Sie sind auf Seite 1von 419
oreca M. ao 4b 3 ° a - Jean Bergeret La Personalidad Normal yPatologica it ~ gedisa DIGOJO[NY K PULAON] POPYDUOSAAT VT jasasuag uvaf on | En toda personalidad es conveniente determinar lo que constituye una estructura de base, estable y definitiva, o bien lo que es parte de una simple disposictén movil y maleable. Si asi se procede se Mega a definir en profundidad las noctones de normalidad, estructura afectiva y enfermedad. Jean Bergeret pasa revista alos distintos modelos de estructuracion de la personalidad tanto desde un punto de vista metapsicolégico como desde el dngulo de la evoluci6n pstcogenética, refiriéndose siempre. pero con matices, ala teoria psicoanalitica El autor es doctor en medicina, psiquiatra y psicoanalista, profesor de psicologia patologica en la Universidad de Lyon II y director del Centro Nactonal de Documentacion sobre las Toxicomanias en Francia. XSBN 84-7432-091-7 gedisa _|Ill editorial Jean Bergeret LA PERSONALIDAD NORMAL Y PATOLOGICA Coleccion PSICOTECA MAYOR OTROS TITULOS DE INTERES Octave Mannoni Jorge Barudy y Marjorie Dantagnan Heidrun Panhofer coordinadora Frangoise Dolto Boris Cyrulnik - Boris Cyrulnik Marie-Cécile Ortigues y Edmon Ortigues La crisis de la adolescencia Los buenos tratos alainfancia Parentalidad, apege y resiliencia El cuerpo en psicoterapia Teoria y practica de la Danza Movimiento Terapia La dificultad de vivir Bajo el signo del vinculo El amor que nos cura Cémo se decide una psicoterapia de nifios LA PERSONALIDAD NORMAL Y PATOLOGICA Jean Bergeret gedisa Titulo del original en francés: La personnalité normale et pathologique © Dunod, 1974. Traduccién: Maria Angélica Semilla Disefio de cubierta: Rolando Memelsdorff Segunda reimpresién: abril de 2001, Barcelona Tercera reimpresién: mayo de 2005, Barcelona Derechos reservados para todas las ediciones en castellano © Editorial Gedisa, S.A. Avda. Tibidabo 12, 3° 08022 Barcelona (Espafia) Tel. 93 253 09 04 Fax 93 253 09 05 Correo electrénico: gedisa@gedisa.com http://www.gedisa.com ISBN: 84—7432-091-7 Editorial Gedisa Mexicana, S.A. Tepeji no. 86, col. Roma Sur 06700, Cuauhtémoc México, D.F. Impreso por Publidisa Queda prohibida la reproduccién total o parcial por cualquier medio de impresién, en forma idéntica, extractada o modificada, en castellano o en cualquier otro idioma. INDICE INTRODUCCION . . . , Primera parte HIPOTESIS SOBRE LAS ESTRUCTURAS DE LA PERSONALIDAD Historia . 1. 1. * ¥» N ESTRUCTURAS Y NORMALIDAD . La nocidn de «normalidad> . Patologia y «normalidad» . La «normalidad» patoldgica «Normalidad» 9 standarizacion . Edipo y «normalidad> . LA NOCION DE ESTRUCTURA] DE LA PER- SONALIDAD . . El sentido de los términos . ib 23 29 29 35 45 53 38 67 67 A) Sintoma. B) Defensa. C) Significacién histérica ‘del “episodio D) Enfermedad mental E) Estructura de la personalidad . BI oncepto de estructura de la personali- Gt . . . . A) Definicién y situacion . B) Punto de vista freudiano . a) Primera posicién freudiana b) Segunda posicién freudiana c) Tercera posicién freudiana d) Cuarta posicién freudiana . C) Génesis de la estructura de base . @) Primera etapa . . b) Segunda etapa . ec) Tercera etapa. . D) Observaciones sobre las "estructuras concernientes a la infancia, la latencia y_la adolescencia oe a) Infancia . 1. . . b) Latencia . : c) Adolescencia 3. LAS GRANDES ESTRUCTURAS DE BASE Generalidades 1, La linea estructural psicdtica . Generalidades : : A) La estructura esquizofrénica . B) La estructura parancica C) Estructura melancdlica . D) Reflexiones diferenciales La linea estructural neurdtica . Generalidades A) La estructura obsesiva - B) La estructura histérica . : a) Estructura histérica de angustia : 6) Estructura histérica de conversion 95 95 99 103 ill 117 122 143 143 148 154 156 159 C) Reflexiones diferenciales . . . . 