Sie sind auf Seite 1von 18
Geranno Ropricuez Dinter SILVIA ARRONADA Cectua Baur MARIANA ZAPATERO Edtanar Cuestiones de Historia Medieval Volumen 1 Facultad de Filosofia y Leteas Departamento de Historia El mundo escandinavo durante la Edad Media: itincrarios desde Europa a Norteamérica. Siglos IX-XV Netty Ecorr pe loustes Sociedad Argentine de Fano Medal 1. Introduccién Este teabajo pretende offecer a estudiantes de aivel superior una sucinta introduecién a la historia del mundo escandinavo, habinualments desatendido por las obras generales que se dedican a la Edad Media eutopea Para comprender la evolucién histoxica de Escandinavia y sus diferencias ea relciéa con Eusopa contiacatal es necesatio tener presente que sus tietras soportaron el peso de los hielos de la iltma glaciacién (ca. 1.500.000 ~13.000 &.C) mis tiempo que el esto de Europa. Una vez mejorado el elima fue nec sario no sélo que se retrase el hielo de la superficie del suelo, sino que adem se descongelase el permafrost de las terras congeladas hasta gran profundidad para que pudiese aparecer cierta medida de actvided humana, Ello no ocustis hasta aproximadamente 8,000 afos aC. A partic de entonces comienzan a spa- recet algunos peteoglfos que testimonian Ia presencia humana. La primera region escandinava poblada por gentes de origen germénico fue la més meridio- nal, Ia actual Dinamarea, donde se estima que los primeros asentamientos hhumanos datan de aprosimadamente el~13,000 aC, mientas el resto del sub- continente no fue ocupado hasta el -8.000 aC. ys mencionado. Es peobable que durante los milenios que siguieron no hayan legado otzas oleadas de pobladores ‘esas latitudes debido a la dueza del clima imperante en I rein, cuya latitud correspond a ls costas orientales ce Canad septentrional y Groenlandis, poco aptas hasta nuestros das para el desarollo de actividad humana En cambio, el clima de Escandinavia, en especial aque de las costas occiden- tales de Noruega,estuvo y esti temperado gracias ala influencia dela coriente rarina célida del Golfo que permite la realizacibn de cultivas y asentamientos hhumanos hastz mas alli del citculo polaedrtico. ~ Nia Hea 0 Kner Lo apuntado hasta aqui pretende destacar que Escandinavia experimenté un desarrollo tardio en relacién con Europa continental. Los primetos asentamien- tos humanos aparecieron en tierras que hoy pertenecen a Dinamarea y Succi. En nuestros dias el tertitorio danés es apto para los cultivos en la totalidad de su superficie y el de Suecia lo es en su mitad meridional, En cambio en Noruega s6lo son cultivables las tictras lanas préwimas al fiorda de Oslo y franjas ectre chas de las costas frente al Mar del Norte, ao por las tazones climsticas indica- das, sino por tratarse de un tertitorio montafioso en toda st extensidn hasta el Cabo Norte, que no permite la realizacién de cultivos més que en estrechas franjas costeras A-continuacién prestaremos atencién preferencial al easo noruego, y derivado de éste a la expansidn vikinga més allé del Mar del Note hasta Islandia, parte del Reino Unido, idanda, Groenlandia y las costas oricntales de América del Nore. Ademas de Noruega la expansi6n vikings también tuvo puntos de partida en Dinamarca y Succia, pero preferimos centear la atencién en el caso noruego Porque lis principales fuentes de nuestros trabajos fueron producidas en Islandia por descendientes directos de los inmigrantes noruegos, cuya original dad nos atrajo. Ello se debi6 al hecho de que fueron redactadas en lengua vee. ‘nécula en lugar del latin propio de la mayoria de las Fuentes europeas contempo- ineas, Asimismo, las fuentes islandesas, al ratarse de recopilaciones de tradicio- ‘nes largamente transmitidas en forma oral, provenientes del periodo atin pagano de la sociedad, estin libres de influencias eristianas