la mera adjetivación del desarrollo como sustentable, vaya mágicamente a cambiar un modelo civilizatorio de seis décadas, que ha canalizado sus energías (científicas, políticas, económicas, culturales y espirituales), y racionalizado en función del crecimiento infinito subvencionado por los recursos fósiles del planeta (Leff 2008).

Actualmente en la nueva era del conocimiento conocida como posmodernista o informacionalista (Souza, Victorino 2010) donde son evidentes los procesos globalizados y la preocupación generalizada por el ambiente, han surgido desde Iberoamérica críticas al modelo de desarrollo de carácter “hegemónico”. Al respecto se argumenta:

“El discurso dominante busca promover el crecimiento económico sostenido, negando las condiciones ecológicas y termodinámicas que establecen límites a la apropiación y transformación capitalista de la naturaleza…Así, los procesos ecológicos y simbólicos son reconvertidos en capital natural, humano y cultural, para ser asimilados al proceso de reproducción y expansión del orden económico, reestructurando las condiciones de la producción mediante una gestión económicamente racional del ambiente” (Leff 1998).

En lo global, pese a los esfuerzos hechos vías políticas y legislativas y los avances tenidos en cuanto a mejoras en la salud y mayor producción de alimentos, los problemas ambientales y sociales se incrementaron contundentemente desde la

P á g i n a

15 | 849

segunda mitad del siglo XX. Así, desde fines de ese siglo, la brecha entre ricos y pobres se incrementó en muchas regiones del mundo y hoy se habla de un tercer mundo en el primer mundo y viceversa. La revolución verde, después de la segunda guerra mundial, aunque contribuyó a tener más alimentos, no mejoró la distribución de los mismos al tiempo que generó gran contaminación química en el medio ambiente y en la salud de las personas. Los avances de la tecnología y la medicina, aunque generaron soluciones sanitarias, éstas no fueron ni son accesibles a todos. En el fondo prevalece una visión ambiciosa como valor para

un enriquecimiento ilimitado de los poderosos grupos económicos, irrespetuosa

con la naturaleza y con los más necesitados (Torrealba y Carbonell 2008).

No es de extrañar entonces, la emergencia de un proceso educativo vía una conciencia ambiental que logró expandirse a escala mundial en los años setenta con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano (Estocolmo, 1972); es en ese momento donde se señalan los límites de la racionalidad económica y los desafíos que genera la degradación ambiental al proyecto civilizatorio de la modernidad; tampoco, que la economía, al haber sido designada como motor del desarrollo, haya recibido críticas y promovido el surgimiento de propuestas alternativas como la economía estacionaria, del decrecimiento, economía ecológica, política y sustentable.

Ante la concientización mundial de que los recursos naturales son finitos, en 1987

el Informe de la Comisión Mundial para el Ambiente y el Desarrollo de las

Naciones Unidas, conocido como “Informe Brundtland”, hizo que se insertara en la

agenda política mundial la definición de desarrollo sostenible. «Aquel que atiende

a las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las

necesidades de las futuras generaciones. El ambiente debe ser entendido como una parte integrada de gran durabilidad en el desarrollo sostenible y no como un recurso a ser vaciado o malgastado por el llamado desarrollo “económico”» (CNUMA 1992). Desde entonces internacionalmente se empieza a optar por la integración gente y ambiente y en los noventa del siglo XX, se convierte en el llamado paradigma de la sustentabilidad. En la “Cumbre de la Tierra” en Río de Janeiro, Brasil (1992), se generó y legitimó la Agenda XXI. Si bien existe gran polémica sobre el mejor concepto de “sustainable”, en referencia si es apropiado utilizar la palabra sustentable o sostenible; para efectos de esta ponencia consideramos el Desarrollo Sustentable, definido por la Alianza Centroamericana para el Desarrollo Sostenible (ALIDES, 1997), pero es necesario reconocer que como concepto es un hecho vivido desde hace muchos años dentro de algunas culturas, en especial las indígenas.

P á g i n a

16 | 849

En la Cumbre Ecológica de Managua, la ALIDES (1997), define al Desarrollo Sustentable como un proceso de cambio progresivo en la calidad de vida del ser humano, que lo coloca como centro y sujeto primordial del desarrollo, por medio del crecimiento económico con equidad social y transformación de los medios de producción y de los patrones de consumo y que se sustenta en el equilibrio ecológico y el soporte vital de la región. Este proceso implica el respeto a la diversidad étnica y cultural regional, nacional y local, así como el fortalecimiento y la plena participación ciudadana, en convivencia pacífica y en armonía con la naturaleza, sin comprometer y garantizando la calidad de vida de las generaciones futuras.

desarrollo es el esfuerzo que pone una sociedad para asegurar y optimizar el bienestar integral de sus propios miembros por medio de un proceso de emancipación material, social y humana, idealmente proyectada en el pasado mitológico o en el futuro utópico

Gallopin (2003:38), concluye en un análisis sobre desarrollo sustentable, que a menudo se confunde desarrollo con crecimiento económico, pero es necesario diferenciarlos claramente. El desarrollo es un proceso cualitativo de concretización de potencialidades que puede o no entrañar crecimiento económico (incremento cuantitativo de la riqueza). Indica además sobre la necesidad de separar el crecimiento económico del transflujo material o energético ya que no necesariamente es sinónimo de crecimiento material.

Muchos pensadores del desarrollo, al no haber estado preparados para abordar el tema de la conservación desde “abajo” (Betancourt 2006), y dejarla en manos de los desarrollistas y ambientalistas de enfoque “preservacionista”, generó la proliferación de áreas protegidas para la conservación de la biodiversidad, basadas en teorías y modelos científicos que señalan al ser humano, y en especial “los pobres rurales” latinoamericanos, como la principal amenaza directa a los ecosistemas naturales. En esta parte es importante aclarar los conceptos de preservación, conservación, y protección que se manejan indistintamente. En efecto, el primero se asocia con la idea de la exclusión de la intervención humana en la naturaleza, el segundo con el uso más eficiente y sostenido de los recursos naturales y el último, como un uso regulado, principalmente desde el punto de vista legal (Palacio 2001).

En el informe “GEO 2000: Perspectivas del Medio Ambiente”, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se sostenía

que: “Las dos causas principales de la degradación ambiental en el mundo son la pobreza persistente de una mayoría de los habitantes del planeta y el consumo excesivo por parte de una minoría” (PNUMA 2000), Barkin (1998:2), argumenta

P á g i n a

17 | 849

que la percepción de la pobreza como causa de los problemas ambientales, sobre todo en el medio rural es equivocada, ellos no saquean la tierra debido a su insensible desperdicio de recursos, sino por la falta de una distribución equitativa de la riqueza social disponible y de la manera despiadada en que los ricos y poderosos defienden su control. Añade además que los problemas ambientales de Latinoamérica rural reflejan la herencia de un patrón de desarrollo político polarizado ya que la colonización en Latinoamérica dio origen a una serie sin fin de desplazamientos, apropiaciones y expropiaciones. Dentro del mundo rural latinoamericano, donde aún se mantienen los sistemas naturales, los pueblos indígenas (México, Guatemala, Costa Rica y Panamá, por mencionarlos como ejemplo) son el sector social más vulnerable. Visibles y paradigmáticos son los casos de los sin tierra de Brasil, la revolución neozapatista de Chiapas, México (1994), el conflicto mapuche en el sur de Chile, entre otros. Lo cierto es que en la actualidad cerca de un 12% de la población total del continente es aborigen, es decir, aproximadamente unos 29.464.000 de personas pertenecen a alguno de los 420 grupos lingüísticos que han logrado sobrevivir a las políticas de exterminio y blanqueamiento de la población (Tolindor 2002:53).

En la actualidad los indígenas presentan un gran déficit histórico respecto de sus posibilidades de acceso a los beneficios económicos, educacionales, sanitarios, de reconocimiento de sus identidades y derechos colectivos. Por eso, hablar de ellos-nosotros, Abyayalenses (americanos), ineludiblemente se tiene que reconocer y aceptar las condiciones históricas que desencadenaron la precaria situación en que viven hoy en día; necesariamente también, esta deuda histórica tiene que pasar por una reivindicación de su cosmovisión y conocimiento, invisibilizado por cientos de años de intolerancia y discriminación; para así, poder avanzar hacia nuevas propuestas de respeto y consolidación de lo pluricultural y multilingüismo en nuestros países.

Al sintetizar que para el caso de las poblaciones indígenas, “la cultura son todas las configuraciones de sentido y pertenencia que emergen de la comunicación territorial” (Devora 2006:63). En consecuencia, la cultura no puede pensarse aisladamente de la naturaleza. La cultura se genera en su relación con la naturaleza y ésta a su vez es modificada por la cultura, esta es la base conceptual del sistema cultura-naturaleza. (Geertz 1973:88).

DESARROLLO ENDÓGENO, INTERCULTURALIDAD Y EL “BUEN VIVIR”

Todos estos elementos se amalgaman, para dar origen al desarrollo endógeno o

etnodesarrollo, que surge como una reacción al desarrollo globalizado. La palabra endógeno significa “desde adentro”, es el desarrollo basado principalmente, aunque no exclusivamente, en estrategias locales, conocimientos, instituciones y

P á g i n a

18 | 849

recursos. Contempla un proceso continuo de adaptación e innovación, comenzando por la comunidad local interna. Esto implica trabajar con las personas, por eso un criterio clave para este tipo de desarrollo, es que tiene que estar coordinado por los actores locales y se deben realzar sus capacidades para que pueden solucionar sus propios problemas y ampliar sus opciones sin romantizar sus puntos de vista ni sus prácticas. Dentro del desarrollo endógeno se reconoce la importancia de la identidad local y de la cosmovisión de las personas involucradas, pudiendo alcanzar el equilibrio en el encuentro de las tres esferas de vida: el mundo humano, el mundo natural y el mundo espiritual.

El “Buen Vivir” implica un crecimiento de la calidad de vida de la persona pero en directa vinculación con la naturaleza, una búsqueda del equilibrio entre ser humano- naturaleza, y no solo crecimiento económico, fortaleciendo la cultura y sus identidades. El Buen Vivir es un enfoque filosófico, un principio director para un examen de todas las temáticas sociales (derechos indígenas, soberanía/seguridad alimentaria, cambio climático, biodiversidad, fortalecimiento de redes indígenas, agenda ambiental, educación ambiental, agenda de integración centroamericana, dualidad y mujer indígena, gobernabilidad, sistemas de justicia), hecho de manera alternativa y basado sobre el Conocimiento Tradicional Indígena (CTI) y la visión cosmogónica (comunitarismo, registro del tiempo, equilibrio y armonía, consenso, diálogo, respeto, sistema de derecho). Esta visión implica una interacción fundamental entre la cosmovisión indígena, la naturaleza y los seres humanos.

Leff sostiene que para hacer frente a esta crisis civilizatoria, aunada a una crisis ambiental, son necesarias otras fuentes de pensamiento y acción, más allá de la posible reflexión del conocimiento moderno sobre las fuentes de la modernidad; cita a Bourdieu y Wacquant (2005), como promotores del término “categorías impensadas”, una incógnita para la cual no parecen estar preparados los paradigmas de la ciencia y del pensamiento moderno (Leff 2010):

“…pues no sólo se trata de una hermenéutica para rescatar y resignificar el sentido de viejos conceptos forjados en la historia del pensamiento o de crear nuevas categorías y conceptos para pensar lo aún impensado, sino de desentrañar las formas en que llegan a expresarse las categorías inconscientes de los imaginarios sociales en el proceso de estructuración social.” Esto lo menciona aludiendo al origen del concepto sobre el Buen Vivir indígena.

Ciertos autores afirman que ante el panorama actual latinoamericano y del mundo

es posible ver en la filosofía intercultural un “kairos”, un tiempo que trae nuevas posibilidades, un tiempo que es germen de cambio y renovación. La diversidad deja de ser una amenaza para pasar a ser una categoría fundamental de

P á g i n a

19 | 849

comprensión por la que los humanos nos podemos aproximar, dialogar, convivir y crecer en humanidad.

… el encuentro con esas voces supone un nuevo aprendizaje; un re-aprender a pensar, desde una perspectiva diferente que nos lleva a re-perspectivizar nuestra manera de considerar las cosas” (Madrigal 2009:110).

La historiografía filosófica como parte de nuestro quehacer científico, evidencia, en efecto que se ha escrito normalmente a espaldas de la realidad a la diversidad cultural de nuestros pueblos; sin saber valorar las formas de pensar autóctonas, ignorándolas como posibles fuentes de reconfiguración teórica y práctica.

Recordemos a Martí, al referirse a “Nuestra América”, es, ante todo, novedad histórica, novedad a fraguar en su perfil concreto en la lucha histórica por la emancipación política y económica, así como por la liberación cultural de los pueblos que la componen. “Nuestra América” es así crítica del colonialismo como sistema de opresión y de destrucción de la diversidad.

La crítica más importante a estos estudios etnoecológicos actuales, radica en que se distinguen por legitimar el conocimiento ecológico tradicional y proponerlo como viable para las sociedades modernas; es decir, no teorizan ni confrontan ambas visiones, solamente se dedican a extraer información para uso académico o de utilidad para el mercado.

Es claro entonces que toda la comunidad científica se encuentra ante un reto enorme de revisar sus teorías e imaginarios a la luz de la crisis ambiental. Incluso el reconocer otras formas de conocimiento que han subsistido hasta hoy como el conocimiento indígena. De allí que surjan nuevos pensamientos epistemológicos. La experiencia Boliviana, por ejemplo, intenta explicar las dificultades para establecer un diálogo entre cosas tan distintas en términos ontológicos y epistemológicos, como es el conocimiento científico y el conocimiento indígena. Según Rist (2006:92), la comparación entre el conocimiento indígena y la ciencia se caracteriza por:

La posición del conocimiento indígena nos muestra que no hay separación entre las vidas, material, social y espiritual, y que estos tres ámbitos de vida están interrelacionados entre sí.

Desde las ciencias sociales dominantes tenemos también una posición ontológica de tipo dualista. Lo material está por un lado y lo espiritual corresponde a otra dimensión; pero su interrelación no puede explicarse.

P á g i n a

20 | 849

Una tercera posición es la de las ciencias naturales, basada en una ontología materialista que nos indica que todo está determinado por fenómenos naturales, afectando lo que la ciencia natural está estudiando.

Desde Bacon y Descartes asignaron al conocimiento científico la finalidad de obtener poder y dominio sobre la naturaleza, incluyendo la naturaleza humana, al tiempo que le subordinaron las demás ramas del saber. Pero esto no todos lo vemos, ni sufrimos sus efectos; ya que una gran mayoría todavía sufre la ceguera del conocimiento (Morín 1999:1) o las consecuencias de haber “aprendido a no aprender”.

Sin embargo, pensar hoy en el enfoque interdisciplinario, no quiere decir que en las décadas anteriores los estudiosos e investigadores no generaron contribuciones, sino que significa que es válido reflexionar sobre las debilidades de esa contribución como viejos problemas epistemológicos, analizados desde una nueva mirada en el contexto de las circunstancias actuales. Por ello, la interdisciplina en su máxima expresión como transdisciplinariedad, se vuelve una necesidad, en la medida que la integración de dos o más ciencias articuladas deberían aportar un conglomerado cognoscitivo nuevo, inédito, que sea integrador.

La investigación científica con perspectiva indígena desarrollada en Bolivia, en primer lugar, refuerza el hecho que los pueblos originarios conforman civilizaciones porque llevan en sí mismas ontologías y epistemologías que organizan a sus sociedades de una manera totalizadora y no fragmentada. Este auto-reconocimiento es un proceso que recurre de manera inmediata a lo que se denomina educación e interculturalidad o fortalecimiento de las cualidades culturales, identitarias y de conocimiento propio de las civilizaciones originarias. Por tanto, la descolonización de los sistemas de conocimiento y de organización totalizadora de sus sociedades es central para encarar un paso ulterior, como es el relacionamiento simétrico (interculturalidad) con las otras fuerzas sociales y civilizatorias que están presentes en el escenario de la globalización (Delgado y Escobar 2006:26).

CONCLUSIONES PRELIMINARES

El debate sobre las teorías del desarrollo así como la contribución del desarrollo endógeno, el buen vivir y la educación ambiental para la sustentabilidad aparece como una propuesta eminentemente política-educativa emergente, porque son estos contextos los reales dentro del quehacer científico actual. A través de la experiencia nos acercamos a la necesidad de un diálogo de saberes para un trabajo transdisciplinario en el medio rural, asumiendo los siguientes rasgos:

P á g i n a

21 | 849

Cuando trabajamos desde la ciencia, las preguntas que sean de interés para establecer un diálogo, deben trabajarse desde una perspectiva de integración desde los principales ámbitos de las ciencias naturales, ciencias sociales y humanidades.

Dicho diálogo debe estar fundamentado de una actitud de apertura que supera aspiraciones de un objetivo excluyente, en el sentido de reconocer sólo una verdad absoluta, o sea, planteamos algo que va mucho más allá del conocimiento abstracto ontológico que podemos tener.

El enfoque transdisciplinario busca una integración de actores y ciencias, no parceladas disciplinariamente.

Las preguntas de investigación ya no las planteamos en función a una de las teorías científicas, sino que se definen a partir de un proceso de negociación entre varios actores donde los científicos son un actor social entre varios.

Se reconocen diferentes y múltiples niveles de realidades, no hay una sola realidad, sino muchas como conjunciones, que a veces están desarticuladas, pero que están en juego cuando tratamos de definir algo en la perspectiva de lo que es un enfoque transdisciplinario.

Así, el desarrollo debe ser visto como un proceso de aprendizaje social que determina el rol de la ciencia, no al revés como se ha estado dando hasta ahora. Como se puede reforzar, con el ejemplo Boliviano, existe una perspectiva indígena, nosotros agregamos las culturas incluyentes vía la interculturalidad que en nuestro caso, debería ser tomada en cuenta para los procesos investigativos como diálogos de saberes (o mejor dicho entre saberes) y su incorporación en la educación superior.

BIBLIOGRAFÍA

ALIDES. 1997. Foros internos rurales: Compartiendo una iniciativa hacia la sostenibilidad. Cuaderno de trabajo. Alianza Centroamericana para el desarrollo sostenible (ALIDES). Centro Internacional de Política Económica (CINPE), Universidad Nacional. Heredia, Costa Rica.

Barkin, D. 1998. Riqueza, pobreza y desarrollo sustentable. Editorial Jus y Centro de Ecología y Desarrollo. México.

Bourdieu Pierre (2012). El oficio de científico, Siglo XXI, México.

