You are on page 1of 16

CAPÍTULO 2: LA TIERRA EN EL SISTEMA SOLAR Y EL UNIVERSO

Galaxias y constelaciones

Las galaxias son las unidades más grandes que podemos encontrar en nuestro universo. Están compuestas por miles de millones de estrellas de diferente tamaño y temperatura. Existen galaxias de diferente tamaño y forma pero todas tienen en común el ser gigantescos cúmulos de estrellas.

Las galaxias son muy calientes en el núcleo y son más frías en la periferia. Eso se debe a la gran concentración de estrellas que se hallan en su centro. En la medida que las estrellas disminuyen en la periferia lo hace también la temperatura.

Nosotros vivimos en una galaxia. Nuestra galaxia se llama Vía Láctea, y es una galaxia en forma de espiral. Nuestra galaxia tiene miles de millones de estrellas. Nuestro sistema solar se encentra en uno de los brazos de esta gigantesca galaxia, no ocupamos una situación central, estamos en la orilla de la Vía Láctea.

Teorías sobre el origen del universo y del sistema solar.

De una manera general, el origen del universo y de todo lo que existe en él se ha intentado explicar desde dos puntos de vista, opuestos y antagónicos; la Teoría de la Creación y la Teoría de la Evolución. Ambas

perspectivas teóricas son muy antiguas y ambas han intentado fundamentar teóricamente sus puntos de vista.

La Teoría de la Creación parte del hecho de que todo lo que existe fue creado por una figura que está por sobre el tiempo y el espacio llamado Dios. Existen diferentes concepciones de lo que es Dios de acuerdo a cada cultura, e incluso se ha evolucionado de concepciones politeístas a la concepción monoteísta.

La Biblia de los Hebreos, el Corán de los Musulmanes, el Talmud de los judíos y las mitologías indígenas americanas son todas ellas intentos por explicar el origen de las cosas desde una concepción idealista.

La Teoría de la Evolución es una explicación materialista del origen de las cosas. No es una concepción nueva, surgió por primera vez en Grecia hace 2,500 años con la escuela filosófica de Mileto. Desde entonces ha venido creciendo y cambiando, pasando de un materialismo ingenuo a un materialismo científico.

Un impulso especialmente fuerte fue dado a esta teoría con la publicación a mediados del siglo XIX del libro “El origen de las especies” de Charles Darwin 1 . De una manera muy sencilla Darwin plantea los mecanismos

1 Darwin, Charles. El origen de las especies. (Completar)

mediante los cuales la vida ha ido cambiando y adaptándose en el planeta, propone un mecanismo de adaptación muy novedoso que le llama Selección Natural y que consiste básicamente en la capacidad que tiene un organismo de adaptarse a los cambios violentos que se dan en el entorno o perecer si no es capaz de cambiar y asimilar su nuevo entorno.

A partir de la concepción materialista se han derivado algunas teorías para explicarse el origen de nuestro universo y de nuestro sistema solar, a continuación hablaremos brevemente de ellas. -Teoría de la nube de gas -Teoría del Big Bang

Definición de galaxias y constelaciones

Aún cuando hay muchos hallazgos pendientes en cuanto a descubrimientos astronómicos estamos casi seguros de que las galaxias son las unidades más grandes en nuestro universo. Las galaxias son enormes cúmulos de estrellas, casi siempre con miles o millones de estrellas.

Dentro de una galaxia encontramos miles o millones de estrellas. Su núcleo es una concentración de estrellas lo cual le da mucha luminosidad y temperaturas muy elevadas. En la medida que nos acercamos a la orilla o periferia las temperaturas y el brillo van descendiendo.

Nosotros, los seres humanos vivimos en un planeta que se encuentra en la Vía Láctea, ese es el nombre de nuestra galaxia. La vía láctea es una galaxia de forma espiralada, en uno de sus brazos, bastante en la orilla está nuestro sistema solar, nuestro vecindario cósmico conocido. Algunas noches cuando estamos en lugares con poca iluminación artificial y elevamos nuestros ojos a l cielo podemos ver ese cumulo de estrellas llamado Vía Láctea.

Fueron los romanos los que la bautizaron con ese nombre. Según la mitología romana la diosa Hera estaba amamantando a su hijo Ares cuando se quedó dormida. De su pecho salió leche que se esparció por el cielo formando la vía Láctea.

En el universo hay tantas galaxias que no se pueden contar. Las hay más grandes y más pequeñas que la Vía Láctea. Las galaxias tienen diferentes formas, las hay en formas de espiral, circulares, barradas, en forma de sombrero, etc.

Aún cuando son grandes unidades astronómicas, las galaxias no están quietas, se mantienen en movimiento constante. Un movimiento que empezó hace 15 mil millones de años. Las galaxias se mueven alrededor de su núcleo y también se desplazan separándose entre sí.

