Sie sind auf Seite 1von 10
ramas recien indler nos presenta una serie de ensayos que pretenden, despues d értico en Mérico (2007) y Fragmentos de Frankfurt 9), crticar algunos aspectos de la modernidad situandose en la periferia latinoamericana, concretamente en Mexico. Partiendo primeramen eliminacién de los judios por el nacionalsocalismo (la Shoah), el fin de la guerra ‘ria la disolucion del socialsmo real, se produce la ruptura de! pensador con su natal Alemania y comienza, para él, una especie de fuga epistemologica y geagratica que se mapea en su mas reciente libro a través de acho ensayos que van des a le civiizacion occidental hasta asentarse propiamente en los, ierrenos de la flosofia en México, Nuestro auto! Juventud, tras casi dos décadas de que el nacionalsocialismo llegara asu fin, de una canciencia que percibe al nazismo como algo no tan iejano y's Este sentimiento serfa reforzat alirrurmpiren la escena culturalla pelicula Shoah de Claude Lanz- mann, a partirde la cual, segin Gandler, Alemania y él no vol los mismos. No simplemente el hecho historico de la ¢liminacién de os judios europeos le permitioal ildsofa intentar una fug: eplanteamiento dela catastrati lacritica ymienza a narrar el surgimiento en su Jambiente aleman, sino tambien € del suceso en la pelicula de Lanzman es lo que le mostraria con ‘mucha mas claridad que era insostenible su permanencia en dicha nacion: “despues de haber visto Shoah, no es cualquier cosa seguir vivendo en Alemania y con el idioma lengua principal” (p. 19). La incesante pulsién de una nacién. de olvidar que tales inhumanidades fueron su produccion eso Aue, en las primeras paginas de su libro, Gandler denuncia. Ve igualmente en su capitulo Il, desde la Alemania nazi, hasta q punto el nacionalismo puede ascender a una politica de exter rminio contra el extrafio. Pero también se nos recuerda que el rnacionalisma surgié desde las luchas emancipadoras, comoen|a Revolucién francesa, En este pequefio punto, en torno al nacio- ralismo, el fiésafo aleman descubre cémo Europa se convirti6 en a incompletud y perversion de muchos de los principios, constitutives dela modernidad, Aquila modernidad (irrealzadal lanza un gio y aparecen interrogantes a problematizar: ca alguien més debe acabar la modernidad?, ¢qué modernidad debe continuarse?, ¢debemos permanecer en la modernidad? Hay algo no referido por nuestro fildsofo, pero que sale aluz sin sera intencion propia del texto: el hecho de que, por ejemplo, con el sintagma recurrente “destruccién de los, Judios europeos”, su ruptura con Occidente acurre a partir de lun suceso en el que Europa se vuelve contra los europ20s mismos, que muestra, de cierta manera, la culminacion de la racionalidad instrumental destructora. Es decir, no es propiemente la conciencia de una periferia ‘mas alla d2 Europa lo que produce para nuestro fil6sofo su fuga de Alemania, sino la barbarie en su interior. lgualmente se revela, como el negativo de una fotografia, que la conciencia de que, ampliando la frase de Paul Celan: “la muerte esun maestro de Occidente”, tiene una visidn limitada, pues no capta que la historia de la moderridad occidental comienza a partir de! colonialism en América Latina, donde hasta el pensaniento critico que interrogo aque- llas catastrofes intra-europeas (la Escuela de Frankfurt como su gran ejemplo) cae en una inevitable vision eurocéntrica del surgimiento de la modernidad Walter Benjamin, por su parte, quiza tuvo una vision amplia y no solo occidental en la que la invasion de América marcaria tuna imagen de la historia como historia de ccatdstrofes y la necesidad de rememorar a los vencidos. La eememoracion, la importancia de no olvidar Auschwitz, tiene que remontarse aun mas atrés, ahi donde la raz6n modema most, mucho antes de la destruccién de losjudios, su despliegue instrumental y dominador contra la periferia cue consideré inhumana eirracional La memoria, que se erige como anterior al entendimiento y a comprensién, no