P á g i n a

22 | 849

Carbonell, F. e I. Torrealba. 2008. La cacería en Costa Rica, una síntesis histórica desde la perspectiva de la CIA-Sur. Diálogos Revista Electrónica de Historia ISSN 1409- 469X. Número especial 2008, pp: 86-108. Dirección web:

De Souza, José, 2004. Innovación de la innovación institucional, INPRI, Costa Rica.

Delgado, F. y C. Escobar. 2006. El diálogo intra, intercultural e intercientífico en el contexto global y latinoamericano para un desarrollo endógeno sostenible. Pp: 15- 30. En: Diálogo intercultural e intercientífico. Para el fortalecimiento de las ciencias de los pueblos indígenas originarios. Delgado F y C Escobar. (eds.) AGRUCO. Bolivia. 299pp.

Leff, E. 2008. La geopolítica de la biodiversidad y el desarrollo sustentable. Economización del mundo, racionalidad ambiental y reapropiación social de la naturaleza. Revista OSAL Observatorio Social de América Latina N°17, Buenos Aires.

Leff, E. 2004. Los problemas de la organización del conocimiento y la perspectiva del desarrollo sustentable, Siglo XXI, México.

Morín, E. 1999. Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. UNESCO, París, Francia.

Victorino R.L. (2010). Coordinador. Educación agrícola y vinculación universitaria. UACh, Vol. III de la colección de 5 tomos de “Agricultura, Ciencia y Sociedad Rural” por el Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución mexicana, UACh, México, pp. 19-54.

Victorino R.L. y Reyes R. Aurelio. Coordinadores. 2010. Epistemología, educación agrícola e interculturalidad. Una triada posible para coadyuvar al desarrollo sutentable, UACh-Castellanos Editores, México.

REGRESAR
REGRESAR

P á g i n a

23 | 849

MÉXICO: QUEBRANTANDO A LOS JÓVENES

GUSTAVO ALONSO MARTÍNEZ LUNA

l

Según datos de la quinta encuesta nacional sobre inseguridad realizada por el Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI, 2008), revelan que el principal espacio donde ocurrieron los delitos fue la vía pública con 65%, y el segundo lugar con mayor incidencia fue el hogar, con 30% de los casos.

Sin embargo, son inquietantes las siguientes cifras : 75% de los delitos son cometidos por dos o más delincuentes, siendo perpetrados por varones en un 93%, cuya edad oscila entre los 18 y 25 años (39%), seguidos por los de 26 a 35 años de edad (25%); es decir son mayoritariamente jóvenes.

Así mismo la encuesta reveló que el 79% de las víctimas no presentó denuncia, es decir, sólo 21 de cada 100 delitos que ocurrieron fueron denunciados y el resto no fue dado a conocer a la autoridad, por tanto no fueron registrados.

Los estados que presentan los más altos porcentajes de no denuncia fueron:

Tlaxcala (90%), Campeche (86%), Estado de México (85%), Chiapas, Guanajuato y Jalisco (84%), Tabasco y Oaxaca (83%), Aguascalientes, Distrito Federal, Hidalgo y Zacatecas (82%), Guerrero (81%), Querétaro (80%) y San Luis Potosí

(79%).

Por su parte el Gobierno Federal registró para el año de 2010, 1, 674,284 delitos del fuero común y 132, 227 del federal, es decir, 1,806 511 ilícitos. También reportó 15 273 personas fallecidas a causa del narcotráfico, duplicando los homicidios ocurridos en 2009 (7 700). Estas cifras reflejan la situación que enfrenta el país desde que se anunció la “guerra” al narcotráfico, la cual ha cobrado cerca de 100 000 vidas.

Por su parte el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) a través de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (ENVIPE) reportó que más de 17.8 millones de habitantes del país fueron víctimas de algún delito en 2010, lo cual significa que 24% de la población mayor de 18 años fue objeto de robo, extorción, fraude u otros ilícitos del fuero común. Así mismo encontró una relación directa entre desempleo e inseguridad y detectó que 92% de los delitos perpetrados no fue denunciado a las autoridades por desconfianza (La Jornada, 20/09/2011).

P á g i n a

24 | 849

Finalmente la misma encuesta revela que 36% de los hogares tiene entre sus miembros una víctima de algún delito del fuero común y que 69.5% de la población mayor de 18 años se siente insegura.

El Centro Fray Francisco de Vitoria en el Informe sobre la situación de los derechos humanos de las juventudes en México y en el Distrito Federal 2010- 2011, expone que la combinación de pobreza, falta de oportunidades educativas y laborales, y marginación ha causado “que cada vez más jóvenes se sumen a las fuerzas armadas o a los grupos del crimen organizado”, produciendo una mayor criminalización en personas de entre 15 y 29 años. Al mismo tiempo es el segmento de la población que más agresiones ha recibido del ejército y los diferentes agrupamientos policiacos, donde las ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y feminicidios, están al orden del día (La Jornada,

18/09/20011).

También observa que las “instituciones han fallado en garantizar su derecho a la alimentación, la salud, el trabajo, la cultura y la educación. Pero son las juventudes migrantes, indígenas y de diversidad sexual las que más han sufrido la vulneración de sus garantías básicas.

II

El imperativo fundamental de todo Estado moderno es brindar seguridad a sus ciudadanos; hoy en día el Estado Mexicano no está cumpliendo con dicha función. ¿Por qué se llegó a esta situación de violencia desbordada? Al inicio de la década de los años ochenta el país entró en una profunda crisis, que obligó al Estado a abdicar de su responsabilidad social y, en consecuencia, a transformarse e instaurar un nuevo régimen económico, donde el bienestar social y su gasto quedaron subordinados a “finanzas públicas sanas” que exigía el mercado, lacerando aún más una estructura social históricamente desigual. Diversos especialistas coinciden que la economía en casi treinta años no ha crecido lo necesario, ni generado los empleos que año con año demanda la población en edad de trabajar.

En las sociedades actuales el Estado Social, también conocido como Estado de Bienestar, está en franco retroceso, pues los recursos para el bienestar se están desmembrando. Simultáneamente, se han ido creando mercados libres en diferentes regiones del mundo, donde los gobiernos de las naciones de manera activa, o a su pesar, participan de la desregulación económica según la cual el mercado es tierra de nadie. Las consecuencias son evidentes: diseminación de las desigualdades sociales en todo el globo*.

P á g i n a

25 | 849

Lógicamente la autonomía individual también se halla en expansión, pero, como afirma Bauman, carga con el peso de lo que alguna vez se consideró responsabilidad del Estado y ahora fueron cedidos al interés individual.

“(…) librados cada vez más a sus propios recursos y a su propia sagacidad, los individuos se ven obligados a idear soluciones individuales a problemas generados socialmente, y se espera que lo hagan como individuos, mediante sus habilidades individuales y sus bienes de posesión individual. Tal expectativa los enfrenta en mutua competencia y crea la percepción que la solidaridad comunitaria es en general irrelevante, sino contraproducente (…)” (Bauman.2011:

28)

* “Tanzania obtiene 2,200 millones de dólares por año, que reparte entre 25 millones de habitantes. El banco Goldman Sachs gana 2,600 millones de dólares, que luego se dividen entre 161 accionistas”. (Bauman. 20011)

En efecto, el Estado Social está en retirada y el individualismo y las desigualdades sociales se hacen presentes.

El Censo de Población y Vivienda 2010 (INEGI, 2010), reveló que México es un país de jóvenes. La edad promedio de los mexicanos es de 29 años y la mitad de su población es menor de 26; así mismo, 64.4% de los mexicanos está en edad de trabajar (personas de 15 a 64 años). Este último dato es importante porque revela que el país tiene un bono demográfico* 2 , que habrá de manifestarse en los primeros 20 años del siglo XXI.

Sin embargo, para que éste bono rinda beneficios son necesarias ciertas condiciones, como oportunidades de empleo, un mercado de trabajo estable y con sistemas educativos y de seguridad social, accesibles y eficientes (CONAPO,

2010).

No obstante que el 64.4% se encuentra en edad de trabajar, sólo el 58.1% de la población es económicamente activa, es decir, existe un déficit de 6.3%.

Además se revela que en los últimos cinco años el 1.1% de connacionales se fue al extranjero. De ellos, más de la mitad (68%) tiene entre 15 y 34 años.

Por su parte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reporta que la situación de los jóvenes en México es preocupante porque 19.2 millones, entre 15 y 29 años, no están escolarizados, se quedaron en rezago educativo y tampoco continuaron con sus estudios superiores. Dentro de este

2 El bono demográfico es el fenómeno en el que la población en edad de trabajar es mayor que la dependiente (niños y adultos mayores).

P á g i n a

26 | 849

sector identificó a 6.7 millones de jóvenes denominados “ninis” (OCDE, 2010). Y en un reporte reciente (OCDE, 2011) las cifras son alarmantes: 7 millones 226 mil jóvenes, del mismo rango de edad arriba mencionado, ni estudian ni trabajan, de los cuales 2 millones 745 mil son mujeres. Así mismo, reporta que “México es la nación de la OCDE con el gasto público total más bajo en educación en relación con el producto interno bruto (PIB)”.

Por otro lado un especialista (Murayama, 2010:71) reporta que las tasas de participación económica de los jóvenes “se sitúan en niveles que rebasan 60% para las personas de entre 20 y 24 años de edad, y alcanzan 70% para quienes tienen entre 25 y 29 años. Así, en promedio, entre seis y siete de cada 10 jóvenes busca incorporarse al mercado de trabajo”. Y considera que de los “veinte millones de jóvenes que accederán a la edad adulta entre 2010 y 2019, y que en algún momento se incorporarán a la actividad (70% de ellos en promedio, unos 14 millones), si acaso uno de cada diez podrá contar en algún momento con un contrato de trabajo con todas las prestaciones de la ley (1.4 millones)”.

En el primer Encuentro Regional de Indicadores sobre Infancia y Adolescencia, organizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el INEGI reveló que dos de cada cinco suicidios son de personas de 15 a 29 años de edad; y que la tasa de suicidio entre la población de dichas edades, aumentó de 5.8 a 7.1 por cada 100 mil jóvenes entre 2000 y 2009. Además, casi 30% de quienes se quitaron la vida no tenían trabajo. (La Jornada.07/09/20011).

Otras cifras importantes que el INEGI expuso fueron que el 53.8% de la población menor de 18 años subsiste en pobreza, según datos de 2010; y que el 76.3% de los niños y adolescentes tiene al menos una carencia social, como son los servicios de salud y básicos de vivienda.

Finalmente el Instituto Nacional para la evaluación de la Educación (INEE) en el bachillerato, señaló que se encuentran sin cursar educación media superior, 7.3 millones de jóvenes, cifra que casi duplica de los que se encuentran inscritos en el nivel, que es de 3.9 millones. (La Jornada. 19/09/2011).

III

En México existen sobradas razones para protestar o indignarse. Si bien es cierto que germinaron movimientos de protesta contra la estrategia de guerra del gobierno federal y la violencia del crimen organizado, como el encabezado por el poeta Javier Sicilia, también lo son las protestas en contra de las reformas estructurales encabezadas por el régimen de Enrique Peña Nieto y su “Pacto por México”, signado por los tres principales partidos políticos del país: PRI, PAN y

P á g i n a

27 | 849

PRD. Sin embargo, la participación de los jóvenes sigue siendo acotada. La explicación no es fácil.

Un porcentaje importante de jóvenes entre 15 y 19 años inscritos en la preparatoria están formados en la intolerancia. De acuerdo con la Primera Encuesta Nacional de Exclusión, Tolerancia y Violencia en Escuelas Públicas de Nivel Medio Superior, realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública, cerca del 54% de los estudiantes no admite compartir clases con estudiantes enfermos de sida, 52.8% rechazó la convivencia con alumnos homosexuales y a 51.1% le incomodan los discapacitados en el salón; y cuatro de cada diez no aceptan compañeros indígenas ni de ideas políticas diferentes o de otras religiones. Otros datos no menos importantes revelan que para el 16.3%, la violencia forma parte de la naturaleza humana, el 16% justifica la agresión cuando sucede un robo, y el 13% afirma que los hombres les pegan a las mujeres por instinto (INSP, 2008).

Así mismo son preocupantes las cifras que expresan la inclinación de los jóvenes, entre 15 y 19 años, porque la violencia se combata con la violencia. La Segunda Encuesta Nacional de Cultura Constitucional: legalidad, legitimidad de la instituciones y rediseño del Estado, elaborada por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM (IIJ/UNAM), reporta que si se les da a elegir entre libertad y seguridad, los jóvenes se inclinan por la segunda. La mayoría considera “válido que las fuerzas de seguridad maten a integrantes de la delincuencia organizada, aun cuando exista la posibilidad de detenerlos para presentarlos ante instancias de procuración de justicia”. El 25% expresó su acuerdo de que se torture a personas detenidas por pertenecer a grupos criminales, como un método para obtener información, y la mayoría se declaró a favor de la pena de muerte (La Jornada, 25/08/2011).

Otros datos importantes registrados en la encuesta reportan que dos de cada diez personas entre 25 y 29 años de edad consideran deseable violar la ley sin ser sorprendidos.

Por otro lado, 50% de los jóvenes no consideran de su interés los asuntos que discuten diputados y senadores en el congreso de la unión.

Finalmente, en materia de credibilidad las universidades públicas son las instituciones que más confianza generan entre los ciudadanos, seguidos por los maestros y el ejército; en contaste, diputados, partidos políticos y policías no despiertan confianza alguna. En este mismo sentido otro estudio destaca que en una escala del 1 al 10, la familia aparece calificada con 9.1, seguido de las universidades públicas, con 8 (CONAPRED- IIJ/UNAM, 2010).

P á g i n a

28 | 849

Para José Antonio Pérez Islas, coordinador del seminario de investigación en juventud de la UNAM, no puede existir una juventud abierta y progresista cuando la sociedad mexicana es conservadora y el gobierno le apuesta a la polarización. En coincidencia Alfredo Nateras, de la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, explica que se ha idealizado a los jóvenes al construirles una imagen en la que, por el hecho de serlo, estarán a favor de las causas sociales y humanitarias; en efecto, “existen los liberales y democráticos, pero también los conservadores y los proclives a las posturas de la ultraderecha clerical”, y agrega, que las posibles causas de posiciones favorables a prácticas autoritarias y violentas “es la condición conservadora de la ciudadanía, contenidos violentos en medios de comunicación, la falta de formación académica y hasta la información en Internet” (La Jornada,26/08/2011).

Para Herlinda Suárez, especialista del Centro Regional de Investigaciones Multidiciplinarias de la UNAM, no todos los jóvenes están a favor de que se utilicen acciones autoritarias para combatir la violencia, quienes se inclinan por dichas acciones son jóvenes en situación de vulnerabilidad, sin protección institucional, con baja escolaridad y en rezago económico y social.

Sin embargo, otro autor destaca que la “violencia social surge del cinismo que se expresa como un andamiaje político, ético y cultural, es decir, es una forma de vivir, de pensar y de expresarse” (Jiménez, 2011:10); y también afirma que es una respuesta a una frustración social, resultado del énfasis que una sociedad pone en el consumo de objetos materiales y muy poco al individuo en su dimensión como persona, en otras palabras, se alimentan aspiraciones que no se van a satisfacer.

¿Qué le ofrece el crimen organizado a los jóvenes? Dinero, estabilidad, sentido de pertenencia, solidaridad ¿Qué pide a cambio? Una sola cosa: lealtad (Vargas,

2011).

El mismo autor (Vargas) describe que “Julio Tadeo Berrones Ramírez, El Rayas, uno de los sicarios que participaron en el ataque al casino Royale, era hace unos años estudiante de ingeniería en la UANL. Trabajaba de chofer y su sueldo no le alcanzaba ¿Cuántos Julio Tadeo hay en nuestro país?”

Finalmente el Registro de delincuentes sentenciados , elaborado por el Programa de Seguridad Pública y Estado de Derecho, División Estudios Jurídicos del CIDE, observa que entre los años de 2006 y 2009 se sentenciaron a 210 429 jóvenes entre 16 y 25 años, de estos casi el 70% tenía un nivel de escolaridad de primaria y secundaria.

IV

P á g i n a

29 | 849

El desafío estudiantil de 1968 a un régimen autoritario y antidemocrático, estuvo motivado por ideales democráticos y de justicia (Poniatowska, 1972 y Aguayo, 1998).Sin embargo dicho régimen alentó el crecimiento económico y en consecuencia la movilidad social ascendente, entre los sectores medios y universitarios. La respuesta del gobierno al desafío estudiantil fue la represión (como ahora). Ser joven, se decía, es un delito (como ahora).

En 1971 el gobierno organizó un grupo de choque paramilitar (como ahora) denominado “halcones”; estos fueron reclutados entre jóvenes de escasos recursos (como ahora), y utilizados para reprimir una manifestación de estudiantes (como ahora) que se solidarizaba con sus similares de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quienes habían iniciado un proceso de reforma universitaria. El saldo fue decenas de jóvenes asesinados y desaparecidos.

Hoy las diversas protestas juveniles en el mundo presentan dos motivaciones o razones: 1)la defensa de derechos sociales básicos ya conquistados como salud, educación, vivienda y empleo, en países como España (indignados), Grecia, Inglaterra, Francia y Estados Unidos, donde la crisis de 2008 obligó a los respectivos gobiernos a realizar ajustes económicos, afectando los derechos ya mencionados; y 2) la demanda de educación pública gratuita y de calidad junto con otras demandas sociales básicas, como en Chile y Brasil, pues las condiciones de vida han sido mermadas sistemáticamente con la instauración del régimen económico neoliberal .

¿Los jóvenes mexicanos protestan, se indignan? Sí, pero son criminalizados; recuérdese los acontecimientos del primero de diciembre del 2012, 13 de septiembre y 02 de octubre del presente año; en todos ellos fueron infiltrados, provocados, reprimidos y criminalizados.

V

En México los jóvenes están en un proceso de quebrantamiento, que conforme pasa el tiempo se va agravando por sus efectos nocivos en el tejido social. En efecto, conforme a las cifras expuestas a lo largo de este trabajo, la mayoría de los jóvenes ha quedado excluido de la educación media superior y superior y en consecuencia sus niveles de escolaridad son de primaria y secundaria; las oportunidades de un empleo bien remunerado y con prestaciones de la ley, son escasas, además un número importante proviene de familias quebrantadas, con su correspondiente carencia de afectos. En suma están vulnerados en su bienestar social.

P á g i n a

30 | 849

En ese sentido el crimen organizado y no organizado son una alternativa fácil y atractiva que se les presenta, principalmente a los estratos sociales más desprotegidos.

Un Estado que abdicó de su responsabilidad social, en un contexto históricamente desigual; que fue incapaz de reformarse con la alternancia política del año 2000; y redefinir su nuevo perfil y el de sus instituciones para responder a las exigencias que demanda el país, no puede generar más que una situación de anomia y quebranto en su juventud.