Estrellas

Las estrellas; actores centrales de galaxias y constelaciones

Las estrellas son los actores más importantes de nuestro universo, son importantes motores que impulsan la vida, son responsables de la creación y el colapso de sistemas solares completos. Tienen un comportamiento biótico definido; nacen, crecen y mueren creando las condiciones para el surgimiento de

nuevas estrellas.

Son grandes reactores nucleares que están generando energía a lo largo y ancho del universo. Una de las razones más importantes por la cual las estrellas son importantes es porque dan origen a Sistemas Solares, sistemas planetarios en donde aumentan las posibilidades de que la vida aparezca. Además de planetas en los sistemas solares solemos encontrar satélites, cometas, asteroides, polvo estelar y muchas formas de materia espacial.

Tipos de estrellas

Las estrellas son diferentes entre sí tanto en su color como en su tamaño. Tienen en común el hecho de ser fuentes de energía. Las estrellas proveen de luz y calor a su sistema solar. Son los objetos más brillantes en el cielo. Son gigantescos reactores nucleares que funcionan quemando principalmente Hidrógeno.

Si nosotros levantamos nuestros ojos al cielo en una noche estrellada en cualquier parte de Honduras, las estrellas se diferencian de los planetas por su forma de brillar. Mientras los planetas tienen un brillo constante, las estrellas parecen parpadear en la oscuridad de la noche. Esto se debe al hecho de que los planetas en lugar de producir luz la reflejan de las estrellas, los planetas actúan como espejos, solo reflejan la luz de su sol.

Las estrellas en cambio, generan luz propia y recorren distancias tan grandes que tardan en llegar desde su origen hasta su destino final. De ahí su intermitencia. Para que un rayo solar llegue a nosotros debe recorrer un promedio de 150 1 000,000 de km desde el sol hasta nosotros. El cálido rayo que nosotros recibimos, en realidad salió del sol hace 8 minutos. Eso es poco tiempo si consideramos la distancia recorrida.

Según su tamaño, las estrellas pueden ser Grandes, medianas o pequeñas. Nuestro sol es una estrella de tamaño mediano. Ni muy grande, ni muy pequeña.

De acuerdo a su color en el universo se pueden encontrar estrellas de muchos colores. La temperatura de una estrella depende del color de ésta. Contrario a lo que uno podría pensar, las estrellas más calientes no son las rojas, son las de color azul. Las amarillas son de temperatura intermedia mientras que las rojas son las menos calientes.

Nuestro sol es una estrella de tamaño mediano y es amarilla. Eso significa que no es de las estrellas más calientes. Aún así, tiene la temperatura suficiente para mantener con vida nuestro sistema solar, y lo más importante posibilita la existencia de la vida en el tercer planeta de nuestro sistema solar; La Tierra. Si nuestro planeta estuviera un poco más cerca del sol seguramente nosotros y toda la vida que existe en la tierra no podría existir. No soportaríamos tan elevadas temperaturas ¡¡¡.

Del mismo modo estar un poco más alejado de donde estamos representaría un riesgo altísimo para la vida pues temperaturas más bajas no permitirían la explosión de vida que tenemos. Estamos en el lugar indicado, tanto en el sistema solar, como en la galaxia que nos ha tocado vivir.

Sistemas solares. Los sistemas solares son un conjunto de cuerpos celestes que se caracterizan por estar orbitando alrededor de una estrella principal o sol. Aún cuando lo común es que los sistemas solares tenga una estrella única como centro de atracción, también se pueden encontrar sistemas solares en donde hallan dos estrellas. Sistemas binarios se les conocen a estos.

Nuestro sistema solar;

Nuestro sistema solar es nuestro vecindario. Es el lugar donde nosotros hemos vivido siempre y donde viviremos por un buen tiempo más. El motor que impulsa todo es nuestro sol, la estrella que vemos todos los días. Aún cuando nuestro sol es de tamaño y temperatura media, emite la suficiente energía para calentar todos los rincones del sistema.

Nuestro sol es una estrella que tiene un diámetro aproximado de 1.392.000 km. Es una estrella que utiliza el Hidrógeno como combustible. Esto significa que todos los días se están quemando cantidades gigantescas de ese gas. El Hidrógeno es uno de los elementos más abundantes en el universo, de ahí que sea el primer elemento en la tabla periódica de los elementos.

El mecanismo por el cual nuestro sol produce calor es mediante la fusión nuclear. A partir de la fusión del hidrógeno se producen grandes cantidades de Helio, el segundo elemento de la tabla y el segundo más abundante en nuestro sistema solar.

