Sie sind auf Seite 1von 14

Capitalismo

El capitalismo es un orden o sistema social y económico que deriva del usufructo de la propiedad privada sobre el capital como herramienta de producción, que se encuen- tra mayormente constituido por relaciones empresariales vinculadas a las actividades de inversión y obtención de beneficios, así como de relaciones laborales tanto autóno- mas como asalariadas subordinadas a fines mercantiles. [1]

En el capitalismo, los individuos, y las empresas usual- mente representadas por los mismos, llevan a cabo la pro- ducción de bienes y servicios en forma privada e indepen- diente, dependiendo así de un mercado de consumo para la obtención de recursos. [2] El intercambio de los mis- mos se realiza básicamente mediante comercio libre y, por tanto, la división del trabajo se desarrolla en forma mercantil y los agentes económicos dependen de la bús- queda de beneficio. [3] La distribución se organiza, y las unidades de producción se fusionan o separan, de acuer- do a una dinámica basada en un sistema de precios para los bienes y servicios. [4] A su vez, los precios se forman mayoritariamente en un mercado que depende de la in- teracción entre una oferta y una demanda dadas por las elecciones de productores y consumidores, [5] y estos a su vez son necesarios para la coordinación ex-post de una economía basada en el intercambio de mercancías. [6]

El origen etimológico de la palabra capitalismo proviene de la idea de capital y su uso para la propiedad privada de los medios de producción, [7][8] sin embargo, se rela- ciona mayormente al capitalismo como concepto con el intercambio dentro de una economía de mercado que es su condición necesaria, [9][10] y a la propiedad privada ab- soluta o burguesa [11] que es su corolario previo. [12][13] El origen de la palabra puede remontarse antes de 1848 pe- ro no es hasta 1860 que llega a ser una corriente como tal y reconocida como término, según las fuentes escritas de la época. [14]

Se denomina sociedad capitalista a toda aquella socie- dad política y jurídica originada basada en una orga- nización racional del trabajo, el dinero y la utilidad de los recursos de producción, caracteres propios de aquel sistema económico. [15] En el orden capitalista, la so- ciedad está formada por clases socioeconómicas en vez de estamentos como son propios del feudalismo y otros órdenes pre-modernos. [16] Se distingue de este y otras formas sociales por la posibilidad de movilidad social de los individuos, por una estratificación social de tipo económica, [17] y por una distribución de la renta que de- pende casi enteramente de la funcionalidad de las dife- rentes posiciones sociales adquiridas en la estructura de producción. [18]

El nombre de sociedad capitalista se adopta usualmen- te debido al hecho de que el capital como relación de producción se convierte dentro de esta en un elemento económicamente predominante. [19] La discrepancia so- bre las razones de este predominio divide a las ideolo- gías políticas modernas: el enfoque liberal smithiano se centra en la utilidad que el capital como relación social provee para la producción en una sociedad comercial con una amplia división del trabajo, entendida como causa y consecuencia de la mejora de la oferta de consumo y los mayores ingresos por vía del salario respecto del trabajo autónomo, [20] mientras que el enfoque socialista marxista considera que el capital como relación social es precedido (y luego retroalimentado) por una institucionalizada im- posibilidad social de sobrevivir sin relacionarse con los propietarios de un mayor capital físico mediante el inter- cambio de trabajo asalariado. [21]

La clase social conformada por los creadores y/o pro- pietarios que proveen de capital a la organización eco- nómica a cambio de un interés [22] se la describe como "capitalista", a diferencia de las funciones empresariales cuyo éxito se traduce en forma de ganancia [23] y de las gerenciales ejecutadas a cambio de un salario. [24] Vul- garmente se describe desde el siglo XVIII como “bur- guesía” tanto a este conjunto social como al de los em- pleadores de trabajo de una moderna sociedad industrial, pero la burguesía se origina en las ciudades de la so- ciedad rural medieval y está constituida por propietarios auto-empleados cuya naturaleza da origen al capitalismo moderno. [25]

Existen diferentes apreciaciones sobre la naturaleza del capitalismo según la perspectiva social e ideológica desde la cual se lo analice.

1 Características

El capitalismo, o más concretamente los sistemas eco- nómicos capitalistas, se caracterizan por la presencia de unos ciertos elementos de tipo socioeconómico, si un nú- mero importante de ellos está ausente el sistema no puede ser considerado como propiamente capitalista. Entre los factores que acaban haciendo que un sistema sea consi- derado capitalista están:

El tipo de propiedad de los medios de producción y el tipo de acceso a los factores de producción.

La presencia de dinero, capital y acumulación capi-

1

2

1 CARACTERÍSTICAS

2 1 CARACTERÍSTICAS Si bien el capitalismo no encuentra su fundador en un pensa- dor sino

talista.

La presencia de mercados de capital y mercados fi- nancieros así como el papel asignado a los mismos.

La existencia de salarios monetarios y una estructura de clases ligada a las diferentes funciones dentro de la actividad económica.

En términos más descriptivos, los sistemas capitalistas son sistemas socioeconómicos donde los activos de capi- tal están básicamente en manos privadas y son controla- dos por agentes o personas privadas. El trabajo es propor- cionado mediante el ofrecimiento de salarios monetarios y la aceptación libre por parte de los empleados. La ac- tividad económica frecuentemente está organizada para obtener un beneficio neto que permita a las personas pro- pietarias que controlan los medios de producción incre- mentar su capital. Los bienes y servicios producidos son además distribuidos mediante mecanismos de mercado. Si bien todos los sistemas capitalistas existentes presen- tan un mayor o menor grado de intervención estatal y se alejan por diversas razones del modelo de mercado ideal- mente competitivo, razón por la cual se definen conceptos como la competitividad o el índice de libertad económica,

la competitividad o el índice de libertad económica, John Locke , con su obra Dos tratados

John Locke, con su obra Dos tratados sobre el gobierno civil, establece los principios que posteriormente servirán para iden- tificar el capitalismo como sistema productivo y el liberalismo como sistema de pensamiento que lo respalda.

para caracterizar hasta que punto difieren unos sistemas capitalistas de otros. [26]

1.1 Capital, trabajo y régimen de propie- dad

En los sistemas capitalistas la titularidad de la mayor par- te de medios de producción es privada, entendiéndose por esto su construcción sobre un régimen de bienes de capi- tal industrial y de tenencia y uso de la tierra basado en la propiedad privada. Los medios de producción operan principalmente en función del beneficio y en la de los in- tereses directivos. Se acepta que en un sistema capitalis- ta, la mayor parte de las decisiones de inversión de capital están determinadas por las expectativas de beneficio, por lo que la rentabilidad del capital invertido tiene un papel muy destacado en la vida económica. Junto con el capital, el trabajo se refiere al otro gran conjunto de elementos de producción (algunos autores añaden un factor tradicional- mente llamado «tierra» que en términos generales puede representar cualquier tipo de «recurso natural»). El papel decisivo del trabajo, junto el capital, hacen que uno de los aspectos importantes del capitalismo sea la competencia en el llamado mercado de trabajo asalariado.

Sobre la propiedad privada, los sistemas capitalistas tien- den a que los recursos invertidos por los prestadores de capital para la producción económica, estén en manos de las empresas y personas particulares (accionistas). De es-

1.3

Libre mercado, empresas y competencia

3

ta

forma a los particulares se les facilita el uso, empleo

trabajo puede separarse del trabajo asalariado.

y

control de los recursos que se utilizan la producción

de bienes y servicios. En los sistemas capitalistas se bus-

ca que no existan demasiadas restricciones para las em- presas sobre como usar mejor sus factores de producción (capital, trabajo, recursos disponibles).

Entre las características generales del capitalismo se en- cuentra la motivación basada en el cálculo costo-beneficio dentro de una economía de intercambio basada en el mer- cado, el énfasis legislativo en la protección de un tipo específico de apropiación privada (en el caso del capita- lismo particularmente lockeano), o el predominio de las herramientas de producción en la determinación de las formas socioeconómicas.

