Sie sind auf Seite 1von 3

Por: pastor Daniel Brito

Título: El ESPÍRITU Y JESÚS

Texto: Juan 16:14-15


“Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.15 Todo cuanto tiene el
Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.”

Introducción
En esta noche hemos cambiado el orden del título de nuestra lección, porque la semana pasada fue
JESÚS y EL ESPÍRITU, y ésta noche es EL ESPÍRITU Y JESÚS. El tema trata sobre cómo el
ESPÍRITU SANTO Glorifica a nuestro SEÑOR JESUCRISTO a través de nuestras vidas. Trataremos
los siguientes puntos:

1) El ESPÍRITU nos hace conocer a JESUCRISTO.


2) El ESPÍRITU Honra a JESUCRISTO.
3) El ESPÍRITU es Garantía de Sus Promesas.

Lección

1. El ESPÍRITU nos hace conocer a JESUCRISTO . – Es bien claro que el Cristianismo está
fundado sobre la Obra de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario y en Su Resurrección Corporal, lo cual
es lo único que puede cambiar al pecador. Ahora, la semana pasada estuvimos hablando de la Obra del
Espíritu Santo en el Nuevo Nacimiento, y eso porque la Obra de JESUCRISTO ha reconciliado al
hombre/mujer con Dios. De ahí que el hombre que ha sido REGENERADO puede tener una relación
con Dios, y eso es solamente por medio de la Obra del Espíritu Santo obrando en el Cuerpo de Cristo,
constituido por TODOS los verdaderos creyentes. Por eso el verso 15 de nuestro Texto dice: “Todo
cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer
a ustedes.”

2. El ESPÍRITU Honra a JESUCRISTO. – El ESPÍRITU SANTO glorifica a JESUCRISTO por


medio de todo creyente. Como dice nuestro Texto en el verso 14: “Él me glorificará porque tomará de
lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.” Veamos algunas cosas.

(a) En primer lugar, para glorificar a JESUCRISTO, tenemos primeramente que humillarnos
delante de Dios. Eso es una contradicción en éstos tiempos donde se oye mucho de “auto estima”
y de los que dicen que están bien seguros de sí mismo. Pero debemos notar que el creyente para
ser un discípulo de JESUCRISTO, tiene que entregarle el “YO” personal al Salvador. Mateo
16:24 dice:

i. “Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que
negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.”

ii. La Obra del ESPÍRITU SANTO en nuestra vidas nos lleva a humillarnos delante de
Dios. El creyente que no se humilla delante de Dios, no está siendo guiado por el
ESPÍRITU SANTO.

https://sermones.wordpress.com/ Página 1
(b) En segundo lugar, el creyente es templo del ESPÍRITU SANTO, y miembro del Cuerpo de
CRISTO. No, no es nada místico ni extraño, simplemente que todo creyente compone el Cuerpo
de Cristo. Veamos 1 Corintios 6:15:

i. “¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo mismo? ¿Tomaré acaso los
miembros de Cristo para unirlos con una prostituta? ¡Jamás!”

ii. Nuestro Texto se está refiriendo a que un creyente no puede entregar su vida para
practicar pecado. La vida de un creyente es templo del ESPÍRITU SANTO y parte del
Cuerpo de JESUCRISTO. Por eso el apóstol Pablo pregunta y responde: “¿Tomaré acaso
los miembros de Cristo para unirlos con una prostituta? ¡Jamás!”

iii. De ahí que el ESPÍRITU SANTO honra a JESUCRISTO por medio de nuestra
CONDUCTA. Porque el ESPÍRITU SANTO es quien obra en la vida del creyente por
medio de la SANTIFICACIÓN. Veamos 1 Pedro 1:2:

A. “Según la previsión de Dios el Padre, mediante la obra *santificadora del


Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser redimidos por su sangre: Que abunden
en ustedes la gracia y la paz.”

3. El ESPÍRITU SANTO es garantía de Sus Promesas. – TODA persona se ha hecho a sí mismo la


misma pregunta alguna vez en su vida y es: ¿A dónde vamos? ¿Qué nos espera después de la muerte?
Es bien claro que hemos hablado de VIDA ETERNA en éstas últimas dos lecciones, y eso significa una
vida que no tiene fin, porque la eternidad no tiene fin. La VIDA ETERNA se recibe solamente por
medio de la Obra de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario. Veamos algunas cosas.

(a) El mensaje del Evangelio no es inseguro. Veamos 2 Corintios 1:18-22:

i. “Pero tan cierto como que Dios es fiel, el mensaje que les hemos dirigido no es «sí» y
«no».19 Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, a quien *Silvano, Timoteo y yo predicamos
entre ustedes, no fue «sí» y «no»; en él siempre ha sido «sí».20 Todas las promesas que
ha hecho Dios son «sí» en Cristo. Así que por medio de Cristo respondemos «amén»
para la gloria de Dios.21 Dios es el que nos mantiene firmes en Cristo, tanto a nosotros
como a ustedes. Él nos ungió,22 nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en
nuestro corazón, como garantía de sus promesas.”

ii. En primer lugar, como ya hemos dicho, el MENSAJE del Evangelio no es algo inseguro
que hoy es una cosa y mañana es otra. Al contrario, nuestro Texto nos muestra que el
MENSAJE del Evangelio SIEMPRE es SI. Eso es que siempre es SEGURO, es VERDAD.

iii. En segundo lugar, TODAS las Promesas que Dios ha dejado, son SI EN CRISTO, y
por medio de la Obra de Cristo en la Cruz, respondemos AMEN a la seguridad de las
Promesas de Dios.

https://sermones.wordpress.com/ Página 2
iv. En tercer lugar, el creyente ha recibido el SELLO del ESPÍRITU SANTO como prueba
que es propiedad de DIOS. Y ha recibido al ESPÍRITU SANTO como GARANTÍA de Sus
Promesas. Otras Versiones de la Biblia dicen ARRAS.

(b) JESUCRISTO dijo en Juan 14:1-3:


i. "No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre
hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles
un lugar.3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes
estarán donde yo esté."
ii. Noten que JESUCRISTO promete darnos MORADAS en el Cielo, y nos envía al
ESPÍRITU SANTO como GARANTÍA. ¡Qué promesa tan maravillosa!

Conclusión
Oremos.....

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

https://sermones.wordpress.com/ Página 3