pretende dar una lecci6n que produzca conocimiento, sino que quiere detener la racionalidad que busca las causas y explicaciones de los acon- tecimientos dejandolos resueltosy archivados. Asi, c6mo entender la historia y la memoria?, 28€2505 la memoria slo la vision de imagenes {ue pasan frente a los memoriosos, sin que busquen una explicacion o causes, es decir, luna historia sin juicio? Una respuesta a estas Cuestiones se ensaya finalizando el capitulo | La memotia sin fines explicativos no abre mas que a la citica, a una intertupcion det tiempo que pretende dejar atrds eventos pasados y mirar exclusivamente al progreso, Asi pues, ‘aquella memoria lanza a un europeo a buscar la periferie para escapar de Alemania, pues de alguna manera Gandler intuye que el pensa miento critico se forja con otra consistencia desde fuera de Europa. Su obra se presenta ‘como unaconfrontacion entre dos ejemplares de este proceso, tanto de Occidente como de ia periferi: Alemania y México. Enel asentamiento intelectual de Stefan Gandler en México, tal comolo van mostrando sus articulos por los que nos lleva el libro (como el de “México y la modernidad universal”), se realiza una comprension de algunos elementos determinantes en la historia de nuestro pais ue no tiene la intenci6n de ser critica, no pretende cuestionar la “historia monumental” mexicana, sino rmostrarlos su posi- tividad. Tales el caso del liberalismo implantado por Juarez, con el que se inaugura el Estado moderna mexicano, que es presentado como el ejemplo de una nacién aue intenta realizar pplenamente la modemnidad y cumple radicalmente elliberalsmo. ‘parece, entonces, una vision de la periferia que, a través de Una lectura elogiosa del juarismo mexicano, lleva a cabo una modernidad no tan negativa como en Occidente. Por un lado 5 posible, efectivamente, sostener que con Juarez asistimos al comienzo de una “etapa positiva" de un Estado laico, pero mas interesante resulta el desapercibido hecho de que la importacion eficaz de un modelo europeo en Mexicono es mas que el sign de la victoria de Occidente sobre la periferia, de la exportacion de un saber europeo a la periferia, Ciertamente la critica a Occ dente no puede reducirse slo a decir que en Méxicose cumplis mejor que en Europa la madernidad y el liberalismo, pues all el parémetro sigue dictandolo Europa y su despliegue ha sido posible de antemano porque se ha aceptado todo proyecto suyo como universal, plicable a otros pueblos. Estamos frente a una pequena y quiz no definitiva lectura curiosa de la modernidad liberal en México, donde incluso se om resalta la importancia de éste para las luchas anticoloniales en las que si puede vislum- brase una “adopcién trans- gresora” de una doctrina europea contra Europa misma, al ‘mostrarse como un liberalsmo anticolonial y, como lo subraya elautor, a favor de los desprotegidos Gandler se deja encantar por algunos elementos de la ‘modernidad que no son objeto de un examen critico y reno- vador, necesario cuando se quiere pensar desde un horizonte diferente al europeo, como los ideales de la Revolucion francesa (libertad, igualdad, fraternidad), la secularizacion del Estado, el universalismo o simplemente cuando quieren actualizarsey, mas bien, se les asigna el proyecto de continuarse en el tercer mundo. Como Bolivar Echeverria pensaba, una trasformacion dentro de los marcos de la modernidad (modificada, sin capi talismo}, el autor del Discreto encanto de la modemidad asigna un destino todavia moderno a la periferia, en e! que el nuevo pensamiento critica periférico, que comienza como critica al eurocentrismo, debe plantear una propuesta que ascienda aun universalismo, més alla del relativism cultural. En su capitulo WV, “El universalismo periférico", sele indica al pensamiento critica del eurocentrismo continuar el sendero de la modernidad, pero a la manera del compramiso con los ideales de la Revolucion francesa, que en Europa no se han cumplido plenamente, a dife- rencia de México que, para Gandler, si se ha acercado a desple- garlos: "México es uno de los pacos paises a escala mundial metapolitica ocrusne oiciewene 206 | un {ue ha intentado realizar los grandes ideales de la sociedad ‘modema y burguesa, expresados y realizados parcialmente en la Revolucion francesa [..] una Teoria critica [..) solo se va a poder desarrolar otra ver fuera de sus limites geograticos [1 solo con ayuda de paises con una larga tradicion liberal, como México y sus intelectuales, podré tener resultados” (00. 