1.2 Contrato libre, ganancias y movilidad social

El capitalismo se considera un sistema económico en el cual el dominio de la propiedad privada sobre los me- dios de producción desempeña un papel fundamental. Es importante comprender lo que se entiende por propiedad privada en el capitalismo ya que existen múltiples opi- niones, a pesar de que este es uno de los principios bási- cos del capitalismo: otorga influencia económica a quie- nes detentan la propiedad de los medios de producción

(o en este caso el capital), dando lugar a una relación vo- luntaria de funciones y de mando entre el empleador y

el empleado. Esto crea a su vez una sociedad de clases

móviles en relación con el éxito o fracaso económico en

el mercado de consumo, lo que influye en el resto de la

estructura social según la variable de capital acumulada; por tal razón en el capitalismo la pertenencia a una clase social es movible y no estática.

Las relaciones económicas de producción y el origen de la cadena de mando —incluyendo la empresaria por delegación— es establecida desde la titularidad privada y exclusiva de los propietarios de una empresa en función de la participación en su creación en tanto primeros pro- pietarios del capital. La propiedad y el usufructo queda así en manos de quienes adquirieron o crearon el capital volviendo interés su óptima utilización, cuidado y acumu- lación, con independencia de que la aplicación productiva del capital se genere mediante la compra del trabajo, esto es, el sueldo, realizado por los asalariados de la empresa.

Una de las interpretaciones más difundidas señala que en el capitalismo, como sistema económico, predomina el capital —actividad empresarial, mental— sobre el trabajo —actividad corporal— como elemento de producción y creador de riqueza. El control privado de los bienes de capital sobre otros factores económicos tiene la caracte-

rística de hacer posible negociar con las propiedades y sus intereses a través de rentas, inversiones, etc. Eso crea

el otro distintivo del capitalismo que es el beneficio o ga-

nancia como prioridad en la acción económica en función de la acumulación de capital que por vía de la compra del

1.3 Libre mercado, empresas y competen- cia

El capitalismo se basa ideológicamente en una economía en la cual el mercado predomina, esto usualmente se da, aunque existen importantes excepciones además de las polémicas sobre qué debe ser denominado libre merca- do o libre empresa. En este se llevan a cabo las transac- ciones económicas entre personas, empresas y organiza- ciones que ofrecen productos y las que los demandan. El mercado, por medio de las leyes de la oferta y la deman- da, regula los precios según los cuales se intercambian las mercancías (bienes y servicios), permite la asignación de recursos y la distribución de la riqueza entre los indivi- duos.

La libertad de empresa propone que todas las empresas sean libres de conseguir recursos económicos y transfor- marlos en una nueva mercancía o servicio que será ofre- cido en el mercado que estas dispongan. A su vez, son libres de escoger el negocio que deseen desarrollar y el

momento para entrar o salir de este. La libertad de elec- ción se aplica a las empresas, los trabajadores y los con- sumidores, pues la empresa puede manejar sus recursos como crea conveniente, los trabajadores pueden realizar un trabajo cualquiera que esté dentro de sus capacidades

y los consumidores son libres de escoger lo que desean

consumir, buscando que el producto escogido cumpla con sus necesidades y se encuentre dentro de los límites de su ingreso. Esto en un contexto teórico capitalista es deno- minado cálculo económico.

Competencia se refiere a la existencia de un gran núme- ro de empresas o personas que ofrecen y venden un pro- ducto (oferentes) en un mercado determinado. En dicho mercado también existe un gran número de personas o empresas (demandantes), las cuales, según sus preferen- cias y necesidades, compran o demandan esos productos

o mercancías. A través de la competencia se establece una

«rivalidad» o antagonismo entre productores. Los pro- ductores buscan acaparar la mayor cantidad de consumi- dores/compradores para sí. Para conseguir esto, utilizan estrategias de reducción de precios, mejoramiento de la calidad, etc.

1.4 La empresa por sociedad de capitales

El tipo de empresa actual suele resultar de una asocia- ción. A principios del siglo XIX, las empresas eran gene- ralmente de un individuo que invertía en ellas capitales, fueran estos propios o procedentes de préstamos, y los ponía al servicio de una capacidad técnica, que general- mente él mismo tenía. Sin embargo, el posterior desa- rrollo o auge del capitalismo demostraron claramente la superioridad de la empresa, que supera los límites de la personalidad individual o de la continuidad familiar. Es-

4

1 CARACTERÍSTICAS

te sistema permite al mismo tiempo agrupar capacidades que se completan y disociar las aportaciones de capital de las aptitudes puramente técnicas, antes confundidas. Hay que distinguir dos grandes categorías de sociedades:

1. Las de personas, constituidas por un pequeño número

de individuos que aportan al fondo social capitales, lla- mados (partes) o capacidades técnicas (caso del socio in- dustrial opuesto al capitalista), que, como son en realidad fracciones casi materiales de la empresa no pueden ser cedidas sin el acuerdo de los copartícipes.

2. Las de capitales, en las que las partes llamadas (accio-

nes),se consideran como simples pruebas materiales de la aportación de cierto capital por los asociados, en general numerosos y tienen por tanto la posibilidad de transmi- tirse o negociarse libremente en la bolsa de valores.

1.5 Crecimiento económico

Teóricos y políticos han enfatizado la habilidad del ca- pitalismo para promover el crecimiento económico bus- cando aumentar los beneficios, tal como se mide por el Producto Interno Bruto (PIB), utilización de la capaci- dad instalada o calidad de vida. Sin embargo, debe no- tarse el análisis de la tasa de crecimiento ha revelado que el progreso técnico y causas no asignables a la in- tensividad del capital o la asignación de trabajo, parecen ser responsables de gran parte de la productividad (ver productividad total de los factores). Igualmente los siste- mas de economía planificada lograron entre 1945-1970 tasas muy superiores a la mayor parte de países capita- listas. Aun dejando a un lado el peso de los diferentes factores en el crecimiento económico, la posible benéfica influencia de la organización capitalista de la producción ha sido históricamente el argumento central, por ejem- plo, en la propuesta de Adam Smith de dejar que el libre mercado controle los niveles de producción y de precio,

y distribuya los recursos.

Diversos autores han sostenido que el rápido y consisten- te crecimiento de los indicadores económicos mundia- les desde la revolución industrial se debe al surgimiento del capitalismo moderno. [27][28] Aun cuando parece que parte del crecimiento recogida dentro de la productividad total de los factores no necesariamente está ligada al mo- do de organización capitalista, sino podría deberse sim- plemente a factores técnicos cuyo desarrolloso obedece

a causas más complicas. [29] Los defensores de que la or- ganización capitalista es el factor principal en el creci- miento argumentan que incrementar el PIB (per cápita) ha demostrado empíricamente una mejora en la calidad de vida de las personas, tal como mejor disponibilidad de alimentos, vivienda, vestimenta, atención médica, reduc-

ción de horas de trabajo, y libertad de trabajo para niños

y ancianos. [30]

Sí parece ampliamente demostrado, que la especializa- ción tanto en la agricultura como en otras áreas, produce un aumento de la producción existente, y la actividad co-

mercial de materias primas aumenta. La consecuencia de este hecho, es el incremento de la circulación de capital, que fue un estímulo a la banca, y por tanto de la riqueza de

la sociedad, aumentando el ahorro y con ello la inversión.

Este fue fundamentalmente el origen de la banca actual,

la cual tenía dos funciones: prestar el dinero que custodia-

ban a cambio de un interés y la emisión de “promesas de pago al contado al portador” que circulaban como dinero.

Argumentos favorables al capitalismo también afirman que una economía capitalista brinda más oportunidades

a los individuos de incrementar sus ingresos a través de

nuevas profesiones o negocios que otras formas de eco- nomía. Según esta manera de pensar, este potencial es mucho mayor que en las sociedades feudales o tribales o en las sociedades socialistas. [cita requerida] Igualmente, di- versos trabajos modernos han enfatizado las dificultades de los sistemas capitalistas no sometidos a regulación, los efectos de la información asimétrica, y la ocurrencia de crisis económicas cíclicas. [31]

1.6 Organizaciones por interés individual

De acuerdo a los argumentos de los defensores del ca-

pitalismo, cada uno de los actores del mercado actuaría según su propio interés; por ejemplo, el empleador, quien posee recursos productivos y capital, buscaría maximi- zar el beneficio económico por medio de la acumulación

y producción de mercancías. Por otra parte, los emplea-

dos, quienes estarían vendiendo su trabajo a su empleador

a cambio de un salario; y, por último, los consumidores,

que estarían buscando obtener la mayor satisfacción o uti-

lidad adquiriendo lo que desean o necesitan en función a la calidad del producto y de su precio.