BIBLIOGRAFIA

Aguayo, Sergio (1998) 1968.Los Archivos de la Violencia. México. Ed. Grijalbo Bauman, Zygmunt (2011) Daños colaterales. Desigualdades sociales en la era global. México. Ed. FCE. Poniatowska, Elena (1972) La Noche de Tlatelolco. México. Ed. Era Jiménez, René (2011) “Manifestaciones del crimen organizado hoy: violencia y trata de personas con fines de explotación sexual”, en Humanidades y Ciencias Sociales Coordinación de Humanidades. UNAM. Enero 2011, año VI, número 55

Pag.10-11

Murayama, Ciro (2011) “Juventud y crisis: ¿hacia una generación perdida?”, en Economía. UNAM, vol. 7, número especial. Pág. 71-78 Vargas, Simón (2011) “Juventud en riesgo”

ICESI (2008) 5° Encuesta Nacional Sobre Inseguridad. México. INEGI (20010) Censo de Población y Vivienda. México INSP (2008) 1° Encuesta Nacional de Exclusión, Tolerancia y Violencia en Escuelas Públicas de Nivel Medio Superior. México CONAPRED-IIJ/UNAM (2010) Encuesta Nacional de Discriminación. México IIJ/UNAM (2011) 2° encuesta Nacional de Cultura Constitucional: Legalidad, Legitimidad de las Instituciones y Rediseño del Estado. México. CNDH (2010) 40% de la Población Escolar Sufre Bullying. Comunicado de Prensa. México CONAPO (2010) La Situación Actual de los Jóvenes en México. México (2010) Dinámica Demográfica de la Población Joven en México. México OCDE (2010) Panorama de la Educación Indicadores 2010. Informe Español. Madrid (2011) Panorama de la Educación Indicadores 2011. Informe Español. Madrid La Jornada 25,26/08/2011 y 07, 18, 19, 20/09/2011

REGRESAR
REGRESAR

P á g i n a

31 | 849

II. POLÍTICAS EDUCATIVAS, PERFILES INSTITUCIONALES Y MODELOS CURRICULARES

P á g i n a

32 | 849

¿EXISTE LA PROFESIÓN SOCIOLÓGICA? LOS SOCIÓLOGOS DE LA UAM Y SUS PERCEPCIONES SOBRE EL CAMPO DE TRABAJO

ROBERTO ARMANDO MEJIA FONSECA

Los estudiantes han sido objeto de recientes investigaciones en el campo educativo. Desde hace varias décadas, cuando se publicaron estudios como los de Bourdieu, se pensó en la necesidad de saber sobre los estudiantes, por ser los agentes beneficiado directamente del proceso educativo. Los estudiantes son los agentes más importantes en la tarea de educar, y pretende recuperar su voz en la conformación de las políticas educativas. En especial, son los estudiantes universitarios de instituciones públicas los que más interesa conocer para fines de este proyecto, y a este respecto, ya se ha dado una variedad de estudios que retoman el problema desde distintas perspectivas. En primer lugar se encuentra la perspectiva del concepto de profesión, para saber si en realidad existe la “Profesión Sociológica”

EL CONCEPTO DE PROFESIÓN

Ayuso y Martínez (2004) advierten sobre la importancia de comprender al estudiante como un sujeto capaz de decidir los mecanismos de su preparación universitaria, y la importancia de no dejar solo en la dirección vertical de los funcionarios educativos, dicha tarea. La importancia de este estudio: “La construcción del currículo por parte de los alumnos. El caso práctico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada” reside en que se analiza la manera en que los estudiantes pueden incidir en su propia formación Se argumenta que la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada ha ajustado su plan de estudios a las demandas que “el mercado de trabajo y la sociedad exigen” pero siempre tomando en cuenta la libertad del alumno para elegir de acuerdo a sus intereses. Así los autores se centran en estudiar la “autonomía que guía la acción y la toma de decisiones de los estudiantes” teniendo en cuenta dos lógicas de acción: una de ver a la educación como inversión, y otra de ver a la educación como consumo. (2004: 206).De lo que se está hablando entonces, es de una “autodeterminación” del estudiante para tomar decisiones en cuanto a su papel de agente activo en la universidad. Y este proceso se puede comenzar desde el bachillerato, en función de lograr una buena decisión vocacional por parte de los estudiantes.

Esto se lee en el trabajo de De Armas (1980) quien dice que la formación integral de la personalidad de las nuevas generaciones es el objetivo fundamental de la educación. Entonces la importancia reside en encontrar los factores que

P á g i n a

33 | 849

intervienen en la elección profesional del estudiante, como las influencias del medio familiar y social, las cuales determinan una sensibilización positiva o negativa hacia ciertas profesiones así, la autodeterminación profesional requiere de estos dos procesos de los que se ha dado cuenta, para contrarrestar las consecuencias negativas de una mala decisión, las cuales se traducen en desempeños profesionales bajos con repercusiones individuales y sociales: “la elección consciente de la profesión es un tipo complejo de actividad, de gran importancia en la vida futura del joven y hacia la cual está dirigida toda la personalidad con sus necesidades, intereses, aspiraciones, es decir, su esfera motivacional.” (De Armas, 1980: 85) Por lo tanto estas reflexiones generan interrogantes que son de importancia específica: ¿Cómo orientar a un joven para elegir una profesión? ¿Qué determina su elección? ¿Por qué se escoge esta y no otra? ¿Qué información posee acerca de la futura actividad? ¿Cuáles son sus inclinaciones, sus capacidades? ¿Tienen estas, correspondencia con las exigencias de la profesión? (1980: 87). Estas cuestiones han sido abordadas por mí en un estudio sobre la Sociología y su relación con el ámbito laboral (Mejia, 2004) en donde se trató de indagar si en verdad los estudiantes de la licenciatura en Sociología habían realizado una decisión consciente y reflexiva al ingresar a las escuelas de Sociología, para prepararse y ejercer en dicha profesión. En estos casos, la autora propone que se debe pensar en las condiciones concretas de la elección. Hay ocasiones en que el estudiante coloca en segundo plano sus intereses personales y motivaciones, en función de darle prioridad a las posibilidades reales que pudiera tener para ejercer, dada la elección de cierta profesión, que de acuerdo a un análisis individual, le brinde más oportunidades de desarrollo

Las profesiones en la actualidad tienen relación con la formación profesional adquirida en los centros de educación superior. Hoy en día los estudiantes de bachillerato están forzados a escoger de una baraja de opciones de licenciaturas ofrecidas en las universidades públicas y privadas, los institutos y las universidades tecnológicas. Existe también una división por áreas de conocimiento, en donde pueden elegir entre las ciencias básicas, las ingenierías, las humanidades, las ciencias sociales, las ciencias de la administración, las ciencias de la salud, etc. En general, se les presenta a los aspirantes a la educación superior una selección arbitraria de opciones profesionales, ante la cual se conformará tras la elección, una profesión. Pero, ¿Que determina la conformación actual de dicha baraja de opciones profesionales? ¿Desde cuándo es que se conformaron las opciones profesionales que ahora se ofrecen? ¿Cuál es su relación directa con las necesidades de la sociedad específica a la que se brindará el futuro profesional?

P á g i n a

34 | 849

Freidson (2001) argumenta que la preocupación por la Sociología se dio desde los años sesenta, desde diversos enfoques, como el de considerar a las profesiones como las ocupaciones “al servicio de las necesidades del público” (2001:29), y como el de analizar las funciones positivas de las profesiones. Dadas las carencias de las primeras observaciones sobre las profesiones, Freidson propone un análisis crítico del concepto de profesión, que contemple la dimensión concreta e histórica de las profesiones como ocupaciones cambiantes en tiempo y espacio.

Un primer aspecto para la construcción de dicho concepto pasa por comprender a la profesión como una ocupación que mediante un proceso digno de analizar concreta e históricamente, adquiere un estatus profesional. No obstante hay que preguntarse siempre como se determina este llamado estatus profesional, cuando existe y cuando no, y cuáles son sus características (2001:30).

Villanueva (1991), desde una perspectiva sociológica concuerda con las posiciones que hablan sobre una crisis, en este caso, de una “crisis mundial del modelo tradicional de las profesiones universitarias”. Esta crisis se manifiesta en dos aspectos principales para el autor:

“1) la baja calidad de la preparación profesional. Es deficiente y obsoleta en el ámbito curricular y en los procesos de apropiación y transmisión de los saberes: 2) El ejercicio profesional no responde adecuadamente a los patrones de organización del trabajo, a los perfiles ocupacionales, a las nuevas tareas que surgen en los mercados laborales, y a las demandas de grupos, sectores, clases y organizaciones.”

Desde esta perspectiva, la propuesta es hacer un llamado a los investigadores en educación para la realización de estudios sobre las profesiones, en pos de visualizar alternativas para la salida de dicha crisis. Para tal motivo, Villanueva presenta las diversas opciones que desde la visión de la sociología de las profesiones se puede contar con diversos cuerpos teóricos para el análisis.

En un estudio reciente, Dingwall (2004), un autor que confluye con Freidson, en sus últimas reflexiones se encuentra con la aportación de un clásico como Adam Smith en el ámbito de la deliberación sobre las profesiones, y lo utiliza como punto de partida para lanzar ciertas líneas de investigación sobre lo que él llama las “profesiones globales”. Su propuesta es ver a las profesiones siempre en relación con las estructuras económicas de ciertas sociedades, sin olvidar nunca la connotación histórica, las variables de tiempo y espacio. Para los inicios de las estructuras capitalistas contemporáneas, Dingwall rescata de Smith elementos como la dimensión moral de las profesiones, la competitividad y la confianza en el profesional liberal. Lo moral de un profesionista tiene relación con la admiración

P á g i n a

35 | 849

publica, o la confianza que depositan en el ciertos sujetos que relegan partes importantes en su vida cotidiana (como su salud, sus finanzas, su honor) en un servidor especializado, que públicamente muestra saber más que el ciudadano común. Es el reconocimiento social de la relativa “dificultad” para hacer o saber hacer algo, lo que separó en esos tiempos, a los oficios de las profesiones. Según Dingwall, los oficios pueden ser fácilmente aprendidos en unas cuantas semanas, mientras que las profesiones requieren conocimientos y experiencias que se aprenden en periodos comparativamente más largos. Por lo tanto, mercado, experiencia y especialización, son algunos conceptos fundamentales para entender las profesiones en un orden global.

Por otra parte, en la literatura proveniente de Estados Unidos en su mayoría, Tenti detecta una forma específica de referir a las profesiones. Se trata de una visión ampliamente enfocada al servicio, en una relación propiamente comercial, contractual. Esta visión parte de la idea general ya mencionada sobre entender como profesión a un conjunto de individuos que ofrecen servicios especializados en cierta rama del saber. Sin embargo, los autores estadounidenses hacen énfasis en el trato con un “cliente” que recibe los beneficios de los profesionales a partir de una solicitud explicita. Es el principio de las profesiones liberales. Tenti acude a Shein, quien propone una lista de criterios que exponen esta visión:

“El profesional es distinto del amateur

Se presupone que tiene una fuerte motivación

Posee un cuerpo especializado de conocimientos y habilidades

Toma sus decisiones a favor de un cliente conforme a principios generales

Posee espíritu de servicio

El servicio profesional se basa en las necesidades objetivas del cliente y es independiente de los sentimientos particulares del profesional

Se presupone que el profesional sabe mejor que el cliente, lo que es bueno para el cliente.

Los profesionales constituyen asociaciones profesionales que definen criterios de admisión, niveles educativos, títulos o exámenes de ingreso, carreras y áreas de jurisdicción.

Las profesiones tienen estatus en su área de conocimiento, pero se considera que su conocimiento es especializado. El profesional no es “sabio” fuera de su área delimitada.

P á g i n a

36 | 849

Los profesionales ofrecen sus servicios pero no deben publicitarlos. Es el cliente quien debe iniciar la relación.” (Shein citado en Tenti: 1988)

Díaz Barriga (1997) introduce al análisis varios elementos de interés. En primer lugar, introduce al análisis de las profesiones el problema de la teoría del “currículo”, como una teoría que es indispensable para comprender la tendencia pragmática y funcionalista de las profesiones modernas del siglo XX y XXI. Este autor toma en cuenta que, con el impresionante proceso de industrialización en Estados Unidos dado en el siglo XX, se dio una transformación en las concepciones educativas, la cual influyó en la gran mayoría de los países del mundo. A partir de esta nueva forma de distribución de los agentes económicos, la teoría del currículo supone a la educación como un método para “adecuar el funcionamiento escolar a los procesos generados por la producción en serie” (69). La eficiencia se impone como la necesidad principal de los sistemas productivos capitalistas, y se reclama entonces que los sistemas educativos se encarguen de proveerla, de inculcarla. La educación dejo de centrarse en el sujeto, para centrarse “unidimensionalmente” en el mundo de la utilidad y del trabajo, en pos de preparar hombres eficientes, antes que nada.

Pontón (1997) utiliza una perspectiva especial para estudiar las profesiones. Ella parte de la idea de definir a las profesiones como “asociaciones corporativas”. Las corporaciones son entendidas por Pontón como “un conjunto de personas que comparten intereses comunes en relación con un oficio, ocupación o profesión, y buscan acceder a ciertos derechos de carácter privado y público. El establecimiento de ciertos derechos o privilegios dados por la corporación, permiten en gran medida la creación de gremios profesionales, diferenciales por el estatus de clase u ocupación.” (1997:38) Bajo este supuesto de asociación corporativa, la profesión se puede ver como un tipo de organización con independencia relativa para administrarse y definir su perfil, sus actividades, sus características funcionalidad dentro de un momento histórico social concreto”

(2001:57).

Mignone (1996) analiza la formación profesional desde la perspectiva de la labor universitaria de expedición de títulos. Desde su creación, en la Europa medieval, la universidad comprendió la necesidad de formar personas en ciertas actividades. Las artes liberales, la filosofía y la teología, el derecho y la medicina ocupaban entonces el centro de atención formativa en las universidades de la época. Una influencia del pensamiento aristotélico perneaba en la enseñanza, manifestándose en la idea de un Estado que debería intervenir con fuerza en la procuración del bienestar de los habitantes. Se trataba de una idea de profesional vinculado estrechamente a idea del bien común.

P á g i n a

37 | 849

Los sociólogos de la UAM y sus percepciones sobre el campo de trabajo.

Al entrar a la UAM, los estudiantes de la generación analizada contaron con la iniciativa de seleccionar una carrera como opción principal y una segunda carrera como opción secundaria. En Sociología, hay un 31% de estudiantes inconformes con su elección.

1. ¿Fue tu primera opción la carrera que cursas?

Sociología

Si

68.4

 

No

31.6

 

Total

100.0

Se dice que la carrera de Sociología en la UAM X es utilizada para ingresar a la institución, y después buscar un cambio de carrera hacia algunas de las carreras que se piensa que están saturadas, y por lo tanto es difícil ingresar directamente a ellas. A pesar de ser una muestra pequeña, se dio el resultado de que un 21% de los entonces aspirantes, solicitaron Sociología, pero en realidad deseaban estudiar la carrera de Comunicación social, además de que también hubo casos en los que se deseaba otras carreras como Administración y Psicología.

2. Primera opción de carrera en la UAM

Sociología

Administración

5.3

 

Comunicación

21.1

 

Sociología

68.4

 

Psicología

5.3

 

Total

100.0

En la siguiente tabla se puede ver que hay sociólogos no conformes con la elección universitaria, y que hubieran deseado estudiar otra carrera, que no tiene relación en algunos casos, ni con el área de conocimientos ni con la oferta específica de la UAM en general:

3. Carrera que más anhelaba estudiar

P á g i n a

38 | 849

Sociología

Administración

5.3

5.3

 

Comunicación

26.3

26.3

 

Sociología

31.6

31.6

 

Psicología

15.8

15.8

 

No contestó

5.3

5.3

 

Biología

5.3

5.3

 

Letras hispánicas

5.3

5.3

 

Historia

5.3

5.3

 

Total

100.0

100.0

La elección de carrera es otro fenómeno interesante. Para la carrera de Sociología la respuesta más repetida fue en cambio la de “el plan de estudios me interesa”.

4. Razón principal para elegir la carrera

Licenciatura

%

% v.

Sociología

La carrera es de alta demanda en el mercado laboral

5.3

5.3

 
 

Es fácil ingresar a esta carrera

10.5

10.5

 

El plan de estudios me interesa

57.9

57.9

 

Tengo vocación para esta carrera

10.5

10.5

 

Consejo de familiars

5.3

5.3

 

Otra influencia

10.5

10.5

 

Total

100.0

100.

Se asume de la tabla anterior que, la respuesta más frecuente fue la de “adquirir conocimientos teóricos” en la carrera de Sociología (57%).

5. Expectativa principal sobre la carrera

Licenciatura

% v.

Sociología

Adquirir conocimientos teóricos

61.1

 

Adquirir habilidades practices

22.2

 

Aspirar a puestos importantes

11.1

 

Otro

5.6

 

Total

100.0

En cuanto al conocimiento que tienen los estudiantes sobre el campo laboral específico de sus carreras sobresale el hecho de que los informantes declaran

P á g i n a

39 | 849

tener un conocimiento suficiente sobre el campo laboral donde se desempeñan los profesionales de sus respectivas disciplinas. Se esperaba que para carreras de corte más académico como la Sociología, hubiera más desconocimiento de las labores que puede llevar a cabo un sociólogo. Sin embargo, los estudiantes de Sociología se mostraron confidentes al respecto.

6. Conocimiento previo sobre el campo laboral

Licenciatura

%

Sociología

Suficiente

73.7

 

Insuficiente

15.8

 

Nulo

10.5

 

Total

100.0

Se puede esperar que la intención principal de todo estudiante universitario al concluir sus estudios sea la de buscar trabajo. Sin embargo, en la actualidad la búsqueda laboral es complicada, y a veces infructuosa, por lo que los egresados universitarios necesitados de ingresos económicos acepten ofertas que no tienen relación con sus estudios. La excepción la conforma Sociología. En esta disciplina un descubrimiento significativo es la importancia que sus estudiantes le dan a los estudios de posgrado, pues respondieron con mayor frecuencia a la opción de “realizar estudios de posgrado”. Esto puede hablar de que tienen un conocimiento de que no es suficiente la preparación de la licenciatura para estas disciplinas, y que es muy importante reforzar su preparación con el posgrado, y hacen a un lado la búsqueda de trabajo por el momento.

7. Intenciones tras concluir los estudios

Sociología

Buscar trabajo estrechamente relacionado con mi carrera

36.8

 

Buscar trabajo en cualquier área

5.3

 

Realizar estudios de posgrado

52.6

 

Estudiar otra carrera

5.3

 

Total

100.0

La confianza de los estudiantes en su futura profesión se trata de medir en la tabla siguiente preguntando sobre la variación de posibilidades que tendrán para conseguir un trabajo. En la carrera de Sociología se mostró confianza, pues un 63% contestó que será fácil la obtención de trabajo.