75, 77). Lo que esta en juego, y este es el gran diagnéstico ritico que el fildsofo aleman enuncia y debe ser pensado a profundidad, es fa continuacién de la teoria critica. En Mexico se vislumbra un terreno propicio para tal eanudacion, perono expresamente por su negatividad en tanto pais excluido, su condicion colonial o por recibir impacto dela dominacion occi- dental, sino porque ella contiene, mejor que ninguna nacion, elliberalsmo, la lustracion yl separacion lglesia-Estado. Estos aspectos no pueden, como piensa Gandler, tomarse como absolutamente positivos y adoptarse sin mas, sino que habria que explorar aspectos negativos de su aplicacién en otras Condiciones muy distintas alas que surgieron. cHabria la posi- bilidad de pensar fa teoria critica, el pensamiento crtico, mas alla de los cénones del sentido de la critica en Occidente y de ppardmetros mas ala de la corriente de la Escuela de Frankfurt? ‘Aunque todo el que pretenda realizar pensarniento critico en cualquier lugar del mundo no debe ignorar el gran aliado que ela critica occidental, debe incluso retomarla yreplantearia de ser necesario, no puede limitarse a buscar su tarea encajando en las tesis de la escuela de Frankfurt, el liberalismo radical o el secularismo que, por ejemplo, limita ia reaizacion de ia critica @ la teologia (importante por estar detras de la modernidad colo- rial). El pensamiento crtico surge de maneras insospechadas, desde condiciones y tradiciones precsas, abonando a un “nuevo universal” allende del eurocentrismo y al esencialismo cultural Sin embargo, entre muchas virtudes de la obra que aqui se omenta es necesario insistir en que ésta es una lectura reco- mensiable para quien pretende adherirse al estudio dea teoria critica desde Latinoamérica u otro lugar distinto del centro, pues no dejara de estimular a su modo la critica, el debate yun sinfin de cuestionamientos. Ahora bien, la intencién del autor no es, por lo menos cen esta obra, ernprender el nuevo desarrollo de la teoria critica desde la periferia, sino exponer algunos auiebres y criticas 2 las ideologlas, asi como algunos pensamientos crticos que él encuentra en México como es el de los grandes maestros Adotfo ‘Sanchez Vazquer y Bolivar Echeverria, @ quienes dedica algunas breves monograflas que nos introducen a su pensamiento {eunque no retoma otros pensadores citcoslatinoamericanios relevantes). Como en su anterior obra sabre el marxismo critico ‘en México, Gandler da a conocer a ambos pensadores como grandes representantes de la teora critica que, como refiere €en sus textos finales in memoriam de aquellos maestros, no son conocidos en Europa. En aquellos observa un “marxismo no dogmatico", un compromiso y entereza moral, indiscernible entre pensamiento y obra, donde la necesidad de recuperar la importancia de la relaci6n entre conocimiento y practica politica fue el interes de Sanchez Vazquez, cuya gran aporta- ‘ion al pensamiento radico en enseriar y explicitar el elemento de la praxis en el marxismo (la filosofia de la praxis). Por otro 12 | ocruaRe-oiciewane 2oi6 metapolitiea, lado, el segundo pensador aporté de una manera creativa una comprensién del capitalismo, abriendo de forma refrescante tna interesante vision del marxismo con su teoria de los “cuatros ethos", entre otras reflexiones en toro ala modemidad latinoa- mericana, el valor de uso, el pensamiento de Walter Benjamin yde Ernesto Che Guevara, De manera sumamente igera, quiz