continentales en mayor medi- da que aquellas provenientes de Dinamacea y Suecia, Veamos por qué. Escandinavia no conocié la escritura hasta que, teas su conversién al cxistia- nismo, alrededor del afio 1000, tomé contacto con Ia palabra escrita. Si bien uranee la época romana algunos viajetos se refirieron a las lena tierras sep- teatrionales, sus noticias son muy escuetas y tan slo con la Hegada del cristia- niismo aparecieron en Escandinavia los primeros documentos esctitos. Ea Dinamarca el cronista Saxo Grammaticus se valié del latin al redactat, con mar- cada ineencidn evangelizadora, su créniea de los tiempos pasados del pats. Y las primeras noticias eseritas que se refieren a Suecia se deben al relato de viaje de Adin de Brema, el obispo evangelizador que legé hasta la regidn prdxima a la actual Estocolmo, a entonces activo miicleo comercial de Birka cerca del impor- tante centro de culto pagano de Uppsala, Esta tltima ciudad es en la actualidad la capital eclesistica de Suecia, un ejemplo entre incontables de aprovechamica: to por a Iglesia cristiana de sitios sagrados paganos, para establecer en ellos sus ccentros religiosos, [ ' ausbo wseaxoneave neuer ta nto Menus ntaanis Base EW a A continuacin esbozaremos brevemente el desareolo de los asentamientos hhumanos en la actual Noruega. Ya sefalamos ls dficultades oftecidas por la ‘opogsafia paca tales emprendimientos. Las tetas aptas para la ageeultra ean escasas algo més abundantes en la regién oriental lindante con Suecia,mienteas ls mayor patted las costas del pais rornaba muy dtc a instalacin de grupos hhumanos y Ins camunicaciones entre ellos. Lov profundos fionlos sepatatos entre sf por montafas generalmente cubieras de nieve ain durante la etacion estival obligaban alos habitantes a wilzar la va maritima, al abrigo de las isas costetss, pata sus relaciones con vecinos cercanos o dlstants, pues los arcos pinitivos no eran aptos para la navegacién por mac abiertoe imped intercam- bio ages y frecuentes. Debido a ello ls poblacionesrespondieron al esquema de comunidades de valle cerradas sobee si mismas. Las condiciones de vida eran muy duras y muy pobres los rendimientos de a primera agrculeura debido al radimentatio instrumental de labranza, Debido a la produccidn ageicolaesea. sa, ls supervivencia tenia que aseguratse mediante In cosecha estval del pasto necesstio para alimemcar al ganado obligido a pasar los lagos invietnos bajo tccho y asegurara la poblacién la provision de leche y carne. La dita humaza se suplementaba ademas con fo que producian la cazay a pesca El mundo nérdico habla perdido contacto con ls cvilzaciones meditereiness al producisse la expansin cela por Europa central alrededor de cinco silos antes cle nuestra era. Tras las conquistas de Roma en Europa central se resublecieroa los eontactos los intercambios y las mutuasinfluencas. Entonces hicieron su sparcin las primeras armas de hitto tomanas que pronto comenzaton a fibt case localmente En el seno de las comunidades de los dstitos, ls comunidades de valles mencionadas, comensaron a destacarse personajes, gencralmente los nis cicos por ser duefios de las errs mis fries, a quienes nosotoslamatemos roel occas, pero al mencionaclos las sagas, los aman res Estos, ademnis de ser los jes locales, también deseenpefaban una func religiosa yea la celebracin del euko de los dioses paginos. Solan presi ls eeermonins dedi. cas al dios 0 los doses de ss preferencia, a quienes, con partipacisn de la comunidad, oftecan satifcios en remplos edificados en su propiedad que com. tenia eo los idolos venerados all. Esta evolucin dio lgar a una ereciente dife- renciacin socal y polities. Veremos que este esquerma se mantuvo hast la ega- buy6 no s6lo a aumentat su honor y consideracién social, sino ocasionalmente fue la base que les permitié