8. ¿Crees que tu formación te permita encontrar trabajo?

P á g i n a

40 | 849

Licenciatura

% v.

Sociología

Muy facilmente

10.5

 

Facilmente

63.2

 

Dificilmente

21.1

 

Muy dificilmente

5.3

 

Total

100.0

De una serie de opciones, se pidió considerar cual sería el campo laboral más importante. Las respuestas son las siguientes:

9. Campo laboral más importante de tu carrera

Licenciatura

%

% v.

Sociología

La gestión

15.8

15.8

 

La investigación

52.6

52.6

 

La docencia

31.6

31.6

 

Total

100.0

100.0

Con la tabla siguiente se mide un tipo de expectativa laboral, al preguntar el sector en que preferirían trabajar los próximos egresados.

Sector en el que preferirían trabajar

Sociolog

En dependencias gubernamentales

47.4

47.4

ía

 

En instituciones educativas del sector público

15.8

15.8

 

En instituciones de investigación del sector público

26.3

26.3

 

En instituciones educativas del sector privado

10.5

10.5

 

Total

100.

100.

 

0

0

Se buscó especificidad en cuanto a la contribución que la Sociología hace a la sociedad, tomando en cuenta una batería de opciones que se puede apreciar en la siguiente tabla. Sobresale de nuevo, el fuerte compromiso social que la UAM imprime en sus estudiantes, pues la respuesta más frecuente fue la de “generar nuevos conocimientos para hacer mejoras sociales”.

P á g i n a

41 | 849

Contribución de las carreras a la sociedad mexicana

Sociología

Generar

nuevos

conocimientos

para

89.5

89.5

hacer mejoras sociales

 

Formar profesionistas para la asesoría del sector público.

5.3

5.3

 

Formar profesionistas para investigación en el sector público

la

5.3

5.3

 

Total

100.0

100.

 

0

Por último, se preguntó por la importancia que tienen los profesionistas de las ciencias sociales para con la sociedad mexicana. En todas las carreras, se consideró como muy importante la presencia de estos profesionistas.

Importancia de los profesionistas a la sociedad mexicana

Sociología

Es muy importante

84.2

84.2

 

Es importante

10.5

10.5

 

Es

regularmente

5.3

5.3

importante

 

Total

100.0

100.0

Importancia de las habilidades del Sociólogo como Profesionista

Mayor

+

+

+/-

-

-

importancia

Sociología

Factores

Compromiso

Investigación

Critica

Enfoque

de

social

de

la

interdisciplinario

importancia

sociedad

de

la

Sociología

Salidas laborales preferentes de los Sociologos

P á g i n a

42 | 849

Docencia Investigación Gobierno Asesoría Política Partido Político Profesionista independiente
Docencia
Investigación
Gobierno
Asesoría Política
Partido Político
Profesionista
independiente

CONCLUSIONES

Algunas profesiones se definen por ser prácticas y no teóricas. En este sentido, estas carreras logran una conexión central con el apoyo en procesos productivos. Los estudiantes de estas carreras manifiestan con entusiasmo que se incorporaran a puestos de trabajo donde su trabajo será muy cercano a la transformación inmediata de las problemáticas sociales, ya sea mediante un enfoque social de tipo estructural, o mediante un enfoque sumamente individual, de asistir de manera inmediata a individuos. Este no es el caso de los profesionales de la Sociología.

Los profesionales de la Sociología manifiestan incertidumbre por su próxima posición en el mercado laboral. Además, manifiestan una indefinición en las formas en que estos próximos profesionales podrán colaborar con la resolución de las demandas sociales y de mercado más urgentes. Se muestra también que de alguna manera están siendo dirigidos al sector académico, el cual consideran que está alejado de los sectores más pujantes del mercado y la producción. Se manifiesta el fuerte compromiso social de estos estudiantes por transformar las condiciones de desigualdad e injusticia social. Sin embargo, los métodos no les quedan suficientemente claros aun cuando están a un paso de egresar, y las expectativas se sienten un tanto vacías de esperanza en la confiabilidad de los resultados obtenidos, una vez que sean ya profesionales en acción.

P á g i n a

43 | 849

BIBLIOGRAFÍA

Ayuso Sánchez, L. Gallego Martínez, D. (2004) La construcción del currículo por parte de los alumnos. El caso práctico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Granada. En: Revista de Educación no.334. España. De Armas Ramírez, Nerely. (1980) Importancia de la formación vocacional y la orientación profesional en la autodeterminación de la profesión de los estudiantes. En: Educación. no. 36. Cuba. Díaz Barriga Ángel. (1997) La profesión y la elaboración de planes de estudio. Puntos de articulación y problemas de diseño. En: La profesión. Su condición social e institucional. Pacheco Méndez, Teresa., Díaz Barriga, Ángel. (Coordinadores). UNAM/CESU/PORRUA: México. Dingwall, Robert. (2004) Las profesiones y el orden social en una sociedad global. En: Revista electrónica de Investigación educativa, Vol.6 No. 1. Consultado en

Dussel, E. El programa científico de investigación de Carlos Marx, en:

Herramienta, no. 9: Buenos Aires. Freidson, Eliot. (2001) La teoría de las profesiones, estado del arte. En: Perfiles Educativos: vol. 23; no. 93. México. Gordon, L.V. (1996); Cuestionario de valores personales SVP: Manual de aplicación. Madrid, Tea. Gervilla Castillo Enrique. (1998) Educar hoy: Profesión contra Vocación. En:

Bordón 50 (1). España. Gómez Campo, Víctor Manuel. Tenti Fanfani, Emilio. (1988) Universidad y profesiones. Crisis y alternativas. Miño y Dávila editores: Argentina. F. Mignone, Emilio. (1996) Título académico, habilitación profesional e incumbencias. En: Pensamiento universitario no.83. Argentina. Mejia Fonseca, R. A. (2004) La sociología en México y su relación con el ámbito laboral. Los egresados de la licenciatura en sociología frente al ejercicio de su profesión: el caso de la Universidad Autónoma Metropolitana. Tesis de maestría para el Instituto de investigaciones Dr. José María Luís Mora. México. Pontón Ramos, Claudia Beatriz. (1997) El corporativismo como expresión social de los intereses profesionales. En: La profesión. Su condición social e institucional. Pacheco Méndez, Teresa., Díaz Barriga, Ángel. (Coordinadores). UNAM/CESU/PORRUA: México. Shriewer, Jurgen. (2001) “Profesión” versus “Cultura Técnica”. La definición y la acreditación de la capacitación profesional en Alemania y en Francia. En: Historia de la Educación no. 20. España. Valle, Ángeles. (1997) Sobre las prácticas profesionales y los retos de la transformación económica. En: La profesión. Su condición social e institucional. Pacheco Méndez, Teresa., Díaz Barriga, Ángel. (Coordinadores). UNAM/CESU/PORRUA: México. Villamil Pérez, Roberto. (1990) Sentido ético de las nociones de utilidad y beneficio social en el origen de las profesiones. En: Cinco aproximaciones al estudio de las profesiones. Días Barriga, A. Pacheco, T. CESU-UNAM. México.

P á g i n a

44 | 849

Villanueva, José. (1991) Una aproximación al estudio de la sociología de las profesiones. En: Umbral XXI. No. 6. México. Wundt, Wilhelm ( ) Aportaciones a la teoría de la percepción sensorial.

REGRESAR
REGRESAR

P á g i n a

45 | 849

LA SOCIOLOGÍA EN EL CENTRO UNIVERSITARIO UAEM ZUMPANGO

GONZALO ALEJANDRE RAMOS

EL ORIGEN.

La licenciatura en sociología que se imparte en el Centro Universitario UAEM Zumpango inició en 1987, este fue el primero y hasta ahora el único espacio universitario que la máxima casa de estudios del Estado de México abrió para impartir la sociología como licenciatura fuera de Toluca.

El Centro Universitario UAEM Zumpango inicialmente denominado Unidad Académica Profesional Zumpango (UAPZ) ha pasado por una serie de vicisitudes desde su fundación, sostener la licenciatura ha significado toda una serie de acciones tanto de profesores como de estudiantes, todo ello con el fin de enfrentar los embates en su contra que históricamente se han ejercido derivados de las políticas educativas que anteponen la utilidad y la rentabilidad de los estudios superiores.

Con la creación de este espacio universitario, el segundo en su tipo y modalidad formalmente establecido por la UAEM, en 1987, se trasladaron a él mediante extensiones varias de las Facultades originalmente creadas en Toluca, al cual llevaron una o varias de sus licenciaturas. En nuestro caso fue la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública (hoy Facultad de Ciencias políticas y Sociales) la que llevó a Zumpango las tres licenciaturas que hasta ese momento se impartían en Toluca a saber:

Ciencias políticas y Administración Pública

Ciencias de la Comunicación

Sociología

La licenciatura en sociología, inició con el primer plan de estudios en la Facultad (1983), el cual fue retomado en Zumpango y hasta hoy todavía adopta los sucesivos planes que se elaboran en la Facultad, los cuales surgen de una evaluación y sondeo de pertinencia fundamentalmente realizado en Toluca y municipios aledaños. Los efectos de la industrialización que empezó a presentar el Estado de México desde la década de los setentas constituyeron el principal motivo para que se adoptara la sociología en la UAEM. El primer plan de estudios contemplaba un tronco común en la formación para las tres licenciaturas, aspecto que ha sido transformado por un núcleo básico o sea por asignaturas que se comparten por las tres licenciaturas entre ellas la sociología. El primer plan fue

P á g i n a

46 | 849

vigente hasta 1991 y con él egresaron en Zumpango sólo tres generaciones pues la de 1989 no se logró conformar.

LAS INSTALACIONES

Como Unidad Académica Profesional Zumpango (UAPZ), inició actividades en un edificio prestado por el Ayuntamiento del Municipio de Zumpango, en el cual se encontraba el DIF Municipal en la planta baja, y en el primer nivel se habilitaron los espacios áulicos para cada una de las Facultades.

El segundo espacio físico en el cual se asentó la UAPZ fue un edificio que se construyó originalmente para albergar una clínica regional de servicios de salud, el cual fue el espacio físico de un proyecto mixto de participación estatal y municipal, este fracasó, por lo cual el edificio a esas alturas había quedado abandonado y fue la oportunidad de que la UAEM lo adquiriera y acondicionara de manera rápida como espacio universitario para iniciar las actividades docentes que ya requerían mayor amplitud.

En 1987 la Facultad y su única aula albergó a las dos primeras generaciones (1987 y 1988), la primera en el turno matutino y la segunda en el vespertino, ya cuando la primera generación llegó al cuarto semestre (1989) y se tenían que separar por licenciatura era evidente y necesario contar con más espacios áulicos, los que se tuvieron en el edificio recientemente adquirido por la UAEM, de las cuatro aulas con que se pudo contar la Facultad a sociología le tocó la más pequeña.

Finalmente en 1997 fue posible la construcción de las instalaciones propias del Centro Universitario, la UAEM construyó el Edificio “A” en los terrenos que el gobierno municipal había donado en 1988 (23 hectáreas) para que se instalara la Universidad. Diez años después la mayoría de las licenciaturas nos trasladamos al nuevo edificio universitario.

LA MATRÍCULA

Debido a la escasa matrícula de la licenciatura en sociología en Zumpango, esta ha sido constantemente monitoreada y cuestionada. Los 67 alumnos aceptados en un principio por la Facultad en 1987 se redujeron a 55 debido a las bajas durante los primeros tres semestres, todos juntos iniciaron de manera paralela el tronco común incluidos los nueve alumnos que habían solicitado la licenciatura de sociología, cabe señalar que este dato nunca quedó bien definido, o sea si realmente eran sólo nueve los que la habían solicitado originalmente.

P á g i n a

47 | 849

Es de destacar que en 1989 no se logró conformar el grupo de sociología, por lo cual no hubo generación debido a que no se pudo reunir el número de aspirantes que la Universidad exigía como mínimo en ese momento: quince, y en ese año sólo la solicitaron cuatro aspirantes.

Sin embargo la matrícula que recibía la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública en Zumpango era la mayoría de las veces la más numerosa, ya que incluía aspirantes para tres licenciaturas. Cabe destacar que siempre el menor número fueron los aspirantes para la licenciatura en sociología. Este factor siempre causó problemas, ya que era la licenciatura que las autoridades veían con menos viabilidad para continuar apoyándola, a medida que se abrían las nuevas convocatorias cada generación era más baja en matriculados llegando a ser un promedio de 6 estudiantes por generación, y si uno o dos se daban de baja el número se reducía a un más llegando a tener grupos de tan sólo 3 estudiantes.

Para superar este problema conjuntamente con los profesores de otras licenciaturas organizábamos pláticas profesiográficas en las preparatorias del entorno, sin embargo en esos años existía incompatibilidad con los planes de estudios de algunos bachilleratos, lo cual nos impedía captar más alumnos. Este problema lo solucionó la UAEM al establecer el procedimiento de equivalencias de estudios, lo cual permitió que la matrícula fuera mejorando.

El segundo plan de estudios fue el de 1991, el cual fue vigente hasta1995, con este plan egresaron cuatro generaciones. En este periodo la matrícula no creció mucho pero fue más estable, además de que la presión de la universidad en cuanto al requisito numérico mínimo para abrir los grupos en ambas unidades fue menos acuciante, lo que permitió que paulatinamente fuera creciendo la matrícula.

El tercer plan (1995) se inició en septiembre y fue vigente hasta agosto de 2004, con este plan debieron ingresar nueve generaciones, sin embargo se recibieron sólo ocho, ya que la generación que se debió formar en 1999, no logró constituirse al igual que la de 1989 debido a que no se alcanzó el número mínimo de quince aspirantes como el requisito establecido por la UAEM.

El cuarto plan de estudios (2004) o también denominado plan flexible inició en septiembre de 2004, y es con algunos cambios menores el vigente a la fecha (2013). En cuanto a su fundamentación social, este plan se plantea la reflexión sobre la sociología en el mundo contemporáneo y dice que: “ésta enfrenta importantes retos en relación a su objeto y campo de la acción profesional de la disciplina” (Plan Flexible de Sociología, UAEM, 2004: 17-18).

P á g i n a

48 | 849

Hasta antes del 2000 la situación de baja matrícula nos puso al borde del cierre de la licenciatura, particularmente el Secretario Académico de la UAEM en 1996 intentó cerrarla a toda costa y a los profesores de tiempo completo nos ofreció integrarnos a otro espacio académico, a lo cual argumentamos que los profesores fundadores ya habíamos hecho mucha labor para sostener este espacio, habíamos hecho todo lo que estaba a nuestro alcance para mejorar la matrícula en su aspecto cuantitativo, también en esa ocasión argumentamos que considerábamos a Zumpango una región caracterizada por su escaso desarrollo económico, político y social, sobre todo por la presencia e influencia que ha tenido un grupo sindical asentado en el municipio de Zumpango, el cual se ha caracterizado históricamente por dominar la región mediante mecanismos de presión y hostigamiento hacia quienes piensan o quieren cambios y mejoras para la región y conciben su realización de manera independiente de este grupo, pero a juicio de la CTC esos cambios no son los más adecuados ni siquiera necesarios para la región.

Ésta ha sido una organización sindical que agrupa tanto a trabajadores como a campesinos y que según dichos de los lugareños ha utilizado golpeadores para lograr sus objetivos, históricamente ha controlado al grupo político del municipio y de otros aledaños, influye sobre todo en los aspirantes a gobiernos municipales de los municipios circunvecinos.

En nuestra argumentación consideramos que todo ello era un motivo suficiente y a nuestra manera de ver justificaba la presencia de la UAEM en la región y particularmente de una licenciatura como sociología, en la medida de que eran necesaria la formación de profesionistas que estudiaran esta problemática y que además contribuyeran a generar un cambio en un espacio geográfico que, además estaba poco comunicado por vías primarias, lo cual también había incidido en sus lentos procesos de modernización y en las perspectivas del cambio social y político, además del económico, ya que Zumpango es una región que no cuenta con industria, por lo que sus fuentes de empleo son escasas.

Los anteriores argumentos fueron expuestos por dos profesores en la entrevista con el Secretario Académico de ese momento, cabe destacar que el Director de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Púbica, a la cual pertenecíamos, se ofreció acompañarnos, pues el problema para la licenciatura de sociología era semejante en Toluca, por lo cual el Director veía que si se cerraba sociología en Zumpango, el siguiente espacio sería el de Toluca, sobre todo considerando que el Secretario Académico de la UAEM de ese momento era un Médico que se caracterizaba por su poco afecto a las ciencias sociales y particularmente hacia la sociología, a la cual no le veía utilidad. En esa ocasión la reunión terminó tensa y

P á g i n a

49 | 849

con amenazas de cierre definitivo, lo cual nos hizo recurrir a otros apoyos mediante colegas de otras universidades y de otros espacios académicos, fue así que logramos la intersección a favor de la licenciatura que consideramos de necesidad regional y no como proyecto personal o por mero capricho. Afortunadamente pudimos contar con el apoyo de una figura muy respetada en Toluca que incluso fue merecedora del Doctorado Honoris Causa que le otorgó la UAEM en 1988 (Martínez, 2007:207), fue él quien abogó por la licenciatura y porque se nos brindaran condiciones más favorables para la continuidad de este proyecto, nos referimos a Don Pablo González Casanova, quien sin conocernos de manera personal consideró que la licenciatura merecía la misma oportunidad que se le brinda a otras.

Desde luego que esta opinión fue muy importante y creemos que hasta decisoria, a partir de entonces la situación de hostigamiento fue menos intensa, además de que la baja matrícula en Zumpango se superó, ya que a partir de ese momento intensificamos la difusión en la región y los apoyos fueron más pródigos, la matrícula fue creciendo lentamente ya que en la región los pobladores no tienen muy claro para a que se dedica un sociólogo, sobre todo los padres de familia que en gran parte inciden en las decisiones del estudio de sus hijos.

Cabe destacar que la licenciatura de sociología dejó de iniciar el tronco común con la de Ciencias políticas y Administración Pública. A partir de la generación que entró en el 2002, ya se inició con un grupo aparte aunque cursando las mismas asignaturas del tronco común, fueron 19 alumnos los matriculados en ese grupo. Ya para la generación 2003 tuvimos por primera vez una matrícula histórica de 44 inscritos, de los cuales egresaron 27 y de ellos se han titulado 15, destacando un primer lugar en el “IV Concurso Nacional de Tesis sobre Juventud” que organiza el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), además de otras tesis de destacada calidad. Estos y otros de nuestros egresados han realizado trabajos de tesis que abordan la problemática regional desde distintos ángulos, además varios de ellos se han incorporado en distintos espacios laborales de la región, con lo cual hoy influyen de mejor y más efectiva forma en el cambio y en la transformación social.