De acuerdo a numerosos economistas, el capitalismo po- dría organizarse a sí mismo como un sistema comple- jo sin necesidad de un mecanismo de planeamiento o guía externa. [32] A este fenómeno se lo llama laissez fai- re. [33] Otros economistas modernos han señalado la con- veniencia de las regulaciones, especialmente si se tienen en cuenta que las economías están insertas en sistemas sociopolíticos y medioambientales que también es ne- cesario preservar. A este respecto el propio presidente Franklin D. Roosevelt, en un mensaje al Congreso del 29 de abril de 1938 llegó a afirmar:

la libertad de una democracia no está a sal- vo si la gente tolera el crecimiento del poder en manos privadas hasta el punto de que se con- vierte en algo más fuerte que el propio estado democrático. [34]

En cualquier caso es innegable, que para unos y otros el proceso de búsqueda de beneficios tiene un rol importan- te (ya se prefiera una economía con cierta regulación o una totalmente desregulada). Se admite que a partir de las transacciones entre compradores y vendedores emer- ge un sistema de precios, y los precios frecuentemente

5

surgen como una señal de cuáles son las urgencias y ne- cesidades insatisfechas de las personas, si bien algunos autores señalan que pueden existir fallos de mercado bajo circunstancias específicas. La promesa de beneficios les da a los emprendedores el incentivo para usar su cono- cimiento y recursos para satisfacer esas necesidades. De tal manera, las actividades de millones de personas, cada una buscando su propio interés, se coordinan y comple- mentan entre sí. [35]

1.7 Liberalismo y papel del Estado

La doctrina política que históricamente ha encabezado la defensa e implantación de este sistema económico y po- lítico ha sido el liberalismo económico y clásico del cual se considera sus padres fundadores a John Locke, Juan de Mariana y Adam Smith. El pensamiento liberal clásico sostiene en economía que la intervención del gobierno de- be reducirse a su mínima expresión. Solo debe encargarse del ordenamiento jurídico que garantice el respeto de la propiedad privada, la defensa de las llamadas libertades negativas: los derechos civiles y políticos, el control de la seguridad interna y externa (justicia y protección), y eventualmente la implantación de políticas para garanti- zar el libre funcionamiento de los mercados, ya que la pre- sencia del Estado en la economía perturbaría su funciona- miento. Sus representantes contemporáneos más promi- nentes son Ludwig von Mises y Friedrich Hayek por parte de la llamada Escuela austríaca de economía; George Sti- gler y Milton Friedman por parte de la llamada Escuela de Chicago, existiendo profundas diferencias entre ambas.

Existen otras tendencias dentro del pensamiento econó- mico que asignan al Estado funciones diferentes. Por ejemplo los que se adscriben a lo sostenido por John May- nard Keynes, según el cual el Estado puede intervenir pa- ra incrementar la demanda efectiva en época de crisis. También se puede mencionar a los politólogos que dan al Estado y a otras instituciones un papel importante en controlar las deficiencias del mercado (una línea de pen- samiento en este sentido es el neoinstitucionalismo).

2 Origen

Tanto los mercaderes como el comercio existen desde que existe la civilización, pero el capitalismo como sistema económico, en teoría, no apareció hasta el siglo XVII en Inglaterra sustituyendo al feudalismo. Según Adam Smith, los seres humanos siempre han tenido una fuer- te tendencia a «realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas por otras». De esta forma al capitalismo, al igual que al dinero y la economía de mercado, se le atri- buye un origen espontáneo o natural dentro de la edad moderna. [36]

La sustitución del feudalismo tuvo como impulso a pode- rosas fuerzas del cambio que sirvieron para introducir de

rosas fuerzas del cambio que sirvieron para introducir de Skyline de la ciudad inglesa de Mánchester

Skyline de la ciudad inglesa de Mánchester en 1857. Durante el siglo XIX en medio de la Revolución industrial esta ciudad desarrolló tal cantidad de industria textil que fue llamada Cot- tonopolis, y se convirtió en modelo de la prosperidad provocada por el capitalismo de libre empresa para el movimiento social y político denominado Escuela de Mánchester.

forma gradual la estructura de una sociedad de mercado, dentro de las principales fuerzas se encuentran [37] :

El papel del mercader ambulante en la introducción del comercio, el dinero y el espíritu adquisitivo

El proceso de urbanización como una fuente de acti- vidad económica y como punto central de un poder nuevo y orientado al comercio

Las cruzadas como una interrupción de la vida feu- dal y la introducción de nuevas ideas

El surgimiento de estados nacionales que apoyaban y facilitaban el comercio

El estímulo de la edad de la exploración y del oro

El surgimiento de nuevas ideas religiosas que sim- patizaban más con la actividad de los negocios que con el catolicismo

La monetización de los tributos dentro del sistema feudal

Todas estas fuerzas del cambio crearon un aspecto econó- mico en la vida de las personas que antes no existía, con estos cambios se empieza a marcar la separación del as- pecto social de la vida con el aspecto económico, con este nacimiento del aspecto económico la sociedad empieza a tener fuertes transformaciones, por ejemplo, el siervo ya no está atado a la tierra sino que se convierte en un tra- bajador libre, el maestro gremial ahora es un empresario independiente, el señor feudal se convierte ahora en un simple arrendatario, estas transformaciones son cruciales para el nacimiento del capitalismo ya que empiezan a in- troducir las bases de este nuevo sistema económico. El nacimiento de estos trabajadores libres, capitalistas y te- rratenientes cada uno vendiendo sus servicios en el mer- cado del trabajo, el capital y la tierra hicieron que nacie- ran los “factores de producción”.

6

3 TIPOS DE SISTEMAS CAPITALISTAS

El orden económico resultante de estos acontecimientos fue un sistema en el que predominaba lo comercial o mer- cantil, es decir, cuyo objetivo principal consistía en inter- cambiar bienes y no en producirlos. La importancia de la producción no se hizo patente hasta la Revolución indus- trial que tuvo lugar en el siglo XIX.

El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue allanado gracias a la filosofía del Renacimiento y de la Reforma. Estos movimientos cambiaron de forma drás- tica la sociedad, facilitando la aparición de los modernos Estados nacionales que proporcionaron las condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo del capitalis- mo en las naciones europeas. Este crecimiento fue po- sible gracias a la acumulación del excedente económico que generaba el empresario privado y a la reinversión de este excedente para generar mayor crecimiento, lo cual generó industrialización en las regiones del norte.

3 Tipos de sistemas capitalistas

Como se ha indicado anteriormente, existen distintas va- riantes del capitalismo que se diferencian de acuerdo a la relación entre el mercado, el Estado y la sociedad. Por supuesto, todas comparten características como la pro- ducción de bienes y servicios por beneficio, asignación de recursos basada principalmente en el mercado, y estruc- turación en torno a la acumulación de capital. Es impor- tante destacar que entre los círculos ligados a la Escuela austríaca de economía se conoce como «capitalismo» a su variante más pura, el laissez faire. Otros defensores de las bondades del capitalismo han adoptado visiones del capitalismo más moderadas y más matizadas con respec- to a su implemetnación práctica.

Algunas de las formas de capitalismo históricamente existentes o propuestas son:

En gran medida en la mayoría de países modernos pre- dominan formas de capitalismo más cercanas a las dos últimas formas, la economía social de mercado y la eco- nomía mixta. El mercantilismo y el proteccionismo pare- cen casi universalmente abandonados aunque tuvieron su augen durante los siglos XVIII y XIX.

3.1 Mercantilismo

Esta es una forma nacionalista del capitalismo temprano que nació aproximadamente en el siglo XVI. Se carac-

teriza por el entrelazamiento de intereses comerciales de interés para el Estado y el imperialismo y, consecuente- mente, por el uso del aparato estatal para promover las empresas nacionales en el extranjero. Un buen ejemplo lo entrega el caso del monopolio comercial impuesto por España a sus colonias en 1504 prohibiéndoles comerciar con otras naciones.