166 D) Las falsas «neurosis». . . . «168 4. LAS A-ESTRUCTURACIONES . . oo 181 1, Situacién nosoldgica . . . . 181 2, El tronco comun de los estados limites. . 185 3. La organizacién limite. . . . 1 189 A) EI Yo anaclitico . . 2. 1. . 189 B) La relaci6n anaclitica. . . .. 191 C) La angustia depresiva. . . . . 194 D) Las instancias ideales. . . . . 196 E) Los mecanismos de defensa . . .. 199 4. Las evoluciones agudas. . - 202 A) Descompensacién de la senescencia : 202 B) Estallido del tronco comin . . . 205 5. Los acondicionamientos espontdneos . . 211 A) EI! acondicionamiento perverso .. 2u1 B) Las organizaciones caracteriales . . 218 a) «Neurosis» de carécter . . . 219 b) «Psicosiss de cardcterr. . . . 220 c) «Perversién» de carécter. . . 221 Segunda parte HIPOTESIS SOBRE LOS PROBLEMAS DE CARACTER Historia. ©. 2... wee 225 ELCARACTER. . . . . 1.) (237 A) El cardcter histérico de conversién . 242 B) El cardcter histerofébico. . . . 247 C) El caracter obsesivo . . . . 253 2. Los caracteres psicdticos A) El cardcter esquizofrénico . B) El cardcter paranoico . 3. Los caracteres narcisistas . A) El cardcter abandénico B) El cardcter de destinado . C) El cardcter narcisista-falico D) El cardcter falico . E) El cardcter depresivo . F) El car4cter hipocondriaco . G) EI cardcter psicasténico H) El cardcter psicopdtico 1) El cardcter hipomanfaco . 4. Los caracteres psicosomdticos . 5. El cardcter perverso 6. Observaciones sobre los problemas del ca- rdcter en el nifio . : 7. ¢Existe un cardcter epiléptico? . 2. LOS RASGOS DE CARACTER . Rasgos de cardcter sublimativos Rasgos dé cardcter reacc. -ales 1. Rasgos de cardcter estructurales A) Rasgos de cardcier neuréticos . a) Rasgos de cardcter histéricos . 6) Rasgos de cardcter obsesivos . B) Rasgos de cardcter psicéticos . a) Rasgos de cardcter esquizofrénicos b) Rasgos de cardcter paranoicos . C) Rasgos de cardcter narcisistas . 2. Rasgos de cardcter pulsionales . A) Rasgos de caracter libidinales . 264 266 271 280 282 283 284 285 286 286 287 288 289 290 297 304 309 312 313 315 315 316 316 317 317 317 318 319 320 a) Rasgos de cardacter orales . b) Rasgos de cardacter anales . c) Rasgos de cardcter uretrales . d) Rasgos de caracter falicos’. e) Rasgos de cardcter genitales . B) Rasgos de cardcter agresivos . a) Rasgos de cardcter sddicos b) Rasgos de cardcter masoquistas . c) Rasgos de cardcter autopunitivos .' C) Rasgos de cardcter dependientes de las pulsiones del Yo : : 3. LA PATOLOGIA DEL CARACTER . 1. La «neurosis» de cardcter . 2. La y «estructura» son independientes. En efecto, la observacién cotidiana ha demostrado amplia- mente que una personalidad considerada «normal» puede entrar en cualquier momento de su vida en el 4mbito de la patologia mental, inclufda la psicosis, y que, a la inversa, un enfermo mental, incluso psicético, que recibe un tra- tamiento correcto y precoz, conserva intactas sus opor- tunidades de retornar a una situacién de «normalidad». De manera que actualmente, ya no nos atrevemos a opo- ner de manera demasiado simplista las gentes «normales» a los «enfermos mentales» cuando consideramos la estruc- tura profunda. Ya no nos dejamos embaucar por las mani- festaciones exteriores, por estridentes que sean, corres- pondientes al estado (momentdneo o prolongado) en que se encuentra una estructura verdadera, y no un cambio real de esta estructura en si misma. Si nes limitamos, en un primer momento al menos, a lo que en mis hipétesis personales llamo «estructuras esta- bles» (es decir, psicéticas o neuréticas), parece evidente que dentro de una linea