LA PLANTA DOCENTE

Abrir una licenciatura como la de sociología en un espacio semi-rural como lo era Zumpango en 1987, fue un reto que requirió algo más que nuestra disposición personal para emprender esta empresa académica. Un factor central que tuvimos que afrontar fue conseguir profesores acordes con el proyecto de abrir un espacio nuevo para la sociología en un lugar como Zumpango, en el cual no existían sociólogos, sólo encontramos uno que daba clases a nivel bachillerato, cabe destacar que mientras requerimos profesores fundadores nunca tuvimos en mano

P á g i n a

50 | 849

ningún curriculum ni solicitud de alguien que radicara en el municipio, ya que generalmente este es un tipo de profesionistas más ligados a los ámbitos más urbanos donde las perspectivas de actualización, información y desarrollo son generalmente más amplias para un sociólogo, por lo que la opción más viable era encontrar prospectos de profesores que estuvieran dispuestos a trasladarse diario a Zumpango, o que radicaran cerca de ahí, pues además las perspectivas para la mayor parte de la planta docente era ser profesor sólo por asignatura, y pensar en que pudieran establecerse y radicar en la localidad sólo con ese sueldo era pedir algo que como institución educativa no podíamos respaldar con algún ofrecimiento más atractivo.

Cabe destacar que las plazas de tiempo completo en 1987 eran solo dos, de las cuales uno fungió como el Coordinador de la Facultad y el otro como su auxiliar, al resto de los profesores lo único que se les pudo ofrecer fueron grupos por asignatura, así se fueron incorporando los académicos que hacían falta a medida que crecía la matrícula.

Un aliciente que la UAEM ofreció a los profesores que decidimos iniciar este espacio académico fuera de Toluca fue que, las plazas de tiempo completo fueron en la categoría “C” que equivale a una plaza de profesor asociado “C” en la UNAM, a los profesores por asignatura les ofrecieron pagarles viáticos a quienes se trasladaban de una distancia mayor a quince kilómetros. Los profesores por asignatura que venían de un municipio más cercano fue de Tecamac que recorrían una distancia de al menos 20 kilómetros y la mayoría se tenían que desplazar desde el Distrito Federal o desde Toluca, en este último caso sólo eran algunos de los profesores de tiempo completo.

Por lo tanto ante una carencia de prospectos locales que pudieran incorporarse como profesores y que tuvieran experiencia en el nivel de licenciatura tuvimos que echar mano de nuestros colegas y amistades, entre quienes encontramos casos de decidido y entusiasta apoyo que colaboraron con la formación de al menos las cinco primeras generaciones.

Esas condiciones de traslado hacia Zumpango de profesores ha ocasionado que, después de esas generaciones en la planta docente se de una rotación frecuente debido principalmente a que, varios de los profesores que nos apoyaron se fueron colocando en mejores posiciones en otras universidades, desde las cuales todavía hoy nos apoyan con colaboraciones en proyectos de investigación y de publicaciones, además de brindarnos algunas conferencias en el marco de los eventos académicos que se organizan en la licenciatura.

LA SOCIOLOGÍA Y EL AMBIENTE ACTUAL.

P á g i n a

51 | 849

La situación en la cual se formó la planta docente ha sido motivo de suspicacia, se le ha considerado al interior y desde Toluca como un grupo con postura política, por lo cual ha sido permanentemente monitoreado, empero este aspecto ha sido positivo, ya que ha permitido que la planta docente genere solidaridad y una postura, visión, perspectivas y propuestas innovadoras, lo que ha enriquecido a la licenciatura además de dinamizarla, pues lo anterior se ha acompañado de acciones concretas. Esta postura solidaria ha permitido defender la licenciatura, lo cual ha contagiado a los estudiantes, quienes en los momentos críticos han mostrado su decisión y apoyo para preservar este espacio.

Otro punto que hay que considerar es el hecho de coexistir al lado de diez licenciaturas entre las cuales siete pertenecen al área social, empero a pesar de pertenecer a nuestra misma área, se puede observar escasa y hasta nula solidaridad y en ocasiones se expresan abiertos antagonismos entre los integrantes profesores de la comunidad universitaria, cada licenciatura se ha cerrado en sí misma cuando incluso hay problemas que afectan a todos, como es el caso del transporte que presta una línea de autobuses local, sobre el cual se coincide que es de mala calidad y caro.

Un problema que viven cotidianamente los estudiantes de sociología es el hecho estigmatizante que se deriva del ambiente que se ha generado en este espacio universitario desde el origen, quizá por ser un municipio donde la cultura política ha permanecido subordinada o condicionada por los intereses e influencias sistemáticas del principal grupo local, lo que se refleja al interior del Centro Universitario, ya que los estudiantes de sociología han sido calificados de “revoltosos”, “inconformes”, son aquellos que a quienes “nada les parece bien”. En general todos los estudiantes son tildados de problemáticos a excepción de algunos más dóciles, que incluso han sido cooptados por las autoridades del Centro Universitario con fines informativos y de control de la licenciatura.

LA SOCIOLOGÍA EN MÉXICO Y ZUMPANGO.

La sociología no puede ser ajena a la producción e historicidad del espacio socialmente producido, las teorías sociológicas adquieren significación y pueden ser comprendidas desde las acciones concretas que producen los actores con las cuales producen las distintas realidades sociales. Así la sociología y los sociólogos en México surgen en correlación con la producción de la sociedad como acertadamente apunta Touraine (1995).

En América Latina y en ella México, esta profesión y los profesionales de la sociología han sido formados en un perfil tradicionalmente crítico en cuyo trasfondo subyacen residuos de liberación, a esta realidad subyace un origen

P á g i n a

52 | 849

colonial que contribuye a delinear una trayectoria. Si bien la sociología surge de realidades europeas estas plantean problemáticas y preocupaciones producidas por actores que están construyendo su historia a partir los momentos que les toca vivir, los que que no necesariamente se repiten de la misma manera en otras latitudes del planeta. Comte vio en los cambios sociales derivados primero de la primera gran revolución social, luego de un proceso de modernización y de industrialización en mayor o menor medida presente en Europa un cambio que, más temprano que tarde incidiría en las perspectivas del comportamiento social y con ello surgirían las nuevas valoraciones, significaciones e imaginarios que tomarían como referente de este nuevo acontecer, lo que necesariamente incidiría en la reconfiguración del orden social hasta entonces construido y concebido mediante valores sociales considerados “normales”.

Aquí vemos un toque conservador en el origen de la sociología, pero también subyace en ella el liberalismo más radical que impulsa el progreso. En el caso de México los barruntos de progreso se combinan con los residuos de resentimiento social derivado de las la discriminación y de las escasas posibilidades de progreso de un conglomerado social de amplias dimensiones cuantitativas. La producción del espacio social en estas latitudes que comparten un origen común como es el caso de América Latina, se produce un espacio social basado en esta realidad de procesos históricos que, necesariamente constituyen el marco general y “materia prima” que abona a la construcción de lo que se ha dado en llamar la sociología latinoamericana.

Es notorio que en América Latina las formaciones estatales son más endebles, en tanto que están articuladas por las oligarquías regionales, por lo cual reportan fenómenos más interesantes para el análisis y el ejercicio del sociólogo y de la sociología, como es el caso de México, en tanto que en su interior se observa una estructura social altamente diferenciada que mediada por un proceso revolucionario provoca expresiones del poder más sofisticado que tiene en cuanta una mezcla racial y cultural múltiple y diversa, a raíz de la inmigración de diversos países de Europa.

INSTITUCIONES EDUCATIVAS Y SOCIOLOGÍA.

Esta y otras características delinean una construcción social histórica heterogénea, la cual ha derivado en la necesidad de crear instituciones educativas en México con la idea de formar a los individuos desde esta heterogeneidad pero, en la perspectiva de nación sustentada en el progreso. Este hecho histórico ha producido innumerables discrepancias que se reflejan en la operatividad institucional y en una continua proposición de proyectos derivados de visiones que no logran establecer una necesaria cohesión y acuerdos desde lo diverso y

P á g i n a

53 | 849

heterogéneo. Es notorio el frecuente dominio institucional de los grupos y las elites de mayor poder y capacidades, las oligarquías se han vestido de demócratas y el conocimiento producido y reproducido en las instituciones educativas se orienta hoy hacia la utilidad, los profesionistas deberán hoy ser útiles al desarrollo.

Esta situación hoy se ve confrontada con las nuevas tendencias de los jóvenes que ingresan a las instituciones de estudios de nivel superior, observándose desde la perspectiva y el enfoque de la sociología, sustanciales diferencias entre las expectativas de los jóvenes y las que ofrecen las instituciones, las cuales se ven constantemente acosadas a responder a las necesidades de las empresas, estas hoy marcan la dirección y perspectivas del desarrollo y de la educación regional observándose en México una frecuente incongruencia entre lo global y lo local que trastoca a los actores del desarrollo regional inserto en el sistema económico global.

Así Las instituciones de educación superior hoy son creadas para responder a la formación de los perfiles profesionales destinados a laborar en espacios regionales, así estas instituciones en el caso de México han aparecido ligadas a la creación de polos de desarrollo 3 según el modelo de universidad regional 4 , a fin de coadyuvar con el proyecto de creación de polos de desarrollo para las regiones adyacentes a los centros económicos de mayor dinamismo económico. La sociología bien puede coadyuvar hoy con esta labor, sin embargo el modelo de universidad regional no ha sido totalmente retomado en México y particularmente en la UAEM, aquí más bien se ha combinado en correlación con los grupos políticos tanto nacionales, estatales como municipales.

En México se ha dado un amalgamamiento de modelos de instituciones de educación superior, donde la universidad particularmente la pública está dividida en dos modelos la tradicional estructurada por Facultades o también denominada

3 Desde la década de los ochenta en México y particularmente durante el sexenio de Miguel de la Madrid se planteó la creación de polos de desarrollo. Esta fue una política continuada durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari como una forma de modernización del país, la cual incluiría regiones distintas a las grandes ciudades del país, pero que contaran con algunos recursos o con un potencial natural susceptible de ser aprovechado, a fin de procurar el desarrollo del país de manera más homogénea.

Especialistas han discutido ampliamente sobre la idea del modelo de universidad más adecuado en correspondencia con la generación de polos de desarrollo, y con la funcionalidad de la comunidad universitaria, la cual pierde su efectividad cuando se trata de una institución de gran dimensión. Por ambas razones los especialistas recomiendan que se creen las nuevas universidades con un tipo más pequeño para que tenga cierto grado de homogeneidad. También se puede afirmar que cuanto más heterogénea es la congregación menos grande debe ser para desarrollar el sentido de comunidad. Pero en términos generales se recomienda que no sea menor de 1500 estudiantes ni mayor de 15 000. Bajo estos criterios surge en México la política de desconcentración y de regionalización de las universidades. Véase a Reséndiz Núñez, Daniel, (2000), Futuros de la educación superior en México, Siglo, XXI México.

4

P á g i n a

54 | 849

napoleónica y por otro lado la departamental, la cual es más más acorde con el modelo norteamericano, en ambas se ha impartido la sociología a nivel licenciatura, pero es de notar que en los niveles de posgrado esta denominación ya prácticamente ha desaparecido, ha sido sustituida por la denominación más general de Ciencias Sociales.

Los voceros y analistas de los gobiernos neoliberales hoy han argumentado que hay una saturación de profesionistas que no logran ser absorbidos por el sistema productivo cada vez más en manos privadas, por lo cual habría que reorientar el sistema de educación superior hacia el perfil más técnico, empero en este caso para dar un viraje de esta magnitud la sociología ha encontrado grandes dificultades para adaptarse a un requerimiento básicamente pragmático y utilitario que requieren las empresas, por lo cual el Estado ha creado otro tipo de universidades o “de modelos universitarios –como el de las universidades tecnológicas en México- que con carreras de dos años y dirigidas por empleadores y funcionarios públicos, enfatizan la idea de la educación superior como un apéndice del mundo empresarial” (Aboites, 2008:5). A estos requerimientos y condiciones la sociología tendría que convertirse en una carrera técnica, lo cual hasta hoy no se ha visto cómo hacerlo en virtud de ser una formación altamente propositiva y no solamente operativa.

Áreas terminales de la sociología en Zumpango.

La sociología en Zumpango se ha venido dirigiendo de acuerdo al plan de estudios que permite abrir talleres de investigación en los cuales los estudiantes tienen la oportunidad de realizar su trabajo de titulación en cualquiera de las distintas modalidades que la UAEM ha establecido. En esa perspectiva de una sociología articulada por la teoría y la metodología, en esta idea los talleres que se han venido impartiendo tienen una orientación en tres direcciones a saber:

Orientación hacia la sociología política.

Orientación hacia la sociología educativa.

Orientación hacia la sociología del trabajo y asuntos laborales.

Además la licenciatura de sociología tiene registrado ante PROMEP el Cuerpo Académico “Actores, sujetos y procesos sociales ante la modernización”, que actualmente se encuentra en el nivel de formación, el cual hasta ahora ha desarrollado 7 proyectos de investigación con financiamiento UAEM, los cuales han abordado temáticas relacionadas a la orientación educativa, política y laboral, estos proyectos consideran la aplicación al entorno regional. Al respecto es requisito de la UAEM que a los proyectos se incorporen estudiantes en este caso

P á g i n a

55 | 849

de sociología en calidad de colaboradores y becados con el presupuesto del proyecto y a la par que vinculan su proyecto de trabajo de titulación con la temática del los proyectos de investigación.

Así la sociología en el Centro Universitario UAEM Zumpango ha producido una

serie de trabajos que estudian analizan y describen diversas problemáticas regionales del entorno, todo ello desde los apoyos que les brinda su formación

teórica y metodológica.

BIBLIOGRAFIA

Aboites, Hugo 2008 “El futuro de la universidad en América Latina” Revista Acción Educativa (Culiacán, Sinaloa, México) Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Autónoma de Sinaloa, No. 8 Enero. Págs. 6-16. Alejandre Ramos, G., 2001, “Unidad Académica Profesional Zumpango”, en Sucesivas aproximaciones de nuestra historia, crónicas de la Universidad Autónoma del Estado de México, tomo II, México, UAEM.

Didriksson, A. 1997, “La universidad innovadora. Una estrategia para el cambio de

las universidades mexicanas en los noventa”, en La identidad en la educación

superior en México, Villaseñor, G., (Coordinador), México, CESU-UNAM, UAM-X,

UAQ. Pp.143-178. Martínez Vilchis J. (Coord), 2007, Medio siglo de espíritu universitario, México, UAEM. Muñoz García, H y Roberto Rodríguez Gómez-Guerra, (2000), “Educación superior en México. Diferenciación y cambio hacia el fin de siglo”, en Casanova Cardiel, H et al, Diversidad y convergencia, colección Pensamiento Universitario número 90, SESU-UNAM. Pp.127-150. Reséndiz Núñez, Daniel, 2000, Futuros de la educación superior en México, Siglo,

XXI México.

Touraine, Alain,1995, Producción de la sociedad, México, IFAL-IIS UNAM.

REGRESAR
REGRESAR

P á g i n a

56 | 849

LA FORMACIÓN DE SOCIÓLOGOS EN LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE BAJA CALIFORNIA 1964-2012

LOURDES ROCÍO BOTELLO, VALLE SANTIAGO CÁZARES AVENA

INTRODUCCIÓN

La Universidad Autónoma de Baja California desde el año 2007 ha señalado en sus planes de desarrollo institucional que para dar respuesta al cambio global constante y continuo y sus repercusiones en todos los niveles: mundial, nacional, regional y local, las universidades hoy se convierten en actores principales y líderes en la tarea de formar el capital humano que pueda contribuir al logro de una mayor equidad social, a la vez que al fortalecimiento de una cultura democrática, al transmitir los valores, normas y actitudes que favorecen la construcción de sociedades civiles plurales e incluyentes.

Esta circunstancia nos generó la inquietud de revisar cómo ha enfrentado la UABC el reto de formar profesionales, cómo ha evolucionado la institución y la trayectoria seguida en nuestra entidad, tan próxima a los Estados Unidos de América (EUA) representante por excelencia del mundo globalizador; pues consideramos necesario reconocer y descifrar el destino que las políticas públicas educativas emergentes imprimen explícita e implícitamente en la generación de perfiles profesionales y, particularmente sin ser la excepción, en la formación académica de la sociología.

De ahí que, nuestro interés académico se centró en documentar y analizar los pasos que se han ido desarrollando en los procesos de diseño curricular en la carrera de sociología de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), durante el período de 1964 a la fecha y de esta forma, contribuir a la construcción de una explicación sobre el estado actual del currículum de la licenciatura en sociología de la UABC. Así pues, el presente trabajo representa un esfuerzo investigativo realizado con el propósito de reconstruir la trayectoria del currículum de la licenciatura en sociología ofrecida por la UABC, recuperando elementos que coadyuven al conocimiento sobre cómo esta licenciatura surge y se desarrolla curricularmente hablando, pero sobre todo nos ha interesado responder a qué obedece la adecuación, adopción y/ó construcción de los currícula formales de dicha licenciatura, considerando los contextos y ámbitos institucionales concretos y particulares.

Consideramos que el haber participado en cuatro experiencias relativas a los procesos de diseño curricular de la Licenciatura en Sociología como miembros del

P á g i n a

57 | 849

Comité de Modificación del Plan de Estudios de la Facultad de Ciencias Humanas, UABC donde se encuentra dicha carrera, nos ha brindado la la información necesaria para el análisis que se presenta.

Para ello, fue necesario documentar, analizar y reflexionar sobre los procesos institucionales catalizadores de los currícula de la carrera de sociología. Aludir a los procesos de institucionalización de metodologías y enfoques para el diseño curricular, nos obligó a reconocer diversas dimensiones que los conforman:

estructuras políticas, valores e ideologías, organización y normatividad, etc.; privilegiando una de las dimensiones involucradas en la enseñanza-aprendizaje de la sociología: los procedimientos de diseño curricular comprendidos en el período ubicado señalado en líneas anteriores.

Así, el estudio del currículum de la licenciatura en sociología para quienes hemos sido formados en ella, se constituyó en un objeto de interés, y dado a la situación por la que ha atravesado institucionalmente esta carrera en la UABC, el interés personal se conjuntó con la necesidad de explicar y exponer una experiencia de diseño curricular para la sociología, que de entrada pareció un tanto temeraria, social y académicamente hablando: el currículum flexible orientado al desarrollo de competencias, que como se señalaba párrafos atrás se percibe como parte de los efectos de la “ola expansiva” globalizadora; pues esta directriz se convierte en exigencia de organismos como la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior (ANUIES) que a su vez, se orientan a proponer directrices educativas nacionalmente, con el argumento de garantizar la competitividad de los programas educativos.