El mercantilismo sostiene que la riqueza de las naciones se incrementa a través de una balanza comercial positiva (en que las exportaciones superan a las importaciones). Corresponde a la fase de desarrollo capitalista llamada Acumulación originaria de capital.

3.2 Capitalismo de libre mercado

El capitalismo laissez faire se caracteriza por contratos voluntarios en ausencia de intervención de terceros (co- mo pudiere ser el Estado). Los precios de los bienes y servicios son establecidos por la oferta y la demanda, lle- gando naturalmente a un punto de equilibrio. Implica la existencia de mercados altamente competitivos y la pro- piedad privada de los medios de producción. El rol del Estado se limita a la producción de seguridad y al res- guardo de los derechos de propiedad.

3.3 Economía social de mercado

En este sistema la intervención del Estado en la economía es mínima, pero entrega servicios importantes en cuan- to a la seguridad social, prestaciones de desempleo y re- conocimiento de derechos laborales a través de acuerdos nacionales de negociación colectiva. Este modelo es pro- minente en los países de Europa occidental y del norte, aunque variando sus configuraciones. La gran mayoría de las empresas son de propiedad privada.

3.4 Capitalismo corporativo

Caracterizado por la dominación de corporaciones jerár- quicas y burocráticas. El término «capitalismo monopo- lista de Estado» fue originalmente un concepto marxista para referirse a una forma de capitalismo en que la polí- tica de estado es utilizada para beneficiar y promover los intereses de corporaciones dominantes mediante la impo- sición de barreras competitivas y la entrega de subsidios.

3.5 Economía mixta

Una economía mixta está basada en gran medida en el mercado, y consiste en la convivencia de la propiedad pri- vada y la propiedad pública de los medios de producción, y en el intervencionismo a través de políticas macroeco- nómicas destinadas a corregir los posibles fallos de mer- cado, reducir el desempleo y mantener bajos los niveles de inflación. Los niveles de intervención varían entre los

3.7

Capitalismo mortuorio

7

diferentes países, y la mayoría de las economías capita- listas son mixtas hasta cierto punto.

En términos políticos informales se considera que los sis- temas capitalistas son opuestos a los sistemas de inspi- ración socialista. Presuntamente los sistemas socialistas difieren de los sistemas capitalistas en varias maneras:

propiedad pública de los medios de producción, los recur- sos monetarios obtenidos mediante la producción pueden ser utilizados con fines sociales no relacionados con la in- versión o la obtención de beneficios. En muchos sistemas históricos de inspiración socialista muchas decisiones im- portantes de producción fueron directamente planificadas por el estado lo cual dio lugar a sistemas de economía pla- nificada.

Tampoco pueden considerarse sistemas capitalistas mu- chos sistemas socioeconómicos de la antigüedad y la edad media, ya que en ellos tenía un papel destacado la mano de obra forzada (como en el feudalismo) o directamen- te la mano de obra esclava (presente en la antigüedad, la edad moderna e incluso perduró inicialmente en las sociedades capitalistas). Tampoco existía en muchos de esos sistemas movilidad social, al tratarse de sociedades estamentarias; ni la producción estaba orientada o racio- nalizada a la obtención de beneficio económico o a crear

sistemas de acumulación capitalista, sino que otros obje- tivos socialmente deseables para una parte de la sociedad podían tener mayor peso en las decisiones de producción

y la actividad económica.

3.6 Capitalismo de riesgo

Comprendido también como sociedad de riesgo, ha sido un vocablo introducido por el sociólogo alemán Ulrich Beck quien comprendía que luego de Chernobyl la socie-

dad entró en una nueva fase de producción. El riesgo era

la base angular de la sociedad que hacia a todas las clases

iguales. Este proceso de desjerarquización ha llevado a un fenómeno conocido como proceso de reflexivilidad. En el capitalismo descrito por Beck, los sistemas de producción son descentralizados, en parte como resultado del proce- so de reflexivilidad que da origen a formas donde el lego tiene acceso a información que en épocas anteriores eran exclusivas de los expertos. No obstante, la introducción de la tecnología para detectar y reducir ciertos riesgos, engendraba otros no tenidos en cuenta o planificados por los expertos. [38] Anthony Giddens explora el capitalismo del riesgo como una consecuencia del empalme entre la globalización y el mercantilismo. [39] Por su parte, Richard Sennet sugiere que la discursividad del riesgo es útil pa- ra que los grupos privilegiados no asuman los riesgos de sus decisiones. El ciudadano moderno debe gestionarse su propia seguridad como signo de estatus, que le permi- te ingresar al mundo de los buenos ciudadanos. Quienes así no pueden gestionarlo, son tildados de «incapaces» o «personas vulnerables». Ser vulnerable implica no tener autonomía respecto de otros que si pueden autoproteger- se. Este cambio en las políticas de protección se asocia a

una tendencia económica que pondera y valoriza a quie- nes no se apegan a una empresa por muchos años. Los expertos en organizaciones o sociología laboral sugieren que las personas deben cambiar de trabajo en forma pe- riódica debido a que ello sugiere una adaptación sana a

lo diferente. Más allá de este discurso subyace una lógica

de explotación que intenta romper con los lazos sociales

y con el apego tradicional de un sujeto a una organiza-

ción. Por ese motivo, no es extraño observar que dentro del culto al cambio prime una atmósfera de precarización laboral. [40] Ante el mismo problema Zygmunt Bauman acuña el término «sociedad líquida» para expresar la di- námica del capitalismo moderno. En la sociedad sólida las economías y los lazos institucionales estaban orienta- dos a largo plazo, en forma de una producción de escala.

Pero la modernidad ha cambiado a formas más descentra- lizadas, móviles y menos estables en los canales producti- vos. Eso ha dado como resultado una sociedad donde los lazos sociales son adaptables al momento y a los intere- ses individuales de las personas. En la sociedad líquida

la seguridad es empleada como una forma discursiva que

denota exclusividad y estatus social. Los medios tecnoló- gicos vigentes son usados por los grupos privilegiados no solo para protegerse de ciertos grupos marginales, sino para demostrar ejemplariedad. [41][42][43]

3.7 Capitalismo mortuorio

George H. Mead afirmaba que existía una fascinación por las malas noticias, los periódicos y los accidentes porque de esa forma el self exorciza a la muerte. Se siente una sa- na alegría ante la tragedia de los demás debido a que se ha

evitado ser afectado por el evento [44] . En este sentido, Joy Sather-Wagstaff sugiere que los desastres provocados por

el hombre o naturales generan un gran trauma para la so-

ciedad, el cual debe ser regulado por medio de la solidari-

dad entre las víctimas y los supervivientes. En ciertas oca- siones, el poder político intenta manipular el discurso con

el fin de ganar legitimidad frente a los miembros de la co-

munidad. Se da, entonces, una patrimonialización del do- lor que distorciona las razones reales del desastre. Reme- morar la muerte es el primer hecho político que da origen a la cultura [45] . En forma reciente, y centrado en los apor- tes de Mead, el filósofo Maximiliano Korstanje acuñó el término «capitalismo mortuorio» o «Thana-Capitalism» para remarcar la obsesión moderna por la muerte. El ca- pitalismo se ha expandido gracias a dos pilares discur- sivos básicos, la necesidad de protección y el deseo de sentirse diferente. El capitalismo adquiere una nueva fase donde la muerte se transforma en su elemento constituti- vo. El vocablo Thana, proviene de Thanatos que significa muerte. William Cullen Bryant uso la palabra Thanap- tosis para referirse a la necesidad de reciclar la vida por imposición de la muerte. [46] Korstanje agrega que el ca- pitalismo se ha cerrado a una atmósfera de darwinismo social donde todos compiten con todos. Consumir paisa- jes mortuorios (Thana-landscapes) se ha transformado en