El Hidrógeno funciona en nuestro sol como el combustible de una gran estufa. Eso significa que es finito. Nuestro sol, al igual que todas las estrellas tiene un período de vida. No brillará infinitamente. Se calcula

en 5,000 millones de años el tiempo transcurrido desde que nuestro sol empezó a calentar el sistema solar, y se calcula en otros 5,000 millones de años el tiempo restante. Las hipótesis sobre lo que sucederá cuando el sol agote su combustible son varias, la más creíble es la que afirma que se convertirá en una gigante roja, se expandirá y absorberá a los planetas más cercanos a ella.

Lo que posibilitó la vida en nuestro planeta, la proximidad al sol, quizás se convierta en el factor que incida en la destrucción del mismo. Esas son las paradojas de la vida en el universo.

Características de nuestro sistema solar

El sistema solar en el que nos tocó vivir es un enorme espacio en el que se alojan 8 planetas, 1 planeta

enano, cientos de satélites naturales, cometas, asteroides y polvo estelar. Todos los cuerpos se mueven alrededor del sol, el astro más importante de todos.

Nuestro sistema solar tiene 8 planetas y un planeta enano. Los planetas se dividen en dos tipos de acuerdo a su proximidad con el sol. Los 4 planetas más cercanos se llaman planetas interiores o rocosos, mientras que los 4 planetas más alejados se llaman planetas exteriores o gaseosos. El límite entre los planetas interiores y exteriores es una banda de pequeños asteroides y fragmentos rocosos llamado Cinturón de asteroides, y es una faja de fragmentos rocosos que se encuentra entre Marte y Júpiter. Se supone que el cinturón de asteroides son los restos de un planeta que colapsó en los orígenes del sistema solar cuando los planetas estaban acomodando sus órbitas alrededor del sol. Son muchos los fragmentos y de diferentes tamaños, el más grande de ellos es Ceres, un asteroide que tienen 952.4 km de diámetro. Planetas interiores: los planetas interiores además de ser cuerpos muy cercanos al sol se caracterizan porque tienen una densidad bastante alta, la más alta del sistema solar. De todos ellos La Tierra es el planeta que tiene la densidad más alta. De acuerdo a su proximidad con el sol Mercurio es el primer planeta, Venus es el segundo, La tierra el tercer planeta y Marte el cuarto. Se les llama planetas rocosos porque la mayor parte de su masa es sólida, con un núcleo muy denso y una atmósfera. Planetas exteriores: Se les llama así por su ubicación fuera del cinturón de asteroides. Se les llama también planetas joviales o gigantes. A diferencia de los interiores, los planetas exteriores están compuestos mayoritariamente por gases, lo cual los hace livianos y poco densos. Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar, flotaría fácilmente en nuestros océanos como una pelota de playa por su baja densidad. La unidad de referencia es el agua, y Júpiter tienen una densidad de 1,33 g/cm3, mucho más baja que el agua. La tierra en cambio tiene una densidad de 5,52 g/cm³, la más alta del sistema solar.

Por su orden de proximidad al sol, los planetas exteriores son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Cada uno de ellos tiene características muy puntuales, con atmósferas ricas en gases que para nosotros significarían la muerte instantánea. El dióxido de carbono, el metano, y otros gases altamente corrosivos son los constituyentes de la atmosfera de estos planetas. Los planetas tienen varios movimientos, dos de los más conocidos son la Traslación y la rotación. La Traslación es un movimiento que realizan los planetas al girar alrededor del sol. Como no todos los planetas están a la misma distancia la Traslación se hace en tiempos diferentes. Entre más cerca esté un planeta del sol más rápido dará una vuelta alrededor del sol. Mercurio, al estar más cerca del sol es el planeta que más rápido da una vuelta alrededor del mismo; apenas 87 días y 23 horas terrestres. En cambio Neptuno, el planeta más alejado del sol tarda 164 años con 288 días y 13 horas terrestres. Nótese que se utiliza como referencia del tiempo las unidades conocidas en nuestro planeta, eso se debe al hecho de que para nuestro cerebro es más fácil pensar en unidades conocidas. Fuera de nuestro planeta los conceptos de tiempo y espacio son demasiado abstractos y complejos. Incluso, las unidades de distancia que se utilizan en el espacio exterior

Órbitas planetarias.

Durante mucho tiempo, se creyó que los planetas del sistema solar giraban alrededor del sol dibujando órbitas circulares. El sentido común nos indica que si las órbitas son circulares, los planetas son equidistantes lo cual explica porque nunca choquen aún cuando se desplazan a altas velocidades. Sin embargo la realidad no es esa. Todos los planetas al girar alrededor del sol dibujan un tipo de órbita elíptica.