abandonando el acartonamiento del estilo y forma de hacer filosotia en Alemania, se nos explican las tesis esenciales de estos dos maestros, que Gandler pone a aiscutir con Luis Vlora respecto ala epistemologia ye concepio de ideologia asi como con Axel Honneth y su teoria del reconocimiento Tenemos ante nosotros el testimonio del giro intelec- tual de un occidental, de un aleman, que desea distanciarse de Alemania, para quien el ser aleman tiene una pesada carga moral por su actuar destructivo en la historia, frente ala cual responde con una critica necesaria desde una periferia, Sin ‘embargo, aunque nuestro autor es muestra de un gran intento de irmasalla de Occidente, sigue descubriendo a América Latina (quizé de manera inevitable para un europeo), a México y ala teoriacitica que se debe realzarse aqui, todavia desde el hor zonte de la modernidad europea, desde ellberalismo, la ilus- ‘racién, el secularismo. En Gandler la modernidad es criticada, pero por su mal y negativo desarrollo en Alemania, Francia, Inglaterra, Espafa, etcétera, que se tornaria en catdstrotes, lo que hace necesario pasar a otra madernidad menos agresiva a las afueras del centro, quedando ella misma un tanto inaterada, pues ésta sigue conteniendo un cierto encanto, No es curioso aque el aleman parta del hecho de la destruccién de “ls judios ‘europeos" como “gran quiebre de la civiizacién”, cuando en América Latina, desde su invasion por manos de la maquina e90-conquistadora de Occidente, esel gran antecedente que da pauta al despliegue de la modernidad. La huida de Europa que Stefan Gandler emprende a partir dela critica asucivilzacion yla raz6n instrumental que ha causado una herda ala humanidad, essblo despues de Auschwitz, pero logra encontrar en México tun gran potencial de crticidad para el pensamiento. Es desde este lugar perifeico que, incluso, es posible plantarle a Europa una reformulacién de su pensamiento crtio, Por ultimo, no quisiera dejar de indicar que leyendo de manera critica la obra de un heredero y guardian de la teoria critica que surgiera en Frankfurt, provoca muchas reacciones y preguntas que deben plantearse no slo al autor, sino a todo ppensador critica ys pensadores nor venir, Uno de los cuestio~ rnamientos resultantes de cicha lectura consiste en la pregunta sobre si existe una imposibilidad connatural ala filosofia eritica {asi como del pensamientocrtico periférico) de desembarazarse de la modernidad, pues parece contener un pequefio encanto por el que posiblemente puedan colarse tambien aspectos egativos de ésta. O quiza sea, por el contrario, que un pensa~ rmiento critco desde la perieria comienza solo como intencion de superar la modernidad ‘No estamos, pues, ante un libro cuyos temas deban leerse de manera plana y comentarse como a una serie de 16picos filosoficos, sina que es una obra que tiene que leerse para debatiry criticar, porque critica es la naturaleza que ésta Persigue. m metapolitica ‘ano 20 No. 95, Octubre-Dicembre 2016 www. revistametapotitica.com RECTOR Dr. J, Alfonso Esparza Ortiz Rene Valdez Sandoval [RECTOR DE COMUMIGRGON NSFTUGONAL SUB OMECTORA DE COMUNICACION ISTTUCONAL Mio. oe Carlos Seal Suse Mra Ana sa Ura Herne DDRECTOREDTORAL FEOF PULUCACONES OC-SUAP Or laa! Covarubias Gonzalez Mtr. Jrgelsgac Hemander Vazquez Tmetapaitca@gnel con SapeherrandereazBcore buap ms |e to Aa is, Radar A.C, Aan Xe Ata Sangin Rar, lee, aa aa ‘hese rece gan aber, Reade Cae Paseo ge One Cones nto, an riod Cha emul Jne de relent xr ite ae ane Near a Ca, an Gan sano. Farus Gt ig, Aad Grae oes ala Mares Here, Mins Sees Ages Mo Sic, lentes a Fam rons in hn ae oth Stn coans it emer Fede vga Csr, Sst gs Reta Dato Zo. COOROMADERES DELASECCIDN DEBATES EHO, COMPOSICON YOAGRAMACION Ernest iona Vlenea Grecian de Comunicacn institucional dea aso Gaytansarago — Senemerta Unnesidae Autonome de Pula HIATURADEPUBICOAD, OUEHOY.ARTE _OSERO GHAACOY EOTONAE uo, Manuel Anuactzn Martinez sin Baron Lire IMETAPOLINCA a 20, 95, re