estructura] psicdtica, existen tan- tos términos de transicién entre «psicosis» y cierta forma de «normalidad» adaptada a la estructuraci6n de tipo psi- 32 cético, como los que existen dentro de una linea estructura} neurética entre «neurosis» y cierta forma de «normalidad> adaptada a la estructuracién de tipo neurético. Sin duda, un ejemplo podria ilustrar de manera mucho mas precisa mis palabras: Obs, ne 1 René tiene 38 afios. No tiene conocimiento de ningda antecedente médico notable. Alto, delgado, no parece ni muy fuerte ffsicamente, ni muy cuidadoso de su persona, ni muy atento a lo que pasa a su alrededor. René ha sido el hijo unico de un padre bastante mayor y taciturno, no- tario en un pueblecito, y de una madre mucho més joven, autoritaria y bastante agresiva. Ha crecido fundamentalmente entre esta madre, su tfa (hermana de la madre) y la abuela materna, en cuya casa se alojé durante los afios de sus estudios secundarios y sus comienzos en la Universidad. Esos estudios fueron excelentes, al estar René dotado de un muy elevado cociente intelectual, pero se eternizaron debido a que René no acababa de decidirse por una orien- tacién definida ni por wna carrera precisa. Se gradué muy pronto en Ia oriehtacién literaria de la Escuela Normal Superior, pero no por eso dejaba de buscar certificados de capacidad en todos sentidos, principalmente certificados «cientificos» que obtenfa facilmente, y se permitié incluso un giro momentdneo hacia el campo del Derecho. Al ganar un concurso de Ia Agregacién de Letras, acepté finalmente un puesto en un gran liceo parisino, pero al cabo de algunos afios, y mientras continuaba todavia ensefiando en clases preparatorias, fue designado para un puesto impor: tante en la administracién central. Simultaneamente, prosegufa ciertas investigaciones ma- tematicas y escribia poemas. Ponia de manifiesto a Ja vez un gran eclecticismo y muy escasos elementos pasionales; sé permitfa pocas distraociones, pero no se aburria. La mayoria de sus colegas, casados y padres de familia, considerados «normales» por el hecho de que pasaban sus veladas en cécteles o espectéculos de moda, los domingos en las carreteras suburbanas, los martes de carnaval en Va)-d-Isére, las Pascuas en casa de sus suegros y los meses 33 de agosto en Espafia, lo consideraban a éf como un «ori. ginal», simpatico pero algo inquietante. En efecto, frente a él todo el mundo se sentia més o menos cuestionado, y pronto cada uno acababa por proyectar sobre René Ja inquietante extraiieza que éste hacfa nacer en el otro, den- tro del fr4gil sistema de ideal colectivo adoptado por los miembros del grupo considerado «normal» por simples razones estadisticas o ideales. René experimentaba deseos sexuales, pero en la mayoria de Jos casos se las arreglaba para poner entre la mujer y él distancias tranquilizantes o dificultades apaciguadoras. Sin embargo, y luego de muchas vacilaciones, acabé casdndose con una viuda joven, inteligente, activa y simpé- tica, pero a quien las gentes consideradas «normales» en esa época reprochaban que no se sometiera a los gustos de] momento. René experimenté un diffcil comienzo conyugal: su madre no se mostraba favorable a ese matrimonio; por su parte, los suegros «mimaban» excesivamente a la pareja; finalmente, René comenz6 a sentir durante algunos meses una especie de «bola» que subfa y bajaba, y que le oprimfa aj nivel de la laringe. La «nuez», le decian, sin duda riendo, los amigos que habian lefdo tratados de divulgacién psi- coanalitica. Y efectivamente, dadas las dificiles circuns- tancias matrimoniales, la broma parecia muy acertada. Luego Ja pareja se creé una vida independiente, poco original en relacién con lo que los demas llaman