aleanzar incluso la dignidad real. Las sagas peesentan las hazafias de algunos vikingos y los éxitos obtenidos en ellas como trayectotias inicidticas que los ealificaban para escalar posiciones. Son ejemplos paradiges «os las sagas de los reyes Olaf Trygvasson y Hatald Hlatdraade en la Heinuskringla de Snorri Sturlasson. Et mismo modelo se repite en las sagas de islandeses, como ocutte, por citar un ejemplo entre muchos, en el caso de Gunnar, uno de Jos protagonistas de la Sage de Njal quien, gracias alos éxitos obtenidos en expe- dliciones vikingas, a su regreso a Islandia vio inctementada su posicién social ‘Durante los siglos IX y X los vikingos continuaron asolando Europa. Pro- bablemente la region que suftié Its peores incursiones fueron las Islas Britinicas € Ianda, donde lo vikingos legaron a ocupar vastos tetiorios que se denominaeon ef Hino, Tie Pgs Hal At fhe king, Les, 195 7 6 [Nusy Room ease Danclaw |= ley danesa}, como la Northumbia con centro en la ciudad de York. Allfactualmente se estin realizando importantes exploraciones arqueolégicas que han arrojado testimonios sobre la presencia escandinava en el Lagat Hasta el momento de la llegada de los vikingos Ielanda fue un pais sin centros uurbanos, con una organizacién politica débil. Se caracterizé por sus numerosos centros mondsticos y su elevada cultura cristiana que iradi6 hacia Inglaterra y Escoeia y desde alli xl wutinente. Baste cecordat la llegada de monjes anglosa- jones al Imperio Carolingio, donde fundaron monastetios y desactollaron una intensa actividad cultural. Para Irlanda la llegeda de los vikingos signiticé la apa- ricién de los primeros centros urbanos con actividad comercial y la fundacién de varios pequefios reinos, en conflicto constante unos con otros y que acaba- ron por perder su identidad después que los escandinavos se hubiecon conver- ‘ido al cristianismo y quedaron absorbidos por la sociedad irlandesa. La cultuea celeaieanclesa, empero, dejé importantes huellas en el arte y la cultura escandi navas. Fs un tema que en gran medida deberé atin ser investigado. Una super- viveneia de la presencia de los vikingos en el Mar de Ielanda es la isla de Man, donde sigue funcionando hasta nuestros dias Ia asamblea o hing tipicamente nérdica, ademis de predominar oteos rasgos escandinavos. Amén de los tertitorios ya mencionados los vikingos ocuparon y fundaton [pequefios reinos en ls isla Shetland, Hébridas, Orcadas y Faroe, que a menudo se convirtieron en refugio de personajes exilados de Noruega 0 Islandia, esta ikima ‘no nos teferiremos ahora, pues mnis adelante le dediearemos un espacio aparte. as actividades de los vikingos abarcaron no sélo las costas atlinticas de Europa occidental, sino que asimismo rodearon la peninsula ibériea, entraron en contacto con el mundo musulmin y en el Mediterrineo establecieron bases y puntos de patica para incursiones de pillje sin intentar conquistas territorial. [a expansidn vikinga hacia el este se efeetud principalmente a partir de Suecia a través de territorios ocupados por pueblos eslavos y siguiendo con sus barcos el curso de los grandes rios rusos. Desde Novgorod aleanzaron el mar [Negro y entraron en contacto can el Imperio Bizantina, donde llegaron a inte- .gtar la guardia personal de los Emperadores, la Guardia Varangime. Ba ésta los _querteros escandinavos, reputados por su bravura, probablemente fueron con- siderados prorectores del Emperador mis seguros que las tropas griegas, que podian llegar a tracionarlo durante alguna ineeiga palaciega, Por otro lado los vikingos aleanzacon el Mar Caspio por el mismo derrotero, entraron en contacto con el mundo musulmn y reali intercambios comerciales. ron también af activos — 1H. wuxpo ecanoncns oN ta Ebb Mi nina sb Ee, ” Se ha debatido sila presencia escandinava en Rusia fue el