Por su orden de proximidad al sol, los planetas exteriores son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Si Comparamos los tamaños de los planetas, tanto exteriores como interiores tendríamos esto, aproximadamente.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PLANETAS DEL SISTEMA SOLAR

PLANETAS

DIÀMETR

PERÍODO DE

Distancia media al

 

Velocidad

DENSIDAD

GRAVEDAD

O

 

ROTACIÓN

sol

media

ECUATO

 

Revolución alrededor

orbital

(g/cm 3 )

(m/s 2 )

RIAL

(en Km)

 

del sol

(km/s)

(en Km)

 

Día

Hor

Minu

Años

Día

Hora

s

as

tos

s

s

MERCURI

4,878

58

15

 
  • 36 57,900.000

 

87

23

  • - 5,43

44,7

 

2,8

O

VENUS

12,104

244

7

 
  • 12 108,200.000

   
  • - 34,9

17

  • 224 5,25

 

8,6

TIERRA

12.756

 

-

-

  • 1 149,600.000

   
  • - 29,9

6

  • 365 5,52

 

9,8

MARTE

6.794

 

-

37

  • 1 227,900.000

   
  • 321 23,9

10

  • 1 3,95

 

3,7

Ceres

960

-

-

-

414,000.000

 

-

-

  • 4 2,08

17,8

 

0,27

(planeta

enano)

JÚPITER

142,796

-

9

 
  • 51 778,300.000

11

 

3

  • 314 1,33

13

 

23,5

SATURNO

120,000

-

10

 
  • 14 1,429,000.000

29

 

-

  • 168 0,69

9,7

 

9

URANO

51,120

-

10

 
  • 48 2,875,000.000

84

36

 
  • 12 1,29

6,8

 

8,1

NEPTUNO

49,200

-

15

 
  • 5 4,504,000.000

   
  • 164 5,4

  • 288 1,64

  • 13 10,9

 

Plutón

2,300

6

9

 
  • 7 5,915,000.000

   
  • 248 4,8

6

  • 197 1,1

 

0,60

Eris

2,400

-

-

-

14,400,000.00

560

-

-

3,4

-

-

0

Otros astros: satélites, cometas, asteroides

El concepto SATÉLITE se puede referir a dos cosas: un satélite natural es un cuerpo celeste que orbita un planeta u otro cuerpo más pequeño, al que se denomina "primario"; no tiene luz propia, tal como los planetas. Por ejemplo la Luna, que es un satélite, gira en torno al planeta Tierra.

La definición antes descrita es para un satélite natural, ya que para los satélites artificiales existe otra. Los satélites artificiales son aquellos objetos puestos en órbita mediante la intervención humana, creados por el hombre; es un vehículo que puede o no contener tripulación, el cual es colocado en órbita alrededor de un astro, con el objetivo de adquirir información de éste y transmitirla.

En cuanto a los satélites naturales, estos son más pequeños que el astro al que rodean, y son atraídos recíprocamente por fuerza de gravedad. Por lo general, aquellos satélites que giran en torno a planetas principales se les denominan lunas, pues se les asocia al satélite de la Tierra, la Luna.

Dentro del Sistema Solar existe una gran cantidad de satélites naturales y todavía no se sabe con exactitud la cantidad. La Tierra posee tan sólo uno, pero existen otros planetas que pueden llegar a tener más de 60 lunas, por ejemplo Júpiter tiene 63. Sin embargo existen planetas como Venus y Mercurio que carecen de satélites, no obstante no sería extraño que esta aseveración cambiara pues hasta estos días se siguen descubriendo más satélites en el Sistema Solar. Se han descubierto aproximadamente 130 satélites, pero lo más probable es que en un futuro próximo se encuentren satélites de mayor tamaño.

Los satélites naturales pueden tener diferentes formas, pese a que la Luna de la Tierra se vea perfectamente redonda. Los planetas no poseen una forma perfecta, son ovalados, siendo más anchos en la zona ecuatorial, esto, además de la fuerza de atracción del sol hace que el movimiento de traslación de los satélites sea más complejo. A este movimiento se le conoce como movimiento perturbado.

Por otro lado los satélites artificiales, al ser creados por el hombre, y a diferencia de los naturales, son colocados arbitrariamente en una órbita para que gire en torno a un astro determinado. Por esta razón, es posible modificar su trayectoria. Los satélites artificiales surgieron en la gran carrera espacial. El primero fue el satélite creado por los rusos, Sputnik, clocado en la órbita terrestre el 4 de octubre de 1957. Desde aquel

entonces, los satélites artificiales no han cesado, se han ido creando más, siendo estos cada vez más complejos y específicos.

Los satélites artificiales resultaron ser una coyuntura para la historia de la astronomía. Un aparato que está otorgando constantemente información de un astro en particular sin necesidad de haber una persona en la zona en cuestión. Si lo pensamos con atención el concepto es una verdadera maravilla y gran logro de la humanidad.