DESARROLLO

La UABC con apenas 56 años de fundación, es una universidad relativamente joven, y la Escuela de Ciencias Sociales y Políticas es una de las primeras escuelas que se crearon dentro de ella; la carrera 5 de sociología nace en el año de 1964 en el seno de dicha escuela. Desde su creación hasta su ubicación actual en la Facultad de Ciencias Humanas 6 de la misma universidad, ha sido objeto curricularmente hablando de una diversidad de cambios: el plan de estudios inicial de 1964 fue objeto de reestructuración en tres ocasiones: 1972, 1976 y 1979; en 1989 se diseña un nuevo currículum aprobado por el Consejo Universitario en

5 Se entiende por carrera a todas aquellas actividades propias de un proceso de preparación, formación y estudios realizados en una institución que legitima y certifica este proceso. Es decir, la palabra carrera, en este caso específico, sería cercana a una de las acepciones en inglés “to provide an education” que de manera implícita abordaría la formación tendiente a desplegarse en actividades profesionales en un futuro inmediato. (Reynaga Obregón, 1998: 17). 6 La carrera de Sociología dejó de ser parte de la Escuela de Ciencias Sociales y Políticas a partir de 1993, fecha en que se incorpora a la Facultad de Ciencias Humanas.

P á g i n a

58 | 849

1990- que no entra en operación por la baja demanda estudiantil, decisión adjudicada a las autoridades centrales de la universidad. Posteriormente, a partir del segundo semestre de 1993 opera durante diez años sin reforma alguna un plan de estudios bajo un denominado “modelo curricular flexible”, y por último, a partir del segundo semestre del año 2003 entra en vigor una nueva propuesta curricular que emergió vigorosamente en los espacios universitarios: la Educación Basada en Competencias (EBC) 7 , actualmente ya modificada a partir de los resultados del seguimiento y evaluación realizados por un comité académico creado ex profeso para ello. Se encuentra en transición casi terminando la última generación del plan 2003, al tiempo que ya ingresan las dos primeras generaciones del nuevo plan también por competencias 2012 proceso de modificación.

La enseñanza de la sociología como licenciatura universitaria en Baja California se

impartió durante 28 años en la Escuela de Ciencias Sociales y Políticas (hoy

facultad) de la UABC 8 , en el período comprendido entre 1964 a 1992.

A partir del segundo semestre de 1993 y en los últimos 16 años pasó a formar

parte de los programas profesionales de la hoy Facultad de Ciencias Humanas; y

en 1998-2 se integra a la denominada actualmente Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales en Ensenada, así como en 2005 se incorpora a la Facultad de Humanidades de Tijuana. En estas dos últimas con una demanda mayor que en Ciencias Humanas de Mexicali.

Al

analizar las metamorfosis que ha sufrido el diseño curricular de esta licenciatura

en

la UABC, podemos establecer que ha presentado tres grandes momentos o

estadios históricos y un periodo de transición hacia un currículum basado en

competencias:

En el primero -de 1964 a 1979- el currículum se concibe como listado de asignaturas por lo que se puede caracterizar como ejemplo de empirismo abstracto 9 ; el segundo -de 1979 a 1993- en el que los procesos de diseño

curricular se desarrollan desde una racionalidad tecnológica; y el tercero de 1993

a 2003de planeación jerárquicamente organizacional, como superación

7 La Educación Basada en Competencias tiene su origen a fines de los años sesenta en el ámbito de los países industrializados. Sus simpatizantes, promotores e ideólogos la conceptúan como una de las iniciativas

pedagógicas más importantes en las últimas décadas del siglo XX.

Es conveniente tomar nota que desde el segundo semestre de 1989 la carrera de sociología en Ciencias Sociales y Políticas hasta el segundo semestre de 1992 no observó alumnado de primer ingreso; mantuvo en esa escuela una matrícula de 47 estudiantes en 1989 y en el segundo semestre de 1992 su población estudiantil no pasaba de 9 alumnos; ya para el primer semestre de 1993, la sociología en los hechos se había extinguido en la UABC. (http://www.uabc.mx/consulta).

8

9 Ver capítulo 3. de Wright Mills. La imaginación sociológica. México, FCE. 1975

P á g i n a

59 | 849

alternativa a los dos primeros, se caracteriza por una flexibilización curricular como su elemento nuclear. Durante esa década se dan los preparativos ideológico- políticos para transitar hacia un currículum basado en competencias, y constituyen la expresión de una diversidad concreta de factores macro y microsociales 10 en el campo curricular de la vida de la UABC.

El desarrollo curricular de la sociología en la UABC hasta 1992 se caracterizó por una transferencia mecánica, o dicho llanamente, por una copia al carbón y por lo tanto, borrosa de los cambios manifestados en los planes de estudio de la UNAM.

Hasta 1990 se intentó el primer rompimiento a la hegemonía curricular de la UNAM, ofreciendo contenidos regionales en un desafortunado diseño curricular que se quedó en tinta y papel 11 .

Es posible evidenciar en los procesos de diseño curricular de sociología de la UABC dos posicionamientos: uno caracterizado por un centrismo curricular (1964- 1992) y el segundo, por una descentración que tiende hacia la subordinación externa (1993- ). Es decir, el primero es de corte unamcéntrico donde el currículum de la UABC gira en torno al currículo de la UNAM; y el segundo, corresponde a una emancipación respecto a esta institución, intentando ahora girar alrededor de la globalización y la liberalización económica mundial, a partir del “modelo de flexibilización curricular” (1993) y su primera reestructuración a través del “modelo curricular flexible orientado al desarrollo de competencias” (2003) experimentado en la facultad de Ciencias Humanas.

La mencionada situación, hace que en comparación con el resto de las ofertas profesionales de la UABC, la licenciatura en sociología al igual que la de arquitecto, ingeniero agrónomo zootecnista y la de médico veterinario, está entre aquellas que más cambios han sufrido en lo referente a planes de estudios, y junto con las licenciaturas en psicología, ciencias de la comunicación y ciencias de la educación, la primera en este nivel en el área de las ciencias sociales y humanas 12

10 La historia oficial universitaria identifica cinco etapas de desarrollo de la UABC: de gestión ( -1959); inicio de actividades académicas fundamentales (1959-1966); pasos hacia la consolidación (1966-1971); crecimiento en medio de turbulencias (1971-1981), y de desarrollo académico (1981- ) (Piñera Ramírez, (Coord). 1997:

21 y ss.).

Fuentes Romero, et.al. (1990, pp.14-15), señalan que el plan de estudios de 1990 formalmente se encontraba vigente desde el primer semestre de ese año. Sin embargo, enfatizan que de hecho se puso en funcionamiento en 1989, y agregan en nota aclaratoria que “prueba de esto es el hecho de que en el semestre 1989-2 no se abrió grupo de primer ingreso para Sociología, con los aproximadamente ocho aspirantes, y esto se debió a que el plan de estudios utilizados para los nuevos estudiantes ya consideraba la separación de carreras (se refieren al tronco común) a pesar de que el plan que contemplaba la separación fue aprobado por el Consejo Universitario hasta enero de 1990, de no haber sido así, los aspirantes necesariamente hubieran ingresado al tronco común contemplado en el plan de estudios anterior” (1979)

12 La Educación Basada en Competencias mundialmente ha tenido influencia, en particular en los niveles de la educación técnica, la técnica profesional, así como en su entorno primigenio: el de la capacitación para el trabajo.

11

P á g i n a

60 | 849

de la UABC que experimenta un desarrollo curricular desde en el enfoque de la EBC.

La literatura especializada menciona, y las experiencias emprendidas en distintos países demuestran, que la EBC tiene su primitiva naturaleza en los campos de la capacitación para el trabajo y para la empresa capitalista; de tal modo que, se encuentra asociada o próxima a los valores del mercado y del capital, tales como la eficiencia, la productividad y la rentabilidad; así como en el plano teórico está vinculada a la psicología conductista, la filosofía pragmática y con la sociología empresarial y de la productividad.

Para la realización de este estudio de carácter exploratorio 13 se hizo acopio de diversos documentos y se realizó un análisis descriptivo de los mismos, con la intención de registrar y estudiar cómo se fueron desarrollando los procesos de elaboración que concluyeron en la propuesta curricular vigente, se buscaba explicitar los determinantes contextuales del diseño curricular así como los factores que han influido y/ó determinado la construcción, adecuación y caracterización de los currícula formales por los que ha transitado la licenciatura en sociología de la UABC, de 1964 a la fecha.

Para dar cuenta de la evolución del currículum formal de la licenciatura en sociología de la UABC (1964 2008), se recurrió a tres estrategias complementarias de índole metodológica:

A un análisis conceptual-interpretativo;

A un análisis documental, y

A una experiencia particular de reestructuración curricular.

El análisis conceptual se realizó acudiendo a la determinación de una estructura conceptual suficientemente explicativa, integrada a partir de construcciones tales

13 Los estudios exploratorios, según Hernández Sampieri, et.al. (2000) se efectúan, normalmente, cuando el objetivo es examinar un tema o problema de investigación poco estudiado o que no ha sido abordado antes. Es decir, cuando la revisión de la literatura reveló que únicamente hay guías no investigadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de estudio o bien cuando se han realizado algunos estudios similares pero en otros contextos (vgr. para este estudio ver: Andrew Gonczi y Athanasau (1999); Beltrán Ugarte (1999); Mike Hanson (1999), etc.). Los estudios exploratorios sirven para familiarizarnos con fenómenos relativamente desconocidos, obtener información sobre la posibilidad de llevar a cabo una investigación más completa sobre un contexto particular, identificar contextos o variables, establecer prioridades para investigaciones posteriores o sugerir afirmaciones verificables. Estos estudios, a decir de Rojas Soriano (1982) tienen como propósito recabar información para reconocer, ubicar y definir problemas; fundamentar hipótesis, recoger ideas o sugerencias que permitan afinar metodologías, depurar estrategias, etc., para formular con mayor exactitud el esquema de investigación definitivo.

P á g i n a

61 | 849

como: currículum, diseño curricular, flexibilidad curricular, currículum abierto y cerrado, competencia, y educación basada en competencias.

El análisis documental fue posible a través de un rastreo de documentos, por ejemplo: certificados de estudios profesionales expedidos por la UABC, guías de carrera, documentos institucionales sobre planes de estudio aprobados por el Consejo Universitario, informes técnicos sobre desarrollo curricular en la UABC, acceso a bases de datos electrónicos, investigaciones sobre la formación profesional de sociólogos en México, estudios sobre el ejercicio profesional,

análisis de la demanda y campo laboral del profesional de la sociología, y artículos

y ensayos sobre la creación de la sociología como licenciatura universitaria.

Mientras que de la experiencia de reestructuración curricular, se recuperaron algunos momentos del proceso: evaluación diagnóstica del currículum vigente desde1993, los procesos para la fundamentación de la carrera, y los relacionados con la organización y estructuración del último currículum de la licenciatura que nos ocupa.

En cuanto al abordaje teórico, tenemos que dentro del campo del análisis del currículo, sobresalen dos grandes enfoques: 1) el de la racionalidad tecnológica, y 2) el enfoque crítico.

Hemos asumido la posición del segundo enfoque en la inteligencia que éste enfatiza los aspectos implícitos del currículum formal, y cuya postura general es considerarlo como un proyecto de acción educativa entre sociedad y escuela, y en el sentido de sostener que el currículum tiene un fundamento ideológico-político oculto. Por estas razones, el presente estudio se circunscribe en la perspectiva de la teoría crítica, donde concebimos al currículum como ideología. Al respecto Kemmis, (1993) señala que la teoría crítica del currículum implica un razonamiento dialéctico y se rige bajo un interés emancipador adoptando la postura de la crítica ideológica. (Kemmis, 1993, pp. 112-113), afirma que la teoría crítica del currículum parte de la premisa de que las estructuras sociales no son tan racionales y justas como generalmente se piensa. Por el contrario, afirma, las estructuras están creadas mediante procesos y prácticas distorsionados por la irracionalidad, la injusticia y la coerción. No se trata, de que las estructuras estén deformadas, sino de que no percibimos estas distorsiones porque hemos llegado a considerarlas como “naturales”.

Desde esta perspectiva, la acepción sociológica de educación, concibe a ésta como un medio de cohesión social por excelencia y un instrumento para incorporar

a las diferentes clases y sectores sociales de la población, a las pautas y criterios

P á g i n a

62 | 849

de las clases dominantes y, en esa medida ser factor determinante de integración y reproducción social.

De ahí que la educación pública, como lo señala García Medrano (1979) en todas sus modalidades y con todos sus medios deba considerarse, por definición, como un instrumento privativo del Estado. La existencia de organismos como la ANUIES y otros organismos acreditadores de la calidad de planes y programas tanto como de las instituciones de educación superior, refiere y evidencia la existencia de aparatos ideológicos-culturales del Estado que deciden cuáles deben de ser las líneas y directrices de los planes y programas de estudio, promoviendo ciertos diseños curriculares que conduzcan a la transmisión de los valores culturales, académicos, cientificistas y políticos para institucionalizar la hegemonía del capital global.

La UABC en su carácter de universidad pública se ve sujeta a seguir dichos lineamientos de organismos nacionales que a su vez, traducen políticas educativas internacionales, aplicándolas como normatividades y criterios de calidad educativa al interior de las instituciones de educación, calificándolas o descalificándolas so pena de ver impactado el financiamiento para la operación y funcionamiento de sus programas educativos.

En 1950 se constituyó la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior (ANUIES), acontecimiento de suma importancia para la educación superior, se constituye como asociación civil, con el objeto de promover las funciones sustantivas de las instituciones de educación superior, quedando así determinado el desarrollo de la educación superior como el resultado de la correlación de fuerzas entre la conducción por parte del gobierno federal y la presencia de la ANUIES.

Esta asociación ha sido desde su origen una entidad muy influyente en la determinación de los derroteros a seguir en cuanto al nivel de educación superior en nuestro país, la ANUIES reconoce como sus aportes principales en este sentido, los siguientes:

El proyecto de creación de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y del Colegio de Bachilleres (CB) en 1973.

Entre sus funciones más

relevantes están las de promover las tareas de evaluación de la educación

superior.

La Comisión Nacional de Evaluación (CONAEVA).

P á g i n a

63 | 849

Los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior

Creados en 1991 para realizar evaluaciones diagnósticas de las

(CIEES).

instituciones de educación superior.

El Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL). Se creó en 1993 como asociación civil para impulsar la calidad de la educación superior. El CENEVAL es un organismo privado y no lucrativo (el subrayado es

nuestro) que, para alcanzar sus propósitos, aplica el Examen Nacional de Ingreso

a la Educación Media Superior (EXANI I), el Examen Nacional de Ingreso a la Educación Superior (EXANI II), el Examen Nacional de Ingreso al Posgrado (EXANI III) y el examen General de Egreso de Licenciatura (EGEL).

El Programa Nacional de Superación del Personal Académico (SUPERA).

Los Programas de Desarrollo Educativo del Ejecutivo Federal.

La propuesta del programa La Educación Superior en el Siglo XXl. Líneas estratégicas de desarrollo. ANUIES, 1999. www.anuies.mx. Consultado diciembre 20 de 2009).

La ANUIES se ha encargado de negociar condiciones ante el poder político y sus recomendaciones resultan obligatorias en las universidades e institutos de enseñanza superior en la medida en que son ratificadas por sus respectivos organismos de toma de decisiones. Exige a las instituciones de educación superior operar en el marco del contexto de la globalización, dado que ubica a la realidad social mexicana como parte integrante de la llamada sociedad de la información o

postindustrial 14 . Contrariamente, las ciencias sociales sostienen que sociedades como la mexicana se encuentran aún en estadios no en vías de industrialización, sino por el contrario, de estancamiento de sus fuerzas productivas en virtud de dicha globalización mucho más lejana de la sociedad de la información de lo que

el discurso formalista desearía.

Para Guillaumín (2000) el perfil de la universidad que se propone desde la óptica de los organismos internacionales tendría entre otras, las siguientes características: la incorporación de la enseñanza virtual; mayor apertura al

14 Gelles y Levine (2000) señalan que los científicos sociales consideran que los Estados Unidos están en medio de una revolución social tan profunda como las revoluciones agrícola e industrial, y que conciben que la sociedad industrial y tecnológica pavimentó el camino para un nuevo tipo de sociedad: la sociedad de la información, cuya economía está centrada en la provisión de servicios, donde el recurso más importante es el capital humano (información, conocimiento, especialización), la mayoría de la fuerza de trabajo está involucrada en la investigación o servicios (cuidado de salud, educación). El poder se deriva del acceso al conocimiento. Los microelectrónicos y otras industrias basadas en la ciencia son la vanguardia. Así mientras que una sociedad industrial es definida por la cantidad de bienes como parámetro de un estándar de vida, la sociedad postindustrial o de la información es definida por la calidad de vida medida por los servicios y comodidades. Salud, educación, recreación, artes, que se juzgan deseables y posibles para todos.

P á g i n a

64 | 849

entorno, especialmente a los sectores productivos y al ámbito internacional; ofrecimiento de carreras cortas; venta de servicios como vía de financiamiento; currícula flexibles para ajustarse a las necesidades de los mercados emergentes, y la adopción de conceptos de evaluación empresarial como “excelencia”, “calidad”, y “competencia”. Ello con el único fin de incorporar a la universidad al proceso de globalización sin importar su destino; lo que explica porqué la mayoría de las modificaciones curriculares se hayan operado sólo en términos de actualización de contenidos, didáctica, normatividad, estructura, organización y funcionamiento, ya que a nivel de licenciatura los programas de estudio son diseñados primordialmente como transmisión del conocimiento (Rangel Guerra,

53).

En tanto que se considere a México como parte del contexto globalizador, las políticas educativas que orientan la planeación y el desarrollo de la educación superior se prescriben en los lineamientos de dos instituciones nacionales: la SEP (2001) y la ANUIES (2000). La Visión de ANUIES lo señala explícitamente cuando expresa que

Es reconocida por la sociedad y sus instituciones como el organismo no gubernamental más representativo del sistema de educación superior del país.

Es el principal interlocutor no gubernamental en materia de educación superior en México, cuya opinión es tomada en cuenta para la elaboración de políticas de Estado para su desarrollo y financiamiento.