8

4 CRÍTICAS AL CAPITALISMO

algo más que una forma de entretenimiento. A diferencia del capitalismo del riesgo donde el conocimiento reflexi- vo, el poder de disciplina que controla al riesgo y el estado nacional convergían como actores centrales, en el capita- lismo mortuorio ese papel lo ocupa la muerte. Canales de televisión, programas, realities e incluso novelas retratan la muerte (cruel) de otros como principal valor discursivo de una nueva clase de sociedad, el capitalismo mortuorio. Secular por naturaleza, la sociedad que no cree en la vida luego de la muerte, ha hecho de esta última una forma de control y de exclusividad [47] . La sociedad del riesgo ha cedido frente a un nuevo estadio del capitalismo, donde la obsesión por el sufrimiento ajeno es la principal criterio de relación entre los ciudadanos y sus instituciones [48] . La vida, entonces, es vista como una gran competencia donde pocos se levantan victoriosos sobre el resto. Esta forma ideológica legitima las asimetrías producidas por el aparato económico donde pocos tienen mucho, y mu- chos mueren con poco. La muerte de los demás confiere estabilidad y satisfacción al ego pues simbólicamente es- te continúa en competencia. [49][50] Estas mismas observa- ciones fueron validadas por la profesora Rodanthi Tzane- lli de la Universidad de Leeds, quien sostiene que el cine ha hecho de la muerte un principal commodity para ser comercializado por los diferentes agentes del capitalismo al punto de imponer mensajes discursivos hegemónicos. En diversas prácticas como la visita a lugares de extre- ma pobreza, o a santuarios donde abunda la muerte ma- siva, estos dispositivos apelan al sufrimiento humano pa- ra dotar al consumidor de una realidad apocalíptica. La función de retratar la miseria ajena radica en el reforza- miento de la propia posición de clase ejercida por la élite capitalista. [51] Phillipe Aries por su parte sostiene que el hombre moderno ha perdido la familiaridad con la muer- te y a diferencia de sus predecesores ha hecho de ella al- go incontrolable, cuyos efectos adquieren una naturaleza desestabilizadora. [52] . Por último, la muerte funcionaría según Geoffrey Skoll como un importante discurso para mantener a la masa trabajadora bajo control. [53] Zygmunt Bauman sostiene que el estado de hiper-vigilancia que se ha fundamentado en el uso de tecnologías cumple una do- ble función. Por un lado protege a los ciudadanos desea- bles de los indeseables, pero también sirve como criterio de exclusión donde solo unos pocos se aíslan del resto de la sociedad. La exclusividad confiere estatus a ciertos gru- pos y la vigilancia es el instrumento por medio del cual ese estatus se hace visible a otros quienes no poseen los recursos necesarios para protegerse. [54][55]

4 Críticas al capitalismo

Parte de la crítica al capitalismo es la opinión de que es un sistema caracterizado por la explotación de la fuerza de trabajo humana al constituir el trabajo como una mer- cancía más. Esta condición sería su principal contradic- ción: Medios de producción privados con fuerza de tra- bajo colectiva, de este modo, mientras en el capitalismo

bajo colectiva, de este modo, mientras en el capitalismo Pyramid of Capitalist System , póster del

Pyramid of Capitalist System, póster del sindicato Industrial Workers of the World. Critica el capitalismo representándolo co- mo una estructura jerárquica de clases sociales.

se produce de forma colectiva, el disfrute de las riquezas generadas es privado, ya que el sector privado “compra” el trabajo de los obreros con el salario. La alternativa his- tórica al capitalismo con mayor acogida ha estado repre- sentada por el socialismo. [cita requerida]

4.1 Marxismo

Para el materialismo histórico (el marco teórico del marxismo), el capitalismo es un modo de producción.

Esta construcción intelectual es originaria del pensamien- to de Karl Marx (Manifiesto Comunista, 1848, El Capital, 1867) y deriva de la síntesis y crítica de tres elementos:

y Thomas Malthus), la filosofía idealista alemana (funda-

de la primera mitad del siglo XIX (representado por au- tores que Marx calificaba de socialistas utópicos).

4.1.1 Capitalismo e imperialismo

Los críticos del capitalismo lo responsabilizan de generar numerosas desigualdades económicas. Tales desigualda- des eran muy acusadas durante el siglo XIX, sin embargo,

a lo largo de la industrialización (principalmente en el si- glo XX) se experimentaron notables mejorías materiales

y humanas. Los críticos del capitalismo (John A. Hob-

son, Imperialism, a study, Lenin El imperialismo, fase su-

perior del capitalismo) señalaron desde finales del siglo

9

XIX que tales avances se obtuvieron por un lado a costa

del colonialismo, que permitió el desarrollo económico de las metrópolis, y por otro lado gracias al Estado del Bienestar, que suavizó los efectos negativos del capitalis- mo e impulsó toda una serie de políticas cuasisocialista.

Otras críticas al capitalismo que se enlazan a décadas anteriores con el mismo matiz antiimperialista (a partir

del pensamiento centro-periferia) provienen de los movi- mientos antiglobalización, que denuncian al modelo eco- nómico capitalista y las empresas transnacionales como el responsable de las desigualdades entre el Primer Mundo y

el Tercer Mundo, teniendo el tercer mundo una economía

dependiente del primero.

4.1.2 El mercado como institución no natural

Desde una perspectiva no estrictamente marxista, Karl Polanyi (La gran transformación, 1944) insiste en que lo crucial en la transformación capitalista de economía, sociedad y naturaleza fue la conversión en mercancía de todos los factores de producción (tierra, o naturaleza y trabajo, o seres humanos) en beneficio del capital.

4.1.3 Capitalismo como religión

Capitalismo como religión es un escrito póstumo de 1921 del filósofo alemán Walter Benjamin que contiene una crítica profunda al capitalismo. El texto indaga en la na- turaleza religiosa del capitalismo como una dogmática in- humana: la identificación del pecado y la culpa religiosa y la deuda impuesta por el capitalismo (el término alemán utilizado en el escrito Schuld significa a la vez deuda y culpa). Para Michael Löwy el escrito es una lectura anti- capitalista de Max Weber. [56][57]

4.2 Ecologismo

La crítica ecologista argumenta que un sistema basado en

el

crecimiento y la acumulación constante es insostenible,

y

que acabaría por agotar los recursos naturales del pla-

neta, muchos de los cuales no son renovables. Más aún si

el consumo de estos recursos es desigual entre los países y

en sus respectivas clases económicas. Hasta hace algunas décadas, se pensaba que los recursos naturales eran vir- tualmente inagotables y que la contaminación, pérdida de la biodiversidad y de paisajes eran costes asumibles del progreso.

Actualmente existen dos tendencias principales relacio- nadas con la crítica ecologista: aquella que defiende un desarrollo sostenible de la economía (que consistiría en adaptar el actual modelo al nuevo problema medioam- biental), y otra que defiende un decrecimiento de la eco- nomía (que apunta directamente a nuevos sistemas de or- ganización económica). [58]

Como contraparte al ecologismo colectivista, surge el

ecologismo de mercado con base en la libertad individual. Este ecologismo plantea la protección de los ecosistemas desde el punto de vista del capitalismo libertario, los li- bertarios dicen que una definición de la propiedad priva- da en todos los recursos escasos, cada recurso escaso es usado más eficientemente y por lo tanto es regulado por

el mercado, de igual manera el propietario siempre está

interesado de que su tierra y animales estén sanos, usan el ejemplo de la privatización de los elefantes en Kenia

y la recuperación de la población de estos para demos-

trar que una economía de mercado con propiedad priva- da, siempre tiene interés en un ecosistema sano, desde el punto de vista de los libertarios, cuando no hay derechos

de propiedad definidos ocurre la denominada tragedia de los comunes, donde el recurso es usado por todos de ma- nera irresponsable y este se agota.