Los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo, polvo y rocas que orbitan alrededor del Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas. Los cometas, junto con los asteroides, planetas y satélites, forman parte del Sistema Solar. La mayoría de estos cuerpos celestes describen órbitas elípticas de gran excentricidad, lo que produce su acercamiento al Sol con un período considerable. A diferencia de los asteroides, los cometas son cuerpos sólidos compuestos de materiales que se subliman en las cercanías del Sol. A gran distancia (a partir de 5-10 UA Unidad Astronómicas) desarrollan una atmósfera que envuelve al núcleo, llamada coma o cabellera. Esta coma está formada por gas y polvo. Conforme el cometa se acerca al Sol, el viento solar azota la coma y se genera la cola característica. La cola está formada por polvo y el gas de la cola ionizado.

Fue después del invento del telescopio cuando los astrónomos comenzaron a estudiar a los cometas con más detalle, advirtiendo entonces que la mayoría de estos tienen apariciones periódicas. Edmund Halley fue el primero en darse cuenta de esto y pronosticó en 1705 la aparición del cometa Halley en 1758, para el cual calculó que tenía un periodo de 76 años. Sin embargo, murió antes de comprobar su predicción. Debido a su pequeño tamaño y órbita muy alargada, solo es posible ver los cometas cuando están cerca del Sol y por un periodo corto de tiempo.

Los cometas están compuestos de agua, hielo seco, amoníaco, metano, hierro, magnesio, sodio y silicatos. Debido a las bajas temperaturas de los lugares donde se hallan, estas sustancias que componen al cometa se encuentran congeladas. Llegan a tener diámetros de algunas decenas de kilómetros. Algunas investigaciones apuntan que los materiales que componen los cometas son materia orgánica que son determinantes para la vida, y que esto dio lugar para que en la temprana formación de los planetas estos impactaran contra la tierra y dieran origen a los seres vivos.

Cuando se descubre un cometa se ve aparecer como un punto luminoso, con un movimiento perceptible del fondo de estrellas, llamadas fijas. Lo primero que se ve es el núcleo o coma. Luego, cuando el astro se acerca

más al Sol, comienza a desarrollar lo que conocemos como la cola del cometa, que le confiere un aspecto fantástico.

Al acercarse al Sol, el núcleo se calienta y el hielo sublima, pasando directamente al estado gaseoso. Los gases del cometa se proyectan hacia atrás, lo que motiva la formación de la cola apunta en dirección opuesta al Sol y extendiéndose millones de kilómetros.

Los cometas presentan diferentes tipos de colas. Las más comunes son la de polvo y la de gas. La cola de gas se dirige siempre en el sentido perfectamente contrario al de la luz del Sol, mientras que la cola de polvo retiene parte de la inercia orbital, alineándose entre la cola principal y la trayectoria del cometa. El choque de los fotones que recibe el cometa como una lluvia, aparte de calor, aportan luz, siendo visible al ejercer el cometa de pantalla; reflejando así cada partícula de polvo la luz solar. En el cometa Hale-Bopp se descubrió un tercer tipo de cola compuesta por iones de sodio.

más al Sol, comienza a desarrollar lo que conocemos como la cola del cometa, que lehielo sublima, pasando directamente al estado gaseoso. Los gases del cometa se proyectan hacia atrás, lo que motiva la formación de la cola apunta en dirección opuesta al Sol y extendiéndose millones de kilómetros. Los cometas presentan diferentes tipos de colas. Las más comunes son la de polvo y la de gas. La cola de gas se dirige siempre en el sentido perfectamente contrario al de la luz del Sol, mientras que la cola de polvo retiene parte de la inercia orbital, alineándose entre la cola principal y la trayectoria del cometa. El choque de los fotones que recibe el cometa como una lluvia, aparte de calor, aportan luz, siendo visible al ejercer el cometa de pantalla; reflejando así cada partícula de polvo la luz solar. En el cometa Hale-Bopp se descubrió un tercer tipo de cola compuesta por iones de sodio. En esta imagen se aprecia la principal de gas (azul en el esquema) y cola secundaria de polvo (amarillo) de un cometa. Las colas de los cometas llegan a extenderse de forma considerable, alcanzando millones de kilómetros. En el caso del cometa 1P/Halley, en su aparición de 1910, la cola llegó a medir cerca de 30 millones de kilómetros, un quinto de la distancia de la Tierra al Sol. Cada vez que un cometa pasa cerca del Sol se desgasta, debido a que el material que va perdiendo ya nunca es repuesto. Se espera que, en promedio, un cometa pase unas 2 mil veces cerca del Sol antes de sublimarse completamente. A lo largo de la trayectoria de un cometa, éste va dejando grandes cantidades de pequeños fragmentos de material. Los asteroides son cuerpos rocosos, carbonáceo o metálico más pequeño que un planeta y mayor que un meteoroide, que orbita alrededor del Sol en una órbita interior a la de Neptuno. Vistos desde la Tierra, los asteroides tienen aspecto de estrellas, de ahí su nombre en griego significa «de figura de estrella» , que les fue dado por John Herschel poco después de que los primeros fueran " id="pdf-obj-9-14" src="pdf-obj-9-14.jpg">

