You are on page 1of 7

EL MISTERIO DE LA

NOCHEBUENA
 
 
1 Adviento y Navidad
 
1       Cuando los días se acortan
paulatinamente y en un invierno normal
comienzan a caer los primeros copos de
nieve, surgen tímido y calladamente los
primeros pensamientos de la Navidad. De la
sola palabra brota ya un encanto especial, al
cual apenas un corazón puede presentar
resistencia. Aquellos que no comparten
nuestra fe y aún los no creyentes, para los
cuales la vieja historia del Niño de Belén
carece de significado, se preparan para esta
festividad y discurren modos y maneras de
encender aquí y allá un rayo de felicidad. Es
como si desde semanas y meses atrás un
cálido torrente de amor se desbordase sobre
la tierra. Una fiesta de amor y alegría, esto es
la estrella hacia la cual marchamos todos en
los primeros meses de invierno. Para los
cristianos y, en especial para los católicos,
significa algo todavía más profundo. La
estrella los conduce hasta el pesebre con el

 en las cuales resuena todo el encanto de la infancia. Las campanas del “rorate” y los cánticos del Adviento despiertan en el corazón del que vive con la Iglesia un anhelo santo; y aquel que ha penetrado en el inagotable manantial de la liturgia se siente día a día más profundamente estremecido por las palabras y promesas del Profeta de la Encarnación que dice: “¡Que caiga el rocío del cielo!¡Que las nubes lluevan al justo!(Isaías 45. llénate de gozo por viene tu Salvador!(Zacarías 9.8). no tardes! ¡Alégrate Jerusalén. 2       Desde el 17 hasta el 24 de diciembre resuenan las solemnes antífonas “Oh” del Magnificat (¡Oh Sabiduría!; ¿Oh Adonai!; ¡Oh Raíz de Jesé!; ¡Oh Llave de David!; ¡Oh Amanecer!; ¡Oh Rey de los pueblos!) llamando cada vez más fervientes y ansiosas: “¡Ven a salvarnos!” Cada vez más prometedor resuena también el “He aquí que todo se ha cumplido” (en el último domingo de Adviento); y finalmente: “Hoy veréis que el Señor se acerca y mañana contemplaréis su grandeza”.Niño que trajo la paz al mundo. ven Señor. ¡El Señor está cerca. nos hablan de él. venid adorémosle!¡Ven. Precisamente cuando al anochecer se enciende el Arbol de Navidad y comienza el . El arte cristiano nos lo presenta ante nuestros ojos en numerosas y tiernas imágenes; viejas melodías.9)”.

¿Qué significa esto? ¿Dónde está el júbilo de los ejércitos celestiales? ¿Dónde la callada beatitud de la Nochebuena? ¿Dónde la paz .     2 El séquito del Hijo de Dios hecho hombre   1       Todos nosotros hemos sentido alguna vez una tal felicidad en la Nochebuena. La estrella de Belén es todavía hoy una estrella en la noche oscura. son el cortejo del Niño del Pesebre. Esa es la hora de la plenitud. hasta que las campanas tocan a la Misa del Gallo y el misterio de la Nochebuena se renueva sobre los altares cubiertos de flores y de luces: “¡Y el Verbo se hizo carne!” (Jn. aun cuando el cielo y la tierra todavía no se han unido. los niños de pecho brutalmente degollados por los soldados de Herodes. el primero que siguió al Señor en el martirio y los Santos Inocentes de Belén y de Judá. al cuarto día del morado de la tristeza. el Protomártir. Apenas dos días después se quita la Iglesia las vestiduras blancas y se reviste del color de la sangre.1. San Esteban. hacia el resplandor de otra luz. una ansia todavía insatisfecha nos impulsa hacia afuera.intercambio de regalos.14).