germen de la forma cidn del estado ruso, hasta entonces dividido entre diversas etnias eslavas, Las teo- tas han estado divididas segin silos investigadores fuesen tusos 0 escandinavos, En caso de que hubiese habido un estado escandinavo en Rusia, debe haber que- dado absorbido muy pronto por el mundo eslavo, pues los nombres propios escandinavos desaparecieton al cabo de poco tiempo, sustituidos por otros esla- vvos. La arqueologia ha comprobadio alo largo de los grandes tios rasos la presen cia de asentamientos de caricter escandinavo, probablemente factorias comercia- les, donde los intercambios deben haber sido abundantes. Los escandinavos ofte- cian productos valiosos como pieles Iujosas de visones, martas armifios, 0 rmaderas y maefil de morsas, de los que eatecia el mundo mediterrineo, avido por obtenerlos. Los tesoros de monedas musulmanas y bizantinas encontrados en E-scandinavia, especialmente en Suecia, son testimonio de estos intercambios No debemos olvidar aiin otra ruta de trifico, esta tlkima frecuentada princi- palmente por noruegos. Se tata de la uta que conducia desde el exteemo norte de Noruega en contacto con los territorios lapones, donde se desarrollé desde tiempos remotos ur comercio sumamente luerativo. Paseemos una fuente del siglo IX que da cuenta de la existencia de este trifico. Se trata de un fragmento intercalado alrededor de 890 por el rey Alfredo de Wessex en su eraduccién de Otosio. Esta interpolacidn recoyi6 el informe que transmitié al rey un viajero noruego, Ottar, procedente del distrto de Flsalogaland, lindante con las tievras laponas. Fl informe relata un viaje de Ottaral norte remontando la costa, donde encontré a los lapones, atin trashumantes, que eran pescadores, cazadores recolectores de huevos y pelusa de patos. Cuenta que ademés de que deseaba explorar la Gerra, le interesaban las morsas por ser muy fino el marl de sus col- millos ser su cueto excelente para fabricar sogas para los barcos. Ademis esta- blecié un comercio que las fuentes designan “tibuto lapén” consistente en pie~ les de reno, 050, nuttia, marta y otras pieles finas, pelusa de aves y cuerdas de piel de morsa y foea. Todos estos productos eran muy valiosns y constituian la base del gran entiquecimiento de quienes se dedieaban 3 comesciae con ellos, En cocasiones llegaban con esas mercaderias hasta la corre del rey inglés, debiendo a veces eludit a otros noruegos que intentaban apoderarse de la valiosa carga Suponemos que la expresién “tribuco lapéa” ets el precio pagado por los lapo- nes a cambio de asegurarse la pa con los noruegos. Oxtar contaba también que al Hegar al extremo en que la tierra doblabs al este siguié en esa diteccidin y, doblando luego al sur, continud bordeando la costa hasta legar a un ancho rio ya tierras cultivadas. Evidentemente habia lagudo a Bjarmoland en el Mat om Nei Been eas Blanco, a ticrtas que hoy pertenecen a Rusia’, No s6lo Ortar da cuenta de expe- diciones que emprendian los caudillos de las ierras sepeentrionales de Noruega. Cuando dio su informe al rey inglés, seguramente hacia tiempo que se realizaban estos viajes. También la Heinséringla menciona en vatios pasajes viajes a tierras laponas y el cobro del “tributo lapén”, y registea asimismo expediciones Bjarmeland, contactos comerciales con la poblacién local, ¢ incluso relata el saqueo de tesoros de un templo evicentemente eslavo", Fstos viajes, no exentos de peligtos, reportaban grandes yanancias a quienes los emprendian. A medida que en Noruega se fue consolidando el poder de la monarquia y los reyes extendieron su autoridad por el tertitaria a expensas de los reyezuelos y caudilos de los distritas, les disputaron a éstos las gananecias de este teifico y de otros tributos que cobraban a la poblacién para repacttlas con sus delegados ficles con el objeto