En esta imagen se aprecia la principal de gas (azul en el esquema) y cola secundaria de polvo (amarillo) de un cometa. Las colas de los cometas llegan a extenderse de forma considerable, alcanzando millones de kilómetros. En el caso del cometa 1P/Halley, en su aparición de 1910, la cola llegó a medir cerca de 30 millones de kilómetros, un quinto de la distancia de la Tierra al Sol.

Cada vez que un cometa pasa cerca del Sol se desgasta, debido a que el material que va perdiendo ya nunca es repuesto. Se espera que, en promedio, un cometa pase unas 2 mil veces cerca del Sol antes de sublimarse completamente. A lo largo de la trayectoria de un cometa, éste va dejando grandes cantidades de pequeños fragmentos de material.

Los asteroides son cuerpos rocosos, carbonáceo o metálico más pequeño que un planeta y mayor que un meteoroide, que orbita alrededor del Sol en una órbita interior a la de Neptuno.

Vistos desde la Tierra, los asteroides tienen aspecto de estrellas, de ahí su nombre en griego significa «de figura de estrella», que les fue dado por John Herschel poco después de que los primeros fueran

descubiertos. Hasta el 24 de marzo de 2006 a los asteroides también se los llamaba planetoides o planetas menores, pero esta definición ha caído en desuso.La mayoría de los asteroides de nuestro Sistema Solar poseen órbitas semiestables entre Marte y Júpiter, conformando el llamado cinturón de asteroides, pero algunos son desviados a órbitas que cruzan las de los planetas mayores.

El 1 de enero de 1801 el astrónomo siciliano Giuseppe Piazzi descubrió el asteroide o planeta menor Ceres, mientras trabajaba en un catálogo de estrellas. Este planeta menor fue denominado Ceres Ferdinandea en honor al entonces rey de las Dos Sicilias, Fernando I. Actualmente Ceres no es considerado un asteroide sino un planeta enano.

-Los eclipses.

El eclipse es un hecho en el que la luz procedente de un cuerpo celeste es bloqueada por otro, normalmente llamado ''cuerpo eclipsante''. Se habla de eclipses del Sol y de la Luna, que ocurren solamente cuando el Sol y la Luna se alinean con la Tierra de una manera determinada. Esto ocurre durante algunas Lunas nuevas y Lunas llenas.

Sin embargo, también pueden ocurrir eclipses fuera del sistema Tierra-Luna. Por ejemplo, cuando la sombra de un satélite toca la superficie de un planeta, cuando un satélite pasa por la sombra de un planeta o cuando un satélite proyecta su sombra sobre otro satélite.

El eclipse en el sistema del solar.

Como hemos dicho, los eclipses del sistema Tierra-Luna sólo pueden ocurrir cuando el Sol, la Tierra y la Luna se encuentran alineados. Estos eclipses se dividen en dos grupos:

Eclipse lunar - La Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, oscureciendo a esta última. La Luna entra en la zona de sombra de la Tierra. Esto solo puede ocurrir en luna llena. Los eclipses lunares se dividen a su vez en totales, parciales y penumbrales; dependiendo de si la Luna pasa en su totalidad o en parte por el cono de sombra proyectado por la Tierra, o únicamente lo hace por la zona de penumbra.

Eclipse solar - La Luna oscurece el Sol, interponiéndose entre éste y la Tierra. Esto sólo puede pasar en luna nueva. Los eclipses solares se dividen a su vez en totales, parciales y anulares.

Para que ocurra esta alineación, es imprescindible que la Luna se encuentre en fase llena o nueva. Así y todo, como el plano de translación de la Luna alrededor de la Tierra está inclinado unos 5° respecto a la eclíptica, no siempre que hay luna llena o luna nueva se produce un eclipse. A veces la Luna pasa por encima o debajo de

la sombra terrestre, por lo que no se produce eclipse lunar, mientras que al encontrarse en el punto opuesto de la órbita, la sombra que proyecta pasa por encima o debajo de la Tierra. Con todo, cuando la luna llena o nueva ocurre suficientemente cerca del nodo, es decir, cerca de la intersección del plano de translación de la luna con la eclíptica, se produce un eclipse solar o lunar respectivamente.

