Sie sind auf Seite 1von 2

Te presentamos el vino y el pan

Eucaristía Te presentamos el vino y el pan,


bendito seas por siempre, Señor. (bis)
Bendito seas, Señor, por este pan que nos diste,
fruto de la tierra y del trabajo de los hombres.
Bendito seas, Señor, el vino Tú nos lo diste, fruto de
la tierra y del trabajo de los hombres.

Santo, Santo, ¡Santo!


Santo, Santo, Santo, dicen los querubines,
Santo, Santo, Santo, es nuestro Rey Yahvé
Santo, Santo, Santo, es el que nos redime,
porque mi Dios es santo, la tierra llena de su gloria
es.
Cielo y tierra pasarán,
más sus palabras no pasarán, (2)
no, no, no pasarán (2).
¡Alto, escúchame! Bendito el que viene en el nombre del Señor,
La Gloria de Jesucristo, el Hijo de David,
¡Alto, escúchame, no sigas caminando más!
Hosanna en las alturas del mundo al Salvador,
Hoy quiero decirte lo que hizo Dios en mí.
Bendito el que viene en nombre del Señor
Tienes que saber que un día yo acepté al Señor,
soy un hombre nuevo y ahora vivo para Él.
Qué alegría es ser un testigo de Dios, Padrenuestro
es sentirle por fe en el corazón. Padre nuestro, Tú que estás
Y aunque todos me digan eso, no es verdad,] en los que aman la verdad:
yo lo siento en mi vida aún más, mucho más. ¡Haz que el reino que por ti se dio
llegue pronto a nuestro corazón!
Dios te quiere a ti, eres importante para Él, y que el amor que tu Hijo nos dejó,
tienes que aceptarlo ahora mismo por la fe. el amor, habite en nosotros.
Aunque tengas dudas, Él después te las aclarará,
deja el conformismo de este mundo y síguele.
Y en el pan de la unidad
Cristo danos tú la paz,
Señor, ten piedad y olvídate de nuestro mal,
si olvidamos el de los demás,
S e e e ñor, ten piedad, S e e e ñor, ten piedad, no permitas, que caigamos en tentación
S e e e ñor, ten piedad, S e e e ñor, ten piedad, Oh Señor, y ten piedad del mundo.
Cristo, ten piedad, ten piedad,
Cristo, ten piedad, ten piedad,
Cristo, ten piedad, ten piedad, Oración de paz
Ten piedad. Hoy quiero elevar una oración de paz
hoy quiero soñar que ya no hay guerras.

Gloria, Gloria, ¡Aleluya! Hoy quiero escuchar los pájaros cantar


ven, une tu voz, ¡el mundo espera!
¡Gloria, gloria, aleluya!, ¡gloria, gloria, aleluya!,
Ven, ven a cantar, por la paz (2)
¡gloria, gloria, aleluya!, ¡Jesús es el Señor!
Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor,
no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón.
Busca pronto en tu recuerdo la palabra del Señor:
“Mi ley es el amor”.
Pescador de hombres Madre nuestra, Madre tierna, vive siempre en mí,
tú me llevas siempre a la verdad.
Tú has venido a la orilla, no has buscado ni a sabios
ni a ricos. Tan sólo quieres que yo te siga… Mi camino y oración siempre a ti llegarán; Madre
nuestra, tú eres la bondad.
Señor, me has mirado a los ojos,
sonriendo has dicho mi nombre.
En la arena he dejado mi barca, Santa María del Camino
junto a ti buscaré otro mar.
Mientras recorres la vida tú nunca solo estás,
Tú sabes bien lo que tengo, en mi barca no hay oro contigo por el camino santa María va.
ni espada, tan sólo redes y mi trabajo.
Ven con nosotros al caminar, Santa María, ven. (2)
Tú necesitas mis manos, mi cansancio que a otros
Aunque te digan algunos que nada puede cambiar,
descanse, amor que quiera seguir amando.
lucha por un mundo nuevo, lucha por la verdad.
Tú, pescador de otros lagos, ansia eterna de almas
Si por el mundo los hombres sin conocerse van,
que esperan, amigo bueno, así me llamas.
no niegues nunca tu mano al que contigo está.
Aunque parezcan tus pasos inútil caminar,
tú vas haciendo camino, otros lo seguirán.
Jesucristo, ¡estoy aquí!
Jesucristo, Jesucristo,
Jesucristo, yo estoy aquí. (2)
Miro hacia el cielo y veo una nube blanca que va Tú reinarás
pasando. Tú reinarás, este es el grito,
Miro a la tierra y veo una multitud que va que ardiente exhala nuestra fe.
caminando.
Como esa nube blanca la gente no sabe adónde va; Tú reinarás, oh Rey bendito, pues tú dijiste:
y ¿quién les podrá decir que el camino cierto eres tú, “Reinaré”.
Señor?
Reine Jesús por siempre,
reine Su corazón,
en nuestra patria, en nuestro suelo;
que es de María la nación/.

Tu reinarás, dulce esperanza,


que al alma llena de placer,
habrá por fin paz y bonanza,
felicidad habrá doquier.

Virgen del Rosario


Madre nuestra que diste valor, Madre tierna que
diste perdón.
Virgen del rosario eres amor, vive siempre en
nuestro corazón.
En las luchas tú siempre estarás, dando aliento,
calma, dando paz.
Tú derramas semillas de amor, en nuestra oración
siempre estarás.