Sie sind auf Seite 1von 3

Escuela Sabatica Programas

Un sueño impresionante

Objetivo del Programa:


Reflexionar en cuán preparados estamos para el Día del Juicio.

Sugerencias para el Director:


1. La plataforma debe estar preparada con una sola silla.
2. Puede haber una pantalla para usar vistas fijas.
3. Puede usarse una gran lámina del juicio final.
4. Como decoración, puede haber un letrero donde se lea: "UN SUEÑO IMPRESIO- NANTE".
5. Las voces deben salir de atrás de la plataforma.
6. Este programa debe ser practicado con los diferentes participantes.
7. Omita el Informe Secretarial por el día de hoy.

Servicio de Cantos:
Introducción: (El Director entra y se sienta. Finge estar durmiendo y comienza a despertar.)

Director: Anoche soñé algo impresionante. Voy a tratar de recordar lo que era. ¡Ah, ya recuerdo! Soñé
con el Juicio Final. Todas las naciones estaban reunidas para escuchar qué suerte correrían. Había tres
grandes libros; sí, los recuerdo bien. Uno se llamaba el "Libro de las Memorias"; el otro, el "Libro de la
Vida" y el otro, el "Libro de la Muerte". Todos estaban ansiosos por saber si sus nombres estaban
escritos en el "Libro de la Vida". Nuestro Padre Celestial era el juez, Satanás era el acusador y Cristo
era el abogado defensor. Vi que el juez se sentó y los libros se abrieron.
(Se escuchan voces detrás de la cortina o de la plataforma.)
-¡Ten piedad, Dios mío!
-¡Sé propicio a mí pecador!
-¡Perdona mis iniquidades, Señor!
(Se escuchan golpes de un mazo y la voz del juez.)
-"El que esté limpio, sea limpio todavía, y el que esté sucio, ensúciese todavía." (El Director continúa
con su sueño.)
Director: Realmente fue algo muy impresionante. Había personas que gritaban llenas de terror y
decían cosas terribles. Me parece aún escuchar lo que gritaban.
(Voces detrás de la plataforma.)
¡No quiero ver el rostro de Dios. Soy un pecador! ¡Piedras, caed sobre nosotros y escondednos de la
ira que vendrá!
Director: También vi a un hombre que dijo: -¡Señor, tuve muchas riquezas en la tierra, espero tenerlas
también en el cielo! El ángel abrió el libro y le contestó: -No hiciste tesoros en el cielo. No hay nada a
tu favor. El hombre gritaba de terror pidiendo clemencia.
Viene a mi mente un himno de alguien que tuvo un sueño semejante al m¡o. Un sueño sobre el Juicio
Final.

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

Himno Inicial:
Núm. 492, "Cuando junte Jesús las naciones" del Himnario Adventista
Director: Recuerdo a alguien que después de escuchar este impresionante canto elevó una oración
muy conmovedora suplicando al Señor misericordia por esta pobre humanidad pecadora.

Oración de Rodillas:
(Orar para que estemos preparados para el Día del Juicio.)

Marcando el Rumbo:
(Para esta sección, utilice el siguiente drama.)
Director: ¡Si pudiera recordar algo más! ¡Ah sí, ya recuerdo! Llamaban a las perso-nas por su nombre.
¡Escuché mi nombre! ¡Qué intensa emoción! Sentí que un escalo-frío recorría mi cuerpo, pero tenía fe
de que mi nombre estaría en el "Libro de la Vida" y que, al final del juicio, el veredicto sería:
"Salvado".
(Presentar vistas fijas, o un video, si es posible, o escenas en vivo.)
Director: Recuerdo que mi vida pasó delante de mí como una película. Vi algunas cosas que me
hicieron sentir triste, pero otras me trajeron mucha felicidad. Ahora sólo quiero recordar estas
últimas.
Escena 1: El Director está estudiando la Biblia y orando.
Escena 2: No contaminándose con el mundo, rechazando drogas, modas no modestas y rechazando
actos no cristianos como la crítica, los chismes, la envidia, etc.
Director: ¿Qué otra cosa sucedió? Sí, ahora recuerdo. Escuché la voz de Jesús que me dijo:
(La voz de Jesús debe escucharse detrás de la plataforma.)
Voz de Jesús: "Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve
enfermo y me socorriste, desnudo y me vestiste."
Director: Y yo le pregunté y le dije: "Señor, ¿cuándo te vi hambriento y te di de comer y cuándo te vi
sediento y te di de beber? ¿Cuándo estuviste enfermo y te soco-rrí y cuándo te vi desnudo y te vestí?"
Y ÉI me respondió:
Voz de Jesús: "Por cuanto lo hiciste a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hiciste."
Director: Se me mostró que esos actos de los que me hablaba y en los cuales había ayudado, se
referían no solamente a las necesidades materiales, sino también a las espirituales.

Parte Especial:

Relato Misionero:
(Para esta sección, utilice estos dramas breves.) Escena 1: Haciendo obra misionera.
Escena 2: Trayendo a alguien a la iglesia Escena 3: Haciendo obras de caridad.
Director: (Las frases donde Jesús habla o contesta, pueden decirse por detrás de la plataforma, o sea,
por el sistema de sonido.) Cuando todo esto hubo pasado delante de mí, me pregunté cuál sería mi
suerte, pues pasaron ante mis ojos cosas negativas que no quiero ni recordar. Mis actos fueron
pesados en balanza. ¿Sería hallado falto? ¿Quién respondería por mí? ¿Merecería la vida eterna, o la
muerte eterna?
En ese momento, Jesús se levantó de donde estaba, me miró con ojos de piedad, y me dijo: "Yo
respondo por ti". Entonces se volvió a su padre y, enseñándole las marcas de sus manos, dijo a gran

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

voz: "Mi sangre, Padre, mi sangre". Hubo un momento de silencio y de tensión. Entonces se escuchó
la voz del Juez que pronunció esa palabra maravillosa: "Salvado".
EL Juez falló a mi favor. El veredicto había sido: "Salvado". La sangre de Jesús no había sido derramada
de balde por mí. Una felicidad inmensa llenó mi ser y fui a donde Jesús estaba y besé sus hermosas y
benditas manos heridas por mí. Entonces des-perté. Verdaderamente fue un sueño impresionante, un
sueño extraordinario. Me ha hecho reflexionar seria y profundamente. ¿Estaré yo preparado para ese
día? ¿Tendré mis cuentas arregladas con el Señor? ¡Haré todo lo posible porque así sea! (El Director
se levanta y sale.)

Conclusión:
¡Permita el Señor que este programa nos haya servido a todos para pensar seria-mente en ese gran
día que ya se aproxima cuando todos nuestros actos serán juzga-dos! ¿Fallará el Juez a nuestro favor y
su veredicto será "salvado"? Hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para que cuando ese día
llegue y seamos juzgados, reci-bamos la vida eterna. Que lo dicho llegue a ser una realidad, es mi
deseo y oración.

Oración por los Maestros y Estudio de la Lección de Escuela Sabática: Hermanos: Tomemos más
tiempo para estudiar la Palabra de Dios, no sea que seamos pesados en balanza y seamos hallados
faltos.

Himno Final:
Núm. 493, "Día grande viene", del Himnario Adventista

Oración Final:

http://www.recursosadventistas.org