Eclipses en el Sistema Solar

Los eclipses son imposibles en Mercurio y Venus, debido a que carecen de satélites. Pero sí podemos observar como éstos se interponen entre la Tierra y el Sol, lo que estrictamente se denomina tránsito astronómico.

En Marte, sólo son posibles eclipses parciales, porque ninguna de sus lunas tiene el suficiente tamaño para cubrir el disco solar. Se han fotografiado eclipses parciales desde la superficie del planeta y desde vehículos orbitándolo. La visión de Marte desde la Tierra puede ser ocultada por la Luna de noche, lo que estrictamente se conoce como una ocultación.

Los gigantes gaseosos, que poseen muchas lunas, muestran frecuentemente eclipses. Los más destacados afectan a Júpiter, cuyas cuatro grandes lunas y su bajo eje de inclinación, hacen los eclipses rutinarios.

La relación Tierra-Luna

Debido a la cercanía de la Luna con nuestro planeta, se presentan varios fenómenos que tienen relación con la fuerza de gravedad, como el ascenso y descenso de las aguas oceánicas (mareas) y la aportación de energía para el crecimiento de la vegetación.

LA LUNA

Se sabe que de la Tierra a la Luna existe una distancia media de 384 000 km. Esta distancia se ha podido establecer mediante la utilización de ondas de radar que son enviadas a la Luna por medio de un transmisor. Al chocar las ondas de radio sobre la superficie de la Luna, rebotan en dirección a la Tierra (de forma similar en que lo hacen las ondas sonoras en una pared). Las ondas que nuevamente regresan a la Tierra son recibidas por el radar que permite medir el tiempo que las ondas tardan en su viaje de ida y vuelta a la superficie de la Luna.

El hombre ha utilizado muchas formas más para conocer la Luna, éstas van desde la simple observación hasta el estudio de su superficie, mediante los viajes espaciales, que le han permitido conocer ampliamente las características de este satélite.

Algunas de las principales características de la Luna son:

Gira alrededor de la Tierra, como resultado de la atracción gravitacional que ésta ejerce sobre ella.

Completa una vuelta alrededor de la Tierra en 27 días y 8 horas.

Su superficie presenta diferentes formas, entre las que destacan:

Los cráteres. Son las formas más conocidas de la Luna.

Las montañas. Tienen 10 sistemas montañosos diferentes.

Los mares. Se llama así a sus regiones planas y oscuras.

El suelo lunar está formado principalmente por una capa de polvo, muy similar al volcánico de la Tierra.

No tiene atmósfera.

Las fases lunares

Se

producen por la interacción entre los movimientos del sol, la luna y la tierra.

En un año la luna realiza trece recorridos en torno a la tierra, es decir trece lunaciones. Cada lunación tiene una

duración de 28 días aproximadamente. Normalmente, conocemos cuatro tipos de fase lunar, que son la Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante.

La Luna demora aproximadamente 28 días en repetir sus fases, ella pasa no sólo por lasMes Sinódico y es de 29,53 días solares medios, lo que es lo mismo decir: 29 días, 12 horas, 43 minutos y 12 segundos. Las fases de la Luna tienen mucha relación con el establecimiento del calendario y sus diferentes periodos como semana y mes. Las fases lunares constituyen la base del calendario musulmán y judío, entre otros. Luna No. 1:Luna Nueva o Novilunio , también llamada " Luna Nueva Astronómica " o " Luna Negra ", corresponde a la Luna Nueva Verdadera; esta fase de la Luna normalmente es imposible verla a simple vista ya que se encuentra oculta tras el resplandor solar, sólo es posible observarla cuando ocurre un eclipse total de Sol, los cuales acontecen durante esta fase lunar sólo cuando las condiciones dadas son las adecuadas. Luna No. 3: Cuarto Creciente. Tiene su orto (salida del astro en el horizonte) por el este a las 12 del mediodía (hora astronómica local, no necesariamente hora oficial), su cenit se produce a las 6 de la tarde y su ocaso a las 12 de la medianoche. La parte luminosa de la Luna durante esta fase tiene la forma de un círculo partido justo a la mitad (semi-círculo). Luna No. 5: Luna Llena o Plenilunio , es cuando la concavidad de la parte luminosa de la Luna se logra completar en su totalidad hasta formar un círculo. Su orto es aproximadamente a las 6:00 p.m., el cenit lo alcanza aproximadamente durante la medianoche y se oculta cerca de las 6:00 de la mañana. La Luna Llena viene a marcar justo lo que es la mitad del mes lunar (14días, 18horas, 21minuto s36segundos) . " id="pdf-obj-13-2" src="pdf-obj-13-2.jpg">

La Luna demora aproximadamente 28 días en repetir sus fases, ella pasa no sólo por las cuatro antes mencionadas, sino que por infinitas fases intermedias a las cuales la tradición no les ha puesto nombre. Este es el motivo de que los astrónomos, se refieran a las fases lunares en porcentaje de iluminación. De ese modo, la luna nueva es 0%, la llena es 100%, y tanto creciente como menguante son 50%.