5 Véase también

Capital

Estatismo

Comunismo

10

6 REFERENCIAS

6 Referencias

[1]

Definición minimalista elaborada de forma que concuerde con las principales definiciones esencialistas, tanto poste- riores (Sombart, 1902; Weber, 1904) como previas a la invención del término (Ricardo, 1817; Proudhon, 1840; Marx, 1848) y a la elaboración del concepto (Smith, 1776) y concordante con la definición del diccionario de la Enci- clopedia Británica: «Capitalism», Merriam-Webster’s Co- llegiate Dictionary

[2] Shigeto Tsuru, Institutional Economics Revisited, Univer- sity of Cambridge, 1993, p. 26

[3] Joseph Lajugie, Los sistemas económicos, Eudeba, 1987, pp. 13-14

[4]

Oliver E. Williamson, Las instituciones económicas del ca- pitalismo, Fondo de Cultura Económica, 1989, pp. 93-137

[5] John Maynard Keynes, La teoría general del empleo, el interés y el dinero, Aosta, 1998, pp. 22-23

[6] Mohammed Bensald, «The centralist organization of Marx» en art. «The organizational indetermination of spontaneous order in Hayek»

[7] «Capitalismo», TheFreeDictionary.com. Fuente: Diccio- nario Enciclopédico Vox, tomo 1, Larousse Editorial, 2009. Consultado el 16 de junio de 2011

[8] Fernand Braudel, La dinámica del capitalismo, Fondo de Cultura Económica, 2006, pp. 52-55

[9] Oskar Lange, «El principio económico como producto histórico de la empresa capitalista», La economía en las sociedades modernas, Grijalbo, 1966, pp. 70-73

[10] Ludwig von Mises, «El capitalismo», La acción humana, Unión Editorial, 1995, pp. 322-328

[11] Eduardo Cordero Quinzacara y Eduardo Aldunate Li- zana, «Evolución histórica del concepto de propiedad», Revista de estudios histórico-jurídicos, Valparaíso, ISSN 0716-5455, Nº 30, 2008

[12] Richard Pipes, Propiedad y libertad, Fondo de Cultura Económica, 1999, pp. 72-73 y 157-160

[13] Paul Lafargue, «Feudal Property» and «Bourgeois Pro- perty», The Evolution of Property, caps. VI & V

[14] La era del Capital, 1848 - 1875. Biblioteca E.J. Hobs- bawm de Historia Contemporanea. Grupo Editorial Pla- neta. 5 ta. ed. Buenos Aires: Crítica 2006.

[15] Max Weber, «Introducción general a los “Ensayos de so- ciología de la religión” (1920)», La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Fondo de Cultura Económica, 2008, pp. 53-70. Sobre la misma cuestión véase también el resumen temático de la obra principal en: «Notes on Max Weber», Introduction to Social Theory (Sociology 250), October 11, 2002, Department of Sociology and Social Studies, University of Regina

[16] La sociología clásica coincide en esta categorización con diferencias de matices: en Marx se propone una secuencia histórica de sociedades clasistas, las primeras de las cuales se forman por causas económicas pero se sostienen ma- yormente sobre funciones y relaciones extraeconómicas, mientras que su punto de llegada es la sociedad burguesa en la cual todas las clases son de naturaleza económica; es- ta diferencia se vuelve más relevante en la perspectiva de Weber, por la cual solo en el capitalismo debería hablarse propiamente de clases sociales como principio estratifica- dor, mientras que en todas las demás el determinante sería estamental incluso por su origen. Véase: Val Burris, «La síntesis neomarxista de Marx y Weber sobre las clases», Zona abierta, ISSN 0210-2692, Nº 59-60, 1992 (Ejem- plar dedicado a: Teorías contemporáneas de las clases so- ciales), págs. 127-156; ó Ibídem, Cuadernos de Sociología No. 4, 1993, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires; citado y analizado en: Perla Aronson, «La visión weberiana del conflicto social», Conflicto so- cial, Año 1, No. 0, noviembre 2008, p. 118

[17] Ricardo López Ruiz y Carmen Pellicer Lostao, «Modelos matemáticos de la riqueza», Revista Investigación y Cien- cia, marzo 2011

[18] Karl Polanyi, La gran transformación, Fondo de Cultura Económica, 2011, pp. 89-90 y 188

[19] Christoph Deutschmann, «A pragmatist theory of capi- talism», Socio-Economic Review, Oxford Journals, 2011, Volume 9, Issue 1, cap. 3, p. 90

[20]

Adam Smith, Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, Fondo de Cultura Económica, 2010, libro segundo, intr., pp. 250-251

[21]

Karl Marx, El capital. Crítica de la economía política, Fon- do de Cultura Económica, 2010, libro primero, tomo I, cap. XXV, pp. 650-651

[22]

Joseph Schumpeter, Teoría del desenvolvimiento económi- co, Fondo de Cultura Económica, 1976, cap. V, pp. 162-

212

[23] Joseph Schumpeter, Teoría del desenvolvimiento econó- mico, Fondo de Cultura Económica, 1976, cap. IV, pp.

135-161

[24] Juan Sebastián Landoni, «Empresario y capitalista: nota para una teoría austriaca de la firma», Journal of Mana- gement for Value

[25] Werner Sombart, El apogeo del capitalismo, Fondo de Cultura Económica, 1984. Ver resumen de la referencia en: Christoph Deutschmann, op. cit., cap. 4, p. 94

[26] Macmillan Dictionary of Modern Economics, 3rd Ed., 1986, p. 54.

[27] Robert E. Lucas Jr. «The Industrial Revolution: Past and Future». Federal Reserve Bank of Minneapolis 2003 An- nual Report. Archivado desde el original el 27 de noviem- bre de 2015. Consultado el 20 de noviembre de 2009.

[28] J. Bradford DeLong. «Estimating World GDP, One Mi-

llion B.C. – Present». Archivado desde el original el 27 de noviembre de 2015. Consultado el 20 de noviembre de

2009.

11

[29] European Competitiveness Report, 2001 y 2003

[30]

Clark Nardinelli. «Industrial Revolution and the Standard of Living». Consultado el 20 de noviembre de 2009.

[31] J. E. Stiglitz: “Frontiers of Development Economics: The Future in Perspective”, ed. Gerald M. Meier, World Bank, mayo 2000.

[32]

[33] La frase «laissez faire, laissez passer» es una expresión francesa que significa «dejad hacer, dejad pasar», refirién- dose a una completa libertad en la economía: libre mer- cado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral, y mínima intervención de los gobiernos. Fue usada por primera vez por Jean-Claude Marie Vicent de Gournay, fisiócrata del siglo XVIII, contra el interven- cionismo del gobierno en la economía.

[35]

Walberg, Herbert (2001). Education and Capitalism. Hoo- ver Institution Press. pp. 87-89. ISBN 0-8179-3972-5.

[36] Guillermo Hirschfeld. «Refundar el capitalismo: Una mi- sión imposible». Hispanic American Center for Economic Research. Consultado el 20 de noviembre de 2009.

[37] Heilbroner, Robert (1999). «Capítulo 3». En Marisa de Anta. La evolución de la sociedad económica. México:

Prentice Hall. p. 56. ISBN 970-17-0275-1.

[38]

Beck, Ulrich (1992). Risk society: Towards a new moder- nity. Vol. 17. London: Sage

[39] Giddens, Anthony. (1991) Modernity and self-identity:

Self and society in the late modern age. Stanford: Stan- ford University Press.

[40] Sennett, Richard. The corrosion of character: The per- sonal consequences of work in the new capitalism. New York: WW Norton & Company, 2011.

[41] Bauman, Z. (1998). Globalization: The human conse- quences. New York, Columbia University Press.

[42] Bauman, Z. (2007). Consuming Life. Cambridge; Polity Press.

[43]

Bauman, Z. (2011) La Sociedad Sitiada. [The Besiege so- ciety] Buenos Aires: FCE

[44] Mead, G. H. (1934). Mind, self and society (Vol. 111). University of Chicago Press.: Chicago.

[45]

Sather-Wagstaff, J. (2011). Heritage that hurts: Tourists in the memoryscapes of September 11 (Vol. 4). Left Coast Press.

[46] Bryant, William Cullen. “The Genesis of” Thanatopsis”." New England Quarterly (1948): 163-184.

[47] Korstanje M E (2016) The Rise of Thana Capitalism and Tourism, Abingdon, Routledge.

[48]

Korstanje, M. E. (2015). Puntos esenciales del turismo os- curo, un debate conceptual. Gran Tour, (10), 3.

