Sie sind auf Seite 1von 2

Las 10 leyes del pecado

Pecado es cualquier cosa que debilite tu razonamiento, altere la sensibilidad de


tu conciencia, oscurezca tu apreciacin de Dios, o te quite la pasin por las
cosas espirituales. En pocas palabras, cualquier cosa que aumente el poder o
la autoridad de la carne sobre tu espritu eso para ti se convierte en pecado,
independientemente de cun bueno sea en s mismo.

Primera ley: El pecado te llevar ms all de dnde pensabas llegar. Decimos


es que solo pienso llegar hasta aqu, o, creme, que esto est bajo control.
Lo que estaba bajo control termina controlndote a ti. A su tiempo controlar tu
corazn, y lo que controla tu corazn controlar tambin tus emociones y
eventualmente toda tu mente. Tu vida queda sometida al pecado.

Segunda ley: El pecado te alejar por ms tiempo de lo que habas pensado.


Es solo un par de das, y los das se convierten en semanas, y las semanas
en meses, y en muchas ocasiones en aos.

Tercera ley: El pecado te costar ms de lo que queras pagar. Te costar tu


integridad, tu reputacin, tu paz. Puede llegar a costarte tu esposa o esposo,
tus hijos, tus amigos, tu trabajo, tu ministerio y tu iglesia.

Cuarta ley: Pecas a tu manera, pero tienes que regresar a la manera de Dios.
l determina los trminos de tu regreso. Y Sus caminos pueden ser largos y
difciles. La restauracin del pecado es un proceso.

Quinta ley: El pecado engendra pecado. Una vez pecas, te ves en la


necesidad de pecar nuevamente para encubrir tu primera falta.

Sexta Ley: El pecado te lleva a justificar lo que has hecho. El peso de la culpa
y la necesidad de lucir bien ante los dems, te llevar a explicar y luego a
justificar tu pecado. Ahora pecars de auto-justificacin.

Sptima Ley: El placer es efmero y temporal, pero las consecuencias del


pecado son duraderas. El placer que te produce el pecado en el que incurres
es de mucho menor duracin que las consecuencias que te acarrea el haber
pecado.

Octava Ley: No hay pecado oculto que Dios no ponga de manifiesto. Cristo lo
dijo con estas mismas palabras en Mateo 10:26, Marcos 4:22; Lucas 8:17 y
Lucas 12:2.

Novena Ley: Mi pecado comienza cuando yo quiero, pero las consecuencias


comienzan cuando Dios quiera. De hecho, Dios puede visitar la iniquidad de los
padres hasta la tercera y cuarta generacin.

Dcima Ley: Nadie se burla de Dios. No os dejis engaar, de Dios nadie se


burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso tambin segar, Glatas 6:7.