El tiempo transcurrido entre dos novilunios se llama "Mes Lunar" o Mes Sinódico y es de 29,53 días solares medios, lo que es lo mismo decir: 29 días, 12 horas, 43 minutos y 12 segundos. Las fases de la Luna tienen mucha relación con el establecimiento del calendario y sus diferentes periodos como semana y mes. Las fases lunares constituyen la base del calendario musulmán y judío, entre otros.

Luna No. 1:Luna Nueva o Novilunio, también llamada "Luna Nueva Astronómica" o "Luna Negra", corresponde a la Luna Nueva Verdadera; esta fase de la Luna normalmente es imposible verla a simple vista ya que se encuentra oculta tras el resplandor solar, sólo es posible observarla cuando ocurre un eclipse total de Sol, los cuales acontecen durante esta fase lunar sólo cuando las condiciones dadas son las adecuadas.

Luna No. 3: Cuarto Creciente. Tiene su orto (salida del astro en el horizonte) por el este a las 12 del mediodía (hora astronómica local, no necesariamente hora oficial), su cenit se produce a las 6 de la tarde y su ocaso a las 12 de la medianoche. La parte luminosa de la Luna durante esta fase tiene la forma de un círculo partido justo a la mitad (semi-círculo).

Luna No. 5: Luna Llena o Plenilunio, es cuando la concavidad de la parte luminosa de la Luna se logra completar en su totalidad hasta formar un círculo. Su orto es aproximadamente a las 6:00 p.m., el cenit lo alcanza aproximadamente durante la medianoche y se oculta cerca de las 6:00 de la mañana. La Luna Llena viene a marcar justo lo que es la mitad del mes lunar (14días, 18horas, 21minutos36segundos).

Luna No. 7: Cuarto Menguante, exactamente igual que el Cuarto Creciente, pero en sentido contrario. Además, tiene su orto a las 12 de la medianoche, alcanza el cenit en el cielo a las 6 de la mañana y su ocaso se produce a las 12 del mediodía, es decir, esta fase lunar corresponde al periodo de días durante el cual es posible observar a la Luna en el cielo durante las horas de la mañana.

Influencia de los eclipses en la tierra

En el caso del eclipse de sol las influencias son mínimas, y en el de luna prácticamente ninguna.

En el caso del de luna hay que tener en cuenta que el eclipse simplemente se produce porque la tierra se

"interpone"

en

la

trayectoria

de

la

luz

entre

el

sol

y

la

luna.

Desde un punto de vista "físico", esto no afecta de ninguna manera ni a las mareas, ni a ningún otro fenómeno. No se me ocurre que pudiera haber alguna especie animal que se vea afectada porque durante unas horas la

luz de la luna desaparece, aunque si hay algún impacto, tendría que ser muy, muy bajo.

Respecto al eclipse de sol, la mínima interferencia que produce la luna sólo oculta al sol en una franja muy estrecha del planeta, y en cada punto de esa franja durante unos minutos nada más. Al sol no le afecta para nada que haya un eclipse, a la luna tampoco, y a la tierra como planeta tampoco. De nuevo, los únicos que se ven afectados son los animales, que en algunas especies (incluida la humana,) durante esos minutos muestran una especie de desconcierto, debido a la inesperada disminución de luz.

BIBLIOGRAFÍA MÍNIMA OBLIGATORIA

.-Ayllón, Teresa. (1996). Elementos de meteorología y climatología. México. D. F. Editorial Trillas.

.-Capel, Horacio. (1981). Filosofía y ciencia en la geografía contemporánea. Una introducción a la geografía. Ediciones BARCANOVA. Barcelona, España.

.-Durand-Dastés, Francois. (1972). Climatología. Ediciones Ariel. Barcelona, España.

.-El niño and climate prediction. Reports to the nation.

.-José María Cuadrat y María Fernanda Pita. (1997). Climatología. Ediciones cátedra. Madrid, España.

.-Strahler, Arthur N. y Strahler Alan H. (2005). Geografía Física. Ediciones Omega. Barcelona, España.

-Horacio Capel Sáez, Luis Urteaga, Las nuevas geografías, serie Temas Clave, nº 70, Salvat, 1982.

Fuentes Internet:

NOTA: Los contenidos señalados en texto color rojo no están formalmente planteados en el programa de la asignatura, más bien son aplicaciones práctica de los contenidos ante interrogantes que normalmente surgen cuando los mismos son desarrollados en el aula de clases.- Son formas irreverentes de contestar las preguntas que nos hacen los estudiantes sobre los mismos.