Ante tal escenario parece ser que, lo que les ha quedado por hacer a las instituciones de educación superior es planear la formación de recursos humanos más allá de un enfoque unidisciplinar como el que predominó en la década de los sesenta y setenta, y superar los currícula que enfatizan el saber cómo por aquellas que privilegian el saber hacer, para la formación de egresados con versatilidad o polivalencia y con capacidad de autoformación. Asimismo, recuperar en los estudios de licenciatura los currícula flexibles y con ello, superar según Todd y Gago (1990) planes que generaron una secuencia rítmica y rígida que condujo a la homogeneidad de la educación, donde los estudiantes llevan las mismas materias y desarrollan las mismas actividades hasta el absurdo -a su decir- de no permitir cursos de otras escuelas, facultades, departamentos e incluso universidades, y donde se concentra en escuelas o facultades a personal docente de la misma disciplina, lo que ha restringido la visión inter y transdisciplinaria de la ciencia moderna.

En este contexto emergió la educación basada en competencias en las instituciones de educación superior como la perspectiva que desde los noventa se

P á g i n a

65 | 849

ha estado impulsando en la UABC y por lo tanto, impactando a la formación de profesionales, bajo el argumento de ser una consecuencia del crecimiento diversificado que ha tenido la oferta educativa. En un sentido más amplio se le ha considerado como la alternativa ante otros sistemas educativos, cuya principal orientación ha sido el considerar la búsqueda de pertinencia y establecimiento de vínculos entre la escuela y la vida y el mundo de la escuela y el mundo del trabajo (Díaz Barriga y Rigo, 2000). Es así como en este contexto la UABC ha optado por estimular e impulsar en el seno de sus escuelas y facultades el diseño y desarrollo de los currícula basados en el enfoque de la educación por competencias, iniciando tal esfuerzo en las carreras de índole económico-administrativas (Contabilidad) y la salud (Odontología) y promoviendo procesos de reestructuración curricular flexible en el área de las ciencias sociales y humanas (Educación, Psicología, Comunicación y Sociología) desde 1999.

Desde la fecha mencionada, la burocracia académica emprende la tarea de crear los justificantes ideológico-políticos para incursionar a una nueva etapa del desarrollo curricular: la Educación Basada en Competencias. El terreno operativamente estuvo preparado con la implementación del modelo de flexibilización curricular iniciado desde 1993. Los pasos hacia la educación basada en competencias en la UABC se habían iniciado: ideológica, argumentativa y curricularmente. El 28 de febrero de 2003, el ex rector Dr. Mungaray Lagarda afirmaba en una reunión informativa para consejeros consultivos del CDEM 15 : la UABC es una institución estable. Sin embargo, es necesario continuar dando pasos, por y para pasar “de una universidad muy estable a una universidad muy estable con calidad”. Para dar ese paso, enfatizó el Dr. Mungaray se aplicará la metodología de mejores prácticas benchmarking- toda vez que la UABC deba repensarse como lo hace cualquier organismo privado y público a través de un programa de trabajo de calidad.

Valenzuela Santiago (2003) a través de un destello inusitado de análisis crítico, escribió en una ocasión que “en la última década, se pusieron de moda las jugadas llamadas currículo flexible, calidad total y las competencias, todas se caracterizan por un nivel de juego empírico y sin ninguna formación teórica sólida, pero estas condiciones posibilitan la eliminación de los apasionamientos epistemológicos, lo interesante es que en los debates cuando se formulan propuestas educativas se discute sobre temas administrativos y cuando se

15 Entre los consejeros consultivos del CDEM se encuentran, entre otros: Víctor Hermosillo Celada, Ramón Wong Chiu, Jorge Gallego Salas, Samuel Means, Héctor Manuel Gallego García, Francisco Fimbres, Eugenio Elorduy Walter, Eduardo Martínez Palomera, Carlos Postlewaite, Armando Gallego Moreno, y Francisco Fuentes Terrazas.

P á g i n a

66 | 849

refieren a tópicos académicos se ventilan cuestiones financieras y todos salen confundidos de las reuniones de trabajo y sin esperanzas. ¡No hay dinero!”.

CONCLUSIONES:

Al documentar el desarrollo curricular de la licenciatura en Sociología en la UABC, se puede señalar que a lo largo de los cambios en los currícula se observan diferentes configuraciones, no siempre significativas en cuanto a desarrollo paradigmático.

Los primeros cinco proyectos curriculares de la licenciatura en sociología de la UABC, son prácticamente currícula cerrados y construidos desde una perspectiva disciplinar; los últimos tres, son flexibles e interdisciplinarios, en aras de seguir políticas institucionales que omiten particularidades de la disciplina.

No obstante, el diseño del penúltimo currículum de esta carrera sea el resultado de políticas institucionales, de decisiones desde el escritorio, y esté fundamentado en la profesión, pretende rescatar y asumir las características propias de la sociología, “relajándose” relativamente de una concepción de diseño sustentado con exclusividad en la práctica profesional que reduce predominantemente al valor de uso que como mercancía puede tener este profesional; soslayándose lo más posible del “capitalismo universitario” (González Casanova, 2001) exigencia que responde a intereses no precisamente, de carácter intelectual y/ó académico.

La diversidad de cambios: actualizaciones, adecuaciones, nuevos diseños y reestructuraciones, que ha sufrido el currículum de la licenciatura en sociología de la UABC reflejan y son resultado del desarrollo de la universidad como sistema abierto y de su grado de interdependencia ante el contexto nacional y mundial. Así se evidencia por el acatamiento a directrices trazadas por organismos nacionales como la Secretaría de Educación Pública y la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior, que a su vez se caracterizan por una posición de sumisión y aceptación acrítica ante organismos financieros y educativos supranacionales.

Dichas trasnformaciones denotan dos tendencias en la formación: una de carácter crítico-filosófico, y otra, de índole técnico-profesional, explicables por la anfibología de los perfiles profesionales y de egreso, y por la concepción del campo laboral. Anfibología que refleja la política que ha jugado en las últimas décadas el Estado mexicano.

El currículum por competencias de la licenciatura en sociología de la UABC es una construcción teóricamente relativista y ecléctica, cuyo enfoque revela

P á g i n a

67 | 849

repercusiones ideológicas expresadas implícitamente en un empirismo conservador y responde a un proyecto empresarial de la derecha mexicana.

Para finalizar podemos afirmar que el discurso neoliberal que adjudica como factor causal del relajamiento o distanciamiento entre educación superior y estructura económica, a la ausencia de corresponsabilidad entre currícula y mercado laboral; es una creencia, un mito, y no una verdad científica, sino producto de condiciones político-económicas que dislocan a las universidades de su función esencial que es la generación de conocimiento científico y la formación de profesionales, pero no “sobre pedido”. Este es un asunto para reflexionar seriamente, a la hora de tomar decisiones sobre la formación de futuros profesionales.

BIBLIOGRAFIA

Beltrán Ugarte, Fausto (1999). “La experiencia de CONALEP en la educación basada en normas de competencia”, en A. Argüelles (Comp.). Competencia laboral y educación basada en normas de competencia. México. Limusa-SEP- CNCCL-CONALEP Díaz Barriga, Frida y Marco Antonio Rigo (2000). “Formación docente y educación basada en competencias”, en Formación de competencias y certificación profesional. Pensamiento Universitario. Tercera época. No.91. México. CESU- UNAM.

Fuentes Romero, David, et.al.

Resultados preliminares.

(1990). Diagnóstico de la carrera de sociología.

Mexicali, B.C García Medrano, Renward (1979). “Economía nacional. Ensayos: la educación en México” en Educación y sociedad. Cuaderno de lectura No. 7 México: UPN.

Gelles, Richard y Ann Levine (2000). Sociología. Con aplicaciones en países de habla hispana. México. Mc Graw Hill Gonczi, Andrew (1994). Perspectivas internacionales de la educación basada en competencias. Australia. Universidad Tecnológica de Sidney.

González Casanova, P. 2001 La universidad necesaria en el siglo XXI. Era

Guillaumín Tostado, Arturo (2000).

Centro de investigaciones

Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH). México. UNAM Hanson, Mike. (1999). “Lecciones y experiencias del desarrollo de la educación y la capacitación basada en competencias en el Reino Unido”, en A. Argüelles (Comp.). Competencia laboral y educación basada en normas de competencia.

Complejidad, transdisciplina y redes: hacia la

construcción colectiva de una nueva universidad.

México:

México. Limusa-SEP-CNCCL-CONALEP Hernández Sampieri, Roberto, et.al. (2000). Metodología de la investigación. México. Mc Graw Hill.

P á g i n a

68 | 849

Escuela

de

Ciencias

Sociales

y

Políticas.

UABC.

http//:www.anuies.mx. Consultado junio 30 de 2008. http://www.uabc/consulta Kemmis, S., 1993. El currículum: Más allá de la teoría de la reproducción. Madrid:

Morata. Mills, Wrigt. La imaginación sociológica. México, FCE. 1975 Piñera Ramírez, David y Catalina Velásquez Morales (1997). “La creación de la universidad. Antecedentes, promulgación de la Ley Orgánica y primeros pasos” en: David Piñera Ramírez (Coord.) Historia de la UABC 1957-1997. Mexicali:

UABC Reynaga Obregón, Sonia (1998). Los futuros sociólogos. Aproximación a su formación, representaciones y mercado laboral. México. PIIES-Fondo Editorial Universitario-Universidad Autónoma de Aguascalientes. Rojas Soriano, Raúl (1982). Guía para realizar investigaciones sociales. México:

UNAM. Todd, L.E. y A.Gago Huguet (1990). Visión de la Universidad Mexicana 1990. México: Ediciones Castillo. Valenzuela Santiago, Jorge (2003).”Ajedrez de estilo y/ó educativo en la UABC:

Atalayas o Caballos” en Siete días. Semanario regional de BC. No. 326, del 10 al 16 de mayo de 2003. Mexicali, Baja California.

REGRESAR
REGRESAR

P á g i n a

69 | 849

FORMACIÓN VS PERFIL DE EGRESO:

UN ACERCAMIENTO A LA LICENCIATURA DE SOCIOLOGÍA

RICARDO GARCÍA

INTRODUCCIÓN

La sociología, en México, a partir de su desarrollo, ha consolidado áreas de gran interés en temas, tales como: lo urbano y rural, en las demandas sociales, en los conflictos políticos, dentro de los grupos sociales, en las cuestiones culturales, en los estudios de género, entre otras.

Muchos autores han contribuido a una propuesta de concepto y de actividad, pero en ocasiones son concepciones muy disgregas. Pero se puede decir que la sociología, como ciencia social, es un instrumento de análisis, que permite comprender, mediante las condiciones sociales, lo qué es uno, lo qué es la sociedad en su conjunto, ello a partir de las condiciones sociales del mundo social (Bourdieu, 1987, en Bourdieu y Wacquant [2005], p106, nota 1). Se entiende que la sociología ve a los individuos como su objeto de estudio, viéndose su campo de análisis en las relaciones que se desarrollan entre los mismos, dentro de su entorno social. Para ello, la sociología, o mejor dicho, los sociólogos y sociólogas, se proponen en concreto ciertos objetivos:

Adquirir una visión, lo más cercana, de la organización y funcionamiento de la sociedad, esto sin las limitaciones de la propia formación (la educación)

Análisis de o los procesos sociales, donde se conformar (reformulación) de los valores; se busca una examinación y su relación con los individuos.

Dar entendimiento al cambio social y sus causas, en ocasiones para poder, por así decirlo, predecir el futuro.

Ver en los procesos sociales beneficios, tanto colectivos como individuales.

Preparación para el trabajo profesional

Promoción de un individuo sin prejuicios y estereotipos; se busca la adaptación de éste a las situaciones que se enfrente.

Pero esto podría verse como objetivos de alguna otra ciencia social, por la pregunta aquí es ¿cuál es el quehacer de la sociología, del sociólogo y la

P á g i n a

70 | 849

socióloga? Aunque exista la respuesta de que el sociólogo no tiene más que opinar y no un objetivo específico de estudio, parece ser equívoco esto, ya que esta ciencia, la sociología, parte de la idea de explicar fenómenos que se gestan en la vida social: sociales, culturales, económicos, políticos, religiosos, entre otros más. Además busca explicar problemáticas que se desarrollan dentro de las prácticas sociales de los individuos.

En el presente trabajo se propone elaborar un análisis de la Formación del Sociólogo, tomando como referente los planes de estudios, los objetivos y perfiles que algunas universidades plantean deben tener sus estudiantes al egresar de la licenciatura, además de apoyarnos con un pequeño sondeo, donde se retratan las perspectivas de algunos estudiantes pertenecientes a la carrera de Sociología 16 .

En primer lugar se parte de la definición de Sociología y el contexto mexicano respecto a la disciplina y sus transformaciones desde su institucionalización; la situación actual de la sociología en México y la problemática que presentan algunos egresados al buscar incorporarse en el mercado laboral.

LA SOCIOLOGÍA EN MÉXICO

La sociología es una ciencia que estudia la realidad de las entidades sociales tal y cómo son. Cada teórico tiene su propia definición de sociología, aunque en lo general no pueden variar mucho; etimológicamente la palabra sociología proviene del latín “socius” que significa socio o compañero y del sufijo griego “logia” que significa estudio de. Su objeto de estudio es la sociedad y todo lo que implica: sus instituciones, sus configuraciones, los cambios que se dan en el tiempo, la interacción social, las normas sociales, ideología, clase sociales…

En México la aparición de la sociología data del año 1898 al formar parte del planteamiento pedagógico de la Escuela Nacional Preparatoria. Con el paradigma positivista que buscaba secularizar la vida pública mediante el criterio de racionalidad, en la convicción de que el avance del conocimiento es el único camino seguro del progreso (Machuca, 2008:15). Sin embargo en nuestro país la sociología nace sin autonomía pues es impartida como materia en las carreras de Derecho y Antropología.

Lucio Mendieta y Núñez, licenciado en derecho, es considerado el fundador de las primeras instituciones sociológicas que existen en México. Nueve años después de la fundación del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM en 1930,

16 El sondeo se aplicó a 24 estudiantes y/o egresados de las universidades: UAM-Azcapotzalco (1), UAEMéx- Toluca (1), UAEM-Zumpango (2) UAM-Iztapalapa (8), Universidad de Guanajuato (2), FES-Acatlán (3), Universidad de Guadalajara (5), Universidad Veracruzana-Xalapa (2)

P á g i n a

71 | 849

al asumir Mendieta la dirección del Instituto, se puede decir que, comienzan los primeros ejercicios de investigación sociológica institucionalizada en nuestro país. Entre los años 1939 y 1965 se logra la inserción definitiva de la disciplina sociológica en la universidad (Olvera 2004:7).

Pablo González Casanova sucedió a Mendieta en la dirección del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y en la Revista Mexicana de Sociología, impulsando a los científicos sociales sobre su papel en el cambio social, con una carga teórica tendiente al marxismo y difundiendo las teorías del desarrollo y la dependencia. Con estos impulsos se comenzaron a plantear interpretaciones del proceso histórico global de América Latina. Rodolfo Stavenhagen, compartiendo la lógica crítica de González Casanova, realizó las Siete tesis equivocadas sobre América Latina. Documento que criticaba las teorías de la modernización como al marxismo ortodoxo que postula la alianza entre obreros y campesinos, considerando que los verdaderos sujetos revolucionarios en América Latina eran los campesinos y los marginales (Machuca, 2008).

La definición de la Sociología, centrada en el estudio de las estructuras sociales cosificadas, marcó una primera época de la Sociología. Perspectiva que predominó hasta la década del setenta, época de oro de la Sociología; se profesionalizó y ganó legitimidad a través de la perspectiva estructural funcionalista, que propone explicar la acción social a partir del acto unidad, la explicación de dicha acción no se encuentra en los actores mismos. Lo que conduce a pensar que pese a la intención de concebir la sociología como la teoría de la acción social, se convirtió en teoría de las estructuras sociales que se imponen a los individuos.

A finales de la década de los setenta y en los ochenta se dio una transformación de las teorías sociales que dominaron durante el siglo XX. Desde los setenta el estructuralismo se desprestigió, el positivismo se encontraba en crisis desde antes, las corrientes hermenéuticas se revitalizaron, las teorías de sistemas tomaron auge, se constituyeron teorías de la postmodernidad y el marxismo se comenzó a considerar obsoleto. A estos cambios en los paradigmas de las ciencias sociales se les ha llamado la Gran Transformación. Una Gran Transformación en la Teoría, en la epistemología, en la realidad del mundo capitalista, a partir del fin del keynesianismo y la emergencia del Neoliberalismo, la caída del socialismo real, la reestructuración productiva, la globalización y la conformación de un mundo monopolar (De la Garza).

En la década de 1990 las comunidades de sociólogos dieron gran valor a la especialización, el uso de instrumentos plurales, priorizaron la investigación sobre la docencia, la producción escrita, adquisición de títulos de posgrado entre otros

P á g i n a

72 | 849

aspectos que mostraban una transformación a nivel disciplinario. A finales del siglo XX se da una diversificación de los enfoques y multiplicación de comunidades identificadas con ellos, lo que lleva a la redefinición de los consensos en torno a las identidades intelectuales y de las prácticas de investigación científica (Machuca, 2008).

Los temas que aborda la sociología reflejan un apego a los procesos sociales y políticos de cada época en América Latina y específicamente en México. La delimitación del objeto de estudio y de la pertinencia social una de las principales tareas de la sociología durante la primera mitad del siglo XX. Gradualmente se han construido una mayor definición de la sociología frente a otras áreas del saber y se ha vinculado con las problemáticas concretas de la sociedad mexicana, plantándose nuevo retos para abordar la realidad, de teorización y trabajo profesional para los sociólogos (Machuca, 2008: 22).

La Sociología tiene varios objetos de estudio y luego de que se derrumbaron los paradigmas que dominaron casi todo el siglo XX se hace posible considerar a la Sociología como ciencia de los fundamentos de la acción social, su terreno: la nueva cuestión social, las tensiones del hombre racional exitoso frente a la sociedad de riesgo y la flexibilidad (De la Garza, s.f.).

LA FORMACIÓN DEL SOCIÓLOGO

Es de importancia dar una visión de la configuración del plan de estudios de la Licenciatura en Sociología 17 , donde éste funge como el eje rector de la formación que persiguen las instituciones para sus estudiantes. Es aquí donde “el plan de estudios funge como el marco normativo durante la formación, pero algunas generaciones han requerido complementarlo con problemas sociales palpables. De ahí la queja sobre la desarticulación curricular entre la práctica y el conocimiento” (Machuca; 61). Al parecer nos encontramos con que la formación se ve corta a las necesidades de los estudiantes; hay escases de prácticas de campo, donde se vean reflejados sus conocimientos adquiridos en la carrera.