[49] Korstanje M. E (2015). The Anthropology of dark Tou- rism, exploring the contradictions of Capitalism. Centre for Ethnicity and Racism Studies, CERS. School of Socio- logy and Social Policy, University of Leeds UK. Working Paper #22

[50] Korstanje M. E (2015) A Difficult world, examining the roots of Capitalism, New York Nova Science

[51]

Tzanelli Rodanthi. (2016) Thanatourism and Representa- tions of Risk. Abingdon: Routledge,

[52]

Ariès, P., & Armiño, M. (1983) El hombre ante la muerte (No. 229). Madrid: Taurus.

[53]

Skoll, G. (2010). Social Theory of Fear. Palgrave Macmi- llan.

[54] Bauman, Z., & Lyon, D. (2013). Liquid surveillance: A conversation. John Wiley & Sons.

[55]

Korstanje M E 2016. " Creativity & Education in times of Thana-Capìtalism”. In International Meeting. Managing Interantional Higher Education: issues and challenges in cross border Engagements”. Zhengzhou – Xinzheng, Chi- na. May 27-28, 2016. (Saias International University, Chi- na & Fort Hays State University, Kansas US).

[56] Los fundamentos onto-teológico-políticos de la mercan- cía y del dinero. Una incursión en los orígenes de la re- ligión capitalista, Fabián Ludueña Romandini, UAB, en Recordando a Benjamin, Justicia, historia y verdad, III Seminario Internacional Políticas de la Memoria

[57] Le capitalisme comme religion: Walter Benjamin et Max Weber, par Michael LÖWY, Presses de Sciences Po, Rai- sons politiques, 2006/3 - N° 23, ISSN 1291-1941, ISBN 2-7246-3048-4, pages 203 à 21

[58] Ideológicamente plurales pues no consistiría en una única receta a nivel mundial, sino según la región.

7 Bibliografía

Michel Beaud (1986). Historia del capitalismo: de 1500 a nuestros días. traducción de Manuel Serrat. Barcelona: Ariel.

Daniel Bell (2006). Las contradicciones culturales del capitalismo. Alianza Editorial. ISBN 978-84-206-

Eugen von Böhm-Bawerk (1978). Capital e interés. D.F.: Fondo de Cultura Económica.

12

8 ENLACES EXTERNOS

Fernand Braudel (1986). La dinámica del capitalis- mo. traducción de Rafael Tusón Calatayud. México:

Fondo de Cultura Económica.

John Chamberlain (1994). Las raíces del capitalis- mo. Madrid: Unión Editorial.

Joaquín Estefanía (1997). Aquí no puede ocurrir. El nuevo espíritu del capitalismo. Madrid: Taurus.

Milton Friedman (1966). Capitalismo y libertad. Madrid: Rialp.

John Kenneth Galbraith (1968). El capitalismo ame- ricano. traducción de Jaume Berenguer Amenós. Barcelona: Ariel.

Anthony Giddens (1977). El capitalismo y la moder- na teoría social. traducción de Aurelio Boix Duch. Barcelona: Labor.

Jack Goody (2005). Capitalismo y modernidad. tra- ducción de Cecilia Belza. Barcelona: Crítica.

Friedrich Hayek, Thomas Ashton, Louis Hacker, Ronald Hartwell, Bertrand de Jouvenel y William Hutt (1997). El capitalismo y los historiadores. Ma- drid: Unión Editorial.

Rodney Hilton (1987). La transición del feudalis- mo al capitalismo. traducción de Doménec Bergada. Barcelona: Crítica.

Joseph Lajugie (1960). Los sistemas económicos. Buenos Aires: Eudeba.

Henri Lepage (1979). Mañana, el capitalismo. Ma- drid: Alianza Editorial.

Fernando Luengo Escamilla (2003). Mercado de trabajo y competitividad en los capitalismos emer- gentes de Europa Central y Oriental. Madrid: Edi- torial Complutense.

Reinhard Marx (2011). El capital. Un alegato a favor de la Humanidad. Planeta. ISBN 978-84-08-

Ludwig von Mises (1981). Seis lecciones sobre el ca- pitalismo. Madrid: Unión Editorial.

Joseph Schumpeter (1952). Capitalismo, socialismo y democracia. México: Aguilar.

Joseph Schumpeter (1965). Imperialismo. Clases so- ciales. Madrid: Tecnos.

Arthur Seldon (1994). Capitalismo. Madrid: Unión Editorial.

Jesús Seminario (2006). El capitalismo peruano es- pañol. New York: Editorial Bruño.

Hernando de Soto (2001). El misterio del capital. Barcelona: Península.

Werner Sombart (1998). El burgués: contribución a la historia espiritual del hombre económico moderno. Madrid: Alianza Editorial.

Werner Sombart (1984). El apogeo del capitalismo. D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Gabriel Tortella (1973). Los orígenes del capitalismo en España: banca, industria y ferrocarriles en el siglo XIX. Madrid: Tecnos.

Max Weber (1998). Economía y sociedad. D.F.:

Oliver Williamson (2011). Las instituciones econó- micas del capitalismo. D.F.: Fondo de Cultura Eco- nómica.

8 Enlaces externos

la Comu- nicación y la Información . 8 Enlaces externos • Wikcionario tiene definiciones y otra

Wikcionario tiene definiciones y otra informa- ción sobre capitalismo.Wikcionario

y otra informa- ción sobre capitalismo . Wikcionario • Wikimedia Commons alberga contenido multi- media

Wikimedia Commons alberga contenido multi- media sobre Capitalismo. Commons

Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Capitalismo. Wikiquote

George Reisman; Juan Fernando Carpio (traductor). «Algunas nociones fundamentales sobre la naturale- za benévola del Capitalismo». Liberalismo.org. Ar- chivado desde el original el 11 de agosto de 2014. Consultado el 11 de octubre de 2014.

. Liberalismo.org . Ar- chivado desde el original el 11 de agosto de 2014. Consultado el

13

9 Origen del texto y las imágenes, colaboradores y licencias

9.1 Texto

Capitalismo Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo?oldid=96778644 Colaboradores: PACO, Oblongo, Sabbut, Julie, Javier Carro, Rosarino, Dodo, Sms, Truor, Cookie, Elwikipedista, Tano4595, Murphy era un optimista, El Moska, PeiT, Dianai, Almitra, Al- Garcia, Periku, Ecemaml, Niqueco, Richy, Taragui, Boticario, Petronas, Pencho15, Airunp, Demonaire Rai, Yrithinnd, Taichi, Rembiapo pohyiete (bot), Magister Mathematicae, DailosTamanca, Guanxito, Orgullobot~eswiki, RobotQuistnix, Francosrodriguez, Platonides, Al- hen, Chobot, Caiserbot, FernandoC, Yrbot, Amadís, BOT-Superzerocool, Oscar ., FlaBot, Varano, Vitamine, BOTijo, .Sergio, YurikBot, Darabuc, Rafakl, Icvav, Echani, Equi, Beto29, Gaijin, KnightRider, The Photographer, Libero, HECTOR ARTURO AZUZ SANCHEZ, Eskimbot, Banfield, Götz, Wikishelly, Kaser, Er Komandante, Cheveri, Camima, Haitike, Rolf obermaier, Chlewbot, Tomatejc, Nihi- lo, Paintman, Axxgreazz, Jorgechp, Locutus Borg, BOTpolicia, Ál, Dondiego, Gizmo II, CEM-bot, Guillealves, Pinar~eswiki, Rmonge,