de debilitar y doblegar a los anciguos jefes. Muchos de éstos ‘optaron por aceptat la supremacia del rey y se convitticton en vasallos y repre sentantes suyos en los distrtos. Es en esta etapa de la historia noruega cuando aparecen entte el rey y sus vasallos relaciones semejantes a aquellas de tipo few dal ya existentes desde tiempo atrés en Europa continental. En este proceso el rey exigia la enttega de Ins tiertas a sus duefios pata luego devolvérselas en Tenencia, junto con una participacidn en los tributos que cobraria de alli en mas cl rey. Es el momento en que aparecen en las fuentes téeminos como kongens ‘aandgangre mann |="hombte de manos del rey), rdnan |="vasall’, semejante al Lelersmans alemnin] o kongenshirdztawn {=integrante de la comitiva del rey’). ‘Todos remiten a la terminologia feudal empleada en el continente. Muchas sagas sefialan que los cambios inttoducidos en el pais debido al for- talecimiento progresivo de la monarqaia fueron el motivo por el cual algunos ‘miembros de la antigua atistocracia, no dispuestos a doblegarse ante la autoti- dad del rey, prefiicton abandonar el pais, exliéndose paca establecerse en algu nna de las tiertas ocupadas durante los afins de la expansién vikinga, 4. El caso islandés Cuando los vikingos, en su mayoria noruegos, aribaron a ha isla que ahora se llama Islandia [="Pais del Hilo’, en un comienzo la llamaron sucesivamente ‘Tierra de la Nieve e Isla de Garda, basta que uno de los primeros viajeros divisé, desde lo alto de un monte un fiordo repleto de hielos flotantes y la bautizé con el que seria su nombre definitiva’ TG Jost ary afte Vg i Ox ey ss 168 Sota SMA Hees 31, 398365 “Tanda Ong Trt een Pon al Eas, Wipe, 9 pp Me | 1, woo scasbn DURANTE A EAD MEDI AHMAR ONS LE, “9 Estas noticias estin registradas en Landndmabit [=Libro de Ocupaciin de Tizrras, Se trata del tegistto de todos los inmigrantes hasta la ocupacién total de las tierras explotables de Islandia, a partic de aproximadamente el aiio 870 hasta 930. Este registro es sumamente ameno, menciona los antepasados y descen- dientes de muchos de los recién llegados y en muchos casos refiere episodios que acompafiaron eu instalaciéa. Erxiste una veisiGu algunos aftos anterior al Landndmabse, ol Islendingabik:[=Libro de los Iiandezes, peeo éste no es tan exhaus- tivo ni su lectura tan entretenida, Los primeros viajeros que legaron a la isla desde la zona de influencia escan- dinava, algunos desotientados por tormentas ocurtidas en viaje, no encontraron al habitantes. Sin embargo Dicuilo, un monje itlandés al servicio de la corte franca alrededor de 820, registrd en su De Menturs Orbis Terrae que un grupo de ‘monjes irlandeses al navegar en dieeccién al norte habian encontrado una tierra donde las noches eran tan claras que permitian quitar los piojos de la cams’ as noticias de Dicuilo son fidedignas y fueton confirmadas por Landadmabdks Pero antes de que Islandia fuese poblada desde Noruega, alli obo otras gen. tes, lads Pypar por los noruegos. Eran cristiano y se ereia que haba le sgada desde Oecidente através del mar, pues e encontraron libros irandeses, ‘campanas, biculos y muchas otros objetos, de modo que pareci evidente que debian ser ilandeses' Un estudio arqueoligico reciente del perfodo de la toma de posesién de las Uiersas de Islandia por los noruegos descarta la posibilidad de que haya habido asentamientos permanentes de monjes ielandeses y supone en cambio que en todo caso se teataria de expediciones anuales?. Esta teoria se basa en la total flea de hallazgos de testimonios materiales de una permnanencia prolongada de mon- jes en Islandia antes de la legada de los escandinavos. ‘Tanto Dicuilo en su informe al rey franco como el Landudmabils mencionan la existencia de bosques de abedules que cubrian la isla desde la cima de los