Ahora bien, la formación del sociólogo tendría que ser una tarea fácil, puesto que desde que nacemos nos encontramos inmersos en la misma sociedad que el sociólogo estudia, y siempre estamos interactuando, enfrentando retos y

17 Los planes de estudio, han homogenizado que para acreditar la carrera de sociología es necesario: cubrir el 100% de créditos, realización de servicio social, acreditar una lengua diferente al español (en este caso, ingles), además de presentar un producto académico final (tesis o tesina). Pero en este último, nos encontramos que existe una ausencia de orientación, falta de definición de un proyecto, en ocasiones, la existencia de falta de apoyo para la realización del trabajo terminal; con ello, también se presenta la falta voluntad para el término de éste (Machuca, 2008).

P á g i n a

73 | 849

resolviendo problemas que la sociedad nos pone a cada paso que damos, sin embargo esto no es así. Al parecer nos encontramos con distintas nociones, tales como:

El actuar como profeta y por tanto saber cómo será el mundo del futuro y el fungir como guía intelectual declarando cómo debería ser la sociedad son dos importantes demandas que la sociedad hace en general al sociólogo, sin embargo, el sociólogo debe resistirse a estas dos demandas y apostar por la independencia y objetividad en el conocimiento y en su aplicación (Machuca, 59-60)

A partir de lo mencionado, es preciso decir que, los planes de estudio tienen como objetivo, crear profesionistas capaces de comprender y analizar diversos fenómenos sociales; pretenden que el estudiante desarrolle una visión que le permita reconocer problemas sociales. Además de promover la formación de los estudiantes a través de los principales elementos teóricos del pensamiento sociológico; a su vez tiene como finalidad que el egresado comprenda las principales metodologías de la investigación social y adquiera la habilidad necesaria para manejar los instrumentos de investigación.

Aunado a ello, la sociología se ve como una profesión que busca desentrañar el conocimiento de fenómenos y procesos sociales, actuando sobre la sociedad en su conjunto: reconocimiento de estructuras (economía, política y cultural), pero implicado, no sólo los aprendizajes teóricos, sino por el contrario, una interacción dentro de este proceso.

Se entiende que la sociología, y su papel en la explicación de lo social, cautiva a diversos teóricos, quienes buscan dar noción de lo que se gesta en su realidad, en su contexto social.

Con las líneas anteriores, se ve a la sociología como aquella ciencia que, desde la teoría, busca entender, interpretar y explicar la realidad; explicar lo que en la sociedad sucede. Desde una perspectiva intersubjetiva de su propio juicio, de su forma de vivir: el sociólogo busca dentro de la sociedad, y el estudio de la misma, mejoras, soluciones, estabilidad, según sea conveniente.

El sociólogo, parte de una ciencia que ve necesarias las relaciones entre los individuos, comprendiendo todo hecho y fenómeno social que se presenta y desarrolla en la sociedad. El sociólogo diversa en diferentes campos, tanto como investigador (búsqueda de propuestas y prevenciones del ámbito social), en la docencia (transmisor de conocimientos teorías, métodos… –), pero ambas se interrelacionan con la promoción social (involucrar, realización de trabajo de campo, concientización, etc.).

P á g i n a

74 | 849

DÓNDE SE DESARROLLA EL SOCIÓLOGO PROFESIONALMENTE…

Ahora bien, la sociología busca el desarrollo de habilidades para enfrentar los problemas en busca del alcance de un bienestar social 18 , ello a partir de la explicación e interpretación de los distintos fenómenos que atañen a las sociedades. Buscando con ello, el análisis de las transformaciones y de los cambios, que en ocasiones dificultan el alcance de un bienestar.

Dentro del quehacer sociológico, el sociólogo puede desarrollarse dentro del sector público, privado, o en su caso en espacios creados por la sociedad civil, proponiéndose que la formación de las y los sociólogos sea una todología. A nuestro parecer esto no es así, ya que, en ciertos espacios, existe una mirada concreta, de lo que la sociedad prevépara y sobre el sociólogo.

Pero bueno, qué es lo que un sociólogo hace. Tal vez la respuesta no sea tan complicada, ya que desde la formación, sea cual sea, se ha enseñado que nuestra práctica social, se desarrolla en: investigación, análisis y discusión sobre los procesos, restructuraciones y cambios sociales, políticos y culturales, todo ello bajo ciertas implicaciones crítico-teóricas. En ocasiones, dejándonos llevar por intereses individuales y colectivos, éste último por visiones de una mayoría,

refieren que su perfil como sociólogos era desconocido, principalmente en términos de su utilidad” en el mercado de trabajo, recibiendo calificativos como el de “bichos raros” o de “grillos de la facultad”. En este sentido, la percepción identitaria es negativa (Giménez, 2005-II) lo cual permite observar el germen de una de las dolencias más importantes de la carrera como disciplina y como profesión, es decir, su desconocimiento frente a los agentes de otredad ajenos a la sociología, entre los que se cuentan principalmente a los empleadores, los compañeros de trabajo, los familiares y los amigos (Machuca, 2008, 90).

La sociología se presenta como una ciencia que ayuda a entender fenómenos y formas de interacción social, entender a los hechos que se desarrollan dentro del contexto de la sociedad, además de integrar a las problemáticas, buscando propiciar alternativas de contribución y solución de la sociedad y a su desarrollo mismo.

¿REALMENTE EXISTE UNA PREPARACIÓN?

No es que se busque la aplicación al campo laboral, pero qué preparación tiene un sociólogo, sin desprestigiar el desarrollo, formulación y diseño de programas,

18 El bienestar social, puede llegar a dar complicaciones epistemológicas, ya que éste va en relación a lo que se entienda por bienestar en cada sociedad, localidad o región, el concepto de bienestar se complica.

P á g i n a

75 | 849

proyectos o planes de desarrollo social, pero consideramos que el rol del sociólogo va más allá de ser un asesor… con esto, la pregunta que se gesta es:

tengo o he logrado las capacidades y competencias para ser sociólogo. Esto debido a que la sociedad demanda en los sociólogos, habilidades y capacidades, competitividad, creatividad, ser especialistas… ¿realmente contamos con esta formación?

La sociedad demanda el análisis y solución de problemas cruciales, para ésta, como sociólogos deberíamos responder a estas problemáticas, pero muchas veces las respuestas no son las más adecuadas, esto es debido a que la vinculación de la teoría con la realidad no es la apropiada; no contamos con experiencias prácticas, que nos permitan dicha vinculación, para convivir con nuestra sociedad y con las comunidades que muestran más problemáticas y carencias sociales. ¿Es éste uno de los propósitos del sociólogo?, claro, tampoco se tiene la idea de que los estudiantes sean los redentores de la explicación social, ni que se tenga, en nuestras manos, la pócima mágica para resolver los problemas que aquejan a nuestra sociedad, pero sí podemos crear criterios que nos ayuden a resolver junto con la misma sociedad estos problemas y no hay forma más fiel de hacerlo que con la práctica.

Una alternativa a ello, es o sería la promoción y estimulación de la creatividad, la creación de retos ante la realidad social, capaces de opinar y criticar racionalmente. El sociólogo no busca ser un ente con perspectivas pasivas, sino por el contrario, busca analizar, procesar, observar, siendo capaces de incidir y/o cambiar en lo social. Pero para ello, la sociología necesita de una renovación teórica, la cual sea capaz de ofrecer una nueva cosmovisión de la sociedad, contribuyendo a la formación de sociólogos multidisciplinarios, ello porque las problemáticas no se presentan de forma separada e individual, implicando un análisis integral, se busca la formación de un cientista social. Por lo tanto, y como bien menciona Bajoit, por lo cambios que suceden en el mundo social, es preciso que los conceptos sean repensados, y en su caso reemplazados, y así comprender al “nuevo” mundo social (Bajoit, 2008).

ACERCAMIENTO A UNA CONCLUSIÓN

Es preciso decir que, al parecer, nosotros, como estudiantes o egresados, desconocemos el perfil que se nos brinda, pero no sólo nosotros, hasta la misma sociedad lo hace, por lo cual no se llega tener claro lo qué es y hace un sociólogo. Pero no sólo esto, ya que con los cambios que se suscitan en la sociedad, hace que esto sea aún más complejo. Es aquí donde se observa que, tanto el mundo social, como las misma disciplina de sociología es muy cambiante, por lo cual la difícil comprensión de la disciplina. Por tal motivo, es preciso que tanto las

P á g i n a

76 | 849

instituciones como los estudiantes de sociología tengan que adaptarse, en conceptos y teorías, a los cambios de mundo, y así poder comprender y explicar lo que en él se desarrolla.

Es así que a partir de una formación y autoformación que el estudiante de sociología busque y logre una mejor visión de su formación y perfil, logrando así obtener mejores herramientas para la explicación de la realidad, además de responder a sus intereses.

BIBLIOGRAFÍA

BAJOIT, Guy (2008). “La renovación de la sociología contemporánea”, en Cultura y Representaciones, año 3, n.5, pp.9-30. BOURDIEU, Pierre y WACQUANT, Loïc (2005). Una invitación a la sociología reflexia, ed. Siglo XXI, Buenos Aires.

Contenido del Programa de la Licenciatura de Sociología UV. Consulta en línea el

23

DE LA GARZA TOLEDO, Enrique (s.f.). Introducción: ¿Cuál es el campo de la sociología a la Sociología a inicios del siglo XXI? Recuperado el 13 de octubre de

2012

Licenciatura en Sociología UAM-A, Consulta en línea 18 de septiembre de 2012 en http://www.azc.uam.mx/sociales/sociologia.php Licenciatura en Sociología UAM-I. Consulta en línea el 11 de septiembre de 2012 en http://www.sociologialicenciaturauami.tk/

Licenciatura de Sociología (Universidad de Guanajuato). Consulta en línea el 15

de

Perfil de Egreso (Universidad de Guadalajara). Consulta en línea el 17 de marzo

de

http://www.cucsh.udg.mx/licsPos/lics/indexlicsociolog.php?seccLic=pEgreso Licenciatura de Sociología FES-Acatlán. Consulta en línea el 23 de abril de 2012 en http://www.acatlan.unam.mx/licenciaturas/195/ Licenciatura en Sociología UAEMéx-Toluca. Consulta en línea el 12 agosto de 2012 en http://www.uaemex.mx/mpaz/perfil.html MACHUCA BARBOSA, Adriana Elizabeth (2008). La identidad profesional de los sociólogos, Tesis para la obtención de Grado en Maestría en Ciencias Sociales,

2012

de

julio

de

2012

en

en

agosto

de

2012

en

en

FLACSO-México, agosto.

P á g i n a

77 | 849

OLVERA SERRANO, Margarita (2004). Lucio Mendieta y Núñez y la institucionalización de la Sociología en
OLVERA
SERRANO,
Margarita
(2004).
Lucio Mendieta
y
Núñez
y
la
institucionalización de
la Sociología en México, 1939-1965.
VALENCIA GARCÍA, Guadalupe (2009). “El oficio del sociólogo: la imaginación
sociológica” en Olivé León, et al, Pluralismo epistemológico. Recuperado el 13 de
octubre
de
2012
en
http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/coedicion/olive/10garcia.pdf
Anexo 1
Universidad
Perfil de Egreso
Universidad
de
El egresado de la Licenciatura en sociología será capaz de:
Guadalajara
Explicar
las
principales
teorías
sociológicas
contemporáneas.
Comprender los aportes que otras ciencias sociales hacen a
la
teoría
sociológica.
Dominar un área de conomiento sociológico aplicado, que le
permite
definir
un
ámbito
de
acción
profesional.
Discriminar, reconocer y construir problemas de naturaleza
sociológica.
• Desarrollar estretegias para la solución de problemas
sociológicos apoyado en recursos teóricos, metodológicos y
técnicos.
Realizar investigaciones de campo propias de la disciplina.
Universidad
Autónoma
Metropolitana
El egresado será capaz de analizar, comprender, explicar e
interpretar fenómenos sociales en su génesis, relaciones y
dinámicas en ámbitos: político, urbano, rural y educativo
(UAM)
Azcapotzalco
UAM
Iztapalapa
Formar profesionistas que analicen, comprendan y expliquen
diversos procesos sociales procurando que la formación de
profesionales corresponda a las necesidades de la sociedad
en atención, primordialmente, a los problemas nacionales y
en relación con las condiciones del desenvolvimiento histórico
Universidad
Veracruzana
-
El perfil profesional del egresado de la carrera de sociología
se caracteriza por:
Xalapa
*Poseer un sólido conocimiento de los problemas más
significativos que aquejan a la sociedad actual, nacional o
regional, así como de los aspectos históricos, culturales,
políticos y económicos que los condicionan.
*Tener una rica formación teórica que le permita
conceptualizar los nuevos fenómenos sociales.
*Ser un analista de los problemas contemporáneos de la
sociedad y de las diversas interpretaciones y soluciones
P á g i n a
78 | 849
 

propuestas por los distintos actores sociales. *Ser capaz de investigar, pero también de planificar, evaluar e intervenir en la solución de los problemas que enfrentan los grupos sociales marginados. *Poseer una formación metodológica y técnica útil para manejar instrumentos y procedimientos de investigación, planeación, prospectiva e intervención social. *Poder explicarse los nuevos problemas sociales y diseñar, desarrollar y aplicar estrategias operativas para su posible solución. *Hacer uso creativo de los recursos administrativos, tecnológicos y humanos en la investigación, la planeación y la gestión social. *Mantener una práctica continua de información y análisis de las tendencias y cambios ocurridos en la sociedad contemporánea. *Mostrar una actitud de compromiso, responsabilidad, honestidad intelectual y autenticidad en el desempeño personal y profesional, así como en sus relaciones con las personas con las que trabaja en equipo. *Estar comprometido y ser responsable con su entorno social, profesional y disciplinario. *Promover un enfoque científico y crítico de los problemas sociales, más allá de las perspectivas ideológicas o partidistas involucradas en ellos.

Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán

El egresado de la licenciatura de Sociología: produce, como resultado del análisis y de la comprensión de las teorías estructuradas, nuevos instrumentos de interpretación, teórica y empíricamente fundamentados. Cultiva la creatividad, el aprendizaje y la innovación, elementos fundamentales en el rediseño de grupos e instituciones, para incrementar los rendimientos de toda forma de organización social. Evalúa problemas, acciones, estrategias, programas, proyectos que para propiciar el cambio y elevar el nivel de vida han instrumentado sociedad civil, gobiernos y organizaciones. Estudioso de las transformaciones de la humanidad, con una visión de futuro, interviene en la configuración del devenir. Confía en las posibilidades y potencialidades humanas y sabe que los hechos son la fuente de la interpretación, de la acción y de las modificaciones culturales.

Universidad

Conocimientos Al término del Programa, el egresado tendrá un amplio conocimiento de las teorías del conflicto de orden social, político, cultural, religioso, étnico o de cualquier índole que se presente en nuestro entorno, por ello, tendrá un amplio panorama de los conflictos sociales de diverso tipo y los

Autónoma del

Estado

de

México Toluca

P á g i n a

79 | 849

 

factores condicionantes que permiten su desarrollo y extensión, así como los elementos que impiden solucionarlos. Habilidades y aptitudes Contará, concluida su formación, con un profundo conocimiento de las diversas metodologías y marcos de investigación social contemporánea que le permitan analizar un contexto conflictivo específico, así como de los diversos instrumentos para buscar su superación. Por tanto, dominará y conocerá las técnicas necesarias de intervención en los procesos de pacificación o promoción del desarrollo, siempre acorde al entorno en el cual se presentan.

Universidad

de

Formar profesionales con una sólida y rigurosa formación científica, metodológica y técnica que les permita analizar y comprender la realidad social como una totalidad, con la capacidad de proponer soluciones a la problemática social que se les presente en sus diferentes ámbitos de acción, a fin de que como profesionista contribuya al bienestar de la comunidad.

Guanajuato

Los perfiles destinados para los egresados de sociología, parecieran ser de lo más certero para el desarrollo de la disciplina, aunque esto parecer ser sesgado por la opinión de algunos estudiantes con quienes se pudo platicar del asunto. Un ejemplo de ello es lo que nos dice una estudiante (sexto semestre) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), cuando se le pide su opinión sobre su formación, respecto a la propuesta de su universidad, donde ella nos dice que su formación es irreal, pura retórica e inclusive, si lo lees con atención, es casi un pleonasmo. Sucede que el objetivo es que podamos dedicarnos a la investigación, docencia, intervención y difusión mediante las competencias de: investigar (investigación), asesorar, formar (docencia), intervenir (intervención), difundir (difusión), haciéndonos hincapié de ver el Perfil de Egreso de su universidad.

Pero no sólo nos encontramos con esta contraposición al perfil, ya que otra estudiante (4to semestre), de la UdeG, nos dice:

considero que la carrera no provee de herramientas para que cualquier egresado cuente con esas características. Otro aspecto, es que la mayoría no se siente capaz de ello [contar con herramientas y características], por la misma inseguridad o no pueden proyectar su potencialidad debido a sus inclinaciones políticas e ideológicas; son tres limitantes a la hora de construir tu perfil laboral tangible, lo que realmente te da la carrera, lo que tú con seguridad puedes proyectar de ti mismo y que la misma ideología política, puede limitarte en el ámbito laboral.

P á g i n a

80 | 849

Con estas dos aportaciones vemos que no es tanta la culpabilidad de la institución, por el contrario convergen los estudiantes y la institución. Respecto a esta intervención, podemos ver la similitud de opinión con una estudiante de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztalapalapa, donde nos dice, acerca del perfil y a su formación:

Depende mucho de la persona, si es que cubre o no ese perfil, pero cubrir ese perfil no es la intención de todos. No creo que todos los que entran a esta carrera conozcan bien de qué se trata o el perfil que se busca formar, cada quien la interpreta y le da sentido según su forma. Tal vez deberíamos todos encaminarnos a cubrir el perfil, pero no creo que todos quieran.

Algo muy similar se puede observar en la Universidad Veracruzana, donde una estudiante de 6to semestre, al momento de ver si el perfil se relaciona con su formación, nos menciona

Pues no totalmente

pero también de planificar, evaluar e intervenir en la solución de los problemas que enfrentan los grupos sociales marginados, aquí nos dividen en planeación e

investigación

creo que deberían

brindarnos los dos campos

y como te digo, no creo que en totalidad, porque, al

la formación nos brindan pocos conocimientos de la otra

y siento que a pesar de que son cosas que se complementan, en

porque, por ejemplo se mencionaSer capaz de investigar,

menos, lo veo en mis compañeros, hay algunos que no están comprometidos con

su entorno social

menos, tenemos en mayoría buenos profesores y sí están comprometidos en

creo que más bien es el compromiso de cada alumno, porque

la facultad si ofrece mucho

en investigación y planeación; siento que deberíamos conocer de los dos para saber cuál queremos

nuestra formación

sólo es ese problema que te digo, que nos separen…

pero creo que de ahí en fuera, el perfil se cumple porque, al

Al pare