Eli22, Baiji, Sheme~eswiki, Bostok I, Ricardo fuego, Davius, Rastrojo, Antur, Jjafjjaf, Gafotas, Escarlati, Mr. Moonlight, Dorieo, Fran- coGG, Resped, Thijs!bot, MILO, Jcavallo, Alvaro qc, Gogo rojo, Mahadeva, RoyFocker, Csoliverez, Ángel Luis Alfaro, M.T.~eswiki, EstebanMonge, LMLM, Cratón, Isha, Hanjin, Mpeinadopa, JAnDbot, Jugones55, Malkredisto, Suroh, VanKleinen, Arabigo, Kved, Ri- chips, Ingolll, Luismondesi, Mansoncc, Jonaimo, Muro de Aguas, Tradelismo, Marcmasmiquel, Wood, TXiKiBoT, Vsuarezp, Aalvarez12, Mercenario97, Hlnodovic, Pala moreno123, Millars, Dhcp, Humberto, Netito777, Rei-bot, Nayad3, Fixertool, Nioger, Amanuense, Pedro Nonualco, Idioma-bot, Pólux, Gerwoman, Jmvkrecords, Dhidalgo, Macalla, Manuel Trujillo Berges, Zyder, Bucephala, Oikema, Ironchuck, Urro, Snakeyes, Technopat, Globalphilosophy, Matdrodes, Synthebot, DJ Nietzsche, Lucien leGrey, Cetme1989, AlleborgoBot, Ulianov7, Misvan, Muro Bot, Maugemv, Feministo, MiguelAngel fotografo, YonaBot, BotMultichill, SieBot, Tlavin, Macarrones, Jusore, Pompilio Zigrino, Cobalttempest, Sageo, Strahler, Mel 23, DeepQuasar, Manwë, Ken123BOT, Pascow, Greek, Verode, BuenaGente, Sthefanni6, Re- lleu, Belb, Mafores, PipepBot, Tirithel, Mutari, Javi1977, M S, Jarisleif, Montehermoso-spain, Javierito92, Roberto Medina, HUB, Nicop, Landlord, DragonBot, Fonsi80, Nelly ruiz, FCPB, Blaaaa, Eduardosalg, Neodop, Leonpolanco, Gallowolf, Orgito, Mar del Sur, Botito777, Furti, Petruss, Capo992, Poco a poco, Ssigfrrido, Valentin estevanez navarro, Rαge, Santy94, Açipni-Lovrij, Osado, Camilo, UA31, Raul Fortes, MARC912374, AVBOT, David0811, LucienBOT, Louperibot, MastiBot, Nestor Makhno, Jose803, Angel GN, Tolomeo, Nicola- sAlejandro, Pupilol, Theraptor3389, Fdezdes, Diegusjaimes, Davidgutierrezalvarez, DumZiBoT, MelancholieBot, Salvadorld, CarsracBot, Greenny, Arjuno3, Birly, Lampsako, Andreasmperu, Luckas-bot, Wikisilki, Roinpa, Ptbotgourou, Superjuani2005, Dangelin5, Markosza- rrate, GunnarSamaniego, Deidaraslave, ColegioMontserrat, Draxtreme, Redamagi, Epozokatrib, Nixón, Rodelar, Ernestopbc, RadiX, Rigo- bertoc, SuperBraulio13, Ortisa, Angelica12388, Manuelt15, Xqbot, Jkbw, GhalyBot, SassoBot, -o-Luismi-o-, Dreitmen, Dossier2, Enlaza- BOTquote, Pitufo.Budista, Ricardogpn, Metronomo, Charlie85, Kismalac, Igna, Cralos27, Acosta93060606, RubiksMaster110, Rexmania, Rojasyesid, BOTirithel, TobeBot, Halfdrag, Bluedeep, AnselmiJuan, Aguzanotti, Gapaciaa, PatruBOT, KamikazeBot, Hyperspeed, TjBot, PepitoPerez2007, Olivares86, Tarawa1943, Jorge c2010, Foundling, GrouchoBot, Wikiléptico, Otoniel.gonzalez, Miss Manzana, Axvolu- tion, Edslov, Afrasiab, EmausBot, Savh, HRoestBot, Allforrous, ClaudioSantos, Sergio Andres Segovia, J. A. Gélvez, Santiagorendon0217, Grillitus, Rubpe19, Vladimir.friedrich, El Ayudante, Emiduronte, Jcaraballo, MadriCR, Waka Waka, WikitanvirBot, Gastibeltza, Rootor, J.rodrigo.bg9, MindZiper, Agr2011, Que es economía, Junpedro, Correctt, Antonorsi, MerlIwBot, Fede0903, Nicocharm, Marino69, Ta- lueses, Lndlus, Vagobot, Sebrev, Ginés90, Vincent suarez, MetroBot, HiW-Bot, AkunosH, Cesarcapo, NZF, Alexandroverdugo, DARIO SEVERI, SYNAD, Gusama Romero, Seasz, Maquedasahag, Vetranio, LlamaAl, Érico, Elvisor, JuCaSaRu, Creosota, Helmy oved, Mata-

dor565, Joys94, Actorporno01, Onixmortal, Melapelaslarios, Pankitw20, Un Tal Alex MaKiNeoH, Cristofito10, Bertpress, Mat150588,

JuliánnRy, Jazmin Gutierrez, Addbot, Juancarloscalera, Balles2601, Sanyigsdf, PanDaGirl, Sierra Eco, Kharloss, Magamonchi, DeniaOlaje, Nicoleto 1099, Zozs, Willington canacue, Fabio lamanga, AbdeCh, Axavas, Jarould, Inamibla, Egis57, Editorialix, Mbravop98, GatxNegrx, 4lextintor, Miguu, Strakhov, Binafì, Lectorina, Villasexx, Puertas de la percepción, El autobús azul, Jinetes de la tormenta, CAPTAIN RA-

JU, Jualve, Fernando2812l, Cristiian542, Tioh jarkor, Ks-M9, Helisaulm, TomasRedrado, Andresdvbbs, Juanchiito, Camille.reyes, Antonio

Castillo Rios, Cotelani, Raymundo Alejandro, El vendedor de ideas, Juanjolol29, Eleazar Betancourt y Anónimos: 1168

,

9.2 Imágenes

Archivo:AdamSmith.jpg Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/0a/AdamSmith.jpg Licencia: Public domain Co- laboradores: http://www.library.hbs.edu/hc/collections/kress/kress_img/adam_smith2.htm Artista original: Etching created by Cadell and Davies (1811), John Horsburgh (1828) or R.C. Bell (1872). The original depiction of Smith was created in 1787 by James Tassie in the form of an enamel paste medallion. Smith did not usually sit for his portrait, so a considerable number of engravings and busts of Smith were made not from observation but from the same enamel medallion produced by Tassie, an artist who could convince Smith to sit.

Archivo:Anti-capitalism_color.jpg Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a7/Anti-capitalism_color.jpg Licencia:

Public domain Colaboradores: http://digital.library.pitt.edu/u/ulsmanuscripts/pdf/31735066248802.pdf, Pyramid of Capitalist System, is- sued by Nedeljkovich, Brashich, and Kuharich in 1911. Published by The International Pub. Co. , Cleveland OH. The only reason my name is in the metadata is because I ran it through Photoshop to convert the .pdf to .jpg Artista original: IWW

Archivo:Commons-logo.svg Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4a/Commons-logo.svg Licencia: Public do- main Colaboradores: This version created by Pumbaa, using a proper partial circle and SVG geometry features. (Former versions used to be slightly warped.) Artista original: SVG version was created by User:Grunt and cleaned up by 3247, based on the earlier PNG version, created by Reidab.

Archivo:Cottonopolis1.jpg Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/e/e1/Cottonopolis1.jpg Licencia: Public domain Colaboradores: http://www.makingthemodernworld.org/stories/the_industrial_town/06.ST.02/?scene=2, originally from en.wikipedia; description page is/was here. Newer version from http://www.goodallartists.ca/images/manchester-from-kersal-moor-wyld-.jpg Artista original: ?

Archivo:JohnLocke.png Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d1/JohnLocke.png Licencia: Public domain Cola- boradores: State Hermitage Museum, St. Petersburg, Russia. Artista original: Sir Godfrey Kneller

Archivo:Spanish_Wikiquote.SVG Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/13/Spanish_Wikiquote.SVG Licencia:

CC BY-SA 3.0 Colaboradores: derived from Wikiquote-logo.svg Artista original: James.mcd.nz

Archivo:Wiktionary-logo-es.png Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/06/Wiktionary-logo-es.png Licencia: CC BY-SA 3.0 Colaboradores: originally uploaded there by author, self-made by author Artista original: es:Usuario:Pybalo

14

9 ORIGEN DEL TEXTO Y LAS IMÁGENES, COLABORADORES Y LICENCIAS

9.3 Licencia del contenido