Las tinieblas cubrían la tierra y Él vino a nosotros como la luz que alumbra en las tinieblas. la paz con todos aquellos que igualmente son hijos de la luz y del Padre celestial y la profunda e íntima paz del corazón. El Príncipe de la paz no les trae a ellos la paz. sino la espada. Pero no todos tienen buena voluntad. pero las tinieblas no lo recibieron. A aquellos que lo recibieron. Frente a la luz que ha venido de lo alto se vuelven las tinieblas del pecado tanto más oscuras y lúgubres. contra la cual chocan y se estrellan.sobre la tierra? “Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. El Niño del pesebre extiende sus bracitos y su sonrisa parece predecir lo que más tarde pronunciarán los labios del hombre: “Venid a mí todos los que . Pero de ninguna manera la paz con los hijos de las tinieblas. El misterio de la Encarnación y el misterio del mal están muy íntimamente unidos. les trajo Él la luz y la paz; la paz con el Padre en el cielo. Es por eso que el Hijo del Eterno Padre tuvo que bajar desde la grandeza de su gloria a la pequeñez de la tierra. Para ellos es él piedra de tropiezo. ya que el misterio de la iniquidad la había cubierto de las sombras de la noche. Esta es una verdad difícil y muy seria que no debemos encubrir con el poético encanto del Niño de Belén.

15); también a los reyes que desde el lejano Oriente habían seguido con fe sencilla la maravillosa estrella. a los pobres pastores.2. como más tarde lo harán . penas y sufrimientos que su servicio exige. que no podéis dar nada todavía voluntariamente. a todos ellos les fue derramado el rocío de la gracia que emanaba de las manos del pequeño Niño y fueron “colmados de un gran gozo” (Mt. respondieron a esa llamada diciendo: “Vamos a Belén” (Lc. entregad vuestras coronas y tesoros e inclinaos humildemente ante el Rey de los Reyes y aceptad sin titubeos los trabajos. A aquellos que escucharon su llamada. antes casi de que haya comenzado. Ella no podría ser mejor empleada que en el sacrificio por el Señor dela Vida. De vosotros niños. Esas manos conceden y exigen al mismo tiempo: vosotros sabios.10).11. que yo os aliviaré” (Mt. 2       ¡Sígueme! De esa manera se expresan las manos del Niño. deponed vuestra sabiduría y haceos sencillos como los niños; los reyes. a quienes el resplandecer del cielo y la voz de los ángeles les anunciaron la buena noticia en los campos de Belén y que.2.estáis cansados y agobiados. de vosotros toman las manos del Niño Jesús la ternura de vuestra vida. poniéndose en camino.28).

 los humildes reyes. Frente a ellos se extiende la noche cerrada de la incomprensible dureza de corazón y de la ceguera de espíritu: la de los escribas. Lo siguió también en el espíritu; en el espíritu de Amor que combate el pecado. y Juan. Así hablaron sus labios al discípulo que el Señor amaba y que ahora también pertenece a su séquito. El mismo Juan. intercede ante Dios por sus asesinos. pero que ama al pecador y que. el más joven de todos. ¡Sígueme!Lo mismo hizo también Esteban. los fieles pastores. Abandonó la barca de su padre y siguió al Señor por todos sus caminos hasta la cumbre misma del Gólgota. el discípulo con corazón de niño.los labios del hombre (Mc. Todos ellos siguieron la llamada del Señor. San Esteban. aún frente a la muerte. Siguió los pasos del Señor en la lucha contra el poder de las tinieblas y contra el enceguecimiento de la incredulidad empedernida; finalmente dio testimonio de El con su palabra y con su sangre.17). 1. lo siguió sin preguntar a dónde o para qué. el discípulo entusiasta. Estas son las figuras de la luz que se arrodillan en torno al pesebre: los tiernos niños inocentes. que podían señalar con exactitud el momento y el lugar donde el Salvador del mundo habría de . el apóstol del amor.

2. El es el Rey de los Reyes y Señor sobre la vida y la muerte. El pronuncia su “sígueme” y el que no está con El está contra El. Frente al Niño recostado en el pesebre se dividen los espíritus. pero que.nacer. fueron incapaces de deducir de allí un decidido: “Vamos a Belén” (Lc. .15); y la del rey Herodes que quiso quitar la vida al Señor de la Vida. sin embargo. El nos lo dice también a nosotros y nos coloca frente a la decisión entre la luz y las tinieblas.